AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 24  Julio  2010

 

Happy birthday, ZP, por una década de embustes
Federico Quevedo El Confidencial 24 Julio 2010

Fue un acto desangelado, frío, casi gélido, como no podía ser de otra manera porque la verdad es que hay poco que celebrar. Pero él apareció como siempre, con esa sonrisa petrificada en su rostro y su discurso de optimismo antropológico que provoca nauseas. Sobre un fondo rojo su nombre, Zapatero, y debajo un enorme 10 que inevitablemente trasladaba al subconsciente la imagen de una camiseta de la selección española, campeona del mundo. Es lo único positivo que puede esgrimir, y encima no es mérito suyo, ni por asomo, aunque sea el ministro de deportes, pero no deja de ser un recurso de urgencia para intentar salvar los muebles a lo que siempre ha sabido hacer, a lo único que ha sabido hacer: el eslogan fácil y barato. Zapatero es un producto de marketing, un envase que en su día pudo ser atractivo porque lo nuevo siempre lo es, pero que luego se ha demostrado que tras un buen diseño publicitario -ZP, Zapatero Presidente- no había ni hay nada, el vacío más absoluto, y por eso ha tenido que llenar el recipiente de demagogia, populismo y el permanente recurso al todo vale y al cueste lo que cueste para mantenerse en el poder. Rodríguez es, en definitiva, un embuste en sí mismo, un falso, un hipócrita, un cínico, un resentido, un demagogo, un sectario, un frívolo, un insolvente y un relativista de los pies a la cabeza. Reúne, por tanto, todas las cualidades de un mal gobernante. Qué digo malo, ¡pésimo! El peor que hayamos tenido, no ya en estos años de democracia, sino a lo largo de nuestra historia como país, con permiso de Fernando VII.

Tengo que reconocer que incluso a mí consiguió engañarme cuando, siendo todavía líder de la oposición, un grupo de periodistas de este diario nos reunimos un par de veces con él e hizo gala de una simpatía empalagosa y nos ofreció el caramelo de un programa político plagado de reformas dirigidas a regenerar la democracia. Pero poco tardó en aflorar el verdadero Rodríguez: bastó el accidente de un petrolero frente a las costas gallegas para que el hasta ese momento candoroso líder de la oposición enseñara sus uñas, y luego con la guerra de Iraq afilara los cuchillos del sectarismo. Había, por desgracia, muchos que seguían creyendo en él -no tanto por mérito suyo como por demérito, en aquel momento, de Aznar-, pero algunos ya nos dimos cuenta de que tras la fachada de talante se escondía un sectario impenitente y un hábil embustero. La prueba fue el Pacto del Tinell, probablemente uno de los documentos políticos de mayor trascendencia que se hayan firmado nunca en nuestro país, por su alcance y por el contenido profundamente antidemocrático del mismo al conjurar las fuerzas del socialismo y del nacionalismo radical contra la derecha democrática. Y el Pacto del Tinell marcó, sin lugar a dudas, todo el devenir de la primera legislatura de Rodríguez, dirigida al aislamiento del PP mediante el cordón sanitario que Rodríguez puso en marcha con la izquierda y el nacionalismo radicales, y la complacencia de los moderados. Supuso, además, el compromiso del socialismo con una idea confederal de España que nada tenía que ver con el espíritu de la Transición y la Constitución Española.

Rodríguez se había abandonado en manos de políticos nacionalistas que demostraban un odio irrefrenable hacia todo lo español, y de intelectuales de estrechas miras y formación de todo a cien obsesionados con la Transición y empeñados en refundarla porque, en su opinión, fue llevada a cabo por herederos del franquismo. Con esos mimbres se tejió una legislatura dedicada a buscar el enfrentamiento y la división entre los españoles, primando el interés de algunas minorías sobre el general del país, y en la que el objetivo principal fue intentar el final de la violencia buscando un atajo, aunque esta vez distinto al que utilizó González: el atajo de la cesión a las pretensiones etarras. Fue cuando pudimos ver a Rodríguez desplegando otra de sus facetas, la del embuste. Empezando porque cuando negociaba con el PP el Pacto Antiterrorista ya había autorizado, al mismo tiempo, los contactos de Eguiguren con la banda de asesinos. Esa es su característica principal: la de tener una doble cara, un doble lenguaje, una doble moral y ningún principio. Luego esa característica, la de ser un embustero, fluyó como un manantial cuando en la campaña electoral de 2008 llegó la crisis y la negó, y se pasó los meses siguientes, de nuevo reelegido, manteniendo vivo el embuste hasta que le fue imposible esconder las evidencias.

En el fondo todo ha sido eso, un embuste detrás de otro. Nunca hubo talante, ni compromiso, ni fe en la democracia. Siempre ha sido eso, una fachada tras la cual, como en las películas del oeste, solo había un montón de vigas sujetándola para esconder al otro lado de la puerta el desierto más inhóspito y desagradable. Todo esto lo saben en el PSOE, no se crean, y por eso el décimo aniversario de su elección como secretario general ha tenido el escenario que ha tenido en lugar de haberse aprovechado como correspondía en un gran acto multitudinario. Rodríguez ‘el Embustero’ ya no tiene crédito ni en sus propias filas. No puede ir a Rodiezmo porque sabe que los mineros le van a pitar, a silbar y a abuchear… No va, de hecho, a ningún sitio donde haya gente incontrolable por temor a las manifestaciones de desprecio colectivo. Vive encerrado en su burbuja de cristal, ajeno a la realidad, escondido del mundo mientras ensaya en el espejo su sonrisa cínica como si fuera una caricatura de sí mismo. Diez años han convertido a Daniel el Travieso en el Enemigo Público Número Uno, y hoy lo único que espera de él la sociedad española es que tenga la gallardía de convocar elecciones lo antes posible para que alguien mejor que él venga de una vez a arreglar todo lo que él ha estropeado, que ha sido mucho.

Más en http://twitter.com/Federicoquevedo y en www.facebook.com

La década prodigiosa (de Zapatero)
Juan Carlos Escudier El Confidencial 24 Julio 2010

Hay que reconocer que en 2000 Zapatero no era gran cosa y tenía poco fondo de armario. Al día siguiente de ganar el Congreso del PSOE que Bono perdió, su nueva Ejecutiva le acompañó en un paseo por la sede del partido. Al pisar el que sería su despacho no pudo reprimir la confesión de que nunca antes había estado allí, lo que en una persona que llevaba tres años en la dirección socialista significaba que había sido un cero a la izquierda para el anterior secretario general. Ya instalado, no tardaría en recibir la llamada de presidente Aznar para que acudiera a la Moncloa a conocerle. Tenía el tiempo justo para ir al Corte Inglés y comprarse un traje. Fue una de sus primeras decisiones como líder del PSOE.

Pocos conocían entonces las interioridades de quien por pura casualidad se había colocado al frente de los socialistas y que por razones poco explicadas había encabezado una alternativa, Nueva Vía, que se había fraguado en reuniones en casa de Trinidad Jiménez, a las que empezó a acudir invitado por Jordi Sevilla. De hecho, existió la posibilidad de que la cabeza visible de aquel movimiento fuera Jesús Caldera, mucho más conocido que él, pero bastó un reportaje en El País en el que se le citaba como impulsor de una candidatura al 35 Congreso del PSOE para que asumiera el papel con naturalidad. Candidato casual, secretario general casual y presidente del Gobierno casual, tal fue su trayectoria hasta aquel 14 de marzo de 2004 que aún olía a la dinamita del 11-M.

Tuvo que pasar algo de tiempo para que quienes le rodeaban alcanzaran a comprender a Zapatero en toda su complejidad. Se pensaba erróneamente que si escuchaba con atención y asentía con la cabeza significaba que estaba de acuerdo, como le ocurrió a Rodríguez Ibarra cuando le pidió entrar en su Ejecutiva y se quedó compuesto y sin vicepresidencia del partido. Se equivocaban también quienes le consideraron un líder de cartón piedra, con el fuelle de un frágil cervatillo de ojos azules. Bambi, sí, pero de acero, en acertada definición de Guerra.

Las impresiones de sus colaboradores de entonces, algunos de ellos arrojados al armario de sus cadáveres políticos, no coincidían exactamente en una descripción uniforme. Se decía que era protector, capaz de grandes gestos y reconocimientos, frío como el témpano, insensible a las presiones, personalista en exceso y con una fatal atracción por el riesgo y el aventurerismo. Veían en él algunas de las características que se pregonaban de Adolfo Suárez, alguien con olfato y autodidacta, en la medida en que atendía más a fuentes informales de su propio entorno de amigos y familiares que a las oficiales del partido. Y destacaban, sobre todo, que era un tipo con muchísima suerte. Lo que ahora suena a hueco en su discurso, constituyó algún tiempo un mensaje fresco, muy distinto del que utilizaba el Aznar de la mayoría absoluta.

Suave en las formas, el rey del talante nunca fue Teresa de Calcuta. El partido, que recibió con escepticismo y hasta con burlas sus maneras blandas de oposición, evitó discutir sus decisiones para no ahondar en su crisis, y al final quedó sometido completamente a su voluntad. En esta década, Zapatero ha completado un relevo generacional que ha reducido la vieja guardia a una curiosidad histórica, mientras encumbraba a una nueva hornada de dirigentes que le deben todo lo que son y que jamás rechistarán sus decisiones.

La metamorfosis afectó también a la ideología, que fue poco menos que adquirida en un tenderete de libros de segundo mano. Fue allí donde Zapatero y su ideólogo de entonces descubrieron el republicanismo del irlandés Philip Pettit, al que adoptaron como guía espiritual. “Nosotros descubrimos leyéndote que nuestra prosa es el republicanismo ciudadano”, le dijo Zapatero a Pettit cuando, ya en Moncloa, pudo invitarle a un encuentro privado. ¿Que qué es el republicanismo? Pues una especie de justo medio virtuoso entre el socialismo y el liberalismo, que da primacía a la libertad sobre la igualdad, y que recurre al Estado para que corrija las situaciones de dominación.

Parte de la base de que hay colectivos que no son libres porque padecen discriminaciones raciales, sexuales, sociales o económicas y es al Estado al que corresponde acabar con su vulnerabilidad. Esta es la filosofía que inspiraron leyes como la de violencia de género, el matrimonio homosexual, la de Dependencia, la de Igualdad o la de Memoria Histórica. Hasta ahí llega el radicalismo, envuelto con una política económica extraída de la ortodoxia más liberal.

En contra de lo que se ha venido afirmando, Zapatero no llegó al Gobierno improvisando, sino que tenía un plan perfectamente diseñado

En contra de lo que se ha venido afirmando, Zapatero no llegó al Gobierno improvisando, como luego ha venido haciendo, sino que tenía un plan perfectamente diseñado. Al mes de estar en el poder, convocó una reunión en Moncloa en la que, remedando la famosa pizarra de Suresnes, trazó en un cuaderno los objetivos de la legislatura. Uno de los asistentes transcribía así sus palabras: “Hay que impulsar la reforma de los Estatutos en los dos primeros años de legislatura. Esos dos años son claves para nosotros, porque todo lo que no explotemos en esos dos años no lo podremos rentabilizar. Por eso la ley de Dependencia hay que sacarla cuanto antes, y lo mismo digo de los matrimonios homosexuales, la reforma del divorcio, las mejoras de pensiones, el salario mínimo… todo eso hay que agilizarlo al máximo”.

En su etapa de reformador, la osadía de Zapatero le enfrentó a situaciones que terminaron por sobrepasarle. Quiso reinventar el estado autonómico para calmar las ansias soberanistas que se habían incubado en el período anterior, donde la demonización del nacionalismo auspiciada por el PP fraguó el plan Ibarretxe y el despegue de Esquerra en Cataluña. A la vista está su estrepitoso fracaso. Como fracasaría en su arriesgado proceso de negociación con ETA, del que aparentemente salió escaldado.

Menospreciado por Rajoy, que tardó tiempo en descubrir que tras la fachada de “bobo solemne” había un pequeño Maquiavelo, Zapatero ha jugado con el PP cuanto ha querido, empujando a los populares hacia la derecha más ultramontana, la que salía en manifestación con los obispos y era incapaz de soltar el lastre del franquismo. De no haber sido por la crisis económica que no quiso ver, el del PSOE se encaminaría hacia su tercera victoria electoral, porque si su Gobierno era manifiestamente mejorable, la oposición nunca hubiera pasado un simple test de actitud.

Es aquí, en la crisis, donde Zapatero ha quemado sus naves, porque ya no valen los fuegos artificiales ni las palabras bonitas pero vacías. Presenciamos el espectáculo de quien ha decidido inmolarse en sus propias contradicciones, mientras la alternativa juega al escondite, temerosa de enseñar la patita en el debate de la reformas por si se descubre como un lobo feroz.

Con diez años más y más canas, lo cual va con la edad por mucho que algunos lo atribuyan al desgaste del poder, Zapatero apelaba este jueves a su optimismo antropológico ante los dirigentes socialistas convocados para celebrar su década prodigiosa como secretario general: “Estamos mejor de lo que parece y lo vais a vivir”, proclamó. Le faltó decir que quizás él no lo viera al frente del partido y del Gobierno. Nadie podría asegurarlo con certeza porque la política es tan peligrosa que se puede morir más de una vez.

El partido que más se parece a España
JUAN MANUEL DE PRADA ABC 24 Julio 2010

EN la arenga que largó a sus acólitos en la cuchipanda que conmemoraba el décimo aniversario de su elección como secretario general del partido, Zapateo soltó —como diría Manolo Morán en Bienvenido, míster Marshall— muchas «cursiladas y mamarrachadas», que es lo que se espera de un acto montado para ensalivarle el bálano. Pero en la cursilería y mamarrachez de Zapatero hay siempre un trasfondo inquietante, como de socarronería aviesa; un trasfondo que a simple vista puede confundirse con inverecundia, con una suerte de complacencia tontorrona en su propia ridiculez. Y, en efecto, hay en Zapatero un regodeo en la cursilería que, de primeras, promueve nuestro alipori; pero basta que nos detengamos a rumiar sus palabras para que el alipori se convierta en inquietud, en zozobra, en una pululación demasiado parecida al pavor. Casi nadie, sin embargo, se dedica a rumiar las palabras de Zapatero; y así sus afirmaciones suelen despacharse como muestras de vacuidad, de futilidad, de delicuescencia merengosa propias del cursi a calzón quitado que sin duda es. Pero la cursilería de Zapatero es de naturaleza sarcástica, muy cruelmente taimada, como la bufonería del bufón que hace reír a los cortesanos mientras se burla sangrantemente de ellos en sus propias barbas. Así, por ejemplo, cuando dice:

—Estoy muy orgulloso del partido, pero más orgulloso estoy de España y los españoles.

Lo que, a simple vista, parece una necedad, una de esas sinsorgadas burdamente emotivas con que el orador sin recursos trata de halagar a su auditorio. Pero en la frase de Zapatero, a poco que uno la rumie, se descubre —en versión sacrílega— ese pathoscon el que el Dios del Génesis, en el alba de la creación, contempla la obra salida de sus manos. Zapatero contempla la obra salida de sus manos —una España de tíos en chanclas y bermudas, una España por donde cruza errante la sombra de Caín, una España donde se pisotea el mérito y se exalta la burricie, una España enviscada en querellas territoriales, una España de amoralidad rampante y satisfecha— y siente un orgullo voluptuoso, una emoción paternal y jubilosa ante el cumplimiento del proyecto que acometió hace diez años, aquel proyecto que anunció en cierto libro turiferario, dedicado también a ensalivarle el bálano, como la cuchipanda del otro día: «Si hay algo que caracteriza a esta etapa de gobierno es que hay un proyecto.

Precisamente porque hay un proyecto hay una resistencia tan inútil como activa de la derecha más dura, porque saben que hay un proyecto. Se han dado cuenta de que hay un proyecto de alcance en valores culturales, y por tanto ideológicos, que pueden definir la identidad social, histórica, de la España moderna por mucho tiempo». Este proyecto tiene su hoja de ruta escrita, su «Camino» bien delineado y establecido (así rotulaban los socialistas, con mayúscula amedrentadora y azufrosa, el video encomiástico que dedicaron a su líder en la cuchipanda de marras: «Seguimos en el Camino»); y por eso Zapatero puede decir con la socarrona bellaquería del ingeniero que ha logrado redefinir los valores culturales y la identidad social e histórica de los españoles:

—Somos el partido que más se parece a España.

Y tiene tazón. Porque la cursilería puede ser la herramienta retórica más inquietante y pavorosa.
www.juanmanueldeprada.com

GLOBALIZACIÓN
En el nombre del topoderoso mercado: así nos la cuelan
Eduardo ArroyoEl Semanal Digital 24 Julio 2010

Estos días ha trascendido la noticia de que ERC ha concedido, valiéndose de sus peones, una millonaria subvención a una asociación cultural con objeto de "integrar" a los inmigrantes.

La idea tácita, en absoluto escrita pero que se da por supuesta por doquier, es que, mientras hablen catalán, da lo mismo si se trata de etíopes o de esquimales. Para los próceres de ERC, la "catalanidad" es como un abrigo de quita y pon y, por consiguiente, se lo puede poner cualquiera. Basta con pasar por una academia de idiomas y ya se es catalán. Esta idea abracadabrante, que es compartida por todo el arco parlamentario -desde el PP y su "nación cívica" hasta el PSOE-, los "republicanos" la hacen compatible con su "nacionalismo catalán" sin explicar la razón por la que, en una hipotética sociedad en la que Cataluña fuera una especie de Haarlem multiétnico, tendría que conservarse pura y diáfana la lengua catalana.

Si supieran algo de historia conocerían que semejante fenómeno está aún por ver bajo el sol. Cabe deducir, en consecuencia, que ellos, en realidad, lo que odia es a España, por identificarla con todos sus "tics" y fobias absolutamente ajenos a la realidad, y prefieren una Cataluña compuesta de kazajos, manchúes, bantúes y libios, antes que admitir el hecho incuestionable de que en Cataluña siempre se ha hablado castellano.

No es de extrañar que el pasado 20 de mayo, se anunciara públicamente en Cataluña un "Pacto Nacional por la Inmigración" vertebrado en torno a tres ejes, a saber: "gestión de los flujos migratorios dentro de la regularidad y de acuerdo con las previsiones y necesidades del mercado de trabajo", "adaptación de los servicios públicos a una sociedad diversa con el fin de evitar la sensación de competencia por unos recursos escasos" e "integración en una cultura pública común donde la lengua y la cultura catalanas sean el eje vertebrador y el punto de encuentro entre personas originarias de diversas culturas que viven en el país".

Pero nada de esto tiene un interés general para el mundo entero salvo por el hecho de que lo que hacen políticos como los que nos ocupan está en plena consonancia con los deseos del mercado y del capital globales. En esta misma columna hemos sostenido en múltiples ocasiones que la inmigración es un fenómeno impuesto desde arriba, lejos de ser, como pretenden políticos, periodistas y la inmensa mayoría del sector académico, un suceso "natural" como las lluvias otoñales.

Así, ha caído en nuestras manos un artículo publicado el 21 de febrero de 2005 en The Sant Petersburg Times, titulado "la diversidad en los anuncios no refleja la vida real". Su relativa antigüedad no lo quita un ápice de interés. El texto se refiere a la realidad norteamericana, por supuesto, pero podría servir para cualquier otro país occidental. Según dice el artículo, "los anuncios [televisivos] sugieren que las comunidades étnicas en los Estados Unidos se mezclan sin recato, unidas por su amor al yogurt, el lápiz de labios y la ropa atlética". Según Charles Gallagher, un sociólogo de la Universidad Estatal de Georgia, en Atlanta, los anuncios están creando una "utopía racial cuidadosamente manufacturada, una narrativa de la ceguera ante el color". Gallagher añade que "las anteojeras con las que la gente conoce a otras razas es absolutamente a través de la TV, y no por interacción humana o contacto… tenemos unas gafas para la interacción racial que nos sitúan muy lejos de la realidad". De acuerdo con Gallagher, según los datos del censo de 2000, solo el 7 por ciento de los matrimonios en EEUU son interétnicos y más del 80 por ciento de los estadounidenses viven en barrios donde el 95 por ciento de sus vecinos son de su misma etnia. Al mismo tiempo, muy pocos tienen amigos íntimos de otros colectivos del país.

Pero pese a que la inmigración masiva conduce a la balcanización multiétnica, las grandes multinacionales y las empresas publicitarias a su servicio van por un lado totalmente diferente de las tendencias naturales de la gente. Son, en términos políticos, profundamente antidemocráticas. Para Dana Wadew, presidente de "Spike DDB", una empresa de publicidad neoyorquina que abunda en los temas gráficos interraciales, "durante mucho tiempo, hablar a los consumidores sobre el color ha ido excluido del panorama y es importante corregir eso". Wadew, por supuesto, no dice por qué "es importante".

Igualmente, la multinacional de las telecomunicaciones "Verizon" ha empleado abundante publicidad en la que aparecen familias multiétnicas para "describir algo que es contemporáneo y realista", mientras que "Yoplait", "Olimpus" o el fabricante de cerveza "Anheuser-Busch" hacen lo propio en sus respectivos ámbitos comerciales. En todos estos casos, por mencionar algunos ejemplos, la realidad va por un lado y el modelo de los medios de comunicación va por otro. Cabría preguntarse por qué es así, pero el hecho es que para Sonya Grier, profesora de "marketing" en la elitista Universidad de Standford, aunque "los anuncios a menudo no reflejan la realidad –todo el mundo es guapo y delgado- y mucha publicidad no es realista. Siempre ha sido lo que reflejan nuestras aspiraciones, lo que podemos ser". Grier concluye que "el multiculturalismo es socialmente deseable".

Nos preguntamos ¿para quién? No, desde luego, a juzgar por los datos, para las personas, independientemente de su étnica de pertenencia. Quizás más bien para las grandes transnacionales, tal y como ejemplifica el portavoz de la ya mencionada multinacional Verizon, John Bonomo, que considera que el empleo de familias multiétnicas en su publicidad está pensado para "apelar al consumidor del mercado mundial". Así las cosas, los pueblos se resisten a la balcanización multiétnica, pese a políticos como los de ERC, PP o PSOE, y así lo revela también hechos como el amplísimo apoyo popular a la Ley de Inmigración del Estado de Arizona, que el presidente Obama quiere suprimir, o cuando, allá por octubre de 2007, se hizo público el informe del "Pew Research Center", realizado en 47 países y que llevaba por título World wellcomes international trade but not immigration (El mundo acepta el comercio internacional pero no la inmigración). Este estudio constituye un hito hasta la fecha por ser la única vez que se ha intentado preguntar directamente a los pueblos por lo que piensan de la inmigración, tal y como comentamos en nuestro artículo del 30 de mayo de 2008 en esta misma columna.

La brecha entre los pueblos y sus políticos, entre los que detentan el poder y los que son citados cada cuatro años, se abre más y más de día en día. Es necesaria, por tanto, una intensa labor de esclarecimiento popular para que las cosas puedan ser llamadas por su nombre.

Imposturas
EDUARDO SAN MARTÍN ABC 24 Julio 2010

Como no creo que mi criterio, que lo tengo, sea de mucho interés, ni que añada algo a lo mucho escrito en estos días, prefiero que el juicio a los diez años de Zapatero como líder del PSOE, y a sus seis como presidente del Gobierno, lo establezcan los historiadores en un futuro un poco más lejano y los electores dentro de no mucho tiempo. Lo único que me atrevería a pronosticar es que ni unos ni otros serán muy indulgentes.

Me interesa ahora más fijar la atención en dos argumentos retóricos con los que el presidente del Gobierno pretende recuperar el crédito perdido y colocar al PSOE en disposición de disputar en 2012 unas elecciones que hoy casi todos le dan por perdidas.

El primero reza así: el Gobierno ha rectificado cuando las circunstancias han cambiado, incluso en contra de sus propios principios. Falso. El Gobierno no ha rectificado. Rectificar significa corregir los errores e imperfecciones de una cosa ya hecha. E implica, como condición previa, el reconocimiento de la existencia de esos errores. Nada de eso ha sucedido. Al contrario: lo que sostiene Zapatero es que, en cada momento, «hemos hecho lo que debíamos hacer». Ningún acto de contrición, pues, sobre los disparatados gastos electoralistas, ya en pleno comienzo de la crisis, ni sobre el aplazamiento de unas reformas cuya urgencia, demandada por un sinfín de organismos nacionales e internacionales desde hace dos años, sólo ha aceptado cuando le han obligado a hacerlo.

¿Y qué decir de ese lacrimoso «cueste lo que me cueste»? Ofrecer la propia cabeza cuando ya ha sido rebanada por la guillotina de la desconfianza popular constituye un gesto más bien vacuo; apología de un sacrificio que le ha sido impuesto y para el que, sin embargo, busca recompensa. Puede que lo sienta tal como lo expresa, pero suena a impostura.

Despiporre legislativo autonómico.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 24 Julio 2010

Se ha publicado un trabajo académico sobre el impacto de la profusión legisladora de las autonomías españolas en la productividad y la innovación, el resultado parece ser deprimente. En un año se publican, entre todas las comunidades autónomas, unas 700.000 páginas de normas, leyes, decretos, regulaciones y disposiciones de todo tipo que apabullan al más pintado. Ese estudio se basa en correlacionar el número de páginas publicadas en los boletines oficiales con la productividad y la innovación, yo he querido darme un paseo por esos boletines para echarles un vistazo descubriendo que es lo más chistoso que uno jamás podría encontrar y otras veces lo más anonadante.

He entresacado algunas cosas de los últimos boletines oficiales de un par de comunidades, no doy para más, y con la finalidad de que no solo sea yo el que ría o tiemble.

BOJA, Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, Boletín número 144 de 23/07/2010,1 DISPOSICIONES GENERALES,PRESIDENCIA, Ley 7/2010, de 14 de julio, para la Dehesa.

Artículo 18. Medidas específicas de Investigación, Desarrollo y Formación (I+D+F).
c) Modelización de los usos de la dehesa y elaboración de un sistema de ayuda para la decisión de cultivo y para la adecuación de la carga ganadera y cinegética con criterios de sostenibilidad.
d) Prácticas culturales con bajo impacto en el suelo para el control de la erosión.

e) Valoración de las externalidades: valor paisajístico y recreativo, cosecha de agua, conservación de la biodiversidad, fijación de CO2.
f) Caracterización nutricional y comercial de los productos singulares de la dehesa.
h) Estudio de los efectos del cambio climático sobre la producción de pasto y frutos y sobre la reproducción de las principales especies ganaderas y cinegéticas.

Pienso en cuáles serán las prácticas culturales para el control de la erosión o en la pasta que pagará la Junta para que estudien los efectos del cambio climático en los ayuntamientos de las especies ganaderas y flipo. Seguro que alguien concluirá que la subida de medio grado en los próximos 20 años impactará negativamente en la reproducción de la cabra andaluza o en la coyunda de los cerdos porque medio grado impacta que no veas.

Siento estar ya jubilado y no poder dedicarme profesionalmente a valorar externalidades tales como la cosecha de agua o la fijación de CO2. Eso es una pasada y lo demás zarandajas.

El resto de la ley es muy divertida de leer, lo juro.

En el Diario oficial de la Generalidad de Cataluña aparece la Ley 22/2010, de 20 de julio, del Código de consumo de Cataluña, son solo 71 páginas con 342 artículos y otras disposiciones adicionales y 35.000 palabras. Me quedo con estas definiciones:

Artículo 111-2. Definiciones.
A los efectos de la presente Ley, se entiende por:
Personas consumidoras y usuarias: las personas físicas o jurídicas que actúan en el marco de las relaciones de consumo en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional. Tienen también esta consideración los socios cooperativistas en las relaciones de consumo con la cooperativa. Cualquier referencia que se haga en la presente Ley al concepto de persona consumidora se entiende hecha a la persona consumidora o usuaria en la medida que goza de bienes y servicios fruto de la actividad empresarial en el mercado.

Persona consumidora media: persona consumidora que, de acuerdo con un criterio de diligencia ordinaria, debería estar normalmente informada y ser razonablemente cuidadosa en las relaciones de consumo, en función de los factores sociales, culturales y lingüísticos.

Consumo responsable: consumo moderado, informado, reflexivo y consciente de bienes y servicios, teniendo en cuenta los criterios de sostenibilidad cultural, ambiental, socioeconómica y lingüística.

A mí me ha quedado clarísimo lo que es una persona consumidora media y no digo nada de lo que es un consumo responsable, debe ser moderado y sobre todo el consumidor, si quiere ser responsable, debe tener en cuenta criterios de sostenibilidad cultural, ambiental, socioeconómica y lingüística. Tengo claro que me pasaré un par de meses intentando descubrir cómo puñetas tiene en cuenta la señora Rosario esos criterios de sostenibilidad cuando va a comprar patatas o sal y sobre todo cómo debe ir uno a comprar patatas de forma reflexiva y sobre todo consciente.

Lo más temible es que una vez definido lo que es el consumo responsable, los que vulneren sus principios cometerán una falta grave sancionable con hasta 100.000 euros. Si yo fuese un tendero en Cataluña me pondría a estudiar consumo responsable, sobre todo para saber cómo se vende un kilo de macarrones sin violar los criterios de sostenibilidad cultural ni los criterios de sostenibilidad socioeconómica o lingüística. Para mí que si quieren hacerte la pascua, con normas así, te pillan de todas todas.

Kosovo, un Estado en corrupción
La UE trabaja en Kosovo para atajar su gran problema: la corruptela de su clase dirigente. El gobernador del Banco Central fue detenido ayer por policías Eulex. Sin embargo, en la UE rehúyen el término «Estado fallido»
ENRIQUE SERBETO/ESTEBAN VILLAREJO / CORRESPONSAL EN BRUSELAS/MADRID ABC 24 Julio 2010

Kosovo tiene hambre de ser país. Y aún más hambre de pleno reconocimiento internacional. Como paradigma de los tiempos que corren, una de las instituciones que ayer se pusieron manos a la obra en pos de ese respaldo pleno fue la Federación de Fútbol de Kosovo, que llama desde hace tiempo, sin éxito, a las puertas de la FIFA y la UEFA con un claro objetivo: «Disputar la fase de clasificación del Mundial de Fútbol de Brasil 2014», como reconoce a ABC, vía telefónica, su secretario, Eroll Salihu. «Primero tenemos que ser reconocidos por la ONU, después por la FIFA y la UEFA. Esto sucederá el año que viene... Esperamos que la decisión de La Haya nos abra el camino». Un deseo.

Pero la realidad en Kosovo tiene otra cara —la corrupción— y un miedo: «fallido» como adjetivo para referirse a una situación de Estado que es reconocido por 69 países de los 192 de la ONU (España no está entre ellos). Una cara de nuevo revelada ayer cuando el gobernador del Banco Central de Kosovo, Hashim Rexhepi, salía esposado de la institución que dirige después de que la Policía efectuara sendos registros en su domicilio y en su oficina en el marco de una investigación por corrupción, según informó la misión policial y judicial de la Unión Europea (Eulex) en un comunicado. ¿Las sospechas? «Abuso de posición oficial o de autoridad, aceptación de sobornos, evasión de impuestos, tráfico de influencias y blanqueo de dinero».

Con su misión Eulex, la UE está empeñada en reconducir la situación pero la tarea es aún ingente. La organización International Crisis Group publicó hace dos meses un demoledor informe —«The Rule of Law in Independent Kosovo»—sobre «la fragilidad de la justicia y el Estado de Derecho en Kosovo». Sin embargo, Marko Prelec, director de International Crisis Group en los Balcanes, no califica «en absoluto» a Kosovo como «un Estado fallido» sino como «un país con un serio problema por sus altos niveles de corrupción e impunidad». De la misma opinión es Richard Gowan, del European Council on Foreign Relations, quien evita tajantemente el término «fallido», prefiriendo «Estado asolado por la corrupción» para referirse a Kosovo.

Maja Kocijanic —portavoz de la Alta Representante de la UE, Catherine Ashton— subraya que «la corrupción es un problema en todos los países de los Balcanes» y el caso de Kosovo «no será ni el primero ni el último». Por ello, la opción de seguir trabajando sobre el terreno a través de Eulex en la construcción de unas estructuras institucionales sólidas en Kosovo «es la posición correcta». Kocijanic no acepta tampoco referirse a Kosovo como «protectorado europeo».
Eulex —cuyo objetivo hasta 2012 es desplegar 1.950 agentes policiales y judiciales internacionales en Kosovo— es la misión exterior más grande de la UE y una de las más importantes del mundo en su género, porque se trata de edificar desde cero las estructuras institucionales de un país. Las acciones de Eulex son aprobadas también por los gobiernos que no reconocen a Kosovo y en este sentido, fuentes diplomáticas francesas alabaron ayer«la buena disposición constructiva de España» en esta misión.

El lunes, reunión de la UE
Los ministros de Exteriores de la UE tendrán el lunes la primera oportunidad de analizar las consecuencias del dictamen, no vinculante, del Tribunal de La Haya. Por su parte, Serbia anunció ayer una ofensiva diplomática «para evitar que nuevos países reconzcan a Kosovo». Los 27 miembros de la UE, incluidos los cinco que no reconocen a Kosovo —España, Eslovaquia, Chipre, Grecia y Rumanía—, están de acuerdo con el texto presentado por la Alta Representante de la UE que asegura que el dictamen del Tribunal de La Haya clarifica que el futuro tanto de Serbia como de Kosovo «está en la Unión Europea».

Un objetivo que se extiende desde hace años a todos los Balcanes, donde países como Croacia o Macedonia ya son candidatos oficiales, y otros como Albania, Montenegro o Serbia han solicitado formalmente el ingreso. Eslovenia es miembro de la UE desde 2004.

De hecho, la UE tiene en los Balcanes otros problemas pendientes además de Kosovo, como es el caso de Bosnia y Herzegovina, un país que vive en paz pero no ha sido capaz todavía de establecer instituciones sólidas y creíbles. Los ministros de Exteriores europeos estudiarán precisamente si la decisión del Tribunal de La Haya sobre Kosovo puede ser utilizada por otros territorios secesionistas en la región —como los serbios de la República de Srpska en Bosnia o los albaneses de Macedonia—, lo que arrojaría sobre Kosovo la responsabilidad de nuevos focos de inestabiliad.El Gobierno de Pristina insiste en que la sentencia «no es aplicable a ningún otro caso en ningún otro lugar del mundo».

A falta de buenos partidos de fútbol —hasta ahora la selección de Kosovo sólo ha disputado partidos contra la «hermana» Albania y los equipos de Norte de Chipre, Arabia Saudí o Laponia— el resultado en La Haya es celebrado por las frágiles instituciones kosovares como un Mundial.

CiU quiere multar a los taxistas de Barcelona con bandera de España
El Ayuntamiento barcelonés no quiere ni homenajear a los jugadores catalanes de la selección nacional de fútbol
 www.lavozlibre.es 24 Julio 2010

Barcelona.- El mismo día que Zapatero declaraba solemnemente en la Ciudad Condal su admiración por los 'símbolos identitarios de Cataluña', CiU proponía en el Ayuntamiento de Barcelona que se multe a los taxistas que lleven la bandera de España en sus vehículos.

Sin embargo, en la sesión plenaria del consejo de la Entidad Metropolitana de Transporte (EMT) de esta semana, CiU pidió multar a los taxis que portaran banderas españolas, elementos innecesarios «dada la prohibición de lucir elementos no autorizados y ante la peligrosidad que esta actuación puede representar para el resto de los vehículos que circulan por la vía publica», según el reglamento propio. El grupo municipal también preguntó por los expedientes incoados por parte de los inspectores del Instituto Metropolitano del Taxi.

El gerente de la MET, Miquel Ángel Martín López, aseguró que en el reglamento «no queda tipificada ninguna sanción por estos hechos», y agregó que el articulo 27.10, que hace referencia al control del cumplimientos de que los vehículos no porten elementos adicionales, se deber establecer «al pasar la revisión metropolitana anual».

NO SE HOMENAJEARÁ NI A LOS JUGADORES CATALANES
Por su parte, el PP se lamentó en la Junta de Portavoces previa al pleno municipal de ayer por el rechazo a su propuesta de rendir homenaje en el Ayuntamiento de Barcelona a los jugadores catalanes que participaron del mundial y de «felicitar a la selección de fútbol por el titulo obtenido».

Alberto Fernández, presidente del PP, afirmó que lamentaba que ninguno otro grupo municipal, «ni siquiera» el PSC, que no quiso comprometerse en la votación, apoyase la propuesta «después de la gran repercusión» que supuso la victoria española en Barcelona con varias miles de personas en la calle festejando el titulo. La declaración propuesta por los populares, no salio adelante debido a que era necesario que al menos tres formaciones apoyaran la propuesta. En cuanto a la propuesta de realizar un homenaje a los jugadores en el Parlamento de Cataluña, aún no ha sido definido.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Diez años de desesperación.¡Ya es demasiado!
Vicente A. C. M. Periodista Digital 24 Julio 2010

El Presidente del Gobierno, el Sr. Zapatero, que lleva seis largos y desastrosos años al mando de España, aún tiene el inmenso cinismo de hacerse un acto de exaltación conmemorando entre sus fieles y agradecidos camaradas, aquél nefasto día para España en que fue nombrado Secretario General del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno. Un entonces joven político cuyo único currículum era el de haber sido por un tiempo limitado profesor asociado a una cátedra de derecho constitucional (lo cual no deja de tener una cierta ironía) y DIputado y Secretario General Regional del PSOE por Castilla y león. Un joven "avispado" que se supo librar de hacer el servicio militar tras interminables prórrogas y salir elegido diputado por Castilla y León.

En su biografía aparece que, tras haber perdido el PSOE en el año 2000 las elecciones generales, el Sr. Zapatero impulsa una nueva corriente llamada "Nueva Vía" en cuyo programa parece que hizo estas declaraciones de principios:

1) Construir una sociedad que acepte a todos los inmigrantes.
2) Dar prioridad a la educación y crear empleo estable.
3) Dar a los padres más tiempo para pasar con sus hijos y cuidar a los ancianos.
4) Promover la cultura.
5) Convertir a España en un país admirado por ayudar a los más necesitados.
6) Ayudar a estos con iniciativas de calidad.
7) Fomentar la democracia, adecentar la política y promover los valores por encima de los intereses coyunturales.

Parece que su propuesta tuvo éxito, pues salió elegido ese fatídico 22 de julio del 2000 por una diferencia raquítica de 9 votos sobre su adversario el Sr. Bono y con la inestimable ayuda de la federación del PSC de Maragall.Su futuro con el Estatut estaba predestinado.

Su política de "oposición tranquila" parece que fue mal entendida, pues durante sus cuatro años de oposición no paró en hacer duras críticas al Gobierno sobre temas como el de las vacas locas, Gibraltar, y el colmo de su viaje a Rabat, en plena crisis diplomática con Marruecos, dejándose fotografiar con el fondo de un mapa en el que se veían como territorio marroquí a Las Canarias, Ceuta, Melilla y las islas españolas. Ese "Talante" del que tanto se vanagloria, se vio refrendado en las trágicas jornadas tras los atentados en Madrid del 11M del 2004, donde permitió que se vulnerase la Ley con la aparición del Sr. Rubalcaba acusando al Gobierno de mentir y no condenó los actos de andalismo "espontáneo" contra la sede del PP en Madrid y otras ciudades de España.

No hay quien pueda dudar que empeño ha puesto y mucho en cumplir con su programa. Ha logrado que la sociedad "acepte" a todos lo inmigrantes con aquél "papeles para todos" y la política "Caldera" y su efecto llamada. No hay duda que lo del empleo estable le ha salido mal y en su lugar ha logrado alcanzar el poco honroso record de parados en España. Eso sí, ha contribuido de modo especial a las relaciones familiares, dejando en libertad a etarras como de Juana Chaos o Díez Usabiaga, el uno para estar con su pareja sentimental y el otro para cuidar de su madre. En cuanto a promover la cultura, es indudable que su Ley de Memoria Histórica y la ampliación de la Ley de Aborto han abierto un debate en la sociedad sin parangón. Desde luego que ha convertido a España en un país que causa asombro y perplejidad por pasar de ser de la champions league, a ser uno de los más necesitados de ayuda exterior para no caer en bancarrota. Su afán de ayudar a los necesitados ha sido la de dar prioridad a las relaciones con las dictaduras de Venezuela, Cuba y fomentar la utópica "alianza de civilizaciones". En cuanto a fomentar la democracia y adecentar la política, basta como ejemplo el tema del transfuguismo de Benidorm, su manipulación descarada del Tribunal Constitucional o sus subvenciones y "cariños" con los sindicatos.

Diez años desde que el POSE encumbró a este personaje embaucador, mendaz, sectario y orgulloso que desprecia a la oposición, a su lider al que ningunea reiteradamente y a los más de diez millones de ciudadanos que el PP representa. Seis años en casi dos legislaturas en las que ha dilapidado las reservas, ha vendido parte sustancial del oro, ha derrochado el capital del Estado en dádivas populistas y en comprar apoyos, sindicalistas y parlamentarios y ha negado la crisis económica hasta que esta le ha arrollado como un mercancías.

No sé de qué se sienten orgullosos los que ayer le aplaudieron. Lo que deben es temer que aún "siga en su camino" y que logre sus objetivos cueste lo que cueste y el "como sea" aunque ahí se incluya saltarse la Ley retorciéndola si le conviene a su jugada. España no puede permitirse este excesivo coste que le lleva a su completa destrucción.

Comparaciones odiosas
Editoriales www.gaceta.es 24 Julio 2010

Como si no tuviéramos suficientes problemas, la Justicia internacional nos ha enviado otro embrollo de importación, procedente de una provincia balcánica que se parece al conflicto vasco o a la problemática catalana como un huevo a una castaña.

Pero da lo mismo, porque a ERC le ha faltado tiempo para buscar analogías, e Urkullu ha invocado el derecho de autodeterminación, al tiempo que un Montilla, con trastornos de personalidad político-identitaria se veía obligado a rechazar los paralelismos con la independencia de Kosovo.

El problema se veía venir desde que, en 2008, el parlamento regional declaró unilateralmente su independencia de Serbia. Ya entonces, ETA aplaudió el paso adelante propiciado por el Ejército de Liberación de Kosovo. España hizo lo correcto al rechazar aquella independencia, ateniéndose estrictamente a la legalidad: la resolución 1244 de la ONU. Fue uno de los cinco países de la UE que no reconoció el gesto secesionista. Pero ahora nos encontramos con que el Tribunal de la Haya se salta a la torera la resolución de la ONU y bendice legalmente la secesión. Aunque EE UU se esfuerce en subrayar que la sentencia es aplicable exclusivamente a Kosovo, es obvio que servirá argumentos en bandeja a los nacionalistas. Y pone a España en una tesitura complicada. Pero el caso kosovar no es comparable con Cataluña y País Vasco, ni por el contexto internacional, ni por el contexto histórico. El primero es indisociable del interés de EE UU por alentar la independencia de la pequeña región como colofón de la guerra de 1999, a fin de aumentar su influencia en la zona, contra los intereses de Serbia y Rusia. Pero es que ni siquiera históricamente se pueden establecer paralelismos. Cataluña y País Vasco son España desde los Reyes Católicos. Kosovo no es más que una pieza minúscula en ese conjunto cambiante y heterogéneo de etnias y religiones de los Balcanes, aunque Belgrado lo reivindica como el alma nacional de Serbia.

Olvidándonos del disparate jurídico que implica la declaración de independencia, los secesionistas podrían alegar perfectamente que no pertenecen a Serbia porque, como el río de Heráclito, los Balcanes llevan siglos fluyendo y nunca son la misma cosa. Kosovo fue primero otomana, luego serbia, y tras la Primera Guerra Mundial, una célula de esa ficción artificial llamada Yugoeslavia (los eslavos del Sur), prolongada después contranatura por el régimen de Tito. Nada más lógico, que tras la caída del Este, el conjunto se disgregara y cada país tirara por su cuenta (Croacia, Eslovenia, Bosnia), como las ex repúblicas soviéticas.

Nada que ver con España, una de las naciones más antiguas de Europa, por más que soberanistas crecidos con el Estatut y envalentonados por la debilidad política de su complaciente rehén de La Moncloa se hayan apresurado a arrimar el ascua a su sardina. Ese es el problema de España: que todo un presidente del Gobierno se empecine en alentar los demonios secesionistas, anunciado que buscará vías para burlar la sentencia del Constitucional y defendiendo la “identidad nacional catalana”, como dijo ayer en Barcelona.

Pero ni siquiera en este punto caben las analogías. Es francamente dudoso que los nacionalismos vasco y catalán busquen otra cosa que perpetuar su cómodo estatus de garrapatas del sistema para succionar recursos de la caja común. No es independencia lo que quieren, sino más autogobierno –y así lo reflejaba el sondeo de un periódico catalán–. Es decir, dinero.

El fraude del independentismo

José Antonio Zarzalejos El Confidencial 24 Julio 2010

Las fracturas territoriales perpetradas por la fuerza o ejecutadas sin acuerdo entre las partes –a diferencia de como ocurrió entre Eslovaquia y la República Checa- han provocado guerras crudelísimas –desde las dos mundiales hasta la de los Balcanes- y radicales enfrentamientos culturales, lingüísticos y económico-sociales. La sentencia no vinculante del Tribunal Internacional de Justicia de la ONU sobre la legalidad de la declaración unilateral de independencia de Kosovo frente a Serbia, que avala la segregación de la provincia por las circunstancias dramáticas que se produjeron; la muy delicada situación en Bélgica en donde un partido flamenco –Nueva Alianza Flamenca- dirigido por el político e historiador Bart de Wever ha obtenido un extraordinario resultado en Flandes, muy por delante los cristiano-demócratas flamencos de Yves Leterme, y que propugna la separación estatal de Flandes y Valonia; el largo y trágico enfrentamiento entre independentistas católicos y unionistas protestantes en el Ulster, sobre el que ha sobrevolado durante décadas la trágica presencia terrorista del IRA y, en fin, sin olvidar otros escenarios de tensión segregacionista, el proclamado carácter separatista de la banda criminal ETA en el País Vasco, son todos ellos episodios históricos muy cercanos en el tiempo, que exigen manejar el argumento independentista con una dosis de responsabilidad que se echa de menos en España.

La irresponsabilidad de Laporta
No es presentable que un Joan Laporta, ex presidente de un club de proyección mundial como es el Barça, tenga la facundia de presentarse en sociedad recabando una gran “coalición por la independencia” de Cataluña para que así la comunidad se libre del "yugo" del Estado. Cierto que Laporta y sus secundarios –Alfons López Tena y Uriel Bertrán- han recibido el más mortificante de los ninguneos dentro y fuera de Cataluña; cierto que la Iniciativa Legislativa Popular presentada por los compañeros de Laporta ante el Parlamento catalán con el fin de que se sometiese a referéndum la independencia del Principado fue considerada anticonstitucional por el Consell de Garanties Estatutaires y que todos los grupos parlamentarios –excepción hecha de ERC- votaron en contra en la Cámara autonómica catalana, pero el argumento independentista manejado, abiertamente o de manera ambigua, forma parte del arsenal simbólico que se utiliza en Cataluña y el País Vasco con una habitualidad desinhibida extraordinariamente arriesgada. Porque es cierto que en ambas comunidades –si bien con características muy diferentes- hay escisiones en sus respectivas ciudadanías en torno a su identidad y pertenencia nacional. Pero lo es también que las franjas centrales y mayoritarias están más que razonablemente adheridas al statu quo constitucional y político vigente y desertan de aventurerismos.

El más reciente sondeo del CIS ofrece un dato revelador: el 23% de los catalanes quiere el derecho a la independencia y entre los vascos el porcentaje llega casi al 22%. El pasado domingo, La Vanguardia publicaba una encuesta en la que se acreditaba que el sentimiento independentista –sin duda alentado por los avatares del Estatuto y la sentencia del Tribunal Constitucional que lo pulió en aspectos muy importantes- llegaba al 47%. En estas circunstancias, con una sentimentalidad a flor de piel, amagar con el independentismo por quienes no creen en esa opción, ni la consideran posible, ni conveniente, ni deseable, constituye un auténtico fraude político. Porque la realidad, además, les desmiente: ni siquiera los porcentajes demoscópicos que calculan el número de los ciudadanos independentistas se corresponden con el peso electoral de partidos soberanistas. Más aún: es curioso observar cómo, a mayor sentimiento independentista, más caen –casi hasta el desplome- partidos que confesadamente lo son como ERC y, en general, aquellos que como el PSC e ICV han apostado con mayor rotundidad por el Estatuto revisado. Algo querrán decir esas contradicciones. En el País Vasco, la razón última por la que gobierna el PSE con el apoyo del PP es muy clara: la aventura soberanista del lehendakari Ibarretxe que quiso transformar, sin haberlo planteado en el programa electoral, la comunidad autónoma vasca en una “comunidad libre asociada” con España. Esa deriva no la perdonó ni la mismísima sociedad vasca ni buena parte de la comunidad nacionalista, alérgica a poner en marcha su llamado “programa de máximos”. Y en Cataluña, los gestores del Estatuto –PSC, ERC e ICV- están a un palmo de dejar democráticamente el poder en manos del CiU que en ningún momento promovió el Estatuto de 2006.

La nación jurídica y la nación cultural
Tanto en Cataluña como en Euskadi, los independentistas son minoría; en ninguna de las dos comunidades hay “movimientos nacionales” unitarios que impulsen un proceso de esas características. El catalanismo político no es unívoco en cuanto a sus pretensiones últimas y los principales partidos –incluidos los nacionalistas- saben que una independencia estatalizada es por completo inviable. Sin embargo, se insiste en la amenaza soberanista bien de forma directa, bien indirecta. O se coquetea semánticamente con ella al referirse al “derecho a decidir” o al apelar en términos jurídico-políticos a la condición nacional. El concepto de nación en un texto jurídico es un artefacto soberanista, no compatible con el Título Preliminar de la Constitución, de tal modo que, como ha dicho el TC, ésta sólo conoce la Nación española, lo cual es compatible, como ha escrito el profesor Francesc de Carreras que “junto a la nación en sentido jurídico como sujeto de la soberanía, también se reconocen nacionalidades y regiones, a la manera de naciones en sentido cultural, con derecho a la autonomía”. Sin embargo, y pese a que las cosas están claras en el terreno constitucional, sucede lo que ha escrito José María Ridao según el cual “a fuerza de construir la nación, una u otra, hace demasiado tiempo que estamos destruyendo el Estado.” Cierto: porque al tratar de que el Estado se contorsione para adaptarse a lo que no es –no es federal, no es confederal, sino unitario autonómico- se erosiona y, en cierta medida, se deslegitima en segmentos determinados de la ciudadanía y lo hace de manera quizá irremediable.

La opinión pública española, creo, no se atemoriza ya ante las admoniciones independentistas como ocurriera en los años ochenta. Más bien las soporta estoicamente y sufre –todo hay que decirlo- las respuestas crispadas, viscerales y desequilibradas de los sectores que sólo conocen una forma de reaccionar ante este fenómeno tan sostenido en la historia de España: la irritación y la descalificación de los factores fuertemente identitarios que llevaron a la Carta Magna a reconocer en 1978 la existencia en España de “nacionalidades”. Se crea así un círculo vicioso de confrontación al que contribuyen –no sólo los profesionales del cabreo permanente y del agravio constante- sino los propios partidos nacionalistas con vocación de poder (¿alguien se cree el independentismo del PNV después de que la BBK, la más solvente de las Cajas, se haya hecho con Cajasur?) y la izquierda española que ha alentado, también irresponsablemente, como en el caso del Estatuto catalán, ensoñaciones nacionales lavándose luego las manos en la palangana de Poncio Pilatos una vez el TC se ha pronunciado.

El fraude del independentismo debe acabar de una vez al modo en que lo explica Fernando Savater: “Si existe una mayoría de respaldo a una propuesta concreta, será el momento de plantear una reforma constitucional a quien pueda hacerla: no los partidos con su toma y daca ni por la puerta trasera de estatutos de autonomía que falsean su papel, sino al conjunto de los ciudadanos españoles que son los sujetos de la soberanía nacional. Por derecho, el sí o el no, sin echar balones fuera.” ¿Por qué el independentismo de unos y de otros, de mayor o menor intensidad, no se incorpora articuladamente como compromiso político de los partidos que dicen profesarlo? Porque el independentismo es, en lo sustancial, una táctica oportunista y nunca un proyecto de fondo. En España, al menos, nunca lo ha sido y cuando se ha materializado –el cantonalismo de la I República o la declaración del Estado catalán en octubre de 1934- concluyeron en un histórico y trágico fracaso.

Dragones en Cataluña
No es la lengua. Ni siquiera el Derecho Constitucional. Es la comunicación y la percepción de la realidad. El “roto” que Cataluña tiene no es con España. Es con la realidad. Y la política es sólo una parte.
Francisco Pou www.gaceta.es 24 Julio 2010

Conocer la realidad completa forma parte de la razón y del corazón del hombre sin prejuicios. Lo políticamente correcto en la nueva cultura oficial del proyecto de nación catalana de régimen unificado (¿se acuerdan algunos del Movimiento Nacional?) es ver una realidad no sólo idealista, sino también no razonable. Contra el sentimiento ideal, no caben razones. Ni principios. Al final, desconfiados, ni la convivencia cabe. Muchos esforzados constitucionalistas, magistrados, filósofos, antropólogos, periodistas y opinantes desgranan sus razones. Son los principios, los proyectos y las ilusiones de una solidaridad grande entre pueblos y naciones de Europa a través de lo aprendido y construido (convivido) durante siglos. Pero en Cataluña se habla de la “soberanía del sentimiento”. Inútil debate.

El roto es más profundo. Uno de los artículos de opinión que más ha circulado por Internet entre independentistas es la perfecta radiografía. “Quiero separarme”, se titula. Establece una analogía “pedagógica” con el proceso meramente sentimental (y reduccionista) de muchas separaciones matrimoniales, casi siempre de imposible diálogo. Separación “amistosa, si puede ser” recalca. El “roto” es hoy aún una minoría: un aplec (“manifestación, fiesta”) subvencionado con autocares, hinchado de cifras con la tele del “Movimiento”; una minoría que votó el Estatut, frente a una mayoría que quiere trabajar y convivir. Una mayoría que debería empezar a remendar el roto y enseñar a pensar y a ser libres a las adormiladas víctimas del subvencionado elixir. Pócima medieval, con un porcentaje del 3 a un 10% de esencia de corrupción, y de un nacionalismo de historias de hadas y dragones que a algunos todavía les cuelan. Los dragones ya no existen. Es cuestión de darle a la luz. Y la corrupción, a la sombra.

Cataluña
La banda de comisionistas
Clemente Polo Libertad Digital 24 Julio 2010

A los amos de la Masía Gran (Palau de la Generalitat), la sentencia del Tribunal Constitucional les ha venido como anillo al dedo. Ni en sueños habrían encontrado una mejor excusa para distraer la atención de los ciudadanos de unos hechos que la instrucción del caso Palau está poniendo al descubierto: Convergencia Democrática Catalunya (CDC) se ha financiado ilegalmente durante al menos la última década (1999-2009) cobrando comisiones a empresas a las que adjudicaba obras públicas. De momento, la investigación judicial en curso ha desvelado ya que el partido del Honorable Pujol, Mas, Puig, Pujol (hijo) y compañía recibió al menos 5,8 millones de euros en comisiones ilegales de empresas a las que se adjudicaron obras tan emblemáticas como la reforma del Palau de la Música (1999) o la construcción de la Ciudad de la Justicia (2003), o tan prosaicas como la construcción del pabellón deportivo (PAV-3) de Sant Cugat del Vallés (2003) o una planta para el tratamiento de aguas residuales en La Escala.

En algunos de estos casos, CDC empleó como intermediarios a los Sres. Millet y Montull, los saqueadores confesos del Palau que se encargaban de reclamar a las empresas que recibían adjudicaciones una comisión del 4% del montante de la obra y la repartían entre CDC (2,5%) y Millet y Montull S.L. (1,5%). Entre los apuntes hallados en el ordenador de la secretaria de Millet figuran junto a la palabra "Daniel" las cantidades correspondientes a ese 2,5% que acabaron en la Fundación de CDC o se emplearon por Millet y Montull para pagar las facturas correspondientes a servicios electorales prestados a CDC por algunas empresas dedicadas a la difusión de publicidad (Letter Graphic y New Letter) y presentaciones audiovisuales (Hispart) cuyos trabajadores afirman no haber trabajado nunca para el Palau.

Todo apunta a que el misterioso "Daniel" no es otro que Daniel Osácar, fundador y apoderado de la empresa de rehabilitación Natur System que participó en la reforma del Palau en 1999, secretario personal del Sr. Mas desde el año 2000 y tesorero de CDC y la Fundación Trías Fargas –ahora rebautizada CatDem– desde 2005. Los dirigentes de CDC ha seguido la misma táctica que el PP en el caso Gürtel: negarlo todo y acusar al Gobierno de perseguir a la oposición. Pese a la gravedad de los hechos y las responsabilidades que se derivan contra los máximos dirigentes de CDC entre 1999 y 2009, los Sres. Pujol y Mas, CDC ha logrado de momento (con la inestimable colaboración del PSC) que no se hable del expolio de los contribuyentes perpetrado por los políticos convergentes sino de la "irresponsable" sentencia del TC y "de la humillación de Cataluña". ¿No encuentran contradictorio que el hombre que se conformó con ir arrancando pequeñas concesiones a González y Aznar durante los veintitantos años que estuvo al frente del Gobierno catalán se rasgue ahora las vestiduras y califique de "humillación colectiva" el nuevo Estatut que, pese a los recortes impuestos por el TC, reconoce a Cataluña un nivel de autogobierno superior al existente en los estados federales europeos y americanos?

Que nadie se engañe ante la enésima representación de la pasión de Esparraguera por la compañía de CDC, pues forma parte de un plan premeditado y de largo alcance. Pocos días después de la famosa escena del diván en el palacio de La Moncloa que desatascó la tramitación del Estatut en el Congreso, Mas i Gavarró, desveló la aparentemente contradictoria estrategia seguida en la tramitación del Estatut, primero en el Parlament de Cataluña y a continuación en el Congreso, así como el fin último de la misma:

Cataluña tenía dos opciones: recortarse las alas el 30 de septiembre para acomodar el Estatut al PSOE o subir el listón a lo más alto... De haber optado por rebajar nuestra reivindicación, ahora no tendríamos un imaginario de futuro para Catalunya. Mi objetivo sigue siendo el texto aprobado en el Parlament. No hemos conseguido alcanzarlo de una sola vez, pero sí que podemos hacerlo mediante dos o tres saltos como el que ahora hemos dado (La Vanguardia, 30 de enero de 2006).

En términos muy similares se expresó el Sr. Pujol en la ceremonia en la que se recibió el galardón especial de la XVII edición de los premios Sabino Arana el 29 de enero de 2006 al afirmar que el nuevo Estatut "no será un texto para muchos años ni será para la generación que ahora accede a la política". Más claro agua: aunque el TC no hubiera tocado el Estatut, el Sr. Mas ya estaría denunciando las limitaciones del nuevo Estatut y preparando el segundo salto (o, mejor, asalto) que ya anunciaba en enero de 2006, varios meses antes de que se aprobara en el Congreso y se ratificara en referéndum.

A quienes de verdad les interese conocer las verdaderas intenciones de CDC, les recomiendo se pasen por las sedes de esta formación y presten atención al mensaje que aparece en unos carteles de grandes dimensiones –¿quién pagará la factura en esta ocasión?– que forman parte de la precampaña electoral de CDC, impresos antes de conocerse la sentencia del TC: "Sí, queremos un Estado propio". Ni el Estatut aprobado en el Congreso en 2006, ni siquiera el proyecto de Estatut aprobado en el Parlament de Cataluña el 30 de septiembre de 2005, podrían satisfacer esa exigencia, lo que demuestra que la indignación de los líderes de CDC tras los recortes impuestos por el TC es una mera excusa para seguir alimentando el victimismo y el encono en la sociedad catalana y deslegitimando las instituciones del Estado español.
Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona. Escribe regularmente en su blog.

El Gobierno vasco descarta la aplicación de multas a comercios por no utilizar el euskera
MARTA FDEZ. VALLEJO | BILBAO.El Correo 24 Julio 2010

Modificará la normativa en vigor para eliminar la parte que se refiere a las sanciones
La viceconsejera de Política Lingüística aclara que se suprimen los castigos ante la «preocupación» que «numerosas empresas» trasladaron al Ejecutivo

LAS CIFRAS
2,2
millones de euros ha dedicado el Gobierno vasco a las subvenciones para que comercios y empresas se adapten a la normativa que les exige rotular en euskera y contar con personal euskaldun para atender al público.

«No estamos en la mejor coyuntura económica para aplicar sanciones», dice Lurdes Auzmendi
No habrá multas a los comercios por incumplir el decreto de uso del euskera. La viceconsejera de Política Lingüística, Lurdes Auzmendi, descartó ayer cualquier tipo de 'castigo' y apostó por el camino del «convencimiento, nunca por la vía de las imposiciones» para avanzar en la utilización de la lengua vasca. Con el anuncio de ayer, Auzmendi pretendía «ahuyentar las dudas y temores» que le han trasladado «numerosas empresas» que, según sostiene, se han confesado incapaces de ajustarse en el plazo establecido a los requisitos del decreto de uso del euskera en las relaciones comerciales impulsado por el Gabinete Ibarretxe.

El Gobierno vasco había aprobado esta misma semana una modificación del decreto con el fin de prorrogar en un año el período fijado para cumplir las obligaciones estipuladas en aquel texto legal, que sacó adelante en 2008 la consejera peneuvista Miren Azkarate. El Ejecutivo de Patxi López evitaba de ese modo imponer multas a los comercios que no se habían adaptado aún a esta normativa, ya que el plazo para hacerlo terminaba el pasado 17 de julio.

Con esa moratoria de un año, el Ejecutivo socialista lograba también el tiempo suficiente para reformar la ley del Estatuto del Consumidor, paso obligado antes de eliminar del decreto todas las sanciones previstas por incumplir las obligaciones de atender y rotular en los dos idiomas que se establecían, en general, para los grandes comercios y empresas de servicios. La responsable del área de Política Lingüística subrayó ayer que, aunque se van a modificar algunos artículos, el decreto seguirá en vigor.

Auzmendi reconoció que había una «gran preocupación» entre los negocios afectados por la normativa, cerca de 2.000 en Euskadi, y que con su comparecencia de ayer quería transmitir un «mensaje de tranquilidad». Relató que su equipo había recibido numerosas llamadas de empresas que querían saber si finalmente se iba a aplicar la normativa. «Muchos comercios que veían que se acercaba la fecha se pusieron en contacto con nosotros para preguntarnos si íbamos a seguir adelante. Con algunos de ellos hemos mantenido entrevistas personales y tenemos que decir que sintieron un gran alivio tras conocer no se aplicará ninguna sanción», comentó la viceconsejera

Destacó que incluso grandes empresas punteras por haber dado muchos pasos hacia la normalización del euskera les transmitieron «que si se hubiera seguido adelante con el régimen sancionador, ni siquiera ellos se habrían librado de las multas». Auzmendi comentó, además, que en tiempos de crisis económica como el actual «no estamos en la mejor coyuntura para aplicar sanciones, sino que es momento de trabajar en equipo».

«Atracción»
La viceconsejera quiso dejar claro que el Gobierno vasco «defiende los derechos lingüísticos de la ciudadanía y está a favor de la normalización del uso del euskera». En lo que no cree es «en las imposiciones». «Consideramos que desde el convencimiento y la atracción se puede seguir avanzando también en la difusión y el fortalecimiento del uso del idioma».

La normativa diseñada por el anterior viceconsejero del ramo, Patxi Baztarrika, obliga a rotular y a atender en euskera a los establecimientos con más de 250 trabajadores y con un volumen anual de negocio superior a los 50 millones de euros, o con una superficie mayor de 400 metros cuadrados que estén ubicados en capitales o municipios con más de un tercio de ciudadanos bilingües. También exige personal euskaldun a los centros comerciales con más de 15 trabajadores que presten atención al público. En la práctica, afecta a grandes cadenas, bancos, operadoras de comunicación, empresas de transporte y suministradores energéticos.

Palmou pide un Estatuto como el catalán y proclama que ´no habrá Galicia sin gallego´
En un manifiesto encargado por el Instituto de Estudios Políticos y Sociales de A Coruña con motivo del 25 de julio, el ex conselleiro insta a defender la lengua, la cultura y la identidad gallegas
D. DOMÍNGUEZ / M. VÁZQUEZ | SANTIAGO La Opinión 24 Julio 2010

A pocos meses de que las fuerzas parlamentarias gallegas vuelvan a abordar oficialmente la reforma estatutaria, el ex conselleiro de Xustiza durante el Gobierno de Manuel Fraga y también ex secretario xeral del PP, Jesús Palmou, hace un llamamiento a la "reflexión" de todos los gallegos pero "muy especialmente de los responsables políticos" para que aborden "por fin" la reforma del Estatuto de Autonomía de 1981 para "poner al día el autogobierno" gallego y situarlo "a la par con las restantes nacionalidades históricas", en alusión a Cataluña y el País Vasco.

Palmou lanzó este mensaje en un manifiesto con motivo del 25 de julio -celebración a la que se refiere en el escrito como "Día Nacional de Galicia"- encargado por el Instituto de Estudios Políticos y Sociales de A Coruña, que asumió el contenido del texto como su posicionamiento oficial respecto a los actos de mañana. "Junto con la celebración se impone también, en este día, la reflexión (...) de abordar, por fin, la reforma de nuestro Estatuto con espíritu de consenso y entendimiento, con el objetivo de reforzar nuestras señales de identidad, nuestras competencias y nuestra presencia en los distintos ámbitos de decisión que nos afectan", proclama el comunicado.

En el documento, que el ex número dos del PP gallego introduce con una cita de Castelao en la que el célebre galleguista da su visión sobre el 25 de julio, Palmou realiza asimismo un alegato en defensa de la lengua gallega, a la que se refiere como el "faro de nuestra cultura y de nuestra identidad" para establecer la unidad entre su futuro y el de la comunidad. "No habrá Galicia sin gallego. No perdurará el amor a la tierra, el amor a Galicia sin el amor a nuestra lengua, sin el amor al gallego", advierte Jesús Palmou.

Por ese motivo, el que fuera conselleiro durante dos de las legislaturas de Manuel Fraga al frente del Gobierno gallego reclama el "empeño" de todos los ciudadanos y, en particular, de los poderes públicos en la "defensa, promoción y uso" del gallego, que necesita, desde su punto de vista, "una mayor protección". "Tienen que ser los garantes de la realidad, vitalidad y supervivencia de nuestra lengua, de nuestra cultura y de nuestra identidad", indica.

La crisis económica también aparece citada en el manifiesto, en el que se alerta del riesgo de que este "difícil momento que nos toca vivir" pueda ser utilizado como "elemento de descrédito para el Estado autonómico" por parte de "nostálgicos de un centralismo afortunada y definitivamente superado". Por ello, Palmou emplaza también a reflexionar sobre la "necesidad de enfrentar entre todos" la crisis "desde el entendimiento, el diálogo, la racionalidad del gasto y la solidaridad".

El mensaje del Instituto de Estudios Políticos y Sociales para conmemorar el Día de Galicia incide, finalmente, en la necesidad de fomentar el consenso entre las formaciones políticas y sociales "con afán de superación y con ánimo de compartir y reforzar todo aquello que nos une y que nos otorga la condición de un pueblo, anclado en la historia y con proyección de futuro".

Coincidiendo con un momento de cambios legislativos importantes desde el punto de vista medioambiental, tras la reciente reforma de la Lei do Solo y pendientes de la aprobación del Plan do Litoral y las Directrices del Territorio, Palmou también dedica unas palabras al futuro desarrollo de la comunidad. Así, invita de nuevo a hacer una reflexión sobre "la necesidad de profundizar en las políticas de desarrollo sostenible que garanticen la supervivencia y potencien a la vez nuestro patrimonio arquitectónico, natural y paisajístico".

Cataluña
El tripartito ha aprobado 758 nombramientos en cuatro meses
CiU denuncia que PSC, ERC e IC «blindan» a sus funcionarios de confianza
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC 24 Julio 2010

El plan de ajuste anunciado por el Gobierno catalán el pasado 1 de junio es poco más que una operación de propaganda en su apartado de reducción de gastos de personal. Así lo denunciaron ayer el portavoz parlamentario de CiU, Oriol Pujol, y la diputada Pilar Pifarré, tras asegurar que el tripartito, lejos de reducir sus plantillas y renunciar a cubrir plazas de funcionarios como viene anunciando para hacer frente a la crisis ha aprobado 758 nombramientos desde el 1 de abril de este año.
No se trata tanto de creación de nuevas plazas, aclaró Oriol Pujol, como una estrategia de blindaje de los funcionarios afines nombrados durante el tripartito, de cara a un eventual cambio de inquilinos en el Palau de la Generalitat. Sin olvidar que muchos de estos nombramientos, que suponían ascensos de categoría, han servido para neutralizar las rebajas de sueldo de altos cargos anunciadas por el Govern en el caso de los cuadros más fieles. El Govern aprobó el 1 de junio un plan de austeridad que suponía la reducción de los sueldos públicos entre el 5% y el 10% en función de la categoría salarial, además de la reducción del número de entidades públicas dependientes de la Generalitat vía supresiones, fusiones y absorciones de entidades.

«Protección ante el final de etapa»
Los nombramientos se realizaron sin seguir el orden de antigüedad, denuncia CiU y siempre a través de convocatorias de cargos de libre designación y concursos específicos; es decir, sin concurrencia pública. «Estos 758 puestos responden o bien a un grupo de escogidos a los que el recorte de sueldo no les afecta porque se les sube el nivel o a un grupo al que se decide proteger ante el final de etapa» denunció Pujol.

De esas 758 plazas, 512 corresponden a convocatorias nuevas y 246 a nombramientos ya realizados. Pifarré interpretó este «alud» de nuevos nombramientos «sin precedentes» como «plazas nombradas a dedo» en el caso de los nombramientos de libre designación. Además, denunció que algunos de los cargos que han subido de categoria salarla verán incrementado su sueldo en hasta un 11% por dos horas más de trabajo o incrementos de 10.000 euros anuales.

Pifarré denunció además la creación de nuevos servicios «no prioritarios» o duplicados y puso como ejemplo la oficina de antención a los empleados del Departamento de Economía. En otros casos, se han creado plazas en organismos públicos cuya disolución ha sido anunciada por el Govern dentro del mismo plan de ajuste, que debe concluir en septiembre con la supresión de 60 entidades.

Más dietas
Convergencia ha denunciado además una segunda vía de «compensación» de las rebajas de sueldo: las dietas y asistencias a consejos de administración, que según Pifarré se han doblado en algunos casos. La diputada señaló además el «absoluto desconocimiento y descontrol» del Gobierno catalán trespecto a estos pagos a altos cargos.

En cuanto al compromiso de no cubrir las vacantes en la Administración pública catalana, excepción hecha de determinadas plazas en el ámbito de la sanidad, la educación y la seguridad, Pifarré aseguró que estas plazas sí se cubren con sustituciones o refuerzos. En la intranet de los trabajadores de la Generalitat —a la que en teoría sólo pueden acceder los trabajadores de la administración— había el martes un total de 22 plazas por cubrir, aseguró la diputada nacionalista, y ninguna de ellas pertenecía a los grupos excluídos por el Govern de las medidas de austeridad aprobadas el pasado junio.

El Govern duplica el déficit en 2009
El portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, reprochó al Govern que tenga un «desorden completo» en la tesorería de la Generalitat y denunció que el déficit de las arcas públicas en 2009 duplica la cifra prevista a principios de año, superando los 4.700 millones. Pujol denunció el «gasto incontrolado y manipulación en las cifras», así como «incumplimiento de los propios acuerdos para reducir el déficit en el contexto de la crisis económica. «Predican austeridad pero no la practican», aseveró el portavoz nacionalista tras señalar la «gran» diferencia entre el déficit de la Generalitat previsto para 2009, de 2.127 millones de euros, y la cifra final que arroja la liquidación de los presupuestos, los 4.706 millones de euros reconocidos el miércoles por el conseller de Economía, Antoni Castells, quien explicó que el déficit se redujo en un 10,7% gracias al nuevo modelo de financiación.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial