AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 6 Junio  2010

 

Vigilar a los vigilantes
Pedro Arias ABC Galicia 6 Junio 2010

Los guardianes de la legalidad han sido desenmascarados como los mayores delincuentes. Primero fueron los gobernantes griegos, que trucaron las cuentas públicas, mintieron a su pueblo y a los pueblos asociados de la Unión Europea sobre el origen y destino de los dineros de todos. Fraude gubernamental masivo, el delito económico de las mayores consecuencias, causa de paro, miseria, austeridad forzada y un futuro de pobreza injusta y desigual.

Los griegos no eran los únicos, ahora también se ha revelado que los gobernantes húngaros procedieron al engaño contable, a la ocultación y maquillaje de la realidad económica de toda una nación. Dos democracias europeas, dos viejas naciones de señero pasado, han retrocedido a un nivel tercermundista y de repúblicas bananeras. En pleno siglo XXI y en la era de Internet.

Quienes han tirado de la manta han sido los nuevos gobiernos ganadores del turno electoral. Al parecer las complicidades estaban tan bien trenzadas que ningún organismo encargado de la supervisión y control financiero apreció nada irregular en unos procedimientos que pasan por miles de personas, entes especializados y expertos cuya función es garantizar las verdades de los dineros de la colectividad. Es la versión oficial para ingenuos felices o listos justificadamente cabreados. Tuvieron que ser los nuevos gobernantes los que destaparan el pastel.

Nadie se cree un cuento tan unilateral que roza lo infantil y alarma tanto o más que los hechos revelados. Si los gobernantes defraudan en lo fundamental es que el tejido democrático no funciona; por lo que no hay garantía para que los que llegan ahora no repitan el engaño. Y , dado que los salientes no serán juzgados ni sometidos a la vía penal, los entrantes no se enfrentarán a una amenaza disuasoria que los desanime a seguir el trillado camino de hacer lo que les venga en gana.
La delincuencia gubernamental ha descubierto que a ellos no les pasa nada, que solo pagan los pringaos y los peatones históricos de a pie. Los que carecen de padrinos legitimados. O los mafiosos prepotentes y atávicos como Al Capone, encerrado por delito fiscal común.

El mensaje o moraleja en esta postmodernidad virtual es que convertirse en un gran problema es la mejor solución. Ahora, para que se ocasiones un problema mayor el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea, el Club de Bilderberg y quien haga falta, saldrán a su rescate. Son problemas demasiado grandes para que se haga justicia de la buena. Se impone el realismo financiero y gubernamental. Nuevo apaño a la vista.

Hay quien ve la jugada y mira más allá, auscultando las consecuencias y los problemas por venir. De ellos muchos componentes de lo que eufemísticamente se llaman mercados. Gente influyente y con dinero, que piensan, con elemental sentido común, que si esto ha podido pasar con toda naturalidad, que otras cosas estarán ocurriendo, cuantos fraudes encubiertos a la espera de cambios electorales para ser denunciados a destiempo. Es la razón de la desconfianza generalizada que recorre las esferas económicas que más nos afectan. La clave que atenaza la salida de la crisis.

Todo lo que está pasando supone un cuestionamiento general de las ideas oficiales recibidas, de las megalomanías discursivas y de las grandes narraciones políticamente correctas. Al final, los Estados y los Gobiernos no eran la solución, sino el problema. Concebidos y legitimados como formas de control de la naturaleza humana irracional y egoísta de las personas, o como juez y señor benevolente ilustrado que impide la guerra de lobos contra lobos, y que al hacerlo abriría las compuertas de la prosperidad y la paz, se han convertido en los cooperadores necesarios y privilegiados de las marrullerías generalizadas.

No faltaron maestros de la sospecha que advirtieran contra las apariencias y autoalabanzas proclamadas. Contamos con un inmenso capital histórico e intelectual para el diseño del estado democrático instrumental y de las funciones imprescindibles que debe acometer, de las separaciones de poderes y los controles recíprocos entre ellos, así como de los fundamentos, inspiración y criterios -filosóficos, técnicos y morales- que han de impregnarlos.

El desarrollo cultural de los pueblos occidentales y las extendidas técnicas de comunicación han creado las bases materiales para que al fin sea posible una democracia real en el siglo XXI. Cuya precondición de viabilidad es que sea posible un control eficaz de quienes nos vigilan, administran y supervisan. Es la hora de los nuevos individuos, de cada cual organizado voluntariamente y convertido en masa de poder ilustrado, racional y socialmente eficaz. Hay que superar la cultura de la queja, el escepticismo socialmente pasivo y comprometerse en una acción de cambio reflexiva y eficaz.

Nadie arreglará por el pueblo las cosas del pueblo. Sin un tejido civil complejo, vertebrado y activo no se parirán salidas a la altura de los desafíos. El necesario regeneracionismo no es ya tarea para una elite de ilustrados, debe convertirse en una corriente masiva. De lo contrario pagaremos los nuevos abusos, los muñidores de las grandes trampas saldrán reforzados y prestos a elucubrar nuevas ingenierías de ocultación. No queda otra alternativa, o protagonistas activos del devenir social o víctimas pasivas cada vez más cabreadas.

La verdadera fecundidad de una sociedad radica en su activismo cívico, en su acción social. Es enemiga de la pasividad, se carcome por la resignación y se nutre de la fuerza creativa individual; así como por la compartida conciencia común. Es la enseñanza más elemental que depara el conocimiento de la historia así como de la simple experiencia particular de cada persona.

Son los vigilados los que tienen que vigilar a los vigilantes. Ya no es racional limitarse a la atención de los asuntos personales y descuidar el control de los colectivos. Hay que volver al clasicismo originario de la democracia activa, de constituirse en sociedad organizada, dispuesta a estar en todos los foros. Seguir el uso del voto, de los fondos depositados y de la confianza delegada. Enseguida se adquieren las destrezas para neutralizar la información asimétrica desde la que operan los tramposos; pronto se pierde el miedo a lo que pueda pasar; así como la primera impresión acomplejada ante la hipotética complejidad de la tarea. Todo es más sencillo de lo que parece.

Como además la mayoría del pueblo es buena, sana y honesta, siempre saca gente generosa y competente que ayuda en las tareas técnicas. Por eso la democracia y la libertad han sido posibles, son más los que reman a favor de la historia y el progreso.

Los vigilados tienen que invertir la óptica y la mirada; volverla activa y crítica, valiente y decidida contra los vigilantes, para alumbrar una nueva era en la que la realidad sea como puede ser. Y no, como escribió Borges en la Historia Universal de la Infamia, una tierra habitada por el error, una incompetente parodia del cielo y el infierno.

Un buen hombre, quizás; un pésimo gobernante, seguro

Antonio Pérez Henares Periodista Digital 6 Junio 2010

Aunque personalmente no he tenido el trato que me permita un juicio de valor fundado en la propia experiencia, tengo para mí, por lo que percibo y por lo que me cuentan allegados en cuyo criterio confío, que José Luis Rodríguez Zapatero es una buena persona. Un hombre honrado, idealista, afable, de buena intención e impulsado por los mejores anhelos. No comparto pues en absoluto las inquinas ni mucho menos el odio que destilan y presiden ciertos ataques y descalificaciones.

El problema es muy otro. El problema es que José Luis Rodríguez Zapatero es presidente del gobierno de España. Y es por ello, por su gestión como tal, por lo que hemos de juzgarles y no por si resultaría agradable compartir con él un rato de charla y un café. Es aquí donde es personaje de desploma. Donde a tenor de los hechos y los resultados la valoración no puede ser más negativa y ahora acrecentada por la penosa crisis económica que no supo ni quiso ver y donde ha demostrado la más absoluta incompetencia y cuajo político para afrontarla.

Pero no es su único y trascendental fracaso. Hay más, gravísimos y de nefastas consecuencias. Fue el Proceso de Paz. No dudo de su buena intención al abordarlo, pero culminó en la indignidad y sólo cuando forzado por el dramático hecho de las bombas, y ni siquiera entonces, siguió negociando tras la T-4, rectificó completamente se enderezó de nuevo el rumbo de la lucha antiterrorista. Hoy mismo hay dudas de que haya aprendido la lección y que no vaya a caer en parecidas trampas. La prueba de nueve será si ETA logra colarse de nuevo en los ayuntamientos como el permitió que se colara.

Fue el asunto de Estatuto Catalán, que ahí sigue supurando y enconando problemas. Y el mismo está en el origen con su vaporosa idea de Nación y su ilusa percepción de la realidad española.

