AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 23 Septiembre  2010

 

La Sociedad Civil frente a los partidos políticos
Francisco Rubiales Periodista Digital 23 Septiembre 2010

La única manera de regenerar la actual democracia, de superar a los partidos políticos y de derrotar el poder casi absoluto que detentan hoy los políticos profesionales en las democracias degradadas es otorgando a la Sociedad Civil el papel que le corresponde por el número de ciudadanos que congrega y por su peso específico en la sociedad.

Mientras que en los partidos políticos militan algunos cientos de miles de ciudadanos, un porcentaje minúsculo de la población, en la sociedad civil se encuadran millones de ciudadanos, el grueso de la sociedad y de sus instituciones. La paradoja hiriente e injusta es que los partidos políticos se autoadjudican toda la representatividad y acaparan todo el poder, mientras que la sociedad civil queda al margen del poder y de las decisiones, un abuso injusto, intolerable y políticamente delictivo que arruina las entrañas de la verdadera democracia, que adjudica a la sociedad civil un papel decisivo, como contrapeso del poder político.

La única manera viable de suprimir la dolorosa e injusta dictadura de partidos reinantes en las actuales falsas democracias es convirtiendo a la sociedad civil en una estructura sólida y organizada, capaz de elegir a sus propios representantes y de ejercer el papel preponderante que le corresponde en el ejercicio del poder.
Frente a una sociedad civil organizada y fuerte, los partidos políticos adquirirían su verdadera dimensión y aparecerían ante los ojos de los ciudadanos como lo que realmente son, pequeñas tribus o bandas organizadas para acaparar el poder y repartirse privilegios y ventajas que no les corresponden.
La fuerza de los partidos políticos tiene su base en la organización frente a la desorganización. Los partidos funcionan como las falanges griegas de la época clásica porque su organización y disciplina les permitía imponerse a ejércitos integrados por cientos de miles de bárbaros desorganizados. La sociedad civil, donde militan la inmensa mayoría de los ciudadanos, está tan diezmada y acosada por los partidos que no representa una fuerza bárbara y desorganizada, fácil de dominar por los pequeños y bien organizados partidos.

Por eso, conscientes de que la sociedad civil organizada es su verdadero adversario y el argumento supremo que dejaría en ridículo su monopolio de la representación y su abusivo dominio sobre la ciudadanía, los partidos políticos han puesto todo su empeño en desarticular, debilitar y ocupar la sociedad civil, a la que en ocasiones han llegado a asesinar o, por lo menos, mantener en estado de coma. Los principales baluartes de la sociedad civil, aquellos que deberían funcionar en libertad e independencia, como auténticos contrapesos del poder político, están ocupados, prostituidos y envilecidos por los partidos políticos y por el gobierno. Las universidades, los medios de comunicación, las religiones, los colegios profesionales, las cofradías, los sindicatos, las empresas, las fundaciones, las asociaciones, las instituciones financieras y otras instancias de la sociedad civil que funcionan como columnas y soportes decisivos están hoy en las manos impúdicas de los partidos políticos o del gobierno, cuyos representantes se sientan en los consejos de administración y ejercen el control a través de las subvenciones y otras maniobras.

La sociedad civil, que es el reducto natural de la ciudadanía libre e independiente, ha sido ocupada y dominada impúdicamente por la partitocracia. Ahí reside el núcleo de la degradación de las actuales democracias, convertidas, de manera más o menos obscena, en dictaduras de partidos.

Por eso, la "Democracia Severa" debe redefinir el papel de la Sociedad Civil y atribuirle una nueva misión más agresiva y potente: controlar directamente al poder político. La idea de la Democracia Blanda" de que la sociedad civil debe servir de contrapeso al poder político no ha servido para frenar el ansia de poder y la imparable voracidad de los partidos. La Democracia Severa, al convertir a la Sociedad Civil en una fuerza organizada, capaz de derrotar a los partidos con sus propias armas (organización y representatividad, basada en el número y en los votos) ha encontrado la única fórmula de derrotar al monstruo de l partitocracia.

La Democracia Severa s una evolución natural de las democracias Blanda y Fuerte, surgida del fracaso de ambas en su misión de controlar a los partidos políticos. Los partidos han prostituido la democracia rompiendo todos los controles y cautelas que limitaban el poder político y expulsando al ciudadano de los procesos de toma de decisiones. la Democracia Severa, al organizar y estructurar a la Sociedad Civil como un poder real, relega a los partidos y les devuelve a su dimensión verdadera, la de unas corrientes o tribus, organizadas para ocupar un poder que no les corresponde ni por el número de sus militantes, ni por los méritos que exhiben.

La Sociedad Civil, dentro de la Democracia Severa, posee, como le corresponde por su fuerza y número de ciudadanos, la inmensa mayoría de la representatividad y el poder de controlar directamente a los partidos, a través de sus "Cónsules del Pueblo", representantes con poder suficiente, elegidos por sectores profesionales y demarcaciones geográficas, cuya misión es controlar directamente las instituciones, los servidores públicos y todo el aparato el poder.
De esa manera se acabará la dictadura de los pocos (partidos políticos) sobre los muchos (sociedad civil), basada únicamente en la organización de los partidos frente a la desorganización de los ciudadanos, ejerciendo así un dominio injusto y una usurpación del poder que no les corresponde ni es lícito en democracia.
Voto en Blanco

Venderse al PNV para endeudar a los españoles
EDITORIAL Libertad Digital 23 Septiembre 2010

Lejos de buscar apoyos a los Presupuestos Generales del Estado para 2011 mediante propuestas que las demás fuerzas políticas puedan considerar adecuadas para la recuperación económica, el Gobierno de Zapatero ha optado por tirar de chequera cuando ni siquiera ha presentado un esbozo de sus cuentas para el año que viene. Así, el PSOE ya ha cerrado un acuerdo con el PNV por el que, según ha explicado el propio presidente de esta formación separatista, se transferirán 472 millones de euros al País Vasco destinados supuestamente a la gestión de las políticas activas de empleo en las que se incluye bonificaciones a las empresas en sus cuotas a la seguridad social.

Al margen de que la cantidad acordada permitirá al País Vasco, con una de las tasas de paro más bajas de España, contar con un capital muy superior al del resto de autonomías que tienen transferidas las políticas activas de empleo (todas salvo Ceuta y Melilla), este apaño con el PNV servirá, para más inri, para sacar adelante unos presupuestos que, con toda probabilidad, nos llevarán a un mayor déficit y endeudamiento. Y esto es así porque Zapatero ya ha demostrado que no va a recortar más el gasto de la administración central, municipal, ni muy especialmente el de la desbocada administración autonómica. En lugar de ello, el Gobierno pretende equilibrar estérilmente las cuentas con nuevas subidas de impuestos. De hecho, la ministra de Economía acaba de plantear una demagógica y contraproducente subida del IRPF para las rentas superiores a los 120.000 euros que tendrá insignificantes efectos recaudatorios, dado el escaso número de contribuyentes que alcanzan esos niveles. Así, esta demagógica medida fiscal no será más que la antesala de una generalizada subida de impuestos, tal y como ya han advertido las Cajas de Ahorro y tal y como ya ha empezado Zapatero a justificar debido a las "circunstancias".

Y es que cuando un gobierno manirroto no está dispuesto a reducir más los gastos de las distintas administraciones ni tampoco a acometer ninguna reforma estructural, empezando por una auténtica reforma laboral que estimule la creación de empleo, la única salida que tiene para tratar de convencer a propios y extraños de que va a equilibrar sus cuentas es anunciando nuevas subidas de impuestos. Una medida que, además, dado su efecto negativo sobre el crecimiento económico, no minorará el déficit.

Y en estas estamos, con un Gobierno que sigue de la mano de los nacionalistas haciendo transferencias en competencias que debería conservar la administración central para sacar adelante unos presupuestos que abocarán a los españoles a una mayor presión fiscal sin evitarles un mayor endeudamiento. Lo que sea por seguir en el poder.

Impuesto electoralista
El Editorial La Razón 23 Septiembre 2010

Al fin parece que el Gobierno tiene decididos los retoques fiscales en los próximos Presupuestos Generales del Estado, después de meses de elucubraciones, amagos y rectificaciones. El Gobierno planea crear un nuevo tramo de IRPF de entre el 45% y el 47% para las rentas superiores a los 120.000 euros, es decir, al menos un par de puntos porcentuales más que el actual tipo marginal máximo del 43%. Rodríguez Zapatero había repetido en varias ocasiones que los españoles con más ingresos deberían hacer un esfuerzo mayor para contribuir a salir de la crisis. La realidad es que la subida del IRPF planteada afectará a unos 170.000 contribuyentes, el 1,14% del total de declarantes, según las estimaciones más recientes de los Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda . En términos de recaudación, la aplicación de un tipo marginal del 45% supondría un montante adicional de 435 millones de euros. Si el nuevo tipo fuera del 47%, la cifra sería de 990 millones. La utilidad, por tanto, de la subida no se puede calibrar en función de su contribución al equilibrio de las cuentas públicas ni del alivio del ajuste fiscal impuesto por las autoridades comunitarias.

A diferencia de lo que predica el Gobierno, no hay un argumento sólido para sostener que esta vuelta de tuerca a las rentas más altas tenga un motivo económico. Es, por supuesto, político. Con una huelga general a la vuelta de la esquina y una sangría de apoyos en sus bases tradicionales por los recortes del Estado de bienestar más importantes de la democracia, el Ejecutivo quiere recuperar terreno por la izquierda con este movimiento táctico que, sin embargo, envía un mensaje nocivo a los mercados y a la sociedad. Las subidas de impuestos disuaden a los inversores, retienen el consumo y traban la actividad económica. No son útiles en momentos de crisis ni desde luego simpáticas, por mucho que la vicepresidenta Elena Salgado esté convencida de que las personas con mayor capacidad están encantadas de realizar un esfuerzo para contribuir a la reducción del déficit, como comentó ayer en el Congreso para recriminar al PP que no se sumara con igual entusiasmo a la subida de impuestos. Pero bromas de ministra aparte, lo cierto es que la política económica del Gobierno socialista sigue arrastrando sus pecados originales, por mucho que se hayan emprendido a regañadientes y bajo la presión de nuestros socios comunitarios y de Estados Unidos unas reformas que son insuficientes.

El problema no es que tal o cual medida sea o no progresista, sino que responda con eficacia a un escenario crítico y que dé resultados. No es el caso de la concatenación de parches de este Gobierno, sumido en la improvisación y en la resistencia a asumir la realidad tal y como es. Con el debate de los impuestos, se ha vuelto a generar desconfianza. El PSOE ya los subió y no poco –IVA e impuestos especiales, entre otros– con el resultado conocido, y ahora exprimirá más a unos miles de ciudadanos para que su imagen mejore entre las bases. Se equivocó antes y lo hace ahora. Una economía que arrastra cuatro millones y medio de parados necesita incentivos y estímulos, no lastres ni castigos.

Sinergias socialistas
César VIDAL La Razón 23 Septiembre 2010

Hay gente –nunca faltan los maliciosos ni los malévolos– que se empeñan en hablar de la muerte del socialismo apelando a fenómenos históricos incontrovertibles como el desplome de la Unión Soviética o la caída del Muro de Berlín. No soy yo tan optimista y no lo soy porque creo que el socialismo es un extraordinario creador y fortalecedor de sinergias. Me explico. Se preguntaba la gente estos días de atrás cómo habría conseguido el novio de Bibiana Aído –sí, ese señor otoñal tocayo del amante de una tonadillera– colocarse en un puesto como la delegación de la Junta de Andalucía en Madrid.

Bueno, pues han tardado un periquete las malas lenguas en sacar a la luz que si Gaspar Zarrías colocó al novio de la señorita Aído en la delegación, también la señorita Aído ha colocado a la esposa de Zarrías en su ministerio. A esto se le llama sinergia y pasarlas por alto equivale a caer en un tipo de análisis que no capta en profundidad de lo que es el PSOE.

Y es que el partido fundado por Pablo Iglesias, desde el momento en que comenzó a respirar, se las apañó para colocar a su gente recurriendo a las sinergias. Por ejemplo, el PSOE colaboró con entusiasmo con la dictadura de Primo de Rivera a cambio de arramblar con cargos y fondos públicos y, de manera nada oculta, de que el dictador acabara con la anarquista CNT. Llegada la segunda república, el PSOE apoyó con verdadero entusiasmo la creación de salarios y prebendas para cargos públicos impensables durante la época de la monarquía parlamentaria. No sólo eso. Incluso demostró una cierta creatividad para redactar normas que colocaban en sus manos la vida económica de ciertos sectores de la producción.

Y eso sucedía en tiempo de paz porque nada más estallar la guerra, UGT y PSOE dieron rienda suelta a una imaginación prodigiosa para la sinergia. Por ejemplo, en Madrid, la UGT decidió incautarse de las viviendas de alquiler y, acto seguido, redujo las rentas a la mitad, eso sí, con un pequeño detalle y es que las percibieron no los legítimos propietarios de los inmuebles sino el sindicato socialista.

No me voy a detener demasiado en los numerosísimos expolios acontecidos durante el conflicto y debidos al PSOE y a la UGT incluyendo el desvalijamiento de las cajas de seguridad del Banco de España y voy a pasar a nuestra Historia reciente. La llegada del PSOE a los ayuntamientos provocó una revolución tal en el precio de la vivienda que lo que, a inicios de los setenta, constituía un bien de compra relativamente fácil se convirtió en la «Misión imposible» del noventa por ciento de los españoles. Las sinergias, ya se sabe, que no han dejado de crecer desde entonces. Ahí están Manolo Chaves ayudando a las empresas en las que trabaja su hija Paulita; Pastrana, el duro sindicalista, con parientes colocados en todo tipo de organismos de la Junta de Andalucía o Maragalles y demás apellidos históricos del socialismo catalán repartiéndose consejerías y sinecuras. Son sinergias y es que, como dijo ese inolvidable filósofo del siglo pasado que se llamaba Elvis Presley: «Yo rasco tu espalda y tu rascas la mía». Como Aído a Zarrías y Zarrías a Aído. La única pena es que las sinergias las paguemos siempre los mismos.

El presidente bidimensional
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 23 Septiembre 2010

La reunión del presidente del Gobierno con el Rey de Marruecos en la sede de Naciones Unidas ha vuelto a demostrar que la España de ZP es irrelevante en el plano internacional y, lo que es peor, que ya no se nos respeta. En la rueda de prensa posterior al encuentro, Zapatero fue incapaz de concretar una sola cuestión de las varias y candentes que tenemos abiertas en nuestra relación con nuestro vecino del sur.

Ni la inmigración irregular procedente de territorio marroquí ni los reiterados incidentes instigados por Rabat en la frontera ni el regreso de los embajadores a las respectivas capitales ni los ofensivos pronunciamientos sobre las visitas de Aznar y Rajoy a Melilla fueron objeto por lo que se ve de ningún tipo de conclusión en la media hora que duró la conversación.

El espectáculo de nuestro jefe del Ejecutivo echando balones fuera ante los periodistas y ensartando una parrafada hueca tras otra reflejaba de manera patética nuestra debilidad e impotencia frente a la arrogancia agresiva del Comendador de los Creyentes. El detalle de una única bandera sobre la mesa, la de Marruecos, todavía resaltaba más la humillación a la que se nos sometía. La cosa está clara: en un lugar distinto a los dos países representados, como era el caso, o bien se colocan las dos banderas o se pone un centro de flores, pero la imposición de una de las dos es inaceptable por mucho que el Sultán sea jefe de Estado y ZP no.

Porque si nos tragamos este pretexto, ¿a santo de qué nuestro ínclito poeta de la tierra y el viento recibe en La Moncloa a los jerifaltes autonómicos flanqueado por la enseña catalana o vasca al mismo nivel que la nacional? La incongruencia y la indignidad carecen de límites para un presidente bidimensional cuyo frívolo objetivo públicamente confesado es hacerse fotos con los grandes de este mundo como única forma de lograr una apariencia de estadista. Por desgracia, ya le tienen tomada la medida en los cinco continentes y vaya donde vaya nos cubre de oprobio y nos hace blanco de befas y desplantes. Ojalá nos veamos pronto libres de esta vergüenza y podamos volver a circular por el extranjero con la cabeza alta.

Perder con los malos
Con el dinero de los rehenes españoles, AQMI asalta una instalación minera en el norte de Níger y secuestra a siete personas
ALFONSO ROJO ABC 23 Septiembre 2010

Nosotros tenemos miedo y ellos no. Nosotros dudamos, ellos no. Nosotros nos atormentamos con explicaciones y ellos no vacilan.En la guerra contra el terrorismo islámico vamos perdiendo. La pregunta ahora es si estamos ya perdidos o queda alguna esperanza.

Hace justo un mes que el Gobierno Zapatero, personalidades de todo jaez y los medios de comunicación celebraban alborozados, como una victoria de la habilidad diplomática, la vuelta a casa de los cooperantes catalanes Vilalta y Pascual.

Por los rehenes, que fueron atrapados cuando practicaban el turismo solidario, las autoridades españolas pagaron a Al Qaeda del Magreb (AQMI) la friolera de 10 millones de euros, además de regalar a Mauritania un avión C-212, como recompensa por haber dejado salir de prisión al terrorista Omar Saharaui, cerebro del secuestro. Y ahora, con ese dinero, los facinerosos de AQMI asaltan una instalación minera en el norte de Níger y se llevan a un ingeniero francés, a su esposa y a cinco empleados.

Los malandrines, que alabaron la «sensatez» del Gobierno español, han difundido por Al Jazeera un comunicado en el que advierten a Francia que si intenta algo contra ellos, los cautivos correrán la misma suerte que Michel Germaneau, decapitado 48 horas después de que los comandos franceses mataran a seis terroristas en un frustrado rescate.

La amenaza es escalofriante, pero Sarkozy no puede claudicar. Los siete rehenes están en manos del argelino Abdelhamid Abu Zeid, el más sanguinario de los cabecillas terroristas del Sahel. Si los militares franceses, ya desplegados en el desierto, acaban con él y los suyos, habremos ganado una batalla. Si se negocia con él en lugar de hacerlo fosfatina, siguiendo el modelo zapateril, dentro de un mes tendremos otro secuestro.

Leninismo «bien pagao»
Ahora es cuando los españoles van a ver lo que se ha criado en la ciénaga sindical
HERMANN TERTSCH ABC 23 Septiembre 2010

VAYAN haciéndose a la idea de que sean los que fueren los servicios mínimos pactados, los sindicatos verticales desmandados van a portarse como la hija de papá rico a la que se le niega por primera vez el capricho. Es decir, arañará a la doncella, insultará al chófer, romperá los muebles y aterrorizará a todo el que se le acerque. Y que papá, que es el Gobierno, va a tener serias dificultades para impedir que la niñata aterrorice a los hermanos y niños del barrio. Los sindicatos llevan días amenazando a toda la ciudadanía con una tranquilidad y un desparpajo dignos de mejor causa. Esa especie de gracejo mafioso —«por supuesto que queremos parar Madrid»— que les sale ahora a Cándido Méndez y a Ignacio Fernández Toxo no es sino un intento malogrado de darle un toque castizo a lo que es un masivo intento de intimidación a la sociedad española en general y a los trabajadores en particular.

Esta operación de todo un aparato de funcionarios más o menos paniaguados y privilegiados para atemorizar a los ciudadanos de cara al 29 de septiembre está ya rozando mucho la línea de lo tolerable por un Gobierno cuyo deber es defender la libertad de todos. Cuando anuncian que su objetivo es parar Madrid y todas las ciudades españolas con sus piquetes, dejan claro que no esperan que la capital y todas las demás ciudades queden paralizadas por voluntad propia. Sino obligadas por la santísima voluntad de sus peculiares burós políticos, sus cuadros de liberados sovietizados y sus bandas de matones que llaman piquetes informativos.

Durante tanto tiempo han estado los líderes sindicales jugando a ser ministros que ahora no soportan que los hayan echado de esa enorme casita de muñecas (perdón) y muñecos que es el Consejo de Ministros de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero. Le habían cogido gusto a la moqueta. Y nos habían acostumbrado ya al atónito paisanaje español a ver a un personaje como Cándido Méndez explicándonos en una conferencia de prensa los detalles de la política económica del Gobierno. O haciendo disquisiciones sesudas sobre las reformas de las finanzas internacionales. Como aquí estamos curados de espanto, nos consolábamos con la certeza de que no sabrían menos que el presidente estos dos personajes que un día se hacen los abuelotes sabelotodo y otros, comisarios políticos de la checa de Riscal. Ahora es cuando los españoles van a ver lo que se ha criado en la ciénaga sindical.

Poco tienen que ver con aquel sindicalismo de Nicolás Redondo Urbina y Marcelino Camacho, de líderes que conocieron la cárcel pero apenas hablaban de ellas. Que estaban empeñados en el diálogo social y en paliar la conflictividad en épocas de duras reestructuraciones industriales. Estos no. Ya han desplegado todo su matonismo leninista para amenazar a los españoles con más problemas de los que tenemos, si no nos plegamos a su voluntad. Amenazan con secuestrarnos y presumen de tener bandas dispuestas a ello. ¿No va a hacer nada el Ministerio del Interior? ¿Y la Fiscalía?

Crisis de valores
Panorama general

Alberto Gómez Corona Libertad Digital 23 Septiembre 2010

A la hora de seleccionar una noticia para comentar, no puedo ocultar una cierta sensación de hastío y aburrimiento. Ya sea por las payasadas de ZP a costa de nuestro bolsillo y la credibilidad como país o por el máster de totalitarismo policial que nos está impartiendo Rubalcaba, pasando por la exuberancia dadivosa de las diferentes capas de la administración. Por muy graves que parezcan, no son más que mordiscos de pez en un naufragio grandioso que incluye la desaparición económica, cultural y casi biológica de Occidente. ZP y Rubalcaba son insectos señalados que se aprovechan del cadáver. Pero no harían sus payasadas y perversiones sin unas bases sociales payasas y perversas que les dan apoyo. Y todo eso en un mundo en el que una densa capa de mediocridad sobrenada casi a lo largo y ancho de todo el planeta. Aunque aquí en eso vamos adelantados.

Ante la melancolía a la que lleva esa visión, quedan ciertos recursos a valorar. El primero es reír para no llorar; quizá el mejor escape de esta locura sea escuchar a gente inteligente riéndose de la desgracia inmerecida de vivir aquí y ahora. Por mi parte, me gustaría escribir algo gracioso, pero cuanto más lo miro, más me enfado. Es difícil olvidar que el país objeto de irrisión en el mundo, con su clase dirigente tan patética e inoperante, es el mío propio.

Ante la falta de temple para el humor y la falta de de impulso para la acción, la única opción es contemplar con resignación la condición humana e intentar encontrar una explicación para todo. Indudablemente ZP y todos los que le volverían a votar, mezquindades aparte, tienen sus razones y sus buenas intenciones. El problema es que están profundamente equivocados cuando piensan que hay una conspiración contra el derecho a ser feliz y a vivir libre de imposiciones. Ni hay tal conspiración, ni se puede estar libre de imposiciones ni tampoco existe tal derecho a ser feliz, en todo caso existe el derecho a intentarlo.

Hay profundas razones para ello. Si se es creyente, porque somos seres caídos del paraíso. Si no, porque el paraíso es imposible al ser subproductos de la selección natural darwiniana. Pero no se trata de aburrir, que bastante tenemos con lo que hay. Buen día.
Alberto Gómez Corona es físico y creador de varios blogs sobre evolucionismo, como La nueva Ilustración evolucionista, Psicología evolucionista y Darwinismo Conservador.

Rubalcaba
La legitimidad de un ministro
GEES Libertad Digital 23 Septiembre 2010

¿Es Alfredo Pérez Rubalcaba un ministro legítimo? Tradicionalmente, la ciencia política ha afirmado que la legitimidad puede ser de dos tipos: de origen y de ejercicio. Rubalcaba no es depositario ni de una ni de otra.

Respecto al origen, Rubalcaba nunca debió ser nombrado ministro de Interior. Dejando de lado su carrera en el Ministerio de Educación, –donde ayudó a destrozar el sistema educativo español con su participación en la elaboración de la Ley de Reforma Universitaria y la LOGSE–, su pasado en temas relacionados con Interior le hace ilegítimo poseedor de esa cartera. Tras su labor de portavocía en la época del escándalo de la guerra sucia de los GAL, y ante el vacío de poder en el PSOE, se convirtió en el interlocutor más capaz con el Gobierno del PP en temas de Interior. Negoció por parte del PSOE el "Pacto por las Libertades y contra el terrorismo"; tanto él como Zapatero buscaron meter en el Pacto a un PNV que abogaba explícitamente por negociar con la banda –que era justo lo que los socialistas estaban ya haciendo, a espaldas de todos. A distancia, se ha demostrado poco de fiar para ese consenso.

Por otra parte, su papel entre el 11 y el 14 de marzo, azuzando a las masas contra el legítimo gobierno de la nación, las sombras sobre sus actividades y reuniones en aquellas desgraciadas fechas, fueron motivo suficiente como para que jamás entrase en el Ministerio. La oposición nunca debió aceptar como legítimo a un ministro tan éticamente discutido y rechazable por la mitad de los españoles.

Pero lo hizo, entró al Ministerio como maese fontanero y hubo pocas sorpresas, porque los vicios no desaparecen de un día para otro, y las virtudes no se presentan repentinamente. En cuanto a la legitimidad de ejercicio, Rubalcaba fue nombrado para coordinar la negociación del Gobierno con la banda etarra.

Durante el cameo con ETA, algunos escándalos le afectaron directamente: el del caso Faisán, la colaboración con banda armada de miembros de su equipo obstaculizando una operación de la Audiencia Nacional; el de los informes de verificación de las FSE, manipulados antes de ser filtrados a la opinión pública; el de la entrada de ETA en las instituciones en 2007 pese a las advertencias e informes sobre los representantes en ANV elaborados por las fuerzas de seguridad. Los escándalos que en materia antiterroristas acompañan a Rubalcaba son de tal magnitud que en cualquier país de nuestro entorno hubiesen supuesto su destitución, una investigación y quizá un proceso penal.

Por otro lado, al margen de su peligroso juego con la lucha antiterrorista, se ha mostrado como uno de los peores ministros de Interior de la democracia. Primero, por el crecimiento de la delincuencia en España, que él ha tratado de ocultar y que se ve incapaz de frenar; segundo, por su utilización del Ministerio como instrumento político contra el Partido Popular en casos de corrupción; tercero, por su incapacidad para mantener un Ministerio en paz, como muestra la rebelión de la Guardia Civil (cómo estarán las cosas como para que los leales guardias se le subleven); cuarto, por el oscurantismo y la falta de transparencia de un Rubalcaba que, como denuncia el PP, no acude a las Comisiones de Interior y sólo comparece ante los medios para dar cuenta de la detención de la cúpula semanal de ETA. Sólo Chacón oculta más que Rubalcaba.

Se mire como se mire, ni por origen ni por ejercicio Rubalcaba es un ministro legítimo. Nunca debió ser nombrado ministro de Interior y hay motivos suficientes para exigir su dimisión. Y mejor antes de que dé una nueva vuelta de tuerca en relación con ETA o con esos informes tan sabrosos que maneja sobre la oposición.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Galicia
El vivero del nacionalismo
Cristina Losada Libertad Digital 23 Septiembre 2010

Uno manda a sus hijos al colegio con el fin de que obtengan conocimientos y lo que obtienen es la bandera del BNG y de cuanto grupúsculo mora en la caverna nacionalista. Con ese estandarte, los niños se pasearán por una manifestación o por un correlingua en el curso del cual se representará una obra de teatro que trata de "renegados" a los gallegos castellanohablantes. Los progenitores aún estarán de suerte si sus criaturas no acaban de público en un recital destinado a reclamar la libertad de unos individuos presos por colocar una bomba. De ese tenor son las actividades extraescolares que se llevan a cabo en centro públicos gallegos bajo la comandancia de los Equipos de Normalización Lingüística. Así se observa, sin trampa ni cartón, en la documentación reunida por Galicia Bilingüe.

Las pruebas son incontestables. Los profesores que imparten la invasiva Formación del Espíritu Nacional no ocultan lo que hacen, sino que lo exhiben, carentes de pudor alguno, en las páginas web de los centros. Cuesta llamarlos profesores. Son indignos de tal nombre y de tal cargo unos funcionarios públicos que utilizan su ascendiente sobre unos menores de edad para inducirlos a comulgar con su ideología y acarrearlos a actos de signo político. No sé a qué espera el gobierno autonómico para abrir una investigación propia y expedientar a tan descarados adoctrinadores. Mejor no saberlo. Dos de los Equipos más significados en la innoble pedagogía del odio recibieron sendos premios de la Consejería de Educación hace poco. Se trata de galardones a la innovación. Incitar al lanzamiento de cócteles molotov, publicitar a grupos filoterroristas o pedir el voto para el BNG son, desde luego, innovaciones, pero de las que pervierten el espíritu y la letra de la enseñanza.

Las escuelas son, desde hace años, el vivero del nacionalismo. Allí intenta moldear las mentes, cultivar a sus alevines y forjar a sus camisas pardas, las fuerzas de choque que intimidan y agreden a los disidentes. La desfachatez, la absoluta normalidad con la que se desarrolla el proceso de adoctrinamiento, indica que sus autores se sienten impunes. Y con razón. Sólo los gobiernos del PP podían rechistarles y siempre tuvieron a bien renunciar. Gracias a la proverbial agudeza política de la derecha, la enseñanza gallega es territorio en poder de los fanáticos.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El cuidador de ETA
Editoriales ABC 23 Septiembre 2010

Usabiaga fue puesto en libertad cuando volvían a oírse las patrañas de que había que ayudar a los «moderados» del mundo batasuno a hacerse con el control de la izquierda abertzale

EN abril pasado, Garzón puso en libertad al dirigente proetarra Rafael Díaz-Usabiaga porque tenía que cuidar de su madre, en supuesta situación de dependencia. En el auto, Garzón advertía de que se consideraría reincidencia delictiva «cualquier participación o actuación relacionada con el complejo terrorista liderado por ETA». De poco sirvió que todas las evidencias apuntaran a un auténtico fraude procesal y un engaño a la Justicia. Usabiaga fue puesto en libertad cuando volvían a oírse las patrañas de que había que ayudar a los «moderados» del mundo batasuno a hacerse con el control de la izquierda abertzale. ABC trae a portada la prueba de que Usabiaga, cuide o no de su madre, sí ha retomado sus andanzas filoterroristas. En la foto, del día 4 de este mes, aparece en un acto de «Adierazi EH», títere proetarra al que la Audiencia Nacional prohibió una manifestación. Ya está tardando la vuelta de Usabiaga a prisión.

‘Quo vadis Catalunya’?
Vicente García-Hinojal. www.gaceta.es 23 Septiembre 2010

Los idiomas, salvo en España, sirven para comunicarse y nunca para separarse.

Si les contase que en la convocatoria de una federación profesional vinculada al mundo del turismo figura como acto de apertura el canto del himno nacional y la salutación a la bandera encabezada por el ministro de turno y demás autoridades asistentes, seguramente pensarían que no se me ocurría ningún tema que comentar y que, como quería colmar mi cuota mensual de vanidad, había desempolvado un antiguo documento del denostado sindicato vertical franquista con cuya glosa llenaba un espacio de prensa. Pero si les aclaro que el acto en cuestión se celebrará el próximo día 27 de los corrientes, que el himno a cantar es el de Cataluña, que la bandera es la senyera y el ministro es el conseller del ramo se quedarán tan estupefactos como me quedé yo, que pensé haberme trasladado en el tiempo 60 años atrás.

¿Se imaginan qué pasaría si Esperanza Aguirre comenzase una reunión cantando el himno de España con letra de José María Pemán –que, por cierto, es muy bonita, no debería ofender a ningún español y ensalza los valores patrios–, para a continuación pasar a saludar a la bandera, la nuestra, la de todos, la rojigualda?; sin duda, el mejor adjetivo que recibiría el acto sería de ultramontano y el clamor enfurecido de nuestra progresía dominante se vería desde la luna; todo ello por no hablar de si en una reunión auspiciada por la Iglesia católica se obligase a los asistentes a cantar la Salve en latín y rezar un padrenuestro: anatema, fascismo en estado puro y la inquisición cabalga de nuevo.

Ahora bien, como esto ocurre en la Cataluña gobernada por el tripartito no pasa absolutamente nada. Aquí está el problema, que nunca pasa nada y, como diría el castizo: “Y si pasa se le saluda”; pero yo me pregunto: ¿dónde está la sociedad civil catalana emprendedora, luchadora que hizo de Cataluña un foco de luz y modernidad en una España gris, desde los albores del siglo XX hasta tiempo reciente? ¿Qué fue de aquella Barcelona cosmopolita, dinámicamente cultural y que era la única ciudad española que realmente se podía calificar de europea en la misma España provinciana y atrasada?; ¿dónde fue a parar el tradicional seny catalán?
Todos ellos constituyen misterios sin resolver, pero la realidad es que después de tanto tiempo de autonomía, de educar según sus propias normas, la otrora pujante sociedad civil catalana ha desaparecido consumida en un marasmo de inanidad y la apatía generalizada campa por sus respetos. Prueba de ello es el elevadísimo índice de abstención en cada consulta electoral, el dominio absoluto que pretende imponer un pacto de gobierno contra natura que ha logrado cuajar en una sociedad que parece ignorar que la Barcelona cerrada al mar anterior a las Olimpiadas del 92 era más rica, viva y dinámica que la actual. Esta última está ensimismada en su propia contemplación y es provinciana.

¿Qué decir del Estatut, fruto en gran medida de la incontinencia verbal de nuestro insigne ZP, que no era una demanda sentida por la sociedad catalana, que lo que realmente pretendía era un tipo de concierto económico y que la impericia, imprudencia o negligencia de aquél dio alas para acabar estancándose en el Tribunal Constitucional? ¿Qué aspecto, además, afecta a los sentimientos de una población que mayoritariamente no lo deseaba y que lo aprobó con una pírrica participación ciudadana siendo refrendado después por votaciones locales de dudosa participación y absoluta ilegalidad? Ser catalán y español no son términos incompatibles, educar en el enfrentamiento a generaciones enteras de catalanes es empobrecerles a ellos, a Cataluña y a España; el fomentar que se hable, conozca y defienda el catalán no es excluyente del perfecto conocimiento del español, y lo que se debería tender es a que todos, además de dichos idiomas, hablasen inglés. Eso es culturizar y preparar a las generaciones de jóvenes para el mundo global y no sólo para la aldea, porque los idiomas, salvo en España, sirven para comunicarse con los demás y nunca para separarse.

La política del victimismo tiene muy poco recorrido; y si algún día cambia la ley electoral, quedará demostrado que ninguno. No hay que olvidar que Cataluña sin España no es Cataluña, pese a quien pese, del mismo modo que España sin Cataluña no es España. Pero mientras la sociedad civil catalana no reaccione y se sacuda de encima los estigmas que la encierran en sí misma y empobrecen económica y culturalmente, no hay nada que hacer, ya que, gracias a la hábil gestión de nuestros gobernantes, el proceso se ha enquistado, mezclando junto a temas políticos y económicos cuestiones sentimentales de difícil reparación desde el exterior, cumpliéndose inexorablemente lo afirmado por el estadista y filósofo británico Edmund Burke, según el cual, todo lo que la maldad necesita para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada.
Quo vadis Catalunya?
*Vicente García-Hinojal es jurista.

Zapatero ya habla euskera en la intimidad
Juan Bosco Martín Algarra www.gaceta.es 23 Septiembre 2010

Seguramente todos ustedes entenderán perfectamente la bromita que contiene el titular de este artículo, porque aún se suele utilizar en la bancada socialista del Congreso cuando toca meter caña al PP. Aznar aseguró que hablaba catalán “en la intimidad” al tiempo que le tocaba negociar su pacto con CiU. Ahora que los nacionalistas catalanes no quieren ni siquiera recibir los aplausos del PSOE, porque les resulta incómodo con cuatro millones y medio de parados, Zapatero ha vuelto sus seductores ojos hacia los únicos que podían ayudarle a mantenerse un año más en el puesto: los diputados del PNV. Tanto Erkoreka desde Madrid como Urkullu desde el País Vasco habían advertido desde hace tiempo que la cosa no iba a salir gratis. Ahora sabemos que la “cosa” ha costado 472 millones.

Tengo que confesarles que no he dejado de sentir cierta decepción en mi interior cuando la noticia del acuerdo presupuestario ha saltado a las páginas web. Albergaba la ingenua esperanza de que Zapatero se viera obligado a adelantar elecciones y a sacarnos de esta angustiante agonía. Pero así es la política y nuestra aritmética parlamentaria. Esto es lo que votamos en 2008 -yo no, lo sé, y quizá usted tampoco, pero si somos demócratas, y usted y yo lo somos, hay que aceptar las reglas del juego-. Zapatero ha hecho un uso legítimo de su posición y ha decidido prolongar el sufrimiento de este país hasta el extremo. Está en su derecho. Nos parezca que acierta o no. Lo podía hacer. Y lo ha hecho.

Cuestión aparte es la posición del PNV y las consecuencias que por ella deberá asumir. Me da la impresión de que quizá no le perjudique tanto electoralmente. De todas formas, cuando pienso en la postura del PNV, mi decepción se torna en cachondeo. Porque inmediatamente me viene a la memoria un diálogo de Groucho Marx, en no me acuerdo qué película o qué libro. Groucho hablaba con una señora de muy buen ver:

GROUCHO: señora, ¿se acostaría usted conmigo por diez millones de dolares?
SEÑORA GUAPA: pues... hombre, por diez millones de dólares... creo que sí.

GROUCHO: ¿y se acostaría conmigo por un dólar?
SEÑORA GUAPA: ¡por un dólar! ¿¡por supuesto que no! ¿Pero quién se ha creído que soy yo?
GROUCHO: señora..., lo que usted es, ya ha quedado muy claro. Sólo estoy discutiendo el precio.
Pues eso: 472 millones.

Nuevamente, de mutuo acuerdo
Regina Otaola Libertad Digital 23 Septiembre 2010

Después de tanto alboroto por si Zapatero iba a traicionar a Patxi pactando con el PNV el apoyo presupuestario a cambio de transferencias, resulta que al final la portavoz del Gobierno vasco Idoia Mendia saludaba el martes como "buena noticia" el traspaso; ayer el PNV sacaba pecho por haber "salvado" para el autogobierno las políticas de Empleo ante un Gobierno vasco "incapaz", pero Pastor, el portavoz del PSE, afirmaba que será Patxi quien tenga "la última palabra" sobre la transferencia, ¡faltaría más! Y por si acaso es el mismo Patxi el que afirma con rotundidad que los socialistas apoyarán los presupuestos forales del PNV en las tres diputaciones vascas "por convicción y responsabilidad de país", lo que el PNV le ha agradecido diciendo que el lehendakari "ha entrado en la senda de la responsabilidad".

En realidad, el portavoz socialista en las juntas generales de Guipúzcoa dejó en su día claro al PNV que si no apoyaba los presupuestos del Gobierno el PSE tampoco les apoyaría en las Diputaciones. Ambas cosas estaban, por tanto, cantadas; como viene siendo por otra parte lo normal por estos lares. Esta política de cesión mutua entre Gobierno y nacionalistas con chantaje previo o no, que algunos consideran que aporta "estabilidad", es la clave de bóveda de toda la arquitectura institucional española en el momento presente, reducida a política-bazar, y sólo la entente PSOE-PNV parece sostenerla en pie. "Nada es verdad ni mentira, todo es según el cristal con el que se mira"; "a Dios rogando y con el mazo dando"; "nadar y guardar la ropa"... todas son máximas válidas para definir la actitud de los socialistas y en primer lugar, y ya desde que accedió a la secretaría general del PSE, le son aplicables a Patxi López.

Afirma ahora el lehendakari que el presupuesto es un instrumento fundamental para gestionar la salida de la crisis económica, afirmación que comparto al cien por cien, pero no por ello deja de ser también el principal instrumento de acción política con el que cuenta cualquier gobierno. En lo que atañe al Gobierno vasco, sirve también para llevar a cabo políticas nacionalistas, como es el caso de las subvenciones dadas por los gobiernos nacionalistas a las ikastolas francesas y que el actual lehendakari se muestra partidario de mantener a través, por supuesto, del Presupuesto, y en contra de su "socio preferente" del momento, que es el PP según el acuerdo de bases que suscribieron. Por no hablar de la graciosa moratoria concedida por el PSE para imponer el euskera en los comercios, cuestión a la que se oponía hasta que llegó al Poder. Ahora, sin embargo, es una cuestión de plazos, necesidad de financiación, supervisión... Otra mentira más del PSE.

El lehendakari también nos quiso vender como aceptable el mercadeo que mantienen entre PSOE y PNV diciendo que se alegraba de que éste se involucre en la gobernabilidad de España. Y se quedó tan contento afirmando algo que todos los españoles saben ya rotundamente falso. Al PNV la gobernabilidad de España le importa una higa, por no decir otra cosa. Al PNV sólo le importa ponerse medallas "a la vuelta de Madrid" cuando logra "sacar tajada" de los Presupuestos mientras rebaña una menor contribución de los vascos al bien común de los españoles. Como ese chalaneo constante disfrazado de "dura negociación" habla muy poco bien de su partido, ahora se descuelga López con que espera que los trueques no se deban al "cálculo electoral" y pide además al PNV que no se aproveche del Gobierno central negociando en el terreno del autogobierno. No se puede estar en misa y repicando. La confluencia de intereses se nota demasiado, y es que sentarse a ciertas "mesas" extraparlamentarias une lo suyo.

Conquista autonómica
EDITORIAL El Correo 23 Septiembre 2010

El pacto de Urkullu con Zapatero evidencia los límites de la política del lehendakari

El acuerdo entre el Gobierno y el PNV para la transferencia a Euskadi de las políticas activas de empleo y otras competencias sociolaborales coincide prácticamente con las exigencias nacionalistas y satisface con creces las previsiones estatutarias. Cumplida la condición previa que los jeltzales pusieron para negociar los Presupuestos para 2011, podría darse por descontado que el grupo nacionalista respaldará las Cuentas de Zapatero. Con el pacto de ayer el partido de Urkullu se ha hecho valer en la política vasca, dando muestras de que ha logrado su objetivo de «liderar el país desde la oposición» al Gobierno de Patxi López.

Puede presentarse además como el garante de la estabilidad que España necesita en un momento crucial para la reactivación económica, que permitiría también encarar el paulatino final del terrorismo etarra sin el desasosiego de unas elecciones anticipadas. El acuerdo se dio a conocer la víspera del primer debate de política general al que se enfrenta el lehendakari López. El PNV no debería jactarse, más allá de la evidencia, de que la imperiosa necesidad de Zapatero de prolongar su segundo mandato le ha permitido puentear al Ejecutivo López para acabar protagonizando un traspaso que habría correspondido alcanzar al Gobierno vasco.

Pero tampoco el lehendakari y el PSE-EE podrán limitarse a mostrar su obligada conformidad con los términos del pacto. Porque tan inusual procedimiento refleja las carencias de Zapatero y también los límites de la acción del Ejecutivo López al verse forzado a dejar en manos nacionalistas el delicado capítulo del desarrollo autonómico. Asegurada la continuidad de la legislatura, el presidente no tendría que emplear la prórroga concedida por el PNV para esperar que la recuperación económica y la mejora de los datos del empleo se hagan realidad. Su mandato ha ofrecido tantos síntomas de desorientación y agotamiento que le es exigible una actuación proactiva hasta 2012. Su ajustada mayoría parlamentaria y la contención presupuestaria le obligan además a prescindir de gestos de carácter ideológico o clientelar.

El Observatorio da Cultura constata que se estanca la pérdida de gallegohablantes
Aumentan los ciudadanos que se definen como bilingües, en especial los que recurren con mayor frecuencia al gallego, mientras que la cifra de castellanohablantes se mantiene desde 2003
ANA RAMIL | A CORUÑA La Opinión 23 Septiembre 2010

El número de residentes en Galicia que utiliza el castellano como lengua habitual se ha estabilizado en cinco años al pasar de representar al 18,3% de la población en 2003, al 19,5% en 2008, según el último informe sobre la evolución del idioma del Observatorio da Cultura Galega, que constata una "desaceleración en el proceso de pérdida de gallegohablantes". Pese a que el porcentaje de quienes sólo se expresan en gallego bajó trece puntos desde 2003, los bilingües ganan terreno -ya representan casi a la mitad de la población-, en especial, los que recurren con mayor frecuencia al gallego, cuyo porcentaje aumentó ocho puntos, hasta situarse en un 21,7%.

Este retorno al gallego se debe a que cada vez hay más niños que aprenden este idioma en el hogar y a su mayor presencia en las escuelas. El gallego es la lengua materna de la mayoría de los residentes en Galicia -600.000 reconocen que lo aprendieron en la familia, el doble que en el año 1992- y el porcentaje de quienes tienen por lengua inicial tanto gallego como castellano no ha dejado de crecer en los últimos años. Uno de cada cuatro niños residentes en núcleos urbanos realiza prácticas bilingües en el hogar mientras que esta cifra se duplicó en las zonas rurales en los últimos 16 años.

El informe destaca además el papel de los colegios en la conservación del gallego como lengua habitual en la población. Más del 60% de los alumnos de Galicia asegura que estudia mayoritariamente en gallego (un 46,6%) o siempre en este idioma (14,3%), lo que supone un aumento de casi 16 puntos porcentuales respecto al año 2003. El progresivo incremento de materias impartidas íntegramente en gallego ha provocado que el número de estudiantes que realiza exámenes en gallego se incrementase un 20% en los últimos cinco años.

El Observatorio da Cultura Galega constata en este estudio -elaborado a partir del Mapa Sociolingüístico de Galicia y la Enquisa de Condicións de Vida das Familias- que más de la mitad de la población de la comunidad se expresa principalmente en gallego (el 58,8% la define como su lengua habitual) y que este es el idioma más utilizado en el ámbito familiar, el trabajo o en las relaciones personales. En este sentido, el informe resalta que "casi la mitad de las parejas de chicos entre 16 y 29 años prefiere hablar entre ellos en gallego" mientras que el porcentaje de quienes se expresan en este idioma con su grupo de amigos bajó cinco puntos desde el año 2003 y representa al 56,17% de la población gallega.

Por su parte, más de la mitad de los ciudadanos de Galicia utiliza el gallego cuando acude a un establecimiento comercial y se mantiene como el idioma usado por la mayoría de los empleados en su puesto de trabajo, pese a que este porcentaje descendió unos 20 puntos desde 1992. Por ramas profesionales, el gallego es el idioma principal en la agricultura (lo utiliza el 79% de los trabajadores), la industria (el 42%) y la construcción (51,9%) mientras el castellano es mayoritario en los servicios (35%).

El área de las nuevas tecnologías es todavía la asignatura pendiente para la lengua gallega. Ocho de cada diez ciudadanos utiliza el castellano para navegar por internet aunque la mitad reconoce que le gustaría utilizar en la Red el mismo idioma que a diario, el gallego. Un 36% apuesta por el castellano.

El 15,4% de los ciudadanos nacidos en Galicia reconoce tener dificultades para leer un texto en gallego. El porcentaje de quienes aseguran entender "poco o nada" cuando algo está escrito en este idioma aumentó tres puntos respecto al año 2003, según el último informe del Observatorioda Cultura Galega. En este sentido, el documento revela que la capacidad lectora aumenta "significativamente" conforme baja la edad del ciudadano. Lo mismo ocurre con la escritura en lengua gallega, que ha mejorado en todas las franjas de edad desde 1992, especialmente entre los más jóvenes.

La capacidad para expresarse oralmente fue otro de los aspectos analizados por el Observatorio. Casi nueve de cada diez residentes en la comunidad gallega aseguran hablar "muy bien" en la lengua propia de la comunidad, frente a sólo un 3% que asegura no poder expresarse en este idioma.

Rivera exige la retirada del decreto que impone el catalán a los profesores
El presidente de Ciudadanos asegura que el consejero de Innovación y Universidades, Josep Huguet, 'pone la lengua por encima de la excelencia'
 www.lavozlibre.com 23 Septiembre 2010

Madrid.- El presidente de Ciudadanos (C’s) y candidato a la presidencia de la Generalitat, Albert Rivera, ha exigido al consejero de Innovación y Universidades, Josep Huguet que “retire el decreto que impone una barrera lingüística a los profesores universitarios para que no vengan docentes de otras partes de España”, porque “está poniendo la lengua por encima de la excelencia”.

Rivera defiende: “Hay que trabajar para tener mayor calidad en la enseñanza universitaria y para abrir las puertas a trabajadores que quieren venir a Cataluña, pero ustedes hacen lo contrario: levantan barreras laborales y pretender levantar fronteras dentro de nuestro país”.

El presidente de C’s ha hecho referencia a las opiniones de dos catedráticos, Francesc de Carreras y Xavier Sala i Martí, que, aunque divergen en muchos otros temas, coinciden en que “en la universidad debe primar el conocimiento, no la lengua y que la imposición de una lengua crea el efecto contrario al deseado”.
En este sentido, Rivera se ha dirigido al consejero: “Encontremos un modelo de incentivos, saber catalán debe ser un mérito no una barrera, es mejor convencer que imponer. Es mejor saber dos o tres lenguas que una, pero desde la libertad y sin imposiciones”.

Pero, Rivera lamenta: “Ustedes no quieren que vengan Premios Nobel porque si lo hacen deben acreditar su nivel de catalán, pero nuestros alumnos tienen derecho a tener a los mejores profesores”.

Tras la respuesta del conseller Huguet, Rivera ha criticado su “sectarismo y su actitud corta de miras”: “Que usted esté al frente del departamento de industria, universidad y turismo me hace temblar, porque usted quiere una Cataluña cerrada, pequeña y retrógrada”.

“A ustedes no les importan los derechos de los trabajadores que vienen a Cataluña, porque para ustedes hay ciudadanos de primera y de segunda. Pero deben entender que no todos los ciudadanos son talibanes lingüísticos como ustedes, a la mayoría de personas que vienen a Cataluña lo hacen para ganarse la vida”, critica Rivera y defiende: “Nosotros preferimos la convivencia y compartir, ustedes prefieren dividir y levantar fronteras”.

Recortes de Prensa   Página Inicial