AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 3 Diciembre  2010

 

La revolución que viene
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 3 Diciembre 2010

En vano una hipotética reforma fiscal; en vano posibles recortes al Estado de Bienestar; en vano la moderación del gasto público; en vano nuevos sacrificios a los pensionistas; en vano, incluso, el ahorro de los cuatrocientos euros que ahora se llevan los parados… Además de estas y otras medidas España necesita la revisión, en términos revolucionarios, del régimen autonómico que nos inventamos en la Transición con prisas y una temeridad sin límites. Con respeto al trabajo de los padres constitucionales que, a pesar de todo, fueron la mejor de las expresiones de una sociedad inculta y desmoralizada, hoy debemos corregir nuestro modelo de Estado.

Quiero decir que la salida de la crisis pasa por la invención de un nuevo modelo económico pero también de un cambio de régimen político. Porque nada podría seguir pagando el coste de los diecisiete inventos que en su día fueron considerados como «el café para todos» y que hoy suponen una comilona de la mañana a la noche con copa, puro y hasta un repugnante palillo de dientes. Con ello se ha cumplido una de esas utopías que Tierno Galván consideraba posibles.

Hemos llegado al final (es un decir). Ahora nos enfrentamos a una Revolución. Porque de ese porte habrá de ser el cambio. Quiero decir que nada nos permitirá mantener la España de las Autonomías. Me refiero a este deslumbrante bodegón que representa la fastuosa realidad de diecisiete Estadillos o Estados en marcha al margen de que, por otros motivos, sea fuente de todo tipo de perversiones desde el punto de vista conceptual, funcional, jurídico, administrativo, cultural, histórico.

Dicho esto ¿quién podría ser el sujeto de esta necesaria Revolución si no hay una sola fuerza política que se sienta realmente contraria al actual estado de cosas? ¿Habrá que esperar a que la crisis económica haga de partera del monstruo revolucionario? Soy viejo para soportarlo.

El zigzag del presidente
Editorial www.gaceta.es 3 Diciembre 2010

Decía Colin Powell que “un líder sabe qué se debe hacer; y un administrador, cómo hacerlo”. El zigzag con el que Zapatero trata de sacar la cabeza ante la tormenta perfecta de la economía, y la desconfianza de los inversores, con medidas improvisadas, demuestran que no sólo no es un líder –cosa que adivinamos en cuanto puso el pie en La Moncloa y apadrinó la Alianza de Civilizaciones–, sino ni siquiera un administrador. Porque ni sabe qué hacer ni tampoco cómo hacerlo.

El último paquete de medidas no son malas en sí –van en la buena dirección– pero resultan insuficientes –al no guardar conexión con un plan global para encarar la crisis–; y llegan demasiado tarde, lo cual relativiza su eficacia. Si, de verdad, quisiera Zapatero reducir el déficit e impulsar la economía, no se hubiera conformado con esos tímidos pasos, sino que habría metido la tijera en el territorio todavía virgen del despilfarro público; singularmente, en las autonomías. Las privatizaciones, bien; pero tímidas: tiene mucha tela que cortar en ámbitos como las cajas de ahorros, y apenas ha tocado vastos territorios como los mercados laboral y energético. Algunos de esos asuntos estaban en la agenda de la famosa reunión de los empresarios en La Moncloa, pero ya sabemos que lo único que quería Zapatero eran unos flashes.

El qué es grave, por tímido y tardío; pero más inquietante aún es el cómo. En el dramático escenario de una economía en caída libre, tan grave como los contenidos son las formas, en la medida en que revelan la falta de criterio y el erratismo de quienes llevan las riendas del Ejecutivo. Si, el martes, el secretario de Estado del ramo afirmaba que el Gobierno no puede funcionar al ritmo que le marcan las fluctuaciones de los mercados, y 24 horas después Zapatero reaccionaba con su paquete de medidas para reducir la deuda; ayer presenciábamos otra escena no menos cómica (o, mejor, tragicómica). Una periodista de Intereconomía TV le preguntaba a Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda, cómo se explica que el PSOE acepte ahora propuestas del PP que ellos mismos vetaron, como, por ejemplo, las rebajas fiscales a la pymes. ¿Por qué antes sí y ahora no? “¡Gobernar no sólo es tomar decisiones –respondió Ocaña sin pestañear–, sino también marcar los tiempos”. Y añadió, sin despeinarse: “Lo que en un momento es oportuno, en otro puede no serlo”.

¡Chapeau! ¡Todo un ejemplo de coherencia! El diálogo tiene su enjundia, porque los socialistas tiraron para atrás no una sino dos veces las recetas del PP para aliviar la fiscalidad que soportan las pequeñas y medianas empresas. Hace un año, las vetaron en el Congreso; y recientemente, votaron en contra. Pero ahora llega un Zapatero entre dos fuegos y con el rescate europeo en el cogote, lanza el bote de humo de las medidas para tomar aire, y donde dijeron digo, dicen Diego. Incluso aunque la desesperada finta implique otro haraquiri ideológico para Zapatero. Primero fueron los tijeretazos sociales en mayo; y, ahora, la supresión de los 426 euros para los parados que ya no tienen subsidio, y que ha provocado malestar en las filas socialistas; o las privatizaciones de aeropuertos, –¡inimaginable hace unos meses!–, que se traducirán en conflictividad las próximas Navidades, tras los paros anunciados por AENA.

¿Quién marca a quién los tiempos? Con el nuevo volantazo, el Gobierno Zapatero demuestra que no sólo no marca los tiempos, como dice eufemísticamente Ocaña, sino que reacciona compulsivamente sin otro norte que la supervivencia, a costa, claro, de la agónica salud de la economía y del bolsillo de los españoles.

Zapatero acude al Montepío con las joyas de la abuela
José Antonio GundínEl Semanal Digital 3 Diciembre 2010

El Gobierno quiere sacar 14.000 millones del ala de los aviones para remontar ese vuelo gallináceo de su política económica y reducir el déficit.

El tallo que le salió en el mes de mayo a Zapatero, ha reverdecido. En pleno invierno, a pesar de las nevadas. Milagros de la política económica del Gobierno. Al igual que sucediera en el mes de las flores, cuando Obama, Merkel, Sarkozy y hasta el primer ministro chino llamaron a La Moncloa con un par de recaditos, esta semana empezó con la pedorreta de Bruselas a las previsiones económicas de Doña Salgado, cuya escurrida figura es una metáfora perfecta de nuestras perspectivas económicas. Al día siguiente, martes, los mercados captaron el mensaje y el varapalo fue de record Guinnes. Y ahí apareció el Zapatero de los remiendos, el que lo arregla todo en un minuto, el improvisador de gags con su chistera bajo el brazo, halehop!, sacando otro conejo de felpa para engatusar a los lebreles de la deuda.

Porque el golpe de efecto de este miércoles en el Congreso no tiene nada de mágico ni de heróico, ni siquiera de divertido. Es el gesto desesperado de quien tiene que empeñar las joyas de la abuela en el Montepío para llegar a fin de mes. Eso, y no otra cosa, es la privatización de los cielos, Barajas y el Prat incluidos, y de las loterías. Catorce mil millones del ala de los aviones para remontar ese vuelo gallináceo de la política económica. Total, un punto menos en el déficit, para que Bruselas no se ponga quisquillosa y los zopilotes dejen de volar en círculo.

En cuanto a la supresión de los 426 euros a los parados sin subsidio, puesto en circulación hace año y medio para comprar votos a bajo precio, debe leerse como la parábola exacta de un Zapatero que ha gobernado si mirar más allá de la punta de sus zapatos, a salto de mata y con el propósito de seguir en el poder el máximo tiempo posible. Así se viene conduciendo desde hace treinta años y ya es tarde para que cambie, entre otras cosas porque le ha ido bien para su carrera política.

Por lo demás, lo que se refiere a las medidas de apoyo a las empresas, las medidas son simples golosinas, unas peladillas para chupar mientras el espectáculo. Por ejemplo, la supuesta reducción del impuesto de sociedades a las pymes es pura filfa: en el mejor de los casos, una empresa con beneficios que facture ocho millones de euros podrá ahorrarse ¡9.000 euros al año!, tremendo fortunón para emplearlo en la expansión internacional. Y así el resto, de este tenor.

Es entendible que Zapatero no haya querido apretar más tuercas económicas antes de las elecciones catalanas para que Montilla no tuviera que salir escoltado por la Guardia Civil de la Generalitat, pero una vez tragado el sapo, cabía esperar un plan de reajuste sólido, riguroso y completo, en vez de las cuatro puntadas al siete del traje.

No es de extrañar que los barones socialistas, en especial los del sur profundo que gobiernan desde el alba de los tiempos democráticos (Griñán, Vara, Barreda) esté lívido de ira y furiosos contra su secretario general. Ya lo dijo el portavoz del PSC Miquel Iceta: "El PSOE no está a 13 puntos del PP por culpa del tripartito". Sólo le faltó añadir que en Barcelona la militancia de base aplaudió más a Felipe González que a Zapatero. En Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura están pasando a limpio la lección de Cataluña y alguien tendrá que decirle a Zapatero: "gracias compañero, pero será mejor que no vengas por aquí en una temporada". El mismo ruego que ya se oye por Bruselas.

El paquete
José Antonio VERA La Razón 3 Diciembre 2010

Tanto parcheo empieza a resultar cansino. Fundamentalmente porque no sabemos cuántos planes van ni en qué han quedado. Por los resultados, en nada. Llevamos una Legislatura anunciando reducción de trámites para ayudar a las empresas, pero lo cierto es que éstas siguen cerrando y despidiendo trabajadores. Ayer el paro nos sorprendió con otros 24.000 desempleados y 54.400 nuevas bajas en las cotizaciones a la Seguridad Social. No es que sea el peor de los datos posibles, aunque continúa siendo desalentador. Más de lo mismo en la senda del estancamiento. Si no hay crecimiento y creación de empleo, nuestros problemas para pagar no acabarán. Por mucho paquete de medidas que se anuncie, no dejaremos de tener dificultades con los mercados si la situación económica no varía. Y para ello es necesario algo más que planes de parcheo.

Los primeros parches fueron el Plan E y la lisonja irresponsable de los 400 euros. Después le siguieron otras medidas de gracia que ahora nos hemos tenido que comer. Si no las hubiéramos puesto en marcha tendríamos un dinero fundamental para hacer frente a nuestras deudas. No lo hicimos, y ahora la UE nos exige volver a la ortodoxia en gastos e ingresos. Que es cosa simple. Si uno ingresa cinco, puede gastar cinco. A lo sumo seis, pero de ninguna manera diez o doce. Y nosotros estábamos gastando doce. Con lo cual o empezamos a ingresar más, o dejamos de gastar tanto. O las dos cosas a la vez. Y en esas estamos: vendiendo patrimonio para poder hacer frente al endeudamiento.

Ciertamente hay empresas públicas que no tienen ningún sentido. El Estado suele ser mal gestor, y se ha demostrado cien veces que una misma sociedad deja de ser deficitaria y se convierte en rentable cuando pasa a manos privadas. Normal porque en la Administración se ha instalado el famoso dicho de Carmen Calvo según el cual «el dinero público no es de nadie». Y por eso no hay que mirar en subvenciones o derroches.

Las televisiones públicas son un claro ejemplo. Todas están mal gestionadas y pierden dinero. Quien dice las televisiones dice sociedades estatales o paraestatales o autonómicas dedicadas al autobombo de los gobernantes de turno. Planteó muy bien el asunto el otro día María Dolores de Cospedal al anunciar que cuando gobierne en Castilla La Mancha reducirá a la mitad el gasto público y suprimirá organismos duplicados. Alguien tiene que empezar a hacerlo.

¿Para qué dos defensores del Pueblo con dos oficinas, despachos, coches oficiales, presupuestos y burocracia? ¿Para qué dos Consejos Económico-Sociales o Tribunales de Cuentas? Estamos instalados en el absurdo del gasto innecesario. Vender empresas públicas puede ser buena solución, siempre que éstas sean deficitarias. Si son rentables se entiende menos. El Estado lo que necesita son ingresos, no gastos. Y si Loterías es una sociedad rentable lo normal sería seguir manteniéndola como estatal, no malvenderla a la baja.

De manera que el último paquete de Rodríguez Zapatero está bien a medias, pero sería deseable más rigor, más previsión y menos improvisación.

Pasión nihilista
*Arturo Moreno www.gaceta.es 3 Diciembre 2010

La magnitud del desastre inutiliza políticamente al Partido Socialista.

Se cierne sobre España una densa niebla de la que tenemos que ser capaces de zafarnos y que está produciendo en el conjunto de la sociedad incertidumbre, desorientación, inmovilismo, pasividad, miedo, pesimismo, desmoralización y un reencuentro con nuestro viejo y fantasmagórico sino fatalista, que se manifiesta en una actitud resignada.

Hay que cortar esto de raíz sin voluntarismos pero con decisión. No conduce a ninguna parte una dinámica autodestructiva de contaminación y de oxidación de los pilares estructurales de nuestra sociedad, a pesar de un muy preocupante agravamiento de los factores coyunturales.

Estamos ya cansados de inútiles conversaciones sobre el ser de España, de lamentos románticos que nos desmerecen, de reclamos noventayochistas, de invocaciones machadianas “la España que pasó y no ha sido”, de la nostalgia del pasado, recordando a Woodsworth “aunque nada pueda hacer volver la hora del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores, no debemos afligirnos, pues encontraremos fuerza en el recuerdo…”. Esta actitud de fondo, que concluye en un irresoluto y pasivo ¡cómo hemos podido llegar a esto!, alimenta circularmente el pesimismo nacional, la frustración colectiva, el derrotismo, anula la vitalidad del país y lo sume en la oquedad, el existencialismo, a lo que tenemos cierta tendencia.

Ahora más que nunca se debe ir a las cosas concretas, a objetivar los problemas, clarificar y separar lo contingente de lo permanente, lo importante de lo secundario, priorizar los objetivos, actuar desde una mentalidad constructiva y positiva, y no destructiva ni nihilista.

También debemos ser leales con la realidad, no desvirtuándola ni rehuyéndola, debatir desde la argumentación fundada y sencilla, escuchar a los especialistas porque no se puede saber de todo, cristalizar el debate con un juicio certero, sólido, razonable y comprensible, capaz de combatir la demagogia para persuadir en la verdad. Por último, tener la voluntad férrea y el coraje moral desde la fe, la determinación y la altura de miras de implementar las soluciones.

Destruir es un proceso de corta duración, construir es largo, duro y costoso. Deberíamos hacer un esfuerzo de autocontención en la crítica masiva e ilimitada para preservar, en lo que sea posible, el acervo construido por los españoles en más de 30 años de democracia. Con precisión y pulso de cirujano, aislemos nuestros profundos y verdaderos problemas y actuemos sobre ellos con urgencia y decisión, tratando el foco de la infección que amenaza con extenderse y destruirlo todo. Siempre ha habido y habrá problemas, pero nos consuela el juicio de Mark Twain: “El mundo ya estaba aquí, antes de que llegáramos nosotros”.

España está en el corazón de Europa; durante estos años se ha producido una intensa modernización y ha mejorado extraordinariamente el nivel de vida de los ciudadanos, pero ya hace algún tiempo va por el mal camino, sin rumbo, a merced de los contextos, acontecimientos y circunstancias exógenas y sin identidad propia, incapaz de dirigir su propio destino.

Se ha evaporado cualquier atisbo de lo que un día fue un proyecto nacional, activo, movilizador, abierto, ilusionante, reinando ahora las iniciativas banales y deslavazadas, los excesos inanes, cuando no el ataque a nuestras tradiciones o a nuestros valores esenciales, gobernándose extrañamente para toda clase de minorías, dilapidando el caudal común con políticas electoralistas, cortoplacistas, frívolas e improductivas que han acabado por arruinarnos.

La objetividad nos lleva a decir que España no sólo no tiene liderazgo, sino que tiene un presidente que es el responsable máximo de este desaguisado y, por lo tanto, el principal obstáculo que tiene el país para retomar la senda de la recuperación y del progreso. La magnitud del desastre inutiliza políticamente al Partido Socialista, ya que ningún dirigente ha sido capaz de emitir una opinión leal e independiente que priorice la defensa de los intereses de España sobre las consideraciones partidistas. Sólo hay docilidad y conformismo hacia Zapatero.

Produce desconcierto que alguien piense o promueva que la solución para España es una gran coalición entre los que han hundido nuestro país, con los que se supone y se espera que sean capaces de reflotarlo. Necesitamos ideas claras y no enredos. Parece evidente que la primera necesidad de este país es la sustitución de su Gobierno, y este clamor nacional hay que articularlo coherentemente, en torno a la solución natural, que es la convocatoria de unas elecciones generales. Con una renovada legitimidad se podrán acometer las reformas necesarias que el nuevo Ejecutivo deberá poner vertiginosamente en marcha en los primeros cien días de Gobierno. Los españoles, ante una situación tan grave, tenemos derecho a tomar la palabra y decidir.

Porque la amenaza de intervención de la Unión Europea, en cualquier caso, significaría un histórico fracaso nacional producido por un Gobierno nefasto y la caída por una pendiente de empobrecimiento del país.

*Arturo Moreno es abogado.

Ya está bien con Rabat
El Editorial La Razón 3 Diciembre 2010

Tras varios días de manifestaciones, agitadas y financiadas por Rabat, contra dirigentes políticos españoles del PP, de insultos y expulsiones de varios periodistas españoles, de amenazas a turistas españoles y, finalmente, de campañas en la Prensa oficialista contra España, el Gobierno marroquí dio ayer un paso más hacia la provocación y el chantaje que sobrepasa los límites admisibles de una buena vencindad.

Por un lado, convocó para el próximo sábado una «marcha de liberación» -referencia directa a la «Marcha Verde» de hace 35 años- sobre la ciudad de Ceuta para reclamar el fin de la «ocupación española».

Y, por otro, el ministro de Comunicación y portavoz gubernamental, Jalid Naciri, anunció que Marruecos «reevaluará el conjunto de sus relaciones con España» a tenor de las últimas «circunstancias». Naciri se refiere a la declaración institucional aprobada ayer por el Congreso, en la que se condena la violencia en el desalojo del campamento saharaui de El Aaiún.

Resulta del todo inaceptable e intolerable la actitud chulesca de un régimen semifeudal que viola sistemáticamente los derechos humanos más elementales y que ni siquiera sabe apreciar el esfuerzo del Gobierno español por mantener las buenas relaciones con gestos tan elocuentes como haber impedido que se cite a Marruecos en la declaración del Congreso, haber evitado una mayor dureza en la condena del Parlamento Europeo o contener a un amplio sector de la izquierda que está reclamando más contundencia contra Rabat.

Nada de todo esto, como tampoco la paciente actitud de la sociedad española, parece bastarle al régimen alauita. Sus amenazadoras declaraciones, que preceden al enésimo chantaje sobre Ceuta y Melilla, no pueden quedar sin respuesta. Es posible que sea España la que, a la vista del matonismo político del Gobierno de Mohamed VI, deba replantearse sus relaciones.

Rabat parece despreciar el hecho de que en nuestro país se ganan la vida y disfrutan de las libertades democráticas más de un millón de súbditos marroquíes. También parece ignorar dónde se encuentra la puerta de entrada a Europa, única vía de progreso económico para una sociedad depauperada y con grandes diferencias de clase. Y es evidente que no sabe valorar en su justa importancia la ecuanimidad con que la sociedad española acoge, trata y considera al pueblo marroquí.

Si lo que pretenden los levantiscos servidores del monarca alauita es irritar a la opinión pública española y reavivar recelos que estaban superados, lo están consiguiendo con su demagogia irresponsable y su prepotencia feudal. Es evidente que los paños calientes, las cesiones y los miramientos diplomáticos que el Gobierno de Zapatero ha empleado desde que estalló la crisis sólo han servido para envalentonar a Mohamed VI y sus validos, que se han instalado en el chantaje y la amenaza permanentes ante unos gobernantes españoles que consideran débiles, erráticos y acomplejados. El presidente español está obligado a enviar al otro lado del Estrecho, sin demora, un mensaje inequívoco y contundente. Y si para ello necesita el apoyo de la oposición, que lo pida, que se lo dará.

Rojifascio universitario
El cardenal puede caer bien o mal a creyentes o no creyentes, pero tiene mucho que decir en una universidad
HERMANN TERTSCH ABC 3 Diciembre 2010

EL cardenal Antonio María Rouco renunció el miércoles a pronunciar una conferencia en la Facultad de Económicas de la Universidad Autónoma porque su entorno temía por su integridad física ante las masivas amenazas recibidas desde que se anunció el acto. En algunos medios este hecho no ha sido siquiera merecedor de una breve mención. En muchos otros ha sido una noticia no comentada.

Veinticuatro horas después, la única reacción apreciable ha sido un comunicado muy oficial del Decanato de Económicas que lamenta el hecho y asegura que defiende la libertad de expresión. También dice que «quiere seguir siendo un espacio plural de reflexión, libertad, participación, respeto y tolerancia». Con un poco más de rigor debería haber dicho que quiere o querría «volver a ser en algún momento» todo ello.

Porque lo cierto es que ni la Autónoma ni la mayoría de las universidades públicas españolas son hoy un espacio plural de reflexión, libertad, participación, respeto y tolerancia. Todo lo contrario. Desde hace años vemos cómo grupúsculos de ultraizquierda han sembrado un régimen de intimidación, cuando no de terror, en muchas de ellas, y que lo que antes era un triste monopolio de las universidades de Lejona, Sarriko o San Sebastián es ahora casi norma.

Ante la pasividad, cuando no tolerancia activa y comprensiva, de autoridades universitarias y no universitarias, unos grupos siempre minoritarios se han erigido en una especie de somatén ideológico que se arroga el derecho a decidir quién puede intervenir en la universidad y quién no. Así llevamos años viendo cómo gentes que tienen mucho que decir, sea Arcadi Espada o Fernando Savater, sea Rosa Díez o cualquier economista liberal, se tienen que enfrentar a hordas de estos camisas pardas de nuevo cuño que sabotean los actos y amenazan a los participantes.

Recuerdo no hace mucho un homenaje a ese gran señor de la política e intelectual que fue Leopoldo Calvo Sotelo celebrado en la facultad de Caminos de la Complutense enMadrid. Un grupo de energúmenos de ultraizquierda de otras facultades se acercaron allí a dinamitar el acto creyendo que asistía al mismo la presidenta de la Comunidad de Madrid. Jon Juaristi y uno de los hijos de Calvo Sotelo se enfrentaron a los reventadores, que procedían al parecer de Sociología, Políticas y Periodismo. Les dijeron que estaban equivocados, que allí no estaba la presidenta y que aquello era un homenaje a Leopoldo Calvo Sotelo. La respuesta de los estudiantes de la revolución cavernícola fue un aturdido «¿Calvo Sotelo? ¿Y quién es ese?».

La gentuza que revienta actos de la palabra y el pensamiento en lo que debiera ser su principal escenario siempre han sido títeres del odio ideológico, ya sea nazi o comunista. Lo alarmante no es que estos grupúsculos se quieran manifestar. Lo escandaloso es la pasividad de las autoridades y la indolencia del resto de los estudiantes. Lo indignante es que ciertos círculos llamados progresistas hayan visto bien —y no hayan condenado— este vandalismo del rojifascismo en nuestras universidades porque las víctimas eran personas no integradas en el campo del buenismo socialista. Esta complicidad es un absoluto escándalo y ha llevado a casos como el de Rouco.

El cardenal puede caer bien o mal a creyentes o no creyentes, pero tiene mucho que decir en una universidad este doctor en teología por la Universidad de Múnich, profesor allí, catedrático de Derecho y vicerrector de la Pontificia de Salamanca. Solo el odio que se les inocula a estas camadas rojas y negras, la complicidad de muchos y la indiferencia necia o cobarde de tantos explica el desastre intelectual y moral que supone el triunfo de ese fascio rojo en la Universidad, del que la cancelación de la conferencia de Rouco es el último exponente.

PSOE
Bono y el patriotismo farsante
Cristina Losada Libertad Digital 3 Diciembre 2010

Nunca se lamentará demasiado que haya recaído en José Bono el papel que con tanto éxito desempeña. Ese rol, que él se ha atribuido, de único dirigente socialista que está dispuesto a defender la unidad de España sin ambages. Le escuché durante una entrevista en Veo 7, aunque sólo brevemente. Confieso mi repugnancia por la charlatanería populista y más si se adereza con modales untuosos. Antes que el patriotismo farsante prefiero a un separatista. Al menos, sabe uno a qué atenerse. La honradez intelectual y la honradez a secas son condiciones para suscitar respeto, sea a la persona, sea a las ideas. Pobre defensa se hace de la Nación desde una impostura que se vela con palabrería fraudulenta.

El presidente del Congreso, sin embargo, no logró ocultar por completo que, aun envuelto en la bandera, padece el síndrome que aqueja a todo progre que se precie. Así, declaró en la entrevista que "lo progresista hoy es defender la unidad de España", lo cual significa que ayer no lo fue y mañana quizá no lo sea. Pero, antes, el nihil obstat. Pues se diría que, para Bono, la nación española sólo se legitima si se le puede poner el sello de "progresista" en el lomo. Absurdo etiquetaje destinado a pasar de macuto una idea que se tiene por poco presentable. Díganos Bono qué haría en el caso de que la unidad de España fuera "reaccionaria". O, mejor, ¿qué se haría? ¿Secesionista? Estamos ante el sempiterno complejo del progre. Ese que le impide aceptar con naturalidad la existencia de la nación española.

Hoy es "progresista", ayer, por tanto, no lo era. Es la visión de España de quien sigue condicionado por la visión de España de Franco. De quien aún toma la identificación del régimen franquista con España por la identidad de España con aquel régimen. Las diferencias de Bono con Zapatero en este punto son retóricas, no de fondo. El político manchego hace el numerito españolista, pero no deja de rodearse de precauciones. Tantas, que no se le vio encabezar oposición alguna a la tramitación de un Estatuto que dinamitaba esa unidad por él tan apreciada. Tuvo entonces la ocasión de demostrar sus convicciones, allí donde hay que hacerlo: no en los corrillos, sino en la escena pública. Pero el patriotismo del que alardea se quedó en un conveniente patriotismo de partido. El misterio es que todavía haya quien le crea.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Marruecos: nuestro enemigo, no el de Zapatero
EDITORIAL Libertad Digital 3 Diciembre 2010

La diplomacia es en parte retórica, y seguramente todos los embajadores estadounidenses cuyos cables poniendo a caldo a dirigentes extranjeros se han hecho públicos se deshacían en elogios de todo tipo hacia esos mismos políticos a los que despreciaban. De ahí que sea razonable que, en circunstancias normales, cualquier Gobierno de España no deje de hablar de la buena relación que nos une con nuestros vecinos del sur y de lo bien que nos tratan y los tratamos. Pero una cosa es decirlo y otra creerlo. Y todo apunta a que Zapatero se lo cree.

No hay nada más peligroso para un país que los que tiene alrededor, y cualquier ciego vería que Marruecos, una teocracia que no respeta los derechos humanos, es el vecino del que tenemos que preocuparnos. Además, nuestras obligaciones para con los saharauis, que no con el Polisario, nos obligan a un enfrentamiento permanente con el reino alauita. Su avezada diplomacia nos ha chantajeado con todo: derechos de pesca, emigración, narcotráfico, presión sobre Ceuta y Melilla; así nos ha neutralizado mientras cultivaba sus relaciones con Estados Unidos y Francia. Se ha salido con la suya en casi todo durante las últimas décadas exceptuando Perejil, un episodio del que, naturalmente, se carcajean los mismos progres que se desgañitan por el Sahara.

Zapatero y los suyos vienen de donde vienen, de esa misma cultura política que apoya al Polisario más que al Sahara. Pero cuando la ideología ha quedado reducida a retazos, a meros apoyos a distintos grupos con intereses muchas veces incompatibles entre sí, alguno ha de quedar al final damnificado. Y por la fe en que iríamos tirando afrontando las relaciones internacionales desde la debilidad y el sectarismo, el buen rollito y la alianza de civilizaciones, el cortoplacismo y el evitarse problemas, es por lo que el Sahara ha sido abandonado en el camino.

El sultán es consciente de que ningún otro Gobierno de España pasado, presente o futuro ha tratado a Marruecos tan bien. De ahí que tras haber medido mal las consecuencias de sus crímenes contra los saharauis, su reacción sea montar manifestaciones contra el PP. Sabe que a Zapatero nada le aterra más que tener que enfrentarse con cualquier problema que pueda perjudicar a su imagen o a sus expectativas electorales. Así que actúa con total descaro y sin preocuparse de unas consecuencias que sabe inexistentes.

Las relaciones internacionales deben llevarse con cabeza. Tampoco sería excesivamente útil, aunque sí mucho más satisfactorio, empezar a decir en público lo que cualquiera con dos dedos de frente pensaría de Mohamed VI. Pero del mismo modo que la diplomacia marroquí emplea todo lo que tiene para chantajearnos, España debería hacer lo mismo. El primer paso, y el más evidente, sería volcarnos de nuevo hacia Argelia, el vecino que más daño puede hacer a Marruecos. Pero Zapatero no va a abandonar su buenrrollismo, por más que eso suponga apoyar a un régimen infame que apalea y expulsa a nuestros periodistas. Sabe que las relaciones internacionales no le harán perder votos, a no ser que se las pueda vincular a un problema nacional. De modo que, como en tantas otras cosas, nada hará que favorezca los intereses de España. Para los saharauis, como para los españoles, lo mejor que puede pasar es que abandone su cargo lo antes posible.

Marruecos
Más presión
Florentino Portero Libertad Digital 3 Diciembre 2010

Las dictaduras tienen dificultad para controlar el uso de la fuerza y para gestionar adecuadamente la información política. El poder corrompe y atonta. El poder absoluto, parafraseando al maestro Acton, corrompe y atonta absolutamente. El Gobierno marroquí ha hecho un uso grosero de la fuerza con la comunidad saharaui y ha mostrado lo peor de sí mismo en el trato a los medios de comunicación. Los saharauis han sabido resistir mientras los marroquíes, cegados por la soberbia intrínseca al autoritarismo, han entrado al trapo cometiendo errores, dejamos a un lado las cuestiones morales, impropios de un Estado avanzado. Marruecos es un país ejemplar en muchos aspectos, pero esos errores le han llevado a ganarse a pulso la condena de los parlamentos europeo y español.

El Rey Mohamed VI está indignado. No sé en qué medida es consciente de su responsabilidad o si se encuentra en plena rabieta y piensa que la culpa es exclusiva de la derecha española. En cualquier caso las consecuencias están a la vista: persecución a los periodistas, marchas y revigorizadas reivindicaciones territoriales. Nada nuevo.

El problema es que ante una embestida así nuestro gobierno se acongoja y en vez de hacer uso de los instrumentos propios del poder, lo que hace es esconderse debajo de la mesa. El presidente ha pedido al Rey Juan Carlos su mediación. El resultado, según leemos en El Confidencial Digital, ha sido un poco elegante "no se meta en este asunto" espetado por su hermano alauita. Se supone que al Gobierno le corresponde proteger al Monarca, de ahí que tenga competencias para intervenir en su agenda. Sin embargo, una vez más nos encontramos con que es el Gobierno quien expone al Rey a desdenes diplomáticos, como hemos visto en América Latina, Argelia y ahora Marruecos.

El Gobierno tiene miedo y Mohamed VI lo sabe. Lo paradójico es que teme quien más poder tiene y asusta quien más ayuda necesita. No hace falta recordar que el poder no es algo objetivo, sino subjetivo, porque de nada vale disponer de medios si no se está dispuesto a utilizarlos.

España debería estar tranquila porque la población española de credo musulmán que vive en Ceuta y Melilla es quien mejor conoce las diferencias entre los dos modelos y quien más valora la libertad, la sanidad, la educación y las pensiones que España le proporciona. Más aún, muchas de esas familias tienen vínculos de sangre con algunas de nuestras unidades militares más insignes. Sin embargo, el Gobierno no las tiene todas consigo. No han empleado los medios suficientes para que el Centro Nacional de Inteligencia, la Guardia Civil o el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas tengan el conocimiento suficiente para saber qué está ocurriendo en las comunidades musulmanas de esas dos ciudades. Peor aún, por una política inmigratoria irresponsable han encontrado cobijo en España, y en concreto en esas ciudades, imanes islamistas perseguidos por Marruecos. Que su presencia está teniendo consecuencias es algo que nadie duda, de su alcance poco podemos decir por esa falta de información a la que antes me refería. Tampoco ha habido una política para fortalecer vínculos, aprovechando las vivencias comunes en esas unidades militares o abriendo nuevos terrenos. Se ha dejado hacer a la inteligencia marroquí hasta el punto de consentir los vergonzosos sucesos ocurridos no hace mucho en la frontera de Melilla.

Los musulmanes españoles han sido fieles en momentos difíciles y su interés está en mantener una saludable distancia con Marruecos. Sin embargo, no podemos pedirles que se suiciden. Lo que quizás no saben nuestros políticos es que lo que más alimenta el sentimiento promarroquí es la sensación de que España no está dispuesta a luchar por ellos. Cuando ven cómo el Gobierno se humilla ante el Majzén ponen sus barbas a remojar. Pueden ser una quinta columna o, como han demostrado exponiendo sus vidas en ambas orillas del Estrecho, la fuerza de choque de la defensa de España. Todo depende de nosotros.

Extraña liberación de los abogados de ETA
Los Puntazos La Razón 3 Diciembre 2010

Resulta sorprendente que la jueza Clara Bayarri haya dejado en libertad a tres abogados de ETA pese a la oposición del fiscal. Pero causan más estupor sus argumentos, como que la familia de uno de ellos, Iker Sarriegi, «ha dado su palabra de honor» de que éste no se fugará; y no duda en loar la figura de su padre, que regenta una pescadería «de gran popularidad en la parte vieja de San Sebastián». Ante fundamentos judiciales tan atípicos para liberar a tres dirigentes de ETA sólo cabe el escándalo.

¿Por qué se esta derrumbando el "imperio" socialista en Andalucía?
Francisco Rubiales Periodista Digital 3 Diciembre 2010

Muchos creen que el socialismo andaluz, hoy en claro declive, se hunde víctima de la corrupción, pero no es cierto. La única razón que explica el desastre socialista es la falta de dinero para mantener engrasado el entramado del clientelismo, la "lealtad" y el silencio cómplice.

Se equivocan los que creen que la corrupción ha sido la causa del hundimiento de un socialismo andaluz que hoy está en franca decadencia y que parece entregado ya a la idea de que perderá las próximas elecciones y tendrá que abandonar las madrigueras y cubiles del poder. En Andalucía ocurre como en la mayoría de los países: la corrupción afecta a la práctica totalidad de los partidos políticos, se incrusta en el sistema y llega a formar parte de él. Los socialistas andaluces, de hecho, han convivido con la corrupción, sin problemas, desde que murió el general Franco. La verdadera causa del hundimiento del "Imperio" no es otra que la falta de dinero para mantener la maquinaria del poder engrasada, las bocas cerradas y las lealtades garantizadas.

El socialismo andaluz no sabe gobernar sin dinero. Durante las tres décadas que ha permanecido en el poder, se ha limitado a repartir dinero, comprando poder, adhesiones, lealtades, voluntades y votos. Mientras existía dinero abundante, el entramado del clientelismo y de las lealtades y sumisiones funcionaba como un reloj, pero al final han sido tan soberbios e imprudentes que han creado un aparato tan enorme como insaciable, integrado por cientos de miles de enchufados y subvencionados, que es imposible mantener en estos tiempos de crisis. El entramado gigante que ellos han creado terminará por engullirlos.

Están pillados en una trampa mortal: no pueden subir todavía más los impuestos porque la sociedad se siente ya esquilmada, ni pueden endeudarse porque la vigilancia de las naciones ricas del mundo lo impide, lo que les conduce a contemplar con fatalismo e impotencia cómo su mundo se derrumba y como las lealtades y los amores se esfuman porque no reciben puntualmente su paga.

Es el precio que están pagando por haber creado un imperio con los pies de barro (más bien de euros), sin ideales, sin objetivos, sin apenas ideas, basado sólo en las adhesiones, lealtades, ventajas y privilegios que proporciona el dinero.

Al final, cuando el dinero deja de fluir puntualmente, como lo ha hecho durante décadas, los alcaldes protestan y se tornan rebeldes, las agrupaciones se hacen críticas y muchos militantes, que ven en peligro sus privilegios, empiezan a tener miedo del futuro y a perder cohesión y fe socialista. Lo mismo ocurre con los empresarios, los sindicalistas, los periodistas sometidos, que en esta tierra son miles, los profesionales y todos aquellos que doblaban la espalda ante el imperio porque recibían a cambio subvenciones, contratos, encargos, favores, filtraciones, privilegios y, en algunos casos, colocaciones en la Junta y dinero contante y sonante.

Al PSOE de Andalucía cada día le cuesta más trabajo mantener la disciplina entre sus huestes. Los escándalos, cuidadosamente ocultos durante muchos años, salen ahora a flote, como los que llevaron a la dimisión al secretario de organización del PSOE andaluz, Rafael Velasco, cuya esposa recibió subvenciones masivas de la Junta, o los que escandalizan a diario a los ciudadanos, como el del dirigente socialista de Jaén que, amparado en su relación con Gaspar Zarrías, ha cobrado más de 100.000 euros como prejubilado de la empresa Mercasevilla sin haber trabajado jamás en ella.

El nepotismo era parte del sistema, como quedó demostrado con las subvenciones de Manuel Chaves a la empresa donde trabajaba su hija Paula, o con los centenares de familiares de políticos socialistas que han sido colocados en el sector público. Por lo general, al haberse perdido los ideales y la utopía, el nombramiento para un cargo se aceptaba como una oportunidad.

Hace muchos años que la vida pública andaluza había quedado despojada de su fibra moral. Muchos concursos públicos se otorgaban a dedo, se elaboraron listas negras de adversarios a los que se les cerraba el paso para que no obtuvieran ni subvenciones ni contratos, las oposiciones fueron muchas veces trucadas, se crearon empresas públicas innecesarias, sólo para poder endeudarse más y colocar a más amigos y sometidos.

El sistema, jerarquizado hasta el detalle y bien engrasado, funcionaba como una máquina de guerra, aterrorizando a sus adversarios y atrayendo a los tibios. En la cúspide, el presidente de la Junta, que a la vez era secretario general del partido, era como un monarca absoluto, capaz de dictar leyes, de interpretarlas, de infringirlas y de otorgar condena o perdón, según los casos.

Pero, sin fibra moral, el Imperio, sin que nadie lo notara, se fue debilitando, hasta el punto de que únicamente estaba sostenido por un río de dinero, procedente de los impuestos y de las ayudas europeas, que parecía inagotable, pero que la crisis ha cortado sin piedad, poniendo de relieve las profundas debilidades y carencias del socialismo andaluz.

El imperio socialista andaluz estaba construido sobre una poderosa losa de dinero y sustentado por cuatro columnas básicas: el miedo, las lealtades compradas, los privilegios y favores para la "casta" y la inteligencia que emanaba de los mandos jerarquizados. El miedo al poder de la Junta y al partido detenía y paralizaba a los adversarios y convertía en sometidos a los que ansiaban medrar. Las lealtades compradas proporcionaban votos y un ejército ciego y fiel, integrado por colocados, empresarios, profesionales, intelectuales, periodistas, sindicalistas y una enorme masa interesada en que todo siguiera igual para que el río de dinero siguiera fluyendo. Los privilegios eran exclusivos para las élites y para la "casta" y consistían, casi siempre, en cargos públicos bien remunerados y dotados de toda la parafernalia que hace feliz a los mediocres: teléfonos móviles, coches oficiales, secretarias, dietas, ordenadores y, en algunos casos, viviendas oficiales, viajes, honores, cierta impunidad y relevancia mediática. La inteligencia era un producto que el sistema destilaba y que empleaba para fabricar argumentos y mentiras y para generar un entramado ideológico-cultural que convencía a los incultos y servía de justificación al "régimen".

Pero la falta de dinero está hundiendo el edificio, Los leales se rebelan, los subvencionados tienen miedo y las élites están cada día más inseguras, mientras que el dinero llega con cuentagotas, generando desesperación y una inquietud que nubla la inteligencia y hasta empieza a desarbolar la estructura jerarquica.

Voto en Blanco

Carrillo, hijo predilecto, y otras tonterías varias
Pedro de Hoyos Periodista Digital 3 Diciembre 2010

Leo, con infinito asombro, que a Carrillo le van a nombrar hijo predilecto de Gijón. ¡Y yo esperando a que me nombren hijo predilecto de mi manzana de casas! Nunca he sido partidario de la Memoria Histórica, así en general, así en abstracto, ni por lo tanto soy partidario de recordar a Carrillo por lo de Paracuellos.

Ha pasado demasiado tiempo y aquello debería haber caducado como los yogures de hace dos meses, dejemos a los muertos enterrar a sus muertos y vivamos la vida en paz (hago un inciso para separar de todo esto el derecho de abrir las fosas comunes de los “paseados” durante la guerra civil, enterrarlos dignamente y satisfacer moralmente a sus descendientes) sin pretender echarnos los muertos encima unos a otros.

No soy partidario de nada o casi nada que sirva para enaltecer la guerra civil, porque eso será siempre manipulado para enaltecer sólo a un bando; pienso que tantas cruces de los caídos en las plazas de los pueblos o en las paredes de las iglesias debieran ser reorientadas para recordar a todos los caídos por España, unos y otros, pues todos fueron españoles y entregaron sus vidas, más o menos voluntariamente, por una causa superior: España y los españoles.

Pero hay que reconocer sin duda que lo de Carrillo en Gijón lleva aparejado necesariamente un valor político; Carrillo nunca destacó por ser literato, pintor o filósofo, sólo es, sólo fue, un político. Poner una calle a los políticos siempre es una torpeza monumental, es una torpeza que a la vuelta de cualquier espasmo político o electoral alguien se ocupará de cambiar, seguramente por otra tontería semejante. No entiendo calles dedicadas a Pablo Iglesias, conozco una, ni al presidente de mi comunidad autónoma, conozco otra.

Pretender que haya razones para dedicarle una calle a Carrillo es despreciar a millones de españoles, es dar la vuelta a una tortilla que nunca debió existir, es pretender quitarse de encima complejos y miedos infantiles; nunca sabemos qué consistorio de los próximos que se elegirán, cambiará el nombre para dárselo a un simpatizante político, cultural o filosófico.

Cuando yo fui presidente de mi comunidad de vecinos no ocurrió absolutamente nada destacable según creo recordar. Si la memoria no me engaña sólo firmé el acta inicial y la final. Tan prolongado tiempo de pacífica convivencia se merece por lo menos que pongan mi nombre al edificio y que un busto mío presida la entrada, justo encima de la puerta del ascensor, por ejemplo.

Aznar: «Hay que luchar contra el terrorismo hasta sus últimas consecuencias»
Aznar avisa que el terrorismo es "más que los pistoleros" y hay que luchar contra él "hasta sus últimas consecuencias". El ex presidente cree que hay que "luchar desde la más alta autoridad moral", "sin guerras sucias ni atajos".
Madrid - Ep La Razón 3 Diciembre 2010

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha advertido este jueves que el terrorismo es "algo más que los pistoleros" y, por lo tanto, hay que actuar contra el conjunto de organizaciones y actividades que fomentan y apoyan a los terroristas y el terror, las cuentas bancarias, los aparatos de propaganda y el llamado brazo político".

Aznar ha dicho, "el éxito no está garantizado a menos que se haga frente a todos a la vez". "Aciertan quienes luchan contra el terrorismo hasta sus últimas consecuencias", ha proclamado en la inauguración del 'The Americano's First Annual Hispanic Forum and Gala' que se celebra en Washington, donde ha pronunciado una conferencia sobre la estrategia para derrotar el terrorismo en España.

Segun su análisis, "hay quienes piensan que el terrorismo debe ser enfrentado porque puede ser derrotado y hay quienes piensan que la victoria no es posible y que, por tanto, hay que limitar las actividades terroristas a través del diálogo y la negociación o a través de políticas de apaciguamiento". "Los primeros creen en nuestra capacidad de vencer y los segundos, en el abandono de nuestros valores", ha remachado.

"Sin guerras sucias ni atajos"
El presidente de FAES ha citado las que, a su juicio, son las premisas principales para lograr la victoria frente al terror. En primer lugar, tener "la voluntad de ganar" porque "sin eso no hay ninguna política antiterrorista que dé resultado".

En segundo lugar, ha señalado que hay que "luchar desde la más alta autoridad moral" porque las democracias tienen a su disposición todos los medios y los instrumentos necesarios "para actuar con eficacia siempre bajo el imperio de la ley, sin guerras sucias ni atajos".

Aznar ha emplazado a las democracias a luchar contra todas las formas de terrorismo y ha animado a dar la batalla también en el plano de las ideas. A su entender, hay que "tener en cuenta las ideologías que apoyan el terrorismo y hacerles frente en una batalla de ideas".

"Cuando el terrorismo es local la forma de combatir su inspiración ideológica debe ser, por fuerza, diferente a cuando luchamos contra un fenómeno global como el yihadismo", ha concluido el ex jefe del Ejecutivo.

IMPULSO CIUDADANO INTERPONE RECURSO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO
CONTRA EL DECRETO DE LA DIRECCION DE LOS CENTROS EDUCATIVOS PUBLICOS Y DEL PERSONAL DIRECTIVO PROFESIONAL
SOLICITA LA SUSPENSIÓN DEL MISMO.
www.impulsociudadano.es 3 Diciembre 2010

Impulso Ciudadano ha presentado en el día de hoy un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra el Decreto 155/2010, de 2 de Noviembre, de la dirección de los centros educativos públicos y del personal directivo profesional docente (DOGC núm. 5753 – 11/11/2010).

Asimismo, ha solicitado la adopción de la medida cautelar consistente en la suspensión de la vigencia del art. 6.d) del mismo que dispone lo siguiente: “Funciones de dirección pedagógica y liderazgo. La dirección dirige y lidera el centro desde el punto de vista pedagógico. A este respecto, le corresponden específicamente las funciones siguientes: …

d) Garantizar que el catalán sea la lengua vehicular de la educación, administrativa y de comunicación utilizada normalmente en las actividades del centro, en los términos que establece el título II de la Ley 12/2009, tal como se concreten en el proyecto lingüístico que forma parte del proyecto educativo del centro”.

Esta Asociación considera que la norma se ajustaría a derecho si expresase que los Directores de los centros educativos públicos deben garantizar que tanto el castellano como el catalán sean las lenguas vehiculares de la educación, administrativas y de comunicación utilizadas.

Las razones que fundamentan el recurso se sostienen en que la reciente sentencia del Tribunal Constitucional de 28 de junio de 2010 sobre la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, ha dejado claro que el catalán no puede ser la (única) lengua vehicular de la educación, administrativa y de comunicación, sino que ha de compartir dicha condición en pie de igualdad con el castellano. Buena prueba de ello es que la citada sentencia repite en once ocasiones que el castellano ha de ser lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña y en cuatro ocasiones que ha de disponer de un régimen igual que el del catalán.

Por lo tanto, esa igualdad en la condición de lenguas vehiculares de las lenguas oficiales, es el principio general y si bien es cierto que se admiten modulaciones de dicho principio, éstas han de ser finalistas y proporcionadas y por consiguiente excepcionales y transitorias. Es así que para aplicar medidas de discriminación positiva hay que acreditar que una de las dos lenguas se halla en una situación de precariedad, es decir, que no esté garantizado su conocimiento o su uso. La propia STC señala que se trata de medidas tendentes a corregir situaciones de desequilibrio, pero sólo en el caso “de existir”. Es decir, no se puede dar por hecho que subsisten situaciones históricas que ya han sido superadas como demuestran las encuestas de usos lingüísticos de la Generalitat de Cataluña en las que queda acreditado que el catalán no se encuentra en una situación de precariedad en cuanto al uso que justifique que sea la única lengua vehicular.

Impulso Ciudadano lamenta que se obligue a los Directores de los Centros educativos públicos a fiscalizar y garantizar un modelo educativo contrario a la igualdad lingüística y claramente discriminatorio y advierte a este personal que le asiste el derecho a no cumplir obediencia ciega a un precepto que vulnera el modelo educativo constitucional.

Impulso Ciudadano recuerda que el artículo impugnado es literal traslación del artículo 142. 5 d) de la Ley 12/2009, de 10 de julio, de educación de Cataluña (aprobada con anterioridad a la sentencia del Tribunal Constitucional 31/2010 sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña) y que el Gobierno catalán ha ignorado intencionadamente en la regulación del Decreto impugnado la doctrina del Tribunal Constitucional que afecta directamente el régimen lingüístico del sistema educativo de Cataluña establecido en la Ley de Educación de Cataluña.

Para evitar la inseguridad jurídica, Impulso Ciudadano solicita del nuevo Gobierno catalán que proceda a modificar el Decreto de dirección de Centros educativos para que los Directores de los Centros se conviertan en garantes de la presencia de las dos lenguas vehiculares de enseñanza, esto es el castellano y el catalán, y del aranés en el valle de Arán. Asimismo, reclama del nuevo Parlamento catalán que impulse las medidas necesarias para modificar el régimen lingüístico de la ley de Educación de Cataluña puesto que no se adapta a los parámetros de constitucionalidad que ha sancionado el Tribunal Constitucional.

En Barcelona, a tres de diciembre de dos mil diez

El PSOE de Mallorca quiere contratar sólo a las empresas que usen el catalán
Si no aportan toda la documentación y utilizan ese idioma en sus relaciones con la administración, no optarán a los concursos públicos
 www.lavozlibre.es 3 Diciembre 2010

Palma de Mallorca.- El Consell de Mallorca, liderado por la socialista Francina Armengol, pretende imponer el catalán como condición indispensable para llevar a cabo los contratos públicos con las empresas. Su iniciativa se basa en utilizar el idioma como requisito para decidir si determinada entidad está capacitada o no para llevar a cabo un proyecto.

Si esta iniciativa se aprobara, el Consell de Mallorca obligaría a todas las empresas contratadas a aportar “toda la documentación” en ese idioma y a utilizar el catalán en sus relaciones con la administración”. Además, la propuesta obliga a usar el catalán en todas sus actuaciones internas de forma preferente en su atención al ciudadano. Si algunos de esos requisitos relativos al catalán no se cumpliera, “es causa específica de resolución de contrato”.

El Grupo Socialista de Mallorca hizo esta propuesta con el apoyo del Bloc, la coalición de partidos de izquierda y nacionalistas. El Gobierno insular quería aprobarlo pero finalmente quedó fuera de la orden del día ya que el PP advirtió de la inconstitucionalidad de algunos de acuerdo con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, en el que se especifica claramente que el catalán no es lengua ‘preferente’.

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA
Griñán subvenciona a Hamás con una mano y al Polisario con la otra
El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía del 1 de diciembre recoge una Resolución de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo que contiene, entre otras, una subvención de más de un millón de euros para Hamás y otra de casi dos millones y medio para el Polisario.
PEDRO DE TENA/ANTONIO BARREDA Libertad Digital 3 Diciembre 2010

La Junta de Andalucía subvenciona a ONG para proyectos en Gaza, controlada por Hamás, y Tinduf, controlado por el Frente Polisario. El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía del pasado 1 de diciembre contenía un anuncio de la Consejería de Presidencia que reflejaba la Resolución de 5 de noviembre de 2010, de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, por la que se publicaban una serie de subvenciones concedidas. Entre ellas destacan 1.113.861,28 euros para proyectos en los Territorios Palestinos de Gaza, controlados por Hamás, y 2.495.494,00 euros para los campamentos de Tinduf en Argelia. ¿Una de cal y otra de arena?

Subvenciones a Gaza
En Gaza las subvenciones son a dos ONG: por un lado a la Asociación Europea de Cooperación con Palestina y, por otro lado, a Mujeres en zonas de Conflicto. Distribuidas de la siguiente forma:

- Asociación Europea de Cooperación con Palestina
Suministro de bienes de asistencia básica y provisión de servicios de terapia psicológica a 2.000 niños y niñas palestinos de la Franja de Gaza.

TERRITORIOS PALESTINOS 264.726,16 €
- Asociación Europea de Cooperación con Palestina
Dotación de una clínica móvil y de ayuda humanitaria al centro de asistencia sanitaria de la Ciudad de Gaza.

TERRITORIOS PALESTINOS 270.135,12 €
- Mujeres en Zona de Conflicto
Mejorar los niveles de vida a través de la distribución de paquetes alimenticios a las familias más vulnerables de los campamentos de refugiados Shati y Jabaliya en Gaza y Bureij y Nuseirat en Deir al Balah, en la Franja de Gaza.

TERRITORIOS PALESTINOS 300.000,00 €
- Mujeres en Zona de Conflicto
Mejorar los niveles de vida a través de la distribución de paquetes alimenticios a las familias más vulnerables de los campamentos de refugiados Deir al Balah y Maghazi, Khan Yunis y Rafah de la Franja de Gaza.

TERRITORIOS PALESTINOS 300.000,00 €
El territorio de Gaza está controlado por el movimiento terrorista Hamás, una organización que se declara como yihadista. Hamás tomó por la fuerza el control de Gaza en junio del 2007, después de duros combates contra el grupo palestino rival Al Fatah. En julio de este año el régimen de Hamás ha instaurado una "policía moral", que obliga a las mujeres a llevar velo islámico (hiyab) en la calle, escuelas y universidades, y que tampoco les permite ir en motocicleta, cortarse el pelo en ciertas peluquerías o llevar vaqueros.

Los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf en Argelia
En este caso, la subvención concedida es:
- Asociación de Amistad con el pueblo Saharaui de Sevilla.
Apoyo alimentario y asistencia al sistema de transporte de los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf.

ARGELIA 2.495.494,00
Los campos de refugiados de Tinduf se encuentran en la región de dicho nombre siendo frontera entre Argelia y Marruecos. En ellos se sitúan las bases del Frente Polisario. Esta subvención contrasta con la "docilidad" de la actual política exterior del gobierno de Zapatero con Marruecos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Bonos patrióticos
Per a ofrenar noves deutes a Espanya
Guillermo Dupuy Libertad Digital 3 Diciembre 2010

Algún día les hablaré de cómo el centralismo autonómico valenciano ha vampirizado a las provincias de Alicante y Castellón desde el inicio mismo de la democracia. Hoy sólo lo miento para señalar que, por lo visto, no es suficiente para saciar el descontrolado gasto público que lleva a cabo el Gobierno autonómico, sobre todo y especialmente desde la marcha de Zaplana, en la ciudad de Valencia. Hemos de tener en cuenta, además, que el de Valencia es, tras el de Madrid, el municipio que más dinero debe de toda España. A eso hay que sumar que la Comunidad Valenciana, tras Cataluña, es también la región más endeudada de nuestro país.

Camps, en lugar de apretarse de una vez el cinturón, acaba de lanzar una emisión de deuda por un volumen de 1.000 millones de euros, ampliables a 1.500 millones, en bonos para particulares a 12 meses con una rentabilidad del 4,75% y una comisión del 3% para las entidades colocadoras. El coste fiscal para todos los valencianos será pues del 7,75%, y eso sólo servirá, como ha reconocido el propio Camps, para tapar agujeros. El presidente valenciano copia así, punto por punto, la reciente emisión de bonos "patrióticos" efectuada por Montilla, que tanto criticó el PP, empezando por su líder nacional, Mariano Nacional.

Ahora Rajoy sale en defensa del presidente valenciano que, a la vista está, en lugar de "ofrendar nuevas glorias a España", tal y como dice el himno regional, lo que va a hacer es contribuir, todavía más, al alarmante endeudamiento de las administraciones públicas de nuestro país.

Negándose a sí mismo, y dejando en evidencia su melifluo liderazgo, ahora el presidente del PP dice que "nunca" se opuso a la emisión de bonos "patrióticos", que lo que él ha dicho, y reitera, es "que la prioridad es reducir el déficit, generar confianza, y si no te prestan es porque no hay confianza, y éste es el problema".

No seré yo quien quite responsabilidad a Zapatero en la falta de confianza que hay entre los inversores; pero la cuestión aquí es la hiriente renuencia de las comunidades autónomas de ajustarse a su realidad financiera. Esa negativa de las autonomías a suprimir gastos superfluos y a aligerar sus absolutamente desproporcionadas estructuras administrativas contribuye, a su vez, a la falta de confianza que encarece el endeudamiento español. Para que se hagan una idea, sólo la deuda de Canal 9 alcanza esos 1.500 millones de euros que Camps pretende obtener con estos bonos; una cifra que resulta aun más escandalosa si tenemos en cuenta que es equivalente a lo que se va ahorrar Hacienda con la congelación de las pensiones en toda España.

Como ya han denunciado organismos públicos y privados, dentro y fuera de nuestras fronteras, uno de los principales lastres que padece la economía española es el persistente y obsceno despilfarro autonómico, que ha hecho que su endeudamiento supere por primera vez la friolera cifra de los 100.000 millones de euros.

Aunque sea cierto que el coste del endeudamiento dependa de la confianza, ¿qué confianza genera el PP cuanto gobierna dos de las tres comunidades y dos de los tres municipios más endeudados de nuestro país? ¿Cómo va a pedir Rajoy a Zapatero que meta en vereda a las comunidades autónomas, cuando él es incapaz de hacerlo con sus barones regionales? ¿Qué tranquilidad, coherencia y esperanza de futuro va a ofrecer este candidato a la presidencia de Gobierno que tiene la desfachatez de defender hoy con Camps lo que criticó ayer con Montilla?

Montilla se va con un decreto que prima el francés sobre el castellano
Los estudiantes podrán cursar el bachillerato francés y se mantiene la exclusión del castellano
E. ARMORA / BARCELONA ABC Cataluña 3 Diciembre 2010

Nuevo desaire del tripartito al castellano en materia educativa. Primero fue el incumplimiento flagrante de la tercera hora —no la impartía, con la complicidad de la Generalitat, el 90% de los colegios—, y después vino la nueva Ley Educativa (LEC), con la que el Ejecutivo de José Montilla blindó definitivamente la inmersión y amputó drásticamente el derecho de los padres a que sus hijos reciban los primeros años de escolarización en castellano.

Ahora, uno de los decretos que aprobó la Generalitat en las postrimerías de la legislatura —el de la autonomía de centros— ofrece a los institutos de Cataluña la posibilidad de impartir el bachillerato en francés, además de en catalán, como contempla la inmersión lingüística. La normativa no se refiere en ningún caso al castellano, la otra lengua oficial, ni tampoco al inglés, lengua esta última que, en todos los planes desplegados por el Govern figura como la gran apuesta lingüística de la Comunidad.

Homologable en Francia
El citado decreto, que el consejero Ernest Maragall (PSC) aprobó en julio pese a la oposición del profesorado, recoge que los centros de titularidad pública y los concertados puedan impartir un currículo mixto. A modo y efecto, que los alumnos puedan elegir entre el Bachillerato que hasta ahora se obtiene en Cataluña (todas las materias en catalán, excepto las de lengua extranjera y castellano) o el Bachillerato francés, el «baccalauéat». Los que opten por esta última modalidad podrán ampliar sus estudios en el país vecino sin necesidad de homologar esta etapa postobligatoria.

«Está pensado para estudiantes que tienen algún vínculo con el país vecino. A todos ellos les ofrecemos la opción de obtener el título de bachillerato francés y después si regresan a su país es perfectamente compatible», explicaron ayer a ABC fuentes de la consejería de Educación. Las mismas fuentes precisaron que el decreto responde a un acuerdo firmado entre el gobierno catalán y el francés.

Los centros tienen hasta el próximo 10 de diciembre para decidir si se acogen a esta opción, en función de su proyecto educativo. Los que escojan el ««baccalauéat» integrarán en su proyecto los contenidos necesarios que conducen al conocimiento de la lengua, la realidad histórica, social y política de Francia.
En definitiva, los estudiantes que vayan a estos institutos cursarán las asignaturas propias del bachillerato, además de dos asignaturas específicas del currículo mixto y otra materia en francés.

Una prueba externa
Concretamente, según precisó Educación, los alumnos deberán aprobar las materias de Lengua y Literatura francesa e Historia de Francia, que se impartirán íntegramente en francés y serán evaluadas a partir de una prueba externa. Asimismo, tendrán la opción de seguir los contenidos de otras materias en francés; realizar el trabajo de fin de curso en este idioma; hacer una estancia de estudios o en una empresa en Francia al menos dos semanas; o voluntariado en una entidad cultural o social en lengua francesa.

El sindicato de docentes Ustec ha denunciado esta semana ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el decreto de autonomía de centros educativos, que da potestades a los colegios e institutos para fijar los horarios y les otorga margen para decidir sobre qué materias reforzar del currículo escolar para que puedan actuar con arreglo a sus necesidades. A juicio de Ustec, sindicato mayoritario en la enseñanza publica no universitaria, el decreto «pone en peligro la igualdad de oportunidades de que ha de disfrutar el alumnado de todos los centros educativos de Cataluña».

El sindicato entiende también que la normativa «apuesta decididamente por centros públicos de categoría diferenciada».

Poder para castigar
El decreto también otorga competencias a las direcciones de los colegios e institutos de Cataluña para resolver expedientes por faltas leves a los docentes, normalmente retrasos de horario o faltas sin justiciar. Ahora es el departamento de Educación de la Generalitat quien resuelve estas faltas.

Bilbao habla en euskera
ANA DE CASTRO RUBALKABA El Correo 3 Diciembre 2010

ANA DE CASTRO RUBALKABA ES CONCEJALA DE EUSKERA DEL AYUNTAMIENTO DE BILBAO

Hoy, Bilbao habla en euskera. Hablamos en euskera los que nos comunicamos y vivimos en esta lengua y los que ponen mucho de su parte para conocerla y aprenderla; los que quieren practicarla y lo intentan; los que estudian en los euskaltegis de la ciudad; quienes optan por matricular a sus hijos en los modelos que garantizan el bilingüismo y quienes organizan y participan en actividades orientadas a fomentar el uso social del euskera.

Y es que hoy, 3 de diciembre, celebramos el Día Internacional del Euskera y Bilbao se sumerge con ilusión y determinación en esta celebración. Es un día en el que los más de 90.000 bilbaínas y bilbaínos que hacemos del euskera nuestra lengua tendemos la mano a los que no la hablan, la están aprendiendo o la desconocen.

Tenemos la oportunidad de atraerles al mundo del euskera, haciéndoles comprender que su aprendizaje y uso nos abre nuevos y amplios horizontes, y que su conocimiento nos proporciona un valioso legado que podremos transmitir a las nuevas generaciones. De hacerles saber que el euskera necesita el compromiso de todos y todas. Para conseguirlo no sólo es importante que quienes hablan la lengua sigan fomentando su uso, sino también que quienes no la conocen ni la hablan todavía se acerquen a ella.

Y un día como hoy es también el momento adecuado para enfatizar la inestimable aportación que realizan los medios de comunicación en la difusión del euskera. Su cercanía con la sociedad los convierte en las herramientas más adecuadas para acercar el euskera al día a día de la ciudadanía. A través de sus contenidos de información y entretenimiento, cada vez son más los medios que hacen una labor fundamental para actualizar el euskera, vinculándolo a la realidad y a la actualidad. El euskera necesita como compañeros de viaje a los medios; de su mano, la proximidad con la sociedad será más estrecha e integradora.

Hoy también, desde el Ayuntamiento de Bilbao, llamamos a la ciudadanía a que se una al Día Internacional del Euskera. Que cada persona lo celebre a su manera. Porque cualquier palabra, cualquier paso, por pequeño que sea, es un gran avance para el futuro del euskera. Un futuro que sólo será realidad si toda la sociedad une esfuerzos y comparte proyectos. Por nuestra parte, seguiremos trabajando para potenciar el uso del euskera, en casa y en la calle, en el trabajo y en nuestro tiempo de ocio. Para que podamos vivir y disfrutar en euskera.

España
La Audiencia justifica la libertad de un etarra en que su padre es un pescadero muy popular
Prisión eludible con una fianza de 60.000 euros para los abogados Zulueta, Sarriegui y Enparantza
D.MARTÍNEZ/J.PAGOLA ABC 3 Diciembre 2010

Que su padre regente «una pescadería de gran popularidad en la parte vieja» de San Sebastián y que también su progenitor haya «pertenecido más de 38 años al equipo de la Real Sociedad» son los elementos de arraigo en los que la juez Clara Bayarri justifica su decisión de poner en libertad bajo fianza al presunto etarra Iker Sarriegui, encarcelado hace siete meses junto a los también abogados Arantza Zulueta y Jon Enparantza. Los tres, acusados de un delito de integración o colaboración con organización terrorista, fueron detenidos por la Guardia Civil el pasado 14 de abril por formar parte de la estructura «Halboka», encargada de controlar a los presos etarras. El ministro del Interior los calificó de «comisarios» de ETA.

Además de Sarriegui, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional —integrada por Alfonso Guevara, Guillermo Ruiz Polanco y Clara Bayarri— acordó la prisión eludible con una fianza de 60.000 euros para Zulueta y Enparantza. En los tres autos dictados, el Tribunal justifica la decisión en las medidas cautelares impuestas —comparecencias semanales, no salir del territorio nacional y entregar los pasaportes— y en la situación de «arraigo social» de los imputados.

Riesgo «incuestionable»
En el caso de Sarriegui, la ponente Bayarri, aunque sostiene que el riesgo de fuga continúa siendo «incuestionable» y el delito del imputado es «grave», valora «la existencia de un entorno social y familiar de claro apoyo que compromete por él su palabra». No obstante, la magistrada destaca que el presunto etarra carece de arraigo propio ya que, aunque tiene un hijo de dos años y medio, el pequeño vive con su madre en Oyarzun (Guipúzcoa) —con la que se casó por poderes el pasado mes de julio estando ya en prisión— mientras que él residía en Hendaya (Francia).

Al observar que Sarriegui carece de «arraigo propio», la magistrada valora el arraigo en el padre del imputado. Así, la ponente destaca que el abogado etarra es hijo de Iñaki Sarriegui «persona muy querida y apreciada en Donostia, pues ha pertenecido durante más de 38 años al Club de la Real Sociedad, donde ha desarrollado diferentes labores desde entrenador, responsable del grupo de ojeadores, responsable de las relaciones con los clubes de la provincia y, finalmente, delegado del campo de Atocha» y que ahora regenta una pescadería «de gran popularidad en la parte vieja de la ciudad». La magistrada también recuerda que el imputado jugó en este equipo durante tres temporadas, «en las que, por cierto, estuvo casi todo el tiempo lesionado».

Además de estos argumentos de carácter deportivo, Clara Bayarri valora el testimonio del decano del Colegio de Abogados de Guipúzcoa, amigo del padre de Sarriegui y que acreditó el «arraigo laboral» del imputado.

En el caso de Zulueta, los magistrados destacan que las medidas cautelares impuestas garantizan su «sometimiento al proceso y la no reiteración delictiva», mientras que en el de Enparantza subrayan su «disponibilidad procesal por razón de arraigo personal, social, laboral y familiar».
 

Recortes de Prensa   Página Inicial