AGLI

Recortes de Prensa    Martes 1 Junio  2010

 

Sindicatos
Los culpables amenazan con protestar
Guillermo Dupuy Libertad Digital 1 Junio 2010

Tras años de estéril "diálogo social", y ni siquiera cuando Zapatero nos ha querido hacer creer que pretende reducir el déficit público, el Gobierno ha sido capaz de incluir en su increíble plan de ajuste una medida que, como la profunda liberalización de nuestro mercado laboral, permitiría estimular la contratación y, con ella, obtener tanto una reducción de los gastos del Estado como un aumento de sus ingresos. El estímulo de la creación de empleo no sólo es la mejor política "social", sino también la mejor política fiscal.

El supuesto tijeretazo con el que el Gobierno consolida en realidad buena parte del despilfarro publico mantiene la existencia de ministerios inútiles, las subvenciones a sindicatos, patronal y partidos políticos, las ayudas a empobrecedores y liberticidas regímenes del tercer mundo, el ineficiente sector energético o la barra libre al gasto municipal y autonómico. Con todo, el hecho de que tampoco incluya medida alguna para acabar con la suicida rigidez laboral que está destruyendo nuestro mercado laboral ya sería suficiente para rechazar de plano esa ficción con la que el Gobierno quiere hacernos creer que va a reducir drásticamente el diferencial entre lo que ingresa y lo que gasta.

El Gobierno, a diferencia de esas otras muchas carencias de su decreto, ha querido, no obstante, disimular esta última dando unas semanas más para que patronal y sindicatos logren el acuerdo al que no han llegado en años. Ese plazo se supone que acababa este lunes 31 de mayo, por lo que era de esperar que el viernes de la semana que viene Zapatero asumiera de una vez sus responsabilidades de gobierno y aprobara en Consejo de Ministros su propia reforma.

Este lunes, sin embargo, la ministra Salgado ha anunciado que el margen de negociación se amplía a todo junio antes de que el Ejecutivo decida aprobar "sus iniciativas" de forma unilateral. Como por todos es sabido, la razón por la que ni siquiera ahora el Gobierno asume sus responsabilidades en este terreno y prefiere alargar la agonía tanto de los desempleados como las de nuestras cuentas públicas, no es otra que el temor a que los sindicatos cumplan su amenaza de organizarle una huelga general.

Aunque no descubra mucho con ello, yo no me acostumbro a que, con la que está cayendo, la única protesta a la que pueda temer el Gobierno sea la de quienes son, junto con el propio Ejecutivo, los principales responsables de la ruina que estamos padeciendo. Estos inmovilistas y privilegiados sindicatos, junto con los gobiernos que se lo consienten, son el principal foco de agresión a los derechos de los trabajadores, no ya sólo por que vivan de sus impuestos, sino porque usurpan derechos civiles tan elementales como los de aceptar o rechazar las condiciones de su trabajo. ¿Quién es un dirigente sindical para impedir a un desempleado trabajar en función de lo mucho o poco que suponga la cuantía de su eventual despido? ¿Cómo tienen la desfachatez de abanderar los derechos de los trabajadores cuando son ellos los que les impiden el más elemental de todos ellos como es el de poder decidir por sí mismos?

El hecho, sin embargo, es que los sindicatos, que negaron la realidad de la crisis con tanta desfachatez como lo hizo el Gobierno, y que son tan responsables como él de la misma, parecen ser los únicos con el derecho a protestar. Bien es cierto que el país no está para huelgas y que las víctimas no deben secundar protestas convocadas por sus verdugos. Pero lo que es delirante es que las victimas de la crisis y el principal partido de la oposición dejen ese vacío sin ocupar, permitiendo que lo ocupen, por el contrario, los que nos han llevado, junto al Gobierno, a esta situación.

Al PP parece que le basta con que el malestar ciudadano sólo se exprese en los sondeos electorales. Sin embargo, para aprovecharse de esa diferencia que ahora le dan sobre el PSOE y, sobre todo, para impedir que la agonía se alargue dos años más, deberían ser los primeros en manifestarse y en forzar en la calle un adelanto electoral. Lo demás es arriesgarse a que la pedagogía de la crisis –valga la expresión– la hagan los que nos han llevado a ella. Dos años más es demasiado tiempo. Pueden pasar demasiadas cosas, incluido, como diría Ortega, el retorno de los que causaron el trastorno.

Ante todo la verdad
Editorial www.gaceta.es 1 Junio 2010

Desde Vietnam sabemos que las guerras son una cuestión de opinión pública y el arma más eficaz es la propaganda. Basta observar las reacciones que ha provocado el grave incidente por el ataque de la Armada israelí a la autodenominada Flotilla de la Libertad, que pretendía burlar el bloqueo de Gaza. Se reúne de urgencia el Consejo de Seguridad; Ban Ki-moon habla de “baño de sangre”; la UE condena a Tel Aviv –sin esperar a esclarecer los hechos– y Turquía le acusa de “terrorismo de Estado”. La circunstancia parece escenografiada para alterar equilibrios estratégicos y envenenar el encono mediático: “Muerte a Israel” se ha convertido en cuestión de horas en la consigna coreada en las manifestaciones.

Aparentemente estamos ante una matanza de civiles perpetrada por soldados israelíes, si atendemos a los medios musulmanes, como la cadena Al Yazira o la televisión turca, que no se distinguen precisamente por su imparcialidad. Pero las cosas no son tan simples. Lo que para unos es una agresión sionista, para Israel es un acto de defensa, al que tiene todo el derecho del mundo, ante una supuesta provocación de activistas teledirigidos por los islamistas y Ankara. La flotilla que se dirigía a Gaza, enclave señoreado por Hamás, había sido advertida repetidas veces de que no podía entrar en el área bloqueada. Pero los activistas hicieron caso omiso y la Marina de Israel tuvo que interceptar los barcos. En uno de ellos, el Mavi Mármara, de bandera turca, estalló el conflicto.

Urge hacer un esfuerzo de racionalidad para esclarecer los hechos. Urge disipar, en primer lugar, las dudas del papel de Turquía. Y es que Erdogan, recién estrenado aliado de Ahmadineyad en el proyecto nuclear iraní, ha dado un inquietante giro anti-Israel. En parte, esa actitud es la que ha permitido el envío del Mavi Mármaracon un propósito de provocación. A falta de confirmar la presencia de armas en la flotilla, ¿por qué se negaron a someterse a las inspecciones? ¿Por qué se permite que un grupo islamista con vínculos terroristas haga llegar ayuda a Gaza? A la franja llega a diario la ayuda humanitaria, pero la población, aherrojada por la pinza de Hezbolá con Irán, tiene falta de libertad, no de pan. Cobraría fuerza la hipótesis de la provocación, si se confirma que la flotilla –compuesta por activistas de extrema izquierda y musulmanes radicales– estaba preparada al combate hombre a hombre. Lo que sí está probado es que en la ONG organizadora tenían perfectamente calculado el tsunami que iba a provocar en Europa. Presentar al Gran Satán de Israel como un país dispuesto a masacrar a unos idealistas es una batalla ganada.

Lo importante es saber la verdad. También por parte de Israel. La única democracia de la zona debe hacer una pedagogía más visible de sus motivos, de sus amenazas y del empleo constante y necesario de la proporcionalidad en el uso de su fuerza militar. El Gobierno de Netanyahu ha tenido gestos de imprudencia con los que se ha granjeado la antipatía de sus aliados, ante todo EE UU, que ahora habrá de probar su capacidad diplomática en una gravísima crisis.

