AGLI

Recortes de Prensa   Jueves  23  Diciembre  2010

 

Análisis de situación (II): La socialización del coste de la crisis
Luis del Pino Libertad Digital 23 Diciembre 2010

Que estamos en la ruina es un hecho. El debate ya no se centra en si vamos a quebrar, sino en cuáles serán las consecuencias de esa quiebra que ya se da por descontada.

Cada vez se alzan más voces reclamando una terapia de choque. Se plantea incluso la posibilidad de formar un gran gobierno de coalición, que afronte desde una óptica no partidista lo que ya constituye una auténtica situación de emergencia en el terreno económico. Un gran gobierno de coalición capaz de imponer una serie de reformas económicas que, aunque no eviten la quiebra, al menos aminoren sus efectos.

Pero ese planteamiento es profundamente incorrecto, porque parte de un error de concepto: confundir la enfermedad con el síntoma.

Nuestro problema - nuestra enfermedad - no es la ruina económica: la quiebra de nuestras finanzas no es más que la manifestación - el síntoma - del verdadero problema de fondo, de la verdadera enfermedad, que no es otra que la ruina institucional.

Todos los países han sufrido la crisis desatada por el estallido de la burbuja inmobiliaria global. Pero, mientras que otras naciones han recuperado ya la senda del crecimiento, en España las consecuencias de la crisis han sido mucho más calamitosas y amenazan con derivar en un estancamiento de larga duración. Porque, a diferencia de otros países que cuentan con instituciones sólidas, en España tenemos un sistema político profundamente perverso. Nuestras democracia está gravemente enferma y es esa enfermedad la que nos hace mucho más vulnerables a cualquier crisis.

Contamos con un estado autonómico inviable y con un sistema político nada representativo, y el mantenimiento de ese estado y de ese sistema requiere de ingentes cantidades de dinero, que se invierten en comprar una estabilidad artificial.

Ese dinero se invierte, por ejemplo, en mantener unos partidos y unos sindicatos que no podrían vivir de las cuotas de sus afiliados. Se invierte en dar de comer a dieciocho redes clientelares distintas, que refuerzan el poder caciquil del gobierno central y los gobiernos autonómicos. Se invierte en generar tensiones territoriales artificiales, que falsean el debate político y destruyen lentamente el poder y la cohesión del Estado.

Mientras no afrontemos ese problema, mientras no encaremos el verdadero origen de nuestros males, cualquier medida exclusivamente económica será inútil, además de inmoral.

Inmoral, porque no se puede exigir sacrificios a los ciudadanos mientras se sigue malgastando el dinero a manos llenas por parte de las distintas administraciones públicas. E inútil porque, aunque se consiguiera estabilizar temporalmente las cuentas por el procedimiento de empobrecer significativamente a los españoles, el motor de nuestra economía no podrá funcionar a pleno rendimiento mientras no se deje de desperdiciar dinero en rozamiento interno. ¿Cómo puede ser competitiva, por ejemplo, una pequeña o mediana empresa española que se ve forzada a lidiar con dieciocho legislaciones diferentes?

En consecuencia, ¿qué es lo que se debe hacer? Pues aprovechar la oportunidad que la crisis nos presenta para reclamar las verdaderas reformas estructurales que nuestro país necesita.

Lo que debemos exigir no es que se pongan en marcha medidas de ajuste duro que hagan recaer el peso de la crisis sobre las espaldas de los ciudadanos, sino que se acometan las reformas estructurales que permitan evitar otras crisis similares en el futuro:

- es el momento de reclamar un desmantelamiento parcial y una armonización del actual sistema autonómico;

- es el momento de exigir reformas que incrementen la participación ciudadana y la representatividad del sistema parlamentario;

- es el momento de acabar de raíz con el asalto nacionalista a la Constitución y poner en marcha políticas de estado que defiendan los intereses reales de los españoles, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Voy más allá: no sólo no debemos exigir que se apliquen medidas de ajuste duro a los españoles, sino que debemos oponernos activamente a que esas medidas de ajuste duro se apliquen mientras no se hayan acometido, con carácter previo, esas otras reformas que permitan atajar el verdadero problema de fondo.

Debemos, por ejemplo, oponernos a cualquier bajada de las pensiones mientras no se ponga coto al despilfarro autonómico: acabemos primero con las redes clientelares y exijamos luego a los pensionistas que se ajusten el cinturón.

Siempre me han hecho mucha gracia esos anuncios donde se pide a la gente que ahorre agua al lavarse los dientes. Y me hacen gracia porque, cada vez que los oigo, me acuerdo de que más de un 30% del agua captada se pierde en las fugas de los propios sistemas públicos de conducción, por un mantenimiento inadecuado de las cañerías. Y me acuerdo también de que, a través de la desembocadura del Ebro, se tiran al mar más de 130.000 litros de agua dulce por habitante y año. Esos 130.000 litros por habitante tirados al mar darían para que nos laváramos los dientes varias decenas de veces al día, hasta desgastárnoslos.

Pues bien, de la misma manera que no tiene sentido pedir a los ciudadanos que ahorren un poco de agua mientras se desperdician por otro lado cantidades ingentes, tampoco tiene sentido pedir a los ciudadanos sacrificios mientras el estado sigue derrochando el dinero con prodigalidad.

¿Ajuste duro? Reparemos primero las cañerías del estado y evitemos que se viertan cataratas de dinero en el mar de la corrupción, de las tensiones autonómicas y del clientelismo.

Exijamos, antes que nada, que se aprieten el cinturón las propias administraciones y aprovechemos para pedir la reforma del estado autonómico, la separación de poderes y la profundización en los mecanismos de participación democrática.

Exijamos, en definitiva, que no traten de socializar el coste de la crisis quienes no quieren otra cosa que perpetuar los vicios que han dado origen a la presente ruina.

De lo contrario, no sólo estaríamos haciendo recaer el peso principal de la crisis sobre quienes no la han provocado, no sólo estaríamos renunciando a pedir responsabilidades a los verdaderos culpables de nuestra ruina, sino que estaríamos desaprovechando esa oportunidad de oro (quizá la última) que la crisis nos presenta para mejorar nuestra maltrecha democracia.



COMUNICADO DE PRENSA:
CONVIVENCIA CIVICA CATALANA CONSIGUE QUE EL TRIBUNAL SUPREMO DECLARE QUE EL
ESPAÑOL DEBE SER TAMBIÉN LENGUA VEHICULAR EN LAS ESCUELAS CATALANAS

Convivencia Civica Catalana 23 Diciembre 2010
*La Sala tercera de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo dictó el día de ayer tres sentencias en las que declara que el español no puede ser excluido como lengua vehicular de la enseñanza y de aprendizaje en las escuelas catalanas, sentencias que nos han sido notificadas en el día de hoy*.

Ello significa la inequívoca condena del sistema de inmersión lingüística que excluye de la condición de lengua vehicular al castellano, reduciéndolo a la de mera asignatura, que los gobiernos catalanes ha impuesto en las escuelas catalanas.
**
*Los recursos que han dado lugar a las sentencias fueron interpuestos por el gabinete jurídico de CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA a instancias de los padres afectados*.

Los fundamentos jurídicos de las sentencias reiteran la doctrina que el Tribunal Constitucional recoge en su Sentencia sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña en el sentido de que ambas lenguas cooficiales, el catalán y el castellano en el caso de Cataluña, deben ser obligatoriamente lenguas vehiculares en la enseñanza en las comunidades con cooficialidad lingüística.

CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA no puede sino expresar su satisfacción por lo que considera el principio del fin del sistema de inmersión lingüística, y
la restauración del principio de legalidad en un ámbito de mayor importancia como es el de la libertad lingüística en la enseñanza obligatoria y una recompensa al fin de sus muchos años de esfuerzos en favor de la libertad lingüística.

CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA exigirá del Gobierno catalán el inmediato cumplimiento efectivo de las sentencias y la modificación del modelo
lingüístico escolar, para acomodarlo al orden constitucional que prescribe la consideración de ambas lenguas, el castellano y el catalán, sean igualmente lenguas vehiculares en la enseñanza en Cataluña.

Un saludo
Convivencia Civica Catalana
www.convivenciacivica.org

¿El fin de la normalización lingüística?
Tarrío. http://refugioliberal.blogspot.com 23 Diciembre 2010

Importantísmos fallos del Tribunal Supremo sobre el uso del castellano como lengua vehicular en los centros docentes de Cataluña, y, por extensión, del resto de España con una situación de cooficialidad de lenguas. El Tribunal Supremo sienta Jurisprudencia en tres aspectos esenciales sobre el uso del castellano como lengua vehicular:

1.- Los ciudadanos tenemos derecho a que el castellano sea lengua vehicular en el sistema educativo.
2.- Si las administraciones en las que coexisten dos lenguas oficiales, consideran que debe otorgar un trato de favor a alguna de ellas, éste debe cumplir dos requisitos esenciales:

a) Dicho trato de favor no puede suponer en ningún caso que el castellano quede relegado a un porcentaje que haga ilusoria su consideración de lengua vehicular (como si se tratara del estudio de una lengua extranjera)

b) El trato de favor tendrá, en todo caso, carácter transitorio, hasta la consecución de la conjunción lingüística o bilingüismo integral, único que garantiza el principio de lealtad institucional entre administraciones públicas. Es decir, el objetivo normalizador ha de ser que la proporción en el uso de las lenguas cooficiales sea equivalente

3.- Los padres tienen derecho, si así lo demandan, a que los centros les dirijan las comunicaciones también en castellano.

En conclusión, el Tribunal Supremo, expulsa del sistema educativo la imposición monolingüe, que margina a los ciudadanos castellano/hablantes, e impone, en todo caso, un claro límite a las políticas de normalización lingüística de las administraciones.

Así, siendo cierto que deja al arbitrio y competencia de la administración el establecimiento de políticas lingüísticas de discriminación positiva favorable al catalán, en función del grado de normalización de la sociedad catalana, no es menos cierto que limita dichas políticas, temporalmente, al establecer su carácter transitorio, normativamente, al obligar a la motivación suficiente de tales políticas, y delimita la finalidad y objetivo de las mismas: la consecución de un bilingüismo integral, modelo constitucional que garantiza el principio de lealtad constitucional entre Administraciones Públicas.

¿Estamos, por tanto, ante el fin de las políticas de normalización lingüística? En mi opinión, estas sentencias no acaban con dichas políticas, pero sí las dejan heridas de muerte, al establecer que su objetivo no puede ser, en ningún caso, el establecimiento de una educación monolingüe, y, por tanto, deja fuera del ordenamiento jurídico aquellas políticas que pretenden marginar a los ciudadanos castellano/hablantes en aquellas regiones en las que éste convive con otra lengua oficial.

Pero hemos de recordar aquí, una vez más, que una sentencia que no se ejecuta es, simplemente, papel mojado. Y en este sentido, la casta gobernante catalana (la saliente y la entrante) ya se ha apresurado a decir públicamente que no acatarán las sentencias del Supremo, negando incluso a éste competencia para inmiscuirse en sus políticas lingüísticas. Y esto coloca el problema, de nuevo, en el ámbito político: ¿qué partido político nacional se comprometerá a hacer cumplir estas sentencias? ¿quién se atreverá a meter en cintura a la nueva Generalidad de Cataluña?¿los mismos que necesitarán sus votos para gobernar en España? Veremos.

Salud y Libertad

Catalán
La sentencia
José García Domínguez Libertad Digital 23 Diciembre 2010

Viene de establecer el Supremo que la lengua mayoritaria de los catalanes, o sea el castellano, conviva dentro de las aulas en incierto "equilibrio" con la siguiente por número de hablantes, el catalán, a la sazón verbo materno de un tercio de la población. Diríase, pues, que la inmersión acaba de ser proscrita con todas las de la Ley por violentar derechos fundamentales amparados en la Constitución. Sentencia histórica que hemos de agradecer a la muy lerda torpeza del tripartito. Y es que, creyendo insuficiente la añagaza de la "lengua propia", introdujeron el "uso preferente del catalán" en el Estatut. Ya se sabe, preferente connota única, y única significa exclusiva. El truco, cómo no, colaría en La Moncloa y en las sesiones de cepillado del Guerra. Pero, ¡ay!, el Tribunal Constitucional no terminó de pasar por el aro.

Así, reza inapelable el veredicto suyo que nadie ha tenido tiempo aún –la pereza, crónica enfermedad española– de leer: "Las Administraciones públicas [...] no pueden tener preferencia por ninguna de las dos lenguas oficiales". Eso rompería el "equilibrio inexcusable entre dos lenguas igualmente oficiales y que, en ningún caso, deben tener un trato privilegiado". "Solo los particulares [...] pueden preferir una u otra de ambas lenguas. Y hacerlo, además, en perfecta igualdad de condiciones [...], lo que excluye que [...] quienes prefieran el castellano hayan de pedirlo expresamente". Un mandato que, por cierto, no solo alcanza a los pupitres sino que pende sobre el universo institucional todo, empezando por los cartelitos de las calles y acabando por las multas a los tenderos.

