AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 4 Febrero 2011

 

Merkel-Zapatero
Angela Gulliver en Liliput
Pablo Molina Libertad Digital

Es realmente extraordinaria la imagen de orgullo nacional que hemos dado al mundo con la visita de la presidenta del Gobierno de Alemania. Fíjense si hemos estado a la altura de las circunstancias que Zapatero, en su papel de anfitrión, no sólo no le lustró los zapatos a la Merkel con kanfort sino que ni siquiera le cepilló la chaqueta del traje. Eso para que el mundo tenga muy clarito que en España no nos rebajamos tan fácilmente ante los dirigentes extranjeros por muy alemanes que sean.

Tan sólo hemos sometido al criterio del Gobierno alemán las tímidas reformas que, con gran alharaca, han sido incluidas en el Top Ten de los éxitos políticos alcanzados desde la GTE (Gloriosa Transición Española), justo por detrás de la invención del sistema autonómico, que para el juancarlismo sigue siendo la hazaña más rutilante que España ha ofrecido al mundo desde Lepanto. Unos acuerdos, estos de la Moncloa, alcanzados con el visto bueno, preceptivo y vinculante, de unos sindicatos que llevan con orgullo su condición de instituciones del estado en cuanto a sus fuentes de financiación, a diferencia de sus colegas centroeuropeos que, ajenos al principio socialista de vivir del esfuerzo ajeno, en lugar de trincar subvenciones del presupuesto público prefieren sostenerse con el dinero que libremente aportan sus afiliados. Así les va, claro. Y a nosotros también.

ZP nos prometió llevarnos al corazón de Europa en cuanto cogiera las riendas del Gobierno. Finalmente nos ha introducido en otra región anatómica, a la espalda del músculo cardiaco y unos dos palmos y medio más abajo, pero le agradecemos el esfuerzo igualmente. En todo caso, al menos seguimos estando en Europa y aquí continuaremos salvo que una falla continental provoque un cataclismo y nos separe también físicamente del continente, que tal y como están las cosas es justo lo que nos faltaba.

Merkel se ha marchado de vuelta a su país con su séquito de ministros, todos de una excelente formación académica y gran experiencia profesional, y aquí deja a ZP con los suyos, algo analfabetos pero muy voluntariosos y con "un gran compromiso político" prácticamente desde que sus mamás les deban la teta, como es el caso de la Pajín. Les han dicho a los nuestros que van por el buen camino y que si siguen así igual no nos intervienen oficialmente hasta después de las elecciones autonómicas, que en última instancia es de lo que se trataba.

Gran alegría en el socialismo, rostros de legítima satisfacción en el gobierno, portadas obsequiosas en la prensa escrita y minutos obsecuentes en los diarios hablados. Liliput se ha salvado, o al menos ha comprado con el dinero de los jubilados unos meses más de prórroga. En todo caso, hip, hip, hurra.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Merkel pone más deberes
Editorial www.gaceta.es 4 Febrero 2011

La canciller alemana Angela Merkel llegó ayer a Madrid dispuesta a auditar las reformas que está poniendo en marcha Zapatero y comprobar si el alumno hace los deberes y progresa adecuadamente. Y venía cargada con un billón de razones para estar preocupada. La exposición del sistema financiero internacional a la deuda pública y privada de España asciende a un billón de dólares, y una hipotética quiebra de nuestro país sería una amenaza para la banca alemana, que es el principal acreedor de España al obrar en su poder más de 215.000 millones de dólares. Zapatero la recibía en el solemne escenario político del pacto social, donde el principal responsable de la crisis y sus subvencionados comparsas posaban para una pretenciosa foto, que se tornó en ridícula tras el varapalo de los 130.930 nuevos parados y el plantón de todos los partidos políticos a un pacto vacío de contenido. Sin abordar la necesaria reforma liberalizadora, que demanda nuestro mercado de trabajo, o la drástica reducción del gasto, que deben afrontar todas las Administraciones Públicas, el pacto con el que Zapatero pretendía deslumbrar a Merkel y a su séquito se quedaba en un rancio parche –el retraso de la jubilación a los 67 años– para preservar un lamentable y corto de miras sistema público de reparto, que sólo se sostendrá mediante periódicos recortes a los pensionistas.

Ante este escenario, la cortesía obligaba a la canciller alemana a unirse a las felicitaciones de Van Rompuy y Sarkozy y dar el espaldarazo a la reformas financiera y de las pensiones. Pero las palabras de elogio fueron acompañadas de una seria advertencia: España debe dar una nueva vuelta de tuerca en el ajuste. Merkel trajo bajo el brazo un plan de competitividad, a cuya aprobación condiciona la ampliación del fondo europeo de estabilización de 750.000 millones, así como su flexibilización para permitir, por ejemplo, que los países más vulnerables puedan recomprar bonos en el mercado secundario y aliviar la presión sobre su deuda.

El plan, pactado con el presidente francés Nicolas Sarkozy y con el que Merkel quiere avanzar hacia la armonización de las políticas económicas y fiscales de la UE, incluye medidas ya adoptadas por España, como el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años, pero también otras nuevas, como la vinculación de los aumentos salariales a la productividad y no a la inflación como ocurre en nuestro país, o la prohibición legal de incurrir en déficit, a imitación de lo que ha hecho Alemania. Una medida que el líder popular Mariano Rajoy ya propuso a finales de octubre cuando abogó por una ley de estabilidad presupuestaria.

Las primeras reacciones no invitan al optimismo. Aunque el presidente del Gobierno sí parece proclive a discutir las bases de un pacto de competitividad que podría dar más confianza a los mercados, sin embargo, en su estrategia de no contrariar a su red clientelar, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, salía al paso de las recomendaciones de Merkel y defendía el modelo de revisión salarial español frente al modelo germano en el que las subidas salariales sólo se producen cuando hay beneficios. Una mala actitud, ya que no se trata de una asignatura optativa, sino de una obligatoria.

Las recetas de Merkel son directas y sencillas: para que España salga del agujero en el que se encuentra hay que gastar menos de lo que ingresa y cambiar la política salarial para que los sueldos no estén vinculados a la inflación sino a la productividad, y así ganar en competitividad, que es el mayor problema de la nuestra economía. Por el bien de España, confiemos en que el Gobierno no tarde en reaccionar otros tres años.

Zapatero, fracasado e intervenido
EDITORIAL Libertad Digital 4 Febrero 2011

Hace cuatro años Zapatero soltó una de esas vaciedades que tan bien caracterizan al personaje. Según el optimista antropológico que es nuestro presidente del Gobierno, en 2010 España superaría en renta per capita a Alemania. Apenas un mes después de que tuviera que haberse consumado semejante vaticinio, no sólo no hemos superado a los germanos en prosperidad, sino que el caos económico que ha impuesto al país uno de los gobernantes más nefastos de toda su historia ha hecho necesario que nuestro principal acreedor, Alemania, nos haya tenido que intervenir de facto. Sólo así, al parecer, conservan alguna esperanza de que podamos devolverles todo o gran parte del dinero que les adeudamos.

La auditoría relámpago de Merkel y sus seis ministros no ha dado, no obstante, para grandes titulares. De cara al público, es evidente que los alemanes no tienen el más mínimo interés en exacerbar las dudas a propósito de nuestra solvencia; al cabo, si el resto de nuestros acreedores dejaran de refinanciar nuestra deuda, entraríamos en suspensión de pagos y los bancos teutones serían quienes más lo sufrirían.

En privado, sin embargo, cabe esperar que las cosas hayan sido distintas. Y es que las pocas y sensatísimas recomendaciones que los alemanes nos han lanzado –no gastar más de lo que ingresamos y ligar la evolución de los salarios a la productividad–, rápidamente han sido despreciadas por nuestros gobernantes y por nuestros mal llamados "agentes sociales".

Así, por ejemplo, Consuelo Rumí, secretaria de estado de la Función Pública, ha reprochado que Merkel nos dé consejos de austeridad, sugiriéndole a la mandataria alemana que emule algunas de las valientes medidas adoptadas en nuestro país, tales como la rebaja del sueldo de los funcionarios. Por supuesto, Rumí ha olvidado mencionar que España soporta un déficit estructural del 10% del PIB y que el alemán apenas llega al 3% (pese a lo cual Merkel anunció hace un año un plan de austeridad de 80.000 millones).

No menos fatuos han estado el ministro de Trabajo, los sindicatos o la patronal ante las recomendaciones de que nuestros salarios no crezcan por encima de la productividad. Valeriano Gómez se ha apresurado a descartar la propuesta, pues debe de ser que nada tiene el mercado laboral español que aprender del alemán. Asimismo, UGT ha manifestado que sin indexar los salarios al IPC, nuestros trabajadores perderían poder adquisitivo, como si los casi cinco millones de parados que la rigidez laboral que las centrales sindicales introducen a través de mediadas como ésta no estuviera erosionando por entero su poder adquisitivo. Por no hablar de la CEOE, para quien la productividad es "un tema más alemán que español"; tan alemán y tan poco español como debe de serlo la creación de empleo, cabría añadir.

En definitiva, atendiendo a las declaraciones públicas de políticos, sindicatos y patronal parece que el viaje de Merkel ha sido del todo estéril. Esperemos, no obstante, que entre bastidores la cosa haya sido distinta, pues, al final, tendremos que aplicar, voluntaria o forzosamente, el sentido común económico: más nos valdría no perder el tiempo y no seguir endeudándonos innecesariamente hasta entonces.

El fin del determinismo cultural
J. M. RUIZ SOROA El Correo 4 Febrero 2011

No hay imagen que muestre mejor el desconcierto de la política europea ante lo que está sucediendo en Túnez y Egipto que la de la Internacional Socialista expulsando de su seno, de manera casi subrepticia, al Partido Nacional Democrático del egipcio Mubarak y al de Agrupación Constitucional Democrática del tunecino Ben Ali. Es ahora, en la estela de lo que los tunecinos y egipcios gritan en las calles, cuando los partidos socialistas europeos que proclaman orgullosos ser la punta de lanza del progresismo democrático descubren que estaban dando amparo y legitimidad a los engendros institucionales de dos dictadores. ¿Cómo ha podido suceder esto?

Desde luego, el plegarse dócilmente a las supuestas exigencias de la 'realpolitik' ayuda mucho a incurrir en este tipo de dislates. Europa ha preferido tener en su patio trasero mediterráneo a unos regímenes que supuestamente le garantizaban la seguridad y la estabilidad de un área sensible, cerrando los ojos ante su patente carácter autoritario y antidemocrático y su más que sospechada corrupción. La misma política que patentó Estados Unidos hace ya tiempo para su patio centro y sudamericano y que se resumió en la frase del primer Roosevelt: «Son unos hijos de perra, pero son nuestros hijos de perra». Se trata al final de la creencia, firmemente implantada en el ánimo de muchos expertos en relaciones internacionales, de que el ámbito internacional está desincronizado de la esfera interna y de que se pueden y deben mantener patrones de conducta opuestos en uno y otra. El idealismo reformista es lo adecuado para nosotros, el realismo sombrío la precaución ante ellos. Una dicotomía que se revela como más y más difícilmente sostenible en la globalización actual.

Ahora bien, junto a esta desfasada 'realpolitik', también han contribuido grandemente a mantener esta increíble dualidad de comportamientos ciertas ideas que han circulado durante decenios por nuestro escenario intelectual con el aplauso de buena parte de los creadores de opinión. Me refiero por ejemplo a ese relativismo teñido de postmodernidad multiculturalista que proclamaba que los valores de libertad personal, igualdad y democracia eran unos valores culturalmente condicionados, no eran sino un trasunto ideológico de concepciones particulares de Occidente ancladas en su propia identidad. Que decía que la pretensión de considerar esos valores algo así como 'universales' o 'comunes' no era sino un signo de la pretenciosa superioridad con que se autopercibía el pensamiento europeo. Que la Declaración de los Derechos Humanos de 1948 era radicalmente inadecuada e insuficiente para el mundo actual, porque era el producto de una ideología localista liberal en la que los seres de otras culturas distintas no se reconocían. Que cada cultura tenía sus valores, y mejor no inmiscuirse en los de ellos.

Bueno, pues resulta que pasan los años y esos seres humanos que no comprendían (o comprendían de otra forma muy distinta) los valores universales, salen a la calle clamando por su dignidad, su libertad y sus derechos. Resulta que hablan nuestro mismo lenguaje, que les duelen los mismos males y los mismos abusos que a nosotros. Que reclaman las mismas soluciones, todo lo adaptadas a su cultura que se quiera, pero las mismas en el fondo. Mientras que los pretenciosos inventos culturalistas que predicaban el entendimiento intercultural y el respeto ciego al 'ethos' comunitario de cada cual, como aquel invento llamado 'Alianza de las Civilizaciones', no saben qué decir ante las reivindicaciones concretas y descarnadas de tunecinos y egipcios. En realidad, les pasa que no tienen nada que decir cuando sucede que unas personas no reivindican su cultura ni su comunidad, sino simplemente su libertad. No estaban pensados para tarea tan humilde.

Otra idea cómoda que ha contribuido como pocas a mantener el statu quo dictatorial en el mundo musulmán es la de que éste estaba poco menos que condenado por su propia naturaleza a recaer en el islamismo fundamentalista y retrógrado si se le permitía ser libre. De nuevo un prejuicio culturalista impidiendo al occidental ver lo que era bastante obvio: que las sociedades musulmanas están haciendo a su manera el camino hacia la modernidad y que el islamismo no es su manera de ser, sino el freno integrista que intenta aplicarles un sector minoritario y caduco de esa sociedad. Que el fundamentalismo mata sí a occidentales, pero sobre todo mata a musulmanes porque no quiere que éstos sean seres autónomos.

Estas revueltas nos muestran empíricamente la falsedad de esa especie de determinismo cultural que nos ha subyugado el ánimo en los últimos decenios. Como decía Marx, al final son los seres humanos los que hacen su propia historia, por mucho que la hagan dentro de los condicionamientos históricos (o culturales) que les afectan. Y los seres humanos, por mucho que variados, son esencialmente iguales en sus gritos de indignación ante los padecimientos.

Lovna y el orgullo
Las torturas a presos, el aparato policial corrupto, el desprecio y la represión, todo entra dentro de la lucha por el poder
HERMANN TERTSCH ABC 4 Febrero 2011

«MI hija no sabe ya qué pensar. No entiende que miles de personas se pegan y golpean salvajemente en la televisión en sitios del centro de El Cairo que reconoce y que, cuando se pone a llorar, yo le diga que es para que vivamos en un Egipto más feliz». No entiende y pregunta, ¿pero son todos egipcios? La pequeña Lovna, a sus ocho años, que no sabe si creer a su joven padre, Hani, es uno de los muchos millones de egipcios compungidos por unas imágenes que jamás pensaron habrían de ver. Una guerra contra el enemigo íntimo nacional, que es Israel más allá de todos los Tratados de Camp David posibles, era pensable. También lo era una guerra con cualquiera de los vecinos, países fracasados y siempre celosos de la grandeza y el liderazgo histórico natural de Egipto en el mundo árabe. Pero la mera idea de un enfrentamiento civil entre egipcios era inimaginable. Egipto tiene el orgullo patriótico profundo de nación antigua que muchas creen poder improvisar o impostar y que otras han olvidado o dejado morir. Saben de sus raíces en triunfos y adversidades, conocen a sus ancestros y los honran y se sienten parte de un cuerpo continuo en su territorio y en la historia, con cuyo presente y destino mantienen un compromiso íntimo. Habrá quien sonría si se habla del Egipto de los faraones y el actual. Lo cierto es que desde hace cinco mil años apenas ha cambiado de fronteras. Es difícil explicar esto en España donde la historia se reinventa de una legislatura a otra, los hechos son opinables y la nación «negociable y negociada» por quien jura defenderla. Hay naciones que se respetan y la egipcia es una de ellas.

Es posible que el pecado de Hosni Mubarak de provocar el asalto de sus partidarios contra sus adversarios, sea el único que jamás le perdonen sus conciudadanos. Las torturas a los presos, el aparato policial corrupto y cruel, el desprecio y la represión, todo entra dentro de lo que puede considerarse la lucha por el poder que, especialmente en esta región del mundo, siempre se ha dirimido por parecidos cauces. Hasta la represión pura y dura por parte de la policía uniformada se habría incluido en el capítulo de pecados lógicos del gobernante. No así lo sucedido. Desde ayer, millones de egipcios, muchos en principio en nada hostiles a Mubarak ni defensores irredentos de la democracia, le responsabilizarán ya para siempre de la «profunda herida» en la nación que ayer lamentaba el primer ministro Ahmed Shafik. El pobre jefe del gobierno recién nombrado puede ser sincero cuando asegura que no fue él quien envió a los matones a atacar a los manifestantes pacíficos. Pero no puede ser tan iluso como para creer que detendrá a los culpables, como prometió. Algunos mandan más que él. Mubarak, llamó a manifestarse a quienes creen más segura una transición con él. Pero abrió a un tiempo las alcantarillas del régimen para lanzar a lo peor de la sociedad egipcia contra quienes osan desafiarle. El padre de Lovna, Hani, como muchos millones, pedía prudencia y paciencia antes. Decía que no valía la pena arriesgar una matanza por siete meses más de Mubarak, después de haberlo aguantado toda la vida. Pero ahora el dictador ha herido a la nación egipcia. Su orgullo estalla ante esta afrenta como ante la preocupación occidental de que una democracia pueda favorecer a los integristas. ¿Qué derecho tienen a sacrificar nuestra libertad por su tranquilidad? Cierto. Se acaban los tiempos para ese pensamiento colonial. Ellos tampoco ponen en duda la democracia en países occidentales cuando estas eligen líderes nefastos.

El futuro de Cataluña
ANTONIO GARRIGUES WALKER ABC 4 Febrero 2011

LAS relaciones entre España y Cataluña se han ido empobreciendo y deteriorando de forma progresiva en los últimos tiempos. Se puede y se debe revertir ese proceso, pero no va a ser tarea fácil. Se trata de unas relaciones que siempre han sido y siempre serán complejas y cambiantes. Unas relaciones que requieren esa «larga paciencia» de la que hablaba Ortega y Gasset. Es inútil, en todo caso, tratar de simplificarlas acumulando tópicos y lugares comunes; y peligroso, muy peligroso, encararlas con dogmatismos o prejuicios de cualquier género. Es este uno de esos temas en los que los ignorantes y los fanáticos suelen tener mucho más protagonismo del que merecen. Reducir ese protagonismo al máximo sería, por lo tanto, un primer objetivo.

La democracia es el único sistema que permite convivir en desacuerdo, y el instrumento básico de esa convivencia es el diálogo honesto y civilizado, un género de diálogo que por muchas razones está en grave peligro de extinción en nuestro país y que en el tema que nos ocupa lleva sin practicarse demasiado tiempo. No es esta una actitud responsable. Un buen entendimiento entre Cataluña y España no es tema menor. Ese entendimiento va a ser estrictamente necesario, y especialmente positivo, en la evolución del modelo territorial, en el crecimiento económico, en la estabilidad política y en otros muchos aspectos. Veamos en síntesis como aproximarnos a ese objetivo.

Un primer tema. El diálogo entre España y Cataluña no puede limitarse exclusivamente a cuestiones relacionadas con el nacionalismo. La radicalización progresiva que se ha ido desarrollando como consecuencia del estatuto y otros debates no solo ha bloqueado el diálogo político. Ha logrado reducir a un mínimo y a veces secar enteramente otra serie de relaciones culturales, sociales e incluso económicas y empresariales, hasta crear una sensación de aislamiento y de distancia sumamente inconfortable y negativa. Hay que recuperar todas las relaciones en su plenitud y esta tarea corresponde a las sociedades civiles respectivas. Nuestras universidades, fundaciones y asociaciones —ya existen algunos proyectos en marcha— tienen que volver a establecer fuentes de diálogo activo que logren normalizar y enriquecer la relación entre las dos ciudadanías y que sirvan de contrapeso natural al extremismo político y al de los medios de comunicación.

Es la hora de la sociedad civil. Tenemos que ser conscientes de que vivimos en un país en el que más del 80 por ciento de la población demanda sin el menor éxito acuerdos políticos en temas esenciales, como la educación, la justicia y la superación de la crisis económica; un país en el que el estamento político es el peor valorado de todas nuestras instituciones y además el tercer factor de preocupación nacional, después del paro y la situación económica; un país envuelto en una crisis que facilita tensiones, radicalizaciones y situaciones límite; un país muchísimo más serio y responsable que el que emana de las apariencias mediáticas, pero con escasa capacidad para expresar su voluntad auténtica.

A pesar de todo lo anterior, siempre hay un margen para la esperanza. La nueva situación política en Cataluña puede ayudar a cambiar el signo de las cosas. Convergencia y Unió ha sido hasta el momento un partido político que ha aportado seriedad, rigor y pragmatismo tanto a la estabilidad política como al desarrollo económico, donde, entre otras cosas, ayudó a salvar un plan de ajuste cuyo rechazo nos hubiera colocado en una situación delicadísima. Ha demostrado, además, una alta capacidad para el encuentro y el consenso tanto con los partidos nacionales mayoritarios como con los nacionalistas, incluso durante un largo desierto en el que ha sabido mantener, con paciencia positiva, la cohesión interna y la capacidad de acción.

Tiene ahora una ocasión histórica excepcional para demostrar su grandeza de miras y también su realismo político, que no son, en absoluto, valores contradictorios, y que van a ser indispensables para definir con finura —aun aceptando una dosis inevitable de ambigüedad— su posición ideológica. No tiene que renunciar a ningún objetivo, pero debe cuidarse de entrar en debates permanentes sobre intensidades soberanistas e independentistas, que es el gran problema que tiene Cataluña con la acumulación de partidos nacionalistas, incluyendo ahora entre ellos al propio PSC. La obsesión por ser más radical que nadie en estas materias se puede convertir —hemos vivido ya la escena— en un espectáculo absurdo y tragicómico cada vez más distante y más rechazado por una ciudadanía que no tolera —aunque algunos políticos no quieran darse cuenta— ni excesos demagógicos ni oportunismos y ambiciones personales.

El debate actual sobre el modelo autonómico —a pesar de que ha comenzado con todos los excesos habituales— debería ser la ocasión para estrenar un nuevo estilo de diálogo. No podemos desaprovechar la oportunidad, y aun menos convertir este tema en un arma electoral pura y dura, porque se dañaría gravemente la convivencia en España y se retrasaría en exceso la solución de muchos problemas. Aceptemos en primer término que no estamos en condiciones políticas ni sociológicas para afrontar cambios radicales en el modelo autonómico a corto plazo, y aceptemos también que la actual crisis económica no puede condicionar, en forma alguna, decisiones políticas que afecten a la esencia y a la evolución de ese modelo. Durante la larga época de crecimiento económico se produjeron muchos excesos en todos los ámbitos y en todos los sectores, que estamos empezando a corregir con una lentitud exasperante. Entre esos excesos —y de manera destacable— figura el del gasto autonómico, pero ello no justifica en modo alguno cuestionar o condicionar la viabilidad de un modelo que ha sido y será claramente positivo para España. Necesitamos un período —por mínimo que sea— de calma y sosiego. No vamos a poder con todos los problemas al mismo tiempo.

Pero eso no implica que demos la espalda a una realidad inquietante. Existe en España —y muy especialmente en Madrid— una ola recentralizadora profunda que no se limita a grupos conservadores, y existe en Cataluña —y muy especialmente en Barcelona— una ola independentista que ha alcanzado una magnitud desconocida hace pocos años. Si no controlamos, desde ahora, el movimiento de esas olas con prudencia y habilidad, nos encontraremos súbitamente en una mar arbolada sin líderes expertos en navegación azarosa en la que, para reducir el riesgo, la norma básica será la de poner proa a las olas sin vacilación ni contemplaciones.

Mucho más útil que abrir sin pausa capítulos de agravios y deslealtades, será aceptar que todos los temas que se han puesto sobre la mesa son perfectamente debatibles y consensuables. A los modelos territoriales les sucede lo mismo que a los sistemas democráticos: son y serán siempre perfectibles. Nuestro modelo autonómico —que es una de las formas de ser federal— admite desde luego crecimientos asimétricos que respondan a las distintas sensibilidades históricas; admite, también, conciertos fiscales y otras medidas que profundicen y garanticen el autogobierno; y admite finalmente normas y controles que eviten procesos de desintegración y aseguren una solidaridad eficaz que aumente y no empobrezca los niveles de exigencia. Es una cuestión de tacto, equilibrio y sensatez política que ya hemos demostrado en otras ocasiones y en otras materias.

Cataluña merece, en cualquier caso, un amplísimo margen de confianza, una confianza sin reservas. El buen futuro de España y el de Cataluña están vinculados indisolublemente.

ANTONIO GARRIGUES WALKERES JURISTA

Magreb
Campo de batalla, Egipto
GEES Libertad Digital 4 Febrero 2011

Los Hermanos Musulmanes ni han renunciado a sus totalitarios objetivos ni se han moderado. Ellos solos no pueden hacer caer el régimen de Mubarak, porque en un enfrentamiento directo serían aniquilados. Precisan el concurso mayoritario de toda la oposición para forzar los cambios que por sí solos nunca lograrían, porque el sistema actual permitiría al ejército acabar fácilmente con ellos ante el aplauso de los países occidentales. Dos opciones tienen los islamistas cuando el régimen caiga: integrarse en el débil Gobierno que les ofrece el oscuro y cínico El Baradei hasta debilitar las instituciones y forzar crisis tras crisis la revolución islámica; o tratar de suplantarlo cuanto antes para acelerar los cambios. Ambas cosas más adelante. Por ahora no destacan entre los manifestantes, y sería un gravísimo error, que algunos ya están cometiendo, confundir necesidades tácticas con abandono de principios y totalitarios objetivos.

Para despejar dudas, Jamenei, que participó en la toma del poder en 1979 y que sofocó salvajemente la revuelta iraní de 2009, ya ha explicado a quien quiera oírle el sentido que el islamismo, chií o sunní, da a lo ocurrido: el mundo musulmán alzándose contra Occidente y sus lacayos en la región, aliados de Israel. Islamismo concentrado. El mismo que los Hermanos Musulmanes tampoco se preocupan de esconder en Egipto. Interpretación en términos de lucha contra Occidente tan del gusto del régimen iraní, discurso del odio y la guerra contra Israel y contra Estados Unidos: saben de lo que hablan, porque en 1979 ya utilizaron a la oposición al Sha, primero, y la aniquilaron después haciéndose con el control absoluto y construyendo un régimen brutal en permanente guerra con Occidente.

El régimen de Mubarak está dando sus últimas y brutales bocanadas, mostrando su verdadera cara a quien quiera verla. Pero tanto si el ejército mantiene el control y el régimen se perpetúa sin Mubarak, como si gestiona una transición aparente o real, lo único cierto es que esto no significa ni el final del despotismo, ni el principio de una época dorada en Egipto. Marca una nueva era, en la que a las fuerzas islamistas se les ha abierto la gran oportunidad de hacerse con un país de enorme importancia en el mundo árabe. Un despotismo puede ser sucedido por otro aún peor.

¿Qué hacer? En las calles de El Cairo se ha visto demasiada ansia de sincera libertad, demasiadas muestras de tolerancia y ganas de democracia real como para hacer la vista gorda y dejar sin más que el salvajismo islamista se haga con el poder. El origen y desarrollo de la revuelta muestra que el triunfo del islamismo no es obligatorio y que, efectivamente, gran parte de los egipcios prefieren ser como Francia antes que como Irán. Las revoluciones no suelen ganarlas los que las comienzan, que suelen ser devastados más adelante por los más despiadados que han permanecido en segunda fila. No las ganan los buenos, sino los fuertes, que las más de las veces no son los mismos. No podemos hacer que los malos se vuelvan buenos: pero sí hacer a éstos más fuertes.

Por eso nuestra obligación es reforzar a los buenos, sostener, apoyar y colaborar con quienes correrán peligro tras habérsela jugado. Si el régimen perdura, apoyarles contra el régimen. Y si los Hermanos Musulmanes comienzan a actuar de verdad, apoyándoles contra ellos. Y por la misma razón, es exigible a los Gobiernos de Europa y Estados Unidos la denuncia de cualquier Gobierno que integre a los Hermanos Musulmanes en Egipto o cualquier otro grupo islamista a lo largo del mundo árabe, o que vulnere los derechos humanos. No hay que elegir entre lo malo y lo peor, sino defender lo bueno frente a ambos.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

La AVT cumple 30 años comprometida en la lucha contra el olvido de las víctimas
 www.gaceta.es 4 Febrero 2011

Treinta años después de su nacimiento el 4 de febrero de 1981, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) sigue luchando con un mismo compromiso: el reconocimiento social de las víctimas, que en estas tres décadas han conquistado el apoyo de una sociedad ante la que antes se presentaban "como avergonzadas".

El cumplimiento íntegro de las penas por parte de los terroristas y el rechazo total a cualquier negociación con ETA continúan siendo las prioridades para la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, que cree fundamntal que la banda terrorista no llegue a las instituciones a través de Batasuna en las próximas elecciones municipales porque, insiste, "Batasuna es ETA".

Angeles Pedraza ha manifestado que le haría muy "feliz" celebrar los treinta años de lucha con la "derrota de ETA, no sólo un final" y ha destacado la valía de las personas que han colaborado con la AVT desde su fundación por Ana María Vidal-Abarca, Isabel O'Shea o Sonsoles Álvarez de Toledo, entre otros.

La AVT recuerda cómo nació entonces un colectivo que por primera vez iba a ocuparse de los afectados por el terrorismo y cómo "tres valientes mujeres decidieron dar un paso adelante" por las víctimas que hasta entonces vivían en el olvido y la marginación social.

Para conmemorar su aniversario, la Asociación Víctimas del Terrorismo ha programado varios actos este año, entre ellos un documental que bajo el título No he de callar, cuenta la historia de la AVT, y que será proyectado en diferentes ciudades, algunas especialmente simbólicas para los familiares de las víctimas.

También está preparando la primera edición de los Premios Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia, que concederá la asociación a personalidades o instituciones que hayan destacado por su dedicación a las víctimas del terrorismo.

La AVT estará además en el Congreso de la Red Europea de Víctimas del Terrorismo que se celebrará en el mes de junio y que, como todos los años, reunirá a víctimas de todo el mundo para reclamar su reconocimiento y evitar el olvido.

"Es una pena que después de cincuenta años de terrorismo en España tengamos que seguir exigiendo Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia para las víctimas", confiesa Ángeles Pedraza, que lamenta que a día de hoy todavía existan más de 300 crímenes de ETA sin resolver.

Si el fin del terrorismo llegase, Pedraza garantiza que la AVT continuaría prestando apoyo psicosocial a las víctimas.

Acabar con todas las bandas terroristas es la ilusión de la presidenta de una asociación que hoy, con treinta años de existencia y 50 de terrorismo en España, cuenta con casi 4.000 asociados.

Miles de ciudadanos se manifestarán en Madrid para decir "no" a la negociación
 www.gaceta.es 4 Febrero 2011

La plataforma Voces contra el Terrorismo espera congregar a miles de ciudadanos en las calles de Madrid en la manifestación convocada contra la negociación con ETA.

El líder del movimiento, el ex presidente de la AVT Francisco José Alcaraz, quiere revivir la llamada 'rebelión cívica' de la pasada legislatura para exigir al Gobierno firmeza en la lucha antiterrorista. La marcha partirá a las cinco de la tarde de la calle Serrano y discurrirá hasta la plaza de Colón, donde finalizará con un manifiesto leído por varias víctimas del terrorismo. El lema de la convocatoria, anunciada el mismo día del último comunicado de la banda declarando un alto el fuego "general, permanente y verificable", es 'No más mentiras, no más treguas trampas'.

Alcaraz considera que nunca ha existido una "ruptura total" del proceso de negociación puesto en marcha por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y defiende la derrota de ETA "policial, judicial y política". Por ello, rechaza mantener una actitud "pasiva" ante hechos tan "graves" como la presencia de Batasuna en las instituciones o algunas decisiones penitenciarias y advierte de que, en ese caso, la sociedad se convertiría en cómplice "por omisión acción" con este proceso de negociación que supone "una traición a los españoles".

A su juicio, el anuncio de Batasuna de presentar un nuevo partido para concurrir a las elecciones municipales del próximo mes de mayo es un motivo más para salir a las calles a exigir al Ejecutivo que no deje ningún resquicio libre a los terroristas. A esto se suman las últimas informaciones sobre el caso 'Faisán' que investiga un posible chivatazo sobre una operación policial y que ha llevado a Alcaraz a pedir la dimisión del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Apoyo discreto del PP
La pancarta estará encabezada por varios dirigentes del PP como su portavoz en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja. También asistirá su compañera en la institución europea Teresa Jiménez Becerril y ex presidente de los 'populares' vascos Carlos Iturgaiz. Además, se espera la presencia de varios diputados del PP en la Asamblea de Madrid y el Parlamento vasco, como Santiago Abascal, y numerosos concejales del partido en la comunidad vasca.

Por su parte, tanto el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, como el portavoz de Interior del partido en el Congreso, Ignacio Cosidó, anunciaron su "intención" de acudir a la marcha. Sin embargo, finalmente no lo han confirmado y su presencia no es segura.

La portavoz 'popular' en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró preguntada por la manifestación que su partido "siempre está del lado de las víctimas" y recordó que algunos de sus dirigentes acudirán a la convocatoria, aunque sea a título individual. "Saben que tienen nuestro apoyo, que no les ha faltado nunca y que estamos a su lado", subrayó.

AUTOBUSES DESDE TODA ESPAÑA
La manifestación está moviendo a ciudadanos de toda la geografía española que viajarán hasta Madrid en una treintena de autobuses organizados desde diferentes ciudades del país, por lo que la organización espera que la respuesta sea masiva.

A esto se suma el "gran número" de asociaciones y movimientos cívicos que han anunciado su adhesión a la movilización, entre los que destacan varias asociaciones de la guardia civil o militares como la Unión de Oficiales de la Guardia Civil o la Hermandad de la Vieja Guardia.

Para la convocatoria, Alcaraz anima a los ciudadanos a acudir con banderas de España como símbolo del proyecto "social y político" que quiere destruir ETA. Por el contrario, recomienda que evite "cualquier simbología ajena al propósito de la manifestación", entre lo que incluye simbología o siglas partidistas "dado el origen cívico" de la convocatoria.

DIVISIÓN ENTRE LAS ASOCIACIONES DE VÍCTIMAS
Pese a todo, la respuesta a la manifestación no ha sido unitaria entre las asociaciones de víctimas, que mantienen una posición dividida sobre su conveniencia en este momento determinado. Entre las ausencias destacan la de la AVT, el colectivo mayoritario de víctimas, y Dignidad y Justicia.

Tampoco participará la Federación de Asociaciones Autonómicas de Víctimas del Terrorismo, que en un comunicado acusó a Alcaraz de intentar "coaccionar" a los políticos en su lucha contra el terrorismo y definió la manifestación como una convocatoria "de marcado carácter político".

Estas acusaciones han sido rechazadas por el propio Alcaraz, que ha respondido que "por su puesto" que la movilización está dirigida a los políticos, "pero no para coaccionarles sino para exigirles firmeza en la lucha antiterrorista".

Además, ha destacado el amplio apoyo conseguido entre el resto de asociaciones de víctimas, ya que un total de siete han manifestado su adhesión a la convocatoria. Éstas son Covite, la Fundación Gregorio Ordóñez, la asociación Verde Esperanza, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, la asociación de víctimas del terrorismo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las asociaciones riojana y murciana de víctimas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El 5 a las 5
Hay motivos
Francisco José Alcaraz Libertad Digital 4 Febrero 2011

El 5 a las 5 estaré en Madrid, pero mi presencia carece de cualquier tipo de mérito, pues para quienes hemos tenido que enterrar a nuestros seres queridos –en mi caso, a mi hermano y mis dos sobrinas gemelas, con poco más de tres años– constituye una deuda moral para con ellos: he de velar por que se haga justicia y por que sus asesinatos no sirvan para lograr ninguno de los fines políticos por los que ETA los mató.

Si me quedara en casa contemplando cómo se están acercando a la comunidad autónoma vasca a los asesinos de ETA, cuando casi toda España no estuvo dispuesta a ceder a esta exigencia y chantaje mientras se seguía secuestrando y asesinando, sentiría que estoy traicionando a las víctimas –quienes pagaron un alto precio por no ceder– y a mí mismo.

Si excusara mi presencia por motivos "a la carta", sentiría estar haciendo una distinción entre las distintas víctimas que fueron asesinadas, pues hay que recordar las múltiples manifestaciones, concentraciones y actos de toda índole que llevamos a cabo cuando el Gobierno, aplicando la ley torticeramente, excarcelaba a De Juana Chaos. Las víctimas de este asesino múltiple no merecían otra cosa, pues su liberación debida a maniobras políticas era un insulto a la justicia.

Las víctimas que han sido asesinadas por los terroristas Iñaki Rekarte, Andoni Muñoz de Vivar, José Luis Álvarez "Txelis", Kepa Pikabea, Jorge Uruñuela, José Manuel Fernández Pérez, Andoni Alza , Fernando de Luis Astarloa, Idoia López Riaño "La Tigresa", Fernando García Jodrá , Nerea Bengoa Ziarzolo, Jaione Intxaurraga Uribarri, Ignacio Gracia Arregi, Iñaki de Rentería y por otros muchos que están siendo excarcelados por la "generosidad" de nuestro Gobierno, merecen la misma justicia y la misma denuncia que realizamos cuando De Juana Chaos. No han pedido perdón, no han resarcido a las víctimas, no están colaborando con la justicia para aclarar los cientos de atentados sin esclarecer y, sobre todo, no han cumplido sus condenas: en una palabra, no ha habido justicia.

Entre las excusas que algunos "bienpensantes" esgrimen para justificar su ausencia se encuentra la de que la línea roja serán las elecciones municipales: si para entonces ETA sigue en las instituciones, habrá llegado el momento de movilizarse. Mas no hace falta esperar para hacerlo, pues ETA ya está en más de 40 ayuntamientos debido a que así lo quiere el Gobierno. Por consiguiente, es lícito preguntarse: ¿cuántas manifestaciones o concentraciones han convocado para exigir al Gobierno que aplique la ley con el objetivo de desterrar a ETA de las instituciones? Si el Gobierno, con sentencia firme, no ha actuado ahora y nos ha engañado a todos, ¿quién nos garantiza que actuará contra ETA si de nuevo entra en los ayuntamientos?

Acercamientos masivos de terroristas, excarcelaciones de asesinos, indulto encubierto a Josu Ternera, ANV en los ayuntamientos, Usabiaga en libertad y burlándose de la justicia, De Juana desaparecido, bloqueo de las extradiciones de etarras desde Venezuela (¿se acordaba alguien de este tema?), declaraciones de Eguiguren jactándose de compartir mesa y mantel con un asesino en busca y captura, Patxi López invitando "a todos" a renunciar a "que una mitad de la sociedad venza a la otra mitad, es decir sin vencedores ni vencidos", José Antonio Pastor señalando que "sería bueno" que Batasuna pudiese estar legalizada, Rubalcaba asegurando que en Nanclares de Oca ya "no hay presos de ETA", Zapatero manifestando que los "pasos" que está dando la denominada izquierda abertzale y los "mensajes" que está lanzando son "insuficientes hoy", pero que "no van a ser en balde"...

Creo que hay más que sobrados motivos para sentirme obligado moralmente a estar el 5 a las 5. Esa noche podré dormir con mi conciencia tranquila y sabiendo que no habré defraudado a mi hermano Ángel y a mis sobrinas Miriam y Esther. Ese día ellos no tendrán que esforzarse en tratar de justificar ninguna ausencia.
Francisco José Alcaraz Martos es víctima del terrorismo.

Don de lenguas
El mercado internacional de trabajo señala con pragmatismo la pequeñez de nuestro debate lingüístico autóctono
IGNACIO CAMACHO ABC 4 Febrero 2011

HA venido doña Angela Dorothea, la nueva Dama de Hierro, con su oferta de empleos cualificados para universitarios de alta especialización y nos ha sorprendido, cagüenlossietemares, con el pie cambiado en materia de idiomas. De golpe se han llenado las academias; tantos años creyendo que el inglés servía para todo, el esperanto de los negocios, y resulta que los alemanes tienen la mala costumbre de hablar entre ellos en alemán. Y como los puestos ofrecidos son de ingeniería, informática y tecnología, no aceptan el chapurreo oral que hablaban los emigrantes de los sesenta, los de la maleta con cuerdas en la estación de Colonia. Todo el trabajoso aprendizaje lingüístico de los españoles ha quedado en solfa, y eso que últimamente proliferaban los estudios de chino, japonés, árabe y ruso, que se suponían estratégicos para las economías emergentes. Pero nadie esperaba que el milagro teutón volviera a repetirse tan deprisa; para llegar a tiempo de optar a ese mercado va a hacer falta un verdadero pentecostés intelectual.

La verdad es que en España, quizá debido a la introvertida melancolía histórica del imperio, nunca hemos tenido una política educativa acertada en punto a las lenguas extranjeras. Ni siquiera en la contemporaneidad. La generación del baby boom, la que estudió en los sesenta y a la que pertenece la mayoría de la clase política actual, fue absurdamente instruida en francés, que sólo le sirvió para leer Le Mondeen la Transición. Y el inglés sigue siendo nuestra gran laguna cultural incluso en el ámbito universitario, donde se tiende a considerarla lengua instrumental y se enseña aparte con carácter optativo. Ése es un déficit colectivo global tan grave o más que el presupuestario porque afecta a la competitividad del país, pero los planes de aprendizaje oficial siguen enredados en la cuestión de los idiomas vernáculos, fruto del desenfocado debate nacionalista y su afán de utilizar el lenguaje como herramienta de construcción política. Tenemos organizada una gran bronca civil a cuenta del catalán, el gallego o el euskera, con ribetes sainetescos como el de los pinganillos del Senado, y he aquí que el mercado de trabajo internacional irrumpe de pronto con todo su pragmatismo a señalar la pequeñez de esa controversia estéril. Cuando ya ni siquiera el dominio del inglés garantiza una ventaja competitiva, algunos territorios españoles están llenos de parados en dos idiomas.

Lo de Alemania era difícil de prever, por la velocidad de su estirón económico, pero nos ha dejado una lección transparente sobre la errónea orientación del sistema educativo. Simplemente, estamos apuntando en dirección equivocada. Y va a ser complicado corregir el problema cuando además de la carencia de idiomas extranjeros, nuestros escolares tienen —informe PISA al canto— severos problemas de comprensión… del castellano.

Manifiesto '30 años con las Víctimas'
AVT  4 Febrero 2011

El 4 de febrero de 1981, tres mujeres valientes, Ana María Vidal Abarca, Sonsoles Álvarez de Toledo e Isabel O'Shea, constituyeron la primera asociación de víctimas del terrorismo en España. Su objetivo era dar visibilidad, protección y apoyo a los cientos de hombres y mujeres que desde los años 60 venían sufriendo el acoso del terrorismo ante la indiferencia de unos y la complicidad de otros. Eran los años de plomo: tiempos de entierros clandestinos, silencios vergonzantes y sufrimiento en soledad.

Hoy, 30 años después, la AVT cuenta con casi 4.000 asociados localizados por toda España. La mayoría son víctimas de ETA, y también de otros grupos terroristas como los GRAPO, el FRAP, Terra Lliure y del 11M. Esto nos convierte en el colectivo de víctimas del terrorismo más representativo de España y también en uno de los instrumentos de presión más influyentes en defensa no sólo de los intereses y reivindicaciones de quienes han padecido la violencia terrorista, sino también del Estado de Derecho, los principios constitucionales y la Libertad. La AVT simboliza los tres grandes valores de una sociedad democrática que no se rinde al chantaje o la coacción del terrorismo: la resistencia cívica, el coraje y la capacidad de superación.

En estos treinta años de arduo trabajo, la AVT ha contribuido de manera fundamental a mejorar la calidad de vida de las víctimas y la calidad democrática de España.

* - Hemos logrado que las víctimas tengan visibilidad y reconocimiento social, y que su opinión sea tenida en cuenta en los grandes debates públicos que les afectan.
* - Hemos conseguido avances sustanciales en materia asistencial, recogidas en las principales leyes de protección.
* - Hemos impulsado avances importantes para acabar con la impunidad penal de los terroristas como las reformas para el cumplimiento íntegro y efectivo de las condenas y la imprescriptibilidad de los delitos de terrorismo con resultado de muerte.
* - Hemos contribuido a que las leyes y los tribunales españoles y europeos reconozcan la existencia de un auténtico entramado del terror. La denuncia de este entramado ha permitido evitar la participación de los terroristas en las instituciones democráticas.
* - Hemos sido el principal dique de contención frente a la negociación entre los poderes públicos y los terroristas mediante la denuncia pública, la lucha cívica y la movilización social.
* - Hemos sido pioneros en la deslegitimación social en la que se sustenta todo terrorismo.

Pero todavía nos queda mucho camino por recorrer. La AVT no desistirá hasta conseguir los siguientes objetivos:

* - La derrota definitiva del terrorismo, entendida como su desaparición total, definitiva, unilateral y sin contrapartidas.
* - La deslegitimación total y pública de la violencia como instrumento para conseguir objetivos políticos, religiosos o de cualquier otro tipo.
* - La imposibilidad de aceptación democrática de cualquier proyecto político totalitario contrario al Estado de derecho constitucional, en sintonía con lo establecido en las sentencias de los máximos tribunales españoles y europeos.
* - La aplicación escrupulosa y estricta de la Ley, tanto para que los terroristas cumplan íntegramente sus condenas como para evitar cualquier atisbo de impunidad penitenciaria o penal.
* - La defensa activa de la memoria de las víctimas, para que su recuerdo permanezca siempre vivo y sea motivo de homenaje público y reconocimiento social.

En definitiva, con la ayuda de toda la sociedad y las instituciones democráticas la AVT seguirá trabajando, luchando y reclamando un final del terrorismo acorde con los principios de Verdad, Memoria, Justicia y Dignidad. Queremos una España sin terrorismo y queremos una España sin impunidad. Queremos una España en la que las víctimas sean las vencedoras y los terroristas, los vencidos. Una España en libertad y en paz.
Adhiérete al manifiesto http://www.avt.org/30aniversario/manifiesto

ACERCAMIENTOS Y EXCARCELACIONES
Los beneficios que el Gobierno concede a presos de ETA
Uno de los motivos de protestas de las víctimas es la generosa política penitenciaria llevada a cabo por el Gobierno.
A. MARTIALAY/ J. ARIAS BORQUE Libertad Digital 4 Febrero 2011

Algunos han sido acercados a cárceles del País Vasco, otros han recibido permisos penitenciarios para cursar estudios que le permiten abandonar a diario la prisión y muchos, simplemente, han quedado en libertad. Nos referimos a varios presos de la banda terrorista ETA o del entorno proetarra que desde los últimos meses disfrutan de una política penitenciaria más permisiva llevada a cabo por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Es el caso de sanguinarios terroristas como José Luis Álvarez Santacristina, alías Txelis, o Idoia López Riaño, conocida como la Tigresa. Sin embargo, desde el Ejecutivo se asegura que estos etarras no están recibiendo ningún trato de favor debido a la coyuntura política, a pesar de que son muchas voces las que creen que actualmente se está negociando con ETA y que estos privilegios están incluidos en esa negociación.

La prisión vasca de Nanclares de la Oca (en Álava) junto a las cárceles de Villabona en Asturias y la de Zuera en Zaragoza son donde el Ministerio que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba agrupa a los presos que Interior considera críticos con la banda terrorista.

El denominador común que une a estos etarras que ahora disfrutan de privilegios es haber mostrado de alguna manera arrepentimiento por su pasado criminal. La otra característica común en todo ellos es el daño que han hecho a personas inocentes, las víctimas del terrorismo.

Decisiones judiciales criticables
La primera excarcelación que provocó indignación entre este colectivo llegó de la mano de uno de sus jueces bandera del Gobierno de Zapatero, el magistrado de la Audiencia Nacional, suspendido de sus funciones, Baltasar Garzón. El polémico juez excarceló a Rafael Díez Usabiaga, veterano líder del sindicato proetarra LAB y uno de los nombres más destacado del entramado civil de ETA, para que pudiese dedicarse a cuidar de su madre en cumplimiento de la Ley de Dependencia. Para llevarlo a cabo, contó con la complicidad del testimonio de una edil del PSE en el Consistorio guipuzcoano de Lasarte, que certificó y avaló ante el magistrado que el dirigente proetarra era la persona que cuidaba habitualmente de su progenitora.

La realidad es que el proceso llevado a cabo por Garzón para excarcelar a Usabiaga fue una cadena de hechos plagada de mentiras, pues el juez dio por buenos documentos que no eran válidos y dio una importancia desorbitada al testimonio de la edil socialista a la hora de dejar en libertad al dirigente proetarra.

Tan sólo cuatro días después de que el que fuera máximo dirigente del sindicato proetarra LAB saliese a la calle, también era excarcelado Ignacio Gracia Arregi, Iñaki de Rentería. El que había sido número uno de la organización terrorista ETA hasta su detención en 2000 en la localidad francesa de Bidart –en el mismo sitió donde cayó el triunvirato etarra que conformaban los etarras Pakito, Txelis y Fiti– quedaba en libertad sin cargosal considerar los tribunales que las causas por las que se mantenía en prisión en España desde el año 2008 eran las mismas por las que ya había cumplido penas de prisión en Francia.

Sin apenas tiempo para asimilar los sobresaltos, se tenía conocimiento público de que el sanguinario terrorista de ETA José Ignacio de Juana Chaos se encontraba en paradero desconocido. Según informaba entonces la edición digital de la BBC, las autoridades norirlandesas llevaban más de un mes sin noticias sobre el paradero del terrorista, que debía presentarse a diario en comisaría. El Gobierno Zapatero se vio obligado a reconocer también que no tenía conocimiento del paradero del terrorista, lo que dejó de relevancia que las Fuerzas de Seguridad españolas no habían recibido la orden del controlar los movimientos en tierra irlandesa del sanguinario asesino. El pasado lunes, el juez Eloy Velasco archivaba provisionalmente la causa abierta por la Justicia española contra el etarra al encontrarse éste en situación de rebeldía.

Y tras la excarcelación del que fuera número uno del sindicato de referencia para los etarras, llegó el turno de hacer el gesto con el que fuera número uno del brazo político de ETA. Un permiso a Arnaldo Otegi para visitar a su padre en San Sebastián propició que el portavoz batasuno estuviese más de quince días en la prisión donostiarra sin autorización judicial, una situación que fue denunciada por Libertad Digital. Pese al silencio inicial del Ministerio del Interior e Instituciones Penitenciarias, Otegi tuvo que abandonar la cárcel de Martutene. Eso sí, Rubalcaba premió a Otegi trasladándolodesde la prisión madrileña donde cumplía condena, en Soto del Real, hasta el centro penitenciario de La Rioja.

Además, el pasado mes de diciembre la Audiencia Nacional lo absolvió de un delito de enaltecimiento del terrorismo por el mitín en el velódromo de Anoeta en 2004. Para el tribunal, la alocución del proetarra aquel día fue una forma de defender "la conveniencia y necesidad de un proceso de diálogo y negociación para la resolución del conflicto de manera pacífica y democrática". Aquel día Otegi se jactó ante los asistentes de participar en "un acto ilegal, de una formación ilegal y con un portavoz ilegal".

Cinco terroristas "casi libres"
Estos han sido algunos de los casos más sonados, pero no los únicos. En estos momentos, en régimen de semilibertad se encuentra los terroristas Luis María Lizarralde, Fernando de Luis Astarloa, Andoni Muñoz de Vivar, José Luis Álvarez Santacristina y José Manuel Fernández Pérez de Nanclares. Todos ellos accedieron a este beneficio tan sólo unos meses después de ser trasladados al penal alavés de Nanclares de Oca donde el Ministerio del Interior agrupa a los presos que han acreditado su rechazo a la violencia.

Durante sus salidas diarias participan en cursos de formación y desempeñan algún empleo con vistas a su reinserción. En algunos casos se trata de trabajos remunerados.

El segundo grado lo concede Instituciones Penitenciarias, es decir, el Ejecutivo, y lo hace con o sin el apoyo del juez de Vigilancia Penitenciaria, ya que éste sólo se pronuncia sobre la idoneidad de la concesión sin que su decisión sea vinculante. Además, la ley permite a un preso en segundo grado la posibilidad de disfrutar de hasta 36 días de permiso al año fuera de la cárcel a repartir entre un máximo de 6 cada trimestre en la mayoría de los casos.

En la actualidad hay varios presos en Nanclares que se acogen a este tipo de permisos con la esperanza de algún día acogerse también a la situación de semilibertad. En los últimos meses gozaron de varios días de permiso presos como Koldo Martín Carmona o Jesús García Corporales. El histórico etarra Kepa Picabea es otro de los que ha disfrutado al menos de tres periodos de permiso de libertad recientemente.

Una veintena de acercamientos
El número de acercamientos llevado a cabo en los últimos meses supera la veintena. En 2010 han sido trasladados a la cárcel de Villabona ocho presos: Juan Ignacio Delgado Goñi, Andoni Díaz Urrutia, Sebas Extaniz Alkorta, Anartz Oiarzabal, Asier Ormazabal, Sebastián Prieto, Francisco José Ramada y Gabriel Zabala Erasun. Por su parte, otros ocho han sido los trasladados a Zuera: Josu Amantes, Iñaki Bilbao, Mikel Egibar, Jokin Errazti, Iñaki Etxeberria, Kepa Etxeberria, Aitor Herrera y José Javier Zabaleta.

También han sido premiados por el Ministerio de Alfredo Pérez Rubalcaba, los etarras Sagrario Yoldi Múgica y José Luis Elkoro, que han sido trasladados a las cárceles de Nanclares de Oca (Álava) y Martutene (San Sebastián), respectivamente. El último beneficiado de la política penitenciaria del Gobierno ha sido al veterano dirigente etarra Valentín Lasarte, trasladado este mismo mes a la cárcel alavesa de Nanclares de la Oca.

Entre otras acciones, Lasarte fue condenado a 30 años de cárcel por la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional por el asesinato del teniente alcalde del PP en San Sebastián, Gregorio Ordóñez, el 23 de enero de 1995 cuando formaba parte del grupo Donosti de ETA. Precisamente, para protestar por este tipo de medidas la Fundación Gregorio Ordóñez será una de las que acuda el próximo día 5 a las 5 a la manifestación convocada por la víctimas del terrorismo bajo el lema "No más mentiras, no más treguas trampa".

Llamativo también es el caso de Fernando García Jodrá y Nerea Bengoa Ziarzolo, dos terroristas de ETA que formaron parte del grupo Barcelona de ETA que causó el terror en Cataluña a principio de los años 2000. Dentro de esa estructura de pistoleros de ETA asesinaron al edil del PP en Sant Adriá del Besos (Barcelona) José Luis Ruiz Casado; al ex ministro de Sanidad del Gobierno González Ernest Lluch; al edil del PP en Viladecans (Barcelona) Francisco Cano Consuebra; y al guardia urbano de Barcelona Juan Miguel Cervilla Valladolid. Además, intentaron atentar hasta en ocho ocasiones contra el periodista Luis del Olmo.

A ambos, la consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía les pagará un tratamiento de fertilidad, después de que ambos etarras no hayan conseguido engendrar un hijo en los bis a bis que han mantenido desde que fueron arrestados por la Guardia Civil, según se hizo público en diversos medios de comunicación el pasado mes de mayo. El tratamiento fue aprobado y se está llevando a cabo en el hospital público Reina Sofía, en Córdoba, provincia en cuya cárcel de Alcolea cumplen condena los dos asesinos.

Pero los permisos para engendrar no han sido sólo para personas. Jaione Intxaurraga Uribarri, la tesorera de Batasuna en Navarra, para la que la justicia pide ocho años de cárcel y que se encuentra en libertad bajo fianza desde que pagase 30.000 euros en 2002, recibió autorización por parte de la Audiencia Nacional para abandonar España y desplazarse hasta el sur de Francia para cruzar a uno de sus perros de competición.

La mayoría por indemnizaciones, destrozos y seguridad
ETA le ha costado a España 6.530 millones de euros desde 1975
El Semanal Digital 4 Febrero 2011

El terrorismo le ha costado a España una cantidad cercana a los 6.530 millones de euros, en su mayoría derivados de indemnizaciones a las víctimas, pero destacan también las destrucciones materiales y los gastos empleados en el aumento de la seguridad, según afirma el ex presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa en su último libro ETA S.A (Editorial Planeta), recogido por Europa Press.

El terrorismo le ha costado a España una cantidad cercana a los 6.530 millones de euros, en su mayoría derivados de indemnizaciones a las víctimas, pero destacan también las destrucciones materiales y los gastos empleados en el aumento de la seguridad, según afirma el ex presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa en su último libro ETA S.A (Editorial Planeta), recogido por Europa Press.

Según dice, las subvenciones a presos de ETA y a asociaciones de familiares de los presos entre 2001 y 2008 movieron más de un millón y medio de euros, y las indemnizaciones por terrorismo a personas cubiertas por seguros entre 1987 y 2006 ascienden a más de 25 millones de euros y hasta 100 millones si se habla de las otorgadas por el Ministerio del Interior.

Asimismo Buesa añade que el País Vasco ha perdido entre 1993 y 2008 un 21% del Producto Interior Bruto a consecuencia del terrorismo.

Insiste en que las subvenciones públicas son tan importantes que llegaron a ser la fuente principal de ingresos de ETA hasta la ilegalización de su marca política, Batasuna, momento en el que los ingresos de ETA cayeron casi a la cuarta parte de lo que venían siendo antes de ese momento.

"Si se cerraran completamente las fuentes de subvenciones y se apretara el cerco a las actividades económicas que se desarrollan en las herriko tabernas, podría provocarse el colapso financiero de ETA", escribe Buesa.

Además, apunta que el terrorismo produce un importante coste indirecto, que se manifiesta en el éxodo de empresarios, el cierre de empresas, la pérdida de oportunidades de inversión y la retracción general de la economía. El valor de la producción perdida a causa del terrorismo entre 1993-2008 es de 150.000 millones de euros.

Los partidos se llevarán 82,3 millones de euros en 2011
El Consejo de Ministros autoriza las subvenciones estatales de este año
M. CALLEJA / MADRID ABC 4 Febrero 2011

Los partidos políticos con representación parlamentaria obtendrá una subvención total de 82,35 millones de euros en 2011, según ha autorizado hoy el Consejo de Ministros. El partido que más dinero se llevará de las arcas públicas será el PP, con 34,70 millones de euros, ya que el PSOE y el PSC computan por separado. Así, el PSOE obtendrá 32,62 millones y el Partido Socialista de Cataluña, 5,71. En total, los socialistas sumarán 38,33 millones de euros a lo largo de este año.

El cuarto partido es Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), que ingresará en su cuenta 1,88 millones de euros. La otra pata de CiU, Unión Democrática de Cataluña, logrará 629.186 euros. El PNV tendrá una subvención de 1,15 millones de euros, mientras que ERC se acerca al millón.

La Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011 consigna para el presente ejercicio económico un montante de 82.354.480 euros destinados a distribuirse entre las formaciones políticas con representación en el Congreso de los Diputados en concepto de financiación ordinaria, según se explica en la referencia del Consejo de Ministros. Dado que las cantidades que corresponden al Partido Popular (34.470.400,58 euros) y al Partido Socialista Obrero Español (32.629.432,74 euros) superan los 12 millones de euros, la legislación en materia de subvenciones exige la autorización previa del Consejo de Ministros.

Entre los partidos que obtienen subvención se encuentra Unión, Progreso y Democracia, representado en el Congreso por Rosa Díez. UPyD tendrá una subvención de 758.748,49 euros.

Esta es la lista completa:

PP: 34.470.400,58 euros

PSOE: 32.629.432,74

PSC-PSOE: 5.716.965,04

CDC: 1.887.559,95

UDC: 629.186,65

PNV: 1.151.023,89

ERC: 954.544,63

BNG: 629.282,35

CC: 545.011,38

UPN-PP: 452.614,26

IU: 1.826.649,92

UPyD: 758.748,59

IPC-VERDS: 458.935,92

Nafarroa Bai: 217.124,10

 

Recortes de Prensa   Página Inicial