El papel del Gobierno Zapatero ha sido tan indigno que es un alivio que resulte irrelevante. El presidente de la kefia y Moratinos no han de enredar ni un minuto más en un conflicto del que tienen una visión sectaria. Sólo así se entiende que la política exterior española consienta que todos los países puedan toserle a España, mientras cargamos las tintas contra Israel porque nos sale gratis.

Israel
Emboscada en el Mavi Marmara
GEES Libertad Digital 1 Junio 2010

Enviar ayuda humanitaria a Gaza es bastante fácil. Los israelíes tienen canales para ello: el único requisito es cumplir los requisitos legales, que incluyen –al igual que lo hacen en Egipto– la inspección para que los cargamentos no incluyan armamento para Hamás. Por ese bloqueo, la banda terrorista se ve obligada a utilizar los famosos túneles en la frontera sur. 15.000 toneladas de ayuda humanitaria entra cada semana desde territorio israelí. Más aún a lo largo del año.

No es esto lo que pretendía la flotilla pro-islamista interceptada con resultados trágicos la pasada madrugada. Los organizadores –unos islamistas turcos– se negaron a que se descargara y revisara el cargamento antes de llevarse a Gaza. ¿Por qué, si sólo había ayuda humanitaria?. Pretendieron llegar al puerto pese a saber, primero, que está terminantemente prohibido; y segundo, que los israelíes lo iban a impedir, como han advertido hasta minutos antes del ataque. La violencia estaba asegurada. Pese a todo, la flotilla ha buscado el enfrentamiento con los israelíes, lo que explica la masiva presencia a fondo de activistas radicales de extrema izquierda y de islamistas y activistas relacionados con Hamás. Ninguno de éstos ha mostrado interés alguno en que el cargamento llegue a los palestinos: el interés era un enfrentamiento con los israelíes cantado desde hace días: no era la ayuda, sino la propaganda violenta lo que viajaba en los barcos. En este sentido, lo han conseguido, pero con un resultado trágico, porque ya sabemos que hay varios muertos.

Por parte israelí, los problemas se veían venir desde que se observó la perfecta organización turca de la flota y la habitual cobertura de los medios de comunicación. La encerrona se olía a distancia; ceder a los islamistas hubiese sido un pésimo precedente, además de peligroso, y asaltar los barcos daría una pésima imagen. Día a día, los barcos proislamistas se acercaban más y más, pese a los avisos públicos. Así que de madrugada, uno por uno, los soldados israelíes comenzaron a subir a los barcos y tomar control de los puentes de mando.

Todo iba según lo previsto hasta que le llegó el turno al barco más grande, el "Mavi Marmara". La operación era la más arriesgada, porque en el barco había 600 activistas y desde él se dirigía la operación de penetración en las aguas territoriales israelíes. El abordaje se realizó por medio de helicópteros, en las partes más sensibles de la nave. Pero a diferencia de lo ocurrido en los otros barcos, aquí el recibimiento fue profundamente hostil, sorprendiendo a los israelíes. Varias decenas de activistas, perfectamente organizados, atacaron a los soldados tan pronto como éstos pusieron pie en cubierta, con bates, palos y cuchillos. Se llegó al combate cuerpo a cuerpo entre las unidades israelíes y los activistas turcos; en un momento determinado, éstos consiguieron arrebatar armas de fuego a los israelíes, y comenzó el tiroteo. El resultado, activistas muertos –unos diez, aproximadamente– y cuatro militares israelíes heridos, alguno por arma de fuego. Posteriormente, las IDF controlaron la situación, evacuaron a los heridos a los hospitales israelíes y dirigieron el barco a puerto.

¿Qué ha ocurrido? De hacer caso a las fuentes turcas y palestinas –que son las que están nutriendo a nuestros medios de comunicación–, los israelíes entraron disparando en el barco contra pacifistas "que mostraban banderas blancas" –literalmente–, asesinando a muchos de ellos. Nos tememos que esta historia, además de manipulada, es profundamente antisemita, una vez más. Los israelíes, por su parte, hablan no sólo de un intento de linchamiento cuando los militares recorrían el barco, sino de la aparición de armas de fuego en un momento determinado del enfrentamiento. Otras fuentes hablan de profesionales emboscados en el barco que llevaron a cabo tácticas de guerrilla. En cualquier caso, lo que está fuera de toda duda es que los activistas atacaron violentamente a los israelíes, que éstos no se lo esperaban y que el caos se apoderó de la nave.

Será necesario analizar la responsabilidad turca en la emboscada del "Marvi Marmara". La flotilla está organizada y financiada por un grupo islamista turco aliado de Hamás, la Insani Yardim Vakfi de Estambul. Los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad occidentales la consideran estrechamente relacionada con el terrorismo islámico; activistas de extrema izquierda occidentales y de organizaciones proislamistas completan la expedición. Además, la flotilla ha contado con el apoyo material turco antes de salir hacia Israel, así como con cobertura diplomática del gobierno de Erdogán, que encabeza las críticas. Habrá que identificar a los activistas turcos que viajaban en el barco, porque no pocos hablan de milicianos islamistas o incluso militares. Y por otro lado está la presencia a bordo de un equipo de televisión turco que ha retransmitido en directo el enfrentamiento: los turcos han controlado la operación mediática desde el principio, proveyendo de imágenes y testimonios directamente desde el barco.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Israel, la izquierda y los gobiernos escandinavos / Un partido bellaco
Pío Moa Libertad Digital 1 Junio 2010

Una especialidad de las izquierdas es el escándalo y la provocadora violación de las leyes, acompañada del victimismo y el embuste sistemáticos, creyéndose autorizadas a obrar así porque, aseguran, su causa es la de “los pueblos” (la del “proletariado” ha quedado ya olvidada), la de “la mujer”, de “los oprimidos”, de “la tierra” o “la ecología”, “la paz”, “la solidaridad”, etc. Sospechosamente, sus solidaridades y pacifismos siempre han ido a favor de gobiernos totalitarios de izquierda, de grupos terroristas, etc. En España, por ejemplo, a favor de la ETA en cuanto esta empezó a asesinar, de Sadam Husein no hace mucho, de los autores del 11-m, sean cuales fueren, pues para ellas el culpable era el PP, etc. Por sus constantes desmanes debieran estar en el banquillo, pero siempre se arreglan para colocarse en el papel de fiscales y jueces, y, lo que resulta más sorprendente, reciben un crédito de la opinión pública, a pesar de sus flagrantes y permanentes mentiras. Y lo reciben por otra mentira más general: la de que defienden causas "nobles".

En el caso de Israel lo comprobamos a cada paso, ahora con motivo de la intercepción de la “flotilla de solidaridad” organizada por pacifistas pro terroristas (no hay la menor contradicción en los términos) en desafío a la ley israelí. Porque la solidaridad de estos “humanitarios pacifistas” no se aplica a la población de Gaza, sino a los grupos que envenenan y roban a los palestinos, y aspiran a un segundo Holocausto en Israel. Como siempre, tenemos dos versiones de los sucesos, la israelí y la de los “solidarios humanitarios”. ¿Cuál creer? ¿La de los israelíes, por lo común, muy por lo común, veraces en sus informes, o la de los farsantes y perpetuamente embusteros? Israel ha aportado videos que demuestran el carácter de aquellos pacifistas, como ha aportado otros que han probado la falsedad de, por ejemplo, aquel padre y niño supuestamente tiroteados por los judíos, un montaje desvergonzado, como tantos otros, que causó impacto mundial. Pero para el fanatismo progre la verdad no importa, y seguirán con sus furiosas condenas a Israel, al que quisieran ver indefenso y desmoralizado. Mentir lo consideran un derecho fundamental de quienes, dicen ellos, defienden a los oprimidos.

Todo ello recuerda campañas como las montadas en Europa contra el franquismo por la ejecución de cinco miembros del FRAP y de la ETA en 1975, con total desprecio por las leyes españolas y por las víctimas de los terroristas. Protestas de los mismos gobiernos que permanecían impertérritos ante los asesinatos puros y simples y la brutal represión ejercida en la URSS y países aledaños. En aquella campaña destacaron los gobiernos escandinavos y Holanda, como ahora han vuelto a hacer los primeros. Para esos gobiernos y políticos, ahítos de vanidosa autosatisfacción, actos que no desearían ni consentirían en sus propios países están muy bien para países a los que consideran implícitamente inferiores.

http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/psoe-genocida-47260/
http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/por-que-interesa-israel-4255/4.html
----------------------------------------
**** La vileza de Feijoo, llamando “radicales” a quienes le recuerdan sus promesas, mientras Gloria Lago es objeto de todo tipo de amenazas por los separatistas. La bellaquería de un partido, manifiesta de nuevo en su reacción contra Israel, sin esperar a informarse mínimamente de los hechos. El partido que, dicen los abundantísimos necios del país, representa “la alternativa”

No caigamos en la trampa de Hamas
EDITORIAL Libertad Digital 1 Junio 2010

El triste episodio del buque Mavi Marmara vuelve a traer a la primera plana de la actualidad el asunto de Gaza, muy olvidado por los medios de comunicación desde hace año y medio, pero no por ello inexistente. Esta vez lo que ha hecho estallar la chispa ha sido un convoy de ayuda humanitaria que se dirigía desde Turquía al puerto de Gaza y que, poco antes de llegar a su destino, ha sido interceptado por la Armada israelí que pretendía, sin portar armas, hacer un registro del cargamento. Al final, la refriega entre los tripulantes y los militares se ha saldado con una decena de víctimas mortales.

La prensa adicta a la causa palestina y los terminales mediáticos con los que cuenta Hamas en Oriente Próximo han desplazado el centro del debate a una supuesta carnicería gratuita a la que se han entregado con delectación las tropas israelíes. Haciendo esto han ocultado arteramente la naturaleza y las intenciones del convoy, así como la verdadera ayuda humanitaria que sí que entra en la franja de Gaza todas las semanas desde Egipto y el territorio israelí. No existe bloqueo alguno sobre la franja más allá del impuesto sobre el tráfico de armas, extremo perfectamente comprensible habida cuenta del uso que los terroristas de Hamas –dueños y señores de Gaza– le dan a las mismas.

Que en Gaza se puede comprar casi cualquier alimento dan fe estas fotografías tomadas recientemente y los sucesivos cargamentos que transitan por los puestos de control israelíes, un millón de toneladas en el último año y medio. Estamos, por lo tanto, ante una grandísima falacia ­–la del bloqueo israelí– que no se sostiene bajo ningún punto de vista, ya sea éste propalestino, proisraelí o neutro. En Gaza no hay hambre y la asistencia médica está muy extendida. Como prueba de ambas afirmaciones no hay más que tomar los 73 años de esperanza de vida que tienen sus habitantes.

Entonces, ¿por qué la flotilla? ¿Por qué un enfrentamiento armado y un rosario de muertos que a nadie, a excepción de los que viven de este conflicto, interesa lo más mínimo? La razón es simple. El islamismo y su entusiasta partícipe la izquierda radical de Occidente necesitan nuevas pruebas de sangre que apuntalen sus prejuicios antijudíos y su deseo expreso de que Israel desaparezca del mapa. A bordo del Mavi Marmara el papel de los primeros lo ejerció la banda islamista turca "Insani Yardim Vafki", y de los segundos la ONG española "Cultura, Paz y Solidaridad", uno de cuyos miembros transmitió vía internet la "resistencia" que los terroristas iban a oponer al asalto israelí.

Todo indica que ha sido un enfrentamiento buscado a propósito en el que los "pacifistas" iban armados y poseían un plan bien delimitado de cómo provocar primero y explotar después la tragedia. Nada nuevo. Conociendo los antecedentes de casos sangrantes de manipulación como el del niño Mohammed Al Durah, el del Cruce de Netzarim o el del nunca demostrado genocidio de Jenin, lo único que cabe concluir es que este del Mavi Marmara es un muestra más –tan sangrienta como de costumbre– de cuáles son las intenciones y los métodos de Hamas y sus aliados. Sería un error caer en una trampa tan bien tejida, dispuesta más para consumo extranjero que propio y en la que, más que Israel, el que debe una explicación es Turquía, un Estado presuntamente laico y candidato a entrar en la Unión Europea.

Nobleza y tragedia
HERMANN TERTSCH ABC 1 Junio 2010

AYER fue un día intenso y propio para el abatimiento que parece extenderse en estos tiempos. Para todo el mundo y nunca mejor dicho. Dan ganas de dimitir de todo. Por náuseas o agotamiento. Ha dimitido el jefe del Estado alemán, Horst Köhler, porque su dignidad le impedía aceptar las críticas que recibió por decir verdades. Simplemente la verdad de que nuestra guerra en Afganistán responde también a nuestros intereses y no es buenismo puro, como algún buenista cínico aún pretende por nuestros lares. Como alguna ministra por aquí insiste en mentir. Nuestros intereses de todo tipo, sea seguridad, economía o equilibrio, dependen de aquella guerra en la que estamos. Todo lo que niegue aquello es mentira. Pero la mentira resulta popular. Por lo tanto, la espectacular y sorprendente dimisión de Köhler le honra a él, a su país y a una cultura política que el analfabetismo y la zafiedad de los nuevorricos rampantes siempre ignorarán porque no entienden. Les es totalmente ajena.

Pero ha habido tambien una tragedia este lunes. Una enorme tragedia. Unos provocadores que desafían a un Estado en guerra permanente como es Israel han tenido un gran éxito. Han logrado lo que querían, que no era llevar cuatro paquetes a Gaza, sino desafiar al Estado de Israel para intentar aislarlo más. Ahora que parece que un presidente norteamericano flirtea más con otros países de la región. Ahora que creen a Israel más vulnerable. Ahora que saben que la Turquía de Erdogan, el amiguete de nuestro Gran Timonel, Rodríguez Zapatero, hace manitas con Siria y con el Irán de Ahmadineyad. Con los estados más totalitarios del mundo después de Corea del Norte y China. Esa China, por cierto, que da recomendaciones a nuestro presidente. Corea del Norte, China, Siria e Irán, una compañía estupenda. Entre los cuatro ejecutan al año a más gente, culpable de algo o perfectamente inocente, que todo el resto del mundo.

Todavía no tenemos todos los datos del incidente que ayer produjo esta tragedia, que sin duda se va a aprovechar para lanzar una campaña contra Israel y los judíos. Los judíos nazis, como nos llaman por ahí. Incluso a mí, que no soy ni judío ni nazi, aunque me honro profundamente de ser un conmovido y encendido defensor del pueblo de Israel, el pueblo que mejor sabe entender y transmitir a las generaciones posteriores sus experiencias milenarias.

Pero claro está que unos turistas del ideal, según termino del brillante y lúcido escritor y periodista catalán Ignacio Vidal Folch, aliados con los peores fanáticos del islamismo militante, montaron una excursión -que llamaban por supuesto operación pacifista y humanitaria- que era una provocación directa y flagrante contra Israel.

Y han logrado su objetivo. La costa de Gaza es territorio ocupado. Los turistas del ideal podían haber ido a Egipto, dejar allí sus ayudas, que suponen una ridícula aportación frente a la que Israel hace semanalmente a ese territorio de autodestrucción y fanatismo que es Gaza. Pero no. Había que buscar el enfrentamiento con el Estado de Israel. Pues lamentablemente lo han conseguido. Es una tragedia. Pero si entran por Gaza estos supuestos pacifistas que son enemigos de Israel, se habría abierto el flujo de armas, no por túneles desde Egipto, sino por mar, gracias a europeos y turcos aliados de Hamas. Y protegidos por esa extraña alianza que por desgracia el Gobierno de Erdogan en Ankara está creando con Siria e Irán. Y por tanto con Hizbullah y con Hamas. Es decir, con las peores organizaciones terroristas que no sólo amenazan a Israel, sino que nos amenazan a toda Europa. Y, no les quepa duda, en primer lugar a España.

Pero que nadie olvide que ese Estado, Israel -como el nuestro mucho antes-, se ha creado en tragedias. Y mucho mayores que la de ayer. Israel sabe que no puede perder nunca porque desaparecería. Ojalá, término árabe, fuéramos todos tan conscientes de nuestra seguridad como Israel. Podríamos tener un poco más de esperanza para el futuro de nuestros hijos.

La «Flota de la libertad», una victoria segura
FLORENTINO PORTERO ABC 1 Junio 2010

Cualquiera sabe que si se quiere derrotar a una potencia occidental la vía más fácil para conseguirlo es plantear un «conflicto asimétrico», donde el objetivo es la conciencia de la opinión pública y el arma más letal un periodista, si es del «New York Times» mejor.

Los organizadores de la «Flota de la Libertad» sabían lo que hacían. Una vez puesta en marcha sólo cabía la victoria. Si el gobierno israelí cedía al chantaje «humanitario», el bloqueo militar se rompería y, tras esta expedición, llegarían otra y otra, consolidando la humillación de una potencia militar a manos de unos supuestos cooperantes y facilitando el rearme de Hamás desde Irán.

Si se interceptaba el acto sería retransmitido en todo el mundo por los periodistas afines allí embarcados, presentando a Israel, una vez más más, como un estado que utiliza la fuerza contra civiles sin sentido de la proporción.

En la guerra asimética la distinción entre civiles y militares resulta inútil. No hay militares. ¿Es Osama bin Laden un general? ¿Son las brigadas Al Qasam unidades convencionales? Se trata se situar el conflicto allí donde interesa al atacante y donde más fácilmente pueda ser sometido el atacado.

Fracasaron los ejércitos y los atentados terroristas en acabar con Israel. Ahora toca ensayar el efecto de los misiles, los «ejércitos privados» y maniobras como ésta, que deben ser explotadas con la colaboración de las diplomacias amigas.

El giro turco, desde el laicismo de Mustafa Kemal Atatürk hasta el islamismo de Erdogán, es un hecho. El último califato trata de recuperar influencia en la región y para ello no duda en dar cobijo a la organización de la «Flotilla» y en capitanear la campaña internacional contra Israel, tratando de aislar a este país y de debilitar sus lazos con Occidente.

Un partido enfermo del síndrome/vasco, gran favorito de las elecciones belgas
Juan Fernandez Krohn Periodista Digital 1 Junio 2010

El sábado pasado tuvo lugar una manifestación vasca separatista en Bruselas -veintidos en autobuses desde España que habrá gozado de cierta cobertura den la prensa belga. Por las cifras de asistentes que los medios belgas están ahora barajando sobre todo, citando todos unánimes a uno de los asistentes (belga) representante de un partido político flamenco (la N-VA) que la calculaba en unos ochocientos.

El que esto escribe en cambio que pasó por casualidad por el sitio donde se disolvieron a unos pasos de la Gare Centrale contó, y a fe mía que conté bien y no me salían como digo más que unos cuarenta (a lo sumo) en el momento que metían todas sus banderas en unas furgonetas a punto ya de marcharse, hechas guiñapos del chaparrón que les había caído encima. Una más entre las muchas manifestaciones vasco/separatistas de las que he tenido noticia en los largos años que llevo aquí residiendo.

Y del tono liviano (y modosito) de los slogans y de las reivindicaciones -por más autonomía- da idea el que la N-VA (Nueva Alianza Flamenca) haya enviado oficialmente por la primera vez sus propios representantes. La N-VA es la gran atracción de la campaña electoral belga a todo arder los días que corren, y gran favorita de los próximos escrutinios, que podría convertirse -con la eficaz ayuda de los últimos escándalos en materia de pederastía de eclesiásticos- en el primer partido político en Flandes desbancando así a los demócrata/cristianos de centro derecha que habrán gobernado casi ininterrumpidamente tanto a nivel federal como regional desde que aquí vengo residiendo.

Su antepasado directo lo fue la Volksunie -que se podría traducir por Unión Flamenca (porque "popular" cobra unas resonancias muy distintas -y mucho mas fuertes- entre españoles y fllamencos) que a cogieron en Bélgica a los fundadores de la primera ETA a finales de la década de los cincuenta, antiguos niños de la guerra muchos de ellas -de los que mandó el gobierno vasco autónomo de José Antonio de Aguirre y que fueron distribuidos bajo el patrocinio del primado de Bélgica de entonces entre familias de preferencia católicas mayormente del lado flamenco.

Esas aguas estos lodos, como aquí ya lo tengo repetidamente explicado. Y como quien predica en el desierto sin duda porque son pormenores de gran importancia en los orígenes de la gestación histórica del fenómeno ETA y de la conexión belga que parece como si no interesasen en España a tenor del vacío informativo que existe de antiguo en los medios españoles en la materia.

Como si un tabú espeso -de origen eclesiástico sin duda- prevaleciese a la hora de escribir sobre el tema, de silenciarlo sistemáticamente que me diga, Lo que tengo el honor en cambio de haber venido denunciando desde hace ya bastantes años, y para ser exactos desde mediada la década de los noventa, de lo que son testigos muchos funcionarios españoles de las diferentes hornandas que habrán transitando todo estos años por las instituciones europeas de Bruselas.

La Volksunie hoy desaparecida fue un partido nacionalista flamenco que emergió en la política belga a principios de la década de los sesenta al socaire de la transformación de mentalidades que trajo consigo el concilio vaticano segundo que aquí -lo mismo que el mayo francés un poco mas tarde- cobraría desde el principio una coloración linguistica, nacionalista/separatista entre católicos flamencos insólita en movimientos de inspiración religiosa (católica) de los demás países europeos.

Aunque no se vea falto de explicación ni de antecedentes históricos tampoco. Escribió el Innombrable en el Mein Kampf que las revoluciones liberales del 48 podían haber sido por todas partes -se refería al siglo antepasado- manifestaciones (incipientes) de lucha de clases pero que en los países de lengua y cultura alemana habían ya sido botones de muestra de "una guerra de razas" (...)

Y es algo que viene inevitable a la mente evocando el resurgir del movimiento reivindicativo ("flamingante") de la población belga neerlandófona con las marchas/flamencas de Bruselas de principios de los sesenta, y mas tarde con la partición en dos -por motivos lingüísticos- de la Universidad católica de Lovaina, justo a seguir al mayo francés del 68. Y lo que nos da la pista étnica y lingüística de los orígenes belgas de la ETA primera.

Federico Krutwitz, una de sus cabezas/pensantes -de padre alemán y madre española de San Sebastián pero de ascendencia extranjera (italiana)- propagandista declarado de la "guerra étnica" vivo en Bruselas tras su expulsión de Francia en 1964; y durante su estancia en Bélgica entró en contacto con los fundadores de la ETA primero y también con con medios flamencos que no eran otros que los de la Volksunie.

Al contrario que las demás figuras de fundadores de la ETA no procedía de un medio familiar en la órbita del PNV y parece que haya que considerarle a él y a otro teórico (francés) del separatismo vasco Jon Miranda que ya mencioné en una de las entradas de mi bitácora exponentes señalados de lo que se puede considerar con toda propiedad un injerto de corte neonazi en el fondo de comercio ideológico de la banda terrorista.

Por más que ninguno de los dos pasaran de ser teóricos, ni se les pueda asociar de un modo u otro con la práctica terrorista de la banda ETA -desatada a partir del 69- ni con ninguno de sus (múltiples) asesinatos. En ese sentido no se puede acusar en puridad tampoco a los medios nacionalistas flamencos de complicidad con el terrorismo en el país vasco pero si de haber sido víctimas en las últimas décadas a un trágico malentendido que les habrá llevado a confundir la problemática belga con la del país vasco.

Escribió no obstante el escritor falangista García Venero que el nacionalismo vasco nació de "un carlismo desesperado de la salvación de España"; y del nacionalismo flamenco se podría decir algo parecido, a cambio de una ligera extrapolación histórica a penas.

Sustituyendo simplemente -y me explico- los carlistas por los habitantes de los Países Bajos españoles hasta el tratado de Utrecht que no habían dejado de compartir hasta entonces los ideales y el mismo destino común del resto de los españoles.

Al fundador de la N-VA -el partido nacionalista flamenco que evoqué más arriba- me lo crucé yo hace años por la calle en Bruselas -capital grande de un país pequeño en el que es mucho más fácil por lo tanto que en España en encontrarse a gente conocida- le abordé y le pregunté directamente su posición sobre ETA.

Me dió una respuesta políticamente correcta -como cabía de esperar- pero que no me satisfizo desde luego. Años mas tarde le mandé una carta abierta que sigue colgada en internet (en neerlandés) con motivo del anuncio que habían hecho portavoces del gobierno vasco de celebracion en Bélgica -en la ciudad de Gante (coincidiendo "grosso modo" con el aniversario de la llegada a Bélgica de los niños de la guerra- del aniversario del bombardeo de Guernica, con la que se veía asociaddddo a dicho partido.

Resultado de aquello o no, no sabría decirlo a ciencia cierta, pero fue el caso que las celebraciones del aniversario aquél acabaron cobrando un carácter descolorido y casi inocuo por no decir que pasaron completamente desapercibidas, lo que no deja de ofrecer una clave de explicación e interpretación de esa conexión belga de los vasco/separatistas. De utilidad e importancia crucial para el resto de los españoles, estarán aquí todos de acuerdo.

La N-VA con su chantaje (fino) al separatismo es el gran desafío que enfrentan los amigos de España en Bélgica en los tiempos que corren, mas pernicioso que sus veleidades separatistas para el conjunto de los belgas. ¿Serán capaces de conjurar el síndrome vasco que les trabaja por dentro? Los signos que dejan aparentar hacen mas bien prever lo contrario.

En unas declaraciones hace unos días a los medios el principal dirigente de esta formación enumeraba entre las principales elementos "diferenciantes" de la parte flamenca de Bélgica en relación con el resto lo saneado de su economía que no se podía comparar ni por asomo -decía él- a la de países como Italia, Portugal y España (sic) Solo le faltaba haber añadido el calificativo de "pigs" (cerdos) que usa impumemente la prensa financiera anglosajona en conta nuestra.

Pero sí lo hizo en cambio su gran amigo, el anterior primer ministro Yves Leterme, que habrá conseguido verlos reintegrados en el juego político belga. Una palabra (pigs) que repitió varias veces, como con delectación, en unas recientes declaraciones radiofónicas. Te doy gracias señor por no ser como esos/otros.

Y por qué -se preguntaran aquí algunos - me tomo esos pollos a pelar con un país que no es el mio en definitiva? Y es lo que yo mismo llevo preguntándome los veinticinco años (casi) que llevo aquí residiendo. Y la respuesta me la dió tal vez un viejo amigo con el que me encontré en Madrid la última vez que estuve.

"¡Tienen que pagar -me decía vehemente, comentándole la intervención que tuve hace unos meses en la proyección de un film sobre la memoria histórica en Bruselas, de lo que ya hablé en esta bitácora- la sangre y el dinero que se dejaron los españoles por esas tierras!"

Y es el peso de esa deuda (de sangre) histórica aun por resarcir lo que me más me habrá pesado sin duda el tiempo que llevo residiendo en Bélgica.

He impedido en definitiva que me acabase itegrando (deltodo) al cabo de todos los años que llevo ya aquí residiendo.

Como tantísimos emigrantes (de la emigración de los cincuenta, tras la muerte del franquismo primero)

Zapatero sí es de izquierdas
Javier Orrico Periodista Digital 1 Junio 2010

Ha comenzado el espectáculo. Los que eran zapateristas hasta ayer, en el periodismo, en eso tan acuoso que se llama la cultura, en la política, en la empresa, el sindicalismo o la banca acaban de iniciar sus operaciones de abandono del barco, una defección de momento paulatina que con los días se hará desbandada, fuga, delirio, atropello. Los más listos, la gente de corcho, el aceite de la Historia, vadean ya los arroyos, rondan y zurean alrededor del marianismo, al que empiezan a encontrar progresista y moderno.

Es una risión verlos alzar sus voces de tenores flácidos contra el figurón al que adoraron. Ya vaga solo por los pasillos de su propio pasado, ya le siguen no más los espectros de los que degolló, los vivos huyen con el botín y le acusan de réprobo y de no ser de izquierdas. A todos los que hoy lo abandonan los compró con su BOE, la espada moderna de los conquistadores, y estuvieron con él mientras duró el alpiste. En su mismo partido ya no son únicamente los viejos caudillos los que claman contra el necio soberbio que los desplazó. Son los cientos de miles de puestos de trabajo en la Pesoe los que peligran. Sus señores feudales, a los que colmó de gracias, a los que dio licencia para arruinar en sus taifas, para gozar de omnímodo poder, han salido disparados sabiendo que el Titanic ZP los arrastrará con él. Montilla, que pasó de maoísta cordobés a hablar en catalán en el Senado; Griñán, al que el caramelo no le dará ni para ganar sus primeras elecciones; Barreda, que ya nunca llegará a ser Bono… Llamazares, que le arrodilló su partido y ni siquiera fue ministro... Todo se mueve. Hay que recolocarse, poner culo en pared, deshacerse de lastres ideológicos, apuñalar y echar al mar los puñales, raparse la cabeza y negar la culpa, negar a Zapatero, que no era de izquierdas. Así les ocurrió siempre a los autócratas.

Pero Zapatero ha sido y es un socialista radicalmente ortodoxo. Zapatero deja tras de sí lo que siempre ha dejado la izquierda: ruina y apropiación del Estado al servicio del Partido. O mejor, la primera como consecuencia de la segunda. Incluso mucho antes de caer el muro de Berlín, el socialismo había aceptado la imposibilidad de derrumbar el capitalismo y se había trazado un nuevo rumbo: pactarían con el capital una suerte de reparto de territorios, el dinero sería respetado, el sistema mantenido, pero la sociedad y su organización esencial, el Estado, pasarían a ser ocupadas, como botín, por el socialismo. La derecha quedó fuera de ese pacto y aún no se ha enterado. Su única misión sería reflotar el sistema cuando las cosas vinieran mal dadas, pero sin poner jamás en peligro las bases ideológicas del mismo.

Para las grandes fortunas era perfecto: la izquierda ya nunca amenazaría sus intereses, más aún, se encargaría de sostenerlos. El socialismo moderno necesitaba de la ubre capitalista para extraer de ella los excedentes con los que servir a su proyecto: no el Estado del Bienestar -que sacrificarán en cuanto sea necesario, ya han empezado a hacerlo-, sino el hombre nuevo, el recurrente sueño totalitario por excelencia que les permita perpetuarse eternamente en el poder en calidad de administradores. ¿Cómo? Adecuando y transformando las mentalidades, convirtiendo el pensamiento libre en una maquinaria subsidiada.

El Estado, su Estado, se encargaría de todo, subvencionaría a todos, crearía grupos alimentados y dependientes sobre los que basaría su control del conjunto social. La educación, desde la guardería a la universidad (ahora ya hasta hablan de educación para toda la vida), y los centros ideológicos (medios de comunicación, cultura, cine, música, ciencia, iglesias...) se convertírían en los ejes de toda su estrategia: no cambiaremos el sistema, pero iremos penetrándolo, nos sumaremos a él. El hombre dócil y sin atributos que están creando, sometido a la corrección política, incapaz de advertir su conversión en hormiga teleconsumidora, es además el perfecto integrante de la masa futura. Los explotados ni siquiera lo sabrán.

Como ejemplo, recordemos que muchos de los izquierdistas más conspicuos y con más capacidad de producir ideología son hoy gente muy bien situada, de altísmo nivel de vida o, directamente, millonarios gracias a los favores del poder político. El más significativo, Jaume Roures, un independentista y comunista catalán, principal aliado de Zapatero, dueño de Público y la Sexta, que hace algún tiempo reveló que él se estaba forrando para servir a la Revolución. ‘Pasmaos’ estamos todavía.

Ha sido este proyecto el que nos ha arruinado, no en tanto que particulares, pues nadie nos obligó a comprar los pisos que debemos. Pero sí que es el proyecto que ha hundido las cuentas públicas, el proyecto de ocupación social que hoy se quiere hacer pagar a los ocupados. En todos sus sentidos. Cuando la ‘hidra’ capitalista, a la que se dejó campar a sus anchas -incumpliendo el único deber del Estado, que no es decirnos cómo debemos vivir o pensar, sino vigilar que se cumplan las leyes para que el mercado libre no sea pervertido y puesto a los pies de los bandidos-, se le agotó, cuando dejaron de entrar en la caja las inmensas ganancias derivadas de la compraventa de inmuebles, Zapatero fue, y lo seguirá siendo, incapaz de desnudar su proyecto y dejar sin golosinas a todos los nichos de su régimen.

Eso es lo que llama, en verdad, política social, no las pensiones ni los magros salarios públicos, a los que no ha dudado en exprimir. Política social-ista son aquellos que le sirven para avanzar en la metamorfosis ideológica de la sociedad, a los que por eso no toca un pelo; y aquellos otros, los sindicatos, que utiliza para mantener controlada cualquier posibilidad de un estallido social por parte de los excluidos de ese pacto, gran capital-izquierda, sostenible y sostenida, de que hablamos.

La izquierda real, en su plenitud posmoderna, la hemos conocido, pues, con Zapatero. No tanto con un González que acababa de renunciar al marxismo y encabezaba un proyecto de modernización que entonces todos compartíamos. Zapatero, al contrario, llegó engañando desde el primer minuto, persiguiendo extender el Estado hasta los últimos rincones de la intimidad, de la cotidianidad, de la sentimentalidad. Y eso es muy caro. No le importaba endeudarnos, ceder competencias a los feudos. Daba lo menos, para controlar lo más: la relectura de la Historia, el sometimiento del hombre a la sabia clonación con el partido, a la reconducción ideológica, a la verdad revelada de que la libertad sólo puede darse dentro del bando correcto. El suyo. La única religión verdadera. Y estará muerto, pero sigue ahí. Y hará lo que sea para quedarse.

La desvergüenza Gallardoniana
Héctor Salazar www.lavozlibre.com 1 Junio 2010

Anunciaba hace pocos días el alcalde de Madrid la futura sustitución de sus coches oficiales por un nuevo coche híbrido ecológico. No crean que tal coche será ‘algo pequeñito’ -lamentable el tonto de la barretina en el festival de Eurovisión- parecido a un biplaza y con gas como combustible, nada más lejos de la realidad. El nuevo capricho de Gallardón sería -según los rumores- un Toyota por valor de 30.000 euros en los que no entrarían un posible blindaje, extras, combustibles, mantenimiento, chofer, etc. Este nuevo cambio tendría lugar con la llegada del verano, en el momento en el que, según parece, termina el contrato de leasing que hasta ahora tiene el Ayuntamiento de Madrid con Volkswagen y Audi.

Echemos la vista atrás para ver la situación en la que ahora estamos. En el año 2008 todos, excepto el PSOE de Zapatero, Tomás Gómez y David Lucas, teníamos conocimiento de la crisis económica. Ese mismo año, el 17 de abril, Alberto Ruiz-Gallardón autoriza en un punto fuera del orden del día un acuerdo por el que se firma un contrato de arrendamiento de un vehículo blindado destinado al Ayuntamiento de Madrid con un coste anual de aproximadamente 300.000 euros. Sin ser un experto en números y finanzas: 300.000 euros multiplicados por dos años hace un total de 600.000 euros. Un desembolso que no deriva en la adquisición inmediata de la propiedad de los vehículos ya que hablamos de un arrendamiento financiero. ¿Cuál es la razón de estos contratos y no de la adquisición de la propiedad? ¿Cuánto cuesta rescindir el contrato de leasing con Audi y Volkswagen? ¿Por qué Toyota será la suministradora de los nuevos vehículos? Si la propiedad se ha podido adquirir tras estos dos años: ¿qué sucederá con estos dos vehículos? ¿Se venderán o se quedarán en el garaje?

Muchas preguntas y la sensación de que estas medidas son propaganda electoral, si no fuera así, se hubieran tomado en el año 2008 y no cuando falta menos de un año para las elecciones. Éste es el problema de pensar en los votos y no en las futuras generaciones. Éste es el problema de la falta de transparencia y opacidad que las instituciones madrileñas tienen para con sus ciudadanos. Éste es el problema del desmesurado derroche que el bipartidismo PP-PSOE critica cuando son los absolutos culpables de la situación. Éste es el problema de la lucha Aguirre vs. Gallardón con la complicidad e inacción de PSOE e IU. El problema que crea un enfado en los madrileños, hartos de unos y de otros, hartos de tanto despilfarro e irresponsabilidad. Cuatro años de legislatura donde ha reinado la ineficacia, la ineficiencia, la corrupción, la lucha entre partidos, incluso entre compañeros de partido. Una legislatura que pasará a la historia por el ‘caso Gürtel’, por el espionaje, por la inexistente oposición de PSM e IU, por el desprecio a las personas dependientes, a la escuela pública, por una justicia con un funcionamiento deplorable, por cientos de promesas incumplidas, por el lamentable espectáculo de Caja Madrid con ‘hijoputa’ incluido. Años en los que la televisión pública de todos los madrileños ha sido manipulada, saboteada, llena de huelgas y expulsiones, deficitaria y nada competitiva, sustentada por y para la publicidad del desgobierno de Aguirre.

Parece mentira, pero algo positivo nos queda, a este despropósito y a estas malas formas de hacer política sólo le queda un año de vida. Con la entrada de Unión Progreso y Democracia (UPyD) en las instituciones madrileñas, el despilfarro, los intereses particulares, las redes clientelares, la politización de bancos y empresas municipales, de televisiones, tocan a su fin. Queda un año para que las instituciones madrileñas se ventilen, para que abramos de par en par puertas y ventanas que permitan que entre el sol, el aire fresco. Queda sólo un año para que la voz del madrileño se escuche con fuerza en Comunidad y Ayuntamiento. Un año para que seamos los verdaderos protagonistas de la política de nuestra comunidad, nuestras ciudades, de nuestros pueblos y barrios. Un año, tan solo o nada más y nada menos que un año, pero un año al fin y al cabo. Un año para que lo de siempre pase a ser historia, de las malas. Un año para que gracias al poder del pueblo y la conciencia ciudadana las cosas cambien. Un año, ¡cuántas ganas de que pase!

> Héctor Salazar es miembro de UPyD.

El uso de las lenguas
Enrique Arias Vega www.lavozlibre.com 1 Junio 2010

Mi primo norteamericano Michael ha perdido su lengua castellana materna y no se siente por ello más incomunicado con su entorno ni con el mundo en general.

Por eso, creo modestísimamente que la desaparición de remotos idiomas en la Polinesia o en el Asia central no supone una mutilación irreversible de la cultura universal, como pregonan algunos, sino solamente una modificación de los instrumentos de comunicación humana. Nada más. Lo mismo opina Rick, mi profesor de inglés, nada apenado el hombre por ignorar la lengua noruega de sus ancestros que emigraron a Estados Unidos.

Es que los idiomas evolucionan y las personas también. No olvidemos que algunos de los mejores escritores en lengua inglesa nacieron en Irlanda: James Joyce, Oscar Wilde, Bernard Shaw, etc., sin que eso desdiga de su exquisita escritura. Por otra parte, dos de los más excelsos poetas franceses de finales del siglo pasado han sido el martiniqués Aimé Césaire y el senegalés Léopold Sédar Senghor.

El idioma, en realidad, cualquier idioma, es la patria que acaba escogiendo el ser humano para realizarse en plenitud. Lo han hecho escritores de todos los tiempos y lugares. Samuel Beckett abandonó el inglés por el francés, lo mismo que hicieron con sus lenguas respectivas el dramaturgo rumano Eugène Ionesco o el español Agustín Gómez Arcos, pongo por caso. Otros rumanos, en cambio, como Vintilia Horia o Valentín Popescu, se pasaron al castellano.

Ninguno de esos autores, ni muchos otros, hicieron de la lengua un casus belli sino que creyeron que los idiomas son un territorio universal y libre al alcance de cualquiera que los ame.

SUFRE UNA NUEVA CAMPAÑA DE ACOSO
Gloria Lago: "Que Feijoó nos llame radicales es una vileza deleznable"
Gloria Lago admitió en En casa de Herrero que se sintió “fatal” cuando se encontró esta mañana que los radicales había llenado las inmediaciones del instituto en el que trabaja de pegatinas amenazantes contra ella. “Esto es lo que les espera a los enemigos del gallego”, dicen los carteles.
libertad digital 1 Junio 2010

Realizadas por el grupo independentista AMI, las pegatinas muestran imágenes de los ataques a los coches de Lago y José Manuel Pousada y afirman que “esto es lo que les espera a los enemigos del gallego”.

“No es que te acostumbres, estas cosas duelen, pero hay que procurar que te afecten psicológicamente lo menos posible”.

Pero a Gloria Lago, lo que más la indigna es que estos grupos tengan libre acceso a hacer propaganda de la imposición del gallego en los centros de enseñanza.

Las autoridades no hacen demasiado para impedir este tipo de ataques. “Cuando me pintaron el coche sí me llamaron y aprobaron una resolución de condena, pero a mí lo que me preocupa y me duele es que se permita que se siga haciendo propaganda”.

Sobre la actitud del PP con la imposición del gallego, dice Gloria Lago que son “unos hipócritas, no sé cómo se puede tener tanta cara. Sánchez Camacho llegó a decir en esta emisora que en Galicia no se podía implantar el bilingüismo porque se lo prohibía el consejo consultivo, cuando todo el mundo sabe que es un órgano de consulta. A eso se ha acogido Feijoo para no cumplir por enésima vez. Estoy abochornada, no sé cómo se puede tener tanta cara dura”.

Y es que Gloria Lago hace una distinción entre “trolas y mentiras”. “Se puede perdonar que no se cumpla una promesa genérica, pero en este caso se podía hacer”. También admite que le “duele” leer en los periódicos cómo el presidente gallego, que llegó al poder apoyándose en Galicia Bilingüe, llama ahora “radicales” a los miembros de la organización en defensa del bilingüismo. “Me parece deleznable, una vileza”.

El PP se olvida de sus ‘embajadas autonómicas’
Redacción Minuto Digital 1 Junio 2010

Las conocidas como embajadas autonómicas o delegaciones de las CCAA en el extranjero han sido motivo de controversia este fin de semana.

Desde el PP, María Dolores de Cospedal, ha apostado por cerrarlas, sin decir nada de las que están abiertas por CCAA gobernadas por los populares.

El PP ha exigido, recientemente, una medida de recorte de gasto público: “No se pueden tener miles y miles de millones de euros en algunas medio embajadas de comunidades autónomas a lo largo y ancho de todo el mundo”. Son palabras de Cospedal.

De las embajadas autonómicas abiertas, 184 según el PP (además hay 4 de entidades provinciales o locales), 64 están en manos de gobiernos regionales populares. Por ejemplo, como este lunes publica Público, la delegación de la Comunidad Valenciana en Bruselas tiene un coste anual de un millón de euros y, el Ejecutivo de Camps, tiene 23 embajadas abiertas; solo superadas por las 47 de la Generalidad de Cataluña.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Casas convoca para el 10 de junio el pleno del TC para debatir sobre el Estatut
 Estrella Digital 1 Junio 2010

La convocatoria se produce después de que la presidenta del tribunal asumiera la ponencia de la resolución sobre la norma catalana

La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, ha convocado para el próximo jueves 10 de junio el pleno de este órgano para debatir sobre la sentencia que debe resolver los recursos interpuestos contra el Estatuto de Cataluña, han informado fuentes del tribunal.

La convocatoria se produce después de que, el pasado día 19, Casas asumiera la ponencia de la resolución después de que el magistrado Guillermo Jiménez, adscrito al sector conservador, constatara que el texto que había elaborado no reunía los apoyos suficientes para convertirse en la sentencia definitiva.

Jiménez, a su vez, había asumido la misión de redactar un borrador de sentencia después de que, el pasado 16 de abril, el pleno del Constitucional rechazara el quinto proyecto de resolución elaborado por su compañera Elisa Pérez Vera, del sector progresista, que renunció entonces a la ponencia.

En vista de que tanto los conservadores como los progresistas se han mostrado, después de casi cuatro años de debates, incapaces de suscitar el consenso suficiente para sacar adelante la sentencia, la presidenta del Tribunal decidió asumir personalmente esa tarea, con la intención de desbloquear el debate y notificar la resolución antes de las elecciones catalanas, previstas para el próximo otoño.

El Constitucional rechaza declararse incompetente
El pleno tendrá lugar también después de que, el pasado jueves, el Constitucional rechazara declararse incompetente para emitir una sentencia sobre el Estatut, como pedían la Generalitat y el Parlamento catalán, a los que recordó que la ley establece que los magistrados deben seguir en funciones hasta que tomen posesión sus sustitutos.

Así lo indicó el tribunal en ocho providencias dictadas en respuesta al escrito presentado por la Generalitat en relación con el recurso del PP y a los remitidos por el Parlamento de Cataluña referidos a cada uno de los siete recursos de inconstitucionalidad presentados contra el Estatut, respectivamente.

En dichas providencias, el Tribunal Constitucional respondía que no ha lugar a lo solicitado por la Generalitat y el Parlament y citaba el artículo 17.2 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, según el cual los magistrados "continuarán en el ejercicio de sus funciones hasta que hayan tomado posesión quienes hubieren de sucederles".

En los escritos remitidos al TC por la Generalitat y el Parlamento de Cataluña se instaba al tribunal a declararse incompetente y no pronunciarse sobre el Estatut.

El pleno del Constitucional, compuesto por diez magistrados después del fallecimiento del conservador Roberto García Calvo y de la recusación por parte del PP del progresista Pablo Pérez Tremps, está dividido al cincuenta por ciento entre ambos sectores.

Entre los progresistas, además de Casas, se cuentan Pérez Vera, Pascual Sala, Eugeni Gay y Manuel Aragón, si bien este último se ha desmarcado en ocasiones de las posiciones mantenidas por sus compañeros.

Mientras tanto, los conservadores -además de Jiménez, vicepresidente del tribunal- son Vicente Conde, Jorge Rodríguez-Zapata, Javier Delgado y Ramón Rodríguez Arribas.

¿Quién traduce a quién?
A. Bartolomé La Razón 1 Junio 2010

Cataluña recibe información de las novedades de la Ley de Tráfico en un folleto escrito en castellano y catalán y firmado por Rubalcaba y Saura

Los ciudadanos catalanes lo están recibiendo en sus domicilios desde hace semanas. Enviado por correo ordinario, se trata de un folleto explicativo dividido en dos partes que dicen exactamente lo mismo, pero en dos lenguas distintas. A la izquierda, en castellano; a la derecha, en catalán. El primer texto lo firma el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el segundo, el consejero de Interior de la Generalitat, Joan Saura. El documento, que informa de la entrada en vigor de las novedades de la Ley de Tráfico, en consonancia con los tiempos que corren, ha sido editado en ambas lenguas. Un ejemplo más del fervor multilingüístico que invade al actual Gobierno y sus socios nacionalistas y que ha vivido su mayor esperpento en una reciente sesión del Senado en la que dos andaluces, Manuel Chaves y José Montilla, se entendían con auriculares porque el segundo usaba el catalán –que aún no domina– para hacerse comprender.

En este caso, a la vista del documento, cabría preguntarse quién de los dos responsables políticos es el autor y quién traduce a su homólogo. ¿Es Saura –los miembros de su Consejería, se entiende– el autor de la redacción, o ha sido Interior el que se ha preocupado de hacer llegar al conductor el anuncio de las innovaciones en seguridad vial? Cataluña tiene transferidas las competencias en materia de tráfico, pero la campaña en cuestión compete exclusivamente a Interior, cuyo titular, Alfredo Pérez Rubalcaba, la presentó el pasado 17 de mayo.

Sin embargo, en la web del País Vasco, comunidad que también tiene transferidas las competencias de tráfico, aparece la misma información, que puede elegirse leer en castellano, catalán, gallego, euskera o valenciano, pero firmada únicamente por el ministro. En la web catalana, por contra, no encontramos ni siquiera la dualidad lingüística que sí ha llegado a los buzones de Cataluña firmada por partida doble.

Xunta y Consello de la Cultura sellan un acuerdo en pro de la normalización
P. A. SANTIAGO. ABC GAlicia 1 Junio 2010

La Consellería de Educación y el Centro de Documentación Sociolingüística de Santiago (CDSG) -ente dependiente del Consello da Cultura Galega (CCG)- rubricaron durante la mañana de ayer un acuerdo por el que el departamento liderado por Jesús Vázquez se compromete a apoyar todas las iniciativas que este organismo cultural lleve a cabo a favor de la normalización lingüística.

Se trata pues de un proyecto que, según explicó el presidente del CCG, Ramón Villares, contribuirá a «digitalizar la cantidad enorme de fondos sobre cuestiones lingüísticas que alberga este centro». En esta línea, Villares se refirió a la labor que el CDSG realiza habitualmente en relación con jornadas, congresos y encuentros protagonizados por los responsables de normalización lingüística de distintas entidades de la Comunidad.

Por su parte, el secretario general de Política lingüística, Anxo Lorenzo, destacó durante su intervención que el objetivo del departamento que dirige es perfilar un marco de colaboración que perdure en el tiempo, ya que «el Centro de Documentación Sociolingüística realiza una actividad de enorme importancia desde hace muchos años de cara a la normalización». Por esta misma razón, el propio Lorenzo anunció que la pretensión del Ejecutivo gallego es que este organismo que vela por la pervivencia del gallego pase a formar parte de la red de dinamización lingüística que la Xunta está potenciando en concellos y entidades locales repartidos por toda la Comunidad.

Pese a la austeridad
Ahondando en esta cuestión, el conselleiro de Educación aclaró que -pese a la política de austeridad que el Gobierno gallego está poniendo en marcha- la naturaleza de este convenio es totalmente continuista. Asimismo y, ante el interés y la colaboración demostrados por Educación, Ramón Villares no dejó pasar la oportunidad de agradecer tanto a Vázquez como a la secretaría general de Política Lingüística, su disponibilidad para rubricar este pacto y su esfuerzo por contribuir a mantener el tipo de actividades que el CDSG realiza.

Como síntesis de lo acordado, Vázquez remarcó la «magnífica» relación que existe entre la Xunta y el CCG, al tiempo que declaró recibir con respeto y apoyo tanto sus críticas como sus aplausos.

Recortes de Prensa   Página Inicial