Sí, lector, sí le escucho cuando me dice: "Pierda toda esperanza, no la aplicarán". Y cuando añade: "Recuerde el alarde chulesco de Mas que tanto celebraron los palmeros de la prensa: ‘Señor Rivera, fíjese si somos abiertos que en la televisión nacional del país usted puede hablar en castellano y no pasa nada’". Descuide, lo recuerdo. Como recuerdo la letra y la música del artículo 155 de nuestra Carta Magna, ése que emula la "coacción federal" de la Constitución alemana. El mismo que, ante la insubordinación de una comunidad autónoma, ordena al Gobierno imponer el cumplimiento forzoso de sus obligaciones. Sana profilaxis para cuyo ejercicio apenas se requiere la expresa autorización del Senado. ¿Osaría hacerlo Poncio Pilatos? Se admiten apuestas.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

El final que merece ETA
Editoriales ABC 23 Diciembre 2010

El fin de ETA ha de ser victorioso para la democracia. Sería un sarcasmo sangriento que los genocidas de ETA tuvieran un final tranquilo

UNA vez más, ETA ha conseguido crear expectación en torno a un comunicado que se daría a conocer de forma inmediata y con el que anunciaría un alto el fuego permanente y verificable. A renglón seguido habrá que preguntarse de qué servirá que ETA anuncie su enésima tregua, cuando es conocido su criterio de que las treguas están al servicio de su estrategia terrorista y de que, por esto mismo, las utiliza para confundir a los demócratas, recuperar fuerzas en etapas de recesión terrorista y hacer hueco a sus sicarios de Batasuna para participar en las siguientes elecciones. De hecho, los terroristas han vuelto a robar en Francia materiales para falsificar documentos y se sospecha que han podido hacerse también con un vehículo. Es una repetición de la farsa de 2005-2007, durante la cual ETA lanzó el señuelo de la tregua y aprovechó para recomponer sus maltrechas filas.

Y aunque fuera cierto que ETA se encuentra en estado terminal, ahora más que nunca hay que tener aprendida la lección de que bajo ningún concepto ETA puede administrar su extinción para procurarse los beneficios que no ha obtenido mientras ha estado asesinando, de que su desaparición ha de ser el resultado de una derrota en toda regla, policial y judicial, y de que su paso a la historia debe estar escrito como el de una pura y simple organización criminal. Por eso, también el final de ETA debe conllevar el de su deslegitimación histórica y social, no con el recuerdo de «activistas» de buena fe que confundieron el romanticismo con la violencia. Simples asesinos, y nada más. Y esta es la responsabilidad del Gobierno vasco presidido por Patxi López, quien sólo va a tener una oportunidad para echar el candado a un tiempo de oprobio nacionalista. Es la oportunidad que debe aprovechar con el apoyo del PP.

El fin de ETA ha de ser victorioso para las víctimas y para la democracia, sin cambiar de estrategia para lograr un magro anticipo de unas semanas o unos meses. Y si la lógica de la ética, del Estado de Derecho, de la justicia, obliga a esperar más, siempre será mejor que dar a los terroristas la última baza, o permitirles el consuelo de decir que acabaron cuando quisieron. Embarcada nuestra Justicia en perseguir los genocidios cometidos en los cuatro puntos cardinales del planeta, sería un sarcasmo sangriento que los genocidas de ETA tuvieran un final tranquilo.

Un aggiornamiento imposible
Me voy antes de que me echen. Me voy salvando mi proyecto político. Todo muy bonito pero llega demasiado tarde
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 23 Diciembre 2010

ZAPATERO ha secuestrado al PSOE y convertido en un partido radical. Secuestro consentido por quienes vieron en ese giro estratégico la manera de superar la socialdemocracia clásica, naufragada la Tercera Vía de Blair. Critican el imperialismo del mercado y la dominancia de lo económico, pero fueron ellos los que creyeron que el ciclo había muerto, que el crecimiento estaba garantizado y era un movimiento perpetuo y que podían por tanto ocuparse de otras cosas. Surge así el partido de la alegría, la irresponsabilidad y el desatino. Un partido de vacaciones permanentes cuya única preocupación era pensar en maneras de gastarse el excedente que la lógica de las cosas iba a generar naturalmente. Fue esa ceguera ideológica, esa convicción íntima de que habíamos entrado en una fase ulterior del capitalismo la que les impidió entender la crisis económica y perder el contacto con la realidad. La que ha llevado a España a ser el problema de Europa. La que explica que los socialistas estén casi veinte puntos por debajo en todas las encuestas.

El presidente Zapatero intenta ahora responder con un doble movimiento. Recuperar la socialdemocracia para encargarse de las cosas serias como la economía y anunciar una renovación ideológica y programática del partido socialista que afecte incluso a su cartel electoral. Intenta así demostrar que el capitán sigue vivo y tiene un plan. Sobre todo a los suyos antes de que se le amotinen como en el Bounty. Esa es la única explicación de la confidencia interesada del presidente. Me voy antes de que me echen. Me voy por responsabilidad y convicción. Me voy salvando mi proyecto político. Todo muy bonito pero llega demasiado tarde.

El PSOE volverá ser un partido socialdemócrata. Incluso volverá al federalismo cooperativo y se olvidará de delirios asimétricos y otras geometrías en red variable. Pero no antes de purgar sus errores en el frío de la calle. La única pregunta relevante es si ese viaje se llevará por delante a toda una generación de compañeros de aventura de Zapatero, si tendrá que ser pilotada por el padre superior Rubalcaba, que ejerciendo de anciano ilustrado ponga orden en la adversidad y proceda a la liquidación del patrimonio para resarcir a los acreedores. Visto lo sucedido ayer en el Congreso tendrá que ser así, porque dos de las estrellas rutilantes del firmamento radical, Leire Pajín y Ángeles Sinde, demostraron haber superado cualquier benévola aplicación del principio de Peter. Escuchar que la prohibición de fumar en los bares abrirá ese espacio de convivencia y esa línea de negocio a niños y ancianos fue un momento mágico de la estupidez radicaloide. A beber niños que fumar mata. A beber abuelo que la Seguridad Social tiene problemas. Valiente memez. Lo de Sinde es más complicado. Porque teniendo razón en el fondo, su incapacidad política, su parcialismo y los compromisos y deudas del gobierno con un sector muy concreto de la producción cultural, la convierten en presa fácil de una estrategia fracasada.

Con estas dos ministras como ejemplo más reciente y patético ha muerto la forma de entender el mundo de ZP. Una forma cruce de Italia y de la costa oeste americana que ha funcionado mientras soplaban vientos favorables y el clientelismo de la sociedad civil ha permitido jugar con los presupuestos públicos. Hoy el PSOE necesita «matar al padre» si quiere recuperar un mínimo de credibilidad, porque su vuelta a los orígenes socialdemócratas no será creíble sin un sacrificio ritual. Pero parece inhumano, prolongar innecesariamente el sufrimiento. Es inhumano para el propio Zapatero partidario del derecho a una muerte digna. Y para el país que no se merece pagar tanto los costes de su fracaso.

Zapatero llega al "colorín colorado, este cuento se ha acabado"
José Antonio Gundín El Semanal Digital 23 Diciembre 2010

La confidencia navideña sobre su destino político ha disipado las dudas que había en el PSOE de no contar con él. El socialismo, huérfano de un liderazgo sólido, vive el fin de una etapa.

Con José Montilla de cuerpo presente, calcinado en la hoguera de la izquierda infiel a sí misma, la confidencia de Zapatero sobre su futuro político adquirió solemnidad bíblica: "Uno de vosotros sabe mi destino". Le faltó añadir: "Aquel que me bese, ése es". Pero no parece que haya cola para besar a Zapatero. Más bien todo lo contrario, si hemos de prestar oídos al murmullo que asciende desde la sala de máquinas del PSOE.

Ya no es solamente José María Barreda el que, viendo peligrar su cabeza ante el avance de Cospedal, sufre ataques de ansiedad cada vez que le nombran al presidente del Gobierno. También en Andalucía, donde Griñán cultiva la compañía de Felipe González para contrarrestar las malas influencias, cunde el pánico; y en Aragón, y en Barcelona, y en Sevilla...

Pero nadie lo ha expresado con tan abierta crudeza como el grupo de presión que lidera Alfonso Guerra, quien ayer mismo colgaba en la web de su fundación un artículo de Félix Tezanos con frases tan significativa como ésta: para remontar electoralmente, el PSOE necesita hacer cambios importantes en el liderazgo porque "eso es lo que desea en estos momentos la inmensa mayoría de los afiliados y lo que más conviene a la situación política de España". La rebelión en los cuarteles socialistas crece con el paso de los días y hasta José Bono se permite abrir espacio en el Club de la Comedia para sacar liebres de la chistera, repartir golosinas y lanzar puñalitos con el filo envenenado.

Todo ello configura un aroma a descomposición que se cuela inevitablemente por las rendijas más insospechadas, y así suecede que una reforma emblemática, como la "Ley Sinde", naufraga estrepitosamente debido a la falta de coordinación entre Rubalcaba, Jáuregui y Alonso. Unos por otros, la iniciativa fue tumbada con estrépito en el Congreso, dando la sensación de que el Gobierno ya no puede controlar la reacción de sus interesados aliados del PNV y de CiU.

Más allá de la trascendencia que pueda tener la "Ley Sinde" para poner coto a la piratería en internet, el fiasco del martes es una muestra del fin de etapa que vive el socialismo gobernante, agobiado por una crisis que no sabe combatir y huérfano de un liderazgo sólido y creíble. Dan la imagen de quienes han bajado los brazos y ya sólo aspiran a que la derrota de mayo no adquiera proporciones apocalípticas.

En esta tesitura, el prometedor papel de Rubalcaba también se desdibuja. Lejos de adquirir el brillo y relumbrón que le pronostican las malévolas lisonjas de Bono, de nada le sirve a la "liebre eléctrica" sortear a los galgos, que viaje a Afganistán, replique a Soraya o le salve la cara a Salgado, si en el momento más inoportuno llega Zapatero y le hace la zancadilla. Si a alguien ha perjudicado de verdad la confidencia navideña ha sido a Rubalcaba, que le ha destrozado el libreto y ha estimulado el apetito de sus adversarios dentro del partido.

La conclusión de todo ello es que la incógnita sobre la decisión de Zapatero carece de relevancia política: simplemente, ya nadie cuenta con él. Podrá escoger como un privilegio el día en que lo proclame, pero el contenido del anuncio que todo el mundo está esperando, sus amigos y sus enemigos, sólo es uno: "Me voy".

Por más que algunos de sus irreductibles se postulen como escudos humanos hasta el último segundo, los coroneles del PSOE ya no están dispuestos a que Zapatero les comande en las próximas generales y les conduzca a una carnicería. Si tenían alguna duda hasta ahora, se la disipó la confidencia navideña del lunes a los periodistas. Como dijo días atrás un eminente socialista con fama de coñón: "Colorín colorado, este cuento está acabado".

Un año más
César VIDAL La Razón 23 Diciembre 2010

Un año más hemos llegado a las Navidades. No en la mejor situación, todo hay que decirlo, con un presidente del Gobierno que anda mareando la perdiz de si se queda o se va, con una oposición que no mueve un dedo esperando que el monigote se caiga por sí solo, con unos nacionalistas empeñados en echar la leña al fuego en el que se está quemando nuestro sistema constitucional y, sobre todo, con unas familias que cada vez andan más agobiadas para llegar no a fin de mes sino adonde buenamente puedan.

Con todo y con eso, nuestra visión de la Navidad no debería verse afectada porque su razón de ser es, por tópico que parezca, recordar el nacimiento de Jesús y, ciertamente, la Historia de la Humanidad sería totalmente distinta si Jesús no hubiera venido al mundo. No se trata sólo de que la sabiduría moralmente elevada de Israel seguiría confinada a un grupo pequeño de personas que sería visto por los demás con acentuado antisemitismo por su manía de guardar el sábado o de mantener una dieta específica, sino que nuestra sociedad padecería los males típicos de la, por otros conceptos magnífica, cultura clásica.

La esclavitud, por ejemplo, seguiría siendo algo normal e incluso obligado porque, como señaló Aristóteles, algunos hombres nacen para ser esclavos. Las mujeres continuarían casándose a los doce años –el límite de edad establecido en la ley de las Doce tablas– en matrimonios concertados y sufrirían una tasa de mortalidad superior a las de las naciones más atrasadas del actual Tercer mundo.

Los niños podrían ser abandonados por sus padres en el mismo momento de nacer si así convenía a la economía doméstica –casi siempre le convenía cuando se trataba de la segunda niña–, los enfermos serían abandonados en las cunetas por los propios parientes para facilitar su muerte rápida y evitar el contagio, y los ancianos… ah, los ancianos no pocas veces recibirían alguna forma de eutanasia.

Se podrá decir que a todo eso nos están empujando ZP y sus acólitos y puede que sea cierto, pero de momento no han logrado acabar con veinte siglos de cultura. Entendámonos, sin haber nacido Jesús, seguiríamos teniendo elecciones y se construirían calzadas, pero en medio de la tristeza típica de los clásicos que sólo cambió porque nació Jesús. Y todo en el supuesto de que Roma hubiera resistido a los bárbaros, porque si, al final, godos o hunos hubieran prevalecido arrasando el imperio, nada nos habría llegado de la cultura clásica salvada por el cristianismo.

Tampoco habríamos conocido la fundación de la universidad en la Edad Media, la revolución científica del s. XVI, la doctrina contemporánea de los Derechos Humanos o la democracia moderna. Nada de eso tendríamos si Jesús no hubiera nacido y, por encima de todo, millones de personas no habrían sabido lo que es la paz de corazón ni la esperanza en medio de las dificultades ni la confianza serena en la vida tras la muerte. Todo eso –y más– se halla a disposición de aquellos que abren sus corazones a Jesús a pesar de la crisis económica o de la desastrosa casta política que padecemos. Alegrémonos, pues, aunque no parezca que hay motivos. Los hay sobrados, siquiera porque en 2010 podemos darle gracias a Dios porque hace más de dos mil años nació Jesús.

El comunicado y la alerta
*Mª Luisa García-Franco www.gaceta.es 23 Diciembre 2010

Algunos se hacen los tontos aunque la Policía francesa alerta de la actividad de la banda.

Todos estamos pendientes del comunicado de ETA que puede, o no, haberse hecho público durante las horas que pasan entre que yo escribo estas líneas y ustedes las leen. Los políticos que comen y cenan con asesinos, sin que se les corte la digestión, llevan tiempo anunciándolo como inminente; luego se supone que, tarde o temprano, sabremos qué quiere decirnos ETA en estos momentos. Cabría preguntarse, sin embargo, si hay alguien que, después de las experiencias anteriores, va a creer a los terroristas.

Me caen mejor los ingenuos que los escépticos, pero no soporto a los que se hacen los tontos, ni a los que prescinden para sus análisis de las realidades que contradicen sus tesis. Estos últimos abundan en nuestro país, donde se transmite a los ciudadanos el mensaje de que ETA quiere dejar de matar, sin tener en cuenta que la Policía francesa ha alertado a la española dos veces en diez días de la actividad de la banda, que sigue robando coches y que acaba de asaltar una empresa; donde se ha aprovisionado de abundante material para falsificar documentos, que le permitirán burlar controles policiales.

El Gobierno de Zapatero ya actuó así en 2006. Creyó a ETA hasta el momento en el que estalló un coche bomba en la T-4 de Barajas, a pesar de que previamente habían ocurrido cosas que hubiera debido tener en cuenta, como el asalto que se produjo, en mitad de la tregua, a una armería de Vauvert, donde un comando de la banda terrorista robó 350 pistolas.

Es más fácil convencerse de que de repente va a ocurrir lo que todos deseamos que ocurra, que asumir que hay que seguir trabajando para conseguirlo. José Luis Rodríguez Zapatero es experto en creer a quien le trae las mejores noticias y en descalificar al que pretende que afronte la realidad. Con una persona así al frente del Gobierno, todo se complica siempre. Esperemos que esta vez no tengamos que pagarlo en vidas humanas.

*Mª Luisa García-Franco es periodista.

11-M
El crimen del siglo
Gabriel Moris Libertad Digital 23 Diciembre 2010

Los días 19 y 20 pasados, una parte minoritaria de la prensa se ha hecho eco de la sentencia dictada por un tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid sobre un recurso presentado por el ex tedax Sánchez Manzano contra el diario El Mundo y cuatro de sus directivos y colaboradores. El contenido de la misma, analizado con imparcialidad, parece razonable. No obstante, el tribunal establece diferencias entre verdad periodística, verdad judicial y verdad real de los hechos. Para cualquier víctima de aquellos atentados, incluso para cualquier ciudadano normal, no existe más verdad que la de unos hechos que motivaron la pérdida de tantas vidas humanas y que al día de hoy seguimos sin investigar y sin aclarar.

A continuación quiero expresar de la forma más clara posible mi forma de entender la ansiada verdad sobre este caso.

La claridad creo que es el primer paso para conocer la verdad. El mutismo, el silencio sepulcral, las cortinas de humo que continuamente aparecen sobre este asunto, son una prueba evidente de que se concibió, se ejecutó y se está "tratando" de forma exclusivamente politizada.

No, me opongo frontalmente a que "el Crimen del Siglo" sea continuamente utilizado por y para los políticos. El asesinato de tantos inocentes, las lesiones causadas a tantos supervivientes es obra de unos malhechores. Pueden ser políticos, policías, traficantes de droga, encubridores, profesionales de cualquier tipo, pero ante todo son malhechores y criminales.

¿Por qué no hay consenso entre todos los estamentos sociopolíticos para descubrir a los malhechores? Alguna razón de peso habrá. Las razones meramente políticas no nos sirven ni a las víctimas ni a los ciudadanos de bien ni a los políticos honrados que se sienten implicados en descubrir la verdad del crimen ¿Les sirven a algunos políticos? Que nos den las razones para que ello se trate como se está haciendo. Todo crimen, en cualquier país del mundo ha de ser investigado (sin límites), descubierto, juzgado y condenado según el ordenamiento jurídico correspondiente. No creo que pidamos nada imposible. Más bien se trata de algo lógico y de lo más natural del mundo.

Si decididamente alguien quiere no desvincular la política de la investigación criminal, que nos den razones serias. Nadie mancha las instituciones ni el parlamento sino aquellos que no optan por clarificar un crimen como el que nos ocupa.

¿Quién quería y quiere hoy saber la verdad? La inmensa mayoría de los ciudadanos. Pues pongámonos todos manos a la obra y hagamos lo que cada uno, a su nivel, pueda hacer. Algunos ya hace tiempo que están trabajando en esta línea y creo que, las más de las veces, contra viento y marea. Algún día, tarde o temprano, la sociedad en general, y las víctimas en particular, seremos justos con ellos y les reconoceremos su esfuerzo por conocer la verdad y por colaborar a que la justicia y la paz se hagan realidad en este horrendo crimen.

La esperanza de que así sea no la perderemos hasta lograr nuestro propósito. Trabajemos sin descanso para que no pasen tantos años como en el caso del crimen de "El Descanso" y otros muchos de nuestra reciente historia.

Río Cabe
Vuelven los almorávides
Serafín Fanjul Libertad Digital 23 Diciembre 2010

La señora mamá del niño contestón y moro de La Línea de la Concepción se llama Jadiya Mrabet y no es que pretendamos encontrar una premonición en el nombre de esta mujer, pero Jadiya fue la primera esposa de Mahoma (y tía) y Mrabet es la forma vulgar marroquí de murabit (almorávide, en español), es decir, los que pelean por el islam en las fronteras, bien fortificados en un ribat. Mas dejemos las filologías y las casualidades por simbólicas que sean y recordemos que las invasiones africanas de los siglos XI y XII (almorávides, almohades) amén de derribar a los corruptos y divididos régulos de las taifas andalusíes, trajeron oleadas de barbarie e integrismo –digamos, para entendernos– y estuvieron cerca de dar al traste con la Reconquista, lo cual hoy en día no podríamos ni lamentar, porque ni nos percataríamos de lo que habíamos perdido al no tenerlo jamás.

En nuestros días, las invasiones se llevan a cabo con métodos más sofisticados y menos espectaculares, aunque tampoco falten ni se excluyan a medio plazo los procedimientos tradicionales de ocupación y degollina, según las latitudes y las circunstancias. En nuestro caso, la inserción, aparentemente pacífica, de poblaciones extrañas (no sólo musulmanes) viene promovida y avalada por intereses económicos locales que no ven más allá de la ganancia inmediata, sin importarles una higa el conflicto que a largo plazo dejan a los países receptores. Fue el caso de la inicua trata de esclavos hacia América en otros tiempos y es también el de Europa –con formas suavizadas, desde luego– que llega a rizar el rizo de la pudibundez eufemística en el término alemán Gasterarbeiter (trabajador invitado). Pero, ojo, que aquí tenemos a Rodríguez y Caldera para bendecir y promover una inmigración de cualquier manera, que hace malvivir a los inmigrantes, de momento (aunque estén a años luz en bienestar respecto a sus países) y crea gravísimos choques para un futuro que ya tenemos aquí.

Hace tiempo que venimos anunciando, advirtiendo y –por desgracia– enumerando ya los incidentes en la relación cotidiana que, de modo inevitable, se iban a producir en cuanto creciera la población inmigrante islámica; como ya decíamos, no por alarde de profetas y estrelleros –esto lo ve cualquiera con alguna información y dotes normales de discernimiento– sino por evitar a nuestro país las tensiones que ya sufren otras naciones europeas. Seguramente, fueron muy suculentos los negocios (acá y allá) que trincaron políticos y empresarios catalanes importando cuatrocientos mil marroquíes, auspiciados por la Generalidad que, de paso, eludía admitir hispanoamericanos, su pánico. Pero eso, sin escapatoria, tiene un precio que se paga en deterioro de la convivencia y la estabilidad, como perfectamente saben los antropólogos sin regalías en lo políticamente correcto, por ejemplo Marvin Harris: toda comunidad –no sólo los musulmanes– endogámica y cerrada sobre sí misma tiende a constituir ghettos, aislándose de la población mayoritaria. Así, a la automarginación sigue la marginación, en un viciosísimo círculo salpimentado con incidentes de mayor o menor gravedad, incluidos lances tan ridículos como "La increíble y triste historia del jamón de La Línea de la Concepción".

Y no abundaré en los comentarios, casi todos acertados y que suscribo, de lectores de Libertad Digital o de otros analistas, en torno al nene, la mamá y los denostados perniles, pero algo hemos de ver con claridad: nuestra legislación, normas administrativas y hábitos sociales ni pueden ni deben amilanarse ante abusos y majaderías. O dicho de otro modo: ¿por qué se admitió a trámite una denuncia tan surrealista?

La educación en casa o cuando el Estado invade la vida privada de sus ciudadanos
Rafael Navarro Valls*. El Confidencial 23 Diciembre 2010

El reciente Informe PISA (siglas de Program for Internacional Student Assesment) ha encendido las luces de alarma en el sistema educativo español. Aunque el porcentaje de alumnos que tienen un nivel muy bajo en comprensión lectora (20%), Matemáticas (23%) y Ciencias (19%) no es elevado, los datos bajan en picado en relación con los estudiantes que alcanzan la excelencia: menos del 1%. Es decir, el sistema educativo español parece igualar a los alumnos por abajo, pero sin el incentivo de la búsqueda de la excelencia. El alto número de alumnos repetidores (casi un 40%) así lo demuestra. Se entiende que, desde distintos sectores, se pida una urgente “revitalización” del sistema educativo, que devuelva la confianza de la sociedad en su funcionamiento.

Es en este contexto donde una serie de padres acaban de plantear al Tribunal Constitucional español (TC) la posible inconstitucionalidad de la prohibición vía judicial del derecho a educar a sus hijos en casa. Antes de analizar la respuesta que el TC ha dado a la demanda de estos padres (sentencia de 2 de diciembre de 2010), digamos que, en el derecho comparado, el sistema de escolaridad obligatoria está sufriendo un doble ataque. El de aquellos que en el plano teórico lo tachan de grave intromisión del Estado en la vida privada de los ciudadanos (por ejemplo Milton Friedman) y el de asociaciones americanas, españolas, alemanas, francesas, canadienses, australianas o inglesas que postulan como alternativa “la educación en casa” (home schooling). La tensión ha llegado a tales extremos que un juez de inmigración norteamericano acaba de conceder la solicitud de asilo político a una familia de Bissinggen (Alemania), que huyó de la “persecución sufrida por las autoridades alemanas”, tras decidir educar a sus hijos en casa en vez de escolarizarlos. En la decisión de concesión de asilo se lee: "Los homeschoolers constituyen un grupo social particular, que el gobierno alemán está tratando de suprimir, quebrantándose en este caso derechos humanos básicos, que ningún país tiene derecho a violar".

Entre los países que admiten la posibilidad de educación en casa se encuentran Estados Unidos, Canadá, Australia, Chile, y, en Europa, aunque más restringidamente, Reino Unido, Irlanda, Austria, Hungría, Finlandia, Francia, Dinamarca o Bélgica. Quizás sea EEUU el sistema más liberal. Allí todo empezó con la decisión del Tribunal Supremo federal (TS, equivalente al TC español) en el caso Wisconsin versus Yoder. Miembros de la comunidad religiosa Amish (recuérdese la película Único testigo) fueron sancionados por rehusar enviar a sus hijos a la escuela a partir de los 14 y 15 años, contraviniendo la ley de Wisconsin, que impone la escolarización hasta los 16. Para los padres Amish, la adolescencia es una etapa crucial en la formación de los jóvenes en valores, y en ese periodo deben vivir integrados en su comunidad. El Supremo norteamericano aceptó esta postura: “El interés del Estado por la escolarización obligatoria debe ceder ante la libertad de los padres para marcar la orientación moral de sus hijos”. Ciertamente, en ese caso estaba en juego la libertad religiosa. Sin embargo, buena parte de la jurisprudencia estatal estadounidense admite el sistema de enseñanza en casa, siempre que existan unas condiciones mínimas en el aprendizaje y los programas impartidos por los padres.

Le escuela, medio único y excluyente
Estos nuevos “objetores” no plantean eludir la obligación de educar a sus hijos, sino que rehúsan aceptar que la escuela sea el único y excluyente medio de conseguir ese objetivo

En España, el establecimiento de la enseñanza obligatoria hasta los 16 años ha planteado en sectores responsables esta pregunta: ¿Puede el Estado limitar la libertad de elegir el tipo de educación que los padres desean para sus hijos, incluida la libertad de decidir escolarizarlos en casa? Repárese que estos nuevos “objetores” no plantean eludir la obligación de educar a sus hijos (artículos 27 y 39 de la Constitución y 154 del Código Civil), sino que rehúsan aceptar que la escuela sea el único y excluyente medio de conseguir ese objetivo. Hace un tiempo me manifesté de acuerdo con el profesor Da Sirviera cuando apunta que la entidad de la libertad fundamental en juego (autonomía de la familia) no admite su limitación por simples razones de eficiencia, bienestar o igualdad. Sólo se justifica la escolarización obligatoria por razones conectadas con el principio de libertad. Es decir, porque facilita un ejercicio efectivo y duradero de las otras libertades. En aquellos casos singulares en que se compruebe que la elección hecha por una familia -incluida la decisión reflexiva de sustraer a los hijos del sistema escolar obligatorio- no impide que éstos desarrollen las competencias necesarias para que puedan ejercer sus libertades, el Estado no debería recurrir a medidas coercitivas.

Pero el afloramiento en España de este nuevo caso de “objeción de conciencia subterránea” plantea otra cuestión de entidad. Numerosos estudios indican que el éxito escolar depende, en buena parte, de los hábitos que uno aprende en casa. Así, uno dirigido por James Colman, de la Universidad de Chicago, analizó la influencia del dinero gastado, el número de alumnos por clase, la calidad profesional del maestro (años de experiencia, nivel de formación, etc.) sobre la madurez escolar. Y concluía que esos factores son interesantes, pero el más importante era la propia influencia de la familia. Incluso ésta presta una ayuda grande al éxito escolar aun cuando no pretenda hacerlo. Pero su influencia se centuplica si se lo propone. El caso de los beat people recién llegados de Indochina es un dato ya clásico. Vivían en penuria, en pisos pequeños y en un país para ellos desconocido. Pero un análisis de la Universidad de Michigan constató que todos estos elementos desfavorables se neutralizaban por el fuerte estímulo familiar que suponía la atención de los hermanos mayores sobre los menores y de los padres sobre los hijos. Conclusión: “Los colegios son un éxito principalmente para las familias estables: un fracaso para las inestables y desorganizadas”.

No se trata de que el Estado, cuando permite la educación en el hogar, se desentienda de lo que ocurre con esos menores en su ámbito familiar. Al contrario, existe una regulación, que varía de un país a otro, con diversos modelos de control público sobre la enseñanza que se proporciona por las familias

Así las cosas -volvamos a la situación española- el Tribunal Constitucional (STC 133/2010) acaba de entender que la decisión adoptada por el legislador mediante el art. 9 LOCE, es decir, educación obligatoria hasta los 16 años, en cuya aplicación al caso concreto se adoptaron las resoluciones judiciales impugnadas en este proceso, resulta “constitucionalmente inobjetable”, razón por la cual se desestima el recurso de amparo de los padres.

Educar no es escolarizar
La sentencia, sin embargo, no es tan contundente como inicialmente podría entenderse. Es decir, no considera inconstitucional un sistema razonable de “educación en casa”, que respete la sociabilidad en los menores y su formación pedagógica, sino que, con la actual legislación en mano, subraya que no puede entenderse inconstitucional el sistema contrario, es decir, la escolarización obligatoria. De ahí que expresamente afirme que, a la vista del art 27 de la CEE, “no cabe excluir otras opciones legislativas que incorporen una cierta flexibilidad al sistema educativo y, en particular, a la enseñanza básica”. Naturalmente, el TC no puede erigirse en legislador, por eso se abstiene describir “cuáles deban ser los rasgos de esa regulación alternativa del régimen de la enseñanza básica obligatoria para resultar conforme a la Constitución”.

Educación no es sinónimo de escolarización. Aunque ésta es la regla general, ya hemos visto que numerosos países tienen una tradición de permitir la ‘enseñanza en casa’ -home schooling, o home education, según la terminología británica- cuando ésa es la opción preferente de los padres. En la propia España, la Fiscalía de San Sebastián (julio de 2008) archivó las actuaciones de un proceso penal seguido contra una familia que se negaba a escolarizar a sus hijos.

En todo caso, como precisa el Prof. Martínez-Torrón, de la UCM, no se trata de que el Estado, cuando permite la educación en el hogar, se desentienda de lo que ocurre con esos menores en su ámbito familiar. Al contrario, existe una regulación, que varía de un país a otro, con diversos modelos de control público sobre la enseñanza que se proporciona por las familias, de manera que se garanticen tanto los derechos de los padres sobre la educación de sus hijos como el cumplimiento de los deberes asumidos por el Estado sobre enseñanza de la juventud durante el periodo de educación obligatoria -deberes que, a su vez, constituyen una garantía del derecho de los menores a la educación, reconocido por el derecho internacional y normalmente también por las Constituciones nacionales. El hecho de que el home schooling se encuentre regulado responde a la preocupación razonable y legítima del Estado por asegurar un mínimo de eficacia en cuanto a los contenidos de la educación, y también -como se observa en el caso de Francia- de evitar que esa posibilidad sea aprovechada por grupos religiosos radicales para adoctrinar a los menores en un entorno aislado de la sociedad civil.

Por lo demás, también el Ministerio de Educación tiene alguna responsabilidad en la materia. No parece razonable que se conforme con que la STC no encuentre inconstitucional el sistema vigente, sino que debería prestar oídos a la sociedad civil, y tomarse la cuestión en serio. Es decir, iniciar un proceso interno de reflexión y un proceso paralelo de diálogo con las principales asociaciones implicadas para buscar puntos de equilibrio que satisfagan los legítimos intereses de esas familias y permitan al mismo tiempo garantizar algunos objetivos esenciales en la educación. De otra manera, podría generarse un conflicto semejante al de la Educación para la Ciudadanía. Lo cual sugeriría que el gobierno va por un lado y la sociedad por otro, y nada bueno auguraría para el futuro de una educación que, en España, necesita, en efecto, ser "revitalizada" de manera urgente y con políticas consensuadas a largo plazo.

*Rafael Navarro-Valls, catedrático y académico numerario de la Real de Jurisprudencia y Legislación

Rubalcaba y los antibalas
Román Cendoya www.gaceta.es 23 Diciembre 2010

El despilfarro que suponen las acciones presidencialistas es todo un insulto

Cuando veo en los telediarios de fin de semana de la cadena gubernamental a Rubalcaba como secretario general del partido en Valencia o de presidente del Gobierno en Afganistán, no sé por qué, suelo acordarme de Segundo Marey. Y suelo confiar en que Rodríguez Zapatero no esté en pijama en Moncloa como estuvo aquel ciudadano equivocadamente secuestrado. Probablemente haya muchos motivos para esconder al presidente, pero es tan repugnante la ostentación del todo Rubalcaba que casi consigue despertar en mí ternura hacia Zapatero.

Rubalcaba retuerce las situaciones hasta que se vuelven inverosímiles. Ha viajado hasta Afganistán porque es ministro del Interior y allí, en la guerra, tiene a doscientos guardias civiles. Hasta este momento, que era lo mismo, no había ido ni por casualidad. La diferencia es que ahora está en ostentosa carrera hacia la suplantación y ocupación del puesto de Zapatero.

El despilfarro que suponen sus acciones presidencialistas es todo un insulto a esos guardias civiles que de regalo de Reyes van a recibir, pedidos por sus madres y hermanas, el chaleco antibalas del que el arruinado estado socialista no puede proveerles. Pero dinero para aviones llenos de periodistas y para lo que haga falta por la grandeur de la liebre eléctrica nunca falta. La prueba de lo mal que está el PSOE es que, para ocupar el puesto del nefasto Zapatero, se postulan el pasado y presente de Rubalcaba contra el patrimonio injustificable de Bono.

Dos ambiciosos sin escrúpulos, expertos en filtrar dossieres y demás guarradas para desgastar al rival. Una carrera que se puede convertir en un maratón de mierda del uno contra el otro. Dos rivales con unos apoyos mediáticos, muy tocados económicamente, que harán lo que sea porque su chico sea el sustituto. Qué bochorno para ciudadanos, votantes y militantes. ¿Es que no hay un socialista decente para ocupar la plaza? Feliz Navidad para las personas de buena voluntad. O sea, no para todos.

Irak
El regalo de Maliki
GEES Libertad Digital 23 Diciembre 2010

Una vez Bush visitó Irak y le tiraron un zapato. Dijo: "Lo único que puedo confirmar es que es una talla 40". Debió dejarlo junto al árbol de Navidad, porque ahora los conciudadanos del lanzador le han dejado un regalo anticipado a él, y a la nación que liberó Irak.

El primer ministro Maliki, que renueva en el cargo, ha formado un Gabinete que cuenta con el aval del legislativo. No le ha bastado al chií con aliarse con los rivales sunitas de la coalición Irakiya, de Allawi, sino que ha logrado la ratificación parlamentaria a las 45 (sic) carteras ministeriales.

Después de las elecciones de marzo, y nueve meses de tratos, Obama ha recibido el acuerdo como un significativo paso adelante en la reconciliación. Y eso que su hoy vicepresidente, Biden, sugirió, cuando Irak estaba enzarzado en la violencia, que la solución era la separación en tres Estados. Menos mal que le hizo tan poco caso entonces Bush, como se lo hace ahora Obama respecto a su estrategia de retirada de Afganistán, a cambio del incremento de las misiones de los aviones asesinos teledirigidos por la CIA de ciertamente extraordinaria eficacia.

Según el acuerdo firmado por Bush en 2008 (el Status of Forces Agreement, o, por mal acrónimo, SOFA), los 50.000 soldados americanos que quedan en Irak podrán regresar a finales de 2011. Se espera que el nuevo Gobierno renegocie la partida para garantizar la seguridad y el futuro de Irak sobre el modelo de las transiciones de las anteriores guerras mundiales (todavía hay militares americanos en Japón y bases en Alemania, y, como nos recuerda la actualidad y agradecen en Seúl, tropas en Corea).

Los medios han resaltado este año el carácter imperfecto de la democracia. Esto, por supuesto, no equivale a añorar la certidumbre y claridad con la que las decisiones se tomaban en Irak bajo el criminal régimen de Sadam, depuesto y capturado por los americanos en 2003, y ajusticiado por los iraquíes en 2006.

Lo que, en cambio, ha desaparecido de los titulares es el significado de Irak. Irak es la primera batalla de la guerra contra el terrorismo, hoy concepto inexpresable entre los bienpensantes. Un nombre más apropiado –pues el terrorismo es un medio y no un sujeto contra el que se pelee– es el de guerra contra el islamo-fascismo.

Este primer conflicto, por importancia y repercusión, fue un combate contra el régimen nazi de Sadam, que es lo que significa el partido Baaz, al que el progresismo se empeñaba en llamar "laico". Lo hacía, quizá, en contraposición al segundo frente que se construye contra los regímenes islamistas como el de Afganistán, antaño, e Irán, hogaño. Este monstruo de dos cabezas, el islamismo y el fascismo, que ha negado la libertad y la democracia en Oriente Medio, es el enemigo de una guerra que sigue manifestándose en los sitios más insospechados. Así, este mes en Estocolmo, donde la suerte hizo que un terrorista suicida iraquí evitara una masacre al volarse por los aires. Así, hace apenas un año un nigeriano entrenado por Al Qaeda en Yemen estuvo a punto de atentar contra un avión que iba de Ámsterdam a Detroit.

Callar las cosas no las hace desaparecer. Occidente sigue luchando en la guerra contra el terrorismo, que sigue siendo una guerra contra el islamo-fascismo.

Irak –¡qué seguidor de los medios extremistas de nuestros días lo iba a decir!– es, de todos los frentes de la guerra, el que evoluciona mejor. Pero este combate contra el islamismo, que es la confrontación ideológica de nuestro tiempo entre la libertad y la tiranía, no ha hecho más que empezar. En las transparentes y avanzadas democracias occidentales, aprovechando que las autoridades visitan en estas entrañables fechas a los militares desplazados para este fin, convendría contárselo a la gente. Bush lo hacía, aunque le tiraran cosas. Bagdad bien vale un zapatazo.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Blindarán la educación en catalán
* CiU y PSC pactan ignorar la sentencia del Supremo sobre libertad lingüística
* La Generalidad anuncia su desobediencia al TS
Ángela Martialay Libertad Digital 23 Diciembre 2010

El aspirante de CiU a la presidencia de la Generalidad, Artur Mas, ha acabado de cerrar el acuerdo con el presidente del grupo parlamentario del PSC, Joaquim Nadal. Los socialistas habían trasladado a CiU un listado de condiciones para ofrecer la abstención del PSC a la investidura de Mas, unas condiciones que finalmente han sido negociadas esta tarde.

El acuerdo incluye el compromiso de "preservar el modelo lingüístico de la escuela catalana". Ambos partidos han incluido este aspecto entre los 18 puntos del documento que formaliza el acuerdo para facilitar la investidura de Mas, tras haber ordenado el Tribunal Supremo a la Generalidad que adopte medidas para adaptar su sistema de enseñanza con el objeto de que el castellano se utilice también como lengua vehicular o de aprendizaje en el sistema educativo junto con el catalán.

En concreto, en el sexto punto del documento, CiU y PSC se comprometen a "preservar el modelo educativo catalán definido en el Pacto Nacional de Educación y la Ley de Educación de Cataluña y el modelo lingüístico de la escuela catalana".

Poco antes, el presidente de CiU en el Congreso dejaba claras las intenciones del partido que gobernará Cataluña los próximos cuatro años. Oriol Pujol aseguró que la sentencia no cambia nada basándose en que hace referencia al caso de tres alumnos catalanes cuando Cataluña tiene casi 1,2 millones de escolares.

"La legislación continúa siendo lo suficientemente fuerte y válida como para que el modelo de inmersión lingüística no corra peligro", ha sentenciado, dejando claro, como hacía poco antes el consejero de Educación en funciones, que ignorarán el fallo.

Para la federación nacionalista, el TS, con esta sentencia, avala la doctrina del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut, que, según él, que el catalán debe ser el "centro de gravedad" de la enseñanza en Cataluña.

"Sepan que desde CiU tenemos la voluntad de mantener y preservar el modelo de inmersión lingüística. No renunciaremos a él", ha resumido Pujol, quien ha asegurado que, por parte de la federación, el fallo no alterará la sesión de investidura prevista para este jueves.

http://www.libertaddigital.com/nacional/ciu-acepta-las-condiciones-del-psc-y-este-facilitara-la-investidura-de-mas-1276410229/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+libertaddigital%2Fnacional+%28Libertad+Digital%3A+Espa%C3%B1a%29&utm_content=Google+International

PSC Y CIU HAN PACTADO DESOBEDECER AL SUPREMO
Los jueces advierten de que la Ley obliga "a todos" a cumplir las sentencias
Los miembros del poder judicial tienen claro que las sentencias están para cumplirlas por lo que a CIU y el PSC "no les va a quedar otra" que acatar las últimas resoluciones del Supremo sobre el castellano. Así lo establece la Constitución y así está regulado por Ley Orgánica.
ÁNGELA MARTIALAY Libertad Digital 23 Diciembre 2010

El pacto firmado este miércoles por los nacionalistas catalanes de CIU y el PSC para "preservar" el modelo lingüístico actual de la escuela catalana es cuanto menos "asombroso" para el poder judicial. De esta forma, convergentes y socialistas catalanes pretenden sortear las sentencias del Tribunal Supremo donde se sostiene que el castellano también es lengua vehicular del sistema educativo catalán.

En declaraciones a Libertad Digital, el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) José Antonio Ballestero sostiene que este acuerdo "choca frontalmente" con la legislación española. En concreto, el artículo 118 de la Constitución señala que "es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del proceso y en la ejecución de lo resuelto".

Además, éste principio constitucional viene desarrollado en el artículo 17.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial que sostiene que "las Administraciones Públicas, las Autoridades y funcionarios, las corporaciones y todas las entidades publicas y privadas, y los particulares, respetarán y, en su caso, cumplirán las sentencias y las demás resoluciones judiciales que hayan ganado firmeza o sean ejecutables de acuerdo con las Leyes".

Así que, en opinión del portavoz de la asociación mayoritaria en la Carrera Judicial, a los nacionalistas no les queda otra que cumplir las sentencias del Alto Tribunal. Asimismo, Ballestero ha indicado que "los poderes públicos, además, no sólo deben respetar y acatar las resoluciones firmes y sentencias de los tribunales sino que están obligados, expresamente, como cualquier ciudadano, también, a darle cumplimento".

En este sentido, la asociación Jueces para la Democracia ha remarcado que la Generalidad "no puede dejar de cumplir la sentencia porque en un momento determinado no les beneficie".

Por su parte, la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, ha señalado que "cualquier ciudadano" que viva en una comunidad autónoma en la que "coexistan dos lenguas" pueda ahora invocar la sentencia del Supremo "para poder ejercer sus derechos".

Bravo recordó que la resolución del Supremo crea jurisprudencia y, por lo tanto, vincula "al resto de tribunales de nuestro país". "Entendemos que cualquier ciudadano que considere que su derecho en este aspecto se ha vulnerado podrá invocar la jurisprudencia del Supremo para poder ejercer sus derechos", señaló.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
El desacato al Supremo como compromiso de gobierno
EDITORIAL Libertad Digital 23 Diciembre 2010

El Tribunal Supremo, mediante tres sentencias de la sala de lo contencioso-administrativo e invocando por primera vez la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto catalán, acaba de anular dos resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que avalaban la negativa de la Consejería de Educación a atender la petición de unos padres que reclamaban que el castellano fuera "reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán".

El Alto Tribunal no ha podido ser más claro al considerar que en Cataluña se ha implantado "un modelo de inmersión lingüística contrario al espíritu y a la letra de la Constitución", ni al declarar "el derecho del recurrente a que el castellano se utilice también como lengua vehicular en el sistema educativo de la comunidad autónoma de Cataluña". En consecuencia con ello, el Tribunal Supremo ha dictaminado, literalmente, que:

La Generalidad deberá adoptar cuantas medidas sean precisas para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración 31/2010 del Tribunal Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán, y de igual modo declaramos el derecho del recurrente a que todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación, tanto oral como escrita, que le sean dirigidas por el centro escolar lo sean también en castellano.

No hacía falta que lo declarara el Tribunal Supremo para saber que el sistema educativo que excluye al español en Cataluña como lengua vehicular de la enseñanza y que lo posterga "al estudio de una asignatura" es radicalmente contrario al derecho constitucional. Pero, precisamente por ello, nadie debería dudar, y menos aun a estas alturas, de que la Generalidad, tanto la que preside en funciones Montilla, como la que va a presidir Artur Mas, va hacer absoluto caso omiso a esta sentencia.

Ciertamente, si los nacionalistas –incluido el PSC– no han dudado en violar la letra y el espíritu de nuestra Carta Magna en este ámbito, así como han reiterado, más recientemente, su nula disposición a acatar también lo que, en concordancia con nuestra Ley de Leyes, establece la sentencia del Tribunal Constitucional, ¿por qué ahora sí iban a obedecer al Supremo?

Se dirá con razón que infringir la ley, como no obedecer las sentencias, es un delito, y que quien delinque debe ser considerado delincuente. Sin embargo, ¿qué efecto en la práctica tiene ello frente a la nula disposición de acatar la sentencia que refleja la Generalitat, por boca de su consejero socialista en funciones, Ernest Maragall, al declarar que la sentencia del Supremo no afecta "ni a una sola coma ni a un solo detalle de la normativa escolar catalana"? Ya puede el Tribunal Supremo decir lo contrario, no en tres, sino en tres mil sentencias, que dicho representante del Gobierno catalán no va a ser menos claro al afirmar que el catalán "es, sigue y seguirá siendo la lengua vehicular empleada normalmente en los colegios de Cataluña".

Mas si alguien, en el colmo de la ceguera voluntaria o de la complicidad, aun dudara de que los nacionalistas van a hacer de estas sentencias del Supremo el mismo papel mojado en el que ya han convertido la sentencia del Constitucional sobre el Estatut o la propia Constitución, que tenga presente que, entre los acuerdos por los que CiU acaba de lograr que el PSC facilite con su abstención la investidura de Mas, se encuentra precisamente el compromiso de "preservar el modelo lingüístico de la escuela catalana". Vamos, el mismo modelo que el Supremo ha dictaminado que se tiene que adaptar a la sentencia del Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular.

La cuestión de fondo es que muchos se niegan a ver la alarmante quiebra de nuestra nación como Estado de derecho, en la que se inserta este flagrante atropello a los derechos civiles y constitucionales más elementales de unos padres catalanes que quieren escolarizar a sus hijos en la lengua que les es propia y común al resto de los españoles. El futuro siempre está abierto, pero, desde luego, no mejorará si no empezamos por reconocer, tal y como es, la realidad de la que partimos.

Comunicado trampa
La expectativa de un comunicado del final de ETA se ha instalado en contra de toda evidencia de la banda terrorista
EDURNE URIARTE ABC 23 Diciembre 2010

Se ha llegado en las últimas semanas a la proeza de fabricar un comunicado trampa antes siquiera de tener otra tregua trampa. Y me refiero a la expectativa de un comunicado de final de ETA que se ha instalado en los círculos supuestamente informados en contra de toda la evidencia proveniente de la banda terrorista. Evidencia que es la de siempre, la de la presión para la negociación, últimamente llamada «proceso» en el lenguaje etarra y que es la que dominará el comunicado que salga en las próximas horas o en los próximos días.

Negociación desde la creciente debilidad, pero negociación. Exigencia que ETA no va a abandonar, no solo por el eterno colchón del que le provee el nacionalismo para arrepentirse y ser perdonado cuando le parezca oportuno, sino por los signos de debilidad que le llegan desde el Gobierno y desde diversos círculos sociales. Con la invitación del pase usted de asesino a demócrata que seremos generosos con los detalles de la transición y que ETA convierte en una transición a su medida. Que incluye reivindicación de sus crímenes, vista gorda para los criminales, continuación de los mismos objetivos desde las instituciones y el mantenimiento de la estructura básica del terror para la vigilancia del proceso.

Que de todo eso, diáfano en todos los mensajes de la banda, salga la expectativa de un comunicado de final de ETA, se explica por las esperanzas alimentadas por el Gobierno en los últimos meses. Explícitamente, a través de Egiguren o de las noticias desde las cárceles, Otegi, especialmente, y sinuosamente, a través de mensajes en círculos más restringidos. Sumido en la debilidad y el descrédito como está, el Gobierno necesita imperiosamente el comunicado del final de ETA que le permita salvar al menos una página de esta legislatura. Y aunque no exista, lo imagina, lo sueña, y, cuando se descuida, hasta lo verbaliza.

Día de fiesta para la asesina etarra que Zapatero liberó
Pascual Tamburri El Semanal Digital 23 Diciembre 2010

Aún hay víctimas olvidadas. Aún hay etarras premiados. Aún hay crímenes impunes. Y mientras no haya verdadera "memoria histórica" ETA podrá decir que ha ganado.

El otro día el premio gijonés a Santiago Carrillo fue polémico, pero sin dramatismo. El recuerdo del líder comunista no es problemático por haber sido combatiente en uno de los bandos de la última guerra civil. De hecho, luchar en uno de los bandos de entonces no debería ser motivo de premio y, mucho menos, de sanción. Y en realidad Carrillo no luchó en las trincheras ni entonces ni nunca, pues se limitó a ser un cruel represor de la retaguardia, prescindiendo de todas las leyes de una República que no defendió sino que quiso sustituir por un Estado soviético. Sin Siberia, eso sí: se bastó con sus checas y su Paracuellos.

El problema de premiar en 2011 una conducta semejante es que habrá otros que desde ahora se consideren con derecho a lo mismo. También los etarras han sido pistoleros, secuestradores, torturadores, terroristas y antidemócratas con mucha palabrería democrática. Si Carrillo es convertido en modelo para la juventud, ¿qué impide que mañana otros quieran hacer lo mismo con Mercedes Galdós?

Veinticinco años y un día
El 23 de diciembre se cumple un cuarto de siglo de uno de los crímenes de la pistolera Galdós, uno que perpetró a las puertas de casa de mis padres y cuyo funeral recuerdo aún. Hace unos años escribí sobre él lo que sigue.

Poco antes de la Navidad de 1985 una etarra disparó en la nuca a don Juan Atarés mientras caminaba por Pamplona. General en la reserva de la Guardia Civil, tenía 67 años, estaba casado y era padre de 7 hijos. Una "luchadora por la libertad" lo remató con dos tiros en la cabeza cuando estaba en el suelo. La criminal se llamaba Mercedes Galdós Arsuaga, y en 2005 ha salido de la cárcel, vive entre nosotros y circula ya por nuestras calles, si haberse arrepentido jamás, porque algún político decidió que el asesinato fuese barato en España.

Hubo mucha gente en su funeral, aunque no estaban todas las personas y personalidades que después han solido ir. Hubo mucha gente, pero sólo algunos tuvieron el coraje de señalar con el dedo a los asesinos nacionalistas de Atarés, que había muerto con la dignidad de un soldado, cumpliendo con el juramento prestado como sólo puede hacerlo un hombre entero. Atarés, vivo y muerto, era incómodo, como eran entonces para algunos las víctimas de ETA, y algunos prefirieron que se olvidase rápidamente el crimen. Veinte años después, se echa de menos la dignidad institucional que entonces no se dio a aquella víctima, y la liberación de su asesina no nade más que agravar la sensación de injusticia.

Hoy nada recuerda el crimen ni a la víctima, ni en ese ni en ningún lugar de la ciudad. En realidad, el olvido es aún más grave porque sí hay cosas que recuerdan a Juan Atarés. Lo recuerda, sobre todo, la libre circulación de su asesina, la misma que mató con sus manos a tantos otros, también en Pamplona. Y si la asesina es libre y la víctima es olvidada, ¿estaremos construyendo la paz sobre la justicia o será, simplemente, un paso hacia la victoria de los criminales? Los políticos que estaban en su funeral, y los que no estaban, y los que estuvieron pero habrían preferido no estar, ¿son conscientes de que no hacer nada, en este caso, es favorecer los intereses de ETA?

Veinte años después España tiene un presidente del Gobierno que da la razón a los asesinos. Porque negociar con ellos y maltratar a las víctimas, a las vivas y a las muertas, no es sino darles la razón. Podremos dar miles de vueltas a este asunto, pero la cuestión es sólo una: si se admite que ETA tenía hace veinte años la mínima partícula de razón para matar a Juan Atarés, o que la víctima no merece un recuerdo infinitamente mayor y más digno que el trato recibido por cualquier etarra, o que el hipócritamente llamado "fin de la violencia" que mató al general puede tener un precio político de cualquier tipo, estaremos dando la razón a ETA. Y a quien comparte con ETA objetivos políticos o alianzas.

Veinte años después, Arnaldo Otegi permitió presumir en público de su fuerza política frente a Zapatero, y hacerlo además en nombre de Navarra. Navarra, la tierra sobre la que murió Atarés, ve su futuro comprometido por los asesinos de entonces y por los tímidos, tibios y cobardes de entonces y de ahora. Sin embargo, precisamente en este aniversario y precisamente en estas fechas, es más fácil poner remedio simbólico al problema, desde la sociedad navarra.

Una calle, una plaza, un monumento, una placa, un árbol: no sé qué ni realmente importa mucho qué, pero Juan Atarés merece algo que lo recuerde en la capital de Navarra. Recordar a Atarés –otras víctimas tienen ya su recuerdo, y no debemos entrar en comparaciones de mérito- es tanto como vacunarnos todos contra una victoria de Mercedes Galdós. En esta Navidad, el general Atarés lleva dos décadas en el olvido de los hombres y en el calor del Niño; porque queremos muchas Navidades más en paz y en libertad, recordar su sacrificio es la mejor manera de impedir que haya sido en vano.

El precio de la muerte y de la cobardía
La etarra Galdós fue condenada por 17 asesinatos, aunque pudieron ser más. Policías y guardias civiles que pocos recuerdan; pero también el coronel José Luis Prieto García o el comandante Jesús Alcocer Jiménez, además del general Atarés, en aquellos mismos años. Y por poco había fallado antes el atentado contra el director del Diario de Navarra, Javier Uranga, que quedó malherido. Algo va mal en España cuando aquellos crímenes son olvidados (y la criminal cumplió sólo 19 años de prisión, es decir catorce meses por asesinato… gracias a una reducción de condena por estudios de pedagogía y sus actividades de limpieza, aerobic, mecanografía y fútbol sala), o como mucho se recuerda la muerte del niño Alfredo Aguirre. Santiago Carrillo sigue el mismo modelo, pues también él recibe homenajes y sus víctimas son olvidadas por la memoria oficial.

¿Alguien cree que así tendremos una mejor convivencia? De momento Pamplona necesita que Atarés tenga su lugar en el callejero urbano, o si no sabremos hasta dónde ha llegado el miedo.

La izquierda casposa
Javier Nart www.gaceta.es 23 Diciembre 2010

La izquierda se autodefine y santifica presentándose como adalid de las libertades frente a una torva derecha preservadora de privilegios. En España la cuestión tiene ciertos matices y así si la derecha (PNV, CiU…) es nacionalista, se purifica con la defensa identitaria el pecado ideológico.

Y así nos encontramos el esperpento de un Partido Popular aislable por un obsceno cordón sanitario y al que se examina día sí y día también sobre su conducta para tolerarlo en el sistema democrático. Yo me resisto a admitir, rechazo con todas mis fuerzas, que un 40% de la sociedad española (los votantes del PP) sea fascista, prefascista o fascistoide. Como resulta risible la autocomplacencia zapateril de autoafirmarse como la izquierda progresista. Para buen ejemplo, véase su genuflexa actitud con el poder real, con el poder financiero, al que ni siquiera ha rozado (¿conocen vds. alguna iniciativa que haya puesto coto a los desmanes de la banca en sus privilegios hipotecarios, en su creatividad financiera mediante los seguros sobre los intereses?. Yo tampoco).

Es esa pseudoizquierda mantiene iconos, mitos referenciales a los que acogerse por impresentables y repugnantes que estos sean. Que Cuba es una férrea dictadura violadora de los derechos humanos, con una población pauperizada y una economía en quiebra por incompetencia y corrupción es una verdad evidente, para la que no hacen falta más allá de 20 minutos en La Habana. Pues bien, esos viejos fósiles de ideologías periclitadas han rechazado en el Parlamento Europeo el otorgamiento del premio Sárajov al disidente cubano Guillermo Fariñas.

Son los mismos que mantuvieron su comprensión por las dictaduras comunistas del este afirmando unas virtudes sociales que nunca existieron. Los mismos que para sí exigen esos derechos que niegan a otros. No es un problema de conocimiento, sino de racismo ideológico. Los derechos van por países: lo que exigen como europeos, no se lo merecen los cubanos.

Vacas y canciones
EL conciso www.gaceta.es 23 Diciembre 2010

Un viejo chiste distingue a socialistas de comunistas a partir del uso que hacen de las vacas. Los primeros te quitan buena parte de la leche que produce tu vaca y la reparten entre los vecinos; los segundos simplemente te quitan la vaca y dicen que repartirán la carne entre todos.

Un viejo chiste distingue a socialistas de comunistas a partir del uso que hacen de las vacas. Los primeros te quitan buena parte de la leche que produce tu vaca y la reparten entre los vecinos; los segundos simplemente te quitan la vaca y dicen que repartirán la carne entre todos. Lo que la broma no cuenta es que cuando se trata de música y no de ganado la sensibilidad de la izquierda por la propiedad privada parece aumentar significativamente. A los que se llaman progresistas, la coherencia nunca les ha preocupado demasiado. Convencidos de su superioridad moral y seguros de que están en el sentido de la historia, cualquier cosa que se califique como progresista, o sea hecha por quienes se denominan progresistas, es necesariamente buena. Generalmente, no estar limitados por las exigencias de la razón, o incluso de la lógica, les beneficia en sus maniobras, pero algunas veces no les sale tan bien.

Cierto es que la simple equiparación de la propiedad física y la intelectual contiene algunas falacias. La apropiación de los bienes tangibles, fundamento de la propiedad privada, es una realidad histórica que permite la correcta asignación de recursos escasos a través de la economía de mercado. La protección legal de la creatividad es un artificio intelectual reciente que pretende una justa remuneración del artista mediante la creación de un monopolio de explotación. Lo segundo puede ser necesario, pero no es lo mismo.

Los creadores, los intérpretes y las industrias culturales andan estos días más que alarmados por los efectos de la piratería. Los avances tecnológicos facilitan la labor de los que no quieren respetar los frutos de la imaginación ajena. En esta batalla se olvidan, en ocasiones, principios tan esenciales en nuestra sociedad como el respeto a la intimidad, el hábeas corpus, la proporcionalidad o la intervención judicial para limitar derechos individuales. A pesar de todo, hay quienes piensan que la tarea es casi imposible porque la cultura de la gratuidad, tan estimulada por la izquierda, se ha instalado entre los jóvenes y los que no lo son tanto.

Mientras algunos comunistas confesos reclaman sin sonrojo por el uso de la coacción pública para la defensa de sus derechos económicos, otros más sofisticados reinventan viejas figuras tributarias para cobrar impuestos por el uso de elementos tecnológicos y apropiarse de lo recaudado. Incluso los hay que defienden ambas cosas al tiempo. Y mientras los únicos rateros que dan con sus huesos en la cárcel son los míseros vendedores del top manta, los cambios tecnológicos están, de nuevo, cambiando la naturaleza del problema. El streaming –la distribución de audio o vídeo por Internet– sustituye a las descargas y el modelo de negocio que permite la retribución de los artistas cambia vertiginosamente. Sólo una cosa está clara: la vaca ha de ser de todos salvo que sepa cantar.

Descarga de cargos
Javier Quero www.gaceta.es 23 Diciembre 2010

Oliart reconoció la existencia de 237 subdirectores generales. Que paguemos tanto sueldo improductivo es culpa de PSOE y PP.

A Oliart le mide el organigrama siete metros y es hombre de tres diarios. Éstas son algunas de las conclusiones de la comparecencia en el Congreso del presidente de RTVE, en la que declaró: “Leo 3 o 4 diarios al día”, según informaba ayer LA GACETA. Aclaradas las aficiones lectoras de tres diarios diarios, a Oliart le desplegaron lo que podría parecer una pancarta, pero que en realidad era el esquema directivo de la televisión estatal: un croquis de siete metros de largo y medio de ancho. Oliart se quedó más ancho que largo al reconocer la existencia de 237 subdirectores generales que “se han nombrado para justificar un sueldo y no por un puesto directivo”. Y dicho esto, se levantó y se fue sin dimitir. 237 subdirectores. Sabemos cuántos son.

Sabemos quiénes son. Ahora estaría bien saber a qué se dedican. Que los ciudadanos nos tengamos que hacer cargo con nuestros impuestos de tanto sueldo improductivo es culpa a partes iguales del PSOE y del PP, pues lejos de encargarse de aligerar la nómina de cargos cuando han tenido oportunidad, sólo han aumentado la sobrecarga en la red de cargos. En este país, a ciertos niveles, cuando se cargan a un cargo le inventan otro a su medida y se lo dan sin ningún cargo de conciencia ni ninguna conciencia de cargo.

Lo sabido: que en RTVE hay más jefes que indios. En ese idioma indio –que Hollywood popularizó– parecía estar escrita ayer la información sobre la tómbola del candidato que han puesto de moda en el PSOE. “No es la primera vez que el debate se abre en PSOE”, decía la noticia. Desconozco el significado de abrir en PSOE. Sé lo que es abrir en falso. Quizás abrir en PSOE y abrir en falso sean sinónimos. De hecho, el juego de las adivinanzas que ZP ha iniciado parece la apertura de un debate tan falso como su autor.

Otra acepción del mismo verbo es abrir en canal, y, en ese caso, hablaríamos de canal abierto. Pero eso sí que no está de moda, al contrario. Lo progresista hoy es cerrar canales de comunicación. ¡Y no digamos páginas web de descargas! Dicen que la ministra de Cultura piensa volver a la carga en su cruzada contra las descargas. Fuentes tan apócrifas como cercanas a González-Sinde aseguran que está preparando un decreto que elimine de las calles las zonas reservadas para carga y descarga. Sólo habrá zonas de carga. Es tan cargante esta ministra que incluso dentro del propio PSOE se levantan voces para que ZP se la cargue. Sería una buena manera de empezar a descargarnos de tanto cargo y de tanta carga.

Ruido de muebles en can PSC
Jesús Royo Arpón  www.lavozlibre.com 23 Diciembre 2010

Tras el trancazo del 28-N, hay ruido de muebles en 'Can Sociata'. No ruido de sables, ni cuchillos largos, que los catalanes tenemos siempre ese punto de señorío y bien quedar. No. Ruido de muebles, trajín de mudanzas. Los del piso de abajo lo sufrimos con un punto de alegría, porque al fin se demuestra que hay vida en el piso de arriba, que parecían muertos, que nadie rechistaba, nadie se movía: sería porque estaban de foto permanente, ya se sabe lo que dijo el Guerra -Alfonso- sobre el salir o no en la foto. Pues eso: albricias, hay vida en el PSC. Otra cosa es que esa vida sea inteligente: además de lista, que no es lo mismo. Lista sí, no hay duda. La lista ha sido el motor de tantas cosas, y el motivo de tantos silencios... Y perdonen el chiste malo.

Los primeros en moverse han sido los catalanistas (Castells, Geli), los que entienden el socialismo como 'catalanismo social', o sea la banda izquierda del campo de juego de siempre. Su mensaje es: "Cambiad lo que queráis, pero el catalanismo no se toca". A lo que hay que responder: "Ser socialistas es nuestra manera de ser catalanes". No hay que ser socialistas y catalanes: socialistas y basta, catalanes ya lo somos de fábrica, o de serie, como prefieran. Ser catalán no es un título, ni una opción, ni un mérito. En una democracia normal, nadie pone en duda el patriotismo de nadie. Franco pensaba (es un decir) que los rojos eran la antiespaña: ¿qué se había creído ese tío? Él sí que fue 'lo peorcito' de España, que la transformó en un inmenso campo de concentración, donde el miedo era la norma. ¿Cómo podemos aceptar, como quieren los catalanistas, que el socialismo no basta, que además hay que ser catalanes, buenos catalanes, hablar catalán y tal y tal? Eso es lo primero que el PSC debe aceptar como punto de partida: todos somos catalanes, y todos somos igualmente catalanes. Nadie es menos catalán por seguir sus ideas, por hablar su lengua, seguir su religión y celebrar sus fiestas. Y si alguien fuera anticatalán, el peor de todos sería el que se dedica a poner "condiciones de catalanidad" a sus convecinos. Franco fue, pese a sus bravatas, el peor español. Los catalanistas son, si me apuran, los peores catalanes.

En segundo lugar, reivindicar la Constitución como único -y feliz- campo de juego. No flirtear con el escaqueo, el atajo o la restricción mental, que nos ha llevado a la debacle y al descrédito más espantoso. La Constitución no es un ideario al que uno se suma fervoroso, sino un pacto, un triste pacto que no satisface a nadie del todo. Y añado: por suerte, ya que si contentara a unos dejaría fuera al resto. Es un pacto entre iguales, una componenda más o menos afortunada, un documento civil que nos sirve para no liarnos a tortas. Y la nación, la nación cívica, es el conjunto de iguales que se acogen a ese pacto. No confundir con el otro sentido de la palabra nación, de nacer, la nación étnica, por la que 'somos' -o peor, 'nos sentimos'- catalanes, vascos, riojanos o andaluces. O españoles, para los que crean en España como nación étnica. La nación civil es algo más sencillo, es el conjunto de los contratantes, no de los que 'son', sino de los que 'están'. Somos ciudadanos españoles no porque 'seamos' españoles -que eso de 'ser' es algo más bien metafísico-, sino porque 'estamos' aquí. Lo de 'nación de naciones', y el Estado compuesto y demás zarandajas, que tanto gustan a los catalanistas, son ganas de mezclar la velocidad con el tocino: o el culo con las témporas, hablando mal y pronto.

Cataluña
Ostras, qué fuerte
Eva Miquel Subías Libertad Digital 23 Diciembre 2010

Ostras, qué fuerte, colega.... ¿Lo sabes tú? Anda, pues yo tampoco. Bueno, o sí, pero claro, tampoco podría decírtelo. ¿Cómo lo ves? No creo que lo vuelva a hacer. O quizás sí, no sé, ¿qué pensará Sonsoles?

En medio de este clima tan alentador, los españoles vamos a reunirnos con nuestras respectivas familias hasta la llegada del Año Nuevo. Y en medio de este clima de aire frío y seco, tan sólo la abstención de un grupo será necesaria para que Artur Mas sea investido hoy –en segunda vuelta– president de la Generalitat de Catalunya.

Les cuento. El líder convergente planteó el martes a la Cámara catalana su programa de gobierno fundamentado en tres pilares sobre los que basará su estrategia gubernamental. Así, los asuntos económicos, los educativos y los relativos a la salud centrarán buena parte de su acción, para los que ya ha solicitado colaboración al Círculo de Economía y al Colegio de Médicos con el fin de que elaboren sendos informes al respecto sin ningún tipo de retribución. Algo así como un asesoramiento patriótico.

Pero sin duda y tras la promesa de articular un Govern honesto, firme, con espíritu de trabajo, con sentido de país y con un liderazgo sólido y dialogante, lo que ha suscitado más comentarios es su reivindicación del más puro aliento pujolista con aquello de "iniciar una transición nacional hacia el derecho a decidir en Cataluña aquellos aspectos que generen amplio consenso". Versión nouvelle cousine de la ambigüedad de su maestro. Directo al paladar, dejar que se funda y saborear.

Así que ya la tenemos liada. Los populares, que se pirraban por dar el "sí quiero" tuvieron que votar en sentido contrario, así como los otros grupos del arco parlamentario. El problema ahora es que los republicanos no quieren coincidir en la próxima vuelta en su abstención con los populares y viceversa. Los chicos del PSC, por su parte, tampoco se abstendrán sin nada a cambio aunque saben que deben ir valorando el escenario menos malo que se les dibuja de cara a la hecatombe electoral que se avecina en primavera.

De mí para ustedes que los convergentes están encantados con el resultado electoral. Se han librado de una mayoría absoluta, con lo que de esta manera se libran también de tomar decisiones que en el fondo les dan pereza y sobre todo les ocasionan grietas internas.

Además, la temperatura ambiente de estos días les favorece. Veamos. Joan Rosell acaba de ser elegido presidente de la CEOE y el catedrático emérito de la Universitat Autònoma de Barcelona, José Manuel Blecua, ha sido elegido director de la Real Academia Española pocas horas después de que el Tribunal Supremo haya indicado que la lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña debe ser el castellano.

Blecua, zaragozano trasladado a Barcelona, donde finalizó la carrera y ayudó a fundar la Universitat Autònoma, se refiere, en una entrevista en El Periódico, a la posición más débil de la lengua catalana frente a la potencia de la castellana, con lo que justifica los procesos de inmersión lingüística como arma protectora.

Desde luego, desde una óptica liberal no se puede sostener, ya que a pesar de la riqueza de la misma y de la garantía de supervivencia, si ésta no evolucionara con el paso de los años es porque así lo habría decidido el individuo y la sociedad. Pero, en fin, a lo que iba. Catalan power a tope, oigan. Estamos que nos salimos.

Francamente, no se me ocurre mejor escenario donde disfrutar el triunfo conseguido tras siete largos años en la mortalmente aburrida y desesperante oposición. Y Artur, con acento en la u, lo sabe. Y lo está saboreando despacito, como se debe.

Así que, pues eso. Ostres, qué fort. Que pasen ustedes una muy feliz Navidad.

Eva Miquel Subías también escribe en su blog personal Sin Pentimenti.

"No puede aceptarse la exclusividad del catalán como lengua vehicular"
El Tribunal Supremo ha difundido las sentencias que tumban la política lingüística catalana y que fueron adelantadas ayer. Ordena al Gobierno catalán, basándose en el nuevo Estatuto, que el castellano sea considerado "lengua vehicular" en los colegios.
Ángela Martialay Libertad Digital 23 Diciembre 2010

"La exclusión del castellano como lengua vehicular pervierte el modelo lingüístico establecido en la Constitución de conjunción lingüística o de bilingüismo integral de modo que se implanta un modelo de inmersión lingüística contraria al espíritu y a la letra de la Constitución". Con este argumento, y basándose en el fallo del Tribunal Constitucional sobre Estatuto de Cataluña, el Tribunal Supremo ha hecho públicas este miércoles tres sentencias en las que afirma que "el castellano no puede dejar de ser lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza" en Cataluña.

De esta forma, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal responde a las demandas que realizaron los padres de varios alumnos catalanes que reclamaban que el castellano fuera "reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria" y pedían que todas "las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación" del centro, tanto oral como escrita, les fueran dirigidas en castellano. En diferentes sentencias el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña les negó este derecho que ahora les restaura el Supremo.

El Alto Tribunal afirma que se "ha de preguntar por la lengua habitual" que los padres de alumnos quieren para sus hijos y estima así los recursos interpuestos por varios progenitores contra varias resoluciones emitidas en 2006 por la Consejería de Educación.

Las resoluciones judiciales, de las que ha sido ponente la magistrada Celsa Pico, recuerdan que la Carta Magna establece en su artículo 3 que " el castellano es la lengua española oficial del Estado" y que "todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla".

Asimismo, el TS subraya que en la sentencia del Estatut el intérprete supremo de la Constitución sostuvo que es legítimo que el catalán sea el "centro de gravedad" de un modelo de bilingüismo "siempre que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente de forma que quede garantizado su conocimiento y uso en el territorio de la Comunidad Autónoma".

Aplicando la doctrina constitucional, el Supremo defiende que "el catalán debe ser lengua vehicular y de aprendizaje de la enseñanza pero no la única que goce de tal condición predicable con igual título del castellano en tanto que lengua asimismo oficial en Cataluña".

"Como principio, el castellano no puede dejar de ser también lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza. Nada impide que el Estatuto reconozca el derecho a recibir la enseñanza en catalán (...) pero nada impide que el castellano no sea objeto de idéntico derecho y disfrute", rezan las resoluciones judiciales.

Por otro lado, las sentencias explican la razón de ser de la política lingüística llevada a cabo en Cataluña en los últimos años y concluye que ésta "ha dado sus frutos y conseguido sus objetivos legítimos". "Pero no puede ir más allá hasta el punto de negar la realidad de la convivencia armónica de ambas lenguas en Cataluña intentando ignorar el deber constitucional de todos los españoles de conocer el castellano y el correlativo derecho a usarlo".

De ahí que "no pueda aceptarse la exclusividad del castellano como lengua vehicular en al enseñanza". De esta forma, el TS casa las tres sentencias procedentes del TSJC y defiende que la Generalidad debe adaptar su sistema de enseñanza a la "nueva situación creada" por el fallo sobre el Estatuto. Esta decisión sienta jurisprudencia y deberá ser respetada por el resto de órganos judiciales a partir de ahora.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/el-supremo-los-padres-pueden-elegir-la-lengua-de-ensenanza-de-sus-hijos-1276410211/

Cataluña
La inmersión lingüística centra el debate de investidura de Artur Mas
CiU pactó ayer con el PSC para allanar el nombramiento hoy en el Parlamento catalán del nuevo presidente de la Generalitat.
Artur Mas es investido nuevo presidente de Cataluña
Efe La Voz 23 Diciembre 2010

El Parlamento de Cataluña ha investido hoy al líder de CiU, Artur Mas, como nuevo presidente de la Generalitat gracias al apoyo de los 62 diputados de su grupo, la abstención de los 28 del PSC y el rechazo de los 45 parlamentarios que suman los grupos del PPC, ERC, ICV-EUiA, Solidaritat y Ciutadans.

Tras siete años en la oposición, Mas se ha convertido en el presidente número 129 de la Generalitat catalana y tomará posesión del cargo el próximo lunes, 27 de diciembre, en un acto solemne en el Palau de la Generalitat, después de que la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, se entreviste mañana en la Zarzuela con el Rey Juan Carlos para comunicarle la decisión de la cámara.

Los socialistas catalanes han accedido a facilitar la investidura de Mas gracias a la firma de un acuerdo público en el que se asegura que, en los grandes temas de país, CiU deberá contar con su consenso, aunque ambas formaciones niegan que se trate de un pacto de gobernabilidad.

El idioma, a debate
En el debate previo a la votación, el tema del idioma ha sido motivo de disputa entre los parlamentarios de CiU y los del PPC y Ciudadanos. Mas ha explicado que no ve en cuestión el modelo de inmersión lingüística a pesar de las sentencias que ordenan a la Generalitat que el castellano sea también lengua vehicular en la escuela y que la líder del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, le ha instado a cumplir. Ambos dirigentes han chocado por la inmersión lingüística en el segundo debate de investidura en el Parlamento catalán, que ha puesto de manifiesto el malestar del PPC por el pacto que CiU selló ayer con el PSC para allanar la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat.

Mas ha aprovechado su intervención para desmentir que las tres sentencias del Tribunal Supremo que se dieron a conocer ayer impliquen «cargarse todo el modelo de inmersión lingüística», y ha asegurado que el PPC está «en franca minoría» en este asunto en Cataluña. Ha admitido luego, en respuesta a Ciudadanos, que dichas sentencias «pueden tener su importancia», pero ha aseverado: «No cuestionan el modelo. Es más, dicen que hay que dar ayudas para normalizar la lengua catalana». El líder de CiU ha pedido poner más el acento en los resultados del modelo que en la lengua vehicular - «la escuela ha de ser catalana, lo cual no quiere decir solo en catalán», ha apuntado-. Mas ha replicado tanto al PPC como a Ciudadanos que ellos pueden expresarse en castellano en el Parlamento catalán y en cambio los diputados catalanes no pueden usar el catalán en el Congreso de los Diputados, y ha apuntado: «Si se habla de libertad, vale igual para todo el mundo».

Por su parte, Sánchez-Camacho, que ha usado el castellano en parte de su discurso, ha conminado en varias ocasiones a Mas a «respetar el sistema democrático» y a «hacer cumplir las sentencias». La líder del PPC ha argumentado que el Tribunal Constitucional ya preveía que el castellano también fuera lengua vehicular en la escuela, por lo que ha exigido a Artur Mas que «no blinde un modelo lingüístico de exclusión».

Por su parte, el líder de ERC, Joan Puigcercós, ha advertido de que las sentencias del Supremo forman parte de las «secuelas» del fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, y augurado que no será la última porque, ha denunciado: «Quieren desmontar un modelo de éxito», en alusión a la inmersión lingüística en la escuela catalana.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha hablado también durante unos minutos en castellano, ha reclamado a Mas que «cumpla la ley y las sentencias», porque «no tiene sentido ir por la vía del desacato y de retar».

Mas asegura que casi todos los castellanohablantes defienden la inmersión
 Minuto Digital 23 Diciembre 2010

El futuro presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado este jueves que casi todas las familias castellanohablantes defienden la inmersión lingüística en catalán en la escuela, tras recordar que la reciente sentencia del Tribunal Supremo (TS) se refiere a tres casos “muy concretos y particulares”.

En su réplica a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, durante el debate de investidura, ha constatado que el programa de CiU difiere en su totalidad con el de los populares en materia de lengua, además de criticar que interpreten que la sentencia del TS contradice todo el modelo de inmersión.

Ha recordado que las leyes de Cataluña ya recogen la posibilidad de que las familias puedan optar por la educación en castellano, pero “hay pocas familias que lo hayan hecho, porque las familias castellanohablantes, hasta de gente que viene de fuera, ven en la escuela la única posibilidad de que estos niños, cuando sean adultos, estén integrados en un país que tiene una lengua desde hace 800 años”.

“Esta es una actitud positiva, de identificación con las raíces y el núcleo duro del ánimo catalán”, ha exclamado, seguido por un gran aplauso de algunos diputados del hemiciclo.

Además de destacar que el PP está “francamente en minoría” con esta posición, les ha instado a adaptarse a la realidad catalana y a respetar tanto el derecho que tiene la mayoría a defender la inmersión lingüística como la Ley de Política Lingüística.

“DECIR QUE CIU LLEVARA A CATALUÑA A LA INDEPENDENCIA ES PASARSE”
Mas también ha constatado las diferencias de CiU y PP en cuanto a modelo de país, pero ha advertido a Camacho de que está dispuesto a defender que Cataluña es una nación “hasta donde sea necesario y hasta el final”.

“Pero que se dedique a decir en el Parlament que CiU llevará a Cataluña a la independencia es pasarse de la raya” porque no está en el programa electoral de la federación, ha aclarado Mas, aunque sí defienden el no poner límites al futuro nacional de Cataluña.

Pese a ver imposible un acuerdo de CiU y PP en estos ámbitos, Mas sí le ha tendido la mano en materia económica para combatir la crisis, y ha aprovechado para pedirle una vez más que se sume a la defensa del pacto fiscal, tal y como hacen en Euskadi y Navarra.

ACUERDO CIU-PSC
También ha reivindicado la independencia de CiU a la hora de gobernar, pese al acuerdo suscrito entre la federación y el PSC para su investidura que responde a la voluntad de dar una continuidad institucional en Cataluña.

Ha negado así cualquier interpretación en la línea de que CiU y PSC van de la mano: “Cuando se constituyó el Parlament, la imagen era la contraria: íbamos del brazo con ustedes. Era un acuerdo secreto entre CiU y PP. Pero si no era verdad ese acuerdo, tampoco lo es este”.

CiU y PSC pactan la imposición lingüística y el desacato al Supremo
La investidura de Mas como presidente llega con la abstención de los socialistas catalanes
 www.lavozlibre.com 23 Diciembre 2010

Madrid.- CiU y PSC se aliaron este miércoles para desacatar las tres sentencias del Tribunal Supremo que equiparan al catalán y al español en la enseñanza. Olvidando rencillas electorales, Joaquim Nadal, presidente del PSC en el Parlament, y Oriol Pujol, hijo de Jordi y presidente convergente en la Cámara, pactaron un acuerdo en el que suscriben su voluntad de preservar el modelo sanitario y educativo catalán, de mantener las plantillas de maestros, Mossos d'Esquadra y personal sanitario, de impulsar una cumbre sobre la crisis y una ley electoral catalana, entre otros aspectos.

Gracias a este acuerdo, Artur Mas será investido este jueves el 129 presidente de la Generalitat de Cataluña con la abstención de los 28 diputados de los socialistas catalanes.

El acuerdo entre CiU y PSC llega después de que el Supremo haya ordenado a la Generalitat a poner en marcha "cuantas medidas sean necesarias" para adaptar su sistema de enseñanza a la "nueva situación creada" por el fallo sobre el Estatuto de Cataluña que considera el castellano como "lengua vehicular" en los centros escolares de la región.

La decisión del Alto Tribunal está basada en tres sentencias que responden a las denuncias de sendos padres cuyos hijos se vieron privados del derecho de estudiar en español. Los progenitores reclamaban que el castellano fuera "reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria" y pedían que todas "las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación" del centro, tanto orales como escritas, les fueran dirigidas en castellano, de acuerdo al principio de cooficialidad de ambas lenguas.

El Supremo afirma que se "ha de preguntar por la lengua habitual" que los padres de alumnos quieren para sus hijos y estima así los recursos interpuestos por varios progenitores contra varias resoluciones emitidas en 2006 por la Consejería de Educación.

ORIOL PUJOL: EL SUPREMO NO CUESTIONA LA INMERSIÓN
Oriol Pujol apuntó este miércoles que la sentencia del TS sobre el modelo de enseñanza del catalán en las escuelas no cuestiona la inmersión lingüística. Interpretó que el fallo sólo reprueba la aplicación de la norma en los tres casos concretos que se citan en las sentencias, pero que en ningún caso censura la ley que implementa la inmersión lingüística.

Desde las filas de CiU recuerdan que el TS no tiene la potestad de "anular" normas de rango autonómico, como la de la inmersión, y que además el fallo hace referencia al caso de tres alumnos cuando Cataluña tiene casi 1,2 millones de escolares.

"Sepan que desde CiU tenemos la voluntad de mantener y preservar el modelo de inmersión lingüística. No renunciaremos a él", sentenció Pujol.

EL PP PROPONE UNA LEY DE BILINGÜISMO EN LAS AULAS
Según adelantó Alicia Sánchez-Camacho, el PP presentará durante la legislatura de Mas un proyecto de ley para que catalán y español tengan el mismo peso real en las aulas. Los 'populares' catalanes celebraron las sentencias del TS porque "vienen a ratificar las tesis del PP", en palabras de Enric Millo, portavoz del grupo en el Parlament.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, señaló que a "Artur Mas no le queda más remedio que aceptar el bilingüismo". Rivera avanzó que planterá al líder convergente aprovechar la aplicación de la sentencia para incorporar un 20% de clases con inglés junto con el 40% de catalán y el 40% del castellano, como lleva C’s en el programa.

El PACTO CiU-PSC, EDITORIAL DE 'EL MUNDO'
El diario 'El Mundo' dedica su portada y su editorial de hoy al acuerdo entre socialistas y convergentes para "incumplir la sentencia sobre el español". En el editorial, titulado 'CiU y PSC se rebelan contra el Supremo', recuerda a los nacionalistas que "la Constitución, en su artículo 123, establece que el Supremo, 'con jurisdicción en toda España', es el 'órgano judicial superior en todos los órdenes".

"El PSC ofrece todo su apoyo a CiU para incumplir la sentencia. Es gravísimo y resulta inconcebible que el PSC se aplique a la tarea de destruir el Estado de Derecho, cuyo principio consiste, precisamente, en cumplir las leyes", destaca el diario de Pedro J. Ramírez. Y añade: "El PSOE debería obligar al PSC a rectificar de inmediato o replantearse sus relaciones con un partido que desafía a la legalidad".

"La gran virtud de la sentencia del Supremo es que, por primera vez, desmonta la mentira mil veces repetida por las autoridades catalanas de que no se margina al castellano en la enseñanza", valora 'El Mundo'.

Alicante
Una familia denuncia la imposibilidad de escolarizar a su hijo en castellano
El niño vive en Biar, considerado municipio valenciano hablante donde no es obligatoria la educación en otra lengua.
Una familia lleva al Supremo la imposibilidad de escolarizar a su hijo en castellano en Alicante
Efe La Voz 23 Diciembre 2010

La Asociación Nacional por la Libertad Lingüística (ANLL) ha presentado en el Tribunal Supremo un recurso de casación por la imposibilidad de una familia de Biar (Alicante) de escolarizar a su hijo de 12 años en lengua castellana.

Según la ANLL, ayer se interpuso un recurso de casación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) desestimara un recurso previo en el que pedían permitir la educación del menor en castellano frente a la obligatoriedad de hacerlo en valenciano.

Biar, en la comarca del Alto Vinalopó, está considerado por la «Llei d'Us i Ensenyament del Valencià» como un municipio valenciano hablante, por lo que no es obligatoria la existencia de una línea de educación en castellano, algo que ANLL cree inconstitucional.

El colectivo y la madre del menor que cursa la educación secundaria, Isabel Aracil, reivindican ante la Justicia que se vele por la «coexistencia de líneas educativas en cada una de las dos lenguas cooficiales de la Comunidad Valenciana».

Además, piden que se eleve una cuestión de inconstitucionalidad de la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano, al considerar que impide que se escolarice al niño en castellano.

«La realidad es que en Torrevieja, municipio declarado castellano parlante, convive la posibilidad de escolarizar en valenciano y en castellano: Son los padres quienes tienen la posibilidad de elegir y lo que reivindicamos es igualar los derechos y las oportunidades de los niños de Torrevieja y los de Biar», ha enfatizado el presidente de ANLL, Pablo Yáñez.

Cataluña
Transición sociovergente
El PSC ha aceptado ser el socio preferente de Mas, no sólo en materia lingüística, sino en la posible reforma de la Constitución
M. J. CAÑIZARES / BARCELONA ABC Cataluña 23 Diciembre 2010

CiU proporcionó ayer respiración asistida a un PSC en estado casi terminal al elegirle como socio preferente de un programa de gobierno basado, una vez más, en la confrontación con el resto de España.

El discurso del futuro presidente Artur Mas dejó bien clara esa apuesta pseudosecesionista, pero es que ahora, los nacionalistas cuentan con un cómplice para blindar uno de los ejes de ese ideario soberanista; el modelo lingüístico de la escuela catalana. En poco menos de 24 horas, CiU dejó clara por partida doble su intención de desobedecer cualquier sentencia judicial contraria a la consideración del catalán como lengua vehicular. </MC><MC>Tras asegurar que no tocarán una coma de la ley de política lingüística en respuesta a una sentencia del Tribunal Supremo que reconoce el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en castellano, los nacionalistas firmaron con el PSC un documento en el que, negro sobre blanco, ambas formaciones se comprometen a «preservar el modelo educativo catalán definido en el Pacto Nacional de Educación y la Ley de Educación de Cataluña, y el modelo lingüístico de la escuela catalana».
Pero el tándem sociovergente se extiende a otros aspectos no menos reivindicativos, pues en ese «acuerdo para facilitar la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat de Cataluña», título del escrito, el PSC se ha asegurado su presencia en los mecanismos bilaterales de negociación Estado-Generalitat, así como en las decisiones que tome CiU en materia de reformas estatutarias y constitucionales.

Sólo un alma
Es decir, que pese a las críticas que los socialistas lanzaron a Mas tras su llamamiento a emprender una «transición catalana» basada en el derecho a decidir, el PSC se ofrece ahora para secundar ese viaje hacia la independencia emprendido por el líder de CiU. Todo ello con la única finalidad de lograr un balón de oxígeno que supondrá el enésimo enfrentamiento con el PSOE. Confirmado queda, por tanto, que de las dos almas del PSC, de momento sólo pesa una, la catalanista, la que aspira a no depender de Ferraz y a tener un grupo parlamentario propio en el Congreso.

Los socialistas catalanes, por tanto, amagan con su propio tránsito hacia una nueva formación ya que, tras el batacazo del pasado 28 de noviembre, necesitan reinventarse. Y comienza a hacerlo de la mano del actual dirigente del partido, Joaquim Nadal, artífice de ese acuerdo junto al nacionalista Felip Puig. Por su parte, la federación nacionalista, dirigida ahora por el sector más soberanista del partido, se desmarca de posibles acuerdos con un PP, desconcertado ante esta entente lingüística, para evitar cualquier reminiscencia de aquel pacto del Majestic que permitió a Jordi Pujol gobernar.

Se sabía que CiU daría prioridad al PSC en sus negociones sobre la investidura de Mas. Se desconocía que el desespero socialista llevara a esta formación a intentar recuperarse de esa caída en barrena electoral con postulados tan soberanistas. Hasta ERC se ha quedado descolocada y amenaza con votar hoy en contra de la designación de Artur Mas, tras verse superada por ese acuerdo que el PSC impuso por escrito. Condición que ni PP ni ERC sugirieron.
Si alguien lo dudaba, habrá transición nacional. Gracias a los votos del PSC.

vulneración de derechos fundamentaleS
Ordenan retirar el nombre de un etarra de una calle de Leioa
Un juzgado considera «un agravio» para las víctimas la concesión de una avenida a 'Txikia', muerto en un enfrentamiento policial
JOSÉ MARI REVIRIEGO | BILBAO. El Correo 23 Diciembre 2010

Un juez ha vuelto a cuestionar la concesión de vías públicas a miembros de ETA. Esta vez en Leioa, donde una avenida lleva el nombre de 'Txikia', alias de Eustaquio Mendizabal, militante de la organización terrorista que falleció en un enfrentamiento con la Policía durante el franquismo. El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Bilbao ha ordenado al Ayuntamiento de la localidad vizcaína la retirada de 'Txikia' del callejero al considerar que su existencia constituye «un agravio» para los afectados por el terrorismo «y para la sociedad en general». «Es un clara vulneración de los derechos fundamentales al honor y la dignidad de las víctimas», recoge el fallo judicial, dictado el pasado 2 de diciembre.

Aunque cabe recurso a la sentencia, el juzgado ha resuelto un litigio que llevaba años en curso. Primero, en la Audiencia Nacional. En una resolución fechada el 9 de julio de 2008, decidió archivar las nueve querellas que pesan sobre alcaldes de Euskadi y Navarra que cuentan en sus municipios con vías públicas dedicadas a etarras. La Sala de lo Penal considera que no comete delito de enaltecimiento del terrorismo el gobernante que no retira una placa que fue colocada por una Corporación anterior. Este delito sólo es imputable a hechos que se produjesen después del 24 de diciembre de 2000, el día en que quedó introducido este tipo en el Código Penal.

El primer requerimiento para anular el acuerdo que concedió una calle a 'Txikia' en Leioa fue promovido el 17 de julio de 2008 por el delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces. Con el apoyo del Abogado del Estado, reclamó modificar su denominación y retirar cualquier placa alusiva al miembro de ETA, ya fallecido. Los promotores del recurso consideraron que esta distinción «implica una actuación contraria» a la Ley de Víctimas del Terrorismo.
Por su parte, el Ayuntamiento calificó de «inadmisible» el recurso, alegando que el pleito ya estaba «juzgado» y que la Administración del Estado no es competente para decidir el callejero de un municipio.

Consulta por Internet
En el fallo, al que ha tenido acceso este periódico, el juzgado desestima esos argumentos y entra al fondo de la cuestión. Sostiene que «es un hecho público y notorio» que Eustaquio Mendizabal Benito, 'Txikia', «pertenecía y era miembro de ETA». Para ello, dice que es «suficiente efectuar una consulta» en Internet y cita tres páginas: Wikipedia, Auñamendi eusko entziklopedia e Indymedia Euskal Herria. Así le definen: «Alto dirigente del frente de ETA militar muerto por la Policía el 19 de abril de 1973 en Algort»a. Las fuerzas de seguridad le señalaron su responsabilidad en el secuestro del industrial Zabala, en la voladura de la Delegación Provincial de Sindicatos de Placencia de las Armas (hoy Soraluze) y en el secuestro del empresario Felipe Huarte. Mendizabal sucedió en la jefatura de la banda a Juan José Etxabe, uno de sus fundadores.

El juzgado estima el recurso del Abogado del Estado al considerar que la concesión de la avenida «lesiona derechos y libertades susceptibles del amparo constitucional». Asimismo, se hace eco de los argumentos de los recurrentes y dice que no se puede dar cobertura a «la apología de los verdugos, glorificando su imagen». El juez emplaza con carácter «obligatorio» al Ayuntamiento de Leioa, gobernado en este mandato por Eneko Arruebarrena (PNV), a retirar el nombre de 'Txikia' de la avenida.

Recortes de Prensa   Página Inicial