AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 18  Diciembre  2010

 

Gobernados por ineptos
EDITORIAL Libertad Digital 18 Diciembre 2010

Los políticos concentran una enorme cantidad de poder, especialmente en nuestras sociedades modernas en las que el Estado ha extendido sus competencias hasta todos los ámbitos de nuestras vidas. Desde la determinación de nuestras pensiones y de nuestros derechos lingüísticos hasta la imposición de las condiciones de trabajo o de los estándares sanitarios, no podemos dar un solo paso sin que nos estrellemos contra alguna regulación, obligación o prohibición del Estado en alguna de sus muy variadas administraciones.

Como liberales somos conscientes de que es imprescindible exigir que el Estado se retrotraiga a sus competencias fundamentales: en esencia, la provisión de justicia, seguridad y defensa. Los Estados demasiado grandes tienden a ser tremendamente ineficientes, como bien sabe el refranero español cuando reza que "quien mucho abarca, poco aprieta". En el caso de España, es sencillamente incomprensible que el sector público se extienda a actividades tan variopintas y tan ajenas a la esencia de la res publica como son la producción y explotación mercantil del corcho o la fabricación artística del vidrio, ya que mientras nuestros políticos pierden el tiempo comprando y corrompiendo voluntades con el dinero público, descuidan sus funciones realmente importantes: ahí tenemos la pésima situación de la justicia española o la paupérrima dotación material de nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad.

Sin embargo, y aun cuando la reducción competencial de nuestros elefantiásicos Estados modernos sea la reforma más apremiante, tampoco hay que obviar que el sector público no puede funcionar adecuadamente si quienes lo dirigen carecen de la más mínima formación intelectual. No se trata de caer en el error de pensar que unos mandatarios más inteligentes puedan sustituir el complejísimo proceso de coordinación que representa un mercado libre, pero desde luego unos políticos más preparados serían menos nocivos para nuestras libertades y para la gestión de la estructura administrativa.

Ejemplos deplorables como los de la diputada Chamosa que, pese a su incapacidad para escribir una frase completa sin llenarla de faltas ortográficas, es la encargada de representar al PSOE en esa reforma de precisión cirujana como es la de las pensiones, son una perfecta ilustración de la degeneración completa en la que se encuentra el régimen partitocrático que nos ha tocado vivir. Pero Chamosa se trata únicamente de la expresión más folclórica de una enfermedad mucho más generalizada: los caricaturescos currículos de nuestros gobernantes en comparación con los del resto de países europeos.

Nuestros políticos han alcanzado tanto poder y tan elevada responsabilidad, no gracias a su formación y aptitud para desempeñar un cargo público, sino merced a su afiliación a un partido que reparte magistraturas como quien reparte caramelos. La administración debe adelgazar y profesionalizarse, lo cual significa que nuestras libertades fundamentales no pueden depender de ningún político y que la gestión de los bienes comunes debe recaer en gente capacitada; es decir, todo lo contrario de lo que sucede ahora. De mantener el actual modelo, quebrado por todos los costados, nuestra prosperidad y nuestro bienestar penderán de un hilo que cualquier alocado mandatario podrá cortar cuando le venga en gana. Ahora lo estamos padeciendo.

España necesita regeneración

Enrique de Diego www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

Los partidos políticos actuales forman parte del problema y se dedican al expolio.

La degeneración del modelo político, el colapso del sector productivo, la generalización de la mentira, el retraso en la adopción de medidas aunque fuera paliativas, la instalación y la crueldad objetiva de la casta parasitaria han conducido a que la regeneración sea imprescindible e improrrogable. No conveniente, no necesaria, no movida por el ideal o lo opinable, sino absolutamente imprescindible para poder sobrevivir. El verbo sobrevivir tiene aquí su connotación más estricta y descarnada: sobrevivir físicamente. Es decir, que no muera de hambre una parte de la población.

La sociedad española ha evolucionado mal y es preciso regenerarla. Esa evolución negativa no se ha producido desde que Zapatero llegó al poder, aunque la ha agravado de manera irresponsable y sobresaliente, sino que viene siendo muy acentuada desde hace cuatro décadas, desde el inicio de la transición, con la puesta en marcha del demencial Estado autonómico y el proceso de expansión de la clase política hasta degenerar en casta parasitaria. No es cuestión de alternancia sino de alternativa. No es cuestión de mera gestión, sino de regeneración.

Los partidos políticos actuales objetivamente no pueden afrontar esa regeneración, porque forman parte del problema, son maquinarias partidarias dependientes de los Presupuestos y dedicadas, por tanto, a la expoliación de los ciudadanos. La regeneración pasa por reducir tan notablemente su tamaño, su botín electoral, y restringir sus aparatajes de propaganda, que es preciso un esfuerzo cada vez más generalizado de la sociedad con nuevos instrumentos de regeneración.

España necesita regeneración. Lo está pidiendo la calle a gritos.
Otrosí: felicidades a Elsemanaldigital en su décimo cumpleaños y que cumpla muchos más.

Otrosí: con Moody’s poniendo a España en entredicho, con matanza en Olot claramente relacionada con la crisis económica, es preciso, es ineludible, es imprescindible abrir las urnas cuanto antes. Elecciones anticipadas, ya.

La cara del ministro de Fomento
José Luis González Quirós www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

El debate sobre el inaudito estado de alarma nos deparó momentos regocijantes. Cuando Rajoy usó su habilidad para repetir, sin que el auditorio lo supiera, unas palabras de Rubalcaba a propósito de lo inepto y caradura que era el ministro de Fomento, pero referidas al primer Gobierno de Aznar, la cámara del Congreso, siempre servicial, nos dejaba ver la faz del titular del cargo en la actualidad, su gesto de incredulidad absoluta.

¿Cómo era posible que de él, de don José Blanco, Pepiño ocasional en las tenidas con los compañeros más elementales, se dijesen semejantes barbaridades? ¿Cómo se atrevía el líder del PP a faltarle al respeto de forma tan procaz y notoria? Los espectadores estaban, con seguridad, ciertamente sorprendidos, no tanto por considerar que el ministro mereciese mejor trato, como por el asombro al ver a un Rajoy faltón. Desgraciadamente, el pasmo duró poco, porque Rajoy desveló la argucia de que se había servido para provocar un efecto tan inusual en la Cámara. Entonces se pudo ver la cara de Rubalcaba, contraído, a la defensiva. Ambas caras, mientras Zapatero lucía la habitual, sin apenas darse cuenta de que no se celebraba ningún jolgorio, muestran con gran expresividad una de las características más notables de la política española.

