AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 9 Agosto  2010

 

La primera derrota
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 9 Agosto 2010

LE quedan muy pocas cosas que destrozar a José Luis Rodríguez Zapatero, entre ellas, su partido. Pero si le dan tiempo, lo destrozará también. Ha destrozado la nación española, ha destrozado nuestra economía, nuestro prestigio exterior y ha empezado a destrozar el PSOE, con una grieta grande en Cataluña y otra potencialmente mayor en Madrid. Es la consecuencia de sus tres principales características: la carencia de preparación, el exceso de arrogancia y la falta de principios. Zapatero llegó a la Moncloa por la carambola que supuso la crisis interna del PSOE tras la salida de González y la crisis del PP tras los atentados del 11-M. Sin haber sido ni siquiera concejal, su único mérito era ser una página totalmente en blanco, pues ni en su expediente académico ni en su experiencia política había nada relevante, limitándose en el Congreso a votar lo que le mandaban. Pero este historial impoluto resultaba refrescante para un PSOE lleno de borrones y un PP prácticamente K.O.

Pronto se vio, sin embargo, que los planes del nuevo presidente eran tan ambiciosos como radicales. Alfonso Guerra había dicho que querían dejar España que no la reconociese ni la madre que la parió. Zapatero quiso dejarla en que ni siquiera pareciese España. Se puso a negociar con ETA, ofreciéndola casi todo lo que pedía, y prometió a los nacionalistas catalanes todo lo que pidiesen. Puso en entredicho la Transición y a cuantos la habían hecho, socialistas incluidos, abrió fosas de la guerra civil y no contento con ello, quiso dar la vuelta al pasado de éste viejo país con una Ley de Memoria Histórica. En el plano social, fue mucho más allá del consenso ciudadano sobre materias como el aborto y la homosexualidad, y en el político, intento meter en un lazareto al principal partido de la oposición.

Mesianismo puro, rodeado de un círculo de incondicionales que excluía a los expertos, para fiarse sólo de su intuición. Como todo aquel que no ha trabajado en serio en su vida, despreció la economía, hasta que se le vino encima, y ha tenido que empezar a hacer cosas que ni en sus peores pesadillas hubiera soñado.
No le quedaba ya mucho por deshacer, pero el partido venía apoyándole por esa suicida solidaridad ideológica que caracteriza a los españoles. Ahora, sin embargo, ha sido él quien, en otra de sus ventoleras, se ha enfrentado con sus bases madrileñas. Y las bases, ¡oh milagro!, han resistido, lo que advierte que incluso los suyos empiezan a dudar de él. La batalla de Madrid no va a ser entre el PP y el PSOE, sino dentro del PSOE. El primer asalto lo ha perdido el presidente. Su primera derrota de verdad.

Más le hubiese valido irse de vacaciones a Doñana.

El final del destierro
Editoriales ABC 9 Agosto 2010

LA selección española de baloncesto ha vuelto a jugar en el País Vasco, después de veintidós años de ausencia. Durante el fin de semana, el equipo nacional de baloncesto ha participado en un triangular con sede en Vitoria. La profunda anormalidad que ha caracterizado la situación social y política del País Vasco ha convertido en noticia la presencia de la selección en una ciudad vasca. No es para menos, porque el veto a los combinados nacionales para jugar en esta comunidad autónoma ha sido una más de las expresiones de claudicación ante el ideario nacionalista. El problema nunca fue este prejuicio nacionalista —uno más de los que adornan la doctrina excluyente del PNV—, sino la sumisa actitud con que los gobiernos centrales y las federaciones deportivas lo aceptaron.

El cambio de Gobierno en el País Vasco —que ha propiciado también un cambio de régimen: del nacionalista asfixiante a uno plenamente democrático— ha sido decisivo para normalizar la presencia del deporte español en esta comunidad. La Vuelta a España —escenario, en su día, de crímenes de ETA— también pasará por territorio vasco y, antes o después, el equipo de Vicente del Bosque jugará un partido internacional en Bilbao, San Sebastián o Vitoria. Para muchos ciudadanos es posible que todo esto sea anecdótico, pero las reacciones nacionalistas demuestran que no lo es. El portavoz del PNV en el Parlamento de Vitoria, Joseba Egibar, se lamentaba de que la presencia de la selección española de baloncesto en la capital vasca diera a entender que el País Vasco es España. Carod-Rovira también se quejó amargamente de que en Barcelona se exhibieran banderas españolas tras la victoria en el Mundial de Sudáfrica. Los nacionalismos siempre han entendido correctamente la eficacia simbólica y política que tiene el deporte para las aspiraciones soberanistas, y por eso, piden tener selecciones propias con empeño similar al que aplican para desterrar a los combinados españoles.

En Vitoria, la selección de baloncesto llenó el pabellón que lleva el nombre de una víctima de ETA, Fernando Buesa. Fuera, unos pocos cientos de independentistas gritaban contra la bandera española y pedían selecciones vascas. Éste es un pulso que, como tantos otros, se gana siempre que se acepte con convicción y determinación. El miedo ha sido el gran aliado de los nacionalistas. El miedo a exhibir la bandera, el miedo a llevar a la selección nacional, incluso el miedo a aplicar la ley. Cada vez que algo de esto se hace, no sólo no suceden las catástrofes anunciadas por los agoreros, sino que mejora la calidad política, social y democrática del País Vasco.

El PSOE se subleva contra ZP
Editorial  www.gaceta.es 9 Agosto 2010

El rígido ordenancismo de Rodríguez Zapatero como secretario general del PSOE conoce sus horas más bajas.

El rígido ordenancismo de Rodríguez Zapatero como secretario general del PSOE conoce sus horas más bajas. Incidentes tan actuales como la rebeldía democrática de Tomás Gómez frente a las imposiciones de Zapatero y Ferraz muestran el desgaste irreversible del liderazgo zapaterista tanto ante la opinión pública como dentro del propio PSOE. Esta erosión interna de confianza en el líder es, quizá, el rasgo más elocuente para devaluar la imagen de un Zapatero que siempre fue intelectualmente poco respetado y ahora, políticamente, cada vez es menos temido. En un partido por tradición tan galvanizado, tan de “ordeno y mando” y de “prietas las filas” como es el PSOE, la acumulación de rebeliones internas cobra dimensiones de devastación. Véase que a Zapatero puede oponérsele, y con opciones de ganar el pulso, incluso un Tomás Gómez del que cabe decir muchas cosas pero que, en ningún caso, es un socialista de peso histórico.

A la terna de Zapatero, Blanco y Pajín se le ha abierto vías de agua que ya no han de poderse taponar, cuando las encuestas se cuentan por catástrofes y apremia el tic-tac de las próximas autonómicas y municipales, con las generales a medio plazo. El socialista medio ya no tiene las tragaderas que antaño se veía obligado a tener con el zapaterismo en auge. Los barones autonómicos del PSOE son muy conscientes de que son ellos, en sus comunidades autónomas, quienes han de pagar directamente y en primer lugar, el resultado de la pésima gestión de Zapatero. Por eso ya no están dispuestos a pasarle ni una: además del plante de Gómez –a quien le asiste la razón en este caso–, líderes de tanto peso en el partido como Barreda, Vara o Griñán, ya han hecho declaraciones de hostilidad y distanciamiento del zapaterismo, para salvar sus propias caras. Únase a esto el hecho de que el PSC está no sólo fracturado internamente, sino que atraviesa sus peores momentos de relación con Ferraz: ahí está el cisma institucional de Montilla, que ni siquiera ha de arreglar la capacidad de enjuague, cada vez más mermada, de Zapatero. Téngase en cuenta que pesos pesados del socialismo catalán le han pedido que, por favor, no tenga el descaro de ir a hacer campaña en Cataluña.

Por si esto fuera poco, el grupo parlamentario socialista conoce un creciente alboroto interno en los últimos meses, como han mostrado las críticas de miembros destacados de la corriente Izquierda Socialista. Y, sobre todo, es ahora cuando tantos de los cadáveres que Zapatero ha ido dejando por el camino, se aprestan a cobrarse su venganza en forma de críticas: tiempo atrás, hubiera sido inimaginable que personalidades como Matilde Fernández o Gregorio Peces-Barba se atrevieran a criticar al líder supremo del socialismo ibérico. El error estratégico de Zapatero con Tomás Gómez y la percepción de lo que es un atropello de la democracia interna en el funcionamiento del partido han agotado la paciencia de militantes históricos de lealtad contrastada, por lo cual cabe inferir el momento de desafección que estará viviendo el militante socialista medio. Súmese a esto la consideración de que en la cúpula del propio PSOE ha habido no poca bronca entre una Pajín que apoyaba a Tomás Gómez y un Blanco que jamás ha podido ver al líder del socialismo madrileño. Los modos antidemocráticos y profundamente autolesivos en términos de imagen con que Zapatero y el PSOE están manejando esta crisis son de los indicios más claros de la descomposición profunda del zapaterismo.

El perdedor es Zapatero
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 9 Agosto 2010

El problema que tienen los socialistas madrileños no es Tomás Gómez, ni es Trinidad Jiménez, ni lo es la celebración de unas primarias que es un recurso democrático y eficaz…El problema del PSM es Zapatero, su plan confederal, el puzle en que pretende convertir a España. Y Madrid no pasa por ello.

De hecho todo le iba cuadrando a Zapatero. En Cataluña con Montilla. En el País Vasco con Patxi López. En estas regiones los socialistas han conseguido gobernar gracias a ERC en Cataluña y al PP en el País Vasco, y es posible que mañana tengan que entenderse con CiU y con el PNV. Pero esto no funciona en Madrid. ¿Y por qué? Porque en Madrid no hay nacionalistas sino españolistas, quiero decir ciudadanos que ven su realización y la de Madrid en el mantenimiento de la idea de España, no en una agregación de piezas basada en las tensiones y en el ventajismo sino en eso que ha sido siempre la Nación. Porque Madrid es la capital de la Nación y los madrileños, en su inmensa mayoría se sienten bien políticamente cuando comprueban que su misión y la de su ciudad/región está al servicio de la idea española.

En Madrid el Estatuto ideal es la Constitución. A ser posible con otra ley electoral. A ser posible con la corrección de ese título que ha permitido soñar con un Estado propio a las llamadas nacionalidades, esto es, a la dispersión o a la ruptura encubierta. No se trata de que el enfrentamiento que suponen siempre las primarias vaya a desgarrar al partido o hacerle perder credibilidad. Lo que pone al partido socialista de Madrid en condiciones de inferioridad en relación con el PP es que la mayoría de los madrileños tienen una idea de España muy alejada de la que tiene Zapatero y que así como en Cataluña, País Vasco y Galicia los socialistas salen ventajosos de ese puzle confederal que se ha inventado Zapatero, en Madrid Gómez o Jiménez quedan en desventaja. Es Zapatero el perdedor, no ellos.

Vergüenza
*FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR ABC 9 Agosto 2010

Lo dijo ya Unamuno en 1906, después de una brevísima estancia en la Barcelona bullanguera y jactanciosa del poeta Maragall, en pleno apogeo de los catalanistas de la Lliga Regionalista: «Aquello no es serio. Y luego no toleran la contradicción, y al que no les dice lo que quieren oír le declaran memo o poco menos».
Aunque más de un siglo separa la Barcelona actual de la Barcelona a la que se refiere Unamuno, lo cierto es que, en los últimos años, cada vez que el azar me ha llevado a la Ciudad Condal, la sensación que me ha producido la visita no ha desmentido nunca la amarga impresión que el viejo pensador bilbaíno puso por escrito en la primera década del siglo XX. No, «aquello» no es serio. «Aquello» es una feria de vanidades, imposturas políticas y puerilidades románticas, un lugar inmejorable para las aventuras de Tartarín de Tarascón, famoso por sus fanfarronerías.

Hay que decirlo claramente, sin rasgarse las vestiduras, pero también sin complejos. Porque la campaña de invectivas y dicterios lanzada por los dirigentes catalanes contra la sentencia del TC y la manifestación del 10 de julio en Barcelona han igualado en desfachatez a las organizadas por los aduladores del régimen franquista en la plaza de Oriente. La historia produce esas paradojas, y nada resulta más grotesco que ver a una clase política entera disfrazarse de mártir para exigir un pasaporte de inmunidad perpetua y situarse por encima de una ley que nos iguala a todos los españoles en libertades, derechos, garantías y obligaciones civiles. Nada resulta más descorazonador que ver cómo la Cataluña oficial participa en esa farsa de prepotencia y resentimiento, y ello, en nombre de un puntilloso celo democrático.

No me sorprende que, ante la imagen del señor Montilla proclamando que ningún tribunal de este mundo puede alzarse contra el sentimiento general de Cataluña, algunos intelectuales catalanes alejados de la opción nacionalista no aguanten más. ¿Cómo no sonrojarse? ¿Cómo no sentir vergüenza ajena? Han visto a unos políticos explotar con estruendo y jactancia el más ruin y zafio de los patriotismos: unos dirigentes que se llaman a sí mismos hombres de Estado, pero que al mismo tiempo no renuncian a la agitación como arma política. Han visto a la prensa local plegándose unánimemente a la propaganda oficial, alimentando las pasiones más primarias, promoviendo furiosamente una campaña sectaria anulando en sus informaciones todo deseo de verdad, cometiendo, en fin, lo que Émile Zola llamó el más vil de los crímenes: «el de ofuscar la conciencia pública y extraviar a todo un pueblo». Y por último, han visto a un amplio sector de la sociedad echándose a la calle en defensa de la patria amenazada, siguiendo la poderosa pulsión irracional que dice que Cataluña es una obra divina, y dando a entender que si hay algunos —o muchos— que no piensan así, es que no son buenos catalanes, o peor aún, cómplices del secular complot españolista tramado en los círculos opresores de Madrid.

Pero la responsabilidad de la mayor crisis institucional que ha atravesado España desde 1978 no sólo hay que buscarla en los dirigentes de los partidos nacionalistas y en buena parte de los socialistas catalanes acomodados. Todos ellos acostumbrados al regateo sin límite, a la búsqueda del privilegio disfrazado de derecho, a la falta de lealtad al Estado, a disimular su ineptitud tras un victimismo sentimental y a buscar chivos expiatorios para los propios fracasos. También son responsables esos héroes del progreso que piensan que para ser de izquierdas basta con decir pestes del PP, ganar guerras que terminaron hace más de setenta años y, sobre todo, asumir los mitos mágicos de los nacionalismos periféricos. Por pereza, por oportunismo electoral, por carencia de una idea clara del Estado, la izquierda española ha preferido alimentar el halago y los más diversos narcisismos regionales antes que valorar la historia en común, antes que proteger el sistema de solidaridades sociales y políticas que mantienen en pie un país moderno y garantizan la igualdad de derechos y obligaciones de sus ciudadanos.

La consigna oficialista dice que fue la intransigencia de Aznar —¡siempre Aznar!— lo que multiplicó a los separatistas, pero lo cierto es que fue el actual presidente de Gobierno —el más frívolo que ha ocupado el cargo— quien abrió la caja de Pandora de las revisiones estatutarias y estimuló las exigencias del nacionalismo catalán, prometiendo aceptar en las Cortes, al pie de la letra y sin preguntarse por los costes futuros de ese compromiso, el texto aprobado en el Parlamento autonómico.

Por otra parte, cuando el Estatuto salió del contexto político y entró en el ámbito judicial, Zapatero y la izquierda al completo no tardaron en propagar la idea de que el recurso planteado por el PP era un claro reflejo del agresivo españolismo que, supuestamente, se cuece en la calle Génova. Muchos dijeron entonces que era preciso dar el visto bueno al nuevo ordenamiento por conveniencia política, por ánimo de conciliación, por respeto al sentir arraigado en el pueblo catalán. A nadie pareció preocuparle el cúmulo de despropósitos que recogía el texto ni que éste hubiera sido aprobado en un referéndum por sólo el 36 por ciento de los ciudadanos con derecho a voto. Nadie pareció reparar en que la democracia no sólo está hecha de resultados políticos: también de procedimientos. Muy pocos quisieron darse cuenta de que la abolición del derecho en beneficio de abstracciones como las masas o el pueblo siempre es el primer paso hacia el despotismo, cuando no el germen de las peores pesadillas de la historia.

El error es imperdonable. Porque hay que estar muy ciego para no ver que a fuerza de centrifugar el Estado hace demasiado tiempo que estamos destruyendo la igualdad en derechos y garantías civiles de todos los españoles. Hay que estar muy ciego para no ver que el mayor peligro que amenaza los derechos y libertades plasmados en la democracia de 1978 reside en los nacionalismos que ponen los compromisos identitarios, las raíces imaginarias y las unanimidades coactivas por delante de la racionalidad, por encima de deberes y lealtades sin los cuales el delicado tejido civil de la convivencia se desgarra en una rapiña de privilegios y agravios.

No hay nada ganado firmemente. Todo puede conquistarse, ¡sí!, pero también todo puede quebrarse y rodar por los suelos una vez más. Como recordara Vargas Llosa, en los años sesenta Barcelona era una ciudad cosmopolita y universal; ahora es nacionalista y provinciana. La Ciudad Condal ha pasado del anhelo de libertad del 11 de septiembre de 1977 al despotismo de la tribu de julio de 2010, y quien aplasta la conciencia pública no es ya la bota de un César, sino toda una aristocracia política que confunde la democracia con la ortodoxia sentimental y el patriotismo con la adulación y la unanimidad. ¡Qué triste, qué inquietante! Más de treinta años después de la Constitución de 1978, más de treinta años después del mayor acto de pluralidad y consenso de nuestra historia, volvemos al más odioso, necio y excluyente de los patriotismos.
*(CATEDRÁTICO DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE LA UNIVERSIDAD DE DEUSTO)

Los amigos de Cuba
José María MARCO La Razón 9 Agosto 2010

El Código Penal cubano, vigente desde 1987, especifica en su artículo 72 que «se considera estado peligroso la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista». En Cuba, a la arbitrariedad en términos legislativos, se añade la arbitrariedad en el ejercicio del poder. Raúl Castro lo dejó bien claro el pasado 1 de agosto, cuando proclamó ante la Asamblea Nacional que «no habrá impunidad para los enemigos de la patria». La frase ha desencadenado, como bien ha resaltado LA RAZÓN, una oleada de detenciones, palizas y malos tratos contra algo más de 40 opositores y disidentes.

La represión coincide con el fracaso de la operación lanzada a medias por el gobierno socialista español, con Moratinos al frente, y la dictadura cubana, para expatriar a unos cuantos presos políticos. Tras la muerte de Orlando Zapata, Moratinos y Rodríguez Zapatero quisieron hacer un lavado de cara a la dictadura y publicitar esta operación como una muestra de apertura del régimen, dispuesto a «liberar» a los opositores. La operación ha salido mal porque los disidentes no se han resignado al papel que les habían fijado el régimen de Castro y sus compañeros del gobierno español. Los disidentes han dejado bien claro que no han sido liberados, sino expulsados de su país, al que no pueden volver. También han recordado a la opinión pública las atroces condiciones de las cárceles cubanas, que ellos mismos han padecido como tantos exiliados cubanos que viven en España. Otros, como el heroico Óscar Elías Bracet, no han aceptado la expulsión y permanecen encarcelados.

