AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 29  Octubre  2010

 

El 6 de noviembre a las doce, en Colón, Madrid, España
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 29 Octubre 2010

Que "los viejos rockeros nunca mueren" fue antaño vanidad de Miguel Ríos. Hoy es aserto científico con pruebas incontrovertibles: los Rolling Stones, que en su última película no se sabe si salen al escenario o de la tumba. Pero no como Drácula, sino como extras de Michael Jackson en Thriller. Nada más lejos de esa iconografía banal de ultratumba que Francisco José Alcaraz, que se ha tomado siempre muy en serio la vida y la muerte y que vuelve, como presidente de Voces contra el Terrorismo a convocarnos en mitad de la calle, en el centro de Madrid, España, por lo mismo que ayer: el rechazo al pacto criminal del Gobierno del PSOE y la ETA. No sé cuántas manifestaciones de la AVT –la de Alcaraz, claro– tuvieron lugar en Madrid. Pero hasta la que convocó el Foro de Ermua, que terminó de forma inolvidable tras el discurso de Agapito Maestre y con el Himno Nacional sonando en la Puerta de Alcalá tuvieron como protagonista principal o invitado al indomable jienense.

Y como el PSOE ha vuelto a entenderse con los terroristas, tenemos que volver, con Alcaraz, a las andadas o a las quedadas.. Será el 6 de noviembre a mediodía, en el centro de Madrid, la Plaza de Colón, ya sin Colón pero con una bandera tamaño natural. Y lo mismo que en esRadio hemos tenido que partir de cero, sin medios pero con los de siempre, el día 6 de noviembre estaremos los de siempre contra los de costumbre. Seremos pocos o no tan pocos, pero seguro que iremos a más. Como decía Alcaraz en directo el otro día, en una manifestación sólo estaban tres y la pancarta, y era más que suficiente. Toda la patulea cejatera y la marabunta sociata no llenan un rincón de ese ancho espacio que en un glorioso día vimos lleno de banderas españolas, con Ortega Lara y María San Gil escoltando al que debería haber sido presidente del Gobierno y ni siquiera ejerce siempre como líder de la oposición. Pero con Rajoy o sin Rajoy, habrá figuras importantes del PP, porque la única ventaja del PSOE es que es tan redomadamente malo que obliga a juntarse a los buenos y a los regulares, aunque no quieran. Y por supuesto, aunque Cospedal no se atreva o no le dejen ser Acebes, aunque no haya autobuses, ni apoyo político, ni infraestructura, los que votan PP, UPyD o tiran las papeletas a las carpas del Retiro nos veremos de nuevo donde siempre: en el centro de Madrid, que es el centro de España. Los malos son cada vez peores, pero no todos los buenos españoles han dimitido de combatirlos. Allí estaremos. En realidad, nunca nos hemos movido de allí.

Mentir con estadísticas
Rubalcaba, en adelante, tendrá que dar la cara, pues para que se la partan le ha elegido el jefe
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 29 Octubre 2010

SI en la barra de un bar, en una reunión de amigos o incluso en una tertulia de radio, donde se oye todo, alguien dijera que los españoles viven mejor que en 2004, le hubieran corrido a gorrazos. Pero tan peregrina teoría la expuso el presidente del Gobierno y no sólo no fue abucheado, sino aplaudido, demostrando el nivel preescolar en que ha caído nuestra Cámara de Representantes, donde todo destello de razón o equidad ha sido desterrado.

Para su proclama, Zapatero se apoyó en unas estadísticas tan trucadas como su discurso, al comparar la posición de España en la CE en 2004 y hoy, olvidando que, en el entretanto, han ingresando en la Comunidad los países del Este, lo que ha hecho descender su nivel medio sustancialmente. Antes, teníamos que medirnos con la flor y nata europea. Hoy, con países que han salido del desastre comunista. Por cierto, algunos de ellos, como Polonia o la República Checa, pronto nos superarán por el camino que vamos. De eso, ni palabra.

No contento con esa falsedad, Zapatero se atrevió a llamar al PP antisocial. Antisocial es haber llegado a los cuatro millones de parados, que si incluimos los camuflados estadísticamente se convierten en cinco. Antisocial es haber negado la crisis durante dos años, desoyendo lo que le advirtió el Finantial Times: que cuanto más tardase en reconocerla, más difícil le sería superarla. Antisocial es haber despilfarrado nuestra reservas en medidas que no servían para nada. Antisocial es haber hecho el mayor recorte de derechos sociales por imposición desde fuera. Antisocial es comprar a peso de oro la permanencia en el poder a partidos que ni siquiera creen en sus medidas. Antisocial es hacer una remodelación de Gobierno para atrincherarse en espera de lo único que ha esperado desde el comienzo de la crisis: que la recuperación exterior tire de nosotros.

Me quedan unas líneas para el nuevo patrón de la nave que se hunde. Hasta ahora, Rubalcaba se ha movido en la sombra, lo que facilitaba sus manejos, tan poco claros. En adelante, tendrá que dar la cara, pues para que se la partan le ha elegido el jefe. Ya no podrá esconderse tras la lucha contra ETA. Tendrá que explicar los tratos con ella, pasados, presentes y futuros, si algunos, y por qué José Blanco y Txiki Benegas dicen que el fin de la banda está próximo mientras Jáuregui dice que no. O por qué la vicepresidenta económica ve creación de empleo en 2011, mientras el nuevo ministro de Trabajo no lo ve. Y no estaría mal que, de paso, nos informase si en el «machismo genético» del PP incluye a Soraya Sáenz de Santamaría. Como químico, no como portavoz. Como portavoz, basta una estadística.

¡La paz, de nuevo, la paz!
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 29 Octubre 2010

En estos momentos, en los que se habla del final de ETA, me parece recomendable recordarlas negociaciones de la «paz» en la pasada legislatura.Un proceso tan inquietante como revelador que , a pesar de todo, llevó a Patxi López a la jefatura del Gobierno vasco.Dicho de otro modo, los electorados socialista y popular del País Vasco no sólo no castigaron al PSE sino que le premiaron. El resultado electoral fue tan espectacular como fue espectacular el fracaso del PP.Los analistas pasamos por encima de estos hechos como quien teme quemarse.La utilización de la lógica nos llevaba a conclusiones excesivamente trsites y desazonadoras.

Supongo que lo entenderán mis lectores. No fueron analizados los resultados electorales porque detrás de ellos podía estar el cansancio de los demócratas de tantos años de luchas,las ganas de torar la toalla- Al fin y al cabo se trataría de la «paz».

Digo que convene recordar ahora que durante una buena temporada de la pasada legislatuta fue durísimamente criticada la política entreguista de Zapatero, la utilización de la paz como supremo argumento y como objetivo máximo frente al cual debían atemperarse las razones «demagógicas» de las víctimas y el principio según el cual la única política antiterrorista valida era la guerra al Terror hasta el final de este. Conviene re4cordar el espanto que produjeron entonces las revelaciones sobre los tratos de Eguiduren, la intervención de los emisarios personales de ZP y, por fin, las reuniones casi ya abiertas.

¿Fue castigado el PSE/PSOE por ello? Fue premiado, y el diezmado PP de Basagoiti se aprestó a justificar todo aquello con su generosa participación desde el Parlamento regional. Todo por la derrota del PNV que ahora ha venido a mantener en la Moncloa a Zapatero para negociar de nuevo la paz, el nuevo Estatuto y la Confederación.

Zaitu asegura que las vícitmas deben “ser reparadas y formar parte de la memoria colectiva”
Redacción. Minuto Digital 29 Octubre 2010

El presidente de la Asociación pro-víctimas de Persecución, Amenazados y Exiliados por causa de ETA (Zaitu), Joseba Marcaida, ha reconocido hoy que “cada vez es menor la sensación de amenaza” que se vive en el País Vasco, al tiempo que ha calificado de “positivos todos los movimientos que se están generando por parte de los radicales vascos “.

Marcaida ha realizado estas declaraciones a los medios de comunicación antes de presidir una mesa redonda organizada por esta asociación en la que diversas personas amenazadas por ETA han analizado la situación actual de este colectivo en el País Vasco y que ha contado con la presencia del consejero de Interior, Rodolfo Ares.

Ares ha confirmado que las medidas de protección a los amenazados no disminuirían ya que el Ejecutivo vasco quiere tomar todas las medidas de seguridad para garantizar la seguridad de los amenazados.

La anecdota de la jornada la han protagonizado varios militantes del PSOE que han abandonado la sala después de que Yolanda Morín, directora de minutodigital.com, criticara duramente las políticas de despilfarro del PSOE: “No es lógico que se retire la seguridad a amenazados por ETA mientras se regala a Marruecos más de un millón de euros al mes o se financia con 25.000 euros una web de los homosexuales de Somalia” ha afirmado nuestra directora. En ese momento, la hija de Ramón Rubial y diversos cargos del PSE-PSOE han dejado la sala entre críticas.

Tras el incidente la jornada ha transcurrido con normalidad.

La madre de todas las preguntas
Joaquín Leguina. Minuto Digital 29 Octubre 2010

Los tácticos creen a pie juntillas que en política todas las decisiones son reversibles. Por eso son tan versátiles, tan inconstantes en sus opiniones y tan optimistas. Lo malo es que su fe poco tiene que ver con la realidad. A esa concepción de la política se ha unido en el caso de Rodríguez Zapatero otra creencia según la cual “España no está cuajada” –así lo expresó a través de su biógrafo Suso del Toro (“Madera de Zapatero”)-. En tales condiciones, el primer objetivo que se propuso alcanzar el recién elegido Presidente era obvio: “cuajar España”, para lo cual se buscó a quienes más gustaba la “cuajada”, los nacionalistas periféricos de cualquier condición… y así, mientras todas las voces sensatas del país pedían (y piden) un consenso PP-PSOE para fijar límites a las desmesuras territoriales, Zapatero metía al PSOE en el baile estatutario a cuyo exitoso fin asistiremos el próximo 28 de noviembre, cuando demos el adiós definitivo al Tripartito catalán.

Un empastre político, este Tripartito, que se ha dedicado a fabricar todo tipo de enredos y problemas, ya fuera a cuento del Estatuto ya fuera sin venir a cuento… En fin, que los “gobiernos de progreso”, es decir, la unión de socialistas con independentistas como los del Bloque en Galicia o ERC en Cataluña, han concluido en desastres tanto electorales como ideológicos. Experiencia que debería servir para tener por archidemostrado que con esas gentes el PSOE no puede ir ni a misa. Conclusión, esta última, que ha de darse por irreversible incluso a ojos de los tácticos que hoy nos mandan. Y en esas lamentaciones estábamos cuando hubo que pactar los Presupuestos para 2011.

Perdida toda esperanza de hacerlo con CiU, que en vísperas electorales catalanas no podía mover pieza, y abandonadas desde mayo de 2010 las veleidades izquierdosas, la única cuerda a la que agarrarse era la del PNV (aparte del pequeño cabo aportado por Coalición Canaria). Un acuerdo coronado con éxito el viernes 15 de octubre, fiesta de Santa Teresa… y que, más allá de lo que haya dicho o diga el PP, suscita serias dudas bíblicas en lo que se refiere al trueque de la primogenitura (veinte traspasos… y algo más) por un plato de lentejas (mantenerse en La Moncloa). Aparte, claro está, del trágala que representan para todos los españoles las consabidas demandas territoriales por parte de las minorías. Demandas que nada tienen que ver con lo que se está discutiendo, es decir, con los Presupuestos Generales del Estado.

Un juego ventajista o, en términos económicos, un “abuso de posición dominante”. Abuso prohibido por las leyes en los mercados económicos, pero no –ya se ve- en el mercadeo político. Y aquí viene la primera pregunta: ¿cómo acabar con el lamentable espectáculo que consiste en ver a los partidos mayoritarios humillados por quienes no suman ni el 2% de los votos emitidos en 2008? Y la respuesta es obvia: eliminando la sobrerrepresentación que obtienen quienes concentran sus votos en pocas circunscripciones. Es decir, reformando la ley electoral. Por otra parte, nadie podrá negar que el acuerdo del Gobierno con el PNV deja a Patxi López con las posaderas al viento, siendo como ha sido ésa (la de poner al PNV en la oposición) la mejor decisión que haya tomado el PSOE en los últimos años.

Pero más allá de los equilibrios en Vitoria –incluso sin entrar a explicar: a) por qué esos veinte traspasos de competencias acordados ahora fueron rechazados sistemáticamente por todos los Gobiernos de España durante más de treinta años y b) los cambios de nombre de las tres provincias, los dineros para inversiones, etc., etc.-, más allá de todo eso, la peor noticia del acuerdo ha sido constatar que la burra vuelve al trigo. Lo ha señalado un feliz y sonriente Íñigo Urkullu en la rueda de prensa que dieron los líderes del PNV en la Casa de Sabino en Bilbao: “es un paso definitivo para el cierre completo del Estatuto de Guernica”… es decir –me malicio- que a partir de ahora dedicarán sus actividades a preparar el próximo asalto y, de paso, intentarán (¿de la mano de Zapatero?) “profundizar en la normalización política dentro de un proceso de pacificación”.

O sea, que según el sonriente PNV, los españoles tendremos que pagar peaje político por la “pacificación”, es decir, por la desaparición de ETA. Ya nos lo había descrito con espeluznante claridad Arzallus: “Ellos (los de ETA) sacuden el nogal y nosotros (los del PNV) recogemos las nueces”. Y el resto de los españoles, ¿mirando impasibles cómo se destroza el Estado? Pero, ¿qué izquierda es ésta a la que no le importa debilitar al Estado hasta la anemia? Pero no será ésta la última pregunta que suscita el acuerdo, nos queda hacernos la madre de todas las preguntas: ¿Qué hubiera hecho el PP ante una situación parlamentaria como la que ahora soporta Zapatero? Pues, vistos los antecedentes, uno tiene derecho a pensar que el PP hubiera hecho lo mismo. Un pesimismo que quien esto firma comparte con la mayoría de los españoles.

PP y PSOE
La barbarie del desgobierno de España
Agapito Maestre Libertad Digital 29 Octubre 2010

La crítica de Aznar sobre la legalización de ETA es tan impecable como oscura resulta la colaboración de su partido con el Gobierno de Zapatero-Rubalcaba para llevar a cabo tal tropelía. He ahí un ejemplo de cómo una crítica política seria y fundamentada puede conducir a la más extremada melancolía. Y es que sin mediaciones sociales e institucionales, es decir, sin genuinas instituciones democráticas, la crítica política puede caer fácilmente por los andurriales de la retórica, o peor, de los grititos del "Pepito Grillo", que termina legitimando, aunque él no lo quiera, la existencia de un partido incapaz de ser alternativa de nada. Aznar también está preso de un sistema de irresponsabilidad organizada, que otros filósofos de la política llaman desgobierno, patrocinada y dirigida por el PSOE y el PP.

En esa desgraciada circunstancia, aunque no sirva de mucho consuelo, diré que no está solo Aznar; son muchas las "agencias" y "agentes" intelectuales y políticos de la sociedad española que están presos de un sistema terrorífico que han impuesto los partidos políticos en general, pero que fue ideado, sigo aquí a pies juntillas a varios maestros de la filosofía política española, por el pacto socialdemócrata. No sólo antiguos líderes políticos, de modo parecido a Aznar, están encerrados en un sinsentido político, sino también intelectuales rigurosos que, a pesar de realizar una denuncia implacable del desgobierno organizado por el PSOE y el PP, no hallan mediaciones institucionales capaces de traducir su crítica en acción democrática.

Lean, por ejemplo, el magnífico de trabajo de Jorge de Esteban y Enrique Gimbernat, titulado Crimen perfecto (El Mundo, 27-10-10), sobre los acuerdos entre el PSOE y el PP para reformar las Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, y comprenderán fácilmente la inutilidad del pensamiento en la España de Zapatero para profundizar la democracia, es decir, para corregir lo que quizá, a estas alturas, ya sea incorregible un "Estado de Partido" que pone por encima de los intereses de la Nación el interés particular de sus elites dirigentes. El trabajo de esos dos autores muestra con absoluta transparencia que el PSOE y el PP no pueden ponerse de acuerdo en lo que es constitucional, pero sí en lo que es inconstitucional. Es el mundo al revés o crimen perfecto.

Muchas son las maneras de explicar, jamás comprender, ese crimen de la democracia, pero hoy me gustaría indicarles la solvencia de un gran pensador español, Dalmacio Negro Pavón, para entender qué esta pasando aquí. Sus libros y ensayos son de lectura obligada para quien quiera emanciparse de lo políticamente correcto. Aquí les dejo una pincelada, especialmente referidas a las diferencias entre el PSOE y el PP, para que se animen a leer a uno de los grandes pensadores de la situación política actual. "¿Hay diferencias sustantivas entre el PSOE y el PP?". He ahí la pregunta que trata de responder Negro Pavón. La respuesta es clara y muy meditada. Lean el primer paso de esa grandiosa meditación. Las diferencias que pueda haber entre ellos son meramente formales: el PP es la derecha del consenso socialdemócrata. Como única "derecha", tiene cautiva una masa de votantes engañada por esa palabra, ¡que el propio PP rechaza, postulándose como centrista!; o sea, como la esencia del reaccionario consenso político. Esa masa, por cierto católica en su mayoría por convicción o tradición –igual que la de los votantes de los otros partidos tolerados–, necesita de un partido que se ocupe de los intereses de España como nación; papel atribuido en teoría a la "derecha", puesto que la izquierda juega al internacionalismo. Así que no teniendo otro partido político al que votar, a fin de subsistir políticamente se acoge sin la menor ilusión al principio del mal menor, que es a juicio de Negro Pavón, en este caso, el mal mayor.

Por hoy es suficiente, otro día, con un poco más de tiempo, les cuento los siguientes nueve pasos que da Dalmacio Negro Pavón para explicar el "crimen perfecto" del que hablan Enrique Gimbernat y Jorge de Esteban.

Cataluña
El despilfarro del Estado autonómico
Antonio Robles Libertad Digital 29 Octubre 2010

La organización del Estado autonómico no es un fin en sí mismo, sino un medio para racionalizar de la mejor manera posible la pluralidad cultural y la gestión de los intereses de los ciudadanos con el objetivo de garantizar la igualdad, la libertad y el bienestar de todos los españoles vivan donde vivan. Y en buena medida lo ha logrado.

Con el correr de los años, la descentralización del Estado no siempre ha ido seguida de la eliminación de cargos e instituciones traspasados, ni los Gobiernos autonómicos se han privado de crear otros a imagen y semejanza de los que son propios del Estado. El resultado final ha provocado redundancias, duplicidades y por lo mismo burocracia y gastos dobles o triples. Pero no sólo ha estimulado despilfarro, también ha provocado trabas administrativas a las actividades económicas originadas por la fiebre normativa de las autonomías. Esta situación tan poco propicia para la movilidad empresarial ha adquirido vida propia y ni siquiera el Estado, en manos de PP y PSOE por relevos y entregados a pactos de poder con los nacionalistas, comienza a tener capacidad presupuestaria, ni voluntad competencial para corregir estas anomalías.

En el plano económico, las grandes partidas del presupuesto no evidencian la poca incidencia que tiene el Estado en el control de la crisis y del despilfarro autonómico. Veámoslo en cifras presupuestarias desgranadas por Álvaro Anchuelo:

En 2011, el gasto consolidado previsto es de 297.425 millones. Pero de ellos 112.215 millones se gastarán en pagar las pensiones de la Seguridad Social, 30.474 millones en las prestaciones y subsidios de desempleo de los parados, 25.268 se transferirán a las Comunidades Autónomas (que, además, se llevarán el 50% de la recaudación del IRPF, el 50% del IVA y el 58% de los impuestos especiales), 14.170 se transferirán a las corporaciones locales y 12.117 a la Unión Europea. Réstense asimismo los 27.400 millones correspondientes a los pagos de intereses de la deuda pública. Una vez hechos todos los ajustes, a los Ministerios les quedan 50.468 millones, equivalentes a solo un 5% del PIB.

Evitar duplicidades administrativas y gestionar con eficacia fueron dos principios que investigó UPyD en los estudios El gasto del Estado autonómico y en El sobrecoste de las entidades locales. Con el primero se llegó a la conclusión de que si aplicáramos criterios de eficiencia –los denominados criterios Maastricht– evitando duplicidades, redundancias y gastos prescindibles, podríamos ahorrarnos 26.000 millones de euros, prácticamente la deuda de este año; y con el segundo, podríamos llegar a los 16.000 millones de euros de ahorro sin menoscabar ni el número ni la calidad de los servicios. La primera propuesta fue llevada ya al Congreso por iniciativa de UPyD, aunque no salió adelante. Paradójicamente, sin embargo, la ha ganado a nivel mediático en la precampaña electoral de Cataluña al sumarse ya tres partidos al modelo. Entre ellos PP y PSC, aunque ninguno de ellos sea después consecuente.

Veamos el primero. Mariano Rajoy ha declarado: "No puede haber tres ventanillas para trámites similares (...) la fragmentación normativa distorsiona el mercado único español" e insta a una "revisión profunda del Estado autonómico". Pero no es consecuente. En el Parlamento vasco, el pasado jueves, en respuesta a una proposición del PP, Gorka Maneiro de UPyD defendió recibir a propósito del pacto por las políticas activas de empleo un porcentaje idéntico al resto de parados españoles. Y el PP les aconsejó: "Defiendan eso en Madrid, no aquí". O no han entendido nada o nos toman por idiotas. Gestionar con eficacia el Estado autonómico empieza por eliminar el privilegio de los cupos y las duplicidades administrativas. El PP se ha apoderado de las propuestas de UPyD, pero para hacer campaña electoral. A la hora de la verdad, dicen y hacen en cada comunidad lo mismo que dice y hace el PSOE, es decir, lo que convenga para seguir instalados en el derroche.

El PSC, a través del Montilla multifunción, también se ha apuntado a criticar las duplicidades, pero sólo para satanizar a quienes se han atrevido a proponer un Estado federal capaz de cerrar el Estado autonómico, garantizar las mismas competencias a todas las federaciones sin posibilidad de blindar privilegios como los conciertos económicos a la carta y garantizar al Estado los mecanismos que garanticen los intereses comunes de todos los españoles, como la educación, la sanidad, los servicios sociales o la fiscalidad.

editorial de es la noche
Las diez razones de César Vidal para no comprar los bonos de Montilla
En su editorial de este jueves, César Vidal analiza la catastrófe económica en Cataluña y nos da diez razones para no comprar los bonos "patrióticos" de la Generalidad,
césar vidal Libertad Digital 29 Octubre 2010

Cuenta la Historia que en el año 470 a. de C., el dramaturgo griego Esquilo escribió una tragedia titulada Los persas. En sus versos, Esquilo no sólo pretendía recordar la amenaza contra la libertad que había significado la agresión persa de veinte años atrás. El trágico además pretendía llevar a cabo una reflexión sobre la manera en que la soberbia lleva a la desgracia a los pueblos y sobre el compromiso necesario que debe adoptar una sociedad para evitar la amenaza del despotismo. Precisamente al señalar la manera en que los persas habían perdido la razón y se habían lanzado a agredir a los griegos, Esquilo realizaba la siguiente afirmación: "la insolencia, una vez que florece, da su fruto, una medida enorme de destrucción, de la que se recoge una cosecha repleta de lágrimas". Los pasos hacia el desastre señalados por Esquilo no podían resultar más evidentes. En primer lugar, aparece la insolencia que pretende someter a otros a sus deseos egoístas e insolidarios; acto seguido, se produce un proceso de destrucción de lo bueno y, al fin y a la postre, los soberbios acaban recogiendo una amarga cosecha repleta de llanto.

En las últimas horas, hemos tenido nuevas noticias sobre la situación catastrófica que atraviesa Cataluña. Sin intención de agotar el tema, los hechos son los siguientes:

* 1. Cataluña es la comunidad autonómica menos solvente de España, según el listado regional elaborado por la agencia de calificación Moody´s.

* 2. Esta situación coincide con la emisión de bonos a particulares por parte de la Generalidad que preside el bachiller José Montilla.

* 3. En este sentido, desde Gurusblog se aportan hasta más de 10 razones para no comprar los bonos "patrióticos" de Montilla.

* 4. En primer lugar, el gobierno nacional-socialista tiene la caja vacía. Sólo a modo de ejemplo, hace tan sólo unos días la Generalidad tuvo que aplazar el pago a las farmacias 24 días y en junio tuvo que aplazar 15 días el pago de 440 millones de euros a las entidades sanitarias que funcionan en régimen de consorcio por una situación de "tensión temporal" de tesorería.

* 5. En segundo lugar, nadie quiere financiar a la Generalidad. De hecho, la Generalidad no ha conseguido colocar ni una sola emisión desde marzo por la creciente desconfianza de los mercados, acelerada por los informes negativos de las tres grandes agencias de calificación de riesgos, que han rebajado la nota de la deuda de Cataluña, muy por debajo de la de la deuda española. Ante esta situación, la Generalidad se encontró con la necesidad de financiar 5.000 millones de euros, y realizó diferentes intentos, con escaso o nulo éxito.

* 6. En tercer lugar, la emisión de deuda catalana carece de garantía estatal. Los bonos que emite la Generalidad sólo cuentan con la garantía de los ingresos y capacidad de pago que ella pueda asumir, en ningún caso con la garantía del Estado.

* 7. En cuarto lugar, el particular asume un riesgo excesivo no explicado.

* 8. En quinto lugar, el tipo de interés que paga el gobierno catalán es bajo ya que el inversor debería cobrar por el riesgo asumido. Parece muy cuestionable que mientras el particular soporta el 100% del riesgo sólo cobre un 60% del mismo.

* 9. En sexto lugar, los costes y comisiones pueden mermar extraordinariamente la rentabilidad ya que, como especifica la misma Generalidad en su emisión, "esta rentabilidad no incluye las comisiones de gestión y de custodia de valores de la entidad intermediaria".

* 10. En séptimo lugar, el gobierno catalán sufre una extrema falta de liquidez. A diferencia de la mayoría de depósitos, que pueden ser cancelados en cualquier momento de la vida del producto, recuperando el importe principal depositado y sólo perdiendo gran parte de los intereses generados, este bono de la Generalidad NO es cancelable durante la vida del mismo.

* 11. En octavo lugar, ni el Banco de Santander ni BBVA han invertido un euro en la deuda catalana lo que pone en cuestión esta emisión pues, a priori, debería interesarles y, sin embargo, ellos mismos se han excluido.

* 12. En noveno lugar, la Generalidad necesita emitir más deuda. Después de esta macrofinanciación a través de bonos, la Generalidad tendrá aún que emitir entre 500 y 1.000 millones más antes de que concluya el año para cubrir sus necesidades de liquidez.

* 13. En décimo lugar, el "seny" catalán del que habla la propaganda de la deuda se reduce a un Gobierno sin "seny". De hecho, Montilla prometía hace apenas unos días un salario-regalo de 633 euros mensuales para los ni-ni -menores de 25 años que ni estudian ni trabajan-. El coste de esta medida ascendería a 1.300 millones de euros y

* 14. De manera bien significativa, ninguno de los políticos catalanes ha suscrito un solo bono de la deuda.

Hace décadas, Cataluña era el alumno aventajado en una clase atrasada que se llamaba España. Considerada la región más próspera de la nación, cualquiera hubiera aventurado que su destino sólo podía ser rutilante. La llegada al poder del nacionalismo catalán cambió sin embargo todo de manera dramática. En el curso de treinta años, la especial soberbia del nacionalismo catalán ha conseguido que Cataluña pase a ser uno de los alumnos más torpes y atrasados de una clase que ha avanzado. Se ha convertido en la cuarta CCAA y, por añadidura, en términos de solvencia es la última por detrás de Andalucía, Asturias, Extremadura e incluso Ceuta y Melilla.

Quizá el nacionalismo catalán se sienta satisfecho porque está inmerso en lo que denomina la "construcción nacional". La realidad es que ha arruinado a una región próspera de España convirtiéndola en una verdadera calamidad cuya deuda pública no sirve ni siquiera como papel higiénico. No sólo eso. Es mucho más peligrosa para un inversor que un activo tóxico.

Al final, se ha cumplido la máxima moral que señaló hace siglos. A la soberbia ha seguido la destrucción y a la destrucción sólo pueden seguirle la amargura de las lágrimas.


Marruecos
Un niño saharaui
Emilio Campmany Libertad Digital 29 Octubre 2010

El niño Nayem Elgarhi, un adolescente de catorce años, murió a consecuencia de disparos de la policía marroquí en las proximidades de El Aaiún. Es imposible valorar correctamente el trágico incidente porque no tenemos una versión objetiva de los hechos. Sólo disponemos de la que nos ha ofrecido la policía marroquí y de la de la familia del fallecido. Las autoridades acusan al joven de ser un delincuente común, dedicado a la venta de droga y nos cuentan que viajaba en un coche ocupado por miembros de una banda dedicada al mismo tráfico. Es posible que fuera así y todo sea consecuencia de un desgraciado accidente en el marco de la lucha de la policía marroquí contra el crimen organizado.

La cuestión es que el niño no era marroquí, sino saharaui. Y que las fuerzas del país alauita vienen llevando a cabo una dura represión de ese pueblo con el fin de que abandone el empeño de independizarse previa la celebración del correspondiente referéndum de acuerdo con la ONU. Una institución ésta por la que España siente mucho respeto siempre que no vaya en contra, no de nuestros intereses, sino de los de Marruecos.

Curiosamente, a nuestra prensa, da igual que sea de izquierdas que de derechas, el caso apenas ha interesado a pesar de que existe la posibilidad de que la policía marroquí se haya empleado con mayor violencia de la necesaria por el hecho de ser los presuntos delincuentes de origen saharaui. Podrían disculparse diciendo que tienen la normal tendencia a dar crédito a las versiones oficiales mientras no se demuestre fehacientemente su falsedad. Sin embargo, ocurre que no es así.

Imaginemos que el niño, en vez de ser saharaui, hubiera sido palestino. Y que también fueran palestinos los supuestos criminales que viajaban con él en el vehículo interceptado por la policía. Supongamos que los que hubieran realizados los disparos, en vez de ser las fuerzas del orden del país alauita, hubieran sido agentes israelíes. Y pongámonos por último en el caso de que la versión oficial judía alegara que tanto el niño como quienes le acompañaban en el vehículo tiroteado eran vulgares delincuentes dedicados al tráfico de drogas y que los policías no hicieron más que repeler una agresión.

Si todo hubiera ocurrido en Gaza en vez de en el Sahara Occidental, si el muerto hubiera sido palestino en vez de saharaui y la policía hubiera sido la israelí en vez de la marroquí, la prensa española y buena parte de la europea estarían en este momento poniendo el grito en el cielo y escudriñando la versión de las autoridades judías con el fin de encontrar lagunas y fallos con los que desacreditarla.

Me parece muy bien desconfiar de lo que cuentan los Gobiernos, incluido el israelí. Como me lo parece que los periodistas hagan lo posible por descubrir a verdad y poner en solfa en su caso a la autoridad que haya intentado engañar a la opinión pública. Lo que es inaceptable es que casi toda nuestra prensa, que niega sistemáticamente toda credibilidad al Gobierno israelí, se crea a pie juntillas cualquier cosa que nos largue la teocracia alauita. Esta diferente vara de medir resulta aun más sangrante si se considera que Israel se enfrenta a poderosas organizaciones terroristas, mientras que lo que Marruecos pretende es anexionarse un territorio que nunca fue suyo y que está habitado por un pueblo que no es el marroquí. Una vergüenza lo nuestro.

EEUU
1920: la crisis olvidada
Lara Vidal Libertad Digital 29 Octubre 2010

Se puede repasar la prensa española y no resulta extraño encontrar comparaciones entre la crisis económica actual y la Gran Depresión de 1929. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, no he dado con referencias a otra crisis previa y no menos grave que, sin embargo, se solucionó feliz y rápidamente. En 1920 llegó a la presidencia de los Estados Unidos un republicano poco conocido llamado Warren G. Harding. Su victoria fue espectacular –60% frente a 34%– y quizá la razón haya que buscarla en el hartazgo que los norteamericanos tenían de la política "progresista" del demócrata Woodrow Wilson.

1920 fue un año delicado, con la economía despeñándose y una recesión peligrosa. Harding –que era un puritano peculiar– reaccionó aplicando dos sencillas medidas: reducción del gasto y reducción de impuestos. Por supuesto, no fueron pocos los que le insistieron en que debía entregar dinero a los supuestamente necesitados y aumentar los impuestos para costear esa política. Dio igual. Harding se mantuvo testarudamente en sus propósitos. Al cabo de un año de aplicar una austeridad que habría hecho felices a los Padres peregrinos, la recesión había desaparecido y, en un año más, la crisis no la recordaba nadie y los americanos entraban en lo que han dado en llamar los Roaring Twenties.

El sucesor de Harding –un personaje al que Ronald Reagan admiraba calurosamente– fue Calvin Coolidge. Sujeto también de la estirpe de los puritanos, recortó todavía más los impuestos y, con la renovada austeridad, impulsó la prosperidad increíble de una década. Cuando en 1929 se produjo el crack de Wall Street lo más sencillo hubiera sido aplicar las recetas de Harding y Coolidge y sortear en un bienio la crisis, pero Hoover, primero, y Roosevelt, después, decidieron endeudar a la nación de tal manera que hubo que esperar hasta 1946 para que la depresión concluyera, todo ello con una guerra mundial entremedias, claro está. Ninguno de los dos presidentes se había molestado en recordar la crisis de 1920. A juzgar por lo que hace Obama, tampoco el actual inquilino de la Casa Blanca la tiene en su memoria.

Crisis
Morosidad de dos dígitos
Manuel Llamas Libertad Digital 29 Octubre 2010

En primer lugar, olvídense de todos los mensajes y soflamas oficiales procedentes de los organismos públicos, ya sea Gobierno, Banco de España o entes similares. Estamos asistiendo a un gran engaño, a una gran estafa mediática perpetrada al unísono por la clase política y gran parte de la comunidad financiera para ocultar la gravedad de la situación. Ni la morosidad real de bancos y cajas es del 5,6% ni, mucho menos, contamos con el sistema bancario "más sólido del mundo", tal y como se atrevió a afirmar Zapatero en 2008. Por desgracia, nada más lejos de la realidad.

Las entidades españolas se enfrentan a su mayor reto en décadas: afrontar un inmenso volumen de créditos impagados al tiempo que mantienen los mínimos requisitos de capital exigidos para evitar la quiebra o, si se prefiere, la situación de insolvencia, sin necesidad de que el Estado salga al rescate, tal y como ha acontecido hasta el momento con Caja Castilla-La Mancha (CCM) y CajaSur.

Los datos clave a tener en cuenta son, simplemente, dos. Por un lado, la exposición de bancos y cajas al sector del ladrillo alcanzó una media del 60% en 2007 –seis de cada diez unidades de crédito–, si bien la situación de las cajas (70%) es peor que la de los bancos (50%). Pero, ¿de cuánto dinero estamos hablando? En concreto, los créditos concedidos a inmobiliarias y constructoras ascendía a unos 450.000 millones de euros a diciembre de 2009, que sumados a los 652.000 millones en préstamos hipotecarios a los hogares arrojan una cifra total próxima a los 1,1 billones de euros, equivalente al PIB nacional. En tan sólo quince años el crédito asociado al ladrillo se ha multiplicado por más de doce, desde 88.500 millones a más de 1 billón.