A veces se describe el sistema español como un bipartidismo imperfecto, para dar cuenta del peso que acaban adquiriendo en las Cámaras las distintas minorías, con apenas un porcentaje de voto sobre censo del 10%. Pero hay otra peculiaridad que no es menos decisiva. Vivimos en un bipartidismo que, además de imperfecto, es perfectamente inicuo, desigual: nada tiene que ver lo que se exige y espera de unos con lo que se exige y espera de los otros. El PSOE ha acertado con hacerse casi exclusiva la democracia, la decencia y la legalidad, y consigue presentar permanentemente a los del PP como una colla de peligrosos delincuentes a los que es conveniente mantener al margen de los resortes estratégicos del sistema. Para mostrarlo con claridad meridiana bastará con que hagamos un experimento mental y tratemos de imaginar lo que habría sucedido si el decreto de militarización del espacio aéreo hubiese sido dictado por un Gobierno del PP.

Si sólo por unos ligeros retrasos en Barajas, a cuenta, por supuesto, de pilotos y/o controladores, Rubalcaba trató a Rafael Arias Salgado como si éste fuese una especie de golfillo que se hubiera colado en el Gobierno, ¿que no habría dicho si el Gobierno hubiese dejado a cientos de miles de pasajeros en tierra al comienzo mismo del mejor puente del año?

No se trata de un hecho aislado. El Gobierno de Zapatero ha batido todos los records de incompetencia, incumplimiento, deslealtad política e irresponsabilidad que quepa imaginar. No ha pasado otra cosa que el que la oposición haya tratado, no con un éxito inenarrable, de ponerlo de manifiesto. El Ejecutivo de Zapatero ha bajado el sueldo a los funcionarios; ha congelado las pensiones; ha roto el Pacto de Toledo, que se hubo de firmar para evitar el efecto político corrosivo de las afirmaciones de que el PP rebajaría las pensiones en cuanto gobernase; ha otorgado televisiones a sus amigotes, saltándose cualquier apariencia de legalidad; ha hundido financieramente a la televisión pública privándola de publicidad para que el mercado vaya a parar enteramente a los magnates privados que saben muy bien cómo hay que pagar el favor; ha suspendido leyes aprobadas en el Parlamento por mayorías suficientes con un mero decreto; ha dilapidado los recursos públicos con arbitrariedad y notable ineficiencia; ha envenenado hasta la nausea las relaciones territoriales; ha envilecido con subvenciones barrocas y constantes a los sindicatos, siempre dispuestos al sacrifico en el altar subvencional; ha usado a la Guardia Civil y a los fiscales para detener con diurnidad y alevosía a cualquier individuo mínimamente cercano al PP, en muchas ocasiones sin el menor motivo judicial sólido, como se pudo comprobar tiempo después; ha hecho con los terroristas de ETA toda clase de maniobras equívocas o simplemente estúpidas, llevado por la convicción de que la izquierda abertzale apenas necesita unas sesiones de terapia del sillón para ser tan manejable como un sindicalista. No sigo, que me falta espacio.

El PP jamás ha hecho ninguna de estas cosas, entre otras razones porque, a Dios gracias, seguramente no se atreverían, pero el PP debe soportar que los otros las hagan con estoicismo y paciencia, porque, en caso contrario, sería acusado de golpista, franquista y asesino, cosa de la que se le va a acusar en cualquier caso, a pesar de que apenas rechiste. ¿Terminará alguna vez esta patente asimetría en la atribución de vicios y virtudes? No parece que, de momento, vaya a menos, pero tal vez empiece a suceder cuando el balance de las dos legislaturas resulte completamente intolerable a la mayoría de los españoles.

La escuela por libre
Alfonso Basallo www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

Para los asnos que fabrica el Estado, –ahí están las calabazas de PISA–, lo mejor es que sean los padres los que se encarguen de la educación.

Lo cual implicaría recuperar un derecho que ciertos manipuladores les han arrebatado para sustituir la enseñanza por el adoctrinamiento. Los padres son los responsables número uno, el Estado es sólo subsidiario. Y cuando se ponen, se ponen... Ahí están los dos millones de niños que estudian en casa en EE UU con resultados superiores a la media. Esa opción que el Tribunal Constitucional ha vetado en España.

Otra cosa es que enseñar el vector a un mocoso sea poco práctico; y que tenerlo metido en casa resulte poco formativo (le privas de ese aprendizaje elemental que es la supervivencia en la jungla de la competitividad). Pero el sentido común nos dice que las mejores educadoras son las madres. Y cualquier pedagogo te reconoce que lo esencial se aprende en los siete primeros años de vida. Lo esencial son los cuentos narrados por madres y abuelas que transforman a pequeños mowglis en alevines de Descartes, esa comprensión lectora que el catecismo del P. Gabilondo no ha logrado inculcar. Lo esencial no son los másters, que se irán al guano con el primer soplo lehmanbrother que venga. Lo esencial es aprender que en la vida “tenemos que ser víctimas de injusticias, y lo único que nos importa es no cometer injusticias nosotros mismos”, como decía Natalia Ginzburg. Pero tal cosa no interesa a ciertos gobernantes que han utilizado las leyes educativas como cloroformo para controlar a la plebe e impedir que piense (no saben, no protestan).

Tal vez sea utópico, tal vez no tengamos la tradición liberal de EE UU, pero la escuela libre sería una brida de la sociedad para Leviatán. Y una estimulante experiencia para el niño. Estimulante e incluso gozosa. No lo dice un neocón o un fan de Sarah Palin precisamente, sino David Trueba, que no pisó un aula hasta los 7 años. Y no parece que haya dado mal resultado.

La libertad de educar
El sistema decide que no se puede ser sabio por libre y que es preciso ser tan mediocre como los demás.
José Javier Esparza www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

El sistema español de enseñanza es un fracaso permanente. Los sucesivos Gobiernos, en vez de mejorarlo, lo han empeorado. En consecuencia, varios miles de familias han optado por educar a sus hijos en casa. Es una opción perfectamente legal en Francia, Gran Bretaña o Estados Unidos. Máxime cuando los resultados prácticos de este tipo de educación suelen ser muy superiores a los de la enseñanza convencional. En España no era legal, pero tampoco ilegal. Hasta ahora. La sentencia de la presidenta del Tribunal Constitucional María Emilia Casas pone las cosas francamente difíciles para los homeschoolers, como se llama a los que practican este tipo de educación.

