AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 10  Enero 2011

 

Expectativas sombrías para un 2011 dramático
@Roberto Centeno. El Confidencial 10 Enero 2011

Desde hace más de 60 años, España nunca había encarado un mes de enero con unas expectativas tan sombrías como en este 2011 que comienza. Nunca en más de seis décadas millones de familias han empezado un nuevo año con empobrecimientos de más del 30%, consecuencia conjunta de rebajas salariales, pérdida en el valor de sus activos y subidas récord en productos esenciales; nunca las diferencias entre ricos y pobres habían alcanzado tan pavorosas dimensiones, un 10% de la población acumula ya el 64% de la riqueza, mientras 10 millones de personas viven por bajo del umbral de la pobreza, y con el sistema fiscal más regresivo de Europa; nunca el sistema financiero había estado tan cerca de una quiebra masiva que podría poner en riesgo los ahorros de millones de impositores; y nunca antes España había tenido la segunda deuda del mundo, casi el doble del PIB, y que no cesa de crecer, el 1,8% en 2010.

Y sin embargo, nada ha sucedido de improviso, es la culminación de largos procesos de incompetencia, corrupción, despilfarro y falseamiento sistemático de la realidad. La última, la Sra. Salgado, que al objeto de calmar a los mercados, afirmaría el pasado 20 de diciembre con una irresponsabilidad inaudita, que después de “analizar con todo rigor y seriedad” el déficit de 2010 de las CCAA, éste se encontraba dentro de lo previsto. Para Cataluña, en concreto, estimaba un déficit del orden de los 2.600 millones; pero hace seis días Artur Mas, con solo levantar el pico de la alfombra, ha encontrado que ese déficit será tres veces mayor, ¡7.800 millones! Y eso sin contar las deudas con proveedores en el fondo de los cajones. Estamos recogiendo lo que hemos sembrado.

Nuestra economía no solo ha empeorado radicalmente; es que va a empeorar aún mucho más. Pero esto no es algo inevitable como piensan muchos, incluyendo la OCDE, cuyo desconocimiento de la trascendencia del modelo autonómico en nuestra situación económica resulta patético. Tenemos un margen casi ilimitado, cerca de 100.000 millones de euros año dando marcha atrás al sistema autonómico y reduciendo los ayuntamientos a la tercera parte. Pero tanto, a Zapatero como a Rajoy, allá donde gobierna, no solo les importa un pimiento condenar a la miseria y al hambre a millones de españoles, es que además están aniquilando a la clase media y al sistema público de protección social. Todo antes que tocar los escandalosos privilegios de sus dos millones de enchufados en puestos innecesarios, parientes, amigos y correligionarios, que están destruyendo España.

Las expectativas de la economía real
En la economía real, el problema no es solo lo sucedido, sino lo que va a suceder. El recibo de la luz: lo grave no es solo que haya subido un 10% en enero y un 44% desde 2008, lo grave es que tenemos en operación y en construcción el sistema de generación eléctrico más caro e ineficiente del mundo –las renovables, aparte subvenciones inasumibles, necesitan duplicar la potencia como reserva–, por lo que en poco tiempo tendremos la electricidad más cara del mundo. Ya la tenemos de Europa si sumamos el déficit de tarifa. El coste de este servicio esencial para las familias y la productividad se doblará en tres años. En el caso del gas es peor aún; el precio del gas bajó casi un 50% en los grandes mercados mayoristas; sin embargo, en España, consecuencia de la situación de monopolio, el precio no ha dejado de crecer. Y ahora que sube la materia prima, prepárense para lo peor. Y luego, vienen las subidas espectaculares del precio de las materias primas, tanto industriales como agrícolas, que no solo afecta a nuestro nivel de vida, sino también las decisiones de inversión. Subirán todos los productos básicos -pan, arroz, cereales, pastas alimenticias, leche, ropa…- y no me refiero a lo ocurrido en enero, sino a lo que va a ocurrir a lo largo del año. Y nuestra economía será la que más sufrirá porque es la más dependiente.

En la otra cara de la moneda, la renta disponible de las familias está descendiendo por primera vez desde 1996, los salarios medios en el segundo semestre están cayendo más del 3% en términos reales, y caerán aún más porque la inflación está repuntando peligrosamente. Adicionalmente, el valor de los activos de las familias -pisos, acciones, planes de pensiones, etc.- están desplomándose, algunos más del 40%, y debido al efecto-riqueza la capacidad de compra desciende también. Y luego el paro, 5,5 millones de parados reales, no las mentiras oficiales, que ni cesa ni va cesar. La cifra del INEM no hay por donde cogerla. Las inconsistencias son tan grotescas que “esta cifra va perdiendo calidad y fiabilidad a marchas forzadas y va siendo hora de que se le ponga remedio”, sentencia el director de Funcas.

Y así las cosas me parece de una deshonestidad y una miseria moral flagrantes, que haya analistas y servicios de estudios que afirmen con total desvergüenza que la economía en 2011 tendrá un crecimiento. Si las partes del PIB, tanto del lado de la producción como de la demanda, se están desplomando, su suma no puede crecer, algo que conocen hasta los niños de primaria. La economía 2011 caerá en el entorno del 4%, digan lo que digan los datos oficiales, de la misma forma que desde que comenzó la crisis el PIB ha caído un 17% frente a la mentira oficial y la de estos mismos analistas y servicios de pesebre de que cayó poco más del 4%. Pero, además, porque es a lo que están cayendo todos las demás indicadores correlacionados.

Y luego la clave de nuestra ruina. Ayuntamientos y CCAA, responsables de los dos tercios del gasto, fuente de todos los desequilibrios, de todos los despilfarros, de todas las ineficiencias y de todas las corrupciones imaginables, siguen gastando el doble de lo que ingresan. Y mienten masivamente sobre su déficit y si Cataluña es un ejemplo, las CCAA, que tienen un déficit tres veces más que el declarado más las deudas con proveedores -unos 30.000 millones de euros-, están claramente en suspensión de pagos. ¿Cómo piensan ustedes que podrán reequilibrar sus cuentas? De ninguna manera, aun contando con el triunfo de Rajoy. Excepto en Asturias, donde como en toda España la gente está harta de la dictadura partitocrática PSOE-PP, de su falta de democracia interna, y en cuanto se le presenta una alternativa con una persona capaz, Álvarez Cascos en éste caso, las encuestas demuestran que barrerá si se presenta.

Mientras que Rajoy no arreglará nada de nada, porque es genéticamente incapaz de tomar decisiones -y para una decisión que le obliga a tomar la Sra. Cospedal por razones muy personales ¡la que ha liado!- las CCAA y Ayuntamientos donde gobierna se encuentran a la cabeza del desastre de despilfarro y la mala gestión de toda la nación (1) sin que haya movido un dedo para controlarlo o evitarlo, como ante el despilfarro y las tropelías de megalómano alcalde de Madrid, que sangra a los madrileños en forma inmisericorde, o con la Comunidad Valenciana, la más endeudada de España en términos de PIB. Si no es capaz de arreglar su casa, ¿cómo va a arreglar el país? La única esperanza es que Cascos y otros como él inicien una rebelión cívica, un Tea Party a la española, que haga frente a la dictadura partitocrática incompetente y corrupta hasta la médula que nos ha robado la democracia y nos está llevando a la ruina para varias generaciones.

Las expectativas de déficit y del sistema financiero
Respecto al déficit 2010, si en Cataluña ha sido el triple del oficial, cuando llegue mayo y se produzca el cambio de poder, lo que va a salir a flote va a ser de infarto. No sé las cuentas que harán los mercados como consecuencia del engaño de la Sra. Salgado, pero si hacen una regla de tres no andarán muy lejos de la realidad. El déficit de Madrid no es de 7.000 millones sino de cerca de 15.000. El déficit real de las AAPP no será el 9,8% del PIB oficial, sino del 13%, más las deudas a proveedores que se han incrementado en unos 10.000 millones, y las deudas de Hacienda de IVA y con la Seguridad Social, 12.000 millones en conjunto. Un déficit total de las AAPP del 15,2% del PIB. El Gobierno mantiene en secreto que el Comité Económico Financiero de la UE ha pedido que España se someta a un examen internacional exhaustivo sobre la sostenibilidad de su deuda.

Y finalmente, el sector financiero, donde Zapatero, Ordoñez y Rajoy han colaborado conjuntamente en el falseamiento de la realidad, en el robo legal del FROB y en la estafa de CCM y su Corporación Industrial, que nos han costado 9.000 millones de euros, sin que nadie haya sido encarcelado. La morosidad, la valoración de activos, es toda mentira, la devolución de la inmensa deuda con el exterior, 758.000 millones de euros, es imposible; en ningún país del euro incluidas Irlanda, Portugal y Grecia la deuda del sistema financiero supera el 75% del PIB. Y ahora este trío de irresponsables descubre que la situación es insostenible, que la gente está sacando masivamente el dinero de España -27.000 millones de euros hasta noviembre-, que las fusiones son un camelo que solo han servido para pagar jubilaciones escandalosas con nuestro dinero. Van a dejar solo siete cajas y cinco bancos, tal vez menos, ¿pero de qué sirve mezclar manzanas sanas con podridas, excepto para jubilar a miles de empleados con nuestro dinero, solo para pudrir todas?¿Quién va devolver la deuda?¿Cómo van a reintegrar el dinero a los impositores si ya no lo tienen y el Estado tampoco? La solución es muy diferente, las manzanas podridas hay que tirarlas, a los responsables procesarlos, los deudores tendrán que repartirse lo que quede, y que demanden a los gestores o los metan en la cárcel, y los impositores tendrán también que asumir pérdidas. La alternativa de que paguemos los españoles y los gestores se vayan de rositas como en CCM es un robo, es inmoral y además imposible, el Estado ya no tiene con qué. Solo una rebelión cívica, con la gente echándose a la calle para exigir el cambio del sistema autonómico, de la Ley electoral, puede iniciar el arreglo.

(1) De la mala gestión habría que excluir a la Comunidad de Madrid, pero ¿puede alguien explicar para qué diablos se necesita una Comunidad de Madrid?

El 5 a las 5
Luis del Pino Libertad Digital 10 Enero 2011

Los encapuchados han vuelto a hablar. Todos sabíamos que ya tocaba escenificar el asunto, porque se les está echando el tiempo encima tanto a ETA como al Gobierno, ¿verdad? En realidad, constato con una cierta nostalgia que ya ni siquiera nos sorprenden. Sabíamos que tocaba hacerlo ya y ni ETA ni el Gobierno nos han defraudado.

Hace ya tiempo que ha quedado claro que no estamos ante un problema de negociación: lo que había que negociar está todo atado y bien atado. Desde hace mucho. El problema - de ETA, pero sobre todo del Gobierno - es cómo vender a la opinión pública lo pactado en su día. Ya lo intentaron en la legislatura pasada y fracasaron. Y ahora, el tiempo apremia.

Apremia porque las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina y hay que dejar que ETA siga ocupando las cuotas de poder municipal que permiten que los españoles continuemos financiando al grupo terrorista que lleva cuarenta años asesinándonos. Somos nosotros mismos los que ponemos el dinero para que nos maten. ¡País original donde los haya!

Pero el tiempo apremia también porque los imponderables - en forma de suspensión de pagos - amenazan con arruinar todo el calendario. Quizá por eso se haya apresurado el portavoz del PSOE a salir a la palestra a felicitarse del comunicado de ETA, a pesar de que no es sino un calco de tantos comunicados anteriores. De tantas "treguas permanentes", "treguas unilaterales", y "treguas verificables" como hemos vivido. Que han acabado siempre en una nueva muerte.

Sólo hay una novedad en la actual situación: la presencia de los traficantes de sangre. Porque no otra cosa es quien, como esos "mediadores internacionales", se dedica a hacer caja a cuenta de negociar con terroristas. ¿Quién paga a los mediadores? ¿Quién paga a esa "internacional de la mediación"? No les quepa duda de que también nosotros: pagamos a los que nos matan y pagamos a los que negocian con los que nos matan. Pero bueno, tampoco hay que extrañarse: ¿acaso no pagamos también al Gobierno que tanto empeño pone en que los que nos matan no abandonen las instituciones?

El próximo 5 de febrero, a las 5 de la tarde, Voces contra el Terrorismo ha convocado una manifestación en respuesta a la nueva tregua trampa de ETA. En la legislatura pasada, sólo la revuelta en la calle consiguió parar lo que parecía imparable. Me temo que en ésta tocará hacer lo mismo.

Ya se han adherido a la manifestación Hazte Oír (http://www.hazteoir.org/alerta/35261-no-mas-mentiras-no-mas-treguas-trampas), Foro Liberal (http://foro-liberal.org/?p=1975), la Asociación 11-M Verdad y Justicia, la Plataforma Cívica Peones Negros, la Asociación para la Defensa de las Libertades y los Derechos Civiles (http://derechos-civiles.org/?p=171) y la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo de Murcia (http://www.facebook.com/notes/voces-contra-el-terrorismo/la-asociacion-victimas-contra-el-terrorismo-de-murcia-se-suma-a-la-manifestacion/483319228309).