Por otro lado, el sistema financiero español cuenta con unos fondos propios de 220.000 millones de euros –cifras de 2009–. Ése es el dinero con el que bancos y cajas deben hacer frente a las pérdidas derivadas del estallido de la burbuja inmobiliaria (impago de inmobiliarias, constructoras y empresas asociadas) y la crisis económica (parados sin recursos para pagar los préstamos).

La cuestión es que muchos de esos créditos nunca serán devueltos en su totalidad, lo cual se traducirá en menos beneficios bancarios (por el aumento de provisiones para cubrir la morosidad) e, incluso, abultadas pérdidas para algunas entidades. Pese a ello, cabe recordar que morosidad no es lo mismo que pérdidas. Los créditos cuentan con un colateral (garantía) que se ejecuta en caso de impago, de forma que la entidad podrá recuperar parte del dinero prestado con la venta de dicho activo (pisos y promociones embargadas, por ejemplo). Aunque, cosa aparte al tiempo que sustancial, es la liquidez del mismo. Y es que unos activos son más líquidos que otros. Así, por ejemplo, el gran agujero del sistema radica en los cerca de 150.000 millones de euros concedidos a los promotores para la compra de un suelo que, hoy por hoy, es invendible (ilíquidos). Por el contrario, los pisos tarde o temprano se colocan, aunque la cuestión aquí es... ¿a qué precio? A menor precio de venta, mayores pérdidas para el prestamista. De ahí, precisamente, el miedo y la reticencia del sector, y del propio Gobierno, a la caída de los precios inmobiliarios.

La clave del problema reside en saber cuál será finalmente el volumen total de créditos impagados que arrojará la presente crisis y los fondos propios con los que cuenta el sector financiero para afrontar las posibles pérdidas, y así determinar el déficit (necesidades de capital) que registrarán los bancos y, sobre todo, las cajas para evitar la insolvencia. En este sentido, las estimaciones oscilan entre los 100.000 y los 250.000 millones de euros adicionales. Un capital que, en su mayoría, se inyectará vía rescate público (el famoso FROB), es decir, emisiones de deuda pública que deberán ser sufragadas en última instancia por los contribuyentes.

Por el momento, la morosidad real del sistema supera el 9% (unos 160.000 millones de euros), y no el 5,6% oficial (poco más de 100.000). Un nivel de mora que, por cierto, ya se veía venir en 2008. Ahora, el Banco de España cifra los créditos "problemáticos" en 181.000 millones, incluyendo los que ya son morosos. De ahí que unos aboguen por vender activos mientras que otros animan a que se acelere la fusión y reestructuración de cajas de ahorros. Son conscientes de la grave situación que atraviesa el sector.

El problema es que todo apunta a que el volumen de créditos "dudosos" seguirá creciendo y alcanzará los dos dígitos, dado el estancamiento de la actividad, el aumento del paro y el riesgo de recaída económica, al tiempo que las pérdidas bancarias aumentarán como consecuencia de la depreciación de los activos inmobiliarios. Un peligroso cóctel que, tarde o temprano, se reflejará en números rojos en los balances, inyección de dinero público e, incluso, nuevas intervenciones por parte del Banco de España. Aunque llega con mucho retraso –mucho más del debido–, la crisis financiera en España comenzó en 2010.

Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
No sé si el PP nos apoyará, pero sus bases nos respaldan”

El dirigente de la plataforma Voces contra el terrorismo, Francisco José Alcaraz, asegura en una entrevista concedida a LA GACETA que: “Mayor Oreja y otros nos han mostrado su adhesión”. “Tanto a ETA como al Gobierno se les acaba el tiempo para escenificar sus acuerdos”. “Este diálogo con ETA es más difícil de desenmascarar”
Alberto Lardiés. Madrid www.gaceta.es 29 Octubre 2010

Desde Voces contra el Terrorismo, Francisco José Alcaraz está dispuesto a reflotar la “rebelión cívica” contra la negociación entre el Gobierno y ETA. Ya ha convocado un acto y anuncia que dará la batalla.

-¿Qué pretenden conseguir con la movilización del día 6?
-Mostrar ante el Gobierno el rechazo de las víctimas del terrorismo y de una gran parte de la sociedad a un proceso de negociación oculto, de cualquier tregua trampa y de las excarcelaciones que se están concediendo a miembros de ETA justificándose bajo una aparente lectura de que hay dos etas, que es lo que pretende vendernos el ministro Rubalcaba.

-¿Cree que otras asociaciones de víctimas se van a sumar a esta protesta?
-Yo creo, y lo puedo constatar por mi experiencia de estos años, que la mayoría de víctimas del terrorismo, asociadas o no, están de acuerdo con el mensaje que vamos a llevar a las calles. Otra cosa muy distinta son las decisiones que puedan adoptar las juntas directivas de las asociaciones, que obviamente en muchas ocasiones no corresponden al sentir de sus asociados.

-¿Van a convocar otras manifestaciones?
-Tristemente la agenda de cómo hay que responder a la política antiterrorista del Gobierno no la vamos a marcar nosotros, sino el Ejecutivo. Creo que la banda terrorista, Batasuna-ETA, y el Gobierno van a marcar la agenda y van a dar pie a que nos sigamos movilizando en función de los pasos que vayan dando. O los pasos que vayamos conociendo, porque sabemos que este proceso de negociación es mucho más difícil de desenmascarar. Tanto a ETA como al Gobierno se les agota el tiempo, por la cercanía de las elecciones municipales. Y por ello creo que los pasos son inminentes.

Lea la entrevista completa en la edición impresa de LA GACETA.

Negociación
ETA en las instituciones
GEES Libertad Digital 29 Octubre 2010

Los concejales y alcaldes que se disponen a volver a las instituciones no sólo forman parte orgánica de ETA, que es por lo que se ilegalizaron sus marcas. Estas personas se caracterizan en su comportamiento público por dos cosas. Primero, por ser rabiosamente hostiles a las instituciones democráticas, contra las que han estado, están y estarán, porque son incompatibles con las suyas. Y segundo, por expresar ese odio de forma violenta, agrediendo y atacando tanto a autoridades como al sistema. Generan enfrentamientos y violencia. En las instituciones donde son mayoría reina el terror; donde son una apreciable minoría revientan plenos y actos, rompiendo la convivencia. Y donde son minoría, alteran el funcionamiento institucional y las normales relaciones políticas. Son un cáncer para la libertad.

Su expulsión de las instituciones privó a ETA de financiación económica, información operativa y plataformas de propaganda. Pero para democracia, para concejales y alcaldes del País Vasco y Navarra, el efecto más beneficioso fue la normalización institucional de parlamentos, diputaciones y ayuntamientos. Con la ilegalización de Batasuna se abrió el periodo de mayor estabilidad en las instituciones vascas y navarras desde 1978. Aún queda el problema de las docenas de ayuntamientos en manos de los batasunos; y el hecho de que el radicalismo se trasladó a otras organizaciones –singularmente Aralar– aunque bajo niveles tolerables. Pero la mejora es innegable, porque además Batasuna se desmoronó con la Ley de Partidos como un castillo de naipes.

Esto es lo que hay en juego. Las personas a las que el Gobierno va a permitir volver a las instituciones se pasaron años interrumpiendo plenos, reventando actos, amenazando y agrediendo a concejales. Son depredadores políticos, camisas pardas con lauburu en la pechera. ¿Alguien en su sano juicio cree que ahora van a respetar un orden político que odian con todas sus fuerzas y al que dicen que seguir combatiendo desde dentro? A diferencia del Gobierno, éstos no engañan sobre lo que harán: la entrada de Batasuna en las instituciones supondrá la desestabilización de las instituciones. O lo que es lo mismo: miedo, tensión y violencia.

Costó expulsarlos de ayuntamientos y parlamentos, y no hay justificación alguna, en nombre de la democracia y sus instituciones, para permitir que se acerquen a la puerta de un solo ayuntamiento. Rubalcaba, Caamaño y Zapatero serán los responsables de todo lo que ocurra cuando comiencen las peleas, disturbios y enfrentamientos.

Por un lado, los socialistas confían en poder controlarlos, como si eso fuese posible. Y a esta torpeza suman una indignidad: la pretensión de ocultarlo, como ocultaron durante meses unos pactos que conocían perfectamente. Aquí entran los medios de comunicación amigos, los mismos que han pasado en semanas de negar la negociación a afirmarla y defenderla como inevitable y que minusvaloran una desestabilización de las instituciones vascas que ellos mismos ayudan a traer.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Deuda inquietante

José Antonio VERA La Razón 29 Octubre 2010

Aquí mucho perder el tiempo con Eta-Batasuna y Rubalcaba pero lo que aún preocupa en la calle de verdad es la economía. Los últimos datos de Cáritas son inquietantes. La prestigiosa institución humanitaria de la Iglesia atiende diariamente a 800.000 personas, y su previsión es que esta cifra irá desgraciadamente a más. Tenemos a la mitad de nuestros jóvenes sin empleo. Casi el cuarenta por ciento de las familias españolas no logra afrontar sus gastos imprevistos. Los últimos datos macroeconómicos no han sido malos, pero los del cuarto trimestre volverán a ser otra vez nefastos. La venta de coches ha caído un 37 por ciento y hay un detalle que ayer recordó el ex ministro Gómez Navarro en Antena 3 que produce escalofrío.

La deuda española sigue creciendo. Se ha triplicado en trece años. Debemos ya más de tres billones. Somos de los países más endeudados del mundo. Y lo grave es que, en vez de adelgazar la cifra dislocada de dinero que tenemos que pagar, continuamos engordándola trimestre a trimestre. Con el consiguiente perjuicio que tal hecho causa en nuestras arcas. El que no debe nada no tiene problema alguno con los bancos. Pero si debes mucho estás en sus manos. Es lo que nos pasa ahora como país. Somos vulnerables a las especulaciones de los tiburones financieros porque estamos a expensas de ellos. Si nuestra deuda fuese mínima no existiría esa posibilidad de presión. Pero en las actuales circunstancias mandan sobre nosotros las instituciones financieras internacionales y no tenemos más remedio que hacer lo que nos diga Europa.

Interesante debate el que se abrió ayer en la UE sobre la reforma del Tratado de la Unión. Franceses y alemanes quieren darle solemnidad legal a algo que parece razonable: los países de la UE que no cumplan sus compromisos deben ser sancionados de una u otra manera. No tiene mucho sentido que Europa sirva sólo para dar dinero y carezca de capacidad coercitiva sobre quienes no cumplen. Algo que ahora particularmente nos puede afectar a nosotros y a otros «pigs» de la Unión, pero que en otras circunstancias podría salpicar a cualquiera.

El problema de lo elevado de la deuda española es que es insostenible. No tiene sentido que se quiera cargar sobre la Banca el peso de las pérdidas de los países en quiebra. Los gobiernos y las administraciones deben aprender a gestionar con profesionalidad, sabiendo que el derroche y el dispendio están penalizados. En cualquier empresa un balance continuado de pérdidas se llevaría por delante a sus gestores y a la sociedad en cuestión. En las administraciones públicas parece como si sus responsables no tuvieran responsabilidad alguna. Nos hemos acostumbrado en España a un tren de vida imposible de mantener. Lo que dijo el otro día Botín es de cajón. No podemos pagar este Estado autonómico hinchado de empresas públicas, embajadas innecesarias, televisiones en pérdidas, funcionarios a dedo y deuda galopante.

El Gobierno quiere llevar el debate hacia Eta, pero lo que de verdad nos interesa es la economía. Sin orden no habrá recuperación. Y ya empieza a ser insoportable esta situación límite de desempleados, prejubilados y empresas en quiebra.

¡Es la economía, estúpidos!
Editorial www.gaceta.es 29 Octubre 2010

Todo va a seguir igual porque al Ejecutivo no le interesa que se hable de inactividad sino de ETA.

El lema “¡es la economía, estúpido!”, con el que Bill Clinton desbancó a Bush padre del poder, está en pleno vigor, y habría que recordárselo a diario a nuestros gobernantes. La crisis de Gobierno con la que nos ha obsequiado Rodríguez Zapatero no ha cambiado nada salvo para dar a Pérez Rubalcaba más poder y más protagonismo y, así, llevar a feliz término el sueño quimérico del presidente de pasar a la historia como el príncipe de la Paz, una falsa paz con ETA a cambio de dejar jirones del Estado de derecho.

Todo va a seguir igual porque al Ejecutivo no le interesa que se hable de inactividad sino de ETA. Y el Gobierno yerra el tiro al alejarse de la realidad y concentrar todas las baterías en facilitar el camino a Batasuna para que pueda acudir a los próximos comicios. No es eso lo que realmente quita el sueño a los españoles. Según la última encuesta publicada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la preocupación por el paro sigue creciendo entre los ciudadanos y un 78,4% de los preguntados lo coloca como el problema más grave que afecta a nuestro país.

Le siguen, por importancia, la difícil situación económica y la clase política. Y esto viene siendo así desde hace año y medio. Mientras tanto, el paro sigue creciendo y cada vez son más los españoles que viven por debajo del umbral de la pobreza. Los datos del último informe de Cáritas son desgarradores: la crisis arrastró a casi 800.000 personas a pedir ayuda urgente a la ONG católica durante 2009, el doble que a las que socorrió apenas dos años antes.

Y, lo que es más grave, el 58% fue derivado desde los servicios sociales de ayuntamientos y autonomías, que se ven desbordados por los recortes de gasto social de este Gobierno. Ante este panorama, Zapatero se permitía el lujo, con su desfachatez habitual, de afirmar que “la pobreza en España es hoy menor que con Aznar”. Y Rubalcaba no le andaba a la zaga al insistir en que “el PP es un partido antisocial”. Menudo par de caraduras.

Frente a las demandas sociales, el Gobierno se descuelga con una tibia reforma laboral y unos Presupuestos que basan todo el esquema de las cuentas públicas sobre una hipótesis de crecimiento de la economía del 1,3% en 2011, absolutamente irreal y no compartida por ningún analista. Además, no tiene ningún sentido que todo el esfuerzo en contención del gasto se aplique en las partidas que –como la inversión pública en infraestructuras– mayor influencia tienen en el crecimiento y la creación de empleo. Así, mientras el Ejecutivo se empecina en mentir y asegurar que en 2011 se creará empleo, el director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, advertía ayer de que, aunque España acumula ya dos trimestres con crecimiento positivo, aún está lejos el momento en el que se pueda generar empleo, ya que esta mejora es todavía muy débil y lo seguirá siendo un tiempo.

Hoy mismo se conocerá el dato de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, y todo parece indicar que las cosas se mantendrán como estaban; es decir, con 4,6 millones de desempleados y una tasa de paro del 20%. De hecho, la oficina estadística de la UE, Eurostat, informaba en días pasados que de las 12 regiones con mayor tasa de desempleo de los 27 países de la Unión Europea en 2009, ocho están en nuestro país. España es la campeona europea del paro y nuestro ilusorio príncipe de la Paz, el auténtico rey del desempleo. Y es que el problema no es ETA, ¡es la economía, estúpidos! Y esto sólo se arregla con una política reformista que marque un horizonte claro para que vuelva la confianza, el crecimiento y el empleo.

Negociación
Haciendo trampas por ETA
Guillermo Dupuy Libertad Digital 29 Octubre 2010

Con ocasión del anuncio de ETA de que suspendía lo que denominaba "acciones armadas ofensivas", ya señalé que:

Si en ese comunicado hubieran pedido perdón a sus víctimas, anunciado una inminente e incondicional entrega de las armas o repudiado su pasado criminal, cosas que no han hecho nunca, me plantearía la cuestión de si, en lugar de una nueva tregua, lo que nos están tendiendo los criminales es una "trampa". Pero como no es el caso, las trampas que me preocupan son, tal y como me ha ocurrido en el pasado, las de los gobernantes y las de unas élites políticas y mediáticas que ven en estos comunicados apologéticos del terrorismo no sé qué oportunidades para la paz.

Desde entonces nada ha pasado: ETA no ha hecho ningún comunicado distinto y Batasuna –fundamentalmente Otegi– no ha hecho otra cosa que reiterar la estrategia de tregua de la banda, en la que la suspensión definitiva de la violencia se vincula a la consecución de los objetivos políticos por los que se ha practicado la lucha armada. Por ello, Batasuna ni condena a la organización terrorista ni repudia su pasado ni pide perdón a sus víctimas.

Lo que sí ha sucedido, tal y como muchos podíamos temer, es que los gobernantes y buena parte de los medios de comunicación, han empezado a hacer trampas para hacernos creer en una escisión entre los pistoleros y su brazo político.

Nada ilustra mejor ambas cosas que la forma en la que la abogada de Otegi ha tratado de probar que la estrategia de Batasuna es distinta de la organización terrorista a la que sirve como brazo político. Y es que no pudiendo apoyarse en ninguna condena a ETA de su defendido, tiene que recurrir a los engañosos maquillajes que brindan a los batasunos quienes son favorables a llegar a acuerdos con ellos: "Los medios de comunicación reflejan que ya no hay una estrategia común y al servicio de ETA", ha dicho Goirizelaia como prueba ante el Tribunal este miércoles. ¿No extrañamos que los abogados de los etarras recurran a eso con la buena acogida de Zapatero a las nauseabundas declaraciones de Otegi o con el maquillaje de El País a Batasuna? ¿Nos extrañamos también que se cite como testigo de la defensa de Otegi al presidente del PSE, Jesús Eguiguren?

Aunque creo que tampoco lo harán en sus próximos comunicados, esperemos a que, por primera vez en su historia, Batasuna condene a ETA o que la propia banda anuncie su disolución para plantearnos si nos están o no haciendo trampa. Mientras tanto, no nos las hagamos por ellos.

Demasiadas prisas

La tentación de programar el final de ETA puede llevar al Gobierno al error de ceder a la prisa de Batasuna
IGNACIO CAMACHO ABC 29 Octubre 2010

EL éxito incuestionable de la lucha antiterrorista en España se ha cimentado sobre dos premisas: consenso y paciencia. La tentación de rentabilizar un final explícito de ETA puede llevar al Gobierno al error de dar al traste con ambas si cede al impulso de la urgencia política. En un momento como éste, cuando la bandera blanca de los asesinos parece una posibilidad más real que nunca, lo único urgente es esperar sin cometer precipitaciones. La premura de los batasunos es lógica porque está a punto de caducarles su última posibilidad de acceder a las instituciones, pero a su apremiante desazón el Estado tiene que responder con calma, mucha calma.

El reloj sólo corre en contra de los malos.
Sin embargo, parece que la ansiedad se ha apoderado de demasiada gente, a juzgar por el trasiego político que de repente ha empezado a observarse en los actores que transitan por el escenario vasco. El aspecto más peligroso de este acelerón de negociaciones y tanteos lo constituye la hipótesis verosímil de que el Gobierno, acuciado por la necesidad de éxitos rápidos que recompongan un poco su destruida imagen, haya incluido un nuevo abrazo de Vergara en su perentoria agenda de final de mandato. Tratar el final de ETA como un hecho programable, tal que una inversión ferroviaria, sería un ejercicio de irresponsabilidad irreparable que puede fracturar la cohesión antiterrorista, forzar plazos innecesarios y, a la postre, suponer el pago de un rescate moral y de un precio político por el cese de la violencia.

Cualquier concesión previa o pactada que implique una rebaja de las exigencias del Estado, en la línea de las sugerencias que están dejando caer algunos próceres del socialismo vasco, equivaldría a una claudicación inaceptable, a una falta de respeto a las víctimas y a una renuncia a la victoria que merece la sociedad española tras tantos de sufrimiento. La rendición de ETA, si se produce, ha de ser a cambio de nada, y su alternativa es la extinción entre el aislamiento y la cárcel. La clave de la firmeza democrática en este proceso final reside en una paciencia sin plazos: paciencia para verificar, paciencia para perdonar y paciencia para legalizar al brazo político de los criminales, que se merece como mínimo una cuarentena de sus recién proclamadas intenciones de reinserción. Desde las elecciones locales que tanto importan a Batasuna a las generales que inquietan al Gobierno hay casi un año; tiempo sobrado para que los proetarras manifiesten su voluntad cierta de arrepentimiento. Que esperen un poco; los ciudadanos españoles ya los han esperado —en vano— varias décadas. Si ahora vienen con prisa es porque acaso barruntan que hay otros que tienen tanta como ellos.

Eguiguren, a la calle
EDITORIAL Libertad Digital 29 Octubre 2010

Ya resulta ridículo que un partido que se dice abanderado del feminismo y perseguidor implacable del maltratador tenga a un condenado por ese crimen como presidente en el País Vasco. Pero que el PSOE no ponga de patitas en la calle a quien se presta a declarar en los tribunales a favor de la excarcelación de un miembro tan destacado de Batasuna-ETA como Otegi es un insulto a los ciudadanos españoles de bien.

Desde el final del proceso en el que Zapatero pretendió que España se rindiera al terrorismo nacionalista vasco hemos venido denunciando las puertas abiertas que el PSOE había dejado a una nueva negociación. La principal, sin duda alguna, ha sido no disolver los ayuntamientos gobernados por ANV, la franquicia de la banda en las últimas elecciones municipales. Pero también la insistencia en mantener a Jesús Eguiguren tanto en los cargos directivos del partido en el País Vasco como en el comité federal del PSOE, al que entró a formar parte cuando Zapatero fue elegido secretario general.

El maltratador Eguiguren siempre ha sido favorable a ese eufemismo al que llama diálogo, y que en la práctica significa que se debe discutir con los asesinos qué premio les damos por dejar de matar. Nunca lo ha ocultado. Resulta inimaginable que un sujeto con estas ideas no sólo forme parte de un partido que se dice democrático sino que forme parte de sus órganos de dirección. Mientras esté ahí, sabremos que la puerta del PSOE seguirá abierta de par en par a la negociación con ETA.

Rubalcaba, el hombre que estaba al frente de Interior cuando la policía advirtió a miembros de ETA que los iban a detener, el hombre que nos aseguró que estaba completamente verificada la intención de ETA de dejar las armas, ha sido ascendido a vicepresidente y hombre fuerte del Gobierno de Zapatero. Ahora dice que "está cambiando algo" en ETA. Y el presidente del PSE acude presto a declarar a favor de Otegi, quien dice querer salir de la cárcel por el "devenir de los acontecimientos políticos".

Eguiguren no ha sido reprendido públicamente por Zapatero ni por Patxi López. Quizá lo hagan el viernes, o el fin de semana, o la semana que viene. Pero ya han dejado pasar demasiado tiempo. Y sin duda no lo echarán de sus cargos, que es lo que debería hacer cualquier partido democrático que quiera acabar con el terrorismo. Porque tener entre sus filas a alguien a quien los etarras toman por amigo demuestra que el PSOE no se limita a arruinar a los ciudadanos españoles, sino que también los humilla.

Zapatero
El Putsch de octubre
Humberto Vadillo Libertad Digital 29 Octubre 2010

Suele recordarse que los americanos usan la expresión "pato cojo" para referirse al presidente que ve su poder drásticamente disminuido al acercarse el final de su mandato. Suele olvidarse, en cambio, que los chinos tienen un "pato a la pekinesa", al que primero se ceba, a continuación se descabeza, luego se asa hasta el churruscamiento y finalmente se cuelga, hasta que llega el momento de servirlo con salsa de ciruelas. El chino describe, con admirable precisión, la situación en la que ha quedado Zapatero tras el Putsch de Octubre.

El domingo 18, con los presupuestos garantizados, Zapatero declara enfáticamente en Ponferrada que no hará crisis de Gobierno más allá del cambio de Corbacho. En ese mismo momento, en un distante panel de mando se enciende una lucecita roja. Un hombre de edad avanzada se frota brevemente la barbilla y descuelga un teléfono. "Esto no puede seguir así. José Luis está fuera de la realidad y sólo piensa en su reelección. Sí... Sí. Cree que si la economía repunta él puede ganar el 2012... No... Ya hemos tenido demasiada paciencia. Cataluña está perdida pero nos estamos jugando Andalucía, Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha... Sí, que se encargue Rubalcaba de este trabajo. Quiero gente de fiar, que no se deje llevar".

A Rubalcaba no le cogió por sorpresa el encargo. Puntilloso, hacía semanas que lo esperaba y meses que tenía listo el plan de acción. El PSOE pierde las elecciones con Zapatero y por culpa de la economía, por lo que hay que librarse de ambos. La parte fácil fue librarse de Zapatero, por el procedimiento de convertirlo en primer ministro sin cartera. Todo el poder para Rubalcaba que, a partir de ese momento, se convertía en presidente del Gobierno de facto. La estrategia con la que Sarkozy laminó a Chirac: controlar todo, estar en todas partes, opinar de todo. Una explosión de sabor a Rubalcaba. Y Zapatero a papar moscas a la sombra de las muchachas en flor hasta el momento en que, antes de las elecciones anuncie que sentido, sensibilidad y Sonsoles no le dejan volver a presentarse. El partido ruega entonces a Rubalcaba que se presente. La estrategia Molowny.

La segunda jugada es más difícil y más arriesgada. Ni Rubalcaba ni sus jefes creen que la economía vaya a mejorar a corto plazo. Ni les importa. De ahí que se mantenga a la Salgado. Prohibido hablar de economía. Las elecciones se jugarán en tierra batida y en el País Vasco.

Rubalcaba ha contado los votos y ha visto que desde el 2004 Rajoy no ha ganado apenas pero que el PSOE los ha perdido a chorros, por tanto para ganar las elecciones basta con levantar del sillón a los votantes socialistas desencantados y para ello hay que recomponer la mayoría de izquierdas que él mismo manejó con tanta habilidad como éxito tras la matanza de Atocha. Rubalcaba va a repetir sus grandes éxitos. Canción a canción.

El primer paso es macerar bien al PP hasta conseguir su práctica muerte civil. Esta estrategia requiere tiempo y ya se ha iniciado. El alcalde de Valladolid ha sido descuartizado en público como advertencia. Rubalcaba lo ha dicho claramente: "Hay algo en la genética del PP" que "rechina un poco con algo que está asumido por los españoles: que la lucha por la igualdad nos corresponde a todos". Obviamente si el PP presenta semejante tara genética no puede ser curado, redimido ni aceptado en la sociedad política española. En las próximas semanas las divisiones Panzer del PSOE –sindicatos, zerolos, feministas y artistastros– dirigirán fuego graneado sobre el PP. JAG pasará a presentar los telediarios: cada día su detención. Rubalcaba ha comprado metros y metros de cordón sanitario, quizá en la misma ferretería del suegro de Vera en la que tiene cuenta abierta de palas y cal.

Pero la capitidisminución de los populares pudiera no ser suficiente ni suficientemente rápida para levantar 14 puntos de distancia en las encuestas. Para sorpresa de los socialistas, media España ya ha demostrado en dos elecciones sucesivas que no está dispuesta a dejarse eliminar sin pelea.

Entra la tregua de ETA. Entendamos que el final de ETA no supone la victoria automática del PSOE. Ni mucho menos. Supongamos que mañana ETA anuncia su inmediata e irrevocable disolución. Gran alharaca una semana, alegría un mes, descomunal esfuerzo mediático del PSOE, TVE y Televisiones Hermanas y un par de meses después sigue habiendo cinco millones de parados.

La negociación con ETA debe caerle encima al PP. Rubalcaba tiene que llevar a 12 millones de personas a votar PSOE y ello exige dramatismo y un paroxismo de la ceremonia del odio al PP que ha puesto en marcha Rubalcaba. Rubalcaba abrirá la danza de la paz con ETA, acercará a unos presos, liberará a otros. Todo será negociable: paz "sin vencedores ni vencidos", etarras volviendo a sus pueblos en loor de multitudes, autodeterminación, la entrega de Navarra... todo hasta que el PP se vea obligado a decir "basta". En ese momento ETA anunciará la ruptura de las conversaciones y la vuelta a las armas. Rubalcaba señalará inequívocamente al PP como responsable de cualquier nuevo atentado. "El PP nos ha robado la paz. Pásalo".

Rubalcaba. Químicamente. Puro.

¿De qué hablan?
Joaquín Leguina www.gaceta.es 29 Octubre 2010

Los políticos y los medios de comunicación españoles también tienen un muy agudo reflejo condicionado y acuden al engaño cada vez que ETA y sus mariachis tocan la campanilla.

Paulov –un científico ruso que nunca creyó en las tesis de Darwin sobre la evolución– ha pasado a la historia gracias a un perro. Un can que se movía hacia la comida cuando el tal Paulov tocaba una campanilla. Este fenómeno perruno se denominó Reflejo Condicionado.

Contando con mayor inteligencia, formación y lenguaje, sin embargo, los políticos y los medios de comunicación españoles también tienen un muy agudo reflejo condicionado y acuden al engaño cada vez que ETA y sus mariachis tocan la campanilla… y ahora la están tocando a tutta orchestra respondiendo –eso parece– no a impulsos pacíficos que les debieran llevar a anunciar su autodisolución sino a otra necesidad pauloviana: la de participar en las próximas elecciones, porque ya saben que “fuera hace mucho frío”.

Ante tales movidas, lo correcto sería –a mi juicio– disfrazarse de don Tancredo, es decir, callar, estarse quieto, mirar para otro lado y colocar en la puerta de cada terrorista un solo cartel cuyo copyright pertenece a Dante: “Mientras estés ahí pierde toda esperanza”. Esto es lo que se venía haciendo y de tal actitud (y de la ley de partidos) los demócratas no han obtenido sino beneficios. ¿Por qué enredarnos en dimes y diretes? ¿Qué prisa tenemos ahora los demócratas? Ninguna prisa.

ETA está perdiendo una guerra que nunca debió iniciar y la está perdiendo como efecto de dos elementos: 1) la unidad de los demócratas y 2) la eficacia policial española y francesa. Son esas medicinas las que han hecho el milagro: al fin los héroes están cansados. Cualquier estratega nos diría que no nos conviene cambiar el tablero. Es a ellos a quienes corresponde mover ficha.

¿A cuento de qué cambiar de estrategia cuando vamos ganando? A no ser, claro está, que algunos piensen que en Euskal Herría existe un conflicto de fondo y que eso explica la existencia del terrorismo etarra. Un argumento que no se puede ni se debe aceptar. Al contrario, el conflicto son ellos y en sus manos está el resolverlo. ¿Cómo? Entregando las armas.

El abogado del Diablo
Regina Otaola Libertad Digital 29 Octubre 2010

"Harás cosas que nos helarán la sangre" le dijo Pilar (la madre de Pagaza) a Patxi López cuando se reunió con la ilegalizada Batasuna, reunión propiciada por Eguiguren. Y la verdad es que tenemos la sangre helada desde que nos han informado que Eguiguren va a hacer de abogado del diablo, es decir, declarar a favor de Otegi, y que el lehendakari calla y mira para otro lado cuando, no olvidemos, Eguiguren es el presidente de los socialistas vascos. Al final no se sabe qué es peor: si lo que se dice o lo que se calla.

Que yo sepa, Eguiguren no estuvo en esa concentración del velódromo, no fue testigo directo de lo que allí ocurrió, y sin embargo el juez le llama a declarar por la parte de la defensa, ¿por qué será? Por esa regla de tres también podrían haber llamado a alguna de las víctimas del Terror que Otegi ha apoyado de forma sistemática y sin embargo no lo han hecho. Las víctimas también quieren colaborar con la Justicia pero como no van a decir que Otegi es un "hombre bueno" o un "hombre de paz" o "el hombre necesario para el proceso", no las citan. La jugada es clara: Eguiguren apoya a Otegi diciendo que el dirigente proetarra quería hacer política y Otegi dice que Eguiguren es un hombre "guay del Paraguay" y que "hay que seguir dando pasos".

Los hechos por los que se juzga a Otegi ocurrieron en 2004 y desde entonces ETA ha asesinado a una docena de personas sin que hasta la fecha se le haya escuchado condenar ninguno de los asesinatos. Sin embargo, ahora el PSOE-PSE nos quiere hacer creer que Otegi-Batasuna-ETA quieren y querían hacer política. Esta escenificación forma parte de todo lo que está sucediendo alrededor de la inminente claudicación del Estado de Derecho frente al terrorismo. Por todo ello se hace imprescindible que el día 6 de noviembre estemos todos los que no tragamos las mentiras de este Gobierno. Si creemos que la negociación con terroristas es incompatible con la democracia, hay que decirlo alto y claro. Y desde luego antes de que se consume, no a toro pasado.

¿Qué piensa hacer el PSOE-PSE? ¿No creen que Eguiguren debería ser obligado a dimitir como presidente de los socialistas vascos ante tal actitud y semejante disposición

El probable fin de ETA
Ignacio Escolar. Estrella Digital 1 Noviembre 2010

Es casi inevitable ser escéptico. Las esperanzas de muchos volaron por los aires en el aparcamiento de la T4; y por eso la primera reacción de la mayor parte de la sociedad y de los partidos ante el comunicado de ETA del pasado 5 de septiembre, en el que la banda terrorista anunciaba "la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas", se movió entre el recelo, el desprecio y la indiferencia. Pero desde entonces, han pasado algunas cosas que están cambiando esa percepción. Incluso el más escéptico de todos los partidos, el PP, asume ahora como una hipótesis más que probable que al fin ETA se acabe. Así lo reconocía implícitamente esta semana el propio líder de los populares vascos, Antonio Basagoiti, cuando hablaba de una "cuarentena democrática" para ETA ante esa posibilidad, ya nada utópica: que la banda terrorista deje las armas unilateralmente, por fin y para siempre.

¿Qué ha cambiado desde el 5 de septiembre que permita este optimismo? Hay varias fechas claves. El 25 de septiembre, cuando Batasuna pidió públicamente a ETA un "alto el fuego permanente, unilateral y verificable" en un documento que también firmaron Aralar y Eusko Alkartasuna. El 17 de octubre, cuando Otegi, en una larga entrevista en El País, afirmó que "la estrategia independentista es incompatible con la violencia armada". Y también el 20 de octubre, cuando Zapatero, durante la rueda de prensa en la que comunicó su crisis de Gobierno, calificó los pasos dados por la izquierda abertzale como "insuficientes", pero también matizó que "no van a ser en balde".

La izquierda abertzale se mueve, y mucho. La gran diferencia de este proceso con respecto a todas las treguas anteriores es que ahora estamos ante una negociación entre Batasuna y ETA, en la que los demás partidos y el propio Gobierno son poco más que observadores. A los tres adjetivos que Batasuna pide a ETA para el alto el fuego –permanente, unilateral y verificable– se suma un cuarto que, desde la izquierda abertzale, quieren también subrayar: incondicional. En cuestión de semanas, es bastante probable que llegue un nuevo comunicado de ETA donde la banda acepte estas premisas. No será porque el Gobierno esté negociando en secreto con los terroristas, algo que sólo existe en la imaginación de Mayor Oreja. La novedad es que esa ETA policialmente acorralada, y más aún esa Batasuna ilegalizada, parece ser al fin consciente de que la vía de las armas es un camino sin salida y sólo queda la política.

En las últimas semanas, el mediador internacional Brian Currin se ha reunido con ETA, y también con los partidos políticos. La banda terrorista le ha transmitido su intención de declarar en breve un alto el fuego bajo verificación internacional, y así se lo ha contado Currin después a los partidos en estos días, lo que explica también tanto revuelo.

Batasuna también se está moviendo. Según publicó este miércoles El Correo, la semana pasada envió un mensaje al presidente Zapatero, a través del secretario general de ERC, Joan Ridao, confirmando su intención “honesta” de desmarcarse de las armas, de obligar a ETA a dejar las pistolas y de presentarse a las próximas elecciones municipales de 2011 con un nuevo partido.

Sin embargo, las municipales no son el único objetivo que busca Batasuna. Según los tiempos que ahora se manejan, antes de fin de año ­–después de que ETA haya anunciado esa tregua "permanente, unilateral y verificable"–, Batasuna presentará en Madrid los estatutos de un nuevo partido. ¿Conseguirá pasar el filtro de la Ley de Partidos? Está por ver, ya que depende de la Justicia: del Tribunal Supremo y después del Constitucional. El Gobierno no puede ponérselo fácil a Batasuna, aunque quiera: la presión del PP lo impide, y el PSOE no puede permitirse que lo que puede ser un éxito político –la derrota de ETA– se convierta en un bumerán en su contra de cara a las elecciones de mayo.

Por otra parte, en el PSE y también en el Gobierno triunfan las tesis de Rubalcaba: mantenerse en la firmeza contra ETA. Argumentan también que, de esa forma, se refuerza a Batasuna; que si ahora el Gobierno lo pone fácil daría juego a los duros, a los que dentro de ETA creen que con un par de guiños más ya es suficiente para que la izquierda abertzale pueda maniobrar y que después ya se verá si conviene volver a matar.

Parece muy difícil que la izquierda abertzale sea legalizada antes de mayo. Aunque, según está transmitiendo Batasuna a los demás partidos, el proceso en marcha no se detendría, incluso en el caso de que los tribunales no les permitan presentarse a las municipales. Si no consiguen ser legales para mayo, es probable que pidan el voto para EA. Sus planes son a más largo plazo y pasan por liderar, tras el fin de ETA, un polo soberanista que incluso forme parte de un futuro Gobierno vasco tras las elecciones de 2013. Si ETA acaba al fin gracias a un proceso impulsado por Batasuna, será Batasuna quien rentabilice electoralmente el resultado en Euskadi y recupere un papel que quedó enterrado, como dos vidas y tantas ilusiones, bajo los escombros del parking de la T4.

Inmersos en el juego de palabras
«El Estado no puede admitir un lenguaje en el que el proyecto político que ha sido la causa de todos los asesinatos de ETA sea admitido como posible en el juego de la democracia»
JOSEBA ARREGI El Correo 29 Octubre 2010

Existe en euskera un dicho referido al mundo de las apuestas que reza como sigue: 'Jokua es da jolasa' (El juego no es un juego). El juego-jokua es el juego de las apuestas. El juego-jolasa es el juego de los niños. Pues bien: estamos, una vez más, inmersos de lleno en el juego de las palabras, sin que nadie, al parecer, esté interesado en diferenciar el juego serio y tremendamente arriesgado de las apuestas, en las que toca siempre perder, y el juego inocente de los juegos infantiles.
Las actividades del mundo de ETA y Batasuna han estado siempre acompañadas de una capacidad enorme de manejar el lenguaje. Han sido expertos en buscar y encontrar palabras, dotarlas de significado positivo, imponerlas en el debate público y obligar a los demás a entrar en ese debate bajo el dominio de los significados definidos por ellos, en desventaja.

Algo de eso está volviendo a suceder en estos momentos que casi todo el mundo califica de fin de ETA. Han vuelto a tomar la palabra, además de tener preparados todos los materiales necesarios para seguir usando la violencia terrorista, han definido el terreno de juego del lenguaje, han establecido las reglas del juego que los demás tenemos que jugar, nos obligan a hablar con sus palabras, a entender esas palabras en el sentido que ellos han definido.

Dos ejemplos: en lugar de preguntarnos por qué Batasuna no rompe definitivamente con ETA si tan dispuestos están a ello si se da un nuevo atentado, y en su lugar están trasladando la responsabilidad a ETA pidiéndole una tregua, ya nos han colocado en la posición de esperar que Batasuna -que ni ha condenado la violencia terrorista, ni ha roto con ETA, ni ha renunciado al proyecto de siempre de ETA, ni acepta el Estado de Derecho ni la legitimidad democrática del marco constitucional-estatutario- consiga convencer a ETA de que debe dejar las armas.

Segundo: ¿Es la misma la esperanza que se va consolidando en la sociedad vasca, y en el conjunto de la española, de que ETA va a acabar, que esa historia de terror se acerca a su fin, y la esperanza de que Batasuna vaya poco a poco convenciendo a ETA de que declare una tregua? Porque la debilidad estructural de ETA se deriva en buena medida de una sustitución clave que se ha producido en la sociedad vasca: ésta ha pasado de estar sometida a ETA por el mito de su imbatibilidad -'ni Franco pudo con ETA, cuánto menos una pobre democracia, un Estado de Derecho que tiene las manos atadas, con la consecuencia de que no hay más remedio que negociar políticamente con ETA'- a ser una sociedad que espera con seguridad el fin de ETA.

En la estrategia de los últimos años, sobre todo desde el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, y todas sus consecuencias -Ley de Partidos, ilegalización de Batasuna, ilegalización de sus nuevas marcas, sentencia de Estrasburgo, éxitos de las fuerzas de seguridad-, el Estado había aprendido a hablar desde sus propias convicciones, y no sometido al lenguaje que ETA-Batasuna querían imponer. Pero parece que cuando esa estrategia de llevar la iniciativa en el manejo del lenguaje, de hablar desde las propias convicciones y posibilidades, muestra su efectividad, vuelve a resquebrajarse, seducidos por los juegos de lenguaje de Batasuna y ETA.

Da la impresión de que todo el debate político se centra en interpretar lo que dicen, dejan de decir, parece que quieren decir, pero no llegan a decir; se intuye, se quisiera ver en lo que dicen, pero no está. Han vuelto a hacerse con la dirección del debate, con el control del lenguaje. Ha bastado que surja la impresión de que lo que ha hablado el Estado de Derecho desde el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo con todas sus consecuencias haya producido resultados para que pasemos todos a dejarnos dirigir por las manifestaciones de esas consecuencias.

Es muy tópica la posición de algún líder del PNV como Joseba Egibar, quien reclama al Estado que tenga en cuenta las reflexiones del nacionalismo radical, cuando él ha sido el que se ha resistido a todas y cada una de las medidas que han llevado a Batasuna a esas reflexiones.

Es evidente que es responsabilidad del Estado y de los representantes políticos en el Estado estar atentos a todo lo que se dice y deja de decir en Batasuna y en ETA. La materialización de la derrota de ETA lo exige. Pero no hay nada que obligue al Estado y a sus responsables a abandonar la capacidad de hablar desde su propia posición, nada que obligue al Estado a someterse a lenguaje de Batasuna o de ETA. Es él el que debe marcar el terreno de juego manteniendo el dominio del lenguaje, que en su caso es el dominio del derecho y de la ley, el dominio de la violencia legítima, que es una violencia sometida a los dictados del derecho, a diferencia de la violencia terrorista, que es una violencia ilegítima, una violencia que rehúye cualquier posibilidad de ser sometida a ningún tipo de control.

El lenguaje del Estado es el lenguaje del derecho como garantía de la libertad de los ciudadanos. El lenguaje de ETA y de Batasuna es el lenguaje que quiere construir una narrativa en la que la violencia terrorista ejecutada hasta ahora resulte ser legítima. El Estado no puede admitir que se le imponga un lenguaje en el que debe admitir que es estructuralmente deficitario en democracia, porque significaría admitir alguna legitimidad para los asesinatos de ETA. El Estado no puede admitir un lenguaje en el que el proyecto político que ha sido la causa de todos los asesinatos de ETA sea admitido como posible en el juego de la democracia, porque implicaría admitir la legitimidad de los asesinatos de ETA.

Y el Estado no puede admitir el lenguaje de ETA y de Batasuna queriendo salvar el proyecto político de ETA de las ruinas de su derrota para que sea el eje de la definición política de la sociedad vasca en el futuro, porque sería tanto como volver a matar a los asesinados por ETA. El Estado debe mantener en todo tiempo la legitimidad de su propio lenguaje, porque es el lenguaje del derecho y de la libertad.

Cataluña / EL OASIS CATALÁN
Miscelánea preelectoral
Visto lo visto y oído lo oído, en la campaña preelectoral catalana ni se divulga ni se convence
miquel porta perales ABC Cataluña 29 Octubre 2010

Cabe suponer que las campañas preelectorales y electorales se hacen con el ánimo de divulgar y convencer. Divulgar el proyecto y convencer al votante. Visto lo visto y oído lo oído, en la campaña preelectoral catalana ni se divulga ni se convence. Lo contrario es cierto: en lugar de divulgar, se oculta; en lugar de convencer, se disuade. Podríamos hablar de los spots de precampaña. El PSC se adelanta a los demás. ¿Qué proyecto? Lo único que sabemos es eso de «Artur Mas de lo mismo», que José Montilla es el supermán de nuestro tiempo y que —contrariamente a lo que dice la oposición— los catalanes estamos mucho mejor gracias «A la vida de Monti». ¿Alguien cree que con una campaña tan ingeniosa —que convierte a Montilla en un personaje de cómic que raya lo cómico— se moviliza al personal?

Hablemos de los Bonos de la Generalitat. Me dirán que aquí no hay precampaña. La hay. En primer lugar, en la exposición del producto: «Te presentamos los nuevos Bonos de la Generalitat de Cataluña, una oportunidad excelente para obtener una gran rentabilidad como siempre hemos hecho las cosas: con seny». Es decir, con juicio y sensatez. En definitiva, con sentido común. Un detalle: en la presentación publicitaria de los Bonos, la leyenda «Invierte en seny» remite a un asterisco en que se lee «Invierte en lo que somos». ¿Quizá no se está publicitando que la política económica del tripartito —especialmente del PSC— da sus beneficios, está cargada de sentido común y además —aparece la omnipresente identidad— responde a lo que somos? Y el caso es que esta campaña —segundo aspecto de la misma— sirve para ocultar la falta de confianza en una Generalitat que no encuentra crédito en el interbancario y tiene que recurrir al dinero de los ciudadanos con argumentos prosaicos y patrióticos. Lo prosaico: el 4,75 por ciento de interés: Lo patriótico: la inversión en lo que somos. Y ahí no acaba la cosa. Los bonos han dado pie —más precampaña— a que muchos políticos declaren que comprarían Bonos si tuvieran dinero para ello. ¿Quién les puede creer?

¿Alguien cree que un político no dispone de mil euros para invertir en Bonos? ¿Quizá —¡viva la demagogia de precampaña!— quieren dar la imagen de ciudadano corriente azotado por la crisis? Vaya con nuestros políticos. Por cierto, ¿quién votaría a un político —trabajo, buen sueldo y tarjeta de crédito oficial a cargo del presupuesto público— que no ha sido capaz de ahorrar ni siquiera mil euros? Se dijo al inicio, la precampaña disuade.

Lo que también disuade son las propuestas de precampaña. ¿Alguien cree en la promesa de José Montilla de no reeditar el tripartito? En primer lugar, Montilla advierte que no reeditará el tripartito «con esta fórmula» porque las propuestas de ERC e ICV son «inasumibles». ¿Quizá el tripartito sería posible con otra fórmula y propuestas asumibles? En segundo lugar, la promesa es meramente táctica: le mueve la necesidad de distanciarse de un tripartito que el ciudadano no desea y la exigencia de marcar perfil propio frente a ERC e ICV con una doble esperanza: recuperar los votos PSOE perdidos y lograr un aumento de la participación que beneficiaría más a socialistas que a convergentes. ¿Un nuevo tripartito? Si la suma lo permite, vendrá.

Cataluña
Pujol exige aislar al PP si no renuncia al bilingüísmo
El PSC reclama a Mas garantías de que no pactará con los populares en Cataluña
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC Cataluña 29 Octubre 2010

La suspensión del reglamento de usos lingüísticos del Ayuntamiento de Barcelona y la Diputación de Lleida instada por sendos recursos del PP ha provocado un profundo malestar en el catalanismo político, cuyo mejor barómetro es la amenza lanzada ayer por el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quien avisó de que CiU no pactará nada con los populares mientras se mantenga lo que desde ámbitos nacionalistas se ve como un ataque a las esencias catalanas. Ambos recursos, amparados en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, en la que se suprime el calificativo de «lengua de uso preferente» para el catalán, suponen un ataque a la línea de flotación de la construcción de la «nación catalana», la lengua, y así lo advirtió ayer su principal arquitecto, Jordi Pujol. De ahí su airada reacción en los micrófonos de Punto Radio.

En un momento en que CiU roza la mayoría absoluta en las encuestas autonómicas la amenaza de Pujol no es baladí, puesto que los nacionalistas contaban con poder alcanzar pactos puntuales con el PP catalán que les eviten tener que recurrir a Esquerra. Pero esa posibilidad parecía oscurecerse ayer ante la reacción de un ofendido Pujol.

El ex presidente de la Generalitat advirtió de que sólo vería con buenos ojos un eventual acuerdo entre CiU y PP tras las elecciones catalanas a cambio de que los populares no exigieran la «desnaturalización de Cataluña como país», lo que a su juicio están haciendo en la actualidad. Con el discurso actual, el PP está poniendo las cosas muy difíciles a CiU para alcanzar eventuales acuerdos concluyó Pujol, quien no quiso responder sobre los escenarios postelectorales en Cataluña.

Por su parte, el presidente de CiU, Artur Mas, intentó centrar la presión en el presidente de la Generalitat, José Montilla, al que exigió «más firmeza» en la defensa del uso de la lengua catalana en las administraciones públicas. Mas también tuvo palabras de aviso para el PP, pero en ningún momento renunció a pactos poselectorales con la formación de Alicia Sánchez-Camacho. Aún así, alertó de que con su actitud «hostil» y «antipática», el PP sólo consigue acentuar su «aislamiento» en Cataluña. Una vez superado el debate sobre la sentencia del Estatut, apuntó Mas, los populares «tenían una ocasión para resituarse en Cataluña con una cara más amable», pero «siguen mostrando su cara antipática y hostil de siempre». Una actitud que, a su juicio, sólo les reportará «enemigos» y que responde a una estrategia «absolutamente equivocada».

Mas invitó a Montilla a emitir un pronunciamiento más explícito sobre a la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. «Echo en falta que Montilla, como líder de los socialistas y también como presidente de la Generalitat, salga de una manera más clara, firme, intensa y contundente en defensa de los reglamentos de uso de la lengua catalana en las administraciones públicas. Aún está a tiempo, espero que lo haga en las próximas horas», afirmó. «Ante determinados ataques, es el momento de plantar cara con todas las consecuencias», añadió Mas.

La brecha abierta por Pujol fue rápidamente aprovechada por el PSC, ansioso por buscar contradicciones en el soberanismo convergente. El jefe de campaña del PSC, Jaume Collboni, exigió a Artur Mas que garantice que no pactará con el PP tras su recurso contra el uso preferente del catalán. «No sabemos qué más tiene que pasar en esta precampaña, qué más tiene que decir el PP de España o el PP de Cataluña para que Mas, ya que en otros casos no nos aclara con quién podría pactar el futuro de Cataluña, diga que no pactará con el Partido Popular», apuntó Collboni. «No hace falta que vaya al notario», resaltó con ironía.

Debate incómodo
Incómodos con un debate, el de la defensa del catalán como lengua preferente de las administraciones, que pone seriamente en cuestión su giro españolista a un mes de las elecciones autonómicas, los socialistas intentan poner el acento en la más que probable alianza electoral entre CiU y PP si los nacionalistas no consiguen la mayoría absoluta. Montilla se ha convertido en los últimos cuatro años en defensor a ultranza del catalán, pero ese discurso no es el que mejor casa con sus ataques al soberanismo de CiU y ERC y su regreso al redil del PSOE.

Para el jefe de campaña socialista, una alianza entre CiU y PP «sería definitivamente el frente de la marcha atrás» y apostilló que «una forma clara y contundente que tiene Mas de decir que defenderá la cultura y la lengua catalana es afirmar públicamente que no pactará con el partido que ataca nuestra cultura».

Esteban Gómez Rovira:
“PxC no puede ser un partido político que aglutine intereses nacionalistas o conductas antisociales”

Redacción. Minuto Digital 29 Octubre 2010

Sigue la marejada de fondo en Plataforma per Catalunya a 30 días de las elecciones autonómicas. Tras la dimisión de todos sus cargos por parte del secretario general de la formación, se van conociendo los extremos que han provocado el cisma en el partido liderado por Josep Anglada.

Si hace unos días una militante renunciaba a ser incluida en las listas ya que, afirmaba, PxC ampara “a quien protagoniza tramas de ingeniería financiera para dejar a los trabajadores en la calle, sin el cobro de sus salarios, e indemnizaciones así como hurtar el pago, tanto de la Seguridad Social como a diferentes organismos públicos, que a la postre significa que saldrán del erario público, lo que es lo mismo, una vez más del sufrido contribuyente”, hoy es un escrito del histórico abogado Esteban Gómez Rovira desde donde se denuncia que “PxC no puede ser un partido político que aglutine intereses nacionalistas o conductas antisociales”.

Gómez Rovira, víctima de tres atentados de Terra Lliure por su defensa de la españolidad de Cataluña, denuncia la “defenestración vejatoria y amenazante” de Pablo Barranco como secretario general de PxC.

Por su interés reproducimos el documento de este histórico del patriotismo en Cataluña.

Ref. PXC
NOTA INFORMATIVA DEL LETRADO GÓMEZ ROVIRA
Ante las continuas notas publicadas sobre Plataforma per Catalunya y en las que se hace mención de este Letrado, por una sola vez y firmando lo que digo:

1.- José Anglada Rius es un amigo desde hace más de 20 años, coincidiendo siempre en iniciativas como la Españolidad de Cataluña, la critica a la intolerancia de Nacionalismo, la defensa de la bandera nacional y senyera. la critica a la timidez con que los Partidos Politicos con representación parlamentaria han consentido la vulneración constante de la Constitución no solo en Cataluña

2.- La Iniciática de PXC, no solo debe suponer la critica a una politica de inmigración desdichada e ilegal, sino la acusación diáfana también a la corrupción que hoy en España empaña los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Tarea que solo puede hacerse con mucha valentía.

3.- PXC no puede ser un partido politico que aglutine intereses nacionalistas o conductas antisociales; quien hemos sido uno de sus fundadores debemos denunciarlo, primero en el sigilo personal a quien lo lidera lo que en su día hicimos, y postenormente ante su Junta, como lo protagonizamos el ppdo. 18 de Octubre.

4.- Pablo Barranco ha sido desde su incorporación a PXC, una sabia nueva merecedor desde el primer momento de la Secretaria General del Partido.

La defenestración que se ha hecho del mismo, y conociendo quienes la han realizado, de que forma: vejatoria y amenazante. no puede tolerarse y de ahí mi repulsa del 18 de octubre y mi apoyo a quien no se deja adocenar en la imprevisión y el desorden

No voy a emitir nota alguna más, pues hace muchos años que llevo recibiendo adhesiones inquebrantables y odios telúricos, ambas cosas poco convincentes.
En Barcelona. a 27 de Octubre de 2.010.

Polémica tras la retirada de la campaña del nuevo decreto
El Xornal se felicita por 'hacer rectificar' a Feijoo
Supone un recorte de un millón de euros en el capítulo de gastos
Patricia Torres. Periodista Digital 29 Octubre 2010

Rectificar es de sabios, pero no contradecirse también. Lo que está claro es que los nacionalistas iban a criticar a la Xunta tanto si llevase a cabo la campaña como si no

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, ha anunciado que su Ejecutivo ha decidido retirar una campaña, valorada en un millón de euros, para promocionar el nuevo decreto del plurilingüismo implantado este curso en la enseñananza no universitaria.

El líder del Gobierno autonómico asegura que finalmente no habrá promoción porque "tras la aplicación del decreto observamos que la reacción social y educativa fue de compresión'' y es mejor "invertir el dinero en otra cosa".

Según informaba el diario nacionalista ‘Xornal' el día antes del anuncio de su retirada, esta campaña, que se habría llevado a cabo coincidiendo con la precampaña de las elecciones municipales, constaba de más 90 cuñas radiofónicas, anuncios en prensa, vallas publicitarias y "banners" en todos los diarios electrónicos de Galicia.

El hecho de que la publicación del diario de José Luis Gómez y el anuncio de la Xunta coincidieran en el tiempo ha llevado a dicho periódico a cubrir sus páginas de acusaciones al Gobierno gallego, tanto a través de noticias como por medio de sus colaboradores.

Su columnista, Miguel Pardo, en un artículo titulado "Rectificar é de sabios, pero tanto?" hace un ‘repaso' por las modificaciones en materia de política lingüística del equipo de Feijoo desde su llegada al poder, remarcando los continuos conflictos con quien en un principio parecía su mejor aliada: Galicia Bilingüe, a la que según Pardo "cameló" buscando "acoger en sus brazos a toda la derecha del país, incluida la más extrema", sin que "la víctima, la lengua gallega, importase con tal de apañar unos votos".

"Feijoo prometió una y otra vez libertad de elección para que los padres eligiesen el idioma de escolarización de sus niños. Tuvo que rectificar al ver que no todo era tan fácil. De prometer elección total, a conformarse con las materias troncales, para luego determinar la Xunta el idioma de cada libro y prohibir que las enseñanzas científicas se pudiesen impartir en la lengua propia. Rectificó una y otra vez".

"Poco convencido debía estar el Gobierno de un decreto tantas veces modificado, que creó una polémica y cara campaña de publicidad. En las condiciones para adjudicar el contrato la Xunta incluyó, en contra de lo que dice el Estatuto, que el castellano era ‘lengua propia de Galicia'. Y rectificaron una vez más. Ahora ni campaña ni gaitas. El decreto fue ‘bien acogido' y la alarma social ya no existe".

El también colaborador del ‘Xornal' y diputado del Bloque Nacionalista Gallego, Bieito Lobeira, también dedica unas líneas - bajo el título "Fixémoslles retirar a campaña"- a esta decisión de la Xunta de retirar la campaña de promoción del decreto, acusando al PP de "política etnocida" y de marcarse el "objetivo" de "eliminar el gallego":

"Cambiaron de posición. Y no por gusto propio. Es evidente que el Gobierno del PP llegó a la convicción de que la puesta en marcha de esta campaña le sería contraproducente desde el punto de vista político. No por la intención de ahorro económico. Eso les da igual. A lo que en realidad le tiene miedo el Partido Popular es al poderoso movimiento social construido en defensa de la lengua gallega y de las simpatías que produce, blindado a su propaganda y dispuesto a movilizarse en la defensa del idioma propio de Galicia".

Surge la duda: ¿el BNG quiere austeridad o no? Iban a criticar a la Xunta tanto si llevase a cabo la campaña como si no. 
 

Recortes de Prensa   Página Inicial