AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 13 Diciembre  2010

 

Impuestos
Gasolina para Zapatero
Pedro de Tena Libertad Digital 13 Diciembre 2010

Es de lo más sencillo. Las cuentas no cuadran. Los balances se desmoronan. El déficit crece, como las deudas. ¿De dónde sacará el dinero este Gobierno? De un oscuro impuesto indirecto del que apenas sabemos algo y que se aplica universalmente sobre todos los españoles. Estamos hablando del impuesto sobre los carburantes, especialmente, sobre la gasolina y el diesel. Es un impuesto oscuro porque pocos saben bien cómo se instrumenta, por qué sube, por qué baja y cuánto se lleva el estado de cada litro. Es un impuesto letal porque no tenemos más remedio que pagarlo si no queremos volver a la Edad de Piedra en el troncomóvil. Paga o muere, vamos. Es un injusto impuesto, como todos los indirectos, porque afecta lo mismo a Emilio Botín, por poner un ejemplo, que a un autónomo que recorre las calles de una gran ciudad en busca de su cliente. O de un asalariado que tiene que recorrer decenas de kilómetros para llegar a una capital sin derecho a plus de transporte, que los hay a miles. O de cualquiera de nosotros.

La gasolina y el diesel están a punto de batir la subida récord de precios del año 2008. La gasolina cuesta este fin de semana nada menos que 1,230 euros/litro, sólo 0,046 euros menos que el máximo histórico que marcó hace dos años y medio en 1,276 euros, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea comparados por Efe. Por su parte, el gasóleo de automoción, el gasoil de coches, ha subido hasta marcar una media de 1,149 euros, su precio máximo desde octubre de 2008. En este caso, el récord está un poco más lejos por cuanto la subida máxima de entonces llegó a los 1,329 euros por litro.

Pero, ¿cómo es que suben estos productos de primera necesidad cuando el precio del barril de crudo tipo Brent está situado en torno a los 91 dólares, casi 60 dólares más bajo que el máximo histórico de 147,5 dólares ocurrido en 2008? Algún Rififí está metiendo la mano en nuestros bolsillos y se está quedando con el poco dinero que nos queda. Esto es una subida de impuestos en toda regla sin que ningún aparato democrático del Estado quiera hacer nada ni decir nada.

Tenemos más de 22 millones de coches, un coche por cada dos habitantes, sin contar motos, ni camiones ni tractores. Y la mitad de lo que paga cada uno de ellos en llenar el depósito va al Estado en su conjunto en calidad de impuestos. Es natural que si el precio de crudo sube, se repercuta tal circunstancia en el litro de combustible. Pero si baja, igualmente debería hacerse y por ley. Pero no. Cuando el Estado debe hasta callarse, como se dice en el Sur, los precios no bajan sino que se mantienen e incluso se suben. ¿Para qué? Para aliviar las penas de Zapatero y su Gobierno ineficaz y arruinante. Esto es, un señor llega y quiebra un país o casi. Y para salvarse, nos exprime la cartera sin que podamos decir ni pío. Y todo el mundo político calla. Ni hay posibilidades de quitarse a un inepto de encima ni hay posibilidades de enjuiciarle por el daño causado ni es posible detener su inevitable batacazo ni hay quién proteste por este atraco perfecto que se perpetra día tras día sobre el ciudadano indefenso.

La democracia española está enferma. El ciudadano no cuenta más que para pagar y callar. Te multan con la gasolina cuando les da la gana y no pasa nada. Cuando se la va la luz y nos destroza un trabajo en el ordenador; cuando se va internet y te deja dos días sin poder trabajar ni cobrar; cuando se cierra un aeropuerto... Aquí nadie debe ni paga nada a quien ha sufrido los desperfectos de un mal servicio o una mala gestión. Esto tiene que cambiar radicalmente. El tiempo de los súbditos ha pasado aunque nuevos señores feudales quieran ocupar el espacio de los que están por encima de la ley y de la gente.

Treinta años después
A los treinta años de la caída del suarismo, España vive un peculiar ritornello de su propia experiencia histórica
IGNACIO CAMACHO ABC 13 Diciembre 2010

AUNQUE a los deudos de Adolfo Suárez les irrita cualquier comparación histórica con Zapatero, al que consideran carente de la generosidad y la grandeza del gran protagonista de la Transición, existe un hilo objetivo de similitud en el carácter audaz de ambos y en su inclinación por el aventurerismo político, esa tendencia a embarcarse en desafíos no controlados basándose en una intensa autoconfianza y en una especial habilidad para la improvisación. Ese paralelismo parcial, de moda durante la primera y triunfal etapa de poder zapaterista, se ha intensificado en los últimos años al producirse en torno al actual presidente un fenómeno de desgaste acelerado semejante al que acabó con la dimisión de su primer antecesor.

Hubo un momento, a finales de 1980, en que Suárez perdió de golpe su seductor carisma de demiurgo y se convirtió en la diana de todos los conflictos de un país económicamente estancado e institucionalmente débil, hasta el punto de generar un repudio unánime que le identificaba como el problema esencial de aquella crisis de Estado. El proceso de desprestigio resultó extremadamente similar al que ahora ha triturado el liderazgo de Zapatero, si bien hay tres diferencias esenciales: el peligro militar, afortunadamente desvanecido en la España contemporánea; la solidez del Partido Socialista frente a aquella UCD descuartizada y, por último, la salida a través de la renuncia más o menos forzosa del responsable principal del colapso.

Salvadas las distancias circunstanciales, la escena pública española vive ahora pendiente del momento en que Zapatero acabe de aceptarse a sí mismo como el eje de un bloqueo político que compromete la estabilidad de la nación y las perspectivas electorales de su partido. A estas alturas nadie parece dudar, ni dentro ni fuera del PSOE, de que haya interiorizado ya su propio descarte como candidato; la incógnita consiste en primer lugar en saber cuándo lo hará público, y en segundo término en si ese paso atrás implicará también una retirada inmediata del poder que cierre el círculo plutarquiano de la analogía suarista. En favor de esta última hipótesis cuenta el protagonismo creciente de un Pérez Rubalcaba que cada vez reúne un más acusado perfil de heredero de emergencia y en cuyo rostro de apesadumbrada gravedad se encarna a día de hoy el fantasma de Leopoldo Calvo-Sotelo.

Treinta años exactos después del comienzo de la caída del suarismo, España vive en todo caso un peculiar ritornellode su propia experiencia histórica. La aventura equinoccial del zapaterismo se precipita hacia el fracaso en medio de un fragor de conspiraciones y dudas. El país a la deriva, las instituciones bloqueadas, la oposición a la espera y el presidente hundido. Tratándose de Zapatero, sin embargo, el margen de sorpresa nunca es descartable. Está escrito que las tragedias históricas suelen repetirse como farsas.

Cuanto antes se vaya mejor para ellos...y para todos nosotros
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 13 Diciembre 2010

La operación lleva algún tiempo en marcha, cociéndose con sordina y entrando en ebullición a cada golpe de encuesta. Porque no pasaba a nada cuando el PP les superó, pero por “casi nada” , tampoco cuando la diferencia ya fue de tres puntos, luego hasta en intención directa de voto, luego de siete, de nueve, de treces y casi ¡hasta de 19!. Pero ¿de verdad no pasa nada?. ¿Que no se mueve nadie?.

Pareciera que el PSOE sufre la fascinación del abismo. Cada paso le conduce irremediablemente hacia la sima pero se diría que no hay conciencia de creciente peligro. Ni siquiera cuando ya no son encuestas sino urnas. Europeas, gallegas y ahora el trastazo catalán. Cuando los que saben dicen que de los 4,5 millones de votos que pueden llegar a perder, la mitad , en la abstención, pueden ser recuperables, pero la otra mitad ya ha decidido dar el salto a otras siglas. Y esos pueden estar irremediablemente perdidos. Pero como le sucedió al gobierno con la crisis le pasa a Ferraz con el partido. No “no pasa nada” hasta que el lobo no les ha dejado oveja viva.

Los acólitos y algún amortizado siguen con la cantinela. Se puede remontar, la oposición no tiene alternativa, Rajoy es un “regalo” y un pastel. Pero ya hay muchos que mueven la cabeza, que rumian como escapar de la quema, que se reunen, que hablan , que cada vez están menos dispuestos a que los arrastre al pozo. La operación de sustitución de Zapatero está en marcha. Algunos barones autonómicos y algunos alcaldes poderosos están en ello y enseñan cada vez con menos cautelas la patita. A día de hoy en realidad debe ser Leire Pajín la única que se cree que ZP será el próximo candidato. Lo que se está en realidad decidiendo es cuando anuncia, o se le hace anunciar, que no lo será. O hasta el paso más, la novedad, que deja de ser presidente del Gobierno. Que es la nueva curva a la que se está asomando ahora la maniobra.

Un Zapatero como reconocido “pato cojo” y un sustituto sin mando podían ser aún más letales. Por eso se abre camino una idea que ayer parecía imposible. Zapatero dimite, se va a casa y con un puñado de votos añadidos a los escaños propios (siempre nos quedará el PNV aunque haya que darle a Urkullu la cabeza de López) se entroniza a Rubalcaba. Es posible, desde luego, desde el punto de vista parlamentario. Sucedió con Suárez y Calvo Sotelo. Y pasó con la UCD lo que pasó, por cierto. Que no quedaron ni los rabos.