¿Acaso la Constitución prohíbe la educación en casa? No, pero la señora Casas invoca la ley de educación vigente (la LOE de Zapatero) para afirmar el derecho del Estado frente al derecho de los padres. Porque esa ley impone la escolarización obligatoria en el sistema oficial de enseñanza, lo cual, por otro lado, no deja de ser una potestad bastante arbitraria. Eso sí, dice también la señora Casas que ello no obsta para que el Estado pueda acordar formas más flexibles de escolarización. En definitiva, habrá que esperar a un Gobierno con más sentido de la libertad.

Un dato curioso: la educación en casa lleva muchos años existiendo en España sin que nadie haya osado meter ahí la cuchara. Bien es cierto que esta práctica se daba sobre todo en familias de tono ecologista y alternativo. Pero ha bastado que aparezcan varias docenas de homeschoolers católicos y protestantes para que el Estado descubra la urgencia de legislar. Y lo ha hecho, como era de temer, en perjuicio de la libertad de las personas.

La familia que ha suscitado la intervención del Tribunal Constitucional había hecho una auténtica obra de arte con sus hijos: hablan cinco idiomas y reciben enseñanza avanzada en matemáticas y lengua. Precisamente las grandes lagunas del sistema oficial español. Ahora el sistema decide que no se puede ser sabio por libre y que es preciso ser tan mediocre como los demás. Es evidente que aquí algo falla.

Fariñas y nosotros
HERMANN TERTSCH ABC 18 Diciembre 2010

Guillermo Fariñas, ese indómito luchador por las libertades y la dignidad de la persona, ha estado a punto de morir varias veces en su pulso con el régimen que mantiene secuestrados a los cubanos desde hace medio siglo. Él sabe bien qué es una lucha auténtica contra una dictadura y qué son jueguecitos para salvar la cara y las apariencias. Como esto último tuvo que tomarse esta semana los intentos que dicen se hicieron desde el Gobierno español para que él pudiera asistir el pasado miércoles a la entrega del Premio Sajarov que le ha concedido el Parlamento Europeo.

Primero porque él sabe que si es por los socialistas españoles, este premio no se le habría otorgado. El Gobierno español se habría cuidado de no causar semejante irritación a los Castro. Sabe muy bien Fariñas que, bajo Zapatero, España sólo ha ninguneado a los disidentes cubanos.

Segundo porque, como es regla, el régimen castrista respondió con desprecio al Gobierno de Zapatero. De doña Trini sólo se espera obsequiosidad en La Habana. Si viene con otra mercancía se le hace saber la relevancia que allí se otorga a su opinión e interés. Fariñas entra a formar parte de otra lista de grandes ilustres con Sajarov, Soljenitsin, mucho antes bajo Hitler, Carl von Ossietzky, hace una semana el escritor y disidente chino Liu Xiaobo. Ninguno de ellos pudo recibir en persona el premio concedido por la democracia a su lucha contra el despotismo.

En todos los casos se ha cumplido inexorablemente una regla: los tiranos acabaron en el basurero de la historia. Los premiados son ejemplo para la gente de bien de todo el mundo. Esta regla se volverá a cumplir. Fariñas es el honor y la dignidad. El régimen cubano la miseria moral, la corrupción y el crimen. Adivinen de quién considerará la historia aliado al actual gobierno español.

Israel
Los enemigos de mis amigos...
GEES Libertad Digital 18 Diciembre 2010

La decisión de Brasil y Argentina de dar el estatus de Estado a Palestina ha creado malestar en Israel. Son el sexto y el séptimo país de América Latina en anunciar tal reconocimiento después de Costa Rica, Nicaragua, Cuba, Venezuela, Uruguay y Bolivia. Se apunta a que el próximo año se podrían sumar Uruguay, Paraguay, Chile, Perú, Ecuador y El Salvador. Algunos de ellos tienen una larga trayectoria de amistad con Israel.

¿Por qué un reconocimiento anticipado de un Estado palestino? Dicen los respectivos Gobiernos latinoamericanos que responden al llamamiento hecho por el líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, en favor de la paz. Pero lo que de verdad están apoyando es a una organización que no tiene el control sobre todos los territorios palestinos porque allí las fuerzas que tienen influencia responden en su mayoría a movimientos terroristas que niegan la existencia del Estado de Israel. Alguien tendría que haber valorado si estos reconocimientos suponen compartir la visión de la política internacional de los terroristas islamistas. Se trata por tanto de una decisión unilateral y contraproducente porque envía el mensaje a los palestinos de que no necesitan lograr la paz ni renunciar al terrorismo para ganar el reconocimiento de un Estado soberano.

¿Y como se ha llegado a este paso en Iberoamérica? Pues en parte por la influencia de Chávez y del denominado eje bolivariano –que salvo Ecuador todos han reconocido el Estado Palestino con capital en Jerusalén–, y también la creciente influencia y penetración de Irán en la región. Ya se sabe: los enemigos de mis amigos también serán enemigos míos.

Ese continuo acercamiento iraní a Iberoamérica en los últimos años, llevado a cabo de la mano de Venezuela, responde principalmente a la búsqueda de nuevos aliados diplomáticos en un momento de aislamiento internacional del Gobierno de Teherán por su programa de enriquecimiento de uranio. Ahmadineyad ha elegido a unos dirigentes regionales dispuestos a luchar contra el "imperialismo" de Washington y contra la hegemonía político-económica de Occidente, que encima se encuentran en el patio trasero de Estados Unidos. Y ya se sabe cómo se lleva Irán con Israel.

Los Castro, Chávez, Ortega y Morales han abierto la puerta al fanatismo de Ahmadinejad. Otra historia es Brasil, potencia regional y aspirante a líder global, que dice no querer subordinarse a ninguna potencia –en especial a Estados Unidos– y cuyas relaciones con Irán responden a intereses económicos y a sus propios aires de grandeza. Por eso el reconocimiento de Brasilia de un Estado palestino no ha sorprendido, como sí lo ha hecho el de Argentina, cuya relación con Irán ha estado marcada durante años por el caso AMIA, el atentado contra el centro comunitario judío de Buenos Aires en 1994.

Pero si alguien cree que la campaña de la Autoridad Nacional Palestina para lograr el reconocimiento de la independencia de un Estado Palestino es nueva y fruto de la última paralización de las negociaciones, se equivoca. Llevan más de año y medio volcados en ello y con el ojo puesto principalmente en la Unión Europea. Los europeos hasta ahora se han resistido a las peticiones palestinas aunque Lady Ashton, la principal responsable diplomática europea, empezó su cargo hace casi un año emprendiéndola a tortas con Israel, empeño al que se han sumado ahora Felipe González y Javier Solana. También Moratinos y Kouchner publicaron un artículo promoviendo el reconocimiento de un Estado palestino Así que nos pueden sorprender por cualquier lado, porque olvidan que cualquier paso en este sentido sólo tendría consecuencias fatales para las negociaciones y el futuro de la región. Son el peor impulso a la paz: premiar comportamientos inadmisibles.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Humberto López Morales
“Si todo sigue igual, en el año 2050, el español desplazará al inglés en EE UU”
Humberto López Morales, lingüista y académico, publica ‘La andadura del español por el mundo’. Analiza pasado, presente y futuro de un idioma que es “un éxito”.
Ignacio Peyró. Madrid www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

En su calidad de secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Humberto López Morales es una de las voces que pueden hablar con mayor autoridad del estado actual del español. Historiador de la Lengua y catedrático de Lingüística, López Morales –cubano de nacimiento y profesor por numerosos países iberoamericanos– encarna como pocos la unidad panhispánica. Con el aval de más de 50 libros a sus espaldas, López Morales publica ahora La andadura del español por el mundo (Taurus), una recopilación de los hitos que contribuyeron a hacer una realidad global de la lengua peninsular.

-Usted se ha referido a la Historia de la Lengua española como la historia de un éxito...
-Así es. Y lo es ya desde los tiempos de Alfonso X, cuando el castellano se convierte en lengua de la Cancillería, pasando por encima del poderoso dialecto leonés y empieza a atraer la prosa culta de los escritores peninsulares. Luego, con los Reyes Católicos, pasaría a ser lengua de un espacio de importancia visible y después llegaría la expansión americana.

-Esa expansión americana distó de estar libre de problemas...
-Tanto es así, que algunos de los caudillos que buscaron la independencia llegaron a proponer el francés como lengua oficial. Finalmente, predominó la sensatez, el entendimiento de que la guerra se había librado contra un dominador y no contra su lengua, que era la propia. Ahí, la actitud de intelectuales de tanta relevancia como el filólogo caraqueño Andrés Bello fue clave, tanto para mantener el español como para mantener la unidad de la lengua.

-De un hemisferio a otro, los números dicen que en 2050 el español desplazará al inglés en Estados Unidos...
-Esas son las proyecciones, si nada cambia. Al ritmo actual, con 2,5 hispanohablantes por minuto entrando en Estados Unidos, es lo que indican las cifras, que será de este modo. Y sumado a Estados Unidos, otro fenómeno en auge es el de Brasil. No hace ni 10 días que uno de sus ministros cifró en 30 los millones de hispanohablantes brasileños de aquí a 10 años... Y si se suman al español dos colosos como Estados Unidos y Brasil...

-Eso nos lleva a hablar del valor económico de la lengua...
-Es, en efecto, el gran debate actual. En China, por falta de medios, sólo se concede una plaza universitaria de español por cada 60 que se piden. Y en Japón, el 78% de los estudiantes afirman aprender español para hacer negocios con el Mercosur, y no para leer el Quijote... Hoy el español se estudia por motivos económicos.

-Aun así, compañeros suyos académicos hablan de prejuicios en EE UU contra el español.
-Son viejas convicciones heredadas que van desapareciendo. En 40 años ha habido un enorme cambio. A los propios hispanos, antes les daba vergüenza reconocerse como hispanos. Hoy han cambiado las mentalidades, y el pulso de lo hispánico lo llevan personalidades tan atractivas como Shakira o Chayanne. Además de eso, dése cuenta, sólo en Florida hay 200 empresas españolas. Está demostrado que los bilingües ganan más, y el bilingüismo es necesario en un número de trabajos cada vez mayor.

-¿Qué asignaturas pendientes ve? ¿La unidad, Internet, la ciencia...?
-La unidad hoy está garantizada por los medios. En cuanto a Internet, España y México son dos de los 20 países más presentes en la red y vamos creciendo. Y, en lo referente a la ciencia, está claro que “quien inventa, bautiza”, y además no somos todo lo rápidos que quisiéramos para dar equivalencia a los anglicismos que nos vienen.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Gobernantes ruinosos
El Editorial La Razón 18 Diciembre 2010

La conclusión más lacerante de la desmesurada deuda de las autonomías es que los gobiernos regionales siguen gastando como si no hubiera crisis y se resisten a recortar sus fastuosas maquinarias burocráticas. Esa falta de responsabilidad y de respeto a los contribuyentes es lo que ha llevado a un endeudamiento autonómico sin precedentes de 107.624 millones de euros, equivalente al 10% del PIB.

Además, el crecimiento de la deuda ha adquirido una velocidad suicida: un 27% desde hace un año. Mientras los ingresos vía impuestos padecen de anorexia galopante, los gobernantes siguen entregados a la bulimia del gasto, alimentando como señores feudales unas administraciones sobredimensionadas.

Los datos del Banco de España son una cruel fotografía del despilfarro no sólo para los 4,5 millones de parados, sino para todos los demás que han visto rebajados sus sueldos, para los pensionistas y para los mileuristas que apenas si llegan a fin de mes. Es verdad que una parte sustancial de la deuda de las comunidades autónomas la originan la factura sanitaria y la educación, pero no sólo ni principalmente.

Las causas de fondo son un sistema de financiación diseñado para satisfacer intereses políticos de determinadas comunidades y una estructura de gasto orientada a comprar votos, pagar lealtades partidistas y lubricar empresas públicas deficitarias e innecesarias, como las televisiones públicas, las embajadas y una miríada de organismos autónomos a cada cual más peregrino.

Si a ello se añade la insaciable voracidad de asumir más y más competencias, aun a costa de duplicar y triplicar servicios con el Estado y los municipios, el resultado final son esos cien mil millones largos de deuda que hipotecan a las generaciones futuras y que han registrado episodios de financiación tan reveladores como los «bonos patrióticos» lanzados por la Generalitat catalana para captar dos mil millones de euros a un interés altísimo. Lo peor, sin embargo, está por llegar, pues más de la mitad de las autonomías han aprobado ya o están a punto de hacerlo unos Presupuestos para 2011 que incumplen el límite del déficit establecido por el Gobierno. No es ajeno a esta indisciplina el hecho de que en mayo haya elecciones.

Lo mismo cabe decir de los ayuntamientos, muchos de los cuales rivalizan en despilfarro e irresponsabilidad con sus gobiernos regionales. Aseguró ayer el presidente del Gobierno que a los gestores autonómicos y locales díscolos les hará cumplir con los límites de déficit quieran o no. No habría sido necesaria esta advertencia tan campanuda si Zapatero hubiera respetado la Ley de Estabilidad Presupuestaria que Aznar aprobó en 2001. Pero al modificarla en 2006 para relajar el límite de gasto y elevar el de endeudamiento de autonomías y ayuntamientos, abrió la espita al despilfarro de unos gobernantes embriagados por la bonanza económica y la incesante afluencia de tasas e impuestos. Ancha era Castilla y la miopía del Gobierno socialista la hizo todavía más inabarcable.

Ahora, son los ciudadanos y el crédito de nuestra economía los que sufren las consecuencias de aquella frívola decisión que ha generado más frivolidades.

La victoria política de ETA

José Antonio Zarzalejos El Confidencial 18 Diciembre 2010

La afirmación del título puede parecer excesiva, pero no lo es. La ha escrito tan recientemente como el pasado 20 septiembre -y lo hace con toda razonabilidad- el lúcido y siempre luchador Aurelio Arteta, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad del País Vasco, un analista valiente y profundo según el cual, la desaparición de ETA es, para todos, una inmensa ganancia pero “insuficiente y, desde luego, engañosa como la euforia pase por alto otros cuantos hechos que acompañarán esa desaparición. Si en un estricto sentido militar la banda no ha ganado la contienda (aunque tampoco la haya perdido), en el político se diría con bastante fundamento que ETA ha salido victoriosa. Ha sido ella quien ha arrastrado hacia sus trincheras a la izquierda y a la derecha nacionalistas, sin ella ni “el contencioso” ni sus crecientes pretensiones existirían con parecida virulencia. Según los sondeos, una cuarta parte de la juventud vasca la secunda y la mitad no llega a condenarla del todo. Y, lo que es más, su disolución dejará múltiples herederos políticos que ya han tomado su relevo”.

Para Arteta, los herederos de ETA -aquellos que disfrutaran de los resultados obtenidos por su barbarie- son muchos: los que han clamado y claman contra la ley de partidos; quienes desprecian al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ratificó la validez de aquella ley y el carácter antidemocrático de Batasuna; los que se han opuesto a la retirada de los símbolos etarras y fotografías de los terroristas; los que combaten el testimonio en las escuelas de las víctimas del terrorismo; los que han rehusado expulsar de los ayuntamientos a los ediles de ANV que no han condenado el terrorismo. Y sigue Arteta: “tardará en llegar el tiempo del arrepentimiento y del perdón” y añade, con la valentía que cientos de miles de vascos no han tenido, banalizando el mal del terrorismo nacionalista tal y como lo describía en la época nazi la escritora judía Hannah Arendt, “todos ellos -en referencia a la izquierda y a la derecha abertzale- unos sin reprobar nunca y otros nunca demasiado las andanzas de la banda, siempre han compartido en lo esencial sus fines. A sus ojos, y como mucho, ETA es mala tan solo porque mata, no por lo que pretende al matar".

Nacionalismo y ETA: comunidad de fines
El catedrático vasco tiene razón: ahora sobra ETA pero no los fines por los que la banda ha dicho luchar. ETA sobra -le sobra al PNV que se ha aprovisionado de nueces hasta la ingestión después de que los terroristas sacudiesen el árbol con sus pistolas- pero hace poco con la organización criminal había que llegar a un solución negociada en la que debían incluirse contrapartidas políticas. Obtenidas ya estas -¿qué le falta más que la soberanía plena al País Vasco cincelado por el PNV durante casi treinta años de régimen?-, y como dice Arteta, “volveremos a pertrecharnos de las mejores razones para seguir resistiendo a sus herederos”. Y aquí quiero llegar, en compañía de las tesis de Arteta y de otras personas con coraje cívico: la libertad en el País Vasco no dependerá sólo de que ETA desaparezca por completo, sino también y de manera fundamental de que el nacionalismo llamado “moderado” -que sigue teniendo en Sabino Arana su referente fundacional-se reformule por completo, abjure del etnicismo doctrinal, suelte amarras con el dogmatismo idolátrico de la patria a la que todo derecho se supedita y pida también perdón, tanto por sus acciones como por sus omisiones.

Porque ETA y el nacionalismo que en los términos que relata Arteta le ha secundado, han sembrado la hostilidad entre los vascos. Dice Javier Vitoria, ex rector del seminario de Bilbao que “la reconciliación necesita cien años” y acaso sea verdad porque, no sólo ETA, sino también el propio nacionalismo, no se han arrepentido de haber protagonizado una comunidad de fines que ha engullido la vida inocente de casi novecientas víctimas, ha destrozado miles de familias, ha destruido y coaccionado y ha sometido al miedo y la angustia a una parte de la sociedad vasca hasta provocar el mayor éxodo y diáspora de sus gentes como jamás antes en su historia. Y hasta que ese arrepentimiento no se produzca, y se pida perdón y se cumplan y se depuren todas las responsabilidades, la reconciliación no será posible.

ETA quiere terminar impune
Las víctimas del terrorismo etarra, que conocen las tretas de ETA mejor que nadie, firmaron el pasado mes de noviembre un documento conjunto en el que pedían que no se acabase con el terrorismo a cambio de impunidad. La cúpula de la banda ya sabe que su tiempo ha pasado; ya sabe que ha obtenido para sus herederos –en expresión de Aurelio Arteta- tanto cuanto podía aportar a la “patria vasca”. Ahora de lo que se trata es de gestionar un final impune, totalmente impune, para sus dirigentes, pistoleros y cómplices y derivar hacia la llamada izquierda abertzale (que según Otegi “si ETA matase mañana, la izquierda abertzale se opondría”) su legado, su herencia. No hay que luchar, pues, contra una negociación que no se producirá. Hay que pelear democráticamente para que esta fase terminal de ETA culmine con la exigencia de plenas responsabilidades penales. En definitiva y como piden las víctimas: sin impunidad. La banda está empeñada precisamente en obtenerla: dejar de matar a cambio de no ser detenidos sus dirigentes huidos y escondidos; dejar de matar a cambio de que sus presos progresen en beneficios penitenciarios y se atemperen sus condenas; dejar de matar a cambio de que no haya reclamación de indemnizaciones; dejar de matar a cambio de actuar libremente a través de un partido político de apariencia legal. En eso consiste la impunidad: no tanto en obtener más de lo conseguido como en eludir enfrentarse a su propia trayectoria criminal.

Jesús Eguiguren, presidente del PSE-PSOE, auguró para estas Navidades un comunicado de ETA anunciando una tregua definitiva de ETA. Hay rumores muy intensos de que el comunicado de la banda en ese sentido es inminente. La organización criminal es consciente de que no vale en modo alguno ni tregua, ni alto el fuego, sean permanentes y/o verificables. Pero ya ha iniciado una larga partida de ajedrez con el Estado. Ahora de lo que se trata es de demostrar a los criminales que la única estrategia de la sociedad española y del propio Estado es su extirpación policial como único procedimiento para evitar su impunidad.

Nadie cree que ETA deponga las armas (“Soy muy escéptico con que veamos un final total por disolución de ETA” declaraba Ramón Jáuregui el pasado 29 de octubre; “La realidad es que ETA sigue, que ha hecho seguimientos y que se ha podido rearmar” decía el lehendakari López el 28 de noviembre pasado) pero todavía hay demasiados dirigentes políticos que no se atreven a expresar que el único triunfo que nos queda frente a estos criminales -después de un cuarto de siglo de concesiones camufladas inspiradas por el miedo a sus fechorías- es el de que su final sea conforme a la justicia y no a la conveniencia.

Dos apuntes finales: les aconsejo la lectura del ensayo Mal consentido del profesor Arteta editado por Alianza que interpela la conciencia cívica de los que han callado ante el horror terrorista de estos últimos cuarenta años; y les alerto sobre lo que haga y diga el Partido Nacionalista Vasco en este trance crucial y en el que se juega -y es la última oportunidad- su credibilidad democrática. Porque el partido de Sabino Arana ha sido la matriz ideológica de la barbarie etarra y su doctrina la partera de esa criatura atroz denominada ETA (“Euskadi y Libertad”) que se constituyó un malhadado 31 de julio de 1959 en el santuario de Loyola. El PNV está en deuda con la sociedad vasca y con el resto de la española.

Un paseo por la izquierda
ETA-Batasuna vuelve a casa por Navidad y la jubilación anticipada de Zapatero
 www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

‘El País’ sacaba a relucir que Chávez pudo haber propiciado la huida de varios etarras, según el ex director del CNI. ‘Público’ tiraba en su primera plana contra el presidente del Congreso: “Bono enreda con la sucesión de Zapatero”. Para Escudier, columnista del diario de Roures, el PSOE discute del testamento con el moribundo Zetapé delante.

Se espera en breve un posible anuncio de alto el fuego por parte de la banda terrorista ETA. Y mientras va llegando, en ‘Público’ Isaac Rosa lo veía así: “El de ahora no es un mero trámite, pues queda por delante un camino difícil, pero nos pilla ya cansados. Hasta sus deudos lo esperan a pie de cama impacientes porque estire de una vez la pata”.

De momento, hay “casualidades”, como las definía Javier Vizcaíno en los ‘blogs’ de ‘Deia’, que señalaba cómo de repente “Batasuna vuelve a EITB por Navidad” porque el ente público vasco había vuelto a incluir a la formación ilegalizada: “Está quedando entretenido el vodevil. A ver qué dicen mañana o pasado los otros personajes del libreto, que ya tienen las capuchas de gala en el guardarropía desde hace un rato. Con tanta expectación, lo mismo hacen mutis por el foro y nos quedamos con las ganas”.

Para no desesperar durante la espera –e iba de esperas la cosa– ‘El País’ tiraba de cable estadounidense: “Chávez facilitó la fuga de varios etarras en Venezuela, según el ex director del CNI”. Ocurrió en 2002, cuando Jorge Dezcallar tuvo que esperar durante tres horas en la antesala del despacho del presidente venezolano para solicitar la extradición de varios miembros de ETA. “Los seis etarras estaban perfectamente localizados por el CNI, que facilitó al Gobierno venezolano sus domicilios, actividades e historial delictivo, pero sólo tres lograron ser entregados al Gobierno español porque el resto se esfumaron como por arte de magia”, señalaba el diario de Prisa. Para Dezcallar, hubo ‘queo’ por parte de las autoridades de Venezuela.
Izquierda que sospecha

Pues eso, a la que va llegando en el periódico de Jaume Roures Manuel Saco no parecía saber muy bien por dónde tirar con lo de la prórroga del estado de alarma, que tantas críticas ha generado entre la izquierda mediática aun entendiendo un cierto carácter de inevitabilidad: “Hay una izquierda que sospecha dos cosas, que ya es sospechar: sospecha que los controladores pertenecen a la clase obrera y sospecha, además, que el fin último de alargar la declaración del estado de alarma es el aplazamiento de una posible huelga general diseñada en la sombra para estas vacaciones navideñas”. “La tranquilidad, ya se sabe, no es buena para los vendedores de alarmas”, concluía, quizá aludiendo a columnistas de izquierdas como Javier Pradera o Josep Ramoneda.
Equidistancia

Por ‘El Periódico’ Rosa Paz optaba por una postura de soltarle estopa a los populares mientras que los nacionalistas eran “unos partidos que demuestran más sentido del Estado que el PP, que parece tener más prisa por llegar al poder que por ayudar a resolver los problemas”. Para que no todo cargara del mismo lado, había una advertencia cariñosa al Gobierno porque “no puede dormirse en los laureles de la alarma y debe arreglar de una vez por todas el conflicto con los controladores. Y pronto, porque no es fácil que se le concedan más prórrogas”.
Incógnitas

A quien tampoco parece que estén por concederle una prórroga es a José Luis Rodríguez Zapatero en cuanto a presentarse a las generales de 2012. En RNE el director de ‘Público’, Jesús Maraña, afirmaba que el presidente del Gobierno “no ha despejado esa incógnita, y quizá algunos se están dando demasiada prisa –dentro y fuera del PSOE– para que se despejen esas incógnitas”. Y quizá por eso su diario le daba su primera plana a José Bono por sus polémicas declaraciones con este titular: “Bono enreda con la sucesión de Zapatero”.
De cuerpo presente

En el mismo periódico, sin embargo, un columnista como Juan Carlos Escudier daba por amortizado a Zapatero, al que “le jubilan a los 52 años”, presentando así el panorama interno socialista: “En el PSOE ya se habla abiertamente del futuro sin Zapatero, que viene a ser lo mismo que discutir del testamento a los pies de la cama del moribundo […] Con Zapatero se tiene la sensación de estar asistiendo a una inmolación en directo. Resignado [a] ver derrumbada su imagen ante la opinión pública hasta el punto de no retorno, parece empañado [sic] en que la historia no le recuerde como el hombre que llevó al país a la ruina, y de ahí el suicidio político e ideológico que ejecuta”.
Orden público

Y en estos fríos días Enric Juliana, de ‘La Vanguardia’, acuñaba el término de “bonapartismo socialista” y resaltaba que “el cinismo social y el aventurerismo político de los controladores aéreos han puesto en manos del PSOE la bandera del orden público”.

La duda
«No queremos tener que condenar toda la historia de terror de ETA. Por eso es verdad que Batasuna no puede romper con ETA, porque les une la identidad en la historia de terror»
JOSEBA ARREGI El Correo 18 Diciembre 2010

Bastantes veces hemos podido leer, e incluso escuchar, a Kepa Aulestia decir que ETA no necesita un comité político pues todos los que hablamos de ETA y comentamos sus decisiones y documentos somos su comité político y le facilitamos su trabajo. Se podría añadir a esta intuición tan correcta que a ETA y Batasuna les basta con poner el punto, como a los bertsolaris en las fiestas de los pueblos o en los campeonatos, y raudos acudimos todos a completar el verso. A ETA y Batasuna les basta con cortar y pegar lo que, a incitación suya, decimos los demás, para tener su discurso político preparado.

En ésas estamos también ahora, y de qué manera. Expectantes a ver si Arnaldo Otegi es liberado y, con su carisma en libertad, dirige a Batasuna, y a través de sus planteamientos a ETA, a la nueva tierra prometida de la verdadera democracia que llegará, por supuesto, cuando ellos digan que lo ha hecho. A lo que ellos llaman verdadera democracia, y que el resto de los mortales, menos unos pocos, llaman paz. Y, en el marco de esa expectativa, analizamos cada palabra, cada gesto, cada sentencia, cada reacción a la sentencia, cuántas palabras serán suficientes para que sean creíbles, para que, por fin, podamos descansar y abrazar la tan deseada paz. Incluso hay quien se atreve a celebrar por anticipado la fiesta de la reconciliación y el perdón.

Los expertos nos ayudan a entender lo que está sucediendo, cómo se va produciendo el advenimiento de este tiempo nuevo, cuyos actores, no lo dudemos, son Batasuna y ETA, Arnaldo Otegi y 'Josu Ternera'. Escudriñamos el horizonte para ver si y cómo llega la tregua de ETA. Y la esperamos tanto que, al final, nos conformaremos con cualquier cosa con tal de que se cumpla el enésimo plazo que nos han dado. Y nos olvidaremos de preguntar, porque nos han dicho que no lo preguntemos, por qué Batasuna no rompe de una vez con ETA, especialmente ahora que ETA está tan débil -aunque alguno escriba, con mucha razón, que no lo hace porque será como romper con toda su historia, como quedarse sin identidad propia-.

Y si a ETA/Batasuna le interesa que pensemos que ETA son solo los comandos, y solo cuando atentan, criticamos a aquéllos que piensan que todo es ETA. Pero cuando a ETA y Batasuna les interesa que creamos que ETA es mucho más que los comandos, que es manifestación de un 'conflicto', que forma parte de la mayoría social, que responde a algo que sienten miles y miles de votantes, entonces sí pensamos que ETA es ETA y mucho más que ETA, porque ETA es parte importante del nacionalismo y de la sociedad vasca.

Nos dicen que tenemos que creer que esta vez va en serio, que Batasuna se ha autonomizado frente a ETA, que ya no le pregunta a ETA lo que tiene que escribir, sino que se lo dicta. El subrayado está en que eso se produce ahora, que es la primera vez que ello sucede. Pero nos ponemos todos contentos porque una sentencia de la Audiencia Nacional establece que en 2004 Otegi, Permach y Álvarez ya eran autónomos frente a ETA, eso sí, por vía de ignorancia: participaban de actores principales en un acto de cuya organización completa no tenían ni idea, y eso que aún no habían alcanzado la autonomía que ahora nos dicen haber alcanzado. Probablemente eran solo teloneros sin saber que lo eran. Y nosotros tan crédulos, nosotros tan contentos: los teloneros solo hacían política, y la política no se puede perseguir judicialmente -lo decimos nosotros que somos más demócratas que nadie-, aunque el cantante principal seguía siendo ETA y su terror. Pero los teloneros, los pobres, ¡no sabían nada!

Porque lo importante es que ahora la sociedad vasca, toda ella, quiere la paz, quiere que ETA dé el paso, que Batasuna se incorpore a las vías exclusivamente políticas. La sociedad vasca, toda ella, quiere que desaparezca ETA. Dejemos de lado lo que esta afirmación afirma: que hasta ahora la sociedad vasca, toda ella, no ha querido que ETA desaparezca. No nos pongamos puntillosos. Ahora la sociedad vasca sí quiere que ETA desaparezca.

Sea permitido formular, con todo respeto, una duda: ¿no será que detrás del deseo de paz se esconde el deseo de no tener que enfrentarse a su historia ante el terror, los asesinatos, las víctimas? ¿No será que paz significaría lo mismo que pasar página, olvidar lo que quizá no ha sido más que un mal sueño?

Pero la duda debe ir más allá. No se trata simplemente de dudar si la sociedad vasca quiere de verdad la paz, o si lo que desea es olvidarse de este embrollo que ha sido, y sigue siendo, ETA. Se debe preguntar si la operación a la que estamos asistiendo bajo el epígrafe de que la sociedad vasca quiere esto o lo otro es transmutar a ETA para que ETA siga viva. Y esa transmutación puede permitirle a la sociedad vasca seguir con su buena conciencia de siempre.

Continuar con ETA para terminar con ETA. Es la mejor manifestación de que realmente no queremos que ETA termine. Queremos que ETA deje de ser un trastorno. Queremos que ETA deje de darnos la lata, de que por ella tengamos que preguntarnos qué hemos hecho, dónde hemos estado, cómo hemos actuado con las víctimas. Pero no queremos que el proyecto político de ETA desaparezca, no queremos que las víctimas asesinadas nos griten desde su obligado silencio que el proyecto de ETA es imposible, que está condenado en cada uno de los asesinados. No queremos tener que condenar toda la historia de terror de ETA. Por eso es verdad que Batasuna no puede romper con ETA, porque son lo mismo, porque les une la identidad en la historia de terror.

Y la prueba de este no querer es que hablamos de paz en lugar de hablar de libertad. Pero ETA nos ha robado la libertad, no nos quería, y no nos quiere libres, y por eso nos ha declarado la guerra. Yo no quiero la paz. Quiero la libertad de poder ser vasco como quiera o como pueda, sin que el Aralar de turno me venga a decir que alguien quiere españolizar la sociedad vasca. Me pregunto qué entiende Aralar por pluralismo vasco, si pretende que lo español, lengua, cultura, sentimiento de pertenencia compartido, mezcla, participación en una historia en buena parte común, desaparezca de la realidad social vasca.
Ante esta supervivencia de ETA, hay que reclamar libertad y democracia.

El chantaje de ETA
Alberto Lardiés. Madrid www.gaceta.es 18 Diciembre 2010

ETA organiza su estructura y extorsiona mientras se espera su siguiente anuncio
La Policía francesa sospecha que los terroristas han robado vehículos en los últimos días. ETA tampoco ha frenado su chantaje a los empresarios. La banda aún cuenta con efectivos como para atentar y se nutre de los miembros no fichados que están en Segi.

ETA no ha frenado, ni mucho menos, su acción criminal desde que anunció su “cese de las acciones armadas ofensivas” el pasado 5 de septiembre. Pero además, en los últimos días, cuando tanto se habla de su próximo comunicado, que podría conocerse hoy mismo y en el que pedirá la “verificación” de su tregua, la banda asesina sigue robando vehículos, reorganizando su maltrecha estructura y enviando cartas de extorsión a empresarios.

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por LA GACETA insisten en que los terroristas trabajan a destajo en la reorganización de las diferentes estructuras. La siniestra organización ha quedado severamente dañada gracias a la labor impagable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad durante los últimos años. Y ahora intenta rehacerse, aunque la mayoría de expertos consideren que sólo puede dar sus últimos coletazos.

Los aparatos logístico y militar de ETA han sido los más golpeados por los agentes del orden. Los sistemas de comunicación y encriptamiento de la banda ya han quedado superados. Aun así, las fuentes consultadas aseguran que la organización terrorista dispone de efectivos suficientes como para poder atentar. Se trata sobre todo de legales (miembros no fichados por la Policía) en muchos casos provenientes de Segi, el tentáculo juvenil. La clave radica en organizarlos, que es el objetivo en que ahora se afanan los dirigentes etarras. Los expertos señalan que los grupos o comandos cada vez son más minúsculos y están desconectados por completo unos de otros, para impedir las detenciones en cadena.

Además, los etarras necesitan vehículos para moverse a sus anchas por suelo francés. Es habitual que perpetren robos, y no han dejado de hacerlo durante su tregua. Las autoridades del país galo sospechan que la banda criminal está detrás de varios robos cometidos en los últimos días. Más en concreto, varios medios han publicado que los agentes franceses creen que ETA sustrajo un vehículo el pasado martes día 14 en la localidad de Champagne-Mouton, casi a 200 kilómetros al norte de Burdeos.

Por supuesto, ETA tampoco ha frenado su chantaje a los empresarios vascos y navarros, que siguen recibiendo cartas de extorsión en las que se les reclama el mal llamado impuesto revolucionario. Recientemente, Europa Press ha desvelado que los etarras han llegado a pedir 800.000 euros a los empresarios en su última remesa de misivas. Por último, como ha sucedido en cada tregua de ETA, la violencia callejera, conocida como kale borroka, tampoco ha desaparecido. Los cachorros de la banda asesina siguen sembrando el terror.

SENTENCIA DE LA AN
Ángeles Pedraza: “Es un dolor gratuito, algo indigno”
 Minuto Digital 18 Diciembre 2010

Pedraza ha subrayado la “humillación” que supone para las víctimas la exposición de fotos de presos etarras y ha preguntado qué sucedería si las calles estuvieran llenas de fotos de violadores o pederastas.

“Es un dolor gratuito, algo indigno”, ha lamentado antes de plantear si, dadas estas decisiones, no será necesario poner sobre la mesa una reforma legal para evitar sentencias como la última de la Audiencia Nacional.

Las víctimas del terrorismo han criticado duramente la sentencia de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que señala que la exposición de fotos de presos de ETA debe entenderse en “clave de crítica política” y no como un delito de enaltecimiento del terrorismo y han advertido del daño que hacen este tipo de decisiones a la lucha antiterrorista.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, ha lamentado la sentencia y ha advertido de que es “la guinda del pastel” y “la última ayuda” para que los terroristas puedan presentarse a las próximas elecciones y tener representación en las instituciones.

“Es una ayuda a la puesta en marcha del teatro que se está montando para que estén en las instituciones, es intolerable la catarata de sentencias que estamos conociendo estos días”, ha lamentado.

En el mismo sentido se ha manifestado el presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, que ha calificado con un “suspenso” al ponente de la sentencia. “El que no lo ha sufrido en sus carnes no tiene idea de lo que va esto”, ha reconocido antes de explicar que, a su juicio, esta sentencia ha recurrido a la terminología política antes de aplicar el sentido judicial.

Sin embargo, Portero considera que se trata de una opinión “minoritaria” en el seno de la Audiencia Nacional y una manera de interpretar la ley “absolutamente diferente de la opinión de muchos juristas”. Por ello, ha apostado porque la Audiencia tenga un “criterio común” para evitar que pueda dictar sentencias “diametralmente opuestas” entre ellas.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial