AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 5 Junio  2010

 

La avaricia de los políticos nos hunde en la miseria
EDITORIAL Libertad Digital 5 Junio 2010

La quiebra de Lehman Brothers marcó la fecha en la que nadie podía negar ya la existencia de una grave crisis económica. Así, los políticos de todas las latitudes trataron de aprovecharse de esa crisis acusando a "Wall Street" y a los grandes directivos de los bancos de no estar sometidos a ningún tipo de regulación y de haberse dejado llevar por una avaricia descontrolada que los condujo a engañar a todo el mundo. Sólo faltó para rematar esta escenografía que a los pocos meses de quebrar Lehman, estallara el caso Madoff y más adelante la propia banca de inversión estadounidense volviera a estar en la mirilla de la burocracia política por haber manipulado sus cuentas anuales mediante ciertas tretas contables (el famoso "Repo 105") y por estafar a sus clientes con productos estructurados complejos como el Abacus.

La estrategia de los políticos tenía dos claras ventajas: por un lado, podían ocultar que la burocracia estatal de la que formaban parte era la auténtica responsable de la crisis (las expansiones crediticias de la Reserva Federal y la absurda política de promoción de la vivienda en EEUU); por otro, les permitía reclamar para sí mismos más poderes de regulación, supervisión e intervención sobre el sector privado.

Desde esos episodios vividos en 2008 y 2009, mucho ha llovido. Los gobiernos comenzaron a gastar sin freno hasta el punto de haberse convertido hoy en la principal amenaza para la recuperación global. Y, por si fuera poco, los políticos de todo el mundo no sólo se han comportado como unos pródigos despilfarradores, sino como unos mentirosos y manipuladores de primer nivel.

En España algo podíamos intuir sobre la catadura de la clase política tras el deplorable espectáculo que supuso la campaña electoral de las últimas elecciones generales, en las que el PSOE revalidó victoria gracias a la persistente negación de una crisis de la que ningún economista serio dudaba. Pero han tenido que llegar los escándalos de Grecia y Hungría para que comience a ponerse seriamente en duda la credibilidad de aquellos que quieren introducir transparencia y honradez en el sector privado mediante más regulaciones.

Primero fue el Gobierno griego quien reconoció haber manipulado los datos sobre deuda y déficit y ayer fue el nuevo Gobierno húngaro quien anunció que, tras eliminar todo el maquillaje de las estadísticas oficiales introducido por su antecesor socialista en el cargo, se hallaba próximo a la quiebra.

Cualquier directivo de una empresa privada que hubiese recurrido a tan arteras tácticas habría sido procesado penalmente y, cómo no, habría sido puesto como ejemplo de las terribles consecuencias de la insuficiente regulación de los pérfidos mercados. Sin embargo, la izquierda no verá en los escándalos de Hungría y Grecia una demostración de aquello que decía Lord Acton: que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Al contrario, dejará pasar la noticia como si de un hecho totalmente exógeno a la crisis se tratara.

Sin embargo, hay que repetirlo una vez más: ha sido la avaricia de unos políticos que querían gastar y acumular tanto poder como les fuera posible lo que ha llevado a Grecia y a Hungría a la quiebra y al resto del mundo a ver cómo se esfuman sus esperanzas de recuperación. Correspondería, pues, plantearse si no conviene reducir los tamaños de unos Estados tan mastodónticos como para arrastrar a una sociedad entera a la quiebra.

Si, como no se cansaron de repetir los socialistas, el hecho de que haya empresas demasiado grandes para quebrar debería implicar que hay empresas demasiado grandes como para existir, sería bueno que comenzáramos a aplicar la misma vara de medir a los Estados, responsables primero de causar la crisis con sus absurdas intervenciones en los mercados financieros y ahora de hundirnos en el pozo de la miseria al dilapidar los ahorros de varias generaciones. Una camarilla de irresponsables y vividores tienen demasiado poder y demasiadas competencias que deberían regresar a la sociedad; es el momento de exigírselo: en España hay muchas instituciones por donde empezar.

España "no se avanza", se hunde sin remisión.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 5 Junio 2010

"España no se avanza" como cabría esperar en una situación tan dramática como la que llevamos arrastrando por culpa de la incapacidad, hipocresía política y mendacidad del Sr. Zapatero, de su Gobierno y de la complicidad de los Sindicatos y de los grupos de opinión subvencionados. España camina por la senda de Grecia y de Hungría, que curiosamente están o han sido hasta hace bien poco, gobernadas por partidos socialistas. Asombrosa coincidencia que hace pensar en que la mentira , el falseamiento de la información y la manipulación de datos y documentos no es algo inhabitual con estos dirigentes.

Un Gobierno que está acorralado ante la debacle social y económica. Un Gobierno que sigue remiso a tomar medidas impopulares y las que toma, lo hace de forma que parezca que son contra su voluntad y limitadas en su alcance al mínimo posible. Un Gobierno que acude a cualquier subterfugio dilatorio y escamoteo del debate para evitar el impacto mediático y la respuesta de los ciudadanos. Un Gobierno que sigue conscientemente con la estrategia de aguantar lo que sea necesario y hacer lo que sea y como sea con tal de obligar a otros a que le solucionen los problemas.

Su negativa a admitir su fracaso le lleva a intentar justificar su pasividad y a negar el fin de su ciclo de mandato con la convocatoria de elecciones generales. Su falta de responsabilidad y su absoluto desprecio por la opinión de los ciudadanos, les convierte en auténticos déspotas que se legitiman en el resultado de unas elecciones basadas en el engaño, en la negación de la realidad y en una política de enfrentamiento y de apoyos bastardos y mercenarios para mantenerse en el poder. Su completo dominio de los medios de comunicación hacen imposible una información veraz e imparcial a la sociedad que, salvo minorías, permanece en el engaño y no termina de creerse el desastre al que nos ha llevado este Gobierno comandado por el Sr. Zapatero.

Pero la situación ya no está para piruetas dialécticas, para actuaciones de trilero, ni para declaraciones demagógicas. España carece de credibilidad con el actual Gobierno y esa falta de confianza se traduce en un estado de bancarrota técnica. España no puede perder ni un minuto en tomar medidas drásticas de reconversión y de adecuación a una realidad social que se ha querido mantener oculta por estos irresponsables. Y la solución pasa por un reconocimiento público en el debate del estado de la Nación, que se debería convocar de forma extraordinaria. En ese mismo debate, o bien se fomenta un Gobierno de coalición de salvación nacional PSOE-PP, o bien la convocatoria urgente de elecciones generales en el mínimo plazo posible y con una campaña electoral austera y de tiempo limitado.

La solución pasaría por una especie de "Pacto por la crisis" liderado por los dos principales partidos políticos y la adopción de medidas reales encaminadas a corregir las deformidades estructurales de este sistema autonómico disparatado. El Estado, el nuevo Gobierno, deberá asumir el control del gasto general y limitar el poder de los gobiernos autonómicos a meros trasnmisores de las estrategias y medidas. España solo avanzará en su recuperación cuando todos vayan en la misma dirección. Y eso solo se consigue recuperando el control y el mando sobre los presupuestos autonómicos y el gasto general en todo el territorio.

Para que España avance debe haber una revisión de su modelo actual de descentralización y multiplicación de administraciones. Este sistema que solo ha favorecido las aspiraciones nacionalistas secesionistas debe ser dado por fracasado y como causa principal del descalabro. Aún estamos a tiempo de que la razón y la sensatez se impongan sobre la insolidaridad y los objetivos egoístas y que buscan su exclusiva salvación a costa del resto de la sociedad española.

Para que España no se hunda y desaparezca, debemos retroceder y recapacitar para avanzar hacia un futuro sin chantajes, ni revanchas del pasado. No dejemos que España se hunda sin remisión y sin haber hecho todo lo posible por evitarlo.

«Evitar errores»
JOSÉ MARÍA AZNAR ABC 5 Junio 2010

Creo que los españoles son conscientes de lo que significó en la lucha contra la lacra persistente del terrorismo de ETA la política seguida entre 1996 y 2004. La vivieron y en no escasa medida la protagonizaron con una movilización social sin precedentes. Fueron los españoles los que aportaron a la lucha contra el terrorismo un compromiso cívico que acompañó y fortaleció el esfuerzo de las instituciones y el despliegue del Estado de derecho frente a sus enemigos.

Sin embargo, esto no significa que no debamos hacer el esfuerzo de recordar y de explicar bien lo que entonces supimos hacer. Ésa es la mejor manera de evitar errores y de vencer tentaciones que puedan apartarnos nuevamente del camino correcto. A mediados de los 90, la respuesta contra el terrorismo de ETA se encontraba lastrada por una extendida frustración. Tan extendida que muchos parecían haber sido arrastrados a aceptar que el Estado democrático era incapaz de acabar con la agresión desestabilizadora de la violencia terrorista. Como alternativa a la eficacia del Estado de derecho, la estrategia ante la banda terrorista parecía condenada a oscilar de manera errática entre los extremos de la lucha ilegal o el desistimiento que asumía como inevitable para procurar el final de ETA una negociación política en la que los terroristas podrían identificar alguna contrapartida que la perspectiva de la paz haría aceptable.

La crisis política que acompañó al final del ciclo socialista en 1996 se unía al constante patrocinio de procesos negociadores por parte del nacionalismo vasco, que, por un lado, se veía como beneficiario del precio político que el Estado habría de pagar a los terroristas y, por otro, aprovechaba en su favor el crédito que conservaba el «final dialogado» contemplado en el Pacto de Ajuria Enea. De este modo se alimentaba la imagen de una ETA imbatible, dotada de una capacidad ilimitada de recuperación frente a la acción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y apoyada por decenas de miles de votos que activaban sus organizaciones políticas desde la legalidad que buscaban destruir.

El Gobierno salido de las elecciones de 1996 tenía que hacer frente a un deterioro para entonces más que alarmante de los instrumentos del Estado. Tenía que ofrecer a la sociedad española un compromiso de liderazgo sin reservas contra ETA. Y tenía que enviar a la banda terrorista un mensaje no menos claro de determinación.

Los ocho años de lucha contra ETA que llevaron a cabo los Gobiernos que tuve el honor de presidir responden a unas claves sencillas de formular: restablecer la confianza en las instituciones democráticas, afirmar la capacidad del Estado de derecho para derrotar el terrorismo y, por tanto, negar el mito de su imbatibilidad; reconocer el valor y la dignidad de las víctimas y su derecho a la reparación moral y material, afirmar el valor del marco político de convivencia que nos dimos los españoles, apoyar la movilización cívica contra el terrorismo y perseguir todos los métodos de coacción y violencia de éste sobre el conjunto de la sociedad, muy singularmente la vasca.

A lo anterior es preciso añadir dos presupuestos esenciales que quedan bien explicados en esta obra. Por un lado, la consideración de ETA como cabeza de un entramado de organizaciones criminales contra las que era preciso actuar con instrumentos legales adecuados y con el impulso necesario a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. La Ley de Partidos y la ilegalización de las sucesivas marcas electorales de la banda terrorista son las expresiones más relevantes de esta estrategia, pero no las únicas, si se tienen en cuenta las medidas adoptadas contra organizaciones responsables del terrorismo callejero o medios de comunicación bajo la disciplina de ETA.Por otro, la consideración de la política antiterrorista como una política verdaderamente de Estado a la que debía dotarse de continuidad mediante el compromiso de los dos principales partidos.

Pero rechacé las políticas de «mínimo común denominador» que, en aras de una cuestionable unidad, impedían el avance de la estrategia contra ETA al quedar ésta subordinada al ritmo que marcaba el que menos quería avanzar o no quería avanzar en absoluto.

El Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo representó, precisamente, la superación de este enfoque y la adopción de objetivos e iniciativas que entonces el Partido Socialista se mostró dispuesto a compartir.

De todas mis responsabilidades como presidente del Gobierno, la lucha contra el terrorismo fue la más exigente, la más dura y, para mí, la más estimable en el compromiso con mi país y mis compatriotas. Ciertamente, plasmar en la acción política estos principios no es tan fácil como formularlos. Pero no hay nada de melancólico en la evocación de ese esfuerzo porque en modo alguno fue baldío.

Bien al contrario, es el recuerdo del esfuerzo de las víctimas en la superación de su dolor; del esfuerzo de los resistentes venciendo el miedo; del esfuerzo de tantos cargos públicos rechazando el desistimiento; del esfuerzo de los que, decididos a seguir haciéndose oír, no han permitido ser amordazados por la coacción de los terroristas; del esfuerzo y la dedicación de guardias civiles y policías, de jueces, magistrados y fiscales. En suma, un gran compromiso colectivo en el que los españoles dieron lo mejor y que nadie tiene derecho a malgastar.

La rendición de Loyola
EDURNE URIARTE ABC 5 Junio 2010

Se redoblan los rumores sobre una negociación con ETA. Al menos, sobre la negociación que quiere ETA. Lo que se anuncia en dos versiones, que el brazo político de la banda, Batasuna, va a pedir al brazo «militar» el fin de la violencia, y que la banda va a declarar una tregua. Ambas cosas muy posibles, dada su creciente debilidad. Pero con un gran interrogante en el aire, el referente al Gobierno. Dice el Gobierno que no está implicado en absoluto en tal objetivo de negociación de ETA. Que no sabe nada. Pero también confiesa a sus círculos próximos que el fin de ETA podría ser una de las tablas de salvación del maltrecho liderazgo de Zapatero.

Y, sobre todo, es altamente inverosímil suponer que ETA vaya a plantear una nueva tregua en este contexto político, con Zapatero en La Moncloa, sin unos contactos previos con el Gobierno. De ahí que sea conveniente recordar lo que este mismo Gobierno, este mismo presidente, acordó con ETA hace tan sólo cuatro años, un acuerdo que fue roto por ETA y no por el Gobierno. Y un acuerdo que Zapatero nunca lamentó o cuestionó tras el fin de la negociación.

Me refiero al acuerdo de Loyola. Ni siquiera a las actas guardadas en la Fundación Henri Dunant, oficialmente secretas. No hace falta llegar tan lejos. Basta con consultar el acuerdo de Loyola cuyos documentos acaban de ser publicados por Fernando Jáuregui y Manuel Ángel Menéndez en su libro El Zapaterato. Se trata de una rendición en regla del Gobierno ante ETA. O del ofrecimiento a la banda terrorista de cambios políticos en el País Vasco a cambio del fin de la violencia. Dentro de los ordenamientos legales vigentes, dice el acuerdo, pero añade, pudiendo ser modificados en el futuro para que no limiten la voluntad popular.

La trampa de Loyola es que se refiere a Batasuna y no a ETA. ¿Podemos estar ante una reedición de esa misma trampa?

ZP empeñado en volver a meter a ETA en las instituciones.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 5 Junio 2010

Zapatero fía toda su política antiterrorista en meter una y otra vez a ETA en las instituciones. Este hombre utiliza siempre el mismo argumento, no tiene ningún asesor que le sugiera alguno nuevo y original. En 2007 insistía en que ETA-Batasuna podría presentarse a las elecciones si rechazaba la violencia, estos días ha dicho algo nuevo, que ETA-Batasuna podrá presentarse a las elecciones si rechaza la violencia.

Gracias a las hemerotecas es muy fácil descubrir que el juego que se trae ZP con ETA en estas fechas es el mismito que se traía en 2007, antes de las pasadas elecciones municipales.

Hoy aparece en El País un artículo con las instrucciones que el gobierno está dando a ETA para que puedan presentarse a las elecciones. Hablando de ETA-Batasuna, la vice de ZP, de la Vega dice:

“No podrá presentarse nunca a las elecciones si no condena la violencia de forma clara y si no se separa definitivamente de ETA”.

En marzo de 2007, Zapatero le decía lo mismo a ETA-Batasuna. También en El País se pudo leer:

“El presidente José Luis Rodríguez Zapatero mantiene su posición de exigir a la izquierda abertzale el rechazo expreso a la violencia, mientras ETA exista, para concurrir a estos comicios”.

ZP nos toma por imbéciles, y al parecer lo somos porque seguro que de nuevo dejará que ETA se cuele utilizando las mismas patrañas de siempre y que al parecer tanto gustan a ZP que ansía volver con ETA a la antigua cama compartida a hacer las guarrerías clásicas y habituales entre ellos.

Bueno, reconozco que los asesores se han esforzado y han dado de sí todo lo que pueden dar. Han sabido ellos solitos escribirle a la vice una frase impactante para decir lo mismo que ZP hace 3 años pero de manera igual pero distinta. ZP decía en 2007 “rechazo expreso a la violencia”, de la Vega dice ahora “condena de la violencia de forma clara” y si el mensaje no le llega a ETA tal vez acaben gritándoles “¡Tíos!, haced lo mismo que la última vez y cuela”.

Montilla
Medidas de austeridad muy caras
Antonio Robles Libertad Digital 5 Junio 2010

En Cataluña, el Gobierno de Montilla comienza a tomar medidas de austeridad. Se niega a eliminar consejería alguna. El presidente del Parlamento, Ernest Benach, también. Se niega a reducir la flota de coches oficiales, todos de gama alta.

El Gobierno que preside Montilla es el que mayor número de consejerías tiene: 14. Le sigue Andalucía con 13. Visto el resultado de la eficacia de alguna de ellas, podrían devolverlas al Estado. Empezando por la de educación; al menos, nos evitaríamos duplicidades. Al fin y al cabo, son las dos comunidades con más fracaso escolar de España y ocupan el último lugar de los países de la OCDE, a excepción de Grecia. El presidente de la Generalitat de Cataluña cobra al año 169.446 euros, el presidente del Gobierno de España, 91.982. Supongo que los 77.464 euros que cobra de más Montilla será porque construir una nación en más costoso que deconstruir otra. Otra explicación no le encuentro.

Pero ya digo, el Tripartito está dispuesto a llevar su austeridad hasta el Parlamento. Del 15% de la reducción publicitaria de los sueldos de sus diputados, se ha quedado en un 8%. Y como los planes de austeridad van en serio, ni una palabra sobre el coste de los viajes de Carod Rovira al extranjero ni sobre el montante real de las subvenciones a la Plataforma Pro Seleccions Esportives Catalanes. La última vez que se logró saber a ciencia cierta los dineros que se llevaba, ascendieron a casi 2.000 millones de las antiguas pesetas. Es evidente que reducir el montante frenaría las campañas para ahondar las diferencias entre Cataluña y el resto de España, pero sería tan aburrido no tener diferencias... Menos mal que la consejería inventada ex profeso para Carod Rovira, me refiero a Vicepresidencia, sigue bien nutrida: en 2007 recibió 249,8 millones de euros; en 2008, 277,19 millones; en 2009, 268,97 millones y en 2010, 268,75 millones.

Entre sus funciones prioritarias está la de potenciar la política lingüística con las delegaciones de la Generalitat en el extranjero; 50 embajadas en total, un 25% de las existentes de todas las comunidades autónomas. Sólo el presupuesto de 2010 de esta Vicepresidencia de agitación y propaganda nacionalista se lleva la subida previsible del IRPF que pretende obtener el Gobierno Montilla para sanear las cuentas de la crisis. En 250 millones de euros se ha calculado tal subida. Si comparamos esa cantidad con el actual presupuesto de Vicepresidencia (268,75 millones de euros) veremos que ni siquiera la cubre. Aún necesitaríamos 18,7 millones más para los caprichos identitarios del señor Carod Rovira. La única partida con cara y ojos de Vicepresidencia es la destinada a la ayuda a la cooperación y el desarrollo exterior. Y ha sido precisamente ese departamento quien sufrió el año pasado el recorte de 20 millones de euros. Y eso sin tener en cuenta que buena parte del presupuesto total va a parar a sueldos propios y a promocionar el conocimiento del hecho diferencial nacionalista alrededor del mundo (en algunas a modo de nuevos ricos, donando un millón de euros al jefe de los Shuar para promocionar 13 lenguas indígenas del Ecuador), lo que nada tienen que ver con una auténtica ayuda externa.

Mientras tanto, en Cataluña, sólo se cubrirán la mitad de las jubilaciones que se produzcan entre el personal docente, sanitario, de emergencias y del SOC (Servicio de Ocupación de Cataluña), y el 10% del resto de jubilaciones del funcionariado.

Son las diez de la noche. En TV3 acaba de empezar el documental, Adeu Espanya? Un publirreportaje por la independencia. Lo pagamos todos.

Los tres tenores
Alfonso Basallo www.gaceta.es 5 Junio 2010

González, Pujol y Aznar lanzan 'fatwas' contra ZP y predican democracia.

Con Zapatero cualquier gobernante pasado fue mejor. Pero de ahí a beatificarlos va un trecho. Ejemplo, los tres tenores, González, Pujol y Aznar, se ponen estupendos lanzando fatwas contra el indocumentado y predicando democracia.

Ninguno de los tres nos hizo pasar la vergüenza ajena del papá de las góticas, pero eso no les autoriza a ir de puretas. ¿Quién es González para hablar de necios, cuando dejó la economía hecha un erial; y la democracia, unos zorros a golpe de corrupción y crimen de Estado? Si ahora hay un Sitel es porque hubo un Perote, si hay un Bono es porque hubo un Solchaga (“España”, ya saben, “más dinero en menos tiempo”), si ZP quiere terminar con ETA mediante un atajo infame es porque hubo una X que lo intentó por otra trocha inconfesable.

¿Y el ex Honorable, lamentándose de la falta de valores? ¿De qué partido es Durán, el Shylock que trapichea con su abstención, para perpetuar a Zapatero? Si hay un chantaje borroka del tripartito, es porque durante los 30 años anteriores hubo un chantaje soft del pujolismo; si ahora hay Pretoria ya lo había antes con Alavedra y Prenafeta, criados a los pechos del 3%.

De los tres abuelos Cebolleta, Aznar es el que está más autorizado para sermonear; pero es responsable por omisión de ciertos desastres: si hay una EpC es porque Aznar no desactivó la bomba de relojería de las leyes educativas socialistas ; si hoy el aborto es un derecho, es porque el PP dejó intactos los tres supuestos; si seguimos sin saber qué pasó el 11-M es porque en el mes y medio en el que aún no había hecho el relevo a Zapatero se destruyeron pruebas claves…

En cambio, ninguno de los tres tenores ha afeado a Zapatero por la gota que colma el vaso: la lira. Ninguno imita a Petronio recriminando a Nerón: “Quema empleo, oh divino César, negocia con terroristas, persigue a los cristianos, pero por Júpiter bendito, no castigues nuestros oídos con tus odas alpinas”.

Flotilla
Preguntas
José María Marco Libertad Digital 5 Junio 2010

Un periodista norteamericano ha apuntado la velocidad de la reacción suscitada por el trágico incidente de la flotilla pro Hamas. La actuación de las fuerzas armadas de Israel, y el propio gobierno israelí, han sido condenados por los gobiernos y las organizaciones políticas e humanitarias de casi todo el mundo en cuestión de horas, a veces minutos, antes de cualquier investigación. La última vez que hubo algo parecido fue cuando las autoridades hondureñas impidieron que un peón de Hugo Chávez se hiciera con el país. En los dos casos se trata de incidentes protagonizados por países pequeños. Con ellos, nuestros gobiernos pueden mostrar una valentía que no demuestran nunca en casos como Irak, Venezuela, no digamos ya China o Rusia... Como suele pasar ya desde hace tiempo, nuestros gobiernos, de una cobardía suprema, se ríen de nosotros.

Por otra parte, nuestros gobiernos sacan pecho para condenar la acción de gobiernos democráticos: lo que no se atreven a hacer con los autoritarios, lo hacen con quienes intentan defender sistemas liberales. En esto el esperpéntico gobierno de Rodríguez Zapatero no se distingue demasiado de los aparentemente más serios de Dinamarca, Suecia y Gran Bretaña, entre otros muchos. ¿Qué necesita demostrar toda esta gente?

Uno de los posibles objetivos estratégicos de la flotilla de paz y buen rollito, cargada de suicidas islamistas vocacionales, era contribuir a acabar con las relaciones entre Turquía e Israel, que han formado uno de los ejes fundamentales para cualquier posible estabilidad en la zona y llevan deteriorándose hace años, desde que en Turquía ha ido avanzando el islamismo. La diplomacia norteamericana se ha aplicado con urgencia a restañar las heridas. En cambio, ¿qué pretenden nuestros gobiernos europeos adulando a la extrema izquierda filoterrorista? ¿Ayudar a acabar con cualquier rastro de liberalismo democrático en Turquía? ¿Acelerar la islamización de uno de los países más importantes, estratégicamente, del mundo? ¿No hay forma de intentar parar esa deriva en un vecino tan próximo por tantas razones? (En contra de lo que parece, no todos los turcos están de acuerdo con la flotilla pacifista pro Hamas).

Otro aspecto del asunto es el de la presencia de militantes pro Hamas venidos de Europa y Estados Unidos. Personas que en sus países disfrutan de todos los derechos y todas las ventajas derivadas de los sistemas democráticos liberales, al parecer iban a manifestar su simpatía por la acción de Hamas, una organización terrorista que no reconoce el derecho de Israel a existir, ejerce un poder dictatorial sobre Gaza y no ha renunciado a la violencia terrorista y tampoco acepta los acuerdos a los que han llegado previamente otros negociadores y políticos palestinos.

¿Debemos deducir que estas personas y las organizaciones a las que pertenecen comparten estas posiciones? ¿Respaldan a Hamas? ¿Respaldan la violencia terrorista? ¿Cuál es su posición ante el 11-S, los atentados de Bali, del metro de Londres o del 11-M en Madrid? (Eso por no hablar de los miles de muertos, heridos y mutilados en atentados islamistas en India, Pakistán, Irak o Afganistán, países democráticos o que se esfuerzan por establecer regímenes cercanos a la democracia...).

Islamismo
La preocupante deriva turca
GEES Libertad Digital 5 Junio 2010

La bochornosa organización en suelo turco de la "Flotilla de la libertad", con la participación en la misma de organizaciones islamistas de ese país como la Fundación para los Derechos Humanos y la Ayuda Humanitaria (IHH), y el dramático desenlace de la misma cuando se aproximaba a Gaza el 31 de mayo, ha puesto a Turquía en una delicada posición en los contextos regional y global.

El Gobierno de Erdogan, tras haber impulsado y ayudado a crear una situación de extrema gravedad, animando a los componentes de dicha "Flotilla" a hacer oídos sordos a las advertencias israelíes, ha sido el que con más dureza se ha manifestado una vez se producía la tragedia. El antiguo aliado de Israel en la zona hablaba de "terrorismo de estado", llamaba a consultas a su Embajador en Tel Aviv, trataba a los islamistas muertos como héroes, y alimentaba con su actitud las airadas protestas en las calles turcas, produciéndose por ejemplo un conato de asalto al Consulado de Israel en Estambul.

Conviene no olvidar que el origen de la enemistad turca nada tiene que ver con la crisis del Mavi Marmara. Esta dramática crisis se añade en términos de reorientación de las prioridades, a algunos gestos lanzados por el Gobierno Erdogan para afirmar los valores y las tradiciones musulmanas y para consolidar el papel del país en el orbe islámico, desde Sarajevo hasta Kabul con parada en Oriente Medio. Esta fijación por el islam y por la recuperación del perfil otomano en términos de hegemonismo es bien visible en la figura del ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, un musulmán devoto y apasionado de la historia del Imperio Otomano. Así, es significativo que el 29 de mayo se celebrara a lo grande la toma de Constantinopla por el Sultán Mehmet II "El Conquistador" en 1453. La nostalgia del Imperio como instrumento divino en clave de Califato que destilan los dirigentes del gobernante AKP, con Erdogan a la cabeza, es bien visible en otros dos ejemplos: en el mimado Museo "Panorama 1453", inaugurado en 2009 –que ya es el lugar más visitado de Estambul tras el Topkapi y Santa Sofía–, y la fijación en el marco de "Estambul 2010, Capital Europea de la Cultura" por todo lo otomano e islámico mientras joyas históricas como las murallas de Constantino, cristianas, se deterioran y derrumban de forma acelerada.

Mientras Ankara se concentra en estos juegos islamizantes, problemas internos que requerirían de una mayor atención dejan de ser centrales a pesar de su relevancia: uno es la congelación del diálogo con Armenia, casi un año después de que algunos hablaran –precipitándose–, del fin del contencioso turco-armenio; y el otro es el rebrote del activismo violento kurdo. Ambos no harán sino agravarse, máxime en momentos en los que el islamismo turco muestra cada vez con más claridad su verdadera faz violenta. El 29 de mayo el líder encarcelado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdullah Ocalan, comunicaba su deseo de poner fin a los otrora esperanzadores esfuerzos para alcanzar la paz con el Gobierno. La muerte de 6 soldados turcos el 31 de mayo durante un ataque del PKK contra la base naval de Iskenderun –que se añadía a la de otros siete soldados en los dos días anteriores–, ponía de manifiesto la perduración de un problema que nunca ha dejado de serlo. El 20 de mayo la Fuerza Aérea turca había bombardeado posiciones del PKK en el norte de Irak, hasta cincuenta objetivos en las regiones de Zap y Hakurk.

Esta es la Turquía, aliada de Occidente en la OTAN, con graves problemas internos e inmersa en un proceso de islamización acelerado que le lleva a estar más cerca de Irán y de Hamas que de su antiguo aliado en la zona, Israel. A éste le ha buscado un problema en los últimos días. Habrá más, y no sólo para él.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Flotilla
El comando Red-Bull
Pablo Molina Libertad Digital 5 Junio 2010

Para ser pacifistas y miembros de una ONG denominada Cultura, Paz y Solidaridad, sorprende el ardor guerrero del pelotón español destacado en la famosa flotilla pro-palestina.

A su llegada a España, perdón a Barcelona, los miembros de nuestro aguerrido destacamento han advertido a Israel de que los turcos están preparando medidas "más energéticas" (sic) contra el Estado sionista, sin que sepamos hasta el momento si se refieren a que Estambul va a organizar un botellón masivo de "energy drinks" o a comenzar una guerra con misiles nucleares, que puestos a energizar parece una respuesta mucho más contundente que coger un cebollón de Red Bull con whisky de garrafa, esto último a espaldas de los guardianes islámicos.

Si lo que querían era llevar personalmente ayuda humanitaria a la población de Gaza no se entiende que llegaran al aeropuerto del Prat haciendo la señal de la victoria, porque fueron detenidos antes de lograr su objetivo. Tal exhibición de complacencia sólo puede provenir de la satisfacción del deber cumplido, así que parece evidente que el fin perseguido por los tripulantes era el que hemos visto, levantar otra campaña contra Israel por cumplir con su deber de proteger su soberanía territorial y la seguridad de su pueblo.

Mezclados con islamistas deseosos de inmolarse según sus propias manifestaciones, los tres españoles han tenido la fortuna de no haber recibido ni un rasguño, Allah sea loado. La principal tortura padecida ha consistido en pasar varias horas sin conexión a internet, crueldad intolerable por parte de los judíos, que de esa manera impidieron a nuestros tres héroes twittear en tiempo real sus aventuras en los calabozos sionistas, con la oleada de adhesiones y admiración que el fenómeno hubiera provocado en las redes sociales.

Pero no todo ha sido una pérdida de tiempo. Después de su hazaña, es probable que Laura, Manuel y David sean requeridos en los más exquisitos foros progresistas para explicar su aventura e impartir lecciones de geopolítica y derechos humanos. A quinientos pavos la conferencia, dietas aparte, igual en un par de años fletan su propio barco.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La nación de las flotillas
MATÍAS VALLÉS La Opinión  5 Junio 2010

El Tribunal Constitucional lleva cuatro años debatiendo si Cataluña es una nación, con la misma estéril insistencia que cualquier tertulia de bar sobre y contra "los catalanes" --Madrid adora a los vascos, su problema es la rivalidad personal con Barcelona-. El Estado puede sobrevivir al descrédito de una institución axial, pero su estabilidad peligra si el efecto dominó arrastra a entidades irreprochables como la Real Academia de la Lengua, que ha decidido sumarse al desprestigio que contagia el Estatut. En su caso, jugueteando con las acepciones del término nacionalidad. En la versión vigente del Diccionario se establece como "condición y carácter peculiar de los pueblos y habitantes de una nación". Sin embargo, esta definición desaparece de la próxima edición.

La supresión ha escandalizado a los partidos nacionalistas, porque ahora se privilegia la acepción de nacionalidad como "condición de pertenencia a un Estado", para desmarcarse así de las nacionalidades históricas. O naciones históricas. La Academia admite un error sin sesgo político --como el Constitucional-, que debía desaparecer de su página web antes del verano, si bien el nuevo escalafón brillaba ayer esplendorosamente inmortalizado en el sitio oficial de la RAE. Como de costumbre en las trifulcas acentuadas, el verdadero error difiere del reivindicado. En ambas ediciones del Diccionario consta la acepción de "comunidad autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural". Sin embargo, el aval máximo no es estatutario sino constitucional, y por tanto intocable. En un alarde de sinceridad, la Academia debería asumir la definición de nacionalidad como "subterfugio para eludir el término nación". En fin, no todo son aciagas noticias para el castellano. La flotilla es otra palabra hispana que se ha incorporado orgullosa al acervo universal. Domina la prensa mundial, brinda el maldisimulado placer de contemplar a los locutores anglohablantes tropezando con la elle, que es letra y no mero dígrafo, diga lo que diga el próximo DRAE.

para el año 2010
Las clases de euskera del lehendakari tienen un coste de 51.250 euros
Patxi López facilita esta información en respuesta a una solicitud de información del representante de Aralar Mikel Basabe
VASCO PRESS | BILBAO El Correo 5 Junio 2010

Las clases de euskera que recibe el lehendakari Patxi López tienen un coste para el presente año 2010 de un total de 51.250 euros y garantizan al presidente vasco la disponibilidad durante cuatro horas de un profesor. Las clases tienen una duración media de noventa minutos.

López facilita esta información en respuesta a una solicitud de información del representante de Aralar Mikel Basabe y aclara que las condiciones del contrato adjudicado a Ulibarri Euskaltegia fueron publicadas en el perfil del contratante del Gobierno vasco y, por lo tanto, es de libre acceso.

Dichas condiciones de contratación demandaban la presentación de propuestas de formación en euskera para el lehendakari de Euskadi con el objetivo de aumentar sus competencias y habilidades en materia lingüística, mejorando así el desarrollo profesional y personal .

Y concretaban que debía ofrecerse clases presenciales particulares que de una duración media de noventa minutos por parte de un profesor-tutor, así como que dicho docente debía tener una disponibilidad cuatro horas al día para adaptarse a la disponibilidad horaria de López.

El gasto de las clases de euskera para el ejercicio 2010 supondrá un importe total de 51.240 euros, aunque el contrato de prestación de servicios contempla la posibilidad de prórroga del mismo, por lo que de acuerdo a la ley de contratos del sector público, el precio del contrato administrativo es de 73.200 euros.
Este importe se hará efectivo en su totalidad sólo si ambas partes están de acuerdo en su prórroga.

Recortes de Prensa   Página Inicial