El papel del gobierno español, aunque no extraña a nadie, adquiere aún más relevancia porque el régimen de Castro está, como pocas veces en su historia, en situación de extrema precariedad. Ya ha quedado claro que la muerte de Orlando Zapata no va a ser olvidada y seguirá determinando por mucho tiempo las reacciones ante la política represiva del régimen castrista. Hay más. Es bien sabido que Chávez está en horas bajas y no puede seguir aportando ayuda en la misma cantidad que lo ha hecho hasta hace poco tiempo. El comercio exterior cubano se hundió en más de un tercio en 2009. Falta de todo, en particular comida. Tampoco hay divisas para pagar a los importadores.

El régimen cubano lo achaca todo, como siempre, al «embargo» norteamericano. En Estados Unidos, unos cuantos demócratas se están esforzando para levantar la prohibición de los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba. El gobierno español, por su parte, ha trabajado intensamente para que la Unión Europea derogue la «posición común» sobre Cuba, vigente desde 1996 y que condiciona las relaciones con Cuba a la promoción de un proceso de transición a la democracia y al respeto a los derechos humanos. En vez de presionar a los dictadores en un momento crítico, hay quien parece estar empeñado en darles balones de oxígeno. Será por eso de la «moral socialista».

Irán
Oriente Medio al rojo vivo
GEES Libertad Digital 9 Agosto 2010

La región nos tiene acostumbrados a estar siempre a la espera de un posible conflicto. La tensión –mejor sería hablar en plural– está siempre servida. Cuando saltan chispas en cualquiera de las confrontaciones latentes, cabe temer lo peor. Una de las principales es, por supuesto, la israelo-palestina, en la que todos los árabes se sienten concernidos de una u otra manera y en la que, históricamente, los protagonistas han sido los vecinos del Estado judío.

Pero desde hace ya años, la preocupación acuciante de los árabes reside en las aspiraciones hegemónicas del Irán islámico. Aquí, milenarias fobias étnicas se alían con sectarismos religiosos. Lo último que desean los suníes, mayoritarios casi en exclusiva en la zona, es verse dominados por los herejes chiitas. No menos que católicos y protestantes en el s. XVI.

Esa profunda línea de fractura se superpone sobre el conflicto surgido con la creación del Estado de Israel en 1948. Para los ayatolas persas Jerusalén no ha sido nunca una de sus ciudades sagradas, y Palestina ha sido siempre una tierra muy marginal. Pero tras la revolución jomeinista han asumido como propia la causa antiisraelí precisamente por el enorme impacto que tiene en el mundo suní, y por la oportunidad que les proporciona de conseguir aliados. En primer lugar, el régimen sirio, que ante todo quiere recuperar los altos del Golán y mandar en el Líbano. Luego, los correligionarios chiitas libaneses –hoy, la mayor de las minorías locales–, que quieren llegar a ser la fuerza dominante en su país y encuentran en la causa de la "resistencia" a Israel el principal instrumento de sus aspiraciones. Y finalmente, el Hamás palestino, que a pesar de su fundamentalismo suní, recibe con los brazos abiertos la ayuda que le prestan los otros tres del cuarteto.

Hamás y Hézbola ya provocaron una guerra con Israel por cuenta de Irán, hace ahora cuatro años. La pasada semana parece que quisieron celebrar el aniversario volviendo a las andadas. Entonces había sido el secuestro de soldados israelíes en las fronteras norte y en el sur. Ahora ha sido la simple tala de unos árboles en el lado israelí de la frontera con el Líbano: los disparos corrieron a cargo del ejército libanés, muy controlado por Hezbolá. Y sumado de nuevo a nuevos ataques con misiles desde Gaza.

La lógica alarma ha sido inmediata. De momento no parece haber tenido consecuencias mayores, pero se trata de un recordatorio de lo que puede estallar en cualquier momento. Lo que eleva la temperatura al rojo vivo es que Irán sigue inexorablemente acercándose al arma atómica y que Israel –poco menos que repudiado por Obama– parece más aislado que nunca en el momento en que su mejor amigo en la zona, Turquía, no sólo le vuelva la espalda, sino que lo desafía con la flotilla de radicales islamistas en supuesta misión humanitaria a Gaza, a finales de mayo. No parece un hecho aislado, sino un cambio radical en la política de un gran actor regional que desde la disolución del imperio otomano se había caracterizado por el desprecio a sus vecinos, pero que ahora quiere hacer valer todas sus bazas para convertirse en una actor principal en la zona. Y todo ellos ayudando aparentemente a su gran rival histórico, Persia, a librarse de la presión occidental por la cuestión atómica.

Muy agitado está el patio mediooriental, con temperaturas por encima de lo tolerable.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

POR SU IMPOSICIÓN DEL CATALÁN
EEUU dice que Baleares y Cataluña vulneran los derechos humanos
La persecución del español en comunidades como Cataluña y Baleares no pasa desapercibida en el extranjero, al contrario que ocurre con el Gobierno español. En su informe anual, el Departamento de Estado de EEUU dice que la política de estas comunidades vulnera los derechos humanos.
LIBERTAD DIGITAL 9 Agosto 2010

El Departamento de Estado de EEUU realiza cada año un informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo y en el que España tiene cabida. De hecho, aparece que en comunidades como Cataluña y Baleares se vulneran estos derechos debido a su política lingüística.

Según informa El Mundo, afirma que la ley española prohíbe la discriminación por razones de idioma y resalta que "generalmente" el Ejecutivo se esfuerza para evitar estas conductas. En su estudio, denuncia un hecho ocurrido en Baleares en abril de 2009 en Ibiza cuando 39 médicos del "único hospital de la isla anunciaron su decisión de dejar sus empleos debido a una nueva norma que les exigía demostrar un conocimiento adecuado del catalán".

Los miembros del informe añaden que unas 2.500 personas se manifestaron en contra de la imposición del catalán en las Islas Baleares. También destacan la marcha de más de 4.000 personas en Cataluña "para protestar por la política lingüística del Gobierno y para defender el derecho a que las escuelas den clases en castellano".

Además, el Departamento de Estado de EEUU recuerda en su informe que "continúa la controversia sobre la política lingüística, con quejas que aseguran que la normativa actual atenta contra el derecho a la educación en la lengua materna, es decir, en español o castellano".

Igualmente, aparece que en 2007 el Defensor del Pueblo recibió un total de 100 reclamaciones contra la política lingüística de la Generalidad de Cataluña.

EEUU considera que en España hay discriminación lingüística
Redacción Minuto Digital 9 Agosto 2010

El Departamento de Estado de los Estados Unidos considera que en España se siguen produciendo casos de discriminación lingüística. Especialmente, en Cataluña, País Vasco y Baleares, donde pervive una ‘obsesión política’ en estos temas de las autoridades autonómicas.

Otro año más, el informe anual sobre los Derechos Humanos del Departamento de Estado estadounidense refleja la realidad que se vive en algunas CCAA españolas en relación a los derechos en materia lingüística de los ciudadanos de España.

Si en el informe de 2008 -sobre la actividad de 2007- se citaba la expulsión de la periodista y escritora uruguaya Cristina Peri Rossi de Cataluña Ràdio por no hacer en catalán sus intervenciones radiofónicas; en esta ocsasión el informe estadounidense recuerda que la ‘controversia respecto a las políticas lingüísticas oficiales continúan’, sobre todo vulnerando ‘el derecho a la educación en lengua materna’, si esta es el español.

El informe de 2009, publicado en marzo de 2010 y que este lunes ha avanzado El Mundo, recuerda que el Defensor del Pueblo recibió aproximadamente 100 quejas por motivos lingüísticos en 2007, solo de Cataluña, y todas en la misma dirección: la imposibilidad de escolarización en español en las escuelas de la comunidad.

El Departamento de Estado también reconoce problemas similares en el País Vasco y Baleares. Así, se apuntan los casos de una escuela del País Vasco, en 2008, que se negó a dar la posibilidad, a los padres de los alumnos que lo quisieran, de poder estudiar en español; y el caso de una cuarentena de médicos, en las Islas Baleares, que protestaron por la obligación impuesta por la administración autonómica de exigirles la acreditación del catalán para poder seguir ejerciendo de médicos.

Por otro lado, el informe recoge dos protestas que contra la imposición lingüística se han llevado a cabo en Cataluña y Baleares en los últimos años -manifestaciones impensables solo hace un par de lustros-. Unas 2.500 personas, asegura el informe, ‘participaron en una manifestación de protesta’ contra la obligación del requisito del catalán para ejercer de médicos en Baleares; y 4.000 más en otra manifestación en Barcelona ‘para protestar contra las políticas lingüísticas del Gobierno [autonómico] y defender el derecho a recibir clases en castellano en la escuela‘ de Cataluña.


Señala a España por violar derechos
EEUU denuncia la política lingüística
LEONOR MAYOR / Barcelona EL MUNDO  9 Agosto 2010

PRODUCE bochorno que España aparezca como uno de los países que violan los derechos humanos en el Informe anual del Departamento de Estado de EEUU. Y que sea por la flagrante violación de los derechos lingüísticos de los ciudadanos, en alusión a la imposibilidad de que los niños puedan estudiar en su lengua materna -si ésta es el castellano- tanto en Cataluña como en Baleares. El informe recoge algunas de las quejas que en 2009 se produjeron por parte de padres que querían hacer uso de su derecho constitucional de escolarizar a sus hijos en español. Y subraya que es la Administración la que se lo impide. Al Gobierno se le debería caer la cara de vergüenza porque es su dejación de responsabilidades la que nos coloca junto a regímenes tiranos que se saltan los derechos humanos.
La inmersión en catalán viola los derechos humanos, según EEUU

El Departamento de Estado incluye casos de «discriminación» en hospitales y escuelas de Cataluña y Baleares en su informe anual
El informe anual del Departamento de Estado de EEUU sobre la situación de los derechos humanos en el mundo denuncia la política lingüística de los gobiernos catalán y balear y considera que en ambas comunidades se produce «discriminación» por motivos de lengua. En el caso de Baleares, en los hospitales, y en Cataluña, en las escuelas.

La diplomacia americana recuerda en este estudio -realizado en 2010, pero referido a 2009- que la ley española prohíbe la discriminación por razones de idioma y resalta que el Gobierno central se esfuerza «generalmente» por evitar este tipo de conductas. No obstante, los autores del informe detectan en un apartado específico que, tanto el Gobierno catalán, como el balear han vulnerado los derechos humanos con sus políticas de imposición del catalán.

A diferencia de informes anteriores, donde era la Administración catalana quien salía peor parada, el estudio de este año arremete contra el Ejecutivo de Baleares por un episodio ocurrido en el mes de abril de 2009 en Ibiza, cuando 39 médicos «del único hospital» de la isla «anunciaron su decisión de dejar sus empleos debido a una nueva norma que les exigía demostrar un conocimiento adecuado del catalán».

El informe del Departamento de Estado norteamericano recuerda que el decreto del Ejecutivo balear otorgaba a los profesionales del sector que atienden al público un plazo de tres años para aprender el catalán. No obstante, el estudio hace hincapié en que el sindicato médico de Baleares consideró que el requisito de saber catalán «no redundaba en beneficio de la sociedad, sino que era el resultado de una 'obsesión política'».

Los autores del informe sobre los Derechos Humanos en el mundo añaden que, como respuesta a ese decreto, unas 2.500 personas participaron en una manifestación contra la imposición del catalán en las Islas Baleares.

También destacan la celebración de otra manifestación, en este caso en Barcelona, en la que participaron «4.000 personas, según las fuerzas de seguridad, para protestar por la política lingüística del Gobierno y para defender el derecho a que las escuelas den clases en castellano».

El Departamento de Estado recuerda que esta denuncia contra la política lingüística de la Generalitat catalana ya fue recogida en informes de años anteriores: «Continúa la controversia sobre la política lingüística, con quejas que aseguran que la normativa actual atenta contra el derecho a la educación en la 'lengua materna', es decir, en español o castellano», indican los expertos estadounidenses en derechos humanos.

También destacan que el Defensor del Pueblo recibió en el año 2007 aproximadamente un centenar de reclamaciones contra la política lingüística de la Generalitat de Cataluña.

Por último, y en este apartado lingüístico -que los autores han incluido por primera vez de forma específica tras cuatro años detectando casos de discriminación por razón de idioma- se habla de un episodio ocurrido en el País Vasco, aunque la queja no va dirigida al Gobierno vasco, sino a una escuela en particular: «La Plataforma en Defensa de la Libertad de Elección de Lengua presentó una queja formal contra una escuela en el País Vasco. El colegio había rechazado ofrecer todas las clases en español», señala el informe del Departamento de Estado.

Además, estos expertos en derechos humanos de la diplomacia estadounidense dedican otro apartado de su informe a analizar la libertad de prensa en España. Concluyen que el Gobierno respeta el derecho a la libertad de prensa y encaja las críticas. No obstante, hacen referencia a algunos episodios controvertidos como «la sentencia judicial contra el semanario El Jueves por publicar una viñeta obscena de los príncipes de Asturias» o «el boicot del Partido Popular al grupo Prisa».

En ese apartado, denuncian «el despido de Cristina Peri Rossi de la emisora Catalunya Ràdio por hablar castellano en lugar de catalán». A la escritora y poeta, de origen uruguayo, la echaron de una tertulia en esta cadena pública de radio porque realizaba sus intervenciones en castellano. El informe estadounidense sobre la situación de los Derechos Humanos publicado el año pasado, pero referido a 2008, ya se hacía eco de esta situación: «En octubre, unos 5.000 escritores, políticos, periodistas, editores, académicos, actores y directores de cine firmaron un manifiesto criticando el despido de Cristina Peri, una escritora y periodista de Catalunya Ràdio, quien denunció que había sido despedida por hablar en castellano en lugar de hacerlo en catalán», indicaba textualmente ese estudio del Gobierno estadounidense.

En aquella ocasión, el caso Peri Rossi se incluía en un apartado referido a la discriminación por motivos de «nacionalidad, raza o minorías étnicas» y el asunto se equiparaba con el ataque racista que sufrió una mujer ecuatoriana cuando viajaba en un tren y que fue registrado por las cámaras del vagón de la compañía ferroviaria.

Ahora, tras cuatro años recogiendo distintos supuestos de «discriminación» de los castellanoparlantes en Cataluña, el Departamento de Estado ha optado por incluir un epígrafe exclusivo sobre la marginación lingüística.

Sus denuncias disgustaron a la federación de Organitzacions per la Llengua Catalana -una entidad en la que participan diversas asociaciones de defensa del catalán- que el año pasado se quejó ante todos los consulados estadounidenses en Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana por el contenido de estos estudios. Esta federación reclamó que se incluyese como supuesto de discriminación la imposibilidad de vivir en Cataluña sólo en catalán. El Departamento de Estado no ha atendido esta demanda.
La denuncia de EEUU

Baleares. «En abril, 39 médicos del único hospital de Ibiza (una de las Islas Baleares) anunciaron la decisión de dejar sus puestos de trabajo debido a una nueva norma que les exigía demostrar un conocimiento adecuado de catalán. El decreto, aprobado por el Gobierno balear el 27 de marzo, obliga a los médicos que trabajan de cara al público a hablar catalán y en caso contrario les otorga un plazo de tres años para aprenderlo. El sindicato médico consideró que este requisito no redundaba en beneficio de la sociedad, sino que era el resultado de una 'obsesión política'».

Cataluña. «Continúa la controversia sobre la política lingüística, con quejas que aseguran que la normativa actual atenta contra el derecho a la educación en la 'lengua materna', es decir, en español o castellano».
...

Other Societal Violence or Discrimination
There were no reports of major societal violence or discrimination against persons with HIV/AIDS.

The controversy regarding official language policies continued, with complaints that current policies offend the right to an education in the "mother tongue," or Castilian Spanish. In 2007 the ombudsman received approximately 100 complaints regarding Catalonia's linguistic policies, and in March 2008 the NGO Platform in Defense of the Freedom of Choice in Language Election filed a formal complaint against a school in the Basque Country. The school had refused to offer all classes in Spanish.

In April, 39 doctors at the sole hospital on Ibiza (one of the Balearic Islands) announced their decision to leave their jobs due to a new requirement that doctors be tested for fluency in Catalan. The decree, approved by the Balearic government on March 27, requires that doctors working in public service speak Catalan and provides a window of three years for them to learn it. The doctors' union asserted that the requirement was not for public benefit but rather the result of a "political obsession." In response to the decree, 2,500 persons participated in a demonstration protesting the Catalan language requirement.

According to security forces, 4,000 persons participated in a demonstration in Barcelona in September 2008 to protest the government's linguistic policies and to defend the right to have school classes taught in Castilian
..

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las «sub prime» penitenciarias
IGNACIO CAMACHO ABC 9 Agosto 2010

EL que no lo quiera ver está en su derecho de cerrarse a la evidencia, pero el Gobierno anda repartiendo beneficios penitenciarios a etarras con la misma ligereza con que los especuladores financieros colocaban las hipotecas sub prime. Y puede que con las mismas garantías. En su legítimo afán por desintegrar a la banda y aislar de cualquier fantasmagórica causa política a los pocos pistoleros que aún quedan en ella, Zapatero y Rubalcaba pueden estar cometiendo un nuevo error de voluntarismo y ligereza al otorgar a los criminales presos una confianza que no todos merecen por igual, y que incluso está por ver que no constituya una malversación moral de la capacidad de indulgencia del Estado. Pero, sobre todo, están incumpliendo en apariencia el mandato número uno del consenso antiterrorista: el de aceptar que la eventual clemencia ha de venir después de la rendición y no antes. Primero que los malos dejen las armas para siempre y luego ya veremos si la democracia quiere tener un detalle con sus compañeros condenados, previa constatación de que se han arrepentido de veras y de que admiten con sinceridad el fracaso de su siniestra aventura de sangre.

Ocurre que el zapaterismo tiene prisa de nuevo por acabar con ETA porque ve en la pacificación definitiva del País Vasco la única baza vendible de una legislatura fracasada. Y en esa ansiedad corre el riesgo de precipitarse dando por buenas unas garantías poco solventes. Evidentemente no es lo mismo el arrepentimiento de un Txelis a todas luces desengañado de su antiguo delirio que el de una Tigresacuya crueldad es demasiado reciente y cuya obcecación criminal resulta aún demasiado flagrante para obtener réditos de la firma de un papel de vago compromiso. Antes de la reinserción es menester cumplir una parte significativa de la pena para devolver a la sociedad una reparación por el sufrimiento causado. El perdón es un acto de generosidad que requiere un tiempo, una pauta de asimilación del daño, un compás de espera para que cicatricen las heridas y el dolor. Además de una contrición fehaciente, una expresión taxativa de remordimiento y, sobre todo, una voluntad expresa de ser perdonado que falta cuando es el Estado el que ofrece por delante contrapartidas de benevolencia a cambio de unos gestos que pueden ser aparenciales, cosméticos y simplemente interesados.

Lo ha explicado mucho mejor Maite Pagaza, soberbia y majestuosa vestal de la dignidad de la resistencia: quien es compasivo con el cruel puede ser cruel con la víctima del cruel. Ahí está la línea roja que el Gobierno no puede cruzar sin volver a atropellar la razón esencial que ha sostenido la lucha democrática contra el fanatismo etarra. Éste es el orden moral de cualquier estrategia antiterrorista: primero el castigo; después la rendición; luego, tal vez y selectivamente, la clemencia. Y nunca, nunca jamás, el olvido.

Los que nos gritan “asesinos”
Hace una semana asistí atónita, una vez más, al espectáculo que 30 personas y un altavoz ofrecían a la entrada de la plaza de toros de Azpeitia. Los mismos de siempre.
Regina Otaola.  www.gaceta.es 9 Agosto 2010

Todos ellos gritaban que éramos unos asesinos quienes íbamos a presenciar la corrida al igual que los toreros. Además, con total osadía aconsejaban desde el megáfono a los aficionados taurinos cómo se debe educar a los niños. Nada de toros. De la libertad, de los valores, de la dignidad ni medio grito.

Aquella escena me dejó atónita por la sencilla razón de que son los mismos que gritaban y siguen gritando “¡Gora ETA!”. Los mismos que buscan excusas a los asesinatos etarras o los jalean abiertamente bramaban por la muerte del toro. Muerte, por otro lado, muy digna: el toro tiene al matador de frente y la lucha es cara a cara, no se le mata cuando está desprevenido, por la espalda; no con un tiro en la nuca o con una bomba. La valentía de la lidia es el reverso de la cobardía terrorista.

Llamo la atención sobre este hecho que ocurre en casi en todos los pueblos y ciudades donde se celebran corridas en el País Vasco porque la verdad es que a los que defienden el terrorismo los toros les importan una higa, al igual que las víctimas. El único motivo por el que protestan es el ir en contra de la Fiesta Nacional. Si la Fiesta nacional consistiera en algo diferente, también protestarían. También estoy segura de que acudirían a la plaza en pleno, con bombo y platillo, si el espectáculo consistiera en dejar que los toros embistieran a los que consideran sus enemigos. En este caso también defenderían a los morlacos, a las bestias frente a sus congéneres humanos.

Ésta es la degradación moral y política de la que alardean estos individuos, los mismos que luego pretenden mostrar preocupación por los derechos humanos de los presos: una mezcla de aberrante desprecio por la vida y la dignidad de los demás, junto a las ganas de provocar mediante una bufonesca exhibición de mala educación, todo ello envuelto en el odio asesino que se aprecia en sus miradas. Son felices sólo con el dolor ajeno y su causa la sostienen a fuerza de odiar intensamente todo aquello que es diferente y mejor a ellos. Y por estar con esta calaña es por lo que discuten EA, PNV y otros. Y es con este tipo de sujetos con el que buscan pactar o renegociar “la paz” desde el Gobierno, presuntamente cuando ETA se autodisuelva por “arrepentimiento” o desistimiento.

Yo me quedo con las corridas de toros. Con la bravura, la valentía y el arte. Me quedo con la Fiesta Nacional. Me quedo con España y no con quienes quieren destruirla. Porque resulta muy complicado sostener una discusión racional sobre ésta o cualquier otra materia con aquellos que han sustituido en su fuero interno la capacidad racional y discursiva por el catálogo entero de la propaganda del odio y la demagogia tabernaria. Resulta muy difícil compartir espacio público con los que son incapaces de respetar los requisitos mínimos para su existencia.

De muchachos y trapecios
JUAN GRANADOS ABC Galicia 9 Agosto 2010

—Por supuesto -dijo la señora Macauley-. La escuela solamente sirve para evitar que los niños estén en la calle, pero tarde o temprano tienen que salir al mundo real, les guste o no. Es natural que a los padres y a las madres les dé miedo que sus hijos salgan al mundo, pero no hay de qué tener miedo. El mundo está lleno de criaturas asustadas, se asustan entre ellas.
(«La señora Macauley», William Saroyan)

Ya casi nadie lee a Saroyan, en realidad, casi nadie lee sobre asuntos corrientes que difieran de lo mítico, prefiriendo evasiones más o menos tramadas que parecen concitarse para alejarnos de lo esencial, sea a través de cálices, sábanas, magos u Hortentots. A pesar de ello, me gustaría recordar hoy que no hay asuntos menores en literatura, sino más bien al contrario. La poética, la esencia más cierta de las cosas, suele residir en las historias menudas, cotidianas, particulares. Saroyan lo sabía y lograba regalarnos monumentos literarios narrando, por ejemplo, las tribulaciones de los jóvenes inmigrantes en los USA de los años treinta, los recuerdos de una madre al recibir un telegrama anunciándole la muerte de su hijo en el frente o la bullente vida cotidiana de una peluquería de barrio. Elementos contingentes para desentrañar verdades como puños que suelen causar más mal que bien al poder agazapado tras la demagogia.

Es por eso que tengo para mí que pocos de los antiguos promotores de aquellas «Galescolas», que ahora parecen muy interesados en revivir el invento por la vía de la cuestación privada, han leído a Saroyan. Si lo hubiesen hecho, probablemente no centrarían sus esfuerzos en la más torpe ingeniería social, en la ilusión de generar realidades paralelas a la misma realidad.

Si hubiesen leído a Saroyan podrían haber aprendido dos o tres verdades eternas de las que el bueno del cuentista de origen armenio dejó dichas en medio del «atrevido muchacho del trapecio», ésta por ejemplo: «No creo en las razas. No creo en los gobiernos. Veo la vida como una sola vida al mismo tiempo, millones y millones de vidas simultáneamente por toda la Tierra. Los bebés que aún no han aprendido a hablar ninguna lengua son la única raza del mundo, el género humano: el resto, es pretensión, lo que llamamos civilización, odio, miedo, ambición de poder..., pero un bebé es un bebé. Y la forma en que lloran: ahí está la confraternidad humana, en los bebés que lloran».

Más que nada para que la legión de tristes profetas de campanario que hoy lo señorea todo, vaya aprendiendo de qué demonios va esto, pues, amigos míos, la historia de la humanidad es la historia del camino hacia la libertad, pese a quien le pese.

Cuarto aniversario del Estatut con 19 traspasos y el recorte del TC
Barcelona - Ep La Razón 9 Agosto 2010

El Estatut cumple este lunes cuatro años de vida con 19 traspasos en su haber, aunque el texto se ha visto recortado por el Tribunal Constitucional (TC), motivo por el que más de un millón de catalanes se manifestaron en el centro de Barcelona hace un mes.

A la espera de concretarse cómo los ejecutivos central y autonómico ejecutan su compromiso de desarrollar aquellos artículos que el TC ha laminado, el balance de estos cuatro años se salda con la nueva financiación autonómica -que CiU ve insuficiente- y el compromiso del Estado de invertir en infraestructuras un porcentaje equivalente a la contribución catalana al PIB español hasta 2012, cuestionado por el TC.

La gestión de Rodalies es el traspaso más emblemático que se ha conseguido, aunque el servicio sigue siendo gestionado por la operadora estatal Renfe.

También destacan las transferencias de la inspección de trabajo, ordenación del litoral, homologación y convalidación de estudios extranjeros no universitarios, comunicaciones electrónicas, permisos de trabajo para extracomunitarios, notarías y registros y seguridad privada.

Otros traspasos rubricados son el del Hospital Clínic, el observatorio meteorológico del Turó de l'Home y el de la presa de la Llosa del Cavall (Lérida).

Asimismo, se ha dotado con nuevos medios materiales y económicos la administración judicial y el Estado ha autorizado a la Generalitat a usar el efluente de la depuradora del Baix Llobregat.

Ocho competencias más están en negociación: los servicios regionales que hoy en día presta Renfe, becas, la titularidad de las bibliotecas provinciales, el registro de gestores de múltiplex digitales e intervención y disciplina de las entidades de crédito catalanas, entre otros.

Mientras, el Parlament ha aprobado 41 leyes que despliegan el Estatut, y ocho más están en tramitación parlamentaria.

Entre ellas, figura la división de Catalunya en veguerías, la creación del Consell de Garanties Estatutries, la creación del Consell Nacional de la Cultura i les Arts, la de consultas populares, la de Fosas y la de centros de culto, entre otras.

Por su parte, las instituciones estatales han aprobado cuatro reformas que desarrollan el Estatut: la que posibilita nombrar magistrados del TC que representen a las autonomías; el Estatuto orgánico del Ministerio Fiscal, que prevé la figura del fiscal de las Comunidades Autónomas; la del reglamento del Senado, la financiación de las autonomías y el estatuto básico del empleado público.

Cataluña y Baleares vulneran los derechos humanos en materia lingüística
Las políticas en los centros públicos de salud y la inmersión del catalán en educación, lo más criticado
 www.lavozlibre.es 9 Agosto 2010

Madrid.- Las comunidades autónomas de Cataluña y Baleares vulneran los derechos humanos por causa de las "discriminaciones por razones de lengua" que en estas dos regiones se producen. Esta es la conclusión obtenida del último informe anual del Departamento de Estado norteamericano, del que se ha hecho eco 'El Economista', sobre los derechos fundamentales de las personas.

La imposición del catalán, como consecuencia de las políticas llevadas a cabo por la Generalitat en escuelas y hospitales, ha sobrepasado los límites de la legalidad para Washington, que considera que la política lingüistica de Cataluña y Baleares atenta contra el derecho fundamental de la libertad de idioma.

El informe estadounidense aporta datos concretos. En primer lugar se centra en los acontecimientos que se producen en los centros médicos de las Islas Baleares. Principal objeto de críticas, el caso más grave se produjo en abril de 2009 en Ibiza. Allí, 39 médicos del hospital, único en la isla, "anunciaron su decisión de dejar sus empleos debido a una nueva norma que les exigía demostrar un conocimiento adecuado del catalán", tras habérseles dado un plazo de tres meses para aprender la lengua. El cuerpo médico se opuso a esta decisión, que consideraban discriminatoria ya que aseguraban que saber catalán "no redundaba en beneficio de la sociedad, sino que era el resultado de una obsesión política".

En cuanto a la otra comunidad, el informe en Cataluña recoge las denuncias de años anteriores por la política lingüística de la Generalitat. Entre ellas, aparece la manifestación de 4.000 personas en Barcelona para defender el derecho a recibir clases en castellano en los colegios. También se adjuntan las decenas de reclamaciones que recibió en 2007 el Defensor del Pueblo por la inmersión del catalán.

"Continúa la controversia sobre la política lingüística, con quejas que aseguran que la normativa actual atenta contra el derecho a la educación en la lengua materna, es decir, en castellano o español", sostiene el informe.

Por otra parte, el informe también pone en tela de juicio la libertad de prensa en España. A pesar de que se reconoce que en líneas generales se respeta, se añaden casos como "el boicot del PP al Grupo Prisa, "la sentencia judicial contra el semanario 'El Jueves' por publicar una viñeta obscena de los príncipes de Asturias" o "el despido de Cristina Peri Rossi de la emisora Catalunya Radio por hablar castellano en lugar de catalán".

Carod-Rovira se gastó 500.000 euros en fomentar el bilingüismo en América
El objetivo era revitalizar las lenguas indígenas en Guatemala y Ecuador
 www.lavozlibre.es 9 Agosto 2010

Madrid.- La Generalitat de Cataluña no escatima en gastos a la hora de realizar cuantiosas inversiones destinadas a asuntos lingüísticos. Según informa 'La Voz de Barcelona', la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD), perteneciente al Departamento de Vicepresidencia de la Generalitat, otorgó una subvención de más de medio millón de euros destinada a proyectos para fomentar e impulsar el bilingüismo entre el castellano y las lenguas indígenas en Guatemala y Ecuador durante 2009.

En el caso concreto de las inversiones en América Latina, la ACCD subvencionó con 254.429 euros a la Dirección Nacional de Educación Intercultural Bilingüe de Ecuador para el Proyecto Sasiku. El objetivo de esta dinero era fortalecer el sistema intercultural bilingüe. Otros 160.000 euros tuvieron como destino la implantación de un sistema bilingüe y adaptado culturalmente para la formación universitaria de los profesores de primaria de Guatemala.

Los datos fueron publicados el pasado 2 de agosto por el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña. Estos elevaban a una cifra superior a 3.000 euros las subvenciones concedidas por la agencia catalana. Sumada esta cantidad, la cifra total es de unos 100 millones de euros, que según el Plan Director de Cooperación al Desarrollo para este 2010 aumentarán hasta los 130 millones.

También destinó 77.260,95 euros para la entidad Alternativa Intercambio con Pueblos Indígenas para fortalecer la educación maya bilingüe intercultural en Guatemala. También recibió dinero la Educación Bilingüe Intercultural (EBI) en Guatemala, concretamente 9.322 euros.

Carod-Rovira no solo ha invertido en fomentar el bilingüismo. También ha realizado aportaciones económicas para proyectos plurinacionales y autonómicos. Por ejemplo, 149.172 euros para Educación sin Fronteras y "construir un país plurinacional en Bolivia y Perú"; 100.173 euros con los que finació al Ministerio de Autonomía de Bolovia para "‘implementación del proceso autonómico y profundización de la descentralización en la configuración del estado plurinacional"; o los 700.000 euros que otorgó a Servei Civil Internacional para "reforzar la identidad cultural" en Palestina.

Otros objetivos más peculiares son los destinados a "reducir la demanda insatisfecha de anticonceptivos en Mozambique" o "aumentar la seguridad en el abastecimiento de productos de salud reproductiva", para los que destinó 629.448,44 euros

Recortes de Prensa   Página Inicial