AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 13 Mayo  2010

 

Los derechos y las lentejas
Pío Moa Libertad Digital 13 Mayo 2010

La evolución de España durante estos últimos seis años puede describirse como la de un pueblo que ha vendido sus derechos por un plato de lentejas. “Mientras haya lentejas –venía a ser la extendida filosofía de un hedonismo pedestre—lo demás tiene muy poca importancia”. En ese mensaje coinciden el Mequetrefe siniestro que gobierna y su no menos siniestra y zascandil oposición. Qué más daba la “memoria histórica”, la colaboración gubernamental con los terroristas, los estatutos anticonstitucionales, las “realidades nacionales”, la degradación de la justicia, la progresiva balcanización del país, la bananización de la política, la corrupción…

“¡Mientras haya lentejas…!” Un pueblo educado en la telebasura, en la mentira aceptada tranquilamente sobre su pasado y su presente, el pueblo del botellón y el puterío, envilecido por sus políticos y orientadores mediáticos. No es que todo el pueblo sea así, claro, pero es lo que domina, muy ampliamente, y la respuesta a ese envilecimiento sigue siendo muy escasa. Parafraseando a Churchill, podría decirse “habéis aceptado la ignominia a cambio de las lentejas: conservaréis la ignominia y perderéis las lentejas”.

La venganza de una realidad ocultada
EDITORIAL Libertad Digital 13 Mayo 2010

Jamás en la historia democrática de nuestro país un Gobierno ha llevado a cabo un cambio en su política económica, en lo que a gasto público se refiere, tan drástico y en tan poco tiempo como el que nos ha anunciado este miércoles José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso de los Diputados. No hace ni una semana que el presidente del Gobierno, tras entrevistarse con el líder de la oposición, seguía cerrilmente oponiéndose a reducir el déficit público, manteniéndose así fiel a una inmovilista, irresponsable y suicida política de gasto y endeudamiento público que no reconocía el abismo al que nos dirigía.

Este gobernante manirroto, que –insistimos– hasta hace nada consideraba que gastar más de lo que se ingresa iba a ser la vía de la recuperación y que denigraba cualquier política de austeridad como si de un ataque a los "derechos sociales" se tratara, es el mismo que este miércoles nos ha anunciado medidas tales como una reducción del sueldo de los empleados públicos del 5 por ciento para este año, su congelación para el año que viene, la suspensión de la revalorización de las pensiones para 2011, la reducción en el gasto farmacéutico o la eliminación del "cheque-bebe" de 2.500 euros y del régimen transitorio para la jubilación parcial.

Aunque hayan sido la UE y la Casa Blanca los que hayan forzado a Zapatero a afrontar la realidad y a acometer esta imprescindible reducción del gasto público, el presidente del Gobierno es el responsable de esta tardía e insuficiente forma de reducir el diferencial entre lo que el Estado gasta y lo que ingresa. Así, por mucho que los funcionarios gocen de una seguridad en el empleo de la que no gozan el resto de los trabajadores, no es justo que estos y, sobre todo, los pensionistas sufran en exclusiva un recorte del que, aun siendo necesario, se libran las subvenciones a los partidos, organizaciones empresariales y sindicatos. Como decía Rajoy, la crítica situación de España puede justificar medidas excepcionales de esta magnitud, pero siempre y cuando aquellas oligarquías que viven del Estado vean reducir sus privilegios. No es de recibo exigirles sacrificios a los ciudadanos mientras la casta política sigue medrando en medio de la crisis.

Y ello, por exiguas que en algunos casos puedan parecer algunas partidas del presupuesto: todas ellas deben apretarse el cinturón, sin excepción, pero empezando muy especialmente por aquellos sujetos que han contribuido a causar y agravar la crisis: políticos, sindicatos, patronal y los distintos lobbys económicos y culturales que han aupado al PSOE al poder.

Como también Rajoy ha recordado a este respecto, hay ministerios enteros, como el de Vivienda o Igualdad, que bien podrían suprimirse. Otros que podrían integrarse y erradicar de ellos muchas y absurdas partidas, tal y como las que señalaban recientemente nuestros compañeros Manuel Llamas y Juan Ramon Rallo, ninguna de las cuales ni siquiera son necesarias para el mantenimiento del Estado de bienestar (Educación, Sanidad, paro o prestaciones de la Seguridad Social), ni las funciones básicas del Estado (Defensa, Seguridad interior y Justicia, entre otras funciones).

Mención aparte merece la tan desatendida como imperiosa necesidad de acometer una profunda reforma laboral, medida esencial tanto para reducir el gasto como para elevar los ingresos. El paro, siendo esencialmente un drama humano, es también un drama para la contabilidad estatal. Zapatero, sin embargo, sigue dejando esta reforma en unos subvencionados "agentes sociales" que, para colmo, se resisten al cambio.

En lugar de tratar de elevar los ingresos por la vía de aumentar el número de contribuyentes, Zapatero pretende hacerlo elevando la presión sobre ellos, muchos de los cuales pasarán así de contribuir a los ingresos del Estado a ser dependientes de su gasto al incorporarse a las filas del paro. Es decir, Zapatero no ha descartado una nueva subida de impuestos que, ella sí, va a obstaculizar la ansiada recuperación económica.

Aunque el presidente haya anunciado también una previsión de ahorro adicional de 1.200 millones de euros por parte de las comunidades autónomas y entidades locales, lo cierto es que no ha dicho nada concreto respecto a cómo va a evitar duplicidades entre administraciones o cuál es el pacto o el plan que pretende alcanzar mediante el que lograr que las manirrotas autonomías y ayuntamientos se ajusten el cinturón.

Aunque el anuncio de este miércoles sirva para dejar en evidencia las contradicciones e incompetencia de Zapatero, tanto en lo económico como en lo social, la única salida al atolladero sigue siendo la inmediata convocatoria de nuevas elecciones.

Recortes
La realidad aplasta a Zapatero
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 13 Mayo 2010

Es normal que un presidente que ha mentido a todo aquel que le haya querido escuchar durante más de seis años, que había pronosticado primero que la depresión no afectaría a nuestro país, que superaríamos en renta per capita a Francia y Alemania después, y que lo peor de la crisis ya había pasado más tarde, genere decepción cuando se limita a dar parte de nuestra realidad.

Porque sí, es cierto que, como ha resaltado Rajoy, quedan muchas partidas de gasto por suprimir en los presupuestos –desde ministerios enteros a subvenciones a las oligarquías sindicales y empresariales españoles–, pero me temo que no se trata de optar entre el plan de Zapatero o el de Rajoy, sino que para empezar habrá que aplicar ambos.

La tragedia de este país es que todavía vive instalado en la mentalidad de la burbuja inmobiliaria. El engaño colectivo, azuzado por los políticos de turno, ha sido tal que nos hemos creído que podíamos vivir permanentemente por encima de nuestras posibilidades limitándonos a construir centenares de miles de viviendas a precios que nadie quería pagar. La expansión crediticia orquestada por los bancos centrales permitía endeudarse para vivir a cuerpo de rey con la esperanza de amortizar esas deudas mediante el aumento del valor de unos inmuebles que sólo parecía tener como límite el infinito.

Este chiringuito, por el cual los españoles gastaban hoy con la obligación de hacer frente mañana a más y más compromisos de pago sin poseer una capacidad real para satisfacerlos (¿les suena de algo el adjetivo subprime?), se desmoronó en 2008. Sin embargo, desde entonces, la economía española apenas se ha ajustado: sí, los bancos y cajas están quebrados por la enorme cantidad de malos activos que tienen en sus balances, pero el Estado los ha rescatado evitando así cualquier liquidación; sí, hay empresas que, como promotores y constructores, vieron desaparecer totalmente su demanda cuando se secó el crédito, pero el Estado aprobó diversos "planes de estímulo" que permitieron tenerlas ocupadas en algo; sí, el paro se ha disparado a los cinco millones de desempleados, pero el Estado les ha seguido garantizando un cierto sueldo con el continuar gastando pese a no estar produciendo nada; sí, el Estado vio cómo se desplomaban sus ingresos en casi un 50% con el pinchazo de la burbuja, pero siguió despilfarrando al mismo ritmo desenfrenado de antes y, por si fuera poco, empezó a financiar el gasto de agentes que, como bancos, empresas o parados, deberían haberse adaptado sus demandas a las nuevas circunstancias.

La situación es insostenible, ya lo era hace dos años y desde entonces no hemos hecho más que huir hacia adelante. No podemos seguir endeudándonos para no reconocer que este país es mucho más pobre de lo que nos hicieron creer; no podemos seguir endeudándonos para retrasar sine die una reforma total del mercado de trabajo que implique una reducción sustancial del coste de contratación; no podemos seguir endeudándonos para que el Estado continúe gastando a unos ritmos que sólo eran sostenibles con unos ingresos fiscales derivados de la época de la burbuja; no podemos seguir endeudándonos para que las comunidades autónomas participen en esa ficticia recaudación tributaria que se ha volatilizado; no podemos seguir endeudándonos para que las pensiones públicas aumenten aun cuando el número de cotizantes es cada vez más reducido con respecto al de pensionistas. No podemos, en definitiva, gastar permanentemente aquello que no tenemos.

Lo que ha hecho Zapatero –o Merkel a través de Zapatero– no es recortar derechos sociales, sino ilusiones sociales. No nos está atracando ahora, cuando simplemente se resigna a no repartir aquello que no tiene: nos ha atracado y nos atraca cuando se endeuda para obligarnos a gastar aquello que no nos podemos permitir; ¿o es que acaso los españoles no están inundados ya por suficientes deudas como para añadir aún más pasivos a sus espaldas?

Siento las malas noticias, pero mucho me temo que esto es sólo el principio y que debería haberse hecho hace tiempo. Si hubiéramos ajustado el gasto hace tres años, no sólo nos habríamos ahorrado más de 150.000 millones de euros, sino que ya estaríamos en una mejor situación para volver a generar riqueza. El empecinamiento socialista de Zapatero sólo ha conseguido retrasar y agravar la magnitud de lo inevitable: los funcionarios y los pensionistas van a cobrar menos (habrá más rebajas y congelaciones de sus rentas) y las prestaciones estatales van a reducirse. No porque lo diga yo o porque me agrade, sino porque es absurdo pelearse con la aritmética fiscal. Pero por eso mismo es hora de terminar con los privilegios de políticos, patronal, sindicatos o cineastas: no porque las subvenciones que reciban sean muy cuantiosas dentro del presupuesto público, sino porque es inaceptable que sigan chupando del bote de una prosperidad artificial que ellos contribuyeron a inflar y que luego se negaron a pinchar (¿recuerdan?) para mantenerse en el poder y conservar sus prebendas.

La alternativa izquierdista, a la que también se encomienda ZP; para seguir gastando por encima de nuestras posibilidades –subir los impuestos– no sólo es inviable (habría que duplicar la presión fiscal para lograrlo, lo que debido a la pendiente negativa de la curva Laffer probablemente sea imposible de lograr) sino que nos abocaría a la bancarrota griega: la sociedad española en su conjunto (incluyendo a los ricos) no genera tanta riqueza como la que se pretende consumir. Repito: asumámoslo y dejémonos de excusas de mal pagador.

No es, pues, que Zapatero haya empezado a hacer lo correcto, es que la realidad se está imponiendo. Lo cual, claro, equivale a decir que quien ha construido su presidencia sobre el engaño y la manipulación ha cavado su propia tumba. Pero ahora que la izquierda ultramontana está apelando a la calle, no deberíamos volvernos más zapateristas que Zapatero y pedirle que gaste aquello que no tiene; más bien es hora de recordarle que esto no es ni mucho menos suficiente: quedan más de 90.000 millones de déficit por recortar y una liberalización de los mercados que aprobar. Cuanto antes despertemos de la ilusión colectiva, mejor para todos.
Juan Ramón Rallo es jefe de opinión de Libertad Digital, director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana, profesor de economía en la Universidad Rey Juan Carlos y autor de la bitácora Todo un Hombre de Estado. Ha escrito, junto con Carlos Rodríguez Braun, el libro Una crisis y cinco errores donde trata de analizar paso a paso las causas y las consecuencias de la crisis subprime.

Golpe al Estado del bienestar
Editorial ABC 13 Mayo 2010

EL plan anunciado ayer por el presidente del Gobierno dejó en el tintero una medida inaplazable, de carácter político: su dimisión y la convocatoria de elecciones anticipadas. Lo sucedido en los últimos días con el Gobierno de España significa su inhabilitación como responsable de la política nacional, porque nada de lo que ayer dio a conocer Rodríguez Zapatero se habría adoptado si la UE -e incluso Estados Unidos- no hubiera decidido decretar una intervención inmediata de la economía española. La gravedad de nuestra situación se mide por la secuencia de injerencias directas protagonizadas por Merkel y Obama para exigir -no para pedir- reformas que hagan que España deje de ser una amenaza para el euro y la estabilidad occidental.

Esta es la situación real de España, como bien dijo Rajoy en uno de sus mejores discursos parlamentarios. España es un «protectorado» económico de Bruselas, y la razón es muy sencilla. Mientras que la crisis griega es un problema esencialmente griego, la crisis española es un problema europeo, agravado por la soberbia del presidente del Gobierno, que ayer mismo seguía anunciando el inicio de la recuperación a lomos de la décima de punto que, según el Banco de España, ha crecido la economía española en el primer trimestre de este año.

En sólo tres días, Rodríguez Zapatero se ha anulado a sí mismo como responsable de la gobernación de España, no por haber tomado medidas duras contra la crisis, sino por haberlo hecho tarde, mal y empujado por la presión internacional. No son decisiones soberanas del Gobierno de España, debatidas con la oposición parlamentaria española y aprobadas con el respaldo de la sociedad española. Son el producto de la desautorización europea a la gestión realizada por Rodríguez Zapatero. Por eso no puede Zapatero presentarse como líder de un giro en política económica que le viene impuesto. Nadie lidera estrategias ajenas. Su discurso es el de un portavoz de Bruselas, no el del presidente del Gobierno de España. De rechazar la semana pasada una aceleración en la reducción del gasto público, Zapatero ha pasado a mutilar algunos de los avances sociales con los que decoraba sus mandatos demagógicamente. Zapatero anunció ayer el mayor recorte social que se recuerda en la historia democrática, afectando aspectos tan nucleares del Estado del bienestar como los sueldos y las pensiones -siempre son gobiernos socialistas los que recortan pensiones, mientras que el PP las garantizó por ley-, y cancelando iconos de su política social como el «cheque-bebé» o los gastos de dependencia. Tendrá que explicar el Gobierno cómo va a dejar sin efecto, salvo que consiga apoyos suficientes en el Congreso, la ley de consolidación y racionalización del Sistema de Seguridad Social de 1997, que estableció que las pensiones serán revalorizadas al comienzo de cada año en función del correspondiente índice de precios al consumo. Por otra parte, la reducción media del 5 por ciento del sueldo de los funcionarios es una decisión profundamente injusta e incluso tramposa, porque no hay medidas complementarias que impidan la contratación de más personal eventual y contratado. No se trata de que los funcionarios cobren menos; se trata de que haya menos gasto de personal, y esto sólo se consigue frenando, y luego reduciendo, el número de eventuales, asesores y gabinetes, lo que incumbe también a todos los gobiernos autonómicos. Además, no es aceptable que los pensionistas pierdan poder adquisitivo mientras la desproporcionada estructura administrativa del Estado (central, autonómica y municipal) permanece intacta. Antes que las pensiones deben ser prioritarios los ministerios ociosos, las subvenciones clientelares, los despilfarros autonómicos y el descontrol municipal.

Las medidas anunciadas ayer -y las que no anunció, pero sí insinuó, como una subida de impuestos- deben ser analizadas meticulosamente, porque no por ser duras van a ser eficaces. Sin duda, servirán de muy poco si el mercado laboral sigue sin ser reformado, si no hay reforma financiera y si no se pone en marcha un proceso legislativo urgente de armonización del Estado autonómico, para reforzar el Estado central y dotarlo de mecanismos de decisión económica y política que han sido transferidos pensando que en España no iban a ser necesarias políticas de cohesión nacional crítica.

En definitiva, hay más que crisis económica. El desprestigio internacional de España es absoluto y será a muy largo plazo. Patética está siendo la presidencia europea. El Gobierno socialista ha perdido definitivamente su discurso político, recortando derechos sociales, pero manteniendo las hemorragias de dinero público en gastos corrientes y en estructuras administrativas ineficientes. Ahora bien, no sólo es responsabilidad del Gobierno. A esta situación también se ha llegado por el coro de complacientes -sindicatos, gurús, minorías parlamentarias- que han secundado por intereses de menor cuantía -o de máxima, según el caso- la gran estafa política cometida por el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero contra la sociedad española.

Recortes
Las hipotecas de ZP
Emilio J. González Libertad Digital 13 Mayo 2010

¿Qué nos dice la propuesta de ajuste presupuestario que ha presentado Zapatero? Lo primero, por supuesto, que tiene más cara que espalda porque, después de llenarse tanto la boca con eso de las políticas sociales, ahora resulta que pone buena parte de la carga del saneamiento presupuestario sobre las espaldas de uno de los colectivos económicamente más débiles, los pensionistas. Eso se llama política social, sí señor, aunque no debería sorprendernos lo más mínimo después de ver cómo está condenando a millones de personas al paro por negarse a hacer la reforma laboral que tanto se necesita. Pero vayamos al grano.

Empecemos por las pensiones. Éstas, salvo en el caso de los funcionarios, no se abonan con cargo a los presupuestos del Estado, sino que las paga la caja de la Seguridad Social con los ingresos procedentes de las cotizaciones sociales, cuya finalidad es, precisamente, la financiación de la prestación por jubilación. ¿Por qué, entonces, hay que congelar las pensiones si de lo que se trata es de reducir el gasto del Estado? Pues, en primer lugar, porque no nos están diciendo la verdad sobre la situación financiera de la Seguridad Social, que podría estar ya en déficit por culpa de la política económica y laboral de Zapatero. Con la congelación de las pensiones, el Ejecutivo pretende ganar tiempo y retrasar el momento de la verdad, aquel en el que el sistema público de pensiones registre números rojos y la excusa perfecta para hacerlo es el necesario ajuste presupuestario que nos han impuesto la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para ayudarnos. Y, en segundo término, porque lo cierto es que lo que pretende Zapatero es dejar prácticamente intacta su capacidad de gasto, la suya propia como presidente del Gobierno y con los dineros de todos, porque si se fijan en la estructura de las medidas de recorte que ha planteado, ninguna de ellas afecta a las partidas presupuestarias que maneja a su antojo para financiar sus caprichos, ocurrencias y compromisos con los grupúsculos marginales de cuyo apoyo presupuestario espera obtener los réditos electorales que necesita.

No nos llamemos a engaño. Los cálculos políticos de Zapatero no han cambiado lo más mínimo y eso condiciona su propuesta de ajuste. ZP sigue pensando que cuenta con un voto de izquierda fiel, pase lo que pase, al que alimenta a base de medidas polémicas, como, por ejemplo, la ley de memoria histórica. Sobre esta base cree que puede ganar las elecciones si le añade el respaldo de aquellos cuyo voto está condicionado por una sola cuestión: el aborto, el ecologismo, etc., a los cuales mantiene las ayudas. Así es que pensionistas, funcionarios, usuarios del sistema público de salud y demás van a pagar la estrategia electoral del presidente del Gobierno porque éste ha decidido hacer recaer sobre ellos el peso del recorte del gasto, en vez de eliminar los miles y miles de millones en subvenciones tan innecesarias como cuestionables, como las multimillonarias ayudas a los sindicatos, las que reciben los artistas de la ceja o los dineros que dedica a cosas tan surrealistas como financiar a las asociaciones de gays y lesbianas de Zimbawe.

Lo mismo cabe decir en relación a las medidas que no toma. Zapatero tiene una apuesta política muy clara que le llevó a crear ministerios tan inútiles como el de Igualdad y el de Vivienda, por no hablar ya de la vicepresidencia tercera del Gobierno, que no se sabe para qué sirve excepto para seguir pagándole a Manuel Chaves un sueldo público y un coche oficial. ¿Han desaparecido estos departamentos, que es lo primero que había que hacer? Para nada, porque son parte de la estrategia de ZP. Lo mismo sucede con las primas a las renovables, que simbolizan su tan cacareado como vacío de contenido concepto de la economía sostenible.

Y eso por no hablar ya de los miles de millones que está despilfarrando con sus sucesivas versiones del Plan E. Sumamos todo este dinero, eliminamos estas partidas de un plumazo y no hay por qué amargarle la vida a los funcionarios ni a los pensionistas. Pero eso implica quitarle a Zapatero su juguete presupuestario y, además, admitir que su estrategia política y económica es un completo fracaso y, como no está dispuesto ni a lo uno ni a lo otro, acude a lo más fácil: que paguen la factura los funcionarios y pensionistas. Zapatero es prisionero de las hipotecas que él mismo se ha creado y ni sabe ni quiere salir de esta situación.

Por último, están las consecuencias macroeconómicas de la propuesta de Zapatero. La española es una economía que, por sus características, necesita del consumo para crecer y crear empleo. ¿Qué hace ZP? Golpear insistentemente a la capacidad de gasto de las familias, primero con la subida del IVA que entrará en vigor este verano y ahora con la rebaja del sueldo de los funcionarios y la congelación de las pensiones, lo cual, unido al recorte en la inversión pública, nos va a devolver a la recesión. Denlo por seguro. Y todo por insistir en querer hacer las cosas a su manera, jugando a ser Roosevelt frente a la Gran Depresión pero en versión cañí, sin entender que lo que hizo el presidente norteamericano fue un verdadero desastre para la economía estadounidense, que sólo superó la larga crisis gracias a la Segunda Guerra Mundial. Cuánto ganaríamos si, en lugar de tanta tontería, acabara de un plumazo con tanto derroche como se lleva entre manos e hiciera las reformas que hay que hacer para crecer y crear empleo. Entonces sí que saldríamos de ésta, en vez de hundirnos cada vez más en un abismo socioeconómico ya de por sí muy negro y muy profundo.

Zapatero, injusto y arbitrario, ni siquiera es una buena persona
Francisco Rubiales Periodista Digital 13 Mayo 2010

Muchos españoles creíamos que nuestro presidente era un inepto que nos arrastraba hacia el desastre porque el cargo le venía grande, pero hoy hemos descubierto con horror que ni siquiera es una buena persona. Un tipo que prefiere congelar las pensiones y suprimir el cheque bebé antes que cerrar los ministerios superfluos que él mismo ha creado y que el Congreso le ha ordenado eliminar, ni siquiera puede ser considerado decente.

En lo que parecía la ceremonia de su entierro como político, Zapatero, visiblemente afectado en la tribuna de las Cortes por los correctivos que ha recibido desde Bruselas y Washington, ya marcado como un político peligroso y derrotado, del que nadie se fía, ha anunciado una batería de medidas de austeridad, impuestas desde el exterior, que, casi en su totalidad, descansan sobre los más débiles y necesitados, precisamente los que no tienen culpa alguna del desastre.

Las medidas anunciadas, aunque injustas, incompletas y desequilibradas, eran necesarias, serán eficaces y ayudarán a España a salir del drama. Sin embargo, la injusticia que encierran es indignante porque Zapatero, antes de tocar las pensiones y de haber bajado el sueldo de los funcionarios, tenía el deber de suprimir ministerios inútiles, de eliminar a los miles de zánganos que mantiene en su gobierno y en el sector público español, y de borrar del mapa a las fundaciones públicas, empresas públicas, ONGs amigas y miles de refugios innecesarios donde diariamente ordeñan al Estado decenas de miles de parásitos, todos ellos amigos del poder.

Un Zapatero arbitrario e injusto ha preferido reducir en un 5 por ciento el sueldo de los funcionarios, culpables de nada, antes de enviar a sus respectivas casas a Manuel Chaves, inútil vicepresidente tercero del gobierno de España, a Bibiana Aído, cuyo ministerio es un esperpento, a otros ministros innecesarios y a los miles de asesores, enchufados, paniaguados, compañeros del partido y familiares de políticos que hoy cobran del Estado sin aportar nada.

Menos mal que ha rebajado en un 15 por ciento el sueldo de los ministros, la única medida que el pueblo español ha recibido con aplausos.

Ha preferido arrojar sobre los hombros de los españoles más débiles casi todo el peso del sacrificio que España debe hacer por sus propios errores. Con una arrogancia y un descaro impropios de un hombre de bien, reflejando en su rostro que ya es un cadáver político, ni siquiera ha tenido la vergüenza de pedir perdón por sus errores, ni de reconocer que si hubiera emprendido las actuales reformas hace más de un año, cuando la oposición, los expertos y los organismos internacionales se lo pedían, España se habría ahorrado miles de millones de euros, más de un millón de parados, los enormes sacrificios que le esperan y la vergüenza de ser señalada en todo el mundo como el peor ejemplo de mal gobierno, desprestigio, deterioro, despilfarro y desvergüenza.

Sin un ápice de dignidad, increíblemente aferrado a su cargo, a pesar de haber sido humillado en todo el mundo y de haber convertido a España en un protectorado de Bruselas y de Washington, Zapatero ofreció a los españoles, en las Cortes, la más dura imagen del enorme error cometido por aquellos que le votaron en 2004 y en 2008, todos ellos cómplices de la actual ruina de España y de las fechorías del peor presidente de un gobierno de España desde el felón Fernando VII.

Voto en Blanco

ZP a por la PZ
Vicente A. C. M. Periodista Digital 13 Mayo 2010

Hay un editorial en ElPaís.com que bajo el título de "Zapatero contra ZP" hace una defensa numantina de las medidas anunciadas ayer por el Sr. Zapatero como plan estratégico de ahorro en el déficit. Yo le titularía "ZetaPe a por la PeZeta", y así se resumiría perfectamente el que llaman "giro copernicano" que este incapaz e irresponsable gobernante ha dado a su "política económica". El editorial contiene una serie de manifestaciones a cual más falaz y sobre todo llena de soberbia y prepotencia.

Afirma sin pudor el editorialista que "El Gobierno ha optado por un recorte drástico, rápido y capaz de recuperar la credibilidad perdida". Y en otro apartado afirma que "Ninguna de las medidas anunciadas por Zapatero es injusta ni ilógica, incluyendo la no revalorazión de las pensiones...o la bajada del sueldo de los funcionarios". Para terminar amenazando y advirtiendo a los que no estén de acuerdo con frases como " Los agentes sociales, en especial los sindicatos, no deberían enturbiar el ajuste con suspensión de negociaciones, huelgas y protestas. Tampoco el PP puede desentenderse del esfuerzo que , por fin, ha convocado el Gobierno" . Para acabar con esta frase lapidaria "Que la rectificación llegue tarde no autoriza a nadie responsable a torpedear el esfuerzo".

Creo que este editorial de El País, refleja el verdadero espíritu de auto complacencia y de querer hacer pasar la incapacidad y el inmovilismo voluntario del Sr. Zapatero, primero negando la crisis y después con la "huida hacia adelante" en su obstinación por mantener e incluso aumentar el gasto a costa del endeudamiento, por un pequeño error del que ahora se ha rectificado y que más vale tarde que nunca. Lo asombroso es que aplauda la toma de unas medidas que van contra aquellos más débiles, algo en lo que estaban de acuerdo la totalidad de los representantes que ayer negaron su apoyo al Sr. Zapatero.

Es un hecho que la contestación de los ciudadanos, está aún por llegar. Es un hecho que no pueden ser castigados los que son solo elementos pasivos e inocentes de una estructura autonómica que se ha demostrado como el mayor cáncer que lastra la economía de España. Diecisiete(17) taifas con sus correspondientes dirigentes, parlamentos, funcionariado y asesores de todo pelo, cuya voracidad en el gasto solo es proporcional a su provincianismo soberbio y minifundista. Diecisiete(17) tumores malignos que van a provocar la muerte del cuerpo de la Nación.

Ayer en el Congreso de los Diputados se escenificó el drama nacional en el que los destinos de España siguen en manos de alguien que ha llegado a renegar de sí mismo y a contradecirse. Estamos en manos de quien no tiene ni criterio ni talla política ni vlor para reconocer su culpa, dimitir y convocar elecciones generales. Pero también estamos ante una oposición que solo cacarea, que amaga pero no golpea, que en definitiva, se limita a afear la conducta de un irresponsable, pero que no le acorrala para obligarle a que presente su renuncia.

Pero es además con editoriales como el que he referenciado donde podemos ver que muchos están dispuestos a morir matando, políticamente hablando claro, antes de abandonar el poder y reconocer su incapacidad y sus errores. Debe ser la oposición y principalmente el PP y aquellos a los que se les quiere negar el derecho a la protesta y a discrepar, los que tomen la iniciativa para acabar con este drama que es el que permanezca en el poder el Sr. Zapatero y el partido que le apoya. Ayer se vio su soledad y su imagen desolada de frustración. No dejemos que esa sea la imagen de resignación por no haber hecho lo que se debía en este momento.

ZP quiere irse de rositas y echar la culpa al éter. No consintamos esa burla.

Enlace: http://www.elpais.com/articulo/opinion/Zapatero/ZP/elpepuopi/20100513elpepiopi_1/Tes

Una buena noticia, compatriotas
HERMANN TERTSCH ABC 13 Mayo 2010

NO pienso hoy hablar aquí hoy del patético cambio de pies de ese zombie que es el presidente del Gobierno español, obedeciendo a la llamadita de Obama. El hecho de que en dos días dé un giro de 180 grados sólo demuestra la solidez de sus principios. Y el valor de su palabra. Que es cero patatero. Les voy a presentar una maravillosa inciciativa de un grupo de jovencísimos españoles que piensan en todos nosotros y nuestro futuro, en nuestra cultura, lengua y libertad. Como no soy capaz de explicar esta magnífica iniciativa mejor que ellos, les cedo la palabra. Por supuesto que este artículo lo cobrarán ellos. Como principio de unas ayudas que espero les lleguen de todos los españoles de bien que crean aun en nuestro futuro común. «A lo largo de la última década en España, fruto de momentos de auge y presencia del movimiento cívico en la sociedad española, se han configurado en diferentes comunidades autónomas, asociaciones cuyos objetivos principales son los de ejercer de oposición a las prácticas que gobiernos nacionalistas ponen en marcha, y que suponen la vulneración de la libertad lingüística y la imposición de la lengua autonómica en detrimento del castellano, dentro de sus respectivos ámbitos regionales de actuación. La Asociación Nacional por la Libertad Lingüística, desde el preciso momento de su nacimiento, ha mantenido como seña de identidad el reconocimiento constante a la labor de estas entidades en Galicia, País Vasco, Cataluña, Aragón y Baleares, como ejemplo de dignidad y perseverancia por las libertades individuales de los ciudadanos españoles residentes en estos territorios.

Por todo ello, nuestro nacimiento supone un doble mensaje a todos estos colectivos. 1) Autocrítica por el abandono que estos colectivos han sufrido de parte de quienes fuera de esos territorios, considerándonos demócratas y defensores de la libertad, hemos mantenido una actitud pasiva hacia su reivindicación desentendiéndonos de la misma por no considerarnos parte del sector discriminado de la sociedad. 2) Compromiso de que dicha situación no se volverá a repetir. Actitud activa en la defensa de las libertades individuales y del derecho del ciudadano español, sea cual sea su territorio de origen o residencia, a elegir libremente la lengua, entre las oficiales, en la que desarrolla su vida. Nuestro compromiso responde al entendimiento del problema lingüístico que afecta a nuestro país como un asunto de índole nacional que debe situarse en la primera plana del debate político.

Las prácticas nacionalistas llevadas a cabo por determinados gobiernos autonómicos en los últimos años en materia de política lingüística han dado lugar, a través de la imposición de lenguas autonómicas, a espacios de cada vez menos libertad individual. Galicia, País Vasco, Cataluña y Baleares son las comunidades autónomas donde más directamente se han puesto en marcha mecanismos de persecución de la lengua oficial en todo el Estado, el castellano, relegándola a un plano inferior respecto a la lengua cooficial de cada uno de estos territorios. La imposición lingüística ha sido llevada a su máximo extremo en el campo educativo, donde se ha convertido en una verdadera quimera escolarizar a los hijos en castellano en la educación pública, a través de procesos, primero de inmersión de la lengua autonómica, después de incentivos para ésta, y finalmente, de desaparición del castellano de la oferta educativa.

Sin embargo, esta dinámica se ha seguido en otros ámbitos como la Administración, la legislación comercial, el mundo laboral, la cultura, el cine, la señalización en las calles... hasta adentrarse en los espacios privados del ciudadano convirtiéndose en una verdadera amenaza para su libertad individual. Paralelamente se ha desarrollado un fenómeno de mimetismo consistente en la creación de similares estructuras de discriminación lingüística en otros territorios como la Comunidad Valenciana, Aragón, Asturias o León. El resultado de este proceso es un mapa nacional lingüísticamente fracturado en el que se han levantado fronteras idiomáticas que atentan contra la igualdad entre españoles. El derecho a usar el castellano, la libertad de circulación y establecimiento, la libertad de empresa, o la libre elección de puesto de trabajo son preceptos constitucionales vulnerados». Es la descripción de una tragedia provocada por la estulticia, la insensatez y el fanatismo. Es sólo parte de una declaración magnífica de principios de la primera organización de toda España, de jóvenes de diversa ideología, que lanzan una plataforma de regeneración política y cultural. Háganles caso.

La bronca
Jesús Royo Arpón. www.lavozlibre.com 13 Mayo 2010

La Vanguardia nos ha ofrecido este lunes otro capítulo de la serie titulada 'Todos contra el TC', la bronca permanente en la que se ha convertido la prensa catalana. Y anticatalán el que rechiste. Como un servidor no tiene prestigio -ni peculio- que conservar, como no le debo nada a nadie, ni siquiera a Hacienda, me lo paso teta con este desfile de sebosos opinadores que, uno tras otro, aportan su salivazo al eccehomo en que se ha convertido el pobrecito Tribunal Constitucional. Cuanto más se envalentonan, cuanto más se jactan de la lanzada que le han propinado al moro muerto, cuanto más presumen de dignidad ofendida, cuanto más abundan en el consabido "constitucional facha ataca de nuevo al pueblo catalán", cuanto más se repiten que "no nos moverán" porque no hay tribunal que pueda juzgar los sentimientos de los catalanes, más patéticos me parecen.

¿Cómo es posible que aún haya articulistas aparentemente honestos que se presten a jugar en este circo romano? Cierto, hay quien opina que los magistrados del Constitucional van contra Cataluña pero, ¿todos opinan eso en Cataluña? Cierto, hay quien piensa que la Constitución no es buena, especialmente no es buena para Cataluña pero, ¿todos los opinantes piensan eso? De acuerdo con nuestro perfil social, sería esperable en Cataluña una mayoría de opiniones favorables a la Constitución y, por lo tanto, partidarias del Tribunal que la interpreta. Pero no. Aquí se ha llamado a somatén y todos a formar, blandiendo un solo libro -rojo o con las cuatro barras, igual da-, remachando un sólo clavo, exhibiendo impúdicamente un sólo parecer y a desfilar en línea de a cuatro, paso de la oca, comandante ordene. Si yo fuera nacionalista, contrario a la Constitución, pero amigo a la vez de la libertad, me daría una vergüenza infinita que mis ideas fueran las únicas ideas posibles. En Cataluña, señores, se ha instalado el pensamiento único: eso sí es una amenaza verdadera y no la sentencia del TC.

Lo que les decía. Este lunes se publicó un artículo de Carles Viver i Pi-Sunyer, de los Pi-Sunyer de toda la vida, titulado 'Una deriva peligrosa del TC'. Carles Viver es un jurista acreditado y fue miembro del TC, del que llegó a ser vicepresidente. Pero es nacionalista, y el nacionalismo tiene en algunos -y Viver es uno de ellos- ese poder corrosivo que acaba con todo rastro de ecuanimidad. Todo por la patria: todo, incluso la equidad, incluso el buen sentido, incluso la verdad. Cuando dice, por ejemplo, que "la inmersión lingüística en las escuelas cuenta con todos los parabienes del Consejo de Europa y fue declarada constitucional en 1994", él sabe perfectamente que es falso: la inmersión lingüística es motivo de preocupación -callada, eso sí- en Europa y la sentencia de 1994 no dijo nada de la inmersión.

Fíjense en el uso meramente instrumental que hace de la Carta Magna este ilustre magistrado: "Esta Constitución, así interpretada, ya no nos sirve". Por lo tanto, rompemos la baraja: "Superando la decepción o el hastío" -en catalán hastío es 'fàstic', lo mismo que asco- habrá que "propiciar en el futuro una reforma constitucional o intentar hacer el camino por nuestra cuenta". Bonito ejemplo de afirmación del Estado de Derecho.

EN ES LA MAÑANA DE FEDERIcO
Recarte: "La Constitución obliga a recortar el gasto a las Autonomías"
Alberto Recarte, Ana Samboal y José Raga han analizado en una tertulia especial de Es la Mañana de Federico los recortes anunciados por Zapatero y han dado sus claves de dónde debería meter la tijera para salir de la crisis en la que se encuentra España.
esRadio 13 Mayo 2010

Alberto Recarte ha querido subrayar que "lo importante no es que el recorte lo haya hecho Zapatero porque se lo han impuesto desde fuera, que sí, sino que lo hemos hecho por nosotros". El presidente de Libertad Digital ha explicado que "la semana pasada la banca española se estaba derrumbando en la bolsa porque es la parte más frágil de nuestra economía".

El motivo es "porque está endeudada en el exterior y nos presta dinero en el interior. Si la banca cae, arrastra a España y ésta a Europa y ésta a Estados Unidos y éstos al mundo entero". Por eso, Recarte ve "totalmente justificadas las llamadas de Sarkozy, Obama y Merkel exigiéndole a Zapatero que haga los deberes".

Para Ana Samboal los destacable de la comparecencia de Zapatero es que "tenía que recortar el gasto sí o sí y además de manera drástica, a lo que se había estado resistiendo, porque se lo han impuesto Francia, Alemania y Estados Unidos, y en segundo lugar que ha preferido ir a por pensionistas y funcionarios en lugar de cambiar la financiación autonómica". En opinión de Samboal lo ha hecho porque "se enfrenta a elecciones en Cataluña y ha preferido ir a por los trabajadores en lugar de a por los suyos (ONG, patronal, sindicatos...)"

En esa misma línea Alberto Recarte considera que Zapatero debería haber cargado más el recorte sobre las comunidades autónomas "que son las que nos han puesto como país en esta situación". Recarte ha recordado que el pasado año las CC.AA. tuvieron un déficit de 22.000 millones de euros y para este se prevé que sea de 32.000, a los que habría que sumar los 11.000 millones más que ha regalado Zapatero a las CC.AA. Ha recordado que el que permitió a las CC.AA. endeudarse "fue este Gobierno a través de Solbes".

El autor de Informe Recarte ha asegurado que el Gobierno puede "con la Constitución en la mano intervenir para coordinar y ajustar las decisiones de política económica que tomen las autonomías". "No es que le permita, es que le obliga" matizaba.

La fórmula de Recarte
Alberto Recarte ha desgranado a grandes rasgos en dónde habría metido él primero la tijera:

- En las ayudas exteriores. "Entre 2010 y 2011 nos vamos a gastar 10.000 millones de euros de los que sólo están realmente justificados unos 1.000. Como ya estamos a mitad de año, aún quedarán por gastar unos 7.000 millones y Zapatero ha dicho que sólo va a reducir 600".

- Reducción de Ministerios: "que aunque no son mucho debería de haber empezado por ahí porque todo recorte del gasto es bueno".

- Reforma laboral, abaratar el despido, eliminar los convenios colectivos... "es de locos que se exija las mismas medidas a una empresa con beneficios que a una con pérdidas".

- Pensiones extraordinarias: "hay empresarios que se jubilan con pensiones de entre 40 y 100 millones de euros. Por encima de pensiones superiores a 1 millón de euros pondría impuestos extraordinarios de un 80%".

Recorte 5% en funcionarios

José Raga ha explicado que "siempre decimos que hay que mirar al sector privado para saber que tiene que hacer el público. Ningún empresario del mundo que tenga que reducir costes empezaría por bajar los sueldos de sus trabajadores, empezaría por podar lo inútil. Y si es insuficiente entonces sí realizaría la bajada del 5%".

Para el catedrático económico lo insólito es que "mantenga estructuras administrativas inútiles cargadas de funcionarios que no sirven y sólo porque son los suyos, es escandaloso". Raga ha recordado que "no todos los que trabajan en el sector público son funcionarios, por ejemplo los cientos de asesores de Moncloa no lo son". Recarte se preguntaba es este punto si el recorte del 5% también afectará a los funcionarios de las administraciones autonómica y local.

Según José Raga "yo lo habría titulado el final de la huida, porque Zapatero es lo que ha estado haciendo todo este tiempo esperando que esto se alargara dos años más para seguir diciendo que en España gracias a él todo va de maravilla". Sin embargo, "le ha estallado antes de tiempo".

El lado oscuro del sistema autonómico
Alberto Recarte ha hecho hincapié "en la gran cantidad de empresas públicas creadas por el Gobierno, las CC.AA. y los ayuntamientos, son un auténtico conglomerado creado para escaparse del control presupuestario y que están completamente endeudadas". El presidente de LD ha subrayado que "sólo en Cataluña en un cambio de Gobierno se crearon en un par de meses 300 fundaciones, ahí nadie se mete porque es la parte oscura donde están colocados todos los amigos de los políticos".

Los recortes de los oyentes
- Ministerios: Cultura, Vivienda, Igualdad...
- Diputaciones, consejerías duplicadas con Ministerios
- TV autonómicas y TVE
- Reclamar a Evo Morales los 70 millones de euros de deuda perdonados por Zapatero y a Barceló los 20 millones que sobró por la cúpula que hizo en una sala de la ONU.
- Gastos de representación, secretariado, dietas de la clase política...

José Raga ha explicado que el oyente que propone el recorte de las dietas de los políticos ha "acertado de pleno". Ha explicado que "en el sector privado la dieta es una asignación estipulada para un trabajador que tiene que viajar para que coma y duerma donde quiera con ese dinero. Sin embargo, los altos cargos tienen los gastos pagados (hotel, comidas...) y además reciben una dieta por las molestias de viajar".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Galicia
Un católico acoso
Cristina Losada Libertad Digital 13 Mayo 2010

Al final, tendrá que irse. Su profesora le señalaba la puerta desde el principio. "Con los cursos que te quedan por hacer, mejor que te vayas de Galicia". Así de acogedora se mostraba la maestra. El delito que cometía su alumna no era para menos. Se empeñaba en contaminar las aulas del colegio Divina Pastora de Lugo con el sonido del español. Aceptaba de buena gana recibir clases en gallego, pero insistía en expresarse en la odiosa lengua de Cervantes y hasta escribía en ella sus exámenes. La delincuente tiene diez años de edad, pero cuánto más pequeños empiezan, más se tuercen luego. De ahí que el católico centro de los padres Salesianos decidiera aplicar mano dura.

La profesora Meilán intentó llevar a la alumna por el buen camino. Le hacía ver cuán ridícula era por hablar en español y leía cuentos que describían la lengua común de los españoles como un monstruo. Pero la escolar creía tener derechos. ¿A quién se le puede ocurrir tal cosa? También la madre creía tener derechos y acudió a la inspección. Desde allí trataron de mediar. Inútilmente. Peor aún. La profesora encontró otra manera de humillar a la alumna, el sindicato del BNG difundió una versión falaz, la madre replicó y el colegio, con caridad cristiana, ha invitado a la díscola niña a marcharse en cuanto acabe el curso.

Todo ello sucedía en un centro de las Escolas Católicas de Galicia, sucursal de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza. La misma que corrió a apoyar un decreto de socialistas y nacionalistas que erradicaba, de facto, el español de la escuela. Se pudo pensar que temían por la subvención, pero no. Su secretario, el irmán de La Salle, Francisco Martínez Reboiras, lamenta, sinceramente, que el PP vaya a permitir de nuevo la presencia del castellano invasor. Hay curas nacionalistas como hubo antaño curas trabucaires. Y hay profesores fanáticos. Pero, ¿hay una autoridad educativa que impida el adoctrinamiento y los abusos? La del PP asiste al desenlace de este atropello cruzada de brazos. Y no porque tenga las manos atadas por el decreto que sigue vigente. Sí, aquel que Feijóo iba a derogar en sus cien primeros días de Gobierno.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

LA LENGUA EN LA EDUCACIÓN
La Xunta busca elementos para incorporar al decreto en el informe del Consultivo
El secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, señaló hoy que este análisis no retrasará el plazo para la aprobación del decreto del plurilingüísmo.
EFE La Voz 13 Mayo 2010

El secretario xeral de Política Lingüística , Anxo Lorenzo, anunció hoy que la Consellería de Educación está analizando desde ayer el informe emitido por el Consello Consultivo de Galicia (CCG) sobre el decreto del plurilingüísmo en la enseñanza en busca de algún elemento «que pueda ser susceptible de incorporarse al texto definitivo».

Lorenzo, que esta mañana asistió en A Coruña a la presentación del IV Premio Narrativa Breve Repsol, informó, en declaraciones a los medios, de que el departamento autonómico recibió ayer a última hora de la mañana el dictamen del CCG, que consta de más de cincuenta páginas y dos votos particulares.

En este sentido, indicó que el proceso de revisar las observaciones y recomendaciones que están recogidas en el informe para ver qué es lo que se incorpora al texto definitivo no retrasará el plazo para la aprobación del decreto, que el Gobierno gallego confía en que se produzca «en las próximas semanas».

Asimismo, Anxo Lorenzo, afirmó que el nuevo decreto del plurilingüismo estará vigente a principios de septiembre de 2010, a lo que añadió que las editoriales no van a tener «ningún problema» en lo que se refiere a la adaptación de los libros de texto al nuevo decreto.

MAYOR OREJA INSISTE EN SU DIAGNÓSTICO
"Estamos en una segunda parte, el siguiente gesto va a estar en el mundo etarra"
Mayor Oreja insiste en su diagnóstico: "estamos viviendo una segunda parte" de la negociación entre el Gobierno y ETA. Y pone como ejemplo "los gestos" del Ejecutivo con los etarras Otegi, Usabiaga o Rentería. Según desveló, la banda está preparando "la presencia de la izquierda vasca" en las municipales.
Pablo Montesinos Libertad Digital 13 Mayo 2010

Jaime Mayor Oreja insiste: “estamos viviendo una segunda parte” de la negociación entre el Gobierno y la banda terrorista ETA. Y cada vez tiene más elementos que, a su juicio, confirman este extremo: las detenciones de etarras -que forman parte de la escenificación-, los "gestos" que se han conocido estas semanas con Rafael Díez Usabiaga, Iñaki Rentería o Arnaldo Otegi, o el intento de diferenciar a ETA de Batasuna.

En este sentido, dice respetar que haya voces en el PP que nieguen que el Ejecutivo y los asesinos estén sentados en la misma mesa, pero reclama poder hacer su diagnóstico. “Estamos viviendo una segunda parte. Evidentemente creo que esos gestos forman parte de todo un proyecto que los exige y el siguiente gesto va a estar en el mundo de ETA y de la izquierda abertzale”, sentenció el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento europeo en un encuentro informativo organizado por la Universidad San Pablo CEU.

Cuatro son las características de este proceso de negociación:

* El blindaje de todo el proceso, de forma que si en la primera parte no hay un "desenlace favorable", haya "una segunda parte con un formato diferente".

 "Obviamente el proceso se blinda ante posibles detenciones de los terroristas y una de las primeras mentiras del proceso es presentar las detenciones de los terroristas como una prueba de que no existe un proceso de negociación. No es cierto y forma parte del manual", enfatizó, según recoge EP.

* La "escenificación", lo que exige "la falsedad, la impostura y la apariencia". "En esta segunda parte, no hay mesa pero sigue habiendo proceso, con un papel más estelar y decisivo de los mediadores internacionales", recalcó el ex ministro.

* La necesidad “imperiosa” de crear "dos personalidades diferentes, ETA y la izquierda abertzale", en la que esta última pide a la banda terrorista que abandone la violencia como si fueran entes diferentes. "Es pura escenificación, puro teatro, una gran mentira porque ETA es la única protagonista en esa parte del proceso", advirtió.

* La internacionalización del conflicto, algo que, en su opinión, supone una "concesión" a ETA porque "siempre" lo había buscado. Explicó que desde la Declaración de Bruselas del 29 de marzo -"donde se explica literalmente el proceso"-, se han producido "múltiples gestos", entre los que citó la liberación de Iñaki Rentería y Rafael Díez Usabiaga. "Son meras confirmaciones de la existencia de este proceso", agregó.

La clave, continuó, son las próximas elecciones municipales. En este sentido, Mayor desveló que ETA intentará asegurar “la presencia de la izquierda vasca” en la cita con las urnas. Fuentes consultadas del PP vasco también barajan esta posibilidad, y es por ello por lo que su presidente, Antonio Basagoiti, trabajó con el responsable de Justicia del partido, Federico Trillo, a fin de entregar una propuesta al Gobierno para invalidar listas contaminadas de partidos legales como EA. “Será la prueba de fuego”, sentencian.

En el desayuno informativo, Mayor también ha tenido que responder por su relación con los dirigentes del PP vasco: “tengo derecho a hacer este diagnóstico porque me he dedicado 30 años a conocer la estrategia del nacionalismo, de ETA y del movimiento de liberación vasco. Para mí es un imperativo ético y moral hacerlo”. Las fuentes del partido de Basagoiti consultadas por Libertad Digital reconocen que las “llamadas de atención” del ex ministro son buenas en tanto en cuanto “para los pies a los batasunos” si bien ellos no tienen constancia de que exista negociación.

Ciudadanos exige al Defensor del Pueblo catalán que ampare los derechos lingüísticos
Realiza esta petición después de la presentación de un informe con 32 quejas relacionadas con la lengua
Álvaro Rubio 13 Mayo 2010

Madrid.- Después de que el Sindic de Greuges, Defensor del Pueblo en Cataluña, presentara un informe en el que se recogían 32 quejas por razones lingüísticas, entre las que destacaban las vulneraciones a los castellanohablantes en la comunidad autónoma, Ciudadanos exige que se defiendan los derechos respesto a este asunto.

Las declaraciones del Sindic, Rafael Ribó, han caldeado los ánimos entre los que apuestan por la libre elección de lengua. "Hay una nula conflictividad social sobre esta cuestión, más allá de anécdotas puntuales", explicó Ribó, una postura con la que no está de acuerdo Ciudadanos.

De hecho, la diputada del partido Carmen de Rivera asegura que "seguimos constatando que se vulnera el derecho de opción lingüística en la enseñanza catalana", añade que "en primaria y secundaria sólo se estudia en catalán" y critica que "no hay posibilidad de acceder ni siquiera a la enseñanza bilingüe, pese a que la propia ley de política lingüística garantiza que se podrá elegir entre castellano y catalán".

Por todos estos motivos, desde el partido que lidera Albert Rivera critican esta situación, que según ellos "vulnera las recomendaciones de la UNESCO", que apuntan a que los alumnos tienen derecho a recibir su primera enseñanza en su lengua materna".

Recortes de Prensa   Página Inicial