¿Qué puedes hacer tú para ayudar?
Pues, si estás en Facebook, apuntarte al evento correspondiente y difundirlo entre tus amistades:
http://www.facebook.com/event.php?eid=191757440839719&ref=mf

¿No estás en Facebook? Pues twitea la convocatoria o mándala por correo electrónico. O difúndela de viva voz.
Y, si lo deseas, puedes colaborar en sufragar los gastos de la manifestación. En este enlace tienes cómo:
http://www.vocescontraelterrorismo.org/imagenes/colabora.jpg

Nos vemos el 5 a las 5.

PP y PSOE
Realismo político o triunfalismo ideológico
Agapito Maestre Libertad Digital 10 Enero 2011

La política como profesiónes uno de los ensayos más grandiosos que Max Weber, el gran filósofo y sociólogo alemán, ha legado a la cultura política de nuestra época. Surgido de una conferencia pronunciada a los estudiantes de la Universidad de Munich, durante el invierno revolucionario de 1919, Weber confronta su trabajo científico como filósofo de la política con la política concebida como profesión, es decir, como una forma de acción de personas concretas para ganarse la vida en el interior de los partidos políticos. Bajo el trasfondo de las ideas revolucionarias de la época, Weber obliga a sus oyentes a conocer sin ilusiones, como diría posteriormente su esposa, todos los procesos y fenómenos de sociología política que determinan de una manera típica la maquinaria política. Weber nos ha legado el realismo para analizar cualquier posible cambio político; más aún, si Weber en una época convulsa apostó por el realismo contra los narcóticos revolucionarios, e incluso combatió con inteligencia a quienes confundían el deber ser con el ser, tanto más hoy, en una época de relativa estabilidad democrática, deberíamos ser realistas.

Sin realismo es imposible analizar la situación política de España. Esa lección de Weber me pone sobre aviso sobre algunos grandes titulares de cierta prensa del domingo; por ejemplo, no me cabe en la cabeza que un periódico en su primera página diga que Rajoy sigue subiendo, cuando todos los indicadores nos muestran lo contrario. Me explico. Es obvio que todas las encuestas, análisis políticos y otros indicadores del futuro de la vida política muestran con contundencia, desde hace meses, que Rajoy está por delante de Zapatero. Hace siete meses, incluso hace tres meses, la distancia entre el PP y el PSOE era cada vez mayor. Hace semanas que la tendencia se detuvo. Peor aún, por desgracia para el PP, esa ventaja está reduciéndose.

Las causas de esa reducción están también a la vista; la bajada de Rajoy está siendo estudiada, curiosamente, por los mismos que levantaron hace unos meses acta de su subida. Esos análisis y encuestas son realistas. No engañan. Todos esos indicadores muestran una foto de la sociedad, e incluso en su modestia indican tendencias muy claras; por ejemplo, una de esas tendencias es que, a pesar del silencio de Rajoy, su falta de programa y su ambigüedad ideológica, el PP sube. La razón de esa subida era obvia: Zapatero estaba amortizado. Agonizando. Había perdido la confianza de la mayoría de sus votantes. También en España, como en otras democracias más desarrolladas que la nuestra, la gente no vota tanto a favor de alguien como contra alguien. Rajoy sube, en efecto, porque el electorado vota contra Zapatero

Eso es, sencillamente, realismo. Pero el problema viene ahora, una vez que esa tendencia a la subida de Rajoy se ha detenido, o mejor, que hemos pasado de una diferencia de 18 puntos, de hace unas semanas a 14 puntos, según encuestas serias y contrastadas. ¿Cómo explicar este cambio? Ahí va mi hipótesis. Quizá sea un argumento. Creo que el PSOE ha asumido el desgaste de su líder y se ha preparado de varias formas para amortiguar el golpe. Por el contrario, el PP no ha tomado en serio a quienes critican, con realismo y sin oportunismos baratos, sus peores deficiencias, a saber, no atreverse a decir con claridad qué van hacer con España. En otras palabras, el PP se ve ya ganador por mucho, mientras que el PSOE ha asumido con realismo su devenir político, y, junto con sus terminales mediáticas, está preparándose para detener el golpe electoral de varias maneras. Mientras el PSOE trata de reducir distancias, el PP no parece querer aumentarlas. El PSOE es realista. Político. El PP está en otra cosa. Pareciera que la política para el PP es cosa de otros.

Mientras que Zapatero, por un lado, está jugando con su candidatura, a la vez que trata de salir airoso, aunque muy tarde, del fiasco económico en el que él mismo nos ha situado, y el propio PSOE, junto a su grupo de comunicación de preferencia, Prisa, por otro lado, operan sobre un contexto de absoluta deslegitimación de Zapatero para detener la sangría de votos socialista, el PP está lejos de actuar en términos realistas y no ven que tengan nada que cambiar para seguir avanzando. Los líderes del PP callan, o se engañan, sobre quienes muestran que Rajoy puede gobernar, pero su silencio, es decir, su falta de liderazgo, y su carencia de un programa concreto alternativo de gobierno puede pasarle factura, incluso podría impedirle alcanzar la mayoría absoluta... En fin, el realismo socialista trata de frenar su caída en las urnas, mientras que el triunfalismo del PP no aumenta las expectativas de sus votantes.

Un rotundo NO a ETA
Rafael García Rico EDT 10 Enero 2011

ETA se equivoca de nuevo. Lo hace porque vive en una realidad paralela. Imagino las reuniones previas a la emisión del comunicado, buscando la terminología más cómoda para mantener viva la intriga sobre su futuro, abrir expectativas y ocupar el centro del debate político, pretendiendo, además, colocar dialécticamente la responsabilidad del siguiente paso en la esfera del Gobierno. Pero el lenguaje verbal de ETA es similar al de sus pistolas: se reduce a un estruendo sordo, grave y sin más interés que el del daño que puede causar.

Y eso es lo que primero debe preocupar, el daño. Porque daño es abrir de nuevo en la sociedad española un debate falso y atrabiliario sobre cómo reaccionar a este nuevo gesto -que por otra parte tiene poco de nuevo-, dividiendo a los partidos políticos según el empuje y la dureza con la que manifiesten el rechazo a esta declaración artificial y hueca. El PSOE tiene en su haber una experiencia dramática al intentar conciliar el deseo de paz de los españoles con las expectativas del fin de la violencia que ETA ha anunciado en otras ocasiones. Una mala experiencia por el engaño que escondía esa actitud y por la fiereza con la que se arrancó la oposición para negar cualquier posibilidad que pudiera explorase en el camino dialogado del fin del terrorismo.

Ahora, con la experiencia acumulada, el lenguaje de ETA, su actitud y sus gestos, se nos aparecen en forma grotesca y ridícula. No tengo ninguna duda sobre la importancia que debería haber tenido una noticia que anunciase el fin definitivo de los crímenes, pero es que esto es un remedo esperpéntico de lo ya sucedido demasiadas veces.

Tampoco tengo ninguna duda del sentido de la responsabilidad de Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente, ministro del interior y portavoz del gobierno, y figura reconocida en el complejo juego de las sucesiones políticas dentro del PSOE y, por tanto, de gran trascendencia pública. No la tengo porque sabe la responsabilidad que acompaña cada uno de sus actos y que confundir a la opinión pública con un nuevo juego de ilusiones sólo servirá para agitar del nuevo al PP, a la representación conocida de las víctimas y para menoscabar aún más la confianza de los españoles en la acción del gobierno de Zapatero. Así que sus primeras palabras negando el crédito que batasuna busca para justificar su retorno a la política legal, me tranquilizan y demuestran la seriedad con la que se tratan los asuntos de terrorismo.

Porque esto se trata de terrorismo, que nadie se confunda, no de los derechos de unos postulantes a concejales que son perseguidos injustamente. Batasuna no ha conseguido una reacción contundente de ETA sobre su alejamiento de la realidad criminal y no ha conseguido que anuncie el fin de las armas y el inicio de la política. No lo han logrado a pesar de sus esfuerzos, sinceros o no, por conseguirlo.

Rubalcaba debe mantener la serenidad y la firmeza que caracteriza su gestión en el Ministerio de Interior y evitar la confusión del baile cínico de los anuncios y las respuestas interesadas. Si ETA ha perdido otra oportunidad, el Gobierno tiene ahora una inmejorable para demostrar rotundamente -el mismo adjetivo que Alfredo Pérez Rubalcaba ha usado en su comparecencia ante los medios- su altura en la lucha contra la violencia criminal y dar confianza y seguridad a todos los españoles.

Y todo apunta a que será así.

Intervención
Ni cenamos ni se muere padre
Emilio Campmany Libertad Digital 10 Enero 2011

Desde mayo, estamos al borde del precipicio, apoyados con la punta de un pie en una piedra resbaladiza, sin terminar de caernos, pero sin acertar tampoco a recuperar el equilibrio apoyando las dos piernas en tierra firme. Parece que vamos finalmente a caer, pero da la impresión de que hasta en esto hay un orden que no puede alterarse y cada cual tiene que esperar su turno. Primero fue Grecia. Luego, Irlanda. Ahora, toca Portugal. Tras él, llegará la hora de España. Y el fin de fiesta está reservado para Italia.

Nos dicen nuestros economistas que vernos en la tesitura de tener que ser rescatados tendría consecuencias terribles. Sin embargo, el rescate parece inevitable. Lo sé por lo que están haciendo los socialistas en todos los sitios donde gobiernan. Están a toda prisa convirtiendo en funcionarios a todos los que tienen colocados a dedo. Son decenas de miles de empleados públicos de las administraciones locales y autonómicas. Naturalmente, temen que lo primero que hagan los interventores cuando se hagan cargo del puente de mando sea ordenar que sean despedidos los empleados que puedan serlo y arreglárselas con los funcionarios, que no pueden ser echados.

De modo que, mientras la intervención llega, la gente del PSOE con mando en plaza no para de cargar los presupuestos de todas las administraciones con gravámenes en beneficio de amigos y correligionarios que los interventores no puedan legalmente remover. Así las cosas, cuanto más tarde el rescate, más cargado estará el presupuesto y mayores serán los sacrificios a imponer subiendo impuestos, bajando sueldos de funcionarios, abaratando el despido y bajando pensiones, que es lo que básicamente supondrá el rescate.

Corre la especie de que Zapatero no dimite ni convoca elecciones porque quiere ser él quien adopte las duras reformas que hay que hacer para que quien le suceda no tenga que quemarse tomándolas y pueda dirigir al país sin hipotecas de descrédito popular. Mentira y gorda. Se supone que el habitante de La Moncloa vio la luz en mayo. ¿Qué ha hecho desde entonces? Suprimir los dispendios disparatados que él mismo había aprobado (con la anuencia del PP), como la subvención a los parados de larga duración y el cheque bebé; hacer una reforma laboral de la señorita Pepis; incrementar el IVA un poco y reducir el salario de los funcionarios otro tanto; y amagar con las pensiones sin terminar de dar. Mientras, las administraciones públicas siguen despilfarrando y apenas nada se ha hecho en el mercado financiero, en el energético y en los múltiples negocios subvencionados que en España campean. Sólo está ganando tiempo.

Zapatero no va a hacer lo que hay que hacer y nadie del PSOE ni del PP tiene prisa en sucederle porque entonces tendría que hacerlo él. Entretanto, Moncloa, ministros y secretarios de Estado, presidentes autonómicos, consejeros y ministrines, alcaldes y concejales "a gastar y a gastar, antes de que a España vengan a rescatar". Y, mientras, ni cenamos ni se muere padre.

Así que, puesto que es inevitable que tengamos que ser intervenidos, cuanto antes mejor. A ver si, entre tanto sacrificio como habrá que asumir, esa catarsis sirve para impulsar las reformas políticas que es necesario hacer y que nadie quiere acometer. Y de paso, a ver si el ciclón barre a esta repulsiva clase política que padecemos y nos trae otra que sea capaz de levantar un nuevo consenso nacional alrededor de unos intereses comunes que todos los españoles podamos compartir.

Comunicado
Hay que fiarse de ETA
Guillermo Dupuy Libertad Digital 10 Enero 2011

"ETA vuelve a condicionar su alto el fuego a la consecución de los objetivos por los que ha venido asesinando". Si este fuera el titular con el que la clase política y mediática de nuestro país hubiese resumido el más reciente comunicado de "alto el fuego" de ETA, les podría decir que no sólo deben fiarse de los terroristas, sino también de nuestros políticos y comunicadores.

Desgraciadamente, sin embargo, buena parte de nuestras élites políticas y mediáticas –principales responsables de que los terroristas ni den muestras de arrepentimiento ni siquiera de que hayan perdido sus esperanzas de obtener beneficios políticos y penitenciarios–, en lugar de referirse al enésimo chantaje en forma de tregua de los terroristas, maquillan su comunicado como si de una claudicación y de un abandono definitivo, incondicional e irreversible de las armas se tratara. Así, estos políticos y periodistas destacan el carácter "permanente" y "general" de lo que, no por estos adjetivos, deja de ser claramente y sin engaño alguno una simple tregua o un alto el fuego; esto es, un cese meramente temporal y, sobre todo, condicionado, en este caso, a la consecución de los objetivos secesionistas para esa entelequia que los terroristas denominan "Euskal Herria".

