AGLI

Recortes de Prensa   Martes 19  Octubre  2010

 

Pleno al quince por dos escaños
EDITORIAL Libertad Digital 19 Octubre 2010

José Luis Rodríguez Zapatero sigue con su huida hacia delante para escapar de lo que parece ya su inevitable sino: salir de la Moncloa por la puerta de trasera después de haber dejado el país hecho un solar. A la desesperada por ganar apoyos que le permitan retener cómodamente el poder hasta el último día de la legislatura ha cerrado dos pactos in extremis con dos formaciones regionales. La primera con el PNV por un puñado de votos, la segunda con Coalición Canaria por dos simples escaños que, sin embargo, son vitales para su tranquilidad parlamentaria, que es, en última instancia, de lo que trata todo esto.

A los nacionalistas canarios les ha hecho un apaño a la medida, lesivo para los intereses generales de España pero muy beneficioso para ambas castas políticas. Paulino Rivero se vuelve a las islas con todas sus demandas satisfechas, incluidas aquellas que el propio PSOE tiene paralizadas en Canarias como es el caso del nuevo estatuto regional. A diferencia del vasco, que descartó un pacto de legislatura insinuando que el PNV seguirá exigiendo prebendas, Rivero ha incidido en la estabilidad institucional que, según él, es imprescindible para superar la crisis económica.

El hecho es que acuerdos como el que Gobierno ha tomado en la última semana más que ayudar a superar la crisis la harán más duradera y penosa. No existe, como dijo Milton Friedman, nada parecido a un almuerzo gratis. Lo que los políticos canarios, vascos o catalanes se lleven de la caja lo harán a costa de otras regiones porque en política, a diferencia de lo que sucede en una economía libre, la riqueza sí es un bien dado. El manguerazo millonario de inversiones que Zapatero ha prometido para el archipiélago canario, algunas realmente curiosas como los 20 millones destinados a desarrollar el ferrocarril en islas como Gran Canaria y Tenerife, que nunca antes habían tenido este medio de transporte por su pequeño tamaño, tendrá que descontarse del haber de otras regiones donde sí que hay proyectos urgentes y necesarios esperando desde hace años.

Al margen de los multimillonarios regalos que Zapatero hace alegremente con el dinero de todos los contribuyentes, y que vienen a ser la dote matrimonial que acompaña al acuerdo, lo más difícilmente reparable de estos arreglos es el alto nivel de desvertebración nacional que conlleva la demagogia zapateresca. Así, si en el pacto con el PNV hubimos de asistir al rebautismo de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa por topónimos inventados por Sabino Arana, en el que ha suscrito con Coalición Canaria contemplamos cómo las aguas interinsulares pasan a ser conocidas, al menos a título interior, como "aguas canarias". Se desconocen aún las derivaciones legales de esa nueva denominación y si en algo se diferencias de las del resto de España.

Tras esta patética maniobra para amarrarse a la poltrona, lo que trasciende es bastante menos importante que lo que no lo hace. El estatuto canario, por ejemplo, podrá reanudar su marcha con nuevas exigencias y peticiones expresas de trato favorable a costa de otras regiones del país. Eso quedará para el próximo año y se habrá conseguido con sólo dos escaños de los 350 con los que cuenta la Cámara Baja.

Este inexplicable hecho nos lleva a pedir nuevamente una reforma en el sistema electoral que imposibilite que pequeñas minorías regionales se conviertan en árbitros para la gobernabilidad de toda la nación. Y si eso no es posible, al menos que se alcance un acuerdo de Estado entre los dos grandes partidos para frenar esta absurda sangría de legitimidad y competencias que está acabando con la administración central, la única en la que todos los españoles podemos mirarnos de igual a igual.

Democracia con decimales
El 1,87 por ciento de los votos de las generales de 2008 permitirá a Zapatero sacar adelante los Presupuestos
M. MARTÍN FERRAND ABC 19 Octubre 2010

EN lo poco que de parlamentaria tiene la vida política nacional no suele lucir el ingenio dialéctico de sus protagonistas y, dentro de su escasez representativa, se trabaja con los decimales del oportunismo más rastrero, de espaldas a la intención de los votantes y con mecanismos más propios de una feria de ganado que de una Cámara en la que se venera y acata la voluntad nacional y ciudadana, el criterio de los contribuyentes. El cambalache que, sin mayores vergüenzas, han pactado el presidente del Gobierno de España y el del PNV junto con el establecido por Zapatero con el representante de Coalición Canaria, le aportan al PSOE una representación que supera el 43,97 por ciento de los votos emitidos en las últimas legislativas con el 1,19 que le «vende» el PNV y el 0,68 que le «alquila» CC.

Visto en la distancia y sin llegar a la repugnancia democrática que podría producir el mercadeo representativo, el 1,87 por ciento de los votos emitidos en las generales de 2008 le permitirá a José Luis Rodríguez Zapatero sacar adelante los Presupuestos para 2011 y ponerse por montera, con un truco aritmético, la voluntad del PP, IU, CiU, UpyD, ERC y BNG. En la medida que la democracia sea un mero agregante aritmético estaremos en la legitimidad; pero, a nada que le exijamos unas gotas de sentido y sensibilidad, el pacto resulta obsceno.

Dado que no debe pedírsele a nadie lo que no tiene, José Luis Rodríguez Zapatero no puede brindarnos un gesto de elegancia democrática que, en su caso y dadas las graves circunstancias que afectan al Estado y a los ciudadanos, solo tendría dos formas posibles de ejecución: el mutis por el foro, bien fuera con la convocatoria anticipada de las legislativas o mediante su dimisión dentro del Grupo Socialista en el Congreso o, alternativamente, la generosa propuesta de un «pacto de Estado» para, con el PP, enfrentarse conjuntamente a una situación que es límite para el Estado, grave para la Nación e insufrible para los ciudadanos, especialmente para quienes no consiguen su primer empleo, están en el paro o subsisten con dificultades, pensiones misérrimas y subsidios limosneros. Resulta inmoral y atenta contra el bien general de España la anteposición que, unos y otros, hacen de los intereses concretos de sus partidos respectivos. Llegados al primum vivere, como hemos llegado, cualquier deriva filosófica o nostalgia ideológica resulta temeraria. España, hoy, necesita un Gobierno sólido, el respaldo representativo suficiente y la disposición ciudadana a salir de la situación que nos aflige. Todo lo demás oscila entre la irresponsabilidad y el buenismo.

Puertas al mar
Zapatero ha regalado un mar a los nacionalistas canarios. La tierra sólo es del viento y el mar, de quien se lo trabaje
IGNACIO CAMACHO ABC 19 Octubre 2010

«El mar, ámbito exacto:/
allí acaba, aquí empieza» (Pedro Salinas)

A cambio de dos votos, dos, que necesita para apuntalar su último año en el poder, Rodríguez Zapatero ha regalado un mar a los nacionalistas canarios. No un mar de competencias, que también, ni un mar de inversiones: un mar sin metáforas, un mar con sus orillas y sus oleajes y sus mareas y su espuma, un trozo de Océano Atlántico que naturalmente no es suyo, ni del presidente ni de Coalición Canaria, partido al que hasta no hace mucho los socialistas consideraban el epítome de la corrupción. Y se lo ha regalado así, graciosamente, con generosidad, donosura, complacencia y buen talante, como esos seductores efectistas que prometen la luna a su objeto de deseo. ¿Queréis un nuevo estatuto? Pues tendréis un nuevo estatuto. ¿Queréis las políticas de empleo? Pues tomad las políticas de empleo. ¿Queréis la inspección de trabajo? Pues la inspección de trabajo enterita para vosotros, faltaría más. ¿Queréis también el mar? Pues el mar es vuestro, cómo no, servíroslo vosotros mismos, que lo nuestro es pasar a la Historia haciendo caminos sobre la mar. Qué es por ventura el mar, por qué fascina, se preguntaba Benedetti. Qué significa un mar de más o de menos en el marco feliz de un acuerdo de colaboración tan satisfactoria. Todo para vosotros, con sus peces de colores. Prestadme vuestros dos votos y quedáos con el mar, como si queréis ponerle puertas, que los puertos ya los tenéis también, y os los entregó Aznar, por cierto.

El llamado Mar de Canarias, formado por las supuestas aguas territoriales entre las islas del archipiélago, es una entelequia que forma parte del bucle melancólico del soberanismo isleño. No está reconocido por el Derecho Internacional ni figura en el Estatuto de Autonomía. Al comprometerse a su delimitación para que pase a formar parte de las competencias insulares, el Gobierno de España se va a meter en un galimatías jurídico de primer nivel, probablemente en un supuesto de nacionalización unilateral de aguas internacionales, que además equivale a reconocerle a un territorio autonómico rango de Estado propio. Minucias de leguleyos.

Nada de eso parece importarle a un presidente capaz de despachar asuntos así en menos de un par de horas de cordial entente con el virrey canario. Si la nación española le parecía un concepto discutido y discutible, esto del mar archipelágico se le debe antojar un arcano tan abstracto como el sexo de los ángeles. En su concepto adanista de demiurgo no caben delimitaciones previas, ni fronteras preexistentes, ni tratados convencionales. Todo eso forma parte de un mundo mal hecho y mal repartido. La tierra sólo es del viento y el mar, de quien se lo trabaje.

El "precio" del inepto
Francisco Rubiales Periodista Digital 19 Octubre 2010

Los nacionalismos vasco y canario han cerrado un pacto con el gobierno para apoyar los próximos presupuestos generales, lo que representa no sólo apostar por unas cuentas del Estado que causarán más desempleo y pobreza a España, sino también por mantener a Zapatero un año más en la Moncloa, una decisión contraria a los intereses de España, que con Zapatero camina hacia el desastre, y de la voluntad popular, que rechaza mayoritariamente (más del 80 por ciento) al presidente inepto, según reflejan las encuestas.

El PNV y Coalición Canaria han entregado sus votos a Zapatero para asegurarle un año más de permanencia en el poder. Con esa decisión frustran el anhelo de la inmensa mayoría de los españoles que, aterrorizados ante los errores y daños del gobierno, quieren que Zapatero dimita y convoque elecciones anticipadas. Los que apuestan por la España moribunda de Zapatero se han enfrentado a ese 80 por ciento de los españoles que rechaza abiertamente a Zapatero y que no confía ya en sus medidas, en sus decisiones, ni siquiera en sus palabras.

Pero lo más grave de ese apoyo, lo que lo convierte en antidemocrático y vil, no es sólo que se hace en contra de la voluntad de la mayoría, sino que ha sido un pacto opaco del que no se ha informado al pueblo, una conspiración de miserables que oculta la verdad.

Hay preguntas inquietantes en ese pacto abyecto: ¿Cuanto nos costará a los españoles mantener un año más en la Moncloa al inepto que nos está llevando hacia la pobreza, la derrota y el fracaso? ¿Se ha roto la caja única de la Seguridad Social? ¿¿Eta y la izquierda proetarra han salido beneficiadas en el pacto?

Ha sido, sin duda, una pacto contra el pueblo, contra los intereses de España y descorazonador para los demócratas. Gracias a ese acuerdo se producirán efectos nocivos para el país, la convivencia y el interés general, como el fortalecimiento del nacionalismo, el incremento de la desigualdad entre los pueblos de España, la utilización de dinero público por parte de Zapatero para pagar su propia permanencia en el poder, el debilitamiento del pacto PSOE-PP en el el País Vasco, gracias al cual existe un gobierno constitucionalista y empeñado en crear paz y esperanza entre los vascos y el indirecto fortalecimiento de ETA y de sus partidarios.

Pero ninguno de esos efectos nocivos es comparable al mayor de todos: mantener a Zapatero más tiempo en el poder, con todas las consecuencias negativas que representa para España la permanencia en el timón de un dirigente fracasado, causante de daños irreparables a la economía y a la moral de España, creador de frustración, división, enfrentamientos, pobreza e infelicidad entre los españoles, que ya no puede aparecer en público porque es abucheado por su pueblo y que ni siquiera puede acudir a los grandes foros internacionales sin que sea despreciado por los demás mandatarios.

La reacción lógica y ética de todo demócrata ante ese pacto miserable debe ser de rechazo activo. La indignación ante el atropello debe traducirse en proselitismo anti-Zapatero en los hogares, calles, plazas, bares y puestos de trabajo. Hay que conseguir que los millones de epañoles que, víctimas de su buena fe o de la propaganda engañosa del gobierno, siguen apoyando al peor gobernante de la historia moderna de España, perciban toda la magnitud del daño que Zapatero está causando a nuestro país.

Uno de los acuerdos del ignominioso pacto es el cambio del nombre del País Vasco, que pasará a llamarse, oficialmente, en toda España, Euskalerría. Ante ese nuevo "asalto" nacionalista, perpetrado por orden de Zapatero y con el apoyo del PSOE, los demócratas debemos reaccionar practicando el boicot lingüistico y llamando "Vascongadas" a lo que ellos quieren rebautizar. Es importante recordar que el lenguaje lo hace el pueblo, no los políticos, y que si los españoles deciden "bautizar" a la tierra del PNV como Vascongadas, ese será su nombre definitivo.

En este blog, a partir de ahora, las tierras vascas será llamada "Vascongadas". Será nuestra manera visible de oponernos al abuso de poder y a la profunda miseria que emana del poder político español.

Voto en Blanco

Talentos para el poder y el embuste
MAITE PAGAZAURTUNDÚA El Correo 19 Octubre 2010

No podría haber negado que vivían tiempos modernos de tecnología muy avanzada, paro estructural y empleo y productos basura envueltos con enorme talento y colorido. Los problemas comunitarios resultaban cada vez más chocantes en aquellos tiempos y desde luego los sucesos dramáticos de todos aquellos años empañaban levemente la conciencia de las gentes aunque no lo solían expresar. Muchos soñaban con establecer un paréntesis entre la primera sangre derramada y la última. Y seguir el tran tran de la vida moderna, aunque ya no sabían si enviar a los niños a aprender inglés o chino mandarín.

Las gentes instintivamente solían pensar que quien gana es el mejor y lo merece. El respeto al poder real les simplificó mucho la vida, porque mientras los que se llamaban patriotas perseguían a una parte de la comunidad por no compartir sus ideas, los que hablaban de parte de los perseguidores propagaban en los espacios institucionales la especie de que ellos tendrían pronto el poder político y no sólo el poder real del miedo.

Pasaron así muchos años y mucho espanto que no tuvo quien lo viera. Hannah Harendt había escrito que banalizar el mal puede llevar a recompensarlo, pero entre aquellas gentes, en general, los especializados en letras se dedicaban a otros géneros y en puridad no se podría negar la habilidad dulzona de los propagadores de la identidad asesina de sublimar la sangre que derramaban y transformarla en un enamorado sueño colectivo.

Cuando se terminó el doble juego de los que se llamaban patriotas, sus estrategas supieron que, con suerte y talento, podrían conquistar la impunidad por los actos cometidos. Se resistieron a visualizarlo por si sólo se trataba de una mala racha. Cuando la racha iba durando cerca de diez años no pudieron más. Si la fortuna no entregaba nuevas cartas, se esmerarían en contar que no contemplaban el recurso a la violencia armada para conquistar sus objetivos y sus sueños.

Conocían bien las conciencias de las gentes que habían trabajado tan profundamente y aunque el tiempo avanzaba en su contra, podrían contar con la colaboración de los líderes de las tradiciones, aquellos que propalarían que se debería ser generoso con los perseguidores, puesto que se debía profundizar en la normalidad, desde la necesaria conciencia de que la mayoría social es la que no vio, no dijo y no escuchó.

La mujer les leía, les escuchaba y sabía en el dolor de sus propias carnes lo que el dulzor de las palabras de aquellos hombres buscaba. No habría podido negar la comodidad comunitaria de envolverse en su cadencia y sumirse en el sopor.

11-M
¿Cómo destruir el búnker?
Gabriel Moris Libertad Digital 19 Octubre 2010

El búnker es una instalación militar meramente defensiva. Como ejemplo de utilización del mismo podemos recordar la historia reciente del siglo XX, en la Segunda Guerra Mundial. En Francia se construyeron búnkeres en la famosa Línea Maginot para impedir que las tropas del Führer la invadieran. Me imagino que la fortificación militar fue excelente pero ante el potencial bélico de Alemania sucumbió la defensa francesa. Después del 11-M y como homenaje a las víctimas se construyó un monumento en los aledaños de la estación de Atocha. He de confesar que no lo he visitado aún. Sí he visto imágenes del mismo y sí he seguido las discrepancias surgidas entre víctimas y clase política en alguna conmemoración. El interior simula un búnker, parece un recinto cerrado donde figuran los nombres de todos los mártires del vil asesinato de los trenes de cercanías. Un tragaluz permite que la luz del sol penetre parcialmente en el búnker.

Aparte del citado monumento, el Estado ha construido un búnker que hasta ahora se está mostrando eficaz en la ocultación de la verdad de lo acaecido el 11 de Marzo de 2004. Este búnker está constituido por elementos del mismo instalados en el Gobierno y en su representación más genuina, el Ministerio del Interior; en la Cámara del Legislativo; y, cómo no, en el Poder Judicial en todos sus estamentos, desde el juez instructor hasta la Fiscalía de la Audiencia Nacional pasando por el Tribunal que juzgó –si es que a aquello se le puede llamar juicio– y que sentenció sólo a tres de los implicados, haciendo hincapié en que uno de ellos lo fue por su identificación en los trenes, no sin controversia por parte de los testigos.

A otro nivel se instalaron búnkeres de menor entidad en la sede de los Tedax, en la furgoneta Kangoo y los elementos que en ella se encontraron en Canillas, sin que en Alcalá se hubieran detectado; en la mochila de Vallecas, en el Skoda Fabia, del que no se supo más que su aparición; en el episodio de Leganés, del que no se supo la verdad de lo que allí acaeció, eso sí, sabemos que murió un policía y que su cuerpo fue inhumado y profanado por desconocidos; a los cadáveres encontrados en la calle Carmen Martín Gaite, a los que no se les practicó la autopsia como exige la Ley de Enjuiciamiento Criminal. La Audiencia Nacional dijo claramente que no podían ser culpados por los crímenes de Atocha ya que no tuvieron oportunidad de defenderse en el juicio. Qué extraño: resulta que los culpados, ya cadáveres, no huyeran de España, y cometieran el error de recluirse todos en el piso de la citada calle y murieran allí por Alá. En los trenes no quisieron morir a pesar de que se nos dijo que eran islamistas. Muy raro en un atentado sin autoinmolación. El señor Gabilondo acaba de reconocer que su información sobre la existencia de terroristas suicidas fue un error. No nos ha desvelado la solvencia de sus fuentes informativas. Gran proeza la de este periodista, pero con seis años y medio de retraso. Seguimos echando en falta la rectificación en el medio que urgentemente propaló la mentira, ¿tendría finalidad electoral?

Otro búnker fue el levantado con el del desguace de los trenes nada más ocurrir la masacre. Eso no lo ha permitido el poder judicial ni en los más leves accidentes ferroviarios. No podemos dejar de mencionar la ocultación de muestras por los Tedax y la de los registros de análisis realizados por la Tedax inculpada en la querella interpuesta por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M contra Sánchez Manzano.

No quisiera olvidarme tampoco del búnker instalado en Mocejón. Ese fue más un prebúnker o un proyecto de instalación donde, a pesar de ello, nada se investigó al respecto. Ocurrió igual que con las amenazas de bomba recibidas en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares el mismo día de autos y a la misma hora que se encontró la furgoneta Kangoo. Al parecer la voz era de una persona con acento español. Nada se investigó al respecto. No resulta extraño, ¿sería una prueba redundante de la que después alguien se arrepintió?

Espero que algún día todas las incógnitas que encierra el búnker puedan ser iluminadas, no por un rayo de luz que apenas ilumina la sombra de las víctimas en el monumento de Atocha, sino por una luz que venga directamente del que rige el mundo y los destinos de los pueblos.

Respecto a las victimas y los muchos ciudadanos que deseamos que la luz esclarezca los atentados del 11-M, quiero manifestar mi fe inquebrantable en los medios de comunicación libres, que han investigado los atentados y todos los que han contribuido a analizar los hechos a partir de la instrucción judicial. El juicio de la Casa de Campo, la sentencia y la comisión de investigación del Parlamento han podido poner de manifiesto que el material existente –al alcance de cualquiera– demuestra que la versión oficial dada no se sostiene y, por lo tanto, hay que seguir investigando lo ocurrido el 11 de Marzo.

El análisis riguroso de todas las informaciones recopiladas y hechas públicas, que invalidan la versión oficial de los hechos, puede que a algunos investigadores de los atentados les parezca más similar esta versión a un castillo de naipes que a un búnker; no obstante, para derribar el castillo hay que saber qué naipe hay que mover o en qué dirección debe soplar el dueño de la Tierra, es decir, el viento.

A mí se me ocurre una idea, aún pecando de ingenuidad: ya que en el ámbito nacional no hay ningún organismo en este Estado de Derecho que tenga intención de llevar a cabo esta investigación, propongo sacarla fuera de nuestras fronteras. Para ello nada mejor que recurrir a nuestro juez internacional por excelencia, hoy cesado por la Audiencia Nacional, pero cooperador como jurista en la Corte Penal Internacional de La Haya. Él estuvo en las vías de Atocha en la mañana del 11 de Marzo. Él, el señor Garzón, tiene experiencia en crímenes ocultos y desvelados. Fue el juez que investigó y llevó a prisión a los que cometieron u ocultaron los crímenes del caso GAL hasta llegar al señor X, al que dejó sustituido por una incógnita no despejada. A él apelo para que con su saber, su experiencia, su afán de justicia, demostrado en muchas ocasiones, abra el caso del 11-M ante la Corte Penal Internacional por ser un crimen de lesa humanidad. Nada mejor podría hacer para su país y para su rehabilitación como juez. De veras lo deseo, y recibiría el general reconocimiento y agradecimiento de un país de 46 millones de habitantes donde unos miles de mal nacidos prefieren dejar en el anonimato, en el olvido y en la ocultación un crimen que nadie quiere dejar oculto. Quizás los que lo esconden tengan algo o mucho que ver, ya sea en su ejecución, en la falta de prevención o en la falta de investigación, enjuiciamiento y condenas posteriores.
Librepensador activo
FERNANDO SAVATER El País  19 Octubre 2010010

Por supuesto, a Mario Vargas Llosa no le han concedido el Premio Nobel por sus ideas políticas sino por su literatura, cuyo mérito a nadie recuerdo haber oído discutir. Pero también sus actitudes en lo ideológico -cambiantes porque se refieren a experiencias históricas, aunque siempre razonadas- han merecido general respeto hasta por parte de quienes discrepan de ellas, con algunas pocas excepciones (Oliver Stone, ese intelectual del cine cuya profundidad hace que Steven Seagal parezca Carl Dreyer, un actor de Animalario que a veces se toma demasiado literalmente el nombre de su grupo, etcétera). Se aprecia en Vargas Llosa, más allá de aciertos o desajustes, la honradez de un librepensador que no acepta en bloque los estereotipos de la izquierda o la derecha, sino que analiza cada cuestión en sí misma, ya se trate de la política israelí, el desarrollo económico, la despenalización de las drogas o las corridas de toros.

Pero se trata además de un librepensador activo, que interviene y se compromete en los asuntos públicos, sin desdeñar cuando lo cree oportuno asumir molestias y hasta riesgos personales. El caso más notorio fue su candidatura a la presidencia de Perú, una aventura que fue cualquier cosa menos cómoda o fácil y cuyas peripecias ha contado mejor que nadie en El pez en el agua. Todo ello ha sido glosado estos días, al calor de la concesión del Nobel, con la esperable profusión y hasta redundancia en los medios de comunicación españoles. Por ello sorprende, en cambio, la escasa atención que han dedicado a los compromisos que ha asumido en la propia España y cuya relevancia no es precisamente menor. Sobre todo porque no han ido a favor de la corriente ni se han limitado a lo declamatorio. Me gustaría detenerme un momento en dos de ellos que conozco de primera mano.

Es sabida la firme actitud de Vargas Llosa contra cualquier terrorismo y por tanto también contra ETA. Pero solo algunos medios informativos vascos han señalado su decidido apoyo al movimiento cívico Basta Ya. Con el respaldo de su firma siempre que hizo falta, pero también con su presencia entre nosotros cuando se lo pedimos. Puedo asegurarles que no fue un comportamiento habitual: cuando solicitábamos implicación personal, todo eran largas, ocupaciones ineludibles o escrúpulos ideológicos acerca del contexto. Salvo excepciones que no olvidamos, nadie quería que le tomasen el número cambiado -todo es tan complejo, todo tiene tantos matices...- o que le distrajesen de las dignidades propias de su rango intelectual. Ellos dejaban claro su condena de los malos, pero no querían que se les impusiera la compañía vulgar y a veces fastidiosamente reivindicativa de los buenos. "No sabéis cómo os admiro" era la salutación de quienes luego nos informaban de que iban a quedarse en casa. Y me refiero a gente mucho menos ilustre que Vargas Llosa, y menos solicitada. En cambio, él vino al Kursaal cuando le llamamos, sin pegas ni tiquismiquis, pagándose su viaje y su estancia, con una elaborada charla sobre el nacionalismo excluyente para contribuir a nuestros debates: sin mirar si se manchaba los zapatos pisando algún charco. Caramba, me extraña que ahora que nos cuentan detalles de sus rutinas y anécdotas de su vida se haya minimizado un gesto que tanto significó para quienes más necesitaban compañía...

Y tampoco parece recordarse que su primera intervención en un acto político tras su fallida aspiración a la presidencia peruana -como él mismo se encargó de subrayar- fue hace tres años en el lanzamiento del nuevo partido UPyD. Su discurso está en YouTube y ahí explica muy bien lo que le distancia tanto de los socialistas como de los populares. Una lección de política práctica dada por alguien que no solo piensa libremente, sino que se atreve a obrar en consecuencia.

Las verdades de Merkel
Es duro reconocer una evidencia acre, de nada sirve ya llamarse a engaño: Islam y democracia son incompatibles
TOMÁS CUESTA ABC 19 Octubre 2010

«LA tolerancia» —escribe Voltaire— «no ha provocado jamás una guerra civil; la intolerancias ha cubierto la tierra de matanzas». No es algo que caiga milagrosamente del cielo, desde luego, la tolerancia ha sido el fruto de una sociedad específica, la sociedad cristiana europea. Y ha llevado siglos de esfuerzo y no poca tragedia el consolidarla.

Angela Merkel acaba de formular anteayer su propio manifiesto en defensa de la tolerancia. Frente al riesgo más alto al cual debe abrir los ojos hoy Europa: que no toda religión es compatible con la democracia. Que, para que una religión sea democráticamente integrable, se requiere que esa religión acepte la autonomía de las leyes que definen el Estado. Una religión que rechace las normas de juego vigentes para el resto de los ciudadanos y que juzgue blasfema incluso la legitimidad del Estado para legislar, no es una religión que pueda coexistir con la libertad. Y no hay doble obediencia: los musulmanes que anteponen la sharíaa la Constitución están fuera de la ley. En Alemania, por supuesto. Pero igual en toda Europa.

Porque hace ya medio siglo que Europa juega a no ver la paradoja que hoy está en la raya de aniquilarla. En Alemania, como en la práctica totalidad de los países de la UE, las comunidades musulmanas viven fuera de la norma a la cual deben atenerse el resto de los ciudadanos; son pequeños Estados teocráticos dentro del Estado democrático, ghettos en los cuales ni la universal igualdad ciudadana existe ni el concepto mismo de la nación a la cual se parasita tiene otra consideración que el de una herética aberración contra lo que el Corán manda.

Es hora, dice Merkel, de formular lo que todos sabemos, lo que todos nos decimos en voz baja: que «el modelo de emigración musulmana en Europa ha fracasado».