Puede hacerse aunque el riesgo sea enorme. Pero además ¿cuándo?. Después de las elecciones municipales, es la respuesta más común. A la que le sigue una contestación inmediata. “Para entonces ya es tarde”, todo el mal ya estará hecho y el poder municipal y autonómico socialista desarbolado. Si hay que hacerlo y cada vez hay más que piensan que acabara por no quedar otro remedio, lo mejor sería hacerlo cuanto antes. Hacerlo ya. Antes de las municipales, antes de esos “idus de mayo” que se presagian letales. Hacerlo así y trasmitirle que es lo mejor para el PSOE y hasta puede que para el mismo. Y si, a bote pronto, y cuando se piensa tan sólo un instante, antes de rechazar incluso la posibilidad de considerarla, como ciertamente enfatizan los voceros oficiales y la cuadrilla de íntimos, resulta que sí. Que es de los pocos resquicios de salida que le quedan a los socialistas antes de caer en tropel por el despeñadero. El golpe de timón de que hablan en realidad tan solo puede ser ese ya que cualquier otro carece ya de efectividad y credibilidad: Prescindir de Zapatero. Y hacerlo ya. Ahora mismo, antes de mañana, a primeros de año como mucho. ¿Por qué esperar a que se haya sido vapuleado en las municipales?. Con ese revulsivo podría intentarse una cierta limitación de daños. Lo mejor, ya hay quien osa decirlo, por supuesto en privado, es que se vaya. “Es lo mejor para nosotros”. Y sí, puede que tenga razón. La marcha de Zapatero puede ser lo mejor para ellos...y para todos nosotros.

Nadie alarma a los muertos
Diez días exentos de ciudadanía, exentos de garantía constitucional. Y nadie alza la voz
GABRIEL ALBIAC ABC 13 Diciembre 2010

¡TANTO, al fin, para nada! Camino va de terminar el año. Y Madrid se nos trueca en este nudo de nubarrones zinc; un gris de estaño suelda el alma agrietada que se finge un nuevo inicio. Pero no es cierto; todo vuelve, no igual, algo más viejo. No hay eterno retorno, ya quisiéramos los pálidos humanos tener ese consuelo a nuestro caer sin épica en el tiempo, que es el mal, en formidable hallazgo de Ezra Pound. Y, en la melancolía navideña, que empieza ya a empaparlo todo en ese gris de zinc con el que el cielo de Madrid absorbe el alma, se cierra la metáfora primordial. Todas nuestras liturgias convenidas quieren exorcizarla. Pero no hay júbilo ni hojarasca luminosa que pueda acallar del todo la básica sospecha de que nada benévolo nos ha obsequiado el curso de estos meses. Somos más pobres, más tristes, mucho más desencantados. Hemos ganado, eso sí, sabiduría: pero no estamos seguros que valga el precio.

Hemos sido engañados. Lo sabemos. Con cinismo admirable, una banda de fríos sinvergüenzas exhibió ante nosotros el oropel más sobado: el del progresismo. En su nombre, prometieron todo. Disparates. Salvar de la miseria a aquellos mismos a los que su desvergüenza había hundido en una pobreza sin retorno. Ni una sola razón, ni un argumento apuntaló siquiera la exhibición de aquel delirio. Sólo impávidas promesas de haber apostado por la orilla buena de la historia: progreso, izquierda, sentido… Y eso tuvo más fuerza que todos los argumentos que mostraban, sin lugar a error ni duda, que caminábamos sin freno hacia la bancarrota. No es extraña esa unanimidad en dar creencia a lo más infantil de la mente humana: la fe en seguir el vector ascendente del sentido histórico. Un maestro al cual ahora nadie lee lo escribió en su glacial nota testamentaria: «la estabilidad de la religión viene de que el sentido es siempre religioso». Y, hoy, en España no hay otra religión vigente que la del progreso. De ella vivieron los asesinos del Gal como viven ahora los impecables analfabetos del estado de alarma.

No se pude vivir así. Seamos serios. En esta indiferencia desolada. No son los lerdos controladores quienes quedaron desprovistos de la plenitud de sus derechos ciudadanos el día 4. Fuimos nosotros. El estado de alarma no distingue entre buenos y malos: afecta a todos. Y seguimos así. Como si nada.

Yo recuerdo —tenía entonces dieciocho— el estado de excepción del 69. Vivíamos en una dictadura, así que tampoco era tanto lo que aquello cambiaba: el franquismo era un estado de excepción permanente. Lo vivimos, sin embargo, como un acto de guerra contra población civil. Eso era aquello. Eso es esto. Y que ahora vivamos en democracia no hace sin agravar la prórroga de un recorte en nuestros derechos, que suspende provisionalmente la plenitud constitucional. Que, por ejemplo, hace imposible realizar elecciones generales —esa epítome de la democracia— durante su vigencia.

Es el síntoma de una sociedad enferma. Pienso yo que terminal. ¿Quién sabe? Puede ser —¡ojalá!— que me equivoque. Diez días ya, exentos de ciudadanía, exentos de garantía constitucional. Y nadie alza la voz. Todos caminan, la cabeza gacha, bajo este cielo gris de zinc con algo de espejo de nuestra muerte.

Lo peor de Zapatero
Juan V. Oltra Minuto Digital 13 Diciembre 2010

En un país como el nuestro, donde la gente no suele votar a favor, sino a la contra, no para que salgan los míos, sino para que no salgan los otros, es lógico que más allá de ver las bondades de los políticos que nos son próximos (sean estos del PSOE, del PP o incluso aliados de Carmen de Mairena), la población se polarice describiendo los defectos del adversario.

Quien más palos recibe, siempre, es quien ocupa la poltrona del gobierno, sobre todo si los resultados de su gestión no destacan precisamente por su bonanza. Y si bien es cierto que, como todo político que ha pasado por el poder en esta sufrida tierra de conejos que es España, Zapatero ha tenido cosas buenas y cosas malas, y que de ellas alguna vez he hablado, hay algo en lo que a él se refiere que en los últimos tiempos me llama poderosamente la atención; mejor dicho, hace chirriar mis meninges llegando a ser insoportable. Algo que, con mucho, para mi es lo peor de este gobierno de José Luis y su guitarra. Algo que, para más inri, no se debe a él, sino, precisamente, a sus enemigos.

Y es que, en este vórtice caótico en que ha devenido al vida política española, con tertulianos de uno y otro índole defendiéndolo áulicamente o abriendo la siete muelles dialéctica para sajarle las vísceras, se está convirtiendo en una moda peligrosa el invocar el “enemigo de mi enemigo es mi amigo”; craso error que nos golpea a los que nos queremos situar al margen de las dos grandes fuerzas políticas.

Así pues, vemos como se puede pregonar con tinte de orgullo un pasado pederasta (que tanto me da que me da lo mismo que sea una licencia literaria, pues pasa a ser apología del mismo delito), que siempre habrán personas de mayor o menor calado mediático dispuestas a defenderlo, sean tirios o troyanos (o sirios y troyanos, según la última versión certificada por esa fábrica de botijos que es la LOGSE) .

También se puede tranquilamente ser un miembro de una casta privilegiada, que cobra sueldos de impresión por su responsabilidad (al parecer controlar vuelos la conlleva mayor que la de los cirujanos o la de los guardias civiles, mire usted que cosas, y a años luz de los investigadores de nuestras sufridas universidades), y provocar un caos nacional cuando les salga de sus arcos caudinos, generando así la debacle económica de hoteleros y pequeños empresarios que tasaban su incierto futuro económico contando con los escasos euros de vellón a recaudar durante los días de puente, días que les han guindado sin necesidad de subirse a Sierra Morena y alquilar el trabuco del Algarrobo, por no hablar de un rumor de fondo internacional nada bueno en estos días de crisis mordiente, o del tiempo de descanso hurtado a sufridos españolitos que no pertenecen a ese grupo de privilegiados, o peor, de esa mujer que intentaba darle un último beso a su padre moribundo, y no pudo. Con todas esas tropelías en su haber, que a buen seguro no pesarán en sus conciencias, la tranquilidad les viene asegurada porque siempre habrá quien los exculpe soltando todo el lastre encima de gobierno.

Nadie ha dicho que este gobierno esté compuesto de seres seráficos y angelicales, premios nobel de economía y ardientes defensores de la patria. Pero aunque fuera el gran demonio cabrón el que nos gobernara, no creo que sea de recibo ayudar a los que, oliendo quizá más aun a azufre, merecen de la sociedad civil un profundo desprecio y olvido, siendo generosos.

Esto es lo malo, lo inmensamente malo que nos trae esta circunstancia: que se haga buena de nuevo la sentencia de Von Clausewitz que rezaba “los errores más perniciosos son precisamente los que resultan de la buena intención”.

Zapatero se arrastra ante los USA
Francisco Rubiales Periodista Digital 13 Diciembre 2010

A la larga lista de errores y daños causados por Zapatero a España hay que agregar ahora un nuevo "blasón", el de su comportamiento baboso ante el Imperio Americano.

La ya pobre imagen y el pésimo prestigio de Zapatero como dirigente de una España mal gobernada, que avanza hacia la pobreza y el fracaso, se hunden todavía más tras publicarse las revelaciones de WikiLeaks sobre las relaciones entre el gobierno de España y Estados Unidos, con un Zapatero que se "arrastra" mendigando amistad ante el gobierno de Bush, ofreciéndole más implicación española en la guerra de Afganistán, libertad de vuelo para los aviones de la CIA, acoger presos de Guantánamo y más presencia militar norteamericana en la base aeronaval de Rota.

WikiLeaks es un fenómeno mundial que merece el apoyo de los demócratas, sobre todo porque, además de destapar secretos gubernamentales que, según las reglas de la transparencia democrática, siempre deberían conocer los ciudadanos, está descubriendo ante la opinión pública mundial que los gobiernos mienten por sistema y que hay demasiados sinvergüenzas y mediocres gobernando el mundo.

La imagen de Zapatero mendigando amistad ante Estados Unidos es nauseabunda para cualquier español demócrata o para quien al menos conserve un poco de orgullo. Algunas de esas imágenes fueron captadas por las cámaras, para vergüenza de España, como las que retrataban a un Zapatero que perseguía sin éxito a Bush en las cumbres internacionales, sólo para darle la mano. Cuando Busch dejó de ser presidente, dijo al embajador de Obama con un servilismo inaceptable: "Todas las puertas están abiertas para usted".

Lo que retrata WikiLeaks y publica "El País" es, con toda crudeza, la imagen de un pedigüeño que se arrastra sin dignidad en busca del perdón del amo.

Presiona a Moratinos con histeria para que "consiga" el perdón de Bush, moviliza a su pretoriano personal, Bernardino León, para que negocie ante los norteamericanos concesiones impensables en un político de izquierdas, como una alianza mayor, más presencia española en la guerra de Afganistán y un incremento gratuito de la potencia de las bases USA en territorio español. Zapatero se siente desolado porque no tiene el favor de Estados Unidos. Su imagen es patética, sobre todo porque ha sido él mismo el que ha destruído la alianza, al retirarse sin diálogo ni negociación del escenario de Irak, al recomendar en Tunez que otros países hicieran lo mismo y, años antes, al permanecer sentado cuando la bandera de los Estados Unidos desfilaba por el paseo de la Castellana.

A la larga lista de errores y daños causados por Zapatero a España hay que agregar ahora un nuevo "blasón" el de su comportamiento baboso e indigno ante el Imperio,

WikiLeaks ha contado la patética entrevista de Moratinos con el embajador americano, en la que el español se queja de que siendo España la octava potencia mundial, Estados Unidos la trata como un país de quinta fila, pero lo que no ha contado WikiLeaks es algo mucho más grave, que ya contó Voto en Blanco hace cuatro años en numerosos artículos de aquella etapa: que el antiamericanismo barato de ZP le costó a España muchos miles de millones de euros porque, por su culpa, España quedó marginada de contratos que ya había pactado Aznar, como el del mantenimiento de toda la flota americana del Mediterráneo en puertos españoles, varios contratos de ventas de equipo a Estados Unidos, contratos de aprovisionamiento a Irak y muchas exportaciones de productos españoles a terceros países que, por incorporar tecnología USA, fueron vetados por Washingtom, entre ellos una suculenta venta de equipos militares a Venezuela.

Ningún español, por muy sometido y abducido que se encuentre por el PSOE y por la degradación política puede sentirse orgullo de este español, que se llama Zapatero y que se arrastra sin dignidad ante los USA.

Voto en Blanco

Nuestra vieja Constitución de 1978
MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA - EL MUNDO 13 Diciembre 2010

LA CONSTITUCIÓN española, que hace siete días cumplió su 32 aniversario, se aplica a una sociedad que ha cambiado de forma profunda en estos últimos años. Ahora somos y convivimos de un modo diferente. Estamos en otro mundo. Las nuevas tecnologías, sobre todo la implantación de internet y de la telefonía móvil, a la que tienen acceso -nos asegura Charles Powell- el 60% y el 94% de la población, respectivamente, son fenómenos de consecuencias imprevisibles que están revolucionando la vida cotidiana de los españoles. De ahí que la Constitución de 1978 se haya quedado vieja.

Algunos observadores diagnosticaron que la actual es una sociedad fluida, mientras que otros autores prefieren hablar de una sociedad en red. Y la primera versión de esta red informática, o internet 1.0, ha sido superada por internet 2.0.

Los constituyentes de 1978 no contemplaron, ni podían contemplar, lo que serían las redes sociales. Tampoco prestaron la atención debida a las mutaciones que efectuaría la televización de lo público. Y con una cierta arrogancia dejaron cerrada la tabla de derechos fundamentales, sin prever que en la sociedad fluida del futuro aparecerían unos derechos a los que habría que dar protección.

En suma, se olvidó la certera advertencia de los estadounidenses en 1789, al introducir en su Constitución la siguiente enmienda: «La enumeración de ciertos derechos que se hace en esta Constitución no debe interpretarse como la denegación o menoscabo de otros derechos que conserva el pueblo» (Art. IX).

Recientemente, naciones próximas a nosotros han modificado sus Constituciones para dar cobijo en ellas a otros derechos fundamentales, que acaso no eran suficientemente relevantes en 1978, y admitiendo -lo que me interesa destacar- que pueden existir derechos de naturaleza análoga a los que figuran en las tablas oficialmente publicadas. Derechos constitucionales atípicos, en unos casos, de contenido material no formalizado, en otros, que son, en definitiva, derechos extraconstitucionales o derechos nuevos.

Los portugueses dieron el paso adelante con el artículo 17 de su Norma Suprema, revisado en 1982: «El régimen de derechos, libertades y garantías se aplica a los enunciados en el título II y a los derechos fundamentales de naturaleza análoga». Tiene interés la atención prestada por la doctrina portuguesa a los derechos extraconstitucionales, con la advertencia de que los actuales catálogos de las Constituciones resultan incompletos. Ello nos obliga a meditar sobre una posible enmienda a lo nuestro, que derribe los obstáculos para el reconocimiento de nuevos derechos, pues la interpretación generosa que propicia el artículo 10.2 de la Constitución española no colma ya las legítimas pretensiones.

Los derechos robustecidos al máximo por el art. 10.2 CE (al exigir una interpretación de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con los tratados y acuerdos internacionales ratificados por España) siguen siendo los expresamente reconocidos en el texto constitucional. Por el contrario, son los extraconstitucionales, aquellos que fueron infravalorados en el texto de 1978, o de difícil captación entonces, los que en este momento debemos tener en cuenta para dar plenitud al proyecto democrático.

Otra nación entrañable del mundo iberoamericano, como es Argentina, se mostró sensible a estas pretensiones democráticas, y en su reforma de 1994 dedicó un capítulo del texto constitucional a Nuevos derechos y garantías (arts. 36 a 43). Pero más que el recuento pormenorizado, lo que me importa subrayar es que en Argentina, como en Portugal, no se cierran las puertas a futuros derechos.

He apuntado antes que la televización de lo público obliga a una reconsideración de los derechos fundamentales.

Fuera de España, en los países más avanzados, la televización de lo público había comenzado en 1978. Para nosotros era algo todavía lejano. Se suele invocar por los historiadores del cambio en el mundo exterior el año 1960. Sería una fecha simbólica por haber tenido lugar ese año el debate de Kennedy y Nixon ante las cámaras de televisión. Poco después, en 1965, el general De Gaulle venció a sus contrincantes a la presidencia de la República con unas espléndidas intervenciones en la pequeña pantalla francesa. Kennedy superó los muchos obstáculos que se oponían en su carrera a la Casa Blanca, y rompió los esquemas rocosos de los aparatos de los partidos estadounidenses, gracias a su presencia y a sus palabras en la televisión. Unos minutos en las pantallas fueron decisivos.

Conclusión: los mítines en los teatros, en los estadios deportivos o en las hispanas plazas de toros, apenas cuentan ya. La radio y la prensa, aunque son importantes, proporcionan una cobertura menor.

El referéndum debe ser reconsiderado y valorado ahora de otro modo. La televisión genera hábitos de democracia semidirecta. Acaso esté más próximo de lo que pensamos la democracia por ordenador. El futuro de la televisión es, según los expertos en la materia, la televisión participativa. Son ya muchos los políticos que, a través de sus blogs o de Facebook, comparten cada día con sus votantes sus opiniones y agendas políticas.

EN ESTA ERA de redes sociales, hay que reconsiderar la protección jurídica del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen. También han de revisarse los modos de dar cobertura a los datos de carácter personal, con especial atención a los menores de edad. La propiedad intelectual está experimentando el impacto de las redes sociales.

Se abre también la revisión del Derecho Internacional, que debe ser homogéneo en este mundo de redes sociales. ¿Y cuándo se reconocerá el derecho a la paz?

Hablar de los nuevos derechos fundamentales es añadir unos en las tablas características del siglo XX y reconsiderar todos los derechos en las presentes circunstancias con la televización de lo público y la sociedad en red.