Poco importa que los terroristas, lejos de anunciar su abandono de las armas, lo que hayan exigido con toda claridad en su comunicado a las autoridades francesas y españolas es que abandonen el imperio de la ley, el mismo que los criminales –hoy como siempre– califican de "medidas represivas" y de "negación de Euskal Herria". Poco les parece importar también a estas élites, tramposas a fuer de desconfiadas, que, lejos de repudiar su pasado, los terroristas dejen una vez más, negro sobre blanco, que "ETA no cejará en su esfuerzo y su lucha por impulsar y llevar a término" esa involución rupturista y totalitaria que los terroristas –hoy como siempre, tanto cuando anunciaban treguas como cuando reivindicaban atentados– calificaban y siguen calificando de "proceso democrático".

Yo comprendo que si ETA se hubiera dirigido a las autoridades españolas y francesas y, sobre todo, a sus víctimas, en términos similares a los que se dirigió a su padre el arrepentido hijo pródigo de los Evangelios, alguien pudiera decir que "no hay que fiarse de ETA" o, como ha dicho Rosa Diez, "ni Zapatero puede dejarse engañar". ¿Pero en qué no nos debemos fiar de ETA? ¿En qué creemos que nos pueden hacer trampas o nos pretende engañar? ¿En que, en lugar de una enloquecida fuente de sufrimiento humano, los terroristas sigan considerándose a sí mismos una organización revolucionaria de liberación nacional? ¿En que sigan condicionando "el final de la confrontación armada" a los objetivos por los que han venido asesinando a casi un millar de personas?

Los terroristas no sólo dan por descontada su impunidad sino que dejan clarísimamente y negro sobre blanco que su alto el fuego, lejos de ser incondicional e irreversible, es condicionado a la consecución de sus delirios ideológicos. No es de extrañar que la impunidad la den por descontada, viendo la cantidad de veces que nuestras élites la han disfrazado de generosidad, viendo cómo muchos de sus delitos prescriben, viendo la prodigalidad de este Gobierno a la hora de conceder permisos penitenciarios y excarcelaciones. Con todo, si ETA se mantiene fiel a sus objetivos de siempre, los mismos a los que han condicionado esta como todas sus pasadas treguas, y vuelve a las andadas, no lo duden: los mismos que ahora dicen no fiarse de su chantaje, dirán que los criminales han hecho trampas.

Tantos silencios
MAITE PAGAZAURTUNDÚA El Correo 10 Enero 2011

El hombre era empresario y disfrutaba de una magnífica residencia en uno de los lugares más hermosos del mundo. El día que iban a secuestrarle algo falló y los secuestradores asesinaron a su conductor antes de las siete de la mañana. Cuentan las crónicas que aquel año asesinaron a 18 personas. Era 1989. El hombre se negó a hacer comentario alguno. Poco después recibió un paquete bomba que fue desactivado y abandonó el País Vasco, pero regresó para la gran discusión guipuzcoana de aquel tiempo: fichar o no a jugadores extranjeros para su club de fútbol. La mujer que soñaba la historia sobre el hombre empresario habría querido que votara a favor de los jugadores extranjeros.

La letanía de asesinatos fue una constante durante años en el hermoso lugar y en la provincia. Algunas veces se asesinó el mismo día de los partidos de fútbol.

Algunas veces la agonía de algún ser humano coincidía con un gol, cuyo eco llegaba hasta el lecho mortal. En el club de eso no se discutía porque era tabú, claro.

Algunas veces los asesinatos coincidieron con carnavales y otras fiestas o grandes copetines internacionales, pero la fiesta debía continuar siempre en la hermosa ciudad.

La ciudad contemplaba su identidad con enorme orgullo y satisfacción. Sus líderes naturales, gente limpia y aseada por dentro y por fuera, se consideraban gente de paz que sabía mantener la templanza y sobre todo las formas ante la cultura de la violencia. Ni una mala palabra, ni un mal gesto con los responsables del daño directo. Y tanto.

Tanto era así que las víctimas de atentados terroristas y sus familias podían elegir no pasar a ser parte de los apestados de la ciudad. Sólo era necesario no desarrollar malas formas, ni incomodar exigiendo justicia o el afeamiento de la conducta de los asesinos y de la mayoría de sus familias, que apoyaban la perpetuación del tinglado del fanatismo patriótico. Las víctimas podían elegir guardar silencio, pero también estaba muy bien visto que desarrollaran una infinita compasión por los verdugos, que nunca les habían pedido perdón ni había entrado en sus planes más remotos hacerlo. La ciudad hermosa tenía una idiosincrasia que los tiempos contemplarían tal vez con rigor. Tal vez no. La mujer soñó que el hijo de aquel hombre llegaba a ser presidente del club y que algunos jugadores rompían el tabú y solicitaban justicia y un no rotundo a los asesinos. No parecía coherente, claro. La mujer se decantó por otro final. Algunos jugadores intercedían exquisitamente por que los terroristas fueran acercados a la cárcel más cercana a su hogar como paso previo para la impunidad que pronto solicitarían.

La fuerza de la Ley
Enrique LÓPEZ La Razón 10 Enero 2011

Ha llegado el año 2011, y este cambio de año lo recordaremos porque entró en vigor la nueva regulación sobre el consumo de tabaco en España; como todos los años que comienzan con un cambio que afecta a toda la sociedad, quedarán en nuestra retina histórica precisamente por la novedad, y así, recordamos 1986 como el año del IVA, o 2002 como el año del euro, y no me cabe duda que el año 2011 será el año del tabaco. No voy a entrar en el fondo de la cuestión, ni a valorar el acierto o no de la norma –el tiempo quitará o dará razón–, pero sí me ha llamado poderosamente la atención el eco mediático que han tendido los hosteleros que han anunciado su oposición a la norma, así como su clara voluntad de no cumplirla.

Más allá de la finalidad, es obvio que en una sociedad sometida de forma voluntaria a un Estado de Derecho, tales actuaciones deben obtener la respuesta que en Derecho, esto es, conforme a la Ley, está prevista. Las normas se elaboran con una vocación permanente de cumplimento; las normas imperativas y prohibitivas, necesarias en cualquier sociedad, deben tener previstas las consecuencias para el caso de su incumplimiento. Estas normas inciden directamente en el comportamiento de los ciudadanos, de tal modo que advierten lo que se debe hacer en el caso de las imperativas, y lo que no se debe hacer en el caso de las prohibitivas, de tal modo que el legislador trata de orientar el comportamiento del ciudadano a través de los dictados de la norma. En una sociedad idílica, estas normas deberían ser la excepción, pero no cabe duda de la necesidad de su existencia.

Los grados de prohibición y los límites de lo imperativo dependen del legislador de cada momento, el cual deberá estar atento a aquello que por un lado demanda la sociedad, y que por otro es necesario para la garantía de los derechos del ser humano, entre los cuales se encuentra el derecho a la vida y a la integridad física, y en segundo lugar el derecho a la salud. Por ello no es positivo presentar a estos personajes, por más razón moral que crean tener, como unos héroes, al resistirse a lo numantino al cumplimiento de la Ley. Ahora bien, para que este tipo de acciones no generen grado alguno de solidaridad en la sociedad, es necesario generar una cultura de respeto a la Ley y acatamiento a las resoluciones judiciales que decidan su aplicación al caso concreto. En España hemos asistido a algunos acontecimientos en los que, por desgracia, responsables políticos han solicitado o han fomentado el incumplimiento de resoluciones judiciales, lo cual supone también el incumpliendo de la propia Ley.

Ejemplos como lo ocurrido en torno al Estatuto de Cataluña, al uso de lenguas, etc., no son el mejor de los comportamientos de aquellos que además de ser responsables políticos, deben conducirse con un máximo de responsabilidad. Cuando las leyes se consideran injustas poco apropiadas, ineficaces o abusivas, si sobrepasan los cánones de constitucionalidad, sólo pueden ser combatidas con nuevas leyes que las deroguen, y ello mediante los procedimientos democráticos, esto es, tratando de convencer al legislador o contribuyendo en unas elecciones democráticas al cambio de las mayorías preexistentes. Lo mismo cabe predicar de las resoluciones judiciales, las cuales sólo pueden ser combatidas mediante remedios procesales, y cuando son firmes deben ser cumplidas, y con mayor razón cuando el mandato judicial va dirigido a los responsables políticos. A veces, algunos comportamientos nos recuerdan aquel chiste del que no quería ir a clase, y no se despertaba ante los requerimientos de su madre, hasta que ésta le recordó que era el director del colegio.

El incumplimiento de la Ley por parte de un ciudadano, o el no acatamiento de una sentencia es grave, pero la propia Ley tiene instrumentos para enderezar esta actuación, pero cuando este supuesto de hecho se centra en alguien con responsabilidad política, el incumplimiento lo es de extrema gravedad, y lo es en mayor grado conforme nos elevamos en la pirámide de la responsabilidad política. Ejemplos como el de Sócrates, el cual pudiendo haber huido con la ayuda de su discípulo Critón, tras el dictado de una sentencia de muerte, sometiéndose a una Ley que siempre cumplió, debería inspirar a alguno. Por ello nadie debe animar a incumplir una norma, aunque sea la que prohíbe fumar en espacios públicos cerrados, por más alternativas que hubiera, ni tampoco se debe animar al incumplimiento de una sentencia firme, y máxime si se trata de una persona con responsabilidad pública, de tal suerte que el ejemplo que traslada al ciudadano es muy peligroso, puesto que así, cualquiera que perciba una Ley o una sentencia como injusta, tendrá una justificación para no cumplir su tenor.

¿Cómo responder a la «yihad ideológica»?
«Los intentos expansionistas de la denominada “yihad ideológica” alertan sobre la necesidad de actuar también frente a los riesgos que plantea la reproducción de una ideología radical con el potencial de generar en el futuro graves conflictos sociales»
POR ROGELIO ALONSO ABC 10 Enero 2011

INFORMACIONES publicadas recientemente por ABC han llamado la atención sobre la expansión del islam radical y los objetivos de quienes propugnan una desestabilizadora y fundamentalista interpretación de esta religión. La ausencia de exitosos atentados terroristas en nuestro país tras la masacre del 11-M no debe hacernos subestimar los riesgos y amenazas que el yihadismo aún plantea a la seguridad. El terrorismo de inspiración religiosa continúa representando una seria amenaza, como revelan las numerosas operaciones antiterroristas que han abortado la planificación de atentados en diferentes momentos. Pero además, ante dicha amenaza también es necesario prevenir una radicalización política y religiosa que puede llegar a constituir la antesala de esos atentados terroristas y de otras manifestaciones extremistas que favorezcan la consolidación de un ambiente propicio para el desarrollo del terrorismo. La respuesta antiterrorista no ha de circunscribirse a la alteración y contención de los planes terroristas elaborados por activistas y redes. También debe incidir en otros estadios previos y en fenómenos que en apariencia no guardan relación con la violencia, pero que, sin embargo, contribuyen a crear un idóneo caldo de cultivo para la progresión hacia el extremismo violento y para su reproducción.

Es por ello preciso valorar y confrontar adecuadamente la expansión de las corrientes ideológicas más extremas del islam sobre la que alertan los servicios de inteligencia. La complejidad de la respuesta ante algunas de esas actividades de propagación es considerable, ya que obliga a intervenciones sobre actores que actúan dentro de la legalidad o bordeando sus límites. Así lo ilustra el significativo incremento de congresos salafistas celebrados en España el pasado año, uno de los indicadores del expansionismo de un movimiento político-religioso ansioso de atraer voluntades hacia una ideología que en última instancia sirve de instrumento para la justificación de comportamientos radicales e incluso violentos. Estos congresos ofrecen entornos de socialización que facilitan la radicalización, o sea, la adhesión a idearios fundamentalistas e incluso su instrumentalización para desembocar en una radicalidad también violenta. Esas actividades, y las que desarrollan asociaciones legales como el Tabligh, Justicia y Caridad o Hizb ut-Tahrir, facilitan la inmersión en idearios radicales que pueden evolucionar hacia una radicalización violenta y la consiguiente integración en células terroristas. Incluso en aquellos casos en los que la progresión no alcanza esos niveles, el riesgo de que la radicalización devenga en amenaza posteriormente es también preocupante. Lo es porque la asunción de una ideología extremista puede dificultar la integración social de individuos fanatizados en la creencia de la preeminencia de una interpretación fundamentalista del islam sobre el orden constitucional.

Aunque la alienación social no es causa necesaria de la violencia, sí puede erigirse en factor propiciador de la misma en el caso de ser convenientemente manipulada por una ideología extremista que provoca percepciones de victimización —muchas de ellas imaginadas, tanto directas como indirectas—, además de conflictos identitarios que llevan a idealizar una determinada identidad grupal —la islamista radical—, demonizando a otras. La combinación de esos factores en un contexto de insuficiente integración puede devenir en movilización. Ante la manipulación y explotación del factor ideológico acometida por el yihadismo, David Omand, un destacado responsable de la inteligencia británica, definía esta ideología como «el arma más eficaz de la que disponen los terroristas», considerándola una corriente de pensamiento difícil de neutralizar y eliminar debido a su rápida expansión y adaptación a diversos contextos.

En esa línea, la ideología que se intenta expandir en España aporta un marco autojustificativo de conductas radicales además de servir para construir una identidad colectiva en la que la violencia puede llegar a erigirse en un componente primordial y unificador. Esa ideología se constituye en eje de un adoctrinamiento que contribuye a consolidar ideas y actitudes violentas, generando una subcultura de la violencia que reafirma las convicciones absolutistas y los comportamientos fanáticos en la raíz del terrorismo. Los contenidos doctrinales de esta ideología, compartidos por musulmanes de heterogéneo perfil sociodemográfico, facilitan su cohesión. A la luz de esa ideología basada en una interpretación excluyente y violenta del credo islámico, los actos terroristas son presentados ante los radicales como necesarios e inevitables con el fin de responder ante supuestos agravios. Son estos los motivos detrás de la decisión del Gobierno británico de impedir la entrada en el país de radicales sospechosos de incurrir en la glorificación del terrorismo. Esta polémica medida fue criticada por el Consejo Musulmán Británico aduciendo que no debería actuarse contra personas sobre la base de sus opiniones, minusvalorándose que ciertas opiniones incitan al odio e inducen a la comisión de delitos.

La realidad sociopolítica y cultural de España, definida por la existencia de una amplia comunidad musulmana y, por tanto, con un significativo colectivo de riesgo, así como por la reivindicación histórica de Al Andalus y por la permanencia de otros agravios construidos por el ideario radical, obliga a reflexionar sobre una problemática susceptible de agravarse en el medio y largo plazo si no se diseñan eficaces estrategias. La necesaria tipificación de nuevos delitos de terrorismo en el reformado Código Penal puede resultar insuficiente para responder a conductas que quizás encuentren mejor encaje en otras figuras delictivas, como la de la provocación al odio o a la violencia por motivos racistas, antisemitas, u otros referentes a la ideología, religión o creencias. Suele decirse que las creencias no delinquen, si bien nuestra legislación sí contempla acciones penales contra ideas que se traducen en actos externos que incitan al odio y a la violencia, evidentes estos en los discursos y actividades de determinados islamistas radicales. Existen precedentes en el ámbito nacional e internacional de cómo esa incitación al odio ha sido utilizada con objeto de penar conductas similares a las de ciertos portavoces del islam radical.

La mejora de nuestra legislación mediante la tipificación de los delitos de adoctrinamiento, captación y adiestramiento ha complementado otros tipos, como el de enaltecimiento, requiriendo aún todos ellos una jurisprudencia que delimite sus contenidos específicos y que facilite la acción probatoria. Mientras la jurisprudencia aporta un marco con el que enfrentarse más eficazmente al terrorismo de opinión, de colaboración y de acción, la amenaza yihadista exige además, y ya mismo, respuestas frente a quienes expanden una ideología radical en la raíz de esa triple dimensión terrorista. En este sentido, la concienciación de jueces y fiscales en torno a la verdadera naturaleza del fenómeno resulta decisiva, pues la experiencia demuestra que en la génesis del terrorismo se encuentran procesos de radicalización sobre los que también es preciso actuar. Las políticas antiterroristas deben combatir tanto la violencia como la ideología que la hace posible y que la justifica, actuación no exenta de dificultades. Por tanto, la intervención en tan sensible ámbito no puede limitarse al fundamental afianzamiento de ciertos valores democráticos y a la necesaria reproducción de contranarrativas por parte de actores no radicales con la intención de deslegitimar los idearios extremistas. Los intentos expansionistas de la denominada «yihad ideológica» alertan sobre la necesidad de actuar también frente a los riesgos que plantea la reproducción de una ideología radical con el potencial de generar en el futuro graves conflictos sociales e incluso manifestaciones de violencia.
ROGELIO ALONSO ES PROFESOR DE CIENCIA POLÍTICA DE LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS

El problema social que impulsó a Hitler
Alemania llegó a los 5 millones de parados en 1931. Fue clave para el ascenso del dictador. El nazismo creó empleo a base de gasto público. El déficit se pagó exprimiendo a los judíos y a los países ocupados.
Santiago Mata. Madrid www.gaceta.es 10 Enero 2011

En 1931, la República de Weimar, nombre de la Alemania de entreguerras, superó la cifra de 5 millones de parados. La promesa de bienestar dio el poder al partido nacionalsocialista (NSDAP) de Hitler, que ya había sido el segundo más votado en 1930. Pero el programa económico nazi era primitivo y se basaba en una expansión territorial que implicaba la ocupación o la guerra con sus países vecinos y, al final, con la Unión Soviética.
El objetivo de Hitler era atacar a la URSS y acabar con el régimen soviético, obteniendo, de esa forma, conquistas territoriales que garantizaran la hegemonía alemana. Para ello, tenía que someter a Francia y conseguir la neutralidad inglesa. Como es sabido, los pasos previos fueron la invasión de Austria, en marzo de 1938, la desmembración de Checoslovaquia, en octubre siguiente, y su posterior ocupación, en febrero de 1939; y, por fin, la guerra contra Polonia, en septiembre de 1939.

Hitler contaba con que dos millones de jóvenes soldados alemanes debían perder la vida en el proyecto. Entre las cuestiones que le obsesionaban, por no decir que se trataba de la cuestión fundamental, estaba la de lograr la lealtad de la retaguardia, para que no se produjera el derrumbamiento de 1918, del que él mismo había sido testigo. En su opinión, la clave de aquella traición había sido el bloqueo económico impuesto por Inglaterra y la miseria que recayó sobre las familias de los soldados. Todo se orientó a la prosperidad ciudadana, para evitar el hundimiento de la retaguardia. El Estado hitleriano apuntaba hacia la guerra, hasta el extremo de depender de ella como de algo que debía suceder necesariamente. Su lógica era la de la rapiña: el gasto armamentístico generó un déficit inmenso, lo que llevó a dejar de publicar los presupuestos del Estado para ocultarlo.
Ingresos

Si no quería ir a la ruina, Alemania necesitaba ingresos más allá de lo ordinario. Por eso, Hitler decidió exprimir al máximo a una categoría de ciudadanos, los judíos, de modo que con sus bienes –su trabajo, sus casas y, finalmente, todo lo que llevaran encima antes de ser exterminados– pudieran garantizar el bienestar de los demás.
Cada nuevo país conquistado era sometido a una intensa rapiña con esta finalidad. El historiador alemán Götz Aly ha mostrado la intensidad del proceso y cómo se hizo de forma que se evitara al máximo la protesta local. Las tropas de ocupación alemanas eran pagadas por el país rapiñado, y al mismo tiempo, los soldados, con la moneda local, podían comprar los mejores productos, normalmente para enviárselos a sus familias. De esta forma los países eran robados dos veces, despojados de sus mejores productos con el dinero que ellos mismos habían pagado a los soldados alemanes, y a Alemania no le costaba nada elevar el nivel de vida de sus ciudadanos, ni las importaciones le creaban inflación o déficit.
Colaboracionismo

La lealtad de los países ocupados se reaseguraba mediante la persecución de los judíos, llevada a cabo por las autoridades locales, que además así hacían recaer sobre los judíos la culpabilidad por unas desgracias de las que sólo Alemania era responsable. Aliviaban el sufrimiento que suponía la ocupación exprimiendo, a su vez, a los judíos. La población local se beneficiaba del expolio de los judíos, aunque lo fundamental de sus propiedades (cuentas bancarias, joyas, etc.) fuera a parar a Alemania. Así, la rapiña garantizaba el colaboracionismo.

Rumbo al abismo
Albert Rivera www.lavozlibre.es  10 Enero 2011

Aparecía el domingo Artur Mas en la portada de 'La Vanguardia' con una foto simbólica, agarrado a un timón que colgaba en la pared de un despacho y bajo el titular: “Si España no se mueve, no hay encuentro sino ruptura”. Más claro, el agua: si los ciudadanos españoles no aceptamos las tesis nacionalistas, habrá que romper el estado y dinamitar la convivencia.

Éste es Artur Mas, el que según algunos agentes económicos, mediáticos y políticos de ámbito nacional iba a traernos moderación y convivencia después de dos tripartitos grotescos. Éste es el socio preferente de Zapatero y el que será socio de Rajoy si el PP llega a la Moncloa.

La amenaza del líder nacionalista es evidente: si se intenta hacer cumplir y respetar la Constitución en Cataluña, si se ponen trabas al privilegio fiscal a la vasca que quiere Mas para esta comunidad autónoma, si no se permite que se haga un referéndum a medio plazo para que los catalanes, prescindiendo del conjunto de españoles, decidamos sobre la secesión de una parte del territorio español, si se sigue exigiendo desde los tribunales o des de los partidos constitucionalistas que se cumpla el bilingüismo constitucional en las administraciones o en la escuela catalana, no les quedará más remedio que intentar levantar alambradas y fronteras dentro de España.

Seguro que después de estas declaraciones Zapatero, Rajoy y compañía no dirán 'ni mu' y le intentarán quitar hierro, o, como mucho, en alguna rueda de prensa si les preguntan dirán que no están de acuerdo. Pero el PSOE y el PP tienen la obligación de abrir los ojos inmediatamente y dejar de ser cómplices, porque el problema político más grave que puede tener España en la próxima década, si esta deriva independentista no la frena nadie, es el de su cohesión territorial y la desobediencia del gobierno autonómico catalán frente a la ley, la constitución y la justicia.

De momento, ya tenemos una desobediencia flagrante y explicita en la educación y en el modelo lingüístico frente a las sentencias del TC y del TS. Se han celebrado referéndums ilegales en cientos de ayuntamientos catalanes sobre una hipotética independencia de Cataluña apoyados y convocados por ERC, CIU, ICV e incluso el PSC. La ley de banderas hace años que no se cumple en más de cien ayuntamientos catalanes y el gobierno central no actúa.

El Estado y sus instituciones deben poner remedio ante este tipo de insumisiones y los partidos políticos mayoritarios que las gobiernan, y que hasta fecha han preferido hacer la vista gorda a cambio de recibir el apoyo de los nacionalistas catalanes en el Congreso, deben asumir que tarde o temprano deberán enfrentarse políticamente o incluso judicialmente a quienes sólo han visto en el Estado autonómico una etapa más en su viaje con destino final en lo que Mas denomina “la plenitud nacional”, es decir, la creación de un Estado catalán que dinamite España y la convivencia entre sus ciudadanos.

Mientras el PSOE y el PP no tomen cartas en el asunto, los que todavía defendemos la vigencia de la Constitución lucharemos políticamente y judicialmente para que nuestra Carta Magna y el Estado de derecho no queden en papel mojado en Cataluña.

Tenemos un nuevo capitán al frente del barco, que ha sido lobo vestido de cordero durante la campaña electoral, presentándose ante la sociedad española como aquel que iba a liberarnos de los tripartitos y solucionar los problemas de Cataluña. Pero desde que se recontó el último voto del 28N hasta hoy, Mas se ha ido quitando las pieles y la máscara y ya está enseñando en poco más de un mes sus intenciones: poner las máquinas a máximo rendimiento para llevar a la sociedad catalana contra las rocas del enfrentamiento perpetuo y el independentismo a medio plazo. El nacionalismo lleva 30 años gobernando Cataluña, y si no somos capaces de crecer más y sumar a medio plazo los que representamos a los catalanes no nacionalistas para dar un giro de 180 grados al timón, más pronto de lo que muchos piensan tendremos naufragio.

> Albert Rivera es diputado autonómico en Cataluña y presidente de Ciudadanos.

Cataluña
La consejera de Enseñanza defiende la segregación de los alumnos por sexo, pero no por lengua
“Si [el sistema de separar a niños y niñas] garantiza el éxito escolar, es estatutario y es constitucional, yo no veo por qué no se tiene que concertar [estos colegios]“, señala Rigau.
Redacción www.vozbcn.com  10 Enero 2011.

La consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau, se ha mostrado este lunes partidaria de incluir entre los colegios concertados a aquellos que segregan a los alumnos por su sexo, esto es, los que colocan a niños y niñas en clases separadas.

En declaraciones a RAC1, Rigau ha señalado que, “si [el sistema de separar a niños y niñas] garantiza el éxito escolar, es estatutario y es constitucional, yo no veo por qué no se tiene que concertar” estas escuelas. Para la consejera, “el debate que tenemos que analizar es por qué los niños en nuestra casa tienen un fracaso [escolar] muy superior a las niñas”.

“No los podemos separar por aulas [en función de la lengua]“
Sin embargo, en el caso de la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán, ha subrayado que “sabemos perfectamente que no los podemos separar por aulas, ni por centros”, en función de la lengua vehicular escolar, ya que “si los separas por aulas, en el patio juegan a fútbol unos contra otros, y si los separas por centros, no te quiero decir cómo va la preinscripción, ¿no?”.

También ha explicado cómo va a esquivar las recientes sentencias del Tribunal Supremo que obligan a la Generalidad a ‘adaptar su sistema de enseñanza’ para ‘que el castellano sea reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria’.

“Un nivel de concreción que no le corresponde al Gobierno”
En su opinión, “podemos cumplir perfectamente la ley y la cumpliremos, porque la Ley de Educación de Cataluña (LEC) consagra que el catalán es la lengua vehicular y que la inmersión es una metodología a utilizar cuando los entornos lingüísticos lo recomiendan. Por tanto, una cosa es la escuela catalana en lengua y contenido, que tiene un objetivo final que es el dominio de las dos lenguas oficiales, y la otra es una metodología a aplicar en determinados entornos”.

Según Rigau, “hay un nivel de concreción que no le corresponde decir al Gobierno central, es el control final de la etapa [educativa] y, mientras podamos defenderlo defenderemos que el nivel de lengua debe mejorar aquí y en Burgos, pero que es similar”.

“Tendremos problemas [judiciales], pero los superaremos”
Así, ha reconocido que “tendremos problemas [judiciales], pero los superaremos”, “no es la primera vez que nos encontramos con una amenaza de este tipo”, y ha asegurado que la LEC, que refuerza la inmersión, “no peligra porque está muy asumida por todos los docentes y por toda la sociedad catalana; nos podremos encontrar con dificultades pero cumplimos la ley orgánica del derecho a la educación, cumplimos los decretos y cumplimos la propia normativa y, a partir de aquí, habrá que velar mucho políticamente”.

“Nosotros tenemos que dejar bien claro que esta ha sido una conquista no solo de las leyes sino que la inmersión y la catalanidad de la escuela es una realidad porque los maestros la han hecho suya. [...] Cualquier sentencia tendría que ir contra el Estatuto, y el Estatuto deja claro que no se pueden separar por razón de lengua los niños y yo creo que esto el Tribunal Constitucional no lo ha tocado en la sentencia del Estatuto y se tiene que poder mantenter en las futuras sentencias”, ha añadido.

Baleares destinó 12,5 millones en 2010 para fomentar el uso del catalán
Desde Círculo Balear denuncian que el PSOE 'desarrolla las políticas de los nacionalistas'
 www.lavozlibre.es 10 Enero 2011

Madrid.- Un informe de UPyD revela que sólo en 2010 se destinaron alrededor de 12,5 millones de euros públicos mediante subvenciones, cursos y otros medios a introducir la lengua catalana en Baleares. El partido liderado por Rosa Díez asegura que esta cantidad de dinero se obtuvo de los presupuestos de los departamentos de Política Lingüística del Gobierno balear, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma que controla el partido nacionalista PSM.

La comunidad autónoma de Baleares vio reducido su presupuesto en casi 1.000 millones en 2010. Sin embargo, los departamentos de Política Lingüística de las instituciones baleares mantuvieron cantidades mucho mayores que las que tenían antes de empezar la crisis en 2007. De hecho, la Política Lingüística de la Consejeria de Educación bajó su presupuesto un 15% en 2010, pero aun así se quedó con una cantidad un 45% superior a la de 2007: 6,2 millones de euros.

Aunque Sanidad fue uno de los ámbitos donde más se recortó, pagó 65.000 euros para dar cursos de catalán a sus trabajadores.

Desde Círculo Balear denuncian que los hechos demuestran cuál es la prioridad del Partido Socialista que gobierna en Baleares con Francesc Antich: “Desarrollar las políticas totalitarias de las minorías nacionalistas a costa del erario público, sin atender las necesidades de los ciudadanos en una época de profunda crisis”.

Para Jorge Campos, presidente de Círculo Balear, “en vez de promocionar y dar a conocer la lengua y cultura de Baleares, se ha aprobado un Plan de 'Normalización' Lingüística que pretende imponer el catalán en todos los ámbitos y profundizar en la creación de los denominados ‘Países Catalanes”

La monarquía inútil
Alberto Mateos www.gaceta.es 10 Enero 2011

El periodista Enrique de Diego saca nuevo libro

Enrique de Diego publica un nuevo libro de la Editorial Rambla, "La monarquía inútil", que saldrá a la venta el próximo 15 de enero.

Aquí os presento algunos de los párrafos, que seguro, darán que hablar. Jaime Peñafiel ya lo ha elogiado.

"Monárquico es quien asume e interioriza su inferioridad. Monárquico es sinónimo de servil".

"Es notorio el servilismo que impera en los protocolos monárquicos, con indignas inclinaciones de cabeza y con la obligación de dirigirse a las personas de la familia real mediante títulos como "señor", "majestad" o "alteza", que representan una indignidad plebeya para quienes las pronuncian".

"La monarquía es el sistema por el que todos los hombres han sido creados iguales en derechos, menos los de la familia real".

"La monarquía, lejos de simbolizar la unidad de la nación, representa un factor de disolución".

RECUERDA LAS VIÑETAS DE MAHOMA
Carta de un sacerdote copto al líder del islam en Egipto: la hipocresía del mundo islámico
Contundente carta de un sacerdote copto al líder musulmán de Egipto. Denuncia la hipocresía del mundo islámico y pone como ejemplo las viñetas de Mahoma.
JAVIER LOZANO Libertad Digital 10 Enero 2011

La situación dramática que viven los cristianos en Oriente Medio y que ha mantenido en un segundo plano durante años ha salido ahora a la luz pública tras las últimas matanzas perpetradas por terroristas islámicos. La última contra una iglesia copta en Egipto. En esta ocasión, la comunidad internacional se ha manifestado de manera más contundente y Sarkozy ha denunciado públicamente el "plan de depuración religiosa" en esta zona del planeta.

También el Papa se ha mostrado muy claro con la situación de los cristianos y con la ausencia de la libertad religiosa, entre otros muchos derechos, en gran parte de los países islámicos. Sus palabras de condena al último ataque ocurrido en Nochevieja en Alejandría han cosechado grandes críticas por parte del mundo musulmán en Egipto. De hecho, la máxima autoridad religiosa del país, el Gran Imán de Al-Azhar, ha exigido a Benedicto XVI que no interfiera en la política interna del país.

Sin embargo, la brecha está abierta y la situación de los cristianos ha quedado en evidencia. De hecho, el sacerdote copto egipcio Yoannis Lahzi Gaid ha escrito una carta abierta a esta autoridad religiosa. Una misiva muy dura y contundente que denuncia la hipocresía del mundo islámico y donde incluso les recuerda la publicación de las polémicas viñetas de Mahoma en el mundo occidental.

Este sacerdote cristiano dice que el imán de Al-Azhar, considerado como una de las autoridades religiosas más moderadas del islam, no quiere actuar con contundencia contra estas matanzas. Le acusa de "no pronunciarse nunca claramente sobre la cuestión de la violencia y del asesinato de los no musulmanes".

En este sentido, este cristiano dice lo que todo el mundo sabe pero que pocos se atreven a decir abiertamente. "Es señal de que en Egipto y en la mayor parte de los países árabes falta la igualdad entre ciudadanos". Por ello, afirma que "la solución, respetable imán, no se encuentra en la condena de las palabras del Papa o de los estados extranjeros, sino en el cuidar nuestras enfermedades con nuestras propias manos".

De este modo, en su clarificadora carta entra en el fondo de la polémica: la doble vara de medir del islam en los países islámicos donde no respetan la libertad y en los países occidentales en los que piden más derechos.

Así, el religioso cristiano asegura que "ninguno habría hablado, si los países islámicos hubieran actuado contra el terrorismo religioso y el integrismo islámico, que legitima la matanza de los cristianos; como ha sucedido con las viñetas consideradas ofensivas para el islam.

"¿Por qué se afirma el derecho a un ser humano y se niega el mismo derecho a otro ser humano? ¿Por qué se afirma el derecho de condenar cualquier acto o palabra, cuando son consideradas ofensivas para los musulmanes en países occidentales, sin decir nunca que esto significa interferir en los asuntos internos de estos países, mientras se condena la oración del Papa contras las masacres, contra las injusticias?, se pregunta Yoannis Lahzi Gaid.

Pero las preguntas de la minoría cristiana representada en este sacerdote al gran imán de Al-Azhar no acaban ahí. El religioso copto afirma que sus hermanos de fe murieron en la iglesia de Alejandría a mano de "integristas que siguen la voluntad de Alá". Considera que "esta es la enfermedad que reside en este modo de interpretar los preceptos coránicos".

Ante esto, pide a estas autoridades islámicas claridad. "Las masacres que los terroristas cometen en prejuicio de los cristianos, ¿son aceptables desde el punto de vista religioso e islámico? ¿Sus versos coránicos y sus argumentos doctrinales se fundan en la verdad? Estos terroristas ¿son verdaderos fieles musulmanes? Estas son las preguntas que necesitan respuesta, afirma.

Para acabar le aclara a los musulmanes egipcios que el Papa "no ha intervenido en los asuntos internos de Egipto, sino que ha hablado a favor de los cristianos oprimidos y perseguidos". Lo malo hubiera sido, dice, si "hubiese callado frente a los homicidios, a las masacres, a las persecuciones, a las migraciones, forzadas de los cristianos del Medio Oriente sucedidas a los ojos de todo el mundo".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Comunicado
Regresamos a Loyola
GEES Libertad Digital 10 Enero 2011

La ruptura de los pactos de Zapatero con ETA en diciembre de 2006 –con el crimen de la T4– se produjo porque la banda consideró que los socialistas les habían engañado: durante años, los socialistas vascos primero y el Gobierno de Zapatero después aceptaron poner en marcha los mecanismos que condujesen a un nuevo marco político, a la ruptura de la unidad nacional, la ruptura del Estatuto de Guernica y la anexión de Navarra al País Vasco. Las actas de Loyola muestran hasta qué punto socialistas y etarras habían llegado a acuerdos en lo que los terroristas creían fundamental, y que sólo el ritmo de las reformas los separaban. ETA lo quería todo rápido para vender una victoria a los suyos y el Gobierno defendía un proceso a medio y largo plazo que no tuviese costes electorales. Al final la banda se cansó y en buena lógica volvió a los atentados.

La lectura era evidente, pese a que muchos no se dieron por enterados: no era cuestión de principios, sino de instrumentos; no de fines, sino de medios. Los socialistas siguieron pensando que es legítimo cambiar el marco jurídico del País Vasco y abordar la anexión de Navarra, que es justo los que les llevó a tratar con la banda. Aquí la sorpresa no cabe, porque los socialistas tienen tendencia a pactar con grupos y partidos nacionalistas antisistema, antiliberales y anticonstitucionales; lo hacen en toda España y lo han seguido haciendo. El diálogo con fuerzas antisistema para el desguace constitucional se está llevando a cabo en Cataluña capitaneado por el PSOE: ¿por qué en el País Vasco iba a ser distinto? "Por la violencia", respondían los socialistas, atrayendo sobre ese aspecto a la opinión pública, como si ese fuese el problema, y no el proyecto que se esconde tras la violencia. Así que el Gobierno y el PSOE llevan desde 2007 exigiendo a ETA que deje las armas para relanzar un diálogo del que Zapatero nunca se ha arrepentido. Y a esta convicción responde el alternativo uso del palo y la zanahoria por parte del Ministerio del Interior, actuando selectivamente contra miembros y aparatos de la banda.

Ahora una ETA débil y acorralada recuerda en su comunicado los dos requisitos en que se mueven sus relaciones con el PSOE. Primero, recuerda los dos puntos en los que había llegado a un compromiso en Loyola: por un lado, una discusión entre grupos y partidos al margen de las instituciones representativas; por otro, una discusión que da por hecho la autodeterminación y la territorialidad, y en la que se ponga sobre la mesa la forma de llevarlo a cabo, y no su legitimidad, por ambos reconocida. La posición maximalista del comunicado, que lo primero que hace es fijarlas, no es tal: ambas cosas son pescado vendido desde la primera fase de la negociación. El PSE arde en deseos de desembarazarse de un PP vasco al que desprecia para irse con las "fuerzas del progreso", y el PSN está desesperado por hacer caer el gobierno de UPN para irse con los anexionistas vascos. Sólo la violencia etarra impide al PSOE abrir en Navarra y el País Vasco un frente de ruptura como el catalán.

Y por eso, en segundo lugar, ETA comunica que sí, que como le llevan Rubalcaba y el PSOE reclamando desde el año 2007, está dispuesto al "alto el fuego permanente y de carácter general". "Permanente" –como en 2006– no es "definitivo", y los etarras se guardan un seguro para el caso de que los socialistas vuelvan a tratar de marearles, lo que entra dentro de lo posible. A cambio, añaden una garantía: la observación internacional, porque la clave es conseguir apariencia de solidez del alto el fuego para convencer a una opinión pública a la que El País lleva tiempo madurando. Para ello, los terroristas añaden "de carácter general", que se supone afecta a toda su actividad, eliminando así uno de los obstáculos para el Gobierno en 2006, que era el mantenimiento de la actividad de la banda y qué llevó al escándalo de los "informes de verificación".

La clave, por tanto, no está en las exigencias políticas, porque el PSOE ya cruzó en 2006 el límite de negociar con la banda políticamente la autodeterminación o independencia y la territorialidad o anexión navarra, y porque ya protagoniza en otros lugares la misma política. Descontado lo político, es cuestión de credibilidad sobre el alto el fuego. La clave está en si el Gobierno y los etarras son capaces de demostrar que sí, que ésta sería la definitiva. Por eso, de todo lo que podían haber dicho, los socialistas se han apresurado a afirmar que "se tiene que confirmar con los hechos"; o sea verificarse; o sea, como en 2006. El resto, habas contadas. Y aquí está la clave a partir de ahora, porque ETA sí ha dado un paso en la dirección de tratar de dar credibilidad a su parón, vía "general" y vía "internacional". Si la banda ha conseguido pertrecharse y prepararse para una temporada de inactividad sin sufrir las consecuencias de ello, o si ella y el Gobierno son capaces de esconder unas limitadas actividades de los terroristas a la opinión pública, el proceso continuará justo donde se quedó antes. O sea, en Loyola.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

ETA
La marcha de la vergüenza
Ignacio Cosidó Libertad Digital 10 Enero 2011

La marcha celebrada este fin de semana en Bilbao a favor de los presos de ETA constituye una vergüenza que todos los demócratas estamos obligados a denunciar. El acercamiento de presos al País Vasco ha sido una reivindicación constante de la organización terrorista en toda su historia y tiene para ellos una significación política que trasciende con mucho lo meramente humanitario. El acercamiento es en realidad un primer paso de una estrategia encaminada a lograr la liberación de todo el colectivo de terroristas encarcelados y constituye una victoria política que el Estado de Derecho nunca debería conceder a los terroristas. Para lograr ese mismo objetivo, ETA no dudó en enterrar en un agujero durante 532 días a un funcionario de prisiones, José Antonio Ortega Lara, o en cometer algunos asesinatos, entre otros el de Miguel Ángel Blanco. Ceder ahora a esa reivindicación sería una traición inaceptable.

En esta nueva marcha proetarra, que tuvo además a una organización ilegal como Batasuna a una de sus principales promotoras, se enalteció una vez más a terroristas, mostrando fotos de alguno de ellos, y se denigró nuestro Estado de Derecho calificando los portavoces de la marcha a las cárceles españolas como "campos de exterminio". Espero que la especial vigilancia que el juez encomendó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad sobre esta manifestación permita intervenir a la Justicia para corregir estos desmanes.

Lo más preocupante de esta marcha es en todo caso la renovada capacidad de movilización social que mantiene ETA a pesar de su creciente debilidad criminal. Una capacidad que contrasta con un anestesamiento de la sociedad española frente a un fenómeno terrorista que algunos pretenden presentar como un algo del pasado, obviando que la voluntad terrorista de ETA persiste a pesar de la merma de su capacidad. Así, los terroristas son capaces de sacar a la calle a miles de manifestante para reivindicar la libertad de sus asesinos, mientras las victimas apenas logran movilizar a unos pocos españoles para solidarizarse con ellas o reclamar que los crímenes de los terroristas no puedan quedar impunes.

La movilización social contra el terror ha sido un factor clave en el debilitamiento y la deslegitimación de la banda terrorista ETA en los últimos años. Pero si permitimos que los terroristas y sus cómplices vuelvan a ocupar la calle, como pudieron hacer durante demasiadas décadas, mientras que la inmensa mayoría de demócratas nos retraemos dando por finalizado el problema antes incluso de que la organización terrorista haya desaparecido, existe el riesgo de que la derrota policial de los terroristas no implique su obligada derrota política y social. Es precisamente en estos momentos de debilidad criminal de los terroristas donde la movilización social debería llevarnos a la victoria final de la libertad sobre el terror sin ningún tipo de concesión o negociación.

La impunidad no puede ser nunca moneda de cambio para lograr el final del terrorismo. Tenemos ya algunos casos dramáticos en los que las victimas deben convivir con sus verdugos y soportar en ocasiones sus humillaciones. Un colectivo tan ejemplar como el de las victimas de ETA, que ha soportado con estoicismo décadas de olvido, que ha mantenido en todo momento su fe en la democracia y que ha renunciado a la venganza porque creyeron en la Justicia, no merece que les paguemos la inmensa deuda que con ellos tenemos contraída con la moneda de la impunidad para sus verdugos. Es fundamental exigir al Gobierno mantener una política penitenciaria de firmeza y rigor para que los terroristas cumplan las condenas impuestas sin ninguna clase de privilegio o trato de favor. Por las victimas, por la propia dignidad de nuestra democracia y por la capacidad de nuestro Estado de Derecho para enfrentarse en el futuro a cualquier nueva amenaza terrorista.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

Comunicado
ETA sigue donde siempre, nosotros también
Carmelo Jordá Libertad Digital 10 Enero 2011

Como muchos nos temíamos, el tan esperado comunicado de los terroristas de ETA ha ofrecido muy pocas novedades sobre los intentos previos de tomarnos a todos el pelo, concretamente las formas y partes más importantes del texto resultan prácticamente calcados de los que usó en 2006.

Sólo la referencia a la comunidad internacional es nueva, y además sirve para que descanse en esta entelequia indefinible la tarea de verificar el alto al fuego, es decir, que a ETA no le sirve la verificación que puedan hacer las fuerzas y cuerpos de seguridad. Aquí hay que decir, eso sí, que teniendo en cuenta lo que hizo el ministro en 2006 tampoco a nosotros lo que diga Interior al respecto nos convence mucho.

Además, hay que tener en cuenta que esa "comunidad internacional" previsiblemente estará compuesta exclusivamente por personajes e instituciones muy comprensivos con los terroristas de ETA como el tristemente famoso Brian Currin. Así que aunque tengamos ese elemento más en la partida que juega la banda, está claro que quizá la táctica etarra cambie al incluir nuevos peones, pero la estrategia sigue siendo la misma.

Una estrategia que es y será presionar con las armas o con su silencio, con los asesinatos o con la ausencia temporal de éstos, con la extorsión y, en suma, con una variada gama de crímenes y delitos "hasta conseguir la independencia y el socialismo", según dicen en el propio comunicado excretado este lunes.

Porque no hay nada en el texto sobre el cese definitivo de la violencia, ni hay entrega de armas ni mucho menos petición de perdón a los miles víctimas que cada día del calendario han caído bajo sus pistolas o sus bombas, tal y como estamos recordando justo ahora en Libertad Digital.

Y al contrario sí que hay socialismo, derecho a decidir, independencia, territorialidad y "proceso democrático" que lleve a "alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria", como si no fuese la propia existencia de la banda lo que más aleja al País Vasco y a España de una democracia plena.

Así las cosas, ya que ETA no se mueve nosotros tampoco nosotros lo vamos a hacer. Desde luego no todos pero sí muchos españoles seguiremos enfrentándonos frontalmente a los terroristas y a la posibilidad de que finalmente se llegue a un compadreo que recompense los años de crímenes en lugar de castigarlos.

Hablaremos, discutiremos y escribiremos en contra de esa supuesta paz y, por supuesto, estaremos el próximo 5 de febrero con Alcaraz y muchos miles de personas de bien diciendo que en nuestro nombre, no, nunca.
Carmelo Jordá es redactor jefe de Libertad Digital.

Comunicado
Problemas para la ETA y el Gobierno
Pío Moa Libertad Digital 10 Enero 2011

No está de más repetirlo: la ETA habría desaparecido hace mucho sin los numerosos, variados, abiertos o disimulados apoyos, simpatías y complicidades nacionales e internacionales que ha recibido desde sus primeros asesinatos. Un apoyo destacado, desde la transición, se ha vestido de "solución política", querida por cuantos aspiraban a recoger algunas nueces de sus crímenes o carecían de la más elemental capacidad de análisis o de conocimiento de la historia. Hace poco, en VEO7, subrayé el dato revelador de que, con ser tan grave el fenómeno separatista desde principios del siglo XX, mi libro Una historia chocante haya sido el primer estudio de conjunto de los nacionalismos vasco y catalán enfocado desde la evolución histórica de España.

El problema de la ETA solo comenzó a resolverse con Aznar y gracias a Mayor Oreja. Otros políticos del PP preconizaban, cómo no, diálogos y cesiones, y consiguieron aplicarlos en alguna medida. Pero predominó la "solución policial", única adecuada a un Estado de derecho contrario a convertir el asesinato en política. Pues bien, después de los éxitos de Aznar, que podían haber sido decisivos, el Gobierno de Rodríguez incrementó el viejo apoyo hasta lo nunca antes visto, llevándolo a colaboración o complicidad abierta, de la que el famoso chivatazo del Faisán constituye solo una anécdota menor. Tal política, insistamos, se explica por las hondas afinidades ideológicas entre el PSOE y la ETA (socialismo, antifranquismo visceral, condena implícita o explícita de la transición, amistad con dictaduras extranjeras, feminismo, anti Montesquieu, etc.). Las ofertas a la ETA suponían el fin de la Constitución y de la democratización posfranquista. Y ello pese a que los terroristas no se contentaron con tales concesiones (midieron mal sus fuerzas, muy debilitadas desde Aznar). El mal hecho a la democracia y a la unidad de España ha dado fin al ciclo político abierto hace 35 años.

Para Rodríguez –el mayor colaborador que hayan encontrado los terroristas hasta la fecha, y que en una democracia sólida estaría entre rejas–, la única baza electoral apreciable, de momento, sería la autodisolución de la ETA, aun si para ello tuviera que hacer nuevas concesiones todavía más exorbitantes. Ello podría convenir no solo al grupo de Rodríguez sino también al de Josu Ternera, pues este ha recibido casi todo lo que pretendía y, desde Aznar, tiene poca capacidad de crimen; además, si sus benefactores pierden las elecciones, teme una vuelta a la política anterior del PP, aunque esto, con Rajoy, resulte dudoso. Con todo, la autodisolución es un paso muy difícil. En este contexto, y con el fin de obtener mayor proyección internacional, debe entenderse el nuevo "alto el fuego permanente" etarra. El Gobierno queda situado ante un dilema: la trampa etarra es muy burda y por tanto difícil de hacer tragar a la opinión pública, incluso con el posible apoyo de Rajoy; pero al mismo tiempo Rodríguez precisa desesperadamente alguna apariencia de éxito ante las desastrosas perspectiva electorales. Tanto el grupo etarra como el gubernamental se hallan ante problemas difíciles.

ETA
Los de la boina
José García Domínguez Libertad Digital 10 Enero 2011

Padecen el síndrome del conejo de Duracell. Tocan y tocan similar monserga, idéntica siempre a sí misma, una y otra vez, sin cesar, eternamente, diríase que con deleite parejo al del tonto que da con una tiza entre los dedos. Ante nosotros, pues, el tedioso déjà vu: tres cromañones con las boinas caladas hasta las orejas, no fuera a ser que por la ventilación se les colara alguna idea abstracta en la sesera. Idénticas también las servilletas, que deben ser las de la otra vez, de nuevo cubriéndoles las tres cejas continúas –que no seis alternas–, ésas que han de morar separadas del cuero cabelludo a la distancia de un dedo, en el más optimista de los escenarios se entiende.

Igual, en fin, la cansina murga de marras, esa charlatanería huera a cuenta del "proceso", el "secular conflicto" y los "agentes". Indigesto refrito adobado para la ocasión con unas cuantas bolitas de alcanfor retórico. Así, nuestros sucedáneos domésticos de los sovietólogos, aquellos tipos que hicieran un oficio de desconstruir los ladrillos de Brezhnev ante el Comité Central, volverán, como suelen, a aburrirnos con su manida escatología de medio pelo. Sin nunca reparar, por cierto, en que la izquierda abertzale, al cabo descendiente en línea directa de los españoles que supieron mantenerse a salvo de los riesgos del alfabeto romano, se expresa mucho mejor con el lenguaje no verbal.

De ahí la única certeza verificable del videoclip de ETA, a saber, que aún no lucen maduros los gudaris para despegarse la chapela del cráneo, empeño que debería constituir el primer paso con tal de bajar algún día del monte. Y es que, ésa de la estética, no resulta cuestión baladí. Quítensele si no casquete y chirucas al carlistón que declama la cantinela del diálogo. Arránquensele a continuación los aretes que a buen seguro luce en ambas orejas. Depílesele el entrecejo. Desvélensele acto seguido las virtudes de la ducha, antes de rociarlo con un buen desodorante. Y por último, anúdesele al cuello una corbata de Hermès. ¿Acaso lo que resta tras el pulido no es un respetable catalanista pronunciando la enésima alocución institucional sobre el derecho a decidir? Lo dicho, que se operen de lo de la boina. Para empezar.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La mani de ETA

Iñaki EZKERRA La Razón 10 Enero 2011

Para la Audiencia Nacional no iba a ser una manifestación de Batasuna, pero en ella se pasearon las fotos de los presos de ETA, se amenazó con que ETA seguirá asesinando si no hay amnistía y estuvieron presentes Rufi Etxebarria, Tasio Erkizia, Joseba Permach, Jone Goirizelaia, Iñigo Iruin, Maria Beitialarrangoitia, Txelui Montero… Allí sólo faltaba Josu Ternera para que fuera directamente una mani de ETA con «kaputxas», hachas y serpientes incluidas. ¿Las consecuencias? Una inyección de moral al mundillo etarra y la desmoralización de los demócratas, la ofensa a las víctimas del terrorismo y la omnipresencia de la banda en los medios de comunicación, la artificial revalorización de ese anunciado comunicado que no le interesa a nadie y de la mal llamada «tregua» que, además de ridícula, ya que la ha propiciado el trabajo de la Fuerzas de Seguridad, está de antemano pringada de apellidos rimbombantes hasta lo insufrible: «unilateral», «indefenida», «verificable»…
Una vez más, ETA nos mide en nuestra capacidad de reacción. La pregunta aquí es si nos está midiendo sólo la organización terrorista o hay alguien más intentando calcular qué «coste político» tendría colar a ETA en las municipales. ¿Se ha convertido en un termómetro de nuestra actitud ante ETA la Audiencia Nacional? No, no iba a ser una manifestación de Batasuna… Yo lo que sé es que al juez Pedraz nunca lo contrataría como echadora de cartas.

¡Marchando una de presos!
*Regina Otaola www.gaceta.es 10 Enero 2011

Cada vez veo más claro que a ETA-Batasuna se le permitirá estar en los comicios de mayo.

Este fin de semana hemos vuelto a ser testigos de la puesta en escena de un nuevo acto de esa obra dramática que escriben entre bambalinas los socialistas y los terroristas, bien apoyados éstos por los grupos nacionalistas de izquierda y aquéllos por sus mandos policiales adictos y sus jueces “bondadosos”. Una obra que podríamos titular “la cesión continua” y cuyo final para muchos está claro a pesar de lo que nos miente este Gobierno de contrastada credibilidad cero. Sólo así puede entenderse que un juez hiciera caso omiso de un certero informe emitido por la Guardia Civil y permitiera, con todas las bendiciones del Ejecutivo, la reivindicación pública de no se sabe bien qué derechos de los presos etarras. Después de todo lo ocurrido cada vez veo más claro que a ETA-Batasuna se le volverá a permitir presentarse en próximas elecciones.

El informe de la Guardia Civil afirma que entre los convocantes hay un número importante que han participado como candidatos o interventores de la ilegalizada Batasuna o de sus franquicias PCTV y ANV, a lo que el juez responde que lo que eso evidencia es que “nos encontramos con una coincidencia de ideas entre organizaciones ilegalizadas y otras democráticas” y añade, además, que “no cabe prohibir el elogio o la defensa de ideas o doctrinas aunque pongan en cuestión el marco constitucional”. Por tanto, con estos razonamientos la pregunta que surge es obvia: ¿Si se presentaran listas conjuntas entre ilegalizados y no ilegalizados a las elecciones municipales también se podrá aducir que hay coincidencia de ideas y por lo tanto darles el visto bueno? Pues sí, tranquilamente.

La verdad es que la única idea clara que se vio en esa manifestación fue la defensa a ultranza de los presos etarras, de los asesinos y extorsionadores, de la legitimidad última de la causa terrorista. Terroristas presos para los que se reivindica no solo el acercamiento a las cárceles del País Vasco sino una nueva amnistía. Solo así, dicen “los coincidentes en ideas”, se conseguirá “la normalización y pacificación”. Una vez más una sarta de mentiras y exigencias al Gobierno para que éste se ponga de perfil (postura que no le desagrada) frente al Estado de Derecho.

Si se sigue por estos derroteros de justificar lo injustificable, las víctimas van a ver cómo su documento base “Principios rectores para un modelo de fin de ETA sin impunidad” será arrinconado, eso sí con buenas palabras y una sonrisa, en aras de esa supuesta paz que nos quieren hacer tragar con ruedas de molino desde los distintos frentes. Porque los principios defendidos por las víctimas chocan frontalmente con las reivindicaciones de la declaración de Guernica. Derrota frente a negociación. O se apuesta por las víctimas o se apuesta por los terroristas y sus cantos de sirena. Algunos, muchísimos, no tenemos ninguna duda, estaremos siempre con las víctimas. Otros, los que no creen en la fuerza de la Democracia siguen escribiendo entre bambalinas el siguiente acto de la claudicación.

*Regina Otaola es alcaldesa de Lizarza.

Las etiquetas oscilantes
El nacionalismo se acantona en la imposición y los socialistas se embarcan en el negativismo ciego
pedro arias veira ABC Galicia 10 Enero 2011

NUNCA es bueno abandonarse a la exaltación de las virtudes propias porque se termina siendo lo contrario de lo que se pretendía ser. La arrogancia parece deparar recónditas satisfacciones porque circula como mala moneda que siempre acaba desplazando a la prudente aunque más prosaica virtud del distanciamiento autocrítico. Ni siquiera las reiteradas experiencias de fracasos y decepciones puede con la fuerza de la autocomplacencia. Mas aún si está reforzada por la euforia del grupo y amparada por las élites al mando.

Hoy asistimos perplejos a como el nacionalismo derrotado en las urnas se acantona en las políticas de imposición contra un electorado del que supuestamente pretende lograr el favor de un voto voluntario. Quienes se definían como fuerza de liberación nacional bloquean las libertades de los electores como vía para alcanzar un poder democrático. Contradicción flagrante que ni siquiera aisladas, antaño autorizadas, voces propias son capaces de resolver. Tal es el caso de la contumacia lingüística, una de las claves del rechazo del BNG en las urnas, que ni siquiera las advertencias de Quintana son capaces de situar en la agenda del debate interno. Así los liberadores se tornan en opresores, obstáculos empecinados contra la libre elección para los padres gallegos del idioma vehicular para la educación de sus hijos. Ni siquiera las sentencias del Tribunal Constitucional les hacen reflexionar. Mucho menos los datos, razones y aspiraciones de las familias activamente movilizadas que piden ilustración pedagógica y libertad para ejercer la responsabilidad con sus seres más queridos.

Por su parte los socialistas se han embarcado en el camino suicida del negativismo ciego y permanente. Lo hicieron primero con la crisis económica y ahora se afanan con el catálogo farmacéutico. A pesar de tener un médico al frente de la formación en Galicia y conocer por sus experiencia bipartita la gravedad del problema de los costes sanitarios, recurren a los tribunales una norma de ahorro farmacéutico. Decisión que es mero producto de un diagnóstico previsor y hasta de sentido común, que busca la sostenibilidad del propio sistema de salud.

Ni siquiera el hecho de que Feijóo hubiera sido presidente del Insalud, ni que la conselleira Farjas sea médica y socióloga, y que por tanto se conjeture de que los responsables de la medida tengan además conocimiento profesionalizado, les insta a mantener una cautela matizada en sus posturas de crítica y rechazo.
Tal atrincheramiento de los autodefinidos como progresistas y defensores los ha convertido en reaccionarios consecuentes y objetivados. Coincidentes con lo que más reprochaban a los adversarios, con los intereses materiales de las grandes empresas farmacéuticas. Entidades, por lo demás, que no ocultan su legítima pretensión de la maximización de beneficios. Como toda empresa y hasta persona individual, tal como se enseña en cualquier universidad que se precie de serlo.

Unos y otros forjaron sus señas de identidad con una marca negativa, como lo contrario de unos adversarios supuestamente condenados por la historia. Bastaba con tildarlos de reaccionarios, antisociales y contrarios al devenir de los tiempos para apropiarse de las etiquetas libertad y progreso. Fatal error producto de la inercia ideológica y la suficiencia política. Porque las etiquetas son tan solo expresiones de voluntad y deseo, no verdades irrefutables. Que por lo demás son oscilantes, como los resultados mismos del quehacer humano en la complejidad de la vida. Del dicho al hecho hay gran trecho, dice el sabio refranero popular. Y camarón que se duerme se lo lleva la corriente, apuntala otro.

El riesgo para el PP de una oposición tan desnortada es que incurra en excesos de confianza y se abandone a la estrategia del mal menor. Con la pérdida de exigencia que conlleva y el menoscabo de los objetivos que podría alcanzar. Para su propio bien y el del cambio en beneficio de los ciudadanos. Que hoy viven una decepción e indignación totalmente justificadas. El descrédito de los oponentes lo han convertido en el partido de la esperanza de regeneración democrática, de libertad, recuperación económica y progreso social. Debe esforzarse más que nunca, no por razones del juego de la competitividad electoral o por redefiniciones del etiquetado político. Sino por verdaderas razones de estado, de país, de honestidad con el pueblo; que necesita alguien que lo saque de este desesperante atolladero. Está siendo muy duro de aguantar.

"ES LA EVIDENCIA DE LA NEGOCIACIÓN"
Alcaraz convoca una manifestación el 5 a las 5
Voces contra el Terrorismo ha convocado a los españoles para una manifestación el próximo 5 de febrero en Madrid tras conocer el nuevo comunicado de ETA.
LIBERTAD DIGITAL 10 Enero 2011

La asociación de víctimas Voces contra el Terrorismo asegura que "el comunicado de la organización asesina ETA, es la evidencia del proceso de negociación soterrado que desde VCT venimos denunciando desde hace más de dos años".

En este sentido, la plataforma dirigida por Alcaraz afirma que "nunca ha existido una ruptura total del proceso de negociación con los terroristas y este comunicado da la razón a quienes como Jaime Mayor Oreja denunciamos que el proceso de negociación vivía una segunda parte".

Por ello, las víctimas consideran que "ETA nunca abandonaría la actividad terrorista sin conseguir parte de las demandas que la organización terrorista ha venido reivindicando desde hace más de 40 años".

Igualmente, Voces contra el Terrorismo ha abogado por acabar con por "la vía policial , judicial, y política, porque todas las personas asesinadas por ETA fueron pieza clave en el proyecto político de los terroristas y en la medida que ETA consiga todo o parte de ese proyecto, se estará legitimando todos y cada unos de los asesinatos".

De hecho, VCT cree que este comunicado de ETA marca el principio de los acuerdos "adoptados en el proceso de negociación". Y pone como ejemplo la presencia proetarra en 40 ayuntamientos, detenciones selectivas, así como la excarcelación y premios a presos de ETA. Y tampoco se olvida del caso del chivatazo a ETA en el bar Faisán.

La plataforma de víctimas ha hecho un llamamiento a la rebelión cívica a la ciudadanía para que se sumen a una convocatoria llamada "No más mentiras, no más treguas trampas", que se celebrará en Madrid el próximo 5 de febrero a las 5 de la tarde.

En declaraciones a esRadio, Francisco José Alcaraz espera que el resto de asociaciones y plataformas se unan a la marcha convocada por VCT. De hecho, ha anunciado que a los pocos minutos de hacerse pública esta convocatoria, grupos como Denaes y Hazte Oir ya se han adherido.

"No podemos olvidar lo inolvidable, como en los casos que españoles han sido asesinados y secuestrados por no ceder ante ETA en prebendas a sus presos. Hacerlo hoy es dar legitimidad a ETA en todas sus actuaciones criminales cada vez que los motivos han sido las prebendas a presos de la banda de asesinos", sentencia el comunicado.

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, ha declarado este lunes que el comunicado hecho público por ETA "no merece comentario alguno", porque la organización terrorista "lo que tiene que hacer es desaparecer".

"ETA lo que tiene que hacer es condenar toda su historia de terror y desaparecer, tal y como se dice en el Documento de la Justicia suscrito por la práctica totalidad de los colectivos, asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo el pasado 23 de noviembre", ha afirmado Pagazaurtundua en declaraciones a Europa Press.

verificable "por la comunidad internacional"
ETA anuncia otro "alto el fuego permanente" sin dejar las armas
Ni final del terrorismo ni entrega de armas. ETA reivindica una nueva negociación y advierte de que "no cejará en la lucha" por sus objetivos.
J. Arias Borque / Agencias Libertad Digital 10 Enero 2011

La organización terrorista ETA ha utilizado este lunes su altavoz habitual, el diario Gara, para hacer público un nuevo comunicado. En el mismo, anuncia un "alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional", que encuadra en su supuesto "compromiso firme" con un proceso de solución definitivo".

El eje central del anuncio de ETA está enfocado a reivindicar el desarrollo de la segunda parte de la negociación entre el Gobierno Zapatero y la propia organización terrorista. "La solución llegará a través de un proceso democrático que tenga la voluntad del pueblo vasco como máxima referencia y el diálogo y la negociación como instrumentos", dicen.

Asimismo, desarrolla las exigencias de ETA sobre cómo se debe desarrollar ese proceso de negociación que acabe en un proceso político que de rienda a las aspiraciones independentistas que defiende la propia organización. "Corresponde a los agentes políticos y sociales vascos alcanzar acuerdos para consensuar la formulación del reconocimiento de Euskal Herria y su derecho a decidir, asegurando la posibilidad de desarrollo de todos los proyectos políticos, incluyendo la independencia".

"Como resultado del proceso, la ciudadanía vasca debe tener la palabra y la decisión sobre su futuro, sin ningún tipo de injerencia ni limitación", continúan los terroristas, para exigir que "todas las partes deben comprometerse a respetar los acuerdos alcanzados y las decisiones adoptadas por la ciudadanía vasca, estableciendo las garantías y mecanismos necesarios para su implementación".

ETA reitera, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, que ese "proceso democrático debe superar todo tipo de negación y vulneración de derechos y debe resolver las claves de la territorialidad y el derecho de autodeterminación, que son el núcleo del conflicto político", es decir, que el proceso de negociación debe concluir con un referéndum independentista que incluya a todos los territorios de España y Francia reivindicados por los terroristas.

Los terroristas realizan en su comunicado un guiño continuado a los mediadores internacionales que durante los últimos meses han venido realizando un importante trabajo soterrano para poner en marcha la segunda parte de un proceso de negociación entre el Gobierno Zapatero y ETA.

Exactamente, se refiere a aquellos que el pasado mes de marzo de 2009 apoyaron la conocida como Declaración de Bruselas, una iniciativa que apoyaba un nuevo proceso de negociación y fue avalada con la firma de la Fundación Nelson Mandela; los premios Nobel de la Paz Frederik Willem de Klerk, Desmond Tutu, John Hume y Betty Williams; y antiguas personalidades políticas como Mary Robinson, Albert Reynolds o Jonathan Powell; y que fue recogida con exaltación en el diario Gara

Asimismo, como no, aplauden también el acuerdo de entente política en el que llevan trabajando casi un año tanto Batasuna como Eusko Alkartasuna, y al que han conseguido unir de una forma más o menos exitosa a Aralar y a Alternatiba –escisión de IU-EB–. Y lo hacen, encuadrando su alto el fuego, como una petición, entre otras, de los firmantes de la declaración de Guernica, en la que las mencionadas formaciones políticas y el brazo político de ETA exigían un paro a la banda terrorista para que se iniciase un nuevo proceso de negociación.

Sin rastro del final de ETA
El comunicado de los terroristas no sólo no hace mención alguna al supuesto final de la propia organización terrorista, algo que era esperado en algunos círculos políticos vascos, y que había centrado buena parte de los rumores que existían sobre este comunicado de ETA desde las semanas previas a la Navidad, sino que lanza un jarro de agua fría al advertir que la banda "no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria". Es decir, que ETA no desaparecerá hasta que alcance sus objetivos.

Ni rastro de aquel final "verificable" del terrorismo que pronosticase Jesús Eguiguren, presidente del PSE y hombre clave del Gobierno Zapatero durante la primera parte de la negociación, en la polémica entrevista que concedió recién entrado el mes de noviembre al programa Salvados, que presenta el Follonero en La Sexta.

"Eso es prácticamente el fin del terrorismo entendido como terrorismo que mata, con lo cual tú dices: ¿cuándo es el fin de ETA? ya, ya", dijo. "Otra cosa es que ETA se disuelva, porque las organizaciones terroristas casi nunca se disuelven, pero se mantienen sin hacer nada, como el IRA", puntualizó después el presidente de los socialistas vascos.

Guiños internacionales
El diario Gara fue el encargado de darle al comunicado la proyección internacional que tanto gusta a ETA. Y es que poco antes de hacer público el mismo remitió una nota de aviso sobre algunos puntos del anuncio a algunos medios de comunicación internacionales. Exactamente, según informa la agencia Efe, se avisó a la radio-televisión pública británica BBC, al diario británico The Guardian, al rotativo alemán Der Spiegel o a la agencia de noticias norteamericana Dow Jones.

Pese a que ETA ha terminado utilizando su altavoz habitual, durante las últimas semanas se había barajado la opción de que los terroristas entregasen el comunicado a algún medio internacional, tal y como hicieron el pasado 7 de septiembre, cuando anunciaron un "cese" de las "acciones armadas ofensivas" en un anuncio remitido a la BBC.

Editado en euskera y castellano, el vídeo que acompaña al comunicado íntegro de la banda –escrito en castellano, euskera e inglés– tiene una duración de dos minutos y 19 segundos y en él un hombre encapuchado lee el anuncio de ETA mientras es escoltado por otros dos terroristas.

Cataluña
C,s amaga con llevar al «president» a los tribunales por desacato al TC
El PSC atribuye las reflexiones de Artur Mas a su «pánico» a gobernar
BARCELONA ABC Cataluña 10 Enero 2011

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera, aseguró ayer que el presidente de la Generalitat Artur Mas «se dirige directo al desacato» por su postura ante la sentencia del Tribunal Supremo (TS) acerca de la inmersión lingüística en el ámbito educativo catalán. En referencia a las declaraciones de Mas a «La Vanguardia», en las que el dirigente nacionalista afirma que «no habrá ni un paso atrás en la inmersión lingüística», Rivera ha advertido que si el nuevo gobierno catalán no cumple con lo recogido en los fallos del Supremo acudirán a los tribunales, según un comunicado emitidos por C's.

«No nos temblará el pulso si Mas no deroga la imposición lingüística y aplica el modelo de convivencia lingüística que marca el Tribunal Constitucional y el Supremo. Si hay que llevar a Mas y a su gobierno a los tribunales por desacato, lo haremos. No nos quedaremos con los brazos cruzados porque tenemos el derecho y la razón de nuestro lado», dijo Rivera.

También recordó al Gobierno de España que «tiene la obligación de velar por el orden constitucional en todo el territorio español y Cataluña no puede ser una excepción porque al PSOE o al PP le interese el apoyo de los nacionalistas». Al respecto, añadió que «Zapatero debe ser el primero en defender el cumplimiento de la ley y de las sentencias en Cataluña y no amparar el desacato como está haciendo».

Modelo trilingüe
El líder de C's afirmó que «los nacionalistas engañan a los ciudadanos diciendo que el TC o C's pide dos líneas escolares», y ha argumentado que el modelo de convivencia lingüística que indica el TC y que defiende C's «es el de combinar clases en castellano y catalán, incluso incorporando un porcentaje en inglés».

Para Rivera, «Mas, igual que Montila, sabe que ese modelo es el mejor; por eso lleva a sus hijos a una escuela trilingüe», por lo que ha defendido que todos los catalanes tienen «el derecho constitucional de disfrutar de ese modelo de convivencia en las escuela pública y concertada». Albert Rivera ha pedido a Mas que abandone «el cinismo y la hipocresía» y acepte el modelo trilingüe que propone C's que «es el más exitoso, y, además, a diferencia de la inmersión obligatoria en una sola lengua, es legal y constitucional".

Por su parte, el portavoz adjunto del PSC en el Parlament, Joan Ferran, advirtió al presidente de la Generalitat de que sus advertencias al Gobierno central ante la crisis y sobre el derecho a decidir de Catalunya son «un antídoto al pánico que genera gobernar en tiempos difíciles». Para él, se equivoca con su «huida verbal hacia delante» cuando avisa de que hay riesgo de ruptura Catalunya-España si el Estado pretende que el diseño autonómico sea inamovible. En un apunte de su blog, afirma que de esas amenazas «no sacará más que prevenciones por parte de los otros».

Responsabilidades
Ferran también reprocha al líder nacionalista que aluda al Gobierno central cuando habla de soluciones a la crisis, ya que Mas alerta al Gobierno central de que Cataluña no puede tener menos ingresos en 2011 que en 2010. Para el socialista, «pretende centrifugar las responsabilidades sobre otros y recurrir nuevamente a culpabilizar a la gente que manda a nivel del Estado».

La Generalitat pagará la matrícula de los másters que fomenten el catalán
Barcelona - Ep La Razón 10 Enero 2011

La Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias y de Investigación (Agaur, por sus siglas en catalán) pagará la matrícula de los alumnos que se inscriban en másters que tengan por objetivo el fomento y la difusión del catalán para el curso 2010-2011.

Según una resolución publicada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (Dogc), el Govern dará hasta 1.000 euros del coste de la matrícula a los alumnos con el objetivo de promocionar la lengua catalana en cualquiera de sus ámbitos.

Para este objetivo, el Govern ha dispuesto una partida de 15.000 euros como máximo, que se repartirán entre las enseñanzas de postgrado impartidas por cualquiera de las universidades catalanas. Las ayudas pueden solicitarse desde esta semana hasta junio.

De nacionalismos abiertos y cerrados

HILARI RAGUER  El País 10 Enero 2011

Piensa alguien que Inglaterra y España son, o fueron, una misma nación porque Felipe II se casó con la reina María? El señor Peces-Barba parece creerlo cuando afirma (Los nacionalismos en España, EL PAÍS 23-XI-2010) que la unidad española empieza en el siglo XV, o sea, con los Reyes Católicos. Con sus sucesores, los llamados reyes de las Españas, hubo hasta el Decreto de Nueva Planta de Felipe V lo que en derecho constitucional se llama una unión personal, en la que un rey es a la vez soberano de dos Estados independientes. Pero con Fernando e Isabel no hubo ni siquiera esto. Ni tanto montaba ni montaba tanto, pues a la muerte de Isabel la nobleza castellana rechazó al rey Fernando (todo pudo haber cambiado si su matrimonio con Germana de Foix hubiera tenido descendencia). La Corona de Castilla se arrogó en exclusiva la empresa americana y a la vez se apropió del imperio mediterráneo catalanoaragonés.

Castilla no ha conocido más que la asimilación total, primero en la reconquista de los reinos peninsulares (con las limpiezas étnicas de judíos y moriscos) y después en América o África. A diferencia de Inglaterra, que supo ceder manteniendo vínculos sentimentales, políticos y económicos con sus antiguas colonias, no concedió a tiempo autonomías y así no dejó más vía que las guerras de independencia. En cambio, Cataluña, inmediatamente después de la conquista de Valencia y Mallorca, sin esperar ninguna reivindicación, las constituyó en reinos confederados pero autónomos, como ya lo era el reino de Aragón, regidos por sus propias instituciones y legislación, en total pie de igualdad con el Principado. ¿Dónde está el "nacionalismo cerrado" de que habla Peces-Barba?

El nacionalismo catalán, por otra parte, no empieza el siglo XIX, sino inmediatamente después del 1714, aunque impedían su manifestación pública la tremenda represión de los austriacistas y el continuo estado de guerra en Cataluña a lo largo de casi todo el siglo XIX. Pero bajo la nomenclatura de cada época (fueros, provincialismo, regionalismo o federalismo) Cataluña no dejó de reivindicar su libertad nacional. Véanse numerosos testimonios, ya en el siglo XVIII, en Félix Cucurull Panoràmica del nacionalisme català (6 volúmenes, Edicions Catalanes de París, 1975).

Se acaba de cumplir el décimo aniversario del asesinato de Ernest Lluch, estudioso y admirador del austriacismo. Decía que España fue grande bajo los Habsburgos, que respetaron los reinos de las Españas y las gobernaron mediante sus instituciones propias, y empezó su decadencia con los Borbones, importadores del centralismo francés, que culminaría en el jacobinismo revolucionario, que para triturar las regiones históricas inventó los departamentos, servilmente imitados por las provincias españolas.

Cuando en 1940 Himmler visitó Montserrat buscando las supuestas huellas del Santo Grial, vio en el museo un sepulcro ibérico con el esqueleto de un hombre muy alto, y señalándolo exclamó: "¡Es ario! ¡Los catalanes son arios!". El monje que le guiaba en la visita le replicó que no hay una raza catalana, sino que somos una mezcla de gentes venidas de muchas partes. Algo más tarde, en 1954, en su luminosa obra Notícia de Cataluña, Jaume Vicens i Vives hablaba de Cataluña como gresol (crisol), capaz de fundir en un solo pueblo a tan heterogénea población. Y el general Mola, en sus recuerdos de cuando fue director general de Seguridad durante la "Dictablanda" (el periodo de transición entre la Dictadura y la República), habla de la dificultad de nombrar a un Jefe Superior de Policía que permaneciera fiel a su criterio: "Conocedor desde muchos años atrás de la vida oficial de Barcelona, no ignoraba que el particularismo catalán es algo eminentemente contagioso, al punto de que podía calificarse de rara avis la autoridad que, al tomar tierra allí, automáticamente no se sentía desligada del Poder central o con tendencia irresistible a asimilarse el espíritu autonómico de los naturales del país". (Obras Completas, Valladolid, 1940, página 713).

Hubo en la Revolución Francesa un personaje singular, el abbé Grégoire. Impregnado de espíritu evangélico, era de aquellos que consideraban a Jesús como el primer revolucionario, y los derechos del hombre como una exigencia del evangelio. Pero a la vez estaba poseído del peor jacobinismo y profesaba un patriotismo centralista que bien merecería, ese sí, ser calificado de nacionalismo exacerbado o cerrado. Por encargo de la Asamblea emprendió con fervor patriótico una gran cruzada contra los patois, las lenguas distintas de la francesa, que creía que amenazaban a la nación-Estado. Para ello realizó una vasta encuesta, departamento por departamento, inquiriendo si en aquella demarcación existía algún patois, qué vitalidad tenía y, sobre todo, qué habría que hacer para extinguirlo. La respuesta del departamento de los Pirineos Orientales (Cataluña Norte) fue la más valiente y a la vez irónica de todas las que recibió el abbé Grégoire: existe allí la lengua catalana, usada por el pueblo, la administración, los tribunales y la Iglesia, y "para destruirla habría que destruir el suelo, el fresco de las noches, el tipo de alimentos, la cualidad de las aguas, el hombre entero". Pero para Peces-Barba, negarse a morir es nacionalismo cerrado. El abierto, según Peces-Barba, es el jacobino, el del abbé Grégoire y sus epígonos españoles.

Hilari Raguer es historiador y monje de Montserrat.

Recortes de Prensa   Página Inicial