AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 24  Enero 2011

 

Gastos innecesarios
Marina CASTAÑO La Razón 24 Enero 2011

Parece que estuviéramos en tiempo de bonanza, porque el magnífico y talentoso Gobierno que disfrutamos no para de tirar euros a miles por aquí y por allá, ora en pinganillos ora en traductores para que sus señorías puedan entenderse en la «babel» del Senado de España, donde gozamos del privilegio de una lengua común bellísima y riquísima que todos manejamos y con la que todos entendemos (es un decir, aunque eso es otra cosa). Pero claro, hay que dar gustirrinín a los nacionalistas para que cuando llegue el momento de llamar a sus puertas y pedir apoyos sean condescendientes. Da mucho asco que el dinero que pagamos los contribuyentes con harto dolor de nuestro corazón y de nuestro bolsillo vaya a chuminadas absurdas e innecesarias, caprichos de nuestros gobernantes. Luego está lo de las subvenciones del 40% para que los hosteleros puedan adecuar las terrazas al frío con calefactores de exterior y así los fumadores marginados en los interiores puedan tomar su café, su copa y su puro como lo venían haciendo hasta ahora, antes de la ley que nos persigue. Tan sólo en la Comunidad de Madrid se van a destinar seiscientos mil euros para que los bares cambien el mobiliario de sus terrazas. ¿No hubiera sido mejor aquello de la zona de fumadores y no fumadores? Pues no, hay que provocar gasto, sea como sea. Es de agradecer la opción de la terracita, pero estarán conmigo si hago observar que en la calle nos tragamos además el humo de los coches, autobuses y camiones, el polvo y toda la porquería que se mueve por el aire. Ya sé que es nuestra elección, pero a lo que íbamos era a lo del gasto. ¡Cómo se nota que no sale de las cuentas corrientes de los gobernantes!

Túnez y Moscú
¿El retorno de los neocons?
GEES Libertad Digital 24 Enero 2011

Una explosión sacude el aeropuerto internacional de Moscú matando al menos a 31 personas; Túnez sigue agitándose bajo la fuerza del cambio. ¿Qué tiene que ver todo eso con el retorno de los malditos neocons? Más de lo que se imagina.

En primer lugar, el recordatorio de que cuando una persona puede elegir entre la libertad y la dictadura, tiende a escoger la libertad. Este principio simple, siempre defendido como una verdad antropológica por los neoconservadores, se ha vuelto a comprobar en Túnez donde, como sabemos, la fuerza popular hizo huir al dictador Ben Ali y mantiene en jaque al nuevo Gobierno. Frente a la continuidad, cambio.

En segundo lugar, otro principio básico: la libertad es mucho más que la celebración de una convocatoria electoral. Es necesario una sociedad lo suficientemente madura como para permitir el juego correcto de las instituciones, incluidos los partidos políticos, pero no solo. La libertad requiere de una cultura de la tolerancia sin la cual no puede florecer.

Tercero, no hay nada intrínseco al mundo musulmán que impida que la democracia se desarrolle y arraigue en su suelo. Y, por tanto, es una desgracia moral que la Vieja Europa y la Nueva América se inhiban en la defensa de los principios y el respeto de los derechos humanos en esa parte del mundo para pasar a defender a regímenes uno u otro signo, pero todos impresentables a los ojos de sus ciudadanos y de la historia.

Cuarta idea: no hay dictadura eterna. Los dictadores acaban cayendo tarde o temprano. En lugar de apuntalarles, los occidentales deberíamos presionarles para que se fueran abriendo y preparando a sus sociedades para vivir en libertad. Bunquerizarles no sólo es un fracaso a medio plazo, sino que acaba por ser contraproducente. Lo único que se logra es dar fuerza a los radicales e islamistas.

Quinto: el mundo está trufado de peligros, como acabamos de comprobar otra vez con el atentado terrorista en Moscú. Hay quien para lograr sus objetivos recurre a la violencia más descarnada. Quien hace de la población civil su enemigo indiscriminado.

Por último, el terrorismo islamista no es un enemigo cualquiera. Sus ataques responden a una lógica de guerra y su campo de batalla es global. El terrorista suicida es indisuadible, pero también es verdad que es obstinado y se aferra a repetir lo que sabe hacer. De ahí la obsesión de los jihadistas con los aviones y el transporte público, de las Torres Gemelas a Moscú, pasando por Madrid y Londres.

Para bien o para mal, este ideario, que ha sido popularizado por los neocons antes y durante la presidencia de Bush hijo, es el único no sólo capaz de explicar el mundo en el que vivimos, sino, sobre todo, el único capaz de articular una respuesta para combatir a los enemigos de Occidente y de ampliar el campo de las democracias liberales en el mundo. No en vano la única democracia árabe conocida, con todas sus imperfecciones, se vive hoy en Irak. Y si es así no es gracias a los Chirac y Zapateros del mundo, sino a los Bush y Blair, que no es lo mismo.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Despilfarro
La factura de la partitocracia
José García Domínguez Libertad Digital 24 Enero 2011

Si en España se piensa poco y mal, más que por falta de ganas –que también–, es por ausencia de tradición. Aquí, desde finales del siglo XVI, cuando la gran escolástica castellana entró en barrena, nadie ha vuelto a usar la cabeza con propósito distinto al de embestir contra el prójimo. Excepción hecha de la prosa florida de Ortega, cuatro siglos de interminable siesta filosófica. De ahí que entre nosotros siempre sea recibido con resquemor quien pretenda razonar, y más si osa ejercer por libre. Sin ir más lejos, la zarrapastrosa condición del periodismo patrio no puede entenderse obviando semejante laguna histórica, tal como sugiere Álvaro Delgado Gal en muy brillante escrito difundido ahora por el Colegio de Eméritos.

Es sabido, no hay gusto, ni costumbre, ni rigor, ni método, ni maestros. Razón por la que resultan más de agradecer esfuerzos como el de esa institución, la de los eméritos, que acaba de publicar España en crisis, lúcida aproximación al origen último de nuestras desdichas. Y reflexión que igual posee la virtud de trascender el estéril narcisismo masoquista tan caro a los clásicos del género. Así, lejos de los fatalismos metafísicos de rigor, se ventilan en sus páginas magnitudes tan esquivas como el preciso número de "asesores" incrustados a dedo en las Administraciones (375.143 compañeros y compañeras), o la genuina cifra de "entes" estatales, autonómicos y locales que vagan a su libre albedrío con cargo al erario (2.656 tinglados independientes de incierto control y utilidad).

Amén del coste de las innúmeras televisiones públicas (1.460 millones de euros al año); o, en fin, la exacta cifra de españoles que viven de la política en su condición de cargos institucionales (53.797 profesionales del poder a tiempo completo). En su desnuda obscenidad, son ésos los valores –numéricos– que mantienen en pie el inamovible orden clientelar de las oligarquías partitocráticas y sus séquitos cortesanos. Las mismas magnitudes aritméticas que nos abocan a la parálisis institucional frente a la crisis. Y la misma paradoja terminal que llevó al bloqueo del régimen soviético previo a la Glásnost.Como allí, descartada por inerte sociedad civil, solo las elites del Estado de partidos disponen de capacidad para acometer las reformas. Pero, emprenderlas, implicaría demoler los cimientos mismos del orden jerárquico sobre el que imperan. Como allí.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Tres puñaladas en el estertor
Alejo Vidal-Quadras Minuto Digital 26 Enero 2011

Todos los españoles saben, con independencia de su adscripción política o de su tendencia ideológica, que ZP está más que amortizado, que es ya puras cenizas a la espera de que el viento de las urnas las disperse. Sin embargo, su partido y el espeso entramado de intereses, rencores, dogmas y codicias que lo sustenta sigue ahí y no va a aceptar deportivamente la sonada derrota que le espera tanto en mayo como en las próximas elecciones generales. No en vano se ha elegido para pilotar esta amarga etapa de fracaso a un profesional de daga y embozo.

La historia del PP es corta en términos históricos, de hecho nació en 1989, y está plagada de concesiones e ingenuidades.

La del PSOE, en cambio, es larga y oscura, y abunda en sangre y fuego. Nuestra izquierda, aunque cubierta con el disfraz de la posmodernidad, el feminismo y el pacifismo, se asienta sobre una tradición siniestra de violencia, matonismo y desprecio por el orden constitucional. Basta recordar lo sucedido en España entre el 14 de abril de 1931 y el 18 de julio de 1936 o entre el 11 y el 14 de marzo de 2004 para hacerse un idea de como las gastan las fuerzas del progreso en nuestro país cuando se les tuercen los planes. Ahora que huelen ya el cambio de ciclo electoral y ven inevitable la pérdida del poder en bastiones que tenían por inexpugnables, no sólo no se resignan, sino que, fieles a su estilo y a su instinto, recurren al juego sucio a la desesperada. La Ley de Trato Igualitario, la creación del Consejo Estatal de Medios Audiovisuales y las palizas al enemigo indefenso son tres puñaladas en el costado de la democracia y el anuncio de lo que nos espera durante este año crepuscular del proyecto zapatético.

La persecución arbitraria de los insumisos al pensamiento único prisaico, el cierre de medios de comunicación rebeldes y la aniquilación física del contrario se están preparando en el Boletín Oficial y en los cubiles de los sicarios porque este tipo de trabajo hay que llevarlo a cabo en todos sus niveles, los visibles y los subterráneos. El principal partido de la oposición ha de tomar conciencia de la situación y saber dar firme respuesta a la ofensiva que se le viene encima, sin olvidar que la mejor defensa es un buen ataque. Lo de poner la otra mejilla es sublime, pero únicamente garantiza la salvación eterna.

ENCARCELADO POR HABLAR CON 'EL MUNDO'
Parrilla: "Lo que hicieron fue vengarse por un tema del 11-M"
En declaraciones a esRadio, el policía Antonio Parrilla ha hablado del calvario que ha vivido y lo ha achacado a una venganza por el 11-M.
LIBERTAD DIGITAL 24 Enero 2011

El policía nacional Antonio Parrilla ha valorado en esRadio la decisión del Ministerio del Interior de indemnizarle junto al agente Celestino Rivera tras haber sido encarcelados durante 24 días por el juez Del Olmo.

Parrilla ha asegurado que todo "fue una cuestión política" y explicó que "El Mundo tenía una información a la que 'nosotros no teníamos acceso' al estar en una comisaría de distrito. Por ello, considera que lo que hicieron fue 'vengarse' puesto que había un tema ahí relacionado conmigo del 11-M y aprovecharon para meternos en el saco".

Sobre su estado de ánimo tras el calvario que pasaron después de haber sido acusados de revelación de secretos y de tráfico de explosivos, Parrilla ha indicado que "me encuentro moralmente bastante contento en el sentido de que reconocen que la actuación nos ha podido hacer daño".

De hecho, el Ministerio de Interior se ha visto obligado a indemnizar con 120.000 euros a ambos policías, que estuvieron 24 días en prisión hasta que alguien desde el anonimato pago la elevada fianza. El magistrado les acusó de tráfico de explosivos y de revelación de secretos, únicamente por el hecho de tomar un café con un periodista del diario El Mundo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Terrorismo
Alimentando a ETA con zanahorias
Guillermo Dupuy Libertad Digital 24 Enero 2011

"La rendición por la rendición, va a ser que no". Como si la propia dirección de ETA no lo hubiese vuelto a dejar terriblemente claro en su último comunicado de cese temporal y condicionado de la violencia, el diario El Mundo se siente en la necesidad de hacer públicas unas manifestaciones del colectivo de presos de ETA, el autodenominado EPPK, cuya portavoz, la etarra y ex edil de HB, Ana Belén Egües, reitera que lo de la banda terrorista es un mero alto el fuego, no una rendición. En estas manifestaciones realizadas desde la cárcel, la portavoz de los terroristas presos asegura que "las armas sí tienen sentido", equiparando la función de los pistoleros con la del Ejército en su papel de garante constitucional. En esa línea, la etarra insiste en que el alto el fuego no es definitivo y que la tregua forma parte de una estrategia para "buscar que los agentes internacionales ejerzan presión sobre el Estado español".

Salvo denunciar el engañoso titulo del editorial con el que El Mundo comenta estas declaraciones –Un testimonio para abrir los ojos a quienes aun creen las palabras de ETA–, este testimonio no debería suponer revelación alguna para quienes no cierran los ojos ante los comunicados de ETA ni dudan de sus palabras. De hecho, puestos a denunciar, no el "optimismo del Gobierno y el PSOE", tal y como dice el editorialista, sino sus trampas o su ceguera voluntaria, más nos valdría fijarnos en la carta que este mismo colectivo de presos etarras hizo pública en el diario Gara el pasado 24 de diciembre, pocos días antes del último comunicado que hicieran los que siguen prófugos.

En dicha carta, los irredentos presos de ETA dejaban en evidencia –aunque no fuese este, lógicamente, el objetivo de su denuncia–, cómo el Gobierno de Zapatero/Rubalcaba ya ha empezado a pagar con medidas penitenciarias la ficción de "paz" en la que nos quiere instalar. Así, estos criminales presos denunciaban en esa carta cómo "con frecuencia tenemos a los representantes del Gobierno al lado de las puertas de estas celdas en que nos tienen presos, haciendo tal o cual propuesta u oferta, además de chantajes y amenazas. Andan llamando a la puerta, preso a preso, ofreciendo beneficios penitenciarios y opciones de salir a la calle si se firma tal o cual texto". Ese texto, con el que los presos de ETA lo que firman en realidad es su impunidad o cuasi impunidad, no es otra cosa que la "carta de arrepentimiento", gracias a la cual etarras tan sanguinarios como Txelis o la Tigresa están, efectivamente, a las puertas de la excarcelación o trasladados a cárceles del País Vasco.

Con esta carta, los irredentos de ETA dejaban en evidencia no sólo que dan por descontada su impunidad, sino que la consideran insuficiente. Dejan en evidencia también cómo el Gobierno de Zapatero sigue dispuesto a pagar por la "paz" un precio político tan esencial como es el derecho a la justicia, al que legítimamente no renuncian las víctimas del terrorismo. También deja en evidencia el escaso valor y la dudosa sinceridad de dichas "cartas de arrepentimiento" que, en realidad, no son otra cosa que pasaportes a la impunidad.

Esas forzadas cartas de arrepentimiento no son más que una trampa más, con la que buena parte de la clase política y mediática, ahora y en el pasado, nos ha hecho creer que los terroristas estaban en mejor disposición de la que realmente estaban. Aunque no sean más que "guiños de la mentira al crimen", tal y como las he calificado en anteriores ocasiones, hay quien nos los presenta como si de un habilidoso, y no contraproducente, juego del palo y la zanahoria se tratara. Sin embargo, no hay que ser experto ni en teoría de juegos ni en análisis económico del derecho penal para saber que esta zanahoria no hace más que debilitar el efecto disuasorio del palo.

La actividad terrorista, como toda acción humana, está ligada a subjetivos costes y beneficios esperados para el que piensa llevarla a cabo. La probabilidad de ser detenido es, sin duda alguna, uno de esos costes que operan en la ecuación mental –valga la indeseable expresión matemática– del terrorista a la hora de practicar o no la "lucha armada". Sin embargo, si la detención no va ligada a una pena duradera y, sobre todo, a una pena de cumplimiento cierto y efectivo, la disuasión que causa al terrorista se debilitará enormemente. A su vez, al cuestionarse el cumplimiento efectivo de la pena, el beneficio esperado que el terrorista imagina alcanzar se verá reforzado en su cabeza. Y es que si el Estado les ofrece privilegios en el ámbito penal, el terrorista tendrá más razones para pensar –aunque no fuesen ciertas– que por dejar de matar logrará que le paguen los beneficios políticos por los que ha estado matando.

Si al "final dialogado de la violencia" que ha imperado durante décadas como contraproducente paradigma para alcanzar el fin de ETA, sumamos el hecho de que Zapatero no sólo ha mostrado su disposición a "dar una salida a los presos" –tal y como dijo a Savater en casa de unos amigos comunes–, sino que también ha manifestado que "con la paz todo tendrá cabida, tenga el alcance que tenga", incluyendo en ello "el derecho a decidir de los vascos", pues eso: que mucho me temo que los etarras nos dicen la verdad cuando aseguran que "la rendición por la rendición, va a ser que no".

 

Recortes de Prensa   Página Inicial