AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 27  Septiembre  2010

 

Pepiño «cierra cielos»
César Vidal La Razón 27 Septiembre 2010

La llegada de ZP al poder trajo consigo la aparición en el primer plano de la política nacional de personajes dignos de la Corte de los milagros.

Contamos así con un ministro de Trabajo que ha disparado la cifra de desempleo como no se ha conocido en la Historia de España; una ministra de Igualdad que combate a diario por consagrar la desigualdad más ridícula y arbitraria entre hombres y mujeres; una ministra de Economía que no pasaría de un cero con cinco si la examinara de la materia cualquier profesor que no fuera compañero de partido; una ministra de Vivienda que ha conseguido que millones de pisos sigan sin venderse mientras el precio continúa artificialmente alto; un ministro del Interior esencial para que se escapen los etarras del Faisán y se desarticule a las víctimas del terrorismo o una ministra de Defensa que desmantela las fuerzas armadas. Pocas veces fueron los cielos testigos de prodigios semejantes.

Pues bien, entre semejante elenco esta semana destaca José Blanco –popularmente apodado Pepiño– que, siendo ministro de Fomento, ha decidido cerrar el espacio aéreo de España durante la huelga general del próximo 29. Personalmente, estoy convencido de que la huelga sería un fracaso clamoroso si no existieran unas «bandas de la porra» que amenazan a los trabajadores que quieren trabajar. Seguramente, los liberados sindicales se sumarían a la huelga, pero como no se les suele ver mucho por los lugares donde se trabaja no se percibiría. En una situación así, el gobierno de ZP se encuentra atrapado en un dilema. Si permite a los sindicatos ejercer su comportamiento habitual de coacción piquetera, puede dar la sensación de que lo han derrotado. Si, por el contrario, deja que se cumpla la ley y los sindicatos demuestran por enésima vez que no tienen poder de convocatoria ni sobre sus liberados, ZP tendrá que justificar el por qué nos vacía los bolsillos para mantener semejantes castas que a nadie representan y que tan caras resultan. Ignoro qué decidirá finalmente el dirigente máximo del desbarajuste, señor de los ridículos y factotum de las calamidades, pero Pepiño ha decidido cerrar nuestro espacio aéreo según he podido comprobar tras telefonear a diversas compañías extranjeras.

El 29, España estará aislada aéreamente simplemente porque el ministro de Fomento en contra de su obligación más elemental ha decidido ponerse el traje de Pepiño «cierra cielos». Las razones para tal conducta pueden ser diversas. Quizá Pepiño es sólo el servil acólito de ZP, como lleva siéndolo años –¿cómo hubiera ascendido tanto sin ZP?–, o quizá ha terminado creyéndose las voces de aquellos que le dicen que si ZP es jefe de gobierno, él también puede serlo. De ser lo último, Pepiño ya habría entrado del todo en la traición y pretendería perpetrarla apoyándose en los sindicatos. Sea como sea, mi consejo a los ciudadanos honrados es que el 29 echen mano de cualquier aparato capaz de grabar y dejen constancia de todo acto de violencia o coacción protagonizado por los piquetes sindicales para, acto seguido, llevarlo al juzgado correspondiente. Decía Pablo de Tarso que el que no quiera trabajar que tampoco coma y ya está bien de unas castas que viven de nuestro sudor y no sólo no destacan por su laboriosidad sino que además siguen empecinadas en una política que ha enviado al paro a millones de españoles.

La farsa
José María MARCO La Razón 27 Septiembre 2010

Hace muchos años, una huelga servía para que los empleados de una empresa intentaran conseguir mejoras que no podían conseguir de otro modo. Las huelgas generales ocurrían cuando un país estaba en situación revolucionaria. De lo primero apenas queda ya rastro. El poder de los sindicatos es gigantesco: tienen personal, «liberados», presupuesto, patrimonio y una influencia política superior a la de cualquier otra institución. En cambio, la afiliación es cada vez más pequeña y los ingentes fondos que los sindicatos manejan para mantener su estatus no les llegan para hacer una huelga prolongada, como las de antes. En cuanto a las huelgas generales, que siempre fueron escasas, hoy son inimaginables. Ningún sindicato tiene ya poder sobre unas sociedades tan plurales y diversas como las nuestras. Una «huelga general» sólo puede consistir, por tanto, en una imposición brutal para que la gente no pueda moverse y no acuda a trabajar. Así va a ocurrir el miércoles, como anuncia la violencia propagandística desplegada por los sindicatos.

La brutalidad será tanto mayor cuanto que la opinión pública española no es favorable a la huelga. La actitud de los españoles responde a lo que está siendo común en el resto de Europa. La crisis económica no ha traído grandes explosiones sociales de reivindicación o de protesta, ni tampoco ha llevado a gobernar a partidos de izquierda. En las dos últimas elecciones, celebradas en Gran Bretaña y en Suecia, han ganado los conservadores. En Europa, sólo cinco países, además del nuestro, tienen gobiernos de izquierda.

¿Por qué? En parte, porque la crisis demostró que el modelo económico de crecimiento indefinido del gasto y de la intervención gubernamental es insostenible. Demostración corroborada luego por los remedios para salir de la crisis. No valen, como el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha reconocido –tarde– los estímulos presupuestarios ni las rigideces sociales disfrazadas de derechos. Lo que se consigue así es aumentar el déficit, incrementar la deuda y mantener paralizada la economía. De seguir la política que había aplicado Rodríguez Zapatero hasta la primavera, no habrá inversión, ni crecimiento, ni trabajo. Quienes aspiran a un futuro mejor para sus hijos saben que ése no es el camino.

También lo saben los socialistas, que podían haber aprovechado la situación para convertirse en un partido moderno, alejado de la retórica obrerista de los sindicatos «de clase». De haberlo hecho, probablemente Rodríguez Zapatero estaría hoy mejor situado en las encuestas. No ha sido así porque el líder socialista, hombre ultraideologizado, y no muy valiente, no está dispuesto a abandonar su imagen. Así que toma decisiones a medias, que no nos sacarán de la crisis, y pacta el desarrollo de una huelga general que le permitirá preservar su coartada ideológica. También da oxígeno a unos sindicatos acabados en su modelo actual. El miércoles nos impedirán ir a trabajar para que Rodríguez Zapatero pueda seguir diciendo que es socialista y para que los sindicalistas de clase sigan viviendo en la opulencia. La farsa es tan esperpéntica que no debería durar mucho más.

Esquizofrenia general 29-S
Editorial www.gaceta.es 27 Septiembre 2010

No existe huelga responsable, lo diga quien lo diga. Y cuando la huelga es general y su objetivo es obturar cualquier reforma que pueda ayudar a solventar la crisis, tiene todos los visos de ser enormemente irresponsable, amén de dañina, como nos demuestra la historia.

Y es que el origen de toda “huelga general revolucionaria”, que es como siempre se denominó, ha sido ése.

Sin embargo, la huelga es un derecho del trabajador como herramienta para defender sus reivindicaciones y legítimos deseos, sin imponer nada. No hay libertad con imposición. En tal sentido, toda huelga es el manifiesto del fracaso de los acuerdos y, en muchos casos, tiene origen en la irresponsabilidad de las organizaciones de trabajadores o empresariales por defender privilegios concretos o supuestas protecciones y no querer aceptar reformas o cambios beneficiosos para demandantes y oferentes del mercado laboral.