Quizás sea este elemento, su difuso pero a la vez dogmático bagaje ideológico, montado a base de poses, gestos, guiños buenistas y axiomas progres, el que haya trufado perversamente toda su ejecutoria. Esas antojeras y esa percepción ilusa, pero la mismo tiempo profundamente sectaria, de comprender las cosas y los casos le ha llevado a actitudes que ha resultado a la larga las más nocivas y nefastas para la sociedad española a la que ha dividido y a la que ahora ha contribuido a sumir en la mayor desconfianza y desanimo.

Pero ello no se ha captado de manera rotunda hasta este momento de auténtica emergencia nacional en que vivimos. Antes, en la bonanza, el aparente buen rollito y las sonrisas complacientes sirvieron para mantener el espejismo. Los charcos en los que su Gobierno se metía creando problemas donde nos lo había, como el de la Chacón y el Corpus del otro día, hasta se jaleaban por quienes de tales confrontaciones hacían cuerpo de doctrina. Ahora también cobran la exacta dimensión de Gobierno “tocapelotas” que se pierde en futilidades, irrita a muchos y no es capaz de ocuparse de lo que importa a todos.

Y de todo ello, como cabeza única, con poder incontestado y con un desbordado protagonismo (el Gobierno y el PSOE son hoy como no fueron nunca una sola imagen y un solo líder) , como impulsor, hacedor y responsable es ese personaje, que ahora se derrumba incluso en las encuestas afines, al que se bautizo publicitariamente con mucho éxito como ZP. Muy simpático, muy para tomar café, pero un auténtico fiasco para dirigir un país y que ha demostrado su absoluta inutilidad y, aun peor, se ha convertido en una de las rémoras más pesadas para un momento difícil y donde sobran sonrisitas y hace falta visión de Estado, firmeza y realismo. Y de esas cualidades anda ayuno, muy ayuno, José Luis Rodríguez Zapatero

Zapatero: del socialpopulismo al socialpatronismo
Roberto Blanco Valdés La Voz 6 Junio 2010

Corren para la izquierda malos tiempos. No solo porque son ya pocos los países europeos donde la socialdemocracia -que ha sido históricamente la única izquierda transformadora de verdad- sigue gobernando, sino además porque esta ha entrado por doquier en un pantano organizativo e ideológico en el que se hunde más y más a medida que se mueve.

Basta con hablar de Francia e Italia, donde las fuerzas progresistas son noticia sobre todo como consecuencia de sus interminables y cainitas luchas intestinas, para darse cuenta de la envergadura del maremágnum que sacude a partidos que tuvieron un día como bandera prioritaria la de la igualdad política y social.

El caso de España es, con todo, digno de mención. Y no tanto porque el nuestro sea uno de los escasos Estados europeos donde gobierna un partido socialista, sino porque este representa hoy como muy pocos el proceso de desnaturalización de una fuerza política que prestó entre 1982 y 1989 un gran servicio a este país, antes de que se pusieran en ella a hacer de las suyas los ladrones y los golfos.

La desnaturalización de la máquina partidista que dirige Zapatero es, en primer lugar, organizativa: el PSOE, como entidad autónoma y pensante, se ha esfumado tras haber sido literalmente engullido por un grupo dirigente que tiene, sobre todo, dos cosas en común: una historia personal marcada por la profesionalidad política y una concepción del partido como mera máquina electoral donde todo y todos deben estar a las órdenes de un líder que lo es sencillamente porque reparte puestos y prebendas.

Pero la desnaturalización es también ideológica, pues un grupo de personas que viven de la política con idénticas pautas de comportamiento que tendrían si lo hicieran del teatro no ha visto inconveniente alguno en transitar de la práctica socialpopulista de los primeros cinco años de Gobierno al socialpatronismo que ahora justifica el impulso de una llamada reforma del mercado de trabajo que no es otra cosa que poner negro sobre blanco lo que quiere el sector más duro y conservador de nuestro empresariado.

Lo cierto es, sin embargo, que ni el pasado populismo de los descuentos y las subvenciones fiscales lineales ni el presente patronismo del abaratamiento del despido tienen nada que ver con la auténtica socialdemocracia: la que impulsa un reparto equitativo de la carga fiscal luchando contra el fraude, la que lucha por una mayor presencia de las rentas del trabajo en la riqueza nacional y la que está persuadida de que uno de los primeros de los derechos civiles, por ser uno de los que más dependen la dignidad de las personas, es el derecho a trabajar. Aunque resulta difícil que entiendan estas cosas quienes jamás han trabajado de verdad.

Humanitarios
JON JUARISTI ABC 6 Junio 2010

DESDE las guerras de disgregación de Yugoslavia y, en particular, desde la de Kosovo, el humanitarismo se ha convertido en un complemento de toda estrategia antiestatal. El UCK, la guerrilla independentista, provocó un éxodo de la población kosovar hacia Macedonia y Montenegro, cuyo impacto propagandístico en Occidente justificó los bombardeos de la OTAN sobre Belgrado que llevaron al armisticio y a la independencia de la región tras una breve fase de protectorado militar atlantista. La guerra de Kosovo, en efecto, marca un deslinde histórico. Jamás antes se había producido algo semejante; es decir, la intervención «por motivos humanitarios» de una fuerza internacional contra un Estado y a favor de los intereses secesionistas de una guerrilla y de los movimientos políticos que la sostenían.

La conversión del humanitarismo en propaganda fue ya un elemento clave de la Segunda Intifada, que estalló a finales de septiembre de 2000, al año de la terminación de la guerra de Kosovo y en pleno auge del intervencionismo filantrópico. Éste, sin embargo, experimentaría un cierto descrédito a raíz de los atentados islamistas en Nueva York y Washington del 11 de septiembre de 2001 y de la consiguiente reactivación de la doctrina norteamericana de la seguridad nacional, que primó el concepto de «guerra contra el terrorismo» (bajo el que latía el más tradicional de «guerra preventiva»). Sin embargo, el desánimo de las democracias occidentales ante el estancamiento de la situación bélica en Irak y Afganistán permitió que el islamismo provocara, en el entorno de Israel, dos nuevos conflictos que respondían a una misma lógica: se trataba de plantear la desaparición del Estado judío como condición de un hipotético apaciguamiento global. Ambos siguieron, ampliándola, la pauta clásica de los terrorismos antiestatales, es decir, la conocida espiral acción-represión. Se provoca mediante un conjunto de atentados la respuesta violenta del Estado, y se presenta ésta, a continuación, como un crimen de lesa humanidad. Así procedieron Hezbolá, desde el Líbano, en 2006, y Hamás, desde Gaza, en 2008, con los mismos métodos: ataques con cohetes contra territorio israelí y secuestros de jóvenes soldados, mera clase de tropa. Como era previsible, el Ejército israelí invadió el Líbano y Gaza, donde los terroristas convirtieron a la población chiíta, en un caso, y a los civiles gazanos, en el otro, en sus escudos humanos. Una buena parte de los corresponsales de prensa y diversas organizaciones humanitarias les hicieron el trabajo propagandístico.

Como lo han hecho ahora, ante la provocación de una flotilla sedicentemente humanitaria y la desafortunada actuación del Ejército israelí, cuyos responsables deberían haber previsto otros modos de interceptarla que no pasaran por el abordaje desde helicópteros, bajando a sus soldados uno a uno hacia una masa hostil armada de bates y navajas. Desde aquel 3 de octubre de 1993 en que los Rangers americanos se metieron ellos solos en la trampa de Mogadiscio no se recuerda torpeza semejante. Es lamentable, por supuesto, la muerte de los nueve turcos del Mavi Marmara, pero confieso que los supuestos turistas del ideal no me inspiran simpatía alguna. Ni siquiera Hedy Epstein, la dulce abuelita judía «superviviente del Holocausto» (una aclaración: fue evacuada a Inglaterra en 1939, aunque sus padres, es cierto, murieron en Auschwitz), que hace causa común con negacionistas como Ahmadineyad en el empeño de diabolizar a Israel, donde viven aún bastantes miles de auténticos sobrevivientes de los campos nazis de la muerte.

CASO PRETORIA
Un editor amigo de Pujol obtuvo 17,2 millones para difundir el catalán en Valencia
Siguen los escándalos del caso Pretoria. En este caso, Eliseu Climent, que recibió hasta 17,2 millones de euros de fondos públicos entre 1999 y 2009 para difundir la cultura catalana en la Comunidad Valenciana.
LIBERTAD DIGITAL 6 Junio 2010

Según publica El Mundo tras el levantamiento de sumario del caso Pretoria, la red corrupta que ha salpicado incluso a numerosos altos cargos de tiempos de Pujol, pero hay otros variados personajes como el valenciano Eliseu Climent, editor responsable de “cazar” enormes subvenciones públicas.

Climent, relata El Mundo, tenía excelentes conexiones tanto con el PSC como con ERC y CiU, y era conocido por su vocación política desde que fundó el denominado Partit Socialista Valencià, que explota desde hace más de dos décadas toda una red de fundaciones, asociaciones y entidades culturales.

Todas ellas están destinadas a fomentar la lengua y cultura de Cataluña fuera de la región, presentándose en cualquier institución donde puedan obtenerse subvenciones a través de algún “amigo”. Según el diario, los registros de la Policía en el Ayuntamietno de Santa Coloma de Gramanet han puesto a las autoridades en alerta en todo lo refereido al entramado creado por Climent.

El infrome califica de “cuantiosas” las subvenciones obtenidas por su entramado de fundaciones, y por eso ha solicitado a la Agencia Tributaria que aporte datos sobre ingresos de ventas y pagos de la matriz, ACPV (Acció Cultural del País Valencià), y otras cinco organizaciones.

Según El Mundo, la documentación disponible acredita que las entidades de Climent y vinculadas a ACPV han podido recibir como mínimo 17,2 millones de euros en subvenciones de la Generalidad, entre 1999 y 2009. Climent y sus empresas habrían extendido sus redes con tres presidentes: Jordi Pujol, Maragall y Montilla.

La relación del editor valenciano con Pujol fue particularmente cercana. Climent llegó a ser delegado comercial de la Enciclopedia Catalana, que promovía Pujol desde Banca Catalana, dice El Mundo.

La cifra, matiza el diario, sólo incluye las ayudas publicadas en el Diario Oficial de la Generalidad durante esos mismos años, pero no las que podrían haber obtenido de otras instituciones catalanas, diputaciones y ayuntamientos. La documentación incautada contiene cartas y correos que prueban la facilidad con la que Climent accede directamente a dirigentes con capacidad de influencia para poder llegar directamente hasta los alcaldes, como ocurrió en el caso de Santa Coloma.

Toda esta inyección de dinero ha permitido a Climent reforzar las suscripciones a la revista El Temps, editada por una sociedad anónima llamada Edicions del País Valencià, situada en las instalaciones de Climent en Valencia. La portada de este mes de El Temps la ocupa Joan Laporta.

Climent, conocido por su gran rivalidad con el PP de Valencia y especialmente con Zaplana, rehabilitó esas instalaciones históricas que responden al nombre de edificio Octubre, situadas en el centro de la ciudad y compradas en 2003 por tres millones de euros. La hipoteca se la concedió otro gran amigo suyo, el ex ministro Narcís Serra, presidente desde 2005 de la Caixa Cataluña. Climent y su esposa, Rosa Raga Gil, también gestionan la compra de multitud de propiedades en Barcelona a través de la Caixa.

Según El Mundo, el Climent de los 80 disfrutó de diversos privilegios como benefactor de la cultura catalana. En 1983 nació TV3 y la ACPV encontró un gran trampolín para vender bonos de 1000 pesetas a fondo perdido para los repetidores de Valencia. ACPV recogió 150 millones de pesetas que, oficialmente, fueron a parar a la compra de terrenos y tecnología. Para el mantenimiento de esos repetidores la ACPV ha recibido 6,2 millones de euros en la última década.

El PP valenciano ha podido obtener sentencias para cerrar esos repetidores de TV3 en Valencia. ACPV ha tratado a toda costa de contraatacar recogiendo firmas que, según la asociación, incluirán la de Guardiola, entrenador del Barcelona.

Jorge Campos: "El nacionalismo radical tiene los días contados"
La Fundación Nacional Círculo Balear extenderá su actuación al resto de España
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 6 Junio 2010

Madrid.- La asociación Círculo Balear se convierte en la Fundación Nacional Círculo Balear y Jorge Campos estará al frente de esta agrupación que quiere que su voz suene más fuerte. Extenderán su ámbito de actuación a todos los puntos de la geografía española y los jóvenes jugarán un papel de vital importancia. Su base ideológica será la misma pero su campo de acción se amplía. La transparencia de las cuentas públicas y la libertad lingüística continuarán siendo uno de sus principales objetivos.

- ¿Con qué objetivo se ha disuelto Círculo Balear y se ha formado la Fundación Nacional Círculo Balear?
- Nos hemos dado cuenta que tenemos un respaldo social tremendo. Cada vez somos más y estamos apoyados por ciudadanos que vienen a denunciar casos de vulneración de libertades. Tenemos mucha gente pero pocos medios por culpa de la financiación. Nosotros no recibimos ayudas públicas y por eso se nos ha ocurrido que la mejor fórmula es convertir la asociación en fundación. Para constituirse necesitamos un patrimonio económico de 30.000 euros. Además estamos a un año de las elecciones autonómicas y hemos conseguido que nuestro mensaje esté en partidos como el PP, que es una alternativa clara para gobernar o UPyD, que lo tiene incluido en su programa político. Todos sabemos como son los políticos, sobre todo los del PP, que plantean muchas cosas en la oposición pero llegan al poder y no hacen nada. Tenemos que incrementar nuestras actividades y para ello necesitamos medios.

- ¿En qué se va a diferenciar de Círculo Balear?
- La ideología es la misma pero aumentamos nuestro campo de actuación. Estamos en una situación de crisis, no sólo económica sino también social, cultural y de valores. Vamos a desarrollar actividades y acciones que logren una separación efectiva de poderes y una transparencia en la gestión pública. Abogamos por la lucha contra la corrupción política, creemos que sobra administración pública y reivindicamos listas abiertas en los partidos políticos. Por su puesto no nos olvidamos de todo lo referente a la libertad de enseñanza y despolitización de la cultura, muy referido a la balear, que sufre un pancatalanismo muy subvencionado por el gobierno con el que intentan hacer desaparecer la cultura balear e integrarnos en esos fantasmagóricos ‘países catalanes’.

- ¿Cómo afronta esta nueva etapa?
- Con mucha ilusión. Va a significar un hecho pionero en Baleares. Va a ser una fundación de interés general con expansión en todas las Islas Baleares y también tendrá un ámbito de actuación nacional. Además colaboraremos con fundaciones de interés general del resto de Europa. Estoy convencido de que lo vamos a lograr y además lo vamos a hacer por suscripción popular para poder llegar a ese patrimonio. Nuestros socios siempre responden incluso en etapas de crisis. Tenemos el tema bastante avanzado y será cuestión de meses.

- Los jóvenes se convierten en uno de los sectores en los que más se van a centrar. ¿Cómo piensan llegar a ellos?
- Vamos a tener una nueva sede social que va estar siempre abierta y que va a ser un lugar de encuentro. Además vamos a reunirnos con diferentes grupos de jóvenes que ya están contactando con nosotros a través de las redes sociales. Nos trasladan reivindicaciones a las que nadie le da respuestas. Fundamentalmente tienen que ver con la educación, en la que también entra la universitaria que forma parte del sectarismo nacionalista apabullante. También potenciaremos actividades culturales. Lo que queremos es no dejar a los jóvenes abandonados de la mano de Dios porque son el futuro. Queremos trasladar todo esto a los políticos y a los que nos gobiernan para que lleven a cabo las acciones. Seguramente esto acabará en la creación de una asociación de jóvenes de la Fundación Nacional de Círculo Balear.

- ¿Jugarán un papel importante las redes sociales?
- Una de las prioridades es incrementar nuestra presencia en todo el mundo de Internet. También haremos conferencias, eventos y nos desplazaremos por ciudades españolas, donde tenemos acuerdos con diferentes asociaciones de defensa de la libertad lingüística. Físicamente también estaremos ahí, para dar a conocer la cultura balear, que es muy importante porque eso es lo hace que España sea una gran nación con su variedad. Esto precisamente es una de las cosas que se están perdiendo por esta pancatalanización.

- El 30 de mayo de 2009 más de 20.000 ciudadanos se manifestaron en Baleares por la libertad lingüística. ¿Sonará más fuerte su voz ahora?
- Si sacamos 20.000 personas la primera vez, la segunda sacaremos el doble y además en un año donde tenemos muchos más medios para llegar a más gente. Nosotros cumpliremos una labora para que la sociedad civil no esté indefensa y huérfana. Nos van a tener a nosotros y los políticos y gobernantes tendrán la obligación de escuchar a la sociedad.

- Respecto a las elecciones autonómicas, ¿José Ramón Bauzá tiene posibilidades reales de convertirse en el nuevo presidente autonómico?
- Lo tiene todo a favor para ganar porque el Partido Socialista ha batido todos los récords de incompetencia, de irresponsabilidad política y de sectarismo. Baleares es una comunidad económica y próspera que ahora está hundida económicamente. También es verdad que la ciudadanía está muy escarmentada con temas claves como la libre elección de lengua con el PP. Este partido político lo ha prometido en la oposición y cuando ha llegado al poder no ha hecho nada. Me refiero a la época de Jaume Matas. Bauzá puede ganar con mayoría absoluta pero siempre que se comprometa de una forma irrevocable a derogar la ley lingüística del 86. Lo ha reconocido públicamente pero habrá que estar vigilante para que esto sea así, porque ya no nos valen más tomaduras de pelo.

- En Galicia acaba de entrar en vigor el decreto del gallego, pero se ha reducido la libre elección de lengua a la etapa de Educación Infantil. ¿Feijóo ha tomado el pelo a sus votantes?
- Por su puesto. Después de que Galicia Bilingüe haya hecho un trabajo espectacular de colaboración dándole al PP todos los instrumentos necesarios para que pudieran conseguir la libre elección de lengua, finalmente no ha llevado a cabo lo prometido. Es mejor este decreto que el anterior pero no ha cumplido la libre elección de lengua y esto aquí en Baleares no se puede permitir. No queremos que en Baleares pase lo que ha pasado en Galicia.

- ¿Ha influido la presencia de Carlos Delgado en el equipo de Bauzá para que se comprometa a defender la libertad lingüística?
- Carlos Delgado ha sido una de las personas que ha llevado el mensaje de Círculo Balear a la acción política de la forma más clara. Me consta que va a hacer todo lo posible para que el sentido común, que es la libre elección de lengua, se lleve a cabo por parte del PP. Esa es una de las bazas con las que juega Bauzá.

- Con el anuncio de la Fundacion Nacional de Círculo Balear, ¿han recibido amenazas o intentos de boicot por parte de grupos contrarios a su modo de pensar?
- Aún no les habrá dado tiempo de amenazarnos pero no me cabe duda que los nacionalistas intentarán por todos los medios antidemocráticos boicotearnos, coaccionarnos e impedir que llevemos adelante nuestras acciones. El nacionalismo radical tienen los días contados. Son una minoría que no representa a nadie y que no tiene sitio en Baleares. Se han puesto muy nerviosos al ver que nos vamos a convertir en fundación, pero no tienen nada que hacer. Cualquier tipo de amenaza, coacción o intento de agresión será denunciado como ya hemos hechos. Ahora hay un procedimiento abierto en los juzgados que esta instruyendo las últimas amenazas. Se ha identificado a doce individuos que son nacionalistas radicales. Esperemos que caiga sobre ellos todo el peso de la ley.

- ¿Cree que algún día la libertad lingüística será una realidad?
- Estoy convencido de que va a ser así. No se puede estar en contra del sentido común ni de lo que desea la mayoría de la sociedad de Baleares. Rechazan abiertamente la imposición del catalán. Es un perjuicio para todos nosotros que la lengua sea un requisito para acceder a la función pública, la sanidad o la educación. La imposición el catalán no tiene ni pies ni cabezas. Eso ha sido gracias a la presión de la sociedad y para eso estamos nosotros, para recuperar el sentido común y canalizar las reivindicaciones de la sociedad.

Veinte preguntas sin respuesta sobre el «chivatazo» del Faisán
Madrid La Razón 6 Junio 2010

El Partido Popular planteará el miércoles en el Pleno del Congreso su vigésima pregunta sobre el caso Faisán

El PP formulará el próximo miércoles en el Pleno del Congreso su vigésima pregunta sobre el supuesto 'chivatazo' a ETA durante la última tregua, un asunto que los 'populares' empezaron a llevar a la sesión plenaria hace casi nueve meses.

Las primeras preguntas datan del 13 de octubre del pasado año, a raíz de que la Fiscalía apostara por archivar las diligencias judiciales abiertas por el llamado 'caso Faisán'. Desde entonces, y descontando el mes de enero, que es inhábil a efectos parlamentarios, el PP ha venido interrogando al Gobierno por el 'soplo' en todas las sesiones plenarias.

En estos siete meses de 'marcaje', el PP ha planteado 19 preguntas, fundamentalmente dirigidas al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El primer partido de la oposición estuvo pidiendo explicaciones en todos los Plenos de control al Gobierno hasta el pasado 12 de mayo. Sin embargo, en las dos sesiones siguientes dio una 'tregua' al Ejecutivo y no registró preguntas sobre el tema.

No lo hizo ante la ausencia de Rubalcaba, que no acudió al Pleno ni el 19 ni el 26 de mayo. En ocasiones anteriores en las que el titular de Interior había comunicado que no podía asistir a la sesión de control, el PP optó por interrogar a otro miembro del Gobierno, pero en los dos últimos Plenos ha renunciado a esta fórmula.

RUBALCABA VUELVE TRAS FALTAR A DOS PLENOS
Rubalcaba sí tiene previsto participar en la sesión del próximo miércoles, con lo que, tras dos Plenos si pregunta sobre el 'caso Faisán', el tema volverá al hemiciclo de la mano del diputado del PP Ignacio Gil Lázaro que se ha convertido en el 'experto' de su grupo en pedir cuentas sobre lo que ocurrió en aquel bar de Irún en mayo de 2006.

En esta ocasión, Gil Lázaro instará al ministro del Interior a explicar "cómo es posible que aún se atreva a negar la existencia del 'chivatazo' en el llamado 'caso Faisán' tal y como hizo implícitamente en la sesión de control del 12 de mayo".

Aquel día Rubalcaba replicó al diputado del PP que a su formación "cada vez le cuesta más" plantearle preguntas sobre este asunto y descalificó definiéndolos como "de aurora boreal" los argumentos de los 'populares'. Además, subrayó que "la decisión de no actuar" el 4 de mayo de 2006 y de no detener ese día a los presuntos terroristas reunidos en el bar Faisán no fue adoptada por la Policía sino por la "autoridad francesa".

Climent puede, además, utilizar sus influencias políticas para negociar directamente con diputados. Logró colar a través de ERC y el PSC dos enmiendas a los PGE para que le dieran 300.000 euros para Acción Cultural y otreos 300.000 para la fundación Ausiàs March. Pero Climent ya está en el punto de mira, cuenta El Mundo, y la propia Generalidad de Montilla ha paralizado una cuantiosa subvención de otros cinco millones más.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Un objetivo: derrotar a ETA
Editorial ABC 6 Junio 2010

EL Gobierno venezolano se está confirmando como el gran padrino de los etarras dispersos por Iberoamérica y dispuestos a atender el llamamiento de la dirección de la banda para reengancharse a la actividad terrorista. Venezuela se convertiría así en el almacén de etarras y la estación de paso en el camino a Europa. No es una hipótesis de trabajo, sino la convicción de los servicios de información de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que, como hoy informa ABC, están al corriente de los desplazamientos hacia el país caribeño de etarras procedentes de México. La colaboración de las autoridades mejicanas en la lucha antiterrorista ha provocado lo que no es más que la concentración de terroristas en una de las pocas «bases» operativas que aún conserva ETA en Iberoamérica, junto a Cuba.

Durante los gobiernos de José María Aznar se logró el éxito estratégico de privar a ETA de aquella legitimación antifranquista que aún conservaba en Europa y en Iberoamérica y de iniciar una política de cooperación multilateral contra los etarras sin precedentes. El resultado, además de detenciones y extradiciones, fue la deslegitimación del terrorismo como delito político.

En un período de evidente decadencia de la banda terrorista, sería un paso atrás peligroso que ETA lograra crear una retaguardia segura, en la que pudiera proteger terroristas «quemados» y recuperarlos, pasado el tiempo, para la violencia terrorista. El caso de Lorenzo Ayestarán es ilustrativo de las consecuencias de esta siniestra colaboración, por acción y omisión, entre ETA y las autoridades venezolanas. Ayestarán se refugió en Venezuela, estuvo a punto de obtener su nacionalidad y ahora está en prisión después de ser detenido cuando preparaba un secuestro en España.

El ex presidente Aznar ha pedido que no se malogren los resultados de la política antiterrorista de sus gobiernos. La advertencia no es gratuita. No puede ni debe haber nuevos experimentos negociadores, nuevas distinciones entre la Batasuna «buena» y la ETA «mala», ni más discursos buenistas acerca de las falsas intenciones pacíficas de quienes no han sido, ni son otra cosa que cooperadores de asesinos, delatores de demócratas y comisarios del terror. Sobre estas bases, el Gobierno sabe que cuenta con el apoyo del PP y de la sociedad para llevar a ETA a la derrota incondicional.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial