AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 29 Agosto  2010

 

El curso más difícil de ZP
Editorial www.gaceta.es 29 Agosto 2010

Toda España regresa de vacaciones, excepto Zapatero y un Gobierno missing que, a juzgar por su pasividad, indefinición y bandazos, sigue sesteando. Se enfrenta al curso más difícil de sus seis años en La Moncloa y lo hace con la falta de criterio y la improvisación de siempre.

Pero esta vez de poco le van a servir las demagogias y los subterfugios. Tiene ante sí una agenda económica de infarto: debe decidir sobre las pensiones, los impuestos y la reforma laboral, que son los grandes quebraderos de cabeza de la ciudadanía, cansada ya de los continuos virajes y contradicciones del Gobierno.

La subida de impuestos que el Ejecutivo ha llevado a cabo durante los últimos meses (IVA incluido) ha sido una medida letal para el bolsillo del contribuyente y contraproducente para la recuperación del país. Ahora el Ejecutivo estudia introducir en los Presupuestos un nuevo impuesto para las rentas más altas, lo que provocará una fuga de capitales al extranjero. Además, deberá retomar el diálogo social para poner en marcha políticas efectivas dirigidas a crear puestos de trabajo estables. Ésta es la única fórmula lógica para mantener la viabilidad de nuestro sistema de pensiones, uno de los pilares del Estado del Bienestar.

El desplome del número de cotizantes ha llevado al Ejecutivo a plantear medidas drásticas, aunque posiblemente necesarias, como el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años o el incremento de 15 a 20 años en el periodo de cálculo de las pensiones (lo que provoca una reducción del dinero a percibir de entre un 4% y un 15%, tal y como ha publicado esta misma semana LA GACETA).

El reto económico se convierte también en su talón de Aquiles político ya que deberá elaborar los Presupuestos Generales del Estado más austeros de la historia de la democracia. Tarea harto complicada para un Gobierno manirroto y carente de apoyos parlamentarios. Una soledad que ha quedado escenificada esta semana cuando sólo ha logrado el respaldo en el Senado de Entesa y el Grupo Mixto en la reforma laboral. Si Zapatero quiere sacar adelante sus Presupuestos, tendrá que negociar inevitablemente con el PNV y asumir las consecuencias (en forma de chantaje) de los nacionalistas vascos. Ayer mismo, Erkoreka le emplazaba a adelantar las elecciones generales si no lograba los apoyos necesarios para aprobar las Cuentas del Reino.

Y junto a la soledad parlamentaria, la soledad de la calle, donde prácticamente todos los colectivos sociales han mostrado su malestar ante la gestión política y económica de Zapatero. Desde sindicatos y clases medias hasta pensionistas y amas de casa. Ha logrado la rara proeza de soliviantarlos a todos a la vez.

Urge un cambio en el modelo político y económico del país. Zapatero debe ofrecer respuestas, pero no sólo ante España, sino ante Europa. El tirón de orejas que Bruselas dio al Ejecutivo socialista en mayo para que acelerara el plan de recorte del déficit público sirvió para evidenciar aún más los graves problemas económicos del país. Mientras el resto de potencias económicas europeas empieza a ver pasar de largo la crisis, España sigue estancada. Zapatero y su Gobierno han vivido como la cigarra de la fábula, derrochando a manos llenas, viviendo de las rentas. Pero con 4,6 millones de desempleados y un déficit público del 11,3%, eso se ha terminado. Llega el invierno y los ciudadanos exigen, a través del Parlamento, una explicación.

De la crisis económica al chantaje político
EDITORIAL Libertad Digital 29 Agosto 2010

No cabe duda de que la economía española padece problemas gravísimos que tardaremos años (o incluso décadas) en resolver plenamente. Gran parte de esos problemas han sido causados por la irresponsable política económica del Gobierno de Zapatero y constituyen una enorme hipoteca que se trasladará a los Ejecutivos futuros. Sin embargo, precisamente por esa innata tendencia del PSOE a agravar los problemas, hay una cosa que en principio podríamos solucionar rápidamente y que reforzaría nuestra credibilidad frente al exterior: cambiar al Gobierno que ha causado buena parte del desaguisado actual al negarse a adoptar las reformas presupuestarias y estructurales que requiere nuestro aparato productivo.

Los prejuicios ideológicos y el sectarismo del PSOE han terminado por deslegitimarlo por completo ante sus tradicionales socios parlamentarios, más izquierdistas y sectarios que él mismo si cabe. El país sobrevive en un impasse porque el Gobierno ni quiere ni puede hacer lo correcto. Su soledad en el Congreso apenas le permite sacar adelante las tímidas reformas que le imponen desde Bruselas y, lo que puede resultarles más vergonzoso, los presupuestos de 2011.

Así las cosas, este es un contexto propicio para el mercadeo político. El Gobierno no quiere renunciar al poder, de modo que se muestra favorable a entregarlo casi todo a aquel partido que le dé la llave para tan decisiva votación. Parece que en esta ocasión el apoyo deseado es el del PNV, quien no ha tardado un instante en exigirle todo lo confensable e inconfensable al Ejecutivo: desde reivindicaciones territoriales como el enclave cántabro del Valle de Villaverde a exigencias políticas como el gobierno vasco, pasando a buen seguro por condicionar los términos de la "negociación" con ETA.

La crisis económica ha sembrado el terreno para el chantaje político al Gobierno. Un chantaje que de manera previsible puede terminar en cesión claramente perjudicial para todos los españoles. Pues no se trata sólo de que los presupuestos para el año próximo a buen seguro consolidarán un volumen de gasto muy superior al que cabalmente nos podemos permitir, sino que, además, la moneda de cambio para sacar adelante este expolio será la enésima claudicación política, institucional y moral de nuestra nación. Si ya es grave que nuestros políticos trafiquen con nuestra prosperidad y la de nuestros hijos, más aún lo es que para poder hacerlo estén dispuestos a añadir un clavo más en el ataúd de nuestra democracia.

La celebración inmediata de elecciones anticipadas no sólo es urgente para salvaguardar lo poco que queda de nuestra economía, sino que, a la luz de la servil actitud del socialismo patrio, resulta cada vez más apremiante para conservar lo todavía más escaso de nuestro sistema político.

Un precio que sería demasiado alto para aprobar cualesquiera presupuestos, pero que, desde luego, será insoportablemente oneroso para sancionar unas cuentas públicas que, si nos atenemos a la experiencia, sólo servirán para terminar de sesgar los pocos brotes verdes que puedan haber surgido a la sombra de Zapatero.

La cumbre del G-4
Punto de partida
 www.gaceta.es 29 Agosto 2010

Tras las semanas de este mes de agosto que concluye, volvemos al punto de partida del terreno en el que se juega la economía española. Leve crecimiento intertrimestral, pero acompañado de profundos problemas estructurales que el Gobierno de la Nación se niega a acometer o que no lo hace con la firmeza, el rigor y la credibilidad suficientes.

La cumbre del G-4.- Es más: el mínimo crecimiento español en el segundo trimestre del año sólo ha sido posible gracias al impulso de la Comunidad de Madrid, sin el que la economía española se habría quedado en crecimiento cero o negativo.

Llueve sobre mojado. En los últimos seis años se ha producido un deterioro sin precedentes en la economía española. La caída más acusada y visible data de la segunda mitad de 2007 a la actualidad, pero entre esa fecha de inicio de la crisis y el año 2004, la economía española fue quedándose adormecida y anquilosada al estar ayuna de medidas reformistas que adecuasen nuestra economía a las posibles turbulencias que podían producirse, elemento que empeoró la productividad, que ha hecho surgir el paro en España a borbotones.

La crisis financiera internacional sólo marcó el inicio de la crisis económica española, pero no la motivó. De esta manera, quedaron al descubierto muchos problemas larvados durante los últimos años, como baja productividad, alto endeudamiento externo y pérdida de competitividad.

Esta situación vulnerable hizo que las agencias de calificación empezasen a mirar con lupa la deuda española y que los principales organismos internacionales, como FMI, OCDE, Banco Mundial o la Comisión Europea solicitasen que la economía española fuese objeto de profundas reformas estructurales.

La equivocada política económica del Gobierno de la Nación ha llevado a España a perder su posición como octava potencia económica mundial, al ser superada en volumen de PIB por Brasil, al retroceder España hasta los 1,5 billones de dólares y Brasil haber alcanzado los 1,8 billones de dólares.

Las medidas impuestas por el exterior a partir de dicha fecha las ha aplicado el Gobierno de forma improvisada, inapropiada e insuficiente. Es necesario un ajuste mayor y mejor seleccionado. Paralelamente, la única reforma que, de momento, ha abordado, la laboral, es tibia, ineficiente y no elimina el verdadero problema del mercado de trabajo, que es la contratación. Es más, el Gobierno de la Nación ha vuelto a sembrar la duda en los mercados ante su anuncio de incremento del gasto en infraestructuras durante este mes de agosto sin rebajas paralelas en otras partidas.

Hay, por tanto, que remarcar que con el nombre sólo no basta para que una reforma sea efectiva, sino que precisa de contenido sólido que signifique un cambio positivo para aquello que se pretende reformar. No puede permitirse que el Gobierno de la Nación maquille como reforma algo que no lo es, para vender después que ellos ya han hecho todo lo que está en su mano, incluso lo que le han pedido, y que no logra buenos resultados, porque lo emplearían para intentar culpar a quienes piden reformas del desastre de su gestión, como de la crisis quieren culpar a los mercados.

La incapacidad de decisión del Gobierno ha anquilosado a la economía española, ayuna de reformas, que le ha hecho perder productividad y competitividad y, por tanto, mercado exterior. Esto motiva que la recuperación no vendrá tanto por el tirón del mercado exterior, elemento que se evidencia en el segundo trimestre: con Alemania creciendo un 2,2%; Estados Unidos, un 1,6%; Reino Unido, un 1,1% y Francia, un 0,6%, las exportaciones españolas se han desacelerado en 3,1 puntos respecto al primer trimestre.

Sólo una política realmente reformista y creíble le permitirá a España retornar a la prosperidad a través de un crecimiento fuerte, como el que ha alcanzado Alemania en el segundo trimestre de 2010 (+2,2%), lograr que sea duradero y generar empleo abundante.

Negociación a oscuras
Gentes refraneras piensan que no es bueno acostarse con niños ni con terroristas. Decidme, niños, ¿cómo os llamáis? José Luis, Alfredo, Manuel, etc. Ahora, escribid 100 veces en el encerado: No se negocia con terroristas.
Enrique de Aguinaga. www.gaceta.es 29 Agosto 2010

No se pacta con terroristas. No hay acuerdo con terroristas. ¿Cabe negociar, pactar o acordar con asesinos? ¿Acaso los terroristas son asesinos privilegiados? Es que lo autorizó el Congreso, susurran. Pues revóquese inmediatamente la autorización, para que su mantenimiento no se convierta en un indicio de lo que se niega.

Si alguien –perdón por ejemplo–, una y otra vez, durante un año, sorprende a su esposa yaciendo frenéticamente con otro, ¿lo reduciría a indicio de adulterio? Estamos tan hechos a comulgar con ruedas de molino que, si alguien trae a la tertulia la noticia de que, el próximo domingo en la Monumental, torean mano a mano el Arzobispo y el Capitán General, inmediatamente se pregunta ¿De quién son los toros?

En diciembre de 2004, la tremebunda explosión de la Terminal del aeropuerto de Barajas fue calificada como accidente y, al parecer, interrumpió algún indicio. Una discreta revista de la cultura matritense, que yo me sé, publicó una estremecedora fotografía panorámica de los daños producidos en la estructura del estacionamiento. Inopinadamente, fue una exclusiva periodística porque en ningún otro medio de información se publicaron imágenes semejantes. Como si se quisiera ocultar la magnitud del desastre, indicio delirante porque, como es sabido, la censura previa está prohibida en el artículo 24.2 de la Constitución.

No está prohibido el derecho a la imaginación. Por lo tanto, es imaginable el juez por antonomasia, en su cuarto de hora de gloria, blandiendo una esquirla de García Lorca en la portada de todos los periódicos del mundo. Igualmente, es imaginable nuestro eufórico oficial, como le llama Manuel Alcántara, en su cuarto de hora de gloria, recibiendo el premio Nobel de la Paz, por haber concluido, de momento, antes del amanecer, la negociación con los asesinos, que, según el mismo eufórico ha declarado este verano, no deben esperar nada, nada, a cambio de dejar las armas. Y, cuando despertó...

El País llama a la rebelión interna contra ZP.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 29 Agosto 2010

La relación bipolar de inquina pleitesía que mantiene El País con Zapatero seguro que dará para muchas tesis doctorales y doctos trabajos de siquiatría. Hoy toca, y no sé el motivo exacto, una de malquerencia pero comedida, tanto que llama a los afiliados, votantes y simpatizantes del PSOE a una rebelión contra Zapatero pero de forma tan solapada que tiene que leer uno cuatro veces el editorial para convencerse de que está predicando la insurrección.

El editorial dominical es el misil crucero preferido por El País para dictar doctrina políticamente letal, hoy lo titulan con un cachondeito “Comienzo sin Rodiezmo” y como subtítulo le lanzan a ZP un torpedo directo a su línea de flotación, que como todos sabemos es su imagen ya que flota en política gracias a ella, y de paso también dirigido a su proverbial inanidad. Dice el torpedo que “Zapatero debe enfrentarse a graves problemas que no debería sortear con políticas de imagen”.

Tras anticiparnos en el subtítulo que se espera de ZP que para sacarnos de la crisis se dedique únicamente a hacer gestos para la galería, proceden los chicos de PRISA a darle un buen repaso a Zapatero y que me complace desglosar entero y glosar en parte.

1.- La situación económica no da signos de remontar.
2.- Para hacer política, ZP jamás ha utilizado una visión de conjunto.
3.- Zapatero nunca se ha anticipado a los problemas.

4.- El presidente se ha dedicado a dar respuestas caso por caso con la única finalidad de explotarlas en términos de imagen.
5.- ZP intentó convertir el numerito de Rodiezmo en una tradición sobre la reentrada postvacacional y que supliese a la que creó Aznar con lo de Silos y la partidita de dominó en Quintanilla de Onésimo.

6.- Cunde la sensación de que Zapatero ha defraudado a todos.
7.- ZP se enfrenta a graves asuntos, huelga general, elecciones catalanas, aprobación de los presupuestos, primarias de Madrid, etc. (aquí no incluyen la catástrofe económica)

8,- La manera de gobernar de ZP hace que las soluciones o respuestas a unos asuntos se solapan o entran en colisión con las que toma en otros.
9.- El presidente parece preso en un laberinto que él mismo ha creado.

10.- El País considera que el no de Tomás Gómez a ZP no es un hecho aislado sino un síntoma.
11.- Muchos militantes socialistas y muchos ciudadanos consideran que los dirigentes socialistas deberían haber dicho no a ZP tras verificar que el gobierno afrontaba la crisis con frivolidad. (Esta es la llamada a la rebelión).

12.- Si ZP se enfrenta ahora a una huelga general es culpa también de esos dirigente socialistas que no se plantaron ante ZP y se conformaron con secundar la retórica de Zapatero destinada únicamente a contentar a los sindicatos en lugar de hacer las reformas que hubieran podido sostener las promesas socialistas.
13.- Termina el varapalo a ZP con una fantástica apreciación que yo considero muy atinada, según los editorialistas lo único que ha sostenido a Zapatero, su gran baza, ha sido Rajoy (entiendo que se refieren a la incompetencia de Rajoy como jefe de la oposición).

El mensaje de El País a las mesnadas dirigentes del PSOE llamando a la rebelión es bien claro y dice: chicos, la historia y los votantes os harán responsables de los desmanes políticos de Zapatero y de la debacle económica por la que nos lleva porque nunca os plantasteis ante él y le pusisteis las peras a cuarto, aun estáis a tiempo de hacerlo.

Como repito a menudo, este es un domingo grato para un paisólogo aficionado, como ya tengo sombrero y lo uso, me lo quito aquí y ahora ante este magnífico editorial aunque sus autores padezcan un grave síndrome bipolar zapaterino.

Hablando de Melilla
Luis Suárez La Razón 29 Agosto 2010

Es curiosa la insistencia con que los periódicos parecen aceptar la tesis de que Melilla es un trozo arrancado al reino de Marruecos. Cuando se alzaron las murallas que forman hoy ese testimonio de recuerdos, Marruecos ni siquiera había llegado a constituirse. Menos aún podría atribuirse a sí misma raíces históricas para tal empeño. Cuando Hispania recibe la herencia de Roma abarca, además de las provincias peninsulares la baleárica y la tingitana, que tiene su procedencia del nombre de Tánger. Según la leyenda que de chicos tanto nos divertía, fue un conde godo traidor de Ceuta, Julián, el que abrió las puertas a los musulmanes obligando de este modo a los hispanos primero a defenderse y después a recobrar el terreno perdido. Lo que les permitía referirse también al otro lado del mar. Esto es lo que Portugal ejecuta en 1419 incorporando a su Corona aquella especie de ciudad-república mercantil que era precisamente Ceuta.

Bien. Tras la guerra de Granada que permitiría al bachiller Palma exteriorizar su entusiasmo en ese pensamiento profundo, «¿Quién vido a España un reino, un principado tan grande?», aragoneses y castellanos sienten la necesidad de cruzar el brazo que marca el mar para reinstalarse en las costas africanas. Y aquí comienza la sorprendente historia de Melilla. Se invocaban lejanos precedentes, pero lo que verdaderamente se buscaba era un punto de apoyo que permitiera ciertas garantías militares y, al mismo tiempo, como ya era Ceuta, una especie de cabeza de puente mercantil que permitiera abrir los cauces a las manufacturas europeas.

Fernando de Zafra, aquel que se recuerda en la muy vieja anécdota de que nunca «llovió tanto como el día que lo enterraron», organizó el que podríamos llamar primer servicio de información confidencial para la Corona. Dio cabida en él, curiosamente, a judíos o conversos que habían tenido que salir de la Península a causa del decreto de marzo de 1492, pero que seguían viviendo de los recursos que proporcionaban sus servicios. Lo mismo hacían los banqueros, ahora instalados en Italia. Entre estos agentes secretos, que hablaban castellano y manejaban la jerga y también el árabe, figuraban dos muy importantes, Samuel Abulafia y David Segura. Fueron ellos los que informaron de que en las tierras del Muluya habitaban tribus berberiscas que se sentían maltratadas por los gobernantes de Tlemcén, piratas que se enriquecían con el tráfico de eslavos, o los más lejanos de Fez, que también chocaban belicosamente con sus vecinos.

Algunos de estos cadíes pensaron que el mejor modo de alcanzar seguridad era simplemente incluirse en la monarquía española con garantía desde luego de que podrían mantener sus estructuras, incluyendo las religiosas. Hubo negociaciones muy secretas en Madrid que no condujeron a resultado alguno, pero que están perfectamente documentadas. Los agentes acudieron también al duque de Medinasidonia con una noticia de excelentes perspectivas: aquel rincón de la costa que hoy constituye Melilla había sido abandonado por los berberiscos; se trataba pues de un territorio sin dueño. Fernando el Católico dio plenas facultades al duque que, para asegurarse de que los espías no le engañaban ni se equivocaban, encomendó a uno de sus capitanes, Pedro de Estopiñan, la tarea de hacer un pequeño viaje de exploración en el invierno de 1496 a 1497. Las noticias se confirmaron: aquel peñasco avanzado y sus playas y tierras colindantes carecían de moradores.

De acuerdo con los principios del derecho romano se podía invocar el término nullius pasando a instalarse en él. Una tierra sin dueño es de quien la ocupa. Un principio que será ampliamente aplicado en el Oeste americano, que de otro modo no habría llegado a ser lo que es hoy.

El duque, instado por el rey, siendo a la sazón posesor también de Gibraltar, suspendió el viaje que Colón preparaba –el tercero, que por esta causa hubo de retrasarse–y pudo disponer de una flota. En aquellos momentos Melilla revestía más importancia que el Caribe, contemplada desde la perspectiva de Europa. Una noche, la del17 al 18 de septiembre de 1497, evitando alardes, cuatro mil hombres desembarcaron allí tomando posesión de un territorio y elevando rápidamente murallas. Tanto los emires de Tlemcen como el de Fez hicieron un intento para arrojar a los castellanos al mar, pero fracasaron. El duque de Medinasidonia comprendió que era una tarea excesiva para él y en consecuencia el 18 de abril de 1498 la Corona se hizo cargo de la ciudad que comenzaba a desarrollarse, adquiriendo poco a poco un extraordinario relieve, no por su producción directa sino pro sus comunicaciones. Un mes más tarde Colón partía para su tercer viaje; le aguardaba la decepción de comprobar que no había llegado al Japón, sino a unas islas perdidas, difíciles y pobres. Aún no se había tropezado con el grande y fabuloso continente.

Desde entonces Melilla ha venido formando parte del suelo español. Cuando nace el reino de Marruecos, así lo reconoce oficialmente y ni siquiera en el siglo XIX se experimentó al respecto la menor duda; de modo que las negociaciones entre los reyes de España y los de Marrakech se redujeron a una fijación de límites que asegurase a ambas partes la comunicación que una y otra necesitaban. Marruecos no debería olvidar, aunque el rigorismo islámico le induce a ello, lo mucho que debe a España, incluso protegiendo a sus reyes frente a los insurrectos de las kabilas, y preparándoles el retorno a la independencia, como el propio Muhammad reconoció con palabras de gratitud. Sin embargo, es bien sabido el valor que despierta contra el vecino cualquier signo de debilidad. Ahora, en Melilla y en Ceuta, se juega una partida importante que Europa debería comprender.

Se acude a la memoria histórica cuando se buscan los defectos en los rivales. Es hora de que, en relación con las dos pequeñas comunidades del norte de África, el Gobierno español tenga conciencia de lo que para él representan: por encima de los bienes materiales están el honor y la fidelidad a tantos servicios prestados. Quienes olvidan estas virtudes se condenan a sí mismos. Están referidas, ahora, al ser de España.

El Estado fantasma de Al Qaida
Editoriales ABC 29 Agosto 2010

LA liberación de los cooperantes españoles secuestrados por Al Qaida en el Magreb Islámico es un punto y seguido en el proceso de implantación de esta red terrorista en el desierto del Sahel, a las espaldas del norte de África y con la mirada puesta en Europa. Lamentablemente, Al Qaida está ganando territorio y fuerza tras la fusión de grupos locales, principalmente salafistas argelinos, que actuaban autónomamente contra los gobiernos nativos. Ahora, esta red, que opera a sus anchas en el Sahel, ha incorporado su violencia terrorista a la estrategia general de Al Qaida, cuyos objetivos siguen siendo la restauración del califato en todo el territorio que los integristas reclaman para el islam. La preocupación de los países occidentales frente a Al Qaida ha sido durante años, especialmente desde el 11-S, que pudiera hacerse con el control de más estados fallidos, como Afganistán. Sin embargo, Al Qaida ha conseguido crear algo parecido en el inhóspito Sahel, donde el poder de los Estados de la región es escaso o nulo, y se debilita aún más cuando se convierten en intermediarios para el pago de lucrativos secuestros. No tiene mucho sentido exigir a estos gobiernos de la zona que actúen contra los terroristas si, cuando lo hacen, se les pide que cedan al chantaje y liberen a uno de ellos, como sucedió con el organizador de los secuestros de los cooperantes españoles.

La situación al sur del Magreb es crítica y Al Qaida tiene todas la de ganar porque sigue reclutando adeptos, aumentando el territorio bajo su control, debilitando a los gobiernos locales e intimidando a los países europeos, dispuestos a desarmar ante un secuestro todo su aparatoso y aparente discurso de firmeza y cooperación. La guerra de Afganistán se está perdiendo, Pakistán es un aliado cada día más equívoco y Al Qaida se expande ante la impotencia occidental por un territorio abonado para su ideario integrista (gobiernos corruptos, pobreza generalizada, falta de autoridad). En medio de este panorama, la lucha sin cuartel del Gobierno iraquí contra Al Qaida es una referencia sobre las posibilidades de que un país musulmán pueda combatir a los sicarios de Bin Laden.

La ofensiva del terrorismo islamista juega sus bazas según sus prioridades. Por eso sería un error pensar que el Sahel queda muy lejos de España. Más lo estaba Afganistán de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Los escenarios del conflicto contra el integrismo islamistas son más amplios que Afganistán e Irak y están acercándose a una Europa que sigue con la cabeza debajo del ala.

Israel
Riesgo por paz
GEES Libertad Digital 29 Agosto 2010

En la visita de Netanyahu a la Casa Blanca a comienzos de julio, Obama dijo del primer ministro que era una persona dispuesta a asumir "riesgos por la paz". Ahora que Obama ha logrado forzar unas conversaciones con miras a un acuerdo final entre israelíes y palestinos, conviene preguntarse qué quería decir con aquella frase. ¿A qué riesgos se refería?

Cuando se habla de la segunda intifada, además de olvidar que comenzó por orden del afamado terrorista y Nobel de la Paz, Yasir Arafat, también suele olvidarse un dato más que relevante: más de mil israelíes murieron a manos de los terroristas en esos años. Esto es, en cuatro años, los palestinos moderados de Arafat segaron tantas vidas como ETA en toda su sangrienta historia. O puesto de otra manera, si la intifada hubiera tenido lugar en España, entre el año 2000 y 2004 el terrorismo habría matado a más de 7.000 personas y herido a cerca de 40 mil. Casi nada.

Y todo ello porque alguien en Washington había tenido la ocurrencia de que la solución al conflicto palestino pasaba por "tierra por paz", lo que llevó a Ehud Barak, entonces primer ministro, a renunciar a Gaza y a casi el 90% de Cisjordania. Precisamente el suelo desde donde, al rechazar Arafat el acuerdo, se lanzaría la nueva intifada; pues fue la OLP, no Hamas, la madre de la ola de terror y destrucción de esos años.

El actual primer ministro israelí, que no es ningún tonto, sabe en primera persona que las concesiones nunca le han sentado bien a Israel. Empezando por la aceptación de la partición de 1947 acordada en la ONU y rechazada por los árabes a las pocas horas, con su ataque armado colectivo para expulsar a los judíos de sus tierras y destruir al Estado de Israel.

Es difícil imaginarse tener que sobrevivir todos los días defendiendo el derecho a vivir en paz, libre del temor a saltar por los aires. Pero esa es la condena que el mundo ha impuesto a los israelíes. No sólo se debe vivir bajo el riesgo, sino que se debe soportar la continua deslegitimación de su derecho a la autodefensa y a la existencia misma como pueblo en un territorio.

Esta semana el ejército israelí ha desmantelado una sección del muro de protección antiterrorista en los alrededores de Belén (ese enclave tan simbólico para el cristianismo donde apenas se deja subsistir a un puñado de cristianos por la presión musulmana, dicho sea de paso), porque creen que ya no es necesario gracias a haber desmantelado la red terrorista de la zona. Y es que esa verja que se llevó con gran fanfarria al tribunal de La Haya, no responde al designio imperialista que se le achacaba, sino que es un simple instrumento de seguridad, necesario mientras prime lo contrario, la inseguridad.

¿Qué riesgos le va a pedir Obama ahora a Netanyahu? ¿Que se retire de Cisjordania y la zona acabe en manos de Hamas como ocurriócon Gaza tras la retirada completa de Israel? ¿Que desmantele los puntos de control con los que se filtran los movimientos de los terroristas? ¿Que renuncie a los asentamientos y se retire al Israel previo a la guerra de 1967?

Obama y los palestinos coinciden en una cosa: que entienden la política como un espectáculo. Pero visto desde Israel es un triste espectáculo cuyo resultado no ha sido hasta ahora más que un drama. El primer ministro Netanyahu lo sabe. Y nadie debiera pedirle que asuma aún más riesgos reales en aras a una promesa de paz que nadie sabe cuándo podría cumplirse.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Thilo Sarrazin: “En todos los países europeos los inmigrantes musulmanes le cuestan a la sociedad más de lo que aportan debido a su escasa actividad laboral y a los beneficios sociales que reciben”
Redacción Minuto Digital 29 Agosto 2010

El directivo del Bundesbank y ex-titular de Finanzas de la ciudad estado de Berlín Thilo Sarrazin afirma en un libro que la sociedad alemana está entregando su identidad a los inmigrantes musulmanes.

“Alemania se abole” es el título del libro de Sarrazin que estará el lunes en las librerías y del que han venido adelantando fragmentos diversos medios de comunicación.

Tal como informa España y Libertad en su web, en su libro, Sarrazin -que ya en su tiempo de senador de Finanzas de Berlín había levantado ampollas con sus afirmaciones- pronostica una islamización de Alemania en las próximas décadas.

“No quiero que el país de mis nietos y biznietos sea un país mayoritariamente musulmán, en el que se hable árabe y turco predominantemente, en el que las mujeres lleven el pañuelo islámico y en el que la vida cotidiana está marcada por el llamado del muecín”, escribe Sarrazin.

Afirma que los turcos y árabes residentes en Alemania viven del estado social de bienestar y “no hacen nada por el bienestar de sus hijos y producen en masa muchachitas con el pañuelo islámico”.

Sarrazin niega además que los trabajadores invitados turcos y marroquíes hayan hecho un aporte al bienestar de Alemania, lo que en cambio, dice, sí se puede afirmar sobre los portugueses, los españoles y los italianos.

“En todos los países europeos los inmigrantes musulmanes le cuestan a la sociedad más de lo que aportan debido a su escasa actividad laboral y a los beneficios sociales que reciben”, dice el libro.

El jefe del SPD en Berlín, Michael Müller, ha pedido en una carta a Sarrazin que abandone el partido por alejarse de la “política de integración socialdemócrata” y la secretaria general de la agrupación, Andrea Nahles, dice que el autor del libro “abusa del nombre del SPD”.

Zapatero mantendrá en 2011, pese a la crisis, los 971 vehículos oficiales
 www.gaceta.es 29 Agosto 2010

El Ministerio de Economía gasta 155.000 euros en renovar los seguros para el próximo ejercicio. El 75% de la flota del Parque Móvil del Estado se considera de alta gama.

El Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero no piensa recortar para el próximo ejercicio la amplia flota con la que cuenta el Parque Móvil del Estado, y ello pese a la crisis y después de que la oposición exigiera al Ejecutivo algún gesto en este sentido justo tras lanzar el decretazo del pasado mayo. El Ministerio de Economía y Hacienda acaba de aprobar la contratación de un seguro de responsabilidad civil para los vehículos a disposición de la Administración General del Estado, así como un seguro de accidentes para los conductores de los mismos. El pliego de contratación, al que ha tenido acceso LA GACETA, eleva a 155.000 euros el importe que desembolsará el Estado a las empresas adjudicatarias. El primer lote asciende a 147.000 euros y en él se desglosan –reza el documento– ''todos los vehículos a motor terrestres del Parque Móvil del Estado'' que serán asegurados para el año 2011, esto es, la flota actual, compuesta por 961 unidades ''a 19 de julio de 2010'', confirma el departamento de la vicepresidenta segunda, Elena Salgado.

El pasado ejercicio, dicha flota la conformaban algo más de 1.000, por lo que la reducción de estos bienes es insignificante, cuando la maltrecha situación de las arcas estatales requiere una austeridad real. De este modo, la mitad de estos medios, cerca de 500, seguirán al servicio de los 632 altos cargos de los que se rodea el Ejecutivo de Zapatero. El resto lo utilizan, entre otras autoridades, la Casa del Rey, el Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Estado o el Tribunal de Cuentas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las prohibiciones de la libertad
Mercedes Salisachs, www.gaceta.es 29 Agosto 2010

Me llegan rumores de que la Generalitat está estudiando nuevas prohibiciones como la de los toros. Las noticias son alarmantes.

Al parecer la prohibición toreril les parece insuficiente y por consiguiente están estudiando nuevas exclusiones para separarse del resto de España. Entre las más destacadas figuran el cocido madrileño, los callos a la madrileña, la paella, los pescaditos fritos, los vinos de Andalucía, el cocido español y la tortilla de patatas. No obstante, no van a excluir la tortilla a la francesa porque no pertenece a España y tampoco el cava por ser catalán.

También piensan prohibir cuadros y anuncios en los que figure un toro, carreras de caballos propios del resto de España y perros de raza española, sobre todo si nacen fuera de Cataluña pero sí en el resto de España.

Es una pena y también una provocación. Lo que todavía se está debatiendo es la tortilla de patatas. Hay ciertas dudas, no saben a qué comunidad pertenece. No obstante, podemos alegrarnos porque sí que permitirán la tortilla a la francesa, todo gracias a que no es española.
Pero yo me pregunto: ¿qué ocurriría si en el resto de España se prohibiera bañarse en la Costa Brava, o gozar de las nevadas del Pirineo, o visitar la Sagrada Familia y tantas obras de arte que sólo existen en Cataluña? No es de recibo vivir prohibiendo. Para prohibición bastan y sobran las que se dieron en la era franquista.

Nunca nos hemos visto tan atosigados como ahora. En ocasiones tengo la impresión de que la palabra “libertad”, lejos de sosegar nuestra vida, la está atenazando y amordazando. Especialmente cuando el mando supremo se empeña en matar lo que no encaja en el verdadero progreso a costa de facilitar el mayor de los retrocesos.

Luego está el odio. Nunca el odio se ha ensalzado tanto como ocurre ahora. Para la mayoría de los que ignoran y quieren seguir ignorando, todo lo que puede estorbar el bienestar y la paz; el odio es su dios, su guía y la fuerza moral de una libertad desbocada, poco eficaz y propia de mentes salvajes.

No. La libertad no consiste en prohibir constantemente facetas normales, dignas y culturales. Ni deja que el fluir de la vida corra el riesgo de desbocarse. Los ríos sin cauces ya no son ríos: son inundaciones mortales, angustias, miedos y vergüenzas lamentables. Todo lo que pierde límites no tiene derecho a denominarse libertad. Incluso la libertad exige cauces.

Que se dejen de bobadas y que no nos borren el derecho de continuar con un arte que, aunque ancestral, permite que infinidad de personas no pierdan su empleo o mermen gravemente su derecho a ganarse la vida.

Y lo que es peor: ¿cómo es posible que se defienda tan radicalmente la existencia de un animal cuando el derecho humano a nacer se evita con negocios establecidos legalmente, sin que se mueva un dedo para evitarlo?

Que traten de ser un poco menos dictatoriales y dejen que los ciudadanos normales vivan la libertad con la conciencia libre, sin el temor de verse atosigados por prohibiciones separatistas. Que nadie se haga ilusiones, la prohibición de los toros en Cataluña es sólo el principio de las prohibiciones. Por eso insisto; el río de la libertad no merece ese nombre si pierde sus cauces.

Entrevista
“No se puede pagar un precio ni en el Magreb ni con Miguel Ángel Blanco”
 www.gaceta.es 29 Agosto 2010

Jaime Mayor Oreja, portavoz del PP en el Parlamento Europeo, alerta sobre el avance de la negociación entre el Gobierno y ETA, y los apoyos, como el de “medios de comunicación”, que Zapatero ha ganado este verano para el proceso. “La negociación con ETA, parte esencial del proyecto de Zapatero, marca el futuro de España”, afirma.

El diagnóstico del ex ministro del Interior Jaime Mayor Oreja sobre el “proceso negociado” del Ejecutivo con ETA incluye su convencimiento de “un pronunciamiento” de la banda antes de las próximas elecciones municipales. No uno cualquiera, sino un planteamiento “que va a hacernos dudar”. Su presencia en las instituciones, prosigue, les resulta “decisiva”. Él lo tiene claro, no basta una condena de Batasuna para que vuelvan a los comicios: “Los demócratas deberían exigir mucho más que una declaración o un comunicado”.

-¿Qué se le pasó por la cabeza cuando escuchó a su sucesor en Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, decir aquello de que en la prisión de Nanclares de Oca no hay presos de ETA?
-La confirmación de una teatralización. La necesidad de Rubalcaba de seguir un guión y de dar una satisfacción al proceso de negociación, de paz o de resolución de conflictos, llamémosle como queramos.

-¿Y cuando Zapatero reconoció como uno de sus mayores logros su negociación política con la banda?
-La confirmación de que el proyecto de negociación con ETA forma parte esencial de su proyecto. No es algo más y, por eso, nunca ha habido rectificación de la política antiterrorista del Gobierno.

-Se acumulan los indicios de una negociación. ¿Ve reafirmadas sus tesis sobre el desarrollo de la segunda parte?
-Absolutamente. Este verano ha significado un fortalecimiento de las posiciones de ambas partes al extender sus apoyos políticos y sociales. Medios de comunicación, algún intelectual y algún político han expresado su apoyo al proyecto de Zapatero y, en el otro lado, Batasuna junto a EA y Aralar –uno con más claridad y otro con más dudas–, fortalecen la otra parte de la negociación. Estamos ante el avance de los contactos, respaldos y apoyos. Las declaraciones que se han producido confirman la existencia de un proceso, y los nuevos respaldos significan que estamos ante un proceso de paz, un proyecto al estilo del Ulster.

-Desde el Ejecutivo niegan negociación o contacto alguno y, para ello, esgrimen que se detienen más comandos que nunca.
-Hay dos debates. Uno está fuera de lugar, que es el de si hay proceso o no. Hay proceso negociado, y el que no quiera verlo es que no quiere verlo. Están aplicando estrictamente todo lo que fue la doctrina de los negociadores en el Ulster. Otro debate distinto es el de la eficacia del mismo. Si yo lo rechacé cuando nos lo ofrecieron en el 97-98, ahora no tengo ninguna razón para apoyarlo. El proceso no es simplemente la apariencia del final de ETA. Tiene muchas implicaciones y marca el futuro de España. En ese sentido, en términos de eficacia, la imitación del modelo del Ulster supone jugar con fuego. Lo que ocurre es que en algunos prevalece el que el aparente buen fin justifica los medios. Es un error histórico y el tiempo dirá quién tiene o no razón.

-El Gobierno, el PSOE y algunos medios ya presentan a Batasuna y su entorno diferenciadas de ETA en muchas ocasiones.
-Eso es una ficción y una falsedad. Sólo hay un interlocutor, que es ETA. La banda utiliza la supuesta existencia de una izquierda abertzale (como en su momento Batasuna), pero no hay una izquierda abertzale distinta de ETA. Ese planteamiento de algunos que decían “y si no, nos revelaremos contra ETA” es una pura ficción. Sólo hay una estrategia y posición, que es la de ETA. Otra cosa de la que estoy convencido es de que antes de las municipales la banda tiene que mover ficha a través suyo o de la izquierda abertzale. Las elecciones son decisivas para ellos.

-¿Basta una condena para que vuelvan a las instituciones?
-No tiene ningún sentido que en las primeras elecciones puedan volver a las instituciones, diga lo que diga ETA o haga lo que haga Batasuna. Si hay una autenticidad en su posición, los demócratas deberían exigir mucho más que una declaración o un comunicado.

-¿Por ejemplo?
-Todo lo que significa una autenticidad en un final, no en la estrategia en la que se deja a ETA tutelar un proceso.

-¿Cree que el PP debería pedir más explicaciones públicas al Gobierno?
-En estos momentos el partido tiene una posición en la que dice que la clave está en la presencia o no de la izquierda abertzale (de ETA), en los ayuntamientos. Es razonable. En mi caso, desde hace tiempo hago un planteamiento que va más allá.

-¿Cuál es?
-En España estamos perdiendo referencias permanentes en el ámbito de la lucha antiterrorista, de la nación... Eso es parte del proyecto de Zapatero y hace falta fortalecer la respuesta. La naturalidad con la que se acepta que se pueda pagar un rescate a Al Qaeda en el Magreb, la facilidad con la que Zapatero ofrece al presidente de la Generalitat reinterpretar la sentencia del Estatuto... algo sucede en España, eso es un escándalo. Se está produciendo un deterioro muy profundo en diversos terrenos y, por eso, hay algún intelectual que ahora apoya el proceso de paz y dice que pone en entredicho a los presuntos moralistas. Vivimos una crisis de valores y eso tiene su expresión en muchos silencios ante la negociación con ETA, o en la eliminación de principios básicos como el de que no se puede pagar un precio político a los terroristas, bien sea en el Magreb bien sea cuando tienen secuestrado a Miguel Ángel Blanco.

-¿Qué espacio debería ocupar su partido en estos momentos?
-Fundamentalmente explicar dos proyectos. Que uno es el de Zapatero, el de la crisis de valores y la búsqueda de una España irreconocible en todos los terrenos –dejar sin referencias permanentes a la sociedad–; y el de ETA, que es el de ruptura de España. Habría que dedicar más tiempo a explicar el significado de ambos. Se entendería con mucha más facilidad lo que he dicho muchas veces: que el proyecto de Zapatero y el de ETA son aliados potenciales.

-¿ETA no mata porque no puede, como dice Rubalcaba, o porque no quiere?
-ETA no mata porque está en la política, porque está en el proceso de negociación.

-Es decir, que todo es un teatro.
-Todo es un teatro. Hay algunos que dicen que ETA no mata porque está debilitada, ¿y no será porque también ETA tiene una idea de cómo está España? El país tiene una rebelión encubierta en Cataluña, un debate de la autodeterminación abierto en Cataluña y el País Vasco, y se encuentra en una crisis institucional muy profunda con la sentencia del TC.

-¿Y cómo influye en ETA?
-Por eso hoy está en la política, porque se dan las condiciones que no se daban tras la primera transición española. Ahora, van a contar con una enorme dificultad, porque ETA es una organización implacable y el proceso será complicado, arduo y difícil. Pero ETA cree que se producen condiciones suficientes para que su proyecto de ruptura y autodeterminación tenga más posibilidades que nunca.

-Todas las informaciones apuntan a una ‘tregua’ inminente de ETA y, según trasladan fuentes de la lucha antiterrorista a LA GACETA, no tendrá otro objetivo que su rearme, recomposición y su vuelta a las instituciones.
-Soy incapaz de decir qué tipo de pronunciamiento se va a producir y si va a ser de ETA o de la izquierda abertzale. No sé el alcance, pero la entidad del avance del proceso hace que ese pronunciamiento de la izquierda abertzale sea relevante. No va a ser una nimiedad como pedir resarcimiento al Estado. Va ser una algo que va a hacernos dudar, un planteamiento importante encima de la mesa. Es verdad que para ETA el elemento más decisivo será ver el resultado de las municipales, esto es, si el poder político que le da la situación le permite seguir avanzando en su proyecto o no. Por eso la posición de ETA nunca será del todo clara hasta el desenlace de las municipales, cuando medirá la fuerza y la esperanza en la ruptura y la autodeterminación.

-El Gobierno niega contacto alguno con el mediador Brian Currin, quien, sin embargo, dice que su interlocución con el Ejecutivo “es buena”. ¿Qué credibilidad le merece?
-El proyecto se definió el 28 de marzo en el Parlamento europeo, y es Currin quien lo explica con un conjunto de fundaciones. Un grupo de estas características no está en la Eurocámara si no es con el visto bueno del Gobierno. Lo que sucede es que el proyecto de Zapatero se asienta en la mentira. Creen que hacer política es mentir bien, es algo consustancial a su proyecto. Son incapaces de hacer un diagnóstico de verdad: ni de la economía ni de la nación ni de ETA. Deberían explicar claramente el proyecto. No se atreven.

-Este mediador ha aplaudido especialmente las medidas de gracia a presos por delitos de terrorismo. Algunos con varios delitos de sangre, autoexcluidos o expulsado de la banda.
-Son gestos para confirmar que el Gobierno en el futuro no tendrá límites en su política penitenciaria. ETA es un interlocutor duro y, por eso, en este verano los actos de kale borroka ponen de manifiesto las dificultades del proceso. Ahora, los mediadores deberían estar más contentos con el Gobierno que con ETA.

-En el PSOE le achacan que usted siguió la misma política penitenciaria.
-La política penitenciaria nunca puede ser la misma cuando estás en un proceso de negociación o no. Hice una determinada política penitenciaria individualizada –por cierto, por la que fui brutalmente atacado por el PNV. La descalificaron por dura y exigente–. Otra cosa es que en momentos determinados hubo acercamientos. No más. Eso es muy fácil de apoyar y discutir.

-¿Tiene sentido el acuerdo antiterrorista entre el Gobierno y el PP?
-El Gobierno trituró el pacto antiterrorista hace tiempo negociando con ETA en la primera legislatura.

-¿Lo que se da hoy es una farsa?
-Es un teatro por parte del Gobierno. Se trata de una escenificación del Ejecutivo. ¡Lo ha dicho Zapatero, que la política más importante es el proceso de paz! ¡Lo está diciendo todo, que está en la segunda parte! Es una parte esencial de su proyecto, no es una cualquiera. Para la búsqueda de esa España irreconocible –en la que la derecha, aunque gane las elecciones, no pueda gobernar–, es fundamental que ETA forme parte de las instituciones del País Vasco.

-El ‘lehendakari’ López asegura que ni se negocia ni hay contactos, pese a otras voces como la del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, quien ha abogado por la legalización de Batasuna y augura que en breve pasará algo. ¿Cómo casan estos discursos?
-Sólo hay un proyecto, que es el de Zapatero; de igual manera que sólo hay un proyecto, que es el de ETA.

-¿El ‘lehendakari’ podría estar siendo puenteado?
-No, López es un hombre de Zapatero. Parte de su proyecto. Aquí lo que se da es un proyecto de Zapatero. Probablemente, en lo demás, profundizando en el papel de uno u otro, me equivocaría.

-¿Y cómo valora los frutos del cambio de Gobierno en el País Vasco?
-La alternativa al PNV era una necesidad democrática. Ahora bien, hablaremos de esto después de las municipales. En la medida en que ETA y la izquierda abertzale formen parte de las instituciones, cambiará radicalmente la política de alianzas.

-¿Le sorprendería ver un Gobierno del PSE junto a una Batasuna legalizada?
-Forma parte del proceso, lo digo en todos los sitios. ¿Gobernar en algunos lugares tras las municipales? ¿Por qué no? Si he utilizado el término de aliados potenciales (el de Zapatero y el de ETA), algunos de sus hombres jugarán con esa izquierda abertzale el mismo papel que se juega con ERC en Cataluña.

-¿Qué líneas rojas no debería tolerar el PP bajo ningún concepto?
-El PP ha establecido una línea roja correcta, que es la presencia de la izquierda abertzale en los ayuntamientos. Ahora, más que líneas rojas, lo que me gustaría es que se explicara la profundidad del proceso, un proyecto esencial para Zapatero.

-El presidente afronta unos meses decisivos. ¿Cómo ve el futuro inmediato del Gobierno?
-Me preocupa más el futuro inmediato de España. El proyecto de Zapatero está haciendo daño a esos valores y principios a los que me refería, y ya se da una cierta anestesia. Llega el Estatuto de Cataluña, se produce una gran reacción, y pasa el tiempo y no sucede nada; los cooperantes son liberados entre informaciones de cantidad de dinero, y tampoco sucede nada; y en el ámbito del laicismo más de lo mismo. Me preocupa que el Gobierno de Zapatero esté agudizando la profunda crisis de valores que tiene España, la manera en que encaminamos esta segunda transición en la que ETA tiene el valor de ser símbolo de la misma respecto de la primera.

-Cambiando de tercio, ¿qué le parece la opción de Álvarez-Cascos como candidato al Principado?
-No tengo ninguna información de Asturias, pero, evidentemente, tengo la mejor opinión de Álvarez-Cascos. Nadie me ha dicho nada y en las reuniones de maitines tampoco he escuchado nunca nada de este tema. Ahora no estoy en la política nacional, tan sólo puedo decir que Cascos ha acreditado ser un político de primera magnitud.

Presidente del Partido Popular
Mariano Rajoy: ´Tengo algún nombre para mi gobierno, que no atenderá a criterios territoriales ni a cuotas´
El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, apura los últimos días de vacaciones en Sanxenxo, en el piso en que veranea cada año, desde hace 24. Convencido de que la formación que lidera se alzará con la victoria en las próximas generales, insiste en que posee el "equilibrio" que, a su juicio, se necesita para gobernar. Se muestra tan convencido de su eventual triunfo que dice tener ya claros varios nombres para las carteras de ese hipotético gabinete de los populares. Satisfecho con la labor que Feijóo realiza en Galicia, mantiene que su formación recuperará las dos Diputaciones y "bastantes alcaldías" de la comunidad
JULIO PÉREZ | A CORUÑA La Opinion 29 Agosto 2010

Cuando se abre el ascensor, a Juanito, el hijo pequeño de Mariano Rajoy, le falta tiempo para colarse y apurar la carrera hacia la calle. Su padre, en el pasillo, le pide que se porte bien, mientras fuma uno de sus famosos puros en el piso de Sanxenxo (Pontevedra) en el que pasa el mes de agosto "desde hace 24 años". Los paseos por la playa son uno de los caprichos estivales a los que ha tenido que renunciar por el revuelo que se arma cada vez que pone un pie en la calle. Pero Rajoy parece tranquilo. Incluso habla de "equilibrio". "Que es lo más importante para gobernar", advierte. Por eso también ha medido mucho sus apariciones públicas este mes. Ha hecho "mucho" deporte. Dormir y leer. El entrenamiento para un nuevo curso que se presenta muy, muy guerrero.

-Intensa la vuelta, ¿no?
-El más importante de los acontecimientos, y mi máxima prioridad para los próximos años, porque no es un tema de días, es la situación económica. Una vez más hemos visto este verano, igual que en los últimos años, un Gobierno que da bandazos, improvisa y genera dudas y desconfianza. Le tocó el turno a los impuestos, que seguimos sin saber si subirán o no, a las infraestructuras y a las pensiones, con nuevos globos sonda.

-¿Y usted qué haría con las pensiones?
-No las tocaría. Es uno de los grandes pactos nacionales que daba seguridad, tranquilidad. Yo las quitaría del debate político, ganara quien ganase las cosas seguirían igual. La Seguridad Social todavía tiene superávit y los 1.500 millones que se ahorrarán podrían salir de otras partidas.

-El debate está abierto con la edad y el cómputo para cobrar la jubilación.
-El Gobierno tiene planteado ese debate desde hace tres años sin ninguna propuesta. Estoy dispuesto a que mi partido se siente a hablar en el Pacto de Toledo, aunque realmente el Gobierno tenga muy poca autoridad para pedir un acuerdo cuando se lo ha cargado unilateralmente. He perdido toda la confianza en él. Hay prioridades que se podrían haber tomado sin generar tantos problemas, como que la edad de jubilación sea a los 65 años. ¡El número de jubilaciones anticipadas es exagerado! O un aumento voluntario de la edad para retirarse y un nuevo contrato de relevo compatible con la pensión para que los mayores introduzcan a jóvenes.

-¿Qué cambios concretos ha visto en Galicia tras la vuelta del PP a la Xunta?
-Quizás el más importante es que hay un gobierno. Antes había un presidente, un vicepresidente y unos conselleiros normalmente peleados y en polémica. La gente necesita certidumbres. En Galicia las hay. Vemos un Gobierno que ha hecho un esfuerzo de austeridad, que no ha generado grandes problemas y resolvió bien operaciones como las cajas y el idioma, con una solución equilibrada. Como gallego y presidente del PP, estoy satisfecho.

-Habla de un Gobierno, pero lo cierto es que al presidente se le ve bastante más que a la mayoría de conselleiros.
-Eso no tiene por qué ser necesariamente malo. Al presidente se le ve mucho porque trabaja mucho.

-Menciona la austeridad, pese a los planes de publicidad millonarios y que el recorte en la administración paralela es relativo.
-Por lo pronto ha suprimido un sinfín de delegados, que no es un tema menor. La Xunta camina en la buena dirección. Ahí tenemos uno de los retos más importantes del futuro. En España hay demasiada burocracia, que acaba generando normativa y trabas. El aparato del Estado se ha reproducido en las 17 autonomías. No es bueno, hay que reducirlo en todas las administraciones. Sinceramente.

-¿Sigue la polémica con el decreto del gallego?
-Sé que hay críticas por ambas partes, como siempre suele ocurrir cuando uno adopta una posición equilibrada. La mayoría está con el equilibrio y luego hay gente que defiende sus posiciones.

-El Tribunal Superior de Xustiza acaba de admitir a trámite el recurso de A Mesa pola Normalización y la Real Academia Galega también ha presentado uno.
-Todo el mundo puede denunciar. Soy bastante partidario de la libertad. Tengo dos hijos y quiero educarlos conforme a lo que pienso. Y es más importante mi criterio y el de su madre que el de un director general o el de una Mesa.

-¿Y lo que diga el sector educativo? También está en contra.
-Lo que diga el sector educativo es muy importante, pero los padres lo son más.

-El sector habla de un decreto regresivo con el gallego.
-Lo dicen algunos, los que más hablan. Lo más importante que tenemos las personas en la vida son los hijos. A mí me gusta que me dejen educar a mis hijos como quiera. Los profesores son un puntal básico, y viven dificultades graves en este momento. Es muy difícil ser un profesor porque muchas veces no tienen ayuda de nadie. Ni de la Administración, ni siquiera de los padres. La vida al final es un examen continuo. Y entonces es mejor acostumbrarse ya al examen continuo desde pequeñito y no encontrártelo a los veinte y tantos.

-Si el PP no recupera las ciudades de Galicia y las otras dos Diputaciones, ¿sería un fracaso en las elecciones locales?
-No me obligue usted a colocarme en la peor de las situaciones.

-¿Qué va a pasar?
-No lo sé, pero estoy muy animado. Los sondeos a nivel general y en Galicia son buenos. Es verdad que en las elecciones municipales juegan otros factores distintos, pero creo que vamos a tener un buen resultado y vamos a gobernar en todas las diputaciones.

-Se olvida de las alcaldías.
-Serán bastantes.

-¿Bastantes?
-Bastantes. Es muy difícil hacer pronósticos sabiendo que se pueden decidir por un concejal.

-Preocupa una eventual subida de impuestos, ¿cree que se pueden generar ingresos sin aumentar la presión fiscal?
-Absolutamente.

-¿Cómo?
-La clave es que haya actividad económica y se cree empleo, porque la gente deja de cobrar el seguro del paro y empieza a pagar impuestos. Nuestras bajadas en el 96, 97 y el 98 crearon cinco millones de puestos y la recaudación aumentó de manera espectacular.

-Pues con toda la polémica del IVA, los primeros datos de julio, según el Gobierno, descartan un efecto negativo.
-En el sector del automóvil se notó. Es verdad que es un sector concreto, que había terminado el plan de ayudas, pero ocurrió. El problema puede venir en septiembre u octubre. La primera partida de gastos del Estado es el seguro de desempleo, que este año es de 34.000 millones de euros. Y la segunda, los intereses de la deuda. Hay que cambiar ese ciclo pernicioso.

-Pero la deuda es un mal de todas las administraciones, sin distinción de partidos.
-Sí, pero en los dos últimos años creció más de 20 puntos por una política de gastos brutal.

-La de las comunidades autónomas también.
-Sí, pero mucho más la del Estado. Mi propuesta es prohibir por ley el déficit y marcar un techo de endeudamiento y gasto a las administraciones autonómicas. El Estado puede hacerlo y no ha querido.

-También propone bajar los impuestos relacionados con el ahorro y las empresas. ¿Y las rentas altas? ¿No las gravaría más?
-Hoy no. España está por encima de la media europea en el gravamen de Sociedades e IRPF y las llamadas rentas altas son muy pocas. Aumentar el tipo máximo del IRPF no produciría mayores ingresos.

-¿Ve algún brote verde en la economía?
-Veo que en los problemas de los mercados, con enormes dificultades para colocar la deuda pública y la imposibilidad de nuestras empresas y bancos para financiarse, estamos mejor. Como también está mejor Grecia. Es un brote verde, pero puede cambiar en cualquier momento. Quien nos presta dinero tiene que ver que España lucha contra el déficit, crece económicamente y genera empleo.

-Vuelve a comparar los casos de España y Grecia, que tantas críticas le trajo.
-Tampoco me han criticado tanto. No es lo mismo el caso español que el griego. Pero es verdad también que Grecia no representa ni el 3% del PIB europeo y España supone el 12,5%. Una situación mala para España sería letal para el euro. Por eso hubo que crear un fondo de 750.000 millones en la UE, y por eso España está ahora actuando en política económica bajo las directrices de la UE, impuestas por sus errores.

-Sí le criticaron y le acusaron, además, de crear una mala imagen del país.
-Esas son las cosas del PSOE. Lo que creó una mala imagen fue una lamentable política económica. Yo, desde luego, no hubiera hecho ni de lejos algo parecido a esto.

-¿No se siente responsable de ensombrecer en algún momento la solvencia de España?
-En absoluto. Desde 2008, en el primer debate tras la segunda elección de Zapatero, advertí que esta iba a ser la legislatura de economía, que había que controlar el déficit, la deuda pública. Advertí de que venía una crisis. Zapatero dijo que todo iba a ser una broma. Y advertí también de que teníamos problemas graves de competitividad. Llevo dos años y medio diciendo exactamente lo mismo que en aquel discurso de 2008.

-¿Y advertiría ahora de un recrudecimiento de la crisis a finales de año?
-No. Ni soy un analista, ni pretendo serlo, ni es mi función. De lo único que tengo que advertir es de que hay que hacer bien las cosas. España necesita reglas de juego; saber qué es lo que se va a hacer, sin mensajes contradictorios. Un plan global para los próximos cuatro años, que se lleve a la Cortes y consiga apoyos. Y luego cumplir. La política de la improvisación y el bandazo ha sido uno de los grandes males de estos años.

-¿Va a hacer huelga?
-En absoluto. Me parece un disparate con lo que está pasando España.

-¿Tendrá éxito?
-Lo desconozco. Pero no sirve para nada.

-¿Deteriorará al Gobierno?
-O a los sindicatos. Una huelga ahora hace daño a España.

-¿Su estrategia es esperar a que el Ejecutivo se deteriore?
-No. La estrategia que tengo es apoyar al Gobierno en aquello que me parezca razonable, que desgraciadamente son pocas cosas, y seguir planteando nuestra alternativa. Eso es lo que puedo hacer después de que dijera que la salida para España era convocar elecciones.

-¿Sigue pensando que hay que adelantarlas?
-Con el señor Rodríguez Zapatero no hay salida. Ahora plantea exactamente lo contrario de lo que planteó durante todos los años de Gobierno. Es un caso de travestismo político como no he conocido en mi vida. Zapatero tiene el triste récord de haber hecho el mayor recorte social y de infraestructuras que se ha hecho nunca en la democracia. Lo triste es que lo sufren todos los españoles.

-¿Cree que la etapa de Rodríguez Zapatero acabó?
-Estoy trabajando para decirles a los españoles que hay que cambiar. El PP es un partido abierto a todos y nos tiene que votar gente que en muchas cosas piensa de manera diferente. Voy a pedirle a quienes me dieron su confianza que me la vuelvan a dar y a aquellos que se la dieron al PSOE les diré que las cosas se pueden hacer mejor, que las vamos a hacer mejor y que pueden confiar en nosotros.

-¿Se siente preparado para gobernar?
-Espero que no suene mal, pero sí. Llevo en política desde que tenía 26 años. Fui concejal, diputado provincial y autonómico, con muchas responsabilidades, he tenido éxitos en mi carrera, he recibido muchos palos y tengo equilibrio. Siento que estoy en una situación de equilibrio, que es lo más importante, la clave, para dirigir el gobierno de un país.

-¿Quizás es el momento en el que ha estado más cerca de Moncloa?
-Aún queda tiempo para las elecciones, si el señor Rodríguez Zapatero no las adelanta. Tengo esperanza en el cambio. Es que es muy duro pasar del milagro español a ser un país en vigilancia. Es durísimo. El primer punto de mi programa electoral será crear empleo. No hay más. A partir de ahí las cosas cambian. Eso te da crédito en el exterior, prestigio, recursos al Estado, hace que la gente tenga ilusión, que puedan tener proyectos de vida? Ése, ése es el programa electoral del PP.

-¿Tiene un equipo de gobierno en la cabeza?
-Tengo algunas ideas e intentaré que vayan los mejores. Eso es lo que le puedo decir. No atenderé a otros criterios distintos.

-¿Qué criterios?
-Los que yo crea más capaces, más preparados, los más competentes.

-¿Está rechazando los criterios territoriales internos en el partido y de las cuotas por sexo?
-Ni criterios territoriales, ni criterios de cuotas, ni absolutamente nada. El único criterio es poner a los mejores. Y a ser posible a unos que sean mejor que yo.

-Es decir, que algún nombre concreto baraja...
-Alguno tengo, pero estoy seguro que usted no me preguntará porque intuye la respuesta.

-Que no lo va a decir.
-Es muy pronto.


Bastante muerto y bastante idiota
Nota del Editor 29 Agosto 2010

Comentario de www.poderlimitado.org

Es interesante lo que opina sobre el decreto del gallego: se repite el mantra de que los que queremos libertad somos igual de radicales y extremistas que los que quieren imposición, y que el decreto es "equilibrado" (se supone que los demás somos "desequilibrados) y después, en abierta contradicción con lo propuesto en el decreto, sostiene que lo más importante son los padres, por encima incluso del sector educativo. Una vez más ¿en qué quedamos? ¿Es partidario de que la educación de los niños la decidan sus padres?

Una maldad: Rajoy se declara "bastante" partidario de la Libertad. Creo que esta frase define al personaje.

Salud y Libertad

Recortes de Prensa   Página Inicial