Con la huelga del próximo 29 de septiembre nos encontramos ante una situación que para muchos ciudadanos empieza a resultar kafkiana: no saben cuál es el valor real de esta acción sindical. Y una gran mayoría presiente el fomento de cierta ceremonia de la confusión para así darle la vuelta a la tortilla y convertir la huelga contra el Gobierno en una protesta contra el Partido Popular. De entrada, los sindicatos han reconocido que les duele tener que hacer huelga, pero que no hay más remedio.

Pero por otro lado, la protesta tiene un doble filo, y puede ser un simple lavado de imagen para unos sindicatos que viven de las subvenciones gubernamentales. Toxo y Méndez no quieren hacer mucha sangre contra Zapatero –otra cosa es Esperanza Aguirre–, y el presidente del Gobierno ya les ha mandado el recado de abrir diálogo tras la huelga. Una manera sutil de decirles que después del mal trago que han de pasar, y si no se pasan mucho en sus protestas, papá ZP volverá a acogerles en Moncloa para restañar las cicatrices con algo de dinero.

Las huelgas laborales concretas o sectoriales consisten en reivindicaciones de tipo económico o mejoras en las condiciones de trabajo y, pese a quien pese, tienen su origen en el propio proceso de progreso y riqueza generado, gradualmente, por el sistema de mercado o capitalismo. La huelga general ha supuesto una superación de esas reivindicaciones económicas o laborales –aunque pueda tener su origen en las mismas– y pasa a ser una herramienta para lograr cambios en el estatus social. Pero la realidad de los hechos, que la izquierda y el sindicalismo quieren ignorar y tapar, es que el sistema capitalista ha permitido cambios en dicho estatus, así como oportunidades sustanciales de promoción para los individuos que componen la sociedad, y lo logra mediante contratos voluntarios vigilados por la Justicia –el Estado es fundamental–, a diferencia de las revoluciones propugnadas por el socialismo.

Se entiende, pues, la esquizofrenia que vive la izquierda en todo este proceso de desempleo y en la propia convocatoria de huelga general, así como la confusión creada a ciudadanos y trabajadores a través de sus reacciones, declaraciones y adhesiones. Baste como ejemplo el apoyo de última hora mostrado por los artistas de la zeja, que ahora apoyan la huelga, aunque su portavoz, Jorge Bosso, secretario de la Unión de Actores, deja muy claro que “no es contra un partido político”, sino contra cómo se están haciendo las cosas en todos los Gobiernos, pero sobre todo, añadió, “en Madrid”. Blanco y en botella.

Es el gasto, Zapatero
ZP se enfrenta a la reducción de un déficit desbocado fruto de sus insensateces
Aleix Vidal Cuadras www.gaceta.es 27 Septiembre 2010

Cuando en 1992 todo apuntaba a una arrolladora victoria de George Bush sobre Bill Clinton, los asesores del gobernador de Arkansas diseñaron una estrategia de comunicación que ha quedado como referente. Consistió simplemente en desplazar el ámbito del debate de la política exterior, en la que el presidente había tenido éxitos deslumbrantes, a los problemas cotidianos de los norteamericanos, donde había un ancho campo de mejora. La frase “Es la economía, estúpido”, que reflejó esta hábil maniobra, ha quedado incorporada a la historia de los lemas de campaña.

Nuestro inefable ZP, que se enfrenta al problema de reducir un déficit público desbocado fruto de sus insensateces, ha actuado hasta el momento en tres direcciones: la primera, ahogar a los más modestos, pensionistas y funcionarios; la segunda, recortar a la desesperada otras partidas presupuestarias sin tener en cuenta sus consecuencias sobre la competitividad o el crecimiento y, la tercera, incrementar los impuestos indirectos.

Con el fin de compensar mediante un gesto populista la irritación provocada en sus votantes por un giro tan inconsecuente en su trayectoria y en su discurso, se descuelga ahora con un aumento de la presión fiscal sobre las rentas del trabajo de los altos directivos y los profesionales liberales, ese 1% de los declarantes del IRPF que aporta el 20% de la recaudación. En algunas comunidades socialistas, la suma de la subida estatal y la autonómica rebasará el 50%, entrando en el terreno de lo descaradamente confiscatorio. Los doscientos millones que obtendrá mediante este atraco son calderilla comparados con la magnitud del desequilibrio de las cuentas públicas y van a desincentivar peligrosamente a los sectores más preparados, creativos y dinámicos de nuestra sociedad.

Mientras, un Estado hipertrofiado a todos sus niveles, devora la riqueza del país. Por tanto, no son los ingresos la clave del problema, es el gasto, Zapatero, que no te enteras.

Comparecencia del Secretario del Foro Ermua, en lla Comisión de Interior
IÑIGO MARTINEZ DE PISON APARICIO Foro Ermua 27 Septiembre 2010

EXTRACTO de la comparecencia de IÑIGO MARTINEZ DE PISON APARICIO, Secretario del Foro Ermua, en la sesión de la Comisión de Interior (Congreso de los Diputados), celebrada el día 23 de septiembre de 2010.

La comparecencia se inicia con el agradecimiento a los miembros de la Comisión por haber dado la oportunidad al Foro Ermua de intervenir en la sesión.

Tras ello, la primera observación que se formula es la de la valoración positiva que nos merece el hecho de que todos los grupos políticos hayan tomado la decisión unánime de sacar adelante esta Ley sobre las víctimas y la de buscar un consenso entre todos para dotarla de contenido.

También se hace llegar a los Diputados una valoración positiva, en términos generales, de la filosofía de la nueva Ley y de sus líneas maestras. Momento en el que el Foro Ermua pone de manifiesto que no entrará en el detalle de las medidas legislativas propuestas en favor de las victimas puesto que no somos una asociación de víctimas y porque las que sí lo son y ya han intervenido lo han hecho de modo muy completo y acertado. Por eso la intervención del representante del Foro Ermua se ha ceñido a poner de manifiesto que la perspectiva general del nuevo texto legal es acertada en cuanto que busca ofrecer un tratamiento integral de la figura de las víctimas del terrorismo y, además, al enfocar ese tratamiento integral desde la perspectiva de los derechos fundamentales, lo que sin duda permitirá en muchas ocasiones dotar a las victimas de mayores mecanismos de defensa jurídica.

Y en esa contemplación global del proyecto legal, la intervención finaliza valorando también en términos positivos la introducción, totalmente novedosa, de la figura del “amenazado”, sin bien deseando que durante la tramitación parlamentaria del proyecto, se concrete más esa figura, especialmente en cuanto a los derechos que se asocian a la misma. Momento en el que se advierte en que, un poco más adelante durante esta intervención, se volverá a hablar de esa figura.

Una vez la intervención ha hecho las referencias directas al nuevo proyecto de Ley, se pone de manifiesto ante los miembros de la Comisión que el Foro Ermua tiene la convicción de que el mejor modo de proteger a las víctimas es acabando con el terrorismo, y que por tanto, esta Ley debe complementarse con otras medidas legislativas destinas a precisamente a facilitar esa derrota de los terroristas. Esas medidas citadas ante la Comisión son:

1ª. En materia de la Ley de Partidos, otorgar legitimación a 50 Diputados o 50 Senadores, para instar judicialmente la disolución de partidos, grupos o agrupaciones cuando en ellos concurran los requisitos previstos por esa Ley para su ilegalización.

2ª. En términos parecidos, otorgar legitimación a 50 Diputados o 50 Senadores para instar la disolución de los Ayuntamientos, prevista por el artículo 61 de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, al tiempo que mejorar la redacción del párrafo 2º de dicho artículo en lo que toca a la definición de lo que se entiende por decisiones gravemente dañosas para el interés general, en relación a las situaciones o actuaciones municipales que favorecen el terrorismo, de modo que queden claramente dentro de ese precepto las situaciones actuales de aquellos Ayuntamientos que cuentan con la presencia de ANV.

3ª. Introducción, en el Código Penal, del delito de enaltecimiento del terrorismo por omisión, con el objeto de poder dar fin a la vergonzante situación de calles con placas en favor de los asesinos, etc., de modo que la negativa a la retirada de ese tipo de elementos pueda ser perseguible penalmente.

En otro orden de consideraciones se hace llegar a los Diputados la idea de que uno de los efectos colaterales del terrorismo es la alteración del censo electoral al provocar éxodos de personas que se sienten amenazadas. De ahí la importancia que para nosotros tiene esa figura, puesto que a la misma se puede asociar un derecho que, dentro de la valoración constitucional, es de primer orden: el de votar en la tierra de origen, abandonada forzosamente. En tal sentido se recuerda a los Portavoces de los grupos Socialista y Popular que en sendas reuniones el Foro Ermua ya les ha hecho llegar nuestra proposición de Ley de modificación de la Ley de Régimen Electoral (y concordante) para reconocer a los amenazados el derecho a figurar en un censo electoral especial que les permita ejercer su derecho al voto en su tierra de origen en los procesos electorales autonómicos, forales y municipales. Texto que también se remitió a la Comisión de Interior en el día anterior al de nuestra comparecencia para que estuviera a disposición de todos los grupos parlamentarios.

El final de la intervención del Foro Ermua se ha dedicado a la polémica surgida el día anterior sobre si la Exposición de Motivos de la Ley debe recoger la prohibición de negociar con los terroristas. Como punto de partida, se deja constancia de la convicción unánime de todos los miembros del Foro sobre que la única negociación posible es la fijar el día, hora y lugar de rendición de ETA y de entrega de sus armas, sin contrapartida alguna. La no negociación con los terroristas es un principio básico en la lucha contra ETA. Dicho lo cual, se transmite la reflexión sobre la complejidad de incluir ese principio en un texto legal y, además, la posible inoperancia al figurar tan solo en una exposición de motivos. Lo que en experiencias previas, además, constituye una fuente de conflictos.

Ahora bien, el mejor modo de dotar de eficacia a ese principio de la no negociación es mediante su inclusión, de nuevo, en un pacto político, que entendemos absolutamente necesario, y cuya sinceridad quedaría demostrada con la derogación incondicionada del Acuerdo del Congreso autorizando al Gobierno para entablar negociaciones con ETA y su entorno.

Los vergonzosos preparativos de una más vergonzosa huelga general
EDITORIAL Libertad Digital 27 Septiembre 2010

Llevamos ya varias semanas de lamentables preparativos para la huelga general del próximo miércoles. Conforme se ha ido acercando la fecha en la que los sindicatos "de clase" se han arrogado el derecho de "parar el país", el grado de desfachatez y de mofa explícita hacia todos los españoles no ha hecho más que aumentar de manera exponencial.

Primero llegaron unos videos de la UGT plagados de sectaria propaganda antiliberal donde se caracterizaba a los empresarios españoles de crueles explotadores, a los trabajadores de estúpidos explotados y a los sindicalistas de valientes y abnegados luchadores por el bien; luego vimos cómo las centrales sindicales se reían de todos nosotros al presionar a los distintos gobiernos para que impusieran unos servicios máximos sobre el transporte público que supondrán el primer piquete contra el derecho a trabajar de los españoles; y ahora, CCOO y UGT se alían con los subvencionados artistas españoles para persuadirnos de que la huelga no está dirigida contra el Gobierno, que los piquetes tienen como función defender a los proletarios o que los sindicatos de este país son el paradigma de la independencia y el sentido común.

En otras palabras, los grupos de presión que abrevan en el presupuesto público y que hicieron campaña electoral por Zapatero negando en todo momento la gravedad de la crisis en la que ya estábamos sumergidos, reconfiguran su discurso con tal de conservar sus prebendas sin mezclarse demasiado con un Gobierno que ya es visto universalmente como calamitoso.

Ellos, que son en parte responsables de la lamentable situación de nuestras cuentas públicas y de que se mantenga una delirante regulación laboral que se ha cobrado el puesto de trabajo de 2,5 millones de españoles en tres años, vienen ahora dando lecciones de cómo salir de la crisis. Ellos, cuyas rentas y buen vivir dependen del entramado de subvenciones que han logrado extraer año tras año de nuestros bolsillos gracias a haberse convertido en un servil grupo de presión de la izquierda, pretenden erigirse en un ejemplo de independencia e imparcialidad frente a los grupos políticos y económicos. Ellos, que son los primeros que vulnerarán los derechos de los ciudadanos a trabajar, quieren alzarse como los mayores defensores de los derechos de los trabajadores.

Aunque parece que desde los famosos recortes del gasto público de mayo el mensaje haya caído en el olvido, conviene recordarlo cada vez que de manera tan clara sindicatos, "intelectuales" y apesebrados varios nos muestran su auténtico rostro: es hora de que dejen de medrar a costa del resto de los españoles. No es en absoluto de recibo que mientras los ciudadanos están haciendo enormes sacrificios para adaptarse a la complicada coyuntura, ellos sigan gozando de millonarias subvenciones y de privilegiadas posiciones jurídicas. Mucho menos cuando, lejos de limitarse a coger el dinero y echar a correr, se dedican a "parar el país" y a amedrentar a los trabajadores.

No podemos más que estar de acuerdo con los sindicatos cuando señalan que la huelga general del próximo miércoles debe tener sus consecuencias políticas. Pero esas consecuencias deben ser muy distintas de las que ambicionan: en lugar de ver acrecentado su poder, es el momento de reducirlo al de la simple representación de sus cada vez menores afiliados. 40 millones de españoles no tenemos por qué cargar con tanta desvergüenza y sectarismo.

Clases medias
Islamización rampante
Enrique de Diego www.gaceta.es 27 Septiembre 2010

En Cataluña, residen más de 400.000 musulmanes. Es probable que la cifra se acerque ya al medio millón. Una gran parte de marroquíes de Nador y también de paquistaníes.

Algunos paisajes de Cataluña se asemejan mucho a Afganistán. Por ejemplo, en Salt, Cunit, Vic, Vendrell y Reus, patria de Prim, una de las más integristas del mundo. Cuando se habla de identidad catalana, y de riesgos para ello, como ha hecho recientemente, de nuevo el incompetente de La Moncloa, no se refieren los socialistas, tan amigos de los islamistas, a la islamización, sino a esos rollos macabeos del Estatut y a esa bufonada por la que a un castellano o a un andaluz se les pretende convertir en parias en Cataluña.

La identidad de la Cataluña real, de la que recorre siglos de narrativa, de la que tiene sus referencias en Poblet o en Monserrat, incluso la de Prat de la Riba o la de Françes Maciá por lo que está amenaza es por el islamismo, que es un gravísimo peligro porque El Corán manda matar a los infieles y golpear a las esposas.

Lo más hiriente es que esta islamización se hace con el dinero del contribuyente. Se cede suelo público para la construcción de mezquitas, como hizo Montilla en Cornellá, o como se está haciendo en Badalona, a cuyo fin se pretende destinar, gratuita y absurdamente, el antiguo Parque de Bomberos. Un recientísimo informe oficial del Ministerio de Trabajo (del paro, más bien) da el dato de que el 57% de los varones marroquíes residentes en España llevan más de un año en paro y viven de las ayudas sociales (de los impuestos de los españoles). Estamos sufragando a un grupo parasitario que representa un peligro cierto para nuestra civilización. Eso que llaman multiculturalismo siempre ha terminado en baños de sangre. Pueden verse los casos de Líbano, Sudán y Nigeria, por ejemplo.

A duras penas, pero por fin, el debate sobre la islamización rampante está entrando en la precampaña catalana. El PP está variando posturas y adoptando una posición más firme. Plataforma per Catalunya de Josep Anglada lleva en su programa la propuesta de inmigración musulmana cero, de cortar por completo la inmigración musulmana. La postura antiislámica, la consideración de que el islam es contrario a la cultura sueca, ha representado la irrupción con fuerza (20 diputados) del partido Demócratas de Suecia, a pesar del silencio de los medios de comunicación.

El debate está en la calle y los ciudadanos están seriamente preocupados, porque, además, perciben que sus dirigentes les ocultan la realidad y adoptan una posición cobarde y acomodaticia. Sin duda, esta cuestión va a ser clave el 28-N en las elecciones catalanas y uno de los motivos del descalabro previsible del PSC.

Otrosí: el jueves 7 de octubre, a las 20 horas, la Editorial Rambla organiza la presentación del libro Sin mordaza y sin velos, de Josep Anglada, en el Hotel El Madroño de Madrid (C/ General Díaz Porlier, 101).

Rajoy
Ideología y huelga general
Agapito Maestre Libertad Digital 27 Septiembre 2010

La izquierda política española está contenta con Rajoy. Triunfa frente a todo pronóstico. Quizá en el futuro Rajoy gane las elecciones, pero, de momento, Zapatero ya ha ganado un año más en el poder. Sacará adelante la Ley de Presupuestos Generales del Estado y, sobre todo, culminará su proyecto de destrucción de la nación española con un nuevo Estatuto para el País Vasco. El Estado plurinacional y caótico de los socialistas va adelante. Zapatero posiblemente acabará largándose, pero el zapaterismo es irreversible. En otras palabras, puede que el PP gane las próximas elecciones generales, pero, hoy por hoy, Zapatero no tiene rival.

Rajoy está perdiendo, a pesar de que las encuestas le den ganador. Más aún, Rajoy no es nadie en términos ideológicos; ni siquiera ha sido capaz de crear un relato plausible sobre el último teatrillo del Gobierno con los sindicatos; yo, al menos, apenas he oído algo más que unos balbuceos sobre los inconvenientes de una huelga general en una época de recesión económica. Llevamos oyendo cientos de peroratas sobre la huelga, desde el mismo día que se convocó, pero, por desgracia, la interpretación del PP, supuesto de que la hubiera, no ha prendido entre las masas; pues que a dos días del violento evento casi nadie duda de que los sindicatos y el Gobierno ya han ganado: la huelga es contra el PP, los empresarios, el capitalismo y, en fin, el injusto sistema.

He ahí otra prueba de la debilidad política de Rajoy. Y es débil, en mi opinión, porque en términos ideológicos ha perdido dos grandes batallas, en primer lugar, la de la nación y, en segundo lugar, porque ha sido incapaz de desmontar el tejido ideológico de Zapatero. No diré nada sobre su primera derrota, en realidad fue un juego de pérdida segura. Jugó durante estos seis últimos años al "nacionalismo periférico", aún hoy Rajoy sigue hablando como Pujol: "Quiero encajar bien a Cataluña en España". Rajoy ha jugado, en verdad, contra sí mismo; Rajoy no se atrevió a proseguir el legado dejado por Aznar. La segunda batalla es aún más triste, porque está montada sobre una idea falsa del jefe del Gobierno de España, a saber, Zapatero no es un tipo dotado para el poder.

Ese diagnóstico falsamente popular, que considera a Zapatero como un hombre poco dotado para el poder, es una creación de Rajoy. Sí, sí, esta idea de que Zapatero es un pobre individuo sin ideas políticas y que no sabe lo qué se hace es la gran genialidad de Rajoy y sus terminales mediáticas. Yo no la comparto. Nunca la he compartido; más aún, he combatido esa falaz idea contra viento y marea, y sobre todo con cientos de argumentos y pruebas, que el PP, por desgracia, consiguió imponer a la mayoría de sus votantes en la primera legislatura de Zapatero. Incluso hoy, después de que Zapatero ganase las elecciones de 2008 y haya llevado al límite la existencia del propio Estado español, el PP sigue manteniendo que Zapatero carece de capacidad intelectual para el poder.

Es obvio que esa forma de presentar a Zapatero es una falsa leyenda construida por el PP y sus medios de comunicación. Esa creación ideológica de los populares ha fracasado repetidas veces, pero el PP sigue presentando a Zapatero como un indocumentado, un tipo sin fuste suficiente para enfrentarse a sus grandes propuestas. He ahí el gran pecado de Rajoy. Su soberbia. En realidad, es la falta de inteligencia de un partido que ha renunciado a la ideología, o mejor, es incapaz de hacer crítica de la ideología. El PP de Rajoy ha preferido despreciar por inútil a Zapatero, incluso a veces recurriendo al insulto y descalificación ad hominem, antes que desmontar pieza a pieza el mecano de uno de los políticos más perversos y, sobre todo, "tacticistas" que ha dado España en toda su historia. Por eso, sólo por eso, me atrevo a mantener que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, quizá gane las elecciones, pero se lo deberá más a la estulticia de Zapatero que a su forma de hacer oposición.

Digo más, la carencia de discurso, e incluso de ideología, de Rajoy mueve antes a la compasión que a la crítica de una derecha sin norte. Por desgracia, siento decirlo, si alguien quiere comprobar el vacío ideológico de Rajoy sólo tiene que leer la prensa del domingo; por un lado, al periódico La Razón le ha dicho que "se siente bien informado por el Gobierno en relación a ETA"; y, por otro lado, apenas ha dicho nada vertebrado y con enjundia en los últimos meses sobre la huelga convocada por los sindicatos de clase para el día 29 de septiembre. Son los dos principales asuntos que se traen entre manos Zapatero para mantenerse en el poder, pero Rajoy se siente a gusto, no se molesta demasiado ni con el pacto entre el Gobierno y el PNV ni con la huelga más ideológica, o sea, falsa y cruel, de todas las que se hayan hecho en España en los últimos veintes años. Terrible.

Calbarro: 'El PP es tan culpable como el PSOE de la supresión de la libertad lingüística'
UPyD recuerda que fue el PP quien culminó el proceso de cierre lingüístico con el Decreto de Mínimos
 www.lavozlibre.es 27 Septiembre 2010

Madrid.- Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha afirmado que el líder del PP en Baleares, José Ramón Bauzá, seguirá los pasos del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en materia lingüística al considerar que despertará expectativas "que no va a cumplir".

Así se ha expresado el portavoz de UPyD en Baleares, Juan Luis Calbarro, en un comunicado en el que ha afirmado que "el PP balear no tiene credibilidad alguna en materia lingüística". En esta línea, ha acusado a Bauzá de intentar "convencer una vez más a los votantes con declaraciones sobre lo que haría si gobernara, pero no detalla los cambios legales que deben hacerse para abrir la puerta a la libertad lingüística, y que el PP se encargó de cerrar".

Para UPyD, las últimas declaraciones de Bauzá sobre temas lingüísticos son "la melodía con la que los flautistas de Hamelín del PP recaudan votos cada cuatro años".

Según Calbarro, "el PP es tan responsable como el PSOE y los nacionalistas" de la "supresión" de la libertad lingüística. "Fue el PP en el gobierno quien culminó el proceso de cierre lingüístico con el Decreto de Mínimos, que definía el catalán como la lengua vehicular de la enseñanza", ha añadido.

UPyD ha señalado que "Bauzá no se pronuncia sobre el nefasto concepto de lengua propia" (artículo 4 del estatuto balear), que introduce un "sesgo liberticida e identitario incompatible con el verdadero bilingüismo". La formación de Rosa Díez ha considerado que "es necesario ser más incisivo" y ha propuesto "el reconocimiento por igual de las dos lenguas de cada comunidad como oficiales, sin primar ninguna con el falaz adjetivo de propia".

Además, el partido desconfía acerca de si el PP "sigue compartiendo el espíritu y la letra de la Ley de Normalización Lingüística, que ellos mismos promulgaron" y se ha preguntado "qué haría con decretos educativos como el Plan de Atención a la Diversidad (que sólo reconoce el catalán como lengua vehicular incluso para los alumnos con necesidades especiales)".

También se ha planteado si el PP cambiaría los criterios para acceder a la función pública, o si desmantelaría la "costosísima" red de organismos oficiales.

Calbarro ha asegurado que "desde sus orígenes, UPyD ha mantenido una postura nítida y sin ambigüedades sobre este asunto". En este sentido, ha agregado que las resoluciones políticas del Congreso de esta formación política señalan que "se debe garantizar por ley en los territorios bilingües el derecho a la escolarización en la lengua de elección y el aprendizaje adecuado de las dos lenguas oficiales, así como la movilidad del profesorado en todo el territorio nacional".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Con condiciones
Si Zapatero tiene la tentación de favorecer, en Euskadi, un nuevo Gobierno transversal, daría el 'cambiazo' del cambio
TONIA ETXARRI El Correo 27 Septiembre 2010

El espejismo de un próximo fin de la violencia coincide con el momento más débil del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero en los últimos seis años y con la recuperación del protagonismo del PNV, tras haber perdido el control del gobierno de Ajuria Enea. La tentación de resolver de una tacada la soledad parlamentaria en el Congreso de los Diputados y la fragilidad del liderazgo, reflejada en todas las encuestas, con un golpe de suerte que acabe con ETA puede inducir al presidente a cometer graves errores en el momento más delicado de su legislatura.

La 'asesoría' del PNV, que ha aparecido en la escena como 'salvador' de la estabilidad del Gobierno español, no es el mejor aval para mantener la línea de firmeza en la derrota de ETA por tratarse, entre otras cosas, de un partido que oficialmente sigue mostrándose contrario a la ley de partidos y favorable a la legalización de Batasuna. El Gobierno pagó con 7 millones de euros y la liberación de un terrorista de Al-Qaida el fin del secuestro de los cooperantes en Mauritania. Son indicios de la predisposición de un Ejecutivo a ceder terreno con tal de lograr el éxito coyuntural. Una actitud que, sin duda, habrá sido observada con máxima atención por quienes han diseñado la estrategia envolvente en torno al fin de la violencia.

Contrarrestar el engañoso y enrevesado plan ofrecido por ETA, Batasuna y el polo soberanista requiere de un clima de serenidad, consenso y fortaleza en el Estado democrático que, hoy por hoy, comienza a ofrecer algunas fisuras. Son circunstancias que conocen perfectamente los terroristas y que, por esa razón, vuelven a tejer su tela de araña en la que el Gobierno ya cayó en 2006 retomando la idea de constituir una mesa de partidos «para resolver el conflicto». El debate sobre pacificación en foros extraparlamentarios que ha sido recuperado por el PNV fue rechazado ayer mismo desde Shanghai por el lehendakari López por considerarlo un ejercicio de «política ficción». Pero la música suena familiar porque recuerda tanto a otros cantos de sirena que la conservación de la unidad democrática lograda hasta ahora comienza a flaquear.

Con esta situación, nunca un partido vasco en la oposición tuvo tantos motivos para la celebración como el PNV, que ayer en su Alderdi Eguna mostró una actitud propia de quien ha retomado el mando sin necesidad de gobernar, gracias a Zapatero. La prueba del nueve se verificará en las elecciones municipales y forales. Si Batasuna logra presentar sus candidaturas y si se quedan con el control de las diputaciones forales las listas más votadas sin dejar margen a los partidos para pactar, tendrán que reconocer que ha habido negociación política. Y si, además de las transferencias, los socialistas desde La Moncloa (de momento, los vascos se resisten) empiezan a aceptar abrir un debate paralelo al Parlamento sobre «pacificación y normalización», tal y como quiere Egibar, se empezará a entender qué pintaba un ministro del Interior como Rubalcaba negociando con el PNV sobre presupuestos y transferencias.

Malos tiempos para Patxi López, que si no se resiste como hizo en La Moncloa el candidato de las primarias madrileñas Tomás Gomez, corre el peligro de ser otra víctima más de Zapatero en su obsesiva carrera por mantenerse en el poder . El presidente ha prescindido en los últimos años de algunos compañeros de partido (Maragall, Jordi Sevilla, Pedro Solbes, Jesús Caldera) y desplazado a otros parlamentarios brillantes como Ramón Jáuregui o López Aguilar. Ahora parece importarle poco sacrificar el liderazgo del lehendakari echando por tierra la importancia del Gobierno del cambio. El PNV lo sabe y está aprovechando su minuto de gloria. Tras el acto de ayer en el que no tuvo empacho a la hora de mezclar el fin de la violencia con la normalización, Urkullu se sabe ganador por goleada. Ha aprovechado la actitud desleal de Zapatero hacia el lehendakari para hacerse con el protagonismo de quien logra 'sacar tajada' para Euskadi sin necesidad del Gobierno.

Un mensaje inexacto, pero que pega con fuerza y que calará en la próxima campaña electoral. Zapatero tiene la suerte de contar con un lehendakari menos rebelde y menos autónomo que el catalán Montilla, pero quizá no ha valorado, o poco le importe, que el cambio pueda dejar de ser ya la gran conquista de la legislatura vasca. Si su política de vuelo bajo está pensando en pedir a Patxi López que capitalice electoralmente la carta del horizonte de la paz para compensar el desaire de las transferencias y que se resigne a aceptar al PNV como el socio de la nueva etapa, en La Moncloa podrán hablar de la recuperación de los nacionalistas para el Estatuto, aunque nadie se lo crea. Pero si los socialistas se conforman con la falsa idea de que el PNV ha aparcado sus proyectos soberanistas y que Batasuna está por la paz aunque ETA no haya cerrado la persiana, empezarán a contarnos que Zapatero ha logrado la normalización de Euskadi y ¿qué mayor cambio que eso?. La conclusión sería: si ya tenemos normalización, ¿para qué necesitamos al Gobierno del cambio con el PP? ¡Volvamos a los gobiernos transversales y todos(socialistas y nacionalistas) saldremos ganando!. Y eso si que sería de verdad dar el 'cambiazo' del cambio.

ETA no merece respuesta
Editoriales ABC 27 Septiembre 2010

El final de ETA está cada días más cerca, como expresión de la legitimidad ética de la democracia frente a una banda de criminales

ETA continúa lanzando mensajes de todo tipo a través de sus canales habituales, en particular el diario «Gara». En el último de ellos dice estar dispuesta para un alto el fuego, «y también para ir más lejos», tal vez con el objetivo de sacudirse la presión de los mediadores. A su vez, el brazo político de los terroristas persiste en sus maniobras de siempre, aparentando una autonomía que no existe respecto de los pistoleros que mandan en la organización. Por fortuna, nadie entra ya al trapo de una retórica que pretende engañar a la sociedad y dividir a los demócratas. A estas alturas, sólo cabe esperar de ETA un último comunicado que reconozca su fracaso definitivo frente al Estado de Derecho.

La aplicación de la Ley por parte de los jueces, la eficacia policial y la colaboración internacional sitúan a los terroristas ante un callejón sin salida. No importan los falsos «gestos» ni los matices terminológicos que no significan nada a la hora de la verdad. ETA sigue con su actividad terrorista, como demuestra el «zulo» encontrado ayer en una localidad francesa con un buen número de placas para utilizar matrículas falsas. Estamos ante una organización criminal sin otra finalidad que cometer delitos y extorsionar al Estado y a la sociedad. Cualquier análisis de tipo ideológico sólo sirve para prolongar la situación en beneficio de los terroristas, cada día más débiles ante la respuesta eficaz de los poderes públicos.

Es positivo por todo ello que Rodríguez Zapatero se negara ayer a hablar de ETA durante un acto preelectoral en Aragón. Conviene disipar cuanto antes cualquier indicio de que algunos alimentan la tentación de volver a las andadas y, en este sentido, la mejor respuesta es el silencio. Por supuesto, la Fiscalía y todos los medios del Estado deben actuar a fondo para impedir —dentro de la más estricta legalidad— que los secuaces de la banda puedan acceder a las instituciones democráticas de las que merecen ser excluidos. También es un dato digno de mención que, en el transcurso del «Alderdi Eguna», el PNV —a través de Íñigo Urkullu— mostrara al fin una claridad de ideas ante los terroristas y su entorno que no ha sido habitual por desgracia en el seno del nacionalismo vasco. Así las cosas, el final de ETA está cada día más cerca, como expresión de la legitimidad ética y política de la democracia frente a una simple banda de criminales.

Nacionalismo institucional
EDITORIAL El Correo 27 Septiembre 2010

El PNV se presenta como el partido que está decidido a practicar una política de Estado

El discurso del presidente del EBB en el Alderdi Eguna ha estado condicionado este año por dos hechos. De un lado, el acuerdo sobre la transferencia de las políticas activas de empleo y, de otro, el forcejeo que parece estar produciéndose entre la izquierda abertzale y ETA en torno al final de la violencia. Por lo que se refiere al histórico acuerdo, Urkullu ha querido aprovecharlo para recalcar el importante papel que el PNV está desempeñando en la política vasca y española, pese a haber sido descabalgado del Gobierno por la alianza de un PSOE y un PP que él mismo ha descrito como partidos enemigos. El PNV se presenta así como el partido que, superando todo resentimiento, está decidido a obrar con sentido de la responsabilidad y de practicar una política auténticamente de Estado. De este modo, cuando no han pasado todavía dos años desde la traumática salida de Ajuria Enea, se despeja en parte la duda que entonces pudo albergarse en torno a la orientación, radical o moderada, que el partido iría a adoptar. Urkullu se ha demostrado, a este respecto, leal continuador de la línea que empezó a trazar Josu Jon Imaz durante su breve y agitado mandato. Encajonado como está entre los partidos constitucionalistas y los decididamente independentistas, el PNV parece haber reforzado su opción por ese llamado 'nacionalismo institucional' que tan bien representa su mejor tradición y tantos frutos electores le ha dado.

Algo parecido cabe decir de la postura que ha adoptado en torno al segundo punto del fin de la violencia. Excluido, por voluntad propia y de los interesados, del llamado 'polo soberanista', e imbuido de esa 'responsabilidad' de Estado de la que se ha propuesto hacer gala, el partido jeltzale lleva ya tiempo defendiendo, en este punto, la doctrina, por así decirlo, más ortodoxa y exigiendo, en consecuencia, a ETA, sin contemplación alguna, el cese total, incondicional y definitivo de la violencia. Se distancia así, y de manera muy notable, de quienes el pasado sábado hicieron público un manifiesto en el que la ingenuidad, la ambigüedad, la equidistancia y la inoportunidad se mezclaban a partes iguales. El PNV sabe, por la experiencia que ha adquirido en todos los procesos de negociación, que los modelos que hasta ahora se han seguido para acordar el fin de la violencia están agotados y que sólo queda el desistimiento unilateral y definitivo de ETA. Más consecuente habría sido, por ello, si, en la propuesta que ayer hizo pública Urkullu a este respecto, hubiera omitido, por impertinente, cualquier referencia a temas relativos a un nuevo pacto de autogobierno o al derecho a decidir. Cada cosa tiene su tiempo y lugar, y estos del final de la violencia no eran los de esos asuntos estrictamente políticos.

La próstata
Nota del Editor 27 Septiembre 2010

Lamento utilizar esta palabra, aunque parece que por estas páginas no hay lectoras y por tanto los efectos que en los hombres causa y que tarde o temprano todos sufrirán, no será causa de desconocimiento. Cuando aparece el PNV siempre aparece un gran nogal que unos sacuden y otros recogen los frutos (Arzallus dixit): el terrorismo que unos terroristas disfrazados de salvadores de los ciudadanos ejercen para aterrorizarnos, extorsionar, asesinar, y de paso para facilitar que otros igual de desalmados, el PNV, se aprovechen y utilicen los demás medios a su alcance para que la situación persista al ser ellos los únicos beneficiados.

Entre los efectos benéficos de las nueces figura su eficacia para reducir el cabreo de la próstata con el paso de los años, así que cuando los que las recogen ahora, carezcan de ellas, deberán sufrir por todo el daño causado.

¿Otra tregua? No, gracias
Si de verdad quieren la paz en Euskadi, que den un ultimátum a ETA para que se avenga a integrarse en el proceso político
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 27 Septiembre 2010

VA a resultar que tenemos que pagar porque ETA deje de asesinar y, encima, darle las gracias. Al menos eso es lo que dice el último comunicado de la banda, aparecido en Gara, donde se muestra dispuesta a «un alto el fuego permanente» e incluso a «ir más lejos», sin especificar. Pero exige a cambio «recuperar el proceso de diálogo», «establecer los derechos civiles y políticos (en Euskadi)», «desactivar los castigos añadidos impuestos a los presos políticos vascos, así como todas las situaciones de presión, injerencia y violencia». De su presión, injerencia y violencia, ni palabra. De que sus presos no son políticos, sino comunes, menos. De que en el País Vasco ya existen derechos civiles y políticos, que sólo ella viola, menos aún. Y de la entrega de armas, requisito para toda negociación, ni rastro.

Pues este documento, que no merece otro destino que la papelera, les parece a quienes vienen propagando que se ha abierto una nueva etapa en el problema vasco —la izquierda abertzale y los mediadores internacionales—, un primer paso importante para solucionar el conflicto, por lo que piden al Gobierno español que de otros hacia la confluencia, como son la derogación de la Ley de Partidos, el cese de las detenciones o el traslado de presos etarras a cárceles vascas, preludio de su amnistía.

¿Es que no han leído el texto de Gara? ¿O es que siguen empeñados en que ETA diga lo que no dice? Pues ese comunicado dice clarísimo que ETA no está dispuesta a dejar la «lucha armada» hasta que no se le conceda lo que persigue. Punto. Al menos no engaña. Ellos sí que engañan o quieren ser engañados. Y si de verdad quieren la paz y la democracia en Euskadi, que den un ultimátum a ETA para que entregue las armas y se avenga a integrarse en el proceso político. En otro caso, romperán con ella abiertamente, calificándola de lo que es: un cáncer en el País Vasco. En cuanto a los «mediadores internacionales», advertirles de una vez y para siempre que el conflicto vasco nada tiene que ver con el irlandés y, menos aún, con el sudafricano. Bien al contrario. El nacionalismo radical es en Euskadi el explotador, el exterminador, el racista. Mientras las víctimas son sus víctimas. Así que mejor que tales mediadores hagan las maletas y se vayan a casa, si no quieren convertirse en cómplices de los verdugos.

Dicho esto, no hay nada más que hablar. A no ser que en el Gobierno haya todavía quien comparta la idea de la izquierda abertzale de que se ha abierto otra oportunidad de negociar con ETA. No hay indicios de ello, pero conociendo la capacidad de sorprendernos de Zapatero, hay que estar preparados para cualquier cosa.

La bola de nieve
Se especula sobre el fin de ETA, pero ningún parámetro clave ha cambiado

Florencio Domínguez www.lavanguardia.es 27 Octubre 2010

El 26 de septiembre ETA habló por última vez rechazando la posibilidad de una tregua unilateral. Lo de dejar las armas ni se lo ha planteado todavía. Batasuna ni condena el terrorismo ni rompe con la banda. La política antiterrorista del Gobierno tampoco se ha modificado. Lo han reiterado sus máximos responsables y lo acaban de ratificar en reunión al máximo nivel el presidente, el lehendakari y los responsables de Interior de Madrid y Vitoria. Cuestión aparte es que en las filas socialistas siga habiendo algún verso suelto dispuesto a entrar en el mercadeo de adjetivos que deben acompañar a la palabra tregua.

Ninguno de los parámetros fundamentales del problema se ha modificado y, sin embargo, en las últimas dos semanas se han disparado las especulaciones y las expectativas acerca de la inminencia del final de ETA. Lo más llamativo es la acumulación de declaraciones de dirigentes socialistas haciendo valoraciones positivas de la actitud de Batasuna, aunque a continuación digan que es insuficiente. En las filas de la izquierda abertzale ven esa actitud como el principio de una reubicación del PSOE. Resulta curioso que los dirigentes del PNV se muestren mucho más circunspectos y mesurados a la hora de evaluar las palabras de los portavoces de Batasuna. Se les ve menos entusiasmados que algunos socialistas. O más desconfiados.

Es posible que en las filas socialistas se haya decidido poner en marcha una campaña para eliminar la imagen de partido del no, que siempre resulta mucho más árida, y mostrarse como una formación abierta a aprovechar las oportunidades para la paz, aunque sin modificar la política de fondo. A fin de cuentas, el PSE sacó buen partido en las urnas del proceso de diálogo con ETA del 2006. O igual ni siquiera es eso y se trata, simplemente, del deseo de sintonizar con la frecuencia del presidente cuando dijo los movimientos en Batasuna no serían en balde.

Esto de las expectativas desmesuradas no es nuevo. Se vivió también en la tregua de 1998 y en la del 2006. Al final, fue ETA la que hizo valer la dimensión exacta de las cosas y la que mostró las diferencias entre los deseos bienintencionados y los hechos. La evolución de los procesos en ETA no se realiza de acuerdo con los calendarios electorales y por eso las políticas antiterroristas deben desarrollarse y aplicarse en función de su eficacia sin esperar resultados a plazo fijo. Sólo la persistencia en el mantenimiento de las medidas que se han revelado eficaces garantizará el éxito final. Pero no está claro que ese éxito se vaya a ver reflejado en un día y una hora exactos. Puede que el final de ETA sea sólo un desdibujamiento gradual de la organización terrorista, compatible con reapariciones violentas ocasionales.

De momento, la euforia ambiental es una bola de nieve que ha comenzado a rodar, no se sabe bien por qué, empujada por las palabras de unos y de otros, pero que puede quedar diluida en nada cuando quede expuesta al sol de la realidad.

Negociación
Pacto secreto
Ignacio Cosidó Libertad Digital 27 Septiembre 2010

Tengo algo más que la sospecha de que el pacto presupuestario del Gobierno socialista con el PNV tiene una parte oculta. El contenido público de ese acuerdo es la transferencia al Gobierno vasco de determinadas competencias de empleo, con una generosa dotación de 270 millones de euros que pagaremos todos los españoles para que Zapatero pueda seguir un año más en La Moncloa. Pero la parte oculta tiene que ver con el reparto del poder en el País Vasco y con la política antiterrorista. Es evidente que el objetivo final de los nacionalistas vascos es debilitar el pacto constitucionalista entre el PP y los socialistas vascos que le desplazó del poder. Accediendo a ello, Zapatero no sólo traiciona a sus propios compañeros del PSE, sino que condiciona el cambio histórico que se había iniciado en el País Vasco y pone en cuestión la política de derrota de ETA.

Más allá de las concesiones económicas y competenciales conocidas, hay varios datos que inclinan a pensar que el pacto entre el PSOE y el PNV incluye también una agenda secreta. En primer lugar, resulta cuando menos sospechoso que uno de los grandes protagonistas de la negociación haya sido el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que poco tiene que decir en materia presupuestaria ni sobre cuestiones de empleo. Por otro lado, ha trascendido que en la reunión entre Zapatero y el presidente del Buru Batzar, Iñigo Urkullu, para sellar lo pactado, no solo se habló de ETA, sino que el líder nacionalista tuvo visto bueno para iniciar un debate entre todos los partidos vascos para abordar la "pacificación". Finalmente, el portavoz del PNV en la Cámara Vasca aclaró en el debate sobre política general celebrado esta pasada semana en Vitoria cuál será el contenido de ese acuerdo para "la pacificación y la normalización": "Si Zapatero necesita estabilidad, este país también y tendrá que dar sus pasos hacia el cambio de marco jurídico, en base al reconocimiento de la identidad vasca y al derecho a decidir, así como el de libertad de relación con otros territorios de Euskal Herria". Más claro, agua.

Con este acuerdo Zapatero incorpora al PNV al proceso de resolución del conflicto reabierto por los terroristas y sus cómplices políticos a través de mediadores internacionales. Los nacionalistas vascos, desalojados de Aujuria Enea y autoexcluidos del polo que lidera Batasuna, habían quedado al margen del diálogo impulsado por el presidente del PSE, Jesús Eguiguren. El pacto con Zapatero les permite volver a tener protagonismo en un proceso que esperan conduzca al fin del terrorismo. Son los "ajustes políticos" a los que se refería Rubalcaba necesarios tras el fin de ETA.

Con dicho acuerdo, los nacionalistas vascos obtienen además garantías de que podrán seguir manteniendo el poder local, especialmente las potentes diputaciones forales vascas, tras las próximas elecciones municipales. El pacto con el PP se limitará así al ámbito del Gobierno vasco y adquiere un carácter de excepcionalidad que puede ser corregida cuando haya una coyuntura más favorable.

Resulta evidente que Zapatero está dispuesto a vender cualquier cosa con tal de mantenerse en el poder. El problema es que para salvar sus presupuestos ha puesto sobre la mesa algo más que un puñado de millones de euros e incluso más que la ruptura con un principio de igualdad entre todos los españoles que constituye un elemento esencial para toda Nación que quiera definirse como tal. Lo que Zapatero parece haber ofrecido al PNV es participar en un proceso para un final dialogado del terrorismo al que siempre han aspirado los nacionalistas vascos. Ambos esperan una declaración de ETA anunciando el abandono definitivo de las armas para poder sacar a la luz el secreto.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

Comparación necesaria
Regina Otaola www.gaceta.es 27 Septiembre 2010

ETA vuelve a exigir a la Democracia que se preste a conceder a los asesinos aquello por lo que mataron y ya saltan alborozados los de EA, EB, Aralar… Pues va a ser que no: “Negociación en mi nombre, no”.


Claro y conciso lema que debiera servir para descartar de entrada todas las manifestaciones de los compañeros de viaje de los terroristas en su escenificación del alto el fuego. Porque la verdad es que dedicamos mucho tiempo y espacio a los indeseables proetarras, a los insaciables separatistas, a los que han hecho del odio antiespañol el eje fundamental de su recogida de nueces, y muy poca atención a las personas de una pieza, honestas consigo mismas hasta el final, personas verdaderamente libres porque nada ni nadie las doblega. Personas que son la viva imagen de los valores que tanto echamos en falta en nuestra sociedad: honradez, responsabilidad, trabajo bien hecho, coherencia, la verdad. Personas como Ana Iríbar y Santiago Abascal padre.

Santiago es un ejemplo de lo que ha sido y es la lucha por la conquista de la libertad en esta tierra. Lo ha arriesgado todo por mantenerse fiel a sus creencias. A cambio, él y su familia han recibido no sólo ataques terroristas, los de ésos a los que se denomina izquierda abertzale –como si el calificativo izquierda eximiera de culpa–, sino que además han sido objeto de espionaje por parte de un ex dirigente del PNV. Ese PNV que ayer celebró el día del partido y que me pregunto qué tiene que celebrar cuando además de estar implicado en la intermediación del pago a ETA de las extorsiones también espiaba a sus anchas a los amenazados. ¿Se habrá visto un partido con menos escrúpulos? Sí, hay otro y por eso se llevan tan bien a la hora de negociar poltronas y repartir dividendos de la paz. Me contaba Santiago que los espías nacionalistas le calificaban de españolazo con odio a todo lo que oliera a vasco. Lo cual es como decir que Santiago se odia a sí mismo, a su familia y amigos vascos que han trabajado y sufrido a lo largo de su vida por la libertad en Álava. Éste sigue siendo el PNV en estado puro: si no eres nacionalista, odias lo vasco.

Ana es una mujer valiente que ha seguido luchando para mantener viva la memoria de su marido asesinado, Gregorio Ordóñez, trabajando desde la Fundación que lleva su nombre con el mismo espíritu batallador de aquél. Ana sigue portando su mensaje con una dignidad que para sí la quisieran muchos gobernantes. Su testimonio el otro día en el Congreso es inequívoco: “Devolvería hoy hasta el último céntimo de las indemnizaciones y renunciaría a ellas si con ello tuviera la seguridad, si con ello se comprometieran ustedes con esta ley a no negociar con los terroristas, a impedir su participación en las instituciones, a perseguir y aislar a los terroristas y a sus cómplices, a defender el cumplimiento íntegro de las penas”.

Como ven, las comparaciones son horribles, pero cada vez más necesarias.

España
¡Viva la crisis!
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS  ABC 27 Septiembre 2010

Desconfiemos de las sociedades en las que los sindicatos tienen protagonismo. Frente a los partidos estos juegan a lo más primario. A la acción. Para la España anterior a la guerra civil fue una desgracia el inmenso poder de la CNT y UGT. Eso constituyó una de nuestras diferencias con Europa. Los pensadores cedieron el paso a los hijos de la violencia. El primer Lerroux estuvo hecho a la medida de aquella sociedad disparatada y el Noi del Sucre fue el héroe de su tiempo para D´Ors, que estaba seducido por Sorel. La fortaleza de una sociedad civil en Cataluña, donde las direcciones obreras y patronales repartían pistolas, ha sido un cuento chino. En la Europa de hoy los decrecientes PC,s trataron de encastillarse en los sindicatos. Tal el caso de Gran Bretaña. Hasta que Thatcher puso fin al feudo. Aquí el PCE ha ido apagándose como una pavesa menos en Comisiones. Alguien deberá corregir esta anomalía como en el plano teórico los sociólogos deberán terminar con la osadía de los intelectuales que hablan como Méndez y Toxo de los ¡sindicatos de clase!

Los sindicatos de empleados han montado esta huelga no para acabar con el paro millonario sino para atacar la Reforma Laboral que cuestiona los sistemas de contratación. Y lo hacen con la seguridad del que tiene capacidad para la desestabilización frente a las fuerzas políticas, con el matonismo del dirigente de UGT, consejero de Caja Madrid, que ha desafiado las normas de la Comunidad de Madrid sobre servicios mínimos. Les queda el verticalismo de la consigna y tienen como gran herramienta suprema la huelga que es por definición representación del fracaso, en el propósito y en resultado: desde la llamada «general revolucionaria» (que no consiguió revolución alguna) a la «general política» con la que aquel estratega del fracaso llamado Carrillo quiso tirar a Franco. Esta de ahora se alimenta de la crisis económica y no pasará de ser un «viva la crisis».

programa 'Kontalaria'
El Gobierno vasco promocionará el uso del euskera en una veintena de municipios
Se trata de una iniciativa en la que un camión se instalará en las plazas de las localidades para grabar a los habitantes que quieran colaborar en la creación de un cuento colectivo
EUROPA PRESS | VITORIA El Correo 27 Septiembre 2010

El Gobierno vasco fomentará el uso del euskera en el ámbito público, gracias a la puesta en marcha del programa 'Kontalaria', que recorrerá a partir del día 2 de octubre una veintena de municipios, y tendrá como objetivo paralelo la creación de un cuento colectivo. En una rueda de prensa, la consejera de Cultura del Ejecutivo autonómico, Blanca Urgell, ha explicado que, "lejos de la imposición, la persuasión es el camino a seguir a la hora de enseñar o aprender un idioma".

"Lo hemos repetido muchas veces, la política lingüística de este Gobierno ha de basarse en la persuasión, en el valor de la palabra y en el gozo por aprender una lengua", ha añadido. Por ello, Urgell ha defendido una iniciativa que recorrerá en camión las plazas de Bilbao, Irun, San Sebastián, Deba, Tolosa, Beasain, Eibar, Durango, Arrasate, Oñati, Vitoria, Llodio, Galdakao, Barakaldo, Getxo, Bermeo, Mungia, Gernika y Lekeitio.

En el interior del camión, todos los participantes dispondrán de una cámara y una pantalla para poder contar su cuento. Sin embargo, la temática no será libre, ya que dichos participantes deberán continuar el relato anterior, escuchando para ello la última frase de la persona que haya participado antes.

Cuento colectivo
Además, todos los relatos se podrán ver en la página 'web' www.kotalaria.com, y algunos se emitirán en los canales del grupo Eitb. Asimismo, tras finalizar el recorrido a lo largo de los veinte pueblos, el día 3 de diciembre, se editarán y dará forma al cuento colectivo.

Por otro lado, la directora de Promoción del Euskera, Bego Muruaga, ha explicado que el proyecto 'Kontalaria' "viene a responder dos estrategias básicas, por una parte, ofrecer a la ciudadanía una herramienta de expresión impulsando el lenguaje lúdico y normalizado; y por otra, acercarse a los espacios públicos de la vida diaria mediante una acción directa en la calle".

Inversión en I+D+I
Nota del Editor  27 Septiembre 2010

Hay que ver, incluso ahora que en el gobierno vasco parece que es el PSOE quien tiene las riendas, con ayuda del PP, no han perdido las costumbres de confundir investigación, desarrollo e innovación con  indoctrinación, despilfarro e idiotez.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial