AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 24  Noviembre  2010

 

Descrédito total
Editorial www.gaceta.es 24 Noviembre 2010

La situación de la economía española es incierta y el problema no es tanto su debilidad como el descrédito.

La negación de la realidad en los primeros momentos de la crisis, la inacción posterior derivada del optimismo indolente de Zapatero, la proliferación del engaño y la mentira, y la tibieza a la hora de abordar los ajustes y reformas han llevado a la economía española a un grado de descrédito total. El rescate de Irlanda no ha hecho sino alimentar las dudas de los mercados sobre la evolución de las cuentas públicas de nuestro país. Ayer, el diferencial con el bono alemán alcanzó los 237 puntos básicos, dato que marca un nuevo máximo histórico. También ayer el Tesoro pagó hasta un 90% más en una subasta de letras a tres y seis meses, mientras que los inversores seguían castigando a la Bolsa y el Ibex 35 cedía otro 3,05% y cerraba en los 9.691 puntos.

¿Corre España el mismo peligro que Grecia o Irlanda? Bruselas insiste en que no pero sin convencer a los mercados. Además, la radiografía de la economía española no deja margen para ser optimistas. El PIB ha crecido en los últimos 12 meses un 0,2%, pero en el último trimestre se ha estancado (crecimiento cero) como consecuencia de una caída del consumo del 1,1% motivada por la subida del IVA y el retroceso de la inversión, que cayó un 7%. Un dato sintomático es que la inversión extranjera directa en España ha caído un 78% en lo que va de año, situándose en 10.820 millones, el peor dato de la década. La situación del empleo no es mejor. Según los últimos datos de la Contabilidad Nacional, en el último trimestre se redujo el 1,7%, lo que supuso la pérdida neta de 295.000 puestos de trabajo en un año. España, con una tasa de paro del 20%, es la campeona del desempleo de la Eurozona y la OCDE.

La situación de la banca no tiene nada que ver con la irlandesa, pero aún hay mucho que hacer. El gobernador del Banco de España ha urgido a las cajas a concluir los procesos de saneamiento y fusión, y es que la exposición inmobiliaria directa e indirecta de la banca española puede hacer aflorar unas pérdidas de entre 20.000 y 30.000 millones de euros que arrastren a los números rojos a más de una entidad. A los tres años de crisis, una morosidad creciente que ya se sitúa en el 5,6% y la contracción de los márgenes de negocio, los bancos tienen que añadir 90.000 millones más en deuda de países en riesgo (Grecia, Irlanda, Portugal e Italia). El único brote verde no se debe a la capacidad de nuestros políticos, sino a la subida de impuestos: el déficit del Estado hasta octubre se ha reducido un 47,3% gracias a un aumento del 45% de la recaudación por IVA. Por contra, ayer también se conocía que la Seguridad Social ha reducido su superávit un 28% hasta octubre y que el déficit de la balanza comercial ha empeorado en el conjunto del año un 5,3%.

El panorama es sombrío y ante las persistentes peticiones de nuevas medidas de ajuste por parte de la UE, Zapatero sigue con la cantinela de que “España no es Irlanda”. Las reformas no llegan y si España no quiere convertirse en una nueva Irlanda tendrá que hacer un mayor esfuerzo en la reducción del gasto público, deberá abordar una reforma laboral que permita crear empleo –con reducción del impuesto de sociedades y de las cargas sociales incluidas–, calar el melón de la reforma del sistema de pensiones y culminar la reforma financiera de las cajas. De lo contrario, se corre el peligro de que seamos los siguientes. Y no por la gravedad de los problemas económicos, que los tenemos, sino por el descrédito total. Esperemos que Rajoy salga de su silencio y que no haga falta, como en Irlanda, llegar a la quiebra para que se convoquen elecciones.

Desastre nacional
¡Por qué aguanta Zapatero!
Agapito Maestre Libertad Digital 24 Noviembre 2010

Zapatero es el gran problema de España. O se va o hunde definitivamente lo poco que queda de Estado-nación. Cada minuto más de este hombre en el poder es un riesgo para todos los españoles; naturalmente, están incluidos en esa deriva hacia la nada sus votantes y clientes. Esto es algo que saben los mercados, los Estados e incluso sus correligionarios. También es la tesis de la Oposición. Excepto los obtusos, nadie duda de que Zapatero es un político incapaz de gobernar España, entre otras muchas razones, porque es incapaz de generar confianza en su entorno. Nadie parece creer en él. Todos consideran que está muerto.

Pero, y esto es lo extraordinario, este hombre podría permanecer en el poder hasta el final de la legislatura. Más aún, y es una sencilla profecía, si la UE no interviene España, y hago votos para que así sea, este desastroso gobernante podría finalizar la legislatura. Es algo curioso y sin parangón en los países desarrollados de Occidente. Es como si España estuviera tocada por una rara excepcionalidad, que nos aleja, desgraciadamente, cada vez más de los procedimientos clásicos de legitimación democrática del poder. A Zapatero le bastan unos cuantos votos de unos separatistas, los del PNV, a cambio, naturalmente, de unos cuantos cientos de miles euros, para seguir en el poder. La cosa tiene mérito, sobre todo, si contemplamos como se hunde todo a nuestro alrededor.

¿Por qué un Gobierno como el de Zapatero, que ha llevado a la ruina a todas las instituciones económicas y políticas, se resiste a convocar elecciones generales? He ahí el enigma. Es evidente que la Oposición tendrá alguna culpa en el éxito de Zapatero. Obvio. Más aún, la casta política en su conjunto resulta aún más ridícula que el propio Zapatero, porque es incapaz de frenar a este individuo y su partido. ¿O es que acaso esa casta no siente vergüenza de sí misma al contemplar a un Zapatero ufano y sobrado allí dónde va? Sí, sí, Zapatero se muestra fuerte, aunque mantiene lo contrario de lo que dijo ayer; se muestra arrogante con la Oposición, a pesar de que Rajoy podría echarlo mañana del poder si pusiera un poco más de empeño en el asunto. Zapatero está consiguiendo la cuadratura del círculo: mientras que la Oposición es incapaz de expulsarlo del poder, y sobre todo no consigue forzar ya unas elecciones generales, él aparece todos los días haciendo "supuestas" propuestas que deberían corresponder a los de Rajoy.

En el ámbito internacional no crean que la cosa es mejor; pues que este individuo que sacó a las tropas de Irak sin avisar a sus aliados, que sigue negando la existencia de una guerra en Afganistán, que ha roto varias veces la disciplina de la OTAN, e incluso cuestionó la cultura Occidental de la OTAN –esa que estableció un tribunal de valores humanos, de derechos del hombre y de criterios de racionalidad ante el que deben comparecer todas las civilizaciones en pie de igualdad–, por la defensa de una extraña "Alianza de Civilizaciones" de raíz islamista, se le ha permitido fotografiarse, bien que en un sitio alejado de los protagonistas, en la última Cumbre de Lisboa de la OTAN. Cumbre, por cierto, que aprobó exactamente lo contrario de lo que este hombre ha defendido siempre, a saber, que las civilizaciones son equivalentes.

En fin, a pesar de la estulticia y maldad de este hombre en los ámbitos nacionales e internacionales, la pregunta es evidente: ¿Por qué aguanta tanto Zapatero? Quizá porque sea, reitero, una excepcionalidad que se permite el sistema. Quizá. O por que los que están en la oposición son aún más incapaces que él. ¡Quién sabe!

Nuestro riesgo país se llama Zapatero
EDITORIAL Libertad Digital 24 Noviembre 2010

Por mucho que nuestros gobernantes hayan repetido como loros que "España no es Irlanda", los hechos son los que son: los inversores huyen de España, cuya situación económica y perspectivas de recuperación ven peor que nunca. Así, la prima de riesgo ofrecida ayer por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes superaba todos los récords, al alcanzar por primera vez desde la puesta en marcha del euro los 236 puntos básicos. El Tesoro español ha tenido también que pagar hasta un 90% más por su última emisión de letras a tres y seis meses, mientras la bolsa española lideraba las caídas de todos los parqués europeos, con un desplome del 3,05%, el mayor desde el verano.

No se puede negar que haya razones para semejante desmoronamiento: incluso tomando como referencia los manipulados datos del Gobierno de Zapatero respecto a la reducción del déficit, el Estado español –incluidas muy especialmente las autonomías– sigue gastando mucho más de lo que ingresa; nuestro sistema bancario –muy especialmente las politizadas cajas de ahorro– tienen unos activos que siguen sin reflejar su auténtica realidad; la legislación laboral continúa siendo disuasoria para la contratación; nuestro sistema energético es absolutamente insostenible, y mientras tanto nuestro déficit comercial alcanza los 39.337,1 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un incremento del 5,3% respecto al mismo periodo del año anterior.

Aunque buena parte de la crisis tiene su origen en los excesos y burbujas que alentó el intervencionismo público con su política de bajos tipos de interés, Zapatero no ha hecho otra cosa que agravarla: primero, no reconociendo su existencia; luego tratándola de burlar con una disparatada y contraproducente política de gasto público, y, finalmente, haciendo creer a nuestros alarmados socios e inversores que, por fin, iba aplicarse en la tarea de equilibrar las cuentas y acometer las reformas estructurales que pedía a gritos nuestra economía. Lo cierto, sin embargo, es que las tímidas reformas y la insuficiente reducción del gasto publico anunciadas en mayo no han sido otra cosa que eso: un simulacro con el que Zapatero pretendía ganar algo de tiempo, pero con el que en, realidad, ha terminado de agotar la escasa confianza que podia despertar su incumplido propósito de enmienda.

Ahora bien, siendo mala la situación, peores son las perspectivas de una posible corrección con un Gobierno presidido por Zapatero. Más aun cuando el presidente sigue diciendo que no son necesarios nuevos recortes ni nuevas reformas. No cabe esperar de él ni una auténtica reforma laboral, ni una racionalización de las pensiones, ni un dique al despilfarro de las autonomías. De hecho, las supuestas limitaciones al aumento del endeudamiento de los entes locales sólo van a aplicarse finalmente a unos pocos municipios y el timorato frenazo en seco de la obra pública tardó poco en revertirse.

En resumen, la permanencia de José Luis Rodriguez Zapatero en el Gobierno se ha convertido en la principal fuente de desconfianza hacia nuestra economía, su principal prima de riesgo.

La responsabilidad alcanza tambien al PP
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 24 Noviembre 2010

Estamos en una situación de emergencia. Socialmente por el paro cercano a los cinco millones de desempleados. Económicamente por la deuda que nos ha convertido en uno de los países al borde de la quiebra de Europa. Políticamente por la falta casi total de confianza en un Gobierno incapaz de reconocer primero y afrontar después la realidad de una crisis.
La responsabilidad de todo ello no es de nadie más que de quien gobierna, de aquellos a quienes los ciudadanos encomendaron con su voto la responsabilidad de Gobernar. Este es un hecho incuestionable por más que la propaganda intente escurrir el bulto y repartir culpas a todo lo que se mueva y en especial a la oposición que como su propio nombre indica lo es porque no tiene votos ni poder para gobernar.

Dicho lo cual y siguiendo ese lógico criterio los reclamos vacuos de “arrimar el hombro” no tienen más que un sentido retórico y publicitario. Siempre claro donde la oposición es eso oposición. Pero continuando el argumento hay espacio donde el PP gobierna y es ahí donde las responsabilidades son también las suyas.

El PSOE y Zapatero son los responsables del Gobierno de España, los son también de autonomías y municipios. Pero en este caso otras y otros lo son del partido popular. Y es ahí donde cabe exigirles a ambos. Es ahí donde inevitablemente las culpas han de ser repartidas.

Los gobiernos del PP no pueden tampoco escurrir el bulto en ese caso. El despilfarro autonómico es general, con alguna excepción. Ese despilfarro y la necesidad de urgente de cortarlo de manera drástica son evidentes. El actual estado autonómico es, tal y como se ha desarrollado, insostenible para España. Debe frenarse y darse marcha atrás allá y donde sea preciso. Aunque de eso los dos grandes partidos y sus reyezuelos de taifas no quieran ni oír hablar.

Hay que reformar la totalidad del sistema como meta final. Pero antes y de manera imprescindible hay que reducir gastos y eliminar boatos que simplemente no podemos costear.

Empezando, por ejemplo, por la televisiones autonómicas, maquinas de propaganda al servicios del poder regional y sumideros de dinero publico tan imprescindible para afrontar aspectos de primera necesidad. Su cierre o su venta, la de todas sin excepción, es la sencilla y clamorosa senda que incida cualquier sentido de estado y del común de los mortales. Que por supuesto ni el PSOE ni el PP parecen estar dispuestos a seguir. Cerca de 2.000 millones de euros nos cuesta el autobombo de los presidentes autonómicos y sus ministrillos. Y si esa es uno no lo es menos el lujo de edificios , palacios, parque móvil, inflación de altos cargos y de asesores y una sucesión de clientelismos que exceden cualquier necesidad.

El pacto de austeridad del que no están exentos de responsabilidad en este caso ni PSOE ni PP es una exigencia nacional. Están obligados a hacerlo. Están obligados en conjunto y cada uno en su autonomía y su gobierno. Aquí si que cabe el arrimar el hombro que no es otra cosa que dejar de meter la mano, dejar de poner el cazo , dejar de colocar gente, dejar de pagar “favores”, dejar de ejercer de reyezuelos de taifas, dejar en suma de gastarse el manso. Que eso lo pagamos todos y España ya no puede pagar.

Otro ajuste en el horizonte
El Editorial La Razón 24 Noviembre 2010

Lejos de calmar la ansiedad de los mercados, el rescate de Irlanda parece haber extendido el temor a un efecto contagio de las economías de Portugal y España, las más vulnerables por las dudas sobre el alcance de las reformas en marcha. El comportamiento de los inversores revela una realidad peligrosa como es la desconfianza hacia nuestro país. Ese estado de prevención se tradujo ayer en que la prima de riesgo por invertir en bonos españoles a 10 años marcó un nuevo histórico al situarse a media tarde en 234,7 puntos básicos, por encima de los niveles registrados el pasado 17 de junio, antes de que se publicaran los test de solvencia de la banca. El Tesoro pagó hasta un 90% más por colocar su deuda en una subasta cuya recaudación quedó en la parte baja del objetivo previsto. La tensión afectó también al mercado de seguros de riesgo de impago, que registró máximos históricos, mientras el Ibex caía por encima del 3%. Pagamos demasiados intereses como para pasarlo por alto o relativizar el estado de ánimo que denotan esas respuestas de los inversores.

El Gobierno se equivocará de nuevo, como lo ha venido haciendo a lo largo de la crisis, si interpreta sesgadamente esos síntomas conforme a sus intereses, y se mantiene aferrado a los primeros ajustes impuestos por Europa a la espera de que la tormenta escampe. Debería tomar la iniciativa antes de que le atropelle ese clima de desconfianza sobre España que ha prendido con fuerza.

Aunque es verdad que puede existir una cierta sobrerreacción de los mercados, no lo es menos que la política económica del Gobierno no ha logrado generar la credibilidad necesaria, entre otras razones, por la falta de resultados y la ausencia de un horizonte de recuperación. No hay brotes verdes con que convencer a los mercados de nuestra solvencia. La reducción del déficit público es fruto de la subida del IVA que no de la actividad económica.

Así parece inevitable y urgente que el Gobierno acometa un nuevo ajuste con un intenso paquete de reformas con el propósito no sólo de estimular la actividad y frenar la deriva depresiva actual, sino ganar el crédito internacional necesario para que la presión de los mercados nos permita respirar. El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, recomendó ayer al Ejecutivo que esté preparado para tomar esas medidas, porque existen riesgos en la consolidación fiscal y el contagio de Irlanda es un hecho. Es urgente enviar mensajes contundentes a los inversores y a nuestros socios y ello sólo es posible con nuevos recortes del gasto público y una austeridad real de todas las administraciones, y no ficticia, que impida, por ejemplo, la contratación masiva de empleados públicos para maquillar las cifras del desempleo o una supuesta agenda social como reclamo electoral socialista con cargo a las exánimes arcas públicas. La reforma de las pensiones, actuaciones en el mercado laboral, el control del déficit de las autonomías, reformas fiscales para incentivar la actividad y el consumo, entre otras, resultan imprescindibles, porque se necesita sanear las cuentas y crecer.

A la desconfianza se suma además la falta de liderazgo político de un Gobierno sin pulso. Y ésa es tan mala noticia como la primera para nuestra economía.

Cuatro negritos
Es verdad que no somos Irlanda. Ése es el problema, que somos España y nos estamos quedando sin cortafuegos
IGNACIO CAMACHO ABC 24 Noviembre 2010

LA crisis es un virus mutante que ataca al sistema buscando las debilidades de su defensa inmunológica. Primero asaltó el entramado financiero, luego la burbuja inmobiliaria, más tarde encontró brecha en el desequilibrio fiscal y ahora acomete el mercado de la deuda. La inestabilidad del crecimiento español, la falta de vigor de nuestra economía, la ausencia de un rumbo político y la fragilidad del modelo estructural le han proporcionado un hábitat de supervivencia en el que multiplicar su fuerza expansiva. El virus se propaga con una asombrosa voracidad destructora aprovechando la anemia de un Estado deprimido que rechazó la vacuna del ajuste y no encuentra ahora antibióticos de emergencia para combatir la infección. Estamos a su merced y al Gobierno, incapaz de detectar la patología, sólo se le ocurre tomar aspirinas para bajar la fiebre.

Los temibles mercados financieros, que no son otra cosa que gente que nos ha prestado dinero para mantener un gasto hipertrofiado, han liquidado a Irlanda en un suspiro y miran a España con los ojos inyectados en sangre. Ayer tumbaron la Bolsa, machacaron a los bancos, hicieron una sangría en el Ibex y amenazan con imponer condiciones draconianas, sí o sí, para seguir sosteniendo la deuda del país. El domingo, mientras la Unión Europea decidía el rescate irlandés, el presidente aseguró en una entrevista que descartaba más reformas y que consideraba suficientes las medidas tomadas. La respuesta ha sido fulminante: una crisis de pánico, una escalada de la prima de riesgo, un destrozo bursátil, una brusca retirada de confianza que cimbrea la ya endeble estructura de nuestro sistema económico.

El siniestro mecanismo de los diez negritos —que en Europa son cuatro: los llamados países periféricos— se está quedandosin piezas y cada vez tenemos delante menos cortafuegos. El ataque viral de esta semana ha desdeñado a Portugal como pieza demasiado fácil y se ha centrado en la carne española. Los mercados no necesitan razones; en cuestión de confianza cuentan los intangibles y la atonía del Gobierno ha sembrado el miedo. Los inversores temen que no podamos pagar y no se conforman con la retórica del zapaterismo. Los expertos más optimistas cifran su esperanza en la escala gigantesca del problema español: es tan gordo y necesitaría tanto dinero inyectado que el rescate puede hacer zozobrar el euro y quebrar la unión monetaria, arrastrando incluso a Alemania como tenedora principal de la deuda. Pero la realidad es una amenaza seria de default, de colapso. Un escenario de hecatombe.

Acostumbrados a destilar grandes problemas en minúsculos argumentarios de manual, los políticos se limitan a repetir el mantra de que no somos Irlanda, como antes coreaban que no somos Grecia. Y tienen razón, pero ése es exactamente el problema de ahora mismo: que somos España y vienen a por nosotros.

España no es Irlanda… ¡Ya quisiera!
Irlanda tiene un Estado. España, diecisiete. Con la demencial multiplicación de gasto público que eso arrastra
GABRIEL ALBIAC ABC 24 Noviembre 2010

HERMANN TerTsch los retrata como secta, en un desgarrado libelo que llama a combatir la humillada servidumbre bajo la cual nos domeñan. Sin demasiada esperanza, porque en España la secta de los políticos se ha dotado ya de tal blindaje que haría falta ser bastante más que ingenuo para soñar con ganarle alguna batalla, aunque fuera mínima. Pero es igual. De las pocas cosas que el paso del maldito tiempo va dejándole a uno, la más importante en lo moral puede que sea ésta: tan sólo es divertido dar las batallas perdidas.

No albergo la menor esperanza de ver ya otro horizonte político español que no sea éste. Me declaro derrotado, pero me niego a dejar de combatir, a llamar necios a los necios, ladrones a los ladrones… Y a expresarles a todos ellos mi rencorosa admiración por habérselas apañado para tomarme tan sabiamente el pelo —y, de paso, quedarse con más o menos la mitad de mis ingresos de estos años—, antes de, definitivamente, hundirme a mí, como a todos los que hemos tenido la dudosa fortuna de sufrir la España contemporánea, en la rigurosa ruina.

«España no es Irlanda», es la última memez con que la casta —o la secta, que dice Tertsch— ha dado para que todos nos quedemos tan contentos de chapotear en la miseria, mientras nuestros políticos practican el noble deporte de derrochar sin ton ni son el dinero que a otros tanto esfuerzo nos costó ir ganando. No tiene ni pajolera gracia. Uno hace un catálogo de titulaciones académicas de los ministros del Gobierno español y se le cae el alma al último círculo infernal del Dante. Estamos gobernados por gentes que, en la mayor parte de los países europeos, no serían admitidos como bedeles en un ministerio. Gentes sin titulación superior de ningún tipo. Gentes —es lo peor— que jamás tributaron a Hacienda por algo que no fuera su sueldo político. Inválidos intelectuales y anímicos.

«España no es Irlanda». Todo un hallazgo. Digno de cabezas tan ilustradas como las de Blanco, Pajín o Zapatero. Un hallazgo que envidiaría el Platón al cual le dio por inventar esa rareza a la cual los griegos —o sea, nosotros— llamaron filosofía: «que lo igual sólo se dice de lo distinto». No, claro que no somos iguales. ¡Ya quisiéramos! Hay una pequeñísima diferencia: lo de aquí es infinitamente más difícil de arreglar. Porque, bien que mal, Irlanda tiene un Estado. Uno. España, diecisiete. Con la demencial multiplicación de gasto público que eso arrastra. Cada uno de esos mini-estados que son las Autonomías posee su banco nacional, que administran los partidos políticos a su antojo: las Cajas de Ahorros. El resultado es un lastre de endeudamiento demencial. Que va incomparablemente más lejos del normal desastre que es, a escala mundial, la crisis.

No, en España salir de la crisis no es un problema económico. Lo es político. Exige cambiar de Constitución. Borrar la pesadilla autonómica. Tener un Estado. Normal. Un Estado que no exija triplicar los gastos funcionariales y atender a clientelas locales cuyos votos se compran a altísimo precio. Un Estado como el de todo el mundo; al menos, como el de todo el mundo que se dice civilizado. ¿Alguien cree de verdad que eso tan elemental, tan sencillo va a ser autorizado por la casta?

Cuatro apuntes de campaña
Luis del Pino Libertad Digital  24 Noviembre 2010

El guión de campaña de las elecciones catalanas ha saltado por los aires. El escenario se ha llenado de espontáneos y las primadonnas se ven obligadas a morcillear sin descanso, para tratar de recuperar, sin éxito, el discurso oficial.

En ese escenario de improvisación continua, la campaña está dando de sí mucho más de lo esperado. En el debate a seis en TV3, Albert Rivera descolocó a todos sus rivales, al empezar a hablar en castellano. ¡Sacrilegio!¡Alguien que se atreve a dirigirse a los ciudadanos en el idioma mayoritario de Cataluña! Artur Mas, reventado su discurso, sacó a relucir su aspecto más corleónico, comentando lo tolerantes que son los nacionalistas al permitir que se hable en español en la "televisión nacional" de Cataluña. ¡Gracias, Artur, tío! ¡De verdad que apreciamos el gesto de que nos des tu permiso para hablar en nuestro idioma dentro de nuestro país!

Alicia Sánchez Camacho, por su parte, pillada a contrapié, se vio forzada a pasarse también a la lengua de Cervantes. Por mucho que pienso, no se me ocurre una mejor ilustración que ésa de por qué es necesario que Ciudadanos repita con fuerza en el Parlamento catalán: porque su sola presencia basta para obligar al Partido Popular a ser fiel a sus votantes.

Ese es el drama del PP de Rajoy: que sólo es fiel a sus principios en caso de extrema necesidad. Bueno, pues los electores catalanes tienen la oportunidad de crear esa necesidad extrema utilizando como arma a Ciudadanos.

El resultado del debate, según la edición digital de La Vanguardia, no puede ser más revelador: Albert Rivera quedó en segundo lugar en la encuesta sobre quién había sido el ganador del encuentro. Por delante de Montilla, por delante de Herrera, por delante de Sánchez-Camacho, por delante de Puigcercós.

España y el rescate irlandés
El Editorial La Razón 24 Noviembre 2010

El rescate financiero de Irlanda, acordado la tarde del domingo para evitar un lunes negro en los mercados europeos, no ha sido acogido con el optimismo que se esperaba. La mayoría de las bolsas han registrado fuertes caídas, en especial la española, que ha perdido la cota de los 10.000 puntos. Las palabras tranquilizadoras de la Comisión Europea para desmarcar a Portugal y España del fiasco irlandés no acaban de convencer a unos parqués nerviosos y desconfiados, que ayer volvieron a encarecer la prima de riesgo española. Tampoco parece eficaz el discurso del Gobierno de Zapatero, aferrado a que «España no es Grecia ni Irlanda», tal vez porque arrastra un déficit de credibilidad que siembra la duda entre los inversores.

Si a ello se le añade que el Banco Central Europeo le acaba de pedir nuevos ajustes en pensiones, sanidad y coordinación con las autonomías, se comprenderá mejor por qué la economía española, tachada hace tiempo como «el enfermo de Europa», haya entrado en la unidad de observación. Es precisamente el desbarajuste autonómico español, que frena la recuperación y dispara el gasto, lo que no acaba de entenderse en Europa.

Resulta paradójico y muy revelador que Irlanda, que logró la independencia de Gran Bretaña hace unas pocas décadas, se ponga ahora en manos británicas para evitar la quiebra. Convendría que los dirigentes nacionalistas que se empeñan en destruir sus lazos con España se miraran en el espejo irlandés y extrajeran las conclusiones pertinentes. Por lo demás, es evidente que no hay parangón posible entre el tamaño de la economía española y la irlandesa. No obstante, cada día que pasa resulta más difícil refutar la imagen de España como el alumno torpe, incapaz de progresar al ritmo de los demás y muy poco fiable a la hora del examen. En este contexto, el rescate de Irlanda supone una advertencia a España por persona interpuesta de que los grandes guardianes de la UE serán implacables para poner a salvo el euro y su estabilidad financiera.

La moneda comunitaria ya tiene su cruz con la guerra de divisas entablada entre EE UU y China como para agravarla con nuevos síntomas de flaqueza. Ahora le toca digerir el fracaso del «tigre celta», que ha resultado ser un gato faldero, y vigilar estrechamente a Portugal. Llegado el caso, a nuestros vecinos se les aplicaría la misma receta. A día de hoy, las arcas comunitarias disponen, a través del servicio de estabilidad financiera, de unos 750.000 millones de euros para socorrer las emergencias y apuntalar la moneda. No hay motivos reales, por tanto, para temer por la suerte del euro, pero nada puede ser igual después de que dos países comuniarios hayan roto la confianza de la comunidad.

Es verdad que la construcción de la UE es laboriosa, en ziz zag y a veces contradictoria, pero sin disciplina presupuestaria y sin rigor financiero de todos sus socios no será posible que todos avancen a la misma velocidad. España tiene que decidir a qué grupo quiere pertenecer, si a los que progresan muy lentamente y con muletas prestadas o a los que marcan el camino a seguir. De elegir la compañía de estos últimos, que es el que corresponde por su tamaño y cualidad, el Gobierno deberá gestionar con más rigor y credibilidad, lo que no está haciendo.

La España actual tendrá un lugar de "honor" en la Historia Mundial de la Ignominia
Francisco Rubiales. Periodista Digital 24 Noviembre 2010

Hace días redacté una respuesta a un lector que, tras afirmar que le gustaba este blog, decía que a veces tenía un tono "elevado". En días precedentes, algunos lectores de Voto en Blanco dijeron que el blog "exagera". En principio, como es habitual en este medio, guardé silencio en aras de la prudencia y la concordia, pero cada día era más intenso el deseo de contestar y aclarar que este blog, que hoy parece "exagerado" o demasiado "agresivo" a algunos, será considerado como "light" y "moderado" dentro de un par de años, como mucho, cuando la sociedad española perciba toda la magnitud de la corrupción, todo el alcance de la suciedad que se esconde bajo las alfombras de esta mal llamada "democracia" española.

La siguiente fue la respuesta mencionada:
Sr. Enrique:

Dice usted que mi blog utiliza un tono "elevado", aunque afirma que le gusta. Otros lectores, en los últimos días, han dicho que exagero. Bien, mi respuesta es la siguiente:

Cuando escribí, en 2007, el libro "Políticos, los nuevo amos", muchos dijeron que exageraba, pero hoy el libro se ha quedado corto en sus críticas. Tres años después de su publicación, cuando la realidad que algunos vemos porque investigamos y reflexionamos a diario, es percibida por la mayoría de la sociedad, entonces las críticas y análisis que erran "exagerados" se convierten en light. Ocurrió exactamente lo mismo con mi siguiente libro, "Periodistas Sometidos", publicado en 2009, que incluía un análisis desolador del sometimiento de miles de periodistas y de editoras al poder político, del vergonzoso abandono de la verdad y de las traiciones del periodismo a la democracia y a los ciudadanos.

Lo mismo le digo de este blog. Le garantizo que dentro de un par de años, estas críticas y análisis que hoy suenan fuertes serán consideradas como prudentes y moderadas.

En Andalucía acaba de descubrirse un nuevo sistema de corrupción y, probablemente, también de financiación ilegal del PSOE, consistente en colocar a militantes en listas de prejubilados de empresas públicas sin que jamás hayan trabajado en ella. Gracias a ese "truco" corrupto y nauseabundo, dos personas ya han sido detectadas, después de haber cobrado más de 100.000 euros cada una. Pero habrá muchas más, dentro de esa bolsa corrupta y de otras muchas que ni siquiera imaginamos. ¿A donde van esos cientos de miles de euros cobrados con fraude, al prejubilado o al partido? Imagínese lo que descubriremos cuando los políticos no empleen todos los inmensos recursos del Estado (leyes, policía, servicios de inteligencia, presupuesto, tecnologías, etc.) para tapar las inmundicias. Le aseguro que quedaremos aterrorizados del nivel que alcanzó la corrupción y de la bajeza del sector público en España. No estoy hablando sólo de un partido, aunque el PSOE sea el campeon absoluto, sino de prácticamente todos, porque todos conviven fácilmente con la corrupción y todos se financian de manera ilegal o alegal, mientras que sus dirigentes disfrutan de una cuasi total impunidad.

Descubriremos enriquecimientos masivos de políticos, patrimonios ocultados, uso de fondos reservados para el enriquecimiento personal, abusos inimaginables en urbanismo, deudas perdonadas, prestamos condonados, venta de concesiones, concursos amañados y mil oposiciones trucadas con preguntas filtradas a los amigos, listas de prioridades alteradas y miles de canalladas más que hoy permanecen ocultas.

Si después de todo esto, sigue usted pensando que mi tono es "elevado", entonces me callo.

El deber de un intelectual no es reflejar la foto de su tiempo, sino anticiparse al futuro, abrir caminos para que el pueblo pueda transitar con información y capacidad de discernir.

Es lo que intentamos hacer cada día leyendo, atando hilos, buscando, entrevistando, empleando las neuronas, interpretando los indicios, escuchando a los descontentos y de otras mil maneras. Por desgracia, puedo asegurarle que España pasará a la historia mundial de la ignominia cuando se levanten nuestras alfombras, si es que algún día eso ocurre.

Un cordial saludo y gracias por leer este blog y por difundir su liberador y saludable contenido.
F. Rubiales
Voto en Blanco

El proetarra Peces-Barba
Pío Moa Libertad Digital 24 Noviembre 2010

Me reconviene un amigo por llamar proetarra a Peces-Barba, lo que, según él, es hacer demagogia y en el fondo una falsedad. Sería demagogia si fuera falso o exagerado, ciertamente, y yo creí que todo el mundo entendería el sentido de mis palabras. No siendo así, lo explicaré desde el punto de vista del historiador.

Como es sabido, Peces-Barba empezó a hacerse notorio, cuando se proclamaba democristiano, defendiendo a etarras en el Juicio de Burgos, de 1970. Nadie le puede negar el derecho de hacerlo, como tampoco debe olvidarse que ese derecho lo ejercía a partir de la simpatía que entonces, con muy pocas excepciones, toda la oposición antifranquista –y parte de la prensa española-- profesaba a la ETA; y lo hacía con olvido –desprecio de hecho-- hacia las víctimas. Peces-Barba se hizo muy popular también con el PCE, partido demócrata do los haya, que asimismo apoyaba a la ETA, cómo no. Ya anteriormente, en 1963, Peces-Barba había contribuido a crear la revista Cuadernos para el diálogo, “diálogo” con los comunistas, no con otros, que tanto benefició a los totalitarios y tanto perjudicó a la Iglesia. Y no porque Peces-Barba ignorase lo que era el comunismo, ni, por supuesto, la ETA, cuyos dirigentes en el Juicio de Burgos se proclamaron marxistas-leninistas. En esa revista llegaría a leerse el deseo de que a Solzhenitsin lo hubiera consumido y silenciado para siempre el GULAG. No fue Peces-Barba quien expresó tal deseo, sino otro icono intelectual del progresismo, y no recuerdo que Peces-Barba protestase de tan cruda e inconveniente exposición de lo que en realidad pensaban todos. Por supuesto, cuando llegó la Transición, él era partidario de la ruptura que, con perfecta desvergüenza, calificaban de “democrática”, con propósito de fundar una democracia sobre la legitimidad (criminal) del Frente Popular.

Desde 1972, Peces-Barba pertenecía al PSOE, un partido mínimo, tolerado por el franquismo como alternativa al PCE. Y el PSOE llegó a la Transición con un programa y una demagogia más radical que la del PCE y muy similar a la de los etarras, incluyendo la "autodeterminación de las nacionalidades".

En La Transición de cristal recojo una anécdota significativa de este intelectual progresista: cuando la ETA asesinó a José María Portell, en 1978, Peces-Barba exclamó: “Hasta aquí podíamos llegar, matar a un periodista”. Las muertes de policías, militares o civiles conservadores apenas angustiaban a comunistas y socialistas. Los cuales, si bien estaban cada vez más exasperados por la “irracionalidad” de la ETA se sentían a salvo de sus atentados, tendían a verlos como una especie castigo justificado al franquismo (…) Con motivo de la matanza de la cafetería California (esta por el GRAPO), el mismo Peces-Barba propuso en las Cortes “una declaración institucional contra el terrorismo”, replicándole Fraga que “había pasado el tiempo de las meras declaraciones verbalistas”. No obstante, tales declaraciones persistirían como un vacuo ritual”.

El PSOE, en el que ha desempeñado un gran papel Peces-Barba, solo empezó a reaccionar contra la ETA cuando gente suya sufrió atentados. Y terminó imitándola con el GAL, sin por eso olvidar ni mucho menos la “salida política”, es decir, la justificación y premio del asesinato como un modo de hacer política. La colaboración con la ETA alcanzó su máximo y más descarado nivel con el actual presidente y, cómo no, en ella estaría en primera fila nuestro intelectual socialista. Su tarea consistió en intimidar y silenciar a la AVT, y, al no lograrlo, en tratar de desacreditarla y dividir a las víctimas directas, oponiéndole grupitos sin representatividad ni moral. Sucia y triste tarea de ayuda indirecta, pero muy clara, a la ETA.

En recompensa a sus méritos, en 1989 Peces-Barba fue obsequiado por el PSOE nada menos que con una universidad, la Carlos III concebida como semillero de gente con sus mismas ideas, de fanáticos, en definitiva, y que él rigió con una mezcla de autoritarismo y paternalismo. En esa universidad he tenido dos experiencias que indican su baja calidad académica y nula democrática.

Basten estos botones de muestra. Ya he explicado muchas veces que la ETA y el PSOE coinciden en uno 90% de su ideología, y sin tener en cuenta este “detalle” –y casi nunca es tenido en cuenta--, no hay forma de entender nada, y siempre nos enredaremos en la palabrería de los políticastros.

No conozco "en el fondo", claro está, las convicciones íntimas de Peces-Barba. Pero a los políticos los entendemos y juzgamos por sus actos, no por sus supuestas intenciones, siempre demasiado fáciles de exhibir.

Los intereses nacionales españoles y el Sahara Occidental
Luis Miguez MachoEl Semanal Digital 24 Noviembre 2010

El recrudecimiento del conflicto del Sahara Occidental ha aportado una curiosa novedad a la política exterior del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: después de años invocando prejuicios ideológicos para justificar las más peregrinas ocurrencias, que van desde la retirada unilateral del Iraq ocupado, al tiempo que se reforzaba la presencia de nuestras tropas en la guerra de Afganistán, hasta la Alianza de Civilizaciones, pasando por aquella conjunción planetaria o astral con Barack Obama de la que nunca más se supo, el presidente del Gobierno ha explicado por primera vez una posición de política exterior basándose en los intereses nacionales. Me refiero, claro está, a la negativa a condenar la represión marroquí contra los saharauis.

En realidad, lo nuevo aquí es sólo la alegación de los intereses nacionales, no el apoyo del Gobierno español al régimen marroquí en este punto. Rodríguez Zapatero ya había roto con anterioridad la tradicional política exterior española de no reconocer la ocupación marroquí del Sahara Occidental. Pero justamente invocar los intereses nacionales de esa manera es una muestra más, la muestra cumbre, del extravío de la política exterior de un país como el nuestro, que ha pasado de moverse en la escena internacional a impulsos de un complejo de inferioridad frente a la Europa desarrollada más o menos explicable por razones históricas, a no saber ya ni siquiera en qué consiste una política exterior fundada en el interés nacional.

El significado del Sahara Occidental para España
El Sahara Occidental no es un problema de la comunidad internacional y no de España, como ha dicho la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez. Es un problema de España y, además, de la comunidad internacional, porque España era –y jurídicamente sigue siendo- la administradora del territorio, que, en lugar de descolonizarlo cumpliendo los mandatos de la ONU, se lo entregó a otra potencia, Marruecos, dejando que lo invadiese y lo ocupase militarmente.

Dicho esto, que es el punto de partida ineludible de toda la cuestión saharaui vista desde el punto de vista español, hay que añadir lo que significa geoestratégicamente para nuestro país el territorio del Sahara Occidental. Marruecos es una nación fronteriza con España potencialmente hostil, puesto que mantiene reivindicaciones territoriales sobre nuestro país, que no se ciñen sólo a Ceuta, Melilla y las plazas de soberanía del norte de África, sino también a las Islas Canarias.

Esa potencial hostilidad se convierte de forma periódica en amenazas y agresiones concretas; por no retrotraerse a episodios históricos como la guerra de Ifni o la propia invasión del Sahara Occidental, baste recordar la provocación del islote Perejil o el reciente bloqueo de la frontera en Melilla. Tales maniobras se explican fácilmente por el carácter despótico del régimen marroquí, que, como muchas veces ocurre con este tipo de regímenes, hace que de vez en cuando necesite distraer y movilizar a la población contra un enemigo exterior.

Por si eso no fuera bastante, en los últimos años cientos de miles de inmigrantes de origen marroquí se han establecido en España. Y no se puede olvidar, aunque los políticos y los medios de comunicación procuren ocultarlo cuidadosamente, que el régimen marroquí, como la mayoría de los regímenes de los países islámicos, es lo que nosotros llamaríamos una teocracia, donde no hay separación entre el poder civil y el religioso, lo que permite a las autoridades mantener el control sobre la población emigrada a través de la religión y sus ministros.

En esas condiciones, que he intentado resumir, no sé qué duda puede ofrecer que los intereses nacionales españoles demandan y exigen apostar por la causa de un Sahara Occidental independiente y aliado frente a las Islas Canarias, antes que integrado en Marruecos, reforzando a una potencia hostil y alimentando nuevas apetencias territoriales de un régimen que, como ya se ha dicho, necesita de esa clase de excusas como medio de control social.

Lo que los intereses nacionales exigen en política exterior
¿De qué intereses nacionales habla entonces Rodríguez Zapatero? Como no entiende lo que significan los intereses nacionales en política exterior, comete el error común de confundirlos con los intereses económicos de unos pocos. Los intereses exteriores no son más que la proyección del interés general fuera de las fronteras; por supuesto que incluyen los intereses económicos de los empresarios del país, pero éstos en ningún caso pueden prevalecer sobre la preservación de la seguridad y de la integridad territorial de España, que es lo que está en juego en las relaciones con Marruecos y en el caso del Sahara Occidental, por no hablar del cumplimiento de los compromisos adquiridos y de esa cosa tan antigua, pero todavía tan real en las relaciones internacionales, que es el honor de una nación.

Poco dice de la izquierda española su trayectoria en relación con el conflicto del Sahara Occidental. De nada sirven las manifestaciones y las muestras de apoyo solidario si cuando se tiene el poder, y lo han tenido en dos largos periodos de la historia reciente de España, el de las presidencias de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero, se utiliza para arrastrarse ante los sobornos económicos del régimen marroquí.

La línea de una nueva política exterior española en la materia la marcó el centroderecha durante la presidencia de José María Aznar: contrarrestar la presión marroquí mediante una alianza con su enemigo en la región, Argelia, y mantener la postura tradicional española a favor de la descolonización y la autodeterminación del Sahara Occidental. De la Unión Europea nada se puede esperar en esta materia, pues Francia sostiene a Marruecos por intereses económicos, estos sí equiparables a los nacionales (Marruecos no amenaza ni la seguridad ni la integridad territorial de la República Francesa), así que son los Estados Unidos de América la gran potencia a la que hay que recurrir como apoyo.

Lo que faltó en tiempos de Aznar, y Mariano Rajoy debería tener la lección bien aprendida para dentro de unos meses, fue completar ese giro con los instrumentos que toda política exterior de verdad necesita: una diplomacia profesional (frente la progresiva politización que la española ha sufrido en los últimos tiempos) y, sobre todo, unos servicios de información eficaces. A estas alturas, es difícil discutir que la creación del CNI fue un gravísimo error que sólo se puede corregir mediante la separación de la información interior, dedicada a la defensa del orden constitucional, de la exterior, al servicio de los intereses internacionales de España, rompiendo una configuración de los servicios de inteligencia producto de otras épocas que hoy sólo sirve para alimentar peligrosas "desviaciones".

Y, mientras tanto, todavía hay quien se da el trabajo de escribir un largo artículo en un diario nacional como El Mundo para decir que la solución de los problemas de nuestra política exterior sería tener un presidente del Gobierno que supiese hablar inglés. ¿Han oído ustedes hablar inglés en público alguna vez a Nicolas Sarkozy o a Angela Merkel? El problema de la política exterior española son esa clase de reflexiones absurdas que sólo sirven para eludir la única cuestión que es de verdad importante: la definición y defensa de los intereses nacionales en el exterior.

La satrapía de Corea del Norte
Opinión ABC 24 Noviembre 2010

La única razón por la que esa tiranía sigue existiendo es la complacencia del régimen de Pekin, que no ha usado su decisiva influencia

Definitivamente, las cosas van de mal en peor en Corea del Norte. La dictadura ha perdido el rumbo y —aunque no se sepa a ciencia cierta si el bombardeo de ayer fue ordenado por el moribundo Kim Jong-il o por su bisoño sucesor, Kim Jong-un— todo parece indicar que se trata de una cortina de humo para confundir al mundo sobre sus delirios belicistas y sus chantajes, concebidos a partir de la exhibición de tecnología en armamento nuclear. Esta demostración de fuerza podría significar que el régimen norcoreano se siente amenazado, pero incluso en el hipotético caso de que ese delirio fuese cierto, no puede justificar que, en vez de enviar un comunicado, se dedique a atacar a cañonazos la isla de Yeongpyeong.

El de Pyongyang es un régimen tóxico, cuya existencia debería ser puesta en cuestión por la comunidad internacional. No es posible aceptar que cada vez que se produce una situación de zozobra política en el interior de la tiranía más cerrada del mundo se bombardee un territorio vecino, se hunda un buque extranjero o se descubra que siguen fabricando combustible para armamento nuclear. Y hay que reconocer que a día de hoy la única razón por la que esa tiranía sigue existiendo es la complacencia del régimen de Pekín, que hasta ahora no ha querido utilizar su influencia decisiva para terminar con una dinastía grotesca de sátrapas que mantiene esclavizados y aislados del mundo a sus súbditos. En Occidente, hace tiempo que Pyongyang no encuentra ninguna comprensión, y Pekín es su último asidero; dejarlo caer sería la mejor prueba de que el régimen chino está interesado en ejercer las responsabilidades que corresponden a su cada vez más relevante posición internacional.

La oferta de pagar a los Kim Jong para que dejen de dilapidar en armamento nuclear el dinero que necesitan los norcoreanos para comer no ha dado ningún resultado, y no sería ninguna solución si ahora se les volviese a premiar para que dejen de seguir recordando al mundo su existencia a cañonazos. No hay ninguna razón para pensar que dejar las cosas como están sería mejor que preparar una acción concertada y pacífica de la comunidad internacional para favorecer un verdadero cambio en Pyongyang.

Carta a Cristina y Rosa
JOSU PUELLES GARCÍA El Correo 24 Noviembre 2010


Josu Puelles, hermano del policía Eduardo Puelles, asesinado por ETA en 2009, se dirige en esta carta a Cristina Sagarzazu y Rosa Rodero, viudas de dos ertzainas víctimas de ETA, que asistieron el pasado sábado a un homenaje al ex dirigente de Herri Batasuna Santi Brouard.
En sus conciencias quedará el acudir a un acto de legitimación ideológica del terrorista

Antes de nada expresar mi respeto por las actitudes mostradas por ustedes al personarse en el acto político (porque de eso es de lo que se trataba) de homenaje a Brouard y Muguruza. Actitudes y pensamientos que no comparto en absoluto, aunque en sus conciencias quedará el acudir a un acto político de legitimación ideológica del terrorista, que es en lo que se convierten estos homenajes. Actos con presencia de personas que apoyan y justifican la injuria, la calumnia, la amenaza y finalmente el asesinato de sus maridos y que, aún hoy, continúan haciéndolo en los mismos términos al colectivo al que pertenecían. Actos en los que se sigue justificando políticamente sus asesinatos. No estoy ni me siento indignado. No, estoy preocupado, muy preocupado por observar cómo parte de esta sociedad ha racionalizado el discurso argumentativo de la legitimación terrorista hecho desde la política. Y ustedes son un claro ejemplo de lo expuesto. No tanto por acudir en apoyo a esos familiares, sino por los conceptos utilizados en la argumentación para justificar su presencia.

Arguyen que todas las víctimas somos iguales ante el dolor y el sufrimiento padecido por la pérdida de un ser querido. Efectivamente, todas las víctimas nos igualamos en esos conceptos. Igualdad que debe quedar reflejada en el tratamiento que un Estado de Derecho ha de ofrecer y dar a todas ellas. Pero ser iguales no es sinónimo de ser lo mismo y, menos aún, de llevar implícito el deber de estar unidos socialmente, cuando, todavía, la banda terrorista ETA se encuentra en activo y cuando su masa sociológica, a la que pertenecen esos familiares, sigue justificando y legitimando los motivos por los que fueron asesinados Montxo y Joseba.

El discurso legitimador del terrorismo nunca se ha basado en la dicotomía sufrimiento-reconocimiento de las víctimas. Racionalizan y asimilan que es contra la violencia contra la que hay que luchar y no se percatan de que la violencia terrorista no se legitima tampoco en la dicotomía violencia-paz. J. M. Ruiz Soroa lo expone con claridad en su reflexión 'Qué significa deslegitimar el terrorismo'. Por lo tanto, reducir la batalla hermenéutica del significado de las víctimas a los conceptos del dolor y el sufrimiento no es deslegitimar la violencia.

Hablan de que las diferencias ideológicas no importan en estos casos de desmesura solidaria y apelan al diálogo como instrumento de resolución. ¿Diálogo con quién? ¿Sobre qué? ¿Y para qué? En democracia el diálogo se vertebra a través de los parlamentos, donde están representadas las opciones ideológicas respectivas, salvo, como no puede ser de otra manera, la de aquellos que van contra la propia esencia de los principios democráticos. Racionalizar este pensamiento legitima al terrorista al otorgarle una justificación a sus actos por los que consigue alcanzar un diálogo, mientras el resto hemos de someternos a los procedimientos, normas y respeto al imperio de la Ley. Estar presentes en un acto de este tipo es racionalizar lo que Jesús Eguiguren, inconscientemente quizás, expresó en el programa 'Salvados': «Nos hemos destrozado la vida en política&hellip», dijo. Es decir, ¿tú me la has destrozado a mí porque también tenías motivos? ¿Justificación? ¿Legitimidad? Admitir como propios estos argumentos es rematar por segunda vez a sus maridos asesinados.

¿Saben ustedes por qué nunca asisten los amigos de los terroristas a los actos de homenaje de sus víctimas? Precisamente porque saben que dichos actos reflejarían, no sólo la condena de sus acciones, sino la deslegitimación de sus argumentos a través de la efectividad del Estado democrático de Derecho, al que intentan sustraerse para imponer su ideología al resto de la sociedad y que se ve encarnado en el significado político de las víctimas del terrorismo, en las de sus maridos asesinados.

Un anuncio publicitario expuesto en nuestras marquesinas reza: 'La tecnología no es lo importante, lo importante es qué podemos hacer con ella'. Con la Paz a mí me ocurre lo mismo. Confundimos lo urgente con lo importante. La Paz es urgente, pero lo importante es qué podemos hacer con ella. Construir un relato veraz sobre lo sucedido es la tarea más importante a la que nos enfrentamos hoy en día. Si ETA desapareciera hoy, dentro de cien años no habrá sobre las calles del País Vasco ni un solo ciudadano que haya vivido con la amenaza terrorista. ¿Permitiremos que exista un relato legitimador de sus actividades?

¿Acaso pasaremos de la complicidad del espectador indiferente que denuncia Aurelio Arteta en su último libro, 'Mal consentido', a lo que yo denomino 'mal de muchos', la complicidad del espectador omnicomprensivo? Por ese camino vamos, si ya hasta las víctimas de ETA racionalizan como propio el argumentario terrorista, salvo que en un ego desmedido o en la ascendencia ideológica de las implicadas encontremos un sentido a sus actitudes.

Bruselas pide que el TUE sancione a España con 56 millones por "las vacaciones fiscales vascas"
 www.gaceta.es 24 Noviembre 2010

Reclama una multa de 25.817 euros por cada día transcurrido entre la primera y la segunda sentencia del Tribunal y otra de pide otra sanción de 236.044 euros por cada día transcurrido después de la segunda sentencia hasta que acabe la infracción. Todo por no cumplir la sentencia que data del 2006.

Bruselas reclama una multa de 25.817 euros por cada día transcurrido entre la primera y la segunda sentencia del Tribunal, lo que a día de hoy situaría la sanción en casi 40 millones de euros. Para cuando haya una segunda resolución, dentro de alrededor de dos años, la multa se elevará ya a 56 millones. Además, Bruselas pide otra sanción de 236.044 euros por cada día transcurrido después de la segunda sentencia hasta que acabe la infracción.

El Ejecutivo comunitario considera que España sigue sin cumplir una sentencia del TUE que data de 2006 y que ya exigía la recuperación de las ayudas estatales concedidas por las diputaciones forales al amparo de este régimen por considerarlas ilegales.

La Comisión Europea ha pedido este miércoles al Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE) que multe a España por no haber recuperado la totalidad de las ayudas que recibieron las empresas beneficiarias de las denominadas "vacaciones fiscales vascas", un régimen de exenciones fiscales para fomentar la creación de nuevas empresas en el País Vasco que Bruselas declaró ilegal en 2001 y que ya ha sido derogado.

"Teniendo en cuenta de que, aunque han pasado 9 años, la decisión de 2001 todavía no se ha respetado pese a los esfuerzos de la Comisión, el Ejecutivo comunitario se ha visto obligado a pasar a la última etapa, al recurso ante el Tribunal de Justicia, porque España todavía no ha completado el procedimiento de recuperación de las ayudas en cuestión", ha dicho la portavoz de Competencia, Amelia Torres.

"El objetivo de este procedimiento no es imponer multas, sino obtener una recuperación rápida de las ayudas ilegales obtenidas por los beneficiarios. Cuanto antes se produzca esta recuperación, menos habrá que pagar", ha insistido la portavoz.

La propuesta de multas tiene en cuenta "la gravedad de la infracción, el periodo transcurrido desde la anterior sentencia, así como la situación de España", según ha precisado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

En 2001, la Comisión declaró ilegales seis regímenes de ayudas fiscales en vigor en las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya y exigió su devolución. Las ayudas se concedieron en forma de créditos fiscales correspondientes al 45% de las inversiones que superaban los 15 millones de euros y de exenciones fiscales temporales para reducir de manera sustancial el impuesto de sociedades a las empresas de nueva creación durante los cuatro primeros años que obtuvieran beneficios.

Sahara: ideas clarividentes de un líder del Polisario
Carlos Ruiz Miguel. Periodista Digital 24 Noviembre 2010

Tras la operación brutal de destrucción del campamento de Akdaim Izik en El Aaiún ha habido varias reacciones de responsables del Frente Polisario. Quiero detenerme aquí en unas declaraciones de Ahmed Bujari, representante del Frente Polisario en Naciones Unidas. Creo que contienen afirmaciones e ideas muy dignas de consideración.

La interesante entrevista, hecha por Antonio G. González, se publicó con el título ´Si hay guerra, será total´

El periódico subtitula, con acierto:
Ahmed Bujari desentraña la perspectiva saharaui tras los sangrientos sucesos de El Aaiún en una conversación telefónica, el viernes, desde Nueva York. El análisis es abierto y sin rodeos, pero más que inquietante

Veamos algunos puntos importantes de la misma.

I. EL BRUTAL ATAQUE CONTRA AKDAIM IZIK
Dice Bujari:
Marruecos tuvo la osadía de decir cuántas bajas tuvo, pero no habla de las víctimas. Y si una fuerza atacante, que aprovecha la sorpresa y la superioridad, resulta con once víctimas mortales y decenas de heridos, es razonable pensar que la fuerza atacada y sorprendida tenga una lista de bajas cinco veces superior.

De momento, ya tenemos la prueba de que el gobierno marroquí ha mentido, de nuevo, al afirmar que los atacantes no tenían armas de fuego. Y es que la prueba visual de esa mentira es irrefutable.

II. LA RESPONSABILIDAD DE FRANCIA Y DEL CONSEJO DE SEGURIDAD
Acerca de la negativa del Consejo de Seguridad a enviar una misión de investigación sobre los hechos:
El Polisario había querido darle toda la prioridad a la vía diplomática, pero la brutalidad marroquí y la indiferencia del Consejo de Seguridad, por Francia, no permiten seguir creyendo en la vía diplomática. Por lo tanto, cualquier desenlace es posible. Lo que resulta más difícil es que no hay manera de contenerlo, se nos escapa. De ahí el enorme error del Consejo de Seguridad del pasado martes al no acordar una misión de investigación sobre lo que sucedió, ya que ésta habría conllevado una actitud de espera que podía haber sido útil frente a la población saharaui y frente al liderazgo del Polisario. Y reitero la enorme responsabilidad que ha asumido Francia al no haberlo permitido.

III. LA ESTRATEGIA MARROQUÍ DE CALUMNIAR A LOS SAHARAUIS CON UNA FICTICIA CONEXIÓN TERRORISTA...
Sobre el intento de Marruecos y sus aliados objetivos de intentar justificar los crímenes contra el pueblo saharaui alegando una ficticia conexión terrorista y a la pregunta de "ya se está diciendo que los jóvenes de El Aaiún son de Al Qaeda", responde:

el Departamento de Estado (norteamericano), (...) ha dicho hace sólo dos días que lo que aduce Marruecos sobre Al Qaeda y el Sahara Occidental es un cuento, no tienen pruebas. Si esto lo dicen los norteamericanos, no sé qué satélites tendrá Marruecos para indicar lo contrario.

Y el entrevistador apostilla, muy oportunamente:
Se olvida, además, que Argelia es el país que ha librado la guerra más cruenta contra el islamismo radical, por diez años. Dio un golpe militar para impedir que gobernara tras ganar las elecciones en 1991. Y luego lo derrotó. Si el Polisario es protegido de Argelia no parece razonable que esté con Al Qaeda.

Y sigue después Bujari:
El Sahara no tiene nada que ver con Afganistán ni con el problema entre Occidente y el mundo árabe. Es un problema de descolonización mal resuelto por Madrid y Rabat. La ONU no reconoce el derecho de autodeterminación a ninguna organización terrorista, y el Polisario representa a los saharauis oficialmente en la ONU. Lo que ha ocurrido en el campamento de El Aaiún es fruto de una decisión grave que no pudo tener lugar sin una coordinación con Francia o por lo menos sin haberla informado a Madrid.
(...)
¿De dónde viene esa amenaza (islamista)? ¿Es que viene subiendo desde Senegal, Mauritania, Sahara hacia el norte? No, si hay amenaza integrista es desde Casablanca hacia el norte, no desde El Aaiún hacia el norte. Nadie mejor que EEUU, que tiene medios para decirlo. Y dicen que la presencia de Al Qaeda en el Sahara es una falacia. Y Madrid y el CNI [Centro Nacional de Inteligencia, el espionaje español] lo saben.

IV. ... PARA OCULTAR LOS APOYOS QUE LA LLAMADA "AQMI" RECIBE DE ALGUNOS ESTADOS
En relación con la llamada "AQMI", Bujari explica:
El Sahel, que está en el vértice entre Argelia, Mauritania y y Malí, se halla a 3.000 kilómetros de El Aaiún. En el desierto no se sobrevive ni no hay un estado que sirva de retaguardia. ¿Cree usted que Argelia, Mauritania o el Sahara lo serían para Al Qaeda?
Marruecos dice que Mauritania es un estado fallido, y no lo es en absoluto, tiene problemas, como todos, pero ha habido mucha más violencia islamista en Marruecos.
Es más, no sé hasta qué punto tras cosas como el secuestro de los cooperantes españoles está la mano marroquí para hacer creíble la teoría del estado fallido de Mauritania. Es curioso, ¿dónde se canjean los secuestrados? En Malí, un país que tiene unas relaciones estratégicas con Francia.

V. RUBALCABA MIENTE: EL FRENTE POLISARIO SÍ TENÍA INTERLOCUCIÓN CON EL GOBIERNO AZNAR
Dice Bujari:
Hoy [por el viernes] he oído al ministro Pérez Rubalcaba decir que cuando llegó al poder en 2004 se encontró con que el gobierno anterior, del PP, no tenía relación con el Polisario. No es cierto. Yo soy testigo de que el gobierno del PP fue de los mejores aliados que hemos tenido en Nueva York en los intentos de diseñar el proceso de paz. Había mucha relación, contactos que no fueron conocidos por la opinión pública.

VI. MENTIRAS DEL LOBBY PRO-MARROQUÍ: LA MONARQUÍA ALAUITA NO CAERÁ PORQUE EL SAHARA OCCIDENTAL SE INDEPENDICE
Uno de los motivos recurrentes del lobby pro-marroquí es que sería "fatal" la independencia del Sahara Occidental para la monarquía alauita, cuya pervivencia, según ellos, es muy buena para España.
Bujari contesta:

Francia comete el error de hacer suya la relación directa que hace el trono marroquí entre su supervivencia y la conquista del Sahara. Y no es cierto, porque ya lo hizo cuando intentó conquistar Mauritania: no lo logró y la monarquía marroquí no se cayó. Francia, además, no quiere un estado afro-árabe e hispanohablante en la región. Y aún sigue contemplando a Argelia con las gafas de 1962 [fecha de su independencia].

Francia y Marruecos no son capaces de ofrecer un alternativa mejor al caos actual, alternativa que el Polisario ofreció al ministro Miguel Ángel Moratinos el pasado septiembre, con petición de que se lo trasladara a Francia.
Se basa en lo siguiente: una solución democrática por referéndum fortalecería la democracia en Marruecos; si ésta desemboca en la independencia ofrecemos relaciones privilegiadas inmediatas a Marruecos -el preludio de la integración magrebí- y compartir los recursos naturales. Esta perspectiva podría atraer un Plan Marshall de la UE y apoyo de Rusia, EEUU y China como broche. Esto es creíble, lo otro sólo conduce al conflicto y al miedo en la región.

VII. LA RESPONSABILIDAD DE LAS EMPRESAS QUE COLABORAN EN EL EXPOLIO DEL TERRITORIO Y LA PERPETUACIÓN DEL DOMINIO COLONIAL
Bujari no pierde ocasión de denunciar la grave responsabilidad en la que incurren las empresas que se prestan al expolio del territorio, al contestar a la pregunta de si los intereses o empresas extranjeros serían objetivos a batir en caso de agravación del conflicto:

No soy militar. La guerra sería contra el ejército marroquí, pero desde luego en un territorio que está en guerra es mejor que no se aventuren intereses extranjeros. El director de empresa o de banco que haya tomado esa decisión debería ser despedido. Eso, respecto de Marruecos, porque en el Sahara Occidental no debe haber bancos o empresas foráneas ni en tiempos de paz ni de guerra, es ilegal. Esa presencia es, de hecho, un robo organizado a espaldas del pueblo saharaui.

Y ante el comentario del entrevistador de que "hay empresarios canarios radicados en El Aaiún y viajes de negocios continuos...", Bujari responde:

Sí, lo sé, y lamentamos mucho que haya empresarios canarios que estén chupando de la sangre del pueblo saharaui en estas condiciones. Y no nos olvidaremos de quien lo haya hecho. Eso no lo vamos a olvidar nunca.

Recordemos que entre las empresas cómplices del expolio también hay otras empresas españolas no radicadas en Canarias: FMC Foret (con los fosfatos) y Jealsa-Rianxeira (con la pesca).

Eso sí, el cinismo es de tal grado que algunas empresas canarias que operan en complicidad con el ocupante tienen el atrevimiento de pedir a Bujari que se disculpe... y eso después de confesar que "preferimos contratar a marroquíes" antes que saharauis, quienes cuentan con una pensión de 150 euros al mes de Marruecos

VIII. EL INTERÉS DE ESPAÑA ES QUE HAYA UN SAHARA OCCIDENTAL INDEPENDIENTE
¿Por qué un Sahara Occidental independiente no es sólo cuestión de "principios" sino también de "intereses" para España?
Bujari lo explica:

a España le interesa quién va a estar de vecino en la otra orilla del Atlántico, en frente de Canarias. Nosotros somos la mejor oferta para la tranquilidad de Canarias. Hemos coexistido con los canarios muchísimos años, somos la única colonia de habla hispana del mundo árabe y sobre nuestras riquezas naturales [gas, petróleo, fosfatos] necesitamos cooperación en confianza, y no una relación basada en el peligro y el chantaje, que es lo que hace Marruecos a España.

La estrella de esRadio arremete contra la hipocresía de la 'ceja' que se vuelca con el separatismo catalán
Losantos: "Sabina está en contra del idioma con el que canta y cobra"
Les recrimina a "los multimillonarios de Madrid" que apoyen a los "comunistas separatistas catalanes"
Teresa Palacios. Periodista Digital 24 Noviembre 2010

Las elecciones de Cataluña están al rojo vivo. Rojo por sus palabras y vivo por sus acciones. A los últimos vídeos de alto contenido sexual (María Lapiedra calienta la campaña con un vídeo de apoyo a Laporta o El vídeo porno de Montse Nebrera) se suma ahora el manifiesto que han firmado artistas, la mayoría no catalanes, en apoyo al líder separatista de ICV, Joan Herrera. (Los artistas de la ‘zeja' dan la espalda a los socialistas y muestran su apoyo a Herrera)

Federico Jiménez Losantos se ha hecho eco, en su programa 'Es la mañana de Federico' de EsRadio de este manifiesto y, haciendo alusión a que el líder de ICV, Joan Herrera, participará el 2 de diciembre de 2010 en el programa 'El club del chiste' de Antena3, ha dicho:

¿Sabes aquel que 'diu' que llega el separatista comunista catalan y lo apoyan los de Madrid? ¡No me digas! ¡Sí! Por que es de chiste que los titiriteros de Madrid, los multimillonarios de la SGAE que apoyaban al tío de la zeja pues ahora no le apoyan. Ahora apoyan a los separatistas comunistas catalanes. ¿Bien,no?

Un manifiesto firmado por artistas que hasta hace una semana apoyaban a Zapatero como Joaquín Sabina, Pedro Almodovar, Aitana Sanchez Gijon, Pilar Bardem o Antonio Banderas.

Imagino que estarán de acuerdo con acabar con el doblaje. Con que no haya cine en español en Cataluña. Que prohiban los toros, que multen a los que rotulen en español, que multen a los que pongan un cartel que diga "se venden discos de Ana Belen"

¿Esto también os gusta, Sabina? A ti Sabina, lo que te gusta es que multen al que en su modesto comercio pone "Se prohibe fumar" en español. Claro es que tú estás a favor de fumar.

¡Vete a Cataluña, Sabina!
Para el locutor de radio estos artistas no son más que "gentuza".
Sabina está en contra del idioma con el que canta y cobra.
Almodovar está muy a favor de la represión de la lengua española.

Ahora estos multimillonarios de izquierdas que apoyaban a Zapatero se hacen comunistas separatistas catalanes. De los que persiguen a España y a lo español.
Así que votaríais a Herrera. No hombre no, no votéis. Haceos catalanes, iros a vivir allí. Cantad cuando os dejen y cuando no, os fastidiáis.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

'El fin de ETA'
«El éxito mediático/político de la copla no se debe a la habilidad del terror y secuaces. Más bien, a las urgencias de la democracia en vísperas electorales. O a la necesidad vasca de pensar que estamos siempre en momentos decisivos»
MANUEL MONTERO El Correo  24 Noviembre 2010

La cantinela 'fin de ETA' arrasa desde hace unos meses. Los titulares lo repiten: la política vasca se prepara para «el inminente fin de ETA»; los nacionalistas elaboran sus estrategias para después de ETA. ZP dice que no rentabilizará de forma partidista «el fin de ETA». Se hacen cábalas sobre cómo le irá al soberanismo tras el final de ETA.

Hasta hace unos meses la política vasca se contentaba con afirmar que «se ve ya la luz al final del túnel», un clásico de origen preibarretxiano que llegó a su máximo esplendor cuando el plan.

Como cansa vivir siempre empozados en un túnel, la novedad verbal hace furor esta temporada: es 'el fin de ETA' cercano, que ya se toca en explosión de gozo. Viene como anillo al dedo del 'sindromeestocolmizado'. Si no llegase y el fin se escapara como el horizonte cuando se avanza por el mar, alguna culpa tendríamos todos, pues se ha convertido ya en una tarea colectiva.

El concepto constituye así otro de los grandes éxitos publicitarios de sus creadores, ETA-Batasuna. Como lo fue, en su día, 'diálogo y negociación', aún en la lista de ventas. La ilusión de que se acabe el terror acrecienta las ansias de que se liquide. Y en la misma lógica hasta estaremos más predispuestos a pagar lo que se pidiere.
Nótese: el aserto cambia el sentido del camino que sí está acabando con el terrorismo. Cuando en estos tiempos se emplea el tropo 'fin de ETA' no se alude al corolario lógico de la liquidación de ETA por la eficacia oficial, que lleva a su extinción o rendición. No: el 'fin de ETA' que se anuncia implica una decisión política, brusca e inteligente, en la que los terroristas avisarán al mundo de que lo dejan, de que se autodisuelven. Despedida y cierre. El 'fin de ETA' se refiere a esa especie de tránsito instantáneo de una etapa en la que había ETA a otra sin. Como por ensalmo. Del infierno al cielo sin arrepentimiento, purgatorio, limbo ni nada. Tal y como viene la marea, deberíamos creer en tan fenomenal cambio con solo oírles que lo dejan. En cuanto digan que aquí no ha pasado nada, excepto un par de asuntillos pendientes en los que la democracia española ha de cambiar: la territorialidad y la autodeterminación, qué menos.

Si el fin de ETA tiene algún contenido político no hay final.
Si ETA tiene un final pactado no hay final.
Si hay un final de ETA que exija estudiar 'los problemas vascos' por caminos distintos a los que señala la democracia no hay final.

La idea de 'fin de ETA' ha germinado por la vía especulativa. Todo ha venido primero en rumores finos. Luego, en la forma de un alud de 'dicen que dicen'. Y dicen que dicen que la izquierda abertzale mandó parar (¡!), que el próximo comunicado va a ser de órdago y muy señor mío (lo mismo se predicaba del anterior, y del anterior al anterior?), una inmolación en la pira milenaria de los vascos. No hay más indicios. Solo melifluas frases batasunas de doble sentido, que omiten exigencias a ETA de que deje de asesinar y amenazar, pese a que los rumores dicen que una y otra vez se lo dicen (¿?). Y eso que, en rebajas, se saludaría con emoción no ya que ETA abandonase el terror, sino si Batasuna lo condenase.

Con solo algunas frases equívocas han vuelto al centro de la política. Todo el mundo especula. El presidente viene a decir que no irán en balde los diretes batasunos (y tanto: les está saliendo de gorra la compra del convento con todos sus sacramentos y sacrilegios). El vicepresidente dice que todos callados. Nadie calla. El griterío llega a los mediadores internacionales batasunófilos contratados para que nos enseñen lo que vale un peine: que nos verifiquen confesados

Los terroristas y adjuntos tienen que estar encantados. Si con dos medias palabras del frente político consiguen que el mundo gire a su alrededor, se verán ya ante la victoria final. ¿Para qué disolverse, si van ganando la política vasca? Éxitos como estos estimulan para seguir en la lucha. Si hubiesen tenido alguna duda sobre la rentabilidad de seguir coaccionando a la sociedad vasca se les habrá quitado, al comprobar cómo con un par de rumores la ponen a sus expensas. Estos dimes sobre el fin de ETA no son neutrales, sino balón de oxígeno: el terrorismo necesita verse inteligente y capaz de lograr réditos políticos, lo de estos días.

El éxito mediático/político de la copla 'el fin de ETA' no se debe a la habilidad del terror y secuaces, que han estado mayormente torpes al escenificar el divorcio de conveniencia entre el terror y sus políticos. Las razones hay que buscarlas más bien en las urgencias de la democracia en vísperas electorales. O en la necesidad vasca de pensar que estamos siempre en momentos decisivos, trascendentales. Solo sabemos vivir acontecimientos históricos, los normales no nos gustan, es como si faltase algo. Lo nuestro es resolver problemas centenarios.

O es por el síndrome de Estocolmo, nada más.
O todo se debe a que se quiere vender la piel del oso antes de cazarlo.
O a las ganas de vender la piel aunque no se cace el oso.
O para comerciar con pieles de oso en los mercados de futuros.

El resultado es como cuando hacen la secuela de una película, 'Pesadilla en Elm Street VI' o, por hablar de lo nuestro, 'La noche de los muertos vivientes VIII'. En general, tales secuelas no buscan mejorar la primera entrega, sino aprovechar el tirón. No conllevan avances argumentales, se basan en explotar los mismos ingredientes. Suelen dejar abierta la posibilidad para la siguiente. 'Conversaciones en la basílica XIII'.

Zapatero regala a Cataluña más de 41 millones de euros en vísperas electorales
Segundo Sanz e Ignacio González Galán. www.gaceta.es 24 Noviembre 2010

Ha sido la comunidad más beneficiada en las enmiendas a los Presupuestos tras el País Vasco. Financian, entre otras obras, un Centro de Interpretación del Cava, el Museo del Carro y un Festival de Marionetas

Sólo el País Vasco ha superado a Cataluña como la comunidad autónoma más beneficiada tras el debate de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado que se celebró la semana pasada en el Congreso de los Diputados. Gracias a enmiendas presentadas por el propio PSOE, por Convergència i Unió (CiU), Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) o Iniciativa por Cataluña (ICV-IU), el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha acabado destinando, además de lo inicialmente presupuestado, otros 41.295.000 euros adicionales en el debate de las enmiendas.

La cifra queda lejos de los 128.870.000 euros que ha conseguido arañar el País Vasco en este trámite parlamentario pero supera con creces el 1.100.000 euros con el que ha tenido que conformarse la Comunidad de Madrid. La inyección de más de 41 millones con los que Zapatero ha premiado a Cataluña –aunque aún están pendientes de la ratificación en el Senado– llegan a menos de una semana de las elecciones autonómicas catalanas y a poco más de seis meses de las elecciones municipales, razón por la cual alguna partida ha ido a parar a manos del Ayuntamiento de Barcelona que controla el socialista, Jordi Hereu. En concreto, el Consistorio de la Ciudad Condal ha conseguido una partida adicional de un millón de euros para asistencias a personas que lo necesiten.
El cava y el carro

Entre esos más de 41 millones que Zapatero ha dejado caer sobre Cataluña, existen gastos realmente curiosos. El Centro de Interpretación del Cava, en Sant Sadurní d’Anoia, una especie de museo del cava que ha puesto en marcha el ayuntamiento de esta localidad barcelonesa, ha recibido una ayuda desde Madrid de 200.000 euros. Exactamente la misma cantidad que se ha destinado al Museo del Carro de Anglesola, localidad leridana de poco más de 1.300 habitantes y cuyo mayor reclamo turístico es el citado museo.

El dispendio no sólo se queda en esas partidas. Otros 150.000 euros han ido a parar, en tiempos de crisis, al Museo del Cómic y la Ilustración de Cataluña, situado en Badalona y ahora mismo sin actividad, otros 50.000 euros al Festival de Marionetas que se celebra anualmente en la localidad tarraconense de Valls y otra partida similar al Festival de Trapecistas de Reus, también en Tarragona.

Otra de las fiestas populares en Cataluña que se ve recompensada con un importe cuantioso es la conocida como Patum, evento de marcado carácter nacionalista, en el municipio barcelonés de Berga. A partir de una enmienda registrada por CiU, este ayuntamiento consigue 200.000 euros para un museo dedicado a esta ceremonia tradicional. Hace algo más de cinco años, cuando la Patum fue declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, el entonces alcalde socialista Ramón Camps puso sobre la mesa un proyecto museístico que preveía la construcción de un aparcamiento para más de 200 vehículos, una zona comercial de 4.500 metros cuadrados y el propio museo, conectado a través de una galería elevada con la misma plaza de Sant Pere, epicentro de las celebraciones.
A toda vela

Nada desdeñable resulta la partida que se ha llevado la Federación Catalana de Vela. Han conseguido 250.000 euros para financiar el International Sailing Center, un centro de alto rendimiento para regatistas en la Ciudad Condal. El deporte, de hecho, se lleva algunas partidas cuantiosas e interesantes. La mayor parte a remodelación de polideportivos de numerosas localidades catalanas, la mayor parte de ellas bajo Gobierno del PSC. Por su parte, la Fundación Flos i Calcat a través de una enmienda de CiU recibirá 300.000 euros. Este dinero irá destinado a la promoción literaria y cultural de Joan Triadù, pedagogo catalán vinculado a una formación ultranacionalista Frente Nacional de Cataluña.
Fundación Maragall

Con todo, una de las partidas más jugosas, con una dotación de 600.000 euros, ha ido a parar a la Fundación Pasqual Maragall. El organismo lo puso en marcha el que fuera president de la Generalitat para investigar sobre la enfermedad de Alzheimer y tan sólo cuenta con dos años de vida. Comenzó a funcionar en junio de 2008 y hasta el próximo año no pondrá en marcha su primer gran proyecto de investigación.

No menos curiosa es la partida que, aunque destinada a Baleares, sirve para la promoción lingüística del catalán en las islas. El Gobierno, con la ayuda de ERC e ICV, ha destinado 7.650.000 euros a tal fin.
Zapatero, un año más, ha vuelto a hacer uso partidista de los Presupuestos Generales del Estado, aun cuando para las cuentas del próximo año contempla medidas de recorte drástico como la congelación de las pensiones. Tras pagar el peaje debido al PNV con una fortísima inversión en el País Vasco, Cataluña –en manos aún de José Montilla– es la comunidad más mimada por el Gobierno, por encima incluso de Canarias a donde han ido a parar sólo 26.861.000, a pesar del apoyo de Coalición Canaria (CC) a los Presupuestos de Zapatero que le garantizan estabilidad en La Moncloa hasta marzo del año 2012.

Por grupos políticos, eso sí, CC encabeza la lista de las formaciones que más ha arrancado en las enmiendas tras el propio PSOE y el PNV. Está por delante, incluso, de CiU y ERC e IU. Ni que decir tiene que la lista la cierra el Partido Popular (PP) al que el Gobierno tuvo a bien aceptar una única enmienda de las más de tres mil que presentaron todos los grupos a los Presupuestos para el año 2011.

«PP y PSC tendrán que hablar castellano en el Parlament»
Albert Rivera afronta su segunda campaña con las facilidades que da tener representación parlamentaria y la confianza en que por lo menos repetirá resultado
IVA ANGUERA DE SOJO / BARCELONA ABC Cataluña 24 Noviembre 2010

Entrevista con Albert Rivera
—Las encuestas dicen que podrían duplicar representación.
—El último periodo de sesiones ha sido muy bueno para nosotros. La coherencia del mensaje y el hecho de llegar a las elecciones como una voz más libre de ataduras nos da un crecimiento que incluso nos sorprende.

—Se les recrimina ser un partido unidireccional, que habla solo de la lengua.
—Y a CiU habría que decirle que solo habla de la nación, ERC de la independencia e ICV de ecología. Cada partido tiene sus tics, pero hemos presentado un programa electoral completo. Aún así, no renegamos de ello, nos parece fundamental que en la próxima legislatura se mantenga el «efecto ciudadanos». Nuestra aspiración es que se entienda que en Cataluña hay bilingüísmo en la calle y en las instituciones, como reconoció el Papa. Estoy convencido de que acabaremos la legislatura con tres grupos utilizando el castellano en el Parlament, como mínimo simbólicamente. El PP se verá obligado si no quiere perder parte de su electorado, y también el PSC deberá replantearse sus políticas respecto a la lengua en la escuela, en las instituciones o las multas lingüísticas.

—¿Sin ERC en la Generalitat, C's ha bría tenido el éxito que tiene?
—Si el PSC no hubiera hecho un pacto tripartito al servicio del independentismo quizá nosotros no habríamos nacido. Y si el PP no tuviera la tentación de mimetizar ese pacto con CiU, tampoco. Reconozco que Ciudadanos nace porque los partidos nacionales en Cataluña, por pactos en La Moncloa, necesitan gobernar con ERC o con CiU y eso hace que parte del electorado gire hacia nosotros.

—¿Cómo valora la renuncia que hace ahora el PSC a las multas lingüísticas?
—Lo valoro como un tanto de C's, pero le doy la credibilidad que tiene. El 24 de julio Montilla aprobó una ley que incrementaba las multas en un millón de euros. Que tres meses después diga lo contrario me parece una falta de respeto al ciudadano. El PSC ha perdido toda credibilidad, nadie se ha creído tampoco la renuncia al tripartito.

—¿Las últimas iniciativas del PP contra regulaciones lingüísticas impiden un pacto con CiU?
—Estoy convencido de que el pacto PP-CiU tras las elecciones está hecho. Y se alargará probablemente al Ayuntamiento de Barcelona si gana CiU y, sobre todo, viene marcado por La Moncloa. Desde Génova hay instrucciones de menos enfrentamiento, lo que pasa es que nuestra presencia ha hecho que el PP tenga que venir a cubrir este espacio.

—¿Se puede repetir el caso Vidal-Quadras?
—Creo que Sánchez-Camacho es una persona de confianza de Rajoy y la pone porque sabe que va a ser leal. Vidal-Quadras representaba a los votantes del PP en Cataluña versus los intereses de Génova.

—CiU también estará condicionada, en este caso por Laporta.
—CiU estará condicionada por ERC básicamente, porque buscará pactar con ellos los temas nacionalistas. Convergència intentará pactar con el PP sin hacerlo público, pactarán la investidura, los presupuestos. Y ahí es donde jugaremos un papel fundamental como garante para que los partidos nacionales entiendan que sus votantes no quieren ser moneda de cambio por la Moncloa. El entregar los votos de Cataluña a cambio de hacer presidente a González, Aznar o Zapatero se acabó con C's.

—Se ha convertido en uno de los defensores de los toros en Cataluña ¿Qué vías legales quedan para dar marcha atrás en la prohibición?
—Si C's tiene grupo parlamentario propondrá modificar la ley. Hay moratoria hasta 2012, y hasta entonces hay oportunidad de presentar la modificación. No hay garantías de aprobarlo, pero esa ley se prohibió a tres meses de las elecciones y eso condicionó el voto en CiU y el PSC.

—¿Por qué no ha sido posible el pacto con Rosa Díez?
—Porque UPyD no ha querido.

Las cuentas de la Generalitat
—¿Ha comprado bonos de la Generalitat?
—No, aunque es un buen producto. No los he comprado no por falta de confianza, que quede claro, sino porque C's ha hecho bonos para financiar la campaña y he sido el que más ha comprado. Pero al margen de eso, nos preocupa que la Generalitat entre en una pelota de endeudamiento y que vaya refinanciando deuda a un coste altísimo. Y, sobre todo, nos preocupa que se haga en el momento en que Montilla promete cheques para los «ni-ni», parece que se estén financiando las promesas electorales. Además, es preocupante que la situación de endeudamiento se dé en casi todas las comunidades y ayuntamientos.

—¿Cree, como dice Artur Mas, que se va a encontrar las arcas vacías?
—Creo que se las va a encontrar bastante vacías, pero también debería recordar cómo las dejó él, con contratos blindados para directivos y una deuda elevadísima.

Cataluña
‘Prometo que sempre parlaré català’
Los niños inmigrantes integrados en las aulas de acogida de la Generalidad firman un ‘pacto’ por el se comprometen a usar exclusivamente el catalán.
Agencias / Redacción www.vozbcn.com 24 Noviembre 2010

Cartel firmado por un alumno de un 'aula de acogida' para niños inmigrantes por el que se compromente a hablar 'siempre catalán' (foto: JSM).

‘Pacto: Prometo que siempre hablaré catalán; si tengo una duda, pediré ayuda a las profesoras; me esforzaré mucho para hablar siempre catalán‘. Estos son los tres compromisos que los escolares inmigrantes asistentes a las aulas de acogida deben contraer, según reza un cartel colgado en una de estas clases, cuya foto ha sido mostrada este miércoles por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en un mitin electoral en Cornellá (Barcelona).

Rivera ha cargado contra el PSC a cuenta de este modelo de integración escolar, donde los niños inmigrantes son sometidos a inmersión lingüística exclusivamente en catalán de forma segregada durante un tiempo para después pasar a la red escolar general.

El candidato de Ciudadanos ha señalado que “esto es lo que hace el PSC con los votos”, formación a la que ha acusado de haber vendido sus principios en favor del nacionalismo y de priorizar la lengua por delante del contenido en el ámbito de la educación, lo que impide la igualdad.

Recortes de Prensa   Página Inicial