AGLI

Recortes de Prensa   Martes 3 Agosto  2010

 

Diferentes, pero iguales ante la ley
josé maría carrascal ABC 3 Agosto 2010

La principal objeción a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán es que no reconoce la «singularidad» de Cataluña en el Estado español. Gran ofensa, que permite decir a sus críticos que la sentencia niega el carácter plural de dicho Estado. O sea, que, aparte de injuriosa, es anticonstitucional. Lo que nos faltaba.

Curiosa palabra ésa de «singular». Por singular se entiende algo «único», distinto a los demás, e implícitamente, superior. Estamos ante otra variante del viejo «hecho diferencial» invocado por todos los nacionalismos internos españoles. Donde empieza la falacia. Todos los individuos somos diferentes. Incluso los hermanos gemelos lo son, al ser la «singularidad» uno de los rasgos más característicos del género humano. No somos hormigas, ni abejas, ni ovejas. Somos seres con rasgos particulares, empezando por las huellas y terminando por el carácter. Otro tanto ocurre con nuestras sociedades. Que España está formada por comunidades distintas no lo niega nadie y lo acreditan los chistes regionales. Pero eso ocurre en cualquier país. Un prusiano es muy distinto a un bávaro, lo que no impide a ambos considerarse alemanes. Incluso se dan casos de cruce de personalidades. «Hay españoles-prusianos, como hay alemanes-latinos», declaraba hace poco en España el que fuera durante muchos años presidente de las Cámaras alemanas, Peter Moser. Del mismo modo, hay catalanes muy flamencos y andaluces muy sosos, ahí tienen a Montilla. Quiero decir que la singularidad es un concepto lingüísticamente gaseoso y políticamente torticero. Si todos somos diferentes, nadie en realidad lo es. Y si me invocan la lengua como elemento diferencial de una nación, ¿qué hacemos con la India donde se hablan 300, le negamos el estatuto de nación? ¿Y con Suiza, donde hay tres lenguas oficiales, pero ningún idioma suizo? Con la lengua está ocurriendo la misma maniobra de distracción y embeleco que con el resto de la estrategia nacionalista: que siendo un instrumento de aproximación y entendimiento entre los humanos, la han convertido en elemento diferenciador y arrojadizo.

Pero lo que quita toda validez a las quejas nacionalistas es que esa singularidad que reclaman se la niegan a los demás. Como los demás se resisten a ser menos, se entabla una carrera parecida la de los galgos y la liebre mecánica en los velódromos: todos los españoles quieren ser y tener tanto como los catalanes, pero los catalanes rechazan que el resto tenga y sea como ellos. El resultado de esta carrera de «diferencias» es fácil de prever: la licuación del Estado, después de haber gasificado la Nación común. La cosa va incluso más lejos y esos nacionalistas que acusan el Tribunal Constitucional de negar la pluralidad de España, niegan la pluralidad en su territorio. No voy a referirme a las diferencias entre Gerona y Tarragona o entre Lérida y Barcelona, que hay más de las que se cree, sino al hecho de que ese nuevo y kilométrico Estatuto es un auténtico enrejado por el que se regula toda la vida catalana, desde la energía a la publicidad, pasando por los servicios, las comunicaciones, el cine, los alimentos, los servicios, el nombre de los establecimientos y los anuncios de sus escaparates. Sólo le falta disponer un nuevo sistema de pesas y medidas. Es como Cataluña, hasta hace poco una de las comunidades españolas más abiertas, va convirtiéndose en un reducto regido por lo que sus nacionalistas autoricen. El pluralismo que el Estado permite a las Autonomías, se niega dentro de las Autonomías con aspiraciones de nación y Estado. Lo que tampoco debe extrañar ya que, a estas alturas, el nacionalismo es una fuerza cerrada, retrógrada, incluso opresiva si se le permite. Es decir que estamos en las antípodas no ya de la Constitución española del 78, sino del concepto de nación propugnado por la Revolución Francesa, que según acaba de recordar el profesor Ovejero Lucas, de la Universidad de Barcelona, figura en la tumba de Marat. «Unidad, Indivisibilidad de la República, Libertad, Igualdad, Fraternidad». Lemas que los nacionalistas actuales no respetan ni uno.

De ahí que la diatriba de Durán Lleida, «la sentencia (del TC) ha sido el acto más separador de los últimos 35 años», sea tan demagoga como falsa. ¿Quiénes son los separadores, señor Durán, los que quieren títulos y atribuciones distintos a los de los demás o los que, concediendo a Cataluña una de las mayores autonomías que se gozan hoy en Europa, se limitan a señalar los límites que la Constitución marca a cualquier autonomía? Eso que usted, y otros como usted, propugnan no es nacionalismo constitucional, sino divisionismo diferenciador, como advirtió Ortega durante el debate sobre el Estatuto catalán en las Cortes de la República. Diferenciador y anti igualitario, me atrevo a añadir por mi parte.

Aunque tampoco hay que echar toda la culpa a los nacionalistas. La actitud del PSOE en el contencioso ha sido, en el mejor de los casos, equívoca, en el peor, suicida. En vez de admitir que el problema surgió de la promesa de conceder lo que no estaba en sus atribuciones (El «Os daré lo que me pidáis» de ZP), cuando la bomba les estalló en sus manos, lo único que han hecho es echar la culpa al PP. Ya sabemos que el ataque es la mejor defensa, pero cuando están en juego los fundamentos del Estado, no valen subterfugios, pues podemos volarlo. Echar la culpa al PP de la revuelta catalana contra la sentencia del Tribunal Constitucional por haber elevado recurso contra el Estatutindica una cortedad de miras y unos recursos arteros que asustan. Pues da a entender que preferirían tener un Estatuto catalán anticonstitucional aceptable a aquellos nacionalistas a otro constitucional que les moleste. Las promesas de Zapatero de intentar soslayar esa inconstitucionalidad por decreto no hacen más que confirmar esa felonía. A no ser que se trate de otra de sus promesas, es decir, que no piense cumplirla.

No está, sin embargo, solo. Felipe González y Carme Chacón acaban de publicar un largo artículo en el que aseguran que «el problema sigue estando en la resistencia del PP a reconocer la diversidad de España». No es que el PP sea totalmente inocente en el asunto, y que procure no volar puentes con los nacionalistas demuestra que se plantea un día no lejano gobernar con ellos. Cuando hoy sabemos de sobra que los nacionalistas se niegan a reconocer la pluralidad tanto del resto de España como en su territorio, es decir, son los principales anticonstitucionalistas, contra lo que dicen González y Chacón.

Lo que significa que el verdadero problema puede ser un PSOE que si en los años 30 del pasado siglo no fue capaz de decidirse entre revolución o democracia, hoy no se decide entre España como Nación, como Nación de naciones, como Estado federal, como Estado confederal o como todo ello junto. Y si nuestro partido más antiguo, que además nos gobierna, no es capaz de decidirse sobre asunto tan importante, tenemos un gran problema. No voy a decir tan grande como el de los años 30 del pasado siglo, pero casi.

Volviendo a lo que les decía al principio, no se puede invocar la singularidad negándosela a los demás, como hacen los nacionalistas, ni se puede jugar con la esencia del Estado, como hace el PSOE. Nada de extraño que los españoles huyan, no importa adónde, para olvidar lo que dejan detrás. Lo malo es que se lo encontrarán a la vuelta.

El Tribunal Internacional de Justicia y Kosovo
melitón cardona ABC 3 Agosto 2010

MUCHOS comentaristas vienen aludiendo a «la sentencia del Tribunal Internacional de La Haya sobre Kosovo» cuando lo cierto es que se trata de una opinión consultiva prevista en el artículo 96 de la Carta de Naciones Unidas y regulada en el artículo 65 de su Estatuto. Quede claro que ni es sentencia ni es vinculante.
La lectura del texto inglés de dicha opinión me ha desconcertado; como han señalado varios jueces, el Tribunal debería haber hecho uso de su discreción para rechazar emitir el dictamen solicitado por la Asamblea general de NN.UU., ya que no está obligado a responder a la solicitud si considera que responder a la cuestión planteada «resultaría incompatible con la naturaleza judicial del Tribunal» (Western Sahara, Advisory Opinion, I.C.J. Reports 1975, p. 25, para. 33). Por otra parte, la opinión invierte el orden lógico del razonamiento al examinar en primer lugar, con cierta frivolidad, por cierto, el Derecho internacional general y no la lex specialis aplicable al caso, como han señalado varios jueces en sus votos particulares.

El Tribunal afirma, sin razonarlo, que «el derecho internacional general no contiene una prohibición aplicable a las declaraciones de independencia», por lo que deduce que lo que no está prohibido expresamente está permitido, sin tener en cuenta los principios contenidos en las importantísimas resoluciones 1514 (XV) y 2625 (XXV) de la Asamblea general de NN.UU. El principio de autodeterminación de los pueblos forma parte del Derecho internacional contemporáneo; se halla formulado de forma expresa en la Carta de las Naciones Unidas (artículos 1.2 y 55), está implícito en los capítulos 11 y 12 y ha sido proclamado solemnemente en las Resoluciones mencionadas de la AGNU. Es un error muy burdo pensar que el principio de autodeterminación es panacea jurídica para aventuras soberanistas. El punto 1 de la primera de las Resoluciones mencionadas establece que «todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su estatuto político, social y cultural», pero su punto 6 establece claramente que «cualquier tentativa dirigida a destruir total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los fines y propósitos de las Naciones Unidas». No podría ser menos, si se tiene en cuenta el contexto en que se declara solemnemente el derecho: «La sujeción de los pueblos a una subyugación, a una dominación o a una explotación extranjera constituye una denegación de los derechos fundamentales del hombre, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y la cooperación internacionales». En el caso de nuestro país no se da, obviamente, ese contexto, por lo que caen por su base las opiniones interesadas vertidas por nacionalistas de todo tipo con ocasión de la publicación de la opinión consultiva.

Por todo lo anterior, no es de extrañar que varios miembros del tribunal hayan emitido opiniones discrepantes. La del juez Abdul G. Koroma, de Sierra Leona, destaca por su lúcida contundencia: «La declaración unilateral de independencia del 17 de febrero de 2008… fue ilegítima e inválida y el principio de un proceso encaminado a separar Kosovo del Estado al que pertenece y a crear uno nuevo, (lo que) …violó la resolución 1244 (1999) del Consejo de Seguridad y el derecho internacional general». No le va a la zaga la del ruso Leonid Skotnikov: (asegurar que) «el Derecho internacional general no contiene una prohibición aplicable a las declaraciones de independencia» es una afirmación engañosa que, por desgracia, puede tener efectos incendiarios; el Derecho internacional general no contempla las declaraciones de independencia por cuanto per se no crean ni constituyen Estados según el Derecho internacional. Tampoco se queda corto el marroquí Bennouna: (afirmar que) «el Derecho internacional general no contiene una prohibición aplicable a las declaraciones de independencia», es, en el mejor de los casos, un sofisma, ya que los principios de derecho internacional general incluyen el de integridad territorial de los Estados y el de autodeterminación.
Así las cosas, flaco favor ha hecho una opinión consultiva más trufada de pasteleo político que de razonamientos jurídicos.

Un ZP paliativo hace una oferta sobre el Estatuto Catalán.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 3 Agosto 2010

El Tribunal Constitucional ha dictado sobre el Estatuto Catalán una sentencia que muchos consideran de chichinabo pues ha dado por válido casi todo su articulado, no obstante eso le ha supuesto a Zapatero un contratiempo veraniego de mil pares de posibilidades de seguir en el machito y no está el gran timonel dispuesto a correr el riesgo de que el PSOE catalán le dé con los votos del Congreso en las napias presidenciales, porque los nacionalistas catalanes, incluidos los del PSOE catalán, tienen muy claro que lo que Madrid deniega Madrid lo puede aprobar si se aprieta en el lugar donde más duele.

En cualquier país al sur del Círculo Polar Ártico, un gobierno que se considere democrático hará cumplir una sentencia dictada por el Tribunal Constitucional, pero toda regla tiene su ZP paliativo, porque en el caso de España si la sentencia afecta de algún modo a los intereses del señor ZP, ya se encarga el tal señor de saltarse la sentencia con diversas y variadas técnicas. Hoy publica El País un artículo clarificador que titula “Chaves viaja a Barcelona para hacer una oferta sobre el Estatuto”, en él explican que lo que hace que Chaves haga de viajante de comercio del gran timonel es que Zapatero está por la labor de paliar las consecuencias de la sentencia y sacar a flote lo que el Tribunal Constitucional ha echado abajo.

En lugar de cumplir ZP está para paliar, para saltarse la sentencia, para que quede en agua de borrajas, para sacar a flote lo que han echado abajo y todo ello a cambio de su permanencia en la poltrona presidencial. Bonito cuadro. El padrino ZP, mientras acaricia a su gatito con rasgos chavistas le musita desde la penumbra ahumada a Montilla “Gli farò un'offerta che non potrà rifiutare, io credo in Catalogna, Catalogna ha fatto la mia fortuna. Io ignorare la sentenza della Corte. Un giorno verrà chiesto di restituire il favore, fino ad allora sarà un dono per l'autogoverno della Catalogna. Io ho sempre lavorato per i nazionalisti catalani e non ho rimorsi.”

Traducción gogueliana: Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar, creo en Cataluña, Cataluña ha hecho mi fortuna. Ignoraré el fallo del tribunal. Un día a usted se le pedirá que devuelva el favor, hasta entonces será un regalo para el autogobierno de Cataluña. Siempre he trabajado para el nacionalismo catalán y no siento remordimientos.

El peaje de la confianza
El presidente ha cambiado su programa, el que obtuvo la confianza del Congreso.
Óscar Eimil.  www.gaceta.es 3 Agosto 2010

La Constitución Española, en su artículo 99, el que regula la investidura del presidente del Gobierno, establece en su número 2º que “el candidato propuesto expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara”.

La investidura es, por tanto, un mecanismo constitucional por el que el presidente del Gobierno asume, ante el Congreso de los Diputados, el compromiso político de desarrollar un determinado programa de gobierno. Y es precisamente ese objetivo –el desarrollo de un programa que ha obtenido la confianza del Congreso– lo que legitima a un presidente para gobernar.

Se comprende perfectamente –y así ha venido sucediendo desde 1978– que no siempre es posible cumplir el programa de gobierno que ha obtenido la confianza del Parlamento, o al menos, que no siempre es posible cumplirlo en su totalidad.

Cosa bien distinta, sin embargo, es que tras el debate de investidura, el presidente pretenda aplicar un programa de gobierno totalmente contrario a aquél que obtuvo la confianza del Congreso. Si esto llegara a suceder, parece que el presidente que quisiera hacerlo, tendría un serio problema de legitimidad.

Precisamente para esto, para superar ese eventual déficit de legitimidad sobrevenido que pueda producirse, la Constitución regula en su artículo 112 la llamada “cuestión de confianza”, un instrumento que sirve para demostrar –en torno a un programa de gobierno, dice– que el presidente continúa disfrutando de la confianza que el Congreso le otorgó en el debate de investidura, y que, por lo tanto, continúa teniendo la legitimidad necesaria para gobernar.

En definitiva, parece que no resultaría ni muy democrático ni muy legítimo un presidente que pretendiera cambiar radicalmente su programa de gobierno –dar un giro copernicano al mismo como bien ha dicho José Blanco– sin pasar antes por el peaje de la cuestión de confianza.

Les planteo ahora, sobre la base de esta argumentación, que decidan ustedes si Zapatero –autoproclamado adalid de los principios democráticos– debe o no presentar en el Congreso una cuestión de confianza. Pero antes de decidirse, les invito a que repasen conmigo algunas de las cosas que Zapatero dijo aquel 8 de abril de 2008 en su debate de investidura.

Dijo el presidente: “Pido su confianza para proseguir durante los cuatro próximos años el crecimiento y la prosperidad de España, para generar más y mejor empleo”. Hoy tenemos 2.438.000 parados más que entonces. Dijo también que: “La política económica del Gobierno irá dirigida a reforzar las capacidades de crecimiento de nuestra economía y lo haremos guiándonos por una política fiscal y presupuestaria cauta y prudente”. Teníamos por aquel entonces un superávit fiscal de 22.300 millones al año y hoy tenemos un déficit de 115.000 millones anuales. Dijo además que: “En el ámbito de la política presupuestaria, los superávit acumulados en los últimos años permitirán absorber el impacto que una menor actividad en la economía pudiera tener sobre los ingresos públicos y el aumento de algunos gastos ligados a la protección social, sin necesidad ni de subir impuestos, ni de imponer recortes sociales”. A fecha de hoy ya nos han subido el IVA, los impuestos especiales y el IRPF, y les aseguro que esto está todavía empezando. Dijo también que: “Seguiremos comprometidos con la estabilidad macroeconómica y fiscal, conscientes de la importancia y del valor que han aportado al desarrollo de la economía española en los últimos años”. A finales de este año el Estado deberá 450.000 millones de euros más que hace dos años. Dijo además que: “El Gobierno que aspiro a presidir no sacrificará sus políticas sociales. No tengan ninguna duda, señorías: si alguien merecerá atención especial durante el periodo en que nuestra economía crezca menos, serán quienes viven de una pensión, serán los discapacitados”. De momento, ya se han realizado serios recortes en pensiones y dependencia y les aseguro que esto también está todavía empezando. Dijo –voy terminando, aunque podría seguir– que: “Es sabido que ante coyunturas económicas adversas existen dos caminos: uno busca la salida en los recortes sociales; otro, en la solidaridad. Creo resueltamente en el segundo camino, el de la solidaridad”. Hoy parece que el todavía presidente ya va creyendo menos en la solidaridad y mucho más en los recortes. Dijo, en fin, que: “No, señorías, no habrá recortes en derechos sociales; al contrario, seguiremos ampliando derechos y políticas sociales en nuestro país”. Cero, por lo tanto, para Zapatero en credibilidad.

El presidente –es palmario– ha cambiado su programa de gobierno original –el que obtuvo la confianza del Congreso– por uno nuevo, totalmente contrario al primero –ya saben que algunos tienen unos principios, pero también tienen otros diferentes de recambio–. A pesar de ello, pretende seguir gobernando como si no hubiera pasado nada, sin someter su nuevo programa de gobierno a la confianza del Congreso. A mí eso me parece bastante antidemocrático, por decir algo suave. Aunque algunos, más extremistas que yo, dirían, sin duda, que es una auténtica tomadura de pelo a todos los ciudadanos. Una más.

El castellano se consolida como segunda lengua vehicular del mundo
Todavía hay una enorme distancia con el inglés, que es hablado por 800 millones de personas
 www.lavozlibre.es 3 Agosto 2010

Madrid.- Las estadísticas y los datos que salen a la luz continúan confirmando que el castellano es una de las lenguas más importantes del mundo. Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras, ha asegurado que el español y el inglés son dos idiomas “en expansión”. Todo lo contrario que el francés o el italiano, que estan en un período de regresión en el que empiezan a perder mercado de estudio entre los que se lanzan a aprender otra lengua.

El experto considera que hay otras lenguas que tienen más hablantes, como el chino o el hindi, que incluso superan los mil millones de personas. Pero, al contrario que el castellano, no están en expansión, ya que tan sólo son utilizadas en sus territorios. Por su parte, el español o el inglés son idiomas que no solo son hablados por sus nativos, sino que los datos reflejan que cada vez son más estudiadas como segundas lenguas y usadas en ámbitos internacionales.

Uno de los principales puntales de expansión del castellano se encuentra en Estados Unidos. Las enormes oleadas de inmigrantes que han llegado a Norteamérica hacen de este país el segundo hispanoparlante del mundo por detrás de México. Casi 50 millones de personas hablan castellano en Estados Unidos, por lo que supera ampliamente a países como España o Colombia. Y dentro de ese país, la colonia hispanoparlante supera ya a la afroamericana.

“Se estima, además, que para el 2050 la población de habla hispana de los Estados Unidos superará los 110 millones. Esta previsión de crecimiento se basa primero en las migraciones; segundo, en una cuestión de identidad idiomática, porque quienes migran no abandonan su lengua, y, finalmente, en el factor demográfico, porque los migrantes de origen hispano tienen una mayor tasa de natalidad", asegura Pedro Luis Barcia. "El crecimiento del castellano en los Estados Unidos ya se nota en la inclusión de términos en español en los discursos políticos, porque el número de votantes hispanoparlantes es alto» informa.

Con esa posición consolidada de segunda lengua vehicular del mundo, lo que sí parece improbable es acercarse al inglés. Unas 800 millones de personas en el mundo saben expresarse en la lengua anglosajona. Su capacidad de expansión es muy superior al castellano en todas las facetas: hablantes, textos científicos, relaciones internacionales. No obstante, el presidente de la Academia Argentina ve que esto puede solucionarse: “Si desde los gobiernos hay un interés y un esfuerzo aunados por la expansión y la soberanía lingüística, podrá lograrse una conciencia lingüística que redunde en un mayor crecimiento. Si cada academia se lo propone, se puede avanzar”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las claves de la política penitenciaria
A veces hay éxitos y a veces no, pero el Gobierno está en la obligación de realizar experimentos con el traslado de presos de ETA
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 3 Agosto 2010

El 10 de noviembre de 1992, el Gobierno trasladó al dirigente de ETA Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi, a la cárcel de Nanclares de la Oca, en la que entonces, como ahora, se había reunido a un grupo de etarras críticos con la continuidad de la violencia. Txikierdi era y sigue siendo el paradigma de la ortodoxia en la organización terrorista por lo que, a priori, no encajaba con el perfil del resto de los internos de Nanclares. La mera presencia del jefe etarra en la prisión alavesa suscitó numerosas interpretaciones y le obligó a dar explicaciones indicando que se estaba haciendo un «uso político» de su persona con el traslado y que «cualquier tonto sabe que no está en mis manos elegir cárcel».

Ser conducido a una cárcel 'estigmatizada' provoca confusión y contradicciones en el mundo etarra y no han sido pocos los presos que han tenido que dar explicaciones a los suyos por el hecho de estar al lado de los que se han desmarcado de la violencia.

Aquel movimiento tenía por objeto poner en contacto a Txikierdi con Isidro Etxabe, Zumai, otro peso pesado dentro de ETA que en aquel momento abogaba por el abandono de las armas, para ver si el segundo era capaz de arrastrar al primero. No funcionó. Txikierdi volvió a ser trasladado lejos del País Vasco y desde entonces se ha recorrido todas las cárceles del sur de España. La política de destinos penitenciarios a veces busca juntar a determinados presos para ver si es posible conseguir que unos influyan sobre otros alejándolos de ETA. En otras ocasiones se hace por lo contrario: para romper lazos o liderazgos dentro de las cárceles y facilitar la evolución de algún grupo de reclusos sin la tutela del comisario político de turno. A veces hay éxitos y a veces no, pero el Gobierno está en la obligación se realizar ese tipo de experimentos.

La actual política penitenciaria, al igual que se hizo en el pasado sólo que ahora con más intensidad, busca provocar diferencias en el seno de ETA, alentar la disidencia entre los reclusos con la esperanza de que el conflicto se traslade también a la base social etarra y mine el apoyo a la organización terrorista. Se trata de un objetivo interesante en el marco de una política antiterrorista más amplia. El acercamiento de determinados presos es un premio para esos reclusos y sobre todo para sus familias, pero no modifica las condiciones de cumplimiento de la condena. Un recluso en primer grado de Nanclares cumple en similares condiciones que uno del mismo grado de Puerto II.

Pero el acercamiento no es el único instrumento que se está aplicando a los presos críticos. Desde principios de año se han concedido algunos permisos a internos de Nanclares y a un par de ellos se les ha aplicado una fórmula situada a caballo entre el segundo y el tercer grado que les permite salir el tiempo justo para realizar estudios profesionales fuera de prisión y regresar cuando terminan las clases. Ninguno de los disidentes de los últimos años está en tercer grado, aunque en Nanclares hay un preso en ese régimen desde 1999. A uno de los internos -sin delitos de sangre- se le ha concedido la libertad condicional a falta de tres meses para terminar de cumplir su pena.

La concesión de beneficios penitenciarios a reclusos con asesinatos a sus espaldas, incluso cuando se desmarcan de ETA y firman escritos de reconocimiento del daño causado ante Instituciones Penitenciarias, resulta dolorosa para las víctimas. El terrorismo es una actividad esencialmente pública, que busca antes que nada conseguir la máxima difusión de sus actuaciones para tener más éxito. Por eso cabe reflexionar acerca de si no sería conveniente que, al menos para acceder a las principales ventajas penitenciarias, la disociación de la violencia y la demanda de perdón tuviera también dimensión pública como la tuvieron los atentados cometidos. Socialmente las medidas serían mejor aceptadas.

Cataluña
La coartada de CDC
Clemente Polo Libertad Digital 3 Agosto 2010

Cuando una investigación judicial desvela que Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido cuyos líderes presidieron el gobierno de la Generalitat y gobernaron multitud de ayuntamientos en Cataluña desde 1980 hasta 2003, resolvió concursos de obras públicas a favor de empresas que le devolvieron los favores pagando comisiones del 4% a intermediarios que destinaban la mayor parte del dinero obtenido a financiar la fundación pagar las facturas electorales de CDC, cabría esperar que, además de una rápida y contundente investigación judicial que aclarase las responsabilidades penales, los líderes de opinión y los medios de comunicación pusieran sus plumas y voces al servicio del interés general y exigieran responsabilidades políticas a los presuntos delincuentes.

Nada más lejos de la realidad: ni ha ocurrido ni parece previsible que suceda en el futuro. Más bien al contrario, lo único que les preocupa a estos consumados maestros de la autocensura es granjearse los favores de la banda de comisionistas que, según pronostican las encuestas, van a ganar (¡si la Virgen de Montserrat no lo remedia!) las elecciones catalanas el próximo otoño. Hace unos meses (26 de noviembre 2009) ya dieron una prueba de su servilismo al publicar al en las portadas de los diarios y leer en las emisoras de radio y televisión un editorial titulado La dignidad de Cataluña, triste remedo en pleno siglo XXI de la unidad patriótica del Movimiento durante la dictadura franquista.

En lugar de defender la independencia del Tribunal Constitucional como tercer poder del Estado y presentar con objetividad las cuestiones que habían suscitado los recursos presentados contra el Estatut de Cataluña, esta banda de bien "pagaos" se ha aplicado a cuestionar durante los últimos meses la independencia del Tribunal e incluso poner en duda su competencia para juzgar una ley orgánica. Lo más grave de todo: pretendían confundir a los catalanes acusando al Tribunal de ser el brazo ejecutor del españolismo más recalcitrante y nostálgico, ése que no alcanza a comprender la "complejidad" de la sociedad española. España es y ha sido una sociedad plural en la que se hablan varias lenguas, qué duda cabe... exactamente igual que Cataluña. Y si todo respeto y apoyo merecen quienes piensan y se expresan en catalán, exactamente el mismo, ni más ni menos, merecen quienes piensan y se expresan en castellano en Cataluña. ¿Para cuándo Sres. Voceros de La Vanguardia, El Periódico, etc., un editorial sobre La dignidad de España?

Resulta muy revelador de la actitud del medio millón de catalanes que hasta ahora han mostrado su apoyo expreso a la independencia en las consultas realizadas en Cataluña, el mensaje que dejó un tal "Robert", independentista confeso, a "Lluís" otro lector, que en un intercambio en la página digital de El Periódico se atrevió a pedir justicia en el caso Palau: "Mira Lluís, primero quiero la independencia de Cataluña. Después, ya hablaremos. Tiene que haber prioridades. Y por ahora la prioridad absoluta para cada vez más catalanes es la independencia. Y en una Cataluña independiente el político que robe yo ya firmaría que lo condenasen a cadena perpetua. Cosa que en la corrupta España no será nunca posible".

El comentario resulta muy revelador: las campañas de adoctrinamiento e intoxicación patrocinadas por el Gobierno catalán controlado por partidos nacionalistas desde 1980 –con la inestimable colaboración de los medios de comunicación catalanes convertidos en hojas parroquiales al servicio de una "Cataluña, grande y libre"– han logrado que "Robert", arquetipo de independentista, no sólo no vea ya la realidad tal cual es, sino que subordine cualquier análisis moral o jurídico a la consecución de la independencia, acercando peligrosamente el nacionalismo catalán a los movimientos totalitarios que anteponen la conquista del poder para imponer sus concepciones (nacional, racial, sociedad sin clases, etc.) a cualquier otra consideración moral, política o jurídica.

Esta subordinación explica, en este caso, que para "Robert" la única consideración relevante sea que "cada vez más catalanes" apoyan la independencia, no que la inmensa mayoría de los catalanes no están interesados en las aventuras soberanistas e independentistas, como prueba que casi el 80% de los catalanes mayores de 16 años se haya negado a participar en las consultas independentistas organizadas por CDC (Alfóns López i Tena) y ERC (Uriel Beltrán) en centenares de poblaciones de Cataluña durante los últimos meses. Tampoco tiene ningún valor para "Lluis" que la investigación judicial en curso sobre el saqueo del Palau y sus ramificaciones haya puesto de manifiesto que los líderes de CDC –¡No España!– lleven al menos una década (1999-2009) apropiándose del dinero de los contribuyentes para financiar sus campañas electorales.

Hasta qué punto "Robert" ve el mundo al revés queda patente cuando afirma que para condenar a cadena perpetua al "político que robe" en Cataluña hace falta conseguir primero la independencia porque "en la corrupta España [eso] no será nunca posible". "Amigo" Robert, si algo ha dejado claro el caso Palau es que en una Cataluña independiente, que contara con una Agencia Tributaria catalana, una fiscalía dependiente del Gobierno catalán y un sistema judicial cuya máxima instancia fuera el Tribunal Superior de Cataluña, el caso Palau no habría visto nunca la luz ni los ciudadanos catalanes habrían llegado a conocer que sus adalides de la independencia, CDC, han estado financiando su partido con dinero hurtado a los contribuyentes.

La presencia de varios cientos de miles de zelotes nacionalistas ("Roberts"), organizados, disciplinados y dispuestos a subordinar cualquier consideración intelectual o moral a la consecución de la independencia, resulta fundamental para explicar la paradójica situación política en que se encuentra sumida la sociedad catalana, dispuesta a exculpar a la banda de comisionistas que lucha contra "la corrupta España" y hasta a devolverla a la Masía Gran con mayoría absoluta para que sigan haciendo de las suyas. Quizás seamos bastantes más quienes querríamos ver a sus responsables en Can Brians pero, como se ha visto con la prohibición de los toros en Cataluña, ni estamos bien organizados ni suficientemente activos para lograr nuestros objetivos. ¿Aprenderemos la lección esta vez?
Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona. Escribe regularmente en su blog.

La sátira
O no

Fray Josepho Libertad Digital 3 Agosto 2010

¿Con el hacha y la serpiente
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez sea contundente.
Tal vez a pactar se siente.
O no.

¿Con la corrupción interna
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez algo, si gobierna.
Tal vez rasque su entrepierna.
O no.

¿Con la cuestión judicial
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez un cambio total.
Tal vez todo quede igual.
O no.

¿Con el Estatut infame
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez medidas programe.
Tal vez a andana se llame.
O no.

¿Con la desunión de España
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez nada, si se apaña.
Tal vez mueva una pestaña.
O no.

¿Con nuestro idioma, si vence,
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez a cambiar comience.
Tal vez aprenda vascuence.
O no.

¿Con el gasto exorbitante
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez recorte al instante.
Tal vez huya hacia delante.
O no.

¿Con el crimen del aborto
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez regatee en corto.
Tal vez permanezca absorto.
O no.

¿Con lo de Camps en Valencia
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez muestre contundencia.
Tal vez prosiga su ausencia.
O no.

¿Con Ugeté y Comisiones
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez quite subvenciones.
Tal vez le falten cojones.
O no.

¿Con tanto titiritero
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez se muestre severo.
Tal vez les dé más dinero.
O no.

¿Con respecto al 11-M
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez su actuación extreme.
Tal vez algo gordo teme.
O no.

¿Y respecto a la enseñanza
qué hará Rajoy? Qué sé yo.
Tal vez obre sin tardanza.
Adivina, adivinanza...
¿O no?

Tauromaquia e independentismo
Lorenzo Olarte Cullen www.lavozlibre.es 3 Agosto 2010

Coincidiendo con la celebración de la última corrida de José Tomás en Barcelona, que tuve la suerte de ver, el poeta catalán de la Real Academia Española, Pere Gimferrer, Premio Nacional de Poesía de 1998, autor de 'Arde el mar', ante la ofensiva de los 'antis' hizo un encendido llamamiento a todos los catalanes, no sólo a los aficionados a la fiesta de los toros, sino a todos sin excepción, taurinos, antitaurinos e indiferentes, recordándoles que de prosperar la prohibición de las corridas de toros “lo que se prohibiría es una parte de libertad, es un espacio de libertad que todos perderíamos", añadiendo que "cada vez que la libertad de alguien se ve negada o limitada, la libertad de todos pierde peso, se debilita, se empequeñece”. “Queremos recordarlo -seguía- sobre todo a nuestros representantes parlamentarios que no sólo es la realidad cultural, festiva, tradicional, económica y social la de los toros lo que está en juego: es la propia libertad".

Ahora, el Bloque Nacionalista Galego, siguiendo a Esquerra Republicana de Catalunya, ha aprovechado el caldo del cultivo abolicionista catalán al demandar al Gobierno de la Xunta de Galicia que haga lo mismo e "impulse una modificación legal que evite la existencia de tales espectáculos, basándose, entre otros argumentos, como ha manifestado el diputado del BNG en el Parlamento Gallego, Bieito Lobeira, que "al pueblo gallego no le gustan las corridas, a pesar del histórico intento de introducirlas en la sociedad, especialmente por cuestiones de carácter ideológico-político, vinculadas a las continuas tentativas de españolización cultural y lingüística de Galicia", que es la verdadera razón de ser de su planteamiento, que si bien ingenuo, no puede tachársele de carente de sinceridad.

Por ello, precisamente en momentos como los presentes, no está de más recordar a los independentistas-antitaurinos un dato que mas de uno desconocerá: JON IDÍGORAS, fallecido hace cinco años, histórico dirigente de la coalición socialista e independentista vasca Herri Batasuna, después de la Transición fue como un eslabón necesario entre ETA VI Asamblea y aquel partido, hoy ilegalizado. Pues bien, entre los años 80 y principios de los 90, Idígoras, fue el rostro del llamado "Movimiento de liberación nacional vasco" y de todo el entramado político que rodeaba a la banda terrorista ETA. Y he aquí que Idígoras no solo fue gran aficionado a los toros desde joven, sino que llegó a lidiar toros en algunas plazas vascas, siendo conocido en el mundo taurino como Chiquito de Amorebieta, Chiquito de Éibar o Morenito del Alto. Comenzó como subalterno en la cuadrilla del Duque de Boroa, compatibilizando su afición taurina activa con su activismo independentista, que, al contrario de lo acontecido en Catalunya y lo que quieren llevan a cabo los del Bloque, no tienen por que ser conceptos incompatibles.

Le conocí en el Congreso de los Diputados, donde nos sentábamos a un metro de distancia, separados nuestros respectivos escaños por la angosta escalera de acceso a los mismos. Algún día hablaré de él en mis memorias, si me decido y tengo tiempo para redactarlas. Fue autor de una autobiografía, a mi juicio deliciosa (afortunadamente el Juez Garzón se encuentra de vacaciones forzosas, ya que en otro caso me podría “empaquetar” por apología del terrorismo…), titulada 'El hijo de Juanita Guerrikabeitia', que era su madre, la que adoraba, obra que cuenta ya, en muy poco tiempo, con varias ediciones, en cuyo capítulo VIII, páginas 109 a 116, ambas inclusive, narra aquella etapa taurina tan interesante de su vida, durante la cual -como he dicho- no solo fue novillero sino por mera afición incluso empresario circunstancial, En sus páginas se refiere ampliamente, con tanta nostalgia como cariño, a su afición a la tauromaquia y a sus vivencias como novillero, afición de la que jamás renegó, pese a su acendrado antiespañolismo.

Si hoy Jon Idígoras viviera podría preguntarles tanto a los de Esquerra Republicana como al Bloque Nacionalista Galego: “¿Qué tiene que ver el c…. con las témporas?” O podría recordarles la subsistencia de los 'correbous' de Tarragona, en las márgenes del Ebro, que por cobardía electoral los parlamentarios antitaurinos catalanes han dejado incólumes por un electoralismo que han superpuesto a sus teóricos sentimientos animalistas.

Por eso mismo, nunca mejor ocasión como la presente para recordar un proverbio que les viene como anillo al dedo: “Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”.

> Lorenzo Olarte Cullen era presidente de Canarias cuando se aprobó la Ley de Protección de los Animales en 1991.

el asesinato tuvo lugar el 8 de febrero del 2003
Cae en Hernani el presunto asesino de Joseba Pagazaurtundua
AGENCIAS | BILBAO / SAN SEBASTIÁN El Correo 3 Agosto 2010

Se trata de Gurutz Aguirresarobe Pagola y la que fuera su compañera sentimental en 2003, Aitziber Ezkerra Segurajauregi
La operación podría arrojar alguna pista sobre el asesinato del presidente del PP de Aragón, Manuel Giménez Abad

Agentes de la Ertzaintza han detenido durante la pasada madrugada a dos vecinos de Hernani acusados de estar implicados en el asesinato del jefe de la policía municipal de Andoain y militante del PSE Joseba Pagazaurtundua, cometido el 8 de febrero de 2003, según ha informado el Departamento de Interior. El propio Rodolfo Ares ha confirmado que todos los indicios apuntan a que Agirresarobe sería efectivamente el autor material de la muerte de Pagazaurtundua.

La operación, que se mantiene todavía abierta, se ha iniciado a primera hora de la madrugada por agentes de la División Antiterrorista y de Información de la Ertzaintza que se ha saldado con la captura de Gurutz Aguirresarobe Pagola, del que se sospecha que es el autor de los disparos que acabaron con la vida de Pagazaurtunda, y de Aitziber Ezkerra Segurajauregui, que en la época del atentado era la novia del primero. Según miembros del Movimiento Promnistía, los agentes han tirado la puerta abajo de la vivienda de los arrestados, han entrado en las habitaciones y han echado de la casa a sus parejas, mientras grababan la operación en vídeo.

El asesinato del sargento Pagazaurtundua se produjo el 8 de febrero de 2003, en el bar Daytona, de Andoain, donde la víctima se encontraba desayunando, cuando un individuo entró en el local y disparó contra el policía. Las graves heridas causadas por los disparos provocaron horas después la muerte de Pagazaurtundua, de 45 años y padre de dos hijos. En el lugar del atentado, los agentes de la Ertzaintza pudieron recoger entonces muestras de ADN del autor del asesinato y desde entonces los servicios antiterroristas españoles y franceses habían cotejado ese ADN con el de todos los detenidos vinculados a ETA para tratar de identificar al terrorista. Hasta ahora esos cotejos no habían dado resultado y, por tanto, el crimen se encontraba sin resolver.

Las detenciones, además, podrían dar alguna pista sobre el asesinato del presidente del PP de Aragón, Manuel Giménez Abad, que fue asesinado con la misma pistola que fue empleada para matar a Pagazaurtundua.

Pequeños incidentes de los registros
La Ertzaintza ha terminado a las nueve de la mañana el registro de la vivienda de la presunta etarra Aitziber Ezkerra, con unos pequeños incidentes al acabar, al golpear algunos amigos suyos el coche policial en el que era trasladada. La Policía vasca ha registrado ya las dos viviendas de los dos detenidos, Gurutz Aguirresarobe Pagola y la que en aquella época era su compañera sentimental, Ezkerra.

Los dos registros de las dos viviendas, ambas situadas en Hernani, se han realizado en presencia de los detenidos. Los policías han sacado de los domicilios varias cajas con documentación. Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, se van a registrar además a lo largo de la mañana dos lonjas y otro domicilio relacionado con los detenidos.

La operación, que está siendo coordinada por el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 3 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlasca, tiene su origen en las investigaciones que la Ertzaintza mantiene abiertas para esclarecer acciones de ETA, cometidas en la primera mitad de la presente década en Guipúzcoa que no habían sido resueltas con las sucesivas detenciones de miembros de la organización terrorista que en estos años se han venido realizando por los cuerpos policiales.

Aitziber Ezkerra, dos años en prisión
Aitziber Ezkerra Segurajauregui, detenida esta mañana en Hernani por presunta implicación en el asesinato de Joseba Pagazaurtundua, estuvo en prisión durante casi dos años por presunta vinculación con ETA.

Ezkerra fue arrestada el 8 de octubre de 2003 por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en una operación realizada en base a la documentación incautada al dirigente de ETA Ibón Fernández Iradi, 'Susper'. En la misma operación fueron capturadas 29 personas en España y otras cinco en Francia.
A raíz de ese arresto, Ezkerra ingresó en prisión, donde permaneció hasta el 8 de febrero de 2005 en que fue puesta en libertad bajo fianza de cincuenta mil euros.
Segunda operación de la Ertzaintza contra ETA en 2010

El arresto en Hernani de dos presuntos miembros de ETA constituye la segunda operación de la Ertzaintza contra la organización terrorista en lo que va de año y eleva a once el número de supuestos etarras capturados por la Policía vasca. La División Antiterrorista de la Ertzaintza llevó a cabo el pasado mes de enero una operación en Ondarroa y otras localidades cercanas que permitió el arresto de nueve personas, ocho de las cuales fueron encarceladas y la novena quedó en libertad bajo fianza.

La operación permitió descubrir dos comandos de ETA denominados 'Ttonttor' y 'Kresala', que habían cometido varios atentados entre 2005 y 2008. Entre esos atentados se encontraba la colocación de dos coches bomba, uno en un polígono industrial de Avila, en septiembre de 2005, y el segundo frente a la comisaría de la Ertzaintza de Ondarroa, el 21 de septiembre de 2008. Las células desmanteladas, además de los dos ataques con coche bomba, hicieron estallar otros cuatro artefactos en sendos atentados perpetrados en Guipúzcoa.

Después de esa fase cometiendo acciones terroristas, el grupo había pasado a la situación de "durmiente" al perder el contacto con los jefes de ETA en Francia, a raíz de la captura del dirigente Aitzol Iriondo, que les daba las órdenes.

Los etarras trasladados a Nanclares suman más de 4.500 años de cárcel
 www.gaceta.es 3 Agosto 2010

Los presos ‘premiados’ por Interior son responsables de decenas de asesinatos y atentados. Entre ellos están La Tigresa o el autor material del ataque a Hipercor.

Los etarras recluidos en la prisión alavesa de Nanclares de Oca acumulan penas por 4.513 años de cárcel. Esta cifra escalofriante alumbra el perfil de los sujetos a los que el Gobierno ha decidido trasladar a la cárcel del País Vasco en su política penitenciaria de premios y castigos a los reclusos de ETA y su entorno.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró hace unos días que en el penal citado “no hay etarras”, en referencia a que estos presos ya no forman parte de la banda asesina. Sin embargo, al menos cinco de los premiados con el traslado continúan incluidos en el listado del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK).

De todos los reclusos etarras (ex etarras, al decir de Rubalcaba) enrejados en Nanclares de Oca, Idoia López Riaño, conocida como La Tigresa, se lleva la palma en cuanto a condenas. Acumula 2.114 años de prisión por el asesinato de 23 inocentes.

El siguiente de esta lista tenebrosa es Rafael Caride Simón, condenado a 790 años de cárcel por perpetrar el tristemente célebre atentado contra el Hipercor de Barcelona en junio de 1987. Perdieron la vida 21 personas. También pesa sobre él una condena de 102 años por el atentado cometido en octubre de 1986 contra el cuartel de la Policía Nacional de Belchite.
Las cartas

Pernoctan tras los barrotes de esta misma cárcel los dirigentes etarras José Luis Urrusolo Sistiaga y Carmen Guisasola, los dos individuos que se han mostrado más activos para solicitar a ETA que deje de matar. En los últimos años, han enviado varias cartas a Gara firmadas conjuntamente en las que criticaban a la banda asesina.

Urrusolo Sistiaga debe cumplir en la cárcel varias condenas: 296 años por la muerte de dos artificieros el 11 de junio de 1991; 45 años por el asesinato del empresario José Edmundo Cazañ el 4 de marzo de 1991; 37 años por colocar un coche bomba en la autovía Tarrasa-Sabadell; y los 119 años a los que fue condenado la pasada semana por un atentado el 1 de julio de 1991 en el que perdieron la vida otros tres miembros de los Tedax. En total, sus condenas suman 497 años de prisión. Y aún tiene pendientes juicios por otra decena de crímenes.

Por su parte, Carmen Guisasola, alias Lourdes, también pendiente de varios juicios, ha sido condenada a 23 años por un asesinato, a 29 por otro y a tres por otras cuestiones. Además, fue condenada en Francia a 10 años por asociación de malhechores. En su época, dirigió el sanguinario comando Vizcaya.

Otro etarra que Interior ha trasladado a Nanclares de Oca es Josu García Corporales, alias El Gitanillo, que cumple dos condenas de 64 y 19 años, por el intento de asesinato de tres guardias civiles y por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, respectivamente. Este individuo es uno de los seis terroristas que el pasado enero hicieron pública una carta desde Nanclares de Oca en la que mostraban su desvinculación de la banda asesina “por voluntad propia”. Varios de los etarras que suscribieron esa misiva han obtenido beneficios penitenciarios por parte del Ejecutivo socialista.

Ya hace dos semanas que se conocieron esos beneficios penitenciarios, incluidas salidas a la calle en algunos casos, para nueve terroristas que suman, como publicó LA GACETA, 785 años en condenas. Se trata del dirigente etarra José Luis Álvarez Santacristina, Txelis (59 años de condena), Kepa Pikabea (192 años de prisión y una veintena de asesinatos en su haber), Iñaki Rekarte (203 años), Jorge Uruñuela (16), Andoni Muñoz de Vivar (67), José María Fernández Pérez de Nanclares (41), Andoni Alza (33), Fernando Luis de Astarloa (100) y Luis María Lizarralde (74).

Y a todos ellos hay que sumar las condenas del resto de etarras en Nanclares: Joseba Arizmendi Oiarzabal (30 años), Koldo Carrasco Aseginolaza (30) y Aitor Bores Gutiérrez (17). Las cifras del horror.

Antich confirma que seguirá adelante con su plan basado en la imposición del catalán
La Obra Cultural Balear le insta a que active los mecanismos necesarios antes del fin de la legislatura
 www.lavozlibre.es 3 Agosto 2010

Madrid.- Francesc Antich se ha comprometido a dar otro impulso más al proceso de normalización lingüística que el Consejo Social de la Lengua impulsó hace un año. Lo hizo a raíz de la presentación que le hicieron la Obra Cultural Balear de la campaña ‘La llengua ès la clau’.

Esta iniciativa recoge las doce medidas urgentes que, a juicio de la asociación, se deberían aplicar antes de que concluya la legislatura del presidente. El máximo mandatario balear se comprometió a activar los mecanismos necesarios para llevar a cabo este plan.

Esta declaración se ha producido tras la reunión que Francesc Antich ha mantenido con el presidente de la OCB, Jaume Mateu, y su coordinador, Tomeu Martí. En ella, los miembros de la entidad entregaron al presidente autonómico los documentos que han elaborado para la campaña ‘La llengua ès la clau’.

RECHAZO AL PLAN
Tanto UPyD como la asociación Círculo Balear ya mostraron su rechazo a esa plan de normalización. CB ya ha denunciado “el catalanismo radical” y considera que el presidente balear pretende convertir “a Baleares en una sucursal de Cataluña”. Afirma que el gobierno padece “una obsesión catalanista que se alinea con los que quieren acabar con nuestro sistema democrático, con la unidad y la solidaridad entre españoles”. Cree que el PSOE se ha transformado “en un partido nacionalista más, que no respeta la decisión del Constitucional, e incluso actúa contra la postura del PSOE nacional”.

Durante la reunión, la OCB instó al Gobierno balear a que aplica esa docena de “medidas urgentes” que le han presentado, entre la que destaca la puesta en marcha de ese plan de 'normalización lingüística' que, consideran, tiene que ser una realidad total antes de que termine su mandato.

Según la entidad, la respuesta de Antich ha sido positiva y aseguran que activará los mecanismos necesarios para ponerlo en marcha. Entre las medidas anunciadas se incluyen también las que no requieren una fuerte inversión económica. El PSIB ya había anunciado que trabajaría en “el proceso de normalización lingüística del catalán, la lengua propia de las Islas Baleares y Pitiusas", para que sea "efectivamente, la lengua de la Administración y de cohesión social".

Recortes de Prensa   Página Inicial