AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 27 Mayo  2010

 

La necesaria reforma del insostenible sietema autonómico
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  27 Mayo 2010

Con dos recortes consecutivos , el último a principios de semana, Barreda ha dejado reducidas a la mitad las consejerías de la Junta. Me parece muy bien. Supone ahorro y si las personas son las adecuadas hasta mejor funcionamiento. Las cúpulas ejecutivas cuando menos numerosas, mejor.

El presidente autonómico de Castilla-La Mancha responde así, con los hechos, a algunas interpelaciones que desde la dirección nacional de su partido se le hicieron cuando tuvo la osadía de recomendar a Zapatero que hiciera algo similar en el Gobierno de España. Su gesto de ahora no ha debido sentarles bien a algunos pero mas allá de los mohines de desagrado será momento de ir tomando nota. Porque es un clamor la inutilidad manifiesta de algunos ministerios de oropel donde se ha añadido a la condición de florero (y los hay masculinos y femeninos) y la manifiesta incompetencia de sus titulares. Son tiempos de ahorro y la predica sin ejemplo lo único que contribuye es a cabrear aún más a la ciudadanía. Que seguirá bastante enfadada y con razón porque el despilfarro, el dispendio y el boato han sido la norma generaliza en las administraciones publica fueran de la gaviota o de la rosa. Lo de las Autonomías insostenibles es una marea creciente de opinión y o bien se le pone cauce , freno y hasta marcha atrás en bastantes cuestiones, o acabamos teniendo un problema gravísimo. Quizás el más peligroso que ha tenido España desde la llegada de la democracia .

Porque es un sentimiento popular cada vez más entendido que así no puede seguir el país. Que la descentralización está muy bien , pero que diecisiete o diecinueve reinos de Taifas es una verdadera locura y las otras tantas “cortes”establecidas un gasto imposible de mantener para la nación que ha sido ya tan “chupada” por estos voraces terneros que no le queda al pobre ni una gota de leche en las ubres. Y para colmo lejos de querer a la madre algunas lo que quieren es pegarle una cornada , mientras que los otros hijos se dedican a pelearse por los pastos y ya no digamos si hay agua por medio.

Así que el gesto de Barreda esta muy bien. Pero aquí hay que ir a algo mucho más a fondo. A replantearnos el disparate a que ha llegado este cacareado y nunca cuestionado por los políticos, es su gran momio y refugio, Estado de las Autonomias.

La lucha contra el déficit: ¿una nueva Desamortización?
JAIME LAMO DE ESPINOSA, Catedrático (UPM). Premio Rey Jaime I de Economía. ABC  27 Mayo 2010

Tres problemas cruciales soporta hoy la economía española: un déficit agudo y que sigue creciendo; una deuda, no muy alta en términos relativos pero que se multiplica aceleradamente, pues el déficit no se frena; y un paro del 20% que más que duplica la media de la eurozona. Y tenemos unas comunidades autónomas y unos ayuntamientos terriblemente endeudados y sin salidas inmediatas a sus graves problemas de gasto. No, nuestra crisis no muestra síntomas de recuperación y no es comparable con las de los demás; es más aguda, más persistente y de más difícil salida si no se adoptan soluciones que, aunque fueran rápidas, serían ya tardías, y a la postre está poniendo en cuestión el modelo de Estado. De ahí las presiones que hoy nos llegan desde la UE, algunas de las cuales se han materializado en la reciente propuesta de medidas para reducir el gasto que afecta a funcionarios, pensionistas, obra pública, etc., además de la próxima subida del IVA y, previsiblemente, del impuesto a grandes fortunas que se anuncia, por el lado de los ingresos.

Pretendo aportar otra posible solución, no expuesta hasta ahora, que enlaza con lo mejor de nuestros siglos XVIII y XIX, cuando la Corona hubo de hacer frente a problemas de deuda muy agudos. Y si la Corona, con Mendizábal o Madoz en los dos periodos progresistas 1835-1843 y 1854-1856, desarrolló sendos procesos de desamortización... ¿podría llevarse a cabo ahora otra desamortización de ciertos bienes públicos? Dada la extremada situación económico-financiera de ayuntamientos y CC.AA., pienso que sí. Tal vez esto hará sonreír a muchos de los lectores. Aquellas desamortizaciones de bienes trataron de sacar de las llamadas «manos muertas» tierras al mercado y obtener ingresos que sanearan la deuda pública existente. ¿Es aquel un ejemplo válido hoy?

Hoy una mitad aproximadamente de nuestra geografía es forestal (arbolada y desarbolada), y la otra es la llamada superficie agrícola útil (SAU). Si nos concentramos sobre la primera, vemos que existen unos 27,6 millones de hectáreas forestales (Anuario Estadístico Forestal. 2006. MARM. 2009). De la superficie forestal «arbolada», 1,06 millones de has. pertenecen a las diferentes comunidades autónomas, y 4,18 millones a entidades locales, en total 5,25 millones. Y de las superficies forestales «desarboladas», 0,35 y 1,19 millones de has. son propiedad de CC.AA. y de ayuntamientos, respectivamente; total, 2,26 millones. Es decir, sumamos unos 7,50 millones de has. de propiedad pública de ayuntamientos y CC.AA. (Hemos excluido de tal cómputo las algo más de 600.000 has. de montes vecinales en mano común). ¿Tienen alguna utilidad tales propiedades en manos públicas o «muertas»? ¿Son fuente de ingresos o de gastos para las entidades propietarias? La mayor parte de esos montes son hoy fuente de gasto de ayuntamientos y comunidades (prevención de incendios, cuidados forestales, etc.) y muy poco de ingresos, porque ni el aprovechamiento de leñas, resinas, pastoreos, caza, etc. genera ingresos que compensen los costes de la propiedad ni los vecinos hoy lo aprecian. Y si el Estado en los años anteriores ha ido liquidando sus propiedades industriales (siderurgias, navales, energía, aviación, etc.), financieras (banca oficial), inmobiliarias y demás, vía ventas de la SEPI, ¿qué sentido tiene hoy mantener casi una cuarta parte de la propiedad agraria en manos estatales?
Si imaginamos que tales superficies fueran puestas a la venta y enajenadas en solo 1/3 (no olvidemos que habría que excluir las hectáreas públicas insertas en Parques Nacionales o Naturales) mediante cualesquiera de los procedimientos previstos en la ley, podrían ser objeto de enajenación no menos de unas 2,5/3,5 millones de has., lo que a un precio medio de 3.000/6.000/ha. supondría unos ingresos de entre 7.500 y 21.000 millones de euros. No son cifras despreciables si las comparamos con los 15.000 millones del programa actual del Gobierno.

¿Es factible, legal y administrativamente, tal propuesta? Pienso que existen instrumentos jurídicos suficientes en la Constitución, en la normativa de régimen local, así como en la Ley de Patrimonio del Estado, como para permitir la transmisión a entidades privadas de aquellos bienes que son del patrimonio de las Administraciones Públicas y de aquellos que, siendo de dominio público, hayan perdido tal carácter y puedan ser desafectados y susceptibles de ser enajenados. La Constitución, en su artículo 132, establece que «la Ley regulará el régimen jurídico de los bienes de dominio público y de los comunales, inspirándose en los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad, así como su desafectación». Por tanto, la propia Constitución prevé que los bienes de dominio público puedan ser desafectados y, por tanto, convertibles en patrimoniales, lo que les permite ser susceptibles de ser enajenados. Por otra parte, el texto refundido de disposiciones vigentes en materia de régimen local distingue claramente entre: a) los bienes de dominio público, que son los destinados al uso o servicio público (carreteras, calles, hospitales, museos...); b) los patrimoniales, que son aquellos que no están destinados al uso público ni afectados a algún servicio público y pueden constituir fuente de ingresos para el erario de la entidad. Se rigen por su régimen específico y, en su defecto, por el derecho privado; y c) los bienes comunales (que son de dominio público), cuyo aprovechamiento corresponde al común de los vecinos. Los bienes comunales y demás de dominio público son inalienables, imprescriptibles e inembargables. No obstante, la ley permite la alteración de la calificación jurídica de los bienes previo expediente en el que se acredite su oportunidad y legalidad.

Nótese que muchas de las fincas rústicas existentes en España tienen la categoría jurídica de bienes comunales de titularidad municipal y ocasionalmente provincial.
Para un mayor detalle, el Reglamento de bienes de Corporaciones locales regula en su capítulo V el procedimiento de enajenación de los bienes patrimoniales. Por lo que respecta a los bienes de dominio público del Estado y de las CC.AA., en cada legislación específica de aguas, costas, montes, minas, etc. se establecen los procedimientos de desafectación de los bienes demaniales y su conversión en patrimoniales. Una vez devenidos patrimoniales, la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas de 2003 permite la enajenación de sus bienes (arts. 131 y siguientes), que pueden realizarse mediante: a) concurso, adjudicándose a la oferta más ventajosa, teniendo en cuenta los criterios que hayan establecido los correspondientes pliegos, adicionales al precio de venta; b) subasta (procedimiento excepcional), aplicable a aquellos bienes inmuebles que por su ubicación, naturaleza o características sean inadecuados para atender las directrices derivadas de las políticas públicas -en concreto, el suelo rústico se enajenará mediante subasta-; o c) venta directa, en caso de concurso y subasta declarados desiertos, y cuando se trate de fincas rústicas que no sean susceptibles de prestar una utilidad acorde con su naturaleza y la venta se efectúe a un propietario colindante. Y nada impide que en esas subastas la venta esté condicionada a la imposibilidad de que puedan ser objeto de recalificación urbanística.

¿Habrá demanda solvente? No lo sé. Es la pregunta del millón. Pero aquí habría que recordar cuando Alicia cae por el túnel del Conejo Blanco a gran velocidad, cambia de tamaño, encuentra en el estanque de sus lágrimas un pequeño ratón, junto al cual se congregan otros animales, y uno de ellos , el Dodo, dice: «Lo mejor para secarnos será una carrera política». Alicia preguntó: «¿Qué es una carrera política?». «Bueno -dijo Dodo-, la mejor manera de explicarlo es hacerlo». Pues bien, hagámoslo, pongamos en marcha el plan, que puede que nos depare sorpresas. Y de no lograr nada... estaríamos como ahora. En conclusión, la Administración del Estado, las CC.AA. y las entidades locales disponen de mecanismos legales para enajenar los bienes integrantes de su patrimonio, así como los de dominio público y comunales, previa su desafectación, contribuyendo así a salir de la enorme ratonera financiera en la que se hallan inmersas esas mismas entidades. Pienso que valdría la pena que nuestras autoridades reflexionaran sobre esta propuesta.

Negociación ETA
En mi nombre, ¡no!
Francisco José Alcaraz Libertad Digital  27 Mayo 2010

En unos tiempos donde se prioriza la crisis económica como problema fundamental por la mayoría de los medios de comunicación y de la clase política, las noticias que avalan y evidencian la escenificación de los acuerdos adoptados en la negociación con ETA quedan, en el mejor de los casos, en un segundo plano.

A Rubalcaba le empiezan a salir bien las "cuentas", pues si en la pasada legislatura crearon la figura del "comisario político", Peces Barbas, para controlar y domesticar a las asociaciones y fundaciones de víctimas, esta vez la experiencia le ha servido al ministro para utilizar otras argucias de gran eficacia.

No es casualidad que asesinos presos de ETA con varios asesinatos en su haber pidan en una carta que hay que resarcir a las víctimas. No han mostrado ningún tipo de arrepentimiento ni se han exigido a sí mismos el cumplimiento íntegro de las condenas, lo que sería de esperar de alguien que realmente está arrepentido y es consciente del dolor causado (y eso en el mejor de los casos, porque muchos asesinos tomarían medidas más drásticas contra sí mismos en caso de que ese arrepentimiento fuera sincero).

Tampoco es casualidad que el silencio sepulcral en casos como el chivatazo a ETA, las actas de negociación, la excarcelación de Usabiaga, el acercamiento de Otegi (entre otros), la desaparición de De Juana Chaos, la impunidad de Josu Ternera, y, no nos olvidemos de lo inolvidable, toda la verdad del 11-M, tenga, como mínimo, un tufillo a condescendencia de amplios sectores mediáticos y de asociaciones y fundaciones de victimas con el Gobierno.

Como ciudadano no soy ajeno a las consecuencias de la actual crisis económica en la que vivimos, pero ello no significa que pueda ser una excusa para no denunciar la crisis moral que se refleja en todos estos casos.

No es incompatible, o no debería serlo, denunciar la crisis económica y al mismo tiempo tener presente todos estos movimientos que ponen de manifiesto una negociación sumergida frente a todos aquellos que ahora, con las detenciones, sostienen que no hay negociación.

Frente a lo que se avecina en las próximas fechas con anuncios de ETA-Batasuna queriendo hacer creer a los españoles que se está gestando un supuesto cambio y que se acerca un posible fin de ETA, tenemos que estar preparados y dar una repuesta con la rebelión cívica para que por acción u omisión no seamos cómplices de un proceso que legitimaría y daría en parte la razón a quienes asesinaron a nuestros seres queridos.

La Memoria, Dignidad y Justicia seguirá siendo nuestra bandera y desde Voces Contra el Terrorismo estaremos organizados para que todos los españoles de bien puedan sumarse de nuevo a la rebelión cívica que dignifica a un país frente a los intereses partidistas que no aboguen por una derrota de ETA.
Francisco José Alcaraz Martos es víctima del terrorismo.

Martínez Vendrell
Homenaje a un criminal
José García Domínguez Libertad Digital  27 Mayo 2010

De asentir al diccionario, controvertido sería todo aquello que resulta objeto de discusión y da lugar a opiniones contrapuestas. Por ejemplo, que el difunto nacionalista catalán Jaume Martínez Vendrell fuese el inductor de los dos atentados más sádicos que nunca sufriera la España democrática, supone objeto de controvertida controversia. Pues ocurre que, igual que la Justicia en su día, los separatistas, todos, unánimes, sin excepción, avalan la certeza del aserto. De ahí la admiración hacia la figura sanguinaria de Martínez entre el catalanismo más asilvestrado. Y es que la devoción laica a su memoria no surgió a pesar de saberlo implicado en los crímenes de Bultó y Viola, sino por presumirse que él fue el artífice de ambas carnicerías.

A fin de cuentas, a Martínez no se le rinde culto aunque matara con saña animal a dos hombres, sino porque mató con saña animal a dos hombres. Mas, como advertimos ahí arriba, el asunto se presta a alguna controversia. Así, frente al juicio de sus propios cómplices, los antiguos pistoleros de EPOCA (Ejército Popular Catalán), alzase ahora la opinión de tres magistrados de la Audiencia Nacional, que acaban de descubrir "controvertidos" aquellos hechos. Tan controvertidos se les antojan que no han topado con objeción legal alguna a que cierta calle de su pueblo lleve el nombre de Martínez como recuerdo de su paso por la tierra. Que hubo otras facetas de su biografía dignas de municipal encomio, alega por todo descargo la sentencia que acaban de firmar.

Será que, al modo de las hipotecas basura y el queso en lonchas, los actos morales de la vida de un hombre pueden dividirse y empaquetarse en porciones separadas e independientes. ¿Dónde residirá el inconveniente, entonces, a inaugurar una Avenida Adolfo Hitler en Barcelona? "Exterminó a seis millones de judíos, pero fue un ecologista ejemplar, amén de cuidar con infinito cariño a su fiel perrito Blondi", habría de rezar la placa. ¿Y por qué no una plaza en reconocimiento a las muchas virtudes cívicas del violador del Ensanche? "A nuestro convecino Francisco López Maíllo, que jamás tiró un papel a la calzada y, galante, cedía siempre el paso a las damas. El Ayuntamiento agradecido". ¿O acaso tendría algo que objetar la Audiencia?
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Historia
Crisis de la democracia e historia de España
Pío Moa Libertad Digital  27 Mayo 2010

Quienes hayan leído mi Nueva historia de España habrán comprobado que no planteo los años siguientes a la matanza del 11-M como una simple continuación de la etapa democrática abierta en la transición, sino como un período de involución política emprendida por el PSOE con la pasividad o colaboración del PP. Ello ha originado una profunda crisis política y social que, al combinarse con la económica, está descomponiendo el sistema democrático que, aun si con muchos defectos, había funcionado pasablemente durante un cuarto de siglo, y convirtiendo al país, de momento, en una república bananera coronada. Parece como si, fatalmente, cada sesenta o setenta años, el país sufriera el derrumbe de los intentos de convivir en libertad.

He expuesto muchas veces los síntomas de la actual descomposición, por lo demás bien conocidos, y no los repetiré ahora, pero sí un aspecto del proceso: la escasísima resistencia que la involución ha encontrado en las fuerzas políticas teóricamente opuestas (el PP), las cuales más bien se han ocupado de asfixiar la resistencia espontánea y dispersa de la sociedad. ¿A qué obedecen estas actitudes? Creo que su causa más profunda se halla en la casi generalizada ignorancia de la propia historia de España, ignorancia combinada con tópicos falsos. Un desgraciado fenómeno que no solo se da entre la gente común, sino, más todavía, entre los universitarios. Me gusta repetir la advertencia de Julián Marías: "el PSOE tiene una visión negativa de la historia de su país". Negativa y tergiversada, lo que tiene sus consecuencias, pues genera una falta de autorrespeto y, al extenderse como lo ha hecho en estos años, abre el camino a la demagogia más barata, bajo la convicción de que cualquier cosa nueva puede venir bien, al menos comparada "con lo que hubo".

Los errores corrientes en torno a nuestro pasado son numerosísimos: sobre el origen de España y su carácter cultural (se confunde a menudo geografía y cultura, incluso entre quienes menos cabría esperar); sobre la importancia del reino visigodo; el carácter de la lucha entre los reinos cristianos y los musulmanes en la península; la Inquisición y la expulsión de los judíos; el muy peculiar imperialismo español en Europa y la conquista de América; la decadencia, explicada habitualmente de las maneras más pintorescas; el problema de la revolución industrial, la revolución "burguesa" y la democracia; la interpretación de la Restauración y de la II República, del franquismo y la transición, de los nacionalismos regionales, etc. Los errores suelen ser de dos tipos: acerca de los datos mismos, mal cuantificados o precisados; y en el análisis y valoración de los hechos, a menudo muy arbitraria.

Sobre todas estas y otras cuestiones creo haber probado en el citado libro que las ideas hoy más frecuentes son, por así decir, susceptibles de corrección o mejora. Por supuesto, no pretendo tener la verdad absoluta, y lo ideal sería un amplio debate, indicio siempre de vitalidad intelectual. Me temo, sin embargo, que, como en otras ocasiones, no se producirá, dado el muy mediocre ambiente cultural del país, sumido en una mezcla de barata corrección política (a derecha e izquierda), muy interesada en silenciar cuanto se salga de unos carriles preestablecidos, pese a la evidencia de la corrosión y deterioro de los mismos. Aun así, quién sabe...

La crítica, por dura que resulte, es conveniente, incluso regeneradora; pero deja de serlo si se basa en la desvirtuación y falsa valoración de los hechos. No se puede pintar de rosa lo que evidentemente es negro, pero lo contrario resulta mucho más contraproducente. Ninguna sociedad puede sostenerse con una visión negativa y falseada de sí misma, pues ella conduce a la pérdida de la identidad colectiva y a la disgregación. Esto último viene ocurriendo en demasía, y uno de sus efectos consiste en paralizar la reacción a las demoledoras demagogias en curso.

¿Y si nos llevamos los traductores autonómicos al Senado?
Madrid - Ep La Razón  27 Mayo 2010

Después del escándalo provocado por los traductores contratados para la intervención del presidente catalán, los grupos políticos del Senado han comenzado a negociar para ampliar el uso de las lenguas sin coste adicional. Para ello, proponen, entre otras soluciones, recurrir a traductores de los parlamentos autonómicos.

Los grupos parlamentarios del Senado están negociando fórmulas que permitan ampliar el uso de las lenguas cooficiales en la Cámara sin que la medida suponga un coste adicional, para lo que se barajan diversas opciones como recurrir a los traductores que ya trabajan en los parlamentos autonómicos, según informaron fuentes parlamentarias. La Mesa del Senado dio ayer el visto bueno a la petición del Grupo Socialista para ampliar un mes el plazo de enmiendas (hasta el 22 de junio) a la propuesta de reforma del Reglamento presentada por senadores de todos los partidos, excepto de PSOE y PP, para extender el uso de todas las lenguas en la Cámara.

Con esta iniciativa, el objetivo de los socialistas es tener más tiempo para negociar los detalles de la medida con sus proponentes antes de que llegue a la Comisión de Reglamento, donde debe continuar su tramitación. Uno de los objetivos principales del Grupo Socialista es que la ampliación del uso de las lenguas al Pleno no suponga ningún coste adicional, sino que sea posible reorganizando el presupuesto que ya tiene asignado la Cámara. Para lograrlo, se están estudiando diferentes alternativas, entre las que destaca la posibilidad de hacer uso de los traductores que ya están trabajando en los parlamentos autonómicos de las regiones en las que hay lengua cooficial.

Esto evitaría que el Senado tuviera que contratar a un equipo fijo de traductores, lo que dispararía los costes.En la actualidad, el uso de las lenguas cooficiales está limitado a la Comisión General de Comunidades Autónomas desde hace más de cuatro años. Para cada sesión de este órgano, la Cámara contrata a un total de siete traductores, lo que tiene un coste total de unos 6.500 euros.

El primer paso
El pasado lunes fue el último ejemplo del uso de las lenguas en la Cámara en la comparecencia del presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, en una sesión en la que representantes de todos los partidos utilizaron las diferentes lenguas en sus intervenciones. Hace dos días, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, calificó como «esperpéntico» que dos andaluces como Montilla y el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, tuvieran que recurrir a la traducción simultánea para entenderse.

Ayer, en los pasillos del Senado, enfatizó que no se refería al uso de las lenguas en la Comisión General de Comunidades Autónomas sino al hecho de que tuvieran que hacerlo dos andaluces. Por su parte, la senadora popular y líder del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, que utilizó el catalán para contestar a la intervención de Montilla, explicó que apoya el uso de las lenguas en la Comisión pero no su ampliación al Pleno de la Cámara. Además, defendió que los gastos en la actual situación económica deben realizarse «de manera muy responsable y seria» porque los cargos públicos deben dar ejemplo de «austeridad absoluta».

El coste inexistente de las autonomías
Nota del Editor  27 Mayo 2010

Discurso de Geert Wilders en el Parlamento Británico
Redacción Minuto Digital  27 Mayo 2010

Gracias. Es fantástico estar de vuelta en Londres. Y es estupendo que, esta vez, voy a ver más de esta maravillosa ciudad, que únicamente el centro de detención del Aeropuerto de Heathrow.

Hoy me encuentro ante vosotros, en este lugar extraordinario. Ciertamente, este es un lugar sagrado. Este es, como Malcolm siempre dice, la madre de todos los Parlamentos, Y estoy profundamente conmovido por tener la oportunidad de hablar ante vosotros.

Gracias a ustedes, Lord Pearson y Lady Cox, por vuestra invitación y por mostrar mi película Fitna. Gracias amigos míos, por invitarme.

Lo primero, es que tengo grandes noticias. El miércoles pasado, se celebraron elecciones municipales, en los Países Bajos. Y por primera vez mi partido, el Partido de la Libertad, tomó parte en ellas. Nuestro partido participó en dos ciudades. En Almere, una de las mayoeres ciudades holandesas, y en La Haya, la tercera mayor ciudad, que es el hogar del Gobierno, del Parlamento, y de la Reina. Y, ¡nos salió de maravilla!. En una sola barrida mi partido se convirtió en el más grande de Almere, y en la segunda fuerza política de La Haya. Grandes noticias pues para el Partido de la Libertad, e incluso mejores para la gente de esas dos bellas ciudades.
- – - – - – - – -
Y aún tengo más buenas noticias. Hace dos semanas el Gobierno holandés se derrumbó. En junio tendremos elecciones generales. Y el futuro para el Partido de la Libertad pinta estupendamente bien. De acuerdo con algunas encuestas, nos convertiremos en el mayor partido de los Países Bajos. Quiero ser modesto, pero quién sabe, ¡podría incluso convertirme en el Primer Ministro de aquí a unos meses!.

Damas y caballeros, no lejos de aquí se encuentra una estatua del mejor Primer Ministro que ha tenido vuestro país. Y me gustaría contaros una cita suya hoy aquí: “El mahometanismo, es una fe proselizante y militante. No existe fuerza más retrógrada que esta en el mundo. Ya se ha extendido por toda el África Central, alzando guerreros impávidos a cada paso (…) la civilización de la Europa moderna podría caer, del mismo modo en que cayó la civilización de la Antigua Roma”. Estas palabras son, ni más ni menos que las que Winston Churchill escribió en su libro “La Guerra del Río”, en 1899.

Churchill estaba en lo cierto.

Damas y caballeros, yo no tengo ningún problema, y mi partido no tiene ningún problema con los musulmanes como tales. Hay muchos musulmanes moderados. La mayoría de los musulmanes son ciudadanos cumplidores de las leyes, y quieren vivir una vida igualmente pacífica que la que nosotros y yo mismo queremos. Yo lo sé. Eso es por lo que siempre hago una clara distinción entre la gente, los musulmanes, y la ideología, entre el Islam, y los musulmanes. Hay muchos musulmanes moderados, pero no existe tal cosa como un Islam moderado.

El Islam lucha por la dominación mundial. El Corán ordena a los musulmanes el ejercicio de la yijad. El Corán ordena a los musulmanes imponer la ley sharia. El Corán ordena a los musulmanes que deben imponer el Islam en el mundo entero.

Como dijo el antiguo Primer Ministro turco Erbakan: “Europa entera se volverá islámica. Nosotros conquistaremos Roma”. Fin de la cita.

El dictador libio Gaddafi dijo:”Hay decenas de millones de musulmanes en el continente europeo hoy en día, y su número no para de aumentar. Es el signo claro de que el continente europeo se convertirá al Islam. Europa será, un día ya no muy lejano,un continente musulmán”. Fin de la cita. En verdad, por una vez en su vida estaba diciendo la verdad. Porque, recordad: ¡la inmigración masiva y la demografía son nuestro destino!

El Islam no es meramente una religión, es fundamentalmente una ideología totalitaria. El Islam quiere dominar todos los aspectos de la vida, desde la cuna, hasta la tumba. La ley sharia es una ley que controla cada detalle de la vida en las sociedades musulmanas. Desde la ley pública y familiar, hasta la ley penal. Es una ley que determina cómo se debe comer, vestir, e incluso ir al lavabo. La opresión de la mujer es buena, beber alcohol es malo.

Creo que el Islam no es compatible con nuestra forma de vida occidental. El Islam es una amenaza a los valores occidentales. La igualdad del hombre y la mujer, la igualdad entre homosexuales y heterosexuales, la separación entre Iglesia y Estado, la libertad de expresión, están todas bajo presión por causa de la islamización. Damas y caballeros: el Islam y la libertad, el Islam y la democracia, no son compatibles. Son valores opuestos.

No es ninguna casualidad el que Winston Churchill denominase al Mein Kampf de Adolf Hitler como “el nuevo Corán de la fe y la guerra, turgente, locuaz, informe, pero preñado con su mensaje”. Como sabéis, Churchill realizó esta comparación entre el Corán y Mein Kampf, en su libro “La Segunda Guerra Mundial”, una obra maestra por la cual recibió el Premio Nobel de Literatura. La comparación del Corán con Mein Kampf es totalmente acertada. El núcleo del Corán es la llamada a la yijad. La yijad significa un montón de cosas, y es la palabra árabe para decir “lucha”. Kampf es el término alemán para “lucha”. Yijad y Kampf significan exactamente lo mismo.

Islam significa “sumisión”, y no puede haber ningún error sobre su objetivo. Eso es algo determinado. La cuestión es si nosotros en Europa, y vosotros en Gran Bretaña, con vuestro glorioso pasado, nos someteremos o defenderemos firmemente nuestra herencia.

Nosotros vemos al Islam despegar en Occidente a un ritmo increíble. Europa se está islamizando rápidamente. Un montón de ciudades eurpeas contienen enormes concentraciones islámicas. París, Amsterdam, Bruselas y Berlín son sólo unos pocos ejemplos. En algunos lugares de esas ciudades, las normas musulmanas se están imponiendo ya. Los derechos de las mujeres están siendo destruidos. Burkas, velos, poligamia, mutilación genital femenina, asesinatos de honor. Las mujeres deben ir a clases de natación separadas, y no deben dar la mano. En muchas ciudades europeas ya existe el apartheid. Los judíos, en un número cada vez mayor, están abandonando Europa.

Como indudablemente ya sabéis, mucho mejor que yo, también en vuestro país, la inmigración masiva ha aumentado rápidamente. Esto ha causado una enorme presión sobre vuestra sociedad británica. Mirad lo que está pasando por ejemplo en Birmingham, Leeds, Bradford, y aquí en Londres. Los políticos británicos que se han olvidado de Winston Churchill, han tomado la ruta de menor resistencia. Se han rendido. Han abandonado.

El año pasado, mi partido solicitó al Gobierno holandés que realizara un análisis de coste-beneficio sobre la inmigración masiva. Pero el gobierno rehusó darnos una respuesta. ¿Por qué?. Porque tiene miedo de la verdad. Las señales no son buenas. Una revista semanal holandesa, “Elsevier”, calculó que los costes de la inmigración superaban los 200 Millardos de euros. Sólo en el año pasado, se llegó a una cifra de 13 Millardos de euros. Se han realizado más cálculos en toda Europa: de acuerdo con el Banco Central de Dinamarca, cada inmigrante danés procedente de un país musulmán le cuesta al Estado danés más de trescientos mil euros. Lo mismo se puede ver en Noruega y Francia. La conclusión que se puede sacar de esto es lo siguiente: Europa se está empobreciendo a día de hoy. Se hace más pobre gracias a la inmigración masiva. Más pobre gracias a la demografía. Y los izquierdistas están asustados.

Yo no sé si es cierto, pero he leido en varios periódicos ingleses que los laboristas abrieron las puesrtas de la inmigración masiva, siguiendo una política deliberada para cambiar el panorama social en el Reino Unido. Andrew Neather, un antiguo consejero del gobierno, y escritor de discursos para TOny Blair y Jack Straw, dijo que el objetivo de la estrategia inmigratoria laborista era, y le cito, “frotar los morros de la derecha en la diversidad, y rendir sus argumentos como pasados de moda”. Si esto es cierto, es algo sintomático dela izquierda.

Damas y caballeros, no os equivoquéis: la izquierda está facilitando la islamización. Los izquierdistas, socialistas y compañía, se alegran por cada nuevo banco sharia que se crea, por cada nueva hipoteca shria, por cada nueva escuela islámica, por cada nuevo tribunal islámico. Los izquierdistas consideran al Islam como algo equivalente a nuestra propia cultura. ¿Ley sharia, o democracia?. ¿Islam, o libertad?. Eso en realidad no les importa. Pero nos importa a nosotros. Toda la élite izquierdista es culpable de practicar el relativismo cultural. La universidades, iglesias, cámaras de comercio, la prensa, los políticos. Todos ellos, están traicionando nuestras libertades, tan duramente adquiridas.

Y yo me pregunto a mí mismo el por qué, ¿por qué los izquierdistas y socialistas han dejado de luchar por ellas?. Hubo un tiempo en el que los izquierdistas levantaban barricadas por los derechos de las mujeres. Pero, ¿dónde están ahora?. ¿Dónde están en el 2010?. Están mirando hacia el lado contrario. Porque son fanáticos del relativismo cultural, y son dependientes del voto musulmán. Dependen de la inmigración masiva.

Gracias al cielo que Jacqui Smith ya no está en el gobierno. Fue una victoria para la libertad de expresión el que un juez británico barriese de un plumazo su decisión de impedir que entrara en su país el año pasado. Espero que los jueces de mi país sean al menos igual de sabios, y me liberen de todos los cargos en Holanda, más adelante en este año.

Desafortunadamente, hasta el momento no lo han hecho tan bien. Porque ellos no querían oir la verdad acerca del Islam, ni están interesados en escuchar la opinión de expertos legales de primer orden en el campo de la libertad de expresión. El mes pasado, en una sesión preliminar, el tribunal rechazó quince de los dieciocho testigos expertos cuya presencia yo había solicitado.

Tan sólo a tres de esos expertos se les permitirá el ser escuchados. Afotunadamente, mi querida amiga y heroica psiquiatra americana , la Dra. Wafa Sultan será uno de ellos. Pero su testimonio se escuchará a puerta cerrada. Aparentemente la verdad acerca del Islam, no debe ser contada en público, y la verdad acerca del Islam deber permanecer en secreto.

Damas y caballeros, estoy siendo juzgado por mis creencias políticas. Ya sabíamos que la persecución política existía en los países de Oriente Medio, como Iran y Arabia Saudí, pero nunca en Europa, nunca en Holanda.

Estoy siendo juzgado por comparar el Corán con el “mi Lucha”. Es ridículo. Me pregunto si en Gran Bretaña se pondrán alguna vez las creencias de Winston Churchill a jucio…damas y caballeros, el juicio político que se está llevando a cabo contra mí, debe parar.

Pero no todo es acerca de mí, esto no va acerca de Geert Wilders. La libertad de expresión está en peligro. Como quizás ya sepáis ahora, uno de mis héroes, la autora italiana Oriana Fallaci, tuvo que vivir con miedo de que la extraditaran a Suiza por causa de su libro anti-islámico “La Rabia y el Orgullo”. El dibujante holandés Nekschot fué arrestado en su propia casa en Ámsterdam, por diez policías, por culpa de sus dibujos anti-islámicos, Aquí, en Gran Bretaña, la autora americana Rachel Ehrenfeld fué denunciada por difamación por parte de un hombre de negocios saudí. En Holanda, Ayaan Hirsi Ali, y en Australia dos Pastores cristianos fueron denunciados. Y podría seguir, y seguir. Damas y caballeros, a través de todo Occidente, gente amante de la libertad está sufriendo esta “yijad legal” que está en marcha. Esto es la “guerra judicial” islámica. Y, damas y caballeros, no hace mucho tiempo el dibujante danés Kurt Westergaard estuvo a punto de ser asesinado a consecuencia de sus caricaturas.

Damas y caballeros, deberíamos defender el derecho a la libertad de expresión. Con todas nuestras fuerzas. Con todo nuestro poder. La libertad de expresión es la más importante de nuestras muchas libertades. La libertad de expresión es la piedra fundamental de nuestras sociedades modernas. La libertad de expresión es el aliento de nuestra democracia, y sin libertad de expresión nuestro modo de vida, nuestra libertad, se habrá esfumado.

Creo que es nuestra obligación preservar la herencia de los valientes y jóvenes soldados que asaltaron las playas de Normandía. Que liberaron a Europa de la tiranía. Esos héroes no pueden haber muerton en vano. Es nuestra obligación defender la libertad de expresión. Como dijo George Orwell; “Si la libertad significa en realidad algo, significa el derecho a decirle a la gente quello que no quieren oir”.

Damas y caballeros, yo creo en otra política, es la hora del cambio. Debemos darnos prisa. Ya no podemos esperar más. El tiempo se acaba. Si me lo permitís, citaré a uno de mis presidentes americanos favoritos, que es Ronald Reagan, que dijo en una ocasión: “Necesitamos actuar hoy, para preservar el mañana”. Y es por eso por lo que yo propongo las medidas siguientes, sólo mencionaré unas cuantas, para preservar nuestra libertad:

Primero, tendremos que defender la libertad de expresión. Es la más importante de nuestras libertades. En Europa, y de hecho en Holanda, necesitamos algo similiar a la Primera Enmienda norteamericana.

Segundo, tendremos que poner fin y librarnos del relativismo cultural. A los relativistas culturales, a los socialistas de la sharia, les digo orgullosamente: nuestra cultura occidental es muy superior a la cultura islámica. No temáis decirlo. No eres un racista cuando dices que tu cultura es mejor.

Tercero, necesitamos parar la inmigración masiva procedente de los países islámicos. Porque más Islam, siginifica menos libertad.

Cuarto, tendremos que expulsar a los inmigrantes criminales y, seguidamente a su desnacionalización, tendremos que expulsar a los criminales con doble nacionalidad. Y hay muchos de esos en mi país.

Quinto, tendremos que prohibir la construcción de nuevas mezquitas. Ya hay bastante Islam en Europa. Especialmente porque los cristianos en Turquía, Egipto, Irán, Irak, Pakistán e Indonesia son maltratados, y por eso debería haber un parón en la construcción de mezquitas en Occidente.

Y por último, pero no menos importante, tendremos que librarnos de todos esos que se hacen llamar líderes. Lo he dicho antes: Menos Chamberlains, más Churchills. Elijamos líderes auténticos.

Damas y caballeros. A la anterior generación, la de mis padres, la palabra “Londres” les sonaba como un sinónimo de esperanza y libertad. Cuando mi país fué ocupado por los nacional-socialistas, la BBC le ofrecía un parpadeo diario de esperanza, en la oscuridad de la tiranía nazi. Millones de mis compatriotas la escuchaban en secreto. Las palabras “esto es Londres”, eran un símbolo de un mundo mejor que llegaría pronto.

¿Qué será lo que se emita dentro de cuarenta años?. ¿Será todavía “Esto es Londres”?, ¿o será “Esto es Londonistán”?. ¿Nos traerá la esperanza?, ¿O nos señalará las coordenadas de La Meca y Medina?. ¿Ofrecerá Gran Bretaña sumisión, o perseverancia?, ¿libertad, o esclavitud?. La elección es vuestra. Y en los Países Bajos, la elección es nuestra.

Damas y caballeros, nosotros nunca nos disculparemos por ser libres. Nunca abandonaremos. Y ciertamente, como uno de sus antiguos líderes dijo: Nunca nos rendiremos.

La Libertad debe prevalecer, y la libertad prevalecerá.
Muchas gracias.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Un profundo desánimo
J. M. RUIZ SOROA El Correo  27 Mayo 2010

Eso, desánimo es lo que invade el ánimo de este comentarista cuando lee las reflexiones que le suscitan a Ramón Jáuregui sus andanzas por tierras belgas (EL CORREO, 26-5-10). Porque resulta que su descubrimiento de dos comunidades lingüísticas cerradas la una a la otra, la valona y la flamenca, le recuerda de inmediato la situación del País Vasco («no puede evitar -dice- trasladar la realidad belga a nuestro país»). Y se lanza por ello a un emocionado y lírico canto a favor del bilingüismo, única forma según él de vertebrar y cohesionar este país nuestro, que de otra forma «se dividirá entre zonas euskaldunes y castellanas» (lo de llamarlas «castellanas» es su término, no el mío).

Resulta difícil entender cómo es posible que el bueno de Ramón Jáuregui no se haya apercibido de las diferencias sociolingüísticas entre Bélgica y el País Vasco, que son radicales. Que allí existen dos (para ser exactos, tres, pues también existe la alemana) comunidades lingüísticas separadas e incomunicadas dado que ninguna conoce la lengua de la otra (el segundo idioma de todos es el inglés), mientras que en Euskadi existe una lengua conocida, dominada y utilizada por todos sus habitantes que es la que nos permite entendernos sin problema alguno. Eso que llamamos algunos «lengua común», y que es el más valioso patrimonio lingüístico de los vascos y de los españoles en general. Resulta difícil de entender que Ramón Jáuregui no se dé cuenta de que en el País Vasco no existe una comunidad euskaldun y otra erdeldun, por la sencilla razón de que castellanohablantes lo son la totalidad de sus habitantes. De manera que los que existen son ciudadanos monolingües y bilingües, pero no dos comunidades distintas separadas y sin contacto entre ellas. Que tiene cierto sentido pedir a los belgas que aprendan la lengua de «los otros», pero que no tiene ninguno exigir a los vascos monolingües que aprendan una segunda lengua común cuando ya poseen una primera que lo es.

Resulta también difícil de entender que Ramón Jáuregui piense seriamente que la existencia en una nación de comunidades lingüísticas separadas es un factor inevitable de disgregación o desvertebración. Le bastaría darse un paseo hasta la no tan lejana Suiza para comprobar cómo un país con cuatro comunidades lingüísticas distintas puede exhibir un grado de vertebración y cohesión que ya querríamos tener en otras naciones europeas. Y que ello no depende de la extensión del bilingüismo, sino del deseo extendido de formar una sociedad común que salvaguarde las diferencias de cada cual. Porque si la lengua fuera un factor relevante para la cohesión, ¿cómo sería que India y Pakistán se odian cuando hablan la misma lengua?

Resulta por último difícil de entender que Ramón Jáuregui cante con lirismo al bilingüismo integrador de que hoy «disfruta» Cataluña, cuando tal bilingüismo está sostenido en realidad en una política dirigista e impositiva alejada de cualquier espontaneidad o voluntariedad social. Cataluña «disfruta del bilingüismo» porque se reprime la libertad lingüística, en el mismo sentido aproximado que Cuba 'disfruta del socialismo'.

El viajar abre la mente y cura de localismos cegatos, nos decían nuestros maestros. Eso sería antes, visto lo visto.

Hacer justicia

Editorial www.gaceta.es  27 Mayo 2010

Ha llegado el momento de que Pamplona salde la deuda con las víctimas del terrorismo.

Si a las generaciones más jóvenes de Pamplona se les cuenta que en nuestra ciudad una persona fue asesinada en el mercado de mayoristas y que, aunque era conocida y cliente habitual, su cuerpo permaneció durante hora y media en el suelo, tapado con una manta, nadie se lo hubiera creído. El cadáver permaneció en el suelo mientras continuaban trabajando a su alrededor como si nada hubiese sucedido, sin que se oyera un grito, un lamento ni siquiera de conmiseración al pasar al lado.

Si se les dice que ese mismo día otras dos personas cayeron abatidas por la explosión de un coche bomba colocado cerca de un colegio público, donde había niños, y el ayuntamiento no reaccionó y no convocó ni un pleno extraordinario, ni una concentración silenciosa, ni tan siquiera, días después, se dignó a aprobar una simple moción de condena presentada por la oposición, no salen de su asombro. Si se les dice que ese mismo ayuntamiento, estando reunido en sesión plenaria, se vio sorprendido por la detonación de una bomba trampa que muy cerca de allí segó la vida de un niño de 14 años y de un policía nacional y, conociendo el trágico balance del atentado, continuó impasible con el debate del orden del día, finalizó la sesión sin condenarlo y, después, los corporativos se negaron a suspender una cena que tenían organizada para celebrar un aniversario porque, dijeron, “la vida tiene que seguir”, y se fueron a un restaurante, se llenan de perplejidad y creen que les estamos hablando de tiempos remotos, al menos de la época de la República o de la Guerra Civil. Y esto sucedió hace tan sólo 25 años.
Ellos no saben que eran los tiempos en los que la sociedad española en general y la pamplonesa en particular vivían atemorizadas y no reaccionaban ante ETA.

Los tiempos en los que si un terrorista caía en un enfrentamiento con la Policía, inmediatamente se producía la glorificación del muerto, las llamadas a la conciencia universal, a los paros, a los desfiles, a las pancartas injuriosas contra las fuerzas de orden, los lutos, las lágrimas y hasta algunas homilías. Que eran los tiempos en los que había un miedo cerval a exteriorizar un simple sentimiento de piedad hacia las víctimas de ETA y el dolor se quedaba reservado para las esposas, hijos, madres y para un grupo reducido de amigos. Los tiempos en los que en el Ayuntamiento de Pamplona se alardeaba de que la “mayoría natural” estaba formada por PSOE y Herri Batasuna (brazo político de ETA), por lo que las mociones de condena de los atentados que presentábamos los concejales de la oposición sistemáticamente eran rechazadas con el apoyo del PNV, como sucedió ahora hace 25 años, el 7 de mayo de 1985, cuando kilo y medio de Goma-2 ensangrentó la pamplonesa calle Monasterio de Fitero y amputó las piernas y un brazo del teniente de la Policía Nacional José María Izquierdo. Entonces, el pleno municipal fue tan mezquino que ni condenó el atentado, ni tan siquiera felicitó a un sargento de la Policía Municipal que, en un alarde de eficacia y con tres cinturones de otros tantos viandantes, consiguió cortarle en gran medida el flujo de sangre, con lo que le salvó la vida.

El teniente Izquierdo, como todas las víctimas del terrorismo, estuvo por encima de las circunstancias y tan sólo tres días después de su atentado, hablando de sus verdugos, dijo: “Ni les guardo rencor, ni odio, ni siquiera deseo verlos en mi situación”, al tiempo que añadió que “si lo que quieren es eliminarnos o que nos marchemos de aquí, no lo van a conseguir, me voy a recuperar y nos vamos a quedar a vivir en Pamplona”.

Dicho y hecho. Desde entonces han transcurrido 25 años que han tenido que ser durísimos para José María Izquierdo, su mujer y sus hijas, que vieron cómo se truncaba una familia aquel día de mayo. A lo largo de todo este tiempo, guardando en su interior el dolor y el sufrimiento, se les ha visto por las calles de Pamplona sin ningún gesto de rencor. Tampoco han pretendido el más mínimo protagonismo ni han caído en la tentación de convertirse en víctimas mediáticas del terrorismo, como otros lo han hecho, para lo que tenían méritos sobrados. Por el contrario, la familia Izquierdo ha vivido durante todo este tiempo en el anonimato sin pretender ni buscar cargos o prebendas por su atentado.

Estamos en 2010 y, afortunadamente, la sociedad pamplonesa ha cambiado, y mucho, durante todos estos años. Por eso ha llegado el momento de que nuestro ayuntamiento salde la deuda que tiene pendiente con todas las víctimas de atentados que en nuestra ciudad se cometieron durante todos esos años y en su momento no quiso condenar. Este mes de mayo, cuando se cumplen los 25 años del atentado del teniente Izquierdo y del asesinato del niño Alfredo Aguirre y del policía nacional Francisco Miguel Sánchez, debe ser el momento en el que se haga justicia con todos ellos. Se lo merecen.

Quo vadis, Mariano?
Pepe Álvarez de las Asturias Semanal Digital 27 Mayo 2010

1. Quedan dos años para las elecciones generales. 2. Quedan dos años de ZP. 3. Quedan dos años de gobierno socialista.

Estas tres frases, aunque parezca lo contrario, no significan lo mismo. Veamos una a una:

1. Que quedan dos años para las elecciones es casi un axioma; estoy convencido al 98% de que Mister Paz no va a adelantar las elecciones ni ordenándoselo Ohbama!, Merkel y Jintao juntos. Ni aunque se lo pidiera "por Azaña" el espíritu de su abuelo. Antes preferiría autoinmolarse que reconocer su fracaso en esta farsa tan bonita que él mismo se ha pergeñado en su mente iluminada y limitada.

2. Que quedan dos años de ZP es, por tanto, igual de probable; lo que no lo es tanto es que Mister Paz repita en las elecciones de 2012, ya sea por presiones de su partido, por presiones de su señora, por presiones de la comunidad internacional o por depresiones propias; sinceramente, creo que no repetirá, incluso me apostaría mi pensión.

3. Lo que cada vez se me hace más difícil de refutar es que quedan (sólo) dos años de gobierno socialista. De verdad, no me lo creo. Y me acojono al escuchar mis propios pensamientos, porque es terrorífico sólo el pensarlo. Después de lo que han hecho estos tipos y tipas durante 6 años de desgobierno, más los 2 que les quedan (que van a ser aún más aterradores), me parece increíble, imposible, inimaginable, impensable que pudieran volver a ganar y, lo que es peor, a gobernar. Pero repito, hoy por hoy, tengo el pleno convencimiento de que así será.

¿Y por qué soy tan pesimista antropológico? Pues sencillamente porque soy realista. Y objetivo. Y por tanto no me ciegan las consignas de partido, ni las falsas espectativas bienintencionadas, ni los fuegos de artificio pop, ni las lecturas miopes de encuestas ciscenses o de circos electorales (¿perder 60.000 votos en las elecciones vascas fue una victoria?). Como a muchos miles de ciudadanos de bien, no me convence la alternativa. No es que no me la crea, es que no me convence; y si no me convence a mí, que estoy predispuesto a ser convencido, imaginemos a quienes no sólo no están predispuestos sino que además están radicalmente en contra. ¡Ardua tarea, vive Dios!

Y es que los precedentes son malos augures: Mariano Rajoy ha perdido ya dos veces dos contra ZP. Una, la primera, porque el PP se perdió en su propia soberbia, por un lado, y en su necedad a la hora de gestionar el 11M por otro; lo demás sobra. En las siguientes elecciones, porque basaron su estrategia, durante 4 años, en comunicar el apocalipsis: "¡España se rompe!" (estatut) y "¡Traición!" (proceso de paz); estrategia que cayó como un cojo zancadilleado en cuanto el PSOE retrasó la sentencia sine die y la poli empezó a enchironar etarras y batasunos como quien lo ha hecho toda la vida. Resultado: otros 4 años de ZP. ¡Y qué 4 años! (sólo llevamos dos y parecen una eternidad infinita y más allá). Y yo no estoy dispuesto a que este iluminado o su más que probable sucesor (llámese Pepiño, Rubalcaba, Solana o quien ose) sigan destrozando España despropósito tras despropósito. ¡Me cabrea, me encocora, me desquicia, me enerva y me descorazona el solo hecho de pensar que van a ganar éstos otra vez! Me jode y me acojona, hablando pronto y bien.

Por eso, mi querido Mariano, mis queridos dirigentes y dirigentas del PP, mis queridos militantes y militantas del PP, en nombre propio y en el de millones de ciudadanos y ciudadanas que no ven otra salida a la crisis económica, política y moral que se está comiendo España, te hago una pregunta nada capciosa, aunque sí necesaria e implorante: ¿tienes el pleno convencimiento de que estás haciendo todo (repito, todo) lo que está en tu mano para ganar las próximas elecciones generales? Contesta sinceramente, por favor (recuerda: "todo lo que esté en tu mano"). Y contesta con un SÍ o un NO, no me vale un "sí pero no", un "es quee…", un "bueno, yo…" ni demás marianeces. Piénsate la respuesta, pero no te tomes un año, que se nos va el tiempo (y con el tiempo, todo lo demás).

Decía Maquiavelo, que de política sabía más que Pepiño, "vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse". Pues eso, hagamos. Hagamos mucho, hagamos todo. Si se hace bien, seguro que no nos arrepentimos. Así que, mientras te piensas la primera respuesta, Mariano, aquí van otras preguntas que debes hacerte y que también exigen respuesta rápida y contundente, porque de ellas depende nuestro futuro y el de nuestros hijos (y no es una metáfora).

¿Soy el más indicado, de entre todos los y las dirigentes de mi partido, para liderar un proyecto 100% ganador en 2012? ¿Soy el líder más valorado por los simpatizantes y votantes del PP? ¿Y por los votantes que no son del PP (ésos que te hacen ganar unas elecciones)? ¿Tengo capacidad, atractivo y poder de seducción suficientes para atraer, convencer y conquistar a cientos de miles de nuevos votantes? ¿Tengo a los mejores candidatos posibles, 100% ganadores, en comunidades clave como Cataluña y Andalucía? ¿Me rodeo siempre de los más capaces, de los mejor preparados en cada puesto, del equipo óptimo para ganar? ¿Voy a dejar la campaña electoral en las manos más expertas, profesionales y especializadas (las mejores agencias de Publicidad y Comunicación)… o voy a seguir confiando en los amiguetes? ¿Voy a seguir desarrollando la misma estrategia de comunicación que ha fallado dos veces? ¿Con qué tono voy a convencer a mis votantes potenciales, con el Barbismo de Rita o el Nadismo de Arriola? ¿No habrá un término medio y más eficaz? (Ver análisis de la in-comunicación del PP en el Blog de Mister Paz: "¡Es la comunicación, estúpido!").

¿Cuáles son mis motivos/prioridades: yo, mi partido, mi país? ¿Tengo bien definidas mis ideas, mis valores, mis principios y así lo hago saber invariablemente, con claridad y contundencia, para no confundir al electorado? ¿O por el contrario reculo, me desmiento o me rectifico con frecuencia? ¿Me adelanto a los acontecimientos o voy siempre a rebufo? ¿Transmito entusiasmo, frescura, optimismo, pasión por nuestro proyecto? ¿Soy un ganador nato o me conformo simplemente con participar? ¿Creo al 100% en mi propio éxito? ¿O prefiero esperar, haciendo lo justito, el fracaso de ZP? ¿Sé positivamente que estoy poniendo todo mi empeño, toda mi energía, toda mi fe, toda mi voluntad, toda mi experiencia, toda mi inteligencia en GANAR las elecciones de 2012? ¿O creo, honradamente, que puede haber un candidato (o candidata) mejor? Esta pregunta, por favor, repítetela al menos una vez al día.

En definitiva, quo vadis, Mariano? ¿Adónde vas? ¿Tienes clara tu meta? Porque, lo queramos o no, adonde tú vayas vamos todos detrás. La decisión es tuya. La responsabilidad también. Y la culpa, si la hubiera. Quedan dos años para 2012, y si vuelves a perder, si vuelve a ganar el PSOE por tercera vez (¡tercera!), con ZP o sin él, millones de españoles no te lo perdonaremos nunca. Nunca.

Decía Gandhi que la diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer alcanzaría para solucionar la mayoría de los problemas del mundo. Imagínate los problemas de España.

Catalanismo
El sentido común de las emociones
Eva Miquel Subías Libertad Digital  27 Mayo 2010

Un claro ejemplo, sin duda, de lo que podría aproximarse a una buena definición del término surrealismo en su fase más evolucionada sería la escena aún calentita entre un político oriundo de Córdoba y otro nacido en Ceuta intercambiando el uno palabras en catalán y expresándose el otro en castellano mediante la ayuda de un aparato traductor en nuestra Cámara Alta.

Visto desde fuera es como de coña marinera y visto desde dentro es tan sólo una pincelada más de nuestro particular y colorido escenario político, cada día más repleto de garabatos sólo inteligibles por unos pocos.

El presidente de la Generalitat de Catalunya ha acudido al Senado para pedir la renovación del Tribunal Constitucional, ya que éstos siguen tumbados a la bartola a verlas venir y dando alas a que puedan ocurrir cosas como ésta, sin ir más lejos. Y lo ha hecho en la lengua, no que le vio nacer, sino la que ha aprendido con ahínco y tesón en sus años de vida en Cataluña, algo encomiable si no fuera porque nunca es bueno ser más papista que el Papa forzando situaciones que rozan lo absurdo en un entorno en el que todos sus miembros conocen y utilizan la lengua común de todos los españoles, que es también la suya.

Inciso. Antológica fue la intervención del periodista Arcadi Espada en catalán en Ondacero con Carlos Herrera ejerciendo de traductor simultáneo, donde venían a decir que si aquello era el reflejo de la sociedad, por qué no extenderlo a todos sus ámbitos. Sigo.

Cierto es que la iniciativa de poder expresarse en cualquiera de las lenguas cooficiales en la Comisión General de CCAA del Senado viene de 2005, tras un acuerdo unánime de todos los grupos parlamentarios y por tanto, no es la primera vez que se habla catalán, gallego o euskera en esta Comisión.

Pero cierto es también que la situación de asfixiante crisis actual debería haber sido motivo suficiente para tener un gesto más de austeridad, más simbólico que efectivo, pero demostrando la capacidad de cada uno para poner su granito de arena. Y si a esto le añadimos que el clima entre Cataluña y el resto de España está más inestable y tenso que nunca, tampoco habría estado del todo mal dejar de lado las emociones lingüísticas.

Y desde luego, tampoco es lo más adecuado apelar al sentido común, algo de lo que precisamente el Sr. Montilla no anda muy sobrado en estos días, que viene a ser algo así como que Cristina Fernández de Kirshner venga a España a darnos lecciones de justicia. Del todo innecesario y sobre todo, inapropiado.

"La lengua no tiene precio" ha sentenciado el presidente catalán a la hora de responder a la cuestión sobre el coste de las pertinentes traducciones. Así, a lo anuncio de Mastercard, quedándose tan ancho el tipo. Pero a la hora de escribir estas líneas es cuando se ha quedado bien a gusto en Rac1, la emisora catalana del Grupo Godó.

Una servidora ha podido escuchar en directo, recién duchadita y por lo tanto, con los oídos bien despejados, que sí, que Cataluña y el resto de España están atravesando una etapa de relaciones difíciles, que los afectos, para que permanezcan, tienen que ser correspondidos, pero que el verdadero culpable es la "España más mesetaria que prescinde de la periferia, la que defiende la España pre-constitucional (...), la mayoría perteneciente al PP, que considera que una política anticatalanista le hace ganar votos".

José Montilla, quien cada día se parece más al personaje que le caricaturiza en Polònia, debería saber a estas alturas que el sentido común no va siempre ligado a las emociones, ni a las afectivas ni a las relacionadas con la rabia y los arrebatos a los que nos empieza a tener acostumbrados. Y desde luego, el seny es la cualidad que más escasea en el espíritu del tripartito. Así que antes de acudir al Senado a representar la obra de fin de curso, debería repasar los manuales básicos donde le recuerden un mínimo de sensibilidad institucional, un mínimo de cumplimiento de las reglas de juego, un mínimo de fair play y un mínimo de sentido del pudor.

Verán. Esta semana cumplo un par de añitos en esta casa. Veinticuatro meses intentando contarles cosas con mayor o menor acierto, con más o menos inspiración, sin ocultar –porque se trataría entonces de otra persona– mi estado de ánimo ni mis ganas de expresar mayor profundidad o una aparente frivolidad para quitar hierro a según qué asuntos. En fin, procurando transmitir percepciones como una es, ni mejor ni peor. Y ¿saben lo que les digo? Tras dos años de contemplar nuestro panorama nacional no sólo no hay nada nuevo en el horizonte sino que los nubarrones que se ciernen sobre él son más oscuros que nunca. Y hoy, precisamente, no me he dejado llevar por las emociones, para no anular el poco sentido común que me queda.

Hoja de ruta ante un próximo fin de ETA
NATIVIDAD RODRÍGUEZ - BOLETÍN DE LA FUNDACIÓN FERNANDO BUESA  27 Mayo 2010

Ante un eventual final de ETA, que se vislumbra próximo, resulta necesario recordar que la manera en que se haga este proceso final va a condicionar mucho la convivencia futura entre vascos.

Desde la Fundación Fernando Buesa estamos sinceramente convencidos de que ETA, que tanto nos ha hecho sufrir, se encuentra en una situación de gran debilidad, lo que no es óbice para que aún pueda hacer mucho daño. Esta debilidad no es casual, sino fruto de la actuación decidida del Estado de Derecho en su lucha antiterrorista, de los acuerdos entre los partidos democráticos en la estrategia para acabar con la banda, de la colaboración internacional y de la voluntad social inmensamente mayoritaria en Euskadi y en el resto de España. Es fruto, además, de las políticas de tolerancia cero con el terrorismo puestas en marcha por los gobiernos central y vasco.

La Fundación Fernando Buesa desea fervientemente que el final de ETA se produzca lo antes posible, pero no a cualquier precio. Hemos rechazado siempre que el final de la violencia vaya acompañado de contrapartidas políticas y hemos reivindicado también la necesidad de la unidad democrática en la lucha contra el terrorismo. Desde esta perspectiva, queremos contribuir con algunas reflexiones sobre cuáles deberían ser las líneas maestras de una hoja de ruta del final de ETA.

En primer lugar, también en ese final del terrorismo, la actuación de todos los poderes públicos debería venir marcada por los principios y valores del Estado de Derecho y ser liderada por los partidos democráticos.

El fin del terrorismo no puede suponer rédito político alguno, por lo que no cabe ninguna contrapartida política para los terroristas. Creemos que la integración en el juego político democrático de los sectores que no condenan el terrorismo deberá darse cuando, de una manera nítida, rechacen el uso de la violencia como método para conseguir fines políticos y, además, acepten de manera indubitada la legitimidad y los valores del Estado de Derecho.

En nuestra opinión, un elemental respeto al derecho a la justicia de las víctimas del terrorismo exigirá que los delitos terroristas sean investigados y juzgados.

Una vez comprobado fehacientemente el final definitivo de la actividad terrorista, y únicamente en ese momento, la democracia española, dentro de lo previsto en el ordenamiento jurídico, podrá propiciar medidas favorecedoras de la reinserción de los terroristas presos. Para ello, consideramos que será necesaria la proclamación por parte de los terroristas de la ilegitimidad de la violencia para conseguir fines políticos, el reconocimiento y la reparación del daño causado y la asunción de la legitimidad de nuestro Estado de Derecho.

Y en estos momentos en los que la unidad democrática es un hecho en Madrid y en Vitoria, en los que la estrategia común es la de acabar con ETA, creemos necesaria la prudencia de todos los partidos e instituciones, y dosis de generosidad para no buscar protagonismos ni intereses partidarios. Son momentos difíciles, en los que la cercanía del final no nos puede llevar a cometer errores. Ni por exceso, ni por defecto. Sobre todo será muy importante no caer en la tentación de creer que desaparecida ETA, han desaparecido todas sus consecuencias. Desde la Fundación queremos manifestar que la victoria sobre ETA será la victoria del Estado de Derecho sobre el totalitarismo, el fanatismo y la exclusión. No va a ser la victoria en exclusiva de ningún partido político, ni de ninguna personalidad, sino la de todos los demócratas, la de toda la sociedad.

Natividad Rodríguez, Presidenta de la Fundación Fernando Buesa Blanco Fundazioa
BOLETÍN PERIÓDICO DIGITAL DE LA FUNDACIÓN FERNANDO BUESA FUNDAZIOA nº 18 - 27/05/2010

Nueva proclama de TV3 por la causa independentista: hoy emite en ‘prime time’ 'Adéu, Espanya'
Redacción El Confidencial  27 Mayo 2010

“La televisión autonómica catalana se ha convertido en un coto de poder para lanzar a la sociedad los mensajes independentistas impuestos por los dirigentes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). El problema es que mucha de la programación se decide en los despachos de estos dirigentes políticos en lugar de atenerse a criterios de información de carácter público”. Esta frase proviene de un cargo de los servicios informativos de la cadena pública de Cataluña y no se produce de forma espontánea.

Este directivo asegura que en los últimos cuatro años se ha impuesto una “determinada forma de organizar la parrilla de la programación, donde imperan los mensajes que promueven el independentismo”. No sólo es en la forma de redactar los informativos de la cadena pública, o en la narración y el tratamiento informativo de las crónicas relativas al Fútbol Club Barcelona como “modelo de catalanidad”, por ejemplo, sino que estos mensajes también se producen en determinados programas. “Es el caso del documental que hoy se emite a las 21:30”. El programa en cuestión lleva el sugerente título de Adéu, Espanya (Adiós, España, en castellano).

El documental, realizado por Maria Dolores Genovès, se emitirá en horario de máxima audiencia y versará sobre el papel internacional que podría desempeñar Cataluña como país independiente y se compara con regiones de estados federales que también aspiran a ganar más autonomía (incluso la separación política y territorial) como es el caso de Quebec. “El mensaje de este documental parece claro: ¿Tiene sentido que Cataluña mantenga sus aspiraciones “legítimas” de convertirse en un Estado independiente separado de España tal y como lo propugnan regiones como el Québec?”, afirma el directivo.

El tema trae cola. Adéu, Espanya tendría que haberse emitido hace semanas. Coincidía con el debate más intenso del Estatuto en el seno del Tribunal Constitucional. Pero eso no era problema. Sólo un efecto colateral. PSC y ERC se enzarzaron en una disputa interna que ahora se ha saldado con la emisión del documental cuando la polémica del Estatuto ha remitido su intensidad. En palabras del ex líder socialista de Barcelona y portavoz adjunto del grupo parlamentario, Joan Ferran, se trataría de la “costra independentista” que controla los medios públicos de Cataluña. Desde la otra trinchera, se afirma que lo que hay es una “desanaturalización” de los medios, una “españolización”. Todo depende, pues, del cristal con que se mire.

Es evidente que programas con estos contenidos no sólo avivan la polémica aprovechando la situación política actual, pero no es coincidencia. ERC pidió el voto negativo para el Estatuto catalán, pero su negativa se torna ahora en una defensa acérrima del texto que no apoyó en su momento. Hay otro factor a tener en cuenta: el eterno debate sobre la independencia de Cataluña en una precampaña electoral autonómica es una baza que ningún partido catalanista, sea independentista o autonomista, desdeña. Y ninguno está dispuesto a desechar un programa con un fuerte contenido político para colgarse méritos.

Algo que el directivo de TV3 aludido critica porque, en su opinión, la televisión pública debe ser objetiva, de calidad, imparcial y formar a los ciudadanos, sin adoctrinarles de forma política. Y se pregunta: “¿Por qué no emiten un documental sobre los beneficios de una Cataluña integrada en una España plural?”. Nadie lo había pensado. Ni, mucho menos, propuesto como documental.

La Generalitat aprueba un lengua de signos específica en catalán
La nueva norma establece como uno de los deberes principales la difusión de este modo de comunicarse
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com  27 Mayo 2010

Madrid.- El Parlamento de Cataluña aprueba por unanimidad la ley de la lengua de signos catalana, lo que significa el reconocimiento de esta forma de comunicarse específica como el sistema lingüístico propio de las personas sordas y sordo-ciegas de esa comunidad autónoma.

Esta es la última medida que confirma el principal objetivo del catalán: extenderse. Carod-Rovira ya ha demostrado en numerosas ocasiones sus ansias por alcanzar el proyecto de los 'países catalanes'. Quiere abarcar todos los sectores de la población y por ese motivo, busca en el lenguaje de signos una diferencia más. LA VOZ LIBRE ya se hacía eco de esta información en julio de 2009, cuando la Generalitat aprobó el proyecto de ley de la lengua de signos catalana que regularía la enseñanza, el aprendizaje y su interpretación.

Finalmente los deseos de Carod se han cumplido y el texto, aprobado por 132 votos a favor y ninguno en contra, supone la regulación del aprendizaje de esta lengua, la formación y acreditación del profesorado que la imparte, y garantiza su uso en las administraciones públicas catalanas.

Esta ley también establece que la Generalitat debe difundir esta lengua y reconoce al Instituto de Estudios Catalanes (IEC) como la institución académica que tiene que determinar sus normas e impulsar su investigación.

La aprobación de esta medida ha estado marcada por una votación confusa en la que Ciudadanos, partido que preside Albert Rivera, se equivó al emitir su voto. Por error entendió que el texto final, que se sometía a votación, era bilingüe, es decir que permitía escoger entre la lengua de signos española y la lengua de signos catalana, pero finalmente tal y como ha sido aprobado el texto, la lengua vehicular será únicamente la de signos catalana.

Aun así, el vicepresidente del Gobierno catalán, Josep-Lluís Carod-Rovira, matizó que "no se trata de una imposición para las personas sordas, sino de un instrumento muy útil para aquellos que quieran utilizarla".

Esta es la primera norma en toda España que regulará los aspectos lingüísticos de una lengua de signos con un texto propio y diferenciado de la normativa sobre accesibilidad de las personas sordas.

Recortes de Prensa   Página Inicial