Entre otros, hay dos derechos que tienen importancia en el momento actual: el derecho a no soportar ruidos excesivos y el derecho a no ser víctima de reclamos publicitarios o informaciones no deseadas.

Sobre el ruido ya se pronunció nuestro Tribunal Constitucional en su STC 16/2004, de 23 de febrero. Una exposición prolongada a unos determinados niveles de ruido, que puedan objetivamente calificarse como evitables e insoportables, ha de merecer la protección dispensada al derecho fundamental a la intimidad, personal y familiar, en el ámbito domiciliario, en la medida en que impidan o dificulten gravemente el libre desarrollo de la personalidad. Así se ha pronunciado el TC.

Y respecto a la intromisión en la vida privada, con ataques a la intimidad, los mismos derechos fundamentales que el TC protegió contra los ruidos excesivos son violados a diario mediante llamadas telefónicas que ofrecen modificaciones en los servicios de los grandes suministradores, o que ofertan machaconamente cosas que no se desean.

En definitiva, con el reconocimiento y protección de estos derechos (no incluidos expresamente en la Constitución de 1978) se pretende actualizar el ordenamiento jurídico-político. He aquí el destino de un texto constitucional que resulta viejo con sólo 30 años, pues se aplica a una sociedad en la que el modo de ser y de convivir cambia vertiginosamente al iniciarse el siglo XXI.

(Manuel Jiménez de Parga es ex presidente del Tribunal Constitucional y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas)

Educación
El Informe Pisa y Rubalcaba
Agapito Maestre Libertad Digital 13 Diciembre 2010

Muchas filosofías han brotado en la soledad. En la cueva de Andrenio, o junto a la estufa de Descartes, brotaron pensamientos decisivos para la humanidad. Se crearon principios que condujeron a los hombres en un andar y desandar caminos; a veces, esos principios fueron seductores por atrevidos y valientes, otras por elegantes y sencillos, y también otras nos gustaron determinadas nociones por fastuosas y deslumbradoras. Leo el Informe Pisa 2009 sobre la educación y me preguntó por los principios, los conceptos, las nociones, las ortodoxias, en fin, cuáles son las doctrinas por las que se dirige la educación, o mejor, la inexistencia de educación en España. No lo sé; lo desconozco.

Quizá en un ejercicio de cinismo podría decir todo lo contrario: conozco de modo exacto por qué hemos llegado a esta situación de desastre educativo. Sé incluso, en un ejercicio de cortesía con el PP, dónde está la caverna solitaria de la que salieron esas perversidades: el PSOE. Pero todo eso, siento decirlo, sería falso; en esta historia de la educación la caverna pepera también tiene responsabilidades; quizá menos que la socialista, sí, pero son ineludibles.

Yo, como otros millones de españoles, no sabemos, en verdad, los cientos de motivos, perversidades y atrocidades políticas que se han cometido para que nuestro país esté a la cola de la educación de la Unión Europea. Es, pues, necesario que reivindiquemos espacios de soledad para pensar de verdad cómo salir de este caos. El Informe Pisa 2009 es demoledor. Es la muestra dramática de una catástrofe terrible. La educación en España no levantará cabeza en décadas.

Hay, sin embargo, algo peor que ese Informe Pisa; se trata de la indiferencia y falta de responsabilidad de los políticos para comentar los datos de este Informe. A las jeremiadas y lamentos generales de los medios, se une el cinismo más descarado de los políticos. Todos pasan de puntilla sobre el asunto. En esta hora solitaria de búsqueda de principios, de explicaciones, lo primero que descubro es un sentimiento básico que me hace desconfiar aún más del futuro de nuestra educación. Todos son circunloquios, rodeos mentales, perífrasis para darse pisto de novedad, todo es bueno para mantenerse al margen del sentido común y de la razón... ¡Cualquier cosa, antes que aceptar lo obvio!

Y lo obvio es fácil de ver: muchos son los culpables de tal situación, pero, sin duda alguna, todos los ministros que han pasado por ese ministerio son culpables del estado lamentable de nuestra educación. Pocos se salvan. Ninguno. Salgan al foro público todos ellos, desde Maravall, que sin duda alguna fue el peor, hasta el muchachote que hay ahora, y digan algo. Hablen. No es necesario que entonen todas sus culpas, sino sencillamente que hagan "autocríticas"; por ejemplo, que les parece un mano a mano entre Rubalcaba y Rajoy, después de todo, los dos han sido ministros de la cosa. Ea, pues, coraje. Digan cuáles son los dos o tres principios que ellos utilizarían para limpiar las heces de la educación española.

Wikileaks
Catalonian Connection
Emilio Campmany Libertad Digital 13 Diciembre 2010

Lo de Wikileaks no es para tanto. La mayoría de los documentos filtrados no contienen más que banalidades recogidas a salto de mata en la prensa local. Pero llama la atención que los diplomáticos norteamericanos hayan descubierto algo que todos sabemos, pero de lo que no queremos hablar. Cataluña es el mayor centro mediterráneo de radicales islamistas. Y no sólo, sino que su puerto, a pesar de haber disminuido dramáticamente su actividad en beneficio del de Valencia, es una importante vía de entrada del tráfico de personas, drogas y dinero negro. Así pues, la Barcelona cosmopolita y faldicorta de los setenta que presumía de estar más cerca de París que de La Mancha hoy es una especie de Nápoles en el que, debajo de un decorado de cartón piedra probablemente diseñado por un mal imitador de Gaudí, es posible encontrar toda clase de podredumbre.

En los informes enviados a Washington se responsabiliza de esta situación y de lo poco eficaz que es la lucha de las autoridades a las fuertes rivalidades entre los servicios de inteligencia españoles, entre los que incluye el que se supone poseen los Mossos d’Esquadra.

En Washington no se limitaron a leer los informes, sino que decidieron instalar en su Consulado de Barcelona un centro de espionaje desde el que combatir estas amenazas toda vez que percibieron algún grado de incapacidad en nuestras fuerzas del orden. Y, al hacerlo, acordaron la necesidad de contar con la colaboración de las autoridades catalanas más allá de la que puedan tener del Ministerio del Interior.

Los nacionalistas catalanes llevan años empeñados en la propaganda del Freedom for Catalonia y del Catalonia is not Spain. Y al final, al otro lado del charco se han enterado de que, en efecto, Cataluña ya no es del todo España, pero no para ser algo mejor, sino para convertirse en algo peor.

Pero, ¿hay algo realmente nuevo en todo esto? Sabemos que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han sido expulsados de Cataluña. Sabemos que el fomento de la lengua catalana y la persecución del español han conducido a atraer conscientemente a la inmigración magrebí y a desincentivar la latinoamericana. Sabemos que tenemos las leyes penales más permisivas de Europa, lo que atrae a aquí a toda clase de organizaciones criminales europeas. Sabemos que la necesidad de lavar el dinero negro de los negocios inmobiliarios de los políticos, con los que se financian nuestros partidos, ha hecho de nuestro país la mayor lavandería de dinero sucio de Europa. Sabemos que la necesidad de tener buenas relaciones con Marruecos ha exigido no ser demasiado atentos a la hora de controlar el hachís que por aquí pasa con destino al resto de Europa. Sabemos que en España, pero especialmente en Cataluña, el dinero público que haría falta para combatir el crimen, se gasta en informes inútiles, que cobran asociaciones fundadas por los partidos, y en subvenciones arbitrariamente adjudicadas a empresarios amigos de los políticos. Sabemos, y lo saben los catalanes, que en Cataluña están peor que en el resto de España porque allí gobiernan los nacionalistas. Y sabemos que esto sólo puede arreglarse abriendo un proceso constituyente que empiece por achicar la elefantiasis que padece nuestra administración.

Ahora sabemos que los americanos también lo saben. Y parece que se han dado cuenta de que no vamos a hacer nada para remediarlo. No hay en ello ninguna novedad, pero no deja de ser triste leerlo negro sobre blanco en un informe redactado por un funcionario extranjero.

Identitarios, nacional-liberales, comunitaristas… ¿de derechas?
Óscar Rivas Minuto Digital 13 Diciembre 2010

Con ocasión de un reciente artículo en el que aludía a la derecha nacional, un lector me apostillaba como anacrónico el empleo de dicho término. Y estaba en lo cierto. Hablar de derechas, como hacerlo de izquierdas, resulta en efecto anacrónico. Solo que el anacronismo viene de origen, dado que responde a la ubicación en la que una vez asentaron sus reales unos cuantos parlamentarios franceses. Comparto el criterio de Ortega y Gasset, para quien ser de izquierdas o de derechas se reducía a una cuestión de hemiplejía moral. Y, sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, hoy seguimos mirando en una u otra dirección. Hoy como entonces, nos ponemos voluntariamente el parche en un ojo, y liberamos el otro, para de este modo ajustar la realidad al prisma de nuestro interés.

A fin de acoger el mundo en su totalidad, hablamos de transversalidad. Pero este concepto tampoco es novedoso. Ya en el periodo de entreguerras los fascismos despreciaban por parcial, la dicotomía izquierda-derecha. Anhelaban el todo. También los personalistas, que hicieron del hombre objeto de su reflexión, repugnaron de las viejas querellas, a pesar de lo cual no pudieron evitar que, a día de hoy, se hable de personalismo de derechas o de izquierdas. El propio José Antonio Primo de Rivera, que no fue fascista ni personalista, pese a que este último movimiento guarda importantes similitudes con su Falange, también creyó superar dicha antítesis. Y sin embargo, la legión de Falanges que todavía circundan nuestra periferia política, se esfuerzan en explicar que si de algo no son es de derechas. Lo sabemos, pero su labor es baldía. Siempre habrá quien les sitúe, no ya en la derecha, sino en la extrema derecha.

No nos detendremos en el debate abierto que el sociólogo Amitai Etzioni provocó en los años ochenta. Sus propuestas comunitaristas, tan espléndidamente expuestas en su biografía, El guardián de mi hermano, sugerían una enmienda a la totalidad al predominio de las tesis liberales. Etozioni derrochó notables dosis de energía en demostrar que sus reflexiones no podían etiquetarse ni de izquierdas ni de derechas. De nada le sirvió. Los principales comunitaristas del momento no logran desquitarse del manido sambenito, a uno u otro lado de la corriente.

La penúltima dicotomía: identitarios vs globalizadores. Éste es, a nuestro juicio el gran campo de batalla actual. Ambos contendientes representan concepciones antitéticas de interpretar el mundo. Por un lado, quienes creen en la diversidad, por otro, quienes pretenden que olvidemos quiénes somos para aceptar sin rechistar nuestra “inevitable” clonización. Lo que sucede es que la cosa no es tan simple: cuando hablamos de identitarios, debemos referirnos, no sólo a aquellos cuyo esquema de valores compartimos. Hugo Chávez, Evo Morales o Correa; he aquí tres liberticidas abominables. Y sin embargo, su cacareado bolivarianismo entra en el saco identitario. Es por eso que hay quien ya distingue entre derecha e izquierda identitaria. De manera propia o impropia, pero inevitable.

También los nacional-liberales se consideran identitarios, y aun así no faltan quienes desde este campo, les niegan el pan y la sal. Resulta difícil encuadrar en cuatro líneas todo lo que es englobable en el nacional-liberalismo; lo cierto es que a sus representantes les va muy bien en Europa. El holandés Geert Wilders es su más vivo ejemplo; el espejo en el que resulta inevitable mirarse. Otro botón de muestra: el suizo Christoph Blocher. Sus frentes de batalla son los nuestros: defensa de la libertad e identidad nacionales y de Europa frente a la agresión islámica, aborrecimiento de una casta política que solo se representa a sí misma, y control de una inmigración masiva que no es sino la cabeza de turco sobre la que las elites privilegiadas y apátridas depositan sus espurios intereses. Esto, a buen seguro, lo comparten muchos ciudadanos europeos, tanto de izquierdas como de derechas. Ahora bien pregunten por ahí, mayoritariamente el veredicto enjuiciará a los nacional-liberales como derechistas.

Si miramos al país vecino, Sarkozy en la campaña electoral que le alzó a la presidencia de la República, descartó la vieja distinción izquierda-derecha para asumir un discurso nacional. ¿Alguien diría hoy que Sarkozy no es de derechas? También a este absurdo se refirió su compatriota, Jean Marie Le Pen. Con no poca sorna, el viejo líder del Frente Nacional, declaraba ser de centro, pues ahí, según sus palabras, es donde le había situado el permanente deslizamiento a la izquierda de la derecha francesa.

Por nuestra parte, pensamos sin duda que derecha e izquierda son términos obsoletos, incapaces de explicar con precisión la extraordinaria complejidad que mueve hoy el mundo de las ideas. En Europa este atávico muro conceptual parece derrumbarse poco a poco. A ver quién es el guapo que lo consigue en España. Paciencia.

La tropa de los ‘kulturachik’
El prototipo es el escritor publicado en Alfaguara, columnista del ‘El País’ y tertuliano de la SER.
Gabriela Bustelo www.gaceta.es 13 Diciembre 2010

En una reciente visita a una conocida editorial, durante una conversación sobre el parón de ventas por la crisis, la veterana editora con quien hablaba me dijo: “En el mundo de la cultura no conozco a nadie que no sea del PSOE o finja serlo”. Iba a intentar rebatírselo cuando se abrió la puerta de su despacho y la editora me susurró con una media sonrisa: “Chss, que vienen”.

En todo caso, el asunto da que pensar. Siendo obvio que existe un amplio grupo de intelectuales y artistas españoles no militantes ni simpatizantes del Partido Socialista, también es cierto que en España da la impresión de que los únicos creadores que realmente cuentan son los de izquierdas. Este hecho no es casual. La apropiación de la cultura como sistema de control político ha sido una operación orquestada desde el PSOE con la inestimable ayuda del Grupo Prisa fundado por Jesús Polanco en 1985.

Desde entonces hemos asistido a la fabricación en serie de una nutrida tropa de intelectuales y artistas de izquierdas, a quienes podríamos llamar los kulturachiks. Son los soldados de la cultura española, que desde la muerte de Franco nos han vendido sus productos libertarios, igualitarios y solidarios, enlatados en modernos formatos y satinados diseños. El prototipo clásico de kulturachik es el escritor publicado en Alfaguara, columnista de El País, tertuliano de la SER, colaborador en la Escuela de Letras y conferenciante de la UIMP.

Un mundo tan pequeño como bien organizado, de apariencia cosmopolita aunque localista en su alcance y, sobre todo, capaz de manufacturar decenas de carreras profesionales todas semejantes entre sí y afines al ideario. Durante años nos han bombardeado con nociones, principios y eslóganes supuestamente útiles para la sociedad española, entre los que había algunas majaderías antológicas. Pero ahí han quedado. Como dirían ellos mismos, para siempre en los anales de nuestro acervo.

Entre tanto, el resto de los intelectuales occidentales, cada vez más interconectados con los del resto del mundo, han seguido una deriva totalmente distinta, propia de los pensadores y creadores que viven en sincronía con el presente. No en vano las primeras potencias occidentales saben que la importancia de una nación requiere estabilidad política, poderío económico, capacidad militar, recursos naturales y productividad. Esto constituye lo que los estadounidenses llaman el hard power, o el poder duro. Pero desde la Guerra Fría la capacidad de liderazgo de un país también se mide por su soft power, o poder blando, que es lo que podríamos llamar la industria cultural, con todas las instituciones y empresas que sirven para definirse, distinguirse y, sí, también venderse ante el mundo. En la escala mundial de países con un buen soft power Estados Unidos ocupa el indiscutible primer puesto, mientras que China ocupa uno de los últimos lugares del escalafón. Pese a lo reacia que es Europa a admitirlo, la cultura popular estadounidense (medios de información, televisión, cine, literatura, música, estilo de vida, moda, etc.) constituye, en gran medida, nuestra cultura occidental, con el inglés como lengua franca y el español en un importante segundo puesto.

La gran tendencia actual de la cultura occidental, emprendida hace décadas y fortalecida con la crisis, es la autocrítica, en todos los contextos intelectuales y artísticos, pero también hay una importante corriente de revisionismo histórico que lleva décadas enjuiciando el fundamentalismo islamista, el estalinismo, el castrismo, los nacionalismos, las dictaduras hispanoamericanas y orientales y, sí, todavía, el marxismo y el nazismo. Con ópticas cada vez más transnacionales, los pensadores y creadores del primer mundo están plenamente dedicados a la ardua tarea de desmitificar Occidente.

Por estas latitudes, sin embargo, nuestros kulturachiks parecen atrapados en una burbuja de solipsismos, psicotecnias, productos partidistas y encargos subvencionados. A decir verdad, son los recursos habituales de la burguesía izquierdista apalancada en su fracaso ideológico. Si los individualismos gloriosos son diminutos y fatigosos, los memoriales justicieros suelen ser sesgados y localistas. Basta recordar que, pasados los años, los mejores ensayos, novelas y películas sobre nuestra historia reciente son de hispanistas, escritores y directores extranjeros, muchos de ellos británicos y estadounidenses.

Para tomar perspectiva hay que moverse, mental o físicamente. Como decía Spencer Tracy en su papel del abogado Drummond en la película Herencia del viento de Stanley Kramer: “Todo movimiento es relativo. A veces, si te quedas quieto, te puedes estar apartando de la realidad sin darte ni cuenta”. Por eso seguiremos esperando, impacientemente, a que la izquierda española se mueva para ponerse al día. Mientras tanto, seguiremos opinando sobre su lento ajuste. Y releyendo a Orwell para recordar que si la libertad significa algo, es el derecho de decir a los demás lo que no quieren oír.

*Gabriela Bustelo es escritora.

MINUTODIGITAL HA ACCEDIDO AL PROGRAMA
El nuevo partido de Pablo Barranco ultima un programa “que defenderá a los nacionales”
 Minuto Digital 13 Diciembre 2010

Minutodigital.com ha tenido acceso parcial al programa del nuevo proyecto político que, liderado por Pablo Barranco -anterior Secretario General de PxC-, iniciará sus actividades el próximo día 20 en un céntrico hotel barcelonés.

La formación, que ya tiene prácticamente cerradas más de 40 candidaturas a las municipales, ultima su novedoso programa de defensa de los ciudadanos españoles frente a la inmigración descontrolada.

En concreto, MD ha podido acceder, entre otros, a los puntos relativos al problema de la inmigración. La formación, que desvelará su denominación en unos días, afirma en el documento que “la inmigración brutal que sufrimos siempre ha sido avalada, tolerada o potenciada por los partidos gobernantes, desde el PP de Aznar al PSOE de Zapatero, pasando por la connivencia explícita de los postcomunistas y los nacionalistas o secesionistas que antes de afirmarse como defensores de España (o de sus autonomías) son capaces de despreciarla mientras acogen y asimilan a seis millones de desheredados”

El partido de Barranco afirma también en su programa que “además de razones de macroeconomía especulativa y geopolítica, España está al borde del conflicto civil porque hay cinco millones de desempleados y seis millones de inmigrantes (si no hay más). En una palabra: excepto algunas excepciones, sobran más de las cuatro quintas partes de los llegados en el último decenio. Es una ecuación muy sencilla. El trabajo disponible lo ha de desarrollar el ciudadano del país. Los inmigrantes han de retornar a su origen, al igual que volvió al suyo la emigración española al centro de Europa, una vez llevado a cabo su contrato, durante el periodo que se estimó necesario y en las condiciones legales preceptivas”.

Tras el análisis, la formación aboga por “redimensionar a la baja los flujos de residentes en España, entendiendo que haber vivido o trabajado en el país no supone derecho futuro alguno de permanencia ni de acceso a la nacionalidad, al igual que no supone derecho alguno a la hora de beneficiarse de la seguridad social universal, la enseñanza gratuita, ayudas familiares, subvenciones, exenciones fiscales ni discriminaciones positivas que excluyan a un solo ciudadano español de sus derechos preferentes”.

Además, la formación exigirá la “prohibición absoluta de cualquier tipo de manifestación pública contraria a nuestras leyes, ordenamiento jurídico y tradiciones enraizadas, como son los rezos en la vía pública, el sacrificio de animales sin control sanitario (fiesta del cordero), la poligamia, la ablación, el uso del burka o el nihab”.

Y PROFESIONALES DE LA SANIDAD PÚBLICA
Empresarios baleares, contra la imposición del catalán
Las patronales de Baleares manifestaron ayer su rechazo a las medidas reguladoras del uso del catalán en el ámbito de las empresas privadas, tal y como informa hoy El Mundo. El mismo rechazo han manifestado los profesionales del sector sanitario.
Libertad Digital 13 Diciembre 2010

El Plan de Normalización Lingüística, impulsado por el Gobierno liderado por el socialista Francesc Antich, con el apoyo de la coalición de partidos de izquierda y de nacionalistas del Bloc, contempla una serie de medidas reguladoras del uso del catalán contra las que ayer se manifestaron la patronales y la sanidad pública.

Los empresarios se oponen principalmente a la propuesta de multar a quienes no rotulen "al menos en catalán". Esta medida está vigente en Baleares desde 2001, dentro de la Ley de Comercio aprobada por el primer Gobierno de Antich. No obstante, según El Mundo no se conocen todavía casos de sanciones por este motivo, que se considera una infracción "grave" de la ley y podría suponer multas de entre 1.501 y 60.000 euros.

Bartomeu Servera, presidente de la Federación de Empresarios de Comercio de Baleares (Afedeco) ha manifestado que sabían que, aunque la ley "se había quedado dormida en un cajón" sabían que podría "reactivarse", como así ha sido. "Bajo ningún concepto aceptaremos que a las empresas se les imponga nada que vaya en contra del criterio de la libre empresa. Nuestra oposición es total", ha remarcado.

La misma postura –voluntariedad frente a la imposición, defiende la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB). Como recoge El Mundo, su presidente Josep Oliver sostiene que "somos una comunidad bilingüe y en ocasiones necesitamos utilizar hasta tres o cuatro idiomas".

Y en el mismo sentido se ha pronunciado Juan Cabrera, de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem) que insiste en que "multar es lo último que tienen que hacer".

Sector sanitario
Pero no es sólo el mundo empresarial el que ha mostrado su rechazo a estas medidas, sino que ocurre exactamente lo mismo en el sector sanitario.

Miguel Lázaro, presidente de Hospitales del Sindicato Médico de Baleares, avisa de que la "exigencia del nivel C es inaplicable". Además, traerá muchos problemas: "si el requisito del nivel B ha traído problemas, el C provocará más huidas de médicos y un efecto disuasorio para los que quieren venir", ha señalado. "En el contexto actual de déficit de médicos, entendemos que pedir el C es una cuestión política que no se adecúa a la realidad balear", concluye.

El tema de la lengua ya provocó una histórica manifestación en Palma de Mallorca hace año y medio, la primera en la historia de las Islas Baleares . Convocados por Círculo Balear, miles de personas abarrotaron el centro de Palma de Mallorca el 30 de mayo de 2009 a favor de la libertad lingüística, tal y como informó Libertad Digital.

Cataluña
C’s insta a los comerciantes multados por no rotular en catalán, a no pagar las sanciones hasta agotar la vía judicial
Redacción www.vozbcn.com 13 Diciembre 2010

Cañas critica “las subvenciones multimillonarias a asociaciones independentistas amigas” mientras “se han redoblado las multas lingüísticas a los comerciantes”.

El diputado autonómico y portavoz de Ciudadanos, Jordi Cañas, ha instado este lunes a los comerciantes sancionados por no rotular sus negocios en catalán “a negarse a aceptar una ley injusta” y a no pagar las multas hasta agotar la vía judicial.

En una rueda de prensa, Cañas ha criticado que en el “fin de fiesta del gobierno tripartito se hayan aprobado subvenciones multimillonarias a asociaciones independentistas amigas y que se hayan redoblado las multas lingüísticas a los comerciantes”, lo que ha valorado como “un despilfarro del erario público y de la vulneración de los derechos de los ciudadanos de Cataluña”.

“Chantaje y extorsión”
El parlamentario autonómico ha calificado las sanciones lingüísticas por rotular en castellano de “chantaje y extorsión” y ha acusado al tripartito de actuar como un “delincuente”, ya que se niega a aplicar la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto.

Cañas ha animado a que “los comerciantes extorsionados por este Gobierno insumiso recurran las multas y agoten la vía judicial porque el Tribunal Constitucional les ampara”, de la misma forma que Ciudadanos agotará la vía política a este respecto durante la próxima legislatura.

También ha señalado que el vicepresidente en funciones de la Generalidad, Josep-Lluís Carod-Rovira, ha actuado como “un Papá Noel prenavideño repartiendo cheques a sus colegas independentistas“. “Espero que algún día sepamos cuánto nos han costado la veleidades políticas de este personaje”, ha concluido.

Por otra parte, el diario Abc recogía este lunes la denuncia de otro comerciante de Barcelona, Decoración Paralelo, que asegura haber sido multado con 500 euros por no disponer el rótulo en catalán. Sanción que inicialmente era de 1.000 euros pero que se rebajó a la mitad por haber procedido a cambiarlo.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Despedir a los jueces
Luis del Pino Libertad Digital 13 Diciembre 2010

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 12/12/2010

Como ya saben ustedes, la democracia en los Estados Unidos es mucho más participativa que la nuestra. Cada vez que hay elecciones generales o presidenciales, se aprovecha para someter a votación de los electores, ese mismo día, multitud de cuestiones diferentes. Cualquier conjunto de ciudadanos puede, por ejemplo, presentar una proposición para someterla a referéndum vinculante, sin más que recoger un conjunto de firmas no demasiado grande y cumplir una serie de requisitos no demasiado complicados.

El pasado noviembre se celebraron, como también saben ustedes, elecciones legislativas en los Estados Unidos. El varapalo propinado por los republicanos al partido de Obama ha sido de tal calibre, que ha eclipsado el resto de las cosas que pasaron ese día. Y, en concreto, en España ha pasado desapercibido el resultado de un referéndum que en Estados Unidos, sin embargo, está originando una fuerte polémica y puede tener consecuencias de largo alcance. Les explico a qué resultado me refiero.

En muchos estados de los Estados Unidos, el sistema de elección de los jueces que forman el Tribunal Supremo del estado (el equivalente a nuestro Tribunal Constitucional) es un sistema mixto, según el cual quien nombra a los jueces (supuestamente según sus méritos) es el poder político, pero luego los jueces se tienen que someter periódicamente a ratificación mediante referéndum entre los ciudadanos.

Normalmente, en esos referendos de ratificación, los jueces siempre consiguen que los ciudadanos los confirmen en sus puestos y hasta ahora se había tratado, más que nada, de un mero trámite.

Pero en Iowa existe un debate muy encarnizado en torno a la cuestión del matrimonio homosexual. Inicialmente, el matrimonio homosexual no estaba permitido en ese estado, pero diversos jueces empezaron a dictar sentencias autorizando matrimonios entre personas del mismo sexo, aprovechando que, aunque la Constitución del estado no admitía los matrimonios homosexuales, tampoco los prohibía expresamente.

Ante eso, el Congreso del estado aprobó una ley definiendo el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, lo que venía a cubrir el vacío legal y acababa con la posibilidad de que los jueces dictaran ese tipo de sentencias.

Pero entonces, el Tribunal Supremo de Iowa declaró esa ley inconstitucional, abriendo la puerta a la generalización de los matrimonios homosexuales. Hoy en día, Iowa es uno de los pocos estados de los Estados Unidos donde está legalizado el matrimonio homosexual.

¿Qué ha sucedido a continuación? Pues que en noviembre de este año tocaba que los ciudadanos ratificaran en referéndum a tres de los jueces del Tribunal Supremo del Estado. Y, por primera vez en la historia de los Estados Unidos, los ciudadanos han votado en contra de la ratificación y han mandado a los tres jueces a su casa, lo que ha levantado una enorme polvareda en todo el país, por el precedente que sienta.

Lo que menos importa en este caso es el asunto del matrimonio homosexual. No es esa la cuestión que quiero plantearles. En lo que me gustaría que se fijaran ustedes es en el hecho de que los ciudadanos de Iowa tienen la capacidad de mandar a un juez a su mismísima casa, si perciben que ese juez no está defendiendo los valores que esos ciudadanos consideran correctos. Y, disponiendo de esa capacidad de revocar el mandato de un juez, en esta ocasión la han ejercido con toda contundencia.

Viene esto a cuento de que esta semana la Audiencia Nacional ha decidido absolver al terrorista Otegui del delito de enaltecimiento del terrorismo, por su participación en el mitin celebrado en el velódromo de Anoeta el 14 de noviembre de 2004. Ese mitin en el que se profirieron vivas a ETA, se mostraron fotos de etarras y se repartió propaganda de ETA. Ese mitin convocado por el entorno proetarra. Ese mitin que Otegui dice que pactó con el PSOE. Ese mitin en el que Otegui se jactó ante los asistentes de participar en "un acto ilegal, de una formación ilegal y con un portavoz ilegal".

No contentos con eso, los magistrados Fernando García Nicolás, Angel Luis Hurtado y Julio de Diego López, se atrevieron a utilizar en su sentencia la palabra "conflicto" para denominar a la ola de sangre, destrucción, muerte y terror perpetrada por ETA en las últimas décadas. Como declaró el diputado de UPyD Gorka Maneiro, es lamentable que los jueces hayan terminado hablando "como los propios proetarras".

Lo que han hecho esos tres jueces es vergonzoso. Tan vergonzoso como otras muchas resoluciones de la Audiencia Nacional de las que hemos tenido noticia en los últimos meses.

Y si ese tipo de comportamiento vergonzoso puede darse en España es porque, a pesar de que la Constitución establece - en su articulo 117 - que "la Justicia emana del pueblo", todos los jueces que forman la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, al igual que los miembros del Tribunal Constitucional, no son responsables ante el pueblo, sino única y exclusivamente ante la casta política.

Si en España existiera un sistema de ratificación ciudadana de los jueces, como existe en muchos lugares de los Estados Unidos, esos tres jueces de la Audiencia Nacional capaces de dictar una resolución tan inmoral serían mandados a su casa a la primera de cambio. Y tengan ustedes por seguro que la negociación con ETA sería imposible, gracias a que entonces existiría una Justicia verdaderamente independiente.

El Gobierno presiona para que ETA vaya más allá de un alto el fuego “verificable”

El texto de la banda asesina que hablará de “verificación” de la tregua se retrasa. Interior teme que el debate interno de los terroristas dinamite el ‘proceso’. El sector más duro quiere volver a los atentados. El Ejecutivo necesita la baza del final de ETA en 2012.
Ignacio González Galán y Alberto Lardiés. Madrid www.gaceta.es 13 Diciembre 2010

El Gobierno vigila de cerca el debate interno de ETA por temor a que naufrague el próximo comunicado de los terroristas, según fuentes socialistas de toda solvencia. No es un secreto que el Ejecutivo espera que la banda asesina vuelva a pronunciarse antes de final de año. Pero no todos los etarras están de acuerdo con la estrategia a seguir para los próximos meses. El Ministerio del Interior teme que esas discrepancias se traduzcan en problemas para lograr el final dialogado del terrorismo, en el que están depositadas las esperanzas socialistas para poder presentarse en 2012 con una baza electoral decisiva.

Precisamente las discrepancias entre los etarras han retrasado el comunicado, tan manido como ansiado por el Gabinete que dirige José Luis Rodríguez Zapatero. Como ya informó LA GACETA, existe en la banda un sector más duro, ortodoxo y fanatizado que no está de acuerdo con la estrategia de los comunicados y los procesos. Se trata de los etarras menos veteranos, provenientes de la organización Segi, rama juvenil del entramado terrorista. Este grupo es el que más preocupa al Ejecutivo, puesto que con sus demandas puede acabar dinamitando las expectativas de un abandono de las armas por parte de ETA.

Fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que el comunicado estaba previsto para el primer fin de semana de diciembre, muy cerca del Día de Navarra (3 de diciembre), fecha que los etarras han utilizado para manifestarse en otras ocasiones. Otras fuentes sostienen que el texto de la banda se iba a conocer justo el fin de semana siguiente, “unos 15 días después de que Batasuna anunciase la creación de un partido”. Fue el sábado 27 de noviembre cuando los batasunos hicieron públicos sus planes en un acto celebrado en Pamplona, con lo que este cálculo apuntaba a los días 10 y 11 de diciembre. Ahora, unos y otros han comprobado que, pese a que ETA siempre es imprevisible, el manifiesto de los terroristas se conocerá más tarde de lo que esperaban.

Lea la información completa en la edición impresa de LA GACETA.
TAMBIÉN ESTUVO JULEN MADARIAGA
Eguiguren se reunió con Elosua en el bar Faisán antes del chivatazo a ETA
Joseba Elosua, responsable del aparato de extorsión de ETA, declaró al juez Grande Marlaska que mantuvo una reunión con Jesús Eguiguren en el bar Faisán poco antes del chivatazo a ETA. En la reunión también estuvo el ex dirigente etarra Julen Madariaga y estaba al tanto de todo el peneuvista Gorka Aguirre.
LIBERTAD DIGITAL 13 Diciembre 2010

Según informa El Mundo este lunes, el presunto responsable de extorsión a ETA, Joseba Elosua, se reunió en el bar Faisán con el líder de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, poco antes de que se produjera el chivatazo a ETA. Así se desprende de la declaración del propio Elosua al juez Grande Marlaska.

En este sentido, el dueño del Faisán estuvo en esa cita con el presidente del PSE así como con el ex dirigente etarra, Julen Madariaga. Además, el fallecido dirigente del PNV, Gorka Aguirre, estaba al tanto de la reunión.

El recaudador de ETA aseguró ante el juez que el 2 de mayo de 2006 se reunió con Gorka Aguirre y el dirigente del PNV le explicó que Eguiguren "quería hablar con la dirección de ETA sobre un atentado que había habido".

Sin embargo, los investigadores no han aportado ninguna imagen de esa reunión a pesar de que todo el sumario está plagado de vídeos y fotografías en la que aparecen otros personajes, como el propio Aguirre, Madariaga o el etarra Sagarzazu. Incluso, aparecen las imágenes de los empresarios que acabaron cediendo a la extorsión de la banda terrorista.

De este modo, la Policía, que había desplegado un operativo enorme en esta operación, no informó al juez Marlaska sobre los encuentros entre Jesús Eguiguren y miembros del entorno etarra en el bar Faisán.

Mientras, tanto desde el PSOE evitan pronunciarse. El secretario de Organización, Marcelino Iglesias, se ha limitado a decir que "es un tema que se está juzgando y desde el PSOE respetamos siempre el trabajo de los jueces".

Embajador de Irlanda
Justin Harman: «Mientras exista la amenaza de ETA no podrá haber diálogo político»
ITXASO ELORDUY | BILBAO. El Correo 13 Diciembre 2010

El diplomático cree «imprescindible» que la banda emita ya un comunicado de alto el fuego irreversible y verificable
SU OPINIÓN
FIN DEL TERRORISMO «En el País Vasco existe un diálogo entre partidos y la sociedad no está dividida como en Irlanda»
EL FUTURO DE LA IZQUIERDA RADICAL «Legalizar Batasuna será una decisión judicial, pero es importante que todos estén representados»
CRISIS FINANCIERA «Más allá de la deuda, Irlanda es un país en crecimiento, con una economía que funciona»

Justin Harman lleva un año en labores diplomáticas en España. Nombrado en 2009 embajador de Irlanda en Madrid, después de permanecer durante seis años en Rusia, la pasada semana visitó Bilbao para entrevistarse con empresarios y representantes de la Cámara de Comercio. Su objetivo: «explicar la situación económica» en su país de origen tras el rescate financiero que ha tenido que asumir la Unión Europea. Harman, en la única entrevista concedida a un medio escrito en el País Vasco, se atreve a valorar la actual situación política y las expectativas creadas tras el cese de actividades ofensivas decretado por ETA.

Aunque el diplomático prefiere no realizar «paralelismos» entre Irlanda y Euskadi porque se trata de dos casos «distintos», se muestra contundente al asegurar que el primer paso necesario para solucionar el llamado 'conflicto vasco' es que ETA declare un alto el fuego definitivo, unilateral e irreversible.

- Desde su experiencia, ¿cómo ve el actual momento político en Euskadi tras el cese de actividades ofensivas de ETA?
- Somos cautelosos a la hora de establecer paralelismos entre ambos conflictos, entre el que se dio en Irlanda y el de Euskadi.

- ¿Por qué? ¿Considera que hay muchas diferencias?
- En el País Vasco existe un diálogo entre partidos y la sociedad no está dividida como ocurría en el caso irlandés. El progreso en Irlanda se produjo una vez conseguida una declaración incondicional de cese de la actividad armada. Hasta que no llegó ese momento, fue inviable un diálogo auténtico.

- La izquierda abertzale radical y los mediadores encabezados por Brian Currin están a la espera de que ETA emita antes de fin de año una declaración de alto el fuego definitivo y verificable.
- Nuestra experiencia es que es imprescindible que exista esta declaración, definitiva y sin condiciones. A partir de entonces, se puede crear una nueva plataforma para la negociación. En Irlanda, una vez que el IRA impulsó el cese incondicional de su actividad, se dio una nueva situación que no tenía marcha atrás. En el caso vasco, también sería muy bienvenida una declaración definitiva, sin condiciones.

- En ese contexto, ¿cree factible la legalización de Batasuna?
- Esa es una decisión judicial. Lo importante, basado en nuestra experiencia, es que todo el espectro político esté representado.

- Brian Currin ha hablado de la constitución de una comisión independiente que establezca una relación con la banda para verificar el alto el fuego. ¿Cómo se hace eso?
- Recalco que no habrá ningún progreso mientras persista la amenaza terrorista. No se puede dialogar bajo la amenaza de la utilización de la fuerza.

Harman reconoce estar encantado de visitar Euskadi, aunque su labor sea complicada. Debe desterrar temores entre los empresarios vascos para que mantengan las inversiones en Irlanda a pesar de la mala situación económica. «Más allá de la deuda -sostiene-, existe un país en constante crecimiento, con una economía real que funciona y exporta prácticamente el cien por cien de su Producto Interior Bruto».
En su viaje relámpago mantuvo contactos con la Cámara de Comercio de Bilbao, con diferentes empresarios y hasta con los responsables de Astilleros Murueta, firma que construye tres buques para el Gobierno irlandés. Pero no sólo las cuestiones financieras marcaron su estancia en el País Vasco. También se reunió con representantes del Ejecutivo de Patxi López para «profundizar en el trilingüismo».

- ¿El principal problema de Irlanda ha sido la burbuja inmobiliaria? En España sucede algo parecido.
- Los dos grandes problemas han sido el déficit estructural, vinculado a la burbuja inmobiliaria, y el rescate de los bancos. La recaudación del sector de la construcción incrementó el gasto público. Tras pinchar la burbuja inmobiliaria hubo un gran crecimiento del gasto público. Y la diferencia entre el gasto y la recaudación ha provocado un déficit insostenible. Han sido necesarias medidas drásticas para recuperar la economía.

- ¿Cree que España puede necesitar en el futuro un rescate financiero como el irlandés?
- Veo grandes diferencias entre ambos países. España también ha tenido una importante burbuja inmobiliaria, pero tiene un sector financiero solvente, bien regulado y proporcionado a la economía real, a diferencia de Irlanda. Aunque es cierto que vivimos dentro de una economía global y este hecho tiene su impacto.

- El Gobierno de Irlanda acaba de anunciar un plan de ajuste que prevé ahorrar 6.000 millones.
-Esta misma semana se han aprobado los Presupuestos y el gasto social volverá a la situación de 2007. Hemos reducido el gasto en las pensiones y los sueldos del sector público un 14%. La situación es complicada, pero hay que ponerla en el contexto del crecimiento desmedido de la última década.

-¿ Cómo está reaccionando la población irlandesa?
-Muy mal, pero el pueblo irlandés entiende que el rescate es la única opción. Hubo una lógica protesta pacífica. Por este motivo los partidos han decidido que una vez aprobados los Presupuestos, rendirán cuentas con el electorado. Han convocado elecciones a comienzos del próximo año.

España
El tripartito deja la Generalitat con una nueva andanada de multas lingüísticas
Sancionan con 500 euros a un comercio de Barcelona por cambiar el cartel al catalán fuera de plazo
ÀLEX GUBERN / BARCELONA ABC 13 Diciembre 2010

Manuel Nevot se ha convertido en símbolo de la resistencia lingüística en Cataluña
Hasta el último minuto. El gobierno tripartito en la Generalitat ha apurado sus últimos días antes de ser barridos por CiU en las elecciones cumpliendo de manera estricta con aquellos aspectos más polémicos de la política lingüística: las multas a los comercios que no rotulan en catalán.

La última andanada sancionadora afecta a los propietarios de un pequeño negocio en Barcelona, Decoración Paralelo, multados con 1.000 euros —luego rebajados a 500— por no rotular su negocio al menos en catalán, como exige la ley. «Mire, no somos personas politizadas, ni radicales, pero estamos indignados con lo de la sanción económica. No pensamos pagar, y llegaremos hasta donde haga falta», advierte E. Ll., la pareja del comerciante al que han sancionado y que prefiere que no se difunda su nombre. Tampoco quiere que se fotografíe la tienda, «por miedo a perder clientes», explica.

El proceder administrativo hasta la concreción de la multa ha indignado tanto a los dueños del comercio como la cuestión de fondo, la obligatoriedad de publicitar su negocio en una lengua concreta: «Estamos en Cataluña y me parece normal que los negocios se rotulen en catalán, lo que me molesta es la obligación».

Problemas con el cartel
La odisea lingüística de Decoración Paralelo comienza, como en la mayoría de multas por este motivo, con la denuncia, más bien delación, de un particular, que el 25 de abril de 2008 advirtió a la Agencia Catalana de Consumo (ACC) que el comercio en cuestión, en la avenida del Paralelo, podría incurrir en una irregularidad en materia de política lingüística. Como consecuencia de ello, el 13 de octubre se envía un requerimiento para que en el plazo de dos meses se cambie el cartel. Si en el plazo citado no se ha modificado, advierte la ACC, «se iniciarán las actuaciones necesarias con objeto de corregir la infracción»; en otras palabras, la multa.

«Nos quedamos sorprendidos, pero aceptamos, así que decidimos cambiar el cartel», explica E.Ll. La historia, claro, no acaba ahí. Los propietarios del negocio encargaron a un comercio cercano el nuevo rótulo, que por circunstancias diversas tardó varios meses en confeccionarse. Entre otros contratiempos, «el señor que lo tenía que hacer se puso enfermo, algo que podemos demostrar», alega la propietaria. Sea como fuere, la cuestión es que cuando el 4 de septiembre de 2009 un inspector de la ACC se dirigió al establecimiento, el rótulo seguía, muy gallardo, en castellano. El inspector, metódico él y dejando constancia fotográfica de la infracción, constata que el catalán seguía sin aparecer.

En consecuencia, y por «vulnerar los derechos lingüísticos que son reconocidos a los consumidores», les imponen una sanción de 1.000 euros, que, finalmente, el 8 de septiembre de 2010, y atendiendo a que el rótulo se ha cambiado y ya está escrito en catalán, se rebaja a 500.

«¡Pues vaya si no existen!»
«Lo de la multa es un absurdo. Cambiamos el cartel e igualmente nos sancionan», explica indignada E. Ll., que reconoce que no cumplieron con los plazos fijados, pero no por voluntad propia. Muy enfadada explica que no tienen intención de pagar. «De hecho, no habíamos pensado en denunciar el asunto hasta que oímos cómo en la campaña de las autonómicas José Montilla vino a renegar de las sanciones, asegurando que se trataba de casos anecdóticos». «Pues vaya si no existen las multas», explica la propietaria. La indignación llevó a E. Ll. a trasladar el caso al grupo municipal del PP.

«Durante la época de Franco prohibían la lengua catalana. Y ahora en democracia me parece alucinante que se den situaciones de este tipo», señalan los propietarios frente a su comercio, ahora sí, con multa de 500 euros de por medio, con un ya normativo «Decoració Paral.lel».

Fincas Nevot destapó la polémica
La imposición de multas a los comerciantes por no rotular al menos en catalán es uno de los peajes que ERC impuso al PSC en los sucesivos tripartitos. Pese a que José Montilla renegó en la última campaña electoral de dichas prácticas, toleró que durante años el radicalizado Josep Huguet (ERC) incrementase el celo sancionador desde el área de consumo, que luego asumió Antoni Castells (PSC): en los últimos años se ha sancionado a una media de unos 200 comercios. La mayoría de establecimientos son multados tras la denuncia de un particular y grupos como Plataforma per la Llengua facilitan la delación a través de su portal en internet. La polémica por las multas lingüísticas se destapó en 2008 durante la campaña de las generales, cuando el PP sacó a la luz la multa impuesta a Fincas Nevot, de Vilanova i la Geltrú. El mismo año comenzaba a tramitarse el expediente contra la tienda del Paralelo.

Recortes de Prensa   Página Inicial