AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 8 Mayo  2010

 

Imposible pacto educativo
Editorial ABC  8 Mayo 2010

AUNQUE algunos se empeñen en disfrazar la realidad, existen no pocas razones para que el Partido Popular haya rechazado el Pacto por la Educación impulsado
por el Ejecutivo. Nadie discute las buenas intenciones y el esfuerzo desplegado por el ministro Ángel Gabilondo. Sin embargo, el objetivo político de
Rodríguez Zapatero era consolidar con algún maquillaje formal un sistema fracasado y evitar cuidadosamente cualquier asunto que pudiera molestar a los
nacionalistas. En definitiva, era más una quimera que un auténtico pacto con la intención de dar cobertura a un modelo que ha causado graves daños a la
formación de los jóvenes españoles. El PSOE no ha querido escuchar la opinión generalizada de la comunidad escolar en relación con la libre elección de
centro, la garantía del castellano como lengua vehicular en toda España y un programa mínimo de enseñanzas comunes. Dadas las circunstancias, la propia
dinámica del Estado democrático exige que el PP ofrezca una opción alternativa que aborde los problemas reales en lugar de asumir un acuerdo de perfil bajo y
escasa utilidad.

En efecto, no tiene ningún sentido suscribir un pacto que no implica un cambio de modelo. Hay, sin duda, algunas medidas bien orientadas y la responsabilidad
del Ejecutivo es ponerlas en práctica buscando los apoyos necesarios. Pero el verdadero consenso supone una voluntad firme y efectiva de mejorar la realidad
actual y no de buscar una foto para «vender» un conjunto de medidas inconexas y de dudosa eficacia. Estamos ante otro fracaso de una iniciativa
gubernamental, a pesar de que desde el Ejecutivo se intenta hacer responsable de la ruptura a un supuesto interés electoralista de la oposición. ABC ha
defendido siempre la urgente necesidad de un pacto social y político para la mejora del sistema educativo. Sin embargo, es muy lógico que el PP, aún
reconociendo el espíritu de consenso del ministro de Educación, no haya querido dar su apoyo a un texto con escasa sustancia política y algunas decisiones
muy discutibles en el terreno estrictamente pedagógico. Queda ab

La engañifa del pacto educativo
JUAN MANUEL DE PRADA. ABC  8 Mayo 2010

DURANTE un tiempo han estado dándonos la tabarra con la engañifa del pacto educativo, que es tanto como si a un señor que tiene la cadera quebrada le dieran
la tabarra con cataplasmas. El gran Leonardo Castellani, hace ya setenta años, designó el mal que aflige a la educación, y también su remedio: «La enseñanza
primaria es un hueso roto del país, que no entrará jamás en camino de salud mientras no se ponga en su puesto, se entablille y se deje soldar en calma. Antes
de eso, todas las cataplasmas que se le apliquen han sido, son y serán inútiles. Y la fractura consiste en la violación de un principio de derecho natural,
el derecho de los padres a educar a sus hijos, menospreciado por el Estado liberal en su pretensión monopolizadora de la Escuela».

Y, mientras ese principio de derecho natural no sea restablecido, todo intento de alcanzar un pacto educativo será infructuoso; y, si se alcanzara, sería
necesariamente dañino, pues lo único que demostraría es que la diversas facciones ideológicas en liza se han puesto de acuerdo para conculcarlo. La izquierda
ya ha dejado claro en multitud de ocasiones que no piensa dimitir de esa pretensión monopolizadora, cuyo propósito no es otro que convertir a las nuevas
generaciones de españoles en genízaros del socialismo, «mediante la repetición talmúdica -citamos de nuevo a Castellani- de la ideología gubernativa,
convertida en una especie de religión monstruosa». Y es que la izquierda ha aprendido que el modo más efectivo de promover la ingeniería social que anhela no
consiste en actuar desde una esfera política exterior, como hacían los regímenes totalitarios antañones, sino a través de «indoctrinamiento» cultural; esto
es, modelando a su gusto y conveniencia la esfera interior del individuo, su alma o su conciencia o como queramos llamarla, de manera que lo que es
imposición ya no se perciba como tal por el individuo, que se adhiere como un gustoso lacayo a ese «indoctrinamiento cultural». Así, modelando a su gusto la
esfera interior del individuo, la izquierda ha logrado transformar la sociedad; y, desde luego, no está dispuesta a renunciar a tamaño logro.

A lo que sí está dispuesta -¡dispuestísima!- la izquierda es a alcanzar «pactos» con la derecha. Y es que la izquierda sabe por experiencia que todo proceso
de ingeniería que prescinda de la derecha, está condenado a la autodestrucción; sabe que, para consolidarse, necesita un tonto útil que «conserve» los logros
del proceso revolucionario, un tonto útil que de vez en cuando «frene» sus avances, para evitar el peligro de descarrilamiento. Este mecanismo, que la
izquierda ha aplicado a machamartillo en todos los ámbitos de la vida social, adquiere su expresión más indisimulada en la educación, piedra angular del
proceso de ingeniería social en el que nos hallamos inmersos: mientras la izquierda se ocupa de arbitrar nuevas leyes que conculquen de forma cada vez más
agresiva el derecho natural de los padres a educar a sus hijos, la derecha desempeña con eficacia el cargo subalterno de «conservar» las leyes promovidas por
la izquierda, de tal modo que luego la izquierda puede pegar otro acelerón agresivo sin que se perciba como tal.

Mediante la engañifa del pacto educativo la izquierda pretendía que su tonto útil predilecto se aviniera a bendecir los nuevos «avances» en la conculcación
del derecho natural de los padres, a quienes ya ni siquiera se les concede la posibilidad de elegir el idioma en el que sus hijos van a ser convertidos en
genízaros de la ideología gubernativa. Ha hecho bien la derecha en negarse a suscribir esa engañifa; pero hace falta saber si en el futuro se atreverá a
restituir a los padres el derecho que les ha sido arrebatado, o si, como ha hecho hasta la fecha, se limitará a «conservar» los «avances» educativos de la
izquierda, según el papel de comparsa que le ha sido asignado.
www.juanmanueldeprada.com

El Día de la Victoria
Se cumplen 65 años de la derrota del nazismo, efeméride que cabe siempre conmemorar aunque las nuevas generaciones tengan una información tergiversada de
aquellos hechos y sobre la época que inauguraron, la desaparecida Guerra Fría
DANIEL REBOREDO HISTORIADOR El Correo  8 Mayo 2010

A principios del año 1945 la calamitosa y funesta Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin dejando un reguero incontable de cadáveres, innumerables muestras
de desolación y nuevos y perversos métodos de destrucción masiva. Una guerra que fue inevitable por causas tan diversas como los malos y poco estabilizadores
Tratados de Paz, conocidos como la Paz de París (1919-1920) y firmados al finalizar la Primera Guerra Mundial con cada uno de los países vencidos (Versalles,
28 de junio de 1919, con Alemania; Saint Germain en Laye, 10 de septiembre de 1919, con Austria; Neuilly sur Seine, 27 de noviembre de 1919, con Bulgaria;
Sèvres, 10 de agosto de 1920, con Turquía; y Trianon, 4 de junio de 1920, con Hungría); la ambición y deseos de revancha de los países que perdieron
territorios en la Gran Guerra; el enfrentamiento de tres concepciones ideológicas opuestas (liberalismo capitalista, sistema nazi-fascista y sistema
socialista) que se querían imponer unas a otras; el ansia y deseo de hacer ostentación del poderío militar para conseguir una superioridad política sobre
otros países; la necesidad de recursos naturales, y lo que los nazis denominaron 'problemas étnicos'. Todas estas circunstancias condujeron al mundo al
abismo de un vendaval bélico desconocido hasta esos momentos y a una situación sin retorno que llenó de despojos humanos el planeta.

Los primeros meses de 1945 contemplaron el avance aliado hacia el interior de Alemania (desde finales de enero), la Conferencia de Yalta (4 al 11 de
febrero), la marcha final sobre Berlín (marzo), la caída de Italia (abril), la rendición de las fuerzas alemanas en Alemania noroccidental, Dinamarca y
Holanda (4 de mayo) y, finalmente, la victoria total sobre los nazis (mayo). Los aliados occidentales celebraron el Día de la Victoria en Europa el 8 de mayo
de 1945 y la URSS, cuyos historiadores siempre denominaron al conflicto bélico Gran Guerra Patria (defensiva, neutral y finalmente más guerra de Rusia que de
la URSS), lo hizo un día más tarde, acorde a la diferencia horaria con Occidente y cuando se hizo efectiva la rendición alemana. Realmente el Acta de
Rendición se firmó en el Cuartel General del comandante supremo aliado en Europa, Dwight Eisenhower, el 7 de mayo en Reims y un día después en Berlín.

Hoy y mañana se cumplen sesenta y cinco años de la mencionada victoria y es una efeméride que cabe siempre conmemorar aunque las nuevas generaciones tengan
una información tergiversada sobre aquellos acontecimientos y sobre la época que inauguraron, la desaparecida Guerra Fría. En Europa occidental esta fecha
tan señalada pasa sin pena ni gloria y en el mejor de los casos con recuerdos puntuales que casi coinciden con la celebración del Día de Europa, mañana, día
9, mientras que en Rusia se convierte en un arma de propaganda política de primer orden que, a la par que rinde homenaje a los combatientes y honra a los
veteranos, refuerza sin tapujo alguno el nacionalismo ruso. También es un ariete contra las corrientes historiográficas revisionistas que en los últimos años
minimizan descaradamente el papel soviético en la derrota nazi, obviando sus veintisiete millones de muertos y su decisiva aportación abriendo un segundo
frente contra la Alemania hitleriana en el que se detuvo su avance hacia el Este y en el que se aniquiló gran parte de su poderío militar, destrozando a la
todopoderosa Wehrmacht y facilitando el desembarco aliado en el oeste y la liberación de esta parte de Europa. La URSS fue el mayor combatiente y el actor
político más controvertido de la guerra mundial, causó al Reich el 75% de sus bajas y sufrió pérdidas diez veces superiores a las de los anglosajones. Ésta
es una realidad indiscutible que no desaparece por la actuación posterior del Ejército Rojo y por la política expansionista estaliniana.

La gesta rusa de la Segunda Guerra Mundial se ha visto siempre ensombrecida por tres lacras que también son parte de su historia; su pacto con los nazis
hasta que fueron invadidos, la Guerra Fría y las brutalidades genocidas estalinistas. La victoria dio a Stalin la posibilidad de multiplicar las conquistas,
de caminar hacia el oeste, de restablecer las fronteras de la Rusia de los zares, aumentándolas posteriormente, aunque siempre manifestó su pesar por no
haber llegado hasta París como Alejandro I. Nunca estuvo Europa más cerca de ser soviética que en el verano de 1945, cuando los soldados estadounidenses
marchaban hacia su país y cuando sólo la carencia de buques evitó que el continente quedara a merced del Ejército Rojo. Winston Churchill fue el primero en
darse cuenta y así se lo manifestó a Harry Truman el 12 de mayo de 1945.

El Día de la Victoria no fue conmemorado de modo generalizado en la URSS hasta que pasaron veinte años, en 1965, la desintegración de la URSS contempló su
desaparición y en 1995 reapareció como parte de la historia rusa. En los primeros días de mayo de 1945 Europa era una verdadera 'tierra de nadie'. La Europa
que había dominado el mundo nunca había estado en una situación tan extrema, dominada totalmente por poderes ajenos a ella. Nunca el expansionismo soviético
estuvo tan cerca de dominar el continente y el mundo. Esto también es importante. Borrar de la memoria los verdaderos hechos históricos es un error que nos
condena a repetirlos constantemente, a la par que un disparate estratégico con el que se pretende que los ciudadanos olviden las responsabilidades y
culpabilidades de los horrores pasados. Por eso es tan importante celebrar el Día de la Victoria u otros acontecimientos de esta índole. Porque el futuro no
surge más que del pasado y del presente. Porque los revisionismos deben sepultarse sin piedad con toneladas de verdad histórica.

ETA, decisiva para los socialistas
Pascual Tamburri www.gaceta.es  8 Mayo 2010

Basagoiti puede forzar que se legisle para impedir la presencia de ETA en las instituciones. Los mismos ZP, López y Rubalcaba que hablan de contundencia
llamaron hombre de paz a Otegui.

0 ComentariosCompartirEnviarLeer más tardeImprimir
Hace tres años el País Vasco y Navarra eligieron sus alcaldes y concejales bajo la coacción de ETA. Es cierto que la sociedad y el Estado habían ganado
grandes batallas contra el terrorismo, pero no es menos cierto que el Ejecutivo de entonces, presidido como ahora por José Luis Rodríguez Zapatero, coqueteó
con la idea de una paz negociada. En realidad, en los últimos años las víctimas de ETA han dejado claro que sólo hay dos campos, uno que sólo admite la
derrota de los terroristas y otro dispuesto a chalanear concesiones de otro tipo a cambio del “final de la violencia”. ETA está, por supuesto, en este
segundo grupo: su razón de existir es conseguir un cierto cambio político.

Las muertes y el dolor no deben impedir que identifiquemos a los aliados totales o parciales de ETA en la vida pública. Porque los hay: hombres, mujeres,
partidos, sindicatos y asociaciones de todo tipo comparten los objetivos de ETA. A veces, incluso, no desaprueban o apoyan sus métodos criminales; pero son
las ideas y no los instrumentos las que los colocan en la posición que ocupan. Son actores fundamentales de la vida política vasca y navarra, al menos en la
medida en que este Gobierno no se ha planteado ilegalizarlos y, sin ellos, no son comprensibles los movimientos políticos en curso de cara a las elecciones
de 2011.

La primera clave está, en principio, en la reorganización del nacionalismo vasco. En el momento de las anteriores elecciones municipales, en 2007, el PSOE y
Zapatero aún conservaban su ilusión por su “proceso de paz”. Hoy resulta curioso, pero en el fondo no lo es tanto: los mismos Zapatero, López y Rubalcaba que
hoy presumen de contundencia coincidieron en llamar hombre de paz a Arnaldo Otegui, en favorecer la salida de la cárcel de Iñaki De Juana Chaos y, sobre
todo, en consentir la presentación de listas electorales batasunas en determinados municipios. Gracias a ellos ETA volvió a tener presencia en las
instituciones. Ese retorno provocó una conmoción en el nacionalismo vasco llamado democrático. Hasta entonces, el destino de los brazos políticos de ETA
parecía decidido, y el resto del nacionalismo se había apresurado a forzar su proceso de convergencia: una candidatura unitaria sería atractiva para los
huérfanos electorales de Batasuna y podría convertir al nacionalismo en lo que, especialmente en Navarra, no era: una fuerza digna de ser tenida en cuenta en
los juegos políticos. Con ese horizonte se creó Nafarroa Bai.

El regreso de los batasunos a las instituciones vascas y navarras impidió que la confluencia de los abertzales fuese total. Patxi Zabaleta y Uxue Barkos
llegaron en 2007 a formar la segunda fuerza de Navarra, pero su iniciativa murió de éxito: ni consiguieron reunir todos los votos nacionalistas ni
consiguieron tranquilizar a la tercera fuerza, el PSOE, que en caso de optar a una alianza la querría dirigida desde Ferraz. El PSOE tuvo pronto un aliado
mucho más atractivo y barato en UPN, cuando ya estaba decidido no aliarse con los abertzales.

Al acercarse las elecciones de 2011 la discordia crece entre los nacionalistas. Ya no existe, como en 2007, la hipótesis de gobernar todos juntos coaligados
con el PSOE. Para ser minoritario en el apoyo al Gobierno, el PSOE prefiere estar con UPN y no con los nacionalistas; además, al no haber hecho concesiones a
NaBai –por interés y no por convicción, pero así son las cosas– los socialistas pueden exhibir una impecable hoja de servicios, que compensa ante la opinión
pública muchas innobles jugadas. Pero es que los movimientos de 2007 tienen dos consecuencias más. Paradójicamente, nada había contribuido a la unidad
nacionalista como la política represiva. Edulcorada ésta, quedando respiraderos electorales para ETA, no hay razón para la unidad total de los abertzales.
Así que la primera consecuencia de la política socialista es la fragmentación del espacio abertzale. Ya lo estamos viendo: se formará quizá un polo en el que
se agrupan las fuerzas políticas y sindicales soberanistas, incluyendo a la EA de Unai Ziarreta y Rafael Larreina, Aralar, ELA, LAB y hasta Batasuna, pero
fuera quedan el PNV y la Hamaikabat de Iñaki Galdós.

¿Esto es malo para el PSOE? No lo parece. La división del nacionalismo dejará al socialismo, en muchos casos, como única barrera contra los españolistas,
sean del PP o de UPN. Además de la renta de situación, el PSOE adquiere un plus de legitimidad: no es lo mismo ir como socio minoritario en una coalición que
incluye independentistas (lo que habría sucedido en 2007) que admitir apoyos periféricos de una parte de las fuerzas nacionalistas, contra la amenaza común
del PP. Es ahora, a un año de las elecciones, cuando el partido de Antonio Basagoiti puede forzar que se legisle para impedir, sin más, cualquier tipo de
presencia de ETA en las instituciones. Que es, al menos, la mitad de la solución.

*Pascual Tamburri es profesor de Historia.

Zapatero
Socialismo o muerte
José María Marco Libertad Digital  8 Mayo 2010

Al principio no había crisis. La economía española estaba saneada, las cuentas del Estado libres de polvo y paja, y el sistema financiero boyante y
estabilizado. Luego llegó el aciago verano de 2008, y entonces sí que hubo crisis, aunque entonces eran responsables los bancos norteamericanos y los
especuladores que se habían enriquecido con unas hipotecas exóticas. No se sabe bien por qué, aquella crisis contagió a la economía española. Pero no hay mal
que por bien no venga y la crisis, al fin reconocida, vino a demostrar la maldad intrínseca del capitalismo. Así que nuestros socialistas aprovecharon la
ocasión para celebrar el fin del liberalismo económico.

Durante un tiempo, Rodríguez Zapatero no debió de dar crédito a lo que estaba ocurriendo. Había planteado una revolución ideológica y de costumbres,
exclusivamente postmoderna. Ahora se le presentaba la oportunidad de demostrar que el socialismo seguía vigente, que estaba ahí, al alcance de la mano.
Incluso lo llamaban, en tono implorante, los agentes del capitalismo en trance de perecer, arrastrados por la desvergüenza y la codicia de que habían hecho
gala en los últimos veinte años... El Estado triunfaba, podía hacer lo que quería, se mostraba capaz de arreglarlo todo.

Tal vez aquellos momentos de embriaguez, que de ser cierta esta hipótesis debieron de ser memorables, expliquen lo que ha sucedido después. Como era
previsible, toda aquella ilusión se ha desvanecido al cabo de no mucho tiempo. Estamos justamente en la resaca de la borrachera provocada por la inyección de
ideología dura que Rodríguez Zapatero, epítome moderno de los socialistas de todos los partidos, clases y nacionalidades, se permitió con la crisis
financiera. Volvemos a comprobar que los gobiernos no se lo pueden permitir todo, ni son capaces de rescatarnos de todas las situaciones, y que la política
no sirve a la hora de generar prosperidad, que hay que respetar las reglas y las leyes, que no se puede saquear sistemáticamente a los contribuyentes, e
incluso (esto es lo peor) que es necesario trabajar, aunque sea de vez en cuando.

Los socialistas ya han elaborado una nueva explicación, la de los especuladores contra España, contra el euro, contra Europa. Habrá quien se la crea, claro
está: es sencilla, fácil de entender y permite albergar la esperanza de que se va a seguir viviendo del cuento, quiero decir del socialismo. Aun así, las
cuentas ya no salen.

Rodríguez Zapatero, por su parte, no aceptará la realidad porque no se puede asumir el final de un ideal tan bello como el que creyó protagonizar hace menos
dos años. Y acabaremos abrasados en la pira funeraria de quien optó, heroicamente, por inmolarse en el altar de los sueños rotos. Socialismo o muerte,
compañeros liberados.

Baleares
La oportunidad de Bauzá
Jorge Campos Libertad Digital  8 Mayo 2010

Las dos grandes cuestiones que han pasado factura al PP balear en la pasada legislatura fueron: el catalanismo liberticida y la corrupción. Evidentemente, el
Círculo Balear hizo lo que se esperaba de una entidad independiente: denunciar los casos de corrupción y las causas por las que los padres no podían, al
igual que ahora, elegir libremente la lengua que querían para la educación de sus hijos, así como la progresiva catalanización de las manifestaciones
culturales y lingüísticas de Baleares, proponiendo soluciones. El resultado, por todos es conocido: el PP perdió el Gobierno de las principales instituciones
de nuestras islas.

En la actualidad, José Ramón Bauzá no ha aprovechado, por el momento, la oportunidad que tenía para emprender la necesaria renovación del PP balear,
reforzado y legitimado por la mayoría de sus militantes tras la celebración de un Congreso abierto.

Incluir en la dirección de un partido herido por su catalanismo y su corrupción a los artífices de ambas lacras es una arriesgada apuesta que ya está
empezando a dar sus resultados: detenciones, bajas forzadas, nuevas imputaciones, ambigüedades en el tema lingüístico, posibles pactos con el nacionalismo
corrupto, etc. Bauzá podría haber evitado estas situaciones.

Ha sido un error mayúsculo incluir en una multitudinaria directiva a los "barones" súper amortizados de siempre. Que la cúpula del PP siga en manos de
personajes como Jaume Font, Pere Rotger o Francesc Fiol, entre otros, puede suponer la vuelta al pasado. Un pasado muy negro para el PP balear conociendo la
trayectoria de estos políticos profesionales.

Los ciudadanos que comparten la ideología del Partido Popular, la mayoritaria en Baleares por ser un partido nacional, centrista y moderado, me transmiten su
indignación cuando comprueban que "su" partido continúa dirigido por personajes contrarios, paradójicamente, a esta ideología. Como Pere Rotger, artífice de
la introducción del dominio independentista .cat en Baleares, y que recientemente ha protagonizado, probablemente, uno de los hechos más escandalosos de
sumisión a las minorías nacionalistas, votando junto al BLOC-PSM a favor de las "consultas populares". Un PP con mayoría absoluta en connivencia con los que
desean acabar con nuestro sistema democrático mediante consultas independentistas. No es de extrañar que el PP de Inca incluya en sus filas a fervientes
nacionalistas como el nefasto Cristòfol Soler "el breve".

Los militantes y simpatizantes populares tampoco entienden cómo puede marcar la pauta política parlamentaria, y dictar doctrina educativa, el responsable de
la actual imposición del catalán en la educación, Francesc Fiol. Por cierto, todos ellos proclives a pactos con la corrupta Unió Mallorquina que ahora
preside el catalanista radical, Josep Melià. Digo yo que por afinidad ideológica o porque llegaron tarde al reparto de cargos en UM.

Es evidente que tras la manifestación del pasado año convocada por el Círculo Balear, los políticos que quieran gobernar las próximas legislaturas deberán
tener en cuenta aquel histórico e impecable ejercicio cívico y democrático en el que 20.000 ciudadanos dijeron basta a la actual situación. Una protesta
contra la aplicación de políticas lingüísticas excluyentes que corroen la única garantía de futuro a la actual crisis económica, estructural y de valores: la
educación. Invertir en educación es invertir en futuro. Exigimos un futuro en libertad frente a la imposición catalanista, y triunfamos. Un triunfo de la
sociedad balear que está destinado a repetirse antes de las próximas elecciones autonómicas.

Un porcentaje muy elevado de los miles de seguidores del Círculo Balear son votantes del Partido Popular. Miles de votos que deciden la mayoría para
gobernar. José Ramón Bauzá lo sabe. Y aún puede realizar los cambios oportunos que recuperen la credibilidad perdida a causa de personas como las
anteriormente citadas.

Al Círculo Balear, y a mí mismo, nos da igual quién pueda alcanzar el poder. Nos tendrá a su lado si acaba con todo el entramado putrefacto que ahoga nuestra
democracia, nuestra unidad y nuestro bolsillo. Pero nos preocupa que el partido con mayor respaldo social de Baleares pueda engañar de nuevo a una ciudadanía
harta de políticos irresponsables que sólo buscan el interés particular y de partido por encima del general, creando problemas y dificultades a unos
ciudadanos que ya sufrimos las consecuencias de su ineficacia.

Sacrificados ciudadanos: no les quepa la menor duda de que el Círculo Balear está atento a todo ello.

Jorge Campos es presidente del Círculo Balear

El perfil de Anglada
Enrique de Diego www.gaceta.es  8 Mayo 2010

0 ComentariosCompartirEnviarLeer más tardeImprimir
Anglada no es fruto del marketing, sino de la convicción. Caso raro en la política española, tan estomagante e inconsistente, tan compulsivamente saqueadora
y tan moderadamente suicida.

Josep Anglada, presidente de Plataforma por Cataluña, se adhiere a algunos principios sólidos, pilares de la sociedad abierta, del tipo de la sociedad antes
que el Estado y de defensa de la tradición renovada surgida del devenir de los siglos (algo similar a lo que Hayek denominaba “orden espontáneo”). Por eso
denuncia y combate la islamización a la que tan estultamente son aficionados los socialistas, y especialmente el gris Montilla.

El presidente de Plataforma por Cataluña no es un político de diseño, sino que conecta con esas zonas medias y bajas a las que él llama “casta política
podrida” (concepto parejo al mío de casta parasitaria) han ninguneado, saqueado, arruinado y, encima, rodeado de mezquitas, financiadas con el dinero de los
contribuyentes infieles, contra los que el Corán sólo destila odio.

Dice Anglada lo que mucha gente piensa –clave su reciente libro Sin mordaza y sin velos– y no está en el discurso oficial, mediáticamente aceptable. Lo lleva
exponiendo tiempo, con inusitado coraje, acendrado patriotismo cívico; silenciado como un apestado durante más de una década. Ya hay encuestas que le dan
resultados sorprendentes o no tanto, pues anda la gente cansada, hastiada e irritada con un Gobierno de catástrofe griega –el tripartito supera en inutilidad
despilfarradora al monclovita- y con una oposición inoperante y con aversión al riesgo.

A quien recuerda Anglada es a uno de esos personajes de Frank Capra, tosco para las dulzonas progresías, pero capaz de conectar con esa mayoría moral o
silenciosa, que quiere orden, seguridad, bajos impuestos y cierto sentido moral en la política. Ya sé que hemos caído tan bajo, andamos tan decaídos y
confusos que hasta el sentido común es tildado de extrema derecha; aunque el socialismo y la izquierda totalitaria han abusado tanto del anatema, que se ha
tornado espantapájaros, ha dejado de asustar.

Porque las elecciones han adquirido tono de pantomima dentro de una “casta política podrida” que sólo aspira a cambiar los papeles sin modificar ni el guión
ni el escenario; se perciben síntomas profundos, intensos y crecientes de voto de castigo, ansias latentes de alternativa en vez de alternancia, de los que
puede beneficiarse y canalizar Plataforma por Cataluña y Josep Anglada, como en las aleccionadoras películas de Frank Capra. La “casta política podrida”
puede resquebrajarse en Cataluña, donde se da por más asentada y ha llevado su depredación y sus locuras hasta el extremo.

Otrosí: la política económica de Zapatero es demencial. La única salida es su dimisión y la convocatoria de elecciones anticipadas, ya.

Hoy hace diez años
Santiago González El Mundo  8 Mayo 2010

Tal día como hoy, hace diez años, José Luis López de Lacalle volvía a su casa en Andoain tras haber comprado los periódicos y tomado el primer café de la
mañana. Era una mañana lluviosa y José Luis llevaba en una mano dos bolsas de plástico con los ocho periódicos que habitualmente leía, acompañados de sus
correspondientes suplementos dominicales. En la otra, un paraguas granate.

Así quedó fijado el crimen en las portadas de los diarios, el lunes, 8 de mayo de 2000: los periódicos junto a su cadáver tapado con una sábana y un poco a
la derecha, el paraguas boca arriba, componiendo una imagen imposible de borrar por muchos años. En otra foto puede verse un detalle algo surrealista: una
mano previsora había colocado las bolsas con los periódicos junto a la pared, a resguardo de la lluvia.
Dos meses antes había dicho:

"No podemos renunciar a la libertad, al menos los que llevamos luchando por ella más de 40 años. Tengo 62, y comencé mi actividad política en la
clandestinidad total. Yo no he vivido nunca en un régimen de libertad. Con una diferencia: participé en la resistencia antifranquista y fui consciente de los
riesgos que corría, y efectivamente fui detenido y pasé años en la cárcel. Pero en ningún momento pensé que me podían matar y efectivamente no me mataron. Mi
familia, mientras yo estaba en la cárcel, no corrió ningún riesgo. Los fascistas de ahora no son menos fascistas que aquellos."

Zapatero despilfarra 193 millones al año en comprar el apoyo sindical
Xavier Horcajo. www.gaceta.es  8 Mayo 2010

CC OO y UGT empatan al haber recibido más de 96 millones de euros cada uno. A pesar de la crisis, se han doblado las subvenciones respecto al ejercicio
anterior.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero destinó 192,3 millones de euros a los sindicatos UGT y CC OO durante el año 2009. Curiosamente, esa cifra se
distribuye con enorme equidad y, a pesar de tener decenas de partidas según las federaciones y las territoriales de ambos sindicatos, en la suma
prácticamente reciben la misma cifra. En concreto, 96.183.980,70 euros Comisiones Obreras y, un poquito menos, 96.117.904,59 euros UGT.

A pesar de la crisis, los sindicatos de Cándido Méndez y de Ignacio Fernández Toxo han visto cómo el Gobierno de Rodríguez Zapatero les entregaba unas
subvenciones que doblan las recibidas en el ejercicio anterior y que son repartidas, sobre todo, por el Ministerio de Trabajo e Inmigración de Celestino
Corbacho. Caso único, comparando el trato de la Administración del Estado a los receptores de subvenciones. Ni siquiera el mimado cine español de la ceja
presenta aumentos tan espectaculares.

Lo abultado de las cifras lleva a preguntarse si esos mismos fondos (192,3 millones) no podrían haber hecho más por el empleo aplicados al rescate de
empresas y autónomos que tienen deudas con la Administración.

La escandalosa cifra sólo incluye las subvenciones directas publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) a favor de órganos de UGT y CC OO. Es decir,
quedan al margen las subvenciones públicas otorgadas por los Gobiernos autonómicos y también las subvenciones recibidas por fundaciones, como la Tripartita
(con la patronal) o, en el caso de CC OO, la Fundación Paz y Solidaridad, la Fundación Primero de Mayo o el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud.

¿Qué se subvenciona? Pues fundamentalmente lo mismo que el año anterior, aunque se les financia más con dinero público. En otras palabras, no es que UGT y CC
OO hayan creado un Inem paralelo que ayude a los parados a encontrar nuevo empleo; tampoco se trata de que hayan montado comedores sociales como Cáritas; ni
que hayan renunciado a cobrar por su aquiescencia en los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE); sino que –graciosamente- Rodríguez Zapatero les ha
aumentado su asignación.

La letra menuda
La Federación de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego de UGT fue la sectorial que acaparó más ayudas públicas. Más que la propia casa madre, la UGT de
España, que recibió 16,5 millones de euros; un poco más que la Federación de Servicios Públicos (9,1 millones de euros); 7 millones la Federación
Agroalimentaria; 6,6 la Federación de Servicios; 2 millones industrias afines; 3,3 millones la Federación de Trabajadores de la Enseñanza, Transportes, 2,9
millones, y así una larga pedrea de 84 diferentes subvenciones en 2009.

Comisiones Obreras ganó esta especie de bingo sindical. A pesar de tener 82 subvenciones públicas, su diferencia por encima de UGT es sólo de un 0,07%.
Insignificante, sin duda; es para elogiar al repartidor Corbacho.

De los 96.183.980,70 euros entregados al sindicato de Fernández Toxo, se lleva la palma la Federal de Javier González Martino, Comercio, Hostelería y
Turismo, con 19,9 millones de euros. Por delante de los 6,4 millones que recibe la propia confederación sindical de Comisiones Obreras, la central. Servicios
y administraciones públicas reciben 4,8 millones de euros; servicios financieros y administración, 6,9 millones; la Federación Agroalimentaria, 7,3 millones;
comunicación y transporte, 3,8 millones; enseñanza, 3,3 millones; seguridad privada 3,2 millones; sanidad, 2,8 millones y un vaguísimo etcétera.

Con ese generoso reparto, ¿cómo no van a estar los sindicatos “de clase” con Zapatero? ¿Por qué van a movilizarse por el empleo? Si acaso, por las pensiones
de los que tienen trabajo; como vimos el pasado Primero de Mayo. Por cierto, el que registró menos presencia en las manifestaciones convocadas.

Lo vimos en el último congreso de la UGT (el pasado mes de abril), cuando Rodríguez Zapatero les dijo: “Necesito vuestro apoyo y necesito vuestro cariño”.
Luego vino el dinero público –vía Boletín Oficial del Estado– y, tal vez, convirtió ese cariño en mero sexo por dinero.

Padres catalanes aplauden que el PP no haya firmado el pacto educativo
"EL TEXTO NO DEJABA CLARO QUE SE FUERAN A PONER LOS MEDIOS SUFICIENTES" PARA QUE NO SE PRODUJERA LA DISCRIMINACIÓN DEL CASTELLANO, EXPLICA LA ASOCIACIÓN POR LA TOLERANCIA
Álvaro Rubiowww.lavozlibre.com  8 Mayo 2010

Madrid.- La Asociación por la Tolerancia, que agrupa a padres catalanes que consideran que se discrimina el castellano en su comunidad autónoma, muestran su
apoyo al PP por no firmar el pacto educativo que promueve el ministro Ángel Gabilondo.

El partido Popular rechazó el pacto porque consideraba que ninguna de sus propuestas eran recogidas en el documento definitivo planteado por Educación, entre
ellas garantizar que el castellano sea lengua "vehicular" de la enseñanza en toda España.

Desde la Asociación por la Tolerancia argumentan que el pacto presentado por el Gobierno "no es lo suficientemente exigente respecto a la enseñanza del
castellano en autonomías como Cataluña o el País Vasco".

El presidente de esta asociación, Eduardo López, sostiene que lo único que pretendía el titular de Educación era que se pasara "por el aro" de la "exclusión
del castellano y la imposición de otras lenguas" que se realiza en ciertas comunidades.

López concluye que el pacto propuesto "no dejaba nada claro que se fueran a poner los medios suficientes" para que no se produjera la discriminación del
castellano.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Metáforas inquietantes
JESÚS PRIETO MENDAZA ANTROPÓLOGO Y PROFESOR El Correo  8 Mayo 2010

Apuntar que Euskadi ha vivido sumergida en una espiral envilecedora de violencia es una obviedad. Negar que esa situación ha producido víctimas de diferente
tipo, aunque todas ellas igualmente merecedoras de la condición de víctimas, sería una mentira. Olvidar que la violencia terrorista ha sido la que, de forma
cuantitativa, mayor horror ha producido en la historia reciente de este país en forma de asesinados, mutilados, huérfanos, exiliados, extorsionados o
amenazados, y que a día de hoy persiste activa, sería una injusticia. Y, finalmente, no reconocer que durante todo este tiempo una gran mayoría de vascos
hemos mirado para otro lado, bien por complacencia o por miedo, permitiendo que el huevo de la serpiente incubara entre nuestros jóvenes, se me antoja una
ocultación grave.

Ante esta situación, tan descorazonadora como preocupante, ratificada por recientes estudios, como el de Javier Elzo para el Ararteko, se produjo el mandato
del Parlamento vasco para acometer una acción decidida. Ésta debía contemplar la deslegitimación de la violencia y la educación para la paz y se concretó por
parte del anterior Ejecutivo en lo que conocemos en la actualidad como el Plan Vasco de Educación para la Paz y los Derechos Humanos 2008-2011.
En este contexto y no en otro (como algunos están intentado presentar de forma irresponsable) hay que situar la pretensión del actual Gobierno vasco por
incluir las narrativas de las víctimas del terrorismo dentro del segundo bloque de contenidos (referido a los Derechos Humanos, la Cultura de Paz y la
gestión positiva de los conflictos) a través de los cuales se ha de trabajar la competencia social y ciudadana de los estudiantes vascos.

Ante este reto, se están lanzando mensajes interesados que Sami Naïr definiría como 'metáforas inquietantes', con objeto de sembrar el miedo para que no se
aborde esta formación. En mi opinión, se quiere abonar el terreno para, simplemente, seguir en silencio sin mirarnos a nosotros mismos.

Yo no observo ninguna oscura pretensión de adoctrinamiento en este planteamiento. No obstante, y en esto no podría estar más de acuerdo, se ha de exigir a
nuestros responsables políticos rigor, mesura, consenso y altura de miras a la hora de introducir, en el necesario debate en las aulas sobre nuestro
particular holocausto, el testimonio de quienes han sufrido el zarpazo del terror.

Estamos ante un paso necesario en el ámbito educativo y son varias las razones que me invitan a apostar por ello: en primer lugar, la constatación de que
durante demasiados años la idea del respeto a los Derechos Humanos ha estado en Euskadi encarcelada en una visión limitada de los mismos. Esta visión ha
hecho que los vascos mostráramos nuestra solidaridad en ámbitos lejanos y calláramos ante las violaciones ejercidas, en nuestro nombre, no lo olvidemos.
Contribuir a reparar la razón desposeída de las víctimas, en palabras de mi admirado Martín Alonso, es un acto de reparación y de justicia.

En segundo lugar, la convicción de que el trabajo y desarrollo de la competencia social y ciudadana exige una deseable y fortalecedora coherencia al
profesorado, al alumnado y me atrevería a decir que a las familias y agentes sociales. Quien escuche el testimonio de una víctima de ETA o de los GAL, quien
pueda empatizar con el sufrimiento de esa persona, lo estará haciendo con las víctimas de cualquier forma de barbarie fanática o totalitaria.

En tercer lugar, saber que la presencia de las víctimas tendrá una elemental función educadora. No todos los testimonios de víctimas son pedagógicos. En
muchos casos, su propio sufrimiento lo impide y en otros el dolor ha podido generar sentimientos poco edificantes (aunque comprensibles desde la situación
vivida) que dificultan su testimonio en un ámbito docente. Por eso, las narrativas de las víctimas deben poder llegar a las aulas de muy diversas formas. En
la gran mayoría puede ser una presencia objetivada de las mismas, como afirma Xabier Etxeberria, mediante un vídeo, una película, la lectura de un texto...
Parece lógico que si existe madurez y sensibilidad del grupo-clase, o bien la evolución a lo largo del curso en esta materia lo permita, se pase a la
presencia directa y educadora de una víctima.

Hay que mantener la confianza, contrastada por expertos internacionales y por distintas presencias de víctimas en nuestro entorno cercano, en que estas
experiencias contribuyen a cambiar perversas perspectivas sobre la violencia y a modificar comportamientos ante la misma. Porque no nos extrañemos, muchas
víctimas, de muy diversas causas, han prestado con un buen resultado desde hace años su testimonio a grupos de adolescentes en las aulas: víctimas del
maltrato doméstico, víctimas del sistema penitenciario, víctimas del consumo de drogas, víctimas de la anorexia, víctimas de la represión durante el
franquismo, víctimas de la exclusión, víctimas de conflictos bélicos.

En la Alemania posterior al horror nazi, las narrativas de supervivientes de los campos de exterminio han sido una pieza fundamental en la superación del
desastre. Algo parecido se ha ensayado en la antigua Yugoslavia e incluso en Israel hay iniciativas conjuntas palestino-israelíes que trabajan sobre los
testimonios de las víctimas. Son por ello difícilmente justificables las reticencias a incorporar el relato de una víctima a la actividad que propicia la
deslegitimación de la violencia que ha sufrido.

Decía Tzevetan Todorov que la memoria del Holocausto debe ser un instrumento para analizar el presente y evitar ese horror en el futuro. Si ha sido un
bálsamo beneficioso en el marco de nuestra actual Europa, ¿qué razones hay para negarlo en nuestro contexto?

Galicia Bilingüe denuncia ante la Xunta la ilegalidad de la campaña sindical contra el decreto del gallego
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital  8 Mayo 2010

Las centrales pretenden que los consellos escolares adopten una posición política en un asunto sobre el que carecen de competencias y vulnerando el deber de
neutralidad

Vigo (04-05-2010). Galicia Bilingüe denunció hoy ante la Consellería de Educación e Ordenación Universitaria la ilegalidad de una iniciativa anunciada
públicamente por cuatro organizaciones sindicales (CIG-ENSINO, CCOO-ENSINO, FETE-UGT e STEG) en la que se insta a los consellos escolares de los colegios a
que adopten acuerdos de apoyo a un informe elaborado por el Consello Escolar de Galicia en el que se critica y cuestiona el proyecto de decreto que regulará
el uso de las lenguas en el sistema educativo.

La presidenta de la asociación, Gloria Lago, remitió a la Consellería un escrito en el que sostiene que la referida campaña implicaría que los consellos
debatiesen o se pronunciasen sobre un asunto en el que no tienen competencias. Lago entiende que “el verdadero fin que persiguen esas organizaciones es poder
exhibir ante la ciudadanía el apoyo de unos órganos que tienen categoría de Administración pública, en un acto de pura propaganda política con la utilización
de medios públicos”. Es decir, una utilización propagandística de órganos de la Administración que supone una clara vulneración del deber de objetividad y
neutralidad.

El documento enviado a la Xunta demanda que se remita una circular a los colegios en la que se instruya a los directores para que se abstengan de incluir en
el orden del día de los consellos escolares la discusión y sometimiento a aprobación de la propuesta de los sindicatos. Galicia Bilingüe solicita también que
se haga ver a los directores la gravedad de acceder a la petición de las centrales y sus consecuencias, ya no tanto por la evidente nulidad de pleno derecho
del hipotético acuerdo, sino por vulnerar su deber de neutralidad política e ideológica, lo que debería dar lugar a la apertura de expedientes informativos
para depurar posibles responsabilidades disciplinarias.

A mayores, la asociación alerta a la Consellería sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas o cautelares en este momento, pues de no hacerlo está
convencida de que se repetirán este tipo de abusos en las votaciones que permitirán a los padres elegir en qué lengua prefieren que estudien sus hijos cada
uno de los bloques de materias definidos en el futuro decreto. “Hay que empezar a despolitizar los centros de enseñanza”, señaló Lago.

Galicia Bilingüe continúa además con su campaña para ayudar a los progenitores a decidir en qué idioma quieren que estudien sus hijos. La asociación ha
elaborado un documento que pretende visualizar las posibles diferencias de vocabulario específico por cada materia en cada uno de los idiomas oficiales en
Galicia. En los centros se reparten folletos explicativos a modo de resumen con numerosos ejemplos y las familias pueden consultar el documento íntegro en la
web de la asociación www.galiciabilingue.es. El análisis, que únicamente tiene un carácter orientativo, incluye recomendaciones para los padres y un amplio
listado de ejemplos de la terminología específica de Primaria en las dos asignaturas troncales, Matemáticas y Conocimiento del medio, así como frases de
muestra de los libros de texto.

Descargar la denuncia presentada: http://www.galiciabilingue.es/media/solicitud_denuncia_campana_sindicatos-2010.pdf

Recortes de Prensa   Página Inicial