AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 14 Junio  2010

 

Todo hace agua a la vez
Roberto Centeno El Confidencial 14 Junio 2010

Con los mercados prácticamente cerrados para todo tipo de deuda española, seguimos gastando más de los que ingresamos, el endeudamiento no para de crecer y los tipos de interés pagados han subido entre un 60 y un 80% desde primeros de año; de golpe todos los disparates, todos los engaños, todas las irresponsabilidades, parecen haber aflorado: el Estado, las CCAA descoordinadas, los ayuntamientos que sobran la mitad -4.000- diputaciones que sobran todas -más de 20.000 millones de euros año de despilfarro inútil- y la mayoría de grandes empresas están en pura quiebra. Y así, al borde del desastre una vez más, un Trichet aterrado por la situación de España, ha tenido que desdecirse de su retirada de ayudas, y salir al rescate, como brillantemente detallaba Eduardo Segovia el pasado viernes: barra libre de liquidez a tres meses para operaciones regulares de refinanciación, la deuda soberana mantiene la ficción, pero esa ficción no incluye a la mayoría de familias y empresas, para quienes no hay ni un céntimo.

Si como afirma el Banco Mundial “la situación económica de España es muy grave y la del paro extremada”, la ministra de Elena Salgado, tan aplicada ella, debería explicarnos cómo puede crecer una economía y crear empleo sin crédito ni a la producción ni al consumo, porque eso, que servidor sepa, no está en los escritos. Para colmo, la titular de Economía ha asegurado que los datos del Banco Mundial sobre España son incorrectos y que les ha tenido que explicar la realidad. Una afirmación demasiado atrevida viniendo de alguien que parece no tener ni idea de lo que tiene debajo de la alfombra de su despacho, y si la tuviera o tuviese, por qué no nos explica la situación fiscal de CCAA, Ayuntamientos y Diputaciones, y empieza a poner orden el la jaula de grillos en que se han convertido, donde cada una va por libre con el dinero de todos.

Las entidades financieras están teniendo serios problemas en el interbancario y se han demostrado incapaces de haber reestructurado el sector cuando aún se estaba a tiempo. Han preferido optar por chapuzas político-mediática, como la pseudofusión de Caja Madrid y Bancaja, que permite poner en la calle al 25% de la plantilla, trincar 4.000 millones de euros, mantener y ampliar chollos y sueldos a consejeros y no arreglar absolutamente ningún problema de fondo. Rato, cuyo fuerte nunca ha sido la gestión, se encontró en la caja con un marrón incapaz de solucionar, de manera que se apuesta por una operación de imagen al canto y aparecer de brillante estratega. Por el contrario, el BdE camufla su desastrosa y vergonzosa actuación en la gestión de la crisis, Rajoy consigue para el PP la pseudocaja más grande al sur de los Pirineos, Zapatero salva otro problema y todos tan contentos, menos los miles de empleados que se van a ir a la calle, y que no tenían culpa de nada. Y todo cuando la guerra por la captación de pasivo llega al despropósito más absoluto, se ofrece el 4% a los nuevos depositantes y se cobra al 2% en las hipotecas.

A las eléctricas, culpables y víctimas de la política energética marxista ecologista de Zapatero, inventada por el PP, tampoco les pinta bien. ¿Quién les va a pagar el déficit de tarifa que suma ya 14.000 millones de euros? ¿Quién va a pagar la locura de las renovables, que unos y otros impulsaros con una irresponsabilidad suicida? Las eléctricas siempre pensaron que el déficit de tarifa, un invento de Rato, lo pagaría o avalaría el Estado. Ahora que no les sirve el aval del Estado, tienen un agujero brutal que tratan de colocar como sea a unos consumidores que están al límite de su capacidad económica, mientras las renovables, producto de especulación financiera, se llevan el dinero a carretadas, 6.000 millones solo en primas en 2009. ¡El 20% del recibo de la luz que se llevan de tirón! ¿Qué rayos han hecho la CNE, el Ministerio, UNESA o el gabinete de Moncloa, para quien las subvenciones a las renovables eran el futuro de España? Porque esto eran habas contadas, lo hemos denunciado por activa y por pasiva, era insostenible, lo veía hasta un niño de primaria, y aun así como si nada.

¿Y las constructoras?, las grandes, las gordas, las insumergibles. Sin dinero, sin crédito, si obra pública ni de la otra, “en España no hay ninguna burbuja inmobiliaria”, decían los artistas. Y la poca obra pública que hay son las disparatadas líneas AVE, un lujo asiático que no podíamos permitirnos, cuyos ingresos, si circulan al 100% de ocupación, no cubren ni el mantenimiento de la vía. AVE a Lugo, a Santander, cuando el AVE a Barcelona, Sevilla o Málaga son una ruina económica absoluta, a pesar de ir llenos y ser grandes ciudades. ¿Y los bancos y cajas? ¿De dónde van a sacar los 40/50.000 millones que necesitan refinanciar para no quebrar de aquí a diciembre? ¿Con la garantía del Tesoro? Vivimos en un país de locos. Bueno no tan locos, porque los ricos están sacando el dinero de España a carretadas, una fuga de capitales como nuestra economía no ha conocido jamás.

Siempre con los deberes hechos
Lo que más me gusta de escuchar a Elena Salgado es que vaya donde vaya siempre ha llevado sus deberes hechos. Va a Bruselas a presentar el plan de ajuste para reducir el déficit de las AAPP, a pesar de no tener ni la menor idea de lo que Montilla piensa gastar, ni Griñán, ni Gallardón, ni los 8.000 Ayuntamientos, ni la inútiles Diputaciones, por no hablar de las 4.000 empresas públicas tapadera, que suponen en total el 72% del gasto, o de la descoordinación y fragmentación fiscal total, y la buena ministra no se corta un pelo: ha llevado los deberes hechos.

Peor aún, CCAA y CCLL se endeudan con el permiso y el aval del Estado, permisos y avales que la señora reparte como si fueran cromos, sobrepasando todos los límites, sin preguntar, sin analizar, sin nada de nada, y Salgado dice que lleva sus deberes hechos. Tiene un sector público con una tasa absentismo del 23%, frente al 1% de Alemania, casi un cuarto de funcionarios no va a trabajar, y el tema ni siquiera lo menciona porque siempre lleva sus deberes hechos.

Consecuencia de los gigantescos descuadres presupuestarios, los mayores de la historia de la hacienda española, CCAA y CCLL han recibido cerca de 20.000 millones de euros de más que tienen que devolver. En 2010 tienen que entregar 6.000 millones, pero ni los han devuelto ni tienen la menor intención de hacerlo, y eso que la ministra que hace los deberes. Les transfiere todos los meses ingentes cantidades de dinero para que puedan seguir despilfarrando. ¿No se le ha ocurrido que en vez de bajar las pensiones sería más que suficiente descontar simplemente de las transferencias del Tesoro las cantidades que adeudan estos manirrotos incontrolados?

Y la buena noticia, la intervención.
Ante este cúmulo de disparates, parece que habrá una buena noticia próximamente: la economía española, al igual que la griega, pasará a estar intervenida en la práctica por el Ecofin y por el FMI, y ya no estaremos del todo en manos de esta panda de zoquetes. Zapatero tendrá que tragar todo lo que le manden, ya lo está haciendo parcialmente desde el pescozón que le sacudió Obama, porque es obvio que no van dejar barra libre, en manos de unos indocumentados, irresponsables y corruptos, donde cada uno hace lo primero que se pasa por la mente, excepto cesar el despilfarro masivo de recursos. El ahorro anual de las medidas tomadas apenas llega a los 10.000 millones de euros, y el despilfarro a cortar supera los 100.000 millones, así que el Ecofin y el FMI tienen tajo para dar y tomar. Esa es nuestra única esperanza, la intervención exterior.

En caso de lo contrario, ya saben lo que nos espera. Las CCAA socialistas ya han encontrado la solución, incrementar la presión fiscal a la clase media, pero de cortar gasto nada de nada. El PP no se ha pronunciado, porque como también suban el IRPF a “los ricos” la han pifiado, aunque que reducir gastos nada: Gallardón sigue con sus 1600 asesores, las obras faraónicas también, y mucho “adelgazar la Administración”, pero no en mi taifa y menos con mi dinero, por ejemplo los multisueldos. Y no digamos de las decenas de miles coches oficiales, viajes de lujo, despilfarros al por mayor. Una pequeña sugerencia a los lectores: cuando en sus ciudades se topen con los lujosos coches oficiales de ediles, chupópteros, mangantes y similares, aprovechen para abuchearles y exigirles que vayan en transporte público.

* Catedrático de Economía de la UPM

La estupidez gobierna el mundo
Francisco Rubiales Periodista Digital 14 Junio 2010

Muchos países y bastantes democracias, entre ellas la española, expulsan del poder a las élites mejor preparadas y se convierten en estúpidas. Uno de los peores rasgos del actual liderazgo mundial es que está siendo dominado por mediocres, lo que constituye una tragedia cuyas consecuencias ya se están viendo: mal gobierno, crisis económica, frustración ciudadana y un peligroso divorcio entre la sociedad y los que mandan.

El triunfo de la mediocridad Estados Unidos ofrece una imagen inquietante como líder mundial; la Unión Europea carece de un liderazgo solvente, capaz de adoptar las decisiones urgentes que necesita; muchos países se deterioran, víctimas de malos gobiernos; los ciudadanos se sienten mal gobernados y decepcionados. La mediocridad y la idiotez parecen dominar el planeta político. ¿Qué está ocurriendo? La respuesta está en los partidos políticos, que son eficaces maquinarias productoras de mediocres a gran escala. Los partidos políticos están imponiendo, poco a poco, un liderazgo mundial torpe y estúpido.

En democracia, la mayoría siempre tiene razón, aunque se equivoque, porque en la mayoría reside oficialmente la verdad. En esa característica de la democracia reside su grandeza y, al mismo tiempo, su mayor peligro y riesgo. Si las personas que influyen y hasta controlan a las mayorías son estúpidas o perversas, la misma democracia se torna imbécil, malvada o ambas cosas.

La democracia es un sistema para convivir en paz, no una garantía de eficacia y acierto. Si le dijéramos a un colectivo acostumbrado a obedecer "como sois soberanos, podéis gobernaros", lo más probable es que se abrieran las puertas del caos y de muchos males y problemas.

Todos los sistemas políticos y poderes necesitan organización, preparación y entrenamiento, pero la democracia lo necesita más que ningún otro sistema, porque sus posibilidades de convertirse en estúpida son enormes.

No puede existir democracia sin la complicidad y el esfuerzo común de la escuela, la actividad de los partidos políticos, la prensa, las corrientes de opinión y el valor de los principios. Todas estas fuerzas son imprescindibles para convertir al esclavo en ciudadano y generar un pueblo soberano y clarividente.

Otra necesidad de los sistemas políticos es contar con las élites mejores de la sociedad, la gente mejor preparada para gobernar por sus conocimientos, clarividencia y alta moralidad. Esas élites han participado en el gobierno del mundo desde el principio de los tiempos, pero la democracia, convertida en el imperio de los mediocres, gracias a la dictadura de los partidos políticos, es el primer sistema de la Historia que las ha expulsado del poder.

Cuando los partidos políticos, que se han convertido en la fuerza dominante y decisiva en las democracias, no tienen interés alguno en crear ciudadanos y se sienten más cómodos gobernando a masas aborregadas y llenas de incultura y miedo, entonces empiezan a promocionarse desde el poder la incultura, el sometimiento y hasta la brutalidad. En un mundo gobernado por los partidos políticos no puede haber sitio para la gente libre, ni para los ciudadanos que quieren autogobernarse, ni para las élites más preparadas. La democracia es pervertida por sus mismos protagonistas y es transformada en una vulgar dictadura de partido, imbécil, sin ciudadanos, sin inteligencia y muchas veces también sin moral.

La proliferación de democracias marcadas por la estupidez es ya una plaga en el siglo XXI porque los partidos políticos y sus dirigentes han decidido que les conviene más gobernar a rebaños estúpidos que a ciudadanos cultos y preparados para el autogobierno. En términos reales, han antepuesto los intereses personales y el control del poder a la salud democrática.

El avance de las democracias estúpidas crea una seria de problemas que tendrán pronto gran efecto en la convivencia, la cultura, la civilización y la misma configuración del mundo. El principal problema será la muerte de la democracia real y su sustitución progresiva por dictaduras de partidos, ya plenamente vigentes en algunas democracia degradadas, como la española. Sin embargo, habrá otras consecvuencias que causarán enormes daños, como la desaparición de las verdaderas élites intelectuales, técnicas y morales, que están siendo expulsadas del poder, de manera implacable, por unos partidos políticos dominados por mediocres.

Algunos pensadores sostenemos que los partidos políticos han representado toda una revolución en la estructura del poder mundial al conseguir que los mediocres y torpes. organizados y unidos, se impongan sobre los fuertes y los más inteligentes, que no tienen cabida en un mundo político dominado por la mediocridad.

Voto en Blanco

Reformas
La Perestroika de Zapatero
Ignacio Cosidó Libertad Digital 14 Junio 2010

La Perestroika liderada por Gorbachov en los años 90 en la Unión Soviética era un intento de cambiarlo todo para que todo siguiera igual. Las reformas iniciadas por Zapatero hoy en España tienen algo de ese querer cambiarlo todo para poder seguir en el poder. El fracaso histórico de aquel experimento de Gorbachov acabó con la feliz caída de la dictadura comunista. Esperemos que la particular "Perestroika" de Zapatero termine también más pronto que tarde con el final del gobierno socialista, por el bien de nuestro país. Sencillamente no es creíble que el mismo que nos llevó a la ruina pretenda ahora ser el que nos saque de ella.

En política no hay nada peor que traicionarse a si mismo. Zapatero accedió a La Moncloa con tres promesas fundamentales: un Gobierno presidido por el talante, la conquista de nuevos derechos sociales y un pacifismo buenista que presidiría su política exterior. No solo ha fracasado estrepitosamente en todos ellos, sino que ahora defiende casi con el mismo ardor justo lo contrario.

La política del talante, en realidad una maniobra para aislar y acorralar al Partido Popular, ha dado paso a una absoluta soledad parlamentaria que le hace perder cada vez mayor número de votaciones en el Congreso. El dialogo social que se suponía formaba parta de su ADN se ha modificado genéticamente y se ha convertido en el virus del decretazo. Las relaciones con las Comunidades Autónomas se han tensionado y enrarecido hasta el punto de no poder convocar ya la Conferencia de Presidentes por él inventada. Tampoco que su propio partido en Cataluña vete la presencia de Zapatero por el sistemático incumplimiento de sus promesas. El Gobierno es incapaz de producir acuerdos para renovar instituciones clave del Estado como el Tribunal Constitucional. Las propuestas y resoluciones del Parlamento, como la reiterada petición de reducción de ministerios, son despreciadas sistemáticamente por el Ejecutivo. En la Federación Española de Municipios (FEMP) hay un aire irrespirable por los excesos verbales de su presidente y la asfixia financiera de los ayuntamientos. Los sindicatos, aliados naturales de este Gobierno, amenazan ahora con la huelga general. En definitiva, el talante de Zapatero ha derivado en una España crispada, dividida y enfrentada.

La ampliación de derechos sociales ha sido otra quimera utilizada con fines electorales. La subida de pensiones se ha convertido en una congelación de las mismas, la perdida de poder adquisitivo de los pensionistas y el previsible aumento de la edad de jubilación. Se han creado expectativas de ayudas a las personas dependientes que ahora no pueden ser financiadas y quedarán si efecto. Las ayudas por nacimiento de hijos han sido eliminadas. La financiación de servicios básicos como la sanidad está en cuestión y no se descarta una disminución de prestaciones o formulas de copago. Se suben indiscriminadamente impuestos como el IVA que afectan especialmente a las clases más desfavorecidas. Se recorta el sueldo de los funcionarios. En definitiva, toda la demagogia izquierdista de Zapatero se ha venido abajo y al final los más débiles son los que están pagando la peor factura de esta crisis.

También en política de seguridad el giro ha sido copernicano. La primera decisión de Zapatero nada más llegar al poder fue la precipitada retirada de nuestras tropas de Irak. Una de las últimas, puede ser el regreso de varias docenas de guardias civiles a ese país. En Afganistán, Zapatero ha quintuplicado el número de efectivos desplegados por Aznar y nuestras tropas han pasado de la misión humanitaria que nos vendía Zapatero a combates diarios con los talibán. En el Índico nuestra Armada se enfrenta a los piratas a pesar de que ZP había pregonado a los cuatro vientos que el uso de la fuerza militar era siempre contraproducente para hacer frente a los desafíos de nuestra seguridad. Zapatero ni siquiera encuentra ya tiempo para acudir a las cumbres de su estelar Alianza de Civilizaciones.

Zapatero vende muchos de estos cambios como males necesarios, como el sacrificio de quien es capaz de traicionar sus propias convicciones para salvar a su patria, como el profeta que nos llevará por un pedregoso camino de sudor y lágrimas hasta el oasis de prosperidad donde se nos volverá a aparecer la verdadera imagen del socialista que lleva dentro. Su problema es que nadie le cree. Quien es capaz de traicionarse a si mismo es capaz de traicionarnos a todos. Ni siquiera tendrá reservado un lugar en la historia como lo tiene Gorbachev por la dimensión de su fracaso y el bien que produjo a la humanidad.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

La soledad de Regina Otaola
El exilio es aquello a lo cual se ve forzado un hombre cuando sus compañeros de armas lo abandonan
GABRIEL ALBIAC ABC 14 Junio 2010

A GAIN to sea!, «¡a la mar de nuevo!», clama el Childe Harold de Byron. Again to sea!, replica el joven Chateaubriand que huye de la ya imparable deriva que llevará del París festivo de la revolución de 1789 al sombrío tiempo sellado por el Gran Terror del año 1794. Y Chateaubriand, que había visto en aquel verano del 89 a la Asamblea Constituyente como «la más ilustre congregación popular jamás surgida en nación alguna», sabe ahora que no queda más que huir, vacío de esperanza y de futuro. «No llevaba conmigo más que mi juventud y mis ilusiones», en ese crepúsculo de Saint-Malo que ve zarpar hacia América al bergantín de cuya tripulación es parte el que llegará a ser el más grande prosista de la lengua francesa. «Desertaba de un mundo cuyo polvo había pisado y cuyas estrellas contado, a cambio de un mundo cuyo tierra y cielo me eran desconocidos». A eso se llama exilio: pérdida de todo cuanto talló la poca cosa que somos.

Me viene, de inmediato, a la memoria el pasaje desolador de las Memorias de ultratumba, al leer, esta mañana, que Regina Otaola ha optado por abandonar el País Vasco. No hay sorpresa. Para mí, al menos. No sé, a decir verdad, cómo ha podido aguantar tanto. Porque, al fin, resistir al enemigo, aun cuando sea a un enemigo abrumadoramente más poderoso, está en la lógica del guerrero y no merece siquiera un calificativo de elogio. Aquel que combate, apuesta su propia vida en compañía de los suyos. A la sublime manera de aquellos espartanos, de cuya sobria perseverancia en la batalla contra el Persa nos dio Herodoto constancia en la conmovedora, por lo austera, leyenda de su estela fúnebre: «Viajero, ve y di a los lacedemonios que aquí yacemos por respeto a sus leyes». Heroísmo y retórica se excluyen. Y el exilio no lo fuerza jamás la abrumadora superioridad del adversario al cual se combate. El exilio es aquello a lo cual se ve forzado un hombre cuando sus compañeros de armas lo abandonan. O vuelven contra él sus filos. Exilio es la más alta forma de la soledad. También, por eso, del ser libre. Aunque una soledad así y una libertad a tan alto precio pagada, pocos puedan soportarlas. Si es que alguno. «Me aniquilaba —anota Chateubriand en esa huida —la desesperación sin causa que llevaba en el fondo de mi alma».

Dieter Brandau me pidió, hace un año, seleccionar un poema con el cual ilustrar su reportaje sobre la diaria batalla en solitario de la alcaldesa de Lizarza. Elegí uno de Robert Desnos, quizás el más grande poeta amatorio francés del siglo veinte, aniquilado en un campo de exterminio nazi: Este corazón que odiaba la guerra.

Retomo de su anaquel la bella edición en Gallimard de las Obrasde aquel judío resistente y derrotado, que alzaba su poema «como el sonido de una campana que llama a la rebelión y al combate», en un tiempo en el cual «una sola palabra, Libertad, bastó para despertar las viejas cóleras». Perdió su envite Desnos. Lo pierde ahora Otaola, lamentablemente abandonada por los suyos. Y uno sabe que hay veces —casi todas, en cuanto concierne a la terrible especie humana— en que es mil veces preferible la derrota. Saber eso no está al alcance del alma de un político. Pero, ¿acaso «alma» y «político» no se excluyen?

Bélgica evaporada
ALBERTO SOTILLO ABC 14 Junio 2010

Por delicadeza, he perdido mi vida», se lamentaba Rimbaud. El poeta, sin embargo, había vivido en Bélgica unos días muy poco delicados junto a Verlaine. Ambos habían escandalizado y simulado querer matarse. Nunca ha vuelto a conocer ese delicado país episodio tan desmadrado en su biografía. Al contrario, hoy los versos de Rimbaud me evocan el callado ensueño con el que Bélgica se deshace sin ruido, ni descuido, ni protesta, casi sin darse cuenta. Como esos matrimonios que, poco a poco, pierden la costumbre de dirigirse la palabra y terminan compartiendo piso, pero sin darse ni los buenos días.

Los padres de la reforma constitucional belga de 1992 no tenían ninguna intención secesionista, pero lo provocaron al federalizar la vida cotidiana. La Educación, la Justicia o la Policía dejaron de ser belgas. Y consecuentes, los partidos políticos se regionalizaron. Ya no hay un partido socialista —o liberal o democristiano— belga, sino uno flamenco y otro francófono completamente independientes. Con pereza a darse los buenos días, ni los flamencos aprenden francés ni los francófonos neerlandés. Y es mucho más fácil encontrarse en las calles de Amberes a un antípoda de Nueva Guinea que a un bruselense, aunque éste viva a media hora de la ciudad.

En términos prácticos, ¿qué se gana de todo ello? Bélgica, lugar amable y delicado, pertenece a esa categoría de países en los que, si tienes un problema grave, sabes que la Policía no te lo va a resolver y las instituciones sólo te van a complicar la vida. Un país en el que la mitad de la población no se habla con la otra mitad. En el que el independentismo se asocia con la extrema derecha xenófoba. Y en el que si el voto no fuese obligatorio, nadie acudiría a las urnas. Jamás un país enemigo de la exageración ha llegado a tan exagaerada ruptura... sin darse cuenta, por inercia, por pura delicadeza.

ELECCIONES
El soberanismo flamenco sacude Bélgica
La NV-A de De Wever cosecha unos resultados históricos en las legislativas que la confirman como la formación más votada
FERNANDO PESCADOR CORRESPONSAL | BRUSELAS. El Correo 14 Junio 2010

Los independentistas flamencos de la NV-A (Nueva Alianza Flamenca) lograron ayer un triunfo espectacular en las elecciones legislativas de Bélgica, confirmando las expectativas que anticipaban para esta joven formación política (nació en 2001, aglutinando a personalidades diversas de un movimiento independentista flamenco desaparecido aquel año, la Volksunie o Pueblo Unido) una cosecha de votos en el norte del país superior al 25%, algo nunca antes conseguido por un partido político de su género.

De acuerdo con estimaciones todavía provisionales, la NV-A habría obtenido en torno a un 30% de los votos en Flandes, lo que la confirmaría como el partido más votado no sólo en el norte, sino en el conjunto del país.

Los socialcristianos de Yvers Leterme, con quienes la NV-A formó coalición hasta después de las elecciones de 2007, cuando el entonces primer ministro comenzó a moderar el discurso separatista que compartía con Bart de Wever, quedaron muy por detrás, con unos resultados provisionales del 17,5%.

El descalabro electoral de los socialcristianos flamencos constituye un derrota histórica, ya que esta formación ha sido la línea conductora de la política belga desde la posguerra, a pesar incluso de que la crisis de los pollos contaminados con dioxina en 1999 los llevó a la oposición, rebasados por los liberales de Guy Verhofstadt y su Open-VLD.

Precisamente este partido, que dirige actualmente Alexandre de Croo, vástago de Hermann de Croo, político liberal flamenco de viejo cuño, y a quien se deben estas elecciones anticipadas por haber forzado la caída del gobierno pentapartito de coalición que dirigía Leterme, pagó ayer su precipitación, al verse relegado a la tercera posición en Flandes, con un 14,5% de los votos.

La extrema derecha separatista del Vlaams Belang quedó en cuarta posición, con un 12,5%, mientras que la Lijst Dedecker, una formación también de derecha radical y discurso económico extremista, quedaba relegada a un 3%.

En el otro lado del país, Valonia, y en Bruselas, zonas ambas de habla francesa, el Partido Socialista que dirige Elio di Rupo se erigía como claro triunfador dejando muy detrás a sus principales competidores, los liberales del Movimiento Reformador (MR) que dirige el ya muy contestado Didier Reynders, y a los humanistas (ex socialcristianos francófonos) de Joëlle Milquet.

Una primera lectura de estos resultados evidencia que en Flandes, el electorado ha desertado no sólo de las formaciones políticas clásicas en favor del radicalismo de De Wever, sino también de las más populistas, como el Vlaams Belang o la Lijst Dedecker.

Imagen sólida y unida
En el sur, en cambio, los socialistas han sabido presentar una imagen sólida y unida, más dialogante con el norte flamenco que los humanistas o los liberales, lo que les acredita como los futuros interlocutores de De Wever. La semana pasada, habida cuenta de que la mayor parte de las estimaciones apuntaban a los resultados de ayer, ya hubo contactos entre independentistas del norte y socialistas del sur. El líder de la NV-A, incluso, ha reconocido que podría aceptar un primer ministro francófono -Di Rupo, con toda probabilidad-, dadas sus escasas posibilidades de formar coalición con otros partidos francófonos.

Como primer ministro, Di Rupo sería, en cualquier caso, una marioneta en las manos de la NV-A. De Wever lo decía ayer con claridad meridiana, una vez conocidos los resultados: «Los flamencos han votado por el cambio, no les decepcionaremos. El Estado tiene que ser reformado», dijo. Y agregó que «nadie tiene interés en bloquear este país. Hay que poner en marcha una estructura que funcione y que nos permita resolver los problemas». Ante una pregunta sobre su objetivo declarado de lograr la partición de Bélgica, De Wever matizó que eso no va a ocurrir de un día para otro, sino «tras una evolución».

Bart de Wever Los nacionalistas flamencos ocuparán un tercio del Parlamento
Los nacionalistas flamencos ocuparán un tercio del Parlamento
 www.gaceta.es 14 Junio 2010

En su primera aparición en la tarde electoral, ofreció a la comunidad francófona negociar para afrontar "lo antes posible" la "necesaria" reforma del Estado.

El hasta ahora minoritario N-VA, joven partido de los independentistas y conservadores flamencos, se impuso este domingo en las elecciones belgas al lograr 27 de los 150 escaños del Parlamento y convertirse con 27 escaños en la primera fuerza del país, según los resultados oficiales tras el escrutinio de la totalidad de los votos. Su líder, Bart de Wever, dijo "tender la mano a los francófonos" para negociar la profunda reforma del Estado que reclaman los flamencos y que daría más competencias a las regiones.

En su primera aparición en la tarde electoral, ofreció a la comunidad francófona negociar para afrontar "lo antes posible" la "necesaria" reforma del Estado, tras unas elecciones anticipadas convocadas a quince días de asumir la presidencia de turno de la UE y con la división del país como telón de fondo.

El Partido Socialista valón (PS), que se impuso en la mitad sur del país y logró 26 escaños en la Cámara, recogió el guante de De Wever y se mostró dispuesto a negociar un acuerdo "equilibrado" que beneficie a flamencos, valones y bruselenses, según adelantó su líder, Elio di Rupo. El partido socialista flamenco (Sp.A) suma 13 escaños.

La reforma del Estado para dar más competencias a las regiones en materia fiscal, empleo y seguridad social, además de compartir la gestión de Bruselas, son exigencias de los nacionalistas flamencos, pero también líneas rojas para las formaciones valonas, que temen quedar relegados por el norte, región más rica y con mayor población.

Frente a la victoria histórica de los nacionalistas flamencos del N-VA, otras fuerzas independentistas de la mitad norte del país sufrieron pérdidas importantes, como la Lista de DeDecker, que se quedó sin representación parlamentaria, y la ultraderecha de Vlaams Belang, que sólo pudo reeditar 12 de los 17 escaños conseguidos en los comicios de 2007.

También han perdido apoyos los liberales de las dos comunidades: el Movimiento Reformador valón (MR) cayó cinco escaños hasta los 18, mientras que los flamencos del OpenVLD -que con su salida del Gobierno de coalición forzaron la dimisión del aún primer ministro, el democristiano Yves Leterme- se quedan con 13 escaños, tras perder también cinco representantes.

La formación de Leterme, los Cristianodemócratas y Flamencos (CD&V), tras tres legislaturas siendo la primera fuerza, consigue 17 escaños, mientras que su equivalente francófona (CdH) obtiene 9 escaños.

Los verdes, por su parte, se mantienen con 8 escaños en su representación valona (Ecolo) y gana un escaño y suma cinco, en su forma flamenca (Groen).

El N-VA mantiene su liderazgo en el Senado, en donde consigue nueve de los 40 escaños en juego. El PS logra siete escaños tras recuperar tres, y cuatro representantes consiguen el Open VLD, el CD&V, el Sp.A y el MR. Los ultraderechistas del Vlaams Belang cuentan con tres escaños, por delante de CdH (2), Ecolo (2) y Groen (2).
Próximos pasos

La Nueva Alianza Flamenca, que defiende la independencia de la región, se convierte también en la fuerza más votada en todo el territorio belga, por lo que De Wever debería ser el primer candidato al que el rey Alberto II encargue la formación de un nuevo Gobierno.

Sin embargo, el líder del N-VA se ha declarado en el pasado dispuesto a apoyar a un líder valón para dirigir el futuro Ejecutivo federal, pese a que Bélgica no ha tenido un primer ministro francófono en las tres últimas décadas. Di Rupo es el más señalado por analistas y medios para ocupar este cargo.

Muchos políticos identifican el triunfo de N-VA con el hartazgo de la opinión pública flamenca por la falta de avances durante los tres años de Gobierno del democristiano flamenco Yves Leterme para dar más autonomía a las regiones.

La eterna disputa entre flamencos y valones por los derechos lingüísticos de un distrito electoral de las afueras de Burselas, Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV) fue el detonante que hizo caer al último Ejecutivo federal.

A partir del lunes se espera que el monarca inicie una ronda de contactos con los líderes de los grupos políticos y designe al vencedor que forme Gobierno. Los complicados equilibrios entre las dos comunidades que debe respetar el Ejecutivo federal belga augura largas negociaciones para formar coalición, que podrían alargarse hasta el otoño, pese a que Bélgica asumirá este 1 de julio la presidencia de turno de la UE.

Tras ganar las elecciones en junio de 2007, Yves Leterme necesitó nueve meses y varios amagos de dimisión para construir una frágil coalición que finalmente cayó hace poco más de un mes.

Los separatistas ganan las elecciones en Flandes
Bart De Wever, el vencedor ayer, insistió tras los resultados en que «el Estado debe ser reformado». A menos de un mes para asumir la presidencia europea, la formación de gobierno se anuncia muy difícil
ENRIQUE SERBETO / BRUSELAS ABC 14 Junio 2010

El partido independentista Nueva Alianza Flamenca (NVA) ha sido el más votado en Flandes en las elecciones legislativas anticipadas celebradas ayer en Bélgica, tal como habían anticipado las encuestas. Sin embargo, los socialistas han sido la familia política más importante si se suma el conjunto de las dos comunidades, por primera vez en 20 años, lo que hará muy difíciles las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno.

Las elecciones se han celebrado, como es una tradición en este país, en un ambiente de crisis comunitaria y a menos de un mes de que Bélgica se haga cargo de la presidencia europea. El gran perdedor es el grupo liberal, sobre todo el partido flamenco Open-VLD, que provocó la crisis de Gobierno al retirar su confianza al primer ministro Yves Leterme. Mientras en Flandes el resultado se considera una especie de terremoto político, del lado valón los socialistas han vuelto a ser los grandes vencedores.

¿Cómo se forma un gobierno con semejante mosaico? La única certeza es que el futuro de Bélgica está en manos de un nacionalista flamenco que no tiene gran interés en preservarlo.Lo que hace tan especial a la NVA es precisamente que por primera vez la bandera de la independencia de Flandes la alza sin disimulo un partido «normal», es decir, conservador moderado, lejos de los postulados sencillamente racistas del viejo Frente Flamenco «Vlaams Belang», que era el único que hablaba abiertamente de la desaparición de Bélgica.

El dirigente del NVA, Bart De Wever, ha hecho campaña proponiendo la supresión definitiva de las pocas cosas que mantienen unida a Bélgica, empezando por la monarquía, para obtener dos países independientes que compartan exclusivamente la política exterior y el Ejército, y eso sólo por razones económicas. Los extremistas del nacionalismo flamenco, que estaban aislados de la vida política, han perdido gran parte de sus votos, que según todos los indicios han ido a parar a De Wever.

Tender la mano
En sus primeras declaraciones, ayer tarde celebrando los resultados con sus militantes, el líder del NVA lanzó mensajes bastante más moderados de lo que se podía esperar. «Somos conscientes de que un 70 por ciento de los flamencos no ha votado por nosotros», dijo, y en cuanto a los valones, «les tiendo la mano a todos los francófonos, porque nadie tiene interés en que el país se paralice». Sus dos máximas prioridades son «sanear las finanzas públicas» y «hacer las reformas del Estado», que es el eufemismo en el que se ocultan todas las pesadillas para los partidos valones.

«Si un 34 por ciento de los flamencos han votado al NVA es porque han querido enviar un mensaje muy claro que hay que respetar», ha reconocido Alexander de Croo, el bisoño dirigente del Open-VLD, que ha pagado muy cara su maniobra de forzar las elecciones anticipadas en vísperas de la presidencia europea. «Es un terremoto», estimaba Mark Eyskens, uno de los responsables del partido democristiano flamenco CD&V del actual primer ministro en funciones, Yves Leterme, que ha perdido estrepitosamente su hegemonía tradicional y alcanza apenas un 16 por ciento de los votos. Si alguien tenía planes de que Leterme pudiera volver a ser nombrado por el Rey Alberto II formador del nuevo Gobierno, para dar una apariencia de continuidad sobre la crisis, los resultados parecen anular cualquier posibilidad. «Por desgracia, hemos sido los únicos en defender la acción del Gobierno durante la campaña electoral», se lamentaba Marianne Thyssen, la nueva responsable del CD&V que ha sucedido a Leterme a la cabeza del partido.

Que los socialistas hayan vuelto a ser los vencedores en el sur francófono no ha sorprendido, puesto que en Valonia no se conoce otra coyuntura política. Los liberales valones del Movimiento Reformador (MR) han perdido seguramente siguiendo la estela de sus colegas flamencos.

Regina Otaola y Carlos Dávila, premios Voces Contra el Terrorismo
 www.gaceta.es 14 Junio 2010

El jurado de los premios Voces Contra el Terrorismo decidió por unanimidad conceder en la séptima edición los galardones a la alcaldesa de Lizarza (Guipúzcoa), Regina Otaola y los periodistas Carlos Dávila y Fernando Lázaro.

La ceremonia de entrega de los galardones, que se celebrará en noviembre, coincidirá con al conmemoración del décimo aniversario de la Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza.

Durante una reunión celebrada el 10 de junio, el jurado deliberó las distintas candidaturas a este reconocimiento cuya decisión fue unánime.
Según indica la organización en un comunicado, con este galardón se quiere reconocer "la valentía" y "el compromiso con la defensa de los valores democráticos" de Regina Otaola que desde mayo de 2007 "ha demostrado que desde el esfuerzo y el trabajo diario es posible cambiar una sociedad que convive a diario con el miedo la extorsión y el terror". A su juicio, Otaola "representa lo mejor de la clase política española, no amilanándose ante las presiones de los proetarras, manteniendo como bandera siempre una coherencia con la defensa de los valores de la memoria, dignidad y justicia".

Por otro lado, el jurado decidió premiar la trayectoria del periodista Carlos Dávila implicado en la defensa de España contra el terrorismo que le ha supuesto tener que vivir con escoltas. A su juicio, Dávila destaca "por no andar con medias tintas siempre y cuando se trata de defender a las víctimas del terrorismo y denunciar a ETA y sus cómplices".

Actualmente como director del periódico LA GACETA, destaca "por ser de los pocos medios que anteponen la verdad por encima de cualquier interés en lo concerniente a la política antiterrorista del Gobierno".

Asimismo, la organización ha concedido otro de los premios al periodista del diario El Mundo Fernando Lázaro cuya trayectoria profesional dedicada especialmente a la investigación de asuntos relacionados con el terrorismo como es el caso reciente del 'chivatazo' a ETA, "le hace merecedor del reconocimiento a una trayectoria, que no ha estado libre de tener que sufrir incluso algunas maniobras del Ministerio de Interior".

"Su compromiso con querer saber la verdad del 11-M, las denuncias constantes de todas las connivencias de los terroristas y su apuesta personal por la memoria, dignidad y justicia para las víctimas del terrorismo le hacen merecedor de este galardón", añade.

Dos ayuntamientos más se suman a la lucha contra la Ley de Lenguas
Consideran la norma una "traición" porque "se perpetra un genocidio lingüístico al eliminar y sustituir las modalidades aragonesas por la lengua catalana"
 www.lavozlibre.com 14 Junio 2010

Zaragoza.- Los ayuntamientos turolenses de Aguaviva y La Ginebrosa se han sumado al recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la Ley de Lenguas aprobada en las Cortes autonómicas en el mes de diciembre de 2009.

Los dos nuevos ayuntamientos están gobernados por el Partido Aragonés (PAR) y se suman a los otros nueve consistorios que el próximo 18 de junio, a través de su abogado Ángel Escolano, presentarán en Madrid el recurso y solicitarán al Tribunal Constitucional la suspensión cautelar de la aplicación de la Ley.

Esta norma reconoce la existencia del aragonés y el catalán en Aragón, y se basa en los principios de voluntariedad, zonificación y expresamente en la no cooficialidad.

En total son once los ayuntamientos que apoyan dicho recurso y están gobernados por PP o PAR, aunque "algunos de ellos han tenido el apoyo de los concejales socialistas de la población".

Los municipios son Fraga y Lascuarre por Huesca; Fayón y Nonaspe por Zaragoza y La Codoñera, Torre del Comte, Fórnoles, La Fresneda, Valderrobres, Aguaviva y La Ginebrosa por Teruel.

La Ley de Uso, Protección y Promoción de las Lenguas Propias de Aragón fue aprobada el pasado 22 de diciembre por el Parlamento aragonés con los votos del PSOE y CHA, y fue calificada por la Plataforma de "traición consumada con fecha de caducidad" porque "con esta ley se perpetrará un genocidio lingüístico al eliminar y sustituir las modalidades aragonesas por la lengua catalana".

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Pulsiones independentistas
Jorge de Esteban El Mundo 14 Junio 2010

A río revuelto, ganancia de pescadores. En una situación de crisis económica como la que está sacudiendo, en los momentos actuales, a España, los nacionalistas catalanes quieren sacar tajada. No les basta con acorralar al Tribunal Constitucional para que no cumpla con la función que le asigna la Constitución, aprobada por todos los españoles, incluidos los catalanes, sino que quieren aprovechar sobre todo la debilidad de un Gobierno que nos lleva al precipicio, para dar un paso más en el camino hacia la independencia de Cataluña.

En efecto, la Mesa del Parlamento catalán acaba de admitir a trámite, con los votos a favor de CiU, ERC, e ICV-EUiA, y en contra de PSC y PP, una propuesta de una llamada Coordinadora Nacional por la Consulta sobre la Independencia, promotora de una gran parte de las consultas soberanistas celebradas ya en muchos municipios catalanes, aunque con una participación escuálida, lo que prueba el escaso apoyo popular que ha existido hasta ahora en este tema, y la indiferencia de la ciudadanía.

Sin embargo, a pesar de todo, se va creando así un caldo de cultivo que podría tener más éxito en un inmediato futuro, tal y como van las cosas en España.

En este caso, se trata de la primera aplicación que deriva de la reciente Ley de consultas populares por vía de referendum, de 17 de marzo de este año, una norma muy bien concebida para conseguir su objetivo último: la independencia de Cataluña.

Cuando no se tiene un ejército propio para lograrlo, se puede conseguir también ese objetivo con dos elementos necesarios: con una utilización torticera, pero inteligente, del Derecho, y, en segundo lugar, con la inopia y la estulticia del Gobierno central. Por el momento, cuentan con ambos elementos.

La consulta que se quiere formular a todos los ciudadanos es la siguiente: “A fin de que el Parlamento lleve a cabo las iniciativas necesarias para hacer efectiva la voluntad popular, ¿está de acuerdo en que la nación catalana se convierta en un estado de Derecho, independiente, democrático y social, integrado en la Unión Europea?".

La admisión de semejante proyecto de consulta no hace sino confirmar una vez más el tipo de régimen que existe hoy en Cataluña, en donde no está vigente la Constitución, y en donde ni siquiera se mantiene el famoso seny catalán

Todo es un disparate, y además es un disparate inconstitucional. Veamos las razones. En primer término, esta ley es el desarrollo de los artículos 29.6 y 122 del Estatut, que está recurrido desde hace cuatro años y en espera de una sentencia en la que se van a declarar varios artículos inconstitucionales y, probablemente, entre ellos, a estos dos.

En segundo lugar, la Generalitat se ha arrogado una facultad propia del poder constituyente, porque con esta ley ha creado un nuevo tipo de referéndum que no reconoce la Constitución. Ciertamente, en ésta sólo existen tres clases de referéndums: el consultivo del artículo 92, el autonómico de los artículos 151 y 152.2, y el de la modificación de la Constitución de los artículos 167 y 168.

Por su parte, la Ley Orgánica sobre la regulación de las distintas modalidades del Referéndum de 18 de enero de 1980, reconoce obviamente sólo estas tres modalidades, dejando de lado el referéndum municipal que se regula en la legislación de régimen local.

Por consiguiente, ni el Estatut ni la Ley citada de consultas populares pueden modificar la Constitución, creando una nueva categoría de referéndum sólo para Cataluña.

En tercer lugar, una consulta de este tipo viola claramente el artículo 2 de la Constitución, que consagra “la indisoluble unidad de España”, y, por tanto, no debería haber sido admitida a trámite por la Mesa del Parlament, puesto que sería lo mismo que admitir una consulta sobre la reposición de la pena de muerte en España, abolida por la Constitución.

Como señala, por ejemplo, la Ley Orgánica de la iniciativa popular de 26 de marzo de 1984, cuando se presente una iniciativa legislativa de este tipo, la Mesa del Congreso de los Diputados, deberá pronunciarse sobre la adecuación de la misma a “las prescripciones constitucionales”. Por eso, deben existir unos límites en estos supuestos de iniciativas o consultas populares, para que no sean antijurídicas.

La Ley citada establece que no podrán admitirse consultas que vayan contra las facultades que la Constitución y el Estatuto reconocen a las instituciones de la Generalitat y a los entes locales, que afecten a proyectos o proposiciones de ley en trámites en el Parlament, o que se refieran a materias tributarias o presupuestarias (Arts. 6 y22).

Pero no dice nada de las consultas que puedan ir en contra de la Constitución. Es cierto que estos referéndums son en principio de carácter consultivo, que tienen que ser presentados por un 3% de la población, que después deben ser aprobados por mayoría absoluta del Parlament y, finalmente, autorizados por el Gobierno central. Pero si se dejan recoger firmas y después son aprobados por la asamblea catalana, el Gobierno no tendría más remedio que autorizarlos, con la evidente posibilidad de que triunfen.

Por último, resulta también claramente inconstitucional que en una consulta como es la que se ha presentado ahora, puedan, según la ley catalana, firmar la propuesta, todas las personas que sean mayores de 18 años, que estén inscritas en el padrón y que posean alguna de estas tres condiciones: tener la condición política de catalán (¿?), ser comunitario o de algún país que tenga firmado un acuerdo para que sus naturales puedan votar en las elecciones municipales y, por último, que sean extranjeros y residan legalmente en España, según la legislación vigente.

Dicho de otra manera, cualquier extranjero con esas circunstancias, puede solicitar la independencia de Cataluña, si reside allí. ¿Nos hemos vuelto locos en este país? No merece la pena sacar aquí todas las consecuencias posibles que se pueden dar ante tamaño dislate.

Hace años, cuando el PP estaba en el Gobierno, tuve la oportunidad de hablar, en uno de los eventos organizados por este periódico, con un miembro de la ejecutiva de ese partido y le expuse, ante su cara de asombro, que deberían reformar la Ley Orgánica del referéndum, por lo que ya se veía venir, estableciendo un quórum mínimo de participación para la validez de las consultas populares, así como para su aprobación. Por ejemplo, un 50 % de participación y dos tercios de los votantes para que tuviese validez la propuesta.

Si se hubiera hecho esto, el Estatut no lo habría aprobado el pueblo catalán y hoy no estaríamos en la situación límite en que nos encontramos. Afortunadamente el político a que me refiero ya no está en la ejecutiva de su partido. Sin embargo, por no hacerse lo que propuse, no nos hemos librado del artículo glorioso de Jordi Pujol, en el que, con motivo de su 80 aniversario, se felicita a sí mismo el cumpleaños, y anima a que otros continúen por la senda que él marcó.

Traición en ETA
Editorial La Razón 14 Junio 2010

Los últimos meses hemos sido testigos de un acelerado declive de la actividad de la banda etarra. La política antiterrorista, superada la negra etapa de la negociación, se centró en la derrota policial de ETA y el acorralamiento y deslegitimación de su entramado. La extraordinaria eficacia de las Fuerzas de Seguridad del Estado, con un esfuerzo y un trabajo ímprobo de los agentes, sumada la estrecha colaboración internacional, han propiciado un escenario crítico para los intereses terroristas. Para quienes cuestionaron la tesis de que es posible una victoria policial y judicial del Estado de Derecho sobre ETA, el balance de estos años de trabajo y, especialmente, de los últimos meses, debería despejar todas las dudas. Es factible y moralmente imprescindible un final con vencedores y vencidos.
La banda se enfrenta a su peor horizonte y las informaciones de las que se dispone sobre lo que ocurre en su interior avalan la teoría de que, lejos de ser sacrificados héroes por la libertad del País Vasco e idealistas sin intereses personales, constituyen un colectivo capaz de todo por el poder y por ese modo de vida basado en la extorsión y el terror.

LA RAZÓN informa hoy en exclusiva sobre un episodio desconocido en la trayectoria etarra que explica completamente las razones de por qué ETA se encuentra en la mayor crisis de su historia, más allá de la sobresaliente labor de las Fuerzas de Seguridad. Hablamos de un caso de alta traición en el seno de la banda o, al menos, eso es lo que piensa la dirección etarra. Según las conclusiones de la comisión de conflictos de ETA, Francisco López, «Thierry», jefe del aparato político hasta su arresto, provocó la detención de otros siete terroristas por su negativa a informar sobre las circunstancias de su detención y su nula colaboración con la cúpula criminal. Según los expertos antiterroristas consultados, no hay duda de que los etarras «entregados» por el silencioso «Thierry» fueron Garikoitz Azpiazu «Txeroki», con el que mantenía una disputa dura, y su sucesor Aitzol Iriondo, entre otros. Es más que probable que las Fuerzas de Seguridad hubieran llegado hasta estos cabecillas por sus propios medios, pero ETA no lo pensaba así hasta el extremo de que expulsó de la banda al que fue uno de sus jefes, «Thierry», y su representante en la negociación con el Gobierno.

Este capítulo oscuro de las rencillas internas de ETA puede explicar también algunos movimientos posteriores en la denominada izquierda abertzale, e incluso en las últimas disensiones en el colectivo de presos. No puede ser casualidad que destacados batasunos se hayan arriesgado a movimientos de distanciamiento que en otra situación de la banda habrían sido inimaginables.

La democracia no se puede confundir nuevamente con ETA. La experiencia, la amarga experiencia, ha demostrado que ésta aprovecha cualquier síntoma de debilidad o duda para fortalecerse y rearmarse. No más balones de oxígeno ni sondeos. La actual política antiterrorista, fruto del consenso, funciona, y su aplicación ha empujado a los criminales a una lenta agonía. Queda el final, sin bajar la guardia, sin proetarras en las instituciones, con la Policía y la Justicia como instrumentos de un triunfo definitivo.

Cambio o debilidad
«La izquierda abertzale no ha cambiado. Ha perdido, que no es lo mismo. Evitar la derrota final le exige ahora sofisticar el señuelo y reinventar esa narrativa virtuosa del aparente divorcio de ETA»
JAVIER ZARZALEJOS El Correo 14 Junio 2010

No pasa un día sin que aparezcan informaciones que cuentan los pasos que la izquierda abertzale dicen que está dispuesta a dar para 'desmarcarse' de ETA. De la banda terrorista se asegura que está al caer una próxima declaración de tregua, suspensión de actividades, cese de acciones o alguna otra expresión equivalente que se les ocurra para repintar el comunicado en cuestión, de modo que alguien pueda señalar tal o cual palabra como la gran novedad que diferencia la declaración etarra de todas las anteriores.

Se rescata el léxico desgastado de 'desmarques' y 'apuestas', se reproducen las caducas teorías de políticos frente a pistoleros, se interpretan declaraciones, filtraciones e informaciones reelaboradas hasta lo irreconocible como quien lee los posos del café para desentrañar lecturas cabalísticas sobre la enésima expectativa de que quienes están encausados por el intento de reconstituir Batasuna como organización política de ETA hagan ahora precisamente lo contrario.

Mientras todo esto ocurre, de los llamados mediadores internacionales se desconoce si son realmente mediadores, ya que para ello deberían contar con el asentimiento del Gobierno al que también se dirigen. Pero sí se sabe que insisten en trasformar la desaparición de ETA y la expulsión de sus marcas políticas de las instituciones democráticas en una coreografía negociadora en el marco europeo -la declaración de Bruselas- con una exigencia de que el Gobierno español 'responda' a esas futuras declaraciones del complejo etarra aunque insistan en que se tratará de declaraciones unilaterales. Lo lamentable es que en esto de la internacionalización aprovechan el grueso error del Gobierno que, para remediar la fractura que provocó en el consenso sobre la política antiterrorista en la pasada legislatura, buscó en el Parlamento Europeo legitimar la interlocución política de ETA-Batasuna y, por tanto, la negociación subsiguiente.

Es verdad que el calendario del que se ha venido hablando para el desarrollo de los acontecimientos parece que se retrasa y que ya se han producido las primeras decepciones entre quienes anticipaban, por ejemplo, que el acto del sindicato LAB en Pamplona el domingo 6 iba a constituir la primera expresión clara del distanciamiento abertzale de ETA. Pero es posible que esa expectativa fallida -una más- pueda compensarse con el avance en la definición política de ese 'polo soberanista', exigido por ETA, no se olvide, y que está llamado a concluir con EA como caballo de Troya de la izquierda abertzale para eludir la prohibición de la Ley de Partidos.

Para completar el panorama, se extiende la idea de que un Gobierno en serias dificultades políticas como el de Rodríguez Zapatero puede contemplar una tregua etarra y la aparente decantación política de la izquierda abertzale como una oportunidad para recuperar altura. Aunque hay quienes desmienten ofendidos esta posibilidad, el errático comportamiento de Rodríguez Zapatero y la ínfima credibilidad que puede atribuirse a sus compromisos inspira todo menos certeza. A Zapatero le bastará decir que también aquí las circunstancias son distintas para justificar cualquier movimiento.

Si ése fuera el cálculo, debería pensárselo dos veces. No hay alternativa plausible a una política que, con la colaboración francesa, incide en la debilidad sin remedio de la banda terrorista, intensifica su desmoralización, borra apoyos y acaba con lo que ETA tenía de símbolo.

Nada más valioso para los terroristas en las actuales circunstancias que atraer a un proceso de negociación a un Gobierno sensiblemente debilitado por su desempeño ante la crisis que al entrar en tratos con la banda perdería la iniciativa, dejando en manos de ETA una de las claves de su suerte política. Tras el fiasco de la legislatura anterior, sería demasiado temerario, incluso para Zapatero, confiar en que otra vez la retórica de las buenos propósitos y el anhelo de paz exculparía al Gobierno de un nuevo paso en falso. Lo que alguien puede creer que se trataría sólo de una rentable escenificación del fin de ETA puede convertirse fácilmente en un laberinto de salida incierta y costosa.

Sigue sin haber nada nuevo en la expresión política de la izquierda abertzale. Nada nuevo sobre lo que dijeron y firmaron en mayo de 1999 al pactar el apoyo a Ibarretxe. Nada más que el recurrente manoseo de las palabras al que insisten en dar aire de novedad los incansables escrutadores de la micropolítica abertzale. No nos confundamos, no han cambiado, simplemente se han debilitado. Sería un grave error confundir cambio con debilitamiento. Si hubieran cambiado, sólo buscarían entrar en el juego político de la democracia. Para ello -nos lo ha recordado el Tribunal de Estrasburgo-, además de dejar las pistolas antes de entrar en las instituciones, hay que renunciar a un proyecto incompatible con los principios democráticos como el que propugna la izquierda abertzale, que sigue orbitando alrededor de ETA.

Pero no han cambiado. Han perdido, que no es lo mismo. No son demócratas conversos sino enemigos de la democracia que no han podido con ella. Evitar la derrota final les exige ahora sofisticar su señuelo y reinventar esa narrativa virtuosa del aparente divorcio de ETA. Una narrativa que exige que se ponga en marcha lo que con desfachatez infinita llaman un 'proceso democrático' que legitime su trayectoria criminal.

La mayor crisis de la historia de ETA (I)
Alta traición en ETA: «Thierry» entregó a «Txeroki» a la Policía
J. M. Zuloaga La Razón 14 Junio 2010

Un documento interno, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, recoge que el ex jefe del «aparato político» reveló asuntos internos de la banda

MADRID-Faltaba un eslabón para cerrar la cadena, para poder entender la grave crisis por la que atraviesa ETA, la situación de descoordinación y desconfianza interna que sufre y los fallos de seguridad en los que incurre un día sí y el otro también. Se sabía de los duros enfrentamientos habidos entre los sectores que encabezaban Javier López Peña, «Thierry» y Garikoitz Azpiazu, «Txeroki». Pero se desconocía que los cabecillas de la banda expulsaron al primero al sospechar que su acción o inacción propició la detención del segundo y seis pistoleros más. En medio año, entre mayo y noviembre de 2008, la banda perdía a dos de sus más importantes cabecillas. La organización, que ya hacía aguas, empezaba a resquebrajarse devorada por las termitas de la traición, la desconfianza y el miedo. Todo esto coincidía con los movimientos de su «brazo político», que pretende «vender» la inactividad de los terroristas para propiciar «vías políticas». Y es que esta división de la cúpula favorece que la rama política intente imponerse y busque una negociación para poder presentarse a las próximas elecciones.

«Thierry» fue expulsado de ETA y de la llamada «izquierda abertzale» por no haber evitado, o propiciado, la detención de siete destacados miembros de la banda, entre ellos Garikoitz Azpiazu, «Txeroki», según un documento interno, fechado en agosto del año pasado, al que ha tenido acceso LA RAZÓN. «Thierry» fue arrestado en mayo de 2008 y Azpiazu, en noviembre. Ambos habían protagonizado un duro enfrentamiento en el seno de la «dirección» etarra, por lo que siempre se ha sospechado que en sus respectivos arrestos podría haberse producido algún tipo de venganza.

En medios antiterroristas franceses se ha confirmado la expulsión de «Thierry», así como la de otros destacados dirigentes de la banda, y la de la letrada de nacionalidad gala Yolanda Molina Ugarte.

Comunicación a su entramado
El documento constituye una comunicación de ETA a representantes de su entramado, entre ellos los interlocutores de los presos, los militantes que tuvieron conocimiento de la crisis provocada y, en concreto, a los reclusos que cumplen condena en las prisiones galas de Fresnes, Fleury y La Sante.

Es consecuencia de las deliberaciones realizadas por el órgano encargado de la «resolución de los conflictos». En el caso de «Thierry» la decisión de expulsión va acompañada de un duro texto en el que se le acusa de ser el promotor de divisiones y de la gran «crisis» que sufrió ETA, por los citados enfrentamientos con el sector de «Txeroki», que queda exculpado. También se le imputa haber informado de asuntos internos a personas ajenas a la banda.
Pero lo más grave para ETA es el no haber enviado a la «dirección» la «kantada» (informe en el que se cuenta todo lo ocurrido durante la detención y los días siguientes hasta llegar a la cárcel) y «por no haber dado los pasos necesarios para evitar la caída de más militantes, lo que conllevó la detención de siete de ellos».

Si se examina la lista de arrestados desde mayo de 2008 hasta agosto de 2009, mes en el que se elaboró el documento, hay decenas de detenciones importantes. Sin embargo, las fuentes consultadas consideran que la nota se refiere a Garikoitz Azpiazu, «Txeroki», y a Leire López Zurutuza, «Jare», capturados en noviembre de 2008; a Aitzol Iriondo, Eneko Zarrabeitia y Aitor Arteche, en diciembre siguiente; y a los que fueron detenidos en España por, supuestamente, colaborar en la fuga de Arteche a Francia: Javier Gutiérrez Jimenez, Amets Ladislao González e Ibai Egurrola San Andrés. Son ocho y, entre ellos deben estar los siete.

La actitud de «Thierry», por acción o inacción, les llevó a la cárcel, aunque algunos ya están en libertad. Salvo en el caso de «Txeroki» y Leire López, en el que el móvil de la venganza podría estar más claro, los otros arrestos se podrían deber a un efecto «dominó». Si no se evita la caída de la primera ficha, las otras van siendo tumbadas.

El documento indica que las expulsiones se han decidido para que sirvan de ejemplo a todos los militantes de la «Organización y, por lo tanto, no se repitan hechos similares». ETA anuncia que se va a producir un cambio en el funcionamiento interno de la banda, pero no da detalles. Concluye con una petición a los destinatarios del papel: que gestionen las decisiones tomadas con responsabilidad y discreción.

«Thierry». Portavoz de la banda en las negociaciones
Francisco Javier López Peña, «Thierry», o simplemente Javier López, como le llama ETA en el documento de expulsión, fue el portavoz de la banda en las negociaciones con el Gobierno durante el pasado alto el fuego. Se trata de un individuo pagado de sí mismo, engreído, que se cree el centro del universo y que hizo ver a los representantes del Ejecutivo que era el «jefe supremo» de ETA.

«Txeroki». Un mal jefe «militar» que ganó en la crisis
Garikoitz Azpiazu fue un jefe de «comandos» malo, que propició muchos errores y desarticulaciones de «comandos» que él mismo se había encargado de formar y adoctrinar. Sin embargo, y pese a haber pasado por un «consejo de guerra» del que salió bastante tocado, en la crisis con «Thierry» resultó el gran ganador, aunque de poco le vale porque está en la cárcel, como su encarnizado enemigo.

Regina
Chelo Aparicio El Semanal Digital 14 Junio 2010

El globo se pincha. Con la marcha de Regina Otaola del País Vasco (terminará su mandato como alcaldesa de Lizartza en apenas un año, cuando culmine la legislatura) se acaba una forma de entender la política en Euskadi sustentada en la épica de la resistencia. Antes se produjo la retirada de la líder popular María San Gil y la renuncia de otros socialistas militantes de “Basta ya” (la plataforma cívica que desafió el “nacionalismo obligatorio”). Habrá otras políticas, puede que más sostenibles, pero serán menos emotivas. Regina se llevará consigo la apasionada rebeldía.

Llegó al Ayuntamiento guipuzcoano de Lizartza (641 habitantes) el 2 de julio del 2007, tras alzarse el PP con la Alcaldía por 27 votos frente a los 142 nulos del PNV/EA (que pidió voto en blanco) y los 186 que se atribuyó la lista abertzale ilegalizada. La realidad fue que nadie se atrevió a gobernar Lizartza después de una legislatura inhábil por el abandono del candidato de la coalición PNV/EA, Joseba Egibar, quien pese a haber cedido tres concejalías a la lista ilegalizada pro Batasuna no pudo soportar la presión del terrorismo.

La lista de insultos, amenazas y agravios a la alcaldesa de Lizartza a lo largo de estos tres años ha sido extensa, desde la primera jornada en que tomó posesión de su cargo en medio de gritos de “cerda”, “ladrona” y “franquista”. Regina Otaola, que venía de la concejalía del PP de su Eibar natal, no se arredró. Restableció la legalidad colocando la bandera española junto a la ikurriña, retiró el retrato de la etarra Ignacia Ceberio que lucía tras el sillón municipal, borró las pintadas pro etarras y se puso a trabajar. Su aspiración era implantar “la libertad y el Estado de Derecho para todos”, además de arreglar zanjas. Su mensaje lo entendieron hasta los aldeanos silenciosos, que en privado mostraron su conformidad. Se encaraba a sus agresores con su rictus de gravedad que nunca borró la ternura. Hubo quien vociferó: “Regina, vas a morir”. Y se presentó ante el juez.

Ahora se va, dice, “harta de tragar quina”, después de quedar fuera de la ejecutiva del PP de Guipúzcoa el pasado otoño. Dice haber comprobado “en carne propia” que en la política -al contrario de en la épica- no hay amigos. Abandona, sí: “No quiero ninguna despedida. Si esto ha servido para ganar normalidad, me doy por satisfecha. Aquí nadie me dará trabajo; lo buscaré fuera”.

Su marcha es otra secuencia de las heridas abiertas en el PP vasco tras la dimisión de María San Gil y contrapone dos maneras de sentir la política. La de las estrategias de alcance frente a la que pone el acento en los principios; la inclinación pragmática frente a la bandera moral. Pero no es seguro que esta última vertiente, en solitario, apostara por el pacto sin contrapartidas con el PSE, sosteniendo el gobierno de cambio, aunque hubiera votado al nuevo lehendakari.

La marcha de Regina refleja la fragilidad de la política y cuestiona si la épica resistente tiene un corto recorrido, sólo para extremas circunstancias. En un país aún cercado por el miedo, el cierre de esta página en plena legislatura del cambio vasco irrumpe como aire helado y nos deja en la contradicción.

Cataluña / POLÍTICA LINGÜÍSTICA
El tripartito mantiene la presión sobre los comercios de Barcelona con más multas
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC Cataluña 14 Junio 2010

El Gobierno catalán impuso multas lingüísticas a otros 16 comercios sólo en la ciudad de Barcelona durante los diez primeros meses de 2009, en los que el tripartito mantuvo en toda su intensidad la presión sobre los comerciantes que el año anterior le llevó a batir su récord de recaudación por este concepto. De hecho, la Agencia Catalana de Consumo (ACC), realizó en ese periodo 786 inspecciones a otros tantos comercios de la capital catalana, en los que se detectaron 211 «infracciones lingüísticas», de las que 16 acabaron en sanción.

Así lo confirmó el director de la ACC, Jordi Anguera, en una respuesta parlamentaria al PP, informa Ep. Se trata de la confirmación de la presión política del Govern sobre los comercios de Barcelona, ciudad en la que se centran buena parte de las denuncias por incumplir la obligación de rotular «al menos en catalán» que establece la última Ley de política lingüística, aprobada por CiU y aplicada con esmero por PSC y ERC.

De hecho, el propio Anguera había explicado ya anteriormente que el Govern impuso multas lingüísticas el año pasado por un total de 148.000 euros. Un monto que representa el 6,22% de las multas impuestas por la Agencia de Consumo. En conjunto la ACC ingresó 2,3 millones de euros en 2009 por sanciones.porincumplimientos diversos de los comercios o infracciones de se guridad, etiquetaje, precios, o información.

El año anterior, la Generalitat que preside José Montilla marcó su récord con 209 multas lingüísticas a otros tantos comercios por no rotular en catalán. Una acción sancionadora que le sirvió a la ACC para ingresar 208.200 euros, tras realizar nada menos que 1.575 inspecciones de ámbito lingüístico.

A ese periodo responden las sanciones impuestas al empresario de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) Manuel Nevot, icono de la defensa del castellano en Cataluña tras ser multado por no rotular en catalán su negocio inmobiliario —Fincas Nevot—. Nevot recurrió las sanciones de la Generalitat ante el Contencioso-Administrativo, que el pasado marzo dio la razón a la Administración autonómica amparándose en la Ley de política lingüística, avalada a su vez por el Tribunal Constitucional.

La Generalitat le impuso multas de 800 por no rotular su comercio en catalán, sólo en castellano, y por no tener las hojas de reclamación en catalán (a razón de 400 euros por infracción). Xurde Rocamundi, propietario de una inmobiliaria en Arenys de Mar, es el otro ejemplo de plante ante la administración catalana por las sanciones a la rotulación solo en castellano. En su caso, la ACC le multó con 1.200 euros tras una denuncia anónima por internet.

La Generalitat multó a 16 comercios de Barcelona por no rotular en catalán
Durante los diez primeros meses de 2009 recaudó por estas sanciones 2.100 euros
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 14 Junio 2010

Madrid.- La persecución de la Generalitat continúa. El Gobierno catalán multó entre enero y octubre de 2009 al menos a 16 comercios de la ciudad de Barcelona por incumplir la ley de Política Lingüística, que dice que los rótulos de los establecimientos deben estar al menos en catalán.

Así lo reconoció el director de la Agencia Catalana de Consumo en respuesta a una pregunta parlamentaria por escrito de la portavoz del PP en el Parlament, Dolors Montserrat.

Durante los diez primeros meses de 2009, por estas sanciones el Gobierno catalán recaudó 2.100 euros.

En este periodo, la Generalitat hizo en Barcelona 786 inspecciones en los comercios de Barcelona, en las que se detectaron 211 infracciones en materia de derechos lingüísticos de los consumidores, de las cuales 16 acabaron en sanción.

Estos son los resultados de la imposición del catalán que sufren diferentes empresarios de esa comunidad autónoma. Manuel Nevot es uno de ellos y muchos lo recuerdan por su lucha continua de la defensa de los derechos fundamentales.

Él se negó a pagar un multa lingüística que le fue impuesta porque lo consideraba inconstitucional. Su peregrinación desde que fue sancionado no ha cesado y está dispuesto a llegar a Estrasburgo si las resoluciones judiciales no fallan a su favor.

El tripartito catalán coloca a sus enchufados antes de perder el poder
CiU critica esta práctica cuando se recorta el salario a los empleados públicos
 www.gaceta.es 14 Junio 2010

El Gobierno tripartito de la Generalitat está blindando a sus cargos intermedios y directivos, ante la posibilidad de que tras las elecciones autonómicas del próximo otoño no se pueda revalidar el Gobierno de coalición que mantiene en el poder al PSC, ERC e ICV desde el año 2003.

La diputada de CiU Pilar Pifarré asegura que en los últimos meses se ha producido un aumento exponencial del número de concursos específicos para cargos de mando, singulares y de libre designación. Unos cargos que, una vez nombrados, consolidan la mayor parte de los emolumentos en sus nóminas, aunque después, si hay un cambio de Gobierno, vuelven a sus antiguos puestos funcionariales técnicos.
Según la diputada convergente, tras un estudio del Diario Oficial de la Generalitat (DOGC) de los últimos meses, se detecta un incremento anómalo de los concursos. Pilar Pifarré ha contabilizado que desde el pasado 14 de mayo hasta esta semana se han publicado en el diario oficial 88 convocatorias de concursos específicos para plazas de este tipo. Son unos concursos que, por su propia configuración técnica, prácticamente garantizan el acceso a la plaza a un funcionario concreto.

Junto a ello, la diputada también ha contabilizado la resolución de 204 convocatorias anteriores, con sus correspondientes nombramientos, desde el pasado 8 de abril hasta el 9 de junio. Una forma de blindar a determinados cargos públicos y asegurarles un sueldo. Según la diputada convergente, la mayor parte de estos nombramientos son de funcionarios que, al obtener la plaza de mando o libre disposición, cuando cambie el Gobierno “si cuela” mantendrán el puesto y, si son destituidos, volverán a sus puestos sin perder el complemento de destino y, en el caso de complemento específico, como mucho perderían dos grados. “Es un blindaje económico”, asegura Pilar Pifarré. CiU atribuye todos estos movimientos al temor del tripartito a perder el poder en las próximas elecciones autonómicas. Así lo afirma el portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol. “En la medida que tienen miedo a perder las elecciones, se dedican a blindar a altos cargos para que estén lo mejor colocados posible de cara a la próxima legislatura”.

Oriol Pujol afea la actitud del PSC, que blinda a estos cargos justo cuando recorta el salario de los funcionarios y sube los impuestos. “Los socialistas piden a la gente que se apriete el cinturón, piden que se apliquen medidas de austeridad a los funcionarios, pero para ellos no”, indica a LA GACETA; y destaca que la Generalitat no ha suprimido ningún departamento “ni se ha eliminado ningún coche oficial, y a aquellos funcionarios amigos del tripartito se les está recolocando, de manera que les afecte lo menos posible”.

Pilar Pifarré asegura que esta forma de actuar la están llevando a cabo los tres partidos de la coalición de gobierno. Tanto el PSC como ERC e ICV “colocan” a su gente, asegura.

Incoherencia
Las críticas no llegan sólo de la oposición. También los sindicatos se han fijado en lo que está ocurriendo. Para los sindicatos es un escarnio un caso concreto, en la línea de los denunciados por CiU. El consejero de Economía, Antoni Castells, firmó una resolución el 3 de mayo en la que aumenta la retribución a uno de sus asesores en más de 7.000 euros anuales. Según las centrales sindicales, en la Administración pública no es el único caso. Afirman que en las últimas semanas ha habido una decena de casos de ascensos o mejoras retributivas a personal eventual de confianza, un tipo de contratación que el Ejecutivo catalán limitó a 218 personas, y que sólo en Presidencia han sido 59.

El sistema es el mismo que el denunciado por CiU. En el caso del asesor que apuntan los sindicatos, se le elevó el complemento específico a 37.092 euros, en lugar de los 26.650 que cobraba; y ascendió en dos niveles en el complemento de destino. La Generalitat lo atribuye a que el empleado beneficiado ha aumentado sus tareas en la consejería.

A los sindicatos les sentó fatal que este aumento de retribuciones se publicara en el diario oficial sólo un día después de acordarse el recorte salarial a los funcionarios. Según fuentes de la consejería, había sido aprobado por la Comisión Técnica de la Función Pública mucho antes, en el mes de febrero.
Austeridad

Junto a estos casos, a los sindicatos también les ha molestado la falta de austeridad del Ejecutivo. Esta misma semana se ha debatido en el Parlament el recorte salarial a funcionarios, mientras Abc informaba de que veinte interventores del Gobierno catalán se habían ido dos días a Món Sant Benet, un complejo de Caixa Manresa, cerca de Sant Fruitós de Bages, que consta de centro de convenciones y hotel de cuatro estrellas, con la restauración a cargo de una fundación liderada por Ferran Adrià, con spa, todo ello en un antiguo convento medieval rehabilitado. El hotel tiene un coste medio de 100 euros por habitación.

Los invitados fueron los interventores de la Generalitat. Precisamente son los encargados del recorte en cada una de las consejerías del Gobierno catalán. La Consejería de Economía argumenta que estas reuniones se realizan de forma anual desde hace 17 años para actualizar conocimientos y coordinar las actuaciones entre los distintos departamentos.
Menos interinos

Ante esta ofensiva de CiU y los sindicatos por el derroche y el blindaje de cargos justo cuando se recortan los salarios de los funcionarios, el consejero de Gobernación, el republicano Jordi Ausàs, del que depende la función pública, argumenta que el Ejecutivo ha reducido en un 7% el número de interinos, en un esfuerzo para regularizar plantillas.

El decreto de la Generalitat para disminuir el déficit público no sólo ha merecido las críticas de la oposición por el recorte de salarios a los funcionarios y empleados públicos, sino también por la falta de racionalización de la Administración. El Ejecutivo de José Montilla anunció la desaparición de 63 organismos públicos a principios de mes. Pero después ha dicho que esto no será de forma inmediata.

El portavoz de CiU, Oriol Pujol, cree que el Gobierno de Montilla no quiere suprimirlos porque estos organismos son los que utiliza el tripartito para “colocar” a gran cantidad de personas.

Recortes de Prensa   Página Inicial