AGLI

Recortes de Prensa    Martes 4  Mayo  2010

 

Atando los cabos de una nueva negociación
EDITORIAL Libertad Digital 4 Mayo 2010

Mentir se encuentra en el ADN de este Gobierno. Lo ha acreditado con contumacia a lo largo de más de seis años en muy diversos frentes: desde la política exterior a la economía, pasando obviamente por la lucha antiterrorista. Su palabra ha quedado descalificada por completo y de nada sirve que nos prometa que ya ha dejado de negociar con ETA. Serán más bien los hechos y los indicios los que permitirán formarnos una opinión sobre las actuaciones del Ejecutivo y, en este sentido, como en tantas otras veces, las evidencias parecen llevarles la contraria a Zapatero y Rubalcaba.

No se trata sólo de que la autorización parlamentaria para negociar con ETA no haya sido derogada por el Congreso o de que ANV siga en los ayuntamientos vascos y navarros nutriéndose de los impuestos ciudadanos. Tampoco de que Mayor Oreja, uno de los políticos que con más acierto y clarividencia ha combatido el terrorismo etarra y ha anticipado los tejemanejes del PSOE contra el Estado de Derecho, anunciara hace pocas semanas que el Gobierno socialista había vuelto a las andadas.

A todo ello hay que añadir el generoso trato que Interior está otorgando a algunos de los terroristas más sanguinarios de la banda. Por un lado, de acuerdo con diversas fuentes entre las que se encuentra Rosa Díez, Josu Ternera se encuentra perfectamente localizado en Europa sin que hasta el momento se haya movido un dedo para cursar la Euroorden y detenerlo. Por otro, a Rafael Díez Usabiaga le fue concedida por Garzón la libertad bajo fianza con el argumento de que su madre se encontraba en una situación de dependencia, cuando la semana pasada fue vista paseando junto a su hermana gemela sin ningún problema de salud.

Dejando de lado los casos de Iñaki de Rentería y de Iñaki de Juana Chaos, cuyo paradero parece deliberadamente oscurecido por las autoridades, también destacan las concesiones hechas a Otegi, el "hombre de paz" de Zapatero, quien lleva más de 15 días en la cárcel donostiarra de Martutene donde fue trasladado para una estancia de sólo tres días desde la madrileña de Navalcarnero.

De tratarse de casos aislados, podríamos atribuirlo a la mera incompetencia del Gobierno a la hora de preocuparse por hacer cumplir las leyes. Sin embargo, la acumulación de todos estos tratos de favor coincidentes unida a la nula determinación demostrada hasta el momento para cerrar todas las puertas a la negociación nos debe llevar a sospechar muy seriamente que como mínimo el PSOE, tal y como denunciara Mayor, está tratando de recomponer relaciones con ETA, si es que no lo ha hecho ya.

A estas alturas no cabrá atribuirles a los socialistas ni siquiera una ingenuidad buenista de creer que "hablando se entiende la gente". No, en su primera legislatura traspasaron todos los límites morales y legales (ahí está bloqueada la instrucción del caso Faisán para dar constancia de ello) con tal de lograr su presunto objetivo y sólo consiguieron revitalizar a la banda en una de las fases más debilitadas de su historia.

Pese a que la clase política se las ha arreglado para desactivar la rebelión cívica de las víctimas, no deberíamos permitir que Zapatero reiniciara un proceso de claudicación frente a los terroristas que sólo serviría para darles un nuevo aliento de seguir asesinando a españoles con la esperanza de establecer su dictadura en el País Vasco. Rosa Díez parece sospechar que el Gobierno, nuevamente, miente: ve mucho "cabo suelto" con los etarras. Pero para tener éxito en su denuncia, para alertar a la población española de la infamia que puede estar en curso, no debería quedarse en una minoría clamando en el desierto. El PP debería escuchar más a Mayor Oreja y menos a Rubalcaba: el primero nunca les ha fallado, el segundo nunca les ha dejado de traicionar.

A fondo perdido
Editorial www.gaceta.es 4 Mayo 2010

A pesar de la razonable resistencia alemana, finalmente Grecia contará con la ayuda de la UE y del FMI para sacar del pozo a la deteriorada economía helena. El plan de ayuda activado asciende, de momento –nadie puede garantizar que no haya más sorpresas–, a 110.000 millones de euros en tres años, de los que España aportará 9.762 millones o 573 euros por familia. A partir de este momento son muchas las incógnitas que se plantean, y la primera es si es razonable la ayuda y si con ésta se soluciona el problema. Y todo parece indicar que no. La respuesta europea ha sido positiva, pero no porque valga la pena, sino porque no queda otro remedio. Dejar caer a la economía griega habría quebrado las bases de la construcción europea y pondría en riego la confianza de los mercados. Pero a lo que ahora estamos asistiendo no es más que el comienzo, una solución de emergencia para resolver un problema perentorio, porque ahora el balón está en campo griego y la tarea a la que se enfrentan es titánica: subida de cuatro puntos del IVA hasta el 23%; alza de diez puntos en los impuestos especiales; congelación de cualquier contratación pública; reducción del 16% del sueldo de los funcionarios y otro tanto de la pensiones. Trabajar más para ganar menos, pero como decía el primer ministro griego, Yorgos Papandreou, “los griegos debemos elegir entre la catástrofe o el sacrificio”.

La dureza de las exigencias es la que ayer llevó al BCE a hacer una excepción sin precedentes y aceptar títulos soberanos de Grecia como garantía para los préstamos que la entidad conceda al país. Una decisión sorprendente, porque hasta ahora el BCE sólo aceptaba garantías de excelente calificación. De acuerdo con las agencias Standard&Poor’s y Fitch, la deuda helena no cumpliría con estos requisitos, ya que la nota, en ambos casos, fue rebajada la pasada semana hasta la categoría de bono basura (BB+), quedando el panorama de las calificaciones en negativo. Prestar dinero a Grecia, pues, implica sus riesgos, ya que en caso de impagos, los tenedores de bonos griegos recuperarían de media entre el 30% y el 50% de su inversión.

Ante el estado actual de los acontecimientos, cabe preguntarse si España está en condiciones de acudir al rescate griego y cuál debería ser ahora la hoja de ruta de la economía española. Y la respuesta a la primera cuestión es un no rotundo. Para poder prestar a Grecia, España tendría que endeudarse previamente, y la capacidad de endeudamiento, en contra de lo que piensa Zapatero, no es infinita. La situación española es enormemente delicada. Es más, si fuera una empresa, estaría en quiebra. El déficit es de 120.000 millones euros anuales, la deuda pública pendiente es de 550.000 millones, el desempleo supera ya el 20%, los compromisos futuros de pensiones están en el aire, el endeudamiento de los españoles es dos veces a sus ingresos anuales y el sistema financiero está tocado. Ante este panorama la ayuda a Grecia es una auténtica machada, y quién sabe si a fondo perdido.

En cuanto a la hoja de ruta de la economía española, ya ha sido marcada por numerosos organismos nacionales e internacionales. Ayer, sin ir más lejos, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hacía observar que la lección que hay que extraer del plan de rescate heleno es que deben tomarse “medidas suficientes” de ajuste del déficit público y de “retirada de obstáculos en el mercado laboral” para aplacar a los mercados y sanear la economía española. Y hay que coger al toro por los cuernos, pues ya no queda tiempo para más despilfarro y retórica zapateril. Mañana el presidente se reunirá con Mariano Rajoy en La Moncloa para abordar todas estas cuestiones, y sería deseable que este encuentro se tradujera en reformas de calado y medidas urgentes antes de que otros nos las impongan.

ETA
Felicidades, Herrera
Salvador Ulayar Libertad Digital 4 Mayo 2010

Resulta que la mañana del pasado viernes, el genial Carlos Herrera radiaba reiteradamente sus sospechas ante la desaparición de De Juana Chaos (Iñaki, en confianzuda boca de Patxi López) y las excarcelaciones de Iñaki de Rentería y Díez Usabiaga. El sevillano de Mataró se malicia que la libertad del último pudiera estar al servicio de tratos con la ETA. Y, oh cielos, ha metido en el saco de sus sospechas el viejo y silenciado asunto de la impunidad de Josu Ternera. Este lunes vuelve a la carga, o parecido. ¡Toma!

Como bien conoce el personal, hace muchos meses que algunos andamos pregonando la poca vergüenza que se gastan el gobierno Zapatero y los del ministerio de la oposición, a cuenta del bien conocido paradero del jefe etarra Josu Ternera. Este último año primero la revista Época, más adelante La Gaceta y a última hora El Mundo han suministrado informaciones sobre la plácida estancia del matarife, interlocutor jefe en la negociación de ZP con la ETA. Oiga, que nadie le echa el guante. Y nadie dice nada salvo cuatro que, por supuesto, somos motejados de fachas o silenciados, tanto en los medios adictos a la zurda como en los adictos a la maligna agua bendita con soda del PP. ¿Qué decir de esa constelación de asociaciones de víctimas y entidades análogas, en su inmensa mayoría por fin tan políticamente correctas? Pues que entre pisar alfombras y recibir en los oídos instilaciones de loas del politiqueo profesional, no han tenido tiempo ni modo -¡pobres!- de caer en la tontería de que el negociador Ternera, jefe de nuestros asesinos, pasta tan feliz por tierras italianas, disfrutando de reparadores sueños entre arrullos del CNI. Y es que el paisaje de las asociaciones de víctimas es abigarrado conjunto: algún jabato, bastante ingenuo, mucho asqueado, gente despreocupada... incluso ignorantes y hasta traidorzuelos y listos atentos a la alfombra y su interés. En su globalidad, material al gusto de la práctica totalidad de la fauna política profesional de todo signo.

¡Pero albricias! El gran Herrera hoy aventa por las ondas lo que ha venido callando por meses, que es lo que venimos denunciando algunos con nuestras escasas fuerzas. Vamos, asunto viejo como el hilo negro. ¿Por qué ahora? Mandé al correo de los oyentes del programa una felicitación por tan ajada primicia informativa. Cómo será alguna cosa que le habrán contado, que hasta se interrogaba sobre la posibilidad de que Jaime Mayor tuviera razón al poner recientemente en toda sospecha pública a ZP por este asunto ¡con la cera que le dio al ex ministro él mismo desde sus micrófonos!

Por otra parte, en otro medio afloraban algunos tertulianos del área de influencia genovesa (del número 13) que no dudaban en afirmar que la negociación con la ETA sigue por la sencilla razón de que nunca terminó. Hasta hace nada decir eso era pecado mortal en el partido. Un periódico digital informa de que Rajoy habría dado orden de entrar a saco en el tema del opulentísimo Bono, socialista amigo de lo pobres y enemigo de esos poderosos que ha poco señalaba ZP con su dedo justiciero. Manda huevos. Y ojo, que también hemos podido escuchar al líder popular lanzar un avisito al gobierno a cuenta de los asuntos que hoy inquietan a mi admirado periodista radiofónico.

Será o no será que el PP vaya a la carga, chi lo sa. Pero a tenor de los atronadores silencios escuchados en este último año en este mismo terreno, uno se pregunta si no se habrán hecho algunas llamadas desde la dirigencia pepera llamando a rebato, suministrando informaciones insoslayables. En cualquier caso uno aprecia con susto y temor el inmenso poder de los aparatos partidarios, de poder, para hacer que lo que la luz del sol ilumina a ojos de cualquiera, no sea visto por casi nadie. Hasta que los mandarines decidan otra cosa, o no... ya saben. Don Mariano. Permanezcamos atentos a la pantalla.
Salvador Ulayar es hijo de Jesús Ulayar, víctima del terrorismo.

Aunque la mona se vista de seda…
Regina Otaola Libertad Digital 4 Mayo 2010

…o aunque el Gobierno disfrace de buenas intenciones sus acciones, lo que tenemos ante los ojos sigue siendo la misma mona o burra del “proceso de paz”, con los mismos ingredientes en la cocina de la negociación política: las declaraciones de Eguiguren; los comunicados de Batasuna; las referencias a la posible condena del terrorismo de ETA por los mismos que les representan en el espacio público (¡!), en las instituciones de las que aún no han sido expulsados; y ahora los que faltaban, los “cocineros” que estaban en la cárcel o bajo control y ahora andan sueltos porque jueces y fiscales han decidido hacer de la Ley un sayo.

Díez Usabiaga está en la calle por falso expediente; el “irlandés” en paradero desconocido para la Justicia; Otegui, habiendo rebasado un permiso judicial, sigue en la cárcel de Martutene; y Josu Ternera ni se sabe, ¿o sí? Pese a estas flagrantes evidencias y su repercusión mediática, el Gobierno sigue a lo suyo y nos pide a los ciudadanos que le creamos. Y todavía vienen los habituales palmeros de Rodríguez Zapatero a recriminarnos la actitud de denuncia porque no favorecemos algo así como “un debate sosegado en el seno de la izquierda abertzale (sic)”, alias nunca rechazado por ETA-Batasuna dicho sea de paso.

Por su parte, el PNV rechaza la seda cada vez que habla Joseba Eguíbar, aunque su reciente salida de pata de banco tanto haya escandalizado a propios y extraños. ¿Por qué? ¿Por la actual coyuntura crítica de la economía española? Los dirigentes guipuzcoanos del PNV son parejos en la radicalidad de su discurso a los voceros de Batasuna: rechazan todo lo español como “extranjero”, “opresor”, “fascista”… El PNV es la mona orgullosa de serlo, aunque tradicionalmente desde el resto de España se le haya querido vestir de seda. Ahora resulta que Eguíbar pretende aleccionar a las empresas vascas sobre “internacionalización” y resulta un discurso tan consecuente como aquel de Arzalluz cuando decía preferir a “un negro que hable euskera a un vasco que no lo haga”.

Para más escarnio, en vez de denunciar la nefasta gestión política y económica del Gobierno socialista resulta que la culpa la tiene “España”, a pesar de que para el PNV y los demás separatistas España se reduce desde siempre al “Estado español” y fácilmente podría Eguíbar haber concretado al respecto, pero no: él no es un economista sino un ideólogo, y aparte da la casualidad de que si no fuera por el PNV y su apoyo incondicional al Gobierno (hasta se ha tenido que tragar la Ley proabortista de los socialistas) ni siquiera habrían sido aprobados los últimos Presupuestos del despilfarro y el desempleo.

No está de más recordar ahora que la crisis también afecta a la CAV y que fueron los nacionalistas en el Gobierno vasco los que, emulando a Rodríguez Zapatero, se negaron a reconocerla hasta las mismas elecciones, cuando pudimos ver por televisión al mismo Ibarretxe hablando de que el problema no era él ni su gobierno, sino la crisis económica que tan sólo días antes para nada iba a afectarnos a los vascos porque éramos o somos “diferentes” (entiéndase, “mejores”) a los españoles.

Y lo que pasa ahora es que en España ya no queda seda para vestir tanta desfachatez: ni la del Gobierno socialista ni la de sus aliados preferenciales en “el Estado represor” como son el PNV, o CiU, o ERC. ¿Cómo van a ser ellos los que nos saquen de la crisis?

La lengua
ABEL VEIGA ABC Galicia 4 Mayo 2010

Pasada la representación o coreografía en el Senado, sus absortas señorías aprueban que se hable en lenguas vernáculas. Somos país de cultura plural, ahí radica su riqueza, pero también su atavismo. No nos desembarazamos de nosotros mismos, de lo peor, de utilizarlo todo como arma arrojadiza. Ahora se vuelve con la lengua, y se vuelve con su utilización política, sectaria, partidista.

El viejo senador de Villalba blasona que lecciones de galleguidad no se las consiente a nadie. Cada uno siente su identidad como quiere. Nadie tiene que dar lecciones de nada y tal vez de muchas cosas a la vez empezando por valores, dignidad y, sobre todo respeto.

Las lenguas no se imponen, se hablan, se sienten, cumplen la función para la que nacieron, la comunicación, la expresión, el conocimiento. La lengua es respeto, es tolerancia, es puesta en común. Acercamientos de ideas, también de discrepancias, cauces de diálogo. Sigamos politizando las lenguas, sigamos mirando hacia otro lado, no miremos al futuro sino a nuestro propio ombligo, el hedonista, también el de la imposición, la negación de la libertad del ser humano. Las lenguas no se imponen, tampoco se castigan.

Lamentable el espectáculo que algunos llevan dando desde hace algún tiempo. Máxime si para ello emplean una sinrazón que se llama violencia verbal y física, insulto y agresión. Esos, los paladines de nuestra libertad, acólitos del radicalismo, de la negación. Por encima de las ideas y los pensamientos están las libertades y los derechos, a manifestarse, a expresarse, incluso a discrepar. Jamás la violencia puede triunfar, es el fracaso de una sociedad democrática, plural y libre.

Unos y otros llevan tiempo enfangados en lo que a la hora de la verdad debe transarse, dejarse también a la libertad radical de cada individuo de hablar y expresarse como quiera y prefiera. No se trata de relegar, tampoco ya de mirar hacia el pasado y las largas noches de piedra. Las lenguas nos sobreviven. Conocer y comprender cuantas más es sinónimo de apertura, de cultura, de libertad. Encasillarse o enrocarse lo acaba empobreciendo todo. La plataforma Galicia Bilingüe tiene el perfecto derecho, legítimo en todo caso, a manifestar sus reivindicaciones, las compartamos o no. Denuncian lo que a su juicio es una flagrante violación de un derecho. Otros no lo ven así y creen desde las responsabilidades que les tocan, institucionales aunque también políticas, a veces politizadas, que nada tienen que exigir.

La sociedad gallega es una sociedad abierta y por encima de todo tolerante, respetuosa y plural, también resignada. La lengua nos pertenece a todos y no es patrimonio de nadie, y menos de quienes se creen poseedores de la verdad. El galleguismo como el gallego es cosa de todos, no de identidades políticas y apellidos. La historia es la historia; malo cuando los pueblos se afanan en reescribirla y desbocarla.

Las lenguas sirven para comunicarse, no para crear guetos excluyentes y muros de incomprensión que a la larga solo generan vacío, aislamiento y rechazo. Los sentimientos de pertenencia y de diferencia nada tiene que ver con la lengua, aunque ésta es la médula de los mismos. Algunos sólo pretenden multiplicar las diferencias y no lo que nos une. No se trata de despreciar ni de arrinconar, pero tampoco de oponerse. Hay derechos que están por encima de leyes y convenciones. Que cada uno escoja, pero los poderes públicos deben arbitrar y encauzar idénticas oportunidades.

El tiro de gracia
Nota del Editor 4 Mayo 2010

Todo muy bien, muy razonable, muy educado, muy suave y cuando llega la última línea suelta el lastre, la bomba, la sin razón, la imposición:
"encauzar idénticas oportunidades" cuando de las lenguas regionales no hay deber de concocer, no es de recibo.

El castellano superará la quinta posición de idioma más hablado de la UE
"Es necesario convertir el español en una verdadera lengua global en Europa", explica el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 4 Mayo 2010

Madrid.- Actualmente el castellano es la quinta lengua en cuanto a su número de hablantes de la Unión Europea, por detrás del inglés, el francés, el alemán y el italiano. Esta posición será superada en poco tiempo, según el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal, que ha formado parte de un proyecto denominado ‘El Valor Económico del Español: una empresa multinacional’,

Bajo el lema "Un idioma vivo para Europa", este fue el mensaje que lanzó Nadal en el transcurso de la IV Acta Internacional de la Lengua Española, un encuentro, organizado por el Ministerio de Cultura, el Instituto Cervantes, la Fundación Cajasol y la Fundación Biblioteca de Literatura Universal (BLU).

”Es necesario convertir el español en una verdadera lengua global en Europa y en el mundo, una variante sintética del idioma que garantice al mismo tiempo la corrección gramatical y sintáctica, por un lado, y la eficacia comunicativa, por otro”, explicó Nadal, que quisó resaltar la presencia de empresas españolas en Latinoamérica gracias, entre otras cosas, a una lengua común.

Javier Nadal también hizo hincapié en la importancia de España como primer lugar de Europa en número de estudiantes extranjeros recibidos -25.000 estudiantes anuales con una estancia de 6 meses y medio por alumno- y el tercero por número de enviados al exterior, después de Alemania y Francia.

Para terminar quiso lanzar un mensaje que huye del conflicto lingüístico y puso de manifiesto que “las lenguas no van unas contra otras, sino que se complementan: el español ganaría si fuera de la mano del inglés".

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La Constitución, sin intérprete
BONIFACIO DE LA CUADRA. El País 4 Mayo 2010

Los problemas y las trifulcas entre los magistrados del Tribunal Constitucional (TC) para discutir sobre el Estatuto de Cataluña están generando en la vida política perniciosas consecuencias ajenas al necesario, e incluso enérgico, debate jurídico. Y están produciendo, por encima de todos esos males, un perjuicio esencialmente nocivo para nuestra democracia: en estos momentos la Constitución no tiene intérprete. El órgano encargado de esa función al máximo nivel consume sus esfuerzos en tareas que poco tienen que ver con la letra y el espíritu de la Constitución de 1978.

Un TC en gran parte caducado se atasca en debates ajenos a la letra y el espíritu de la Ley Fundamental
Mantener, por ejemplo, como una exigencia innegociable, que el fallo del TC incluya la declaración explicita y taxativa de la inconstitucionalidad del término "nación" que figura en el preámbulo del Estatut como expresión de un "sentimiento" y "voluntad" en "la ciudadanía de Cataluña", recogido por su Parlamento, resulta exagerado e improcedente y, sobre todo, ajeno al espíritu de la Constitución del consenso.

Resulta extraño que un catedrático de Derecho Constitucional como Manuel Aragón se aferre a la condena del término "nación", cuando el propio Manuel Fraga, como ponente de Alianza Popular (AP), desde su discrepancia, en minoría, con la consti-tucionalización del derecho a la autonomía de las nacionalidades, dejó claro el "hecho indiscutible de que nación y nacionalidad es lo mismo".

Si en 1978 la incorporación del término "nacionalidades" prosperó contra viento y marea, y por goleada -6 a 1 en la ponencia constitucional-, aunque para acallar a los entonces llamados poderes fácticos se estimó conveniente acompañarlo de referencias a la unidad de España, ¿no es suficiente -en mi opinión, excesivo- que 32 años después, en un fundamento jurídico de la sentencia propuesta se interprete que el contexto jurídico-político en el que el Estatut se inserta es el de la "indisoluble unidad de la nación española"? (Esta expresión recuerda la referencia del franquismo a que los principios fundamentales del Movimiento eran "permanentes e inalterables", lo que sólo tiene el valor que la historia da después a declaraciones tan tajantes e imperiosas.) ¿O es que ante el recurso del PP -heredero político de aquella AP que se opuso en solitario a la integración de Cataluña en la Constitución de todos- hay que resucitar los viejos demonios y retroceder a la España "Una, Grande y Libre" de los falangistas, tan de actualidad ahora?

Los esfuerzos de la ponente Elisa Pérez Vera para interpretar el Estatut de modo que permanezca lo más posible dentro de la Constitución han terminado siendo baldíos no sólo frente a los magistrados frontalmente contrarios al texto estatutario, sino también ante el constitucionalista Aragón, quien, según ha revelado epistolarmente a este periódico, ha mantenido una serie de "exigencias" (sic): "Desde el comienzo de las deliberaciones, hace ya dos años (...), en ningún momento han sufrido variación (...), ni he estado nunca dispuesto a suscribir un texto, ni a alcanzar un compromiso, que no contuviese todas las exigencias que siempre había formulado".

Esta confesión descubre un nuevo modelo de deliberación en un tribunal colegiado, en el que hasta ahora creíamos que sus componentes dialogaban jurídicamente y admitían poder ser convencidos por los razonamientos de los colegas. Con el nuevo modelo de piñón fijo, ¿cómo puede alcanzarse una interpretación compartida de la Constitución o de cualquier texto jurídico?

Las expectativas de que la renovación de magistrados -un tercio del TC tiene el mandato caducado desde hace dos años y medio- vaya a solucionar la actual situación son nulas si el PSOE y el PP no modifican el sistema que vienen aplicando para configurar el TC.

Hace muy bien el presidente del Gobierno en autorresponsabilizar a los partidos de la no renovación, pero él y Mariano Rajoy tienen que dar un paso más. Tienen que abolir, en aras de la salud democrática de este país, el criterio de reparto y regresar al nombramiento de juristas compartibles por ambos partidos, porque sean capaces de interpretar la Constitución de todos. Como primera medida, todos los candidatos deben ser discutibles. ¿Qué es eso de tú decides los tuyos y yo los míos?

Y en el caso de que el PP insista en Francisco José Hernando y Enrique López como únicos candidatos inamovibles, habría que volver la vista a la propuesta de Ignacio Sánchez Cuenca (¿Qué hacer con el Tribunal Constitucional?, EL PAÍS, 4 de junio de 2008) y, mediante una reforma legal, "exigir una mayoría cualificada o, en el límite, la unanimidad, para que los magistrados puedan declarar inconstitucional una ley"). Es una solución drástica, pero legal, contra la perversión política.

La actualidad del Estatut tapa otros deberes del TC, como el minimizado recurso de amparo contra la violación de derechos y libertades. Curiosamente, el mismo Parlamento que no acierta a renovar los cuatro magistrados caducados, en su reforma de 24 de mayo de 2007 de la ley orgánica del TC redujo aún más la admisión de este tipo de recursos, mediante la imposición al demandante de amparo de que justifique "la especial trascendencia constitucional" de su recurso. Así, el tiempo que no dedican los magistrados a amparar a los españoles, pueden emplearlo en intentar imponer sus propias y personales exigencias en las sentencias.

El intérprete de la Constitución
Nota del Editor  4 Mayo 2010

El articulists de El País se arroga él solito la interpretación de la constitución, y propugna que en caso de que sea el TC quien deba hacerlo, lo haga por mayoría cualificada, como si eso fuera suficiente para garantizar su correcta interpretación. Parece que no ha leído ninguna sentencia, donde los votos particulares tumban la lógica y razón del fallo. El TC está muerto y debería desaparcer, lo mismo que el estatuto catalán.

El intérprete de la constitución es el pueblo español que desgraciadamente la apróbó en un referendum absolutamente tramposo, ya que todos los medios del estado se utilizaron para indoctrinar a la ciudadanía sobre sus bondades. Treinta y dos años más tarde, está claramente demostrado que la constitución aprobada es un bodrio inconsistente, ilógico, que no sirve para plasmar la voluntad de los ciudadanos sino para garantizar las exigencias de las minorías nacionalitas y otros desalmados de la misma calaña.

Galicia Bilingüe denuncia una campaña sindical que se opone al decreto lingüístico
Pretenden instar a los colegios a que defiendan un informe que critica el proyecto presentado por Feijóo
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 4 Mayo 2010

Madrid.- El Decreto del Plurilingüismo en Galicia presentado por Alberto Núñez Feijóo continúa provocando reacciones entre los detractores y los que apoyan este proyecto que pretende buscar el "equilibrio".

Ante la iniciativa anunciada públicamente por cuatro organizaciones sindicales de instar a los colegios a que defiendan un informe elaborado por el Consejo Escolar de Galicia en el que se critica este proyecto, Galicia Bilingüe ha enviado a la Consejería un escrito en el que asegura que la campaña implicaría que los consejos debatiesen o se pronunciasen sobre un asunto en el que no tienen competencias.

Lago entiende que el fin que persiguen esas organizaciones es "poder exhibir ante la ciudadanía el apoyo de unos órganos que tienen categoría de Administración pública". Por ese motivo, lo considera un acto de pura propaganda política con la utilización de medios públicos.

En el documento enviado a la Xunta, Galicia Bilingüe demanda que se remita una circular a los colegios para que los directores se abstengan de incluir en el orden del día de los consejos escolares la discusión y sometimiento a aprobación de la propuesta de los sindicatos.

“Hay que empezar a despolitizar los centros de enseñanza”, explica Gloria Lago, que va más allá y destaca en el escrito destinado a la Consejería la necesidad de adoptar medidas preventivas o cautelares en este momento, pues de no hacerlo está convencida de que se repetirán este tipo de "abusos" en las votaciones en las que los padres elegirán en qué lengua prefieren que estudien sus hijos.

Recortes de Prensa   Página Inicial