AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 16 Junio  2010

 

España, salvada por Europa
Francisco Rubiales Periodista Digital 16 Junio 2010

Los españoles debemos a Europa mucho más de lo que imaginamos. En el pasado, gracias a Europa, España se enroló en la democracia y entró en el bloque de la prosperidad, pero pronto descubriremos que en el presente le debemos todavía más porque Europa, con su intervención directa, está evitando que nuestra nación termine de ser destruida por Zapatero.

Europa es ya la última esperanza de los españoles, la única luz visible en el túnel en el que Zapatero ha situado a España. Imaginar la España actual en manos de Zapatero y separada de Europa, produce escalofríos. Sin duda, ya estaríamos como Venezuela o tal vez como Cuba, sumergidos en la arbitrariedad, el expolio y la dictadura del miedo.

Por lo pronto Europa está obligando a Zapatero a rectificar y a dar un giro de 180 grados en su política económica y social. Gracias a la presión de Europa, se están introduciendo en España las medidas de corrección y ajuste que Zapatero se negó a hacer durante los últimos dos años. Gracias a Europa se está asumiendo cierta austeridad en el gasto público. Europa ha obligado al peligroso gobierno español a poner freno al despilfarro y al endeudamiento atroz. Gracias a que Europa manda y tiene peso, España tendrá que adelgazar su monstruoso Estado. Es duro reconocerlo, pero España, gracias a Europa, conserva algo de su democracia, aunque este profundamente degradada y degenerada.

Si España no hubiera ingresado en la "Zona Euro", ¿Cuantas veces habría devaluado Zapatero la peseta para seguir gastando desde el poder? Conociendo el desenfreno del presidente y su manifiesta incapacidad como gobernante, es probable que, a estas alturas, el cambio de la peseta estuviera en caída libre, por encima ya de las 1000 por euro.

Algunos socialistas del bando de Zapatero, constreñidos y humillados por el protectorado impuesto por Europa y el FMI a las finanzas desbocadas de Zapatero, empiezan a decir que haber entrado en el euro tal vez fue un error. Es el lamento del loco, el llanto del niñato maleducado al que le han quitado el dinero ilimitado, su juguete preferido.

España, en manos de un gobierno terrible, le debe mucho a Europa, que actúa como freno de los despropósitos y desmanes del equipo gobernante. La incapacidad del actual gobierno es de tal envergadura que el propio Zapatero sigue defendiendo en privado la tesis de que Europa, sobre todo Alemania, se equivoca con su política de austeridad y contención del gasto y que la crisis únicamente puede vencerse gastando más y endeudándose hasta límites inéditos.

España tiene que extraer conclusiones muy graves de esta crisis. La primera y la principal es que hay que introducir cambios profundos en un sistema que, según ha quedado demostrado, permite que insensatos decontrolados accedan al poder y que puedan llevar al país, de manera impune, hasta su hundimiento y derrota. El pueblo y la nación, hoy desarmados e indefensos, tienen que poseer recursos democráticos para expulsar del poder en el futuro a cualquier Zapatero que reaparezca. La democracia nunca más debe ser un cheque en blanco o una patente de impunidad. Los ciudadanos tienen que recuperar su soberanía y el sistema tiene que disponer de recursos para la autodefensa.

Tengo un amigo diplomático, muy vinculado a las autoridades comunitarias de Bruselas, que me traslada el comentario más habitual sobre España en los organismos de la Unión: "Zapatero y los socialistas están remando con todas sus fuerzas para que España cruce el estrecho de Gibraltar y se haga africana".

Los demócratas españoles y la gente decente de este país, aplastada por el mal gobierno, debemos gritar, una y otra vez, ¡Gracias Europa! porque, sin Europa y en manos de Zapatero y sus secuaces, nuestra España ya sería un despojo.
Voto en Blanco

Estatismo
Golpe de estado en Bruselas
Manuel Llamas Libertad Digital 16 Junio 2010

Sí, como lo oyen. El Gobierno europeo lleva meses orquestando un golpe de estado y, por el momento, a la vista de los resultados obtenidos, la jugada le está saliendo bien. Lo preocupante es que, por desgracia, muchos ciudadanos ni siquiera se hayan percatado ligeramente de este cambio trascendental que está aconteciendo en el seno de la Unión.

Algunos, eso sí, recordarán el sonado fracaso que obtuvo el otrora famoso proyecto de Constitución Europea, tras ser tumbado en las urnas –vía referéndum– en Francia y Holanda en 2005. Pero el rechazo ciudadano no impediría que el proyecto siguiera adelante. Y así fue. Poco después, en 2007, los líderes de la UE dieron luz verde con su firma, y sin necesidad de referéndum de ninguna clase, al denominado Tratado de Lisboa, en vigor desde el 1 de diciembre de 2009. Un Tratado que, en esencia, recoge casi punto por punto la fallida Constitución, cuyo objetivo último era crear un superestado europeo.

Y en esas estamos, y en esas seguimos. Las profundas crisis económicas suelen ser aprovechadas por la clase política para incrementar su esfera de poder y su intervencionismo a casi todos los niveles, al tiempo que ofrecen un escenario ideal para poner en marcha grandes transformaciones institucionales. Esta crisis no iba a ser menos. La Unión está cambiando a marchas forzadas, hasta el punto de que en uno o dos años el nuevo Estado comunitario poco o nada tendrá que ver ya con el vigente hasta 2009.

Y la clave de esta transformación, como casi todas, reside una vez más en el ámbito económico. No obstante, ¿qué caracteriza a un Estado fundamentalmente? En esencia, el monopolio exclusivo para recaudar impuestos (la sangre del poder gubernamental), un Tesoro para emitir deuda empleando como colateral dichos ingresos fiscales y un banco central como brazo financiero. Esta última figura ya existe (BCE) y, de hecho, sus competencias han sido ampliadas durante la actual crisis –sirva como ejemplo la compra de deuda pública a países de la zona euro–; las otras dos están a punto de ser aprobadas.

En primer lugar, y sin necesidad de modificar los tratados en vigor, Bruselas ha aprobado en las últimas semanas un paquete de medidas para endurecer la política fiscal en el seno de la Unión. A partir de ahora, todos los presupuestos generales tendrán que contar con el visto bueno del Gobierno comunitario. Además, Eurostat, la oficina estadística de la UE, podrá auditar y revisar las cuentas nacionales. También se ha decidido endurecer las sanciones para aquellos gobiernos que no cumplan los criterios de austeridad fiscal, pudiendo así cortar la inyección de fondos europeos e, incluso, suspender temporalmente el derecho a voto de dichos países en las instituciones.

Por otro lado, el mega plan para rescatar a países miembros, dotado hasta el momento con 750.000 millones de euros, ha originado, en la práctica, el nacimiento de una especie de Tesoro comunitario, cuyo instrumento último será la emisión de bonos europeos. Así pues, ya disponemos de los elementos clave para asistir a la creación del denominado gobierno económico -paso previo para el surgimiento de un Estado Único Europeo o, si prefieren, los Estados Unidos de Europa-.

En este sentido, los cuatro principales grupos políticos del Parlamento Europeo reclamaron al unísono este mismo martes un gobierno económico de la UE liderado desde Bruselas por la Comisión Europea (CE) y no por los Estados miembros. Dichas fuerzas, que representan a la amplia mayoría del hemiciclo, defendieron la necesidad de apostar por un enfoque "comunitario" y no "intergubernamental". "Es la hora de la verdad para Europa".

No es el momento de analizar sus efectos, basta con decir que asistimos a la construcción de un superestado real, no basado, como hasta ahora, en las relaciones intergubernamentales: negociación, formación de mayorías y logro de consensos entre gobiernos representativos. Bienvenidos, pues, a una nueva era. Eso sí, una era en la que la opinión de los ciudadanos no ha sido tenida en cuenta, ni siquiera consultada, por lo que se ha vulnerado la supuesta soberanía popular.

Bruselas está materializando su golpe de estado. Cosa distinta es que llegue a buen puerto, puesto que existe una segunda opción aún plausible: la desintegración de la zona euro, ya sea por la expulsión o abandono de países, Alemania inclusive. Esta crisis traerá como resultado o bien un nuevo Estado europeo sin legitimidad democrática o bien la división y destrucción del actual marco comunitario.

Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.

PP y PSOE
Militantes y simpatizantes silenciados
Juan Morote Libertad Digital 16 Junio 2010

Estamos asistiendo con actitud entre perpleja e indignada a la vaciedad ideológica generalizada de nuestro mapa político. Salvo honrosísimas excepciones, no sabría decir en qué fuentes ideológicas han abrevado la inmensa mayoría de nuestros representantes. Estas carencias afloran con mucha mayor facilidad en tiempos de crisis: ya se sabe que donde no hay harina, todo es mohína.

Estos tiempos nos han deparado la imagen de un iletrado, como es Zapatero, posando de engolado estadista y apelando a la responsabilidad. El pirómano ahora quiere ser el cabo de bomberos. Pero da igual, no importa que hace apenas unos meses manifestara muy pomposo que la única reforma laboral que aprobaría sería la que pactasen patronal y sindicatos. Cuántas mentiras en una frase, cuánto fariseísmo, como si la patronal o los sindicatos fuesen tales. El presidente del Gobierno de España va a perder una de las oportunidades más claras que nunca se han presentado para cambiar de verdad el mercado laboral español. Veamos. En primer lugar cinco millones de parados justifican per se una reforma radical de casi todo. En segundo lugar, la patética incidencia de la huelga del sector público a la que convocaron los llamados sindicatos de clase manifiesta que los ciudadanos están en posiciones mucho más cabales que las de sus representantes.

En frente, el PSOE tiene a un PP, quién lo ha visto y quién lo ve, instalado cómodamente en la demagogia como estrategia para alcanzar el poder. Muchísima gente decía que el debate televisado entre Solbes y Pizarro, el de febrero de 2008, no había servido para nada. Craso error. Ha servido para que los dos partidos se convenzan de que no se ganan las elecciones con mensajes desagradables, aunque encierren toda la verdad del mundo. O al menos esa fue la utilidad que le ha sacado Rajoy al debate. A partir de ahí, entiendo la metamorfosis de Cospedal, convertida en una especie de Margarita Nelken en plena actividad de proselitismo, enarbolando la condición de partido obrerista del PP. Los populares saben que van camino de la Moncloa, los españoles no sabemos de qué. Muchos altos cargos ponen cara de indignación por lo bajito, ante la marcha de Regina Otaola, los mismos que la pusieron cuando María San Gil, y algunas otras veces; sin embargo, nadie las ha acompañado en su decisión de abandono.

Los propios cuadros de los partidos son espejo de vaciedad ideológica y moral, dicen lo que piensan en privado, si bien en público sólo y estrictamente lo que les conviene. Y todo este juego de poses estudiadas, discursos campanudos, entonaciones de actriz venezolana, puestas en escena, actos de adhesión y demás actuaciones, dejan a los militantes y a los simpatizantes ayunos de argumentos para la discusión política alguna. Estoy completamente seguro de que si los votantes y militantes del PP pudiesen, Regina Otaola no tiraría la toalla. Del mismo modo, si los votantes y militantes del PSOE pudiesen, Zapatero ya sería historia. Pero eso implicaría adoptar reformas políticas para devolverle el verdadero protagonismo al ciudadano, y ¡ay, amigo!, en eso sí están todos de acuerdo: ni de coña.

Mensajes inequívocos para que Zapatero dimita
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 16 Junio 2010

Los rumores recogidos por el Frankfuter Allgemeine Zeitung, el pasado lunes, y por el Finantial Times Deutschland el viernes, ambos en el sentido de que España se vería en la inminente necesidad de echar mano del fondo extraordinario de la UE previsto para situaciones de impago, no constituían rumores torticeros como algunos han querido interpretar, sino mensajes escasamente encriptados de la primera potencia económica europea y de los mercados internacionales presionando al sistema político español para que, cuanto antes, prescinda de la gobernanza de José Luis Rodríguez Zapatero. Por si la señal de desconfianza en el presidente del Gobierno no fuera clara, Angela Merkel, no sólo no desmintió el lunes a ambos periódicos -los dos rigurosos y con larga trayectoria de seriedad-sino que se limitó a recordar que el fondo de rescate habilitado por la Unión Europea estaba a disposición de nuestro país y de otros. Al mismo tiempo, el presidente del BBVA, Francisco González, era transparente: el capital internacional no atiende las peticiones crediticias de la banca y la empresa españolas. Por si fuera poco, ayer, The Wall Street Journal publicaba que los bancos españoles estaban sufriendo un auténtico colapso del crédito. La acumulación de mensajes de desconfianza no puede ser más apabullante.

Si, como parece cierto, la situación financiera de nuestro país no es tan alarmante como podrían sugerir estas informaciones -y, efectivamente, no lo es- resulta que el problema no es otro que la profunda desconfianza y falta de fiabilidad del Gobierno. Los mercados internacionales han valorado que el decreto de ajuste del déficit se aprobó por un solo voto de diferencia en el Congreso y contemplan con perplejidad que la reforma laboral -exigida por el Fondo Monetario Internacional de manera “urgente y radical”-, ha pasado de ser “sustancial” a contemporizadora, y de constituir una “urgencia” a aplazarse definitivamente a otoño mediante la reconversión del Real Decreto Ley que hoy aprobará el Consejo de Ministros en un proyecto de ley. Los mercados apuntan que la reforma, además de lenta e insuficiente según los economistas más reputados y la patronal, no concita el apoyo de la oposición y ha provocado el anuncio de una huelga general. O sea, constatan la soledad absoluta de Zapatero inhabilitado en estas circunstancias para abordar la reforma del sistema de pensiones a la vuelta de unas semanas.

El riesgo país que acumula España no es tanto por el deterioro de sus finanzas cuanto por la inaceptabilidad de los mercados a la acción de un Gobierno que, primero, se ha contradicho de manera clamorosa, y, después, carece de apoyo -parlamentario, empresarial y sindical- para incidir con las reformas más importantes. Es claro que la UE y los mercados están pidiendo un cambio urgente en el liderazgo del Gobierno, o sea, que Zapatero debe irse y ser sustituido lo antes posible por un Ejecutivo que encare la emergencia sin compromisos ni prejuicios ideológicos. Muchos países de la UE han registrado un profundo cambio político en plena crisis: ha habido elecciones generales en Gran Bretaña, Holanda y Bélgica; municipales en Francia y estatales en Renania-Palatinado en Alemania. Y no ha pasado nada. Un cambio de presidente en España, con una rápida investidura en el formato que ya se produjo en 1981 con Adolfo Suárez, sería una operación política tan necesaria como balsámica para recuperar la confianza internacional en España.

Desengañémonos: mientras Zapatero continúe al frente del Gobierno, la recesión no tendrá solución porque aquellos que toman las decisiones cruciales -los mercados- creen que es un político superado por los acontecimientos, contradictorio, dubitativo, ideologizado y desasistido de apoyos para culminar la legislatura. Todo esto es democráticamente muy duro para España. Pero es lo que hay y, con pleno realismo y lucidez, a ese panorama -ya más político que económico- debemos enfrentarnos.

Guerra Civil
Leguina razona cada vez mejor, pero...
Pío Moa Libertad Digital 16 Junio 2010

Creo, modestamente, que mis investigaciones sobre nuestra historia reciente han influido en la evolución de algunos izquierdistas razonantes –que no abundan, por desgracia–, y hoy pocos falsifican los hechos con la alegre osadía de no hace muchos años. Pero reconozco que para una persona bañada durante casi toda su vida con las aguas de la propaganda progre y marxista, resulta muy difícil desprenderse de todas las adherencias.

En una pequeña polémica con la afusilaora, la del "miliciano sudoroso" y con el novelista e ignorante voluntario Cercas, Leguina recuerda que los crímenes del Frente Popular no son excusables, y que las argucias con las que los disfraza la propaganda izquierdista caen por su base. Sin embargo se queda a medias en la crítica, o, mejor, cede en tres cuestiones básicas a los ufanos cantamañanas que le replican: atribuye una culpa mayor a quienes se alzaron contra "un gobierno legítimo"; afirma que "la represión en la retaguardia franquista fue mayor que en la republicana y no terminó con la guerra, sino que duró hasta la muerte del dictador", y sostiene que la derecha ha cortado el cordón umbilical con el franquismo, al haber aprobado, el 20 de noviembre de 2002, "el reconocimiento moral de todos los que fueron victimas de la Guerra Civil así como de cuantos padecieron más tarde la represión de la dictadura franquista".

Como todos estos temas los he tratado muy reiteradamente, los resumiré ahora con brevedad:

1. El gobierno del Frente Popular salió de unas elecciones no democráticas, atacó la legalidad republicana, presidió cientos de asesinatos y destrucciones ciegas, y un proceso revolucionario abierto. La izquierda debiera aclarar de una vez si cree "legítimo" todo ello. En cuanto a la democracia, debiera explicar si considera demócratas a los stalinistas, anarquistas, marxistas radicales, golpistas republicanos y nacionalistas catalanes, y racistas del PNV, integrantes de hecho o de derecho del Frente Popular. Estos datos son definitorios, y debemos reiterarlos una y otra vez ante el descaro y tenacidad con que los ideólogos de izquierda y separatistas estafan la buena fe de la gente.

2. La represión en la retaguardia franquista no fue mayor, sino comparativamente menor que en la del Frente Popular, y tampoco alcanzó los grados de sadismo de esta. Aun más importante es constatar que durante toda la república, desde 1931 y especialmente desde febrero de 1936, la casi totalidad de los asesinatos provino de la izquierda, creando con ello un rencor impotente en la derecha, que estalló con furia al recomenzar la guerra en julio del 36.

3. Es imposible que el PP corte el cordón umbilical con el franquismo, porque del franquismo vienen la democracia y la monarquía. O mejor dicho: es posible, y lo está haciendo junto con el PSOE, con el resultado de la extrema degradación de la democracia hoy padecida por el país. En cuanto al "reconocimiento moral de cuantos padecieron represión bajo el franquismo", ¿se trata de un reconocimiento genéricamente humano, como en toda tragedia, o como dice la Iglesia y se llevó a cabo ya en el Valle de los Caídos? ¿O se pretende, más allá de eso, presentarlos como mártires de la libertad y la democracia? ¿Fueron tales mártires quienes intentaron con el maquis, causante de miles de víctimas, la vuelta de la guerra civil? ¿Lo fueron los terroristas de la ETA? ¿O los comunistas? Algunos demócratas sufrieron prisión o graves daños del franquismo, pero, la verdad, poquísimos. Ahí tiene Leguina, en su evolución cada vez más razonable, otra cuestión a poner en claro.

¿A qué llaman sindicato?
Los sindicatos no son hoy más que un ministerio. Regido por quienes nunca trabajaron
GABRIEL ALBIAC ABC 16 Junio 2010

DE todas cuantas corrupciones componen la pésima comedia a la cual llamamos política, la más hiriente, la que más siervos nos hace, es la corrupción del lenguaje. Hablamos. Creemos estar enunciando evidencias. Y, en realidad, el lenguaje que nos ha sido impuesto se burla de nosotros. Cuando creemos hablar, somos hablados. Como pobres monigotes, cuyos labios un ventrílocuo perverso mueve a su placer y beneficio. Decimos palabras muertas. No; decimos turbias palabras que nos van matando sin saberlo.

Titular, ayer, en todos los periódicos: «los sindicatos convocarán la huelga general». Y cada uno de nosotros lo repite. Y hay que hacer un agotador esfuerzo para percibir el engaño, para decir lo elemental: que ese titular no significa nada. Salvo la áspera burla del ventrílocuo que mueve al monigote.

«Sindicato». ¿Qué dice la palabra «sindicato»? En literalidad: autoorganización obrera. O sea, asociación libre de individuos, a los cuales une su relación salarial. Para defender sus intereses de clase. Frente a un enemigo inconciliable: la patronal, sí; pero aún más el Estado, nudo en el cual todas las tramas de la dominación se cruzan. Nadie puede esperar que un enemigo mortal financie su existencia. El enemigo te mata, si tú no lo matas antes. La autofinanciación define al sindicalismo de clase desde su nacimiento en las Trade Unions inglesas del siglo XIX. Y el sindicato, organización de combate contra la burguesía y su Estado, sólo fue tal allá donde sus afiliados lograron alzarlo con el esfuerzo —tantas veces heroico— de sus miembros cotizantes. En la segunda mitad del siglo XIX y en el primer tercio del XX, cuando existieron sindicatos de verdad —esto es, autofinanciados—, a aquellas bandas de sinvergüenzas que cobraban de la patronal o del Estado se les daba nombre ominoso: esquiroles. Y se las combatía con la misma dureza con la cual ellas hacían el trabajo gangsteril que su sueldo pagaba.

¿De dónde vienen las finanzas hoy de los llamados sindicatos? Su porcentaje de afiliación es ridículo. Las cifras ingresadas por sus cotizantes, microscópicas. Pero los sindicatos mantienen a un ejército de cientos de miles de «liberados» del cruel trabajo. Pero los sindicatos son propietarios de edificios de valor muy calculable; con la única excepción, eso sí, de la CNT que, siendo la mayor propietaria de inmuebles antes de la guerra, no recibió un duro de compensación, como castigo a su pecado de no afiliación partidista. Pero los sindicatos manejan fondos públicos que el Estado pone a su disposición sin límite. Lo que es lo mismo, fondos públicos que salen de nuestros bolsillos. Los sindicatos, los grandes sindicatos al menos, no son hoy más que un ministerio. Regido por quienes nunca trabajaron. Sometidos a la ley del esquirol: ser fiel al amo que paga.

De la «huelga general», mejor no hablar demasiado. El término fue codificado por Rosa Luxemburgo, como estrategia revolucionaria alternativa a la dictadura partidista rusa. Precede a la insurrección. O bien, no es nada. Nada más que retórica. Irrisoria, en la voz altisonante de quienes viven a costa del Estado. Y, corrompiendo el lenguaje, se dicen sindicalistas para no ser corridos a gorrazos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La Xunta reduce la libertad lingüística solo a los nuevos alumnos de Infantil
Galicia Bilingüe lamenta que la imposición de lengua vaya a seguir perviviendo en los colegios
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 16 Junio 2010

Madrid.- La Consejería de Educación de Galicia limita la pregunta sobre la lengua materna de los escolares a quienes se matriculan por primera vez en Infantil, sin extenderla, como así recoge su propio decreto, a los demás cursos de esa etapa educativa.

El pasado 20 de mayo se consumaba la decisión de eliminar de la norma la posibilidad de que las familias escogieran entre los bloques de asignaturas determinados por la Administración para gallego y castellano en Primaria y en ESO, y se restringía la opinión paterna a Infantil. Ahora se aplica un nuevo recorte y se realiza la consulta únicamente a los niños del primer curso de preescolar.

Para Galicia Biulingüe, la asociación que preside Gloria Lago y que defiende la libertad lingüística, "la Xunta sigue paso a paso alejándose de la libertad comprometida en su día por Alberto Núñez Feijóo, y continúa cercenando los derechos de padres y alumnos en relación con el uso de los dos idiomas oficiales en las aulas gallegas",explica Lago.

Galicia Bilingüe, que días atrás remitió a la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia el anuncio de interposición de un recurso contra el denominado decreto de plurilingüismo, lamenta que "la imposición lingüística implantada por el anterior bipartido de la Xunta vaya a seguir perviviendo en los colegios gallegos, no sólo en Primaria y Secundaria, sino también en Infantil".

evaluación del sistema educativo
Celaá cree que el examen en euskera pudo bajar los resultados de los alumnos vascos
La consejera reconoce que el sistema educativo vasco "tiene un amplísimo potencial de mejora"
AGENCIAS | BILBAO El Correo 16 Junio 2010

La consejera de Educación, Isabel Celaá, ha considerado hoy que los alumnos vascos "están en la media" de España respecto a un estudio diagnóstico realizado por el Ministerio de Educación, si bien ha opinado que escoger el euskera como lengua para realizar la prueba ha podido bajar sus resultados. La consejera de Educación del Gobierno vasco ha reconocido que el sistema educativo vasco "tiene un amplísimo potencial de mejora".

En una entrevista en Radio Euskadi, Celaá ha analizado los resultados obtenidos por los estudiantes vascos en la primera evaluación general de diagnóstico (EGD) prevista en la Ley Orgánica de Educación, hecha en 2009 por 28.700 alumnos de cuarto de Primaria, en comparación con los logrados por los escolares de otras comunidades autónomas.

Los estudiantes tuvieron que someterse a pruebas de las competencias de comunicación lingüística, matemáticas, conocimiento e interacción con el mundo físico y social y ciudadano. El promedio de España se estableció en 500 puntos, con una horquilla de entre 480 y 520 puntos. El País Vasco fue una de las ocho comunidades que tuvieron promedios situados en esa franja de 480-520 en comunicación lingüística y en matemáticas.

En relación con el conocimiento e interacción del mundo físico y la competencia social y ciudadana, los resultados del País Vasco no aparecen por un "funcionamiento diferencial en los ítems de la versión euskera, lo que ocasiona que los resultados de las versiones en euskera y castellano de estas competencias no sean comparables", según el informe. Según ha dicho hoy la consejera sobre este estudio, su predecesor -Tontxu Campos (EA)- "tomó una decisión errónea" respecto a la metodología del examen ya que se "equivocó" al permitir que "cada centro escogiera la lengua que le parecía bien para realizar la prueba".
A su juicio, "el 80%" de los niños vascos de 10 años que se examinaron para esa evaluación diagnóstica "tiene como primera lengua el castellano y todavía no han desarrollado las destrezas suficientes" en euskera "como para responder a una prueba de esa naturaleza comparativamente con el resto de alumnos de otras autonomías que no tienen esa complejidad añadida".

Así ocurre, ha continuado Celaá, que "se le pregunta en euskera con acrónimos", términos complejos "y redacciones bastante largas", tanto para conocer su competencia en el mundo científico y físico, como en la participación social y ciudadana, materias en las que los niños vascos han tenido peores resultados que la media. Sin embargo, ha destacado, "nuestros alumnos no tienen ningún problema para responder en matemáticas y lengua". En cualquier caso, ha dicho, "el sistema educativo vasco tiene un amplísimo potencial de mejora" en los indicadores y no se pueden comparar "los sistemas bilingües con los que sólo trabajan en una lengua".

Plan de Convivencia
Por otra parte, ha apelado "a la responsabilidad y el compromiso" de los centros educativos y de los partidos para lograr la aplicación del plan de Convivencia en los colegios vascos. Según ha analizado, el plan del Gobierno ha logrado el apoyo de PSE, PP, UPyD, "un apoyo crítico de EB" y "desde luego, avances importantes" por parte del PNV, por lo cual el proyecto "tiene el suficiente aliento como para alcanzar su aplicación". Pero, ha advertido, "si los partidos, en vez de acompañar al plan, optan por obstaculizarlo, tendremos dificultades".

Ha dicho que le hubiera gustado "una actitud más generosa" del PNV ya que "cuando se logran acuerdos importantes" el plan del Gobierno vasco "ya es de todos", y ha opinado que los nacionalistas podían haber iniciado sus análisis indicando que van a "impulsar" el plan aunque mantengan algunas diferencias con su contenido.

El Parlamento europeo frena a CiU y rechaza que las lenguas regionales sean oficiales en la UE
PSOE y PP han votado en contra de esta petición, que ha contado solo con el apoyo de ERC
Efe www.lavozlibre.com 16 Junio 2010

Madrid.- La Comisión Mixta Congreso-Senado para la UE rechaza una moción de CiU en la que se pide promover una reforma del reglamento lingüístico comunitario para que el catalán, el gallego y el euskera sean oficiales en las instituciones europeas.

PSOE y PP han votado en contra de esta petición, que ha contado con el apoyo de ERC, además de CiU.

Los dos partidos catalanes han lamentado que las acciones que el actual Gobierno emprendió en 2004 para promover el uso de las lenguas cooficiales en la UE no hayan logrado el reconocimiento pleno en las instituciones comunitarias.

El diputado de CiU Jordi Xuclá ha pedido dar este paso para que el catalán, el gallego y el euskera tengan el mismo rango que lenguas como el gaélico, que es lengua oficial en la UE por serlo en Irlanda junto al inglés.

Sí ha habido unanimidad en la Comisión Mixta para la UE, cuya reunión ha tenido lugar en el Congreso, para apoyar los otros dos puntos que incluía la moción.

En ambos, se pide al Gobierno que vele por el cumplimiento de los acuerdos lingüísticos ya vigentes, que permiten a los ciudadanos dirigir sus escritos en las lenguas cooficiales a instituciones como el Tribunal de Justicia de la UE y que la respuesta sea también en ese idioma.

El PP, a través de su senador Alejandro Muñoz-Alonso, se ha quejado de que el texto no mencionara expresamente al valenciano como lengua cooficial, si bien ha reconocido la similitud que tiene con el catalán.

«crisis de vocaciones»
Filología Catalana pierde un 75% del alumnado en diez años
En 1999, 360 estudiantes demandaron esta carrera; en 2007, apenas 89
ESTHER ARMORA / BARCELONA ABC Cataluña 16 Junio 2010

La falta de profesores de catalán podría poner en juego los planes lingüísticos de la Generalitat. La caída de «vocaciones», que empezó a notarse a finales de 1999 y se ha acusado con los años, ha llevado al gobierno catalán a presentar un plan de choque urgente para fomentar los estudios de Filología Catalana, cuna de una parte de los profesores de Secundaria y Bachillerato que se necesitarán en los próximos años.

El gobierno catalán lanza un plan para relanzar esta titulación
Filología Hispánica se sitúa por delante en casi todas las universidades

Desde hace varios cursos, Filología Catalana es, con diferencia, una de las carreras menos apetentes para los alumnos. Su declive empezó con la caída de las Humanidades y se acentuó superada la barrera del año 2000, coincidiendo con una intesificación de la normalización lingüística en las escuelas. Tanto el conseller de Innovación , Universidades y Empresa, Josep Huguet, como la anterior Comisionada de Universidades, Blanca Palmada, han expresado últimamente su «preocupación» por la baja demanda de esta titulación, que en estos últimos cursos ha alcanzado mínimos preocupantes.

Menos de la mitad
Según los datos que maneja el Govern, en el año 1999 se matricularon en primer curso de esta carrera un total de 360 alumnos. Apenas tres años después, esta cifra se había rebajado hasta 127, menos de la mitad. La pérdida de «vocaciones» ha sido constante desde entonces. En el año 2006 sólo eligieron ser profesores de catalán 109 alumnos —así lo reflejaron las cifras de preinscripción facilitadas por la Generalitat—, dato que se rebajó hasta el mínimo histórico de 89 el curso siguiente. Del total de aspirantes a universitarios (más de 20.000), apenas un centenar se decantaron por estos estudios y algunos de ellos no los incluyeron como primera opción.

En 2008 hubo cierta recuperación aunque los niveles continuaron siendo preocupantes (sólo escogieron Filología Catalana 104 aspirantes a universitarios). La baja demanda hizo que la entonces Comisionada de Universidades, Blanca Palmada, lanzara la voz de alerta y, anunciara un plan de choque para fomentar las «vocaciones» de maestro de catalán. «Con las peticiones que actualmente tenemos de esta carrera apenas cubrimos las plazas de profesores de catalán que se necesitarán para Secundaria y Bachillerato.

Blanca Palmada admitió el grave «estancamiento» de esta carrera, junto a las ingenierías. La caída de peticiones de Filología Catalana en las principales universidades públicas ha sido progresiva. Según datos a los que ha tenido acceso este diario, la Universitat de Barcelona (UB) pasó de los 397 estudiantes matriculados en el curso 1999-2000 a sólo 132 en 2006-2007. En el resto de centros la tónica fue similar —Universitat de Girona (de los 357 de 1999 a 92 en el curso 2006-2007), Universitat de Lleida (154 curso 1999 a 33 en el 2006-2007) y Riviera i Virgili (de 210 a 80)—.

Ante tan alarmantes datos y ante la presión de los profesores del sector, la Generalitat se ha visto obligada a mover pieza. El conseller de Innovación, Universidades y Empresas, Josep Huguet, presentará hoy junto al representante de la Coordinadora de Estudios Universitarios de Filología catalana, Albert Solé, un conjunto de medidas destinadas a promover el estudio de la lengua catalana.

Reunión de la Coordinadora
Los profesores de catalán llevan años expresando su malestar a la Administración. El 28 de octubre de 2009 representantes de la Coordinadora de Estudios de Filología Catalana —integrada por representantes de la Universidad de Alicante, la UAB, la UB, la Universitat Oberta, la Rovira i Virgili, la Universidad de Valencia y la Universitat de Lleida— se reunieron en la capital del Segre para analizar la situación. En el encuentro, abundaron en la necesidad de «seguir trabajando de forma unitaria para lograr una mayor promoción de los estudios».

Paralelamente al declive de la titulación de Filología Catalana, la de Filología Hispánica ha mantenido la demanda y en algunos casos se ha incrementado.
Los matriculados en Filología Hispánica han incluso aumentado en algunas universidades y, en todos los casos, la demanda se mantiene por encima de la de catalán.

RECORTES DEL GOVERN
Carod-Rovira renuncia a tres embajadas por la crisis
El Govern retrasa el objetivo del 0,7% para ayuda al desarrollo por la crisis
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC Cataluña 16 Junio 2010

La crisis ha llegado también a la viceconselleria de Acción Exterior de la Generalitat. Tanto es así, que el Departamento que dirige Josep Lluís Carod-Rovira ha renunciado a tres de las ocho delegaciones en el exterior previstas por el Govern al inicio de la legislatura, y se ha quedado en las cinco inauguradas hasta 2009. Así lo argumentó ayer el propio Carod-Rovira en la presentación del Plan Director de Cooperación 2011-2014 aprobado ayer por el Consell Executiu, que fija la prioridades de la cooperación catalana para el próximo cuatrienio.

Las delegaciones en el exterior representan sólo el 0,03% de los recursos de la Generalitat, señaló el vicepresidente catalán. «Preveíamos crear ocho y hemos abierto cinco, más reducción imposible» argumentó para defender que los recortes aplicados a la proyección exterior catalana son más fuertes que los sufridos por el programa de cooperación de la Generalitat, con un presupuesto para 2010 de 65,5 millones de euros.

Respecto a los recortes en este ámbito, Carod reconoció que tripartito ha pospuesto el objetivo de destinar el 0,7% del PIB a ayudas al desarrollo, como se había propuesto inicialmente, debido a la crisis, pero destacó el aumento exponencial de las ayudas con el actual gobierno catalán. En 2003, cuando el tripartito llegó por primera vez a la Generalitat, recordó Carod, las ayudas al desarrollo representaban el 0,24% de los ingresos propios, mientras que en 2010 supondrán el 0,50%. «El cambio en cooperación ha sido espectacular», argumentó, «hemos pasado de 25 millones de euros a 65,5 millones de euros anuales». El nuevo programa de cooperación se fija como objetivo alcanzar el 0,7% de recursos propios destinado a cooperación en 2014.

El vicepresidente catalán aseguró que el programa de actuación aprobado ayer prevé que el Govern mantenga las ayudas que actualmente se vehiculan através de ONG's —el 60% del total de ayudas de la Generalitat— y que las eventuales reducciones de presupuesto por la crisis se asuman en los proyectos gestionados por la Generalitat u organismos internacionales como las agencias de NN.UU. con las que el gobierno catalán colabora habitualmente.

Países prioritarios
El plan de actuación de la Generalitat vuelve a fijar como «países prioritarios de la ayuda catalana» a Marruecos, Palestina, el Sáhara Occidental, Mozambique, Senegal, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Bolivia, Colombia y Ecuador. Estos países recibirán el 70% de los recursos de la Generalitat.

Un segundo grupo de países menos avanzados, en el que pueden incluirse varios de los anteriores, recibirá el 25% de las ayudas y el 5% restante se destinará a países en situación de posconflicto bélico y conflicto armado. En total, la Generalitat actúa en la actualidad en 68 países diferentes, explicó Carod, una cifra que supera la media de acción exterior de la Unión Europea, según el número dos del Govern.

Por áreas de actuación, el plan director fija una línea priorita
ria de ayuda al desarrollo que recibirá entre el 70% y el 73% de los recursos y una segunda línea de acción humanitaria, a la que se destinará entre un 7% y un 10%. Una tercera línea de educación para el desarrollo absorverá entre el 15% y el 17% y los recursos restantes se dedicarán al fortalecimiento de los actores de cooperación catalana.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial