AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 30 Abril  2010

 

Roberto Centeno y la pérdida de solvencia de España
"Esto es el principio del fin. El Estado de las Autonomías no hay quien lo financie"
El informe de S & P sigue despertando reacciones en contra del Gobierno
Roberto Marbán Bermejo, Periodista Digital 30 Abril 2010

Tras el desfavorable informe de la agencia de calificación internacional Standars and Poor´s, que rebaja la solvencia de la economía española, algunos piensan que el encarecimiento de la deuda no es el problema de base. Ese el caso del economista Roberto Centeno, que tiene claro que nuestros problemas van enraizados al modelo de Estado en general y al "despilfarro de las Autonomías" en particular.

Para Centeno, la decisión de S & P no le coge de sorpresa ya que, según ha declarado a Periodista Digital:

"Yo vengo diciendo desde hacía varias semanas que era cuestión de tiempo que esto sucediera ya que los mercados ya nos venían avisando de esta realidad".

"Esta reducción de solvencia afectará al bolsillo de los ciudadanos encareciendo el coste de la deuda, que ya es brutal, con lo que el Tesoro ha tenido que pagar el doble en una subasta de Letras respecto a lo pagado hace un mes. Lo más grave es que esto es el principio del fin, porque la España de las Autonomías y del despilfarro no hay quien lo financie. Es cuestión de meses que entremos en suspensión de pagos".

Como han apuntado otros teóricos como Pedro Schwartz o Xavier Mena, Centeno se suma al sentir de las consecuencias que tendrá este hecho no sólo en nuestra economía, sino en la del resto de países de la zona euro:

"Lo primero de todo que va a pasar es que el euro va a ir a la paridad con el dólar. El caso concreto de España es muy grave. Decía The Economist que aunque los bolsillos de Francia, Alemania y el FMI sean muy profundos no hay dinero suficiente para salvar a España si hubiera voluntad política de hacerlo. Nuestro país lo que tiene que hacer es un ajuste durísimo que pasa por cargarse el Estado autonómico, pues ésta es una cuestión que ya no se puede mantener y sería la exigencia que nos van a poner todos los mercados para confiar en nosotros: un drástico plan de ajuste. El problema es que ZP no está por la labor y no se a que espera Mariano Rajoy para presentar una moción de censura"

Respecto a la credibilidad del presidente del Gobierno Zapatero, y el resto de su equipo, Centeno tiene su propia opinión:

"La Presidencia Europea para él ha sido un desastre pues ha quedado ante los ojos del resto del mundo como un incompetente. Pero no es un problema de personas, sino de la estructura del Estado. El modelo autonómico no se puede mantener. La situación se va hundiendo a toda velocidad y eso ocurre cuando el Estado sólo es responsable del 28,5 por ciento del gasto, pues el 71,5 restante de los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas"

Democracia con subtítulos
IGNACIO CAMACHO ABC 30 Abril 2010

CUANDO la austeridad se ha vuelto una exigencia tan perentoria que hasta el presidente Zapatero entiende la necesidad de fingirla con recortes cosméticos de la elefantiasis administrativa, el Senado se dispone a contratar traductores de lenguas autóctonas para convertirse en una especie de Cámara subtitulada. La ONU de las autonomías, un Parlamento con pinganillo. Aunque se trate de un desembolso leve y llevadero, lo fundamental consiste paradójicamente en su carácter accesorio, pura gestualidad superflua destinada a complacer el ego nacionalista con la anuencia de un PSOE que en su torrija posmoderna confunde diversidad con particularismo y se siente subyugado por la tentación de hacer visible el dudoso concepto de la «nación de naciones». El resultado es un ridículo cantonalista que diluye la idea de una nación unida para sustituirla por el dispositivo simbólico -las «sensaciones» perceptivas tan gratas al zapaterismo- de una ficticia pluralidad confederal. El gesto por encima del gasto.

En el fondo de esta absurda retórica diferencialista se halla la ausencia de un sentido coherente para el papel del Senado en nuestro sistema parlamentario, pendiente de una reforma constitucional que ajuste su integración en la arquitectura del Estado. Como Cámara de segunda lectura de las leyes es inútil y carece del poder efectivo del veto. No desempeña ningún rol en la elección del presidente del Gobierno, y su función de control del Ejecutivo duplica y solapa la del Congreso. Se ha optado por otorgarle un cierto carácter de foro territorial, pero para eso le faltan músculo y articulaciones, capacidad para regular el tráfico legislativo de unas autonomías que han devenido en la práctica en soberanas y/o federales. Así que sólo queda la posibilidad de utilizarla, además de como aparcadero clientelar de cargos, como un mero ámbito de discusión, escenario de una suerte de terapia colectiva en la que dar forma a las obsesiones identitarias sin llegar a ninguna conclusión relevante. Y a ser posible en versión original.

Ahí entran las pulsiones simbólicas, en cuyo desarrollo y énfasis coinciden los nacionalistas, siempre atentos a la representación de su imaginario, y el Gobierno zapaterista, volcado en la ingeniería de la apariencia. Juntos pretenden convertir el Senado en un falso parlamento plurinacional a base de repartir auriculares entre unas señorías que disponen de una lengua común para debatir sobre problemas comunes. Pero lo que les interesa es la escenificación de la particularidad, un fragmentarismo casi patológico que tratan de imponer, pinganillos mediante, sobre el concepto igualitario de la nación de ciudadanos. Al galimatías competencial de los estatutos le quieren añadir la babel de una democracia con subtítulos.

Babel en el Senado
Editorial ABC 30 Abril 2010

CUANDO falla el sentido común y se impone el oportunismo partidista, cualquier disparate puede convertirse en realidad. El pleno del Senado aprobó el pasado miércoles tramitar una propuesta de reforma de su reglamento para que las lenguas cooficiales en Cataluña, País Vasco y Galicia se puedan utilizar en las sesiones de la Cámara, con un servicio de traducción simultánea. El argumento de que así se reconoce la «pluralidad lingüística» de España es una falacia porque ese bilingüismo sólo existe -en diferente grado- en algunas comunidades autónomas. Por lo demás, el Senado forma parte de las Cortes Generales y todos los senadores representan al pueblo español en su conjunto y no sólo a sus electores, ya sean ciudadanos o instituciones. Por todo ello, tiene toda la razón el PP para estar en contra de la moción aprobada por considerarla «pintoresca» e incluso «ridícula».

Hay también otros motivos de fondo para oponerse. En plena crisis económica, el PSOE habla mucho de austeridad, pero está dispuesto a gastarse una buena cantidad de dinero en un servicio de traductores completamente inútil y fuera de lugar, porque los senadores conocen -como es natural- la lengua común a todos los españoles. La imagen de una Cámara plagada de auriculares recuerda a una torre de Babel buscada a propósito por criterios claramente partidistas, que tiene mucho que ver con las malas expectativas del PSC ante las próximas elecciones catalanas. Leire Pajín ha puesto cara y voz a este teatro del absurdo, pero son el PSOE en su conjunto y el resto de los grupos que votaron a favor quienes han quedado en evidencia ante una opinión pública que oscila entre la perplejidad y la indignación. A mayor abundamiento, las referencias injustas al senador Fraga Iribarne, debidamente contestadas por el ex presidente de Galicia, son fiel reflejo de que el Senado ha perdido por completo el rumbo. Continúa así el proceso de deterioro institucional que afecta al TC, al Tribunal Supremo y a otros elementos determinantes en la estructura de la Constitución. Rodríguez Zapatero siempre antepone las conveniencias de su partido al interés general del Estado y las consecuencias saltan a la vista.

La Cámara de los horrores
M. MARTÍN FERRAND ABC 30 Abril 2010

VARIAS veces, y por distintas razones, me he referido aquí a la innecesariedad del Senado. Dicen que es la Cámara territorial y más bien parece una factoría en la que se elaboran -con gran productividad, dicho sea en su alabanza- chascarrillos y situaciones cómicas. Es posible que los padres constitucionales, que no quisieron privarnos de ninguna de las piezas del muestrario democrático mundial, vieran en el viejo caserón de la Plaza de la Marina Española una válvula de escape, algo así como el Club de la Comedia, pero con mucho ringorrango, pretensiones institucionales, abundante plantilla de paniaguados y, ya en la demasía, hasta una piscina de agua tibia para que a los senadores no les falte de nada.

Ahora, a partir de una iniciativa de ERC que, en servicio al PSC, arropó con entusiasmo el PSOE, el Senado puede convertirse en un remedo de la torre de Babel de que nos habla el Génesis. Como en Babilonia, podremos asistir a la confusión de las lenguas y no dejará de resultar tan penoso como sintomático, tan ridículo como demostrativo de los efectos nocivos del mal uso de una Constitución, que, por ejemplo, un senador gallego utilice los servicios de traducción simultánea para entenderse con un colega de León o con otro de Guipúzcoa o de Tarragona. En defensa de tan singular y risible «avance» democrático se dice que satisface la demanda de muchos ciudadanos -¿si?- y que el coste de la instalación del servicio y su mantenimiento no es caro. ¿Los disparates de bajo precio son preferibles a los más costosos?

Leire Pajín, la senadora que más demostró su alegría ante la sinrazón mayoritaria, expresó su contento con unas palabras en un vascuence con aromas de doblaje de los sioux en una película de serie B, otro tanto de gallego como el de Xan das Bolas en una película de Cifesa y algo de valenciano al modo de Antonio Ferrandis en Cañas y Barro. España, como oportunamente defendió en el Senado el popular Juan Van-Halen, «no es un Estado plurilingüe». Son bilingües algunas de sus regiones y, a partir de esa incontestable realidad, convertir una Cámara inútil en algo parecido al Parlamento Europeo es un despropósito que sirve para entender la crítica situación, económica y política, que padecemos. En otro momento histórico, menos dramático que el presente, podemos herniarnos con tanta risa; pero, aquí y ahora, el sucedido invita al llanto y la desesperación.

¿Que espera Zapatero para dimitir?
Francisco Rubiales. Periodista Digital 30 Abril 2010

En estos días asistimos al hundimiento de España como sociedad democrática y próspera. El gran culpable del drama es Zapatero, un gobernante fracasado ¿Qué queda de España después de seis años con Zapatero en el poder? El balance es tan sobrecogedor, que los españoles, por decencia y dignidad, deberían obligarle a que dimita, cargado de vergüenza.

Las peores previsiones se cumplen y Zapatero demuestra cada día que es el peor gobernante español desde Fernando VII. España, mal gobernada por Zapatero, se acerca al precipicio y el gobernante fracasado se aferra al poder, sin altura, sin generosidad, sin la dignidad que le debería empujar a dimitir. Los españoles, ante el drama que se avecina, se sienten desesperados y empiezan a rechazar no sólo a la inútil casta política que les gobierna, sino al mismo sistema, que ya no es una democracia sino una vil dictadura de partidos políticos.

¿Mejoró la economía? No.
¿Descendieron los niveles de corrupción? No.
¿Creció la prosperidad? No.

¿Descendió el paro? No.
¿Mejoró la educación? No.
¿Descendió el fracaso escolar? No.

¿Fue derrotada ETA? No.
¿Hay menos delincuentes? No.
¿Hay menos presos en las cárceles? No.

¿Creció el prestigio internacional de España? No.
¿Se acabó con la extorsión de los terroristas a empresarios? No.
¿Se redujo el tráfico y consumo de drogas? No porque España sigue siendo el país más contaminado de Europa.

¿Mejoró la seguridad en las ciudades? No porque España sigue siendo el paraíso de la delincuencia internacional y el lugar donde las bandas operan con mayor impunidad.
¿Viven mejor nuestros jóvenes? No porque casi la mitad de ellos están desempleados y carecen de futuro.
¿Hay más inversión? No.

¿Hay más empresas y empresarios? No porque una empresa de cada tres ha desaparecido o está en grave riesgo de quiebra.
¿Hay menos prostitución? No porque España sigue ocupando puestos en la cima europea de la prostitución y de la trata de blancas.
¿Mejoró el turismo? No porque el número de turistas, con la crisis, desciende cada año.

¿Hay menos pobreza? No porque crece a diario el número de nuevos pobres y el de personas obligadas por la crisis a comer de la caridad y a dormir en las calles, envueltos en plásticos y cartones
¿Ha mejorado el endeudamiento? No porque la deuda española crece sin parar, de manera temeraria, con grave riesgo de quiebra del Estado.
¿Ha descendido el despilfarro público? No porque el gobierno se niega a asumir el programa drástico de ahorro que el país necesita.

¿Hay planes eficaces de austeridad? No.
¿Ha mejorado la agricultura? No porque los productores agrarios están al borde de la ruína, cada día con márgenes menores.
¿Tenemos un mejor sistema de salud? No porque el nuestro, ejemplar en otros tiempos, pierde calidad cada día, no tiene fondos para invertir en nuevos equipos y profesionales y debe a los proveedores enormes cantidades de dinero.

¿Están garantizadas las pensiones? No.
¿Ha mejorado la convivencia? No porque crecen los guetos y la xenofobia por todas partes.
¿Existe más libertad? No.

Ha mejorado la democracia? No.
¿Hay más libertad de expresión y de prensa? No, pero los medios amigos del poder reciben más dinero público para resistir la crisis, a cambio de propaganda, mentiras e impunidad para los políticos.
¿Ha descendido el alcoholismo? No porque España sigue estando en los puestos de cabeza de Europa.

Entonces, ¿donde están los logros y éxitos de Zapatero?

Para verlos, hay que preguntar a sus amigos y a la propia casta política, que se han blindado frente a la crisis y que han incrementado sus sueldos y privilegios. Hay que preguntar a los funcionarios, a los que se les ha subido el sueldo, a pesar de que España necesita ahorro. Hay que mirar a los sindicalistas y a la patronal, que reciben más subvenciones a cambio de sometimiento y apoyo al poder gubernamental: Los artistas de la "ceja", que reciben subvenciones públicas a cambio de producir el peor cine y la peor música desde la muerte de Franco, son también beneficiados del "Zapaterismo". Pregunten también a los colectivos de feministas, gays y lesbianas, a los que el gobierno subvenciona generosamente a cambio de apoyo político. Analicen la situación de los sectores más lumperizados y fanatizados de la sociedad, a los que el gobierno proporciona ayudas y subsidios para que sobrevivan, logrando a cambio fanatismo y apoyo de los sectores más marginados, improductivos e incultos de la población.

El balance de Zapatero es desolador y la conclusión evidente es que un dirigente político tan fracasado y dañino para España debe dimitir. Si, por falta de decencia y dignidad política no lo hace, la obligación de los ciudadanos es echarlo del poder.

Oponerse al tirano o al mal dirigente que conduce a su pueblo hasta la ruína es un derecho reconocido en todos los códigos, desde los que se apoyan en la ley natural hasta los que sostienen las democracias. Para los ciudadanos decentes y demócratas, expulsar al mal gobernante del poder no es una opción sino un deber ineludible.

"La aceptación de la opresión por parte del oprimido acaba por ser complicidad; la cobardía es un consentimiento; existe solidaridad y participación vergonzosa entre el gobierno que hace el mal y el pueblo que lo deja hacer".
Víctor Hugo

Voto en Blanco

Pajín
Proxenetas y alcahuetas en el Senado
Agapito Maestre Libertad Digital 30 Abril 2010

La basura generada diariamente por el Gobierno de Rodríguez Zapatero es imposible de reciclar. Moriremos todos contaminados por este basurero infecto en que ha convertido la política Rodríguez Zapatero. Sus socios nacionalistas y separatistas son sus cómplices. Dejemos al margen la dejadez ideológica del PP. Una vez que la "política" ha sido travestida, o peor, deformada en una actividad de mera confrontación de todos contra todos por cualquier cosa y motivo, generadora de tensiones ancestrales y odios salvajes, las instituciones ya no sirven para que sus moradores se comuniquen entre ellos de modo inmediato, sino para que se distancien y enfrenten. El sistema entero está en cuestión, porque Rodríguez Zapatero y sus cómplices así lo han querido. Esto no es fatalismo ni fanatismo, como diría algún palanganero del poder, sino reconocimiento de una condición sine qua non para pensar.

El razonamiento político se hace hoy más necesario que nunca. No obstante, nadie se haga ilusiones sobre el poderío de la inteligencia ante la violencia introducida por Rodríguez Zapatero en el sistema "político". No hay razón que detenga a quien ha hecho de la confrontación y la persecución ideológica del adversario su programa político. A estas alturas de la legislatura nadie niega ya que Zapatero ha ganado la batalla del enfrentamiento, o sea, de poner patas arriba todo el sistema institucional, incluso hay gentes que alientan la llegada de la Tercera República con el de León ocupando la Jefatura suprema. No se rían, peores cosas se han visto en la chunga historia de este país. En cualquier caso, Rodríguez Zapatero ha conseguido hacer plausible su propósito: la confrontación entre los españoles se extiende por todas partes.

La aprobación de la reforma del Reglamento para ampliar en el Senado el uso de las lenguas cooficiales, desplazando a la común, es otro síntoma de la degradación de la "situación espiritual" del régimen socialista. El bochornoso espectáculo de ver a unos tipos, en el Senado, que comparten la lengua castellana con auriculares para ser traducidos entre ellos porque no quieren usar la lengua común es algo peor que ridículo. Es el resultado de un proceso de manipulación, casi criminal, de las otras lenguas de España. Esas lenguas, que usan el pueblo para comunicarse y sus poetas para enriquecerlas, han sido prostituidas por los políticos para conseguir unos pocos votos. Esas otras lenguas de España, sí, son lenguas secundarias comparadas con la lengua española por antonomasia, como nos ha enseñado Gregorio Salvador, pero eso no significa que esas lenguas no hayan sido decisivas, a veces han sido hasta determinantes, para enriquecer y potenciar la literatura de España.

En fin, la institución de la lengua, que es por esencia comunicación, se pervierte cuando es entendida sólo y exclusivamente como "hecho diferenciador". Precisamente, por eso, porque estoy en contra de que conviertan las "otras lenguas de España", el catalán, el gallego, el euskara y el valenciano, en instrumentos del separatismo, mantengo que la aprobación de ese reglamento impositivo del Senado es una cosa de chulos, proxenetas y alcahuetas. La imposición de esas lenguas es una forma de prostituirlas. Porque esas lenguas son bienes culturales de España no puede imponerse a los españoles. Hay, pues, cientos de razones para decir "no" a esta imposición del Senado. Pero daré una de carácter cultural, genuinamente lingüística, que es la base de la emancipación de toda sociedad libre. Las lenguas son cultura viva, antes que mera y simple "manipulación política", de ahí que no haya necesidad de imponerlas.

Parece que todos los españoles, excepto a los nacionalistas y socialistas, consideran esas lenguas como hechos vivos y enriquecedores de España. No necesitan de respiración asistida para sobrevivir: sólo las lenguas moribundas precisan de protección y asistencia, propia de hospital, zoológico o parque temático. Los nacionalistas y los socialistas, en verdad, no creen en esas lenguas. Acomplejados, sin fe en ellos mismos, consideran a las otras lenguas de España como cadáveres. Se empeñan, pues, en la tarea de "revivir" a unos muertos para vivir a su costa. Es necesario, pues, salvar a las otras lenguas de España de los proxenetas que las prostituyen en el Senado.

Pajín
El pinganillo de Caín
Cristina Losada Libertad Digital 30 Abril 2010

Solemos dar por sentado que el progreso avanza de modo lineal, pero los retrocesos nos acechan. A través de los siglos, los habitantes de lo que ahora es España superaron los inconvenientes de la diversidad de lenguas adoptando una de ellas como lingua franca. Fue un gran paso adelante. Para la convivencia, la movilidad y el comercio, por citar algunas de las ventajas de disponer de un idioma común. Idéntico proceso tuvo lugar en otros países. Aún estamos en ello a otra escala. Hoy, la lingua franca global es el inglés. Los seres humanos no siempre son estúpidos. La política, sin embargo, es otra cosa.

El Senado español está decidido a que se empleen allí cinco lenguas. Por supuesto, el español pierde, así, la condición de lengua común. De eso se trata. De poner de manifiesto que el español no es de todos y que un idioma común no constituye una riqueza, sino una vergüenza. Si se llega al absurdo de hablar en distintas lenguas cuando todos los reunidos comparten una, es porque se quiere subrayar que no la comparten. Estamos ante una impostura, pues la comparten. Pero la impostura se propone hacer realidad una ficción. La relegación y la condena de la lengua común significa relegar y condenar todo lo demás que compartimos: España, en una palabra.

Ese retroceso a la situación tribal se puede realizar, paradójicamente, gracias al progreso tecnológico. En tiempos de los várdulos –supuestos ancestros de una senadora que votó a favor del proyecto en su nombre–, no había pinganillos. Tampoco Gobiernos dispuestos a reclutar intérpretes y traductores para personas que hablan la misma lengua. En realidad, la propuesta coherente, el plurilingüismo auténtico, sería que los senadores aprendieran todos los idiomas que van a utilizarse en la Cámara. Pero pinganillos e intérpretes son esenciales. Sin ellos no se visualizaría que los españoles no nos entendemos y somos forasteros en nuestra propia casa. Hay que reproducir la escenografía de una sesión de la ONU para que parezca que aquí, como allí, pertenecemos a distintas naciones.

Simbólico que el nuevo paso atrás –paso adelante del nacionalismo– lo protagonizara, cual si presentara un festival de Eurovisión, un rostro de la izquierda infantilizada.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Nacionalismo
La raza catalana
Humberto Vadillo Libertad Digital 30 Abril 2010

La primera reacción que tuve al saber que Paco Caja preparaba un libro con el sugerente título de La Raza Catalana: el nucleo doctrinal del catalanismo fue una de inmenso agradecimiento. Es un libro que llevaba años pidiendo ser escrito. Ahora lo acaba de publicar la Editorial Encuentro. ¡Bravo! Quienquiera que esté dispuesto a meterse con una pala y mucha paciencia en el albañal del que mana el nacionalismo merece todo mi respeto. Si ese alguien es Francisco Caja, profesor universitario de Estética, presidente de Convivencia Cívica Catalana y, sobre todo, buen tipo, el respeto es además un respeto asombrado: hete aquí un ciudadano que podría vivir plácidamente en la caverna platónica, pensando en Vermeer y que decide explorar, en cambio, las lúgubres covachuelas plenas de murciélagos y guano do crece el nacionalismo.

Y es que el racialismo es el secreto fundamento en el que se basa todo el nacionalismo catalán y Caja lo demuestra con exhaustividad y parsimonia. Recurriendo a los escritos originales de un buen puñado de autores, santones casi todos ellos del panteón nacionalista, y dejándoles hablar. Basta con fijarse con atención en aquellas partes que los nacionalistas historiadores del nacionalismo dejan en la oscuridad.

Desde ya antes de la Transición el nacionalismo catalán ha gozado de una sorprendente e injustificada buena reputación. Frente al nacionalismo hosco y neardenthal de Arzallus y demás sucesores del Tonto Arana, el nacionalismo catalán de Jordi Pujol, español del año 1986 para el ABC de Ansón, parecía un nacionalismo cívico, culto y cultural, con seny. El nacionalismo con el que se puede vivir.

No exactamente. Caja revela el "corazón tan negro" que late bajo la tranquilizadora apariencia. Y es que el nacionalismo catalán no se puede entender sin entender su intrínseco racialismo. Como señala Jon Juaristi en el extraordinario prólogo, el "racismo de Sabino Arana fue probablemente una versión del incipiente racismo que se cocía en los medios políticos del federalismo catalán en su imparable deriva hacia planteamientos nacionalistas y que aquél pudo conocer durante sus años de estudiante en Barcelona". El nacionalismo catalán, carente de un fundamento histórico sobre el que basar su existencia, hubo de volverse necesariamente hacia la naturaleza.

Y esa polinización que el racialismo aporta al nacionalismo es lo que describe Caja en su libro y ello con una encomiable ausencia de jucios y valoraciones. Lo que hace Caja es un repaso exhaustivo de algunos de sus autores claves, comenzando por Valentí Almirall (que tiene calle en Sabadell, Lérida, Manresa,Reus, Badalona y Tarrasa y si no tiene más es porqué acabó lerrouxista), correctamente identificado como el primer nacionalista catalán, y terminando con Daniel Cardona. Un segundo volumen, de próxima publicación, promete llegar al aquí y ahora, a Jordi Pujol y otras luminarias todavía semovientes como Anna Cabré o Carles Sentís.

Como dice el propio Caja, "el nacionalismo no puede ser fundado sino con la aportación de un elemento iliberal, anti-igualitario: el racialismo". Un racialismo que nacerá con Almirall para separarse del federalismo liberal y racionalista de Pi i Margall y se hará antropológico y antiigualitario con un Pompeu Gener que va a distinguir entre "una Castilla semita y una Cataluña aria". Escribe Gener: "El problema está entablado entre la España Lemosina, Aria de origen y por tanto evolutiva y la España Castellana, cuyos elementos Presemíticos y Semítico, triunfando sobre los Arios la han paralizado". ¿Enloquecido? Quizá. Aunque quizá no tanto como cuando el eminente prehistoriador Bosch Gimpera convierte la Guerra Civil en el último episodio de un secular conflicto entre Íberos-Catalanes y Celtas-Castellanos. Este nacional-racialismo se sublima con Rovira i Virgili y se hace moderno con Cardona, que desde las páginas de l’Estat Catalá nos deja estas letras inmortales:

Considera hijo de Cataluña, que todos los hombres de la tierra llevan en su naturaleza la fuerza de su raza.

La Tierra y la Raza son tu Patria.
La tierra es como madre; sólo se tiene una.
Una Patria una Bandera.
Y tu joven catalán, ¿cúal es tu patria?

¿Cómo es que no defiendes Cataluña?
¿Por qué no hablas ni escribes siempre que te es posible en la lengua que te enseño tu madre?
…..
Que en la hora de la lucha no decaiga tu cuerpo ni tu espíritu.
Ejercítate físicamente. Ve a la montaña y acecha el mar. Tuyos son el mar y la montaña de nuestra Cataluña.

Un libro que hay que leer. Para entender por qué nos pasa lo que nos pasa.

Un Senado sin vergüenza
Pablo Yáñez. www.lavozlibre.com 30 Abril 2010

Cuando se admitía a trámite el pasado miércoles en el Senado, con el voto favorable de socialistas y nacionalistas, una reforma del reglamento de la Cámara que permita el uso del gallego, euskera, catalán y valenciano, con su correspondiente gasto económico en intérpretes e infraestructura, sentí rabia por la incompetencia de nuestros representantes. Bien es cierto que la rabia se acompañó de lástima cuando la senadora Pajín confirmó en su intervención que sus dotes idiomáticas son, como preveíamos, similares a las que ya había demostrado como política.

Como presidente de la Asociación Nacional por la Libertad Lingüística había hecho entrega esa misma mañana de un escrito al presidente de la Cámara y a los portavoces parlamentarios del PSOE y el PP -el día anterior había llegado a todos los senadores-, en el que les solicitábamos que se uniesen a una reflexión conjunta previa a la votación para analizar si realmente la ciudadanía reclamaba una medida como ésa.

Nuestra petición cayó en saco roto y, con el único rechazo del Partido Popular, los nacionalistas arañaron en la Cámara Alta un nuevo logro en el chantaje constante al gobernante, que ha encontrado en el Partido Socialista al chantajeado más feliz que nuestra democracia haya conocido en treinta años.

Si un golpe de cordura no lo evita en lo que queda de tramitación, la reforma saldrá adelante y Zapatero podrá guardar en su memoria que los únicos puestos de trabajo que creó en la legislatura son los de los intérpretes que cada mañana irán al Senado a traducir y a permitir entenderse en los plenos a los que en la cafetería seguirán comentando en castellano el partido de la Champions.

Y lo peor es que no hace falta esperar a la aprobación definitiva, ni a la llegada al Senado de los traductores, ni a realizar el gasto de más de 600.000 euros anuales, para asumir que el daño que se hace a la Institución es enorme, como confío, será el cobro de responsabilidades que por actitudes como éstas los ciudadanos realizaremos algún día.

El descrédito de la clase política y de la función de ésta en nuestra sociedad se eleva al exponente máximo con medidas como la aprobada el viernes.

A partir de ahora, quienes reivindicamos las lenguas como elementos de comunicación y no como elementos políticos, quienes no toleramos costear con los impuestos de todos las obsesiones identitarias de unos pocos, vamos a jugar nuestras últimas cartas para que, si la lógica pierde la batalla, queden desenmascarados quienes ganaron y pisotearon la razón con un puñado de soldados sinvergüenzas a su mando.

Desde la asociación vamos a tratar de crear un estado colectivo de opinión que recuerde a los senadores que, como tales, su función es la de servir a los ciudadanos y no la de servirse de éstos para alimentar batallas identitarias que no cuentan con la atención ni el respaldo de la ciudadanía. Mantendremos la denuncia en alto para que la sociedad española recuerde que, en un momento económico como éste, la prioridad de determinados grupos políticos, lamentablemente mayoritarios, es la de despilfarrar el dinero en antojos alejados de la decencia y la moralidad.

Exploraremos si el conjunto de los senadores socialistas y de su propio partido quiere ser realmente cómplice del atropello y reivindicaremos en función de su respuesta el pertinente cobro de responsabilidades políticas. Acudiremos a las instituciones europeas para saber sus reacciones ante lo sucedido tras las reiteradas peticiones que desde Bruselas solicitan al Gobierno de España de contener y racionalizar el gasto público. Y movilizaremos a la opinión pública y a la sociedad española para decir bien claro que no queremos intérpretes en el Senado, sino un Senado que interprete con dignidad el papel representativo que los ciudadanos y la Constitución le hemos entregado.

30 días para evitar la ruptura de Bélgica
David F. Grande. www.gaceta.es 30 Abril 2010

Los francófonos activan un mecanismo de emergencia ante el intento flamenco de dividir Bruselas. Leterme, que ha dimitido cinco veces, no se presentará a las elecciones anticipadas.

La lentitud de la eurozona para responder a la agonizante situación de Grecia está pasando factura a la eurozona, y lo hará aún más si continúa arrastrando los pies.

Especialmente, en lo que afecta a los países más vulnerables, como Portugal o España, cuya deuda está en el objetivo de los mercados y cuyos bonos han retrocedido en la clasificación de las agencias de rating.

Por ello, Europa piensa finalizar las negociaciones con Grecia “en los próximos días”, dijo ayer la Comisión Europea, quien añadió que las conversaciones se encuentran “a punto de terminar”. Esto podría traducirse en que este fin de semana el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) finalicen las conversaciones y presenten sus informes sobre la necesidad del rescate, basándose en un plan de austeridad a tres años, aún más rígido, por parte de Grecia.

Sin embargo, no sería hasta unos pocos días después cuando los Gobiernos de la eurozona darían su sí definitivo y oficial a los préstamos, alrededor del 10 de mayo.

El día después de unas elecciones regionales fundamentales en Alemania, en las que la canciller Angela Merkel no quiere que le pase factura el impopular mecanismo de rescate a Atenas a través de préstamos bilaterales.
120.000 a tres años

En una intentona por calmar a los mercados, el comisario de Economía Olli Rehn leyó una declaración que, pese a su vaguedad, contenía algunas de las claves del paquete de rescate.

“Las conversaciones” sobre el rescate “concluirán en los próximos días”, afirmó para después especificar que su “resultado será un programa plurianual que conducirá a grandes ajustes fiscales y estructurales”.

Es decir, que en lugar de los préstamos conjuntos eurozona-FMI por valor de 45.000 millones de euros para 2010, la gravedad de la situación llevará a los participantes a negociar un plan a tres años.

Éste estará compuesto de préstamos que podrían rondar un total de entre 100.000 millones y 135.000 millones de euros, basándose en un aún más ambicioso plan de austeridad griego.

Las cantidades aprobadas, dijo Rehn, darán a Grecia el suficiente espacio para respirar frente a las presiones de los mercados financieros.
Temor al contagio

El comisario de Economía también insinuó la importancia de evitar que la situación de Grecia contagie a otros países: “Quiero subrayar que [el plan de ayuda] se realiza no sólo para Grecia, sino para todos los Estados de la eurozona y sus ciudadanos, para salvaguardar la estabilidad financiera en Europa”, afirmó.

En esta misma idea insistió ayer el jefe del banco central alemán (Bundesbank), Axel Weber: “Al fin y al cabo, el auxilio a Grecia es la mejor forma de evitar que la crisis se propague a otros países de la comunidad y evitar consecuencias negativas para la eurozona”, dijo en una entrevista al diario alemán Bild.

En esta misma línea se expresó ayer, desde Pekín, el presidente francés Nicolas Sarkozy. “No permitiremos que los especuladores actúen a su antojo para desestabilizar un país u otro” de la eurozona, advirtió el líder francés.
Mea culpa

Por su parte, el predecesor de Rehn y actual comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia, entonó el mea culpa sobre la ayuda a Grecia, que casi nadie en Bruselas se había atrevido a realizar hasta ahora.

En su opinión, desde que la UE acordó el 11 de febrero una declaración comprometiéndose a ayudar a Grecia si fuese necesario, Europa ha estado “manoseando el balón pero sin definir”, dijo. “Dos meses y medio es una eternidad para una situación como ésta, y eso lo tenemos que reconocer y aprender de la experiencia; no estábamos suficientemente preparados para afrontar una crisis como ésta”, afirmó Almunia.

Por su parte, el jefe de Estado alemán, Hort Köhler, salió ayer en defensa de que su país salga al rescate de Grecia, un gesto muy poco habitual para este puesto, que suele caracterizarse por una límpida neutralidad.

Quizás, porque Alemania es el segundo país de la UE cuyos bancos tienen más dinero en productos financieros griegos. En concreto, los bancos comerciales alemanes acumulaban la friolera de 45.003 millones de euros en esos productos, sólo detrás de los franceses.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Pajín
Una majadería en cinco idiomas
Guillermo Dupuy Libertad Digital 30 Abril 2010

Sabíamos que Pajín debía confundir los métodos abortivos con los anticonceptivos cuando dijo aquello de que la reforma de la ley del aborto tenía por objetivo lograr "que las mujeres que no lo deseen no se queden embarazadas". Sabíamos asimismo que no era confusión, ni siquiera ignorancia, sino simple estupidez cuando atribuyó el estancamiento económico al hecho de que "el PIB es masculino, claramente masculino, y no cambiará hasta que las mujeres se impliquen en mayor medida en la toma de decisiones". También puso en evidencia su siempre solemne estulticia cuando nos habló del "acontecimiento planetario" que, según ella, iba a suponer la coincidencia temporal de la presidencia de Obama con la presidencia de turno de Zapatero en la UE.

Sin embargo, con lo que ha hecho este miércoles al dirigirse en castellano, valenciano, euskera y gallego al resto de senadores, Pajín nos ha demostrado que hablando no sólo es capaz de decir estupideces, sino también de hacerlas.

El problema, en este caso, es que la última de Pajín va camino de institucionalizarse a cargo de los contribuyentes, al aprobar el PSOE y los nacionalistas una reforma del reglamento del Senado por la que se podrá debatir en valenciano, catalán, gallego y euskera. Así el Estado se gastará una cantidad de dinero en equipos y traductores que oscila entre los 120.000 euros al año –tal y como, a la baja, lo cuantifican los promotores de la estupidez– hasta el millón de euros en que lo cifra de forma más realista el PP. Todo para que los señores senadores no tengan en España por qué debatir en español, única lengua que todos ellos conocen y la única oficial del Estado.

Mucho más se podría decir de esta ridícula y al tiempo ofensiva iniciativa, pero quiero fijarme en las últimas palabras de Pajín tras su políglota intervención: "Hagamos de este hemiciclo lo que los senadores y las senadoras hacemos con normalidad en los pasillos de esta cámara". Sí claro, como si los senadores –y, por supuesto, senadoras– fueran por los pasillos con pinganillos y traductores al hombro para poder charlar entre ellos en lenguas que desconocen.

¿Por qué esta gente siempre se empeña en considerar como "normales" las cosas más anormales? Que una persona hable a la vez varios idiomas que desconoce es más propio de lo que le pasaba a la niña del exorcista que de ninguna supuesta normalidad. Lo que va a presenciarse en el Senado español sería igual de terrorífico si no fuera porque es infinitamente más ridículo.

Estatut
El catalanismo opta por la insurrección
Antonio Robles Libertad Digital 30 Abril 2010

Con la declaración parlamentaria conjunta, el catalanismo ha optado por la vía insurreccional. No lo hacen por un ataque de dignidad, sino sólo después de comprobar que no habrá una sentencia favorable a los excesos estatutarios. Tampoco lo hacen a pecho descubierto, solo se han lanzado al ruedo una vez han minado a la opinión pública con grandes raciones de anticonstitucionalismo mediático.

Los ejemplos son innumerables, ni siquiera es preciso recoger los más exagerados. Quizás el más sutilmente autosuficiente e infamante sea el titular de La Vanguardia (28/04/2010) sobre una foto con tres magistrados del TC en el callejón de la plaza de toros de la Maestranza: "El Estatut se dirime en la Feria de Sevilla". Sin el más mínimo respeto por el TC, el titular rezuma un nebuloso desprecio cultural que siempre ha estado latente en el catalanismo contra "el sur festivo y vago". Enric Juliana aprovecha la foto que ya había sacado El País el día anterior y reprodujo El Periódico de Catalunya un día después para ridiculizar la autoridad de los magistrados: "Acertó el oráculo: el Estatut de Catalunya se ha ventilado en Sevilla, en la Feria y en la Maestranza". Y luego hablan del racismo tosco de Albiol. Un aprendiz a su vera. El día anterior, Josep Ramoneda ayudaba en El País (27/04/2010) a la erosión contra la legitimidad del TC: "El Constitucional ha aceptado el envite de confrontar su legitimidad con la soberanía popular catalana".

Les ahorraré la caverna mediática del catalanismo. Incluyo, no obstante, la portada de El Periódico de Catalunya: "A por todas" y debajo dos fotografías iguales, una al lado de la otra. La de la izquierda con Montilla y Artur Mas dándose la mano, la de la derecha, una piña alrededor de Messi después de marcar un gol. El subtitular político: "Montilla y Más lideran la respuesta catalana al desafío del Constitucional"; el subtitular futbolístico: "El Barça se aferra a su estilo para doblegar al Inter y llegar al Bernabéu". A veces no distingue uno si está escuchando un partido de fútbol o un debate político. Todo en el mismo lodo. Ya sólo quedan hooligans, y lo peor, empezamos a no darnos cuenta.

Por su parte, los políticos, los responsables políticos, ya sólo ejercen de irresponsables y no respetan ni la separación de poderes:

* Joan Herrera (Secretario general de ICV): "Este Constitucional está totalmente deslegitimado y no tiene ninguna clase de autoridad porque es incapaz de cumplir la propia ley que lo regula. [El Estatuto] es plenamente constitucional, fruto del pacto entre Cataluña y el Estado que representa la voluntad del pueblo catalán y representa el techo del autogobierno" (La voz de Barcelona,16/04/2010)
* Jordi Pujol (ex presidente de la Generalitat): "No tengo por qué respetar al TC, y Cataluña tampoco debería respetarlo, si él no lo hace" (La voz de Barcelona, 22/04/2010)
* Artur Mas (Líder de la oposición. CiU): "Vamos a promover una iniciativa desde el Parlamento catalán para que el TC se declare, él mismo, incompetente para juzgar un Estatuto aprobado por el pueblo catalán" (TVE, 59 segundos, 22/04/2010). Pero no conforme con ese ataque contra la separación de poderes, y visto la inutilidad de su obscenidad, ha roto la baraja: "Hemos de impedir, por todos los caminos posibles, que esta sentencia se produzca" (La voz de Barcelona, 28/04/2010).
* Dolors Camats (portavoz de ICV en el Parlamento catalán): "Las consultas (referéndums de independencia) son una respuesta a la situación inverosímil que vive el Estatuto" (25/04/2010).
* Ernest Benach (Presidente del Parlamento Catalán. ERC): "El espectáculo del TC pone en evidencia que la libertad política sigue prisionera de una España unitaria que se niega a aceptar la voluntad democrática de los catalanes de aumentar nuestro autogobierno. Incluso pretende negarnos ser lo que somos" (El Periódico de Catalunya, 23/04/2010)
* José Montilla (Presidente de la Generalitat. PSC): Les despoja de la imparcialidad política, para cuestionarles la política, diciendo que los magistrados nombrados a propuesta del PP "son más fieles a la formación que los ha propuesto", además de negar al conjunto del Tribunal Constitucional legitimidad "ética, moral y política". Inaudito.
* Rafael Ribó (Sindic de Greuges de Cataluña). "El Síndic lo tiene claro: hay que ignorar al Defensor del Pueblo y lo que diga el Constitucional y "ejecutar ya las competencias" de la manera más "rápida y decidida" (La Voz de Barcelona, 23/04/2010)
* Joan Ridao (Congreso de los Diputados. ERC): "El problema del Tribunal Constitucional no es una cuestión de renovación. Y si fuese así, sería como substituir al verdugo, porque acabarán cortándonos la cabeza igualmente" (e-noticies, 28/04/2010).

Con la propuesta de resolución conjunta que hoy se ha aprobado en el Parlamento catalán, el catalanismo ha optado por la vía insurreccional. CiU, PSC y ICV acuerdan exigir la renovación del TC y que él mismo se declare incompetente para pronunciarse sobre el Estatuto y que se reforme la ley para evitar que miembros con el mandato caducado se eternicen en el cargo. ERC al final votó también a favor. El problema es que no alcanzan a ver la gravedad de su irresponsabilidad, pues si bien su amenaza es retórica, teatral, muy propia del catalanismo de siempre, la traducción que hagan de ellas miles de personas envenenadas por años de propaganda victimista y frustradas por el revés de la posible sentencia es imprevisible. Y en el mejor de los casos, tendrán ya la justificación para actuar en consecuencia tal y como suelen amenazar sus líderes.

No sigo, que es todo muy cansado. ¿Acaso se ha de explicar a estas alturas a la mayor parte de la clase política catalanista lo que es materia de estudio para alumnos de 3º de la ESO? Aquello de la separación de poderes y el respeto constitucional...

Para el que no entienda nada, le remito a la encuesta que el diario digital e-noticies ha colgado: "¿Qué prefieres: el Estatuto o ganar al Inter?". Antes de que terminara el partido ganaba el fútbol, por un 62% a un 38%.

Cataluña y las argucias de Zapatero
VALENTÍ PUIG ABC 30 Abril 2010

Una deflación política es el rasgo predominante actual de la vida pública catalana que así se hace de menos relevancia para sus propios intereses y para contribuir a las sinergias generales de España. Los procesos dinámicos catalanes cuentan menos por qué así lo han querido. Si las pulsiones e inercias nacionalistas no lo impiden, hay un camino entre una ciber-voluntad puesta a la altura épica de Verdaguer o el descenso a una página sombría de Tito Livio. En la trama política catalana, tan peculiar y tan erosionada, los precios de bienes y servicios han bajado al decaer la demanda, hasta el punto de que deje de circular el dinero, es decir, la política. Es el efecto principal de la deflación política, con el dinero de la confianza cívica retenido y fuera de circulación o registrado en forma de abstencionismo. Hace ya muchos años que el arancel no tiene valor determinante. Luego vino el pactismo. Eso quedó sustituido por contribuir a la gobernabilidad de España. Ahora, no se sabe. Por eso la sociedad catalana carece de la suficiente confianza en sí misma, en sus poderes y voluntades, al tiempo que no parece capaz de dar la necesaria confianza al conjunto de la sociedad española.

El nuevo «Estatut» ya fue en su día un producto deflacionario. Con los pactos del Majestic entre CiU-PP en abril de 1996, una de las contraprestaciones del pujolismo consistía en no reclamar ni un nuevo "Estatut" ni una reforma estatutaria. Era como reconocer sabiamente que la reinvidicación estatutaria no tenía una apreciación multitudinaria, por una manifiesta caída de la demanda, si es que la hubo desde el primer estatuto, en 1979. En las etapas políticas posteriores -Maragall, Montilla, Tripartitos- se pretendió todo lo contrario, en un pulso cada vez más endeble contra esa deflación política, hasta el punto de que se acabó por dejar las calles engalanadas para el desfile de un nuevo «Estatut» en el que solo creían reducidos sectores de Cataluña y que ni tan siquiera la clase política catalana deseaba aunque proclamase lo contrario. Antes de sumarse al nuevo proceso estatuario, la CiU de Artur Mas tuvo que caer en una tremenda emboscada zapaterista, en la que Rodríguez Zapatero garantizó que Mas gobernaría después de las elecciones si era el más votado para la Generalitat y que no habría otro Tripartito.

En el penúltimo rellano antes de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el «Estatut», José Montilla intenta impulsar una postura «de unidad a la catalana» exigiendo la reconstitución del TC, en alarde de exótico pluralismo y de una «Cataluña de todos» que margina al PP -como ya se hizo en el Pacto del Tinell- y al partido de Ciutadans. Una vieja resquebrajadura aparece en el desconchado techo común del PSC-PSOE porque Zapatero sigue en un lecho de faquir ajeno a la recomposición del TC y a la espera de que escampe. No es que a Montilla le impulse un interés mito-poético por el «Estatut»: solo le incentivan unas encuestas electorales en las que CiU avanza de modo significativo. En el PSC-PSOE ya solo mandan los capitanes del cinturón industrial de Barcelona y de todos los capitanes quien manda más es Montilla. Perder el poder sería ver desintegrarse el propio ADN, de modo prosaico-trágico. Amplias redes de suma inacción genérica han debilitado las energías políticas, sociales y económicas de la Cataluña civil que en un pasado ya muy lejano tuvo aspiraciones regeneracionistas.

Bajo la concha del apuntador, Zapatero está en una partitura por ahora distinta después de haber sido el máximo instigador del nuevo «Estatut», el padrino del Tripartito y expendedor de la franquicia contra el PP todo vale porque PP es igual a Franco. Eso, claro, lo dice el PP. Pero no cuesta creer que Zapatero haya sido el principal deflacionista de la política catalana. Quien podía sospecharlo cuando en diciembre de 2003 dijo con mirada de entusiasmo: «!Apoyaré el «Estatut» que salga del Parlament de Catalunya!»

Ser un elemento nuclear del socialismo en España y amagar con no asumir una sentencia del TC sobre el «Estatut» no es lo mismo que ser secesionista según los postulados de ERC. Es mucho peor. Lo más posible es que José Montilla vaya de farol -como tantas veces lo hizo el PSC al amenazar con pedir grupo parlamentario en La Carrera de San Jerónimo-, pero el gesto es muy feo, retóricamente procaz y desleal tanto con el PSOE como con el «corpus» institucional hispánico. ¿Habrá o no sentencia del TC -ciertamente tardío en sus pronunciamientos- antes de las elecciones autonómicas? ¿Qué suerte de gestualismo institucional prepara José Montilla para oponerse al Estado? No hay manera de explicarle creíblemente a la sociedad española que la clave de todo sería deslizarse por el tobogán de la bilateralidad.

Apelar a la conciencia de una Cataluña mítica que se enfrente al TC o niegue el valor de las sentencia sobre el «Estatut» carece de futuro, por mucho que Montilla sugiera que el TC no puede oponerse a ningún enunciado del «Estatut». Dicho de otro modo: ni pivota ahí el futuro de la Cataluña real. No se sabe a que otras conciencias -salvo la ficción, la leyenda o farsa- puede apelar José Montilla después de haber tenido el poder y haberlo dejado a la altura de aquellas chapuzas en las que el sentido del ridículo involucra incluso al enemigo político más irreductible. Es el caso, como ocurre con Montilla, de haber querido ser el hombre fuerte del Estado en Cataluña para acabar buscando en el occipucio del Tribunal Constitucional aquella vértebra axis en que la que el punzón de hierro del garrote vil acaba con la vida del condenado.

Es así como la política deflaciona; deflaciona mecanismos vitales de una sociedad plural aunque parezcan desactivados. Hay un margen prácticamente nulo para hablar de las dos almas del socialismo catalán, PSOE y PSC. Lo que queda en pie es un viejo instinto, una concentración inusitada de poderes opacamente imbuida de restos identitarios en contradicción constante, de subterráneos transversales que intercomunican bastiones políticos y mediáticos del poder. Para llegar a donde quería, el PSC -con los chicos más listos e ilustrados en sus filas, con profesores de bibliografía italiana e intelectuales de obra escasa- ha ido dejando los últimos jirones de lo que algún día ya muy lejano se propuso ser y que, en la antepenúltima de sus dislocaciones, ya solo consiste en ir lanzando piedras contra la sede del Tribunal Constitucional como si definitivamente nada más contase. A Zapatero eso le complace íntimamente y le perjudica públicamente. Es que nadie está a salvo en una sociedad políticamente deflacionada.

Correlingua 2010
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 30 Abril 2010

Nota de la Junta Directiva MLL
http://libertadlinguistica.com/

Este año, otra vez, los colegios envían a los niños al Correlingua, las carreras a "favor del idioma" en las que los niños son paseados por las principales ciudades gallegas luciendo camisetas con los eslóganes de los organizadores que no son ni más ni menos que el sindicato nacionalista Confederación Intersindical Gallega (CIG), la Mesa por la Normalización Lingüística y la Asociación Socio- Pedagógica Gallega y con la colaboración de los ayuntamientos de Lugo, Pontevedra, Santiago, Vigo, Orense, La Coruña, las Diputaciones Provinciales de Lugo y La Coruña y con el patrocinio de Galicia Calidad y el Xacobeo.

Con la colaboración de numerosos centros de enseñanza (45.000 niños y niñas participaron en la edición del 2009), y de las citadas instituciones de todos se apoyan y respaldan a la Mesa por la Normalización -ya generosamente subvencionada por el anterior bipartito- y al sindicato nacionalista CIG.

Recorren las calles de diversas ciudades, corren por la lengua, y al final de la carrera los chavales disfrutan de actuaciones musicales y teatrales cuidadosamente orientadas a la "normalización" de la lengua gallega.

Nos preguntamos si los padres que autorizan la participación de sus hijos en estas carreras por la lengua conocen a sus organizadores y las ideas que se defienden en esos correlinguas.

En anexo adjunto se incluye el Himno del Correlingua 2010 “Galiza, a forza do noso amor non pode ser inútil” del que podemos extractar las siguientes párrafos:

- Feijoo con su decretazo pretende hacernos memos vendiéndonos trilingüismo para evitar el gallego.

- Nuestra lengua es nuestra, postergarla a cualquier otra es una forma de suicidio. Libraremos la batalla si libres queremos seguir haciendo honor a su lema evitando el genocidio.

- El juego no será fácil los adversarios son traidores, pero tenemos juventud, somos muchos, somos fuertes, jugamos en nuestro campo y tenemos por entrenadores a Pondal, a Rosalía, a Daniel y a Airas Nunes.

- Mal de lenguas dicen algunos, los que no quieren entender que la multitud de lenguas es en sí un gran bien del que disfruta la humanidad para llegar a comprender la complejidad del mundo en el que le tocó nacer.

Este último párrafo es especialmente llamativo cuando lo que estas organizaciones defienden no es un bilingüismo en libertad -para disfrutar de esa riqueza- sino la imposición del monolingüismo en gallego, empezando por la enseñanza. Ni por asomo imaginaron que la sociedad gallega reaccionase, harta de tanta imposición, y se muestran indignados ante el nuevo decreto porque ven que se les escapa de las manos la enseñanza donde tan lejos habían llegado con el decreto 124/07 del bipartito, por el que se podía llegar al 100% del tiempo lectivo en gallego (descontado clases de idiomas).

Los principales defensores de la imposición del gallego, los que dicen amar el gallego -tanto como odian lo español-, los que incitan a la insumisión frente al nuevo decreto son los lobos que se ponen la piel del cordero para sacar a nuestros hijos a la calle con el apoyo de las instituciones de todos.

Junta Directiva MLL
http://libertadlinguistica.com/

Círculo Balear denuncia que el Correllengua se financie con dinero público
Aseguran que entidades subvencionadas por el gobierno autonómico colaboran en esta actividad que fomenta el catalán
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 30 Abril 2010

Madrid.- La sexta edición del Correllenga está organizada con el dinero de todos los ciudadanos y eso es lo que critican desde Círculo Balear, que asegura que entidades colaboradoras como Obra Cultural Balear recibió más de 1.000.000 euros durante 2009 del Gobierno autonómico, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma.

"Con los recursos de todos", se llevan realizando actividades desde el pasado 17 de abril fomentando el uso del catalán por diferentes localidades de Mallorca y así lo harán hasta el 8 de mayo. Durante todo ese tiempo, algunos jóvenes de Baleares abogan por esta lengua y la jornada estrella se realiza este viernes con una carrera de relevos que atraviesa Mallorca.

Desde la asociación presidida por Jorge Campos denuncian que sean las instituciones de todos las que aporten recursos para "contentar a una minoría nacionalcatalanista mediante el adoctrinamiento de una juventud que sigue incrementando su tasa de paro y que entre los menores de 25 años alcanza el 40 por ciento”.

Respecto al acto que se celebra este viernes afirman que busca “la pancatalanización, acabar con la identidad cultural balear y separarnos del resto de España”, explica Campos, que resalta el tipo de elementos que se utilizan.

Los jóvenes que participan en la carrera portan una antorcha que simboliza "la flama pr la lengua catalana" y desde Círculo Balear confiesan que "recuerda a una Alemania de los años 30, en la que prevalecía el fuego como símbolo, jóvenes uniformados, la politización de la lengua y la cultura, los desfiles y la juventud al servicio de una causa".

GALICIA
En la comunidad autónoma gallega también los jóevenes participan en el tradicional correlingua, organizado por la Confederación Intersindical Gallega (CIG), la Mesa por la 'Normalización' Lingüística y la Asociación Socio-Pedagógica Gallega. Todo con la colaboración de los ayuntamientos de Lugo, Pontevedra, Santiago, Vigo, Orense.

Desde la Mesa por la Libertad Lingüística hacen hincapié en que todas las actividades están promovidas por la 'Mesa por la Normalización', entidad supuestamente subvencionada por el anterior bipartito.

Además esta asociación que defiende la libre elección de lengua se pregunta "si los padres que autorizan la participación de sus hijos en estas carreras conocen a sus organizadores y las ideas que se defienden".

El Constitucional endurece la nueva ponencia acerca del Estatut
Jiménez Vera atribuye tres fallos al texto y eleva de 15 a 22 el número de preceptos inconstitucionales, según 'El País'
Luis Villajos, Madrid. Estrella digital.  30 Abril 2010

El vicepresidente del Tribunal Constitucional, Guillermo Jiménez, endurece la ponencia sobre el Estatuto de Cataluña respecto a la anterior elaborada por la magistrada Elisa Pérez Vera, que fue rechazada por seis votos a cuatro, según informó este viernes el diario El País. El nuevo ponente asigna un total de tres fallos de diferente intensidad al texto elevando en el menos lesivo de 15 a 22 el número de preceptos inconstitucionales.

Según El País, los nuevos preceptos incorporados por Guillermo Jiménez en la nueva ponencia proceden de los 24 artículos que Pérez Vera propuso en su texto rechazado. Uno de estos nuevos preceptos corresponde al artículo 8.1 del Estatuto que determina que los símbolos nacionales de Cataluña son únicamente los símbolos de Cataluña.

Los otros dos fallos de la nueva ponencia son más duros con el Estatuto catalán, según las fuentes consultadas por El País.
El vicepresidente del TC repartió la ponencia entre todos los magistrados del TC entre el jueves de la semana pasada y el martes y miércoles de ésta. El diario El País afirma que en el seno del TC no ha habido ninguna aproximación entre los seis magistrados que rechazaron la ponencia anterior, los conservadores y Manuel Aragón, y los cuatro progresistas; y que además tampoco hay consenso dentro del núcleo conservador.

Carod reconoce la discriminación del castellano pero se niega a corregirlo
Impulso Ciudadano denuncia que sólo siete de los quince Departamentos de la Generalitat cuentan con opción de español
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com

Madrid.- Sabe que es así pero no está dispuesto a remediarlo. El vicepresidente de la Generalitat, Carod-Rovira, reconoce la falta de opción en castellano en las páginas 'web' de las Administraciones públicas catalanas, pero no tiene intención de corregirlo.

Los ejemplos mostrados por el diputado del Parlamento catalán, José Domingo, tampoco han servido a Rovira para recapacitar. El presidente de Impulso Ciudadano explicó que "sólo siete de los quince Departamentos de la Generalitat cuentan con opción en castellano en sus portales de Internet" y que en casi todos ellos, se trata de una opción "meramente virtual".

Para ejemplificarlo mostró la página para la tramitación de ayudas y subvenciones del Departamento de Presidencia en sus versiones en catalán, castellano e inglés. En la primera imagen se observa como hay un menú desplegable con dos apartados y un texto explicativo con enlaces a distintos documentos y a las convocatorias de los dos últimos ejercicios. En la versión en castellano y en inglés todo se reduce al título "Ayudas y subvenciones" y un espacio en blanco.

Desde Impulso Ciudadano consideran que se está cometiendo un "grave incumplimiento de la legislación vigente en esta materia” y recrimina a la Generalitat "su falta de voluntad para solventar" este asunto que se ha convertido en una "una decisión exclusivamente política".

Según impulso Ciudadano, Carod se centra para defender su modo de actuar en el artículo 6.1 del Estatuto de Autonomía que establece que "la lengua propia de Cataluña es el catalán y que como tal, es la de uso normal y preferente de las Administraciones Públicas y de los medios de comunicación públicos".

Asimilación al euskera
CARTAS AL DIRECTOR El Correo 30 Abril 2010

ANDRÉS FERNÁNDEZ GIL. SESTAO-VIZCAYA

En respuesta al señor Bujanda (28-4-10): ¿Me quiere usted explicar qué es la 'normalización del euskera'? Al nacionalismo se le llena la boca con la expresión, pero luego todo parece reducirse a exigir hablar euskera para beneficiarse de alguno de los magníficos puestos de trabajo públicos que se ofertan en Euskadi o conseguir el 'Eusko label' adecuado. Y sí, mire, señor Bujanda, 'normalizar el euskera' significa reducir el español al mínimo, al menos hasta donde se pueda, como se hace en el metro de Bilbao, donde oír hablar la lengua de Iparraguirre es difícil, pero uno descubre que los carteles en la lengua del 80% de los vizcaínos (que no es el euskera) están al mismo nivel que el inglés, como si fuera una lengua ajena.

Siempre se menciona que España es diversa, pero se niega la realidad afirmando que «un alto porcentaje del Estado es plurilingüe», lo cual es falso, porque se intenta hacer creer que todos los vascos, catalanes o gallegos somos bilingües cuando, en realidad, la presencia de los idiomas minoritarios es eso: muy minoritaria. Y la pretendida normalización no es más que la justificación de reivindicaciones nacionalistas, a base de exagerar las diferencias entre españoles. Si una lengua no se usa, la solución no es obligar a hablarla, como hizo el anterior Gobierno nacionalista con los funcionarios.

Menos buenismo y más realidad. Menos acusar de prejuicios a los demás y menos pretender 'integrar' con las lenguas, cuando hay profesionales como los maestros que han tenido que irse del País Vasco porque no hablaban euskera ¿Eso es integración? ¿No será más bien asimilación?
 

Recortes de Prensa   Página Inicial