AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 21 Agosto  2010

 

APORTANDO SOLUCIONES
Arturo Pérez-Reverte XL Semanal  21 Agosto 2010

Pues vale. Pues me alegro. Se lo digo a usted, señor notario de Pamplona. Y a ti, joven lleno de fe, esperanza y caridad en tus mayores y tus menores. A quienes apuntan, con razón, que me paso los fines de semana gruñendo sobre el pluriputiferio hispánico, pero sin aportar soluciones. La verdad es que esta página no la cobro por solucionar nada –cobraría un poquito más–, sino por desparramar a mi aire. Quizá se hayan fijado en el título: Patente de corso. Pero bueno. Un día es un día.

Lo primero: Cataluña independiente de una puta vez. No pasa nada, oigan. Y me sorprende que no lo hayan hecho todavía. No hay el menor riesgo. Se reúne el honorable Parlament, se proclama la independencia por la cara, y asunto resuelto. Pasada la primera impresión –aquí todas las impresiones pasan–, quedaría hueco en la sección nacional de los periódicos para otros asuntos. Y todos contentos. Nos dejamos de pellizcos de monja, de amagar y no dar, de morritos de mercader en plan quiero y no puedo, o puedo y no quiero. Una sola lengua, una bandera estelada, una nación, un führer. Punto. Y los charnegos que no traguen, a la frontera o que se jodan. Por lo demás, ya me dirán ustedes, ante el hecho consumado, qué iban a hacer los fascistas de Madrid. ¿Se imaginan a Zapatero, o incluso a Rajoy, oponiéndose con hechos a una declaración catalana de independencia? ¿Cómo? ¿Mandando tanques a las Ramblas? Venga ya. Como mucho, iría Moratinos a negociar fotografiándose con barretina, de caganer. Mayor garantía, imposible.

Luego, ya puestos, el País Vasco. Lo mismo: independentzia por el artículo catorce. A tomar por saco. Fin de la salvaje, asesina y secular opresión española, con Peneuve y Eta matándose luego entre ellos por el poder, lo que no deja de tener su puntito. Pero lo más primoroso vendrá cuando, ya con media patria de los vascos y las vascas asegurada aquí abajo, el esfuerzo se centre en la otra media de arriba: Iparralde y tal. Muga ez. Ardo en deseos de comprobar qué pasará la primera vez que algún zángano bocazas y cantamañanas muy mal acostumbrado, como Iñaki Anasagasti cuando sale los viernes del peluquero, insulte a la República francesa o llame txakurra a un gendarme. Sí. Me pido la foto.

Luego, ya metidos en faena, Galicia. Como ahí la cosa no está clara, y hay mucho tibio y mucho gallego que no sabes si sube o baja, se les hace independientes por cojones, y un problema menos. Por real decreto. Quieran o no quieran. Con himno nacional, fuerzas armadas y toda la parafernalia. De paso y ya puestos, para aprovechar el mismo telediario, se entrega Olivenza a Portugal y se ponen Valencia y Baleares bajo la tutela del Estado catalán supervisado por Naciones Unidas, como cuando lo del referéndum del Sáhara confiado a Marruecos. Y ahí nos vemos. A quien, naturalmente, en gesto de buena vecindad y para limar asperezas en el futuro, se entregarán Ceuta, Melilla, los peñones, el islote de Perejil y la cabra de la Legión con las patas atadas para que no se revuelva y haya alguna desgracia, y la liemos a última hora. En lo que a Gibraltar se refiere, tampoco hay problema: también se encargará el ministro Moratinos de gestionar enérgicamente el asunto, sin otras concesiones que la entrega inmediata e incondicional del Peñón a sus legítimos habitantes, así como treinta millas de aguas territoriales, las playas de La Línea, Sotogrande, los puticlubs de Algeciras y el derecho a convertirse en Estado independiente, con una bandera donde, sobre la Union Jack, figure una sonora pedorreta, con el lema: Al que un tonto se la dé, San Jorge se la bendiga.

Aliviada al fin España de la herencia franquista que le impide levantar cabeza, las cosas se simplificarían un huevo, o dos. Tendríamos el ambiente político a punto de caramelo para acometer radicales reformas internas. Ahí sugiero refundir todos los ministerios en cuatro: Subvenciones y Sobornos a Sindicatos, Ladrillo y Turismo Chusma, Bares, Terrazas y Chiringuitos de Playa, y Triunfos Deportivos. Aunque este último, por darle un poquito de caché, podría llamarse ministerio de Patriotismo Intermitente Según y Cómo. Como ven, no escurro el bulto y aporto soluciones. No todo va a ser gruñir los domingos. Algún lector esquivo argumentará que no especifico de qué viviríamos los españoles, o lo que de ellos quedase para entonces, una vez desecado el fangal. Pero esta semana estoy que me salgo de la página, y hasta para eso tengo respuesta. Como aquí, producir de verdad, lo que se dice producir, no se produce una puñetera mierda, pero somos expertos en trajinar con dinero negro, sugiero hacer como Suiza: salir de la Comunidad Europea, declararnos paraíso fiscal y vivir de almacenar el dinero de otros. Catalanes, gallegos, vascos, gibraltareños y marroquíes serían los primeros clientes. Apuesten cuanto tienen a que sí.

Respuesta al “proceso federalizador”

Jesús Neira www.gaceta.es 21 Agosto 2010

Que invoquen la reforma de la Constitución y que se atrevan a defender el Estado federal. (Éste es el artículo del profesor Neira que ‘El País’ se negó a publicar)

El lunes 26 de julio El País publicó el artículo firmado por Felipe González y Carmen Chacón “Apuntes sobre Cataluña y España”. En él afirman que la Constitución “ha permitido el desarrollo de un proceso federalizador en la configuración del Estado de las autonomías”. Y agregaban: “Aunque no estuviera contemplado en su letra”. Esta afirmación inequívoca y directa la hacen compatible con una contradicción en los términos cuando se refieren a “la federalización inserta en el marco normativo que nos dimos”. No hay ninguna federalización inserta en ese marco normativo. Dicen ahora que estamos en “un proceso federalizador”.

El “proceso federalizador” es un artificio, ya que los Estados miembros no preexisten, siendo ésta la nota esencial para una organización de Estados como es la Federación. Estos procesos se tratan de introducir con engaño, con falsas razones y métodos antidemocráticos que pretenden la mutación constitucional mientras niegan el pronunciamiento del poder constituyente del pueblo, que podría estar encantado de dar su parecer ante tanto invento fracasado, ahora que tiene el conocimiento de las dificultades y problemas que depara la forma de estado de las autonomías. Seguramente el señor González recordará estas palabras suyas: “Nuestro partido no viene a democratizar al Estado, sino a crear un Estado nuevo, el de las autonomías, fronterizo con el Estado federativo o federal, que es lo que nosotros estamos defendiendo” (mitin en el Palacio de Deportes de Gerona, 16-03-1980).

Pero no es la primera vez que se tratan de encubrir y edulcorar las posiciones respectivas entre el PSC y el PSOE. Decía José María Benegas en referencia al PSC: “No propugnan un Estado federal, sino la federalización del Estado”. Y afirmaba que pretendían “introducir principios de funcionamiento federal en el Estado de las autonomías”. Agregaba su conclusión: “Al final del proceso de construcción del Estado autonómico, éste se asemeje al Estado federal”. ¿Dónde observaría la similitud tan eminente conocedor del Derecho Constitucional Comparado?

Felipe González se había referido a los límites de la autonomía y el federalismo. “Es necesario que todos los partidos aclaren sus posiciones de una vez y que digan ya si quieren o no vivir dentro de la nación española, porque la autonomía tiene un límite, el federalismo; y el federalismo otro, el independentismo” (6-04-1982). Volvió a pronunciarse sobre los límites del cierre del proceso de descentralización: “Yo creo que no se va a cerrar nunca” y agregaba: “No sé si se debe” (Sevilla, 24-05-2002). El mismo que impulsase la Loapa y que la defendió diciendo: “Es el marco de referencia para la construcción racional del Estado de las autonomías”. Al parecer, tantos años después ha encontrado la cuadratura del círculo con su referencia al “proceso federalizador”, pero ni los círculos son cuadrados ni la forma de Estado de las autonomías tiene nada que ver con el Estado federal.

La importancia de esa referencia al supuesto “proceso federalizador” se debe a que puede funcionar como excusa para el nacimiento de los Estados miembros, sin los cuales no puede hablarse en propiedad de Estado federal, ni de procesos federales, porque no hay entidad que federar. Si perseguían un Estado federal, ¿por qué tanto engaño? ¿Por qué presentar las autonomías como un “proceso federalizador”? Si pretenden tal “proceso”, que invoquen la reforma de la Constitución y que se atrevan a defender el Estado federal. Total, sólo llevan 33 años defendiendo las autonomías. Como se ve, son muy coherentes y creíbles. Al parecer les sirve cualquier cosa. Ayer autonomías y hoy naciones, mañana Estados miembros. Y naturalmente, pasado mañana Estados soberanos haciendo uso de su soberanía concedida.

Ahora sacan a relucir la antigualla decimonónica de viejos federalistas de salón. “Proceso federalizador”, invocan los autores de la Loapa y los inventores de la nación preambular catalana. Una nación catalana de pandereta. El “proceso federalizador” se palpa en el PSC. Ha quedado patente en las “órdenes” al PSN. O el respeto democrático y federal al PSM, como se ve estos días.

La forma de Estado de las autonomías sólo es un instrumento para los creadores de naciones en su “proceso federalizador”. La justificación que se usó para las autonomías está in puribus. Y esa forma de Estado en la Constitución no tiene nada que ver con el federalismo o “proceso federalizador” por muchas razones y entre ellas las siguientes: 1º. En el Estado federal los Estados miembros preexisten a la federación. 2º. En España la soberanía reside en el pueblo español. Sólo existe una nación. 3º. Los Estatutos son aprobados por las Cortes. 4º. La Constitución no reconoce órganos propios que puedan aprobar la constitución de los Estados miembros o su reforma. 5º. No se pueden asociar varias comunidades autónomas, como sí puede ocurrir en el Estado federal.

Para crear un Estado federal se precisa una reforma sustantiva de la Constitución. Sería necesario crear los Estados miembros y, si no fuesen Castilla y Aragón, sería pura invención de algunos pequeños condados (si se prefiere condado preambular). Para disponer de Estados miembros es preciso proceder a la ruptura de la unidad nacional y del propio Estado.

Más de 30 años para organizar las nacionalidades. ¿Cuántos siglos se tardaría en esa otra ocurrencia del Estado federal? Provoca hilaridad que quienes son incapaces de organizar un proceso federalizador en su propio cortijo invoquen ese espantajo decimonónico y fracasado.

*Jesús Neira es profesor de Derecho Constitucional en la U. Rey Juan Carlos

Estrategias de incumplimiento
José Luis REQUERO La Razón 21 Agosto 2010

El anuncio de crear los Consejos de Justicia autonómicos parece discurrir por lo que denomino «estrategias de incumplimiento», en este caso de los pocos aspectos declarados inconstitucionales del Estatuto catalán. El asunto es claro. El Estatuto alumbra un modelo confederal en el que Cataluña –y de rebote el resto de las autonomías– tendría su propio gobierno judicial. El ardid era crear su Consejo de Justicia como órgano «desconcentrado» del Consejo General del Poder Judicial, algo innecesario porque ya existen las Salas de Gobierno de los Tribunales Superiores de Justicia. La idea es que bajo el manto de órgano subordinado en realidad se clone el Consejo General.

Según el Tribunal Constitucional eso no es posible, pero para el Gobierno lo inconstitucional no es tanto lo regulado como el lugar donde se regula: debe hacerse en la Ley Orgánica del Poder Judicial y no en el Estatuto. Imagino que se reformará esa ley, se crearán esos Consejos –más órganos, más cargos, más burocracia, más coches oficiales, más gasto– con competencias entre evanescentes y delegadas por el Consejo General. Clavada en la pared de la Justicia esa alcayata, con el tiempo se le irán colgando competencias que le conviertan en verdadero órgano de gobierno. Como digo, «estrategias de incumplimiento».

La otra reforma es la casación. Aquí el Constitucional hizo un alarde de «justicia interpretativa» para salvar que una norma de origen regional –el Estatuto– regulase el Tribunal Supremo. Se reformarían leyes estatales para acomodarlas al Estatuto, y no al revés. El Supremo quedaría como tribunal sólo de unificación lo que, en sí, no es malo. El problema es qué unificará si, con el tiempo y extendido el modelo catalán, el protagonismo legislativo será de los parlamentos autonómicos. Si su función es unificar el raquítico ordenamiento estatal, tendremos un raquítico –y testimonial– Tribunal Supremo.

José Luis Requero. Magistrado de la Audiencia Nacional

Años de estancamiento
Carmen Tomás www.gaceta.es 21 Agosto 2010

Zapatero está a lo suyo, ganando tiempo para él mismo y su partido.

No tenía que venir ningún prestigioso economista de fuera ni ningún medio de comunicación extranjero para decirnos cuál es la solución a los problemas de la economía española. Pero no importa que se sucedan una tras otra las opiniones de expertos mundiales. Ahora únicamente falta que el Gobierno escuche, cosa que no acaba de hacer. España tiene que acometer un profundo recorte del gasto público y del endeudamiento, y reformas de calado. Las sombras de Italia y Portugal son alargadas, lo dijo este fin de semana en el Campus FAES el profesor de Economía de la Universidad de Pensilvania, Jesús Fernández Villaverde. Diez años de estancamiento económico nos contemplan si el Gobierno sigue sin hacer los deberes, y nada hace vislumbrar que vayan por ahí los tiros. Sin descartar el modelo argentino al no aplicar en 2001 por electoralismo la medicina imprescindible.

Tampoco estaría mal que mirara a lo que están haciendo otros países. Por ejemplo, Reino Unido acaba de anunciar la baja de unos 600.000 empleados públicos, mientras el Gobierno español anuncia 10.600 en el Estado. Además, ZP acaba de subir el IVA en un momento especialmente peligroso, ya que muchas empresas horrorizadas por su presente y su futuro han de asumir si quieren vender algo, y ya se anuncia por parte de bancos y cajas un corte radical y encarecimiento del crédito a pymes y autónomos.

El panorama se presenta dantesco y que España tenga que ser rescatada en el otoño es una posibilidad que está encima de la mesa de muchos analistas y actores del mercado. Zapatero está a lo suyo, ganando tiempo para él y su partido. Así hay que enmarcar sus conversaciones con Montilla después de conocerse la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. No está en volver a la senda de los consensos que tantos frutos dieron a este país, sino en salvar sus muebles. Otra irresponsabilidad que pagaremos cara los españoles en términos de enfrentamiento y empobrecimiento.

Menos cachondeito
Enrique Calvet Chambon www.lavozlibre.es 21 Agosto 2010

Ya no sabe uno que le aterra más de nuestros próceres: si el total desinterés por el bien común -cuando no la agresión directa contra é-), la incompetencia colosal o la contumacia destructiva. Resulta ahora que la horrible serpiente de verano, hidra esta vez, se centra en los globos sondas mediáticos y preparatorios de una subida generalizada de impuestos. La cabeza gorgónica del reptil -metafóricamente, ¡viven los cielos!- ha sido nuestro improbable pero real ministro de Fomento que lo ha justificado como necesario para gozar de mejores servicios públicos o incluso para poder pagar los actuales que, ¡ay malditos!, no nos los merecemos.

¡Menos ‘cachondeíto’, señores, que con las cosas de comer no se juega! Entendemos que resulta absolutamente obsceno en esta coyuntura plantear una subida de impuestos en el Reino de España si no se habla antes, o por lo menos simultánea, pero preferentemente, de la reducción drástica y estructural del delirante gasto público que padecemos a todos los niveles. Y aún más justificarla como una medida estratégica de política económica orientada a mejorar idealmente los servicios y estructuras públicas.

El Gobierno de la nación, por una parte, la oposición dónde gobierna y, sobre todo, cuándo pretende hacer de oposición, por otra, están cometiendo en este terreno al menos tres errores de lesa sociedad con tal fachenda que pudiera ser que nos estuvieran tomando el mismísimo cabello.

En primer lugar, el indispensable ajuste estructural y drástico del gasto público, a todos los niveles, que es obligado diseñar y acometer antes de ni siquiera pensar en proponer la subida de impuestos, poco tiene que ver con el cacareado y torpísimo ‘recortazo’. Si queremos recobrar la confianza de los acreedores -llamados ‘los mercados’- tenemos que presentar una España viable y, señores, la que hemos construido no lo es, porque no nos la podemos pagar. No podíamos en momentos de bonanza y nos endeudamos con el exterior para disimular. Ahora podemos menos y tenemos que pagar lo de hoy y lo de antes. Es menester restablecer el mercado único y revolucionar el Estado de las Autonomías, la distribución de competencias, la financiación regional y local, el sector público empresarial en todos sus estratos, la proliferación de funcionarios redundantes y desigualmente remunerados, etc., para poder hablar del recorte indispensable estructural del gasto público. Recalquemos: estructural. Y, señores, ni hemos empezado. ¿Que rebajar el gasto productivo (inversiones) y recuperar exceso de aumento salarial de años anteriores sobre algunos funcionarios, con otros indemnes sobrepagados, va a solventar el cáncer del déficit público? ¡Tonterías las justas!

En segundo lugar, no cabe duda de que en España habrá que reformar impuestos y hacerlos mucho más equitativos, eficientes y eficaces. Podemos admitir que, al final de la reforma, algunas figuras impositivas puedan resultar más gravosas sobre determinados colectivos. ¡Pero eso será el resultado de una reforma fiscal global, ‘omnicomprensiva’ y racional adaptada a una estructura de la nación viable y sana! La renovación de nuestro sistema impositivo es, sin duda, una de las reformas estructurales pendientes y requeridas, aunque probablemente no la más urgente. Pero pretender que una subida/parche por aquí, una carga mayor por allá, una tasa más fuertecita por acullá, dentro del sistema actual, es el armazón prodigioso de una futura fortaleza fiscal española sin parangón es dárnoslas con queso. Y, a la vez, practicar la táctica de simular hacer cambios (dañinos en este caso) para que todo siga igual a mayor perpetuación de nuestra clase dirigente en el machito.

Y en tercer lugar, conviene recordar a nuestros ínclitos próceres que, elementalmente, un sistema fiscal es el reflejo de la historia de una sociedad cohesionada y que las medidas fiscales son benefactoras o dañinas en función directa de la confianza, aceptación, motivación y espíritu proactivo de proyecto común que les otorguen los ciudadanos que las padecen -recuérdese el importante libro de Richard E. Wagner: ‘Fiscal sociology and the theory of public finance’-. Si no se da, la resistencia social hace que la dinámica psico-social se deteriore y que florezca la trampa, la evasión de los que pueden, la desigualdad, la ineficacia… Y entonces surge la pregunta ineludible, la esencial: ¿para qué nos van ustedes a subir los impuestos? ¿Para ayudar a la difusión del quechua?¿Para rotular en catalán las calles de Perpiñán (sic)?¿Para compensar los 2.500 millones en que se queda corto el cupo vasco?¿Para apuntalar la irracional ‘galleguidad’ de las Cajas de Ahorro del Noroeste?¿Para construir otra Caja Mágica en Madrid que no hay quien la mantenga?¿Para encorsetar en un Ministerio la Igualdad con su teléfono costosísimo de ayuda a la nueva masculinidad?¿Para sufragar 17 sistemas educativos absolutamente catastróficos y tribales, cuando no sedicentes? ¿Para... (pongan aquí el ejemplo que quieran de los miles posibles)?

Con ese nivel, ¿cómo se atreven a pedirnos sacrificios, solidaridad y confianza? Para hablar de subir impuestos y sacrificios hay que ser serios y respetables, hay que haberse ganado el respeto. Si no, suena a cruel cachondeito. Y nos demos cuenta o no, hace tiempo que esta Nación no está para bromas.

Español, lee: Ceuta y Melilla son España
Vuelven a resurgir los interrogantes en nuestra larga relación con Marruecos. Analistas, historiadores, políticos, militares, estrategas, periodistas… La vecina del quinto, todos saben, hablan y dan opinión sobre estas relaciones.
El centinela www.gaceta.es 21 Agosto 2010

La triste realidad es la del olvido histórico y el desconocimiento popular e intelectual más profundo de los muchos que hay sobre la historia de España.

El “problema de Marruecos”, como se conocía en el siglo XIX, ha sido durante años una cuestión vital para nuestra nación. La vecindad ha ligado en todas las épocas los acontecimientos de Hispania/España y del Norte de África.

Melilla en 1497 se incorpora a Castilla y el Peñón de Vélez en 1508; Navarra lo hace en 1515. Ceuta es española desde 1640, tan españoles como nuestra historia.

Nada que hable de estos territorios españoles tiene que ver con Marruecos y sí, con piratas como los de Somalia, con robos, asesinatos, secuestros rescates y rehenes por tribus y cabilas, con enfrentamientos y muertos. Muchos olvidos de la sangre de nuestros, no tan lejanos, antepasados…

Ahora, Ceuta y Melilla sólo son noticia en momentos de clara intención política, en momentos de debilidad, “estulticia” política o traición federalista.

España siempre cede. España cede el istmo en Gibraltar por caridad ante una epidemia y la respuesta inglesa es quedarse con la cesión. Ahora cede con las patrulleras de la Guardia Civil y con los submarinos nucleares. La bahía será suya.

También cedió en los límites fijados para Melilla por el cañón Caminante y varió el trazado por un cementerio musulmán –el que dio lugar a la guerra de Margall–, que no podía quedar en territorio español. Ahora hay un cementerio musulmán en territorio español colindante con el de la cesión.
Al terminar el protectorado con el anterior Jefe del Estado se restituyó a Marruecos todo, incluido el estratégico Gurugú. Pero ahí no acaba la cesión pues el tratado de limites fijaba una buffer zone (tierra de nadie) de 500 metros que ha sido invadida por Marruecos con sus construcciones y no hablemos de aguas territoriales.

Es difícil añadir algo nuevo, algo que consiga atraer la atención y el interés general por esta parte de España... Se concede una Autonomía a unas ciudades de menos de 80.000 habitantes y fin. Ni se ha promocionado su interés turístico, cultural e histórico ni se ha luchado por una integración total. Poco que decir, mucha construcción y nada desarrollado… y sospechas que parecen indicar que nadie quiere complicarse la vida.

Treinta años han tenido que pasar para que los Reyes las hayan visitado oficialmente. El anterior Jefe del Estado tampoco las visitó como tal. ¿Se le tiene miedo al reino alauita? ¿Hay dudas, recelos, acuerdos inconfesables? ¿Cómo es posible que Melilla dependa de Marruecos para su básico sustento?

Militarmente, ¿estamos también desasistidos del necesario flujo logístico que requiere su defensa? Algo va mal cuando, como ya hemos dicho aquí, no hace mucho tiempo, se ha producido el desmantelamiento de todo lo que significa presencia militar o inteligencia en esa zona del sur de España.

No vendría mal una visita de la sonriente ministra de Defensa a las guarniciones de Ceuta y Melilla, por cierto de más interés para los soldados que sus mediáticas visitas a Afganistán.
¿Acaso sería un mensaje agresivo? Quizás si la ministra de Igualdad y las Vices la acompañaran se habrían ahorrado la subvención “Igualdad” a Marruecos. Y les vendría bien a las FAS, al Reino de España y al Reino de Marruecos.

De una vez para siempre aclaren las cosas, de Rey a Rey, de Gobierno a Gobierno y entiendan el mandato constitucional de la integridad territorial y la defensa de España en todos sus aspectos y más, ante una agresión procedente del exterior. ¿Pero acaso importa España?

¿No les extrañan aquellas declaraciones del ex presidente del Gobierno, Aznar, en la comisión del Congreso sobre el 11-M… aquello de las montañas del norte y los desiertos del sur? Bien está su visita en estos momentos, pero también que aclare aquello. La ocasión la pintan calva para Chacón y para el ex presidente.

Y el presidente actual que hable con Obama, con la ONU y diga de qué habló en su visita a Rabat cuando era jefe de la oposición. Con el Rey de Marruecos parece ser que ya se ha hablado, ¿y…?
No hay exageraciones en estas palabras. Repasen la historia y sabrán de lo que hablamos.

Terror en las calles
Carmen GURRUCHAGA La Razón 21 Agosto 2010

Siempre que ETA no puede cometer atentados debido a que sus aparatos militar y logístico están sometidos al acoso policial, utiliza la violencia callejera para dar el mensaje de que no ha desaparecido. Pero la situación de la organización terrorista es distinta a la de cuando «Txelis» –ideólogo actualmente «arrepentido»– diseñó esta estrategia para evitar «quemar» comandos importantes en atentados de menor entidad. Ahora, los traslados de terroristas contritos a cárceles vascas o cercanas se enfrentan al empecinamiento de otros, más ortodoxos con los postulados tradicionales. Lo que evidencia una lucha de poder entre la banda y quienes desean dar un paso hacia comportamientos democráticos. En esta confrontación, ETA reactiva la «kale borroka» para supeditar a quienes intentan retractarse de su vida anterior a la estrategia terrorista, pues les coloca en la difícil disyuntiva de condenar o abstenerse. Primero, quienes lo hagan serán tildados de «traidores» y en el segundo, desaparecerá para ellos la esperanza de reinsertarse. Su brazo político ha vuelto a situarse en la ambigüedad calculada, una declaración escasa si intenta alejar las dudas de que se trata de una estratagema para poder concurrir en las próximas elecciones

******************* Sección "bilingüe" ***********************
ETA deshoja la margarita
Editorial www.gaceta.es 21 Agosto 2010

Macabro to be or not to be el que recitan ETA y su entorno: atentar o poner una trampa en forma de tregua.

Mientras tanto, azuza a sus lebreles con la kale borroka y activa su cantera, como publica hoy LA GACETA. Todo ello para presionar a un Gobierno singularmente proclive, habida cuenta de su debilidad. Lo cual viene a poner gráficamente de manifiesto que el verdadero hecho diferencial español es la coexistencia del régimen democrático con el terrorismo separatista –la expresión radical del nacionalismo–, que aparece estos días en su versión de kale borroka. Este terrorismo de baja intensidad que vuelve a las calles vascas, y que previsiblemente se incrementará en la Semana Grande de Bilbao, está estrechamente ligado a la fatal sospecha que pende sobre Zapatero: una negociación con los asesinos, de la que LA GACETA viene alertando, con datos e informaciones, desde hace meses.

El acercamiento de los presos etarras que propicia Rubalcaba, las declaraciones de los mediadores internacionales como Brian Currin y hasta la cínica desvinculación de Batasuna de los últimos ataques –cuando nadie duda de que serían imposibles sin su consentimiento– siguen el guión que en su día anunció Mayor Oreja y que entonces recibió críticas feroces, incluso dentro de su propio partido. También Vidal-Quadras –desde las páginas de LA GACETA– quiso prevenir sobre esta negociación presentida, vinculándola a la necesidad de Zapatero de contar con el apoyo de los partidos nacionalistas para aprobar los próximos presupuestos este otoño. Y es que es muy lógico que el nacionalismo llamado moderado quiera imponer al Gobierno central una salida negociada al conflicto, porque serán ellos los principales beneficiados de todas las concesiones de soberanía que se consigan en un hipotético acuerdo de paz.

Mutatis mutandis, tampoco Cataluña es ajena a este proceso, porque los nacionalistas catalanes se han apresurado a recoger las nueces con la misma fruición que sus colegas vascos, y por eso su muchachada radical ha pretendido ese homenaje a las etarras en Barcelona. Nada de esto sería posible sin la complicidad del socialismo periférico, acomplejado o víctima de alguna variante del síndrome de Estocolmo, porque de otra manera no se entiende que el alcalde Jordi Hereu sea capaz de agachar la cabeza mientras en las fiestas de su ciudad se rinde homenaje a la asesina de Ernest Lluch, su compañero de partido. Ha tenido que ser la Audiencia Nacional la que impida este nuevo insulto a las víctimas, y todavía está por ver cómo la Generalitat hace cumplir esta resolución.

Tras los últimos ataques, también el socialismo vasco ha tenido que rectificar y admitir que las informaciones de LA GACETA sobre la reactivación del terrorismo callejero eran absolutamente acertadas. Quizá tampoco falte mucho para que las descalificaciones a Mayor Oreja se tornen en argumentos para apuntalar la misma negociación que ahora se niega. Lo hemos visto antes, en estos más de treinta años de democracia cuestionada y condicionada por los matones de ETA y sus cómplices nacionalistas. Perversa dinámica que la debilidad y el buenismo de Zapatero no han hecho sino agravar, y que no cesará hasta que la banda sea derrotada sin contemplaciones o, por el contrario, hasta que consiga que España acepte sus reivindicaciones, muchas de las cuales ya se encuentran, por ejemplo, en el Estatut catalán.

Arrepentimientos VS negociación
CHON LATIENDA ABC 21 Agosto 2010

COMO suele pasar en estos casos, vagamente y de rondón nos estamos enterando de la aplicación de beneficios penitenciarios a algunos presos etarras. Todo parte de una declaración de arrepentimiento, en algunos casos escrita por los etarras en un burdo trozo de papel, que desencadena en un traslado a una cárcel del País Vasco (Nanclares de Oca), y a partir de ahí, una solemne declaración del ministro Rubalcaba en la que nos dice que «en Nanclares de Oca no hay presos de ETA». Historial lavado en un trozo de papel y con una declaración institucional. A dos presos etarras en concreto ya se les permite salir de la cárcel cada día, para trabajar o estudiar, con la obligación de volver a prisión los fines de semana, uno de ellos condenado a 203 años de cárcel y el otro a 67 años. Otros siete presos etarras, con condenas de 192, 100, 74, 59, 41, 33 y 16 años, respectivamente, gozan también de 36 días al año fuera de la cárcel. Pueden salir seis días seguidos en meses alternos con el único requisito de presentarse a diario en alguna dependencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Y la que nos espera. Porque en Nanclares de Oca está lo más sanguinario de la banda asesina ETA, entre otros, Idoia López Riaño, conocida como La Tigresa, que se lleva la palma en cuanto a condenas. Acumula 2.114 años de prisión por el asesinato de 23 inocentes. Rafael Caride Simón, condenado a 790 años de cárcel por perpetrar el atentado contra el Hipercor de Barcelona en el que perdieron la vida 21 personas. También pesa sobre él una condena de 102 años por el atentado cometido en octubre de 1986 contra el cuartel de la Policía Nacional de Belchite. Y José Luis Urrusolo Sistiaga, cuyas condenas suman 497 años, teniendo aún juicios pendientes por otra decena de crímenes. Pero insisto en lo que ha dicho Rubalcaba: «En Nanclares de Oca no hay ningún preso de ETA», y añade que «todos los que están no están en ETA, han pedido perdón a las víctimas, han condenado la violencia, están pagando la responsabilidad civil y, por tanto, están pagando lo que deben a las víctimas», y que lo que se hace en ese Centro Penitenciario es «estrictamente, cumplir la ley y nada más que la ley».

Pues vayamos a la ley. Artículos 100, 101 y 102 del Reglamento Penitenciario que determinan qué criterios debe cumplir un preso para pertenecer al primer, segundo y tercer grado. El primer grado es el régimen penitenciario más duro, y en este grupo estarían los presos con pertenencia a organizaciones delictivas o bandas armadas «mientras no muestren signos inequívocos de haberse sustraído a la disciplina interna de dichas organizaciones o bandas». Y aquí tendríamos a los etarras, en el primer grado, pero que con su arrepentimiento pasarían al segundo grado, que implica la aplicación de las normas correspondientes al régimen ordinario de los establecimientos penitenciarios «pero sin capacidad para vivir, por el momento, en semilibertad».

Un preso de segundo grado puede disfrutar de permisos carcelarios si ha cumplido la cuarta parte de su condena. Y llegamos al tercer grado, que es el que se aplica a los internos que, «por sus circunstancias personales y penitenciarias, están capacitados para llevar a cabo un régimen de vida en semilibertad». La aplicación del tercer grado supone un «régimen abierto», pero requiere algunos requisitos, como que el preso haya cumplido la mitad de la pena impuesta. Así que, de entrada, ningún etarra cumpliría los requisitos estipulados para gozar de beneficios penitenciarios, independientemente de cuál sea su grado penitenciario. Pero aquí viene la «letra pequeña» de la ley que habla de «supuestos especiales» en los que el juez de vigilancia podrá acordar razonadamente la aplicación del régimen general de cumplimiento oídos el Ministerio Fiscal, Instituciones Penitenciarias y las demás partes. Un «cajón de sastre» que lo legitima todo. Y el PP de acuerdo con esta política penitenciaria.

Adoptar estas generosas medidas afean toda la batalla del Estado contra el terrorismo. Todo apesta a nueva negociación entre Gobierno y ETA, que será todo lo legal que nos quiera decir Rubalcaba, pero no deja de ser una burla a las víctimas y una desvergüenza. Ojo avizor los navarros.

ETA
Rubalcaba y el Pacto por las Libertades
GEES Libertad Digital 21 Agosto 2010

El pacto antiterrorista tiene como finalidad la derrota de la banda terrorista ETA. Ese es su espíritu. No el fin del terrorismo o de ETA, sino su derrota de medios y fines. Salirse de este espíritu es violarlo y corromperlo. Y desde que Zapatero nombró a Rubalcaba ministro, las violaciones se han sucedido vertiginosamente. Veamos algunas:

1. Según el punto primero, al Gobierno corresponde dirigir la lucha antiterrorista: no la "política antiterrorista", sino el combate contra ETA que es un tipo de política antiterrorista. El Pacto excluye por lo tanto cualquier comportamiento como el de Zapatero en 2006, que no combatió a ETA, sino que pactó con ella; o como el que los socialistas, según todos los indicios, están llevando a cabo ahora. Negociando con ETA, en vez de combatiéndola, el Gobierno vulneró o vulnera el punto primero del Pacto por las Libertades. Además está el gravísimo hecho denunciado por el PP en Libertad Digital: el Gobierno ya ni le informa, lo que implica otra violación grave.

2. El pacto antiterrorista afirma que el único problema de déficit democrático en el País Vasco es el de ETA. Se sale de él Rubalcaba cuando habla de realizar "ajustes políticos", porque explícitamente el Pacto, en el punto 2, niega la posibilidad de cualquier cambio político en relación con la banda. Ya en el año 2006 –lo sabemos por los papeles de Loyola– el Gobierno reconoció como legítimos los objetivos de ETA, y según todos los indicios, lo sigue haciendo ahora, que es cuando Rubalcaba ha dicho lo de los ajustes. Nueva vulneración.

3. En relación a lo anterior, el marco constitucional es intocable, y nadie puede salirse de él, afirma el pacto. Pero tanto Zapatero como Rubalcaba han puesto sobre la mesa temas abiertamente inconstitucionales, como el de Navarra, o antiestatutarios. Las negociaciones de los socialistas con ETA, a escondidas de los ciudadanos y sus instituciones, vulneran también el Pacto por las Libertades, que afirma que sólo las instituciones parlamentarias y sus electos pueden hacerlo. Y van tres.

4. El pacto también afirma el apoyo a las FCSE y los jueces para que detengan a los etarras y los encarcelen. De las primeras, valgan las quejas de los sindicatos policiales hacia el trato de Rubalcaba a los etarras que detienen. Respecto a los segundos, es evidente que la actitud de la Audiencia Nacional hacia los etarras y su entorno es distinta hoy a la de hace 8 años. Con Aznar en el poder la resolución del caso Egunkaria hubiese sido distinta. Hoy la justicia flaquea y las Fuerzas de Seguridad se indignan con Rubalcaba. Cuarta violación.

5. El pacto antiterrorista habla de reformas legales y de política penitenciaria. Respecto a ésta, el Pacto por las Libertades afirma textualmente que "la legislación penitenciaria ha de aplicarse asegurando el más completo y severo castigo a los condenados por actos terroristas". Rubalcaba, haciendo justo lo contrario –dando a los presos el trato más favorable posible– incumple también este punto del Pacto por los socialistas firmado.

6. El pacto antiterrorista habla también de colaboración internacional. Pero con Rubalcaba, ni se ha profundizado en la colaboración de Francia –que sigue en los términos de 2004–, ni se han elaborado otros -caso de Portugal o Italia, hacia donde se han derivado los etarras. La "colaboración" internacional en la lucha contra ETA ha consistido y consiste en la presencia de "negociadores internacionales", de sospechosos antecedentes, que hoy pululan alrededor de lo que –como ETA– llaman "el conflicto vasco". Eso no es buscar la colaboración internacional contra ETA, sino más bien lo contrario.

7. En relación con las víctimas de ETA, el balance del Rubalcabato es igualmente desolador: entre 2005 y 2007 se echaron a la calle engañadas, humilladas e insultadas por Zapatero, Peces Barba y Rubalcaba, pidiendo "Memoria, Dignidad y Justicia". Ahora, las asociaciones de víctimas están de nuevo soliviantadas con el Gobierno. A la luz de la situación actual de éstas, no cabe duda: el gobierno socialista vulnera el Pacto por las Libertades.

No seguiremos más. Rubalcaba negoció en su día el pacto antiterrorista en nombre de Zapatero. Incluyó en él las suficientes ambigüedades como para juguetear con los nacionalistas, pero esto es muy distinto. El acuerdo incluye clarísimas líneas rojas que el ministro del Interior se ha saltado o se está saltando. Lo está incumpliendo, con la gravedad y el escándalo que supone. Gracias a él, el pacto está roto, y sólo sirve de coartada para apaños oscuros.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

¿Todo vale en política?
El derecho a la crítica forma parte de la libertad de expresión, pero faltar a la verdad no
Francesc de Carreras La Vanguardia.  21 Agosto 2010

El proceso estatutario ha hecho estragos en la calidad de la cultura política catalana. Ha sido especialmente nefasto el último año, desde que se comenzó a descalificar al Tribunal Constitucional tras filtrarse un borrador de la sentencia del Estatut en el que se declaraban inconstitucionales una notable cantidad de sus preceptos. Ahí comenzó, a muchos niveles, una campaña para que este alto órgano dejara de lado su independencia y dictara, prevaricando, una sentencia política. Si esta finalidad se hubiera conseguido, el Estado de derecho en España hubiera entrado en una grave crisis.

Afortunadamente, el Tribunal Constitucional supo resistir tan duros ataques y ha aprobado una sentencia de la que, por supuesto, se puede discrepar, pero no negar que en sus razonamientos prevalece la razón jurídica, la única que puede utilizar un órgano jurisdiccional. El mal, sin embargo, ha cundido: en Catalunya parece que el Estado de derecho, el sometimiento del poder político a la ley, importa poco.

Esta semana estamos asistiendo a una lamentable serie de declaraciones sobre la interposición por parte del Defensor del Pueblo, cargo desempeñado en funciones por María Luisa Cava de Llano, de un recurso de inconstitucionalidad contra la ley catalana de acogida de inmigrantes. De entrada el presidente Montilla ha descalificado a la Defensora: "Es un recurso que no tiene sentido. Cava es una antigua diputada del PP, está en funciones y debería haberse abstenido". Sinceramente, president, lo que no tiene sentido es su declaración: ¿qué tiene que ver su antigua condición de diputada con el deber de abstenerse en el ejercicio de sus funciones? Nada, presidente, absolutamente nada. Es una declaración sin fundamento alguno.

Pero a Montilla se le adelantó su conseller Huguet, que aún la dijo más gorda. Sin saber, supongo, que el señor Enrique Múgica ya no era Defensor, le atribuyó la responsabilidad de interponer el recurso y lo llamó, por tres veces, en un alarde de auténtica memoria histórica, "falangista". El derecho a la crítica forma parte de la libertad de expresión, pero faltar a la verdad no.

Que una personalidad como Enrique Múgica sea tachado de falangista por un conseller de la Generalitat es algo que nunca hubiera pensado que podía llegar a suceder. Múgica fue un luchador antifranquista desde su primera juventud, allá por los años cincuenta. Pasó por las cárceles franquistas; a pesar de ello nunca dejó de seguir enfrentándose a la dictadura, que algo tuvo que ver con los falangistas, y ha sido un personaje clave en el PSOE y en la nueva democracia. Una trayectoria coherente e impecable. Que tras pronunciar tan indigna barbaridad el conseller Huguet no haya sido destituido, no lo entiendo. Será, probablemente, que el "todo vale" se ha apoderado de la política catalana en este triste final de legislatura.

La lealtad de Mohamed
EDUARDO SAN MARTÍN ABC 21 Agosto 2010

La crisis de Melilla como paradigma de la altura del debate político en España. Y el empeño de la Generalitat por ponerles puertas al mar de una lengua que se ha convertido en la segunda de uso más extendido en Internet, como ejemplo de la cercanía a las preocupaciones de los ciudadanos de algunos gobernantes, nuevos conversos a una ideología de la que siempre aborrecieron los padres de la socialdemocracia.

No parece que la inmensa mayoría de los catalanes comparta con su gobierno la ineludible necesidad de integrar a sus emigrantes sólo en catalán, ni que el recurso de la Defensora del Pueblo («al servicio del PP», según Montilla) ponga en peligro la identidad lingüística catalana. Si la subsistencia de un legado cultural depende de que se imponga por decreto, sus días estarán contando. No es ese el caso de la lengua catalana, que sobrevivirá gracias al sentido común de sus hablantes y no a las torpezas de sus representantes políticos.

En cuanto a Melilla, el debate político debería haber indagado en las razones por las que un gobierno «amigo» desata una campaña desaforada contra nuestras fuerzas de seguridad so pretexto de unos incidentes menores que, como hemos visto, han desaparecido en cuanto la gendarmería marroquí ha tocado el silbato, aleccionada por quien está detrás de todo este barullo.

En su lugar, la bronca ha producido perlas que da pudor reproducir, desde las proclamas sobre el patriotismo de Aznar hasta sus abdominales; lo que nos deja aún más expuestos a una autocracia que sabe bien como sacar partido a las peleas estériles de nuestros partidos. Se ha hablado hasta la saciedad de la lealtad de Aznar o de la de Zapatero en 2001. Casi nadie lo ha hecho de la lealtad de Marruecos hacia España, que es lo que realmente estaba en juego en esta crisis.

Prohibición y sentido común
Editoriales ABC 21 Agosto 2010

CON tantos argumentos jurídicos como de sentido común, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz prohibió ayer los actos de homenaje a la colaboradora de ETA Laura Riera, convocados para hoy por varias organizaciones de ultraizquierda en el barrio barcelonés de Gracia. Riera fue condenada en 2004 a nueve años de cárcel —no cumplidos en su integridad— por un delito de colaboración con el sanguinario «comando Barcelona» de ETA, y a su salida de prisión, que tendrá lugar hoy, iba a ser recibida con una «concentración de bienvenida» a las puertas de la cárcel de Wad-Ras y en una plaza barcelonesa, y con una marcha nocturna de antorchas para pedir la libertad de otras dos etarras, Dolores López Resina y Marina Bernadó. De acuerdo con los argumentos de Dignidad y Justicia y de la Fiscalía, el juez considera que la celebración de estos actos supondría un enaltecimiento del curriculum delictivo de la etarra, una justificación de sus actividades y una exaltación del terrorismo inadmisible en un Estado democrático. Sencillamente, la autorización del homenaje habría sido una hiriente humillación para las víctimas del terrorismo y un aval para convertir las llamadas «fiestas alternativas» del barrio de Gracia en un espacio público para el fomento de la propaganda proetarra y para la legitimación del terrorismo.

Por ello, resulta incomprensible la indolencia demostrada por las autoridades catalanas. Ni la Delegación del Gobierno en Cataluña, ni el alcalde de la ciudad, el socialista Jordi Hereu, que permanece pasivo ante la celebración de las polémicas «fiestas alternativas», ni la propia Generalitat, han instado ante la Audiencia la prohibición del homenaje. Es cierto que ninguna entidad convocante solicitó autorización oficial y que, precisamente para evitar responsabilidades penales, optaron por una organización clandestina y opaca de los actos. Pero también lo es que la aparición de carteles anunciando los homenajes, y las propias denuncias periodísticas sobre la vergonzante cita, eran argumentos más que suficientes para que José Montilla y Jordi Hereu se diesen por enterados y no mirasen hacia otro lado. No es creíble que a Montilla no le constase nada. Su conducta permisiva contrasta con la cruzada impulsada por el socialismo vasco contra todo tipo de homenajes y símbolos proetarras en las calles del País Vasco y, sin ir más lejos, con la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Bilbao de impedir la instalación este año de dos «txoznas» (casetas) proetarras en las fiestas de la ciudad. El socialismo catalán, desnortado y sin reflejos, ha perdido una nueva ocasión para resarcirse de su interminable sucesión de errores políticos.

ETA engorda su cantera mientras decide si atenta o decreta una tregua
 www.gaceta.es 21 Agosto 2010

La banda terrorista aumenta la presión al Gobierno con ataques de terrorismo callejero. Los jóvenes etarras actúan en cinco localidades en sólo 20 días

A falta de atentados de impacto, ETA ha reactivado el terrorismo callejero para presionar al Gobierno. Los ataques se han repetido y recrudecido en los últimos días en las calles del País Vasco. Guecho, Zarauz, Andoain, Zalla y Azkoitia son algunas de las localidades donde estos días los proetarras han puesto de moda, tristemente, el cóctel molotov y la quema de contenedores o vehículos.

Así, pese a los contactos del PSE con Batasuna, la banda terrorista sigue golpeando y recordando a las autoridades que aún tiene capacidad de sobra para sembrar el terror en el País Vasco. ETA repite la operación de 2006, cuando en pleno proceso de paz, los cachorros terroristas seguían atacando para presionar al Ejecutivo en la negociación. Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por este diario no ven incompatibles estos ataques callejeros con los movimientos del entramado terrorista en clave política.

Según estas fuentes, en este momento la dirección de ETA baraja dos posibilidades. La primera es decretar una “tregua permanente y verificable”, como le exige el Ejecutivo y los mediadores internacionales –y como adelantó LA GACETA en marzo–. Con ello, los terroristas atemperarían a los críticos del entramado terrorista y empezarían a cimentar sus posibilidades de regresar a las instituciones en las elecciones municipales y forales del próximo año. La segunda opción es cometer un atentado “de impacto” con el que dar un golpe de efecto y reforzar su posición frente al Ejecutivo socialista. Ya hay unanimidad en los medios y los expertos para señalar que se avecina un movimiento importante en ETA-Batasuna, sea en un sentido o en otro. En cualquier caso, mientras los terroristas deciden su estrategia operativa para los próximos tiempos, han desatado a su cantera para que golpee en las calles.

En los últimos 20 días, los jóvenes etarras han perpetrado cinco ataques de gravedad. Las consecuencias son cuantiosos daños materiales y, sobre todo, la siembra del terror en las calles.

Cronología
Como entonces informó LA GACETA, la banda asesina reactivó el terrorismo callejero el pasado 29 de julio. Un grupo de proetarras quemó contenedores en Guecho (Vizcaya) y realizó en la calzada varias pintadas a favor de la banda asesina. Era el acto de mayor envergadura de la kale borroka en el País Vasco desde el pasado enero, cuando los filoterroristas quemaron 17 contenedores en Santutxu (Bilbao). No obstante, los actos violentos nunca han terminado. Por ejemplo, días antes de este acto, los cómplices de la banda calcinaron los vehículos de dos concejales, de UPN y PSN, en Alsasua (Navarra).

En la noche del 10 al 11 de agosto, los proetarras quemaron 33 contenedores en Zarauz (Guipúzcoa). En tan sólo una hora, las autoridades tuvieron que hacer frente a 14 focos distintos de fuego. Un dato que evidencia la exhaustiva preparación del ataque.

El 13 de agosto, los cachorros actuaron en Zalla (Vizcaya). En esta ocasión, atacaron con líquido inflamable una oficina de Correos. Por suerte, en este caso no lograron ocasionar grandes daños.

En la noche del domingo al lunes de esta semana, los proetarras calcinaron dos camiones de una empresa de Andoain (Guipúzcoa) que optó, aunque no consiguió, a las adjudicaciones para las obras del tren de alta velocidad (TAV). Una infraestructura que está en el punto de mira de los proetarras. Ya en la madrugada del martes, un numeroso grupo de simpatizantes de ETA quemó una decena de contenedores en Azkoitia (Guipúzcoa), localidad que se encontraba en fiestas.
Al ser verano, numerosas localidades vascas y navarras celebran sus fiestas patronales. Por ello, las fuentes de la lucha antiterrorista temen que este rebrote del terrorismo callejero continúe estos días. Este fin de semana, Bilbao inicia sus fiestas.
Las condenas

Al decir de los expertos, para ETA y sus cómplices resulta más que sencillo no condenar este tipo de ataques y excusarse después diciendo que se trata de hechos aislados perpetrados por jóvenes descontrolados. Pero “los cachorros no pegan si no han recibido órdenes”, señalan las fuentes citadas. Lo que no resulta tan sencillo es cómo soslayar la condena pública de este tipo de actos. Así, estos días ha vuelto a quedar en evidencia que los llamados posibilistas de ETA-Batasuna no son capaces de condenar la violencia.

Todos los partidos que confían en que los pragmáticos de Batasuna se han desmarcado realmente de ETA reclaman estos días una condena sin paliativos a los actos de kale borroka. Desde Eusko Alkartasuna (EA), ya socio de los batasunos, se ha llegado a decir que este tipo de actos “no caben en el nuevo escenario político”. Pero la izquierda abertzale o bien no se pronuncia al respecto, o bien utiliza excusas para no sumarse a las condenas. Quizás es que el escenario político no es tan novedoso.

La Defensora del Pueblo advierte que tendrá el "pulso firme" en la defensa de la sentencia del Estatut
 www.gaceta.es 21 Agosto 2010

La Defensora del Pueblo en funciones, María Luisa Cava de Llano, que está dispuesta a seguir al frente de la institución, asegura que tiene el "pulso firme" para tomar las decisiones pertinentes en cada caso y apela a la Constitución como eje de las reglas de juego democrático.

Cava de Llano afirma saber "que ésta es una institución en la que tiene que predominar la independencia. Sé que muchas veces se tienen que tomar decisiones y resoluciones que no gustan a todos, pero entiendo que la defensa de los derechos fundamentales implica muchas veces hacer de 'mala'".

Nacida, criada y educada en Barcelona, en una familia catalana de varias generaciones, Cava de Llano comenta su primera decisión conocida públicamente, y que ha generado controversia.

Se trata del recurso que ha presentado recientemente contra la Ley de Acogida de Cataluña en el Tribunal Constitucional por atribuir ésta "preferencia" al catalán sobre el castellano en la atención que reciben los inmigrantes en esa comunidad y también los españoles que regresan a ella.

Aunque lamenta que haya tenido que ser así, más aún porque en Cataluña están enterrados desde sus padres hasta sus tatarabuelos, insiste Cava de Llano en que ella es una "enamorada" de la institución del Defensor, especialmente de su "independencia", así que estaría "encantada" de continuar si así lo decidieran las Cortes Generales.

"Y tengo -apostilla- el pulso firme para adoptar la resolución que en cada momento haya que adoptar".

Asegura que afronta esta etapa en funciones "con mucha ilusión", tras ser adjunta primera a Enrique Múgica desde 2000; matiza que no ha recibido ninguna propuesta para proseguir y añade: "En el momento en que nombren a otra persona, cogería mi maleta y me iré por donde vine, con la conciencia muy tranquila de haber actuado siempre conforme me ha indicado mi conciencia".

La elección del Defensor del Pueblo requiere los votos favorables de tres quintos de los diputados y otro tanto de los senadores, por lo que es necesario el acuerdo entre PSOE y PP.

En funciones desde el 1 de julio pasado, tras acabar el mandato de diez años de Múgica, Cava de Llano justifica el recurso contra la ley catalana citada en consonancia con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de esa comunidad, en concreto con la cooficalidad lingüística.

"Entendemos que (la Ley de Acogida) -explica- establece una preferencia lingüística a favor del catalán sobre el castellano, tanto en la formación como en la información y en la prestación de servicios de primera acogida para inmigrantes y para personas regresadas a Cataluña" de nacionalidad española.

Este aspecto, asegura, "va en contra del artículo 3 de la Constitución" (referido al castellano como lengua oficial del Estado, el deber de conocerla y el derecho de usarla y a las otras lenguas oficiales en las respectivas CCAA).

Cava de Llano agrega que esa preferencia es "contraria" a la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto, que "ha anulado el carácter preferente" que se pretendía dar al catalán, pues la cooficialidad de las dos lenguas implica la posibilidad de usarlas y corresponde al ciudadano "decidir" por cuál opta.

"Lo que el Constitucional ha dicho -precisa la Defensora en funciones- es que la definición de catalán como lengua propia de Cataluña no puede justificar la imposición sobre el castellano".

Ésta ha sido "la base y el motivo" por el que la institución que dirige Cava de Llano considera "inconstitucional" la Ley de Acogida: "No porque lo digamos nosotros, sino que lo acaba de decir el Tribunal Constitucional", pues el ciudadano tendría derecho a elegir, reitera, "en virtud de la cooficialidad de las lenguas".

Preguntada por algunas opiniones manifestadas en Cataluña contra el recurso, señala que ella atiende a "razonamientos", pero no concede "ningún valor" ni contesta a las críticas gruesas.

"Estamos en un Estado de Derecho -replica-. La Constitución está vigente, es la norma de convivencia que nos dimos todos los españoles sin excepción. Ésas son las reglas del juego y, por si fuera poco, tenemos una sentencia reciente, nada más y nada menos que del Tribunal Constitucional, que clarifica conceptos".

Sobre por si cree que existe un arrinconamiento intencionado del castellano en Cataluña, prefiere no entrar en la cuestión.

"Soy catalana -responde- (...), quiero mucho a Cataluña, hablo catalán y lo que quiero es que se fomente la lengua catalana, pero no imponiéndola, sino mediante otros métodos".

Recortes de Prensa   Página Inicial