AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 21  Julio  2010

 

Cena para tres
IGNACIO camacho ABC 21 Julio 2010

LOS líderes del nacionalismo vasco y catalán, Urkullu, Mas y Duran Lleida, se fueron a cenar el lunes en Madrid para discutir la duración de la legislatura. De aperitivo les sirvieron un Gobierno abierto en canal, asado vuelta y vuelta en la parrilla de la minoría parlamentaria, y de postre podían elegir la cabeza del presidente, pero tenían más apetito de poder que de elecciones anticipadas. Al final se sintieron generosos y en vez de pedir sorbete de Zapatero se sirvieron una ración doble de soberanismo a la carta y, según su inveterada costumbre, ordenaron que enviasen la cuenta al Palacio de la Moncloa, donde siempre hay alguien de guardia dispuesto a hacerse cargo de la factura. Sobre todo si viene acompañada de una botella de oxígeno político para brindar por la buena voluntad de los comensales.

Como democristianos que al fin y al cabo son, los dirigentes del PNV y CiU aprietan pero no ahogan. Utilizan los debates para construir severas y altisonantes críticas retóricas y luego encuentran una casuística muy alambicada para escabullir las consecuencias de sus reproches. Exprimen la debilidad del Gobierno en su beneficio y administran con tacto de expertos el banco de los favores. Pasan por responsables y actúan como ventajistas. Son maestros de la ambigüedad evangélica: su mano derecha finge no saber lo que hace la izquierda.

Para ejercitar ese doble juego del que lleva décadas sacando tajada, el nacionalismo ha convertido la política española en un mercado negro. Con González y con Aznar se tasaba de antemano el importe en especie y en metálico del trato y luego las partes se limitaban a cumplir lo convenido con mayor o menor honorabilidad; con Zapatero, sin embargo, han visto la rentable posibilidad de especular sobre la marcha con precios que suben según la ley de la oferta y la demanda. La crisis económica, el pacto vasco y el lío del Estatuto catalán han elevado la prima de riesgo que debe sufragar el Gobierno: su estabilidad relativa cotiza con tasas de bono alemán y las emisiones no son renovables. Como el Estado anda corto de fondos va a tener que hipotecarse con concesiones políticas.

Pocas oportunidades van a tener los especuladores de encontrar un gobernante tan dispuesto a pagar sobreprecio por su supervivencia. El mismo Zapatero declaró su desesperación de acreedor en apuros decidido a pignorar el poder a interés abusivo: «Cueste lo que cueste». Y vaya si le va a costar. En cada debate parlamentario, en cada ley, en cada reforma, en cada presupuesto, le van a obligar a pasar por caja con un montón de prebendas, favores y concesiones de autogobierno. Sólo que esta vez ni siquiera podrá comprar apoyos; se tendrá que limitar a alquilarlos por el tiempo que decidan sus arrendatarios. Y cada vez que éstos se reúnan a cenar juntos sabrá que en el menú está escrito el final de su mandato.

Democracia Severa: El Estado bajo arresto
Francisco Rubiales Periodista Digital 21 Julio 2010

Después de haber publicado mi trilogía sobre la democracia moderna ("Democracia Secuestrada", Almuzara 2005; "Políticos, los Nuevos Amos", Almuzara 2007; "Periodistas Sometidos, los Perros del Poder", Almuzara 2009) prometí dedicarme a la narrativa y no escribir más libros de pensamiento político, pero estoy a punto de traicionar mi promesa porque tengo en mi cabeza, pergeñado hasta el detalle, un nuevo libro cargado de fuerza e ilusión, titulado "Democracia Severa", cuyo subtítulo es "El Estado bajo arresto".

He caído en la tentación y es probable que traicione mi promesa. No he podido evitarlo porque creo haber visto la luz con una claridad diáfana. He descubierto que la actual democracia no sirve y no tiene solución, aunque sea parcheada cien veces, porque carece de la fuerza necesaria para mantener el Estado bajo control, lo que la convierte en una presa fácil para los predadores y los canallas. Tras analizar los fallos y la forma cómo los totalitarios y tramposos han hecho saltar todos los controles y cautelas del sistema, he configurado una "Democracia Severa", férreamente controlada por los ciudadanos, un sistema que, sin perder ni un ápice de libertad y manteniendo su valioso espíritu de propiciar la convivencia, dentro de la discrepancia, renuncia al imposible objetivo de controlar al Estado y opta por el más seguro y drástico método de arrestarlo y mantenerlo entre rejas.

La Democracia Severa es el primer sistema ideado por el hombre que asume las terribles experiencias históricas y se atreve a tratar al Estado como un antisocial peligroso, merecedor de cadena perpetua.

El estudio parte del principio de que el Estado, ideado para que organizara y garantizara la convivencia, el orden, la paz y la justicia, ha demostrado ser el gran predador, el gran fracaso de la raza humana, injusto, manirroto y hasta asesino. Tan solo en el siglo XX, que pasará a la Historia como el Siglo del Estado, asesinó con sus propias manos más de 100 millones de ciudadanos, sin contar a los que murieron en los campos de batalla, entrando en el siglo XXI como un monstruo indecente y fuera de control, con sus enormes recursos y fuerzas preparadas para defenderse de sus propios ciudadanos, a los que ya identifica como sus peores enemigos.

El ciudadano del siglo XXI, cansado de perder una y otra vez las batallas de la libertad y de la decencia, debe olvidar todo el respeto reverencial que ha mantenido ante el Estado a lo largo de la Historia y lograr, de una vez por todas, que cumpla las funciones para las que fue creado. Consciente de que el Estado es siempre víctima de sus irrefrenables tendencias despóticas y asesinas, debe arrestarlo y mantenerlo siempre encadenado, bajo controles y cautelas inviolables, bajo la vigilancia de una guardia ciudadana incorruptible.

La tesis central del libro es que la actual democracia, demasiado débil para mantener al Estado bajo control, ha sido secuestrada y prostituida por los predadores de siempre, obsesionados por el poder, hasta convertirla en una vergonzosa oligocracia de partidos políticos y de políticos profesionales, sin ciudadanos y sin que haya sido respetada ni una de las leyes básicas del sistema. Ante ese secuestro criminal del sistema, el ciudadano debe reaccionar e imponer una "Democracia Severa", un sistema blindado e inviolable, a prueba de políticos, que en lugar de someterse a controles y cautelas opta por arrestar al Estado y por mantenerlo encerrado, bajo vigilancia continua. Los que acepten altos cargos en la Democracia Severa también deberán asumir los riesgos inherentes y la posibilidad real de ser castigados con especial dureza, si traicionan las reglas y defraudan la confianza ciudadana.

Tras analizar y demostrar cómo el Estado ha burlado todos los controles y ha violado todas y cada una de sus leyes básicas, desde la "División de Poderes" al "Imperio de la Ley", el "Protagonismo Soberano del Ciudadano", las "Elecciones Libres" y la "Misión Fiscalizadora de la Prensa Libre", entre otras, el libro se adentra en la descripción y justificación de los nuevos controles y cadenas ideados para someter de una vez al Estado, esta vez reducido a su nivel más bajo en la Historia, tratado como un delincuente que sólo puede permanecer bajo arresto.

La columna vertebral de la Democracia Severa es la asunción por parte de los ciudadanos de verdades que ahora nadie se atreve a asumir, como son que "el poder corrompe", que "los partidos políticos son el principal obstáculo para la democracia", que "el Estado tiende a convertirse en depredador" y que "los políticos profesionales deben ser erradicados y combatidos como la peste bubónica", entre otros muchos.

El núcleo de la "Democracia Severa" serán los "Cónsules del Pueblo", representantes populares no adscritos a partido político o facción alguna, elegidos directamente por los ciudadanos en la Sociedad Civil, entre los integrantes de una lista en la que solo figurarán personas de probada honradez, decencia y preparación, eficaces y demócratas por encima de toda sospecha. Los cónsules, que serán controlados a su vez por asambleas ciudadanas, tendrán autoridad suficiente para examinar a los candidatos a ocupar altos cargos, con los que serán altamente exigentes, y deberán vigilar permanentemente su labor. La duración de los cargos públicos, tanto de los Cónsules del Pueblo como de los elegidos para desempañar misiones de importancia, nunca podrá sobrepasar un año, improrrogable.

Un capítulo completo del libro estará dedicado a razonar la necesidad vital de erradicar los partidos políticos, como están concebidos en la actualidad, despojándolo de sus poderes casi ilimitados y sometiéndolos al imperio y a todo el rigor de la ley. Otro capítulo explicará el nuevo y revolucionario papel que la "Democracia Severa" reserva a la Sociedad Civil, organizada, con representantes propios y con papeles decisivos en la nueva democracia.

Hay otro capítulo completo dedicado al análisis de los actuales partidos políticos y de cómo esos partidos, creados para potenciar la participación del pueblo en la política, se han convertido en peligrosas organizaciones de mediocres, con tintes mafiosos, cuya gran obsesión no es ya el servicio a los ciudadanos ni la defensa del bien común, sino el control del poder y la manipulación de los ciudadanos, a los que también identifica como adversarios.

Después de una crítica amplia y documentada a la "Democracia Blanda" y a la "Democracia Fuerte", ambas incapaces de haber controlado a los enemigos de la libertad, de la justicia, de la convivencia y de la paz, el bloque final del libro afronta la descripción y defensa de la Democracia Severa, una evolución revolucionaria, pero también racional y atrevida, de la actual democracia, a la que fortalece y transforma en su núcleo ciudadano y a la que dota de los instrumentos necesarios para que el Estado y sus predadores permanezcan, de una vez por todas, bajo controles ciudadanos invencibles y garantizados.

Si el inolvidable Sir Winston Churchill, que consideraba la Democracia Blanda como "la peor forma de gobierno, aunque mejor que todas las demás", hubiera conocido la "Democracia Severa", la habría considerado como "La única jaula de la que el monstruo del Estado jamás podrá escapar".

Voto en Blanco

Rubalcaba
Roma no paga traidores
GEES Libertad Digital 21 Julio 2010

Roma no paga traidores. Rubalcaba sí. Los enemigos de la democracia y de los españoles, los asesinos de múltiples inocentes, tienen ya la confirmación de que, de la mano del ministro del Interior, pueden salir a la calle cumpliendo pocos requisitos. Para ellos, la política penitenciaria de Rubalcaba vuelve a ser –como hace cuatro años– una ventaja considerable; desde otro punto de vista menos criminoso, se trata de una traición en varias direcciones.

En primer lugar, es una traición al espíritu de la propia ley, del Reglamento Penitenciario. Rubalcaba nos introduce otra vez en el espíritu retorcido, oscuro y manipulador de la negociación del año 2006: el ministro sabe perfectamente, como todos nosotros, que los asesinos de ETA están en la cárcel por haber asesinado a decenas de personas inocentes, al margen de si son de ETA o no. Pero es peor: en España, en manos del ministro de Interior está impulsar la política penitenciaria hacia la dureza y la fortaleza ante ETA, o impulsarla hacia los beneficios y la mano tendida a los etarras. Rubalcaba ha demostrado que en lo que está es en lo segundo, en utilizar todos los instrumentos que el Reglamento Penitenciario le deja para favorecer a los presos etarras.

En segundo lugar, es una traición al sentir mayoritario de los españoles. En todas las encuestas, éstos muestran mayoritariamente su apoyo a que los terroristas cumplan íntegramente las penas y no utilicen subterfugios legales para salir de la cárcel con –como en el caso de los terroristas de Nanclares de Oca–, cientos de años de condena por crímenes a sus espaldas. Al menos, en vez de utilizar manipuladas y manipuladoras filtraciones a El País, Rubalcaba podría dar la cara ante los españoles y contarles por qué su política penitenciaria está enfocada a permitir que los asesinos de muchos españoles salgan a la calle.

En tercer lugar, es una traición a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuyos sindicatos policiales están ya poniendo el grito en el cielo ante un escándalo que es la continuación directa del escándalo De Juana: la interpretación torticera de la ley para ir contra el espíritu de la ley, que es de firmeza ante los terroristas. El papel de Rubalcaba aquí está consistiendo: primero, en el acercamiento selectivo de presos al País Vasco; segundo, en la concesión de beneficios penitenciarios; tercero, en la excarcelación de terroristas. Rubalcaba tendría que explicar a los miembros de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía porqué está dejando en libertad a los asesinos de muchos de ellos.

Pero sobre todo, la traición es a las víctimas. Ni en los peores años de los años de plomo, ni cuando HB paseaba el crimen impunemente por las instituciones, ni incluso cuando los escándalos en el Ministerio del Interior, las víctimas dejaron de confiar en el Estado de Derecho. Bastante sufrieron ya cuando –en la negociación teledirigida por Rubalcaba–, su memoria, su dignidad y su justicia fueron pisoteadas una y otra vez. Ahora, como con De Juana, ninguno de los etarras excarcelados por Rubalcaba ha mostrado nunca su arrepentimiento a los españoles, o ha pedido perdón a las víctimas. No será porque éstas no han sido generosas en el pasado con los etarras realmente arrepentidos; pero no es el caso, desde luego. A lo más que han llegado los presos es a desvincularse de la banda, a querer abandonar su situación en la cárcel y tratar de salir de ella para continuar su vida. Convertir esto en signo de arrepentimiento y de petición de perdón a las víctimas es una muestra de sarcasmo, demasiado grosera incluso para el propio Rubalcaba.

Estamos otra vez ante la utilización por parte del ministro del Interior de los resquicios de la ley contra el espíritu de la ley, dentro del marco de la negociación que dirigentes socialistas mantienen con Otegui. Los socialistas negocian, y el Gobierno está utilizando la política penitenciaria para impulsar el nuevo "proceso de paz" o la continuación del proceso, como el lector prefiera. En cualquier caso, la actitud de Rubalcaba, que de nuevo sale a jugársela tras los escándalos que arrastra de la anterior legislatura –caso Faisán, informes de verificación, bienvenida etarra, entre otros– demuestra que las negociaciones van en serio, que el proceso se ha acelerado y que los próximos meses serán decisivos para un nuevo proceso de rendición del Estado hacia ETA. Hemos vuelto al punto de partida en 2005, pero a peor: en el año 2006, la "rebelión cívica" de Alcaraz paró a Zapatero.

¿Quién lo hará ahora?
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Arrepentidos de qué
Regina Otaola. Libertad Digital 21 Julio 2010

"En Nanclares no hay presos de ETA" y el ministro se queda tan contento, pero para el resto de los españoles, que no sabemos a ciencia cierta qué se traen entre manos unos y otros, las preguntas que surgen son numerosas: ¿realmente hay arrepentimiento? ¿En qué se basa ese arrepentimiento, cuáles son las causas y las consecuencias morales del mismo? ¿Cómo es posible que ahora, si es verdad que lo están haciendo, puedan pagar las indemnizaciones a las víctimas de sus atentados? ¿Tanto dinero se gana en la cárcel? ¿Quiénes son las víctimas a las que presuntamente se les ha pedido perdón por los crímenes de ETA? ¿Por qué no es posible contar con un informe como pide el SUP que ofrezca todos los datos sobre cada etarra receptor de beneficios penitenciarios? Si todo es tan legal y tan normal como afirma el Gobierno, ¿por qué no nos lo cuenta? ¿Es posible que las víctimas de los terroristas o de los que ahora pretende Pérez Rubalcaba que son ex terroristas no sepan nada y se tengan que ir enterando por la prensa?

Tanto secretismo, tanto apoyo de unos a otros, nos lleva a los demás a desconfiar abiertamente de todo lo que está sucediendo otra vez en torno a ETA, porque de nuevo prima el oscurantismo frente a la transparencia, el doble-lenguaje tan caro a los socialistas y las verdades a medias para seguir mintiendo sin que se note demasiado. Ahora va a resultar también que Patxi López y Rodríguez Zapatero están enfrentados, cuando lo que el PNV le ofrece al presidente del Gobierno es lo que el PSE le ha ofrecido al PNV todos estos últimos años: apoyo presupuestario a cambio de prebendas económicas y políticas, con la negociación política con ETA-Batasuna siempre de fondo para lograr "un cambio de marco jurídico" que supere y suplante la Constitución como en el caso del Estatuto catalán.

La misma relación mantienen José Montilla y Rodríguez Zapatero, no precisamente de "amor-odio" sino de franca y estrecha colaboración para alcanzar los mismos fines: sostenerse mutuamente en el Poder y que los socialistas controlen las dos regiones que ahora mismo deciden el Gobierno de España: Cataluña y País Vasco. La "escenificación del disenso" viene bien para disfrazar las componendas, mientras simultáneamente permite pactar y coaligarse con distintos y extraños compañeros de cama: de CiU y PNV a PP (aunque sólo de mentirijillas, para dimisimular), y de ERC y BNG a la propia Batasuna a la que no hace tanto los dirigentes del socialismo vasco llenaban de arrumacos y parabienes.

Los españoles debemos asimilar de una vez por todas que la única aspiración de los socialistas es controlar absolutamente todos y cada uno de los resortes del Estado para lograr el poder total, evidentemente a costa del Estado de Derecho y de la misma Democracia. Todas las jugadas y jugarretas del presidente del Gobierno y sus ministros no tienen más objetivo que cerrarle el paso al PP en todas las instituciones que pueda, para lo que se ha empeñado incluso en parcelar la propia Soberanía Nacional a fin de que les resulte más fácil a sus delegados regionales controlar el Congreso que al mismo Congreso controlar los desafueros de unos y otros dirigentes autonómicos, ya metidos de hoz y coz en la subversión constitucional.

A este paso dentro de poco saldrá Pérez Rubalcaba a vendernos que ETA en realidad ya no existe porque todos sus miembros están en la calle... Y el único que estará entre barrotes entonces será el Estado de Derecho, compartiendo celda con la Soberanía de los españoles.

Nota de Prensa de Voces Contra el Terrorismo
www.vocescontraelterrorismo.org  21 Julio 2010

La Plataforma Voces Contra el Terrorismo ante las declaraciones realizadas por el Ministro de Interior ,Alfredo Pérez Rubalcaba, justificando las prebendas y permisos carcelarios de los asesinos de ETA en la cárcel de Nanclares de Oca, denunciamos la estrategia que ya advertíamos desde hace meses en el proceso de negociación “sumergida” con Batasuna-ETA.

La excarcelaciones continuadas y permisos penitenciarios que estamos conociendo en este último año, tan solo son el inicio de una estrategia que permitirá a una gran parte de los asesinos de ETA conseguir sus objetivos, que no es otro que el permanecer el menor tiempo posible en prisión, además de cumplir condena lo más cerca de la Comunidad Autónoma Vasca.

Estos movimientos en los presos de ETA y su justificación con una aplicación torticera de la Ley en beneficio de los terroristas de ETA, es un insulto a la memoria, dignidad y justicia que merecen las víctimas del terrorismo y los españoles.

En otras excarcelaciones reciente también argumentaban que habían pedido perdón a las víctimas siendo totalmente falso y denunciado por las víctimas de estos asesinos.

Reiteramos la petición de dimisión de Rubalcaba por estos hechos injustificados y que sumándolo al total obscurantismo en el caso de la mayor traición a los españoles como lo es el caso del “bar el Faisán” hacen que Rubalcaba sea el Ministro de Interior mas indigno de nuestra democracia.

Voces Contra el Terrorismo anuncia que solicitará al Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, el Socialista José Fernando Sánchez Bódalo, que como patrocinador de un concierto donde actuará el grupo “musical” Soziedad Alkoholika el próximo día 24 de julio, proceda a cumplir los compromisos adquiridos por su partido en reunión del Pacto Antiterrorista para no dar cabida e impedir que en ciudades gobernadas por PSOE y PP pudieran actuar grupos de música que generen una ofensa a las víctimas del terrorismo.

Correo enviado al Alcalde de Alcázar de San Juan.

Ilmo.. Sr. Alcalde de Alcázar de San Juan (Ciudad Real)

Muy Señor nuestro:

Teniendo conocimiento por medio de las denuncias que ciudadanos nos han hecho llegar, y cuyo motivo no es otro que la celebración el próximo sábado día 24 de julio de un concierto en donde actuará el grupo “musical “ Soziedad Alkoholika y siendo el Ayuntamiento que preside colaborador con el citado concierto tal y como aparece en el cartel.

Le adjunto algunas de las letras que este grupo tiene en su repertorio, además de destacar que ha realizado conciertos en apoyo a los terroristas de ETA encarcelados.

«Síndrome del norte»
«Siempre que sales de tu casa Tú vas todo acojonado Mirando para todos los laos Ese bulto del sobaco es poco Disimulao. Al llegar hasta el cotxe Dejas las llaves caer ¿No sea ke halla un bulto raro? Y que te haga volar Como a Carrero, como a Carrero Ay qué jodido es ser madero En un lugar donde me consideran Extranjero ¿porronpompero! Es que la paranoia En tu cabeza es tal Ke krees que todos te kieren Matar, ¿tu tío, ten cuidado! No hagas gestos raros Mira que sako el fusko Y te vuelo el cráneo ¿Joder! Con lo bien ke yo estaba, que estaba con mi mamá pa´ke coño me han mandao pa´aka ¿Virgen de la Macarena! Martxate ¿vete a España!»
«Explota zerdo»
«Cualquier día estará cerca de ti Y sentirás que no puedes soportar, Su olor te hará vomitar, ¿explota zerdo! Algún día reventarás, ¿explota zerdo! Tus tripas se esparcirán. Huele a esclavo de la ley, zipaio, siervo del rey, Lameculos del poder, carroñero coronel, ¿explota zerdo! Dejarás de molestar, ¿explota zerdo! Sucia rata morirás. Por los bares se pasea, y se cree bien disfrazado, Nunca podrá camuflar, su cara de subnormal Y eske el tufo que akarrea, no es para nada normal, A kién kree que va a engañar, su hedor le delatará ¿explota zerdo!»

Como queda expuesto estos son breves párrafos de algunas de la canciones que este grupo canta, reflejando un claro menosprecio a las víctimas del terrorismo tal y como entendemos en el colectivo al que represento.

En reunión con el Pacto Antiterrorista compuesto por el PSOE y PP, adquirimos el firme compromiso de las dos fuerzas políticas mayoritarias de evitar que grupos como SA actuasen en ayuntamientos gobernados por dichos partidos sustentándose en el apoyo moral, ético y la no humillación a las víctimas del terrorismo con actuaciones de grupos musicales que son una clara ofensa a quienes hemos sufrido la zarpa del terror, independientemente de haber sido o no condenados por sentencia judicial este tipo de grupos musicales, y el grupo “Soziedad ALkoholika”, ha sido uno de los más denunciados, obteniendo la comprensión y solidaridad de ayuntamientos gobernados por el PSOE y PP y procediendo a la anulación de sus conciertos.

Al igual que ha sucedido en muchos ayuntamientos de toda nuestra geografía, y apelando de nuevo al compromiso político del partido al que representa, esperamos que tenga en cuenta nuestra solicitud y en la medida en que el ayuntamiento intervenga directa o indirectamente evite que se realice el citado concierto en virtud de lo pactado, no dando pábulo a grupo musicales que ensalzan el terror y menosprecian el dolor y el respeto que toda victima de un atentado terrorista y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado merecen.

Atentamente,
Francisco José Alcaraz Martos
Presidente Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza
Voces Contra el Terrorismo.

Es la mañana de Federico
Alcaraz: "Nadie nos ha pedido perdón, Rubalcaba vuelve a mentir"
El responsable de Voces Contra el Terrorismo, Franciso José Alcaraz ha hablado en EsRadio sobre las últimas declaraciones del Ministro de Interior y su política penitenciaria con los presos de ETA.
esRadio Libertad Digital 21 Julio 2010

El pasado lunes, el Ministro de Interior aseguró que los nueve presos de Nanclares de Oca que acumulan 38 asesinatos y un total de 785 años de cárcel "ya no pertenecían a la banda terrorista ETA".

El responsable de Voces Contra el Terrorismo, Francisco José Alcaraz ha hablado En es la mañana de Federico dónde ha expresado su indignación como "víctima y español de bien". "Rubalcaba le echa una mano a estos asesinos y estoy seguro que siguen las negociaciones con ETA".

Políticamente, Alcaraz ha explicado que "el gobierno tiene una estrategia de una ETA legal y demócrata y otra que no quiere seguir con el estado de derecho. Esto hará que Batasuna siga en las listas para las próximas elecciones"

Sobre la denuncia de Jaime Mayor Oreja en este asunto, el responsable de Voces Contra el Terrorismo ha explicado que "ha tenido la valentía de denunciar lo que muchos saben y no se atreven a decirlo". Alcaraz también ha manifestado su preocupación por las palabras de Esteban González Pons que habló de "política de gestos que daña a las víctimas". "Esto daña a cualquier español, no solo a las víctimas" ha asegurado.

En cuanto al perdón que estos presos han pedido a las víctimas, Alcaraz ha explicado que "conozco a muchas víctimas y nadie les ha pedido perdón, es un perdón falso y Rubalcaba vuelve a mentir". "Que un etarra pida perdón le supone un beneficio penitenciario por eso realmente no sienten ese perdón"

Voces Contra el Terrorismo representa más de 400 víctimas de toda España y "llevamos meses denunciando la política del gobierno, pero la oposición también nos preocupa bastante".

Sobre el Partido Popular, ha manifestado que "políticos como Regina Otaola y Teresa Jiménez Becerril nos han dado su apoyo y estarán en nuestras manifestaciones, espero que la ejecutiva esté en la misma línea".

"El PP adquirió un compromiso con sus votantes de tener una postura firme en cuanto al terrorismo pero ante las cesiones que se ven sus votantes tendrán que pedirle responsabilidades" ha concluido.

Córdoba, nuevo canal islámico en español
Redacción Minuto Digital 21 Julio 2010

Pasmoso. Los medios madrileños informan de la alerta que ha suscitado la puesta en marcha de un canal de televisión islámico y financiado por Arabía saudí. Si prestasen un poco más de atención, y repasaran los medios digitales, se hubieran dado cuenta de que la alarma comenzó hace siete meses, cuando MinutoDigital.com adelantó la noticia, más completa y con más información.

Córdoba, nuevo canal islámico en español
España es, sin duda, base de operaciones para el islamismo internacional y puerta de acceso de esta ideología antidemocrática a Europa. A las múltiples detenciones de extremistas y jucios ‘de honor’, habrá que sumar en breve un canal islámico que emitira desde suelo español para todo el mundo y que estará financiado por Arabia Saudí.

Decenas de canales televisión vía satélite, generalmente en árabe, divulgan el islam en el mundo entero. En ese panorama faltaba una cadena en español.

El nuevo canal saldrá al aire el 11 de agosto y se llamará, probablemente, Córdoba, la capital del Califato (siglos X y XI) que los teólogos musulmanes añoran porque se corresponde con la época de mayor esplendor de su religión.

Su sede estará en Andalucía, en Granada o en Córdoba, aunque también dispondrá de una delegación en Brasil para elaborar algunos programas en portugués. El día de verano en que inicie sus emisiones coincidirá con el comienzo previsto del Ramadán, el mes de ayuno islámico.

El célebre jeque saudí Abdelaziz Al Fawzan ha anunciado hace unos días en varias páginas webs religiosas islámicas el nacimiento del nuevo canal.

Al Fawzan tiene experiencia en dar a conocer su religión. Es el director, entre otros cargos, de la web Risalat Al Islam (Mensaje del Islam) que divulga el islam en castellano.

Aunque, en teoría, Al Fawzan es un empresario septuagenario, además de teólogo, mantiene estrechas relaciones con la familia real saudí que costea sus proyectos audiovisuales.

Profesor de sharía (derecho islámico) en la Universidad Islámica del Imán Mohamed Ibn Saud, el jeque Al Fawzan lanza con frecuencia, en hora punta, soflamas en la televisión de su país. Arremete, por ejemplo, contra EE UU, cuyo colapso, “siguiendo la misma pauta que Rusia” en 1991, vaticinó a bombo y platillo en 2008.

Justifica, por supuesto, ante las cámaras que las mujeres tengan vedado conducir automóviles en Arabia Saudí. Acusa también a los cristianos de politeísmo porque adoran a la Santísima Trinidad compuesta por el Hijo, el Padre y el Espíritu Santo.

Hasta ahora sólo existía en España una pequeña cadena local en árabe en Marbella bautizada Al Andalous, el nombre que los árabes dan a la España musulmana. Estaba dirigida a un público de árabes originarios del Golfo Pérsico que residen en la provincia de Málaga.

Solicitan al Cervantes abrir un centro en el Sáhara para difundir el español
Ceas-Sahara pide a Carmen Caffarel un mayor compromiso en la difusión del castellano en la zona
Efe www.lavozlibre.es 21 Julio 2010


Madrid.- La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara le ha pedido a la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, la apertura de un centro de esta institución en los campamentos de refugiados saharauis y una mayor implicación en la difusión del español entre la población.

Según informa CEAS-Sahara en una nota, el encuentro ha tenido lugar en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), en el hotel donde esta semana se celebra la reunión anual de directores del Instituto Cervantes, y se ha desarrollado "en un ambiente de cordialidad y amabilidad".

Las asociaciones de solidaridad con el Pueblo Saharaui han estado representadas por Miguel Castro, secretario de Organización de CEAS-Sáhara, y por sus responsables de Movimientos Sociales, Isidoro Vegue, y de Universidad y Comunicaciones, Santiago Jiménez.

Ante el deseo de CEAS-Sahara de que el Instituto Cervantes abra un centro y una biblioteca en los campamentos de refugiados, Caffarel ha señalado que, debido a los recortes presupuestarios, la apertura de nuevas sedes está cerrada en estos momentos y hasta 2014 no se contemplan cambios en este sentido, se afirma en la nota.

Sin embargo, el Cervantes seguirá contribuyendo en actividades de educación, formación y promoción del español en los campamentos de refugiados saharauis a través de proyectos de la AECID.

CEAS-Sahara le ha pedido también a la directora del Cervantes una "mayor implicación y compromiso" del Instituto en la difusión y promoción del español entre la población saharaui, y que asuma "la difusión de publicaciones de escritores y poetas saharauis en lengua española".

La implicación del Instituto Cervantes en el sistema educativo de los campamentos de refugiados saharauis fue otra de las demandas planteadas en la reunión.

Caffarel recordó que, en los últimos años, el Cervantes ha desarrollado actividades de promoción del español a través de proyectos de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) de la AECID, y se comprometió a trasladar al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, las diferentes peticiones de las asociaciones solidarias con el Sáhara.

"Aunque sin esperanzas de que el Instituto se implique de forma directa en la promoción del castellano entre la población saharaui, CEAS-Sahara espera que en próximos encuentros se avance en compromisos concretos para corregir el olvido que ha sufrido la población saharaui estos últimos 35 años por parte del Instituto Cervantes", se indica en el comunicado.

CEAS-Sahara recuerda que en los campamentos de refugiados, los niños y jóvenes saharauis tienen en las escuelas como segundo idioma la lengua española, que se imparte de manera obligatoria desde el tercer curso de Primaria.

"Es el único pueblo de toda la región que no es francófono, sino que aún mantiene la lengua española como alternativa al idioma hablado por los saharauis, el hassania, dialecto del árabe", se añade en la nota de CEAS-Sahara.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El poder de los nacionalismos: la historia se repite, pero corregida y aumentada
Mario Conde  www.gaceta.es 21 Julio 2010

Leo estos días que los nacionalistas de CIU y PNV disponen de votos necesarios para acorralar al Presidente del Gobierno. Así es. Los presupuestos 2011, previsiblemente, los salvará el PNV. ¿A cambio de qué? El techo del gasto, como se dice ahora, lo ha salvado CIU con su abstención. ¿A cambio de qué? Es tan claro este escenario que no merece la pena insistir en él, sino en sus consecuencias. Pero para ello conviene hacer un poco de historia.

1.993. Octubre. El líder del PSOE y Presidente del Gobierno, Felipe González, se encuentra en posición delicada, dentro y fuera de su partido. Algunos escriben en los medios que, a pesar de su reciente triunfo en las generales del 6 de Junio de ese año, con mayoría relativa, el líder socialista, al decir de muchos, carecía de “liderazgo moral” para afrontar la crisis. Porque teníamos con nosotros una crisis que provocó una caída del PIB de mas de un punto. Algo no excesivo comparado con 2009, pero en todo caso muy importante, por el daño a la economía. Así que disponíamos de un presidente socialista al que se decía carente de liderazgo moral y de un líder de la oposición, Aznar, que en aquellos días era por todo el mundo financiero, político y social cuestionado, entre otras razones porque había vuelto a perder en situación en la que muchos consideraban irremediable ganar a González.

En ese contexto me llamó Miguel Roca, entonces responsable de CIU junto con Jordi Pujol. Me decía que iban a aprobar los presupuestos de 1994, a pesar de esos pesares descritos, por responsabilidad. Esa palabra quería decir por contribuir a la gobernación del Estado. Supuse, cuando de esto me informaba, que además de semejante altruismo algo sacarían, o pretenderían obtener, para sus pretensiones nacionalistas, porque normalmente siempre que algo conceden algo reclaman, y este algo reclamado suele concretarse en conseguir mayores tasas de autogobierno, por decirlo ahora con palabras suaves. Lo cierto es que durante los años de gobierno del PSOE con mayoría absoluta la Ley electoral que atribuye a los nacionalistas un poder desproporcionado en el Parlamento Español no fue modificada.

Tres años mas tarde, en 1996, Aznar ganaba unas elecciones generales. A pesar del terrible momento que atravesaba el socialismo, acosado por la corrupción mas variada y extensa posible, ganó a un Felipe González acosado y cuestionado, sólo por un puñado de votos, como escribieron muchos entonces. No podía formar Gobierno mas que con los apoyos de los nacionalistas. Algunos pensaron que dados los términos en los que se expresaba Aznar, no aceptaría la Presidencia del Gobierno a ese precio. Pero se equivocaron. Aznar fue presidente del Gobierno gracias al apoyo de Arzallus y de Pujol. El primero nunca ha ocultado sus pretensiones independentistas. El segundo encabezaba la manifestación soberanista de hace unos días en Cataluña contra la sentencia del Estatut. Nada se dijo de modo explícito acerca de lo que reclamaron los nacionalistas para ese apoyo, pero tuvo que ser algo relacionado, claro, con el autogobierno. Lo cierto es que, por ejemplo, no se modificó la Ley electoral a la que antes aludía. Lo cierto es que, por ejemplo, Vidal Quadras, de todos conocido, dejó de ser el líder del PP en Cataluña.

En 2000 Aznar, enfrentado a Almunia, ganó con mayoría absoluta. Ya no era rehén de los nacionalismos, al menos en teoría. Tampoco se modificó la Ley electoral. ¿Por qué?.

Lo que hoy sucede entronca con el pasado. Con ello seguimos viendo y sufriendo un escenario que conduce a una espiral altamente conflictiva. Desde entonces las aspiraciones del nacionalismo en términos cualitativos han crecido. Se habla con descaro de independencia. Quizás no hayan crecido las aspiraciones sino que se ha perdido la vergüenza a explicitarlas con claridad. Posiblemente. Pero el apoyo social de que gozaban en 1996 esas aspiraciones era muy inferior al que parecen tener hoy en día. Y digo parecen porque nunca he terminado por fiarme de las encuestas, quizás porque conozco algo del modo de confeccionarlas y de leer los datos. Pero en todo caso, para evitar confusiones interesadas, convendría analizar el apoyo social en Euskadi y en Cataluña a posiciones mas o menos independentistas en 1996 y el que tenían ocho años mas tarde, en 2004, antes del triunfo de Zapatero

Lo que está sucediendo en Cataluña me parece grave. La responsabilidad deriva, claro, del Presidente del Gobierno, al proponer el Estatut. Le sigue el Tribunal Constitucional, que ha tardado cuatro años en negociar políticamente una sentencia y con ello ha permitido que durante ese espacio de tiempo los políticos hayan calentado a la sociedad civil catalana. Las aspiraciones políticas de los líderes de los partidos nacionalistas son en muchos casos egoístas y cortas de miras. Y apoyaron en su día a Felipe González y Aznar se apoyó en ellos para gobernar en 1996. La Ley electoral, eje central de su poder en el Parlamento español, sigue ahí. Mientras tanto, como digo, el problema crece.

Son pocos los que dudan que si ahora convocaran elecciones generales anticipadas podría ganarlas Rajoy, a pesar de todo lo que se dice de su capacidad de liderazgo. Pero muy pocos creen que ganaría por mayoría absoluta. En ese caso volveríamos a 1996. ¿Pactaría con los nacionalistas? Si la respuesta es positiva, la pregunta es ¿cual sería el precio?. Visto lo visto y atendiendo a donde estamos ya en ese terreno, lo que queda por negociar es poco. Tengo la sensación de que en ese caso la Ley electoral seguiría sin ser modificada. ¿Se trataría sólo de un Concierto económico? ¿Se cuestionaría la solidaridad como eje básico de la construcción de un Estado? La situación de crisis económica impulsa a las posiciones egoístas.

Creo que en el momento que nos toca vivir los líderes políticos deben clarificar su mensaje y dejar claros sus compromisos. De otro modo la gente puede pensar que otra vez mas de lo mismo.

Los verdugos, premiados
Editorial  www.gaceta.es 21 Julio 2010

Rubalcaba ha vuelto a hacer de las suyas. Al premiar a nueve etarras con 38 asesinatos a la espalda y 785 años de condenas, el Gobierno sigue en su línea de agraviar a las víctimas de ETA y a todos los españoles.

Es la única interpretación posible de los permisos concedidos a presos etarras encarcelados en Nanclares de Oca. Quienes acumulan decenas de asesinatos reciben un trato privilegiado: Iñaki Rekarte y Andoni Muñoz de Vivar, condenados a nada menos que 203 y 67 años de cárcel respectivamente, han accedido a un programa personalizado que les permite salir de la cárcel los días de diario. Y otros siete presos disponen de un régimen tan atenuado que pueden estar 36 días al año fuera de la cárcel. Entre los asesinos que gozan de este trato figuran históricos como Kepa Pikabea, implicado en una decena de atentados, o José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, antiguo jefe político e ideólogo de ETA, sentenciado, entre otros delitos, por inducción del asesinato del juez Broseta.

Ésta es la gente a la que Rubalcaba ha puesto en la calle, más preocupado por el bienestar de los etarras que por la seguridad de los españoles. Estas medidas, en términos de política penal, merecen todo el rechazo: por mucho que el ministro alegue su condición de arrepentidos, el arrepentimiento no se puede medir, mientras que sus asesinatos son dolorosamente objetivos. Hacen frente a sus penas por esos actos de terrorismo con los que se condenaron a sí mismos, y no hay ninguna razón jurídica para que no cumplan con un castigo que, recordemos, es la satisfacción que exige la sociedad. ¿O es que acaso el arrepentimiento verbal de un violador o de un ladrón le consigue el perdón parcial de las autoridades? Las víctimas exigen desde hace años el cumplimiento íntegro de las penas para los etarras, sin atajos. Cuando Rubalcaba alega que en Nanclares ya no hay presos de ETA, miente descaradamente, porque esos asesinos están ahí por matar en nombre de la banda. Por lo demás, ¿qué garantías tenemos de su arrepentimiento efectivo? Incluso, ¿qué garantías ofrece un personaje tan poco creíble como el ministro? El mismo que, durante la última negociación y tregua trampa, mintió al decir que el proceso de deposición de armas estaba verificado, cuando ETA no hacía sino rearmarse, como demostró meses después en el atentado de la T-4.

El Gobierno continúa así lo que Mayor Oreja considera una “política de gestos”, necesaria en el marco de una negociación. No es nuevo: ya hemos visto cómo Díez Usabiaga salía de la cárcel con la más endeble de las excusas. Por suerte, no faltan quienes señalan la verdad: si desde Voces contra el Terrorismo apuntan que estas excarcelaciones son “moralmente inaceptables”, Alcaraz ve una “negociación sumergida” entre ETA y el Gobierno. Por otra parte, es indignante cómo Rubalcaba intenta hacer un ejercicio de confusión, alegando que medidas como ésta dividen a los presos de ETA. Burda excusa: lo que se hace no es sólo poner a asesinos en la calle, sin garantías de que no vuelvan a matar, sino que también se envía un mensaje a la cúpula etarra sobre la bondad que está dispuesto a desplegar con ellos el Gobierno incluso aunque los terroristas no hagan ningún gesto. ¿Qué hará ahora Rubalcaba? ¿Declarar él la próxima tregua trampa en nombre de ETA?

Curiosamente, mientras la banda ve cómo el Gobierno lava su imagen y prepara el terreno para que pueda presentarse a las elecciones, los mismos etarras ya están preparados para lanzar su habitual campaña de terrorismo de todos los veranos.

Los etarras y el temor al castigo
EDITORIAL Libertad Digital 21 Julio 2010

La noticia de que nueve etarras, que cumplen condena en la prisión alavesa de Nanclares de Oca, disfrutan de beneficios especiales consistentes en permisos de salida de 36 días al año, que podrían ampliarse a salidas todos los días del año para estudiar o trabajar, ha causado, según la CEP, una "honda preocupación en la policía"; una preocupación que también está justificada si tenemos en cuenta las desvergonzadas declaraciones de Rubalcaba, en las que el ministro niega la condición de etarras a dichos presos con la excusa de una supuesta "petición de perdón a las victimas" y de una no menos supuesta "condena de la violencia".

Decimos "supuesta" porque no existe constancia pública de dicho arrepentimiento. De hecho, el informe solicitado al Ejecutivo por el Sindicato Unificado de Policía sobre cada beneficio penitenciario, en el que se señale el nombre del terrorista, las indemnizaciones que ha satisfecho y el documento en el que conste su arrepentimiento y petición de perdón ha sido denegado por el ministro Rubalcaba con el bochornoso argumento de que "hablar de estos temas no beneficia a nadie".

Por otra parte, aunque ese arrepentimiento se hubiera efectivamente producido y las indemnizaciones por responsabilidad civil se hubieran satisfecho, eso no borra el hecho de que los veinte asesinatos por los que fue condenado Luis Maria Lizarralde –por citar a uno de los presos beneficiados– fueron perpetrados por un criminal que pertenecía y actuaba en nombre de ETA.

Que el manido y mal aplicado argumento del "palo y la zanahoria" no lleve a nadie a engaño: claro que la política penitenciaria puede y debe servir para debilitar a la banda terrorista. Pero si sirve es porque la certeza y el cumplimiento íntegro de las penas no es sólo un acto de justicia a la que tienen imperecedero derecho las víctimas, sino también porque es la mejor forma de disuadir a los terroristas que siguen en libertad y, por tanto, en situación de cometer nuevos atentados. No es el arrepentimiento de los que están presos sino la disuasión de los que aun están en situación de atentar contra nosotros a lo que se debe dar prioridad. Y es que si no queremos que la "zanahoria" debilite la disuasión que procura la certeza y la severidad del "palo", los beneficios penitenciarios sólo se deben conceder a aquellos que han hecho no sólo un público e incuestionable acto de arrepentimiento por sus crímenes pasados, sino también una oferta de colaboración para detener y en su caso condenar a los que todavía empuñan la pistolas. Ese fue el caso de Soares Gamboa, uno de los pocos casos de etarras arrepentidos en los que los beneficios penitenciarios no han sido contraproducentes para la lucha antiterrorista. Lo demás es dejar las llaves de la cárcel al condenado y, por tanto, anular la disuasión que debe conllevar la pena de prisión.

Ante un Gobierno con la trayectoria que ha tenido el de Zapatero, que sigue en manos de los nacionalistas para poder sobrevivir, y que de la falta de transparencia en su política penitenciaria hace virtud, no podemos bajar la guardia. Hacerlo sería tanto como olvidar el pasado de los presos etarras a los que beneficia sin tregua.

Mentiras de piernas largas
JOSÉ MARÍA carrascal ABC 21 Julio 2010

«SEÑORES catalanes —respondió Ortega y Gasset a Companys en las Cortes republicanas—, se quejan ustedes de que no nos ocupamos de su problema. Desde que se ha abierto este Parlamento, no ha habido asunto que más horas haya consumido que el vuestro, que más atención, enojos, querellas haya ocasionado a la política parlamentaria». Palabras, como tantas de Ortega, que podrían repetirse tres cuartos de siglo más tarde. El último Debate sobre el estado de la Nación ha sido en buena parte un debate sobre el nuevo Estatuto catalán, ya que el anterior no les satisfacía. Pero lo más enojoso es que los nacionalistas catalanes no se han puesto de acuerdo ni entre ellos, ni con los socialistas. Dan ganas de decirles: «Señores catalanes, ¿qué quieren? ¿La independencia? ¿Un estatuto constitucional?

¿Un estatuto anticonstitucional? Díganlo claramente. Porque si no lo dicen, no hay forma de seguir adelante ni de ocuparnos de lo realmente importante, que es la crisis económica que nos ahoga. Pues el espectáculo que están dando es como para pensar que ustedes no están capacitados para autogobernarse, y que si un día tuvieran que hacerlo, Cataluña sería una olla de grillos o algo peor».

Claro que el ejemplo que les está dando el Gobierno central no es para menos. Creíamos que la sentencia del Tribunal Constitucional cerraba el asunto del estatut. Así lo había declarado el presidente. Pero ante la protesta de los catalanes, resulta que no, que no está cerrado, y Zapatero ha dado un triple salto mortal, aceptando primero la sentencia, para comprometerse luego a recuperar, con todos los instrumentos políticos y jurídicos a su alcance, aquellos contenidos del estatutrechazados por el alto tribunal. Y por si ello fuera poco, incluyendo una referencia a la «realidad nacional catalana», pero sin las disposiciones del Constitucional que quitaban a esa realidad toda validez jurídica. Esto es jugar no ya con dos, sino con tres barajas: la española, la catalana y la suya propia, que es la única que le vale.

Aunque tampoco debe sorprendernos lo más mínimo. Es zapaterismo puro y duro: sí, no y todo lo contrario al mismo tiempo. ¿Cómo se puede gobernar así? ¿Cómo se puede inspirar confianza a la oposición, a los demás gobiernos, a los mercados, a la opinión pública? Nada de extraño que lo único que ansíen hoy los españoles sea largarse de vacaciones lo más lejos posible y olvidarse de Zapatero. Pero se lo encontrarán a la vuelta. Las mentiras tienen las patas muy largas en nuestro país desde que él gobierna, o hace que gobierna, con permiso de vascos y catalanes que ni siquiera se sienten españoles.

Cataluña ya no es un problema
TEODORO LEÓN GROSS El Correo 21 Julio 2010

Asombrosamente Rajoy se dejó derrotar en el debate sobre el estado de la nación, o al menos renunció a ganar para escabullirse del espinoso enredo del 'Estatut'. Hasta ese momento había propinado una durísima paliza a Zapatero, con un discurso quirúrgico sobre la crisis y la inconsistencia del presidente, colocándolo ante el espejo cruel de la hemeroteca con dinamita retórica. Y cuando éste parecía literalmente grogui, al borde de la cuenta atrás, se encontró ese flanco descubierto y remontó mientras Rajoy rehuía el cuerpo a cuerpo dejándose golpear en sus contradicciones y evasivas vergonzantes sobre el 'Estatut' por el que había pasado de puntillas para no verse salpicado por el río de lava tras la sentencia volcánica del Constitucional. Para cualquier espectador debió de resultar asombroso cómo el orador rocoso, ejecutor implacable de un discurso que parecía un pelotón de fusilamiento documental, se dejaba golpear con esa pasividad. Sin embargo lo ocurrido parece simple: un cálculo electoral de sus cabezas de huevo, concluyendo que el desgaste será mínimo en su electorado conservador de alta fidelidad y en cambio dará margen para alianzas con algún socio nacionalista. Así que Rajoy aguantó el bochornoso chorreo del presidente sobre su volubilidad y su silencio cobarde. El plan era perder para ganar. Electoralmente, claro.

La situación ha cambiado: Rajoy denuncia que el problema catalán es Zapatero, y Zapatero denuncia que el problema catalán es Rajoy. Así pues, de facto ha desaparecido el problema catalán. Ya no les interesa la constitucionalidad, la identidad nacional, las bilateralidades asimétricas o la discriminación del español; sólo disputarse a cara de perro cuál sufre una demonización más abrasiva ante la sociedad catalana. Rajoy acaba de repetir en Sitges que hay que respetar los sentimientos bla bla bla, olvidada ya su enmienda a la totalidad, y Zapatero insiste en que este caos es el peaje por el dogmatismo de la derecha, como si las inconstitucionalidades del texto fuesen sólo una anécdota. Esto tiene efectos colaterales. Los nacionalistas les acusan de «castrar» a Cataluña, recuperando el victimismo del que se nutre el nacionalismo, como advertía Maalouf en 'Identidades asesinas'. Pero Zapatero y Rajoy prefieren renunciar al 'patriotismo constitucional' porque ya no se trata de valores sino de la calculadora electoral. Al menos Zapatero es el de siempre, con esa delicuescencia tan posmoderna del 'pensamiento débil', pero para Rajoy es un caso impúdico de travestismo político. Al final ha decidido ser como Zapatero. Quizá también él asume que es el camino del éxito.

Un Gobierno sin Parlamento y con el PSOE estresado
José Antonio Zarzalejos. El Confidencial 21 Julio 2010

La “geometría variable” en el Parlamento le ha permitido a Zapatero mantenerse como un equilibrista sobre el alambre. Siempre ha encontrado el Presidente un árbol en el que ahorcarse políticamente. Ora la izquierda, ora los nacionalistas, ora el grupo mixto con algún complemento. La cuestión es que este errático deambular de pactos y acuerdos no sólo desquicia la acción de Gobierno -siempre condicionada por peticiones o exigencias exorbitantes- sino que también mina la moral y la seguridad del propio PSOE. La sesión de ayer fue de las que hacen historia aunque sea con minúsculas: el Ejecutivo recibió el bofetón político más sonoro y unánime de toda la oposición en dos cuestiones estratégicas: la declaración sobre el Estatuto catalán y sobre la congelación de las pensiones. El equilibrista se cayó del alambre.

Costalada
El giro copernicano de Zapatero ha provocado que pierda el apoyo de la izquierda (IU, ERC, ICV) y de las centrales sindicales muchos de cuyos afiliados lo son también del PSOE. Desde esa perspectiva, la inasistencia del Presidente del Gobierno al acto en Rodiezmo, al que no ha faltado en los últimos nueve años, supone una ruptura no menor de la que padeció el PSOE y UGT con González. Las visiones encontradas entre el Gobierno y Montilla y buena parte del PSC -partido federado con el PSOE- sobre la sentencia del Estatuto de Cataluña fragilizan también la cohesión interna del socialismo español, más aún después del fracaso parlamentario de ayer. Y la aproximación del Gobierno al PNV -por estricta necesidad aritmética como igualmente ayer pudo observarse- alerta a Patxi López, lehendakari con apoyo del PP, y molesta de manera ostensible a los conservadores tanto en Bilbao como en Madrid.

Quiere esto decir que sobre la crisis económica y política, Zapatero tiene encima de la mesa otra en forma de complicado puzle dentro de su propio partido, nervioso, tenso y estresado. El Presidente es una auténtica maquina de generar crisis. De momento, está casando las piezas de manera precaria. Lo que está provocando enormes malestares e irritaciones. El presidente tiene que ser muy benigno con CiU que es el oponente del PSC en Cataluña y extraordinariamente sensible a las demandas del PNV que es el partido que en el País Vasco trata de descabalgar a López. Por si fuera poco, no puede permitirse el lujo de enfrentarse más a los sindicatos, a los que tanto él como el resto del Gobierno tratan verbalmente con una delicadeza exquisita.

La sesión parlamentaria de ayer -colofón de una debate sobre el estado de la Nación sólo subrayable por su mediocridad de contenidos y de expresiones—adelanta un diagnóstico muy preocupante para el Gobierno: deberá pagar muy caro el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado; no es seguro en absoluto que saque adelante algunas reformas –por ejemplo, la de las pensiones—y tendrá que hacer ímprobos esfuerzos para que no se le desmanden los barones autonómicos que como Griñan –enfurecido por la justa adjudicación a la BBK de los restos de Caja Sur-, o Fernández Vara, necesitan un discurso de izquierda y “españolista” para enfrentarse a sus electorados.

Se cruzan apuestas: después de la jornada de ayer el Presidente hará coincidir las elecciones locales y autonómicas de mayo de 2011 con las generales. Sería lo lógico tal y como están discurriendo los acontecimientos

La debilidad del Gobierno
El Editorial La Razón 21 Julio 2010

Las votaciones de las resoluciones del Debate sobre el Estado de la Nación evidenciaron ayer una realidad que es imposible maquillar: el Gobierno afronta su etapa parlamentaria más difícil de toda la legislatura. El Ejecutivo sólo logró salvar una de las medidas que le puede dar más margen de movimiento en los próximos meses: el techo de gasto presupuestario con el que contará el Gobierno para 2011, resolución que fue aprobada gracias a la abstención de CiU y de Coalición Canaria, por lo que los 169 votos socialistas fueron suficientes para que esta medida trascendental siga su curso. Ésa fue una de las pocas satisfacciones de los socialistas, que vieron cómo se cerraba el Debate sobre el Estado de la Nación con nueve derrotas –cinco más que el año pasado– y con el dato más que preocupante al ver que salían adelante ocho propuestas de la oposición.

El Ejecutivo vio cómo no salía adelante una de sus iniciativas «estrella»: la propuesta de resolución pactada entre el PSOE y el PSC sobre la sentencia del Tribunal Constitucional relativa al Estatut, que no logró el apoyo de los grupos nacionalistas catalanes CiU y ERC, al entender que esta propuesta no incluía la declaración que aprobó el viernes pasado el Parlamento de Cataluña, que gravitaba sobre el preámbulo de la norma catalana, que fue cuestionado por el TC.

Pero quizá el correctivo más severo fue ver cómo toda la oposición se unía para aprobar la propuesta para que el Gobierno no aplique su decisión de congelar las pensiones contributivas en 2011 con el fin de ahorrar 1.500 millones de euros y que tampoco retrase la edad de jubilación. De esta forma, los grupos de la oposición pactaron una enmienda transaccional al entender que esta medida del Gobierno traicionaría el espíritu del Pacto de Toledo, algo que siempre se le ha reprochado al Ejecutivo.

De esta forma se escenificaron ayer la soledad y la debilidad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Y la vuelta del verano no va a ser más venturosa si se confirma que CiU no apoyará los Presupuestos Generales del Estado, a lo que se suma la incertidumbre que ha suscitado el encuentro entre Artur Mas, Josep Antoni Duran i Lleida y el líder del PNV, Íñigo Urkullu. A pesar de que su contenido no ha trascendido, nadie ignora que ambas fuerzas nacionalistas están buscando puntos de consenso con vistas a la votación de los Presupuestos Generales del Estado.

Así las cosas, el Gobierno tendrá que hacer numerosos encajes de bolillos y no pocas concesiones, que puede que no siempre se ajusten al interés general, si quiere lograr una estabilidad parlamentaria que le permita ejercer su labor gubernamental sin sobresaltos. Visto lo visto ayer, parece que va a ser bastante complicado que los socialistas lleguen a un pacto consistente con alguna de las fuerzas políticas del Congreso, que transmiten la sensación, cuando no la confirmación, de que dan por amortizado al actual Ejecutivo hasta el punto de que no están dispuestas a darle ningún balón de oxígeno que le facilite llegar al final de la legislatura.

El ministro del Interior premia a 9 presos terroristas con 38 asesinatos a sus espaldas
 www.gaceta.es 21 Julio 2010

Clamor contra las medidas de gracia de Rubalcaba entre los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Tanto en la Policía como en la Guardia Civil arremeten contra las iniciativas del ministro

Los nueve presos de ETA expulsados o autoexcluidos de la banda a los que el Ministerio del Interior que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba ya ha agraciado con beneficios penitenciarios, suman un total de 785 años de condena y cargan con 38 víctimas mortales sobre sus espaldas. Hasta el momento, los nueve terroristas hoy internos en la prisión alavesa de Nanclares de Oca no han cumplido en conjunto ni con la quinta parte de la pena de prisión a la que fueron condenados (en total, han permanecido 148 años en las cárceles de los 785 previstos).

Mientras el titular de Interior trata de normalizar el hecho de que presos de ETA como Iñaki Rekarte, Andoni Muñoz de Vivar o Fernando de Luis Astarloa queden en libertad para trabajar o estudiar entre semana (y que otros seis reclusos de ETA ya puedan disfrutar de 36 días de permiso al año aspirando al régimen de “prisión atenuada”), entre sus subordinados y principales castigados por el terrorismo de ETA, los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), han saltado todas las alarmas, tal y como denuncian en LA GACETA los representantes de los sindicatos y asociaciones mayoritarias de los FCSE.

Rekarte fue condenado por tres asesinatos y tan sólo ha cumplido 18 años de prisión de los 203 a los que fue condenado; Muñoz de Vivar, 16 de los 67; y Astarloa, 23 de 100 –con dos víctimas mortales–. Entre los seis reclusos que disfrutarán de permisos, conocidos sanguinarios como Luis María Lizarralde, que sólo lleva en prisión 16 años de los 74 que le corresponden, o José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, ex jefe del aparato político de ETA que sólo ha cumplido con 18 años de 59.

Estos nueves presos conviven en la prisión de Nanclares de Oca junto a otros diez terroristas que se han desmarcado de la banda. Precisamente, la misma cárcel desde la que, más allá de la prisión atenuada de Rekarte y Muñoz de Vivar, obtuvo recientemente el tercer grado otro recluso de ETA, José Antonio Hernández Velasco, tal y como adelantó en exclusiva LA GACETA.

Entonces Interior, desde la Dirección General de Instituciones Penitenciarias que dirige Mercedes Gallizo, dio la callada por respuesta. Ni contestó a las llamadas de este diario previas a la publicación de la noticia el pasado 12 de junio ni, posteriormente, desmintió extremo alguno. Los sindicatos mayoritarios de la Policía no dan crédito al salto cuantitativo y cualitativo de la política de premio y castigo de Rubalcaba procurando la división entre los presos de ETA –a la par que favorece la otra, la de los representantes de hoy ilegalizado aparato político de ETA y sus responsables militares–.

Los sindicatos mayoritarios de la Policía se oponen frontalmente a la política que sigue Interior. El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet considera que medidas de gracia como las que ha otorgado Rubalcaba suponen “conceder otra vez las llaves de las cárceles a ETA” y además “alienta a los terroristas”. A su juicio, los etarras ya “saben que si son detenidos pueden arrepentirse y salir en libertad a los pocos años”.

Desde el SUP también destacan que “nos basamos en dos premisas: una, en ningún caso vamos a estar de acuerdo con que terroristas o asesinos de cualquier ciudadano –y en lo que nos afecta, de policías–, puedan salir en libertad sin cumplir la pena integra, y, en segundo lugar, que pedimos transparencia sobre lo que está haciendo el Gobierno: los muertos que han ocasionado, el tiempo de prisión que han cumplido, la indemnización que han satisfecho y el documento o grabación donde consta que han pedido perdón”.

Por su parte, desde la Confederación Española de Policía (CEP), su secretario general, Ignacio López enfatiza que estos beneficios penitenciarios suponen “una verdadera barbaridad, no quiero decir que no se cumpla la ley, sino el hecho de que se justifique desde un plano moral la conveniencia de esta aplicación de la ley para estos casos”.

“Resulta verdaderamente repulsivo y supone un ataque a todos los policías, que se levantan todas las mañanas para cumplir con su deber, el que basura humana como los etarras sean puestos en libertad”, resalta López, quien incide en que en la CEP, “desde hace muchísimos años, reclamamos el cumplimiento íntegro de las penas” para los delitos de terrorismo –y otros–. Aunque sea legal, declara, “no nos va a privar de nuestro derecho de sentir y expresar asco”.
López concluye aseverando que el de ayer fue “un día muy triste, y más tras comprobar que un político (Alfredo Pérez Rubalcaba) justifique estas excarcelaciones, por mucho que estos asesinos se hayan arrepentido, hayan hecho frente a su responsabilidad civil o hayan cumplido parte de sus penas”.

En la Guardia Civil, el secretario general de su asociación mayoritaria (Asociación Unificada de Guardias Civiles, AUGC), Alberto Moya, expone a este diario que, “por desgracia, ya nos temíamos que íbamos a tener que tragar con este sapo cuando se atisba el fin de ETA, pero debe quedar claro que vamos a exigir el cumplimiento estricto de la ley en su grado punitivo máximo”.

Aunque se haya aplicado la ley, Moya advierte de que “los beneficios penitenciarios tienen un margen, y ojo, cuidado que se está jugando con fuego. Hay muchas víctima directas e indirectas del terrorismo y estos escarceos no están sentando nada bien. La posición de la AUGC va “en la línea opuesta a la de Interior: que los etarras la paguen y no se les conceda ningún beneficio”. Asimismo, piden “prudencia y responsabilidad” al Gobierno.

Las FCSE no son, además de las víctimas del terrorismo –ver página 10–, los únicos desagradablemente sorprendidos por las iniciativas del Ministerio del Interior a través de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. También se ha extendido un profundo malestar entre los funcionarios de prisiones.

Patxi da un año de plazo para aprender euskera
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 21 Julio 2010

Dentro de un año, en el País Vasco, gobernado por un socialista, se pondrá multar a los comerciantes por no atender en euskera. Casi como ocurre ahora en la Cataluña gobernada por otro socialista. Socialismo es imposición.

Francisco Javier López Álvarez, que no sabe NADA de euskera hasta el punto de que tuvo que hablar con Arnaldo Otegui en la lengua de los guardias civiles, quiere que los comercios y las empresas vascos atiendan en euskera bajo pena de multa que puede llegar a los 600.000 euros. La verdad, a mí 600.000 me parece una sanción de risa para semejantes genocidas: diez años en la cárcel de Basauri o en la de Martutene, expropiación de todos los bienes y trabajos forzados. No hay que tener piedad.

La multa y la obligación aparecen en un decreto que aprobó Juan José Ibarretxe en 2008. Pero los socialistas, que están por mantener unida España, como lo prueba el estatuto catalán, han dado un año más de plazo a los comerciantes para que lo aprendan o contraten a alguien que lo hable. Sinceramente, yo soy partidario de que se apliquen las multas YA. Los más perjudicados serán los comerciantes de las zonas maketas, como Baracaldo, Portugalete, Irún, Eibar, Vitoria y Basauri, donde gana el PSOE. Así aprenderán a quién deben votar esos memos.

He aquí dos nuevos yacimientos de empleo en Vascongadas: los contratdos sólo por saber euskera y los delatores profesionales.

Por cierto, ¿cuántos de los aparatchiks del PNV y del PSE-PSOE-EE hablan euskera? Francisco Javier López no; Iñaki Anasagasti, senador del Reino de España, tampoco; Rodolfo Ares, consejero de Interior, tampoco...

(Pie de la foto que he sacado de Flickr: El pasado 12 de diciembre de 2009 tuvo lugar en el Ayuntamiento de Bilbao una concentración con motivo del día del Euskera. Bajo el lema Euskal Herria Euskaraz aparecieron una decena de personas a concentrarse en el sitio mencionado. No sabemos por qué el acto tuvo tan pocos asistentes, pero acabó siendo un fracaso al que casi ni los medios acudieron a cubrir la noticia.)

El Tribunal Constitucional y yo
Jesús Royo Arpón www.lavozlibre.es 21 Julio 2010

No tendrá la menor importancia, es una anécdota mínima, pero voy a contarla, aprovechando que el TC está bajo los focos. Finales del 2005. Yo trabajaba de profesor en un instituto de Secundaria de un pueblo de Barcelona. Ya se había completado la inmersión lingüística en la escuela primaria, con el éxito clamoroso que conocemos. El próximo objetivo nacionalista eran los institutos: se trataba de imponer el catalán como fuera, y se sacaron de la manga lo de 'lengua vehicular'. La lengua vehicular debía ser el catalán. ¿Por qué? Porque, siendo lengua propia de Cataluña, era también lengua propia de la escuela. ¿O es que la escuela no es de Cataluña? Esa era la argumentación al uso, y la gente del gremio tragábamos semejante maravilla de racionamiento. No porque no viéramos que era un sofisma zafio, basto y tramposo, sino porque en ello nos iba nuestra morterada mensual, el plato de cada día caliente en la mesa y la cuota de la hipoteca.

Se nos había vendido -mentido- que la inmersión -o sea, no atender el derecho a la educación en lengua materna- era necesaria para que los niños obtuvieran una destreza semejante en ambas lenguas al finalizar la primaria. En la secundaria, pues, habría libertad en cuanto a la lengua, según la opción del profesor, o según la composición del alumnado, o según la distribución que se decidiera en la planificación del consejo escolar. Fórmulas, todas ellas, racionales, igualitarias, en consonancia con la fórmula del Estatuto (el de Sau): "La Generalitat propiciará la igualdad de ambas lenguas". Pues no, todo eso se lo pasaron por el forro, donde dije digo, digo Diego, y ahora ya no era por compensar un agravio histórico ni por facilitar el aprendizaje de una lengua amenazada, sino porque sí, por 'uebos'. (Aclaración: 'uebos' significa necesidad, y es la versión castellana medieval del latino 'opus est').

Pues en ésas se planteó en el Claustro la obligatoriedad del catalán como lengua vehicular. Yo preparé para el caso una lista de citas jurídicas del TC (sentencia de 1984) de las que se deducía que el castellano, igual que el catalán, debe ser lengua docente y de comunicación con padres y alumnos, por lo que un claustro no podía eliminarlo. Y que me reservaba el derecho a impartir mis clases en castellano, que para mí era ya un deber de conciencia. La verdad es que no pude pasar de cinco palabras -suerte que, al menos, las citas las había repartido impresas-. Un compañero, iracundo, me increpó a voz en grito, me hizo responsable de las tropelías del Condeduque de Olivares, Felipe V y Franco, me asoció a los cuernos de la cabra de la legión y me estigmatizó con el baldón deshonroso de 'enemic de Catalunya'. O sea, cumplió a la perfección su papel de mamporrero: señalar dónde está el límite de lo tolerable. Y señalarlo no por mí, sino como aviso al resto de profesores. Todos repudiaron las formas intemperantes de aquel almogávar, pero sólo unos cuantos votaron en contra de la propuesta: jugándosela, evidentemente.

Meses después, el director me tuvo un par de horas rogándome que diera mi brazo a torcer, que había un padre intransigente, 'del morro fort', que iba a denunciarme a Inspección, que saldríamos en la prensa, que qué mosca me había picado y qué amistades frecuentaba. Total, hicimos un pacto entre caballeros: yo daba en catalán las clases de la ESO y en castellano las de Bachillerato, a la espera de lo que decidiera el Tribunal Constitucional.

La sentencia se ha retrasado cinco años, y mientras tanto me he jubilado. Ya nadie da las clases en castellano. Ahora llega la sentencia en que se afirma que ambas lenguas oficiales deben ser vehiculares de la docencia. El próximo curso, ¿habrá algún profesor que se acoja al derecho a dar clase en castellano, de acuerdo con la sentencia del TC? Para disuadir a vacilantes, ya están los mamporreros al acecho, afilando su hoz, 'esmolant l'eina'...

La puntilla
andrés amorós ABC 21 Julio 2010

Hasta ayer mismo, algunos aficionados barceloneses de buena voluntad confiaban en que el tradicional «seny» catalán se impusiera para que la amenaza a la libertad de ir a los toros no se llegara a cumplir. Lamentamos tener que reconocer hoy que se equivocaban.

No es extraño. En todos los ámbitos de la vida, tendemos a negar lo que nos resulta imposible de comprender y difícil de aceptar. Es la vieja táctica del avestruz: mejor engañarnos que desesperarnos. ¿Cuántas veces lo hemos escuchado?: «No hay que ser catastrofista», «las cosas no están tan mal», «no se ha roto nada...» La realidad indiscutible es que, limitándose a decir eso, no se arregla nada.

También me aferré yo a la esperanza, en un momento, de que Convergencia no quisiera aparecer con esta imagen de prohibición antipática ante el resto de los españoles, por si necesitaba alianzas con un partido nacional para gobernar; que Unió, de acuerdo con su tradicional ideario, defendería la libertad de los empresarios catalanes que arriesgan su dinero en el negocio taurino; que Esquerra tendría difícil justificar ante sus electores por qué defiende los «correbous», a la vez que ataca a las corridas de toros; que el Partido Socialista Catalán no querría verse mezclado en esta historia tan turbia...

Una vez más, incurríamos en lo que los americanos llaman «wishful thinking»: confundíamos la realidad con nuestros deseos. La puntilla ha sido la pirueta —una más— del socialismo catalán, que, en contra de lo que siempre había afirmado, da ahora libertad de voto a sus diputados autonómicos ante el proyecto de ley de prohibición de la Fiesta. De este modo, algunos socialistas votarán a favor, y otros, en contra: así, la prohibición de la Tauromaquia parece segura. De nada sirve ya argumentar que habían prometido lo contrario, ni recordar las ilusiones que se basaron en la presunta afición taurina del presidente Montilla y de su mujer: ni siquiera ha manifestado él cuál será el sentido de su voto, con el pretexto de no influir... Ni Poncio Pilatos lo hubiera hecho mejor. También en este tema, Montilla no puede permitir que nadie le adelante: «Yo, más nacionalista catalán que nadie», parece repetir. Aunque, con el habitual desparpajo de algunos políticos, sigue cargando la exclusiva responsabilidad de la probable prohibición sobre los hombros de sus rivales de Convergencia. ¿Habrá alguien tan ingenuo como para creerlo?

En los periódicos catalanes acabo de leer dos noticias de innegable trascendencia. En primer lugar, Convergencia i Unió cree tener ya asegurada la mayoría absoluta, ante el desplome del tripartito, la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y las piruetas de Zapatero. Además, en una encuesta que publica «La Vanguardia», el número de los catalanes que apoyan la independencia supera, por primera vez, al de los que se oponen.

¿Tiene todo esto algo que ver con la prohibición de los toros? ¡Por supuesto! Convergencia cree que ya no necesita alianzas ni se preocupa demasiado de su imagen en el resto de España. El socialismo catalán incita a la rebelión contra la sentencia sobre el Estatuto y el presidente del Gobierno promete buscar las vías para orillarla... Al lado de todo eso, ¿van a dudar los nacionalistas en prohibir la Fiesta? ¡Claro que no! Cuestiones mucho más graves, objetivamente hablando, están planteando ahora, sin el menor respeto a la libertad de los españoles, en su conjunto...

Una vez más, hay que recordar lo que manifestó Albert Rivera, en el acto del Liceo que organizó ABC. El sentido de sus palabras era clarísimo: «Si este acto se planteara como una defensa de la Tauromaquia, yo no hubiera venido, porque no soy aficionado. Vengo porque el lema habla de libertad: la libertad de ir a los toros el que lo desee». Esa es la libertad que ahora se impide. El trasfondo político de toda la cuestión es evidente, aunque algunos intenten negarlo con la cantilena de que no hay que convertir esto en un «debate identitario». ¿Quién lo ha afrontado así? ¿Se van a prohibir a la vez la caza y la pesca en Cataluña? Para todo el que no tenga telarañas en los ojos, el motor básico de este proyecto de prohibición resulta evidente: el deseo de eliminar de Cataluña cualquier signo que en el mundo entero se identifique con la cultura española. Eso es justamente la Fiesta de los toros : lo tiene que reconocer cualquier observador imparcial, sea aficionado o no.

De nada ha servido recordar que la Tauromaquia ha sido, desde hace siglos, una Fiesta catalana: el número de plazas, los toreros catalanes, los críticos, los artistas, los empresarios. Cualquiera recuerda los nombres de Pablo Picasso, Néstor Luján, Mario Cabré, «Chamaco», Joaquín Bernadó, Pedro Balañá...

Ahora mismo, en Céret, las corridas de toros se llenan de «senyeras» y barretinas, se escucha «Els Segadors» y el alcalde, sin ningún complejo, da un bando, el domingo 11 de julio, «prohibiendo las manifestaciones reivindicativas anticorridasen un radio de 150 metros alrededor de las Arènes». Repito: no sirve de nada recordarlo. El nacionalismo sabe apoyarse en el presunto «progresismo», tendencioso e ignorante. Un solo ejemplo. Conviene recordar un reciente artículo del catedrático de Filosofía Jesús Mosterín —uno de los «expertos» que declaró ante el Parlamento catalán en contra de los corridas— en el que dice textualmente:

«De hecho, el riesgo del torero es mínimo... El mayor riesgo que corre es el de ser herido por las banderillas que sus propios banderilleros le han clavado al bovino... Las estadísticas muestran que en los últimos veinte años ningún torero ha muerto en la plaza». Rubor intelectual daría contestar con datos a semejantes muestras de ignorancia de un presunto «experto».

La realidad lamentable es que el nacionalismo, apoyado en este seudoprogresismo, va a conseguir lo que quería. Dentro de una semana, Barcelona se habrá empobrecido culturalmente un poco más, en contra de su tradición abierta, mediterránea, y los catalanes habrán visto cercenada una más de sus libertades. Hay otro aspecto que no debemos olvidar. Tampoco —me temo— han sabido defender la Fiesta suficientemente los profesionales de la Tauromaquia, dentro y fuera de Cataluña.

Por todo ello, sentía yo una profunda melancolía el domingo pasado, en la Plaza Monumental de Barcelona, cuando unas voces se alzaban y unas pocas pancartas aparecían, en los tendidos, reclamando libertad: parecía un viaje hacia atrás en el tiempo, a épocas felizmente superadas.

Recordaba yo a Paul Éluard, que da título a Elena Quiroga: «Escribo tu nombre: libertad». Y al padre común Cervantes, en boca de la pastora Gelasia: «Libre nací y en libertad me fundo...».

Barcelona es el último bastión de una batalla perdida ya muchas veces. Se había pedido a las organizaciones taurinas de fuera de Cataluña que no intervinieran mucho, para no suscitar reacciones. Es un caso claro de esa estrategia de una oposición «de bajo nivel», que suele conducir a la catástrofe: haría bien el PP en contemplar este ejemplo...

Las conclusiones son obvias: en definitiva, deciden los nacionalistas, crecidos ante una marea general que creen imparable. Pastelea el socialismo catalán —también en esto—, contradiciendo lo que tantas veces habían sostenido. Ha sido la puntilla: libertad, ¿para qué?... Lo siento por Cataluña. Y no solo, ni en primer lugar, por los toros.

Òmnium Cultural, el 'niño mimado' de la Generalitat de Cataluña
Impulso Ciudadano denuncia que la entidad recibe cada año un millón de euros del Gobierno regional
 www.lavozlibre.es 21 Julio 2010

Madrid.- Òmnium Cultural recibirá una nueva cantidad de 170.000 euros que se han de añadir a las otras muchas que ya ha recibido de parte del Ejecutivo de José Montilla. Con este nuevo acuerdo con la Generalitat, aprobado este 20 de julio, la cifra total que ha recibido esta entidad asciende a 7,6 millones de euros desde 2004 en subvenciones directas.

Con motivo de esta nueva partida de 170.000 euros para impulsar el programa 'Quedem?' ('¿Quedamos?') por parte de la entidad secesionista, Impulso Ciudadano ha querido denunciar la situación con cinco puntos abusivos desde su punto de vista.

En primer lugar, denuncia “la malversación continuada de fondos públicos por parte del Gobierno de la Generalitat con el fin de financiar y fortalecer entidades ideológicamente afines que actúan como herramienta de adoctrinamiento político y de penetración en el tejido social como parte del proyecto político independentista”.

En segundo lugar hace referencia a las constantes subvenciones que recibe la entidad: “Los 170.000 euros de la subvención al programa 'Quedem?' no son más que la punta del iceberg de las cantidades de dinero recibidas anualmente por la plataforma filoindependentista Òmnium Cultural”. Como dato que muestra las muchas subvenciones que recibe, aporta los 710.273 euros que recibió conforme al convenio plurianual firmado en 2007. A estas cantidades se pueden añadir las cifras de otras ayudas fijas que Òmnium consigue anualmente de los Departamentos de Vicepresidencia (voluntariado por la lengua), Gobernación (introducción a la lengua catalanas), Cultura (250.000 euros para entregas de premios y otros actos) y Acción Social (integración social de personas inmigradas), todos ellos controlados por ERC. Por ello, se puede concluir que Òmnium Cultural recibe todos los años más de un millón de euros solo de la Generalitat de Cataluña.

En el tercer punto, Impulso Ciudadano lamenta la colaboración que los partidos PSC, IC-EUiV prestan a ERC, y el cuarto lo reserva para exigir “la detención de la hemorragia de caudales públicos en pos de unos objetivos que persiguen la destrucción del propio Estado que los facilita”.

Para el final deja la exigencia al Gobierno regional para que “vele por el bien común de los catalanes, defienda sus instituciones y deje de actuar con deslealtad a la nación que debería defender”. El objetivo de la denuncia de Impulso Ciudadano es que la Generalitat “abandone la financiación de conspiraciones dirigidas a la desestabilización del actual marco de convivencia que comparten y defienden la inmensa mayoría de españoles”.

Òmnium Cultural fue la organizadora de la manifestación del pasado 10 de junio que finalizó siendo un alegato en defensa de la independencia de Cataluña. Es la entidad privada que más dinero ha recibido de la Generalitat. Además, también recibe subvenciones de consejos comarcales y ayuntamientos, como el de Barcelona. La organización ha sido acusada de recibir un trato de favor por estas subvenciones directas y también con las herencias intestadas que da a dedo el Gobierno autonómico.

El programa de la entidad que ha recibido la subvención tiene como objetivo dar a conocer a los nuevos residentes en Cataluña “el conocimiento del entorno y fomento del catalán”.

Carod paga a Òmnium 170.000 euros tras la marcha soberanista
El Gobierno catalán subvenciona un programa anual de la entidad
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC Cataluña 21 Julio 2010

Diez días después de la gran manifestación independentista que ha forzado a José Luis Rodríguez Zapatero a recibir en La Moncloa al presidente de la Generalitat, José Montilla, el Gobierno catalán aprobó dar una subvención de 170.000 euros a la entidad convocante de la marcha, Òmnium Cultural. Se trata de la ratificación de un convenio con Òmnium para impulsar el programa «¿Quedamos?», cuyo objetivo es la «cohesión social» y la integración de inmigrantes mayores de 16 años.

Por este concepto, el proyecto recibe fondos de los departamentos de Vicepresidencia, Acción Social y Cultura de la Generalitat, los tres en manos de Esquerra, tal y como confirmó ayer el vicepresidente catalán, Josep Lluís Carod-Rovira.

«Se trata de la confirmación de una ayuda que el Gobierno catalán otorga regularmente» a esta entidad, explicó Carod-Rovira tras la reunión semanal del Ejecutivo autonómico. El número dos del gobierno de Montilla y ex líder de Esquerra añadió que Òmnium «es la única entidad privada con un programa de atención a los mayores de 16 años para que tengan conocimiento sobre el país de acogida, no sólo la lengua». Los inmigrantes que llegan a España a partir de los 16 años ya no pasan por el sistema educativo español y esquivan, por tanto, la inmersión lingüística en Cataluña.

Convocatoria polémica
Òmnium Cultural, entidad nacida en los años 60 como defensora de la lengua y la cultura catalanas, ha adquirido un perfil mucho más político en la última década con su defensa del derecho a la autodeterminación. La organización tuvo un papel determinante en la convocatoria de la manifestación contra el Tribunal Constitucional (TC) por la sentencia sobre el Estatuto catalán. De hecho, esta entidad llevaba un año organizando una respuesta masiva a la temida sentencia del TC, y en ella se escudaron CiU y ERC para imponer el polémico lema de la marcha «Somos una nación. Nosotros decidimos».

Un lema rechazado por el presidente de la Generalitat, que anunció su decisión de encabezar la marcha antes de conocer el eslogan y vio seriamente cuestionada su autoridad durante la semana que duró la negociación sobre la cabecera de la manifestación. Finalmente, Montilla tuvo que asumir el lema aunque consiguió encabezar la marcha con una gran «senyera». Problemas que al parecer no han sido óbice para que Òmnium renueve los convenios con la Generalitat.

Lo cierto es que la entidad presidida por Muriel Casals es una de las principales beneficiarias de la política de ayudas públicas de la Generalitat. Durante los siete años de gobiernos tripartitos ha recibido un total de 7,6 millones de euros en ayudas diversas por la promoción de la lengua y la cultura catalanas. Siete departamentos de la Generalitat han beneficiado a Òmnium con sus ayudas: cuatro republicanos —Vicepresidencia, Acción Social, Cultura y Gobernación— y tres consejerías en manos de los socialistas —Presidencia, Educación y Trabajo—.

Aunque Òmnium no sólo ha sido beneficiaria del tripartito. El último gobierno de Jordi Pujol la premió con 600.000 euros de la herencia de Carme Pintò Valls, una millonaria que murió intestada y cuyos bienes sirvieron de entrada a la entidad nacionalista para materializar su señorial sede en la calle Diputación, 790 metros cuadrados en pleno corazón del Ensanche barcelonés. Bien conectada con el poder político en Cataluña —CiU y Esquerra han librado duras batallas por copar su comité director— se ha convertido en la «voz oficial» de la sociedad civil catalana con el apoyo de sus 20.000 socios.

El teniente de alcalde, Santiago Domínguez, del BNG, reparte gratuitamente 5000 banderas de Galicia
El Ayuntamiento de Vigo financia la exaltación del nacionalismo
Tras varias semanas con la bandera de España como protagonista, los nacionalistas vigueses buscan la ‘revancha’ el 25 de julio
Galicia4.com, Periodista Digital 21 Julio 2010

El consistorio vigués ha decidido no escatimar en gastos en un asunto que parece considerar de primera necesidad: la defensa del nacionalismo.

En plena época de crisis, en la que todos los ayuntamientos se están apretando el cinturón, el consistorio vigués ha decidido no escatimar en gastos en un asunto que parece considerar de primera necesidad, como es la defensa del nacionalismo.

El teniente de alcalde, Santiago Domínguez, del BNG, ha iniciado el reparto gratuito de 5000 banderas gallegas para que los vigueses adornen sus balcones el próximo 25 de julio, demostrando “que están orgullosos de ser gallegos” y “conmemorando una fecha que significa que somos un país con historia, lengua e identidad propia”.

Una idea que resulta poco original tan sólo una semana después de la final del Mundial de fútbol, que vistió a todo el país de rojo y amarillo, despertando molestias entre los sectores más radicales.

Un ‘ojo por ojo’ que Domínguez intenta camuflar bajo una política de continuidad, asegurando que esta iniciativa constituye una segunda parte de la campaña “Dalle á lingua”, celebrada el pasado 25 de julio “ante los ataques que el gallego estaba sufriendo”.

La Cámara Alta aprueba hoy el uso restringido de las lenguas en el Pleno
Zapatero se libra del «pinganillo» en el Senado
Madrid - Maribel Casado La Razón 21 Julio 2010

Nunca un final fue tan anunciado. Y es que de sobra es conocido que el Senado aprobará hoy, definitivamente, la llegada de las lenguas cooficiales al Pleno. Eso sí, quedará restringido al debate de las mociones.

Atrás quedó el apoyo incondicional de los socialistas a los 34 senadores nacionalistas que el 28 de abril registraban la propuesta en la Cámara Alta o esa, quizá sobrevalorada, «sensibilidad» del Gobierno hacia la pluralidad lingüística, que terminó haciendo aguas. Entonces, una recién nombrada senadora, Leire Pajín, se erigía en paladín de la causa y hacía gala de sus conocimientos de euskera, valenciano y gallego.

Por aquel entonces, el presidente de la Generalitat, José Montilla, vivía sus horas más bajas y decidió iniciar una doble campaña en el Senado. Lenguas cooficiales por un lado, renovación del Tribunal Constitucional, por otro. El azar ha querido que Montilla esté hoy en Madrid para ver cómo sale adelante la ampliación del uso de las lenguas cooficiales en el Senado. Eso sí, no podrá ser testigo de la cuadratura del círculo. El PP frenó, de momento, sus aspiraciones con el TC y la renovación ha sido aplazada hasta septiembre.

Sea como fuere, y en lo que a lenguas se refiere, poco queda de lo prometido por el PSOE a los nacionalistas aquel 28 de abril. Y es que la imagen del vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, con el «pinganillo» en la oreja mientras escuchaba a otro andaluz, Montilla, marcó un antes y un después en el proceso. Tanto incomodaron a los socialistas las críticas sobre lo «ridículo» de la escena que aplazaron hasta en cuatro ocasiones la presentación de enmiendas a la propuesta.

Y entonces dieron un paso atrás y donde hubo un sí rotundo ahora había un sí con muchos peros. Tanto que la ampliación quedó reducida al debate de las mociones en el hemiciclo y no llegará a la sesión de control al Gobierno. El senador del PP Juan Van-Halen tiene claro que esa jugada no tiene otra razón de ser que «evitar a Zapatero el ridículo de tener que usar ‘‘pinganillo’’ en el Senado», como ocurrió con Chaves, aunque los socialistas lo nieguen.

Hoy, los 34 senadores nacionalistas darán el visto bueno a las enmiendas del PSOE, ya que, pese a las limitaciones, sigue siendo un avance importante y un cambio sustancial. ¿El resultado? En el primer Pleno de 2011.

La cara y la cruz de la ampliación
- El uso de las lenguas cooficiales queda limitado a la Comisión General de Comunidades Autónomas y al debate de las mociones en Pleno.
- El euskera, catalán, gallego y valenciano no tendrán cabida en la sesión de control al Gobierno ni en las comisiones ordinarias ni en los proyectos de ley.

política lingüística
El Gobierno vasco da un año más a los comercios para atender en euskera
M. F. VALLEJO | BILBAO. El Correo 21 Julio 2010

El Gobierno vasco modificó ayer el decreto sobre los derechos lingüísticos de las personas consumidoras y usuarias, con el fin de aumentar un año el plazo fijado para cumplir las obligaciones del uso del euskera en los comercios. El Ejecutivo de Patxi López evita de ese modo imponer multas a los establecimientos que no se han adaptado aún a esta normativa aprobada por el Gobierno de Juan José Ibarretxe, ya que el plazo terminaba el pasado domingo.

El Ejecutivo socialistas justifica la reforma con el argumento de que «no se dan las condiciones adecuadas» para aplicar sanciones, teniendo en cuenta «la realidad sociolingüística actual en Euskadi». El Gabinete socialista reconoce, además, que «se debe continuar dando pasos para alcanzar una verdadera normalización del uso del euskera en todos los ámbitos de la sociedad».

La normativa reformada ayer, que elaboró el anterior viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, fue aprobada el 1 de julio de 2008 y entró en vigor el 17 del mismo mes. Desarrolla la ley del Estatuto de Personas Consumidoras y Usuarias, que reconoce a los ciudadanos el derecho a recibir en euskera y castellano información sobre bienes y servicios y a usar cualquiera de las lenguas oficiales en sus relaciones con empresas o establecimientos de la comunidad vasca.

Obligaciones
El decreto obliga a rotular y a atender en euskera a los establecimientos con más de 250 trabajadores y con un volumen anual de negocio superior a los 50 millones de euros, o con una superficie mayor de 400 metros cuadrados que estén ubicados en capitales o municipios con más de un tercio de ciudadanos bilingües. También exige personal euskaldun a los centros comerciales con más de 15 trabajadores que presten atención al público. En la práctica, afecta a grandes cadenas, bancos, operadoras de comunicación, empresas de transporte y suministradores energéticos, unas 2.000 firmas en Euskadi.

En su día, tanto el PSE como el PP arremetieron duramente contra una medida que calificaron como «un atropello a la libertad de comercio». El Gabinete de Patxi López anunció al inicio de la legislatura su intención de «establecer los mecanismos legales apropiados para que el aspecto sancionador del decreto no tuviese repercusiones sobre las empresas, entidades y establecimientos abiertos al público». Es más, uno de los puntos del pacto de Gobierno del PSE con el PP era la paralización de este decreto.

La normativa fijaba un plazo de dos años, que se cumplieron el pasado día 17 de julio, para que los establecimientos se adaptaran a la mayor parte de los requisitos exigidos. El Gobierno vasco ya avanzó en junio que no impondría multas a los comercios que incumplan el decreto de derechos lingüísticos de los consumidores y detalló que «había puesto en marcha el proceso para modificar el decreto».

La asesoría jurídica del Ejecutivo autónomo realizó un estudio para buscar la fórmula más adecuada y, a la vez, ajustarse a la Ley. La solución adoptada ha sido finalmente la de introducir esa moratoria en el cumplimiento de los requisitos de uso del euskera en los comercios para evitar las multas, hasta que «la realidad sociolingüística lo aconseje». Tras el anuncio del Gobierno vasco hace un mes, los partidos de la oposición censuraron que esta reforma puede suponer un «aplazamiento indefinido» de las sanciones.

Recortes de Prensa   Página Inicial