AGLI

Recortes de Prensa   Martes 10 Agosto  2010

 

Los derechos humanos y el idioma
EDITORIAL Libertad Digital 10 Agosto 2010

El establishment político y mediático en algunas regiones de España ha establecido como un tabú intocable la dictadura lingüística que ejercen sus gobiernos autonómicos. Cualquier argumento en contra de la imposición se toma una muestra evidente de nacionalismo español, cuando no de fascismo, expulsando del discurso político aceptable a quienes se limitan a recordar los derechos individuales de quienes viven en Cataluña, Galicia, País Vasco, Valencia o Baleares; esos que los hacen ciudadanos y no meros súbditos.

De ahí que venga bien que un país como Estados Unidos incluya en su informe sobre España algunas de las denuncias contra los derechos lingüísticos de los ciudadanos españoles. Aunque se limite a un par de casos de los muchos que podrían denunciarse en nuestro país, no cabe duda de que sus redactores no tienen un interés político propio en el asunto. Tampoco es el primer año que se incluyen estos casos, lo que provocó que asociaciones nacionalistas protestaran y exigieran que el Departamento de Estado de EEUU denunciara también la imposibilidad de vivir en Cataluña sólo en catalán. Petición que, como es lógico, no ha atendido.

No existe el derecho a "vivir en catalán", como tampoco el de "vivir en castellano". La lengua que empleamos en nuestras relaciones con los demás es o debería ser una elección individual: pretender que se garantice el "derecho" de que a lo largo del día utilicemos sólo una supone imponer una obligación a los demás de emplear un idioma concreto. El mal llamado derecho a vivir en catalán no es más que una forma más agradable de presentar en sociedad el proyecto totalitario de prohibir hablar en castellano.

Ese falso derecho está imponiéndose poco a poco. La manifestación más antigua son las desgraciadamente famosas multas impuestas por quienes en su propiedad deciden atender a sus clientes sólo en castellano: si eso les hace perder clientes catalanoparlantes, es cosa suya; ningún Gobierno tiene derecho a imponerles cómo llevar su negocio. Como si desean hacerlo sólo en chino. Recientemente, el Parlamento catalán ha decidido obligar a las productoras a doblar sus productos al catalán; una normativa que tiene como antecedente directo la orden ministerial de la España franquista que obligaba al doblaje en castellano de todas las películas.

Otra cosa distinta es el ámbito público, que todos pagamos y que debe servir a todos. Los distintos gobiernos no deberían discriminar, como hacen, a miles de ciudadanos a la hora de elegir la lengua en la que educan a sus hijos, ni a quienes osan dirigirse a la Administración autonómica de turno en la lengua común, entre otros muchos atropellos.

Los idiomas no tienen derechos: los tienen las personas. Y sólo podemos llamar derecho a aquello que no atropella la libertad de los demás. No existe, por tanto, el derecho a vivir en una lengua determinada, pero sí a que la Administración pública no discrimine por razón de idioma. En España los derechos de millones de ciudadanos son conculcados sistemáticamente, y denunciarlo supone enfrentarse a una etiqueta de anticatalán o antigallego a quien se atreva a cometer la felonía de defender la libertad. Bien está que se enteren en Estados Unidos, pero lo realmente importante es que muchos ignorantes voluntarios se enteraran aquí en España.

Negociación con ETA
Evoluciones e ideas
Pío Moa Libertad Digital 10 Agosto 2010

Dice Gallardón que cree a Rubalcaba, es decir, al portavoz de Filesa y del GAL, o sea, de la corrupción masiva y del terrorismo gubernamental; y luego de la colaboración con la ETA. Y le cree en el momento en que está relanzándose dicha colaboración, mientras se atacan los fundamentos del Estado de Derecho. Si le cree –o dice que le cree– solo puede ser porque está en el mismo negocio. Y así es: Gallardón se halla muy cerca de Rodríguez y, a través de él, de la ETA, aunque no sea, o más bien no quiera, hacerse consciente del hecho.

Gallardón ha viajado desde la extrema derecha al progresismo más desenfrenado, un viaje muy frecuente (Verstrynge ha ido más allá todavía). Nada que objetar. De hecho, verdaderas masas de la población han cambiado muchísimo de ideas o tendencia política en estos últimos veinte o treinta años, dato que acaso puedan explicar los sociólogos. Pero en el caso de los personajes públicos nunca está de más que expliquen con cierta claridad los motivos de sus evoluciones e involuciones. Incluso si esos motivos parecen fáciles de adivinar desde fuera, porque nunca se sabe. Pero, curiosamente, casi ninguno de esos personajes se ha dignado ofrecer la menor aclaración al público que les vota o les atiende. Quizá piensen que la gente no se lo merece, o que no vale la pena perder el tiempo en tales fruslerías.

No se suele reflexionar sobre el sentido de la colaboración del Gobierno con la ETA. Básicamente el mensaje a los terroristas es este: "Los asesinatos y atentados cometidos por ustedes durante todos estos años han estado muy bien, su fondo puede calificarse de progresista y merecen recompensa. Ustedes rechazaron la reforma democrática posfranquista a la que nosotros hubimos de resignarnos por estar entonces muy débiles. Pero ahora deben ustedes dejar las pistolas, porque ya somos bastante fuertes y volvemos al rupturismo, como hemos demostrado con la Ley de Memoria Histórica. Si lo hacen así, todo serán ventajas mutuas. Ustedes obtendrán el justo premio a sus esfuerzos mediante amplísimas concesiones políticas, dinero público, proyección internacional, etc., sobre el modelo del estatuto catalán, que deja en residual la unidad de España y supone un muy largo paso hacia la secesión, si ustedes siguen interesados en ella. Y nosotros apareceremos como los pacificadores del país, es posible incluso que nuestro presidente reciba el premio Nobel de la Paz, como ustedes mismos han sugerido. Además, lo presentaríamos como hecho histórico, que nos ayudaría mucho a ganar las próximas elecciones. Piensen ustedes que el PP, aunque ha evolucionado de modo notable en sentido progresista, cabe pensar que no será tan receptivo a sus exigencias como nosotros. Tal es nuestra oferta leal. Después de todo, compartimos las ideas socialistas, antifranquistas, feministas, ecologistas, antiimperialistas, pro castristas y tantas otras cosas. Es mucho, muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa. No nos perjudiquemos ahora por asuntos menores".

En esto consiste el fondo ideológico, la "filosofía" de todo este largo "diálogo", "proceso de paz", "negociaciones", etc. Y Gallardón, como otros muchos en el PP, no encuentra razones para oponerle argumentos demasiado fuertes. Al contrario.

* El submarino
Las deudas de las autonomías
 La Razón 10 Agosto 2010

Las cifras son realmente inquietantes. La liquidación de 2008, que se conoció ayer, pone de manifiesto que las autonomías deben al Gobierno un total de 5.500 millones, con la excepción de Madrid, que recibirá 15 millones. Esto no incluye al País Vasco y Navarra, que tienen un régimen de financiación privilegiado que las excluye del común. Estamos ante un síntoma de cómo el modelo de Estado de las Autonomías ha evolucionado hasta unos límites inasumibles a partir de unos criterios de eficacia y control del gasto.

