AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 17 Septiembre  2010

 

Tabúes
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC  17 Septiembre 2010

«La conciencia va detrás de los hechos», dice el catón marxista. Especialmente en España y cuando se trata de casos en los que intervienen conceptos como Paz, España, Memoria…. Estos días, por ejemplo, estamos comprobando hasta qué punto las mentes españolas quedan trabadas cuando se habla de Ceuta y Melilla. Para el ministro Gabilondo la visita de Rajoy a Melilla puede no ser conveniente. Ceuta y Melilla han sido tratadas con el desprecio que se tiene a una herencia no decorosa. franquista. Ni dios quería pasar por ellas. Más aún, las muy raras «visitas» oficiales han sido interpretadas como provocaciones. En el imaginario colectivo de los españoles pesa tanto el entorno marroquí sobre las dos ciudades que se suelen describir como viajes a Marruecos las visitas a estas… plazas, enclaves. Gentes como Gabilondo son muy representativas de ese tipo de españoles que se avergüenzan de serlo.

Con el nacionalismo periférico la conciencia popular ha sido tan tardía que no son tomadas en serio las ofensivas independentistas. Por ejemplo, disgusta la creación de embajadas de Cataluña y no tanto porque sea un paso más en la creación de un aparato estatal sino por el despilfarro. Crece el monstruo ibérico en medio de la indiferencia. Al PNV y a CiU se les considera mafias regionales cuando, además, son fuerzas que atentan contra la igualdad de los ciudadanos. Hemos tenido que vivir la humillación colectiva del Estatut para tomar conciencia del disparate institucional en el que vivimos desde hace 32 años. En cuanto al País Vasco nos queda por ver el retablo de las maravillas en que va a convertirse la política de la paz. Y del perdón. El arreglo «familiar» según Eguiguren.

La Guerra obnubila la conciencia del españolito. «Escenario bélico» dice ZP. ¿Son soldados o figurantes los que mueren? En todo caso seremos los últimos en salir de Afganistán. Debemos pagar el insulto de ZP a la bandera americana.

Lo que hay que decir La percepción de los yihadistas de todo el mundo tras una salida desastrosa de aquel país sería la misma: Occidente se derrumba

Los nacionalismos: la plaga del siglo
Amando de Miguel Libertad Digital 17 Septiembre 2010

Ángeles Álvarez registra la petición, que se hace en algunas localidades del Bierzo, sobre la necesidad de que se utilice oficialmente la "fabla berciana". Se lo diré a Pepe Carralero, que es de Cacabelos (¿va a ser ahora Kakavelos?). Él y yo, entre otros muchos, tuvimos que exiliarnos de Cataluña en 1982 por las amenazas que recibimos al protestar por la política de inmersión lingüística. Esa política ha supuesto un inmenso daño para Cataluña. No será un consuelo, pero también en mi tierra de nación hay quienes quieren imponer la "fabla zamorana", para mí desconocida.

Miguel de los Santos Ubide se lamenta de la tendencia reciente a hacer desaparecer la letra "ñ" de algunos topónimos vascos. Así, Oñate es Oinati, Iruña es Irunea. No me había fijado. Ignoro cómo tengo que llamar ahora a mi hijo Iñaki. Es una pena que, a la vista de los cambios oficiales, ya no se pueda decir en vasco "ñaka egin" (= follar). En vascuence, el sonido "ñ" se asocia muchas veces con el lenguaje tierno o infantil, con lo pequeño. En castellano pasa algo parecido.

María J. Señor de la Vega se lamenta de que, al hablar de la imposición de la lengua regional en las regiones bilingües, me refiera siempre a Cataluña. Doña María me aporta la ilustración de la Comunidad Valenciana. Concretamente, en Denia, donde ella vive, no hay ningún instituto público donde se pueda estudiar el bachillerato en castellano. Solo se puede hacer en colegios privados, pero con un coste elevado, que doña María no puede satisfacer. Solo cuenta con una pensión de 480€. Me parece un escándalo; en este caso atribuible al PP. ¿Se figura alguien que en Edimburgo no se pudiera estudiar el bachillerato en inglés? Y eso que Escocia es una región mucho más autónoma que Valencia. Los españoles estamos locos; bueno, algunos de los que mandan.

José María Navia-Osorio apoya la idea mostrenca (al menos fuera del Gobierno) de que no es deseable la negociación con la ETA. Según esa tesis, lo único que cabe hacer con la ETA es la rendición de los terroristas. No estoy de acuerdo. Con los delincuentes peligrosos y organizados hay que negociar si es necesario, pero para acabar con ellos. En el caso de la ETA, la organización criminal se puede ir diluyendo paulatinamente, pero en el bien entendido de que sus fines se han ido cumpliendo en buena parte. La ETA no es más que la punta de lanza del nacionalismo vasco. El fin de ese movimiento es conseguir para el País Vasco (y eventualmente Navarra) la secesión de España. Realmente la fórmula a la que aspiran es la "independencia subvencionada". Es en lo que están y lo van consiguiendo con éxito. En vista de lo cual, la ETA se disolverá poco a poco. Lo más importante ya se ha conseguido: que la mayor parte de los vascos jóvenes no se sientan españoles. La prueba simbólica es que la bandera española no ondea en ninguna escuela vasca. Lo peor del asunto es que a todo el mundo eso le parece natural. Pero al mismo tiempo, los nacionalistas vascos presionan para que (el resto de) los españoles contribuyamos a la prosperidad de los vascos. En cuyo caso, la negociación con la ETA (se llame como se llame) resulta poco trascendente. Lo de "entregar las armas" por parte de los terroristas (oficialmente "patriotas") tendrá poco interés, dado que la propaganda es el arma más efectiva.

Don José María sostiene que en los entierros y funerales de las víctimas primeras del terrorismo aparezcan las autoridades. Estoy de acuerdo. Si yo pereciera en un atentado terrorista (Aitor no lo quiera), no me gustaría que asistiera al entierro el presidente del Gobierno, ni siquiera el alcalde de mi pueblo. Por una razón: porque la función de los gobernantes es evitar los atentados terroristas.

¡Fuera vagos y chupópteros del Presupuesto!
Enrique de DiegoEl Semanal Digital 17 Septiembre 2010

No debe haber liberados sindicales. No debe haber vagos y chupópteros viviendo de la sangre, el sudor y las lágrimas de los contribuyentes. UGT y Comisiones Obreras son los peores enemigos de los trabajadores, son los mayores causantes del paro, después del Gobierno.

Cándido Méndez y Toxo, que nunca han pegado un palo al agua, que forman parte de una cultura parasitaria, no han sido capaces de defender esa figura execrable del liberado. Han hablado de que Esperanza Aguirre trata de desviar la atención. Se han referido incluso a Gürtel. No han podido defender a los liberados porque son indefendibles, porque hunden a nuestra economía, porque lastran nuestras empresas, porque castigan al sufrido contribuyente.

Los llamados liberados deben vivir de las cuotas de los afiliados como Cándido Méndez y Toxo.

Magnífica Esperanza Aguirre que ha abierto una vía decisiva de regeneración, recortando los liberados sindicales. ¡Tres mil viven en la Comunidad de Madrid del puro cuento! ¡Esto no hay economía que lo soporte! ¡Fuera vagos y chupópteros del Presupuesto!

Otrosí: El programa A Fondo tiene ya una hora más, a través de Radio Inter. (93.5 FM en Madrid). Una hora para patriotas, buscando ejemplo en los héroes de España y con mucha dedicación a nuestra historia. Esta sociedad, para los graves tiempos de prueba que vivimos, necesita héroes. Precisa, previamente, venerar a los héroes que nos precedieron y que hicieron posible la libertad y la grandeza de la Patria. España ha sido una gran nación. Tiene la historia más interesante, apasionante y grandiosa del mundo. Esa historia que no se enseña o se hace de manera atormentada, claudicante y vergonzante en nuestras escuelas, donde se denigra, por este socialismo parasitario y degradado, el orgullo de ser español, el amor a España y a su historia. Se nos ha acostumbrado a hurtarnos la dignidad sin la que la ciudadanía es una palabra hueca, un concepto vacío. Mi cariño, mi admiración y mi agradecimiento a cuantos héroes de España nos precedieron.

Otrosí: El jueves 7 de octubre, a las 20 horas, tendrá lugar, en el Hotel El Madroño (C/ General Díaz Porlier, 101, junto a Diego de León), la presentación del libro Sin mordaza y sin velos (Editorial Rambla), de Josep Anglada, candidato a la Presidencia de la Generalitat. Su partido, Plataforma por Cataluña, acaricia la idea de convertirse en Plataforma por España. Un acto, pues, muy interesante, al que invito a todos a asistir.

¿A mamporros?
Alfonso USSÍA La Razón 17 Septiembre 2010

Tengo para mí que en UGT están en la primera fase de la cogorza nacional, que en tiempos del franquismo se establecía en cinco peldaños. La verborrea convincente o la solemne memez como punto de partida. La exaltación de la amistad. Los cantos regionales. El tuteo a la autoridad, y por último, el insulto al clero. Cuenta Cela que el jotero Marcelino Sangarrén, alias «El Bizco», se vio obligado a cantar una jota en homenaje al cardenal Benavides en Calahorra, y que lo hizo ante todas las autoridades de la época y en el quinto grado de la embriaguez. «El monte cría conejos/ y las laderas dan vides/ y que le den cuatro leches/ al cardenal Benavides». Pasó la noche en el cuartelillo. Encerraba más riesgo el cuarto grado, el tuteo a la autoridad. Un conocido marqués, cimero borrachín, en estado de supina alcoholemia, preguntó a un policía municipal –aún portaban un casco blanco en la cabeza–, por la ubicación de una calle. –Oye, Bwana, ¿la calle del Pez?–. Fue llevado a una dependencia municipal y pagó una multa considerable. Pero los más pelmazos eran los inmersos en la primera fase. La verborrea convincente o la solemne memez. Muy habituales en las barras de los bares y siempre dispuestos, como los buitres, a despedazar a los incautos. Decían grandes bobadas con solemnidad y pompa, y las repetían hasta la saciedad. Para mí, que el máximo dirigente de la UGT en Andalucía, compañero Manuel Pastrana, transcurre por esa primera fase para no desmerecer de su jefe nacional, el compañero Cándido Méndez, el de Chiquilicuatre.

El compañero Pastrana ha pedido que los abuelos hagan huelga el 29 de septiembre y no se ocupen de sus nietos. Me extraña que se le haya olvidado solicitar también la holganza de los padres para no cuidar a sus hijos y la de todas las tías abuelas para abandonar a sus sobrinos nietos. Lo que no nos ha explicado el original compañero Pastrana es el método de seguimiento y coacción que van a padecer los abuelos para impedir que cumplan con su maravilloso y voluntario deber.

¿Piquetes informativos armados de trancas tocando los timbres de edificio en edificio para sorprender a la abuela esquirola cambiándole el dodotis a su nieto?

¿Persecución por el parque del fascista abuelo esquirol que pasea de la mano de su nieta y le muestra los cisnes del estanque? ¿Ha calculado el compañero Pastrana la cantidad de liberados piqueteros que se precisan para conculcar los derechos de los abuelos de toda España? ¿Amanecerán el día 30 de septiembre todos los abuelos con señales de democráticos mamporros? Estimo que el compañero Pastrana ha expuesto su petición en estado de verborrea convincente. Y hay que animarlo a que se tome otra copita, porque de ahí se pasa a la exaltación de la amistad, y con un vaso más, a los cantos regionales, que es la fase menos peligrosa.

Resulta muy complicado perseguir a un abuelo contrario a la huelga con nieto de la mano mientras se entona el «Romance de Valentía» o «Valencia es la tierra de las flores». Ante peticiones como la del compañero Pastrana sólo hay una recomendación posible: –Pastrana: sobriedad.

Afganistán
RAFAEL BARDAJÍ ABC  17 Septiembre 2010

Por fin el presidente de gobierno ha hablado sobre Afganistán. Aunque para lo dicho más le hubiera servido seguir callado. Seguimos sin saber si hay allí una guerra y para qué están nuestras tropas; no conocemos si se va a ganar ni el precio de la victoria o las consecuencias de la derrota.

Pero lo que lo españoles deben saber es que la guerra de Afganistán se debe y se puede ganar. Si va ahora tan mal no es a causa de accidentes naturales, sino por la mala ejecución de una estrategia por lo demás inadecuada y porque los aliados, incluida España, nunca han puesto sobre el terreno los medios necesarios para ganarla. No enviar más tropas y no querer autorizar más que tareas que eluden el combate es la mejor fórmula para la derrota.

Y aunque es difícil de entender que si los talibanes regresan al poder en Afganistán puedan representar una amenaza, lo son. Primero para el pueblo afgano, luego para Pakistán y, finalmente, para todos nosotros. Bin Laden atentó contra América porque estaba convencido de que él y los suyos habían acabado con la URSS. La percepción de los yihadistas de todo el mundo tras una salida desastrosa de aquel país sería la misma: Occidente se derrumba.

El problema de Rodríguez Zapatero y de los demás líderes occidentales es su falta de convicción y la total ausencia de voluntad para hacer allí lo que hay que hacer. Y en el mundo musulmán las percepciones valen más que los hechos. Y lo que se ve es que los miembros de la OTAN no están ya para guerras y que lo quieren es encontrar una salida sin que parezca una estrepitosa derrota.

No creo que escuchen a Zapatero, pero si lo hicieran no les habría cambiado de idea. Y por eso Zapatero perderá esta guerra.

El mal vecino

EDITORIAL Libertad Digital 17 Septiembre 2010

España no debe preocuparse por llevarse bien ante Marruecos. Debe defender lo nuestro y tener buenas relaciones sólo si eso sirve a nuestros fines.

Portugal no reclama oficialmente Olivenza. Marruecos sí exige que Ceuta y Melilla pasen a formar parte de los dominios del sultán alauita, pese a que tal reclamación tenga aún menos sentido, históricamente hablando, que una hipotética exigencia lusa. De modo que, simplificando bastante la situación, se pueda considerar a Portugal como un buen vecino, con el que nos podemos y debemos llevar bien, y a Marruecos como uno rematadamente malo. Las razones por las que, supuestamente, España debe llevarse bien con el país africano no resultan especialmente comprensibles.

Las naciones –al menos las que siguen considerándose como tales– se comportan en el concierto internacional de acuerdo a sus propios intereses. No cabe duda de que Marruecos así lo hace. Entendiendo que desea la anexión tanto del Sáhara como de las islas y ciudades españolas en África, su comportamiento resulta perfectamente comprensible y profesional. No así, en cambio, el de su contraparte española. Es cierto que Marruecos casi siempre dispone de algún elemento con el que hacernos presión –la pesca, la inmigración, el tráfico de drogas...–, pero el problema es que España casi siempre ha renunciado a hacer lo propio. Excepto en la última legislatura de Aznar, han hecho lo que han querido sin oposición alguna.

De ahí que el PSOE se echara al cuello de Aznar por visitar Melilla, calificando de "deslealtad" que un ex presidente español acudiera a una parte de nuestro territorio. Zapatero y los suyos temieron que Marruecos aumentara. No se han preocupado ni un segundo por crear redes de información en el país vecino, por financiar movimientos democráticos en su interior, por ser fuertes en la UE para poder amenazar con perjudicar el estatus comercial de Marruecos en la Unión. No, lo único que han hecho ha sido plegarse en todo a las exigencias del régimen. Que no quisieran seguirle el juego resultaba, claro, inaceptable. Pero lo único inaceptable ha sido la política del Gobierno de Zapatero hacia Marruecos durante todos estos años.

Aquella reacción no sentó muy bien entre la opinión pública, de ahí que la visita de Rajoy a Melilla –tardía, pero apropiada–, no haya provocado las mismas reacciones. Pero eso, siendo una mejora, no es ni de lejos suficiente. España no puede aceptar que Marruecos considere una "provocación" que el Rajoy acuda a una parte de nuestro territorio, ni que continúe calificando de marroquíes dos ciudades españoles. Debería exigir, por tanto, una rectificación. Y tomar represalias si no la obtiene.

Pero para que una nación se comporte como debe, defendiendo sus intereses, primero debe creerse tal. Y si España ha dado tal carta de naturaleza a sus movimientos secesionistas, ¿cómo va a defender la integridad de su territorio frente a terceros? ¿Qué esfuerzos va a hacer para luchar por unos intereses que no cree comunes? La dictadura marroquí, naturalmente, no tiene esos complejos. Por eso una reclamación tan desquiciada en el fondo ha pasado a ser parte de nuestro día a día político.

España no debe preocuparse por llevarse bien ante Marruecos. Debe defender lo nuestro y tener buenas relaciones sólo si eso sirve a nuestros fines. Es lo que hacemos todos cuando nos toca convivir con un mal vecino.

Marruecos
Con las medidas tomadas
Florentino Portero Libertad Digital 17 Septiembre 2010

La España de Franco se encontraba aislada y se sentía débil. Para lograr apoyos en Naciones Unidas se acercó al Mundo Árabe, no reconoció al recién nacido estado de Israel y ayudó en secreto a movimientos anticoloniales. Pues bien, con las armas que Franco estaba enviando a los insurgentes argelinos unas milicias organizadas por el monarca marroquí hicieron frente a las tropas españolas en Ifni hasta que Franco finalmente hizo entrega del territorio.

Tras largas batallas diplomáticas la posición de España triunfó en los foros internacionales: el Sáhara era una colonia que debía someterse a un proceso de autodeterminación. Sólo los saharauis debían decidir su futuro, fuera éste como parte del Reino de Marruecos o como una república independiente. El problema es que el dogma multilateralista no había llegado a calar en la corte de Rabat, donde en su atraso todavía creen en la fuerza y en la inteligencia como instrumentos fundamentales en la práctica de la política internacional. Cuando tuvieron constancia de que Franco estaba muriéndose plantearon la Marcha Verde, una masa humana desarmada que se dirigía a los campos de minas que separaban el Sáhara de Marruecos Los políticos del momento consideraron que un enfrentamiento en esas circunstancias pondría en peligro la delicada y compleja transición de la Dictadura a la Monarquía. El resultado es de todos conocido: violentando el derecho internacional y los compromisos asumidos por España el Gobierno de Arias Navarro cedió, mediante los ilegales Acuerdos de Madrid, la administración del Sáhara, lo que de hecho suponía la anexión del territorio.

Durante estos años de democracia la diplomacia alauita ha demostrado que sabe lo que quiere y que tiene oficio. Nos han chantajeado con el acceso a sus bancos de pesca, la emigración ilegal, el narcotráfico, la organización de movimientos promarroquíes en Ceuta y Melilla y una colaboración limitada en la lucha contra el islamismo. Han sabido acercarse a sus dos grandes valedores, Francia y Estados Unidos, mediante sustanciosos negocios y la "venta" de información de calidad. Sus objetivos han sido claros: lograr nuestro apoyo en la solución final del conflicto saharaui, mediante una pantomima de autonomía, y nuestra aceptación de su presencia en el gobierno de Ceuta y Melilla. Felipe González pasó de llamarnos de todo por no ser suficientemente prosaharauis a traicionar la causa convirtiéndose en un fiel aliado de Hassan II. Al final de su mandato ya había aceptado la idea de avanzar hacia el estudio del papel de Marruecos en el gobierno de ambas ciudades. Un proyecto que Aznar ignoró, al tiempo que deshacía la red de cesiones. La España de aquel Partido Popular buscó tener un papel internacional relevante, forjó lazos importantes con grandes potencias y no dudó en hacer uso de la fuerza cuando Mohamed VI le planteó la crisis de Perejil. Fue el único momento en que Marruecos comprendió que había sido derrotada, pero aquella era sólo una batalla.

Zapatero aplicó desde el primer día el principio de "rendición preventiva", lo que nos ha deparado la ignominia, el desprecio de los marroquíes y que nuestros amigos argelinos nos suban el precio del gas. Hay quién desde los medios de izquierda se apresura a pedir que entreguemos cuanto antes ambas ciudades. El miedo ciega y la cobardía es una mala consejera. La demanda marroquí sobre la soberanía de Ceuta y Melilla es tan sincera como la petición del PP de elecciones generales ya. Marruecos quiere que España siga presente en ambas ciudades, porque es la garantía de que continuarán cumpliendo el papel de polos regionales de desarrollo. Mohamed VI no quiere las ciudades, quiere mandar sobre territorio español, por lo menos durante una larga temporada.

La elite política marroquí tiene tomadas las medidas a la clase política española, sabe de sus miedos, de su inseguridad, del avanzado estado de descomposición del Estado, de la grave crisis económica, del desprestigio internacional... y administra los tiempos. Son conscientes de que presionando un poco en la frontera el ministro del Interior vuela para humillarse a sus pies, anticipándose al propio presidente y al mismísimo Rey, sino fuera porque no está en condiciones físicas de hacerlo. Una hermosa ceremonia de vasallaje que se repite tantas veces como el monarca alauita considere oportuno.

Winston Churchill dijo al premier Chamberlain a su vuelta de Munich que había optado por el deshonor para evitar la guerra y que al final tendría deshonor y guerra. Una sentencia que supone la quintaesencia de la crítica a las políticas de pacificación. Que España se dejó el honor en el camino es algo evidente desde los Acuerdos de Madrid hasta la humillante visita de Rubalcaba, pero con ello no logrará liberarse de la presión de la diplomacia marroquí. Chamberlain sólo consiguió convencer a Hitler de que era el momento de invadir Polonia, porque los británicos parecían dispuestos a cederlo todo. Zapatero, con su huida de Irak, su Alianza de las Civilizaciones y su innata disposición a dejarse humillar no hace más que alimentar las aspiraciones de aquellos a los que habría que contener. En Rabat saben que pueden extorsionarnos, cómo y cuándo hacerlo, explotando siempre los momentos más delicados de la vida política nacional. Si España se pliega al chantaje marroquí se merece lo que le espera.

Islamismo
Asedio mediático contra España
GEES Libertad Digital 17 Septiembre 2010

Los foros yihadistas siguen calentándose contra España en estas últimas semanas. Bueno es que la opinión pública lo sepa pues ello puede tener consecuencias tanto dentro (en la península y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla) como fuera de nuestro país (Afganistán y Líbano). Se suman tres factores: la detención del marroquí residente en España Faiçal Errai, el 26 de agosto –justo al día siguiente del asesinato de nuestros tres compatriotas en Qala-i-Naw, en Afganistán–; la profundización de las discusiones hispano-argelinas sobre el pago de rescate por nuestros cooperantes -la suma aritmética llegaría hasta los 8 millones de euros, lo que haría de nosotros los más generosos en un pago al que se une la escandalosa liberación de Omar Sahraoui–; y la obsesión mediática izquierdista por lo que hacen determinados políticos del PP –José María Aznar en el Congreso Mundial Judío o Washington o Mariano Rajoy de festividades y aniversarios de "ocupación" en Melilla–. Los tres se mezclan en un explosivo cóctel ofrecido por el peligroso foro yihadista Atahadi Islamic Network.

Esto son muy malas noticias para España y para los españoles: aparecemos como objeto central de atención, y es dudoso que Francia nos desbanque ahora que ya se ha confirmado la prohibición del uso del burka en espacios públicos. El agravante para España es que, además, somos centro de atención por nuestras debilidades, no porque defendamos con rigor y como Estado nuestros principios y valores. En el coloquio celebrado en Nueva York el 7 de septiembre, coorganizado por el Instituto Internacional para la Paz y por el Comité Antiterrorista de la ONU y titulado "El rescate como medio de financiación de los terroristas", se habló largo y tendido sobre los secuestros en el Sahel. España fue el centro de atención no sólo porque nuestros compatriotas han sido los últimos en ser liberados sino porque, según Argelia, somos los que más pagamos y, por ello, los que transmitimos mayor sensación de debilidad. Mucho más que italianos, franceses u otros.

Por otro lado, y en lo que a Marruecos respecta, nuestra situación no es mucho mejor: tras la mediática visita del Ministro Alfredo Pérez Rubalcaba a Rabat el 23 de agosto, para intentar mostrar la normalidad de las relaciones, la presión sobre Ceuta y Melilla –en particular sobre esta última– se mantiene, con todo tipo de amenazas de boicots y movilizaciones canalizadas por supuestas "iniciativas populares marroquíes" que en realidad están teledirigidas desde Rabat. Lo dramático es que en lo que a nuestras ciudades y otros territorios norteafricanos respecta estamos completamente solos, pues aquí las reivindicaciones nacionalistas marroquíes caminan en paralelo con las yihadistas de foros como el susodicho Atahadi Islamic Network o el Ansar Al Muyahidin Network que administraba el detenido Errai. Las invitaciones lanzadas por Al Qaida en las Tierras del Magreb Islámico (AQMI) en primavera para desestabilizar desde dentro Ceuta y Melilla pueden ser atendidas por cualquiera y coinciden, dramáticamente, con las lanzadas por el Marruecos oficial desde fuera recordándonos el dilema en el que suelen ponernos siempre nuestros "aliados" cuando hablamos con ellos de esta amenaza del radicalismo islamista: apoyad el islam oficial que preconizan ciertos imames promarroquíes (antiespañol) u os las veréis en las dos ciudades con los predicadores universalistas de fuera (yihadistas y asociados).

Pero nuestras vulnerabilidades actuales no se acaban ahí –por si fuera poco–, sino que además y en las últimas semanas recibimos furibundos ataques e invitaciones al yihad guerrero nada menos que porque en junio se ha reabierto en la localidad murciana de Águilas la discoteca llamada "La Meca", cuyos dueños ya han cedido, en la peor tradición zapateril. Ridículo, ¿verdad?, pero a la vez muy preocupante. Y peligroso, porque saben que si amenazan, cedemos. Y si matan.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Suicidas contra España
El Editorial La Razón 17 Septiembre 2010

El terrorismo islamista ha demostrado que su voluntad de destruir la democracia no es un medio para alcanzar un objetivo, sino que constituye un fin. La amenaza es global y obliga a los gobiernos y a las sociedades que se encuentran en el punto de mira a asumir sacrificios con la determinación de aquellos que saben que evitan daños mayores. En España conocemos el grado de dolor que la violencia indiscriminada puede causar. En la memoria, los atentados del 11 de marzo nos recuerdan hasta dónde pueden llegar estos enemigos de la libertad.

Para quienes pretenden relativizar la amenaza, Al Qaida ha señalado a España como objetivo de sus ataques. Para aquellos que aún vacilan, pese a todo, o piensan que la guerra contra el terrorismo debe ser cosa de otros, LA RAZÓN publica hoy en exclusiva que la rama magrebí de Al Qaida, la misma que secuestró a tres cooperantes españoles en Mauritania, adiestra a terroristas suicidas para atentar en nuestro país.

Un dato relevante es que este grupo dispone de la financiación suficiente para desarrollar sus planes criminales, lo que refuerza la convicción de que la cesión a los chantajes terroristas y el pago de rescates siempre arrastran consecuencias amargas. España dispone de unos magníficos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, que han demostrado su eficacia contra las redes islamistas. Debemos confiar en ellos, por lo que no se trata de provocar un alarmismo desproporcionado, pero sí de concienciar a la opinión pública sobre los esfuerzos que nos exige a todos la lucha contra ese enemigo real, el mismo que es capaz de sembrar el terror en nuestras calles y de asesinar a tres españoles en Qala i Naw.

Precisamente, Afganistán ha sido una prueba de obstáculos exigente y dolorosa para verificar nuestro grado de convicción colectivo en ese combate contra el terrorismo internacional. Aquella guerra nos ha exigido enormes sacrificios en el pasado y muy probablemente lo hará en el futuro. Los dos principales partidos demostraron ayer en el debate parlamentario sobre la guerra en el país asiático que su respaldo esencial a la misión militar se mantiene y que España no saldrá de allí «mientras estén en peligro la seguridad del país y de la región, la seguridad global y la seguridad de los españoles», en palabras de Zapatero. Un gesto de responsabilidad tanto del presidente como del líder de la oposición, más allá de que la contienda se mueva en la incertidumbre o que la falta de una planificación realista del conflicto parezca conducirlo a un callejón sin salida.

Pero también hubo diferencias de calado. Mariano Rajoy denunció con razón la opacidad informativa del Gobierno y la falta de un trabajo pedagógico que ha provocado un creciente rechazo popular a la presencia de las tropas españolas. En efecto, el Gobierno ha cometido errores de envergadura, como insistir contra la fuerza de los hechos de que estábamos ante una misión humanitaria u ocultar buena parte de la verdad sobre la suerte de nuestras tropas. Ahora esperamos que cumpla con los compromisos internacionales y se mantenga firme en la convicción de que la libertad de los españoles se juega también a miles de kilómetros del país.

El provocador
Alfonso Ussía La Razón 17 Septiembre 2010

El excelentísimo señor don Abas El Fasi, primer ministro del Reino de Marruecos, ha llamado «provocador» a Mariano Rajoy por visitar Melilla. El señor El Fasi, de cuya esposa a sus pies me pongo, ignora que para un español visitar Melilla o Ceuta es como hacerlo a Sevilla, Bilbao, Barcelona, Santander o Madrid. Cuando Marruecos fue descolonizado por España, Francia y Gran Bretaña creándose el Reino de Marruecos, Melilla y Ceuta eran españolas de siglos y no entraron en el invento ni en el reparto. El provocador es el señor Abas El Fasi, a cuya esposa le reitero mi señorial postura ante sus pies, que considera una falta de respeto lo que no es más que el ejercicio del derecho de cualquier ciudadano de España.

Para protestar, los militantes dirigidos por el Gobierno de Marruecos han instituido «El Día del Enfado». De siempre he sido enemigo de los días dedicados a cualquier cosa. Ya lo he escrito. Somos nueve hermanos –éramos diez–, y nuestra madre nos reunió para comunicarnos que siempre lo sería excepto el «Día de la Madre». Aquello fue un invento comercial e ingenioso de Pepín Fernández, el propietario de «Galerías Preciados», y de Ramón Areces, el genial creador de «El Corte Inglés». Después siguieron los días del Padre, de la Mujer, del Hijo y del «Domund», que era un día convertido en hucha. Y años más tarde, el «Día del Orgullo Gay», tan colorido y vistoso. Pero a nadie se le había ocurrido en España instituir días dedicados a los estados anímicos. El «Día del Enfado» marroquí es el punto de partida. Con Zapatero en el Gobierno, en España podríamos celebrar el Día del Desánimo, de la Decepción, del Cabreo Sordo, de la Indignación, de la Indignidad, y como traca final, el Día del Cachondeo. No es mala idea la del Gobierno de Marruecos.

Para participar en el «Día del Enfado» organizado contra Mariano Rajoy por visitar una ciudad española, hay que garantizar la persistente exposición, durante veinticuatro horas, de un gesto adusto e inamistoso. También se admite el gesto distante, tan difícil de conseguir si no se ha nacido en Inglaterra. No es cuestión de racismo, pero un marroquí no está capacitado para mantener la naturalidad del gesto distante durante un día. Los ingleses nacen con él, y con su gesto se mueren. Y en España lo bordan los gallegos, precisamente, porque es una expresión natural que adoptan los hombres cuando viven entre nieblas y brumas. Es el gesto de orgullo ante la imposibilidad de disfrutar la línea del horizonte. Es gesto propio de marinos y de navegantes, pero no de habitantes fronterizos con Melilla, siempre tan clara y altiva a la vista de todos.

Le deseo de corazón una estancia feliz y aclamada a Mariano Rajoy en nuestra querida Melilla, a pesar del «Día del Enfado», eso tan divertido, que ha organizado don Abas El Fasi, al que envío desde aquí mi expresión más huraña, lo que no impide –España y yo somos así, señora–, que me ponga a los pies de su mujer. Ya me levantarán.

600.000 MILLONES EN TOTAL
Los políticos endosan a cada familia 18.000 euros de deuda desde 2007
Cada español debe 4.477 euros más que cuando comenzó la crisis, en verano de 2007. Puede que no lo sepa porque no se refleje en su cuenta bancaria, pero tendrá que pagar igualmente. Los culpables: Gobierno, autonomías y ayuntamientos. Mientras los ciudadanos se aprietan el cinturón, sus políticos derrochan.
D. SORIANO Libertad Digital 17 Septiembre 2010

La deuda pública llegó en junio de este año a los 598.764 millones de euros, un 56,7% del PIB, según ha publicado este viernes el Banco de España. Es el porcentaje más alto desde el año 2001 y se acerca de forma preocupante al 60% de límite que marca el Pacto de Estabilidad.

El dato absoluto es elevado, pero quizás destaca más el crecimiento que ha tenido este indicador en los últimos tres años. Desde que empezó la crisis, la deuda pública ha crecido por encima del 54% y acumula 210.000 millones más. Ese dinero, como todo el que gasta el Estado, tendrán que pagarlo los contribuyentes españoles con sus impuestos futuros. Les toca a 4.477 euros por persona o 17.908 euros por familia de cuatro miembros. Es decir, que cada hogar español tiene una deuda extra de casi tres millones de las antiguas pesetas, cortesía de sus gobernantes.

Gobierno CCAA Ayuntam Total
2007 302.438 57.195 28.929 388.563
2010 458.268 104.083 36.413 598.764
Incremento 52% 82% 26% 54%
Evolución deuda Administraciones públicas (Fuente: Banco de España)

Los políticos de todas las administraciones han justificado la enorme cantidad de gasto desatada con la crisis como un medio de detener el parón de la economía. Sin embargo, cada vez más expertos dudan de la eficacia de ese dogma keynesiano y piden medidas de contención del déficit público. Además, los ciudadanos españoles sí se están apretando el cinturón y aumentando su ahorro, frente al derroche de sus políticos.

Gobierno y autonomías, a la cabeza

En cualquier caso, no todas las administraciones públicas son iguales. Así, mientras que los ayuntamientos han incrementado su deuda en un 26%, el Gobierno central lo ha hecho en un 52% y las autonomías en un 82%. Lo que quiere decir que los ejecutivos regionales españoles casi han doblado su nivel de deuda desde que empezó la crisis.

En términos absolutos, 3 de cada 4 euros adeudados por las administraciones públicas españolas están en el balance del Gobierno central (supone un 43% del PIB). Cada hogar tendrá que pagar más de 39.000 euros extra en impuestos para equilibrar el balance negativo del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.


                 2007    2010    Incremento
Andalucía 7.142   11.472   61%
Aragón     1.131     2.612 131%
Asturias       690     1.309  90%
Baleares   1.735     3.822 120%
Canarias   1.147     3.395 196%
Cantabria    397        682 72%
Castilla La Mancha 1.559     4.829 210%
Castilla León          1.607     3.405 112%
Cataluña              14.020   28.769 105%
Extremadura            775      1.341  73%
Galicia                  3.505      5.544 58%
La Rioja                  300         689 130%
Madrid                9.980    12.592   26%
Murcia                   673      1.827 171%
Navarra                 626      1.545 147%
País Vasco            824       3.925 376%
Valencia            11.085    16.280  47%
Deuda Comunidades Autónomas

Pero el podium de los derrochadores está, sin duda, copado por los presidentes autonómicos. Las regiones han aumentado su deuda un 82% de media, pero algunas han llegado a cuadruplicar su nivel anterior. El País Vasco ha pasado de deber 826 millones de euros a 3.925 millones (casi cinco veces más). No es el único. Castilla la Mancha ha pasado de 1.559 millones a 4.829 y Canarias de 1.147 a 3.395 millones. En términos absolutos, son Cataluña (con una deuda de 28.769 millones) y Valencia (con 16.280 millones) las que encabezan la tabla.

En el lado positivo, pocas noticias. Los ayuntamientos "sólo" han aumentado sus deudas un 26%, algo que hay que poner en su haber. Entre las regiones, la Comunidad de Madrid, con una subida del mismo nivel (26%), ha sido la más austera.

Abdelkader Mesahel afirma que Al Qaeda utiliza el dinero de los rescates para financiar el terrorismo
Redacción. Minuto Digital 17 Septiembre 2010

El ministro de Argelia para Asuntos de África y Magreb, Abdelkader Mesahel, ha criticado los rescates pagados para liberar a extranjeros secuestrados al considerar que el dinero es utilizado por Al Qaeda. Mesahel hizo estos comentarios durante la rueda de prensa conjunta celebrada en Argel tras reunirse con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamericanos, Juan Pablo de Laiglesia.

“La reclamación de rescates es una estrategia de Al Qaeda”, señaló, sin señalar a ningún país en particular. “Sabemos que la mayoría de la actividad terrorista en el Sahel es posible gracias al dinero del rescate”, prosiguió.

Ya con anterioridad Argelia había reprochado a España que supuestamente pagara un rescate para liberar a los cooperantes catalanes Albert Vilalta y Roque Pascual, que habían sido secuestrados junto a su compañera Alicia Gámez en noviembre.

Según el asesor de la Presidencia argelina Kamel Rezag Bara, citado por el diario digital argelino TSA, el Gobierno español pagó un total de ocho millones de euros por la puesta en libertad de los tres cooperantes. Italia habría pagado 3,6 millones por dos rehenes que volvieron a su país en mayo, mientras que de acuerdo con esta fuente Austria pagó 2,5 millones por la liberación de dos austriacos en abril de 2009.

Ningún país, tampoco España, admite haber pagado rescates, pero se estima que Al Qaeda se ha embolsado millones de dólares que utiliza para comprar armas y financiar sus redes de cómplices e informantes.

Argelia lleva dos décadas luchando contra la insurgencia en su propio territorio. Actualmente presiona en el seno de Naciones Unidas para intentar penalizar el pago de rescates.

Los expertos en seguridad sostienen que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se aprovecha de la extensión y la falta de controles fronterizos en el Sáhara para secuestrar a occidentales. Dicho territorio sería un refugio seguro desde el que lanzar en el futuro ataques contra Occidente.

El jueves produjo el secuestro de siete personas, cinco de ellas franceses, en el norte de Níger. Los hechos tuvieron lugar en una zona de minas de uranio y se cree que existen muchas probabilidades de que los rehenes acaben en manos de Al Qaeda.

Durante su visita a Argelia, De Laiglesia abordó la situación de Sáhara Occidental. “España comparte el punto de vista de Argelia sobre que se debe encontrar una solución a la disputa bajo el guión de Naciones Unidas que incluye el derecho a la autodeterminación”, señaló.

En cambio, Marruecos mantiene su oferta de mayor autonomía para la región, una propuesta rechazada de plano por el Frente Polisario, que insiste en la autodeterminación del territorio.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
CiU, PP y ERC
Amantes en el patio de la Generalitat
Eva Miquel Subías Libertad Digital 17 Septiembre 2010

Les diré algo bastante evidente. Artur Mas está que se sale. La totalidad de las encuestas realizadas hasta la fecha le favorecen, Pasqual Maragall dice públicamente que le ha llegado la hora de gobernar deseándole todo tipo de éxitos y el líder convergente se sube a La Noria para mostrarnos esa sonrisa que, a pesar de ser algo sosa, más de uno para sí la quisiera.

Ya que estaba, explicó lo que él esperaba de Cataluña, habló de su tan comentado encaje en España e intentó aclarar la diferencia entre ser y sentir con respecto a su "nacionalidad". Bastante previsible hasta el momento.

Inciso. No saben la que se ha montado en mi tierra con esta participación en la "cadena alegre". Que si se trata de una frivolidad, que si no toca, que si es o no necesario... hasta Joan Puigcercós, candidato de los republicanos independentistas, concedió una entrevista a El Mundo donde decía que él nunca participaría en un formato televisivo de esas características. Aunque, francamente, tampoco creo que nadie se molestara en invitarle.

Sigamos. Pude advertir –sí, yo lo vi, no lo pude evitar– a un Artur Mas mucho más suave e incluso incómodo cuando le recordaron la famosa visita al notario para certificar su ruptura definitiva con los malvados populares, procuró explicar lo que la lengua catalana significa para su pueblo y se mostró partidario de definir el futuro de Cataluña a través de una consulta que ponga de manifiesto el derecho a decidir. Algo más claro que en ocasiones anteriores pero siendo consciente de lo que se le viene encima.

Estuvo, admitámoslo, ingenioso con la definición de "zapatero" según el Diccionario Marítimo Español, cuya definición reza de la siguiente manera: "dícese del que maniobra o ha maniobrado mal, o no entiende la maniobra". En definitiva, estuvo bien para su público y para el resto, dentro de lo razonablemente previsto, tuvo su gracia. Y sí, a mi me parece refrescante que un representante político se pueda sentar en platós televisivos de muy diferente espíritu y estructura.

No creo que mi madre piense de la misma manera en cuanto al contenido de la entrevista, a juzgar por el tono empleado cuando me llamó en una de las pausas publicitarias para, por un lado, saber si lo estaba viendo y, por otro, decirme que estaba hasta el gorro de que estos tipos nacionalistas insistan una y otra vez en los diferentes "encajes" de Cataluña y España, cuando son ellos los que están permanentemente desencajados, desorientados y radicalizados. Aprovechó, además, para echarme en cara que desde que vivo en Madrid mi perspectiva en ocasiones queda algo diluida por la nostalgia. Probablemente lleve razón y es que la noche del sábado, en efecto, me encontraba algo melancólica. Así que nadie me lo tenga en cuenta. En lo esencial, estamos de acuerdo.

Sigo con lo mío. Partiendo de la base de que CiU gane las próximas elecciones autonómicas catalanas y partiendo de la suposición de que no consiga mayoría absoluta, se plantean diversos escenarios. Veamos.

Artur Mas podría gobernar gracias a acuerdos puntuales con el Partit Popular de Catalunya. Podría hacer lo propio con Esquerra Republicana. Podría, por otro lado, pactar abiertamente con uno de los dos. Podría, incluso, apoyarse en el sector catalanista del PSC, hasta ahora una hipótesis "muy de Madrid", pero allá cada vez más seriamente comentada.

Centrémonos, por el momento, en los acuerdos puntuales. Creo sinceramente que tanto PP como ERC se pirran por convertirse en primera amante, en la favorita. Los primeros, porque tienen ganas de demostrar que no son tan malos, que gracias a ellos se pueden llevar a cabo algunas de las medidas que desde el punto de vista económico resultan indispensables para devolver a los empresarios catalanes cierto optimismo, como la supresión del impuesto de sucesiones, entre otras medidas prioritarias. Y de paso, dar un golpe de melena y mirar a las otras –opciones– con cierto orgullo, aun conocedoras de su opinión. Sin olvidar, por supuesto, que ese podría ser el escalón sobre el que apoyarse para coger impulso de cara a las elecciones generales.

En cuanto a ERC, la amante en discordia, ya ha saboreado las mieles de la confortabilidad de las estancias palaciegas y no quiere regresar a pisar el frío mármol. Pero todos saben que esta amante será una de esas de las que, en cuanto pueda, acudirá a un plató de Sálvame Deluxe para contar con pelos y señales los trapos sucios de las negociaciones llevadas a cabo en la intimidad de sus alcobas. Y Artur Mas lo sabe. La otra, sin embargo, le garantizará siempre un último baile, menos apasionado, pero suficiente para colmar sus deseos. Y también lo sabe.

Además, no le supondrá demasiado esfuerzo, ni siquiera tendrá que hacer un despliegue de sus dotes seductoras, porque ambas están entregadas y lo miran con los mismos ojos con los que Pilar Rahola le miraba durante la entrevista del pasado sábado. Entregaditos están todos, ellas y ellos. Salgamos pues del armario.

Eva Miquel Subías también escribe en su blog personal Sin Pentimenti.

violencia callejera
La kale borroka reaparece con más crudeza tras la redada contra Ekin
Fuentes antiterroristas consideran que el ataque con una bomba casera en Vitoria revela el frágil equilibrio interno de la izquierda abertzale
ÓSCAR B. DE OTÁLORA | BILBAO. El Correo 17 Septiembre 2010

OLEADA DE ATAQUES
7 y 8 de agosto. La kale borroka de este verano arrancó con el incendio de tres contenedores en Ondarroa y un cuarto en Maruri, donde fue detenido un joven.
11 de agosto. Durante las fiestas del barrio de Santa Clara, en la localidad guipuzcoana de Zarautz, los violentos incendiaron una treintena de contenedores.
13 de agosto. Ataque con líquido inflamable en la sede de Correos de Zalla.
16 de agosto. Los violentos incendian dos camiones en Andoain.
18 de agosto. Los radicales quemaron una docena de contenedores en Azkoitia y otros dos en Vitoria. Este último sabotaje fue perpetrado por seis encapuchados.
19 de agosto. De nuevo de madrugada, jóvenes radicales queman cuatro contenedores en Vitoria.
20 de agosto. La quema de ocho contenedores en Bilbao provoca daños en una docena de coches un día antes de que comenzara la Aste Nagusia
21 de agosto. La kale borroka da un salto cualitativo al atacar la vivienda de un vecino de Bilbao al que el entorno de ETA había acusado de colaborar con la Ertzaintza en casos de violencia callejera. Los saboteadores colocaron junto a la puerta de su piso un artefacto incendiario
25 de agosto. Los activistas radicales vuelven a aparecer en las fiestas de la capital vizcaína con la quema de dos nuevos contenedores.
27 de agosto. Arden otros dos contenedores de basura, esta vez en el municipio vizcaíno de Sopelana.
3 de septiembre. Interior atribuye a la kale borroka el ataque a un depósito de basuras en la capital alavesa.

La kale borroka reapareció ayer, tras la oleada de ataques registrada este verano, con la explosión de un artefacto explosivo casero en un edificio municipal situado en el polígono vitoriano de Jundiz. El ataque supone un salto cualitativo, ya que tras la quema de contenedores, los radicales han utilizado por primera vez componentes para potenciar los daños de una explosión. Las fuerzas de seguridad creen que este atentado, el primero que se produce tras la declaración de ETA en la que cesa sus «acciones armadas ofensivas», es una reacción a la detención de la cúpula de Ekin. En este sentido, se considera que, tras las llamadas a no caer en la provocación realizadas por la izquierda abertzale, supone una muestra evidente de los frágiles equilibrios internos de la izquierda abertzale en la actualidad.

El ataque tuvo lugar a la una y veinte de la madrugada en el Centro Municipal de Empresas, unas oficinas del ayuntamiento de la capital alavesa en el polígono de Jundiz. A esa hora se escuchó una fuerte detonación, que puso en aviso a los servicios de seguridad. Se había producido una fuerte llamarada que dañó la fachada del edificio. Hasta el lugar se desplazaron agentes de la Policía local, la Ertzaintza y los Bomberos, aunque no fue necesaria su intervención.

Según los primeros análisis, la bomba casera estaba compuesta por una bombona de camping gas, varios aerosoles, líquido inflamable y un iniciador pirotécnico. Los expertos de la Policía autónoma señalaron que los daños no fueron graves ya que el depósito de gas colocado por los radicales no llegó a estallar.

Los analistas de las fuerzas de seguridad destacaron ayer el hecho de que los violentos hayan vuelto a recuperar los artefactos explosivos caseros en sus actuaciones. Los propios radicales habían sugerido en sus manuales más recientes que no se utilizasen este tipo de bombas por una cuestión de jerarquía. Según un texto incautado a Segi en noviembre del año pasado, el efecto destructor de las bombonas de camping gas puede hacer que las acciones de kale borroka sean confundidas con atentados en las que ETA emplea explosivos industriales. Los violentos no deseaban esta confusión. «Es necesario establecer una diferenciación muy nítida entre los modos de lucha callejera y lucha armada», escribían.

Manual de Segi
El artefacto casero de Vitoria, además de contravenir estas órdenes internas, supone romper la práctica que los autores de la kale borroka han seguido este verano de incendiar depósitos de basuras en sabotajes organizados como el que provocó la destrucción de una treintena de contenedores en unas fiestas de Zarautz en agosto de este año. Este sabotaje fue el inicio de una oleada de ataques en distintas localidades de Euskadi en la que los violentos llegaron a atacar la vivienda de una persona en Bilbao, en lo que supuso el incidente más grave de violencia callejera.

En ese momento, la izquierda abertzale se negó a condenar los ataques aunque sí consideró que estaban «fuera de su apuesta».

Después de las fiestas de Bilbao, los ataques cesaron. Y después del comunicado de ETA en el que afirmaba que había decidido cesar sus acciones ofensivas en una fecha indeterminada tampoco se volvieron a producir. Por ello, los expertos de las fuerzas de seguridad sitúan el ataque registrado ahora en Vitoria como una respuesta a la operación policial desarrollada el pasado martes, en la que fueron detenidas nueve personas por su presunta relación con la ilegalizada Ekin, el movimiento encargado de controlar a la izquierda abertzale y de aplicar en ella las directrices de ETA.

Ekin, en este sentido, está considerado el sector que defiende la ortodoxia frente las iniciativas de la ilegalizada Batasuna, que exige a ETA un alto el fuego verificable internacionalmente. Además, varios de los detenidos proceden de la organización juvenil ilegal Segi, también considerada parte de la línea menos propicia a los actuales planes de Batasuna.

Un ejemplo de esta división interna radical se vivió durante los debates que dieron pie a comienzos de año a la actual línea que propugna la izquierda abertzale. Mientras que los representantes de la suspendida Batasuna defendieron la ponencia Zutik Euskal Herria, que apostaba por las vías políticas pero sin mencionar a ETA, Ekin intentó llevar a las asambleas el texto Mugarri, que propugnaba las ideas de la banda y reconocía el papel de la lucha armada. Esta última resultó derrotada.

El ataque de kale borroka de Vitoria, en este sentido, se considera en fuentes de la lucha antiterrorista una prueba de que no existe unanimidad en la izquierda abertzale y de que hay sectores que continúan apostando por las acciones violentas, por encima de los llamamientos que se realicen desde la ilegalizada Batasuna.

Partidos nacionalistas
Eurodiputados piden legalizar a Batasuna tras la tregua
AGENCIAS | BRUSELAS. El Correo 17 Septiembre 2010

El Grupo de Amistad con el País Vasco, formado principalmente por miembros de varios partidos nacionalistas en el Parlamento Europeo (PE), ha hecho un llamamiento a España para que actúe con «responsabilidad histórica» ante el alto el fuego de ETA y legalice a todas las fuerzas de la izquierda abertzale.
En una declaración dada a conocer ayer, los parlamentarios consideran que la decisión dada a conocer por ETA de parar sus «acciones armadas ofensivas» es «un paso muy importante en la creación de las condiciones necesarias para construir un proceso de paz inclusivo».

Por ello, piden a los gobiernos español y francés que actúen «con responsabilidad histórica y suspendan los tribunales de excepción y todas las acusaciones y medidas contra los partidos políticos vascos y sus representantes».

El llamado grupo 'Friendship', que forman 14 diputados de distintos grupos parlamentarios, pide además a las instituciones europeas que se involucren en un proceso que «debería garantizar el derecho de los vascos a decidir su futuro libremente».

La iniciativa está firmada, entre otros, por el eurodiputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Oriol Junqueras y por representantes del Sinn Fein irlandés, del Partido de la Nación Corsa, del Partido Nacionalista Escocés y del Paid Cymru galés.

Euroterroristas
Nota del Editor 17 Septiembre 2010

No me refiero a responsables de las máquinas de imprimir Euros, sino a los descerebrados que defienden el terrorismo que facilita su permanencia en el poder y en el paraíso del dinero, lujo, dietas, enchufes para los amiguetes y demás bicocas a costa de nuestro dinero.

operación policial contra ekin
La izquierda abertzale exige la liberación de los detenidos
Llama a participar en las próximas horas en todos los actos convocados en protesta por la redada contra Ekin
AGENCIAS | SAN SEBASTIÁN. El Correo 17 Septiembre 2010

Pregunta al PNV si va a seguir el «guión escrito por Rubalcaba» para resolver el conflicto vasco
Los representantes de la izquierda abertzale Miren Legorburu y Txelui Moreno exigieron ayer la «inmediata» e «incondicional» puesta en libertad de los 9 miembros de Ekin detenidos el pasado martes por la Guardia Civil y acusaron al PSOE de tratar de «abortar» la solución al conflicto.

En un acto celebrado en San Sebastián, Legorburu y Moreno señalaron que se trata de «militantes independentistas que realizan su labor política en distintos ámbitos y de un modo público» y que «han demostrado un gran compromiso en la construcción nacional de Euskal Herria» y expresaron su «honda» preocupación respecto al trato que puedan estar recibiendo por parte de las fuerzas policiales.

En este sentido, incidieron en la necesidad de «multiplicar la labor a favor de los mínimos democráticos y reforzar la movilización popular», para lo que realizaron un llamamiento tanto a la sociedad vasca como a los agentes políticos, sociales y sindicales de Euskadi a participar en las próximas horas en las movilizaciones que se convoquen en solidaridad con las personas detenidas en la última operación de la Guardia Civil.

Ambos insistieron en que esta operación policial supone «un ataque al nuevo escenario política que se está abriendo en Euskal Herria», con el que el PSOE pretende «abortar» la posibilidad de una solución democrática al conflicto vasco y mantener una situación de «bloqueo y confrontación violenta».

«El PSOE necesita mantener el conflicto para poder mantener su privilegiada posición, que de otra forma no tendría», dijeron, «pero la resolución del conflicto político pasa por el reconocimiento y el respeto hacia todos los derechos, y no por mantener la violencia contra los ciudadanos vascos y conculcar masivamente sus derechos como creen y hacen los gobiernos de Ares y Rubalcaba».

Moreno afirmó, en esta línea, que «ojalá» el PNV, el PSE, el lehendakari Patxi López y el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, dieran «pasos insuficientes» para la superación del conflicto vasco, y no «pasos hacia atrás, con la obsesión muy clara de abortar lo que está haciendo este pueblo».

«Análisis propio»
Respecto a la formación jeltzale, ambos criticaron su «actitud» durante las últimas semanas, y preguntaron al PNV si continuará siguiendo el «guión escrito por Rubalcaba» ante la posibilidad de resolver el conflicto vasco y conquistar la paz, tras lo que apelaron a su capacidad de realizar un análisis «propio y oficial» ante las últimas detenciones.

«Debemos responder a todos los que quieren sabotear la posibilidad de transcurrir a otra fase política y debemos responder con responsabilidad y con nuevas dinámicas», subrayaron.

Izquierda terrorista
Nota del Editor 17 Septiembre 2010

Al contrario que lo que ocurre con un embarazo, en el que no hay porcentajes, en el terrorismo si que hay, desde el que se aprovecha, incita, apoya,
extorsiona, por eso colocamos en la sección bilingüe los artículos que utilizan palabras que no tienen sentido si se habla español y menos si se habla en España donde sabemos por haber sufrido y seguir sufriéndo los efectos del terrorismo y de sus adláteres filoterroristas y nazionalistas.

Recortes de Prensa   Página Inicial