AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 29  Julio  2010

 

Pascual TamburriEl Semanal Digital 29 Julio 2010
Navarra está donde la quiere Zapatero: en manos de ETA

Zapatero ha reconocido que su "proceso de paz" con ETA no terminó con los atentados, y se negoció el futuro de Navarra. No pide perdón por ello, sino que amenaza con repetir.

No es un invento de El Semanal Digital, sino una noticia confirmada por su protagonista. José Luis Rodríguez Zapatero negoció con los terroristas de ETA durante el llamado "proceso de paz". En esa negociación se incluyeron contenidos que Zapatero y su equipo negaban expresamente. Aunque la negociación fracasó, Zapatero la ha continuado después. Con un único resultado: legitimar a ETA y dividir a sus enemigos.

El presidente del Gobierno ha presumido en El País de dos aciertos en sus diez años de liderazgo: la huida de Irak y la negociación con ETA. Dejemos por hoy el primer asunto, pero no perdonemos ninguno de los matices del segundo, que por sí mismo bastan para retratar al personaje y la España que legará a quien le suceda.

El 17 de marzo de 2007 Navarra salió a la calle para protestar contra una posibilidad que el Gobierno de la Nación negaba sin que muchos confiásemos en él. Negaba entonces Zapatero y negaba el PSOE, negaban los socialistas y negaba El País, que hubiese negociaciones políticas entre ellos y los terroristas. Hoy están orgullosos de afirmar aquello que negaban con fingida indignación. Negaban tanto más que Navarra fuese objeto de cualquier diálogo, no sólo porque supuestamente no había diálogo (hoy es motivo de orgullo) sino porque supuestamente nunca se trataría el futuro de Navarra a espaldas de los navarros y de sus representantes. Hoy presumen de haberlo hecho.

Todo era verdad. Para Zapatero es motivo de presunción haber engañado a los navarros, o al menos a los navarros que lo votaron. Zapatero estaba entonces dispuesto (y, ya que está orgulloso, supondremos que sigue dispuesto) a crear un órgano político y administrativo común a Navarra y las provincias vascongadas, modificando el Estatuto vasco y el Amejoramiento navarro. Zapatero mentía, y acertábamos quienes entonces lo acusamos. Acertaron sobre todo las decenas de miles de navarros que salieron a la calle, con banderas de España, a manifestar su indignación y su estado de rebelión moral.

Dice Antonio Basagoiti que "el proceso de negociación ha hecho muchísimo daño a la democracia española porque ha legitimado a los terroristas haciéndoles creer que tenían algo de razón, y sólo un imbécil podría tragarse por tercera vez la enésima trampa de ETA". Es verdad. Creer a Zapatero en 2007 pudo ser un acto de buena voluntad rayano en el franciscanismo o en la debilidad mental. Hoy no hay duda: dar por buena la palabra de Zapatero y su PSOE, en Pamplona o en Madrid, para lo que sea, es oligofrenia o masoquismo, quizás una simpática combinación de ambos o quizá resultado a la derecha de algún "complejo, cobardía o comodidad" de los que denunciaba Pedro Fernández Barbadillo.

Zapatero mintió por cálculo. Siempre que le convenga lo hará. Sin duda ahora, en términos que sólo él sabe, lo sigue haciendo. ETA es para él mucho más importante que Navarra y los navarros. Por eso mismo es una claudicación necia cualquier guiño supuestamente templado hacia este presidente, como lo fue el ridículo institucional foral a propósito de las banderas en la manifestación de 2007 y como lo es cualquier aproximación política en estas tierras a los interlocutores de ETA. Si el PSOE quiere ser creído tiene dos gestos que hacer antes de nada: debe revocar su autorización parlamentaria para "dialogar" con los asesinos y debe enviar a su casa a este presidente enemigo de Navarra y de los navarros.

La década prodigiosa
César VIDAL La Razón 29 Julio 2010

La década de ZP al frente del PSOE ha pasado totalmente inadvertida en los medios de Estados Unidos. Quizá en alguna hoja eclesial de esas que se refieren a las señales de la pronta aparición del Anticristo lo hayan mencionado, pero, si es así, no ha caído en mis manos. Por aquí la gente se queda sorprendida cuando les comento el aniversario. «¿De verdad? ¿Lleva tanto tiempo mandando en el partido socialista?», me preguntan con gesto de incredulidad. «Sí», reconozco con un poco de vergüenza ajena. «Pero siendo presidente lleva menos, ¿verdad?», continúan inseguros. Asiento.

Si ZP en seis años ha logrado tener unos efectos tan devastadores sobre España, da miedo pensar lo que podría haber logrado en una década entera. «¿Y qué balance haría usted de este tiempo?», me pregunta ingenua una señora cuyo rostro indica de manera casi indiscutible que toma el sol con un colador. «Es complejo...», intento yo eludir una respuesta. «Sí, claro, pero, por ejemplo, ¿qué tasa de desempleo tienen ustedes?», me dice instándome a responder. «Un veinte por ciento», respondo lacónico aunque sin poder evitar el silbido unánime de los presentes. «¿Veinte? ¡Holy shit! ¿Y cuánto tenían con el anterior presidente?». «No llegaba al nueve», contesto. El silencio es sepulcral al escuchar el dato, pero no perdura mucho. «No es buena cifra, no.... ¿Cómo van los bancos?». «Los grandes como el Santander o el BBVA, bien», contesto, «pero en el reciente «stress test» de la Unión europea, cinco de las siete entidades suspendidas eran españolas. Por cierto, en un porcentaje mayoritario, catalanas». La gente se mira con una cara que hace pensar que si tienen un dólar en bancos españoles lo van a sacar mañana mismo. «Llama la atención lo que dice de Cataluña... ¿no era una región próspera?», indaga una mujer de mediana edad. «Sí, lo era hasta que los nacionalistas la convirtieron en su rancho. Ahora mismo su deuda es el 26,5% de la de todas las comunidades autónomas en España y su gobierno no consigue que la banca extranjera le preste un solo euro», respondo. «Eso suena peor que Zimbabwe», musita un hombre de negocios.

Prudentemente me callo. «¿Y el terrorismo?», indaga un joven hispano. «El terrorismo ha ganado mucho con Zapatero. Está en las instituciones, recibe dinero de los contribuyentes y cuenta con datos, gracias a su presencia en los ayuntamientos, que le permitiría cometer nuevos atentados», respondo. «Pues no tienen ustedes muchas razones para estarles agradecidos a Zapatero», interviene un profesor de mediana edad, «porque en términos de política internacional... bueno, no deseo ser negativo, pero España no es ni una sombra de lo que fue con Aznar...». «Veálo de manera positiva», me dice un amigo empeñado en consolarme, «Zapatero ya está en su segundo mandato». Tengo que informarle entonces de que en España no existe límite a los mandatos de un presidente. Es más, ZP podría ganar por tercera vez las elecciones. Una mujer de aspecto piadoso me dice: «Pero ¿qué pecados han cometido los españoles para merecer ese castigo de Dios?». Por un momento, estoy tentado de hablar sobre la legislación zapaterina que ha culminado con una ley del aborto que, según algún cardenal, debe aplicarse sin apelar a causa de conciencia alguna. Al final, opto por guardar silencio. ¡Qué década la de ZP! Verdaderamente prodigiosa.

Blindar la libertad
El Editorial La Razón 29 Julio 2010

Como estaba previsto después de que el PSC concediera libertad de voto para la sesión, el Parlamento catalán aprobó ayer, con 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones, prohibir las corridas de toros en esa comunidad a partir del 1 de enero de 2012. La brecha fue de 13 votos, cinco más que los ocho de diferencia que hubo en diciembre cuando se votó y aprobó la admisión a trámite de la Iniciativa Legislativa Popular, impulsada por la izquierda de ERC e ICV. El apoyo mayoritario de CiU y de su líder, Artur Mas, así como la fractura dentro del PSC y el Gobierno, con tres diputados que respaldaron la abolición (Josep Maria Balcells, Antoni Comín y Núria Carreras) y otros tres que se abstuvieron (el consejero Antoni Castells, Joan Ferran y Rosa Maria Ferrer), dieron la puntilla a los toros en Cataluña. El pleno representó para una comunidad autónoma, históricamente faro de libertades, un retroceso en tolerancia y pluralismo. Esa mayoría parlamentaria, que recogió el sentir de 180.000 ciudadanos de una población de varios millones, cercenó libertades individuales y pasó por encima del más básico respeto a la gente. El académico y poeta Pere Gimferrer lo definió en LA RAZÓN unas horas antes como «la más grave agresión cultural desde la Transición».

La tramitación en el Parlamento regional demostró que no era un debate animalista, sino una estrategia identitaria, con el propósito de acentuar el diferencial con España, y qué mejor símbolo que erradicar la Fiesta Nacional. Por no hablar de la doble moral que ha permitido a los nacionalistas jalear al mismo tiempo las fiestas de los «corre bous», donde los pitones de los astados se convierten en antorchas durante horas.

Los toros tienen un valor artístico, cultural y social indiscutible, y, desde este punto de vista, la decisión de la Cámara autonómica supone una pérdida irreparable. Pero Cataluña tendrá además que soportar la factura de una industria , unos puestos de trabajo y unos intereses arruinados, así como los efectos sobre el turismo y el comercio para una comunidad que corre el peligro de generar antipatía en el resto del país por la miopía de parte de sus dirigentes.

Decíamos ayer que la clase política y la sociedad civil no podían resignarse ante este ataque a la libertad y que existían respuestas parlamentarias en las Cortes Generales para reconducir el despropósito. Celebramos que Mariano Rajoy hiciera ayer suya la propuesta de blindar las corridas de toros con una declaración de Interés Cultural General y una moción «en defensa de la libertad». En coherencia con sus planteamientos en el debate, el Gobierno y el PSOE deben compartir un acto de justicia que responde al interés de una inmensa mayoría de los españoles. Sería muy positivo que los dos grupos mayoritarios dejaran fuera del debate partidista un asunto en el que, por lo demás, hasta el propio José Montilla ha estado de acuerdo. La opinión pública no entendería vacilaciones ni tacticismos. No se puede consentir sin más que triunfen iniciativas que fomentan una Cataluña uniforme, una Cataluña oficial, una Cataluña políticamente correcta que ahoga a la Cataluña real, la de los ciudadanos.

Menos España es menos libertad, también en los toros
EDITORIAL Libertad Digital 29 Julio 2010

Con 68 votos a favor, 55 en contra, 9 abstenciones y tres ausencias, el Parlamento catalán ha prohibido finalmente la celebración, a partir de 2012, de las corridas de toros en dicha comunidad autónoma. Aunque con esta prohibición se ponga fin a siglos de historia en una región que en otros tiempos fue cuna y referencia mundial de la fiesta de los toros, no estamos únicamente ante una agresión a la cultura catalana, tal y como han denunciado, entre otros, no pocos artistas e intelectuales catalanes. A lo que hemos asistido, sobre todo, es a una agresión contra la libertad individual de los ciudadanos y a un atentado contra la diversidad y pluralidad de Cataluña, donde, como en el resto de España, hay gente a la que les desagrada y gente a la que les gusta la fiesta de los toros.

Aunque este atentado a la libertad individual de los catalanes haya utilizado de excusa la causa de la defensa de los animales, lo cierto es que su objetivo no es otro que erradicar de la realidad catalana todo aquello que la una y la asemeje al resto de España.

Al margen del disparate que supone considerar al animal como si de un ser humano se tratara, si de verdad esta legislación prohibicionista estuviera motivada por los maltratos a los animales, también habría sido menester erradicar de Cataluña la práctica de la caza y la pesca deportiva, los célebres correbous, o la fabricación y el consumo de foie, por poner sólo unos ejemplos. Y es que la defensa de los animales tiene tan poco que ver con esta prohibición como lo tuvo que ver con la desaparición del Toro de Osborne de las carreteras de Cataluña. Es tan solo una excusa como lo ha sido la seguridad en el tráfico para justificar la reciente pretensión de algunos nacionalistas de multar a los taxistas que lucieron en sus vehículos banderas españolas tras la victoria de la selección de fútbol en el Mundial.

De lo que se trata a la hora de prohibir este espectáculo, al que el toro de lidia debe su supervivencia como especie, es de defender el delirante y agresivo "hecho diferencial" nacionalista que convierte en disidentes o en anómalos a todos los que no comparten ese homogéneo molde identitario. Y frente a esa pulsión identitaria poco importa sacrificar la libertad individual o el empobrecimiento económico y cultural de los catalanes.

Al margen de que ninguna iniciativa ciudadana ni ningún programa de partido debería tener legitimidad para pretender cercenar libertades individuales, esta ley prohibicionista no sólo supone una falta de respeto a la minoría, sino que ha sido votada, además, por los diputados de CiU y del PSOE que lo hacían, no en defensa de un programa y en representación de los ciudadanos, sino con libertad de voto, en función de su "conciencia" y "sensibilidad". Una libertad de conciencia y de sensibilidad que, por cierto, no se ha concedido recientemente con respecto a la ley del aborto, cuando lo que estaba en juego era la protección de la vida de los seres humanos en el seno materno.

Lo cierto es que debería haber sido la conciencia y la sensibilidad de cada ciudadano, y no unos pocos diputados que actúan según sus propios intereses, las que deberían respaldar o rechazar el espectáculo de los toros.

Aun así, a nadie debería sorprenderle esta deriva liberticida que algunos ya denunciaron estérilmente hace décadas cuando se comenzó a prohibir en Cataluña la enseñanza en castellano, lengua propia de más de la mitad de los catalanes. Y es que la tarea de erradicar de Cataluña todo lo que la asemeja con el resto de España está abocada indefectiblemente a cercenar no pocas de sus libertades.

Rejón soberanista
El escrutinio es inequívoco: una vara de castigo soberanista en el morro de un toro simbólico llamado España
IGNACIO CAMACHO ABC 29 Julio 2010

POCAS cosas hay más españolas que la sectaria pasión de prohibir… salvo la pasión de prohibir los toros, que es tan antigua como la fiesta misma. En ese sentido, los soberanistas catalanes han incurrido con su abolición en pecado de lesa y típica españolidad al caer en el espeso vicio celtibérico de vetar a los demás todo aquello que no le gusta a uno; una de las grandes contradicciones del nacionalismo consiste en que comparte grandes rasgos emotivos con la España de la que se quiere alejar. Si algo enseña la historia de la polémica sobre la lidia es que los antitaurinos han sido siempre tipos más viscerales y castizos que los propios taurófilos: gente agitada, crispada, convulsa, pasional, dominada por una rancia convicción fundamentalista. Razones de más o de menos han tenido siempre unos y otros porque las corridas son un ritual tan atávico como subyugante, tan violento como heroico, tan cruel como sugestivo; pero el viejo debate no se ha sustanciado en la contemporaneidad hasta que no se ha impregnado del nuevo componente integrista que le suministra el soberanismo. Es decir, hasta que no se ha incluido en él el factor desequilibrante de las identidades excluyentes mediante una inyección de sesgo político.

La eterna controversia taurina no ha sido más que la máscara de una pantomima muy bien puesta en escena por el Parlamento catalán, que ha revestido el debate de impecable formalidad democrática. Pero basta observar el resultado de la votación para entender que el fondo de la cuestión no eran los toros en sí mismos, sino la condición cultural española del rito. Los votos a favor de la prohibición procedían todos del bloque soberanista, salvo tres socialistas que acaso hayan querido dejarse confundir por el disfraz intencional de la propuesta o bien se han alineado con el alma nacionalista de su partido en Cataluña. Se trata de un escrutinio inequívoco ante el que no cabe llamarse a engaño: la interdicción surge de una voluntad excluyente relacionada con el deseo de hacer visible una independencia metafórica, una separación virtual, un gesto de autodeterminación simbólica.

Sin ese componente de enfrentamiento identitario el asunto tendría un recorrido tan corto como el que van a tener las iniciativas prohibicionistas que surjan en el resto de España al amparo de la decisión catalana. La porfía antitaurina es un elemento más de la fiesta misma, y la mayoría de los españoles a los que no les gustan las corridas son más indiferentes que partidarios de proscribirlas porque la nuestra es ya una sociedad claramente antiautoritaria. El veto a la fiesta, con su carácter impositivo, con su rango de solemnidad política, constituye un acto explícito de afirmación soberanista. Es una vara de castigo clavada en el morro de un toro simbólico llamado España.

Pedraza se reunió con Gallizo, que le informó de las medidas adoptadas
La AVT no acepta las explicaciones de Interior sobre los beneficios a etarras
Diccionario Inteligente
J. M. Zuloaga La Razón 29 Julio 2010

MADRID- La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, expresó ayer a la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, la postura contraria de dicha asociación a los beneficios que se han dado a presos condenados por actividades dentro de ETA y que, en los últimos tiempos, han sido expulsados o han abandonado la banda criminal.

Pedraza fue informada por Gallizo de la «legalidad» de las medidas adoptadas, en aplicación del artículo 100 del Reglamento Penitenciario. La representante de las víctimas se quejó del contenido de este precepto, que permite a la Administración una gran discrecionalidad a la hora de fijar el grado de los reclusos y concederles beneficios, como los que se han dado a varios internos que cumplen condena en la cárcel alavesa de Nanclares de Oca.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del contenido de la reunión, Pedraza agradeció las explicaciones que le dio Gallizo, pero dejó clara la oposición de la AVT que, en una nota difundida la semana pasada, dejó abierta la posibilidad de convocar movilizaciones si el Ministerio del Interior, del que depende Instituciones Penitenciarias, persiste en lo que se considera un error que «debilita la firmeza del Estado de Derecho».

Asimismo, y sobre la supuesta petición de perdón que los presos etarras puedan hacer a sus víctimas, Pedraza señaló a Gallizo que no se debe formular de una forma genérica, con una carta dirigida a a la opinión pública, sino que cada terrorista ha de dirigirse a los familiares de las víctimas que causaron.

A este respecto, solicitó que esas víctimas sean informadas personalmente por el Ministerio del Interior de cualquier beneficio que se conceda al etarra que les causó el daño, y que no tengan que enterarse a través de los medios de comunicación.

Un millón en ayudas
El Ministerio del Interior ha repartido un millón de euros en subvenciones entre 30 asociaciones, fundaciones, entidades e instituciones dedicadas a la atención de las víctimas del terrorismo. Casi la mitad de este montante se reparte entre la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo. Según publica el BOE, y recoge Ep, el ministerio dirigido por Alfredo Pérez Rubalcaba publicó una convocatoria para la concesión de las subvenciones a la que respondieron diversas asociaciones con 82 proyectos que sumaban 3.652.746,11 euros. Una vez evaluados estos proyectos, la AVT y la asociación liderada por Pilar Manjón recibieron 234.000 euros cada una, seguidas por la Fundación de Víctimas del Terrorismo (84.000) y la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo (66.000).

Las víctimas denuncian presiones del PP e Interior para rebajar sus críticas al Gobierno
 www.gaceta.es 29 Julio 2010

Hablan de llamadas, visitas y reuniones para calmar sus ánimos. El Ejecutivo socialista publica sus subvenciones a las asociaciones cívicas. El grupo de Pilar Manjón obtiene la misma ayuda que la AVT.

Varias víctimas del terrorismo se han puesto en contacto con LA GACETA para denunciar las presiones que están recibiendo para rebajar el tono de sus críticas a los permisos que el Gobierno está concediendo a etarras. Estas sugerencias de cambio de discurso provienen, según los afectados, del Ministerio del Interior, que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba, y también desde un sector del Partido Popular. Las feroces críticas que ha expresado la mayoría de asociaciones cívicas a las excarcelaciones de los terroristas han propiciado un terremoto en quienes pilotan la política antiterrorista.

La reacción de Interior, principalmente, y de la parte del PP que apoya las tesis de Rubalcaba, en menor medida, tiene un objetivo nítido: atemperar los ánimos y silenciar así las críticas que, a su juicio, dificultan la política de premios y castigos que el Gobierno está aplicando a los reclusos etarras. Para ello, estos días están teniendo lugar llamadas y visitas a víctimas, así como reuniones con ellas para calmar sus ánimos.

Un ejemplo de esos movimientos es lo que le sucedió a una víctima del terrorismo que pretendía hablar en un programa de televisión sobre este espinoso asunto. Primero recibió una llamada y después una visita de un funcionario que le explicó con detalle la política penitenciaria del Gobierno –“Derrotar a ETA cumpliendo la legalidad”, según Rubalcaba– y que le pidió que no se pronunciase públicamente al respecto. Según ha podido saber este diario, la reunión entre la víctima y el miembro de Interior tuvo lugar en la delegación de Gobierno de la comunidad autónoma donde reside el familiar de un asesinado. Otras víctimas, que prefieren mantener el anonimato, aseguran que están recibiendo “sugerencias” para que no levanten la voz en público. La anterior legislatura estuvo marcada por la rebelión de las víctimas ante la negociación abierta entre el Gobierno y la banda terrorista. Ahora, cuando numerosos síntomas, denuncias e informaciones apuntan a que continúa el diálogo con los asesinos (aunque sea con su brazo político), desde el Ejecutivo no quieren ni pensar con manifestaciones en las calles.

El ex presidente de la AVT y actual dirigente de Voces contra el Terrorismo Verde Esperanza, Francisco José Alcaraz, ya anunció que habrá movilizaciones el próximo otoño para combatir pacíficamente la estrategia pergeñada por Rubalcaba.

Fuentes del propio PP insisten en que no todos los miembros del partido comparten ahora mismo las tesis a seguir en materia antiterrorista. Por ello, no les extraña que algunos en su partido estén intentando acallar a las víctimas para favorecer la estrategia que puso en marcha Rubalcaba con el beneplácito de Trillo. Desde luego, la postura de este sector de la oposición choca frontalmente con las palabras que pronunció anteayer Mariano Rajoy, que pidió explicaciones detalladas a Interior ante los últimos movimientos en las prisiones.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha sido una de las más duras en sus reprimendas al Gobierno socialista por los permisos a presos etarras supuestamente arrepentidos. En entrevista exclusiva en estas mismas páginas, Pedraza acusó al Gobierno de no haber sido leal y exigió explicaciones a Rubalcaba. Ayer confirmó a este diario que pidió explicaciones a Instituciones Penitenciarias y que ya las ha conseguido. Aunque no adelantó el resultado del encuentro, es de suponer que desde ese organismo, dependiente del Ministerio del Interior, le han contado las tesis del Gobierno. Ella explicará si le han convencido o no.

En cualquier caso, varias víctimas directas de los personajes que ahora están recibiendo beneficios penitenciarios ya han dejado claro en varios medios que pretenden seguir protestando pase lo que pase. Y es que es imposible que compartan esa afirmación de Rubalcaba de que en Nanclares de Oca (cárcel de Álava donde están los beneficiados) “no hay etarras”.
Las ayudas

Casualidad o no, precisamente ayer el Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las ayudas de este año a las distintas asociaciones de víctimas del terrorismo. Como se puede ver en el gráfico adjunto, la organización que dirige Pilar Manjón recibe este año la misma subvención (234.000 euros) que la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), pese a que la segunda tiene muchos más asociados.

En el citado boletín, Interior incluye unos amplios criterios para adjudicar la cuantía de sus ayudas. Pero en los tres últimos años, la tónica ha sido la misma: similares ayudas para la organización de Manjón y para la AVT. Estas subvenciones a las dos asociaciones cívicas mencionadas contrastan con las escuálidas ayudas que reciben colectivos como Voces contra el Terrorismo (17.400 euros), de Alcaraz, o Dignidad y Justicia (19.000), de Daniel Portero, que, entre otras cosas, tienen que costear de sus propios fondos sus constantes personaciones en todos los juicios contra ETA y su entorno.

Represaliado en 'El País' por llevar una bandera nacional
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 29 Julio 2010

En El País, también conocido como El Faro del islam, llevar una bandera nacional ha traído problemas... hasta que los Polanco y Cebrián han podido hacer negocio con ella. Reproduzco lo que ha contado Ignacio García Francés en su blog.

He dejado pasar un tiempito, pero se lo voy a contar a ustedes. El otro día me llamó un amigo de El País. Dijo, "te vas a reír, o vas a llorar. ¿Recuerdas la bandera de España que pusiste en tu mesa y el follón que te montaron los jefes para que la quitaras? Pues hoy, con el Mundial, 'El País' está saturado de banderas, los tíos la llevan colgada del cuello y las tías como pareo". Ni me reí, ni lloré. O grados.

En Octubre del 2002, me enviaron una banderita española firmada por los amigos que acudieron a una manifestación en San Sebastián. Convocaba Basta Ya, el lema era Contra el Nacionalismo Obligatorio y participaron Mayor Oreja y Redondo Terreros. Fue un éxito. Por cariño, la puse sobre mi mesa en El País. En las paredes de la redacción colgaban otras banderas republicanas, palestinas y vascas. El gesto me costó un enorme disgusto en el diario en las siguientes elecciones.

Un miembro de CCOO, redactor de internacional, secuestró mi banderita, luego sufrí agresiones verbales por parte de algunos compañeros y jefes, muy especialmente del perro que soltaron para roerme las canillas, el entonces subdirector Félix Monteira, más tarde director de Público y hoy Secretario de Estado de Comunicación del Gobierno de España. Félix, excelente periodista y comisario político, me acusó durante semanas de llevar a la redacción la guerra de las banderas, y sus palmeros, de facha y otras memeces parecidas.

Yo respondía atónito que estaba en España, dentro de la ley (Artículo nº 4 de la Constitución), y que en la redacción se exhibían otras banderas. Pero, no hubo manera. Chantaje y sectarismo, por delinquir mostrando la bandera de mi país. En Madrid. En el diario independiente de la mañana, en el templo de la libertad. Al final, decisión salomónica, ordenaron quitarlas todas. Me alegro que "el milagro del fútbol", como dice Teo Uriarte, haya levantado la veda de la bandera española en el diario El País. ¿Será momentáneamente?

CODA: ¿Cuándo tendremos una izquierda moderna, que ame a su país, como la francesa o la británica? ¿Entendéis por qué algunos deseamos que El País desaparezca con sus chekistas progres y sus esquiroles?

Libros / PREMIO INTERNACIONAL DON QUIJOTE DE LA MANCHA
Juan Goytisolo y la Nueva Gramática de la Lengua Española, mejores embajadores del español
El premio se concede a las personas e instituciones que más hayan contribuido a la presencia global de la lengua y la cultura españolas
I. VILA / MADRID ABC 29 Julio 2010

El Premio Internacional Don Quijote de la Mancha, concedido por la Fundación Santillana y la Junta de Castilla- La Mancha ha premiado, en esta tercera edición, a la Nueva Gramática de la Lengua Española y a Juan Goytisolo, en sus dos categorías.

El proyecto llevado a cabo por la Real Academia Española en colaboración a la Asociación de Academias de la Lengua Española, ha obtenido el premio a la mejor labor institucional, galardón que se concede a instituciones que contribuyen a la divulgación de la lengua y cultura españolas. Según el jurado, la Nueva Gramática de la Lengua Española (Espasa-Calpe, 2010) es la «obra monumental que más ha aportado a la unidad normativa del española desde hace más de un siglo».

El premio a la trayectoria individual más destacada, ha recaído, en esta ocasión, en el escritor catalán Juan Goytisolo. El autor de obras como «Juegos de manos» (1954) y «Señas de identidad» (1966), es considerado como uno de los narradores más importantes de la generación del medio siglo, junto a autores como su hermano, José Agustín Goytisolo, Rafael Sánchez Ferlosio o Carmen Martín Gaite. El galardón se otorga a aquellos profesionales que, sin importar su nacionalidad, hayan ayudado a enriquecer el patrimonio colectivo de la lengua y de la cultura españolas. Según el jurado, la obra literaria de Juan Goytisolo «ha renovado la novela española, y ha prolongado el vigor del pensamiento crítico con su influyente presencia internacional».

De esta manera, el autor barcelonés se suma a la lista de galardonados con el Premio Internacional Don Quijote de La Mancha, entre la que se encuentran los escritores Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes, y los presidentes de Brasil y Filipinas, Lula Da Silva y Gloria Macapagal- Arroyo.

El jurado, que ha dado a conocer los premiados después de su reunión de este martes en Madrid, está compuesto, entre otros, por José María Barreda, presidente de Castilla- La Mancha; Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española del a Lengua; Gregorio Marañón, presidente del Patronato de la Fundación Teatro Real; María Ángeles García, consejera de Educación, Ciencia y Cultura de Castilla- La Mancha; Carmen Caffarel, directora del Instituto Cervantes y Juan Luís Cebrián, presidente de la Comisión Ejecutiva y consejero delegado de PRISA.

La ceremonia de entrega se celebrará este otoño en Toledo, y los premiados recibirán 25.000 euros y una escultura del artista Manolo Valdés.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

De cuentos y cuentas
Javier Nart www.gaceta.es 29 Julio 2010

Otra vez, con monótona reiteración, ha vuelto a plantearse la guerra de las cifras. Primero fue la manifestación del aborto, después la de la Cataluña agraviada

Guste que no, la manifestación de Barcelona fue la culminación de un largo proceso gestionado con incomprensible estulticia por el Partido Socialista (llámese catalán PSC o español PSOE). Era más que evidente que lanzar la apuesta política de la redacción de un nuevo Estatuto significaba muchísimo más de lo que admitía en su simpleza el presidente Zapatero, y en su candidez el nuevo liderazgo del PSC.

Era una carrera en la que se verían desbordados por los planteamientos maximalistas de Esquerra Republicana donde CiU no podía quedar atrás… y el PSC tampoco. Porque el Estatuto de Cataluña es más que una mera redefinición del espacio competencial. Es borrar la soberanía del pueblo español pasándola al catalán para concluir en pacto bilateral entre ambas legitimidades. Fijada la soberanía como cuestión de los catalanes, todo lo demás (como dice la Biblia) “se dará por añadidura”.

Por contrario, la sentencia del Tribunal Constitucional confirma el axioma constitucional: la soberanía es del pueblo español, siendo la Generalidad catalana consecuencia, no origen. El del Estatuto es tan legítimo como “subversivo”… requiere dinamitar la Constitución y empezar de nuevo. Significa volver a los principios decimonónicos de Valentín Almirall, o más modernos del anarquismo ibérico: la Península como unión de repúblicas independientes unidas por su propia voluntad. La refundación de España. Algo que no quieren ni soñar los llamados nacionalistas de Convergencia o los adánicos socialistas. Ese brillantísimo animal político que fue Jordi Pujol lo tuvo claro: ganar metro a metro áreas de competencia pero no abrir la “caja de Pandora”.

La cuestión es que Felipe González es a Zapatero lo que Jordi Pujol es a Arthur Mas. Y con la que está cayendo, mirándonos el ombligo.

Rajoy, preso de la paciencia
Estocada y descabello para la Fiesta en Cataluña. Entre unos pocos lerdos y otros cuantos tibios han logrado sacar adelante la enésima ley con la que esperan poder sentirse menos españoles.
Javier Quero. www.gaceta.es 29 Julio 2010

Es estupendo disponer de un Gobierno autonómico que vive tan pendiente de sus ciudadanos. La Generalitat te ordena cómo debes hablar, dicta qué aprenderán tus hijos, impone cómo ha de ser el rótulo de tu negocio y hasta limita cómo tienes que divertirte.

Cuando de cuidar a la gente se trata, el Ejecutivo catalán es tan desprendido que no le importa tener que gastar cientos de millones de euros en indemnizaciones a los empresarios y trabajadores taurinos que van a engrosar las listas del Inem. Sólo la Monumental de Barcelona genera cuatro millones al año. LA GACETA indicaba ayer que ”SU multiplicamos esta cifra por los 99 años de permanencia de la gestión de la plaza implica una cifra cercana a los 400 millones”.

Debería haber sido “sí” en lugar de “su”. Debería haberse dicho “sí” a la Fiesta en lugar de hacerse “su” voluntad, la de los separatistas.

Ayer debíamos de celebrar el día del “SU”. Sólo así se entiende ese sumario en la información sobre la incierta política antiterrorista de Rubalcaba en el que se expresaba que “Rajoy pierde la paciencia por los beneficios a SUS presos”. Desconozco a día de hoy cuáles son los presos de Rajoy, aunque lo que me ha alarmado en extremo no es eso, sino descubrir que el presidente del PP puede llegar a perder la paciencia. ¿Cómo será Mariano cuando se enfada? ¿Qué feroz expresión de desagrado aparecerá en su rostro? ¿Levantará una ceja en señal de rabia suma? ¿Inflará los mofletes con esa mueca tan suya, y tan de Popeye, en la que parece que le robaron el globo y él, sin darse cuenta, continúa soplando? Me encantaría verle un día enfadado. No por nada. Es curiosidad pura y dura, como observar un elefante haciendo el pino. Ya sé que lo más importante para algunos será averiguar quiénes son los presos de Rajoy, sobre todo para el fiscal general del Estado. Pero para mí tiene más interés ver a Rajoy preso de la ira, frunciendo el ceño y profiriendo un sonoro “¡jolines!”.

Motivos para hacerlo ha tenido unos cuantos. Por eso cabe pensar que si Rajoy no se enfada nunca no es porque no quiera, sino porque no sabe.
Nos miramos en el espejo del humor para comentar nuestras erratas, “los microbios de las imprentas”, según Jardiel Poncela, una manera sana de aprender de los yerros propios.

Pobre legado para el último año de legislatura del tripartito
En plena crisis económica, sólo tres leyes se refieren a la economía.
Opinión www.gaceta.es 29 Julio 2010

La sesión plenaria de hoy, en la que se votarán las conclusiones de la comisión de investigación del caso del Palau de la Música, podría ser la última de la legislatura. Aunque hay convocados dos Plenos para la vuelta de vacaciones, es más que posible que el presidente catalán José Montilla disuelva la Cámara este verano y convoque elecciones. El balance del último año de lesgislatura del tripartito ha sido más bien pobre.

Desde que comenzó el año se han aprobado más de una veintena de leyes. Pero en plena crisis económica, sólo tres tienen que ver con la economía. Una es una transposición de la directiva europea sobre mercado interior. Las otras dos han servido para subir impuestos a los catalanes: la ley de aprobación de la escala autonómica del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que aumenta el tramo autonómico del IRPF; y la Ley de regulación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Mientras, se han aprobado leyes polémicas, al margen de la prohibición de las corridas de toros, como la Ley del Cine, que impone cuotas de doblaje al catalán, el Código de Consumo de Cataluña o la Ley del Segundo Libro del Código de Familia, que llega a regular por ley las tareas domésticas; obliga a informar de su condición a los hijos adoptados antes de los 12 años; o incluso, podría dar validez a la bigamia de hecho si un casado no se divorcia pero convive con otra persona durante más de dos años y es declarada pareja de hecho, lo quiera o no, con los derechos y obligaciones que ello conlleva.

Durante el prese nte año se han aprobado leyes de calado discutible, como la Ley de la Lengua de Signos Catalana, que pretende normalizar al catalán el lenguaje de los sordomudos, o la declaración del Parque Natural del Montgrí, las Islas Medas y el Bajo Ter, que provocó una dura polémica parlamentaria.

Las últimas leyes aprobadas han sido algunas tan polémicas como la de recuperación del área metropolitana o la de la división territorial en siete veguerías, que pretende acabar con la división provincial.

Albert Rivera a Montilla: 'Quiera para las escuelas catalanas lo mismo que para las escuelas de sus hijos'
Exige que el castellano se hable en los colegios y cumpla la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut
 www.lavozlibre.es  29 Julio 2010

Barcelona.- El presidente de Ciudadanos (C’s) y candidato a la presidencia de la Generalitat, Albert Rivera, se dirigió al presidente José Montilla en la sesión de control al Gobierno catalán para instarle a que “a partir de septiembre las escuelas públicas catalanas impartan sus clases en las dos lenguas vehiculares, en castellano y en catalán, como marca la sentencia del Estatut”.

Rivera no dudó en hacer alusiones directas al presidente de la Generalitat y se centró en la educación trilingüe que reciben los hijos del presidente catalán en el colegio alemán de Barcelona: “Es muy sencillo: Quiera para la escuelas catalanas lo mismo que quiere para la escuela de sus hijos”.

Por lo tanto, Rivera le reclamó: “Mójese, y díganos cómo ejecutará la sentencia del Tribunal Constitucional (TC), cómo cambiará la ley de educación y cómo aplicará esta pluralidad lingüística en las escuelas”, porque tal y como defiende: “Una sociedad bilingüe necesita escuelas bilingües, que la misma convivencia entre el castellano y el catalán que existe en la calle, exista en los colegios”.

Ante la pregunta evasiva de Montilla que insistió en que “se desarrollará la ley de educación como fue aprobada en el Parlament y que Rivera ha perdido una oportunidad”, el presidente de C’s ha contestado: “Usted es el que ha perdido la oportunidad de hacer un gobierno que represente a todos los ciudadanos de Cataluña, ha perdido la oportunidad de aplicar el bilingüismo y el sentido común”.

“La sentencia le obliga a cambiar la ley para que las escuelas de Cataluña impartan sus clases en dos lenguas vehiculares, o ¿pretende mantener durante la campaña electoral que los que defendemos el bilingüismo somos unos retrógrados?”, cuestiónó Rivera y contestó a la referencia que hizo el presidente de las declaraciones del ministro Ángel Gabilondo que defiende su postura: “Cumpla la sentencia y deje de hablar con el ministro Gabilondo, que tal y como puso en evidencia la semana pasada en un medio de comunicación que le entrevistaba, no se ha leído la sentencia”.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial