AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 17 Junio  2010

 

Elecciones anticipadas ¿para qué?
Manuel Muela. El Confidencial 17 Junio 2010

El final del semestre de la Presidencia de la UE, que culmina con un clima de crisis generalizada y con el desarbolamiento del Gobierno y de las instituciones, alimenta la hipótesis de unas elecciones generales anticipadas como medio para superar el marasmo de la política española. Es lógico y comprensible que se piense en esa salida democrática normal; lo que sucede es que en España tenemos una democracia limitada, controlada por la superestructura de los partidos dominantes, que cuentan con la complicidad de los grandes medios de comunicación. Todos conforman un sistema, bloqueado y resistente al cambio, que carece de capacidad para dar respuesta ordenada y plural a los problemas políticos y económicos que asolan la nación. Por eso, cualquier consulta electoral debería venir precedida por la constitución de un gobierno de emergencia, que en los próximos dos años restableciera la confianza en la economía y elaborara los proyectos de cambios jurídico-constitucionales indispensables para renovar el orden constitucional.

Del estado de cosas actual no son personalmente responsables, al menos en grado máximo, quienes ocupan las instituciones, porque ellos mismos son el producto de un diseño político y constitucional, cuyos frutos estamos recogiendo en el peor de los momentos. Porque el modelo constitucional de España se funda en la desconfianza hacia la sociedad con la creación de un sistema partitocrático, impermeable a los cambios y proclive al clientelismo: aunque cueste reconocerlo, el orden imperante es una versión actualizada de las viejas políticas caciquiles que han impregnado, sin solución de continuidad, casi toda la experiencia constitucional de España.

La tela de araña del tinglado económico e institucional, acompañada por los resortes de que disponen los poderes públicos en un Estado moderno, por débil que éste sea, dota a sus responsables de una seguridad, que se ve incrementada por la paciencia y por la sumisión de la sociedad encorsetada dentro de la dictadura de lo “políticamente correcto”, a la que además se procura anestesiar desde las grandes plataformas de comunicación.

El Estado, al servicio de las élites
El Estado en España, también su economía, ha continuado al servicio de unas élites políticas y empresariales ávidas de administrar y obtener beneficios de los ingentes recursos de que ha dispuesto nuestro país desde su ingreso en la Unión Europea, en 1985, cuyo 25 aniversario se acaba de conmemorar con más pena que gloria. Nuestro modelo productivo se ha basado principalmente en el endeudamiento y la especulación: han sido más de veinte años de exuberancia con la que se han abastecido sobradamente las arcas de las diferentes administraciones públicas y se ha elevado artificialmente, gracias al crédito barato, el nivel económico de las familias y de las empresas. En vez de sembrar la riqueza, se optó por el aprovechamiento fácil y rápido sin prever el futuro.

Pero el estrangulamiento financiero surgido en el verano de 2007 puso de manifiesto que los cimientos económicos de España eran débiles, aunque costara reconocerlo. Primero fue la indiferencia, luego la confianza en que era una tormenta pasajera, para desembocar después en la incredulidad y el desconcierto. Y ahí seguimos, perseguidos ahora por los otrora generosos acreedores extranjeros, que quieren cobrar sus deudas, sin pararse a pensar si el deudor está en condiciones de hacerlo en tiempo y forma. Las recetas son de lo más variopinto y el Gobierno, aturdido, chapotea en el lodo de la crisis con la certeza de ser el único chivo expiatorio: es la consecuencia del culto a la personalidad que ha adornado a los jefes de gobierno de la Transición.

Los españoles, a los que casi nadie explicó que las deudas hay que pagarlas, observan sorprendidos como los grandes responsables de la quiebra del país imparten con descaro las recetas para superarla, sin asumir responsabilidad alguna y pretendiendo mantener sus posiciones de privilegio político y económico. Una injusticia flagrante, que se sublima con la utilización instrumental de un gobierno denominado socialista, cuyo papel debe ser la venta de la postración para los más, adobándola con alguna demagogia del estilo de que van pedir dinero a los ricos.

Pero el trance de nuestra economía y de nuestras finanzas es tan apurado, y la falta de crédito del sistema, colapsado, tan evidente, que se requiere un gobierno democrático fuerte y solvente, que intente restaurar la confianza interna y externa, para acometer la renegociación de la deuda pública y privada, sin esperar a que ello se produzca en peores condiciones en los meses venideros. Porque no cabe engañarse sobre cuánto durará la respiración asistida del Banco Central Europeo: nuestra capacidad de negociación se tendrá que basar en la anticipación de proyectos de ajuste fiscal, fundamentalmente por la vía del gasto, y la limpieza y ordenación de los balances de las entidades crediticias, cuyo propio crédito está en entredicho. Ya pasó el tiempo de los señuelos y de la simulación.

En el plano político, ese Gobierno debería impulsar los cambios necesarios en la legislación electoral y en la ordenación del Estado, para superar su fragmentación actual y recuperar todos los equilibrios y capacidades perdidos. España no puede, ni debe, continuar con un Estado hipertrófico, que no cumple con las funciones básicas de garantizar la igualdad, la libertad y la justicia. Es ineludible, pues, refundar el Estado y proponer un modelo más acorde con nuestras necesidades y posibilidades, para hacer frente al tiempo de moderación y austeridad. Los españoles, y probablemente nuestros omnipresentes acreedores y socios de la UE, respaldarían el proyecto.

Anticipar elecciones, sin profundos cambios previos, sería, en mi opinión, mandar un mensaje de continuidad en el error de las políticas caducas y de la transigencia con los modelos fracasados. Sería apostar por una larga y triste decadencia. Como en el Senado de la vieja Roma, caveant consules…

*Manuel Muela es Presidente del CIERE

La peor herencia
Serafín Fanjul Libertad Digital 17 Junio 2010

Si a más tardar nos libramos de Rodríguez en 2012, nos quedará su herencia, los destrozos que en todos los campos ha ido infligiendo a nuestro país, de manera minuciosa, tenaz, arrasadora. Eso si efectivamente sale de su búnker de La Moncloa y podemos ir olvidándolo como la pesadilla que ha constituido, porque de lo contrario... que Dios perdone a sus votantes, ya que los demás españoles no les perdonaremos. Pero no nos pongamos en lo peor, aunque el caudillo del "lo que sea" y su masa de pesebreros sean temibles.

Dicen los economistas que tardaremos una o dos generaciones en recuperarnos del desgarrón que el sabio leonés (o de Valladolid: ¿qué más da?) ha inferido a nuestra economía. Añaden los juristas y expertos en Constitución que alguna de las pedradas que ha atizado al ordenamiento legal (Estatuto catalán, matrimonios homosexuales, la llamada ley de libertad religiosa que anda urdiendo) son de difícil marcha atrás y, en cualquier caso, costosa. Aseguran politólogos y expertos antiterroristas que sus concesiones a la ETA –"lo que sea", su lema preferido– acabarán de barrenar el barco, ya muy escorado por sus conchabes con los separatistas catalanes.

Por añadidura, sabemos todos los que trabajamos en la enseñanza que en estos seis años, Rodríguez y sus eficientes palmeros han ahondado más si cabía –en España lo malo siempre cede hueco a lo peor– la catástrofe educativa, aferrándose los progres al destrozo como beneficiarios directos del mismo. La política exterior, entregada a mendigar sonrisas de histriones, tiranos y ladrones, no consigue el menor respeto ni de personajes como la Kirchner (que se vanaglorió de no haber invitado a España a la conmemoración de los dos siglos de independencia), de Evo Morales, Chávez, Raúl Castro o los clérigos asesinos de Irán; y tardará mucho en restablecerse una mínima credibilidad entre los países serios: hasta Berlusconi le pega una bofetada en nuestra cara dejándole cocerse en su propio ridículo. Se lo merece, pero quienes no le votamos, no. Y podríamos seguir enumerando sectores donde este genial incompetente ha dejado su huella.

Sin embargo, el peor legado, el más miserable y difícil de erradicar, es la siembra de odio y cizaña que dejará entre nosotros. Por mucho que un hipotético gobierno del PP trate de aplicar cataplasmas y aspirinas, a base de componendas y olvidos, con eso no se curará el cáncer que este individuo ha inoculado a la sociedad española: ha resucitado las antipatías interregionales; el desánimo de dar como imposible la convivencia en común (¡Cuántos SMS reclaman "Que se vayan los catalanes, los vascos, los valencianos..."!: ¿hasta dónde?); el odio recíproco por vetustos acontecimientos que casi nadie vivo padeció; la exclusión y bloqueo de cualquier discrepante, de todos los remisos a ejercer de palmeros. La estrategia de la crispación continua aplicada sin tregua ("Nos conviene que haya tensión... Iñaki"). ¿Cómo sorprenderse de las agresiones en las universidades, de la intolerancia vocinglera de sus estómagos agradecidos los titiriteros, de la chulería de sus cómplices separatistas?

Gracias, Rodríguez, todo te lo debemos a ti. No lo olvidaremos.

Banca española
"Cualquier escenario es posible"
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 17 Junio 2010

Los analistas financieros de JP Morgan acaban de publicar un informe sobre la banca española cuyo resumen aparece publicado por el Financial Times: "No puede descartarse ningún escenario sobre el futuro de los bancos españoles, por muy impensable que hubiese sido hace seis meses, antes de la crisis griega".

Lo impensable algunos lo llevamos temiendo desde hace años. Simplemente las cifras estaban ahí, para quien quisiera enterarse: el 60% de todos los créditos del sistema bancario español están vinculados directamente con el mercado inmobiliario, un mercado que vivió una burbuja de aproximadamente el 50% en sus precios. Si alguien pensaba que el especulador sistema bancario estadounidense iba a sucumbir ante una gripe de su ladrillo y el sólido sistema español iba a ser capaz de sobrevivir ante un cuadro clínico terminal del suyo, entonces es que le faltaba algo de perspectiva.

Desde luego, el proceso que describe el informe de JP Morgan no tiene nada de novedoso y se lo conoce desde antes aun de la Gran Depresión. Algunos economistas, como Irving Fisher, incluso convirtieron la trampa deflacionista como la base de su explicación del ciclo económico: sobreapalancamiento a corto plazo de los bancos, inflación de los activos que sirven como colateral a la banca, necesidad de refinanciación de las deudas a tipos de interés crecientes, liquidación de los activos a precios de descuento, pérdidas extraordinarias, quiebra de bancos y nueva liquidación de activos, aparición de mayores pérdidas, pánico entre los depositantes, otra ronda de liquidaciones y desaparición de la banca y de los ahorros de las clases medias que, en realidad, no estaban en ninguna caja fuerte sino inmovilizados en unas viviendas carísimas. Es lo que tiene ese perverso proceso que alientan y sustentan los bancos centrales de descalzar los plazos del activo y del pasivo, de endeudarse a corto plazo y prestar a largo: las entidades españolas han de refinanciar este año la friolera de 64.000 millones de euros en papel comercial y cédulas hipotecarias, las cuales, no lo olvidemos, se emitieron con unos vencimientos de 10 años para sufragar hipotecas de 30 ó 40; y eso por no hablar de la eventual espiral de fuga de depósitos (otras deudas a corto plazo) que anticipan los analistas de JP Morgan.

No serán pocos quienes crean que este es un problema con una sencilla solución: bastaría, sostienen los inflacionistas, con que el Banco Central Europeo se ponga a prestar seriamente a la banca española para solventar su falta de liquidez; punto pelota. Pero me temo que no es tan sencillo: una cosa es proporcionar liquidez contra buen colateral (tal y como sabiamente recomendaba Walter Bagehot) y otra, muy distinta, es extender crédito contra cualquier basura que se presente a descuento. Quienes acusan al BCE de no expandir el crédito como ha hecho la Reserva Federal de EEUU olvidan un dato importante: durante el último mes a los bancos españoles se les ha cerrado el grifo del interbancario y ha sido el BCE quien los ha mantenido a flote con unos préstamos históricamente elevados.

¿Puede esta situación mantenerse en el tiempo, en torno a una década? Pues no. La diferencia entre la banca española y estadounidense no es que la Reserva Federal actuara a finales de 2008 exactamente igual que el BCE, sino que el gobierno de EEUU la recapitalizó con varios cientos de miles de millones –poniendo fin a los temores de insolvencia de sus grandes bancos– y en España el FROB sigue en un cajón.

No es que sea favorable a rescatar a los bancos a la Bush, pero es evidente que algo se tiene que hacer a menos que queramos declarar la quiebra voluntaria (mi propuesta pueden encontrarla aquí).

Y mientras el sector privado español tenía estos muy serios problemas para refinanciarse en los mercados de crédito, ¿qué se le ha ocurrido hacer al visionario Gobierno de España? Seguir la copla keynesiana de que endeudándose y tirando de demanda las cosas se iban a arreglar sin ningún ajuste en los precios y en la estructura productiva. Muchos inflacionistas se centraron en criticar la escasa laxitud monetaria del BCE durante 2009 y se despreocuparon de los agujeros presupuestarios de Zapatero, pues ahí tienen el resultado. Reza JP Morgan: "Es evidente que las capacidades y los costes para financiarse del Estado y de los bancos se han unido de manera indistinguible".

No será porque no se lo advertimos.
Juan Ramón Rallo es jefe de opinión de Libertad Digital, director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana, profesor de economía en la Universidad Rey Juan Carlos y autor de la bitácora Todo un Hombre de Estado. Ha escrito, junto con Carlos Rodríguez Braun, el libro Una crisis y cinco errores donde trata de analizar paso a paso las causas y las consecuencias de la crisis subprime.

Eurocrisis
La izquierda se descompone
GEES Libertad Digital 17 Junio 2010

El cadáver del socialismo ya huele, pero nos quieren convencer de su lozanía.
Hay 27 gobiernos en la UE, 7 socialdemócratas. Entre ellos, lo mejor de la clase: los abocados a reformas liberales en Grecia, Portugal y España. La debacle es llamativa en términos de poder. Lo es más en términos ideológicos. Ahí es donde nos quieren dar gato por liebre.

Por ello es esencial tener claro lo que lleva dos años pasando en Occidente.
Bajo el doble apotegma obamita y del gobernador del banco central americano de "hay que hacer algo, y hay que hacer algo ahora" –al que se añadía: "no hay ateos en las trincheras ni ideólogos en las crisis financieras"– se nos aseguró que había que evitar que quebraran un par de bancos de negocios americanos y que para que la medida no pasara factura por el mal ejemplo –llamado "riesgo moral" en Estados Unidos– todos teníamos que hacer lo mismo. El resultado fue comprar riesgo privado con riesgo público. De ahí la desmesura de la deuda pública.

Esto significaba la pulverización del estado de derecho. Obviamente la regulación vigente –pues a pesar de la abrumadora demagogia, regulación había, y mucha– no permitía impedir las quiebras, pero se hicieron leyes especiales (=privilegios) porque era el momento del Estado. Pero una vez saltada la barrera ya no había limitaciones. Así, recién entrado en vigor el Tratado de Lisboa la situación obligó a vulnerar la prohibición de los rescates, el 2 de mayo, con Grecia; y a usar la cláusula de fuerza mayor (prevista para catástrofes naturales) para aprobar el cúmulo de avales que sosegaran a las bolsas el 9 de mayo, día de Schuman, día de Europa.

Occidente se había cargado de un plumazo dos de los baluartes de su civilización: la ciencia económica y la seguridad jurídica. Pero llegaron las justificaciones que se resumían en una: había que ser keynesianos. Que eso no tuviera nada que ver con hacer obra pública en tiempo de parálisis de inversiones por causas graves era irrelevante. Se iba a violar todo lo violable y lo llamaríamos keynesianismo. Volvía la economía del plan; del plan de "estímulo", se decía. Era la senda marcada por la propaganda.

Como era evidente, el exceso de gasto público y el ahorcamiento de lo privado provocaron una situación insostenible. Ahora hay que volver al Pacto de Estabilidad en Europa y a la sensatez liberal –el santo temor del déficit– en todos lados. Porque la realidad se puede desconocer, pero se venga.

Sobre esta crisis coyuntural se sobrepone en Europa la de fondo. La de los estados de bienestar. Su inviabilidad –sustancialmente de pensiones y sanidad– está fundada en una demografía declinante y en la destrucción del incentivo de las políticas socialdemócratas que todo lo atribuyen al poder público.

De modo que se prepara la reforma a fondo, o la quiebra, del estado del bienestar, en lo que puede calificarse sin exagerar como la Segunda Caída del Muro. El primero en caer fue el socialismo real, ahora, le toca a la socialdemocracia.

Lo más peculiar es que este viernes, un socialista, francés para más inri, a la cabeza del FMI –institución capitalista– viene a comprobar el desmantelamiento los dogmas de la izquierda en la España zapateril. Si no lo constata, no es imposible que se produzca una mutación constitucional y que, mediante la compulsión sobre las personas, se convoquen elecciones en España, no por el presidente del Gobierno, como mandan los cánones, sino por los representantes de los inversores internacionales que ponen uno de cada dos euros con los que vamos tirando desde principios de 2010.

Los "malditos especuladores" están a punto de salvarnos de la heterodoxia económica, también llamada socialismo, mientras el mundo se desembaraza poco a poco de tan incómodo parásito de los creadores de riqueza. Salvo que, una vez más, por el infinito poder de su propaganda nos convenzan de que el socialismo es, en realidad, lo contrario de lo que consigue, y se perpetúe en el poder hasta que vuelva a hundirnos en la ruina y la ausencia de libertad.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Contra la locura, moción de censura.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 17 Junio 2010

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el Sr. Zapatero en su actitud de prepotencia y actuar como el perro del hortelano? Esta mañana en el Congreso ha sido otro acto de sectarismo y demagogia al responder con acusaciones al anterior Gobierno del PP del Sr. Aznar de todos los males que sufre España. Un acto de cinismo en el que olvida el Sr. Zapatero que durante su primera legislatura disfrutó de tiempo más que suficiente para corregir esos supuestos errores, limitándose por el contrario a dilapidar la herencia recibida, negar la crisis y dejarnos en la actual situación de quiebra.

Hay que tener mucho aguante político para no haber puesto al Sr. Zapatero en su lugar. Si algo hay que reprocharle al PP y al Sr. Rajoy es el permitir que esta situación se prolongue y además, seguir ofreciéndose a ayudar a quien ha demostrado mentir con descaro e incumplir sistemáticamente con sus promesas o sus acuerdos. La hipocresía añadida de culpar al otro de no aceptar el "trágala" que ofrece y la desfachatez de sus actitudes de estudiada sorpresa y enfado. Un Presidente que solo gobierna con la mirada puesta en su electorado y con el sectarismo propio de un fanático ideólogo.

Hasta él mismo ha reconocido de un modo farisaico que él y su Gobierno son los que menos han hecho por la credibilidad de España. Yo añadiría que él y su Gobierno son los que más han ayudado al desprestigio de España, a su visión como país no alineado y defensor de normalizar las relaciones con los regímenes dictatoriales y criminales de Cuba, Venezuela y el actual gobierno terrorista de Palestina. Un Gobierno que ha querido imponer su concepto ideológico sobre la posición natural de España en Europa, y que la ha querido hacer líder de la utopía de la Alianza de civilizaciones.

Pero es que el SR. Zapatero es de los que están dispuestos a morir matando y hundir el barco si es preciso con tal de que otros no tomen el mando. Su empecinamiento en querer alargar esta legislatura usando de todos los trucos, propaganda mediática, control de los medios y subvenciones mercenarias, para dilatar la toma de decisiones efectivas y enmarañar el juego y embarrar el terreno, con el objetivo de llegar al final y mantener intactas sus posibilidades de reelección. Si España se hunde, es algo secundario.

Los ciudadanos han demostrado hasta ahora una actitud pasiva y de absoluta resignación impropia del carácter español, al menos el que se le suponía. Quizás es que muchos hemos puesto demasiadas esperanzas en la respuesta de los ciudadanos ante la injusticia y el despotismo caciquil de los gobernantes. Quizás es que muchos hemos esperado una reacción en defensa de los valores y derechos que contiene la Constitución de España. O quizás simplemente es que muchos hemos pecado de ilusos al pensar que España era algo más que el fervor que despierta su selección de futbol.

Creo que el PP no debe aceptar que el Sr. Zapatero logre su objetivo y hunda a España de modo irreparable y con ella a todos los españoles. España necesita un cambio urgente y el PP tiene el deber inexcusable de ofrecerse como alternativa. Pero si su equivocada estrategia le lleva a permanecer pasivo, entonces tendrá merecido el desprecio de sus votantes y el ser relegado a un mero papel de comparsa y bufón.

La próxima sesión de control al Gobierno debe ser el principio del fin del Sr. Zapatero y el último acto de este drama, con la petición oficial de una moción de censura y la convocatoria de elecciones generales. No importa el resultado, lo que importa es no ser cómplices del desastre y transmitir a los ciudadanos la imagen de que se intenta poner fin a esta etapa y que existe una alternativa real para sacar a España del pozo.

ZP intenta poner sordina a las trompetas del apocalipsis.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 17 Junio 2010

Zapatero, de la Vega, Blanco et al, llevan tiempo intentando poner sordina a las trompetas del apocalipsis que anuncian la debacle. Sus vanos intentos de ocultar la realidad no solo están resultando fallidos sino que están incrementando la estridencia de las tales trompetas, de modo que a día de hoy es atronadora.

Ya se habla abiertamente del plan de rescate a España por cientos de miles de millones de euros, pero para ZP la fortaleza de la economía española está fuera de toda duda y de toda deuda. En estos momentos están inflando con 250.000 millones de euros el salvavidas que le van a tirar a España para que no se hunda, pero eso a ZP no le afecta porque la culpa de lo que pasa no es suya, es del Aznar y de la cosa aviesa internacional.

Estos ineptos dilapidadores derrochones del gobierno encabezado por ZP se agarran dando boqueadas al argumento mágico que usan como sordina. ZP y sus mesnaderos han llevado a España al desastre, pero nadie puede criticarles porque hablar mal de la gestión de ZP es hablar mal de España, y eso torpedea nuestra fortaleza, la recuperación y salida de la crisis. ZP es España, quien se meta con ZP se mete con España y vale ya.

No obstante, y según El País, liándose en un jardín dialéctico en el Congreso, el mismísimo ZP ha reconocido que es un manta dado a la holgazanería indolente y perezosa porque “seguramente el que menos ha hecho, fíjese, le puedo decir que es este Gobierno, estoy dispuesto a admitirlo”. Le faltó asumir su responsabilidad por su indolencia y presentar la dimisión, en lugar de eso se dedicó al único trabajo que él y su gobierno están haciendo para evitar el apocalipsis y que consiste en marcar como antipatriotas a quienes le critican y en ponerle sordina a las trompetas del ídem.

Las tetas y las carretas
¿Qué tienen en común Turquía e Irán? En teoría, que la inmensa mayoría son musulmanes. Poco más
alfonso rojo ABC 17 Junio 2010

Dice el refrán que tiran más dos tetas que dos carretas. ¿Qué tienen en común Turquía e Irán? En teoría, que la inmensa mayoría de los habitantes de ambos países rezan mirando a La Meca.

Poco más, porque Turquía es miembro de la OTAN y tiene una Constitución secular, que hasta prohíbe el velo en la Universidad, mientras Irán es una república religiosa, donde ahorcan a los homosexuales, lapidan a las adúlteras, mandan fanáticos ayatolás y la ley se inspira en el Corán.

Sin embargo, turcos e iraníes están a partir un piñón, porque la religión hace extraños compañeros de cama. Hay quien atribuye el giro al este de los turcos, a la reticencia de Francia, Alemania, Holanda y otros países occidentales a hacerles un hueco en la Unión Europea, pero cada día estoy más convencido de que las razones son otras y que los turcos van por donde les marca el instinto.

A la hora de la verdad y a pesar de tener territorios e Historia a ambos lados del Bósforo, Turquía tiende a alinearse con quienes sienten, creen y rezan como ella. Es cierto que jugó un papel crucial a favor de EE.UU. durante la Guerra Fría y que ha sido durante varios años el único aliado de Israel en la zona, pero el turbio affaire de la «flotilla humanitaria» despachada hacia Gaza y la comprensión con que las autoridades de Ankara analizan los planes nucleares iraníes, obligan a valorar el asunto en otros términos.

Hay quien sostiene que Turquía es el puente entre Oriente y Occidente y que la Unión Europea debe abrirle las puertas de par en par, porque eso ejercerá una influencia decisiva en la democratización del mundo islámico. A la vista de los acontecimientos más recientes y teniendo en cuenta que Turquía tiene más de 70 millones de habitantes, soy de los que piensan que sería un trágico error.

«Con esta decisión tratan de dar una salida política a ETA»
Carmen S. Macías La Razón 17 Junio 2010

MADRID- Se sienten «desengañados», mastican la rabia y el dolor, a veces dudan de la Justicia y reclaman que «sea justa». Las víctimas del terrorismo «vuelven a ser heridas» cada vez que un terrorista sale a la calle», asegura el vicepresidente de la AVT, José Marco, tras la decisión de la Audiencia Nacional de ratificar la libertad de Díez Usabiaga. Como asociación «respetamos las decisiones de los tribunales», pero «desde el punto de vista ético y moral es una indignidad». «Siempre que se acercan unas elecciones tememos que ellos se cuelen en las listas», asegura. Ana Velasco, hija del comandante Jesús Velasco, asesinado por ETA en 1980, cree que la Justicia no es neutral: «Está manipulada por intereses políticos. Tratan de dar una salida política a ETA y ven a Usabiaga como interlocutor». De la misma opinión es Conchita Martín, viuda del teniente coronel Blanco, quien lamenta que los jueces no vean «nuestras lágrimas, las malas notas de nuestros hijos, la soledad...» y «se atienda a este tipo de argucias»

La Ley del Cine que impone el catalán, a un paso de ser aprobada
El Consejo de Garantías Estatutarias da luz verde a esta norma
 www.lavozlibre.com 17 Junio 2010

Barcelona.- El Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña dio el visto bueno al proyecto de Ley de Cine de Cataluña aunque calificó de "ambiguo" el punto que afecta a los exhibidores.

El Consejo, pese a avalar de forma general el texto, recomienda en el punto que obliga como mínimo a que el 50% de las películas que se distribuyan estén dobladas o subtituladas al catalán. Dado que el proyecto de ley establece que los exhibidores deben garantizar el equilibrio lingüístico atendiendo a la población, territorio y presencia en pantalla, el Consejo considera conveniente reducir la ambigüedad de estos criterios generales.

Desde este momento, los grupos parlamentarios pueden presentar las enmiendas correspondientes a las recomendaciones que plantea el dictamen, pero no al resto del contenido.

La ley será aprobada en el Parlamento autonómico previsiblemente a finales del mes de junio o principios de julio y la norma entrará en vigor en diciembre.

De este modo se podría aprobar una medida que puede llegar a costar diez millones de euros anuales. Esta controvertida medida ha sido el motivo de numerosas críticas por parte del gremio de empresarios que ya han asegurado en numerosas ocasiones que esta norma provocará el cierre de salas y que muchos de los empleados del sector acaben en el paro.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Somos una nación (2)
Jesús Royo Arpón  www.lavozlibre.com 17 Junio 2010

Decíamos en el anterior artículo que la cuestión de la nación es la típica cuestión absurda, porque se basa en los dos significados diferentes de una misma palabra: en primer lugar, nación equivalente a Estado, según la tradición francesa, y el otro, nación equivalente a comunidad étnica, según la tradición alemana. Si Cataluña es una 'nación sin estado', resulta que es una nación (étnica) que no es Nación (política). Y proponíamos, para ahorrarnos conflictos gratuitos, aplicar 'patria' a la nación étnica, independientemente de que sea o no nación política o aspire a serlo en el futuro.

Mi empeño, claro está, no tiene la más mínima posibilidad de tener éxito. Primero, porque los significados de las palabras provienen de la historia, y raramente se fijan de antemano: hay que aceptar que la ambigüedad es lo más normal en las lenguas, y basta. Y segundo, porque al nacionalismo le va de perlas esa ambigüedad, ese decir y no decir, el amago constante y la indefinición. La bruma es parte esencial del bucle melancólico. El Estatut que ahora está en el TC juega con esa ambigüedad: Cataluña es nación (étnica), ¿quién lo duda? Y por lo tanto, es Nación (política), sujeto de soberanía, origen de ciudadanía. Y por eso, cuando le dé la gana será Nación-Estado. Contra este juego turbio, hará bien el TC en descubrir el pastel y precisar, aclarar, desambiguar. Ésa es, en buena parte, la razón del cabreo y la bronca nacionalista de estos meses.

Martín Villa ya intentó fijar, por ley, el uso de las palabras nación y nacional, y reservarlas al conjunto de España. La verdad es que nos hubiera ahorrado muchos problemas. Pero 'nanay': ¿quién les quita a los nacionalistas su juguete preferido, la ambigüedad, esa niebla romántica y evocadora? Gracias a ella pueden decir: "Yo no soy español", aunque el DNI lo desmienta. O "Catalonia is not Spain", contra lo que dicen los mapas. O "Cataluña es una nación sin Estado" (sin el Estado que les gustaría a los nacionalistas, claro). O "si eres catalán, habla catalán" (otro nacionalista, Franco, se les adelantó y les pisó el invento: "Si eres español, habla en español"). O incluso que muchos catalanes castellanohablantes no se sientan incluidos en el apelativo 'catalán' (y de paso, dejen de ejercer su derecho ciudadano al voto en las autonómicas: los nacionalistas, encantados).

La Constitución intentó arreglarlo con la palabra 'nacionalidad'. La Nación, España, se compone de 'nacionalidades y regiones'. ¿Por qué no dijeron regiones, sin más? ¿Hay alguna jerarquía entre ellas? La única diferencia es que unas -las nacionalidades- tenían vía directa a la autonomía, mientras otras -las regiones- iban por la vía lenta. Pero la estación final era la misma para todas, que es donde estamos ahora. Roca Junyent va diciendo ahora que lo de 'nacionalidad' fue un expediente para no soliviantar a los poderes fácticos de entonces, pero que donde pone 'nacionalidad' hay que leer 'nación'. Entonces, digo yo, ¿por qué se habla de la nación española como sujeto de la propia Constitución? ¿Cómo iba la Constitución a consagrar un equívoco tan elemental y tan peligroso?

Lo dicho: es una cuestión de nombres. Hay dos conceptos, y varios nombres para designarlos. Por un lado, región-nacionalidad-patria-nación y, por el otro, estado-patria-nación. Además de país, pueblo y demás. Bastaría con ponernos de acuerdo con los términos equívocos, hacerlos unívocos. O mediante adjetivos: nación étnica o virtual, nación política o real. En fin, creo que el acuerdo en esto es fácil, pero sospecho que a lo mejor no interesa. Pues bueno...

Lenguas
ÍÑIGO BULLAIN
PROFESOR DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y EUROPEO DE LA UPV-EHU El Correo 17 Junio 2010

Poder contar con más de un lengua para entender al otro es una suerte. Poder relatar en más de una lengua puede ser un placer. Tener más de un registro idiomático es mejor que disponer de uno solo. Estas generalidades vienen a cuenta de un artículo del siempre brillante J. M. Ruiz Soroa (EL CORREO, 2-6-10) en el que venía a criticar algunas afirmaciones de Ramón Jáuregui sobre el euskara. No es mi intención ni defender a uno ni atacar a otro, sino más bien acompañar la reflexión al hilo de algunas cuestiones que me parecen relevantes.

Así, a mi juicio debería distinguirse con claridad entre lo que es la gestión de un proyecto de sociedad bilingüe y la filosofía que sostiene dicho proyecto. A mi entender constituye un gran privilegio contar, además de con un idioma tan grande como el castellano -idioma materno de la mayoría de la población vasca- con un idioma tan original como el euskara. De igual manera, si la referencia fuera el otro lado de la muga pirenáica podríamos también afirmar algo semejante en relación a la combinación francés y basque. Precisamente uno de los referentes más relevantes de la futura sociedad vasca es un proyecto de sociedad plurilingüe. Es en ese marco plural donde el euskara debiera y puede llegar a convertirse en un elemento de integración de la población, una de sus señas de identidad más poderosas al servicio de la comunicación y de la convivencia; como ya lo son el castellano y el francés y también el inglés como lingua franca internacional. Estas lenguas romances en sus respectivas variantes dialectales -riojano-navarro y gascón- son también desarrollos autóctonos de Vasconia, surgidos respectivamente en los márgenes del Ebro y del Garona por el contacto con la romanización; por consiguiente, idiomas que pueden también ser considerados propios y originarios del Pueblo Vasco. Es decir, puede afirmarse que, además de euskara, castellano y francés, son también lenguas propias de Euskal Herria, tanto de hecho como por origen.

Como demuestra la inmensa mayoría de los padres y madres vasc@s con independencia de su adscripción ideológica o partidista, el euskara es un patrimonio que se valora y se interpreta como un recurso de futuro cuya transmisión y aprendizaje se quiere para las nuevas generaciones. Cuestión distinta es si las políticas lingüísticas han sido acertadas o erróneas, si el profesorado conoce suficientemente bien la lengua como para poder transmitirla, o si los alumnos llegan realmente a aprenderla o, por el contrario, terminan la escolarización sin dominarla.

Hay en el fondo una cuestión, a mi juicio, decisiva que tiene que ver con aspectos estrictamente lingüísticos relativos tanto al modelo terminológico como a la sintaxis, forma verbal e incluso molde ortográfico que, en lugar de haber favorecido el desarrollo del euskara y su uso, lo estan perjudicando. Quizás si recurrimos al ejemplo que plantea el inglés nos resultará más facil entenderlo. Así, puede observarse que en el éxito del inglés como lengua no sólo han influido factores económicos o políticos. También ha resultado decisivo que su gramática y forma verbal resulten bastante más sencillas que las de otras lenguas latinas, como el castellano o el francés, o las de otras de origen germánico como el alemán. Terminológicamente, el inglés ha sabido precisamente construirse recurriendo a ambas raíces. De un lado, una terminología 'étnica' proveniente del sajón que ha dado cabida al vocabulario de origen germano. De otro lado, la raíz normanda (francés) que dio entrada a la terminología procedente del latín. Los angloparlantes saben que en inglés se juega con dos barajas; una para el trato más familiar, en casa y con los amigos, donde la raíz sajona tiene una presencia mayor; y otro registro de carácter más público y formal donde la raíz latina es dominante.

En lugar de inspirarse en este modelo de desarrollo lingüístico, el euskara ha venido siendo configurado al menos desde los dos últimos siglos conforme a un criterio dominante que ha pretendido hacer de la raiz 'étnica' el eje de desarrollo lingüístico. Desde 'Peru Abarka' hasta el presente la voluntad de nacionalización de la lengua ha sido una constante. El aranismo o la escuela del período republicano: Orixe, Lizardi, Lauaxeta, señalan la hegemonía de ese registro, expresión de una voluntad de 'purificación' y 'depuración' de los elementos latinos (castellanos). Semejante opción aunque algo más atemperada ha tenido continuidad hasta hoy.

Si uno compara los registros clásicos de la lengua: Leizarraga o incluso la prosa de Axular y la que se registra hasta el siglo XIX, advertirá que el registro hoy día dominante es bien otro. En lugar de tratar de combinar, a la manera anglosajona, ambas raíces a fin de enriquecer la lengua, aquí se sigue insistiendo en eliminar los registros latinos, comunes al tesaurus occidental compartido por el resto de lenguas de nuestro entorno, en favor de la invención de neologismos que dificultan la comprensión. La pretensión de sólo hacer uso del registro agro-pecuario, el étnicamente 'más vasco', o del molde altubiano de sintaxis como si éste fuera el más puro y jatorra, ha servido y está sirviendo para dificultar el entendimiento y subsiguientemente la transmisión, el aprendizaje y el uso. No todo el asunto puede reducirse a cuestiones sociolingüísticas. Hay también unos problemas lingüísticos que no han sido despejados o lo han sido conforme a criterios, en mi opinión, erróneos. La responsabilidad de algunas instituciones es mayúscula, como lo es la de un buen número de agentes lingüísticos (profesores, escritores...) que parecen preferir ignorar estos problemas como si no existieran, cultivando un idioma simple y dificil (zaila eta sinplea) en lugar de desarrollar uno fácil y rico (erraza eta aberatza).

Densidad del vacío
Nota del Editor 17 Junio 2010

Que un profesor una asignatura tan inútil como el derecho constitucional (sólo hay que leer la sentencia del TC que tumba el derecho humano y constitucional de los niños españoles a ser educados en su lengua materna española,  ver el esperpento del TC con el pretendido estatuto catalán o sufrir el reglamento del TC utilizado para quitarse asuntos de encima, para demostrarlo), se dedique escribir estas cosas, constituye una muestra clara del nivel intelectual que tienen algunas universidades en lo que queda de España.

Díez Usabiaga, suma y sigue
Regina Otaola Libertad Digital 17 Junio 2010

Según el Gobierno socialista, el dirigente de LAB “va en la buena dirección”. ¿Qué significa esto? A ciencia cierta no lo sabemos porque ha quedado demostrado que en este como en otros asuntos el Gobierno cambia de dirección según sople el viento, es decir, según le convenga. Al parecer y a día de hoy, 17 de junio, “la buena dirección” significa que Díez Usabiaga y algunos más están haciendo “lo indecible” para que una parte de ETA-Batasuna, tampoco sabemos cuál es su relevancia, se desmarque del “brazo armado” porque al parecer el Gobierno apunta en esta dirección: “o votos o bombas”. Es decir, que el Gobierno con Rodríguez Zapatero y Pérez Rubalcaba esperan o aspiran a que una parte de ETA se desvincule de la organización y entonces ésta, al parecer ante su soledad, reconozca su fracaso y decida entregar las armas “sin precio político”, sin contrapartidas de ningún tipo.

Lógicamente, el Gobierno no puede esperar que confiemos en su rectitud después de haber asistido al desarrollo del anterior “proceso de paz”, donde los socialistas pactaron tanto el acceso de ETA-Batasuna a los ayuntamientos vascos como un posible cambio de escenario en Navarra y en sus relaciones institucionales y jurídicas con la CAV. Lo sabemos, aunque el Gobierno se haya resistido y se resista a entregar las actas de la negociación, como se resiste a investigar el “caso Faisán” porque delata mejor que cualquier otro aspecto de la negociación la actitud torticera, irresponsable y nociva del Gobierno socialista.

Ahora la Audiencia Nacional, a la que Margarita Robles ha decidido poner en la picota, permite que el de “la buena dirección” siga en libertad para hacer lo que tiene que hacer o lo que socialistas como Eguiguren pretenden que va a hacer, que es de todo menos cuidar a su madre que estará muy grave, pero le basta con una hora al día de cuidados de su hijo a la pobre señora. Nuevamente pretenden que nos traguemos el sapo de la “izquierda abertzale” como algo distinto al “entorno de ETA”, cuando una y otra expresión vienen a definir aun con eufemismos a todos aquellos que, sin ser pistoleros, también forman parte de la organización criminal. ¿O acaso cuando hablamos de la mafia pensamos sólo en los asesinos y no en el resto de sus colaboradores?

En definitiva, y como procuró demostrar Garzón en su día, ETA es la matriz de la que dependen todas las demás ramas “políticas” de la organización, y nunca fue al revés: de Jarrai a HB, de LAB a las asociaciones de abogados proetarras, de Gestoras Proamnistía a Udalbiltza… todo forma parte del mismo entramado de ETA, y el Gobierno socialista o el PNV lo saben, como lo sabemos todos los vascos incluidos los votantes de EH, ANV o cualquiera otra de sus marcas. Por eso nació la Ley de Partidos: para proscribir también a los etarras sin pistola.

A fecha de hoy, después de 6 años de Rodríguez Zapatero y su “pacifismo”, el que realmente necesita cuidados intensivos es el Estado de Derecho.

idioma
Educación suprime en infantil las aulas de inmersión en gallego

Durante este curso ya se habían retirado las ayudas económicas, pero se permitía mantener esta oferta
Elisa Álvarez. santiago/la voz. 17 Junio 2010

Se acabaron las aulas para potenciar la enseñanza en lengua gallega en el segundo ciclo de educación infantil en contextos castellanohablantes. Esta iniciativa fue puesta en marcha por el Gobierno bipartito en el curso 2006-2007 y consistía en, contando con la aprobación de los padres, impartir en entornos de lengua castellana -básicamente ciudades- las clases en gallego durante la etapa de infantil. Se trata de un proyecto para el que es necesario que haya más de un aula por curso, para que los progenitores que no quieran este modelo puedan enviar a sus hijos a la otra clase.

El curso pasado eran unos 44 colegios los que habían participado en esta convocatoria, que se redujeron a una treintena en este. Educación concedía en la etapa del bipartito ayudas a los centros participantes, que oscilaban entre los 1.500 y los 2.500 euros. La actual consellería permitió que en el curso en vigor se mantuviese el sistema, pero suprimió las ayudas, y ahora ha remitido una circular a los colegios que aún participan recordando que ya no podrán ofertar este modelo de enseñanza.

La circular de la Administración educativa explica que tras la aprobación del Decreto 79/2010 para el plurilingüismo en la enseñanza, es necesario revisar esta convocatoria. Los menores que hayan iniciado su escolarización formando parte de este proyecto podrán continuarlo hasta acabar la etapa de infantil, «pero non se poderá ofertar estas aulas ao alumnado de nova incorporación (alumnado de tres anos)».

Los centros participantes no comparten que este sistema vulnere el nuevo decreto del gallego, entre otros motivos porque la norma del PP busca la participación de los padres y en estas aulas de inmersión hay un consenso entre centro y progenitores. El colegio Cruceiro de Canido de Ferrol es uno de los que forman parte de esta iniciativa y su directora asegura que no habría ningún incumplimiento aún manteniendo la convocatoria, ya que «os que queren escolarizar aos nenos en galego soen ser galegofalantes», explica.

De hecho, tras la reunión mantenida con los padres para abordar el tema de la lengua en infantil, el centro decidió que en una de las aulas de tres años el idioma predominante sea el gallego y en la otra el castellano.

El sindicato educativo STEG, que denunció la supresión de este tipo de aulas, lamenta que las únicas novedades legislativas del Gobierno gallego en materia de enseñanza «non sexan para preocuparse da calidade do ensino, senón só de eliminar todas as medidas existentes de protección da lingua». La organización sindical considera que muchas familias en entornos castellanohablantes elegían este programa porque permitía preparar a niños que a partir de los seis años deberán conocer las dos lenguas para empezar la enseñanza obligatoria.

Encuesta a los padres
Galicia Bilingüe, por su parte, ha criticado que la encuesta a los padres para elegir la lengua a utilizar en las aulas de infantil se haga solo entre el alumnado de tres años y no en toda la etapa, ya que, según la asociación, esto permitirá que niños castellanohablantes sigan recibiendo su primera enseñanza en gallego y viceversa.

Interior
PSOE y PP se dan una tregua y pactan la nueva Ley de Víctimas del Terrorismo
Carmen Morodo La Razón 17 Junio 2010

MADRID- No todos los puentes entre los dos principales partidos están rotos, o al menos eso parece. El próximo día 27 se celebrará el Día de las Víctimas del Terrorismo y el Gobierno quiere llegar a esa fecha apuntándose un tanto con la vieja promesa de José Luis Rodríguez Zapatero de articular una nueva Ley de Víctimas del Terrorismo. Si lo consigue, le ayudará a poner algo de sordina al rumor de que está preparando el aterrizaje de la «izquierda abertzale» en las instituciones. Y además, de ser cierto que trabaja en esa dirección, el tiempo lo dirá, tener a las víctimas de su lado le facilitaría mucho las cosas.

El proyecto lleva años dando vueltas, desde la pasada Legislatura en la que no fue posible el consenso por el enconado enfrentamiento entre socialistas y populares por culpa del fallido «proceso» de negociación con ETA. Esa negociación llevó también a las víctimas a romper radicalmente con el Gobierno.
Pero el Ministerio del Interior ha recuperado los trabajos en la sombra y las conversaciones con el PP han concluido en un principio de acuerdo sobre un documento que presentarán a las asociaciones de víctimas el próximo martes. Las dos partes aclaran que es un texto abierto a recibir aportaciones de los colectivos afectados.

Las negociaciones las han tutelado el portavoz del PSOE en la comisión de Interior, Antonio Hernando, y el diputado vasco y miembro del Comité de Dirección del Grupo Popular, Alfonso Alonso. A este último le ha caído como del cielo la responsabilidad de llevar este asunto a última hora y por su condición de hombre de confianza de la dirección parlamentaria y de Federico Trillo.

El borrador preparado no afecta al Código Penal. Actualiza y sistematiza la legislación de Aznar y da carácter legislativo al reconocimiento de las víctimas como referencia ética en la defensa de la libertad y de la democracia. El texto incluye la reivindicación de valores como la justicia, la dignidad, la equidad o la memoria; alude a la retirada de símbolos y a las medidas de alejamiento de los terroristas de las víctimas; hace un reconocimiento expreso a los amenazados; incluye una nueva tabla de indemnizaciones...

La clave ahora es saber si las víctimas se dan por satisfechas y consideran que han sido atendidas sus principales peticiones.

El recorte a los partidos, a una subcomisión
- El PP ya ha recibido respuesta de PSOE, CiU y PNV a su propuesta de recortar los gastos electorales y las subvenciones a los partidos. Ana Mato ha hablado con José Blanco, con Josep Antoni Duran Lleida y con Josu Erkoreka, y la solución que le han ofrecido es desviar esa iniciativa a la subcomisión que estudia la reforma de la Ley Electoral, lo que puede hacer que acabe durmiendo el sueño de los justos. Buenas palabras, pero sin urgencias. Si no hay acuerdo, los populares usarán la vía de la proposición de ley.

La Xunta prevé abrir el próximo curso centros con un tercio de clases en inglés
Los colegios que se adscriban serán gratificados con un aumento en su presupuesto. Los docentes, que deben acreditar su capacitación lingüística, obtendrán ventajas formativas
PAULA PÉREZ | SANTIAGO La Opinión 17 Junio 2010

La Consellería de Educación se plantea implantar a partir del próximo curso centros plurilingües donde los alumnos reciban hasta un tercio de las clases en una lengua extranjera. El departamento que dirige Jesús Vázquez ofrecerá a los colegios gallegos de Primaria y Secundaria acogerse a esta modalidad. Para sumarse a esta iniciativa, sin embargo, los centros necesitarán acreditar que cuentan con profesorado competente para impartir materias en un idioma extranjero y, a cambio, la Administración los compensará con fondos para sus gastos de funcionamiento.

De esta manera Educación da un paso adelante para alcanzar la meta comprometida por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de introducir una tercera lengua en la enseñanza gallega. Esta aspiración aparecía recogida en el primer borrador de decreto del plurilingüismo que preveía impartir un tercio de las clases en inglés en todos los centros de enseñanza gallegos. Sin embargo, docentes y sindicatos protestaron y esta medida quedó aparcada ante la falta de profesorado con formación suficiente para impartir clases en un idioma extranjero.

La fórmula por la que opta ahora Educación es que los colegios gallegos se apunten voluntariamente y se conviertan en centros plurilingües a cambio de un incremento de sus presupuestos. Según el calendario del Ejecutivo gallego, esta experiencia empezará en septiembre y está dirigida al alumnado de primero de Educación Primaria y de primero de Educación Secundaria para que progresivamente se extienda al resto de los cursos.

Así lo recoge el borrador de la orden que regula la convocatoria y que será analizado mañana con los sindicatos. Convertirse en un centro plurilingüe, sin embargo, no será fácil. Los profesores deberán disponer de un certificado de nivel B2 del Marco Europeo Común de Referencia de las Lenguas (Mecrl), que unifica los parámetros sobre capacitación lingüística.

A cambio, los docentes no recibirán más dinero, sino ventajas formativas. Así, tendrán preferencia en la participación de futuras pruebas de acreditación del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas si desean subir de nivel y además recibirán una acreditación equivalente a 50 horas de formación de profesorado.

Auxiliares de conversación
En cada centro plurilingüe habrá un docente coordinador lingüístico y además los profesores contarán con el apoyo de auxiliares de conversación. Los alumnos de centros plurilingües también tendrán prioridad en los programas específicos para acceder a las acreditaciones de la Mcerl. Según el borrador de la orden, los colegios tendrán de plazo hasta el 15 de julio para inscribirse como centros plurilingües.

Desde la CIG ya se han manifestado en contra de la creación de estos centros y piden su retirada. Este sindicato recuerda que el Consello Consultivo había advertido que impartir un tercio de las clases en inglés era "desproporcionado" y censuran que lo único que se busca es reducir la presencia del gallego en las aulas.

Galicia Bilingüe acusó ayer a la Xunta de "incumplir" su propio decreto del plurilingüismo en la enseñanza por "limitar la preceptiva pregunta sobre la lengua materna de los escolares" en Infantil a los padres cuyos hijos se matriculan "por primera vez", en lugar de extenderla, según denuncian, "como así recoge el decreto", a los demás cursos de esa etapa educativa.

La consulta en Infantil también disgusta a la plataforma Queremos Galego, aunque por otros motivos. Consideran que es "una trampa", ya que en ningún momento se avisa a los padres de que su respuesta condicionará la educación de sus hijos para toda la etapa de Infantil. Este colectivo lanzará una campaña para reclamar a las familias que contesten "gallego" a la pregunta del decreto aprobado por la Xunta sobre cuál es la lengua materna de sus hijos.

Recortes de Prensa   Página Inicial