AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 8  Julio  2010

 

Como Rufete en Lorca
César VIDAL La Razón 8 Julio 2010

No deja de ser curiosa la manera en que el pueblo recurre al para describir determinadas situaciones. Por ejemplo, para referirnos al orgullo desaforado, hablamos de don Rodrigo en la horca y para la fealdad, de un tal Picio. Para describir, sin embargo, a aquel del que se esperaba que cumpliría con su deber, pero hizo todo lo contrario, hablamos de Cagancho en Almagro o, mucho peor, de Rufete en Lorca. Precisamente como Rufete en Lorca ha quedado nuestro presidente del Gobierno, el inefable ZP, a su paso por la Presidencia de la Unión Europea. Para llegar a esa conclusión, basta con recordar la sesión del Parlamento europeo vivida hace unas horas por ZP. De entrada, una parte considerable de la sala estaba escandalosamente vacía porque sólo ver a ZP provocaba a los ocupantes de los escaños una insoportable mezcla de nausea y repugnancia.

Claro que para lo que le dijeron los que se quedaron más valdría que hubiera estado totalmente vacío. Un alemán que hablaba con un acento capaz de poner los pelos de punta a cualquiera, espetó a ZP que su Presidencia había sido como Torres, es decir, defraudando todas las expectativas. Una británica, dura, rubia y correosa, lo comparó con el dictador africano Mugabe y, de paso, situó a España a la altura de Zimbabue. Un italiano –parece que últimamente se están todos sacando la espina de que ZP presumiera de haber superado a Italia– alabó a España, pero a la de Casillas y Del Bosque «y no la suya, señor Zapatero». Como estaría el patio que el único que no descargó su desprecio sobre ZP fue Durao Barroso que le echó un capote diciendo que le había tocado una época muy difícil. Debió dolerle a ZP este último episodio lo que no está en los escritos porque que te aticen todos no es bueno, pero que sólo te defienda uno de los de la foto de las Azores tuvo que ser un indecible tormento para el defensor de la Alianza de Civilizaciones.

Y es que, al fin y a la postre, no se puede seguir engañando a la gente por tiempo indefinido. ZP –igual que el nacionalismo catalán– ha podido mantener su airosa posición política en España gracias, fundamentalmente, a dos razones: el control de los medios de comunicación y la ignorancia paleta de un sector no pequeño del electorado que lo escucha y se cree lo que dice. En España engañar a gañanes no resulta tan difícil si bien se mira. El problema es cuando abandonas la aldea y quieres convencer a otros más instruidos –e informados– de tus razones. Entonces queda el pelo de la dehesa más de manifiesto que nunca y no sirve de nada hablar del «encuentro planetario» o del «hecho diferencial». Bueno, sí, sirve para indicar que se es más cateto que las bellotas que ya nacen con la boina puesta. Las carcajadas de la UE ante las propuestas de Aído, la desairada sorpresa ante los intentos de Moratinos de ayudar a los Castro o el desprecio ante la soberbia incompetencia de Salgado son sólo algunos de los aspectos de la Presidencia de ZP. No puede extrañar todo lo que vertieron sobre él hace unas horas porque ZP ha quedado ante la UE como Rufete en Lorca… o como María Emilia en el Constitucional.

Smiley albañil
Carlos Rodríguez Braun La Razón 8 Julio 2010

Tras el pasteleo del TC, Smiley proclamó triunfante: “objetivo cumplido”, y llegó a declarar que el proceso autonómico ha concluido: ya no habrá más problemas, ni tensiones, ni reivindicaciones. Los nacionalistas oscilaron entre la incredulidad y la indignación. Después habló Fanfan la Moustache en la inauguración de los cursos de verano de FAES, y denunció que el proyecto de Smiley “es una obra más bien chapucera de albañilería política”. A primera vista parece que tiene razón, pero aquí hay más facetas que las aparentes. Ante todo, el propio Fanfan no puede dar lecciones como si él nunca hubiera cedido ante los nacionalistas, y es incorrecto predicar el regreso a los principios y consensos constitucionales como si fueran bálsamos de Fierabrás incapaces de interpretaciones malsanas, contradictorias y antiliberales, y como si no fuera posible lo que estamos viendo: los socialistas maniobran para ocupar parte del terreno de los nacionalistas, y apuntan a un escenario donde sean capaces de gobernar con nacionalistas en un lugar y contra nacionalistas en otro. Dirá usted: tiene razón Fanfan, la albañilería política de Smiley es chapucera, y él no puede por tanto vanagloriarse de haber cumplido ningún objetivo. Es verdad que se trata de una chapuza indigna, innoble, oner...

Todo por la pasta
Javier Nart www.gaceta.es 8 Julio 2010

Mientras en plena tempestad al navío le azotan vendavales y el mar más encrespado, el capitán entretiene a la tripulación con interesantísimas disquisiciones sobre el qué, el cómo y el cuándo de su existencia, de su esencia.

Y, mientras tanto, el timón abandonado y el barco a la deriva. Ésta es la miserable situación en la que nos encontramos, dirigidos por unos Gobiernos (el central y algunos autonómicos) desarbolados y descentrados que no tienen otro norte que desviar la atención de la ciudadanía con disquisiciones metafísicas, cuando lo que realmente importa es definir un serio plan que encauce en lo que se pueda el presente y nos dirija hacia un futuro que se extienda, al menos, cinco minutos más allá del mandato electoral de cada prócer. Porque España (o el “Estado Español” o la “pre-disgregación de la cosa ibérica”, a gusto del consumidor) merece más atención que la miope estrategia de mantener puestos o conquistarlos.

Si al Gobierno socialista no le hemos soportado más que medidas demagógicas y contradicciones continuas, aún estamos esperando que el Partido Popular, la alternativa, nos explique claramente cuál será su línea de acción. Y por los pagos de la nación-nacionalidad catalana la situación no es precisamente lisonjera. Las agencias internacionales anuncian la bajada del rating ¡¡para la zona más próspera e industrial de España!! que tiene el mayor nivel de endeudamiento (el 26,5% del total) y es la región con menor desarrollo en el último decenio. Pero saldremos el próximo día 10 de julio a la calle para reclamar más competencias… que serán gestionadas por los magníficos incompetentes que nos han llevado a esta situación.

Y mientras las heces de la apestosa cloaca revientan en los casos Pretoria y Palau, afectando al PSC y a CiU, unos y otros convocan manifestaciones (a nuevo somatén) en defensa de una Cataluña agredida por el centralismo opresor. Otra vez la bandera envolviendo la cartera. ¿Más competencias? Más competencia.

Hacia el FELPUDO: Federación de Estados Libres Plurinacionales Unidos Desigual y Ordenadamente
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 8 Julio 2010

Ayer Montilla, ex ministro de Zapatero, le dijo a ZP que se escondía y que era un miedica porque no se atreve a defender aquello en lo que cree, el estado federal. Fue ZP el que dijo cuando se tramitaba en las Cortes el Estatuto de Cataluña que con eso ya quedaban satisfechas todas las aspiraciones soberanistas de Cataluña, y como siempre mintió. Aun no ha salido la sentencia completa que da vía libre al Estatuto Catalán y ya están los nacionalistas catalanes reclamando para pronto el Estado Federal Plurinacional y a la vuelta de cuatro años reclamarán que España se convierta en el FELPUDO (Federación de Estados Libres Plurinacionales Unidos Desigual y Ordenadamente).

Pero ahí no acabará la cosa, una vez que los nacionalistas consigan convertir España en su FELPUDO, sus aspiraciones no estarán todavía satisfechas y se lanzarán a la creación de un nuevo ente, el COCOCACA o Comunidad de Colonias Carpetovetónicas Catalanas.

Y el arma infalible que llevan utilizando desde el principio de los tiempos democráticos la seguirán utilizando, es el famoso “España, si no satisfaces nuestras justas demandas no solo dejaremos de quereros sino que se incrementarán nuestras aspiraciones soberanistas”. Sinceramente no quiero amores así, por mí que digan lo que quieren, que lo planteen sin subterfugios, luego votamos un cambio en la Constitución para que puedan quedar satisfechos convirtiéndose en un estado independiente y cada mochuelo a su olivo.

Lo que yo denomino técnica del nabo (la hortaliza) es mortal de necesidad si uno no se da cuenta a tiempo. Al principio de la era democrática van los nacionalistas y nos dicen, mira esta cosita chiquitita (nos enseñan el extremo distal de un nabo de 10 kilos, solo vemos un trocito, un hilito de dos o tres milímetros), os lo vamos a meter por ese orificio vuestro, pero es una cosita de nada, y si no nos dejáis ya no os queremos. Nos lo meten, al poco nos enseñan un trocito más del nabo, ya con un diámetro de un par de centímetros, y mientras ocultan el resto de la hortaliza repiten que o les dejamos que nos metan esa cosa tan insignificante o se enfadan con nosotros y dejan de querernos, y les dejamos. Al poco repiten la reclamación y les dejamos. Luego exigen meternos más de lo mismo pero más gordo y les dejamos. Cuando vengamos a darnos cuenta, y teniendo ya dentro de nosotros más de medio nabo, la parte que nos quieren meter es de 30 centímetros de diámetro, y lo que aún queda del nabo es monstruoso, tanto que nos reventará si no decimos basta. Lo malo es que aunque consintamos y nos revienten ellos no quedarán satisfechos, entonces querrán que les queramos nosotros mientras repetimos “Si buana”.

Independizarnos de los independentistas insaciables es tal vez nuestra única posibilidad de supervivencia, o eso o reventamos. Y digo esto porque por desgracia tenemos dos partidos mayoritarios, con el 90% de los votos del país, que son los que han aceptado durante décadas que nos fueran metiendo más y más nabo y por lo que se ve seguirán diciendo que sí en lo sucesivo, unos porque les mola (PSOE) y otros (PP) porque no les aíslen dejándoles sin las mieles del poder cuando ganen por minoría mayoritaria, eso es lo que nos hará reventar, a tiempo estamos de exigir que se independicen ya mismo y se lleven el dichoso nabo con ellos.

El origen de nuestros males
Alejo Vidal-Quadras www.gaceta.es 8 Julio 2010

Hace treinta años y dos años salimos de un régimen autoritario y nos dispusimos a ejercer nuestra libertad. Cuando uno es libre, lo es para el éxito y para el fracaso. Pues bien, transcurridas tres décadas, los espíritus lúcidos de nuestro país coinciden en que estamos bastante más cerca de la segunda opción que de la primera.

El panorama es desalentador, desempleo masivo, fuga de capitales, cuentas públicas bordeando la quiebra, sistema educativo menos que mediocre, recesión persistente, deterioro institucional galopante, corrupción extendida, unidad nacional amenazada, tasa de natalidad bajísima, pérdida de referentes morales generalizada, déficit externo crónico y seguridad jurídica insatisfactoria.

La literatura sobre las causas de esta crisis casi multiorgánica empieza a ser abundante y recuerda a la producida tras el desastre de 1898. Muchos españoles angustiados se preguntan por los motivos de esta caída en el pozo oscuro del empobrecimiento material, ético y cultural.

Existen ya magníficos y certeros diagnósticos que apuntan a los errores cometidos y que proponen remedios adecuados para la educación, la justicia, la fiscalidad, la estructura territorial del Estado, la energía, las pensiones y el mercado de trabajo.

Este conjunto de análisis y de propuestas surgen sobre todo de la sociedad civil, que se agita consternada ante el acelerado declive de España. Y es que puestos a señalar un culpable colectivo del actual desastre, hay que poner inevitablemente los ojos en la clase política.

Nuestro país cuenta con un acervo extraordinario de grandes compañías transnacionales muy competitivas, de pequeñas y medianas empresas dinámicas e innovadoras, de artistas y científicos de gran talla, de profesionales altamente cualificados, de trabajadores autónomos laboriosos y esforzados, de millones de hombres y mujeres llenos de sentido común y de arraigados principios que luchan con denuedo cada día para sacar adelante a sus familias, y que constituyen el entramado que sostiene todavía a la Nación evitando su definitivo colapso.

Nuestros políticos, en cambio, a los que hemos confiado la construcción de nuestra arquitectura institucional, la elaboración de las leyes y la administración de nuestra riqueza, no han dado la talla. Desde que nuestro sistema inició su andadura en la Transición han estado mucho más atentos a si mismos y a sus intereses corporativos y electorales que al interés general de sus conciudadanos.

Han erigido un Estado elefantiásico, fragmentado e ineficiente, han creado más de un millón de empleos públicos superfluos, han caído por millares en la venalidad más obscena, han ganado las elecciones una y otra vez apelando a lo peor y a lo más bajo de la condición humana, la envidia, el egoísmo, la pereza, la codicia, el tribalismo y la búsqueda de la satisfacción inmediata, ignorando lo más excelso que anida en el alma de sus votantes, el esfuerzo, el sacrifico, la abnegación, el afán de conocimiento, la voluntad de superación y la entrega a los demás.

Con demasiada frecuencia han dado un ejemplo pésimo con su comportamiento, prepotente, despilfarrador, nepotista y vanidoso. Aquellos representantes y gestores públicos, que los ha habido y lo hay en gran número, que son honrados, competentes y patriotas, no han sabido o no han podido imponer la cordura, la inteligencia y la primacía del bien común frente a la horda de aprovechados, inútiles, irresponsables y fanáticos que han acabado con nuestra prosperidad y nuestro prestigio como país. Ahí está el origen de nuestros males y mientras el conjunto de los españoles no se decida a reaccionar contra semejante casta depredadora y a poner a la cabeza de los asuntos públicos a gente competente, honesta, y preparada, seguiremos debatiéndonos en el lodo de la frustración y la impotencia.

El Senado habilita julio para aprobar el uso de las lenguas y renovar el TC
M. Casado La Razón 8 Julio 2010

El Senado aprobará este mismo mes el uso de las lenguas cooficiales en los Plenos, aunque sólo sea en el debate de las mociones y no se extienda a la sesión de control al Gobierno. Y es que el objetivo no es otro que acelerar el proceso. Así, la Comisión de Reglamento de la Cámara Alta se reunirá el martes 13 de julio para que el proyecto sea ratificado en el Pleno previsto para el día 20. Hay que recordar que fue el PSOE ,finalmente, quien acotó la iniciativa de los 34 senadores nacionalistas y retrasó hasta el 1 de enero de 2011.

Una vez puestas las cartas sobre la mesa, los partidos catalanes reprocharon a los socialistas el escaso margen que habían dejado para negociar. No obstante, el hecho de que las lenguas cooficiales lleguen al Pleno implica, a su juicio, un gran avance.

Cierto es que la Cámara Alta también habilitó el mes de julio para cerrar la renovación del Tribunal Constitucional, pero al no haber un acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, ésta no llegará a producirse. El PP sigue enrocado con la candidatura de Enrique López y no dará su brazo a torcer. Así las cosas, aunque los candidatos logren pasar la criba de la Comisión de Nombramientos no es probable que sean ratificados en el Pleno. Para ello, sería necesario una mayoría de tres quintos y sin los votos de los populares es imposible. En definitiva, el PP tiene la sartén por el mango.

Círculo Balear considera que Antich convierte a Baleares 'en una sucursal de Cataluña'
El presidente balear podría acudir a una manifestación catalanista contra la sentencia del Constitucional sobre el Estatut
 www.lavozlibre.es 8 Julio 2010

Madrid.- Este viernes se va a producir una manifestación en Palma de Mallorca en la que todos los partidos catalanistas de la región y organizaciones como Obra Cultural Balear mostrarán su rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. Todoa apunta a que el partido PSIB-PSOE, del presidente Francesc Antich, se sumará a la manifestación.

Para la asociación Círculo Balear, que el presidente de la comunidad acuda a este acto de protesta “confirma y escenifica que quiere convertir a Baleares en una sucursal de Cataluña”. El lema utilizado es “Nosaltres decidim. Som una nació (Nosotros decidimos. Somos una nación)”. “Bajo ese lema está la obsesión catalanista de Antich, que se alinea con los que quieren acabar con nuestro sistema democrático, con la unidad y solidaridad entre españoles”, dicen desde Círculo Balear.

El colectivo denuncia que la legislatura del PSIB se ha caracterizado por tratar de extender el catalán y lo catalán a todos los ámbitos a través de acuerdos millonarios. Que ha buscado seguir el modelo instaurado por José Montilla en Cataluña. Que lo ha convertido en un partido nacionalista más, “que no respeta las decisiones del Tribunal Constitucional e incluso actúa contra la postura del PSOE nacional, que ya ha mostrado su rechazo a este tipo de manifestaciones”.

Desde la asociación hacen hincapié en el gasto invertido en proyectos catalanistas, “más de 10 millones el pasado año”, cuando son asuntos “que pertenecen a otra comunidad autónoma”. Instan al presidente a preocuparse de otros temas “como los 80.000 parados de Baleares, un 45% más que en 2007.

De cara al futuro, Círculo Balear cree que estas maniobras le pasarán factura electoral. “La mayoría de la sociedad balear ha demostrado siempre que no comparte el radicalismo pancatalanista. El señor Antich se camufla en las siglas de un partido nacional para atraer electorado de izquierdas no nacionalistas, mientras aplica las políticas de la minoría catalanista”.

CiU y tripartito diseñan un aeropuerto de El Prat con exclusividad del catalán
PP y Ciudadanos son los únicos que rechazan la medida que discrimina al castellano
 www.lavozlibre.es 8 Julio 2010

Madrid.- El siguiente objetivo del tripartito y CiU en materia lingüística es que en el aeropuerto de El Prat sólo se utilice el catalán. La Comisión de Política Territorial del Parlamento autonómico ha aprobado este miércoles una resolución promovida por CiU para solicitar al Gobierno que la toponimia catalana sea la única utilizada en los paneles informativos y teleindicadores del aeropuerto de Barcelona.

La resolución establece varios tipos de indicadores. Por un lado, los lugares que desde los sectores nacionalistas califican “países catalanes” o “topónimos del ámbito lingüistico catalán” deberán aparecer en El Prat únicamente en catalán (Eivissa en lugar de Ibiza). Para los topónimos del resto del Estado, se propone que se utilicen las dos lenguas oficiales donde las haya (A Coruña / La Coruña) o, también, utilizar la forma catalana en localidades que tengan una forma tradicional en esta lengua (Lleò o Saragossa, en vez de León o Zaragoza). Por último, para los destinos internacionales quieren que se utilicen hasta tres idiomas: el catalán (Nàpols), el de la lengua de origen (Napoli) y su traducción al inglés (Naples).

Para justificar su decisión, CiU ha ofrecido la siguiente explicación: “Es como si en el aeropuerto de Barajas, a la hora de hacer referencia a destinaciones de Latinoamérica donde se emplea la lengua castallana, se utilizasen los topónimos en la lengua inglesa, cuando en ambos lugares la lengua castellana es común”.

Carles Puigdemont ha sido el diputado autonómico que ha promovido la resolución y que ha contado con el apoyo de PSC, ERC e ICV. Puigdemont ya ha sido noticia en otras ocasiones por considerar que una estelada colocada en un mástil oficial en Gerona era demasiado pequeña.

Los únicos que votaron en contra fueron PP y Ciudadanos. La 'popular' Eva García ha manifestado que el Estatut refleja “bien alto y bien claro que, ni Cataluña es una nación, ni lo será, ni el catalán es lengua preferente. Quieren discriminar el castellano. Yo creo que ustedes tienen un problema para entender la toponimia en castellano, tal vez eso es fruto de la inmersión lingüística que ha tenido esta comunidad durante tantos años".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Aborto
De la obediencia a las leyes
José García Domínguez Libertad Digital 8 Julio 2010

Como es fama, "se acata pero no se cumple", fue la fórmula retórica acuñada por los virreyes del Imperio en las Indias con tal de burlar la soberana voluntad del monarca vertida en leyes y reglamentos. Y "ni se acata ni se cumple" pudiera ser la versión corregida y aumentada con que algún cantonalismo moral diera en reavivar esa tradición tan española, la de ponerse el mundo por montera. Castizos arrebatos que suelen tener más de teatral simulacro escénico que de efectiva insubordinación. Así, Zapatero y Montilla cuando fantasean con soslayar los efectos quirúrgicos de la sentencia del Estatut por medio de ignotas tretas leguleyas.

Y es que, al canónico modo de las parejas de trileros que frecuentan Las Ramblas de Barcelona –"¿dónde está la bolita, señores?"–, el uno embauca a los membrillos y su compinche, el gancho, simula dejarse engañar. Por cierto, vistosa variante de la misma comedia bufa es la representada estos días por los munícipes de aldeas y villas catalanas que se dicen "desvinculados" de la Constitución española. Otro brindis al sol sin mayor consecuencia que la propia charlotada, tal como acontece en esas pedanías que gustan declararse territorio no nuclear o evacuan solemnes proclamas de similar calado peregrino. No obstante, espectáculos circenses al margen, en un Estado de Derecho las leyes, todas, sin excepción alguna, han de ser cumplidas. Y punto.

Al respecto, el margen único a fin de eludirlas en muy restringidos supuestos, la objeción de conciencia, apela a los individuos, jamás a las instituciones. De ahí que, en su condición de mera prosopopeya, la Región de Murcia no pueda rehuir las normas del Parlamento. Sí, en cambio, le cabría hacerlo a Ramón Luis Valcárcel si emprendiese el único camino que el orden jurídico deja expedito a la dignidad individual en esos casos; a saber, el de la dimisión. Como hiciera, por ejemplo, Nicolás Salmerón en su día, al renunciar a la presidencia de la República por no firmar una pena de muerte. O Balduino de Bélgica, cuando rehusó sancionar la ampliación del aborto. Igual que Don Juan Carlos hubiese procedido a abdicar sin mayor demora en la eventualidad de que nuestra nueva Ley colisionase con alguno de sus principios éticos. Nadie lo dude.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La Catalunya imaginaria
Francesc de Carreras. www.lavanguardia.es  8 Julio 2010

No crean quienes no viven en Catalunya que aquí se está masivamente en estado de guerra contra la sentencia. Sólo en la Catalunya imaginaria sucede eso

Entre todas las reacciones que está suscitando la sentencia del TC sobre el Estatut, la más surrealista es la declaración del abad de Montserrat: "Hay que decir que la sentencia no respeta todos los derechos que el Magisterio de la Iglesia reconoce a los pueblos que son una nación". Caramba, caramba, con el Magisterio de la Iglesia: antes, por lo menos, esperaban a la publicación de un texto para criticarlo. La clase política ha bajado de nivel, los teólogos parece que también.

Pero el movimiento nacional ya está en marcha. Algunos alcaldes se han declarado "moralmente excluidos de la Constitución" pero sin dimitir, como sería lógico, de sus cargos. Los rectores y rectoras de universidad se han puesto una vez más al servicio incondicional del poder político, como en aquellos viejos tiempos de los gobernadores civiles del Régimen. La manifestación ya está convocada: se sabe el día, el lugar y la hora, pero no el lema, ni la bandera, ni quién la encabezará, especialmente dónde estará situado el president de la Generalitat. La confusión es, pues, notable y el espectáculo deprimente. ¿Unidad? Si no existe entre los mismos convocantes, ¿con qué autoridad pueden pedir unidad a los ciudadanos?

Los socialistas catalanes están atrapados en la propia red que han ido tendiendo. Ciertamente han caído en muchas trampas desde que empezó todo eso, pero esta puede ser la definitiva. Todo eso empezó cuando el PSC de Maragall pactó con ERC, a principios del 2001, la reforma del Estatut, con el fin de aliarse con los republicanos y desbancar a CiU de la Generalitat. Eso sucedió a finales del 2003 y fue entonces cuando se emprendió una insensata carrera para aprobar un nuevo Estatut. Quien ha salido ganando en todo ello es ERC, la fuerza política más inteligente de estos últimos años: ha alterado el mapa político catalán, especialmente haciendo escorar al PSC, a IC y a buena parte de la opinión pública, hacia un extremismo que antes no existía. El Estatut ha sido, desde el primer momento, un mero instrumento de las fuerzas políticas con objetivos exclusivamente partidistas, no una finalidad para mejorar el sistema de gobierno de Catalunya.

Así sucede también ahora: la sentencia es un mero instrumento. La deslegitimación del TC empezó hace un año: cuando vieron claro que la sentencia podía ser negativa, todos empezaron a hacer cálculos electorales. Ante el vértigo de que los partidos que apoyaron al Estatut fueran considerados culpables de su inconstitucionalidad, comenzó la deslegitimación del TC con argumentos insostenibles: desde que el Estatut es un pacto político no susceptible de control jurisdiccional hasta que el Tribunal es incompetente porque no han sido renovados sus miembros. Montilla ha impulsado todas estas inconsistencias en un intento desesperado de evitar un descalabro socialista en las próximas elecciones. Ahora se halla ante el dilema de encabezar una manifestación por el "derecho a decidir" –un sinónimo del derecho a la autodeterminación– o faltar a la palabra dada en su imprudente y demagógica alocución al conocerse el fallo de la sentencia. Cuando uno abandona sus principios y pretende aparentar que se está de acuerdo con los principios contrarios a fin de mantenerse en el poder, es natural y merecido que le sucedan cosas como estas.

Tras el fallo de la sentencia –recordemos que todavía no conocemos sus fundamentos y, por tanto, buena parte de su significado–, en la Catalunya oficial es opinión común afirmar que se ha roto el pacto constitucional. Dando por bueno que ese supuesto pacto es el que está estipulado en la Constitución, dicha opinión no puede estar peor fundada, en especial porque quienes la mantienen son, precisamente, aquellos que basan la pretendida ilegitimidad de la sentencia en el argumento de que el Estatut fue aprobado en referéndum y el tribunal no puede declarar nula una ley de esa naturaleza. En realidad, la Constitución dice expresamente lo contrario: todas las normas y todos los poderes están sujetos a la Constitución. Y añade que para garantizar que ello sea así están los controles judiciales y, en el caso de las leyes –y el Estatut es una ley–, el único órgano adecuado para ejercer este control es el TC. Por tanto, quienes rompen el pacto constitucional materializado en la Constitución son, precisamente, aquellos que sostienen la ilegitimidad de la sentencia.

Lo más peligroso de la situación es el deterioro del Estado de derecho. El presidente de Murcia ya ha dicho que no aplicará la ley del aborto. Empiezan unos y siguen los demás. Afortunadamente los ciudadanos son más sensatos que sus gobernantes. No crean quienes no viven en Catalunya que aquí se está masivamente en estado de guerra contra la sentencia. Sólo en la Catalunya imaginaria sucede eso. Como es natural la gente está preocupada por otros problemas que les atañen más de cerca y que los políticos no les resuelven. La desafección de la política no es culpa del TC ni de la Constitución, sino de estos políticos, los mismos que estarán en la manifestación del sábado. Pero el asunto no es grave: estamos en julio, el calor aprieta y tenemos las vacaciones a la vuelta de la esquina.

Los partidos sortean el tijeretazo: se reparten otros 20 millones en 'ayudas' del Estado
 www.gaceta.es 8 Julio 2010

Reciben la primera inyección de dinero público tras reclamar Rajoy que se redujeran estas subvenciones. Los socialistas obtienen las mayores cuantías.

La crisis económica no pasa factura a la financiación pública de la partitocracia en España. Y ello, principalmente porque el Gobierno no tiene pensado aplicar el principio de austeridad en la subvenciones estatales que se conceden anualmente a las distintas fuerzas políticas con representación en el arco parlamentario.

El plan de reducción del déficit ideado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que lleva consigo el mayor recorte de derechos sociales que se conoce en democracia, congela las pensiones a los jubilados, rebaja el sueldo a los funcionarios y elimina el cheque-bebé. Sin embargo, no afecta al mantenimiento de los aparatos políticos que tiene que asumir cada contribuyente con el dinero de su bolsillo.

El pasado 12 de mayo, y tras las serias advertencias lanzadas por Bruselas, el jefe del Ejecutivo compareció en el Congreso de los Diputados para exponer el conjunto de medidas impopulares con las que pretender ahorrar 15.000 millones de euros de aquí a 2011. Fue entonces cuando el líder de la oposición, Mariano Rajoy, le adelantó desde la tribuna de oradores que su formación no iba ser cómplice de nuevas improvisaciones desde Moncloa y puso sobre la mesa una serie de condiciones.

“No le vamos a dar un cheque en blanco”, replicó Rajoy a Zapatero. Así, el presidente nacional del PP, que reprochó al jefe del Gobierno sus constantes “rectificaciones” y su “falta de credibilidad”, condicionó el posterior sentido del voto de su grupo parlamentario –que sería finalmente negativo– a una revisión sustancial de las actuaciones a emprender por el Ejecutivo. En este sentido, manifestó: “Tenga usted [por Zapatero] clara una cosa: no voy a apoyar la congelación de las pensiones de nuestros jubilados mientras no se modifiquen los gastos que está haciendo la Administración, incluidos los de partidos políticos, sindicatos, y organizaciones empresariales”. Este llamamiento desde las filas populares fue rechazado por Rodríguez Zapatero en sede parlamentaria, aunque ya puede decirse que la solicitud de Rajoy ha quedado descartada de manera oficial.

Desde aquel agrio debate aún no se habían publicado ayudas directas a aquellos partidos que cuentan con algún escaño en las Cortes. Sin embargo, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicado ayer puso fin a este paréntesis. Según consta en el mismo, el director General de Política Interior, Adolfo Hernández, firmó el pasado 1 de julio dos resoluciones sobre este asunto. La primera contempla las subvenciones estatales anuales correspondientes al segundo trimestre de 2010 para que los partidos atiendan sus gastos de funcionamiento ordinario. En este primer paquete, que ronda los 20 millones de euros, figuran como mayores beneficiarios los socialistas.

Desglosados en Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Socialista de Cataluña (PSC), consiguen casi la mitad de la cifra total: cerca de 10 millones (9.454.240 euros). Asimismo, los nacionalistas de CiU también aparecen en dos partidas distintas: Convergència Democrática de Cataluña (CDC) percibe algo menos de medio millón, y la Unión Democrática de Josep Antoni Duran i Lleida, 155.124 euros. Por su parte, el Partido Popular ingresará la segunda cuantía más alta: 8.498.619 euros.

Para la distribución de estas ayudas priman los resultados obtenidos en elecciones generales, sobre el número de diputados en la Cámara baja. De ahí que Izquierda Unida, con un único parlamentario en el Congreso, Gaspar Llamazares, percibe ocho veces más (450.357 euros) que Nafarroa Bai (53.531 euros), también con un solo sillón, el que ocupa su portavoz, Uxue Barkos.
El otro bloque de ayudas, igualmente de carácter anual y relativo al segundo trimestre de 2010, tiene como finalidad sufragar los gastos de los partidos en materias de seguridad. También aquí los socialistas acaparan el importe más elevado: cerca de medio millón (485.422 euros). Por detrás de ellos, se halla el Partido Popular, con 413,051; CiU –agrupada, en este concepto– con 31.370, e Izquierda Unida (23,123), que supera así a otras fuerzas con más diputados nacionales, como, por ejemplo, son los casos de PNV, ERC o Coalición Canaria.

Estos más de 20 millones de euros corresponden únicamente al segundo trimestre, por lo que es de reseñar que dichos partidos ya han obtenido más de 40 millones de euros en lo que va de año.

Además, si no se pone freno alguno y el Ejecutivo permanece impasible al reclamo del PP, recibirán otros 40 millones extra. En aquel cara a cara del 12 de mayo en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, Rodríguez Zapatero descartó cualquier reajuste en este campo. El presidente del Gobierno entró a valorar la solicitud de Rajoy y señaló que “la financiación de determinadas organizaciones fundamentales” está recogida en “la propia Constitución española”. Tras ello, y para zanjar el tema, Zapatero dijo al líder de la oposición que las cuantías a las que había hecho referencia era “limitadas”.
Laboratorios

Estas cantidades no son las únicas que llegan a manos de los partidos vía financiación pública. Aunque de un modo indirecto, las fundaciones afines a las distintas formaciones políticas también se ven agraciadas con un sinfín de subvenciones en un amplio abanico de materias (Cultura, Igualdad, Presidencia, etc).

Hasta la fecha, los dos grandes partidos sólo se han puesto de acuerdo para recortar los gastos electorales. Ana Mato y José Antonio Bermúdez de Castro por el Partido Popular; y José Blanco y Antonio Hernando por el PSOE pactaron hace unas semanas una reducción del 15%. El contenido del acuerdo, aplicable exclusivamente al periodo de campaña, ya ha sido aprobado en la subcomisión parlamentaria que estudia en el Congreso de los Diputados la reforma de la Loreg.

Cataluña
Las veguerías no superan ni el «constitucional» catalán
La Ley que pretende modificar la división territorial de Cataluña ha sido declarada inconstitucional en uno de sus puntos por el Consejo de Garantías Estatutarias
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC 8 Julio 2010

La Ley que pretende modificar la división territorial de Cataluña sustituyendo las cuatro provincias actuales por siete «veguerías» —nuevo ente previsto en el Estatut— ha sido declarada inconstitucional en uno de sus puntos por el Consejo de Garantías Estatutarias (CGE), el «constitucional catalán», creado también en el nuevo Estatuto y cuya creación fue recurrida por el PP ante el Tribunal Constitucional. Esto es, un órgano cuya constitucionalidad está en tela de juicio ha advertido a la Generalitat de que el texto legal que esperaba aprobar el próximo miércoles en el Parlamento autonómico no se ajusta ni a la Constitución ni al Estatut. PSC y ERC tendrán que pisar ahora el acelerador si quieren recoger las recomendaciones del CGE en el periodo de enmiendas a la ley, que concluye el miércoles 14 con la celebracón del pleno.

La Ley de creación de veguerías es uno de los proyectos más controvertidos del tripartito dentro del proceso de desarrollo legislativo del Estatuto. Se trata de un texto discutido tanto por el PP como por CiU, que hoy coincidieron en reclamar que se posponga su votación para ajustar la ley al marco constitucional. Y de un evidente «cambio de cromos» entre PSC y ERC, por el que los primeros apoyan la nueva división en veguerías —tradicional reivindicación del catalanismo que ve en las diputaciones y provincias una rémora del franquismo— a cambio de que los republicanos avalen la recuperación del gobierno metropolitano de Barcelona, suprimido en su día por Jordi Pujol, que veía en él un contrapeso socialista al poder de la Generalitat.

Siete nuevas regiones
El texto pactado finalmente dentro del tripartito propone la creación de siete regiones que sustituyen a las provincias como entes de gobierno supralocal y ámbito de organización territorial de la Generalitat, pero no como demarcaciones electorales para las elecciones generales ni como ámbito de organización territorial del Estado. Y suprime las actuales diputaciones en favor de los consejos de veguería, que heredan competencias y recursos materiales.

Desde el momento en el que varía límites provinciales en Barcelona, Tarragona y Lleida, el proyecto exige su aprobación previa a través de una ley orgánica, puesto que las provincias están protegidas por el artículo 141 de al Constitución española. Y es ahí donde lanza su advertencia el Consejo de Garantías, que declara inconstitucional la Disposición transitoria primera en la que se especifica el proceso de sustitución hasta constituir las siete veguerías: Barcelona, Girona, Lleida, Camp de Tarragona, Terres de l'Ebre, Alt Pirineu y Catalunya Central.

En su dictamen, no vinculante, señala que esta disposición transitoria primera es inconstitucional en su apartado 2, que prevé la división de la provincia de Tarragona en las veguerías de Terres de l'Ebre y Camp de Tarragona «sin contar con la previa aprobación de ley orgánica».

Advierte además que el artículo 9 y la disposición final tercera, que se refieren a la creación de los consejos de veguería, son constitucionales y acordes con el Estatut siempre que «el Govern respete la necesaria coincidencia entre los ámbitos territoriales afectados, ajustando siempre el proceso de constitución de sus demarcaciones vegueriales a las veguerías existentes en cada momento. Y esto en el marco de la preceptiva decisión estatal mediante ley orgánica».

El consejero de Gobernación y Administraciones Públicas de la Generalitat, Jordi Ausàs, responsable del proyecto de ley, lamentó que el Consejo de Garantías Estatutarias haga «una lectura muy restrictiva de las posibilidades de autogobierno, y una interpretación muy expansiva del hecho provincial» en su dictamen sobre el Proyecto de ley de Veguerías y rechazó retrasar su aprobación.

Recortes de Prensa   Página Inicial