AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 1 Noviembre  2010

 

La herida infectada
Aleix Vidal Cuadras www.gaceta.es 1 Noviembre 2010

El principal problema de la economía española es de tipo político.

Los últimos datos sobre empleo proporcionados por la EPA con un minúsculo descenso del porcentaje de parados sobre la población activa, que ha abandonado la cuota intimidante del 20% para situarse en un 19,8%, han dado un leve respiro al Gobierno. La vicepresidenta Salgado se ha apresurado a atribuir esta insignificante fluctuación a la reciente reforma laboral, conclusión tan legítima como la de suponer que ha sido debida a la reciente victoria de Fernando Alonso en el Gran Premio de Corea. En efecto, basta un ligero incremento del número de parados que renuncian a buscar trabajo pasando a formar parte de la bolsa de población inactiva para que la EPA muestre un ligero repunte de la tasa de paro y viceversa.

Pero lo más relevante de la información publicada, que demuestra que el principal problema de nuestra economía es de tipo político, radica en el desglose de los 92.900 asalariados nuevos aparecidos en el trimestre julio-septiembre. De ellos, tan sólo 2.600 se sitúan en el sector privado y los 90.300 restantes corresponden a contrataciones de las distintas Administraciones. En otras palabras, las empresas españolas siguen mostrando una manifiesta incapacidad de generar ocupación y simultáneamente ayuntamientos, autonomías y Estado central continúan inflando irresponsablemente sus nóminas.

El panorama es auténticamente diabólico: el déficit se está controlando mediante subidas de impuestos directos e indirectos, eliminación de beneficios sociales, recortes del sueldo de los funcionarios y renuncia a inversiones en infraestructuras, factores todos ellos que redundan en debilitamiento del consumo, pérdida de competitividad de nuestro sistema productivo y sufrimiento de los colectivos más vulnerables, mientras la plantilla de empleados públicos crece imparablemente comiéndose por su lado lo que los sacrificados ciudadanos están ahorrando por el suyo.

En tanto no se limpie esta herida infectada, no habrá crecimiento ni salvación.

Las miserias de la política
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 1 Noviembre 2010

El desprestigio de la política aparece ya como uno de los grandes problemas de la sociedad. No así el de las ideologías. Más aún, las críticas a los profesionales de la política tienen su base en las contradicciones entre la práctica de esta y las ideas. Pero lo que termina por sacar de quicio al personal es el hecho de que los líderes posen como maestros en el arte del engaño. Lo hizo ya Tierno Galván cuando dijo, con el cinismo del que hacía gala, que la política es el arte de incumplir los programas.

José Luis Rodríguez Zapatero (permitidme que con ocasión de este juicio general le cite con nombre y apellidos) está siendo la representación cabal de esta forma de hacer política. En radical oposición con sus principios sociales. La congelación de las pensiones y la defensa de la Banca son el ejemplo de unas contradicciones que convierten la política en una función miserable. Y ni siquiera digo que no hubiera que haber tomado tales medidas. Digo que «él» no debió ser el autor. Tendría que haber dimitido para que la hiciera otro. O quizá el PSOE en gobierno de coalición con el PP tras haberles explicado a sus electores la situación creada por la crisis internacional. Quienes sigan apoyándole por puro partidismo y por su revolución sexual, laicista y antiespañola habrán traicionado los ideales por los que han querido dar un merecido homenaje a Marcelino Camacho.

Aunque no en el mismo grado, Rajoy apunta formas como jefe de la oposición que me provocan desconfianza. Si la práctica de traicionar los principios tal como quería Tierno Galván era posible incluso con propuestas claras ¿cómo no sentir una real desazón cuando estas son ambiguas? Por otra parte Rajoy explica el gobierno del PP en ciertas comunidades de un modo que produce rechazo. Por esa razón yo reclamé hace tiempo una moción de censura: no sólo porque ello obligaría a ZP a aclararse como socialista sino para que lo hiciera Rajoy como futuro presidente.

La hora del recreo
César VIDAL La Razón 1 Noviembre 2010

Hace unas semanas me encontré con un antiguo alumno de San Antón. Hacía décadas que nos nos veíamos, pero, de manera bien reveladora, trabajábamos en lo que pensábamos a los once años. Él era militar –coronel, por más señas– y yo escritor. Entre los recuerdos que afloraron en la conversación, mi otrora compañero de pupitre me contó que recordaba cómo mientras él jugaba al futbol en el recreo, yo leía un libro. Formábamos ciertamente a toque de silbato, pero el recreo era nuestro para pegarle patadas a un balón o leer «Los tres mosqueteros».

Traigo todo esto a colación después de saber que nuestro Congreso ha decidido regular los juegos que tienen lugar en el patio de colegio para que no sean sexistas. ¡Siglos de oscurantismo tenebroso han llegado a su fin! ¡Cuántas muestras de progreso vamos a contemplar! Por ejemplo, a partir de ahora, los niños ya no jugarán al burro. No, de eso nada. En todo caso, será al burro y la burra, que, por añadidura, en el caso de la Cataluña nacionalista hablará en catalán porque, muy apropiadamente, el citado bruto se ha convertido en su animal simbólico y hasta totémico frente al toro bravo que, como todos saben, es un facha. Por supuesto, los niños se verán obligados a sumarse a los juegos con muñecas y cocinitas y es justo que así sea porque de esa manera aprenderán a compartir las tareas del hogar.

Naturalmente, cabe la posibilidad de que algún varoncito estrelle la muñeca o el puchero contra la pared, pero semejante conducta –señal indubitable de que nos hallamos ante un futuro maltratador– debe ser reprimida inmediatamente porque luego los maliciosos machistas hablan del fracaso de la ley de violencia de género. Igualmente, resultará obligado que el juego del pañuelo establezca un sistema paritario que divida de manera simétrica el número de niños y niñas que participen y, sobre todo, de los que sujetan la prenda en cuestión, antecedente de tener la sartén por el mango el día de mañana.

El juego del rescate deberá también experimentar sus modificaciones naturalmente amoldadas a los deseos de los nacionalistas vascos que no está el Gobierno de ZP volviendo a las andadas del pacto con ETA para que se le estropee la maniobra en un patio de colegio.

Y, por supuesto, todas y cada una de estas actividades deberán desarrollarse en la lengua vernácula específica de la comunidad autónoma con exclusión tajante del castellano y bajo la supervisión de comisiones, observatorios y juntas de acción formadas por miembros competentes de los sindicatos mayoritarios y los partidos de la izquierda a los que se pagará generosamente por el esfuerzo dedicado a tan extraordinaria labor. Me consta que a los escolapios de San Antón jamás se les hubiera ocurrido algo semejante, pero es que en su experiencia pedagógica de cuatro siglos jamás tuvieron en sus filas a luminarias como Bibiana Aído o Leire Pajín.

No sólo eso. A los terribles y represores clérigos jamás se les hubiera pasado por la cabeza coartar nuestra libertad en el recreo como ahora pretende la progresía. También es verdad que si alguien pretende conservar un átomo de libertad en la España de ZP descubre enseguida que no está el horno para bollos. ¡Perdón! ¡Perdón! ¡Que no se me ofenda ninguna miembra! Quise decir que no está el horno para pastelitos.

Mensajes presidenciales
Mal harían los dirigentes del Partido Popular en minusvalorar los recursos estratégicos del presidente del Gobierno que, para ser un cadáver político, según las encuestas, demuestra, cada día que pasa, tener muy buen color y estar todavía muy vivo.
Óscar Eimil La Razón 1 Noviembre 2010

Mal harían los dirigentes del Partido Popular en minusvalorar los recursos estratégicos del presidente del Gobierno que, para ser un cadáver político, según las encuestas, demuestra, cada día que pasa, tener muy buen color y estar todavía muy vivo. Tanto, que bien pudiera ser que llegara a los comicios de 2012 con las encuestas de opinión lo suficientemente ajustadas como para dar un vuelco a la situación, con la ayuda, claro está, de alguno de los golpes de efecto a los que ya casi nos hemos acostumbrado tras lo acontecido en las dos últimas elecciones generales.

Mal harían también en no interpretar adecuadamente los mensajes que, con estos cambios, envía el Partido Socialista a la sociedad, mensajes que por lo demás son múltiples y muy variados.

El primero y más importante es que la izquierda, a pesar de todo lo que ha pasado, no ha dado todavía el partido por perdido. Más bien al contrario, aprieta los dientes para birlarle la cartera a don Mariano, y si esto no fuera posible, para venderle muy cara su eventual derrota. Sólo así puede entenderse la designación de Rubalcaba –que no hace mucho tiempo manifestaba a un medio de comunicación que nunca volvería a La Moncloa–, para ser el fondo y la forma del Gobierno hasta el final de la legislatura. El mismo Rubalcaba, pero con más sabiduría y experiencia, que casi consiguió evitar, con sus dotes para la comunicación, la caída del último Gobierno González, cuando todas las encuestas y casi todos los comentaristas lo daban por muerto y enterrado, en la época siniestra del ajuste de cuentas por el terrorismo de Estado y la corrupción institucional.

El segundo tiene que ver con la esquizofrenia de la que hace gala habitualmente nuestro presidente en casi todas las decisiones que toma. Acaba de aprobar, muy a su pesar, una ley de reforma del mercado laboral y nombra como nuevo ministro, para que gestione el desarrollo reglamentario de la norma, a una persona que se manifestó, en los medios y también en la calle, contra la propia reforma. Con ello transmite a los sindicatos la idea de que no todo está perdido, que sólo se trataba de engañar a los mercados internacionales, que el engaño merecía la pena y que ya se encargará la izquierda política, sindical y social de desmontar la reforma en la fase de desarrollo.

El tercer mensaje tiene como destinatarios a los que, desde la izquierda, pueden hacerle perder las próximas elecciones. La incorporación al Gobierno –a una cartera menor, eso sí– de una ex alcaldesa de Izquierda Unida representa, además de un canto a la deslealtad, un intento de robarle también la cartera a Cayo Lara. Prepárense, porque en los próximos meses se acentuará el discurso izquierdista del presidente y de su Gobierno en temas sociales –lo que acaba de bautizar como su “agenda social”–, para hacerse así perdonar el discurso económico conservador que le han obligado a adoptar las instancias internacionales que controlan su actividad.

Otro mensaje interesante es el que se envía a la vieja guardia del partido, que tan inquieta ha estado en los últimos tiempos con el desarrollo de las primarias socialistas madrileñas. Con el nombramiento del nuevo ministro de la Presidencia se hace piña, y se les indica que desde el Gobierno se cuenta de nuevo con todos, con los de antes y con los de ahora.

El destinatario de otra simpática misiva presidencial es José Blanco y algún pretendiente más que anda por ahí emboscado. Lasciate ogni speranza –les dice–, “Perded toda esperanza” de sucederme en el futuro porque el próximo presidente del Gobierno, y el próximo, y también el próximo voy a ser yo.

Sorprendentemente, también le manda el presidente un mensaje subliminal al director de este periódico. Le dice a Carlos Dávila que no se preocupe demasiado por el pleito que le tiene montado la ex vicepresidenta a propósito de su disputado voto, y ello porque la señora tendrá que pagarse a partir de ahora su propio abogado, como el común de los mortales, lo que casi nos garantiza –a él y a sus lectores– el pronto decaimiento de la acción judicial entablada.

Creo que también hay en la crisis ministerial algún mensaje de ganadores y perdedores que tiene que ver con la nueva ministra de Exteriores y cuyos destinatarios son Tomás Gómez y sus simpatizantes, mensaje que, por evidente, no creo que merezca mayor comentario.

No quisiera terminar sin referirme al muy considerado mensaje que les envía el presidente a sus abnegadas ex ministras de Vivienda e Igualdad. “Lo habéis hecho realmente bien” –les dice–, “tan bien que, en señal de reconocimiento voy a sentar el precedente de premiaros con dos Secretarías de Estado”. Se comprende que la admiración que las afectadas sienten por él es realmente incondicional, pues no parece que pueda darse otra explicación a su manera de aceptar algo tan chocante como lo sucedido.

Dejo para el final lo de la nueva ministra de Sanidad. Por mucho que le he dado vueltas a la cabeza no comprendo cuál es el mensaje que quiere enviarse a la sociedad con este nombramiento. Un amigo me dice que es el de la promoción de la excelencia, aunque yo, por más que lo pienso –con toda la prudencia de género que exige el caso–, no acabo de verlo del todo claro.

*Óscar Eimil es registrador de la propiedad y miembro del consejo asesor del Partido Popular de Andalucía.

Exigencias en tiempo electoral
JUAN VELARDE FUERTES ABC 1 Noviembre 2010

Se ha entrado en tiempo electoral y conviene señalar algunas cosas para orientar a la opinión pública. En este sentido el gran reto que se alza ante la economía española parece claro que es doble. Por una parte se encuentra el financiero. Nos hemos endeudado en el exterior de modo colosal; nuestras entidades crediticias tienen serios problemas ante el futuro, por encontrarnos en el conjunto de un área monetaria exigente como es la del euro; finalmente, el sector público, en parte notable como consecuencia de lo que el profesor Carlos Monasterio califica con justeza como «el laberinto de la Hacienda Autonómica», y en parte porque ha desoído los mensajes del profesor Lagares acerca de cómo reconstruir el sistema tributario, sigue alcanzando marcas jamás logradas en el déficit del conjunto del sector público. Todo esto exige una acción contundente, porque lo que arriesgamos es la posibilidad de crear desconfianza en los mercados financieros y, en cadena, generar una realidad que imposibilite nuestra permanencia en la Eurozona. La catástrofe que supondría el abandonarla, no es para contado. Tienen actualidad palpable aquellos párrafos del mensaje de la Corona, leídos por la Reina Regente, María Cristina de Habsburgo, al inaugurarse las tareas parlamentarias el 5 de abril de 1893: «El duradero desarrollo de la Hacienda silenciosamente conduce también a humillaciones irresistibles y vergonzosas». Lo preocupante es lo que señalaba el 18 de octubre de 2010 Lorenzo Bernaldo de Quirós en su excelente trabajo «Los presupuestos para 2011 y las perspectivas de la economía española» editado por la consultora Freemarket: el proyecto presupuestario actual «no ofrece una imagen real y contrastable de la situación y de las perspectivas de las finanzas públicas españolas... Por ello no ayuda a mejorar la percepción de España en los mercados financieros».

Pero, por otro lado, está otro reto. Lo acaba de exponer de manera muy clara Josep Piqué, en sus declaraciones a Calor Humanes y Rafael Alva, que aparecen en «Bolsa», tercer trimestre 2010, al indicar que, para España, es evidente que «hay que recortar el endeudamiento público. El sector privado ya se está desempalancando. Existían unas deudas altísimas. Pero además, el equilibrio macroeconómico es una condición necesaria pero no suficiente: hay que recupera la competitividad de nuestra economía desde un punto de vista global». Ese problema de la competitividad lo vemos reflejado continuamente, al encontrarnos en la Unión Europea, en forma de un considerable déficit comercial. En los doce meses que concluyen en julio de 2010, éste alcanzaba la suma de 73.700 millones de dólares. Este dato es un síntoma, precisamente, de que nuestro aparato productivo no funcione como debiera.

D Una prueba la tenemos en el libro de Matilde Mas Ivars y Juan Carlos Robledo Domínguez, «Productividad. Una perspectiva internacional y sectorial» (Fundación BBVA. IVIE, 2010). En la UE-15, en el periodo 1995-2009, el coste laboral unitario de España que indica el coste medio del trabajo utilizado en la obtención de una unidad del producto generado en la economía creció en un 2,67%; la media de la UE-15 fue del 0,83%, y la magnitud de España coloca a nuestro país en el puesto undécimo, sólo en mejores condiciones de coste por este motivo que Dinamarca, Grecia, Portugal y el Reino Unido. Naturalmente, también aquí aparece el funcionamiento del mercado de trabajo. Por eso tenía toda la razón el premio Nobel de Economía Robert E. Lucas, en sus declaraciones a Yolanda Gómez, aparecidas en «ABC» del 23 de octubre de 2010, al señalar que la condición para progresar era —uno más en sostenerlo— en primer lugar flexibilizar «el mercado laboral». Pero también es obligado alterar la política energética, entre otras cosas liquidando el absurdo «parón nuclear» que nos oprime desde 1982.

Pero en la realidad autonómica hay algo más que el laberinto de que habla el profesor Monasterio. Linde de Castro ha dicho, con toda la razón que «no parece exagerado afirmar que las regulaciones de las comunidades autónomas en las cuestiones en las que tienen atribuidas por la Constitución «competencia exclusiva», han llevado a la aparición de obstáculos a la unidad del mercado español, que no existían antes del proceso autonómico». Afortunadamente, creo que la Constitución ofrece bases para salir de esa situación. También, precisamente para impulsar la economía, es preciso alterar todo el mecanismo educativo. Hay que tener muy en cuenta lo que acaba de señalar Xavier Sala i Martin en sus declaraciones a Teresa Sánchez-Vicente, que aparecen en «ABC» del 23 de octubre de 2010, al decir que en educación «lo que tenemos que hacer es buscar la excelencia. Si no se hace, vamos a tener un país

poco competitivo, con falta de iniciativa e infeliz». El mal camino se acentuó al derogar en 2004 la ley de Calidad de la Enseñanza.
¿Y cómo no alterar el marco institucional, liberalizando multitud de mercados? Es preciso recordar aquello de Flores de Lemus escrito en 1929 y que hoy aún se ratifica más: «El progreso económico realizado en el mundo desde el último tercio del siglo XVIII es inmensamente más grande que el de toda la historia anterior de la humanidad. Ese colosal avance se debe, en lo fundamental, al establecimiento de organizaciones económico-políticas basadas en la libérrima iniciativa de los empresarios... (que) se encoge y cohíbe si ha de (someterlas)... a instancias burocráticas o semiburocráticas».
Así que los ciudadanos creo que tienen claro hacia dónde debemos impulsar la acción de los políticos.

Juegos de género
Algún día la risa se nos congelará en la boca, en un rictus de horror. Para entonces, ya será demasiado tarde
JUAN MANUEL DE PRADA ABC 1 Noviembre 2010

COMO todos los totalitarismos que en el mundo han sido, la aspiración primordial de la ideología de género es completar una ingeniería social; esto es, disolver los vínculos naturales que forman el tejido social para, una vez convertido ese tejido en una suerte de papilla informe, sustituir tales vínculos por creaciones artificiosas que conviertan a las personas en lacayos del poder establecido. En su proceso de deconstrucción social, la ideología de género propugna que no existen ni el sexo ni la diferencia sexual como realidades innatas al ser humano; y que sólo existen «géneros», es decir, roles adquiridos, producto de una determinada práctica social.

Para cambiar tales roles, la ideología de género ha declarado batalla sin cuartel a la institución familiar, que considera el último bastión de resistencia en su programa de ingeniería social. Y, aplicando el esquema de la lucha de clases marxista a las relaciones familiares, las presenta como relaciones conflictivas: así, el amor entre los esposos se convierte en relación de dominio, en la que florecen todo tipo de violencias y alienaciones; y, una vez convertida la vida de pareja en campo de Agramante, se pueden desarrollar «políticas de igualdad» que finjan poner coto a las violencias en el ámbito familiar (cuando lo que en realidad pretenden es engendrar dichas violencias), a la vez que «salvan» a los hijos, otorgando al Estado un falso título de legitimidad para encargarse de su educación. Así, la ideología de género se asegura el adoctrinamiento de la sociedad desde la propia infancia.

La obsesión de la ideología de género por la sexualidad de los niños es comprensible. Puesto que la diferencia sexual se considera una «alienación» impuesta desde instancias sociales represoras, el objetivo primordial debe ser combatir todo lo que perpetúa tal «alienación». Para acabar con la diferencia sexual entre hombres y mujeres, es preciso que el sexo de conciba no como algo determinado por el nacimiento, sino como una suerte de «asignatura de libre configuración», que cada quisque elige, según la «orientación sexual» que en cada momento de su vida le pete. Así, convirtiendo la práctica sexual en una actividad meramente lúdica, se construye una nueva utopía de hedonismo que preconiza la consecución de la felicidad a través de la exaltación del deseo sexual, sin límite moral, legal o corporal alguno. Chesterton la vislumbró hace casi un siglo, cuando auguró que no tardaría en proclamarse una nueva religión que, a la vez que exaltase la lujuria, prohibiese la fecundidad. Tal religión ya ha sido instaurada; y toda la panoplia legal desplegada en los últimos tiempos —reconfiguración de la institución matrimonial, consagración del llamado «derecho a la salud reproductiva y sexual», educación para la ciudadanía y demás flores pútridas de la ideología de género— no tiene otro afán sino otorgar cobertura jurídica a una revolución ideológica que trata de cambiar radicalmente la sociedad, moldeando la esfera interior de las personas.

En esta estrategia revolucionaria debe enmarcarse esta nueva pretensión de controlar el recreo de los niños en las escuelas, mediante el establecimiento de centinelas de género que vigilen los «protocolos de juego» y transmitan «los valores y principios adecuados». Pura y dura ingeniería social que podemos despachar con cuatro risas y cuatro bromas chuscas; pero algún día, no tardando mucho, la risa se nos congelará en la boca, en un rictus de horror. Para entonces, ya será demasiado tarde.

No ponga que fui ministro, por favor
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 1 Noviembre 2010

Al paso que vamos, y que lleva este presidente nuestro que amenaza con convertir en chatarra todo lo que toca, como un pésimo aprendiz de brujo al que la piedra filosofal le sale por la culata, cualquier día de estos, que es casi ya, va a haber quien se avergüence de haber ocupado el cargo que otros luego han ocupado. O sea, que haber sido ministro ... o ministra, para caer de lleno en la estupidez lingüista imperante, empiece a ser cosa no de orgullo sino de desdoro dado el pelaje y bagaje de algunos que crecientemente lo están siendo. Vamos que a la hora de redactar alguna biografía de méritos y al intentar ponerles “y desde el año tal al tal, ministro del Gobierno de España” repliquen, como picados por una avispa:

.- No. Por favor, eso mejor lo deja.

Porque ser ministro ha dejado de ser lo que era. Que era siempre cosa de mucha cartera y de campanillas. Se suponía que si llegabas, fuera quien fuera quien te hiciera, Suárez, Calvo Sotelo, Felipe o Aznar, era por ser algo y alguien. Porque, al margen de ideologías y otras hierbas, en lo tuyo destacabas y para la cosa valías. Esto era así hasta con Franco, que fuera por general y hasta muy tremendo y muy bestia, o por tecnócrata muy López, pues se suponía, que si , que fascista claro y mejor ser un trecho largo pero hasta en ello había clases. Facha por supuesto, pero de un nivel y una relevancia.

Pues ya ven ahora quienes llegan y han llegado a ministros... y ministras ( y conste que no lo digo por Rubalcaba o Jáuregui, que defectos tendrán, pero no el de tontos) con que méritos, con que bagaje y con que nivel y preparación para el cargo que han de desempeñar. Si bajamos el escalón y vamos a los ministrillos autonómicos y otros cargos públicos la cosa se hace ya de salir huyendo. Pero despavoridos, vamos. Para que encima nuestra casta política se queje de que están muy mal valorados y que el pueblo los considere uno de los máximos problemas nacionales. ¿Pero que otra cosa podemos considerar a esas enredaderas partidistas que proliferan en todos los partidos y trepan y acaban asfixiando el árbol al que se agarran?.

No quiere esto decir, ni por lo más remoto, que haga falta ser el empollón número uno, ni tener tres carreras y el primero de su oposición a la abogacía del Estado. Para nada. Gentes autodidactas, porque no han tenido los posibles que otros, esforzadas e inteligentes, son ejemplo magnífico de lo contrario en muchas esferas de la vida.

Es otra cosa de la que aquí se habla. Es de que gentes sin mérito en nada, sin otro bagaje que haber sabido ascender en la privanza y los escalones del partido, ocupen hoy este cargo, mañana el otro y así hasta que de propina obtengan la pensión del siglo y el puesto vitalicio soñado. Que les den cartera de ministro de lo que no saben ni papa porque excepto de consignas y trepar no saben ni papa de absolutamente nada. Y son ministros...y ministras.

Así que entendería a quienes lo fueron por sus méritos que se puedan resistir a ponerlo en el CV. Porque con el pelaje de muchos de los que están ocupando las carteras es ya como para no alardear de ello. “¡Quite, quite, lo de ministro eso no lo ponga, hombre, que me hunde en la miseria y ya no hay quien me contrate en la privada!”

Al ministro del paro le acojonan las cifras, no las mirará.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 1 Noviembre 2010

Pero que no se ha cortado un pelo el nuevo colocado en el gobierno por los sindicatos de clase cebados con nuestra pasta, llega el hombre al cargo de ministro del paro y declara que andar mirando las cifras de parados le acojona, que eso le condiciona para todo el día y como él no quiere verse condicionado y menos andar acojonaito toda la jornada, pues ha prometido que no mirará las cifras del paro tan perniciosas para su paz espiritual.

Si ZP fuese alguien, debería coger a Valeriano por sus valores y ponerlo en la puerta del consejo de ministros, menudo morro tiene el colega. Pero al menos ha tenido la cordura de explicar el porqué de sus declaraciones respecto a su decisión de no querer saber de parados y menos de su número. Este sindicalista de ideas claras quiere vivir alejado de presiones y constreñimientos para poder tener todas sus capacidades dedicadas a una gran labor, proporcionar más apoyo institucional a los sindicatos de clase alta.

Lo de apoyo institucional debe entenderse como mayor liberalidad gubernamental a la hora de soltarles la pasta a los clasistas sindicales que andan apurados y solo pueden visitar los restaurantes de ocho tenedores y nueve cucharas 8 días a la semana, y para eso, don Valeriano necesita mucha concentración, porque por desgracia la pasta no abunda y hay que buscarla. Estoy seguro que Valeriano conseguirá sacar de algún lado cien milloncejos de euros más para CCOO y UGT que se lo merecen y él tiene redaños suficientes para proporcionar al apoyo institucional que tanto les falta a ambas organizaciones.

El mayor mérito de este hombre para acceder al alto puesto que tiene fue participar en la manifa contra ZP y su patada en los desvelos de funcionarios y pensionistas, algo que requería una urgente explicación cosa que no ha tardado en pergeñar don Valeriano. Como ha aprendido rápidamente que estando en el gobierno ZP puede mentir a placer y tratarnos como imbéciles dice que sí, que fue a la manifa contra la reforma laboral para mostrar su apoyo a los sindicatos que la organizaban contra la reforma laboral pero que él no estaba allí para oponerse a dicha reforma.

Esa prueba de sinvergonzonería tal vez le libre de la patada de Rubalcaba en su clasista antifonario sindicalizado. Solo le veo una pega a este hombre, ya que si tanto le acojonan las cifras del paro, si tanto le impiden trabajar, no sé porqué ha decidido mirarlas una vez a la semana, debería liarse la manta a la cabeza y mirarlas tan solo los 29 de febrero y ya estaría bien.

Ya tenemos otro sinvergüenza con clase en el gobierno, felicidades.

Un premio bien merecido
Luis del Pino Libertad Digital 1 Noviembre 2010

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 31/10/2010

Permítanme decirles que hoy estamos de enhorabuena en esta casa.

Ayer se celebró la gala de entrega de los premios de la Academia de la Radio y el programa que dirige Federico Jiménez Losantos - "Es la mañana" - resultó galardonado con el título de "Mejor magacín de la radio española". Teniendo en cuenta que el premio se decide por votación popular entre los oyentes de todas las radios, este galardón constituye un doble honor para todos los que tenemos la suerte de trabajar en esta cadena.

En su discurso de recogida del premio, Federico hizo referencia a eso que se ha dado en llamar "el milagro de esRadio". Porque un milagro es, en efecto, que esta cadena pudiera nacer en un periodo de tiempo tan breve y que el buen hacer de todos sus profesionales haya conseguido que contáramos, en nuestro primer aniversario, con cuatro nominaciones y, finalmente, con el más prestigioso de los trofeos.

Para quien no trabaja aquí, para quien no escucha esta cadena, le resulta muy difícil explicarse ese milagro de esRadio. Nadie hubiera dado un duro en julio del año pasado porque fuéramos capaces de poner en marcha una radio en sólo siete semanas y porque pudiéramos consolidarla como una cadena de referencia a nivel nacional en cuestión de pocos meses.

Y, sin embargo, se hizo. Se hizo con la ayuda de muchas personas, encabezadas por Javier Somalo, Javier Rubio, Dieter Brandau, Luis Rodríguez y Alberto Recarte. Y la razón de que se hiciera se llama Federico Jiménez Losantos. Porque todas las personas que trabajamos aquí somos conscientes de que esRadio es algo más, mucho más, que una simple empresa. Somos conscientes de que tenemos que intentar todos los días - desde los micrófonos de la radio, desde las páginas de Internet, desde las cámaras de televisión - mejorar un poquito, en la medida de nuestras fuerzas, este querido país en el que nos ha tocado en suerte vivir.

Yo conocí a Federico Jiménez Losantos hace ahora cinco años, cuando comencé a colaborar con Libertad Digital y con Cope. Y les puedo asegurar una cosa: en todo este tiempo, jamás he visto a Federico anteponer sus intereses personales a la defensa de las causas que él consideraba justas. Es más: a lo largo de todo este tiempo le he visto en numerosas ocasiones adoptar decisiones claramente lesivas para él, simplemente por mantener la coherencia y por situarse del lado de aquellos que necesitaban su ayuda.

Federico lleva toda su vida luchando por aquello que él piensa que es justo. Mientras que tantas personas se las arreglan siempre para estar con el poder, lo ostente quien lo ostente, si algo caracteriza la trayectoria vital de Federico es que siempre se las ha arreglado para estar en la oposición, denunciando los abusos en que el poder incurre y las injusticias que el poder comete.

Hubiera sido muy fácil para él dar la espalda a las víctimas del terrorismo, olvidarse de reclamar la verdad del 11-M y situarse en el terreno de lo políticamente correcto. Si hubiera hecho eso, se habría ahorrado querellas, sinsabores y disgustos, nadie hubiera emprendido contra él operaciones de acoso y derribo y probablemente le luciría mucho más el pelo.

Pero entonces, por supuesto, Federico y esRadio no serían, como son ahora, una referencia para tantos cientos de miles de oyentes, que encuentran cada mañana una voz coherente que aporta algo de lucidez al cúmulo de despropósitos en que se ha convertido la política española.

Federico constituye hoy una auténtica referencia moral para aquellos que creen en la Justicia y en la Libertad. Lo cual indica, por supuesto, que nuestras instituciones están profundamente enfermas: cuando los periodistas se convierten en referencias morales es porque las instituciones y los partidos no están cumpliendo del todo bien con su función.

Es por eso que me parece tan importante el galardón que ayer se otorgó al programa que Federico dirige. Porque con ese galardón se está premiando, por supuesto, a un Federico Jiménez Losantos que lo merece como nadie, al igual que se premia a todos esos excelentes profesionales que forman su equipo y hacen posible el programa y, por extensión, a todos los profesionales de esta cadena. Y con ese premio al mejor magacín de la radio se está también premiando, por supuesto, a ustedes, los oyentes, que han hecho posible que esta cadena exista.

Pero, por encima de todo, ayer se premió también a esas causas a las que Federico Jiménez Losantos ha consagrado su quehacer radiofónico y que han convertido a "Es la mañana" en una esperanza para tanta gente que no se resigna a ver cómo se maltrata en España a la democracia y al estado de derecho: ayer, la Academia de la Radio premió, a través de Federico, a la causa de la Memoria, de la Dignidad, de la Justicia y de la Verdad.

Muchísimas felicidades, Federico. Y gracias por hacer posible que sigamos peleando día a día por la causa de la libertad y que podamos seguir conservando al menos un poquitín de esperanza.

El problema de los medios de masas
Pío Moa Libertad Digital 1 Noviembre 2010

El premio de la Academia de Radio al programa de Federico como el mejor magacín (¿no habrá otra palabra?) de la mañana, no solo es merecido, sino alentador, porque recoge la opinión de radioyentes de todas las emisoras. Es un premio asimismo a un espíritu de resistencia frente al proceso de involución política, es decir, de descomposición de la democracia y la unidad nacional, que Alberto Recarte ha calificado de “Desmoronamiento de España” en un estudio imprescindible, del que habrá que hablar. Y es doblemente merecido y estimulante el premio porque Federico y César han sufrido y siguen sufriendo el ataque insidioso y permanente de los liberticidas, el intento de silenciar unas voces que dicen la verdad y precisamente por decir la verdad, en el ambiente de farsa y corrupción en que ha degenerado la política en España.

En democracia, la opinión pública es esencial. No tiene nada que ver con la “voluntad general” totalitaria de Rousseau, sino que cambia, evoluciona, se forma y se deforma, y puede llegar a hacerse totalitaria. Nunca es única, pues en el seno del pueblo existen opiniones muy diversas, aunque solemos llamar “opinión pública” a la predominante en un período determinado. Se hace totalitaria precisamente cuando se aproxima demasiado a la unidad, cosa admisible solo en casos excepcionales, como la guerra o crisis realmente graves.

La opinión pública se forma, sobre todo, a través de los medios de masas, y este es el gran problema, pues la mayor parte de los existentes hoy en España son en mayor o menor grado antidemocráticos. Hoy, solo dos de ellos, el grupo de Libertad Digital y el de Intereconomía, expresan el descontento y el desconcierto de millones de españoles ante el rumbo involutivo seguido por el país desde la matanza del 11-m. Aquella matanza es todo un símbolo de los gobiernos posteriores, dirigidos por el ignorante y perturbado Rodríguez.

Pero sería un error creer que los medios de comunicación, hoy de confusión en su mayoría, deciden todo. Cada persona consciente de la situación tiene a su alcance la creación de opinión pública, aunque sea en un ámbito restringido. Ha sido tradicional en la derecha una extrema pasividad en este terreno, la tendencia a callarse ante la activa exhibición, a menudo matonesca, de puntos de vista “progres”. Es preciso que muchos aprendan a expresarse de forma clara y convincente, un aprendizaje que da la práctica. O que, en lugar de “quedarse” sin más con los mejores contenidos de LD e Intereconomía, procuren difundirlos al máximo, indidivualmente o creando círculos de difusión. Una militancia real en este sentido puede hacer más que muchos medios de masas.

Historia de una mentira
Carlos Sánchez. El Confidencial 1 Noviembre 2010

Uno de los lugares comunes en el discurso de los gobernantes -ahora le toca el turno a Zapatero- tiene que ver con el diseño de políticas económicas de carácter redistributivo. Es decir, con la puesta en marcha de estrategias de acción políticas destinadas a acercar la cohesión social mediante la lucha contra desigualdad. Unos y otros lo repiten hasta la saciedad, y al final, de tanto manosear este argumento electoralmente eficaz, parece que efectivamente ha triunfado el discurso igualitario. Los pobres son cada vez menos pobres y los ricos, menos ricos. No hay Gobierno que no cacaree de su decidido compromiso con el gasto social.

Sin embargo, la verdad -como decía Gramsci- siempre es revolucionaria, porque lo cierto es que, desde hace algo menos de una década, algo está cambiando en la distribución de la renta. Pero no, por desgracia, en la buena dirección. Todo lo contrario. Lejos de reducirse, las desigualdades vuelven a crecer con fuerza. Y nada indica que se vayan a recuperar anteriores registros a corto o medio plazo.

Se trata, como alguien ha dicho, de un ‘cambio silencioso’ que ha acabado por truncar el proceso de convergencia ocurrido en los años 80 y primeros 90. Pero, en contra de lo que se suele creer, la crisis económica no es la única culpable. El aumento de la desigualdad es fruto de las políticas económicas aplicadas en España desde comienzos de este siglo y hasta el año 2008, último año con cifras representativas. En concreto, desde el año 2001, que marca un hito en términos de cohesión social.

No se trata de un discurso ideológico o meramente teórico, los datos están ahí, pero desgraciadamente no parecen llamar mucho la atención. Al comenzar la década, el 20% más rico tenía una renta equivalente a cinco veces la que poseía el 20% más pobre, pero ahora esa relación ha aumentado hasta 5,5 veces en apenas siete años. O dicho en otros términos, el 20% más pobre posee ahora el 7,2% de la renta, cuando al despuntar el siglo controlaba el 8,2%.

El aumento de la desigualdad es un ‘cambio silencioso’ que ha acabado por truncar el proceso de convergencia ocurrido en los años 80 y primeros 90. Pero la crisis económica no es la única culpable

El profesor Luis Ayala, uno de los sabios de ese país en la materia, ha dejado escrito que el ensanchamiento de la desigualdad tiene que ver con el crecimiento del empleo de bajos salarios y con las altas tasas de paro que existen entre los sustentadores principales del hogar (ver gráfico). O incluso con el hecho de que el porcentaje de familias sin ningún tipo de ingresos haya crecido de forma dramática. O con que el número de hogares con todos sus activos en paro se haya disparado. En concreto, y según la EPA del tercer trimestre, 1,3 millones de hogares tienen a todos sus activos sin trabajo. Mientras que 630.600 hogares no tienen ningún ingreso formal, lo que les obliga a vivir de la caridad o dentro de la economía sumergida. No está clara la influencia de la inflación -lo que algunos llaman el impuesto de los pobres- sobre la desigualdad.

Otro de los factores que ha influido en el aumento de las desigualdades tiene que ver con políticas fiscales que han achatado los tipos impositivos, de modo que la menor recaudación (la presión fiscal individual ha bajado en todos los países de la UE y también en España) reduce la capacidad del Estado para diseñar políticas económicas de carácter redistributivo.

Educación y cohesión social
Al menos, el factor educativo ha contribuido a estrechar las desigualdades sociales, pero sólo de manera parcial. Es cierto que el acceso a los estudios superiores de forma masiva se ha convertido en un factor de redistribución de la renta, pero, dicho esto, la evidencia empírica indica que cuando el ciclo académico acaba el acceso al mercado de trabajo está profundamente desequilibrado por ausencia de igualdad de oportunidades. Dicho en otros términos, los ‘ricos’ tienen más probabilidades que los ‘pobres’ de encontrar un puesto de trabajo. La desigualdad, por lo tanto, no es sólo un factor económico, también social. Y no es sólo un problema que afecta a ricos y pobres: también a las clases medias perjudicadas por un modelo que no favorece la justicia y la movilidad social.

Como diría el clásico, "todos somos iguales, pero unos más que otros". También a la hora de encontrar empleo. Y ni siquiera el Estado cumple ya en ocasiones ese papel equilibrador de antaño. El acceso a la función pública –por el agotamiento de los sistemas de concurso u oposición- se ha convertido en mero amiguismo o simple corporativismo, como demuestra que al mismo tiempo que se congela la oferta pública de empleo, continúa creciendo el número de empleados públicos con promociones internas que impiden la libre concurrencia. A la cosa pública, por decirlo de una manera directa, no llegan los mejores, y eso pasa factura en términos de país. No es casualidad que los países con mayor bienestar en términos de renta -los nórdicos- sean al mismo tiempo los que más han avanzado en cohesión social y en igualdad de oportunidades

En contra de lo que algunos creen, el igualitarismo no es sinónimo de ineficiencia económica. Es verdad, sin embargo, que determinados discursos populistas y pseudo progresistas sólo conducen a igualar por abajo -todos igual de pobres- y no por arriba: todos más ricos. O conducen a lo que Stuart Mill llamaba con acierto mediocridad colectiva. Esa visión es, sin duda, una idea trasnochada que parte de una imagen maniquea de la historia y que habría que erradicar.

La libertad económica no es incompatible -todo lo contrario- con el hecho de que el Estado procure la igualdad de oportunidades. Esa es la labor fundamental de los poderes públicos. Y no las meras funciones de un sereno o de un guardia de trafico.

La tendencia a la baja del gasto social, el crecimiento más lento de las prestaciones estructurales (no sólo las coyunturales vinculadas al ciclo económico) o el distanciamiento entre rentas altas y bajas, explica, igualmente, un fenómeno que la crisis sólo ha intensificado, pero que los especialistas venían observando desde hace años.

Ayala pone un ejemplo que desmonta el discurso de los gobernantes. La cuantía de las pensiones medias respecto del producto interior bruto per cápita no ha dejado de caer desde hace al menos una década. Incluso las pensiones mínimas en relación al PIB per cápita son hoy inferiores a las que había en los primeros años 80.

Como sostenía Rawls, la desigualdad sólo es permisible si hay razones para pensar que su práctica obrará en provecho de todos, incluidos los perjudicados. Pero sólo en esas condiciones, que entrocan directamente con los utilitaristas ingleses.

No parece que estas cuestiones preocupen mucho. El debate nacional se centra en asuntos menores que sólo sirven para entretener a los políticos y a los medios de comunicación en discusiones absurdas, que al final se traducen en un país un poco más pobre. Y no sólo en el terreno económico. Lo cual, dicho sea de paso, es una evidencia.

Nacionalistas, vayan y vean
CARLOS FRANZ El País  1 Noviembre 2010

Los independentistas, soberanistas y gurús de la identidad etnolingüista en España debieran ir a mirar el triunfo de las ideas nacionalistas en América Latina. Verían la pesadilla en que revierten sus sueños.

Los caudillos crearon reinos de taifas a su medida en la América Latina independiente. Resultaron un fracaso

Entre las sinrazones del atraso latinoamericano figura, muy arriba, el nacionalismo. Para dar ejemplos no tenemos que remontarnos a las anarquías centrífugas que siguieron a nuestras independencias. En 1980, en lo peor de la dictadura, cientos de miles de chilenos se congregaban en la Alameda de Santiago a "reparar el orgullo nacional" porque Pinochet tuvo que volverse desde Filipinas cuando su colega, el dictador Marcos, lo desinvitó en pleno vuelo. En abril de 1982, cerca de un millón de argentinos celebraban en la avenida de Mayo a la misma dictadura que llevaba años torturando y arruinando a su país. Sinrazón: la "honra nacional" recuperada con la malhadada incursión a Las Malvinas. En 2003, los nacional-indigenistas bolivianos, liderados por Evo Morales, lograban mantener en el subsuelo el gas que podrían haber vendido a California con tal de que el gasoducto no pasara por Chile. El gas en el suelo y el pueblo en la miseria. El nacionalismo no solo supedita a la razón; también puede más que el hambre. La Constitución mexicana instaura el nacionalismo petrolero, mientras el país avanza como un suicida hacia el agotamiento de sus reservas. Quien visite Cuba reconocerá, si es ecuánime, que tras medio siglo de opresión la dictadura comunista conserva apoyo. El estúpido bloqueo estadounidense justifica una inagotable retórica de guerra y, por ende, al caudillo en el poder. El nacionalismo es fuente de eterna juventud para Fidel. Que el vicio nacionalista une a comunistas y fascistas lo prueba el apoyo entusiasta que Castro ofreció a la Junta Militar Argentina en esa aventura en las Malvinas.

Muchos latinoamericanos, viviendo fuera, hemos actualizado la repulsión por el nacionalismo al comprobar la irrelevancia mundial de nuestras veintitantas naciones desunidas. Reclamar atención para una de ellas es la tarea de Sísifo... Con un agravante: la piedra que con tanto esfuerzo alzamos y se nos cae, es apenas una canica. Si hartos de levantarla lanzamos nuestra piedrita contra la indiferencia extranjera, esta no produce más ondas que un guijarro en un estanque.

Parece increíble que, ante esa evidencia patente y cercana, los caciques de los nacionalismos periféricos, en España, aspiren a similar irrelevancia. Nuestras castas criollas, en las ex colonias, mantuvieron capturadas a sus clientelas locales fantaseando nuevos nacionalismos que reemplazaran al hispano. Tuvieron éxito, legándonos un continente de oportunidades perdidas. Hoy, en España, vemos caudillos regionales esmerados en la hazaña de volver a los Reinos de Taifas. Y así disminuir la unidad de un Estado que, aun con el tamaño presente, tiene problemas para influir en un mundo globalizado. Mientras tanto, destruyen sus tierras y costas, supuestamente veneradas, con un urbanismo salvaje.

ETA rompió su penúltima "tregua" en 2006 matando a dos ecuatorianos. Hubo una paradoja absurda en esos hechos trágicos. Los nacionalistas violentos, en su afán por inventarse un pequeño Estado, asesinaron a dos emigrantes escapados de los fracasos de una pequeña nación. Un país, como otros en Latinoamérica, entristecido por nacionalistas seguros de que amar a su patria consiste en odiar la de sus tres vecinos.

A falta de grandes diferencias religiosas, lingüísticas o étnicas, nuestros caciques criollos inventaron diversidades del alma, esenciales, líricas. Justificando la geografía política que cuadraba a sus intereses, crearon fronteras ficticias que pronto fueron legales. Una buena historia de nuestra literatura debiera partir por esa narrativa fantástica que es el constitucionalismo latinoamericano.

Un talento literario semejante aflora en los mudables estatutos autonómicos españoles. Leo preámbulos que sugieren esencias ancestrales, indecisas entre el misticismo y el folclor. El lirismo jurídico, a más de cursi, siempre resulta sospechoso. Así como en los vacíos de poder campan los oportunistas, en los vacíos de ideas comercian los traficantes de instintos básicos.

Nostálgico del boom literario latinoamericano, cuando hace seis años vine a vivir a España pensé instalarme en Barcelona. Ayudó a desengañarme un funcionario. Lo ofendió que a mí me asombrara saber que mi hija pequeña solo tendría unas tres horas de castellano, en el colegio. ¿No habrá una alternativa mixta, más suave, para una niñita que habla una mescolanza de chileno e inglés?, me atreví a preguntar. "Búsquese un colegio privado", me respondió. Me habría sido más fácil escolarizarla en español en Florida, Estados Unidos.

Los latinoamericanos sabemos lo bastante de leyes arbitrarias como para oler una de lejos. No es extraño que Barcelona ya no sea la capital literaria de Latinoamérica que una vez fue.

El sueño de los nacionalismos criollos engendró al monstruo de nuestras decepciones. Atraso, caudillismo, odios y egoísmos vecinales, guerras cabales o larvadas; mucha fiesta local, y ningún peso mundial. Naciones orgullosas y pueblos infelices. Un latinoamericano sensible tiene buenos motivos para detestar al nacionalismo. Y para angustiarse cuando lo ve medrar, de nuevo, en España. Nacionalistas, vayan y vean.

Carlos Franz es escritor chileno. Su libro más reciente es La prisionera (Alfaguara).

La protesta de El Aaiún y las responsabilidades gallegas
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 1 Noviembre 2010

España está conmocionada con el asesinato de un niño saharaui por el Ejército marroquí. ¿Tiene que ver esto con Galicia? Más de lo que parece.

Ese niño llevaba provisiones a su familia que está en el “campamento de protesta” que la población saharaui ha levantado en las cercanías de El Aaiún, capital del Sahara Occidental ocupado ilegalmente por Marruecos.

Los saharauis protestan porque, pese a vivir en un territorio con riquezas extraordinarias (fundamentalmente, fosfatos y pesca), viven en la miseria. ¿Qué se hace entonces con esas riquezas? La respuesta es que son expoliadas por Marruecos, que además aprovecha para colonizar así el territorio. Todo ello con la complicidad de algunos Estados y empresas extranjeras. Y ahí encontramos el papel, lamentable, de algunos gallegos.

Los fosfatos se extraen por una empresa de la familia del rey, pero no se podrían explotar sin empresas dispuestas a comprar ese mineral expoliado. Entre ellas, una española, FMC Foret, con sede en Barcelona.

La pesca, por su parte, se explota por flotas extranjeras y por marroquíes que colonizan el territorio. La flota española, mayormente gallega, participa en la explotación de la pesca saharaui merced al acuerdo pesquero de 2006 entre Marruecos y la UE. Un acuerdo que los servicios jurídicos del Parlamento Europeo han considerado ilegal porque, entre otras cosas, no atribuye a sus legítimos dueños saharauis ni un céntimo de los millones que paga la UE a Marruecos para pescar en el Sahara. Ese acuerdo se ha firmado y se mantiene en vigor merced al esfuerzo, que no me parece motivo de orgullo, de políticos gallegos del PSOE y del PP: la entonces ministra Elena Espinosa o la actual eurodiputada Carmen Fraga, entre otros.

Eso no es todo. También se lucran con esa pesca conserveras que se han establecido en el territorio ocupado y compran el pescado que expolian los marroquíes, entre las que destaca la conservera Damsa (co-propiedad de Jealsa/Rianxeira) que abrió en El Aaiún una fábrica en la que sólo uno de cada siete empleados son saharauis, pese a que más del 45% de los saharauis están en el paro. Los acontecimientos de El Aaiún creo que son una desgracia. Pero también son una oportunidad: la oportunidad de que Jesús Alonso demuestre que es un empresario con convicciones éticas. Y que puede mostrar su compromiso con Galicia cerrando una fábrica en un territorio ocupado ilegalmente empleando a colonos y realizando esa producción en Galicia, creando más empleos aquí.

Otra empresa gallega, la conservera Calvo, también abrió una fábrica en El Aaiún. Pero al ser informada de la inmoralidad de ese negocio la cerró. Creo que es el camino a seguir.

NOTA:
Este artículo se publicó en el diario ABC, en su edición de Galicia, el día 30 de octubre de 2010.

Medios oficiales marroquíes inventan la muerte de un joven en Melilla
La Delegación del Gobierno en Melilla desmintió ayer que se produjera algún fallecido entre los manifestantes, que a lo largo de los últimos días, han participado en las protestas en distintos barrios periféricos de la ciudad, especialmente en la Cañada de Hidum.
La Razón 1 Noviembre 2010

Melilla- El viernes por la noche, medios de comunicación marroquíes anunciaron, sin citar fuentes precisas, que Younes, un joven musulmán melillense, había muerto después de recibir el impacto de una bala de goma disparada por la Policía española.

Según informó ayer a EFE un portavoz de la Delegación del Gobierno, entre los manifestantes sólo se registraron heridos «de carácter leve» y sólo hubo en los disturbios un herido de cierta consideración, un policía que recibió el impacto de una piedra en el rostro. La falsa noticia también ha sido desmentida por el Ministerio del Interior, la Delegación del Gobierno y el presidente de la ciudad, Juan José Imbroda.

La información de la muerte de Younes y su difusión es una invención que, según fuentes diplomáticas españolas e intelectuales saharauis, podría intentar crear un paralelismo entre Melilla y el Sáhara, en un momento en el que Marruecos se enfrenta a la mayor protesta desde que España entregara el territorio al país vecino en 1975. La noticia coincide, en todo caso, con la real del joven saharaui Nayem Elgarhi, muerto por los disparos militares marroquíes el domingo pasado, lo que ha provocado que se acrecienten las sospechas de que pueda haber alguna relación.

La jornada de protestas de ayer, quinto día de reivindicaciones, se desarrolló sin incidentes tras la reunión mantenida por el delegado del Gobierno, Gregorio Escobar, con representantes de los manifestantes.

EL SECTOR PRIVADO PIERDE 1,7 MILLONES
Los políticos colocan a más de 300.000 personas en plena crisis económica
La clase política aprovecha la crisis para aumentar el empleo público. Las administraciones engordan sus plantillas en más de 300.000 personas desde 2007, mientras que el sector privado pierde casi 1,7 millones de puestos de trabajo. Tan sólo las CCAA han fichado a 217.000 personas.
M. Llamas / J.C. Barba Libertad Digital 1 Noviembre 2010

El sector público ha seguido creciendo a todo ritmo pese a que la economía nacional está experimentando la mayor crisis de las últimas décadas. Y es que el número de empleados públicos no ha dejado de aumentar y, de hecho, se ha disparado desde el inicio de la crisis (2007).

Sin ir más lejos, la úlitma Encuesta de Población Activa (EPA) constata dicha tendencia. La tasa deparo bajó del 20,1% al 19,8% (70.800 desempleados menos) pero, una vez más, fue el sector público el principal artífice de la creación de empleo.

Así, tal y como señala la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett), las distintas administraciones contrataron a 90.300 asalariados, tanto indefinidos (29.200) como temporales (61.200), en el tercer trimestre respecto a los tres meses previos.

Por el contrario, el sector privado apenas creó 2.500 puestos de trabajo durante el período estival. Por sectores, agricultura, industria y construcción destruyeron 74.100 empleos, siendo la agricultura la responsable del 32,6%, la construcción del 42,6% y la industria del 24,7%. Tan sólo el sector servicios logró crear empleo. En concreto, 144.000 puestos de trabajo en el tercer trimestre.

De este modo, el análisis de los datos muestra que la caída del paro es meramente coyuntural, ya que se debe al aumento del empleo público y al repunte estacional del sector servicios como consecuencia de la campaña veraniega. De ahí, precisamente, que la tendencia del desempleo en España siga siendo alcista.

De hecho, una vez corregido el efecto transitorio que provoca el verano en la creación de empleo (datos desestacionalizados), la EPA muestra que el paro, no sólo bajó, sino que subió dos décimas, hasta el 20,2% en el tercer trimestre. Por su parte, Eurostat (oficina estadística de la UE) eleva esta tasa hasta el 20,8% en septiembre, seis décimas más que el pasado junio (20,2%).

En definitiva, mientras que el sector privado creó 2.500 empleos entre julio y septiembre, el sector público contrató a 90.300 personas, elevando aún más el gasto público pese al compromiso de "austeridad" que pregona el Gobierno desde el pasado mayo. Pero las cifras aún son más llamativas si se amplía el período de análisis.

Desde que el PIB comenzó a registrar tasas negativas (tercer trimestre de 2007), el sector privado ha destruido más de 1,65 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, la recesión en nada ha afectado a la actividad de la administración pública ya que, lejos de ajustarse, se ha disparado durante la crisis.

En la actualidad, el sector público cuenta con un total de 3.175.900 asalariados. Su número ha aumentado en algo más de 300.000 personas desde 2007 (un 10,5% más), aunque el crecimiento de plantillas se ha concentrado, sobre todo, en comunidades autónomas y ayuntamientos (pinchar en las imágenes para ampliar):

La Administración Central aumentó el número de empleados un 6% (30.600 personas).

La Seguridad Social redujo 9.800 empleos.

Las Empresas Públicas aumentaron sus plantillas un 5% (7.300).

Ayuntamientos y Diputaciones un 9,6% (58.700).

Las Autonomías nada más y nada menos que un 14% (217.200).

En total, algo más de 300.000 empleados públicos, un aumento del 10,5% en plena crisis económica. Por último, la perspectiva histórica arroja, si cabe, más luz sobre este ámbito: España contaba en 1976 con 1.374.000 personas que cobraban del sector público; en 2010, esta cifra ya asciende a 3.175.000.

Es decir, en tres décadas el número de empleados públicos ha crecido más de un 125%, un porcentaje tres veces superior al del sector privado. Las autonomías y el personal no funcionario (contratados) son los mayores responsables.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Por amor a la Justicia
Regina Otaola www.gaceta.es 1 Noviembre 2010

Dentro de cinco días estaré junto a miles de personas en la Plaza de Colón para decir alto y claro que en nuestro nombre no se negocia con los terroristas “porque somos ciudadanos que amamos a nuestro país sin dejar de amar la Justicia”, frase leída a Fernando García de Cortázar que resume certeramente por qué hay que estar este sábado 6 de noviembre en Madrid.

Todos los que allí estemos y otros muchos que no podrán asistir por diversas razones (el viaje del Papa a Barcelona por ejemplo) creemos a pie juntillas que la democracia, que el Estado de derecho pueden vencer el terrorismo.

Como estamos tan convencidos de ello y como creemos que la Justicia debe imperar en toda situación, ejercemos nuestro derecho de ciudadanos para manifestarnos en contra de la claudicación de ese mismo Estado de derecho que defendemos y por el que han muerto casi un millar de personas inocentes y otras miles han quedado con graves heridas físicas y psíquicas.

Víctimas que, a pesar de su dolor desgarrador, jamás han osado tomar el camino más corto, el del ojo por ojo, sino que han confiado en la Justicia y quieren seguir confiando para que los asesinos sean juzgados, condenados y encarcelados. Sin embargo hay otros, como el propio Zapatero, que no creen en la posibilidad de la derrota de ETA y por tanto estamos siendo testigos (por eso a ninguno de nosotros nos llamarán a testificar en lo de Otegi) de una serie de hechos que demuestran esa poca confianza.

Por ejemplo las excarcelaciones de etarras con vanos y esperpénticos pretextos; declaraciones de miembros del Gobierno diciendo que ETA se acabará pronto, sin dar razones aparentes; conversaciones con el Partido Socialista que salen a la luz después de haber sido negadas por activa y por pasiva (a esto en román paladino se le llama mentir, de forma que tenemos, aunque no nos lo merezcamos un Gobierno que miente compulsivamente); palabras del propio Rubalcaba diciendo que “hace tiempo que en ETA está cambiando algo” cuando en ETA no cambia nada, a lo sumo el lugar donde guardan las armas.

Todo ello y más, aderezado con la manida frase de que ETA está más débil que nunca y que Batasuna se ha dado cuenta de que la política sin violencia es el camino. Nos quieren hacer creer que existe una ETA buena y una ETA mala y se habla a varias bandas, incluido el PNV, de la “normalización política”, es decir: de la negociación; de la vuelta de ETA a las instituciones democráticas… de la vuelta atrás sin solución de continuidad.

Como queremos la Justicia estamos preocupados y por tanto nos ocupamos ahora, antes de que sea tarde (que lo será cuando accedan blanqueados a los ayuntamientos y a las juntas generales), de decir claramente que el rey va desnudo, que este Gobierno nos está mintiendo pero que no nos dejamos engañar ni manipular y seguiremos ejerciendo nuestra responsabilidad de ciudadanos libres para que la dignidad, memoria y justicia sean una realidad y no unos conceptos torticeramente manipulados como coartada moral del Gobierno.

¿Cuánto sabe Rajoy sobre la negociación con ETA?
EDITORIAL Libertad Digital 1 Noviembre 2010

Si algo ha caracterizado al mejor PP, el de Aznar y el de los primeros cuatro años de Rajoy en la oposición, ha sido sin duda alguna su clara política antiterrorista: nada fuera de la ley, todo dentro de ella. Si el PSOE sólo ha sabido tratar a ETA violentando la legalidad –ya fuera con los GAL o con el proceso de rendición de la pasada legislatura– el PP siempre tuvo claro que era imprescindible emplear todos los instrumentos políticos, policiales, jurídicos y sociales para combatir a la banda terrorista.

Se trataba de deslegitimar dentro y fuera de nuestras fronteras al nacionalismo, ideología rupturista y cainita de cuya radicalización emergió y se nutre ETA; de mejorar la eficacia policial a la hora de prevenir los atentados y capturar a los criminales, lo que incluía la colaboración con las fuerzas de seguridad de otros países; de mejorar la legislación para que las sanciones a los terroristas fueran merecedoras de tal nombre; y de movilizar a toda la sociedad para arrinconar y marginar a los etarras y a quienes los apoyan.

El PSOE dinamitó a partir de 2004 esta exitosa estrategia, con la que se había logrado poner a ETA contra las cuerdas. Los socialistas les entregaron a los asesinos el balón de oxígeno de la negociación, esto es, la esperanza de obtener un rédito político por su actividad criminal. El PP se opuso desde el comienzo a esta infame política y no dudó en sumarse a la rebelión cívica liderada por las asociaciones de víctimas del terrorismo. Gracias a ello, el PSOE no fue capaz de liquidar lo suficientemente rápido el Estado de derecho y no pudo entregarle a la banda todo lo que ésta exigía.

Hoy nos encontramos en una situación muy parecida a la de esos negros años de 2005 y 2006. Los socialistas niegan que estén negociando con ETA, la banda terrorista ha declarado una tregua-trampa, jueces y fiscales se ven presionados por el poder político para que ensucien sus togas en el polvo del camino, y los medios afines al Ejecutivo se dedican a lavar la imagen de una parte del entramado de ETA –convirtiéndolos en hombres de paz– para permitir que Batasuna o sus partidos pantallas sigan en las instituciones.

Sólo hay un factor que cambia –y para peor– con respecto a la primera paz sucia de Zapatero: la postura del Partido Popular. De momento el PP continúa amenazando con romper el consenso en política antiterrorista y con dejar de sostener al Gobierno vasco en caso de que Batasuna pueda presentarse a las próximas elecciones. Sin embargo, hasta que ese momento llegue, los populares observan impasibles cómo se van colocando todas las piezas para consumar la traición a las víctimas y al conjunto de los españoles.

Dice Rajoy que se siente informado sobre ETA, en cuyo caso caben tres hipótesis: o que apoya el proceso de rendición ante la banda, o que Zapatero ha engañado a Rajoy, o que Rajoy quiere engañar a los españoles. En cualquiera de los tres casos –todos ellos bastante compatibles con la oposición de nula intensidad que Arriola aconseja– los motivos para apoyar el Partido Popular se reducen de manera muy considerable.

El próximo sábado 6 de noviembre las asociaciones de víctimas Voces contra el Terrorismo y Verde Esperanza han convocado a la ciudadanía para rebelarse contra la negociación del Gobierno con ETA. Rajoy tiene una ocasión para redimirse. Tal vez la última.

Truco o trato
Crecen los indicios de que alguien está jugando al «truco o trato» con los fundamentos de la política antiterrorista
IGNACIO CAMACHO ABC 1 Noviembre 2010

LA atmósfera política en torno al terrorismo vasco se ha contagiado este año del ritual carnavalesco de Halloween, la fiesta anglosajona que empieza a suplantar en España a la tradicional liturgia de los difuntos. Abundan los disfraces más o menos siniestros, los sobrentendidos, las ocultaciones y los tejemanejes alrededor de una expectativa cada vez más explícita. Bajo el aspecto de una relativa normalidad laten indicios de que nada es lo que parece; la sospecha de tanteos y negociaciones conduce a la ineludible sensación de que alguien está jugando con cierta frivolidad al «truco o trato» en asuntos fundamentales. O más exactamente, la impresión de que se está gestando un trato con trucos a espaldas de la opinión pública.

Las idas y venidas de intermediarios; los encuentros más o menos casuales de representantes públicos entre sí y con dirigentes de la periferia etarra; los presuntos gestos de tanteo y los detalles selectivos de la política penitenciaria ofrecen el bosquejo de un proceso muy parecido a una negociación, si bien con diferencias importantes respecto al fallido experimento de la anterior legislatura, y probablemente fruto del aprendizaje del fracaso anterior. La primera, que esta vez las maniobras, sean cuales sean, no están siendo retransmitidas en directo. La segunda, que el Gobierno no ha abdicado de la presión policial y judicial. Y la tercera, que las exigencias al terrorismo y su entorno parecen más claras y contundentes.

Existen en este trasiego, sin embargo, dos premisas que parecen calcadas de la anterior intentona y que resultaron decisivas en el desenlace negativo. La primera, la marginación de la oposición y de las víctimas, que observan con inquietud la crecida de señales y barruntos de que algo se cuece a sus espaldas. La segunda es el eventual diseño de una salida que contemple de un modo u otro la concesión de un precio político al final de la violencia, sin el que ni ETA ni Batasuna estarían dispuestos a avenirse a capitular. En ambos casos parece un factor clave la necesidad de los batasunos de asomarse a la legalidad institucional en las elecciones locales de mayo, a la que se suma la indisimulable ansiedad del Gobierno por apuntar en su hoja de servicios un éxito a fecha fija. Precipitar la legalización del brazo político etarra, incluso a cambio del abandono de las armas, supondría la inversión de las condiciones morales que han sustentado la resistencia de la sociedad española frente al chantaje. Las prisas pueden conducir a olvidar que el consenso antiterrorista se basa en un requerimiento innegociable: la rendición a cambio de nada, y luego ya se verá. Ni siquiera un final relativamente feliz puede justificar la transacción de un do ut des que estableciese el pago de un rescate político. En esa cuestión tan fundamental no habrá truco que disimule la indecencia de trato alguno.

El PSOE va a desaparecer
Enrique de Diego www.gaceta.es 1 Noviembre 2010

Rubalcaba es un mediocre elevado a la categoría de Fouché, Beria o Maquiavelo.

Me asombran mucho los miedos acumulados por la derecha sociológica. Es habitual que funcione con temores delirantes, casi paranoicos; por ejemplo, referidos a un personaje bastante mediocre como Rubalcaba, que es elevado a la categoría de Fouché, de Beria o de Maquiavelo. Nada que ver con una realidad mucho más gris. O consideraciones como que algo pasará, al final, para que el PSOE gane (con el trauma del 11-M de fondo), o que habrá recuperación cuando le convenga al PSOE, lo cual es una estupidez o una interiorización abracadabrante de la muy cuestionable de la teoría de los ciclos: hay recuperación cuando se han tomado las medidas adecuadas y aquí no se ha hecho, por lo que, más bien, vamos a la bancarrota con el Banco Central Europeo harto de comprar deuda española y con la Generalitat emitiendo bonos patrióticos en plena quiebra técnica.

No soy de los que consideran que el único culpable del desastre sea Zapatero ni tampoco el PSOE, sino que el problema, el foco del descalabro está en el sistema y me resulta significativo que se vayan asumiendo mis tesis sobre las autonomías, que antes mantenía en solitario, incluso con los mismos conceptos como “insostenible” o “el país de las maravillas”.

El PSOE va a desaparecer, por el sumidero de la Historia, y ya no hay vuelta atrás:
1.- Las encuestas catalanas indican que la fidelidad del votante socialista, sin duda muy castigado por la crisis, está bajo mínimos; el PSC no tiene suelo, está en caída libre.

2.- El PSC reducirá el 28 de noviembre de manera muy importante su botín electoral, que ahora incluye la Generalitat, y eso será un desastre para los cargos y para quienes viven del pesebre socialista.

3.- Eso provocará un enfrentamiento muy serio con el PSOE, que ha dado la espalda al PSC.

4.- El PSC perderá en unos meses todo su botín electoral, pues se encamina a ser desalojado del Ayuntamiento de Barcelona y de muchos otros ayuntamientos y diputaciones, con lo que el PSC entrará en estado de quiebra y paroxismo.

5.- El mismo panorama se ofrece en otras autonomías, como Castilla-La Mancha, Extremadura, Baleares, Canarias... sin dejar fuera a Andalucía. Súmense ayuntamientos por toda España. El PSOE se encamina a un desastre que no tiene parangón en toda su historia, ni siquiera con Almunia, y sobre todo a la pérdida de innumerables puestos de trabajo; de ahí que no pueda sobrevivir, porque es una oficina de colocación, una empresa política.

6.- Por toda España se extiende el abucheo a los dirigentes socialistas, como manifestación del malestar objetivo existente en una población que ya no soporta las mentiras oficiales.

7.- Rubalcaba, que ni tan siquiera alcanza la comparación con Rasputín, llega demasiado tarde y su puesto es el de enterrador del PSOE.

Los males, insisto, están en el sistema, y a ellos no son lejanos ni el PP ni los nacionalismos. Pero la sociedad civil está fuerte y no se va a suicidar.

Otrosí: si tuviera decencia, que no la tiene, Zapatero dimitiría ya y abriría las urnas. Sus próximos dan por seguro que abandonará en mayo de 2011, tras el descalabro de municipales y autonómicas. Enrique de Diego

Txotxongilo, tocomocho y trileros

MAITE PAGAZAURTUNDÚA RUIZ El Correo 1 Noviembre 2010

También era una faena añadida que con su tinglado, los asesinos fueran los más perfectos herederos de la picaresca española. No resultaba fácil sacudirse las cuerdas invisibles con las que incansablemente buscaban enredar a cada cual. Para casi nadie lo podía ser, puesto que los más estaban demasiado habituados al juego del miedo y las palabras.

Durante muchos años los asesinos marcaron los tiempos de la opinión pública, en una certera combinación del uso de títeres y de las estafas más tradicionales en la sociedad española: el tocomocho y el juego de trileros.

Aparecían en días de fiesta, vestiditos de domingo, con sus capuchas negras y sus calcetinitos de lana de oveja latxa, mostrando comunicados y sus anuncios de treguas con descuentos y grandes ofertas en el mercado del terror. Y los líderes del país, políticos, mediáticos, entraban en el ritmo y compás de los maniobras de los estrategas del terror. En las notas de la melodía se combinaba siempre la amenaza de muerte con un lenguaje dulzón y almibaradamente eufemístico.

En plena opinión pública, ante los ojos de todos, sobre una pequeña mesa o dos, según la temporada, los panolis tenían que descubrir en qué lugar se escondía la bolita mágica para que ETA, con la ayuda generosa de todos, encontrase el camino de vuelta desde el terror. El juego siempre parecía más fácil, porque uno o varios falsos jugadores actuaban de gancho. Mientras Batasuna fue legal, el lío que generaban entre los agentes políticos e institucionales fue extraordinario. La mano de ETA y de Batasuna era más rápida que la vista de los pardillos. La sangre derramada ayudaba lo suyo.

Otras veces jugaron con la codicia de sus potenciales socios o víctimas, que uno no sabe cómo llamar a los panolis que se dejan timar. Les indicaban tener un billete de lotería premiado con la paz y que sin ayuda inmediata no lo podrían cobrar. Engolosinaban con la perspectiva de urnas llenas de votantes agradecidos y el Premio Nobel de la Paz y las criaturas jugaban a su juego hasta que comprobaban, una vez más, que el billete era falso.

Los tiempos estaban apurados últimamente. Los ganchos más viejos anhelaban una jubilación cómoda, porque habían acumulado mucho talento como para vivir del erario. Volver a los ayuntamientos era además una de las condiciones imprescindibles para que volviera a funcionar la maquinaria del terror eficientemente. Mientras unos iban sumando panolis, otros desarrollaban un plan quinquenal para reclutar jóvenes asesinos, sin michelines. O así.

Doble cuarentena
Iñaki EZKERRA La Razón 1 Noviembre 2010

Los intentos de ETA-Batasuna por colarse en las municipales son tan burdos como esas escenas de dibujos animados en las que el lobo asoma meloso por el embozo de las sábanas ataviado con el gorro de dormir de la abuelita desaparecida. Si eso lo entienden los niños, ¿por qué no lo entienden Rubalcaba y toda la tropa del PSOE-PSE, que de niños no tienen nada? Ponerle a esa banda la condena de la violencia como prueba del algodón es tan chusco como si Caperucita dijera que no se fiará del lobo feroz hasta que no condene la ingestión de abuelitas.

ETA-Batasuna sigue siendo la misma por el simple hecho de hacerse la buena para colarse en unas elecciones y porque sigue aullando en su propia prensa cuando chulea a las víctimas del terrorismo y se burla de su inquietud ante los movimientos socialistas o cuando nos insulta y nos señala a todos los que dudamos de sus beatíficas intenciones. No es ésa la actitud de un converso a la democracia, de un «hombre lobo» que se ha curado de la violencia, y la medida más generosa que cabe es la «cuarentena» que propone Basagoiti. Cuarentena «legal» en las instituciones aunque ETA escenifique su disolución. Y cuarentena «fáctica» al propio PNV, que cena con Rubalcaba para ofrecerle, como si fuera el paraíso, el regreso al infierno. A doble ofensiva, doble cuarentena.

El programa de Plataforma por Cataluña
Eduardo Arroyo El Semanal Digital 1 Noviembre 2010
¿Qué es lo que está pasando de mayor relevancia en la política nacional? Mucha gente dirá que la última remodelación del Gobierno.

Algunos de ellos dirán que es, más bien, la crisis económica. Para otros será la pérdida de prestigio de España y, en cambio, los más pesimistas dirán que es la posibilidad terrible de que Zapatero, uno de los dirigentes más inútiles e incapaces de toda la historia de España, consiga ganar tiempo –de ahí su "remodelación"-, y que nuestro país salga, o medio salga, de la crisis para que él pueda alargar su mandato otros cuatro años. Los lectores podrán añadir otros tantos ejemplos de cosas teóricamente importantes.

Pero un observador imparcial, desprejuiciado, podría opinar de manera muy distinta. De hecho, los lectores habituales de esta columna han leído ya un montón de veces que el torbellino político de dimes y diretes, de declaraciones, cambios, denuncias, tertulias y contratertulias, se perpetúa para que todo siga absolutamente igual. Y ya dijimos que cuando, cambie lo que cambie, todo sigue igual, el problema no está en la discrepancia de las fuerzas políticas, sino en aquello en lo que todos están de acuerdo, de modo que las diferencias reales están más bien en la radicalidad con la que se defiende un mismo principio. Por ejemplo, todos los partidos políticos defienden que España debe soportar una inmigración masiva y así mismo todos defienden el cosmopolitismo e internacionalismo que el capital global necesita, por encima de pueblos, culturas y comunidades naturales de todo tipo. Desde el ala más fanáticamente ultraliberal del PP hasta la Esquerra Republicana, pasando por los socialistas de todo pelaje, los comunistas, los liberales light o nacional-liberales, los demócrata-cristianos o liberal-cristianos y todas las combinaciones que el lector pueda imaginar, el caso es que utilizando unos u otros argumentos, siempre se acaban formulando distintas maneras de tolerar fenómenos que conducen a la pérdida de identidad del pueblo español, disuelta en el Haarlem multiétnico, a la omnipotencia del mercado, que al parecer equivale sin discusión a "la libertad", y al positivismo jurídico estricto, donde algo es bueno porque es legal, aunque sea suicida.

Así las cosas, ya está disponible el programa electoral con el que la Plataforma por Cataluña concurrirá a las elecciones catalanas del próximo 28 de noviembre. Esto es, en mi opinión, lo más importante que está ocurriendo en la política nacional ahora mismo. ¿Por qué? Pues, en primer lugar, por su contenido. El programa, en catalán y en español, contiene elementos que son inasimilables para el marco globalizador en el que nos movemos. La defensa de los pueblos frente a la inmigración, la responsabilidad de todo el espectro políticos en los problemas económicos, sociales e históricos que sacuden a nuestra nación o la crítica al modelo económico aceptado por ese mismo espectro, por encima de los dogmas impuestos desde concepciones liberales, nada de eso sería demasiado importante si no fuera por que Plataforma por Cataluña tiene posibilidades reales de hacer sonar su voz en el Parlamento catalán.

¿Qué quiere decir esto? Pues que por primera vez en la historia de la democracia española se escuchará un mensaje verdaderamente distinto. Por vez primera un conjunto de españoles podrá decir si quieren ir o no en la dirección que marca la plutocracia que conduce la historia de nuestro tiempo. No es cuestión de si el partido o sus dirigentes siguen o no esta línea exacta. Tampoco si se ha producido tal o cual escisión, disputa, o de si el programa cuenta con estos o aquellos errores o inexactitudes. Todo esto puede ser cierto y yo, personalmente ignoro los entresijos de su política interna, mientras contemplo vaguedades e inexactitudes en su programa. Pero en todo caso no me cabe duda de que es aire fresco en la buena dirección.

Así, en primer lugar, se incide expresamente en la relación que existe entre el discurso pro-integración de inmigrantes y los intereses del capital global. La inmigración solo interesa a las elites económicas y, especialmente financieras.

En segundo lugar se apela, no a la reforma de tal o cual medida económica, sino a un "nuevo modelo económico" en el que el Estado no abdica de su papel director ni de su responsabilidad para con el pueblo al que sirve y que, en plena armonía con la iniciativa privada, apuesta por facilitar la financiación, como modo de regar el tejido productor catalán, hoy asfixiado por la falta de crédito. Denuncia asimismo la competencia desleal de países como, por ejemplo, China, que explota mano de obra esclava ante los ojos impertérritos de nuestros moralistas y democráticos occidentales.

En tercer lugar, se indica que existe una clara divergencia de intereses entre los pueblos, por un lado, y los dirigentes políticos de todo pelaje –desde los liberales hasta los batasunos-, que aceptan tácitamente un sistema de valores de los que vive y se beneficia el marco general de la globalización. Cosas como la defensa abierta de una política natalista y de defensa efectiva –no retórica, como la del PP y del PSOE- de las familias numerosas o el planteamiento de la adopción como alternativa al aborto, jamás han sido esgrimidas, y mucho menos puestas en práctica, por los partidos al uso. Al contrario, éstos se han apresurado a estimular el número de abortos hasta cifras aterradoras, han puesto todas las trabas posibles a la adopción –salvo a la internacional, claro- y han engañado sistemáticamente a las familias por medio de reuniones, medias etéreas y otras estrategias.

La Plataforma ha denunciado asimismo la panoplia del "soberanismo" que oculta en Cataluña, no solo una falsificación de la Historia, sino la connivencia de los políticos catalanes con las decisiones que benefician a los hiper-ricos.

Frente a estos planteamientos, poco pueden hacer medidas y estrategias electoralistas basadas fundamentalmente en el cinismo. Así, en Cataluña, solo la cara dura de Alicia Sánchez Camacho, capaz de transigir como secretaria de Estado con varias "regularizaciones" masivas de inmigrantes, que legalizaron a miles de personas que estaban aquí violando nuestras leyes, puede hacer creer que su partido ve los problemas que sufrimos todos los españoles de a pié y no la clase política.

Por todo ello el programa de la Plataforma por Cataluña y, especialmente sus expectativas, significan el esbozo de una apuesta totalmente indigerible por el populismo liberal, que ha suplantado al pensamiento conservador español y lo ha conducido a beber de las aguas de una globalización vestida con oropeles tradicionales y, a menudo, religiosos. Frente a las pseudomedidas de aquellos, esgrimidas como estrategia para neutralizar las fuerzas sanas del pueblo, parece que por fin en España se escucha una voz distinta. Por todo ello, nada de lo que está pasando en el escenario nacional es diferente a "más de lo mismo": desde Rubalcaba y su maquiavelismo pérfido hasta la indignación meliflua de Rajoy o de Durán i Lleida. Insisto en que el programa que comentamos no es ni una panacea ni una receta salvadora garantizada.

Pero contiene elementos que, lejos de ser un llamamiento a la "xenofobia", enarbolan una bandera que puede ser reclamada por los defensores los pueblos del todo el mundo, frente a los que solo buscan el interés de los reyes globales del dinero.

Montilla se reinventa
Editoriales ABC 1 Noviembre 2010

Los socialistas catalanes están pagando las consecuencias de haber perdido su identidad política natural por su travestismo nacionalista

CUANDO aún quedan dos semanas para que comience la campaña electoral en Cataluña, ya es evidente el lavado de cambio de imagen y la táctica con los que el socialismo catalán, con Montilla a la cabeza, quiere reinventarse para gestionar su más que probable derrota y allanar el camino para dar nuevas fórmulas de viabilidad a su presencia política. En muy poco tiempo, el PSC ha lanzado el mensaje de que todo ha cambiado. Ahora se plantea no sancionar a los comerciantes que rotulen solo en castellano, apela a la concordia con el resto de España, aprieta las tuercas en inmigración y reniega del gobierno tripartito que le dio el poder desde 2003. A este repudio ha contribuido, no sin cierta dosis de hipocresía, el PSOE, cuando a través de su nuevo secretario de Organización, Marcelino Iglesias, mostró su alivio por el descarte de una reedición del tripartito. Parecería, a tenor de estas palabras, que el pacto del PSC con los independentistas de Esquerra Republicana y los «eco-comunistas» de ICV fue una imposición de los socialistas catalanes a Rodríguez Zapatero, cuando la realidad fue bien distinta. El pacto de izquierdas en Cataluña, que supuso por parte del socialismo la ruptura de un consenso de Estado fundamental en la gestión del Estado autonómico, fue obra inspirada y amparada por Zapatero como primer experimento de una estrategia de perpetuación en el poder.

Ahora toca una reconversión urgente del socialismo catalán en esa opción catalanista no nacionalista que siempre fue, hasta su mutación en una fuerza soberanista de la mano de Maragall y Zapatero. El objetivo es, por un lado, frenar la fuga de votos a la abstención y al Partido Popular o a Ciudadanos; por otro, predisponerse a un entendimiento con Convergencia i Unió, tranquilizando a esta coalición con el entierro del tripartito. Claro que todo esto es un diseño que puede saltar por los aires si el 28-N, por la noche, los grupos del tripartito suman otra vez mayoría absoluta en el Parlamento y la pulsión izquierdista vence a la conveniencia de un cambio político. También, si la mayoría es de la coalición convergente. Es evidente que un acuerdo con CiU en Cataluña permitiría a los socialistas mejorar su posición en el Parlamento nacional, sumando nuevos apoyos nacionalistas. El desenlace está aún por escribir, pero si hay algo cierto es que los socialistas catalanes están pagando las consecuencias de haber perdido su identidad política natural por su travestismo nacionalista de los últimos años.

El 'plan B' que trama Batasuna: agrupaciones de electores por si falla el nuevo partido
La izquierda 'abertzale' busca candidatos no 'contaminados' en País Vasco y Navarra para los comicios municipales
Ep www.lavozlibre.com  1 Noviembre 2010

Madrid.- Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado en municipios del País Vasco los primeros pasos de la izquierda abertzale para la creación de una red de agrupaciones de electores de cara a las elecciones municipales de 2011, informaron fuentes cercanas a estas investigaciones. Se trata del 'plan B' de Batasuna en caso de que fracase su deseo de concurrir a estos comicios con un partido político de nueva creación.

Según estas mismas fuentes, los primeros pasos consisten en establecer los contactos con personas afines en distintos municipios del País Vasco y Navarra para la búsqueda de posibles candidatos no 'contaminados' -sin antecedentes de ninguna relación con otras marcas ilegalizadas- para la configuración de las listas de estas agrupaciones.

Los esfuerzos de las fuerzas de seguridad se centran principalmente en determinar si el origen de esta iniciativa parte de los actuales dirigentes de Batasuna, lo que ya sería suficiente para demostrar que se trata de una nueva estrategia del brazo político de ETA para burlar la ley y acudir a las urnas.

No obstante, las fuentes consultadas explicaron que la constitución de agrupaciones de electores tiene su complejidad porque se necesita al menos la firma del 1 por ciento de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción, mientras que los partidos políticos no deben presentar ninguna firma para concurrir a las elecciones.

Estas firmas deben estar autentificadas notarialmente o por el secretario de la corporación municipal correspondiente. Para ello se exige la comparecencia personal de los firmantes ante los fedatarrios mencionados y cada elector podrá apoyar una agrupación electoral. Además, la recogida de firmas no se puede iniciar antes de la convocatoria electoral correspondiente ya que las agrupaciones de electores se constituyen para cada proceso electoral concreto.

Otras pruebas que en el pasado sirvieron para ilegalizar opciones políticas del entorno de Batasuna sería el hallazgo de cuentas bancarias conjuntas o reuniones orgánicas que reforzasen las evidencias de que estas plataformas obedecen a una estrategia concreta.

No sería la primera vez que los proetarras recurrieron a esta estrategia de las agrupaciones de electores para burlar la Ley. El último precedente se produjo precisamente con motivo de las últimas elecciones municipales, celebradas el 27 de mayo de 2007. Para aquella cita electoral, la ya ilegalizada Batasuna presentó una marca electoral llamada Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB) que fue ilegalizada por el Tribunal Supremo por considerarle supeditada a ETA.

Pero una vez ilegalizada la formación ASB, la alternativa fue tratar de participar en las elecciones por medio de las agrupaciones de electores. Todas y cada una de las candidaturas llevaban el nombre de Aberzale Sozialistak y seguidamente el nombre del municipio en el que se presentaba. Así, la izquierda abertzale logró reunir hasta 246 listas. Todas ellas fueron anuladas por los tribunales.

'PROYECTO ORGANIZATIVO'
Batasuna ya tiene prácticamente finalizados sus trabajos para la creación de un nuevo partido político que contaría incluso con unos nuevos estatutos en los que se recogerían novedades en relación al rechazo a la violencia.

Fue el dirigente de Batasuna Txelui Moreno quien admitió este extremo y el diario 'Gara' avanzó que este nuevo "proyecto organizativo democrático" se comprometería "públicamente con las vías exclusivamente pacíficas y con el rechazo del uso de la violencia para el logro de objetivos políticos".

Pero en caso de que esta nueva formación también fuera anulada por considerarse que actúa como sucesora de ETA-Batasuna, la presentación de agrupaciones de electores sería otra alternativa del brazo político de ETA para estar en las elecciones.

REFORMAS DE LA LEY ELECTORAL
Precisamente, las agrupaciones de electores, es uno de los aspectos de la reforma de la Ley Electoral sobre el que están trabajando el Gobierno y el PP para perfeccionar las posibilidades de recurso y evitar que el mundo de ETA se pueda colar en las instituciones por esta vía.

Hasta el momento y según está redactada la reforma de la Ley, si Batasuna elige finalmente concurrir mediante agrupaciones de electores, y evita respaldar públicamente las candidaturas hasta diez días antes de las elecciones, los tribunales tendrían muy difícil impedir que sus electos tomasen posesión.

Por ello, el Gobierno se ha comprometido con el PP a buscar una fórmula jurídica que permita recurrir durante la campaña electoral las candidaturas de las agrupaciones de electores. Algo que sí se puede hacer con los partidos, las federaciones y las coaliciones porque se les aplica la ley de Partidos Políticos, mientras que esta ley no rige para las agrupaciones de electores.

El Gobierno y el PP están trabajando en este asunto ya que, según las fuentes consultadas, se trata de que si se presentan agrupaciones que pueden estar vinculadas con Batasuna, éstas no lleguen al día de las elecciones.

La razón es que una vez que cuenten con electos, sería prácticamente imposible lograr que esos electos perdieran el escaño. Se debe a que las agrupaciones electorales dejan de existir una vez que se produzcan los comicios y si no se pueden ilegalizar posteriormente porque no existen, tampoco se puede exigir a sus electos que rechacen los postulados de la formación ilegalizada, como prevé la reforma de la Ley Electoral para el caso de los partidos políticos.

Urkullu trasladó a Rubalcaba la necesidad de dar salida a los 800 presos de la banda terrorista que cumplen condena en España y Francia
Mesa y mantel en torno a ETA
El vicepresidente y el el líder del PNV se reunieron en Madrid para analizar la situación de la banda.
Inmaculada G. de Molina La Razón 1 Noviembre 2010

MADRID-Los útimos movimentos de la banda terrorista y la izquierda abertzale fueron el plato fuerte de la reunión que celebraron el pasado miércoles en Madrid el nuevo vicepresidente primero del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu. Esta entrevista se inscribe en los encuentros que está realizando el ministro del Interior desde que José Luis Rodríguez Zapatero le nombró vicepresidente, en sustitución de Teresa Fernández de la Vega. No obstante, el encuentro sirvió para analizar la situación de la banda etarra. En este punto, tanto Urkullu como Rubalcaba coincidieron en resaltar la inminencia de un comunicado de la organización terrorista en el que podría anunciar un cese definitivo de la violencia – sin hablar de disolución ni abandono de las armas– De producirse este escenario, ambos dirigentes políticos analizaron las claves y los pasos a seguir.

El devenir de los etarras pasa por el futuro que se facilite a su población reclusa. Por eso Urkullu y Rubalcaba dedicaron gran parte de la cena a estudiar los pasos a seguir, según los que dé la banda en las próximas semanas. En este sentido, ambos líderes analizaron la actual política penitenciaria y su modulación en función de la actuación en un futuro de la banda terrorista.

Diseñar una estrategia
El presidente de los nacionalistas vascos considera imprescindible dar una salida a los casi 800 presos etarras que cumplen condena en España y Francia. En este punto, Urkullu le trasladó al ministro del Interior la necesidad de diseñar una estrategia, en la que figure por etapas cómo se aplicará la política penitenciaria.

El líder nacionalista apuesta por modularla, en función de los gestos de ETA. Hasta que la organización terrorista demuestre su voluntad de dejar las armas definitivamente, el nacionalista apuesta por aplicar una cierta flexibilidad a la política penitenciaria. Así, Interior podrá decretar desde permisos penitenciarios hasta llegar al acercamiento de los presos al País Vasco.

Los nacionalistas vascos consideran necesario que el Estado sea generoso en el que momento que la organización terrorista declaren el cese definitivo de la violencia. En un primer momento, saldrían a la calle los presos sin delito de sangre.

El Gobierno francés ha expresado su apoyo al Ejecutivo de Zapatero para dar una salida a los 200 presos que cumplen condenan en el país vecino.
Urkullu y Rubalcaba también analizaron la situación por la que atraviesa el acuerdo de Patxi López y Antonio Basagoiti. Según admitió el vicepresidente primero el viernes al término del Consejo de Ministros, este acuerdo goza de buena salud. Además, ambos coincidieron en considerar imposible que Batasuna concurra a las elecciones si ETA no desaparece o la izquierda abertzale no se desmarca de la organización terorrista ETA. En este punto, abordaron los intentos que está realizando la izquierda abertzale por encontrar una «marca blanca» con la que concurrir a los comicios de mayo de 2011, según confirman a LA RAZÓN fuentes gubernamentales.

Rubalcaba y Urkullu coincidieron en dejar que Batasuna esté en los comicios municipales y forales de 2011 siempre y cuando se demarquen antes de ETA.


Dio 12 meses a Batasuna para que organizara su oferta electoral
ETA planea romper la nueva tregua tras las municipales

De mayo a mayo. Es el plazo de «suspensión de acciones ofensivas» que ETA ha dado para que su brazo político pueda, por un lado, consolidar la presencia que ya tiene en ayuntamientos del País Vasco y Navarra y, a ser posible, presentar candidaturas en los consistorios en los que la Justicia anuló sus candidaturas.
J. M. Zuloaga La Razón 1 Noviembre 2010

MADRID- Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, una vez celebradas las elecciones de mayo de 2011 (hayan colado las listas proetarras o no) la banda tendrá las manos libres para volver a los atentados. De hecho, en la actualidad, y dentro de la mayor clandestinidad, trata de consolidar una mínima organización que esté a salvo de investigaciones policiales.

Por su parte, fuentes del Ministerio del Interior han señalado a este periódico que el «Gobierno desconfía profundamente de que ETA vaya anunciar su disolución o entregar las armas» y que el próximo comunicado, que se conocerá a lo largo de este mes, «será más de lo mismo». «Si se produce algún avance, será absolutamente insignificante».

La suspensión de «acciones ofensivas», que podría cambiar de nombre, con el fin de aparentar buena voluntad y adoptar algunos de los calificativos de los que se viene hablando –permanente, verificable o, incluso, inexorable– tendrá una duración de un año, desde mayo pasado hasta el mismo mes de 2011. Se ajustaría, más o menos, al mismo patrón que tuvieron anteriores treguas, en las que, según recuerdan los expertos consultados, ETA siempre se dedicó a labores de reorganización.

Un documento interno de Batasuna, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, marca las líneas de actuación para el próximo año y, de forma especial, la presentación a las elecciones municipales y forales de mayo. Los proetarras proponen poner en marcha «la apuesta política», que ya han realizado mediante los acuerdos con Eusko Alkartasuna, a los que se han sumado otras formaciones, que exigen, entre otras cosas, la derogación de la Ley de Partidos.

Asimismo, pretenden consolidar su presencia en los ayuntamientos en los que lograron colar sus candidaturas (con ANV o independientes) y trabajar en los que no pudieron concurrir: «En el ámbito institucional, debemos continuar trabajando en base a las prioridades marcadas pueblo a pueblo. Además, la elaboración de nuestra oferta electoral será un trabajo a realizar en todos los pueblos; tanto en los que estamos legales como en los que estamos en situación de “apartheid”». Es decir, que los «batasunos», por las razones que sean, dan como seguro que podrán repetir en las localidades en las que ya están presentes.

En el documento se cita mayo de este año como el mes en que se ha puesto en marcha la maquinaria para consolidar una «nueva Unidad Popular», prueba, según las referidas fuentes, que fue entonces cuando empezó a correr el año que ETA les ha dado para que se organicen.

Decisiones importantes
«En este curso debemos tomar decisiones importantes de cara a las elecciones de 2011, siempre en la lógica y desarrollo del proceso democrático. Más allá de formulaciones jurídicas, el principal objetivo es situar las elecciones municipales y forales en favor de la apuesta política», subrayan.

Sobre esa «apuesta», en el documento se descarta que la vía de la negociación entre ETA y el Estado se pueda abrir a corto plazo. Por ello, consideran que se deben «saltar» ese apartado, presente siempre en las estrategias del mundo proetarra, y pasar a la siguiente, que es en el que están, «para dar respuesta a los nudos del conflicto político y garantizar el derecho de autodeterminación y la territorialidad».

A lo largo de las 24 páginas de este documento interno de Batasuna no se cita ni una vez a ETA ni a la necesidad de que conceda treguas más o menos permanentes o verificables, como sí se hace en público, en función de los acuerdos con Eusko Alkartasuna y otros partidos.

Por el contrario, se subaraya que «sería un error pensar que el Estado levantará las medidas de excepción por su propia voluntad. Será mediante la lucha como conseguiremos que el Estado respete los derechos civiles y políticos y levante las medidas de excepción establecidas actualmente. Mediante la dinámica de respuesta, debemos superar el esquema de confrontación izquierda abertzale versus Estado y situarlo en Euskal Herria versus Estado. Dicho de otra forma; derechos versus imposición. Tiene que ser nuestro objetivo, articular esos sectores que, sin ser abertzales, se han posicionado en contra del estado de excepción. Tenemos que empezar a articular los mecanismos de presión contra los estados».

Antonio Robles promete una ley electoral catalana proporcional y con circunscripción única
El candidato de UPyD a la Generalitat dice que impulsará una reforma de la Constitución para que España sea un estado 'federal simétrico'
Ep www.lavozlibre.com 1 Noviembre 2010

Barcelona.- El cabeza de lista de UPyD por Barcelona, Antonio Robles, se ha comprometido a impulsar una ley electoral catalana que sea totalmente proporcional y con circunscripción única.

Robles ha indicado que al igual que UPyD defiende una reforma de la ley electoral en las Cortes, también exige que Cataluña cuente con una norma de este tipo, para que los comicios autonómicos dejen de guiarse por una disposición que figuraba en el Estatut de 1979.

Robles ha expresado su pleno convencimiento de que UPyD entrará en el Parlament tras las elecciones catalanas, y ha enfatizado en que su partido no basa únicamente su discurso en la política lingüística.

Entre sus apuestas, impulsar una reforma de la Constitución para que España sea un estado "federal simétrico", en el que todas las autonomías tengan las mismas competencias y las relaciones entre territorios se basen en el principio de "lealtad".

Ello implicaría suprimir los fueros. "El PP copia nuestro discurso pero no en Euskadi y Navarra, donde defiende el concierto", ha certificado.

Robles ha pedido más austeridad a autonomías y municipios. A su juicio, si las comunidades evitasen "duplicidades, redundancias y despilfarros", se ahorrarían 26.000 millones de euros al año, cifra que equivale a la deuda actual del Estado.

También ha anunciado que exigirá desde el Parlament que las Cortes impulsen un proyecto de Ley Orgánica para Prevenir y Erradicar la Discriminación Lingüística y Asegurar la Libertad de Elección de Lengua.

Ha solicitado que el Estado recupere competencias, entre ellas la dirección política de materias como educación, inmigración y sanidad. "No puede ser que haya ciudadanos con más derechos en sanidad que otros, o que se pongan trabas administrativas" entre las autonomías, ha recalcado.

ROSA DÍEZ
La diputada de UPyD en el Congreso Rosa Díez intensificará su presencia en Cataluña durante las próximas semanas, estará "todo el tiempo que pueda" en Cataluña y prevé estar 10 de los 15 días que dura la campaña.

Díez tiene una apretada agenda en Cataluña: la próxima semana estará el miércoles en Lérida y el jueves en Gerona. La diputada también participará en la apertura de la campaña en un hotel en el centro de Barcelona y en el mitin central de campaña que UPyD hará en Barcelona el sábado 20, en el ecuador de la campaña electoral.

"Díez se implicará hasta el final", ha asegurado Robles, quien ha dicho que el partido no hará una campaña tradicional, sino que basará su estrategia en actos de pequeño formato, especialmente en Barcelona y su conurbación.

También apoyará la candidatura de UPyD el catedrático Fernando Savater, así como el dramaturgo Albert Boadella. También han dado su apoyo esta candidatura el premio Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, y Francisco Caja (Convivencia Cívica Catalana), que forma parte de la lista por Barcelona.

A diferencia del resto de partidos, Robles ha asegurado que UPyD hará público en su página web todo lo que se ha gastado en esta campaña. "Nuestra única financiación proviene de las cuotas de los afiliados", ha recalcado Robles, quien ha dicho que su formación aspira a presentarse en las elecciones municipales y a obtener representación parlamentaria por Barcelona en las generales.

El debate electoral en Intereconomía TV confirma el acta de defunción del tripartito
Corbacho se aleja del independentismo y asegura que es imposible un pacto con ERC Sánchez- Camacho dice que el modelo a seguir es el Estatut posterior a la sentencia del Tribunal Constitucional.
X. Grau. Barcelona www.gaceta.es 1 Noviembre 2010

Primer debate político sobre las elecciones autonómicas de Cataluña el ofrecido por Intereconomía TV la noche del sábado. Más de dos horas y cuarto de contraste de pareceres en directo desde el aula magna de la Universidad Abat Oliba CEU con la participación de todos los partidos con representación parlamentaria, excepto ICV, que declinó la invitación.

La conclusión es clara. La crisis económica y política atenaza a la comunidad y, después de siete años de Gobierno de coalición entre PSC, ERC e ICV, difícilmente se reeditará un tripartito. El ex ministro de Trabajo y número tres en las listas socialistas, Celestino Corbacho, lo dejó claro: mientras ERC siga promoviendo un referéndum sobre la independencia no habrá pacto. Y el representante republicano, el secretario de Inmigración de la Generalitat y número cinco en las listas republicanas, Oriol Amorós, incidió en la propuesta de los independentistas: si tienen influencia en la próxima legislatura, habrá una consulta sobre la independencia.

Inmigración, políticas sociales, lengua, economía y modelo de Estado centraron este debate, conducido por Xavier Horcajo y Francisco Pou, en el que Oriol Pujol (CiU), Celestino Corbacho (PSC), Oriol Amorós (ERC), Alicia Sánchez-Camacho (PP) y Albert Rivera (C’s) pudieron expresar sus pareceres, en castellano y para toda España. Es el primer debate sobre las elecciones del 28-N y la primera vez que una cadena nacional emite un debate sobre unas autonómicas catalanas para toda España.

El modelo de Estado y la relación de Cataluña con España centraron la última parte del programa, con la presencia en el ambiente de la sentencia del Estatut. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, fue clara: el Estatut se extralimitaba de la Constitución y la sentencia ha dado a Cataluña un Estatuto plenamente constitucional, que es el modelo a seguir frente a los que proponen una Cataluña independiente de España. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, cargó contra quienes quieren levantar fronteras dentro de España.

Distinta fue la posición de Oriol Amorós, de ERC, quien aseguró que si su partido entra en el futuro Gobierno catalán, propondrá un referéndum sobre la independencia. También el PSC mantuvo una posición distinta a la del PP. Celestino Corbacho indicó que la sentencia del Estatut hay que acatarla y respetarla, pero acto seguido indicó que el referente para los socialistas catalanes es el Estatut anterior a la sentencia. Corbacho, que se desmarcó totalmente de los que han sido sus socios en los siete últimos años, no dudó en reconocer que las elecciones son algo más que unas autonómicas, que van a decidir sobre las relaciones de futuro entre Cataluña y España. Fue ahí donde aseguró que el referente del PSC no es la independencia que piden sus socios, sino el Estatut antes de la sentencia del Constitucional, y emplazó a CiU a que defina claramente su posición.

El representante de CiU, Oriol Pujol, no entró al trapo en el soberanismo. Expresó su tristeza por el deterioro de las relaciones de Cataluña con el resto de España y aseguró que entre la involución en el Estado de las autonomías o la independencia hay mucho camino. Las claves, dijo, están en que una gran mayoría de catalanes piden más autogobierno y mejor financiación. La receta para curar el alejamiento entre Cataluña y España, dijo, es “atender esas peticiones de más autogobierno y mejor financiación”.

El que sí dejó clara su posición fue Oriol Amorós, de ERC, quien defendió la independencia de Cataluña y atacó al PSC por renegar del tripartito y “volver a las faldas del PSOE”.

Celestino Corbacho presionó a Oriol Pujol para que definiera los posibles futuros pactos de CiU. Le recordó que en su día CiU apoyó la investidura de José María Aznar, del PP. Pero Oriol Pujol replicó que CiU ha apoyado anteriormente al PSOE y al PP, pero ambos partidos han cambiado, e inquirió a Celestino Corbacho: “¿Con quién han gobernado ustedes los últimos siete años?”. Fue en ese momento cuando Corbacho aseguró que el hecho de que para Esquerra el referéndum de la independencia sea una prioridad “incompatibiliza” cualquier pacto con el PSC.

Política lingüística
Otro punto caliente del debate fue el referido a educación y política lingüística. ERC y CiU apostaron claramente por la inmersión y por las multas lingüísticas, si bien recordaron los representantes de ambos partidos que el tripartito también ha multado a 94 empresas por no etiquetar en castellano. Oriol Amorós defendió directamente las políticas de inmersión y de sanciones, mientras que Oriol Pujol, de CiU, aunque señaló que toda ley debe incorporar un régimen sancionador, incluso las leyes referentes a la lengua, su partido apuesta más por la “seducción”. Celestino Corbacho volvió a desmarcarse en este aspecto de sus socios del tripartito asegurando que el camino no es la obligatoriedad, sino el convencimiento.

Más claros fueron PP y Ciudadanos. La presidenta del PP catalán abogó por la libertad de elección de lengua en la educación. “La libertad nunca altera modelos”, le dijo Sánchez-Camacho a Oriol Pujol, y abogó por una educación con libertad de elección lingüística y en las que los jóvenes acaben sus estudios conociendo tres idiomas.

Debate similar se produjo sobre el prohibicionismo y, especialmente, por la abolición de los toros. Sánchez-Camacho y Rivera enmarcaron la prohibición de la fiesta nacional en el debate identitario y en el recorte de libertades, mientras que Oriol Pujol intentó defender la libertad de voto que su partido dio a los diputados. Celestino Corbacho, por su parte, atacó a CiU asegurando que ha permitido la abolición de los toros “por lo que representa la fiesta” y no por la defensa de los animales. “El que quiera ir, que vaya”, argumentó.

Círculo Balear, contra el PP de Inca por hacer 'falsas promesas electoralistas'
La plataforma acusa a los populares de usar a 'las minorías radicales'
 www.lavozlibre.com 1 Noviembre 2010

Madrid.- Mientras el presidente del PP balear, José Ramón Bauzá, parece que apunta a derogar el llamado Decreto de Mínimos y modificar la Ley de Normalización Lingüística, el PP de Inca acaba de aprobar una moción del partido independentista PSM-Bloc, en sentido contrario. Literalmente: "Para seguir avanzando en las medidas que garanticen que la lengua catalana continúe siendo signo de identificación y cohesión social de nuestro país". Además de "considerar necesaria la vigencia del Decreto de Mínimos". Después de estas contradictorias medidas, Círculo Balear ha anunciado que “se mantendrá vigilante para que no se incurra en falsas promesas electoralistas que engañen a la ciudadanía”.

La plataforma Círculo Balear ha emitido un comunicado en el que advierte que el PP de Inca, y aquellos dirigentes locales que defienden las mismas posturas que los partidos minoritarios nacionalistas, se alejan de la mayoría de los ciudadanos que, según todas las encuestas, solicitan poder elegir libremente la lengua de la educación y promocionar la cultura balear y el mallorquín, menorquín e ibicenco.

Según la asociación Balear, gracias a la normativa que el PP de Inca apoya, el 90% de los centros educativos públicos imparten todas las asignaturas en “un catalán que no respeta nuestras modalidades lingüísticas tal como establece el Estatuto de Autonomía balear. Por ello, llama la atención que se autodenominen "regionalistas" cuando por sus hechos deberían definirse como "pancatalanistas".

Círculo Balear ha querido transmitir que para ellos “es incomprensible que el Partido Popular, una vez más, se alinee con estas minorías radicales”, especialmente el PP de Inca, quien ya votó a favor de las consultas independentistas hace 6 meses, en contra de lo establecido por la dirección regional del partido, y sin que ésta adoptara ninguna medida disciplinaria.

Aunque el PP ya no será el único partido constitucionalista que concurrirá a las elecciones autonómicas, la ciudadanía debe conocer cual es la política que va a llevar a cabo, “por ser el partido mayoritario que en otras ocasiones ya ha acudido al debate lingüístico como forma de captar los votos de los descontentos con su política lingüística y con los incomprensibles guiños a las minorías nacionalistas”, según apostilla la nota de prensa.

Recortes de Prensa   Página Inicial