Que ha generado la mayor descomposición de los valores democráticos que haya conocido el último medio siglo, incluida una regresión en la plenitud de derecho para las mujeres que nos hubiera parecido inimaginable hace no demasiados años. No hay «multiculturalismo» que pueda coexistir con la cultura de las libertades democráticas. Es duro reconocer una evidencia acre, mas de nada sirve ya llamarse a engaño : Islam y democracia son incompatibles. Y si —al margen de lo que cada cual crea de tejas hacia abajo— «nos sentimos ligados a los valores cristianos», es porque sobre ellos ha sido construida la única sociedad libre e igualitaria de la historia. «Aquel que no los acepte, está de sobra», ha remachado la canciller germana. Bueno es saberlo, pues, de no ser así, habría que aceptar que nosotros sobramos.

El «multiculturalismo» ha sido la última ideología de suplencia, tras el derrumbe de los totalitarismos de matriz soviética al final del siglo XX. Dota a sus fervientes de esa exquisita conciencia de culpa en la cual parece hallarse el más puro placer masoquista de una izquierda europea que vio naufragar sus últimos delirios en 1989. Europa quiere morir. Sueña con esos bárbaros que la sacaran del tedio y la redimirán de sus pecados. Que acabarán, al fin, con la dichosa tolerancia a favor de la cual hombres como Voltaire decidieron apostarlo todo. Un todo que, hoy por hoy, se tambalea al borde la nada.

¿Quién teme a la señora Merkel?
De ahí que ya hayan decidido que Merkel es malísima porque le sale mucho bien
HERMANN TERTSCH ABC 19 Octubre 2010

EN un país en el que se ha abolido, no ya el sentido de la responsabilidad, perfectamente inexistente en los gobernantes, sino la responsabilidad misma, hay necesidad perentoria de buscar culpables de nuestras desdichas. A ser posible lejos de aquí. Alemania no es un país geográficamente remoto, aunque lo sea en su desarrollo, solidez económica y decencia democrática que la alejan cada vez más de esta chalupa varada en el lodo del fracaso moral, el naufragio económico y la demagogia que es la España de Zapatero.

Pero le vale a esa tropa de indocumentados que considera exótico todo lo que suceda fuera del patio zapateril. Quienes intentan presentar al presidente como una pobre víctima de los avatares internacionales del dinero, la codicia y la derecha, parecen haber encontrado ahora en Alemania el sustituto ideal de EE.UU. como adalid del mal. Washington, tan útil para estos menesteres mientras gobernaba el diabólico George Bush, dejó de prestarse desde que lo preside ese hombre tan bueno que se llama Barack Obama. Los más toscos de los trovadores mediáticos del Gran Timonel llevan ya meses quejándose de la perfidia de la canciller alemana Ángela Merkel. Además de democristiana, de por sí ya un serio delito para algunos, defiende los intereses de los alemanes y, por si fuera poco, esta señora fracasada según Zapatero, ha llevado al país al crecimiento sólido, a la caída del paro y a tal auge de la economía que empresarios y trabajadores ya casi no se acuerdan de la crisis.

Esto es difícilmente tolerable para quienes por aquí intentan vendernos la milonga de que nuestros casi cinco millones de parados y nuestra quiebra general son producto de la fatalidad y la maldad ajena. De ahí que ya hayan decidido que, igual que Obama es buenísimo aunque le salga todo mal, Merkel es malísima porque le sale mucho bien. Y además la acusan de ser quien obligó al pobre Zapatero a imponer reformas y recortes y enfrentarle así a sus sindicalistas e izquierdistas extremos. Aunque también lo hiciera Obama. Y los dos con poco éxito porque tras los engaños y patrañas tan propias del Gobierno español, está claro que habrán de obligarlo a más reformas, si no quiere que la discusión sobre su posible exclusión de la zona euro comience a trasladarse del cóctel diplomático a la mesa de negociación.

Pero los ataques a Alemania aumentan de tono. Ayer uno de los trovadores socialistas más sinuosos decía que «vuelve Alemania» y relacionaba este hecho con la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Ya sabemos que son capaces de todo, estas brigadas de la falacia de mañana, tarde y noche. Incluso de la infamia de sugerir no se sabe que veleidades a una jefa de Gobierno que defiende los intereses de sus ciudadanos igual que defiende una política europea que cuesta sumas ingentes a los alemanes. A unos contribuyentes que no saben por qué van a tener que pagar ellos el pato de los desaguisados griegos o españoles.

En los últimos días ha escalado esta campaña hasta la difamación pura y dura con ayuda de la mentira. Todos los medios socialistas (TVE, RNE, etc.) tradujeron mal la intervención de Merkel ante las juventudes de la CDU para atribuirle una frase en la que decía que quienes no hablaran alemán no eran bienvenidos en Alemania. Lo que es rigurosamente falso. En realidad dijo todo lo contrario, que se esperaba de ellos que quisieran aprenderlo. Todo para llamarla xenófoba. Cabría pedirles a nuestros gobernantes que después de haber convertido a nuestro país en un lastre y socio indeseable, no lo erijan además en enemigo de quien ha sido siempre nuestro mayor aliado en Europa. Por coherente que sea con la herencia general que dejarán.

Descomposición
Nuestro Balcanistán
José García Domínguez Libertad Digital 19 Octubre 2010

Si algún día los europeos, cuantos se dicen de izquierdas como sus iguales de la derecha, consiguieran aprender algo de la fascinación garrula que les suscita todo lo yanqui, tal vez descubrirían la máxima que rige las relaciones entre naciones desde que el mundo es mundo. A saber, que los países no tienen amigos permanentes, sino intereses permanentes. Es ésa una enseñanza muy simple que, sin embargo, a la Europa posmoderna le resulta difícil asimilar. Instalada en su feliz quimera kantiana de la paz universal, se empecina en ignorar que la fuerza constituye el argumento único del orden internacional. Así, en su gozosa regresión a la infancia, Europa quiere olvidar en qué consiste la esencia misma del poder, algo que los norteamericanos no dejan de tener presente jamás, ni un solo instante, nunca.

Por eso, al final, tuvieron que ser los misiles de la OTAN, y no unidades del continente, quienes arrasaran a sangre y fuego el Estado-nación de los eslavos del sur. Al igual que por eso, mientras los últimos soldados españoles abandonan hoy la difunta Yugoslavia, en los mapas emerge una minúscula mancha soberana llamada Kosovo. Y es que el poder, bien lo sabe el Imperio –responda por Obama o por Tea Party–, consiste en lograr que los demás hagan lo que uno quiere e impedir que procedan como ese mismo uno no quiere. De ahí, Kosovo. De ahí, la connivencia pasiva del Ejercito de España, por entonces fuerza invasora en aquella provincia serbia, con la UCHK, la banda de criminales de guerra que proclamó su secesión ilegal.

De ahí, en fin, la necedad de un pobre país en descomposición que ofrenda sus fuerzas armadas para destruir la integridad nacional de otro. Un glorioso precedente jurídico que, en su día, cuando también llegue el turno de diseccionar el Balcanistán de la península Ibérica, le servirá con tal de suicidarse conforme a derecho (internacional). Por cierto, una carnicería ilegal, la que emprendió el compañero Solana sin encomendarse ni a Dios, ni al diablo, ni al Consejo de Seguridad de la ONU, que en nada contrariaría al beato Zapatero. Ése mismo que acaba de sentenciar Chacón mediante: "Misión cumplida". Y tan cumplida, ya somos los siguientes de la lista.

José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.


Instituciones
Abucheos
Clemente Polo Libertad Digital 19 Octubre 2010

Durante la celebración del Día de la Fiesta Nacional el 12 de octubre se volvieron a repetir los abucheos y pitidos dirigidos contra el presidente y algunos ministros del Gobierno presentes en el acto. Me temo que los protagonistas de tan primarias expresiones de repulsa llegaron a su casa aliviados y hasta eufóricos por haber protagonizado tan heroicos hechos y sacado los colores al Gobierno, cuando en realidad erupciones viscerales de esta naturaleza, habituales (aunque no menos lamentables) en las canchas de fútbol, producen daños irreparables a las instituciones de nuestra democracia. Hoy se abuchea a este presidente por inepto o traidor, y mañana a su sucesor y pasado mañana al jefe del Estado, a los presidentes de las Cortes o del Tribunal Constitucional... Vociferante alboroto que ni cambian gobiernos ni mejoran la calidad de una sola de nuestras instituciones democráticas.

Se equivocan quienes jalean desde cómodos palcos tan "espontáneos" desahogos, quienes los comprenden invocando torticeramente la libertad de expresión –el "pueblo" soberano tiene al parecer derecho a patalear y vociferar en cualquier lugar y circunstancia (sobre todo si los exabruptos van dirigidos a los otros)–, y los pusilánimes que arquean las cejas, miran a otro lado y guardan cómplices silencios. Quienes acudieron al acto con el propósito de reventarlo no tienen "derecho" alguno a ocupar plaza en la platea y el Rey ha hecho muy bien en expresar su malestar por lo ocurrido durante "una fiesta que debemos cuidar y aupar" todos. Lástima que algunos políticos y responsables de medios de comunicación todavía no hayan comprendido que no todo lo que daña al actual Gobierno es bueno para España. Que escriban cuanto quieran en contra de las políticas de Rodríguez Zapatero, que convoquen cuantas manifestaciones deseen, que acudan a las urnas cuando se convoquen las elecciones, pero absténganse, por favor, de erosionar todavía más el prestigio, ya bastante malparado, de las instituciones del Estado central.

Al día siguiente del desfile, escuché al ubicuo Sr. Brunet (La Vanguardia) cuestionar en las ondas de Radio Nacional de España la oportunidad de seguir celebrando una Fiesta Nacional de esta naturaleza en pleno siglo XXI. Curioso argumento, ¿verdad? También se abuchea cada año a los representantes del Partido Popular y al Sr. Montilla, presidente de la Generalitat, al realizar la ofrenda floral del 11 de septiembre en Barcelona, pero nunca le he escuchado al habitual tertuliano de RTVE o a su periódico sugerir que se suprima la anacrónica celebración de la Diada Nacional de Cataluña. Para muchos españoles el Sr. Rodríguez Zapatero ha sido un pésimo gobernante pero incluso sus más ardorosos enemigos debieran tener en cuenta cuando le insultan en un acto institucional que todavía es el presidente del Gobierno de España y que flaco favor les hacemos a los futuros presidentes y al conjunto de los españoles si con nuestros abucheos ayudamos a los nacionalistas a desprestigiar y deslegitimar las instituciones centrales (Gobierno de España, Cortes Generales, Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo) del Estado.
Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona. Escribe regularmente en su blog.

Abucheos sin duda
Nota del Editor 19 Octubre 2010

Yo soy un ciudadano de cuarta clase, los de primera son los pertenecientes a la monarquía, los de segunda son los políticos, los de tercera son los que viven
en regiones donde el español no es lengua impropia y los de cuarta clase somos los despojados de nuestros derechos humanos y constitucionales porque
nuestra lengua materna es el español y estamos en regiones donde este idioma es impropio.

Como ciudadano de cuarta clase, todos los días me despojan de mi dinero (impuestos directos, indirectos y circunstanciales), cada cuatro años
me permiten depositar una papeleta en blanco en una urna, en alguna ocasión, para evitar males mayores, escrita pero con una pinza en la nariz paraa evitar el hedor
de cuando en cuando me veo en la necesidad de defenderme y la justicia me aplasta, y el Tribunal Constitucional siempre dice que los asuntos
que se le presentan no tienen importancia para que ellos los traten, eso sin contar con la sentencia que dice que los niños no tienen derechos
humanos ni constitucionales y deben ser inoculados con la lengua propia, al ser el español una lengua impropia.

Como ciudadano asisto siempre que puedo a todo tipo de concentraciones y manifestaciones de las asociaciones cívicas que defendemos España,
nuestras fuerzas armadas y de seguridad, que apoyamos a las víctimas.

Por esto y más de lo mismo, mi respeto a las instituciones de los profesionales de la política, a la mayoría de los políticos, a la mayoría de la judicatura,
está reñido con mi sentido común y con mis derechos humanos y constitucionales, y siempre que tenga ocasión, así lo manifestaré.

Es nuestra responsabilidad como ciudadanos, conseguir que España salga adelante, que nuestros recursos se apliquen con sentido común a las necesidades
más convenientes, y el silencio ante los desmanes de los profesionales de la política es inadmisible.

Si Zapatero es el problema, Rajoy no es la solución
SEGUNDO PARDO- CIORRAGA DE SANTOS La Opinión 19 Octubre 2010

El pasado día 12, en los momentos más solemnes del desfile militar, celebrado en Madrid, no dejaron de escucharse silbidos, insultos, gritos y abucheos procedentes de grupúsculos perfectamente localizados y estratégicamente colocados, dirigidos al presidente del Gobierno. Tales actos de vandalismo ideológico y chulería fueron in crescendo cuando Zapatero y el Rey colocaron, ante la bandera de España, una corona, en recuerdo de los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y del Ejército fallecidos, en acto de servicio, en presencia de sus deudos.

El espectáculo ofrecido por esa chusma de extrema derecha, convocada por internet (según las Juventudes Socialistas por las Nuevas Generaciones del PP), SMS y distintos medios de comunicación afines a la caverna, hizo saltar las alarmas de las autoridades presentes, representantes diplomáticos y partidos políticos -excepto el PP- que criticaron con dureza (incluidos el Monarca y el Príncipe) la actuación de aquellos siervos del nazismo y fascismo partidarios de la involución y aspirantes a declarar la Fiesta Nacional del 12 de Octubre como suya propia. La pregunta es: ¿dónde está el respeto, de esa pandilla de exaltados, a las víctimas, a sus familiares y al himno y enseña que tanto dicen amar?

Si Zapatero es el problema y como político y gobernante tiene que estar a las duras y las maduras, lo que es total y absolutamente improcedente es: que la solemnidad del desfile y parada militar conviertan el Paseo de la Castellana en una tribuna para expresar el descontento sobre su política económica, intentando justificar los exabruptos invocando, torticeramente, el derecho a la libre expresión, cuando lo que se ha utilizado, por parte de las camadas ultras, es la sin razón de la provocación amparada en la vulgaridad del anonimato.

La polémica provocada es una muestra más de que la ultraderecha que no está oficialmente representada por ningún partido legalizado, sí solapada dentro de la estructura democrática del PP, siendo la FAES su principal cobijo, hacen que suenen alto y claro mensajes xenófobos, que no se depure la corrupción existente en distintas comunidades y ciudades donde gobiernan los populares, todo ello con la aquiescencia de Rajoy, que poco a poco se queda sin voz y sin autoridad dentro de sus filas. El catastrofismo y el no perenne a todo lo que se mueve, convierten al "líder" de la derecha en cabeza visible de un partido cuya política muestra claros tintes de involucionismo y, consecuentemente, Rajoy no es la solución para aposentarse en la Moncloa. Cuestión por otra parte que se la ha puesto muy difícil, para bien de la Españas, tras el acuerdo de gobernabilidad presupuestario firmado por el PSOE, PNV y CC, que alcanza hasta el final de la legislatura y en año y medio lo que tiene que hacer Zapatero es: recuperar la confianza de su electorado; ello sería muy bueno para todo el territorio hispano y para todos los ciudadanos.

Chusma de extrema derecha y abucheos

Nota del Editor 19 Octubre 2010

Hay que ser un descerebrado creyente del PSOE para decir esas gilipolleces. Yo estuve alli, en todo momento se honró a quienes lo merecen, ejército, guardia civil, víctimas, y se silbó a quienes estan hundiendo España (también silbé contra la monarquía).

Estos creyentes del PSOE son los que votaron a Zapatero y por tanto los culpables de lo que ocurre. El PSOE es un partido de trileros (al menos) y cualquier acuerdo con un partido, medianamente inútil como el PP es racionamente imposible (a pesar de ello, en las vascongadas ha ocurrido y ZP se ha encargado personalmente de tumbarlo).

España
Zapatero otorga la más alta condecoración al invasor de Perejil
Driss Jettou era ministro del Interior y máximo responsable de las fuerzas que tomaron el islote
RAMÓN PÉREZ-MAURA / MADRID ABC 19 Octubre 2010

El Consejo de Ministros del pasado viernes otorgó la Gran Cruz de la Orden de Carlos III al ex primer ministro marroquí, Driss Jettou, según aparece publicado en el Boletín Oficial del Estado del pasado sábado. El 11 de julio de 2002, día de la ocupación del islote Perejil, Driss Jettou era ministro del Interior del Reino de Marruecos. Perejil fue ocupado por Fuerzas Auxiliares dependientes orgánicamente del ministro del Interior.

Es sabido que la decisión de ocupar el islote fue tomada directamente por el Rey de Marruecos, pero no es menos cierto que la operación de ocupación del islote de soberanía española correspondió a las fuerzas que estaban bajo el mando de Driss Jettou. Estas fuerzas fueron desalojadas por el Ejército español en la madrugada del 17 de julio en la llamada Operación Romeo-Sierra, códigos radifónicos de las letras R y S, iniciales de «Recuperar Soberanía».

Jettou fue responsable ese mismo verano de la organización de las elecciones generales que tuvieron lugar el 27 de septiembre de 2002. Las autoridades marroquíes plantearon aquellas eleciones como las más «limpias y transparentes» en la historia del país. La realidad fue que los islamistas moderados del Partido Justicia y Desarrollo obtuvieron una victoria inesperada. No obstante, y contra todo pronóstico, el 9 de octubre el Rey nombró primer ministro al hasta entonces ministro del Interior, Dris Jettou, que no había concurrido a las elecciones. El cargo de Jettou en el momento de la invasión del islote Perejil por las Fuerzas Auxiliares marroquíes y las responsabilidades atribuidas a Jettou por el Rey tres meses después evidencian el entendimiento del político marroquí con las decisiones atribuibles a la voluntad del Monarca.

«Virtuti et merito»
La Orden de Carlos III fue establecida por este Soberano, mediante Real Cédula de 19 de septiembre de 1771 con el lema «Virtuti et merito», con la finalidad de condecorar a aquellas personas que se hubiesen destacado especialmente por sus buenas acciones en beneficio de España y la Corona. El Real Decreto 1302/2010 por el que se otorga la Gran Cruz de la Orden al ex primer ministro marroquí no hace ninguna referencia a qué méritos tiene el beneficiario o qué buenas acciones en beneficio de España o la Corona española pueda haber realizado.

Sí se da la circunstancia de que Jettou ya fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica en 2005 cuando era primer ministro marroquí. Esa Gran Cruz formaba parte del habitual intercambio de condecoraciones que se da con motivo de las visitas de Estado. En ese caso, con motivo de la visita de Don Juan Carlos a Marruecos. Ahora se le ha dado la más alta condecoración que puede otorgarle el Gobierno español. Por encima de esta sólo queda el Collar de la Orden de Carlos III, reservado para jefes de Estado. Y aunque el Toisón de Oro español ha tomado forma de condecoración, su concesión sigue reservada al Rey. El Gobierno de Zapatero ha demostrado una especial parquedad a la hora de otorgar condecoraciones. Pero no ha sido el caso con Driss Jettou.

Real y Distinguida Orden de Carlos III
Características
La Orden fue establecida por el Rey Carlos III con la finalidad de condecorar a aquellas personas que se hubiesen destacado de manera especial por sus buenas acciones en beneficio de España y la Corona.

Servicios eminentes
Es la más distinguida condecoración civil que puede ser otorgada en España. Está regulada por Real Decreto de 1992. Su objetivo es «recompensar a los ciudadanos que con sus esfuerzos, iniciativas y trabajos hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la Nación»

Cancillería en Moncloa
La Cancillería de la Orden está radicada en el Palacio de La Moncloa desde que en 1983 se retiró esa competencia al Ministerio de Asuntos Exteriores. El Gran Canciller es el presidente del Gobierno.

Economía
La administración pública cuesta 9.617 euros a cada español
El gasto en personal de comunidades y ayuntamientos duplica al del Estado central
YOLANDA GÓMEZ / MADRID ABC 19 Octubre 2010

La Administración Pública costará este año a cada ciudadano 9.617 euros de media, sumando el gasto de la administración central, autonómica y local, según un estudio hecho público ayer por EAE Business School.Aún siendo elevada, esta cifra es un 6,5% inferior a la de 2009, cuando el coste se situaba en 10.282 euros, lo que se explica por el plan de ajuste aplicado por el Ejecutivo.

Según este informe, la distribución del coste de la Administración Pública por habitante ha cambiado en el último año, ya que en 2009 sólo seis comunidades no superaban los 10.000 euros por habitante, y en 2010 son 12 las que no llegan a dicha cifra.

Los ciudadanos a los que más cara les sale la administración son los vascos (12.235 euros), seguidos de los navarros (11.748 euros), ambos con sistemas forales. Le siguen catalanes (10.642 euros), aragoneses (10.636 euros) y riojanos (10. 137 euros).

En el extremo opuesto, las autonomías con menos gasto por habitante son la Comunidad Valenciana (8.455 euros), Murcia (8.553 euros), Andalucía (9.290 euros), y Galicia (9.435 euros). La investigación también analiza el coste de la administración en función de la población ocupada, y aquí el ranking cambia. A cada trabajador, la administración le cuesta 24.374 euros, cifra 1,5 veces superior al gasto por habitante.

Respecto al destino del gasto, el informe concluye que el gasto de personal representa el 12% del presupuesto de la administración central, y entre el 25% y el 30% del gasto en la administración autonómica y local. Canarias y la Comunidad Valenciana son las autonomías en las que estos gastos pesan más dentro de sus presupuestos autonómicos, ya que superan en ocho puntos porcentuales a la media nacional.

Y el aumento del gasto público obliga al Tesoro a captar cada vez más recursos. El próximo jueves, 21 de octubre el Tesoro realizará una subasta extraordinaria de obligaciones con un cupón del 5,75% y con vencimiento a 30 de julio de 2032. El cupón que se ofrece, aunque en línea de las subastas de deuda a largo plazo realizadas en junio, es casi un punto superior a la de emisiones que se llevaron a cabo en los primeros meses del ejercicio.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Escarnio para las víctimas
Editorial www.gaceta.es 19 Octubre 2010

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, han acordado permitir la presencia de Batasuna en las elecciones municipales del próximo año.

La conocida política del PNV de aguardar con paciencia a que el terrorismo agite el árbol para recoger los frutos, apenas ha tenido dos excepciones a lo largo de estos 32 años de democracia. La primera excepción ocurrió justo después del asesinato de Miguel Ángel Blanco. El espíritu de Ermua se enfrentaba, no sólo a los terroristas y a sus marcas políticas, sino a la cobarde indiferencia del mal llamado, por contradictorio, “nacionalismo democrático”.

Los mesiánicos rectores del PNV, con Arzalluz a la cabeza, comprendieron que Ermua ponía en grave riesgo la misma esencia del nacionalismo. De aquella comprensión, el PNV se lanzó a agitar el árbol en lo que fue el Pacto de Lizarra-Estella entre las fuerzas nacionalistas y ETA, que presentó a la banda como un interlocutor político válido y lanzó al estrellato a terroristas a los que mostraron como hombres de paz.

La estrategia le dio buenos resultados a corto plazo al PNV, ya que movilizó a sus votantes en las elecciones del 2000 en las que tantas esperanzas había depositado el constitucionalismo responsable de Redondo Terreros y Mayor Oreja. Aquella vez, aunque con escandalosos flirteos por parte de la izquierda que hoy gobierna en Madrid y en Vitoria, la amoralidad del pacto fue responsabilidad de fuerzas nacionalistas.

La segunda excepción a la política contemplativa del PNV la acabamos de ver ahora. Es la foto de los entusiasmados líderes de esa formación (un partido en la oposición en un parlamento regional), encantados de haber tumbado cualquier rastro de dignidad que le pudiera quedar al presidente del Gobierno de la nación en su desesperada necesidad personal de agotar la legislatura.

En ese pacto, Zapatero ha comprometido no sólo transferencias, como las políticas activas de empleo, que acabarán por enriquecer la telaraña clientelar del PNV, sino la posibilidad, como denuncia LA GACETA, de que los pistoleros etarras puedan, a través de cualquiera de sus marcas electorales habidas o por haber, presentarse a las elecciones municipales en 2011.

La felicidad de los jerifaltes del PNV cuando dieron cuenta de un pacto de legislatura que no trae ningún beneficio a España (¿por qué no exigieron los tecnócratas del PNV una negociación en profundidad de la reforma laboral en vez de, por ejemplo, inanes cambios de la toponimia regional?) supone una burla dolorosísima para la memoria reciente de todos los españoles de bien, y muy en especial para las víctimas del terrorismo.

Pocos minutos después de esos espaldarazos entre los nacionalistas, el propio presidente del PNV, Iñigo Urkullu, reconoció que Zapatero se mostraba dispuesto a “hablar con unos y con otros”, reservando para los nacionalistas un papel protagonista en un nuevo proceso de paz de los que tanto le agradan al ministro del Interior y gran urdidor del reino: Alfredo Pérez Rubalcaba.

De nuevo, y con toda la legitimidad, las víctimas del terrorismo alzan su voz en LA GACETA en contra de lo que será una traición a un Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo edificado gracias a la sangre derramada por tantos españoles valientes. Ángeles Pedraza, José Antonio Alcaraz y Daniel Portero, representantes de las principales asociaciones de víctimas, piden que los pistoleros no lleguen a las instituciones.

No es política-ficción adivinar que, de nuevo, la voz de los eternos perdedores será menospreciada no sólo por los terroristas y por lo que los apoyan, sino también por aquellos que ponen su obsesión por el poder por encima de lo que debería ser el ejercicio responsable, inteligente y generoso de gobernar España.

ZP: "La tierra no es de nadie, pero el mar sí: de Coalición Canaria".
Javier Orrico Periodista Digital 19 Octubre 2010

Yo quiero que Zapatero se quede, que se presente, que gane. Cinco años más con este prodigio de jeta (por eso pacta con los jetales, ¿o son jeltzales?) podrán dejar España en polvo, sin sentido, polvo será, mas polvo desguazado, y que me perdone don Francisco de Quevedo, pero nunca habremos visto tales maravillas. No le bastaba con darles naciones a cuantos se las pidieron, ni hasta el último euto que quedaba en la sentina, ahora les ha entregado el mar, la mar inmensa, convertida en jugosas parcelas. Coalición Canaria se va de la Moncloa llevándose el mar con ella, unas aguas territoriales en las que ya no podrá pescar ningún godo jediondo.

Mañana pedirá su mar Montilla, yates y señeras al viento, y hasta Fernández Vara la dará, exigiendo una salida al mar, la mar, para esa Extremadura que tantos marinos aportó al genocidio español (iba a escribir a la gloria de España, pero cualquier asociación de purga histórica podría denunciarme al Juez Cazador). Y, por supuesto, el gran Barreda, el Desertizador de Surestes, querrá hacer navegable el Tajo para surcar los mares de campos de golf en Ciudad Real que soñaron los jerarcas de su Caja mientras se la repartían. Agua para todos, sí, dirá Barreda, pero del mar.

El futuro se muestra esplendoroso con el Zocialismo ZP al frente. A los nazis vascos, como ya se lo ha dado todo, incluida la cabeza de Patxi López, tras la hermosa danza del velo de Otegui ante la mesa de Herodes Urkullu, próximo Presidente Tripartito del Estado asociado que sucederá a la adaptación curricular de la ETA, les será concedida la Cruz Laureada de San Sabino, máxima condecoración de la Condeferación Euskoñola. O Euskoñante.

Y a Castilla, que para entonces ya volveremos a ser todos los demás, todos los que no podemos ser otra cosa, como habría dicho Cánovas, y hasta Sagasta (hay un verso genial de Ramón Irigoyen que, cito de memoria, dice algo así: “Ya sabes, Cánovas, que el amor Sagasta.”), los ‘castellanos’, digo, nos quedaremos las raspas, las aguas territoriales de la nada, la memoria triste de aquello que una vez fue el mar español, y hoy ya no es ni mar. Sólo la sombra de un desguace, las huellas del último almirante traidor, de un gobernante grotesco que está pidiendo a gritos un Valle-Inclán que lo cuente.

Sin escapatoria
EDITORIAL El Correo 19 Octubre 2010

Los cambios legales que proyectan PSOE y PP obligarán a la izquierda abertzale a zanjar su pulso con ETA

PSOE y del PP presentaron ayer una proposición de ley para blindar la legislación electoral frente a posibles intentos de burlar lo previsto en la Ley de Partidos mediante candidaturas que den continuidad a formaciones previamente ilegalizadas o mediante la actuación de electos que concurran en listas de formaciones que sean ilegalizadas tras su toma de posesión. La intención de ambas formaciones es adelantarse a los acontecimientos -en este caso al debate protagonizado por la izquierda abertzale respecto a ETA- estableciendo con precisión qué condiciones deberían cumplir las plataformas electorales para concurrir a los comicios locales y forales del próximo mayo y ocupar los puestos que lograsen.

Los cambios legales propuestos tratan de evitar que una formación política inscrita en el registro de partidos acceda a las instituciones asumiendo la continuidad de Batasuna, o que su ilegalización con posterioridad a las elecciones permita a sus representantes electos -como ocurría hasta ahora- mantener el cargo sin romper fehacientemente con el terrorismo. De modo que esta vez la izquierda abertzale solo podría concurrir a próximos comicios si se cumple una de estas dos condiciones: que ETA renuncie definitivamente a las armas o que los herederos de Batasuna denuncien y condenen expresamente la violencia etarra. Sus dirigentes sabían perfectamente que la anunciada modificación legal iba a dejarles sin escapatoria ante las elecciones locales y forales, y quizá por eso han tratado de obviarla públicamente.

Porque si bien en anteriores ocasiones optaron por conciliar sus contradicciones internas recurriendo a plataformas electorales que les permitieran mantener su insumisión ante la Ley de Partidos y las sucesivas sentencias del Supremo y del Constitucional mientras trataban de colarse en las instituciones, esta vez la encrucijada les es insalvable. La iniciativa de PSOE y PP no solo obliga a la izquierda abertzale a imprimir mayor ritmo al interminable debate que dice estar viviendo, sino que le fuerza a dar una respuesta inequívoca y alejada de la evanescente palabrería con que se refiere a su 'proceso' como si pudieran desarrollarlo al margen de los votos y de las leyes.

Carta de Antonio Basagoiti a Brian Currin y Lokarri
Antonio Basagoiti,  www.paralalibertad.org 19 Octubre 2010

Las negociaciones, los 'procesos' y los encuentros con ETA o con sus representantes siempre han fracasado porque sólo sirven para que ETA interprete que tiene y ha tenido razones para ejercer el terrorismo; valen para aumentar sus expectativas de alcanzar su proyecto totalitario, para prestigiar la amenaza. Por lo tanto, dificultan el final de ETA.

Estimados señores de Lokarri y señor Currin,

Tras recibir su solicitud de una entrevista para darme a conocer la labor de Brian Currin ante las críticas que suelo formularle públicamente, quiero darles y darle a conocer directamente, en estas líneas, mi postura sobre el papel que desempeña el mediador sudafricano y lo innecesario del encuentro.

Todas las manifestaciones del Sr. Currin se caracterizan por afirmar que no existe democracia en España como: “Construir un marco democrático para el País Vasco deseando los deseos de la mayoría del pueblo vasco” Europa Press 6-9-10; "Esta declaración, respondida adecuadamente por el Gobierno (español) permitiría que los nuevos esfuerzos políticos y democráticos avancen, que las diferencias se resuelvan y que se alcance una paz duradera" EP 26-9-10. Y por asegurar que existen dos violencias equiparables. "Cuando hablo de víctimas, no sólo hablo de víctimas de atentados sino de acciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Hay muchos jóvenes detenidos en el País Vasco que los traen aquí (a Madrid) para un periodo corto y les mandan a casa con las secuelas de los interrogatorios. Si hablamos de víctimas, no hay una desigualdad hay que reconocer a todas de forma igualitaria" EP 23-3-10; "Si la no-violencia se va a convertir en la nueva política de Euskal Herria, el compromiso con la no-violencia debe de aplicarse a todos, incluyendo los gobiernos" EP 16-3-10.

Estos argumentos realizados sobre el terrorismo ejercido por ETA en una nación democrática, con una Constitución que garantiza derechos y libertades, y refiriéndose a una comunidad autónoma como la vasca, con su Estatuto de Autonomía aprobado por la ciudadanía. Junto con la ejemplar actitud de unas victimas del terrorismo que recuerdan y padecen a sus familiares arrebatados por ETA y que jamás se han tomado la justicia por su mano, demuestran Sr. Currin que sus planteamientos sólo se pueden encuadrar en el desconocimiento o en el interés particular.

Como no creo que una persona de su experiencia desconozca la realidad de la España constitucional. y tampoco los medios y los fines del proyecto antidemocrático de ETA (Sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de Mayo de 2009), me atrevo a afirmar que usted tiene un verdadero interés por defender a la banda terrorista (Batasuna es ETA, demostrado por la realidad y los tribunales de justicia).

La verdad, señor Currin, es que si algo queda muy claro y no requiere de largas conversaciones es precisamente en qué consiste su trabajo definido como mediador o mejor dicho como mercenario del “proceso”. Usted tiene el dudoso honor de lucrarse con el dolor de los demás, además de pretender que el Estado de Derecho ceda ante el chantaje de una banda de asesinos con pretensiones políticas. Usted sólo pretende lo mismo que pretenden quienes le han contratado: hacer creer que esto es una guerra entre dos bandos, pretender convencer de que el terrorismo de ETA ha sido necesario porque no existe democracia en Euskadi ni en el conjunto de España. Y por lo tanto rematar a las victimas del terrorismo amparando los motivos por los cuales fueron asesinados.

Lo que realmente esta pasando con ETA es que la eficacia policial, la actuación de la Justicia, la determinación de los partidos democráticos y el hartazgo de la sociedad hacia todo el entramado terrorista ha provocado debilidad en sus representados y esperanza de alcanzar definitivamente la paz con libertad en nuestra sociedad.

Señores de Lokarri, señor Currin, si quiere hacer algo eficaz para el final del terrorismo entiendo que más que reunirse conmigo debiera respaldar la política de firmeza y exigencia democrática que ha demostrado resultados objetivos a favor de la convivencia en paz. Las negociaciones, los procesos y los encuentros con la banda o con sus representantes siempre han fracasado porque sólo sirven para que ETA interprete que tiene y ha tenido razones para ejercer el terrorismo, valen para aumentar sus expectativas de alcanzar su proyecto totalitario de “independencia y socialismo”, para prestigiar la amenaza y, por lo tanto, dificultan el final de ETA.

Soy consciente de que la demostración de que ETA es batible, de que la democracia puede vencer al fundamentalismo y los avances logrados en los últimos tiempos ilusionan a la ciudadanía y provocan ansiedad entre quienes confiaban y confían en obtener réditos por asesinar. Entre quienes pretenden volver al pasado de mesas, negociaciones o diálogo sobre cesiones para ver si sacan algo. Lo que usted defiende, Sr. Currin, es la falsedad de la realidad, de la historia, de la democracia, es el cuestionamiento del Estado de Derecho, es la equiparación de victimas y verdugos. Es un pasado felizmente superado que nos llevaba al desastre a los vascos.

Sr. Currin, lo único unilateral, verificable y permanente que hay sobre ETA es que estamos acabando con ella con el Estado de Derecho, con la deslegitimación de su proyecto, con el ejemplo de las víctimas y por el rechazo de la sociedad. Ya que no esta ayudando, por lo menos no moleste. Búsquese un conflicto verdadero o una guerra ilegítima en algún lugar del mundo en que le paguen bien.

Un saludo.
Antonio Basagoiti, presidente del Partido Popular del País Vasco

La cultura del fracaso
Gabriela Bustelo www.gaceta.es 19 Octubre 2010

Los asesinos etarras se han ganado otra oportunidad. Ahmadineyad, Castro y Chávez tienen ideologías respetables. Tomás Gómez jamás traicionaría a los suyos. Nuestros soldados hacen la paz. El Faisán se lo han inventado los fachas. Es normal que los políticos usen los aviones del ejército para sus cosas.

Los asesinos etarras se han ganado otra oportunidad. Ahmadineyad, Castro y Chávez tienen ideologías respetables. Tomás Gómez jamás traicionaría a los suyos. Nuestros soldados hacen la paz. El Faisán se lo han inventado los fachas. Es normal que los políticos usen los aviones del ejército para sus cosas.

Es lógico que el Gobierno premie a los jueces por su labor. Lo grave es que el Frankfurter Allgemeine critique el estilismo español. A los nacionalistas hay que tenerles contentos. La hípica de Bono no es tan grande. De la Vega es mejor de lo que parece. No es verdad que Salgado sea una mandada. Alonso es creíble. Aído es un soplo de aire fresco. Pepe Blanco tiene mucho mérito. Trinidad Jiménez es coherente. Moratinos habla más de un idioma. Sinde tiene un background impecable.

Llamar andalucista remolón a Chaves es pasarse. No sin mis cascos de traducción. ¡Jamás hemos negociado con ETA! Soy español, pero no tanto. Nadie ha visto el casoplón de Chacón en Samaná. Hay una derecha ultrafascista muy peligrosa. El 14-M no fue para tanto. La pedagogía democrática es esencial. El embolado de los embolaos. Protegeremos la enseña nacional. El talante va p’alante. Los americanos nunca se enteran de nada. Ese tal JAG no existe. El Gobierno se siente acosado. Halloween en el Corte Inglés, pero no hablo inglés. El vasco lo entiende cualquiera. Son ajustes.

¿Quién se imaginaba una crisis así? El Gobierno informa puntualmente a los compañeros de Euskadi. Yo uso el idioma que me da la gana y el que no me entienda que se aguante. Hay un Tea Party español. Son judeo-nazis. Rubalcaba vale mucho. ETA no tiene marcas blancas. Nuestra trayectoria nos avala. ¡Hemos puesto a Caruana en su sitio! Nación es un concepto caduco. España es un microcosmos. El burka es una opción. La violencia de género es una rémora. La derecha tiene grupúsculos. Es dramático que la princesa Letizia se ponga pantalones el 12-O. Griñán no ve motivo alguno para que ZP no vuelva a presentarse.

Del lavado con Perlán a Otegi y el nerviosismo infantil de la izquierda amamantada
Editorial www.gaceta.es 19 Octubre 2010

¿Es nuevo? No, lavado por Perlán”. ¿Recuerdan aquel anuncio de detergente? Pues más o menos es en lo que parece andar ‘El País’: en blanquear a Arnaldo Otegi, “hombre de paz”.

“¿Es nuevo? No, lavado por Perlán”. ¿Recuerdan aquel anuncio de detergente? Pues más o menos es en lo que parece andar ‘El País’: en blanquear a Arnaldo Otegi, “hombre de paz” según el ilustre inquilino de La Moncloa, vía la entrevista publicada en su edición del pasado domingo y concedida desde el ‘trullo’.

El problema es que con El Gordo, su alias de otros tiempos, el frotar no se va a acabar. El batasuno, al que los de Prisa le lavaban su depauperada imagen, al menos les servía para abrir su primera plana del lunes con la respuesta de José Luis Rodríguez Zapatero: “Mejor estas palabras que las de antes”. ¿Las de antes de cuándo? Según Luis R. Aizpeolea –que el lunes por la mañana andaba impartiendo doctrina desde ‘Los Desayunos’ de TVE–, “la situación de Otegi es de transición”. Angelito...

Fin de régimen
La de Otegi será de transición pero la de Zapatero es de entierro. El presidente vive enganchado a la máquina de respiración asistida y lo peor es que el botón de encendido y apagado está en manos del PNV. Enrique Gil Calvo, en el periódico de Prisa, escribía del “ominoso clima de final de régimen” y de que, pese a quedar 18 meses de legislatura por delante (¡la que nos espera!) “lo cierto es que, para las esperanzas del partido gubernamental, lo peor está por llegar”. Según el autor, Zetapé “pretende salir del poder dignamente”. No se me echen a reír todavía, que lo justificaba, y ya verán cómo: “De ahí esa especie de masoquismo revestido de dignidad con que hoy parece disfrutar representado el papel de mesías iluminado, que carga con la cruz de la crisis a cuestas camino del calvario”. Vamos, otra de sus iluminaciones...

El "hombre de suerte"
Y es que ya se sabe que con Zapatero mucho pende de su baraka, a la que últimamente no le ha debido poner pilas, visto cómo va. Por cierto, ¿se han dado cuenta que eso de la ‘potra’ no había vuelto a salir desde que falleció el señor bajito de Ferrol? Recordaba Carlos Carnicero en Telecinco cómo, años ha, el inquilino de La Moncloa trató de convencer a Fernando Savater y, a modo de último argumento, le largó que él era un “hombre de suerte”. Y luego se extrañarán de que la defenestrada –por María Teresa Fernández de la Vega– Belén Barreiro emitiese una pregunta y no diese la respuesta: “Si los malos resultados económicos perduran en 2012, ¿qué asuntos podrían blindar al Gobierno socialista de los estragos de la crisis?”.
Nerviosismo 'Público'

Entre el Tea Party o como lo llamen –ni para eso se aclaran– y la malísima patronal española, el diario de la izquierda radical subvencionada y amamantada por Zapatero sacaba su lado más ‘revolucionario’. El Beria de ‘Público’, Manuel Rico, recurría al insulto contra “los tontos universales que se escandalizan porque en los restaurantes de Madrid comen de vez en cuando personas con el carné de Comisiones o de UGT”. Luego hacían un picadillo sobre los liberados de la patronal del cual podían extraerse unas frases que daban qué pensar.

Veamos: el objetivo era criticar a la CEOE y organizaciones empresariales por tener, según ese papel, más liberados que los sindicatos mayoritarios. Resulta que, según lo publicado, ese “ejército de 35.000 empleados” se alimenta de que “un millón y medio de empresas españolas están dispuestas a pagar las cuotas que soportan el sueldo del secretario general y los directores generales (cada uno de ellos con sus correspondientes técnicos y secretarias) de las agrupaciones a las que se asocian para sentirse representadas”. Eso incluye las sectoriales en las que hay “más de 40.000 empresas que pagan la cuota a título individual”; o las territoriales, con trabajadores “pagados igualmente a través de las cuotas de las empresas y de las agrupaciones a las que pertenecen dichas compañías”.
O sea, que se financian en su mayor parte gracias a las cuotas. ¿Se financiarían los sindicatos si tuvieran que vivir también de las cuotas de sus afiliados?
Supermontilla

Cerraremos esto por hoy con una gracieta de Ramón de España en ‘El Periódico’, donde se tomaba –no hay otro remedio– a cachondeo la campaña del PSC para presentar a José Montilla como un personaje de la Marvel, al calificarlo como “el primer superhéroe calvo de la Historia (con permiso de ‘Silver Surfer’, aunque ése no tiene ni un pelo en todo el cuerpo)”. Lo del “increíble hombre normal” Montilla lo remataba fríamente y sin motivos personales: “Sólo provoca bostezos”.

La Coruña, otra vez
Para hacer todavía más burda esta tragicomedia, resulta que la forma normativa A Coruña mal se corresponde con la tradición escrita y oral de la lengua gallega
ANDRÉS FREIRE ABC Galicia 19 Octubre 2010

LO peor es el concepto, la idea de que la única forma admisible del topónimo A Coruña sea la gallega, y que La Coruña esté proscrito incluso en documentos en castellano. Muchos han recordado el absurdo de llamar London a Londres, Torino a Turín, Bayern a Baviera. Más absurdo todavía es que el normativo, tan exigente en su rechazo a las formas foráneas, establezca como topónimos gallegos Xetafe, Xaén o el inusitado invento de Alacante.

Lo peor es el concepto, pero aún más irritante es la lógica argumentativa del nacionalismo y acólitos. Que si La Coruña es imposición reciente, que si Franco o los Reyes Católicos o el centralismo nos trajeron esa palabra. Una investigación poco exhaustiva desmiente tal especie. Alfonso el Sabio en 1270 ya hablaba de La Crunna (el disputado artículo /La/ ya vigente), y desde entonces, el artículo aparece en las variadas grafías del topónimo. Basta con esto para recordar que La Coruña, lejos de imposición por motivos políticos, se remonta a los orígenes de esta ciudad.

Para hacer todavía más burda esta tragicomedia, resulta que la forma normativa A Coruña mal se corresponde con la tradición escrita y oral de la lengua gallega. El nacionalismo, tan pendiente siempre de antiguos textos medievales, prefiere olvidar aquí que la forma comúnmente aceptada en gallego es A Cruña. Los textos medievales son claros: en gallego se decía Cruña, aunque aparezca también Crunia, Crunna y otras variantes. La /o/ es quizás una epéntesis (un añadido, en términos profanos) de origen castellano. Los modernos escritores en gallego también prefirieron Cruña. Es la opción, por ejemplo, de Castelao en Sempre en Galiza.

¿Y por qué los normativistas rechazaron Cruña? Pues nos maliciamos que la cerrada pronunciación gallega les parece poco «pulida». De ahí la paradoja de que la pronunciación "correcta" del gallego (ortofonía) se parezca tanto a la del castellano; de ahí también la sorprendente elección de A Coruña frente a un A Cruña que acaso les suena poco elegante.

Toda esta polémica, en el fondo, no habla nada bien de nosotros, los no nacionalistas. Hemos permitido que, con argumentos falaces y nulos datos, una minoría practique la damnatio memoriae, y trate de erradicar el pasado de nuestra tierra, por la simple razón de que no les gusta. Los partidarios de la España plural desean una Galicia singular e ignoran por ello que también nuestra tierra es variada y cambiante. Variada de paisajes y territorios, variada de acentos y de lenguas. Tan es así, que de existir esa falacia llamada lengua propia, ésta sería en Coruña, probablemente, el castellano.

Por todo ello, no es de extrañar que, a pesar de los años que lleva vigente la ley, la proscripción de La Coruña siga siendo impopular. Hoy el PP reabre la polémica para recoger votos. Tampoco sería de extrañar que, ganadas las elecciones, se olvidara de todo lo prometido. Siempre es duro enfrentarse a la marea nacionalista.

Recortes de Prensa   Página Inicial