El incremento exagerado de funcionarios, empresas y organismos públicos copiados miméticamente del Estado configuran una estructura que necesita con urgencia una fuerte reducción. Una de las virtudes del modelo constitucional era la proximidad con el ciudadano y una mayor eficacia en la gestión de los servicios públicos. La crisis ha puesto de manifiesto aún más, si cabe, esta lacerante realidad. El problema es que muchas no hacen esfuerzos significativos en esa dirección.

Hospitalidad gusanera
Es un escándalo mayúsculo el trato dispensado a unos hombres que han estado en prisiones de espanto por defender los derechos de su pueblo y su dignidad
HERMANN TERTSCH ABC 10 Agosto 2010

EN esta época del año, ya saben, es difícil localizar a la gente. Nuestros políticos, incluso los que han jurado que este año se embarcan en el verano estajanovista del esfuerzo permanente por la ciudadanía, son difíciles de ubicar. Sólo sabemos a ciencia cierta dónde están Trini y Tomi. Pero tranquilos todos, que no les daré la murga con Jiménez y Gómez. Hablemos del ministro Moratinos. Debe de andar por alguna de esas maravillosas esquinas francesas, cultas, frescas y umbrosas, por las que tanto le gusta perderse. Tanto debe de estar gozando este ministro de Asuntos Exteriores de Cuba —perdón, de España— que no ha debido de enterarse de que la policía castrista está otra vez en plena campaña de detenciones e intimidación. Son decenas los opositores detenidos y puestos en libertad después de ser amenazados con represalias peores. El régimen deja claro que puede llenar sus cárceles cuando le venga en gana. Tiene relevo para los presos desterrados a España. Y para quienes debieran estar libres ya y siguen en la cárcel porque se niegan a abandonar su patria. Lo que no extraña visto cómo les va en nuestro país.

Las relaciones de los gobiernos de Zapatero con la dictadura son en sí una vergüenza nacional. Ahora con náusea añadida. Porque es un escándalo mayúsculo el trato dispensado a unos hombres que han pasado los últimos siete años en prisiones de espanto por defender los derechos de su pueblo y su dignidad. Aquí los tenemos, acogidos en un hostal en un polígono industrial, en condiciones quizás impropias para jóvenes inmigrantes ilegales del Tercer Mundo, pero inaceptables para unos profesionales en edades avanzadas, víctimas de una dictadura cuya estancia en Madrid en condiciones dignas era garantizada por el Estado español. Además se les ha negado el estatuto de refugiado político e intentado convencer de que son «inmigrantes». Para no herir la susceptibilidad de Fidel y Raúl. Y se anuncia su dispersión por España, no vaya a ser insuficiente para hacerles callar ese destierro añadido lejos del centro de la capital.

Quienes nada de dignidad saben no entienden que quienes han ido a la cárcel en Cuba precisamente por dignidad no va a callar aquí si ésta se les cuestiona. Pero se intenta. Y se lanza a tristes personajes a difamarlos ante la opinión pública española, a acusarlos de «quejarse de vicio». ¿Cómo es posible semejante infamia? Es explicable. Nuestro Gobierno tiene una alianza sentimental y política con el castrismo. Intenta evitarle a éste las consecuencias peores de sus «errores», pero se nutre de sus mensajes. Para el castrismo los compatriotas en el exilio son «gusanos» que «se quejan de vicio». Para la izquierda española, también. Imagínense el recibimiento que habrían otorgado a unos presos sacados directamente de la cárcel en una dictadura de derechas. Coros, danzas y programas especiales en las televisiones propias o amigas. E ingresos mil. Pena que no existan ya dictaduras de derechas y cada vez más de izquierdas. Y que éstas las tengan que buscar en el pasado.

Vecinos de Berriozar homenajean a Francisco Casanova en el décimo aniversario de su asesinato
Redacción Minuto Digital 10 Agosto 2010

Familiares, vecinos de Berriozar, y representantes políticos de Navarra han rendido un homenaje al subteniente del Ejército de Tierra Francisco Casanova, asesinado por ETA hace 10 años. Los actos han sido organizados por la asociación Vecinos de Paz.

Como informa la web de España y Libertad, los asistentes han recordado a Casanova con una eucaristía en la parroquia San Esteban y con una ofrenda floral en el monumento ‘Puerta de la Libertad’, situado en la plaza del Sol. Entre ellos, estuvieron la viuda de Casanova, Rosalía Saiz Aja, sus dos hijos, Javier y Laura, y su padre, Francisco. En los actos también ha estado Maite Pagazaurtundua, hermana del también asesinado por ETA Joseba Pagazaurtundua.

El homenaje, además, ha reunido en Berriozar a la delegada del Gobierno en Navarra, Elma Sáiz; la presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres; el vicepresidente primero y consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Caballero; la presidenta de España y Libertad, Yolanda Couceiro Morin, la presidenta de UPN, Yolanda Barcina; y el secretario general del PSN, Roberto Jiménez; y el eurodiputado del PPN, Pablo Zalba, entre otros representantes políticos.

Asimismo, han asistido al homenaje el portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Berriozar, Sergio Sayas, el del PSN, Antonio Navidad, el del CDN, Santos Munárriz, y del PPN, Moisés Ayerra.

Los actos de homenaje a Francisco Casanova comenzaron a las 19 horas con una misa celebrada en la parroquia San Esteban de Berriozar. Durante la eucaristía, el párroco de la localidad, Jairo Díaz, ha destacado que durante estos diez años, tras el asesinato de Francisco Casanova, “no hemos dejado de rezar por él en esta parroquia y en otros muchos lugares”.

“Hemos recordado su persona y cada vez que lo hacemos contribuimos a forjar una sociedad más al estilo del evangelio, más de dios y mejor para los hombres”, ha añadido. Además, Díaz ha querido “recordar” a todas aquellas personas que han sufrieron el terrorismo.

OFRENDA FLORAL
Tras la ceremonia religiosa, vecinos de Berriozar y representantes políticos e institucionales han acudido hasta la plaza del Sol para dar comienzo a la ofrenda floral, junto al monumento ‘Puerta de la Libertad’, que recuerda a Francisco Casanova y a todas las víctimas del terrorismo.

En este lugar, la presidenta de la asociación Vecinos de Paz, Maribel Vals, ha recordado que “se cumplen diez años desde que unos asesinos, ayudados por sus cómplices, de la manera más vil y cobarde, segaran la vida de nuestro vecino Francisco Casanova”.

Además, Vals ha afirmado que “a estos individuos les quedan años de condena” y ha indicado que esperan que “cumplan su totalidad y no tengan beneficio alguno”. A este respecto, ha afirmado que “después de casi mil asesinados por ETA nos venden la teoría de que existen etarras buenos y malos” y se ha preguntado “cómo creer eso de quienes disfrutan con cada asesinato”.

“La memoria, la dignidad y la justicia de las víctimas necesitan de hechos fehacientes que demuestren el arrepentimiento de sus crímenes”, ha defendido.

Por otro lado, Vals ha valorado que “para la lucha antiterrorista sea efectiva, los partidos políticos tienen que derogar el decreto que da luz verde a la negociación con ETA y volver al pacto por las libertades y contra el terrorismo”.

Finalmente, en representación de la asociación, ha mostrado su “agradecimiento” a UPN, PSN y CDN de Berriozar, “que siguen estando unidos, dejando al margen el partidismo, en temas tan fundamentales como la defensa de la vida, la libertad, y el total apoyo a las víctimas del terrorismo”. “Les damos las gracias por hacerlo sin ambigüedades, al contrario que IUN, que con su voto ayuda a que en nuestro Ayuntamiento se dé un Gobierno que tolera y facilita homenajes a terroristas”, ha concluido.

“NO SE PUEDE OLVIDAR”
Tras la ofrenda floral, la viuda de Casanova, Rosalía Saiz Aja, ha atendido a los periodistas y ha afirmado que “los años van pasando, pero el recuerdo no se olvida”. “No es tan duro como al principio, pero es algo que no se puede olvidar, porque ha sido una muerte muy trágica y siempre va a estar en nuestra memoria”, ha agregado.

Preguntada por si las circunstancias en torno a ETA han cambiado en los últimos años, Saiz Aja ha señalado que “el problema sigue estando ahí” y ha añadido que no ve la solución “tan cercana”. Sin embargo, ha puntualizado que “las personas se movilizan un poco más y están más concienciadas”.

Por último, Saiz Aja ha afirmado que al asistir a este acto en homenaje de Francisco Casanova se siente “contenta dentro de la tristeza” porque en él comprueba que “hay mucha gente que nos recuerda y nos tiene cariño”.

UPyD denuncia la discriminación del castellano en el Ayuntamiento de Vigo
Impresos municipales, cartas, escritos oficiales... solo son reproducidos en gallego
 www.lavozlibre.es 10 Agosto 2010

Madrid.- Unión Progreso y Democracia (UPyD) ha cursado una petición formal solicitando al Ayuntamiento de Vigo (PSOE) una rectificación oficial inmediata acerca de la antigua ordenanza municipal sobre normalización lingüística. La organización política ha pedido al Consistorio el cambio “cuanto antes” de esa ordenanza, que establece que la lengua oficial del Concello es el gallego.

De igual manera, desde UPyD se ha cursado otra reclamación pidiendo a los dirigentes del Ayuntamiento vigués que toda la información que emitan (impresos municipales, escritos, cartas...) sean bilingües para que los ciudadanos puedan elegir entre el castellano y el gallego.

La formación política se ha decidido a denunciar esta realidad, ya que desde la organización consideran que la situación mantenida es contraria a la legalidad y entra en contradicción con los principios del Tribunal Constitucional.

Por esta razón, el portavoz de UpyD en Vigo, Pedro Larrauri, instará al Grupo Municipal Socialista en el próximo Pleno a que derogue la normativa, ya que considera que atenta conta la libertad lingüística de los ciudadanos.

también enviará un informe
Círculo Balear informará a EEUU sobre la imposición lingüística
Después de que Zapatero haya anunciado que enviará un informe al Departamento de Estado de EEUU sobre la "convivencia lingüística" en España que funciona "razonablemente bien", Círculo Balear ha anunciado que enviará otro para demostrar la vulneración de los derechos lingüísticos.
 Libertad Digital 10 Agosto 2010

Tras la negativa del presidente del Gobierno de España, Jose Luis Rodriguez Zapatero, a reconocer los constantes casos de vulneración de derechos lingüísticos en Baleares, en el sistema educativo y en la administración pública, reconocidos en el informe del departamento de Estado de EEUU sobre derechos lingüísticos, la Fundación Círculo Balear remitirá un informe al Departamento de Estado detallando los cientos de quejas recibidas, sólo el último año, por casos de vulneración de los derechos lingüísticos.

Según informa en un comunicado, estas quejas son en su totalidad por la imposición del catalán en Baleares, en dos ámbitos principalmente:

1. Quejas referidas a la imposibilidad de escolarizar a un niño en su lengua materna si ésta es la castellana o española, debido al sistema de inmersión lingüística en catalán obligatorio en la enseñanza balear

2. Quejas en la administración pública autonómica, insular y local por la obligación a la que se somete a los funcionarios a redactar los informes y expedientes en catalán e incluso a utilizar esta lengua en sus relación profesional. Al igual que la exigencia de acreditar mediante certificado un elevado conocimiento del catalán, como requisito excluyente, para poder acceder a la función pública, sea cual sea la plaza ofertada.

Círculo Balear añaque que ya no se engaña a nadie argumentando con la socorrida demagogia referida a que "las lenguas conviven razonablemente bien", ya que, por una parte, no se trata de una convivencia entre lenguas sino entre personas que utilizan distintas lenguas. Y por otra, porque estas personas que no sufren discriminación alguna en la sociedad balear, en su trato habitual, sí son discriminadas en su relación con la administración cuando su lengua es la oficial del Estado.

"FUNCIONA BIEN"
Zapatero enviará un informe a EEUU sobre la buena política lingüística en Cataluña
Rodríguez Zapatero ha anunciado que enviará un informe al Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la "convivencia lingüística" en España para demostrar que funciona "razonablemente bien".
efe Libertad Digital 10 Agosto 2010

Este Departamento emitió en marzo un informe sobre derechos humanos en el que recoge una relación de quejas puntuales sobre medidas lingüísticas adoptadas por algunos Gobiernos autonómicos, como el País Vasco, Cataluña y Baleares.

En rueda de prensa tras el despacho de verano con el Rey y preguntado por ese informe y los derechos lingüísticos y humanos, Rodríguez Zapatero ha señalado que la convivencia lingüística en las comunidades con más de una lengua cooficial funciona "razonablemente bien", si bien ha reconocido que puede producirse "algún hecho concreto" que pueda "perturbar el respeto a las dos lenguas".

Ha precisado que siempre ha tenido la percepción de que esa convivencia lingüística "para la inmensa mayoría funciona bien" y que no hay problemas fundamentales. Rodríguez Zapatero se ha mostrado dispuesto a trasladar un "completo informe" al Departamento de Estado de EEUU en relación con esta cuestión.

Ha reconocido que a veces hay casos concretos en que "se puede vulnerar" ese "equilibrio natural" que debe existir entre las dos lenguas cooficiales, pero "será la excepción", porque "la regla es que la inmensa mayoría" de los ciudadanos "vive con naturalidad esa convivencia".

En su opinión, hay que tener "respeto a una lengua y respeto a la la otra", así como "aprecio y defensa de la lengua propia" y ha recordado que su lengua materna es el castellano y que siente la impronta de defenderla.

"Por lo tanto, tengo que entender -ha continuado- a aquellos que su lengua materna es, por ejemplo, el catalán, y tengan esa misma actitud de defensa de su lengua propia". Para Rodríguez Zapatero, esa convivencia se ha organizado durante las últimas décadas "razonablemente bien", por lo que harán "alguna aclaración" al Departamento de Estado americano.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Autogobierno y nación en la sentencia del Estatut
RAMÓN PUNSET EX LETRADO DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL  www.laopinióncoruña.es  10 Agosto 2010

La tan demorada sentencia del Tribunal Constitucional sobre el recurso del Partido Popular contra el nuevo Estatuto catalán (STC 31/2010, de 28 de junio) ha generado tempestades de comentarios, siendo muy críticos los de los nacionalistas y el PSC, que lleva dos legislaturas autonómicas coaligado en el Gobierno del tripartito con ERC e IC y que había hecho de la reforma estatutaria total su principal bandera. El PSOE, por su parte, aun manifestándose de forma muy cautelosa y apoyando la tesis oficial de Zapatero de que el resultado es una derrota para el PP, dado el escaso número de preceptos anulados (14 de un texto de 223 artículos y 15 disposiciones adicionales), parece sentir cierta incomodidad con la doctrina del TC. Esta actitud se advierte muy bien en un reciente artículo firmado conjuntamente por Carme Chacón y Felipe González, a quienes produce "pesadumbre" la lectura de una sentencia en cuyos fundamentos "se refleja un desconocimiento de la diversidad catalana en la realidad española". Ahora bien, más allá de las descalificaciones políticas de aquellos que apostaron todo a la carta del Estatuto frente a la Constitución y de aquellos otros que, como la ministra y el ex presidente, piensan que "esta sentencia no es la Constitución", cosa que revela que nunca han entendido la relación entre democracia y Estado de Derecho, ¿qué cabe concluir sintéticamente, en el limitado espacio periodístico, de la lectura de un complejo documento de 881 páginas (449 de antecedentes, 234 de fundamentos jurídicos y 198 de votos particulares) aprobado por una ajustada mayoría de seis magistrados contra cuatro?

Teniendo en cuenta la amplitud de la impugnación del Partido Popular -al que honestamente hay que agradecer que permitiera así un pronunciamiento panorámico del Tribunal Constitucional-, la STC 31/2010 se convierte en un tratado, por regla general bastante bien escrito, sobre la forma territorial del Estado español. Con la advertencia de que la sentencia requerirá todavía mucho y muy concienzudo estudio y un serio debate académico, veamos a continuación los dos puntos más destacables de la decisión del TC, que son los únicos que cabe abordar en este primer comentario de la misma.

1. Los Estatutos de Autonomía, recuerda oportunamente el Tribunal, son normas subordinadas a la Constitución, como corresponde a disposiciones normativas que no resultan expresión de un poder soberano. En tanto que norma suprema del ordenamiento, la Constitución no admite igual ni superior, sino sólo normas que le están jerárquicamente sometidas en todos los órdenes. De ahí que los Estatutos no puedan tener cualquier contenido, ni establecer por sí mismos los ámbitos respectivos del poder constituyente y de los poderes constituidos. En particular, los Estatutos de Autonomía no pueden arrogarse "la definición de la competencia de la competencia", que, como acto de soberanía, únicamente corresponde a la Constitución.

Sobre la base de semejante doctrina no sólo cae por tierra la pretensión nacionalista de equiparar Estatuto y Constitución como expresión de un supuesto pacto político entre Cataluña y España, sino todo el esfuerzo estatutario por redefinir las competencias estatales para blindar las competencias autonómicas. Declarada inconstitucional semejante relectura -las competencias del Estado las instituye únicamente la Constitución y poseen el alcance que precisa la labor interpretativa del TC-, todo el régimen competencial del Estatut (63 artículos) queda en una situación de "stand by" o limbo jurídico, a la espera de su problemática y conflictiva concreción en cada caso. Como ha escrito el profesor Carles Viver, uno de los padres intelectuales del nuevo Estatuto de Cataluña, la sentencia "desactiva" prácticamente todas las novedades estatutarias en el ámbito competencial, quedando la situación, pues, en cuanto a la capacidad de autogobierno de la comunidad autónoma, como antes de aprobarse el Estatut de 2006.

2. Con ser lo anterior, a mi juicio, lo más relevante de la STC 31/2010, no es, ni mucho menos, lo más llamativo. Según era de esperar, la cuestión de si jurídicamente Cataluña debe considerarse o no una nación ha resultado la de mayor repercusión política. Cataluña lleva más de treinta años en proceso de "nacionalización", habiendo pasado sin apenas transición alguna, y al igual que Euskadi, de ser gobernada por el movimiento nacional a resultar dirigida por el movimiento nacionalista. Estudiosos como S. Balfour y A. Quiroga consideran que dicho proceso ha concluido con éxito (véase "España reinventada. Nación e identidad desde la Transición", Península, Barcelona, 2007). De ahí el clamor victimista con que la opinión pública catalana (o sus manipuladores, si se prefiere) han recibido la doctrina del TC acerca de asunto tan esencial para el nacionalismo.

En su artículo 1º el Estatut se refiere a Cataluña como "nacionalidad". Su preámbulo, en cambio, dice que el Parlamento catalán, "recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía de Cataluña, ha definido de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como nación. La Constitución Española, en su artículo segundo, reconoce la realidad nacional de Cataluña como nacionalidad". Por último, el art. 8.1 del texto estatutario alude a la bandera, la fiesta y el himno como "símbolos nacionales" catalanes. El Tribunal Constitucional, tras observar que los ciudadanos de Cataluña "no pueden confundirse con el pueblo soberano", declara que, por lo que atañe a la nación en sentido jurídico-constitucional, la Constitución no conoce otra que la nación española, cuya "indisoluble unidad" proclama el artículo 2º de la Carta Magna. En consecuencia, los términos "nación" y "realidad nacional" del preámbulo del Estatut "carecen de eficacia jurídica interpretativa", y el término "nacionales" sólo es aceptable referido a los símbolos de Cataluña en tanto que nacionalidad integrada en la "indisoluble unidad de la nación española". Todo ello "sin perjuicio de que en cualquier contexto que no sea el jurídico-constitucional la autorrepresentación de una colectividad como una realidad nacional en sentido ideológico, histórico o cultural tenga plena cabida en el Ordenamiento democrático como expresión de una idea perfectamente legítima".

Este pronunciamiento del TC, de tan alto valor jurídico y simbólico, resulta doctrinalmente irreprochable. El tan traído y llevado artículo 2º de la Constitución de 1978 distingue entre tres sujetos colectivos distintos: la nación española, que es acertadamente definida por el constituyente como "patria común e indivisible de todos los españoles", y las nacionalidades y regiones que la integran, a las que reconoce y garantiza el derecho a la autonomía. Queda claro, así, que la Constitución únicamente otorga el título de "nación" -ya desde el preámbulo- a la nación española, por lo que ninguna otra norma que no sea la Constitución misma puede extender ese título a otros sujetos territoriales.

Quizá haya entre los lectores no juristas quien considere este debate nominalista como una logomaquia absurda. No lo es. Los que reclaman el título de nación política reclaman también un derecho a la secesión que juzgan inherente a la auténtica condición nacional. Por eso, porque las palabras como "nación" no son neutrales, fungibles e intercambiables deben emplearse en los textos legales del modo que la Constitución preceptúa. La ceremonia de la confusión únicamente propicia la demagogia y la irresponsabilidad. Chacón y González, recogiendo el sentir del PSC y del PSOE, opinan que "la concepción de España como 'Nación de naciones` nos fortalece a todos". Están en su derecho de pensar así, pero han de propugnar entonces la reforma de la Constitución, no su desconocimiento.

La confederación
ÁLVARO DELGADO-GAL ABC 10 Agosto 2010

HA transcurrido un mes, punto arriba, punto abajo, desde que salió la sentencia del Constitucional sobre el Estatut. Según era de esperar, el Gobierno ha reaccionado poniéndose más cerca de las reclamaciones catalanas, que de la ley. Detrás del Gobierno, sin embargo, está el Partido Socialista, cuyas bases cultivan intereses incompatibles con el orden de cosas que quiere imponer el señor Montilla. El revuelo madrileño podría anunciar vientos de fronda futuros en la izquierda.

Pero lo que de momento tenemos es presente, no futuro, y el presente, en conjunto, no resulta especialmente alentador. Tal parece desprenderse al menos del artículo que hace poco días firmaron a la par Felipe González y Carmen Chacón en el diario El País—«Apuntes sobre Cataluña y España», 26-7-2010—. Tres puntos llaman especialmente la atención. Uno: los autores asumen en esencia los reproches que contra el Alto Tribunal han aireado Montilla y el PSC. Dos: se hace propósito de rehabilitar, por otras vías, las partes del Estatut declaradas inconstitucionales. Tres: se anticipa una España que el escapismo verbal, o el desconocimiento de lo que las palabras significan, nos induce a llamar «federal», pero que es en realidad confederal. Escriben, en efecto, Chacón/González: «El fallo… reconoce la bilateralidad con el Gobierno central y convalida el sistema de financiación… propio de Cataluña». La bilateralidad, como principio de organización territorial del Estado, es confederal, no federal. Y la bilateralidad que aquí se auspicia abriga además un carácter expansivo, en dos direcciones distintas. A lo ancho, porque será muy complicado no extenderla a otras comunidades. Y a lo hondo, porque las franquías que buscando atajos varios se pretende conceder a Cataluña después de la sentencia, harán la bilateralidad más inflexible y también más rico el contenido de lo que bilateralmente se haya de tratar. No hace falta ser un lince para comprender que esta deriva conduce de modo fatal a un descarrilamiento del Estado. Cuestión distinta es cómo y cuándo se verificará el siniestro. Ignoramos en qué momento la administración de las cosas, y las necesidades del país, entrarán en un conflicto políticamente explosivo. Pero a la larga, o quizá no tanto, el proyecto no es viable. Aún así, ha sido recibido de manera oficial por uno de los ministros que podrían suceder a Zapatero, y por el jefe de la vieja guardia socialista y máxima autoridad moral dentro del partido. ¿Cómo explicarse la extraña, peregrina situación?

El ser humano es una criatura profundamente asimétrica. Es capaz de moverse impulsada al tiempo por dos fuerzas en apariencia inconciliables: el corto plazo y el galimatías metafísico. Uno y otro campan por sus respetos, en este instante, en la mitad izquierda del espectro. Sobre el corto plazo, poco tengo que decir que no sepa ya el lector. En horas muy bajas para el PSOE, Zapatero dio por bueno, y automáticamente elevó a la categoría de fórmula nacional, el Pacto del Tinell, cuyo secreto, mejor, cuyo fin expreso, era recluir a la derecha en una minoría vitalicia por el procedimiento de sellar un acuerdo igualmente vitalicio con lo nacionalistas. La metabolización del Estatut, con los complementos y bonificaciones que fueren menester, y la consiguiente proximidad al mundo nacionalista, prolonga la misma estrategia. El socialismo se asegura, o al menos se hace más propicia, una mayoría parlamentaria en Madrid, a costa, es claro, de una eventración progresiva del Estado. Para colmo de desdichas, la inercia ha convertido esta démarcheinfeliz en muy difícil de evitar. El PSC está secuestrado por su apuesta nacionalista en Cataluña, y el PSOE, por el PSC. Rectificar el rumbo es tarea que excede los recursos del Partido Socialista en su constitución actual. Me gustaría creer que el grueso de los militantes del puño y la rosa contempla con preocupación el rumbo que han tomado los acontecimientos. Pero no me hago demasiadas ilusiones. La preocupación es un sentimiento racional, y para experimentar sentimientos racionales, le falta al PSOE una mínima claridad de ideas. Paso con ello a ocuparme del otro componente del drama: el galimatías metafísico.

D Chacón/González recuperan, para designar la España actual, una expresión que se oía poco de un tiempo a esta parte: «Nación de naciones». El inspirador involuntario de la frase o consigna es Meinecke, mal leído por sus intérpretes españoles. En el primer capítulo de un libro publicado en 1908 —Weltbürgertum und Nationalstaat— Meinecke distingue entre naciones políticas y naciones culturales. Las naciones para Meinecke son conglomerados humanos a los que aglutina, bien una emoción de carácter religioso/cultural —y entonces las naciones son culturales—, bien la lealtad a una realidad constitucional —en cuyo caso lo precedente es hablar de naciones políticas—. La alemana sería una gran nacional cultural que aloja diversas naciones políticas; y la suiza, una nación política en cuyo seno cohabitan muchas naciones culturales. Además de las naciones, existe el Estado, a cuyo amparo pueden florecer una o varias naciones culturales. Meinecke discute también la noción, de cuño romántico, de que una determinada cultura pueda engendrar, de modo espontáneo, como se engendra una flor de la tierra, un Estado nacional. Pero es claro que no sintoniza demasiado con esa idea. La visión de Meinecke es más voluntarista y, también, más realista. Su tesis es que, a partir de 1789, ha sido frecuente que dentro de la cáscara de un Estado, y por obra en buena medida del propio Estado, se desencadenara una dinámica de nacionalización: un proceso en virtud del cual los individuos se proyectan sobre una causa común y dan en concebirse como actores o promotores de dicha causa. Surgen así las naciones modernas, y con ellas, los estados nacionales modernos. Escribe Meinecke: «El ideal es siempre: indivisa unidad de vida nacional en todos los fines esenciales de la existencia». Es obvio que la pluralidad nacional, en un sentido político, no pega aquí ni con cola. La nación sobre la que se asienta un Estado Nacional moderno sólo puede ser una. Por supuesto, la nación admite corrientes, tensiones, y desde luego, diferencias culturales. Pero éste es otro asunto, y no el que más aprieta al alemán en el capítulo inaugural de su libro.

Los nacionalistas han comprendido a Meinecke mucho mejor que los socialistas. Puesto que lo que solicitan es un Estado que les permita construir la nación que la cultura, por sí sola, no acertaría a generar. Por eso les gusta hablar de «nación de naciones». Esto es, de naciones que cuando crezcan y se consoliden como tales, ya no dejarán sitio a la nación española, reducida, de oficio, al apéndice nominal de un superestado en proceso de descomposición.

Que un ex presidente haya avalado con su firma un trabalenguas para uso de nacionalistas me ha causado cierta perplejidad. Que impute a la mala fe de la derecha, o a un centralismo trasnochado, objeciones inspiradas por consideraciones técnicamente sólidas o por el mero sentido común, revela, más aún que sectarismo, una fabulosa obscuridad de ideas. Probablemente, lo hemos visto todo turbio desde que se inició la Transición. Evidentemente, lo que nos pasa no es efecto del mal fario, la conjunción de los astros o el azar.

ETA
Savater y la confianza en Rubalcaba
Guillermo Dupuy Libertad Digital 10 Agosto 2010

El filósofo Fernando Savater pidió la semana pasada un "margen de confianza" para el ministro del Interior y para su "eficaz" política de acercamientos de presos etarras que, supuestamente, se desmarcan de la banda terrorista a cárceles próximas al País Vasco. No obstante, también ha demandado "transparencia y explicaciones" para que los ciudadanos puedan entender el porqué de todos estos movimientos "para evitar malentendidos y manipulaciones".

Vaya por delante que las aproximaciones de etarras a cárceles del País Vasco que se están llevando a cabo ahora no me parecerían, en principio, menos criticables que los acercamientos que llevó a cabo Aznar –por presión del PSOE de Almunia– durante el también mal llamado, aunque mucho menos infame, "proceso de paz".

Aunque lo que haya demostrado su eficacia sea la política de dispersión, si verdaderamente se ha conseguido con ella que algunos etarras rompan de verdad con la banda, pidan de verdad perdón a sus víctimas y presten su colaboración a una política auténticamente antiterrorista, no tengo objeción a que cumplan íntegramente el resto de su condena en el País Vasco. En este sentido, he de decir que estoy mucho más conforme con que la política de aproximación de los presos –no digamos ya nada de las medidas de reinserción que desgraciadamente contempla la ley– se aplique en función de la evolución individual del preso que no en función de lo que hagan o dejen de hacer en forma de tregua los terroristas que aun siguen en libertad. El problema, sin embargo, es que ni los ciudadanos ni las víctimas tenemos constancia de que esa plausible evolución de los presos se haya producido en esos términos y que tenemos todo el derecho a sospechar en que estamos ante una contraproducente política de gestos que ponen nuevamente en duda la certeza del cumplimiento de la pena y nos ponen en la antesala de la oferta de impunidad.

Es por ello por lo que yo también me sumo a la petición de "transparencia y explicaciones" que solicita Savater. Pero, a diferencia de él, lo hago, precisamente, porque no estoy dispuesto a conceder a Rubalcaba el más mínimo "margen de confianza". De hecho, considero que Rubalcaba debía haber cesado hace tiempo como responsable político del chivatazo policial al aparato de extorsión a ETA, o estar procesado penalmente, en el caso de haber sido él quien dio o transmitió la orden de cometer semejante delito de colaboración con banda armada. Esa desconfianza la hago extensiva a todo gobierno que presida José Luis Rodríguez Zapatero, el mismo que prenegoció una tregua con ETA, adquiriendo con la banda terrorista una serie de compromisos políticos y penitenciarios; el mismo que prolongó dicha negociación con la banda aun después del atentado de Barajas; el mismo que, hace unos días, aun tenía la desfachatez de alabar la negociación con ETA al afirmar que "el proceso de paz fue un instrumento que aceleró las condiciones para ganar esa batalla y ver el final de la violencia, debilitando de una manera clara a ETA".

Aunque Savater reconozca "estar un poco 'quemao' con las cosas que han pasado otros años", el caso es que vuelve a pedir un margen de confianza para un Gobierno que ya la traicionó clamorosamente en el pasado. Así, recordemos que este filósofo ya concedió en mayo de 2005 un ya entonces inmerecido voto de confianza a Zapatero al negarse a secundar una manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo que empezaba a movilizarse contra las apenas veladas intenciones del gobierno de dialogar con ETA. Savater trató entonces de justificar su postura contraria a esta manifestación asegurando que en "casa de unos amigos comunes", el presidente del Gobierno le había asegurado unos días antes que había recibido una oferta de ETA para dejar las armas "sin letra pequeña y sin contrapartidas políticas, con la única condición de que se dé salida a los terroristas presos".

Puesto que por aquel entonces Zapatero negaba haber mantenido contacto alguno con la banda, el filósofo se vio en la necesidad de puntualizar sus embarazosas declaraciones, también para evitar "manipulaciones y malentendidos". Así quiso "dejar claro que en ningún momento el presidente del Gobierno se refirió a la existencia de una carta u oferta concreta, sino que hizo referencia a los diversos mensajes que por distintos conductos proceden del entorno etarra". Con esta "aclaración", Savater aun dejó en peor lugar a Zapatero y a sí mismo, puesto que, si el presidente no le estaba hablando de ninguna oferta concreta y confidencial de la banda terrorista, los conocidos mensajes que desde hacía más de un año procedían del entorno etarra decían otra cosa. Tanto en zutabes como en documentación incautada a ETA, así como en las propias declaraciones de los proetarras, de lo que se hablaba es de la resolución de un "conflicto político" cuya "solución exige medidas políticas". Vamos, igual que ahora.

Espero que a estas alturas Savater no considere aun que "dar salida a los presos" puede ser considerado una "solución" ética y eficaz, o que, en sí misma, no conlleve una contrapartida política tan esencial como es el derecho a la Justicia. Así lo han considerado, desgraciadamente, por no tener mayor "contrapartida política", nuestras elites políticas y mediáticas desde la transición. Sé que desde entonces Savater ha aprendido muy sabiamente de muchos de sus errores, en lo que a nacionalismo y política antiterrorista se refiere. Lo que lamento es que aun pida confianza para un Gobierno que ha demostrado –más que ninguno– que no se la merece.

¿Por qué el PSC es nacionalista? (I)
Jesús Royo Arpón  www.lavozlibre.es 10 Agosto 2010

El nacionalismo político catalán nació hace aproximadamente 120 años: en 1892 de acuerdan las Bases de Manresa, una especie de pre-estatuto. 1898 fue un annus horribilis para España, la antigua potencia imperial. El Estado estaba en bancarrota, era una empresa totalmente insolvente y en crisis profunda de identidad. Las dos regiones más ricas, Cataluña y el País Vasco, cada una a su modo, inician movimientos de separación, como una secuela de las independencias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Para salvarse del naufragio general hay que cortar amarras con el resto del estado español. Cataluña y el País Vasco no son las regiones con mejores títulos para separarse: nunca habían sido reinos aparte, geográficamente están unidos al resto de España, y económicamente todavía más. Objetivamente, Canarias, Baleares, Navarra, Aragón o Granada habrían tenido mejores motivos histórico-geográficos para dejar España. Pero Cataluña y el País Vasco son las regiones que han capitalizado el crecimiento económico del último siglo, en buena parte gracias al mercado cautivo de España. En la red ferroviaria está simbolizada la prosperidad del País Vasco y Cataluña a la vez. La burguesía de Bilbao se encargó de cubrir de caminos de hierro todo el mapa de España. Y lo hizo con vías más anchas que el resto de Europa, para evitar que las manufacturas de fuera pudieran invadir el mercado español, que ya estaba ocupado por los catalanes. El mantenimiento de los aranceles españoles fue la coartada que propició el despegue económico de Cataluña. O sea que las dos "naciones" ricas deben su riqueza en parte al Estado Español, más que a una mítica laboriosidad, perspicacia o intrepidez de vascos y catalanes.

¿Por qué Cataluña y el País Vasco empezaron a soñar con irse, si les había ido tan bien dentro de España? Precisamente porque les había ido bien con España, irse es una manera de capitalizar la ventaja respecto a las demás regiones. El que gana en la ruleta siempre tiene la tentación de recoger ganancias y largarse. Esa es la razón 'lombarda', la que se exhibe hoy como más poderosa para la independencia: España nos roba. O sea que damos más de lo que recibimos a cambio. Estamos dando vida, con nuestros impuestos, al Estado que nos está sangrando. Lo mismito que los de la Padania, que pretenden soltar amarras con la Italia pobre y soñolienta del sur.

El nacionalismo aprovechó la inercia de la Renaixença, movimiento romántico, literario y sentimental muy parecido al renacimiento provenzal. Cataluña redescubre su pasado glorioso, su hermosa lengua, sus clásicos. Ese empuje estaba destinado a disiparse, como sucedió en Provenza e incluso en Valencia, pero el nacionalismo político le dio un marco en que concretarse y prosperar. A partir del Noucentisme (el equivalente catalán de la generación del 98), la Renaixença se vuelve catalanismo político, oferta electoral -la Lliga-, obra de gobierno, diccionario normativo y bibliotecas.

Pero ese movimiento tenía una gran limitación: sólo sedujo a la mesocracia. Al catalanismo no se le sumaron ni la aristocracia, muy relacionada a nivel familiar con la del resto de España, ni el proletariado. El proletariado rural aún tenía que despertar de su letargo histórico. Y el proletariado industrial prestó más oídos a las ideas liberadoras del anarquismo y el socialismo, ambos de carácter universalista. Para ellos, separarse del proletariado español suponía caer en manos del cacique o la patronal. Para acabarlo de liar, el republicanismo de Lerroux actuó de perro guardián de los obreros industriales para evitar que se sumaran al catalanismo, calificándolo de estrategia de dominación burguesa.

Ésta era la situación de Cataluña hace un siglo: empate triple entre los partidos de la Restauración, la LLiga Regionalista y los movimientos obreros. Continuará...

La imposición lingüística llega a las Ramblas de Barcelona
Redacción Minuto Digital 10 Agosto 2010

Hace unos días ya informábamos desde Minuto Digital que Huguet quería quitar las flamencas y los toros de las tiendas de las Ramblas. Albert Rivera, recordó durante el debate sobre la prohibición de los toros la animadversión del consejero de Innovación, Turismo y Universidades de la Generalitat hacia determinados objetos de recuerdo que se venden en las tiendas de las Ramblas barcelonesas y de las principales localidades turísticas del litoral catalán. Unos iconos de la españolidad que, a juicio de Esquerra, no deberían tener espacio como recuerdos de un paso por Cataluña.

Pues bien, en la Ramblas las míticas pajarerías, con más de 150 años de historia a sus espaldas, cerraron para reconvertirse en puestos de venta de helados artesanales, libros, entradas para espectáculos y artículos de regalos con «denominación de origen». La ley catalana de protección de animales obligó a los once puestos de venta de pájaros y otros animales a reinventarse.

Ahora, el turno le toca a los kioscos. El año que viene, los 406 puntos de venta de Prensa que hay en Barcelona tienen que renovar la licencia para un nuevo periodo de 20 años. Los kioscos están considerados como elementos del mobiliario urbano y, por lo tanto, su estética y funcionamiento están sujetos a las decisiones del Ayuntamiento de Barcelona. En marzo, el bipartito acordó modernizarlos para evitar su extinción. La operación estética empezará por los once kioscos de la Rambla.

Según recoge ‘La Razón‘, de los 414 kioscos que tienen licencia en Barcelona, 42 están cerrados. El presidente de la asociación de vendedores de La Rambla, Juan Jiménez, alerta de que en los últimos dos años la venta de periódicos y revistas ha caído un 50 por ciento. Además, como dice el PP, «un kiosquero de Barcelona tiene que hacer frente a un 365 por ciento más de impuestos que uno de Madrid». Quien piense que la venta de «souvenirs» era la salvación, se equivoca. El Ayuntamiento ha puesto coto a la venta de «gadgets» para turistas. La oferta de imanes, camisetas del Barça y figuritas hechas con yeso de la Sagrada Familia no podrá superar el 20 por ciento. A cambio, podrán vender lotería, tabaco, bebidas, comida, entradas para museos y espectáculos, billetes de transporte público y hasta prensa gratuita a través de unas máquinas con tecnología punta.

La tecnología se incorpora en la venta y en la estética. Los once kioscos de la Rambla se equiparán con las últimas novedades del mercado en publicidad. Unas pantallas de leds y de plasma, en la parte trasera, sustituirán a los actuales carteles publicitarios. La publicidad sólo se podrá ofertar en catalán, norma del Ayuntamiento. El contrato con el adjudicatario lo dice claro, «los mensajes publicitarios se adecuarán a la normativa autonómica y local vigente en materia de normalización lingüística en lo que hace referencia al uso de la lengua catalana».

De incumplir el contrato, la empresa adjudicataria se enfrenta a multas de hasta 15.000 euros, si la infracción es leve, y de hasta 60.000 euros, si la falta es grave.

El Ayuntamiento publica las subvenciones para fomentar el gallego
Los proyectos subvencionados, entre los que se repartirán 30.000 euros, tienen relación con la recuperación de la microtoponimia de la ciudad
EUROPA PRESS La Opinión 10 Agosto 2010

La Concejalía de Juventud, Solidaridad y Normalización Lingüística del Ayuntamiento de A Coruña ha publicado, en el tablón de edictos del Consistorio, la propuesta de resolución provisional del otorgamiento este año de subvenciones, destinadas a acciones de normalización del uso del gallego.

Según ha informado el Ayuntamiento de A Coruña, en total se solicitaron 36 proyectos, de los que se estimaron 12 pertenecientes a asociaciones culturales, vecinales, fundaciones y entidades.

Los proyectos subvencionados, entre los que se repartirán 30.000 euros, tienen relación con la recuperación de la microtoponimia de la ciudad, la creación de páginas web y redes sociales en gallego, con proyectos formativos de lengua gallega, la promoción del idioma desde la infancia, la creación de material lúdico en el ámbito de la educación y el desarrollo de herramientas tecnológicas de inserción laboral.

Con la que está cayendo y el ayuntamiento dilapidando nuestro dinero.
Nota del editor 10 Agosto 2010

La Coruña pretende convertirse en una ciudad de visita obligada para los numerosos turistas extranjeros que pueden permitirse el lujo de hacer cruceros, y el ayuntamiento se dedica a imponer la lengua regional en todas sus actividades, dilapidando nuestro dinero. Quieren imitar al maestro Ciruelo, pero no sólo en las escuelas sino en las calles, los museos, exposiciones, fiestas, celebraciones, en todas sus relaciones con los ciudadanos. Estos políticos no tienen remedio.

Galicia / la lengua en la educación
«Ahora se demuestra que ellos querían elegir, e imponer»
Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, cree que la red de «galescolas» privadas no cumple la ley. «¡Y antes nos tachaban de segregacionistas...!», exclama.
F. CRIADO / SANTIAGO ABC Galicia

La presidenta de la asociación Galicia Bilingüe, Gloria Lago, consideró ayer que los promotores de la nueva red de galescolas privadas —un proyecto de inmersión lingüística en gallego que relega al castellano y lo equipara al resto de lenguas románicas— «se han retratado a sí mismos», al defender un proyecto «que segrega» a los niños en función de su idioma, tal y como la asociación viene pidiendo desde su mismo origen. «De esta manera, por fin la opinión pública va a saber que los que nos criticaban por segregacionistas han acabado por reconocer que antes ellos lo que querían con las galescolas era elegir para todos una opción, e imponerla. ¡Y antes nos tachaban de segregacionistas!...», explicaba ayer a ABC.<


Lago considera que, salvando las condiciones del proyecto, que ve fuera de la ley —«el decreto tienen que cumplirlo tanto los centros públicos como los privados», observa—, su asociación apoya un sistema de educación diferenciada en función de la lengua. «Nos parece bien que estudien en gallego. Lo que hacen con esta red es reconocer que la única manera de que un niño estudie en su idioma es si la familia puede elegir. La única manera de solucionar el problema del idioma es permitiendo que los padres elijan le lengua vehicular. Es una iniciativa que ojalá tenga mucho éxito, con la salvedad de que, tal y como la presentan, ahora mismo no es legal», añade.<

Cambios legislativos
La presidenta de Galicia Bilingüe espera que en el futuro «se produzcan los cambios legislativos» que permitan separar a los jóvenes en función de la elección lingüística de las familias, al tiempo que considera que los defensores de la inmersión lingüística en gallego han quedado sin careta: «Se ha demostrado que es verdad lo que nosotros decíamos, que ellos querían elegir su opción e imponerla a los demás». La reacción de Lago se produjo un día después de la publicación, en este periódico, de un reportaje en el que se resumen las bases del proyecto, que echará a andar su primer centro cuando 3.000 personas donen entre 100 y 200 euros. El programa de estos centros, que se centrarían en los niveles de Educación Infantil y Primaria, pero se extenderían hasta los 16 años, tiene como objetivo «la transmisión de conocimientos útiles para la formación integral de la persona y que la lengua vehicular (lengua franca), la de la enseñanza, sea el gallego».

La comisión-asociación «Galiza co galego» (GCG), que denomina a la red como Red Popular de Enseñanza en Gallego (en adelante, RPEG), propugna una educación «fuera de toda influencia religiosa» y al servicio del «Pobo de Galiza», con carácter «universal». Los propietarios de la misma serían sus usuarios e impulsores, mientras que en los centros estarían gestionados «por la comunidad escolar en su conjunto».

Otro de los principios que defiende Galiza co Galego, que recauda ya cuotas para echar a andar la RPEG, es la «independencia de los poderes políticos», aunque aseguran que optarán a «las ayudas que por ley le pudieran corresponder» a los centros.

En cuanto a la cuestión idiomática, además de propugnar el gallego como lengua vehicular, este proyecto buscará conseguir, «por medio de la enseñanza en gallego, la competencia lingüística en las lenguas romances de tronco común, como el portugués, catalán, castellano, francés, italiano...». Frente a las bases del nuevo decreto en la enseñanza, se equipara en las bases el castellano con las otras lenguas románicas (de hecho, más adelante, se establece que el alumno alcanzará la competencia en una lengua derivada del latín además del castellano). El nuevo texto legal de Educación, por el contrario, marca la enseñanza en lengua materna en el nivel de Infantil (al tiempo que se da a conocer el otro idioma oficial), y un equilibrio en los niveles superiores, al mismo tiempo que defiende la entrada progresiva del inglés como lengua vehicular de enseñanza.

Mikel Cabieces: “Las víctimas del terrorismo pueden sentirse victoriosas cuando un etarra se arrepiente”
Redacción Minuto Digital 10 Agosto 2010

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, ha considerado hoy que ’si alguien puede sentirse victorioso’ cuando un preso de ETA se desvincula de la banda son las víctimas del terrorismo, porque ‘representaban la legalidad que quería romper el asesino’.

‘Un policía, un guardia civil, un militar, un juez, un periodista… a los que les han matado les han matado porque defendían esa legalidad’, ha evidenciado Cabieces en una entrevista en Radio Euskadi, en la que ha defendido la política penitenciaria en relación a los presos de ETA.

Según ha dicho, ‘hay que intentar evitar que se organicen para matar mejor’ y, para ello, ‘habrá que separarles’, así como que ‘cumplan la pena’ y ‘lograr que dejen de ser’ de ETA porque de esa forma ’se les debilita’.

Cabieces ha recordado que todos los gobiernos ‘han intentado hablar’ con ETA para ‘ver si hablando se podría salir’ de la violencia y ha añadido que ‘esa experiencia está acabada’ porque cada vez que se ha intentado no ha dado fruto.

A su juicio, ‘la gran mayoría’ del mundo de la organización terrorista es consciente de que ‘ha perdido la batalla política’ y que lo único que les espera es ‘la cárcel’.

Cabieces ha afirmado que la lucha contra ETA es un pacto de Estado y es labor de gobiernos, partidos y sociedad en general.

También ha indicado que si Batasuna quiere presentarse a las elecciones tiene que desaparecer ETA o bien separarse ‘nítidamente’ de la organización terrorista.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial