AGLI

Recortes de Prensa   Martes 8 Febrero 2011

 

Total desconfianza
Editorial www.gaceta.es 8 Febrero 2011

A estas alturas, nadie debería dudar de que ETA tiene como objetivos “vulnerar sistemáticamente las libertades y derechos fundamentales” y “fomentar, propiciar o legitimar la violencia como método para la consecución de objetivos políticos”.


Por ello, a estas alturas, tampoco nadie debería plantearse la posibilidad de que la banda terrorista, en cualquiera de sus pantallas electorales, concurra a unas elecciones; al cabo, las anteriores causas están expresamente tasadas por el artículo 9 de la Ley de Partidos de 2002 para ilegalizar una formación política.

El nombre comercial del partido –sea este Batasuna, ANV, Partido Comunista de las Tierras Vascas o, según parece, ASB– debiera ser lo de menos, pues en esta sede lo único relevante es que Batasuna, o cualquiera de sus sucesivas marcas blancas, integra la estructura organizativa de ETA de análogo modo a como la integran los comandos, el aparato de extorsión financiera, los movimientos juveniles tipo Segi o Jarrai o el sindicato Gestoras Pro Amnistía: en otras palabras, no es que Batasuna se encuentre subordinada a ETA, es que Batasuna es ETA.

De ahí que tampoco resulte esencial, salvo como indicio, que una de sus pantallas políticas se oponga a la violencia. Si hay pruebas suficientes de que ASB forma parte de ETA –y las hay–, entonces es imperativo impedir que concurra a las elecciones; y ello por mucho que el batasuno Rufi Etxeberria rechace –que no condene– la violencia en general. Como ha dicho Basagoiti, unas promesas vacías no pueden ocultar 900 asesinatos.

Por desgracia, no podemos confiar en que el PSOE vaya finalmente a aplicar la Ley de Partidos para ilegalizar el brazo político de ETA. Por mucho que sus dirigentes nos juren que han dado un giro en su lucha antiterrorista, lo cierto es que abundan los indicios de que el Ejecutivo ya tiene decidido que ETA, de una u otra forma, esté presente en las elecciones de mayo.

No en vano, los socialistas, de mano de Marcelino Iglesias, no han tardado un momento en celebrar el sainete perpetrado por Etxeberria; no en vano, Iñigo Urkullu, líder del PNV y aliado preferente del Gobierno, ya ha adelantado que el PSOE permitirá que ETA esté en los comicios; no en vano, a día de hoy, la banda terrorista sigue presente en los consistorios vascos y navarros porque los socialistas se niegan a aplicar la Ley de Bases de Régimen Local para desalojar a ANV; no en vano, la autorización parlamentaria que permite al Gobierno negociar con ETA no ha sido derogada; y no en vano, Rubalcaba persiste en hacer todo lo posible para impedir el esclarecimiento de uno de los episodios más oscuros de la anterior paz sucia de ETA: el chivatazo del bar Faisán.

La experiencia nos lleva forzosamente a desconfiar del Gobierno y de sus tejemanejes con los terroristas, incluso aunque finalmente ilegalizaran ASB. No sería la primera vez que, promoviendo la ilegalización de un partido-señuelo, ETA logra colarse en las instituciones.

Recordemos que en las autonómicas vascas de 2005, la ilegalización de Aukera Guztiak (AG) sólo sirvió para permitirle al Partido Comunista de las Tierras Vascas –ilegalizado con ANV en 2008– entrar en el Parlamento. En el caso de este Gobierno, la firmeza de hoy son las genuflexiones de mañana.
Decía Thomas Jefferson que el precio de la libertad es la vigilancia permanente. Como ciudadanos, debemos mantenernos vigilantes para evitar que ETA entre en las instituciones; desde luego, mejor no confiar tarea tan vital ni al PSOE ni a su servil fiscal general del Estado.

ETA
La tapadera
José García Domínguez Libertad Digital 8 Febrero 2011

Después de tanto alarde vano de laicismo, resulta que nuestra socialdemocracia doméstica compartía con Roma la premisa mayor, a saber, que la fe encarna la primera de las virtudes teologales. Al respecto, si fe es creer con rendida devoción en lo nunca visto, ¿acaso cabe superior testimonio de piedad que festejar unos estatutos, los de la enésima reencarnación de Batasuna, por nadie conocidos aún? Pues eso que el Iglesias del PSOE ya ha dado en proclamar "mejora notable", de momento, yace escrito en tinta invisible. E igual cabe certificar de la prensa gubernativa, tan comecuras ella, repentina presa ahora de la fe del carbonero. Y es que, a fin de cuentas, todo lo que hay en ese asunto es el verbo tosco de cierto Rufino, un montaraz franco de servicio mientras dure el asueto táctico de su partida.

Así, el tal Rufino se dice presto a repudiar ahora mismo los crímenes que no han sucedido. Pero solo ésos. Otros venden parcelas de la Luna, Rufino, más audaz, reparte certificados de buena conducta prendido a la máquina del tiempo. Como si las organizaciones nazis morasen fuera de la ley en todo el mundo por los asesinatos presuntos que cometería un hipotético cuarto Reich, no por los reales y concretos que en su día llevó a cabo el tercero. Ya en otro orden de perplejidades, los creyentes, víctimas de una muy oportuna amnesia, pretenden desconocer letra y música de la Ley de Partidos.

Olvido, el suyo, que exoneraría a Rufino de tener que expulsarse fulminantemente a sí mismo de la nueva tapadera. Sépase que celebrar a terroristas, único empleo conocido del interfecto, supone factor expreso de prohibición. Tampoco, en fin, las sentencias todas de los tribunales –las del Supremo, las del Constitucional, la definitiva de Estrasburgo– dejan demasiadas rendijas a la infamia. Recuérdese la meridiana claridad de ésa última, cuando resuelve que la ilegalización no se fundamentó exclusivamente en la pertinaz renuencia de los rufinos de turno a condenar las carnicerías de sus pares. "El comportamiento de los políticos", prescribe tajante, "engloba de ordinario no solo sus acciones o discursos, sino igualmente, en ciertas circunstancias, sus omisiones o silencios, que pueden equivaler a tomas de posición y hablar más incluso que toda acción de apoyo expreso". Tan abyectos, Rufino, los silencios.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

ETA
La nueva vieja capucha
Cristina Losada Libertad Digital 8 Febrero 2011

Quién diría que Batasuna es ilegal. Dos individuos vinculados a dicha organización y, por lo tanto, a ETA presentan un nuevo partido y suscitan enorme expectación en la prensa y en la política. Equivale ese revuelo a una suerte de re-legalización anticipada y, desde luego, brinda al entorno y al núcleo de la banda criminal el foco de atención que ambos necesitan. Todavía se ignoran la letra de los estatutos y el nombre de esa criatura frankensteiniana, forjada en laboratorios tan poco de fiar como sus padrinos, sean los que peroran a cara descubierta, sean los que hablan tras ridículas capuchas. Pero el vacío informativo no ha impedido que los partidos y el Gobierno se explayaran con cautela, con rechazo o con buenísimos deseos. Cuando bastaba una flecha que señalara el itinerario de la ley y la justicia, y apuntara a la experiencia.

Quién lo diría, pues las intervenciones de los voceros batasunos aparecen en ciertos papeles con las campanillas que se reservan para los grandes discursos. Los que llevan años descubriendo inverosímiles indicios de ruptura entre la ETA y la ETA, creen estar ahora, por fin, más cerca que nunca de ese imposible. Sin embargo, hasta las palabras, elegidas como han sido para la ocasión, marchan firmes en dirección contraria. Aunque Marcelino Iglesias se empeñara en permutar los términos, no hay condena a la banda terrorista en los propósitos que declaran los marchantes del nuevo embozo. Sólo han manifestado la intención de oponerse a la violencia de ETA "si la hubiera", un condicional que sirve, a la vez, de subterfugio y de recordatorio. Es la sombra de la amenaza: puede haber violencia si no nos dejan acudir a los comicios.

De haber querido abandonar su condición de cómplices de una banda terrorista, los Rufi y compañía no se hubieran limitado a rechazar una eventual violencia futura. Condenarían la historia de terror de ETA, ésa que, por desgracia, ya está escrita, y ofrecerían su colaboración a la policía y la justicia para acabar con ella. Es así cómo se rompe con una organización terrorista. No hay otra vía. Pero el Gobierno ha decidido premiarles con afectuosas palmaditas por haber mejorado su comportamiento. Los pupilos revoltosos van por buen camino. Por el camino de colarse con otro cambio de capucha.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La sátira
Voces contra el terrorismo
Fray Josepho Libertad Digital 8 Febrero 2011

(Le dedico estos ovillejos a Francisco José Alcaraz, verdadero artífice de la emocionante manifestación del 5 a las 5. Y con él, a todas las víctimas del terrorismo)

—¿Qué atacan, con mezquindad?
—La dignidad.

—¿Qué tuercen, con impudicia?
—La justicia.

—¿Y qué borran, con su escoria?
—La memoria.

Si falsifican la historia
y pervierten la verdad,
luchemos por la victoria
buscando la dignidad,
la justicia y la memoria.

***
—¿Cómo me crezco y me agrando?
—¡Gritando!

—¿Gritaré, pues soy un hombre?..
—¡En mi nombre!

—¿Y qué grito daré yo?
—¡No!

Si en la antigua Jericó
la poderosa muralla
en siete días se hundió,
demos aquí la batalla
gritando "¡En mi nombre, no!".

***
—¿Quién es bravo y levantisco?
—Francisco.

—¿Quién lucha con brío y fe?
—José.

—¿Y quién es el más tenaz?
—Alcaraz.

Si hay alguien aquí capaz
de chafarles su programa
de infamia a cambio de paz,
es un hombre que se llama
Francisco José Alcaraz.

Gracias, Zapatero
Francisco Rubiales Periodista Digital 8 Febrero 2011

Zapatero pretende ahora otorgar nuevas ventajas a Cataluña, permitiéndole más endeudamiento, una política que no concuerda con la austoridad impuesta a los ciudadanos, que rompe el principio constitucional de igualdad y que demuestra que el presidente es capaz de cualquier cosa a cambio de apoyos para permanecer en el poder.

Nos ha arruinado y quitado la confianza y la alegría, pero también nos ha abierto los ojos para que descubramos que España ya no es una democracia sino una sucia dictadura de partidos. Gracias al mal gobierno de Zapatero y a sus desmanes, los españoles hemos despertado y ha nacido entre nosotros un impulso rebelde que nos convierte en enemigos de la corrupción, de los injustos privilegios de la "casta" política y de los cientos de golferías que ha desplegado la clase política española en los últimos años: financiación irregular de los partidos, amiguismo, nepotismo, clientelismo, prevaricación, cohecho y cientos de injusticias y atentados contra la democracia.

La sociedad española estaba anestesiada y atontada, creyendo que las democracias del mundo funcionaban como la española, pero, gracias a los abusos de Zapatero, ahora sabemos que la nuestra era una vergüenza y que nuestros políticos son de los peores del planeta.

Zapatero nos ha hecho ver con claridad que la Justicia está politizada, que el Parlamento está poblado de borregos esclavizados que no cumplen su función representativa, que ni siquiera conocen a sus electores, que el Senado no sirve para nada y que la única manera de salvar el país es limitando el poder de los partidos y de los políticos profesionales que nos conducen hacia el fracaso.

Zapatero, con su constante desprecio a España, nos ha hecho sentir el orgullo de ser españoles. Bajo su despreciable mandato, ha nacido ese grito de "Soy español, español, español" que recorrió la patria como una flecha. El "a por ellos" y el auge de los colores rojo y amarillo también son hijos del desprestigio internacional que España ha sufrido bajo el nefasto mandato de Zapatero.

Zapatero (y con él todo el PSOE) ha sido como un purgante de aceite de ricino para los españoles. Nos ha hecho expulsar toda la porquería que los malos políticos y los partidos traidores han estado inoculándonos durante años.

Cuando hemos contemplado los desmanes del PSOE y sus corrupciones viscerales, hemos sabido también que el problema no sólo estaba en la izquierda, sino también en la derecha porque los partidos, sin democracia interna y sin sentido del bien común, se han transformado en escuelas de tiranos, nunca en forjadores de demócratas.

A Zapatero le debemos mucho, aunque casi nos haya destruido la convivencia y la esperanza. Gracias a su mal gobierno, a su desprecio al ciudadano y a los criterios y deseos de la mayoría, hemos redescubierto la democracia y ha renacido en nosotros el espíritu rebelde y la firme determinación de no soportar más, en el futuro, a otros Zapateros, a nunca elegir como gobernantes a gente que no tenga la decencia, la preparación y la solvencia necesarias para dirigir nuestro país.

Voto en Blanco

Gestión de crisis
El levantamiento en Egipto no ha derribado al régimen porque las Fuerzas Armadas se han mantenido leales al gobierno
FLORENTINO PORTERO ABC 8 Febrero 2011

El levantamiento popular en Egipto no ha conseguido derribar al régimen, ni siquiera echar a Mubarak, porque las Fuerzas Armadas, a diferencia de lo ocurrido en Túnez, se han mantenido leales al gobierno. A nadie le puede sorprender, pues desde el golpe de estado de Nasser hasta el día de hoy han sido la base sobre la que se ha levantado todo el tinglado político que hoy amenaza ruina. Mubarak es militar, como lo son el vicepresidente y el jefe de gobierno.

Un estallido popular necesita liderazgo para convertirse en instrumento de cambio. De otra manera, por importante que sea, podrá ser reconducido por el Gobierno. En este caso nos encontramos con una acción espontánea de grandes dimensiones, unas formaciones políticas moderadas débiles, un bloque islamista muy fuerte vertebrado en torno a los Hermanos Musulmanes, y unas Fuerzas Armadas que gozan de prestigio. En estas circunstancias a mayor presión popular mayor temor a que los islamistas se hagan con el control, lo que a fin de cuentas acaba reforzando al régimen. Tanto desde Occidente como desde Oriente Medio los gobiernos sensatos tratan de reconducir la crisis hacia las instituciones existentes, con la consiguiente desesperación de los manifestantes.

Las Fuerzas Armadas no están dispuestas a permitir que la situación se descontrole y que los islamistas se hagan con las riendas del poder. Estos últimos saben que un enfrentamiento directo tendría consecuencias desastrosas para ellos. Todo apunta a que estamos sólo en los primeros juegos del primer set y que hay partido para rato. Por ahora las Fuerzas Armadas se mantienen cohesionadas en torno al general Suleimán y marcan el ritmo de los acontecimientos. Lo importante está por llegar, cuando se establezcan las reglas del juego y se convoquen elecciones.

Democracia en Egipto
Florentino Portero Libertad Digital 8 Febrero 2011

Muchas gracias por la acogida, espero no defraudar las expectativas. Me gustaría dedicar este segundo post a otro aspecto de la crisis egipcia: la reacción de europeos y norteamericanos a la imprevista evolución de los acontecimientos. Poco a poco se ha ido consolidando un discurso occidental, que no una política, ante dicha crisis. Norteamericanos y europeos estamos de acuerdo en que la población de aquel país demanda y merece vivir en democracia, que el régimen nasserita es una dictadura corrupta y que se debe dar paso a una transición desde las instituciones vigentes. Todo suena muy sensato, con la salvedad de que personalidades, partidos y gobiernos que defienden esta posición hace unos pocos años decían exactamente lo contrario. Estamos, pues, una vez más ante un ejercicio de incoherencia.

El Grupo de Estudios Estratégicos ha publicado varias columnas dedicadas a subrayar esta incoherencia ¿Por qué cuando George W. Bush planteó la necesidad de avanzar en la democratización del Gran Oriente Medio muchos le criticaron duramente y ahora esos mismos hacen suyos sus argumentos sin el más mínimo atisbo de reconocer derechos de autor?

Recordemos los puntos fundamentales. La Administración Bush rehízo la estrategia norteamericana tras los atentados del 11/9 concluyendo que Estados Unidos se encontraba en una "guerra larga" contra el Islam radical y que la mejor forma de combatirlo era restarle apoyos sociales: en la medida en que el musulmán de a pié percibiera que el régimen político en el que vivía era una garantía de prosperidad se mantendría en posiciones moderadas. Si, por el contrario, el régimen se convertía a sus ojos en un obstáculo para sí mismo o para sus descendientes, entonces estaría en condiciones de apoyar opciones radicales. Al mismo tiempo, cualquier modelo de modernización debería atenerse a los valores tradiciones de esa cultura o ese país, para no provocar crisis de identidad de consecuencias imprevisibles. La Administración norteamericana reconoció que la mayor parte de los estados musulmanes catalogados como "moderados", es decir que no eran radicales, suponían, por su letal combinación de dictadura + corrupción + incompetencia, un obstáculo para la modernización y, consiguientemente, aliados involuntarios de los islamistas a los que combatían.

La estrategia para la trasformación del Gran Oriente Medio no planteaba convocar elecciones aquí o allá, como se dio a entender con ánimo de ridiculizar la iniciativa. Bien al contrario, presentaba una política en el largo plazo que vinculaba ayudas internacionales a avances concretos en los terrenos de educación, sanidad, igualdad de la mujer, áreas de libre comercio, lucha contra la corrupción y representatividad en las instituciones políticas. Se había detectado el problema y se planteaba una estrategia coherente en el largo plazo.

En aquellos días las críticas vinieron desde dos frentes antagónicos. Los realistas argumentaron que la democracia era totalmente ajena a la tradición islámica, que resultaría una pérdida de tiempo intentarlo y que no había otra opción que entenderse con los dictadores de turno. ¿Había tradición democrática en Japón, en Turquía o en India? Voluntaria o involuntariamente estos países se adentraron en la senda de la convivencia y hoy son modelos a seguir. Entenderse con los dictadores tiene dos graves inconvenientes. Uno ya lo hemos citado, con su corrupción e incompetencia empujan a la gente de a pié hacia el radicalismo. El otro es de sentido común y de gravísimas consecuencias diplomáticas: asocia Occidente con la corrupción y el subdesarrollo ¿Cómo queremos que sigan el camino del respeto a los derechos humanos, de la convivencia y el bienestar si apoyamos sistemáticamente a sus enemigos?

Los buenistas, con Rodríguez Zapatero a la cabeza, criticaron desde posiciones morales el "fundamentalismo democrático", porque para Felipe González y Juan Luis Cebrían defender la expansión de la democracia es un ejercicio de fundamentalismo. Nosotros no somos quién para decir a otros países cómo deben gobernarse; cada cultura tiene sus propios valores y los nuestros no tienen porqué ser los mejores; dado el papel jugado en el pasado por los estados occidentales en esta región no debemos ir más allá de ayudar al desarrollo enviando dinero a los respectivos gobiernos sin preguntar demasiado por su uso. El discurso buenista ha sido alentado por la Liga Árabe y por formaciones políticas liberticidas, convencidas de que tanto el nacionalismo árabe como el islamismo son buenos compañeros de viaje en la lucha contra la democracia.

A medio camino entre los realistas y los buenistas se encontraría el famoso discurso del presidente norteamericano Obama en El Cairo, sin duda uno de los textos más estúpidos jamás leídos por un alto dignatario de ese país fuera de sus fronteras, un formidable ejemplo de incultura e insensatez. Las muchas contradicciones en las que cae ayudan a entender porqué habiendo abandonado formalmente los principios de la estrategia aprobada en los días de Bush la presente Administración no ha sido capaz de ofrecer una alternativa.

Con Obama a la cabeza tanto Estados Unidos como Europa dan tumbos en su política árabe, sin un plan ni una guía que seguir. Las viejas recetas ya no sirven y se encuentran en la incómoda posición de aparecer al lado de los dictadores y en contra de la población que demanda democracia. Algo semejante pasó tiempo ha en América Latina hasta que llegó Ronald Reagan e impuso un compromiso de la diplomacia norteamericana con la promoción de la democracia en la región. El hombre clave en aquel momento fue Elliot Abrams, el mismo a quien George W. Bush encargo el diseño de su estrategia para la trasformación del Gran Oriente Medio, la política que entonces se despreció y a la que ahora se vuelve parcialmente y sin convicción, forzados por la realidad.

Esto no ha hecho más que empezar y más vale que nos vayamos haciendo a la idea. De forma irresponsable hemos alimentado un leviatán en el norte de África y ahora nos toca enfrentarnos a sus consecuencias. El legado Bush sigue siendo la mejor receta para actuar de forma inteligente y eficaz ante la desestabilización del Mundo Árabe.

La transición egipcia
El régimen político que pretendía perpetuarse en el país había perdido contacto con su sociedad
Gustavo de Arístegui www.gaceta.es 8 Febrero 2011

Egipto no es cualquier país árabe: uno de cada cuatro árabes es egipcio; y en el país del Nilo surgió el nacionalismo árabe, pues, más allá del ideólogo sirio Michel Aflaq –fundador del partido Baaz–, la figura del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser fue el símbolo del nacionalismo árabe contemporáneo. Egipto es también la cuna del islamismo radical moderno, pues el egipcio Hassan Al-Banah fundó allí la organización de los Hermanos Musulmanes en 1928. La ideología salafista tiene su primer antecedente en las ideas y en los escritos del muy radical intelectual Sayid Quttub, verdadero inspirador de islamismo radical y del yihadismo modernos.

Por otra parte, el Estado egipcio, con sus debilidades e ineficiencia, es muy grande y tiene presencia en todas partes del país, ejerce un poder real sobre el país, y las Fuerzas Armadas del país representan más de la cuarta parte del Estado, es decir que tiene un peso relativo en la sociedad egipcia infinitamente mayor que sus homólogos tunecinos, a los que el ex presidente Ben Alí mantenía deliberadamente debilitados.

Sin embargo, el régimen político que pretendía perpetuarse en el país había perdido contacto con su sociedad, había terminado por divorciarse de su propio país, ignorando las crecientes, si bien tímidas, muestras de descontento que venían sucediéndose en diferentes ámbitos de la sociedad. Parece claro que a la falta de libertades, a la pobreza y al desempleo se le vino a unir el latrocinio corrupto de ciertos responsables políticos. Muchos coinciden en señalar que lo que acabó por agotar la paciencia de unos y otros fue la indisimulada pretensión del presidente de convertir a la República Árabe de Egipto en un feudo privado hereditario, en la persona de su hijo Gamal Mubarak, a pesar de la oposición frontal de las Fuerzas Armadas, y el rechazo explícito de la opinión pública e incluso de muy amplios sectores del régimen y del propio partido de Mubarak el PND. Por otra parte, conviene tener en cuenta que en torno al 64% de los egipcios es menor de 30 años, y que, por lo tanto, nacieron en la era de poder de Mubarak, y que en consecuencia, la aplastante mayoría de los egipcios no conoce nada distinto desde que tiene uso de razón.

Mucho hablan expertos y enterados del elemento islamista, lo que los ignorantes llaman el elemento islámico; no conviene olvidar las constantes declaraciones de los Hermanos Musulmanes y otras organizaciones islamistas menos importantes, sobre la necesidad de elecciones inmediatas en el país. La urgencia para los islamistas es evidente: cuanto más pronto se celebren las elecciones más posibilidades tienen de llenar el vacío de poder o de conquistarlo por las urnas y una vez controlen el Estado, no los sacaría nadie de allí. De hecho, otros líderes islamistas como el argelino Abassi Madani lo decía sin sonrojo tras la primera vuelta de las elecciones argelinas de 1990, que una vez en el poder no haría falta convocar elecciones nunca más. Puede creer el lector que los islamistas egipcios no son distintos. Si los Hermanos Musulmanes llegan al poder, su agenda es conocida: establecer un régimen opresivo y medieval, convirtiendo al país más importante del mundo árabe en una bomba de relojería y en una amenaza en la región más delicada del planeta. Espero de verdad que la miopía irresponsable de algunos líderes mundiales a este respecto se corrija cuanto antes. No hay un proyecto islamista radical que no tenga estos objetivos, otra cosa bien distinta son los partidos políticos moderados de inspiración islámica, lo que se ha dado en llamar el “islam político”.

Los ritmos y los plazos de la transición son determinantes; si las elecciones se celebran en un plazo muy corto serían los islamistas radicales los que se harían con el poder. No olvidemos que la Constitución egipcia establece que si el presidente muere o dimite es reemplazado por el presidente del Parlamento y que se tienen que convocar elecciones en el plazo de dos meses. Este es el escenario que los islamistas radicales están intentando provocar, y dejaría a la incipiente y desorganizada oposición no islamista desarbolada y sin la más mínima posibilidad de éxito. Lo cierto es que figuras como Mohamed el Baradei –premio Nobel de la Paz y ex director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA)– no tienen arraigo popular. Amr Moussa, secretario general de la Liga Árabe, se presenta también como alternativa y se declara favorable a la inmediata dimisión del presidente, lo que no deja de resultar sorprendente viniendo de quien le debe toda su carrera a Mubarak, de quien fue ministro de Asuntos Exteriores y quien le propuso como secretario general.

Es esencial en estos momentos que la transición, sus plazos, equipos, mensajes, transparencia y credibilidad sean impecables, pues, de lo contrario, la inestabilidad, el caos y la violencia podrían extenderse al resto de la región. Estados Unidos está siendo un factor determinante en este momento tan delicado en el mundo árabe, la Unión Europea está francamente desaparecida y los análisis de muchos medios internacionales son preocupantemente elementales. Este es un punto de inflexión mundial; está por ver que estemos a la altura de sus retos.

*Gustavo de Arístegui es portavoz del Partido Popular en la Comisión de Asuntos Exteriores.

No buscan la democracia
Lo más extraordinario de los movimientos totalitarios es su capacidad de extorsionar sin apenas tener que emplear la fuerza o amenazar con ella: sólo con su presencia y con ser portadores de malas noticias, acaban consiguiendo que los demás se dobleguen, con optimismo además.
Óscar Elía Mañú www.gaceta.es 8 Febrero 2011

Es lo que está ocurriendo con los Hermanos Musulmanes en Egipto: la sola posibilidad de que dinamiten el futuro egipcio está llevando a aceptarlos como interlocutores válidos para una transición a una democracia en la que no han creído nunca.
La historia a veces es caprichosa: mientras las democracias europeas se engañaban sobre la naturaleza y las intenciones de Hitler y Chamberlain era recibido como héroe de la ansiada paz, el fundador de los Hermanos Musulmanes, Hassan Al-Banna, buscaba la colaboración del Tercer Reich para luchar contra el mandato británico y exterminar a los judíos de Oriente Medio. Este desprecio fanático por la democracia, este mismo salvaje odio antisemita, y este mismo belicismo brutal que alimentaba a unos y otros, alimenta hoy a los Hermanos Musulmanes. A todas luces, su prudencia es de orden estratégico: entre una imposible toma directa del poder, una suicida guerra contra él, y la posibilidad de ganar influencia y organización preparando tiempos mejores, lo inteligente es lo último.

Pero el ansia de paz es el peor enemigo de la libertad, y Occidente está ansioso respecto a Egipto. Tanto como para confundir una necesidad estratégica perfectamente visible con una moderación que sólo existe en su imaginación. La presencia de los Hermanos Musulmanes en la transición es garantía de fracaso: cuanta más presencia tengan, menos democrático será Egipto.

No buscan la democracia, buscan la revolución islámica, que es su negación explícita. Dentro de unas décadas, alguien se preguntará como fue posible la ceguera del mundo ante este despotismo. Nosotros lo tenemos ante los ojos

Cataluña
Ofensiva judicial contra la inmersión lingüística
Caja advierte a la Generalidad de que todavía hay una docena de sentencias, sobre el bilingüismo, a la espera
Redacción http://www.vozbcn.com 8 Febrero 2011

El presidente de CCC asegura que los padres afectados pedirán una indemnización a la Administración autonómica por los años en los que los niños no fueron escolarizados en bilingüe.

Francisco Caja ha anunciado, este martes, que hay más denuncias presentadas contra la Generalidad por no permitir la educación bilingüe en las escuelas de Cataluña. El presidente de Convivencia Cívica Catalana (CCC) ha señalado, tras anunciar que interpondrá una querella criminal contra la Consejería de Enseñanza por el incumplimiento de las recientes sentencias del Tribunal Supremo (TS), que están a la espera de que se resuelva una docena más de denuncias.

Caja ha advertido a la Generalidad que pedirán una indemnización en base a la “responsabilidad patrimonial” por lo años en los que los niños -de momento de las tres sentencias del TS- no pudieron ser escolarizados en las dos lenguas oficiales de Cataluña. Esta demanda podría ascender a 3.000 euros por niño y año. Y ha advertido de que se podría producir una catarata de demandas, pues la inmersión lingüística obligatoria quedó establecida en 1993, y ahora los tribunales han dictado que no es legal que sea obligatoria.

En este sentido, Caja ha recordado que CCC ya presentó una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en el Parlamento autonómico, en la pasada legislatura, con más de 50.000 firmas pidiendo la escolarización bilingüe para los niños en Cataluña.

Cataluña
Francisco Caja: el objetivo es que los niños “vivan el hecho bilingüe como un hecho positivo”
Redacción http://www.vozbcn.com 8 Febrero 2011

El presidente de Convivencia Cívica Catalana asegura que “la obsesión del nacionalismo por imponer exclusivamente el catalán les ha llevado a la prevaricación”.

Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana (CCC), que ha informado de la presentación -esta misma semana- de una querella criminal contra los responsables de la Consejería de Enseñanza, tanto la directora general Meritxell Ruiz Isern, como, en caso necesario, la consejera Irene Rigau, ha acusado a estas de prevaricación. Rigau “ha perdido la cabeza”, ha dicho.

Caja ha defendido que lo que proponen, tanto los padres como su entidad, es que: “La enseñanza sea bilingue, lo que significa que, en la misma aula, los escolares, todos, reciban la enseñanza en catalán y en castellano, con algunas asignaturas en catalán y algunas asignaturas en castellano. Como dice el Tribunal Supremo, para que los niños vivan el hecho bilingüe como un hecho positivo, de la misma manera que se vive en la calle”.

“Se ha convertido en un delincuente”
En esa línea, ha acusado a la Generalidad de haber hecho caso omiso a las sentiencias del Tribunal Supremo, “como si no hubiera pasado nada”, y ha recordado que la hoja de preinscripción para el próximo curso es igual que la del curso pasado, sin la inclusión de la casilla en la que se pide a los padres que escojan la lengua vehicular que quieren para sus hijos, como determina la ley.

Por lo tanto, para Caja, el departamento de Enseñanza “se ha convertido en un delincuente” porque “no puede ignorar las sentencias”, unas sentencias que, ha advertido el profesor universitario, desde la Generalidad han anunciado que no cumplirán.

Finalmente, desde CCC han señalado que “la obsesión del nacionalismo por imponer exclusivamente el catalán les ha llevado a la prevaricación” y Caja ha recordado que los derechos no se han de exigir, simplemente, la Generalidad debe cumplir con las sentencias.

Cataluña
La Cámara de Comercio Alemana en España denuncia ‘quejas’ de sus conciudadanos por la inmersión lingüística en catalán
El director gerente de la institución, Von Plettenberg, asegura que se ha llegado “hasta el punto de asustar a alguna persona, a alguna inversión” porque “se ha forzado en exceso”.
Redacción http://www.vozbcn.com 8 Febrero 2011

El director gerente de la Cámara de Comercio Alemana para España, Walther von Plettenberg, ha alertado este martes sobre los perjuicios de la imposición del catalán como única lengua vehicular en las escuelas y asegura que ha recibido ‘quejas’ de alemanes que viven temporalmente en Cataluña y que han llegado a ‘asustar’ a personas e inversiones.

Von Plettenberg ha declarado a ACN que “es algo político, pero yo creo que hay que atreverse a decirlo, es el tema de la lengua, del idioma. Yo escucho quejas de que la insistencia con que se dice que hay que aprender la lengua de allí, el catalán, hace que gente con niños se asuste un poco, porque si a los cuatro o cinco años vuelven a salir a otro destino, los niños, salvo que les hayan mandado a un colegio extranjero, tiene quizás bastante cogido el catalán, que es una maravilla saber una lengua más, pero les falta un idioma, digamos, de talante internacional, como puede ser el inglés, el español, el alemán, hasta cierto punto, porque somos 100 millones de germanoparlantes”.

“Hay que cuidar el catalán pero sin forzarlo en exceso”
“Yo creo que Cataluña tiene que llegar a una situación mucho más desenfadada, es decir, es una maravilla tener una lengua propia, una cultura propia, hay que cuidarla pero sin forzarlo en exceso, hasta el punto de llegar a asustar a alguna persona, a alguna inversión, que puede dejarse orientar también por este tema”, ha añadido.

También ha subrayado que otra de las cuestiones “de la que se quejan mucho los empresarios, es la multiplicidad de trabas administrativas. Si yo quiero hacer algo en Aragón y algo en Cataluña me encuentro con duplicidad de permisos, duplicidad de controles. Yo creo que esto, la unidad de mercado, que sería el tópico que tocamos ahí, es una tarea por hacer. Existía antes y nuestra España de regiones, de CCAA, ha llevado a una cierta ruptura de este mercado y los empresarios se quejan que duplican, triplican, cuadruplican el gasto que tienen que acometer para llevar una empresa adelante aquí”.

Actualidad
Sigue la lucha contra Educación para la Ciudadanía: 371 demandas en Estrasburgo
Los padres objetores alegan que el Estado español 'vulnera derechos fundamentales'
 www.lavozlibre.es 8 Febrero 2011

Madrid.- Las familias objetoras a Educación para la Ciudadanía (EpC) no desisten en su lucha. Aunque en España el Tribunal Supremo se ha pronunciado contra sus intereses, continúan su batalla en Estrasburgo, donde el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ya acumula 371 demandas contra el Estado español por "vulneración de derechos fundamentales".

El pasado 26 de enero, un grupo de padres e hijos de La Rioja y Madrid, acompañados de familias españolas residentes en Lisboa cuyos hijos estudian con el sistema educativo español, presentó 50 nuevas quejas, que se sumaron a las 321 ya existentes presentadas en marzo y junio de 2010.

Las demandas, a cargo de Profesionales por la Ética y Alliance Defense Fund, alegan que España ha violado varios artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos: derecho a la vida privada (art. 8); libertad de pensamiento, conciencia y religión de los menores y sus padres (art. 9); derecho de los padres a la educación de sus hijos conforme a sus convicciones (art. 2 del Protocolo I) y no discriminación (art. 14).

El presidente de Profesionales por la Ética, Jaime Urcelay, confía en tener la primera sentencia de Estrasburgo antes del verano. "Hay antecedentes de Noruega y Turquía donde se aplica el derecho a la vida privada, la libertad de conciencia, el de los padres a elegir la educación de sus hijos y el de no discriminación", asegura esperanzado.

En España, aunque el Supremo ha tumbado las resoluciones favorables a los objetores, es el Constitucional el que decide en última instancia. Y, de momento, este tribunal ya ha admitido a trámite dos recursos de amparo de sendas familias de Salamanca.

EL SECTOR PRIVADO PIERDE 281.000
El Estado contrata 102.000 empleados más en plena crisis
Las administraciones públicas aumentaron sus plantillas en 102.800 ocupados durante el pasado año, lo que supone un incremento del 3,35%.
Servimedia Libertad Digital 8 Febrero 2011

En concreto, el número de asalariados de las administraciones públicas pasó de 3.065.700 personas en el último trimestre de 2009 a 3.168.500 al término del pasado año. Por el contrario, durante el mismo periodo el sector privado continuó reduciendo las plantillas, con una caída del empleo del 2,26%, es decir, 281.300 asalariados menos.

El empleo público aumentó en todas las administraciones menos en los ayuntamientos, donde se redujo en 13.200 personas, un 1,99%. Por su parte, la administración central incrementó la plantilla en más de un 10% (10,17%), es decir, 51.800 asalariados más; mientras que el empleo en las comunidades autónomas creció en 57.800 personas, un 3,41%.

El resto de administraciones también registraron incrementos, aunque de menor cuantía en valor absoluto. Sin embargo, la administración con un mayor crecimiento relativo es la Seguridad Social, que aumentó la plantilla en 4.900 personas en 2010, lo que representa un 13,8% más. Por último las empresas e instituciones públicas emplearon a 300 personas más.

* Educación
La «Cervantes Virtual» guarda el legado de las universidades españolas
La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes dedica una de sus secciones al patrimonio literario e histórico de las universidades españolas, un valioso legado que incluye códices, apógrafos, códigos, manuscritos y ediciones de suma rareza bibliográfica, que se encuentran custodiados por las bibliotecas universitarias y que tradicionalmente han sido de muy difícil acceso.
Madrid - A. N.  La Razón 8 Febrero 2011

Sólo, en ocasiones, y a través de ediciones facsímiles, el investigador o estudioso en general ha podido acceder a la edición artesanal o a la reproducción de textos realizados por los copistas en la Edad Media.

La página web de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (www.cervantesvirtual.com) facilita la consulta de varias de estas joyas literarias, al ofrecer una reproducción de numerosos ejemplares que están bajo el amparo de las universidades de Barcelona, Cádiz, Castilla-La Mancha, Complutense de Madrid, Granada, Murcia, Salamanca, Sevilla, Valencia y Menéndez Pelayo.

Desde esta óptica o perspectiva se ofrece a los lectores el denominado «Fondo Antiguo» a fin de acceder a nuestro rico y valioso patrimonio del saber humano, salvaguardado desde tiempo inmemorial en las universidades españolas.

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes fue creada en 1999 por iniciativa de la Universidad de Alicante, Banco Santander y la Fundación Marcelino Botín, y se desarrolla en la actualidad bajo la tutela de la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, que preside el escritor Mario Vargas Llosa. Su objetivo es la difusión de la literatura y las letras hispanoamericanas en el mundo. Ofrece, a través de la red, libre acceso a más de 100.000 registros bibliográficos.

El apoyo a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes es un área destacada de actuación de la División Global Santander Universidades de Banco Santander, que con sus actividades vertebra la acción social de la entidad bancaria y le permite mantener una relación estable y continuada con el mundo universitario.

Más de 800 convenios
A través de su División Global Santander Universidades Banco Santander mantiene en la actualidad más de 800 convenios con instituciones académicas de los cinco continentes. Estos acuerdos recogen el compromiso y apoyo del banco a iniciativas que ayudan a la investigación, al desarrollo de programas de cooperación interuniversitaria, a la transferencia del conocimiento desde las universidades al mundo empresarial y profesional y al fomento de las nuevas tecnologías en los campus.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Otra farsa de ETA
* El Editorial  La Razón  8 Febrero 2011

Ninguna sorpresa: los secuaces de ETA escenificaron ayer su enésima pantomima al Estado de Derecho al presentar una nueva franquicia de Batasuna con el objetivo de presentarse a las próximas elecciones municipales. Prueba de ello es que las voces y los rostros de la nueva marca –Rufi Etxeberria, Joseba Permach, Jon Petrikorena y Tasio Erquicia– presentan las credenciales de pleitesía a los etarras, además de participar activamente en generar recursos para sus extorsiones y asesinatos a través de su presencia en las instituciones, algo que se logró erradicar con la Ley de Partidos y con las distintas sentencias del Supremo que fueron ilegalizando a la propia Batasuna y después a sus «herederas» Acción Nacionalista Vasca, Partido Comunista de las Tierras Vascas e Iniciativa Internacionalista.

El nuevo órdago al Gobierno, a la Justicia y a la sociedad española bebe de las fuentes de Batasuna aunque utilice, –e incluso manosee en función de su conveniencia– otras palabras. Algunos, entre ellos el PNV, están tentados de creerse esta farsa ante la «novedad» de que incluya en sus estatutos un «rechazo a la violencia, incluyendo la de ETA si la hubiera», como si ésta no existiese en la actualidad. Es obvio que los etarras no van a actuar contra la línea de flotación de su nuevo proyecto político con un atentado en los próximos meses, tan obvio como que el entorno etarra vuelve a la escaramuza dialéctica para decir a la sociedad que «rechaza» la violencia, pero no la «condena», como sería deseable y pertinente. Tampoco han pedido a ETA lo que solicitan todos los demócratas: su disolución sin ninguna contrapartida, incluso ayer hablaron de un proceso de diálogo y negociación, asumiendo así que la desaparición de la banda debe ir acompañada de algún gesto de magnanimidad. No condenaron los atentados de los etarras de las últimas décadas, como si interpretaran que hay que hacer tabla rasa, lo que sería un insulto inaceptable para las víctimas, y se ampararon en los principios del senador Mitchell, que contempla un escenario con dos partes en conflicto, una vieja aspiración de ETA, que siempre ha querido que sus crímenes sean considerados como parte de un enfrentamiento político entre España y el País Vasco que no es tal.

Es de esperar que este nuevo partido no encuentre ningún resquicio legal para estar presente en las urnas la próxima primavera. Porque no hay lugar para el engaño: ETA sigue viva y Batasuna continúa siendo su ramificación política que busca desesperadamente un hueco en la escena política vasca. Ante esta nueva treta, el Gobierno tiene que responder con contundencia buscando pruebas con las que se las pueda llevar ante los tribunales, como anunció ayer Pérez Rubalcaba, que remitirá a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado los estatutos junto a los informes de la Policía. Este escenario no debería erosionar la firmeza con la que el PSOE y el PP han amparado las condiciones de la Ley de Partidos que tan buenos frutos ha dado en el pasado, al desactivar políticamente cualquier iniciativa del entorno etarra. Sabemos cuál es el camino para derrotar a los asesinos. Cualquier desvío al albur de esta nueva estratagema de los esbirros etarras supondría cometer un error que los demócratas no nos podemos permitir.

Que no
Demasiada prisa y poco arrepentimiento. No pueden volver sin pedir perdón como si no hubiese pasado nada
IGNACIO CAMACHO ABC 8 Febrero 2011

QUE no, que no cuela la pantomima. Que estos etarras sin capucha no engañan más que a quien esté dispuesto —¿queda alguien aún?— a dejarse engañar. Que tienen demasiada prisa para tan poco arrepentimiento. Que hace falta mucho tiempo para cauterizar las heridas de tantos años de plomo. Que no pueden volver disfrazados de hijos pródigos y sin pedir perdón como si aquí no hubiese pasado nada.

Porque han pasado muchas cosas, y porque aún tienen que pasar muchas más. Tienen que pasar años de sedimento del dolor, que no de olvido. Tienen que transcurrir muchas lunas sin violencia, sin intimidación, sin terror, sin coacción y sin muerte. Tiene que cumplirse la justicia sin la que no hay reconciliación posible. Tiene que disiparse de manera categórica todo atisbo de dependencia y de continuismo respecto al delirio autoritario de dominación armada. Tiene que quedar demostrada de forma fehaciente la voluntad de reinserción en el sistema que tan cruelmente han combatido sin compasión ni piedad. Tiene que ser patente la contrición y explícita la autocrítica. Tiene que mediar una petición expresa y convincente de perdón a las víctimas. Tienen que existir pruebas claras de un desistimiento convencido que vaya más allá del tacticismo pragmático y del ventajista principio de la oportunidad. Y, sobre todo, y previamente, tiene que desaparecer por completo la amenaza sobre la que desde hace años respaldan su chantaje político. Tiene que rendirse ETA y hacerlo sin condiciones expresas ni sobrentendidas. Tiene que reconocer su fracaso y disolverse a cambio de nada.

A cambio de nada es a cambio de nada. Ni impunidad penal ni indulgencia moral ni tolerancia social ni contrapartida política. Nada. Primero nada, después nada y luego ya veremos. Pero luego es mucho más tarde, cuando la sociedad agredida pueda asimilar con dignidad y honor el final del sufrimiento y acaso sentirse en condiciones de ser lo generosa o lo compasiva que no han sabido ser sus enemigos. Antes, nada. Nada de agradecimientos, nada de amnesia, nada de subterfugios. Sólo silencio. Y firmeza. Y ley.

Después de 870 asesinatos no pueden venir con urgencias, recién maquillados para la ocasión y sin arrepentirse. El dilema no consiste en creerles o no creerles, sino ceder o no ceder. Si de veras quieren romper con el terrorismo es menester darles tiempo para mostrar la autenticidad de su abandono. Mayo no es mañana: es casi ayer a efectos de esta difícil recomposición moral que ha de presidir la normalización política. No al revés. Después de mayo tendrán un año hasta las generales y cuatro hasta las nuevas locales y forales que tanto les interesan; un plazo suficiente para asentar su recién adquirida vocación de retorno a la civilidad democrática. Antes no puede ser, salvo que además de inventar la democracia bonita queramos patentar la democracia tonta.

¿Seguirá el Estado siendo el "tonto útil" de los proetarras?
EDITORIAL Libertad Digital 8 Febrero 2011

No deja de ser tristemente elocuente el hecho de que los mismos partidos y medios de comunicación que han silenciado la protesta de Voces contra el Terrorismo del pasado sábado hayan puesto ahora el altavoz al más reciente intento de los proetarras de volver a burlar la Ley de Partidos con la fundación de una "nueva" formación que asegura "rechazar" la violencia, "incluyendo la de ETA si la hubiera en cualquiera de sus manifestaciones".

Además de que el más elemental sentido de la responsabilidad y de la decencia exigiría poner en cuarentena cualquier declaración procedente del entorno etarra, cabe señalar que lo que han declarado históricos de Batasuna, como Echevarria o Iruin, respecto a los estatutos de esta última tapadera política de ETA, en modo alguno constituye ni una petición de perdón a las víctimas del terrorismo, ni una condena a ETA, ni menos aun una renuncia a los delirantes y totalitarios objetivos por los que los etarras han declarado numerosa treguas a lo largo de su criminal historial de "lucha armada". Lo único que suponen estas declaraciones, en plena tregua de los pistoleros, es un no menos estratégico y utilitario rechazo genérico a la violencia, con el que en realidad se está equiparando la violencia de los terroristas con la violencia legitima de un Estado de Derecho que, como tal, no debería admitir intermitencias en su lucha por preservar la ley y la libertad de los ciudadanos.

"Incluyendo la violencia de ETA, si la hubiera", dicen estas apenas disimuladas correas de transmisión de la banda terrorista. Vamos, como si la tregua de la banda no fuera eso, un mero cese temporal y condicionado de una violencia que, por esos mismos motivos, permanece amenazante, implícita y latente mientras los terroristas y sus voceros no asuman su derrota y declaren su irreversible disolución.

ETA ya ha demostrado hasta la náusea para qué ha declarado sus treguas y para qué ha permitido que su brazo político cambie de siglas en numerosas ocasiones a lo largo del tiempo. Aquí quien tiene que demostrar que no va a ejercer de "tonto útil" de los terroristas, por primera vez y desde la creación por parte de ETA de Herri Batasuna, es el Gobierno y su dependiente Fiscalía, la única, desgraciadamente, que puede instar los procesos de ilegalización.

Sencillamente, tras décadas de tolerada representación y subvención pública de los proetarras, ya no hay trampas en las que la estupidez de nuestras élites pueda ampararse sin despertar sospechas de complicidad.

Batasuna y su caballo de Troya
Editoriales ABC 8 Febrero 2011

LA izquierda proetarra presentó ayer los estatutos de una nueva formación política, con la que pretende recuperar espacio político y presentarse a las elecciones municipales y forales del próximo mes de mayo. La supuesta novedad es que, según los portavoces que explicaron las bases del proyecto, los estatutos rechazan el uso de la violencia, incluida la de ETA. Claro que si esos portavoces son Rufino Exteberría e Íñigo Iruin, la novedad suena a trampa, al enésimo disfraz con el que ETA quiere volver a colarse en las instituciones con un «caballo de Troya». También los estatutos de Acción Nacionalista Vasca rechazaban la violencia y acabó ilegalizada y disuelta por el Tribunal Supremo. La nueva máscara de Batasuna rechaza la violencia en medio de una tregua de ETA, pero bastará que ETA reanude sus actos terroristas con la excusa de que el Gobierno no ha aprovechado la oportunidad de la tregua para que el nuevo partido justifique en el «conflicto político» su negativa a condenar el terrorismo. La cuestión esencial no es la condena a ETA. Ni Batasuna fue ilegalizada por no condenar el terrorismo ni el nuevo partido pasará los filtros legales solo por rechazar —que no condenar— la violencia venga de donde venga. Lo realmente decisivo no es lo que digan los estatutos, sino los hechos y la realidad de esta formación. En concreto, si su creación responde o no a la estrategia institucional de ETA. Y mientras entre sus fundadores estén personas judicialmente vinculadas con los terroristas y no haya una clara segregación de este partido respecto de los fines de ETA, la obligación del Gobierno es actuar legalmente contra él.

Tal actuación debe empezar inmediatamente, suspendiendo la inscripción del partido político, bien porque lo considere una asociación ilícita, en cuyo caso deberá comunicarlo al fiscal para que presente la querella correspondiente; bien porque lo considere sucesor de un partido ya ilegalizado. Y si finalmente este partido es inscrito, porque no hay posibilidad legal para impedirlo, la Abogacía del Estado y el Ministerio Fiscal son las únicas instituciones que pueden pedir al Tribunal Supremo su ilegalización. Cualquiera que sea la opción contra esta nueva Batasuna, es el Gobierno de Rodríguez Zapatero el único que puede promover, en plazo breve, los procesos legales para que los Tribunales impidan su constitución como partido legal o, en todo caso, su actuación como instrumento de ETA. No hay que engañarse. Tras esta iniciativa está ETA, como director de una orquesta terrorista en la que unos matan y otros se hacen pasar por políticos.

La nueva fase del cambalache infame
HERMANN TERTSCH ABC 8 Febrero 2011

¡Ya está aquí, queridos amigos! Ya tenemos la nueva marca de ETA para las elecciones municipales. Fresquita y jurídicamente pulida. El nuevo partido político de los «nuevos abertzales», listo para inscribirse, legalizarse y estar en mayo en las instituciones. Y para cobrar del erario público. Lo presentaron ayer en Bilbao Rufino Echevarría, uno de los duros legendarios de la rama política de ETA e Iñigo Iruin, el principal abogado de los asesinos desde hace décadas. No han creído necesario recurrir a alguien algo menos comprometido con ETA. Parecen no albergar dudas de la buena voluntad que encontrarán en las autoridades.

Parece que no se equivocan. Desde luego en el Gobierno, a tenor de la recepción de este acto. Nadie pide prudencia. Nadie sugiere que la conversión y las palabras podrían no ser del todo sinceras y deberse a la necesidad de la organización de presentarse a las elecciones. Nadie habla de una recomendable cuarentena que nos demostrara la sinceridad de sus intenciones. Al contrario. No pueden disimular su entusiasmo los medios afines al Gobierno por esta nueva izquierda abertzale, como la llaman. «Un paso de gigante», dice un distinguido vocero de Zapatero. Por fin han cruzado el Rubicón, dicen otros. Los medios del gobierno parecen tener tanta o más prisa que la propia Batasuna por conseguir esa legalización. El secretario de organización del PSOE, Marcelino Iglesias, se ha entusiasmado tanto que nos ha mentido para hacérnoslo todo más apetecible. «Han condenado a ETA» ha dicho. Tranquilo Marcelino. No es cierto. No. Han dicho que condenarán toda la violencia, ya saben, «venga de donde venga», incluida la de ETA. Pero da igual, es lo que quieren entender. Rubalcaba aun disimulará un poco, se supone, pidiendo alguna cosilla más.

Pero denlo por hecho. ¿Es suficiente? Todo indica que para el Gobierno va a ser que sí. Y éste ya se encargará de que las togas se manchen en el camino, como dijo el Fiscal General del Estado hace cuatro años. ¿Se acuerdan? Entonces se llamaban ANV. Ahora ya es la «nueva Batasuna». ¿Y ETA? se preguntarán ustedes. «¿Se ha disuelto ETA?». En absoluto. ¿Ha entregado las armas ETA? Para nada. ¿No eran esas las condiciones innegociables para acometer cualquier legalización de Batasuna? Cierto, lo eran. Pero ya no. Ahora hay mucha prisa por convencernos de que la ETA buena ya no es ETA. Que la sentencia que decía que Batasuna es ETA ya no vale. Y que estamos en una nueva era en la que recordar a los asesinos y a las víctimas es de mal gusto. Que sería demasiado pedirles que se disculpen por sus miles de víctimas. Y que condenen los cincuenta años de atentados. ¿Para qué? Al fin y al cabo, sus chicos van saliendo por la puerta de atrás, sin que los españoles se irriten. Exigir esto sería un atentado contra la paz. Porque ahora habrá que zanjar cuentas con quienes se opongan a este nuevo plan de paz. El primer objetivo es Mayor Oreja. Lleva años diciendo que Zapatero nunca ha dejado de negociar con ETA. Y que Batasuna estaría en las elecciones. La realidad nunca le ha desmentido. Pero no será el único. Todos los que se opongan a este miserable cambalache serán de nuevo objeto de la ira difamadora. Seremos los que viven de ETA. Los enemigos de la paz. Abierta la veda de la infamia oficial, otra vez. Comienza la lluvia de insultos y mentiras contra quienes exigimos la derrota de ETA. Prepárense. Bienvenidos todos a la nueva fase del plan de Zapatero para llevar a los terroristas al redil de la izquierda.

¿Cuento del lobo?
Batasuna ha buscado todas las vías posibles para meterse entre los demócratas
ANTONIO G. BARBEITO ABC 8 Febrero 2011

A eso sabe. Porque Batasuna ha buscado todas las vías posibles para meterse entre los demócratas, y para ello, si alguna vez le dijeron que tenía la voz muy ronca, y esa no era la voz de los demócratas, tomó claras de huevo para afinarse la voz; y cuando le admitieron la voz y le exigieron mostrar la pata por debajo de la puerta, le dijeron que era muy negra, que así no era la pata de los demócratas; y la metió en un saco de harina para blanquearla. El lobo del cuento entró y se comió a los cabritos. No digo yo que Batasuna se vaya a comer crudos a los niños, pero parece obvio que la formación, al ver que no había maneras, hizo una labor de camerino, más que de ideas. Y así, han maquillado como han podido determinados aspectos de su programa hasta parecer de buena cara, y han ido probándose trajes para que nadie les llame la atención por desentonar, y, en fin, se han dado a un travestismo de formas para tratar de pasar la mercancía de sus intenciones. Ahora dicen que están dispuestos a condenar toda violencia, incluso la de ETA. Esa frase, leída como hay que leer muchas cosas que vienen de donde vienen, parece hermanar un puñetazo con dos tiros en la nuca. Y dicha en futuro, además, sin ninguna mención a todo cuanto la banda terrorista cometió.

Han de hilar fino a la hora de admitir a la «nueva» formación, porque yo no me fiaría del cambio de imagen ligeramente retocado de andares. La democracia tiene que ser una aduana donde se mire minuciosamente lo que cada partido o formación lleve en su maleta, a la vista y en los forros, y no dar por bueno lo que diga el dueño de la maleta. Así como debe ser generosa con quienes, tras una corta o larga reflexión, deciden alinearse con ella aunque antes no lo estuvieran, la democracia no puede ser débil con ningún extremo que no demuestre claramente, sin ambigüedades, que quiere estar con los demócratas y frente a sus enemigos. Mucho ojo.

Batasuna
ETA regresa
GEES Libertad Digital 8 Febrero 2011

Según el guión establecido por los negociadores, Batasuna ha movido ficha. En primer lugar, cabe recordar lo evidente, que no está ilegalizada por no condenar a ETA, sino por ser ETA. Sus dirigentes, alguno de los cuales hemos visto sonriendo inocentemente en el Euskalduna, son dirigentes de ETA. No metafóricamente, sino en términos literales. No son mandados, sino que mandan: en el pasado han elaborado la estrategia para la banda, la han ordenado y la han llevado a cabo. Conviene recordar que de lo que se está hablando es de abrir la puerta a delincuentes, que llevan años dirigiendo la máquina exterminadora etarra, que huelen que apestan a Goma-2 y a los que costó expulsar.

La Ley de Partidos no tenía como objetivo que los partidos tuviesen bonitas fórmulas en bonitos estatutos, sino evitar que ETA utilizase las instituciones para el crimen y la extorsión, utilizando la democracia contra sí misma desestabilizándola y amedrentando. ¿Alguien en su sano juicio cree que Rufi Echeverría, Iruin y demás mafia etarra van a hacer otra cosa a partir de ahora de lo que siempre han hecho, amenazar y extorsionar a alcaldes y concejales? ¿Alguien mínimamente cuerdo piensa que las instituciones vascas y navarras no se van a ver desestabilizadas cuando entren por la puerta grande impunes de sus actividades? Permitirles volver es como haber permitido en 1945 a Göring sentarse de nuevo en el Reichstag: para los progresistas de Madrid será el fin de algo; para los concejales constitucionalistas del Goyerri, el principio de una pesadilla futura.

Salvo sorpresas, las listas de ETA serán legalizadas bajo el pretexto de que son imposibles de ilegalizar, siguiendo el esquema del año 2007, cuando arbitrariamente se aceptaron unas listas sí y otras no. Los informes policiales fueron obviados por Rubalcaba entonces y lo serán ahora. Confiar en la justicia después de lo entonces ocurrido carece de sentido. La decisión se toma no en los tribunales, sino en los despachos de Ferraz, Moncloa y el Ministerio del Interior. En segundo lugar, Caamaño, en relación con los tratos con ETA, estuvo en 2006 tan implicado como Rubalcaba. Aún sin ser ministro, fue el encargado de estudiar las fórmulas para superar los escollos legales de la integración de Navarra en el País Vasco. Hoy es entusiasta partidario de la negociación con ETA, por lo que poco se puede esperar en relación con el Ministerio de Justicia, más que más polvo en las arrastradas togas.

Según ha reconocido El País, baluarte de la negociación, Eguiguren es el gran valedor de proceso. En el año 2006, ETA afirmó que los socialistas habían sugerido el uso de las siglas ANV para colarse en las instituciones. Y en este caso, la declaración de Batasuna es producto de conversaciones ya avanzadas, a las que no son ajenos los negociadores internacionales que, como ha dicho Salvador Ulayar, hacen caja a costa de los muertos. Hay una hoja de ruta que veremos desplegarse en los próximos días y semanas en una cuidada escenificación. Los socialistas no son ajenos a la declaración de Bilbao.

¿Dónde queda la resistencia a los pactos? En primer lugar, está claro que las víctimas que salieron a la calle el sábado pasado llevaban razón. Si se quiere impedir que los asesinos y los cómplices de los suyos estén en las instituciones, las víctimas deberán marchar otra vez, a poder ser unidas, porque el tsunami negociador se las llevará por delante a todas. En segundo lugar, el Partido Popular deberá elegir entre la trampa del consenso de los cantos de sirena del Gobierno, y las víctimas y su base social. La posición mantenida hasta ahora, haciendo caso omiso a las pruebas y mirando hacia otro lado, es ya insostenible. Entre la doctrina Aznar de la lucha total y sin concesiones contra ETA, y la política de Zapatero de tender la mano no hay término medio. Quien no esté dispuesto a enfrentarse a Rubalcaba y a los editoriales de El País forzando a la rendición, es mejor que se quite de en medio.

Por último, la presencia de Batasuna y la rehabilitación de ETA es algo que unifica a toda la izquierda española, desde los medios de comunicación hasta los partidos políticos. Para llevar a cabo una negociación que no era necesaria, el clima social se crispará, como en 2006 se señalará a los "enemigos de la paz", y convivencia otra vez se tensará como entonces. La ruptura del consenso constitucional tiene expresión en este asunto, que tanto unió a la izquierda –a excepción de la socialdemócrata de UPyD– en 2006, frente a los que no querían los pactos con ETA. De entrada, Felipe González –cuya lucha antiterrorista se resume en dos palabras, GAL y Argel– secundado por el PSOE ya ha señalado a Mayor Oreja como molesto opositor. Es quizá esto lo peor, porque el regreso de ETA a las instituciones de la mano de los socialistas tiene como precio la división profunda de los españoles.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

ETA
Batasuna y su "París bien vale una misa"
Guillermo Dupuy Libertad Digital 8 Febrero 2011

Vaya por delante que, por lo que sabemos de los estatutos del "nuevo" partido con el que el irredento brazo político de ETA pretende permanecer en las instituciones, en ellos no se condena el terrorismo. Al limitarse a un "rechazo" genérico a la violencia, "incluyendo la de ETA", lo que se hace es equiparar el legítimo uso de la violencia por parte de un Estado de Derecho con la que practica una organización criminal, frente a la que se quiere simular autonomía. Téngase en cuenta, además, que estas afirmaciones de los batasunos en modo alguno suponen una colisión con lo manifestado por la propia banda terrorista en su comunicado de tregua que, al igual que en las anteriores, permanece fiel a aquella máxima casi fundacional de ETA que en su V asamblea dictaminaba que "cada tiempo exige unas formas organizativas y de lucha específicas".

Con todo es innegable el deseo de los batasunos por burlar la Ley de Partidos –eso sí, con las mínimas renuncias y abdicaciones posibles a sus "principios" y a su razón de ser–, tal y como con éxito han logrado hacer hasta ahora. El mismo cambio de siglas es una muestra de esas "fórmulas" con la que la dirección de ETA ha sido condescendiente con tal de no perder esa portavocía política y subvención pública para la que fue creada Herri Batasuna. El vocero de la banda, Arnaldo Otegi, explicaba muy bien en un libro entrevista Mañana, Euskal Herria, publicado en 2005, por qué, a pesar de las ilegalizaciones sucesivas (EH, ASB, Aukera Guztiak, EHAK, ANV...) los proetarras han ido ensayando diversas fórmulas para, pese a todo, estar presente en las elecciones: "Porque nosotros no vamos a regalar nuestra base electoral a nadie. Nos ha costado mucho esfuerzo construir esa base popular. En segundo lugar, para demostrarle al enemigo lo inútil de su estrategia. Y eso ha quedado demostrado".

Más recientemente, en su última entrevista a Gara, Otegi dejaba aun más en evidencia que no se trata de una conversión sincera, sino meramente táctica y subordinada a los objetivos por los que ETA siempre ha declarado treguas o pegado tiros en la nuca: "El precio de aceptar las condiciones de la Ley de Partidos es insignificante si lo comparamos con el precio que pagaría nuestro pueblo si no estamos en las mejores condiciones para avanzar en el proceso de liberación nacional. Y en segundo lugar, hay un único precio que no pagaríamos jamás: renunciar a la lucha por conquistar una Euskal Herria independiente y socialista".

La brillante conjunción que hace este canalla de pragmatismo, por una parte, y de fidelidad a los "principios" últimos, por otra, no es nueva. Y ciertamente su particular "París bien vale una misa" es perfectamente comprensible si tenemos en cuenta que, desde hace mucho tiempo, la principal fuente de financiación de la organización terrorista es la que le ha procurado el Estado español.

Digo, además, que esta flexibilidad de los terroristas y de sus voceros para burlar los imperativos legales no es nueva, sino que es el resultado de un debate interno que se ha producido en ETA cada vez que se ha planteado la conveniencia de llevar a cabo una tregua, ya fuese para hacer "avanzar" el Estatuto de Guernika, para "pulsar" mediante conversaciones la firmeza del Gobierno de turno, para llevar a cabo tareas de rearme y reorganización interna, para favorecer electoralmente a Herri Batasuna o, más recientemente, para verificar que los separatistas cumplían con lo pactado en Estella o que Zapatero cumplía con los compromisos adquiridos en una prenegociada tregua.

Como también señalaba otro histórico batasuno, Tasio Erkicia, "nadie ni nada nos debe alejar de nuestros objetivos, pero la habilidad para superar las trampas que nos impone el sistema es parte de nuestra estrategia política. La firmeza y la inteligencia son parte substanciales de un proceso de cambio y transformación social y política".

La trampa de ETA
Ignacio VILLA  La Razón 8 Febrero 2011

La presentación, este lunes, de lo que han llamado la nueva Batasuna sólo nos puede dejar fríos. Muy fríos. Indiferentes. Es cierto, que desde el punto de vista judicial, en esta ocasión el entramado político etarra ha estado mucho más fino que en otras ocasiones. Han hecho quizá un trabajo de orfebrería fina, pero no es suficiente. No vale con que la careta, esta vez, sea diferente. Mientras haya careta, no se puede avanzar y aquí sigue existiendo una careta evidente que oculta los objetivos, las intenciones y las estrategias de los que han sido el brazo político de ETA: quieren entrar como sea en las instituciones democráticas el próximo mes de mayo y para ello están dispuestos a acicalarse, pero no están dispuestos a cambiar.

Se diga lo que se diga, se amague lo que se amague siguen donde siempre; sin moverse un ápice en sus verdaderos móviles políticos. Son muchos años de asesinatos, de matanzas, de coches bomba, de asesinatos brutales. Muchos años de barbarie para aceptar ahora trampa y cartón. Los demócratas no podemos permitirlo. Y esperemos que el Gobierno vasco y el Gobierno central no se dejen llevar por la ambigüedad, por la inercia y por la comodidad. Ahora que Batasuna ha elaborado mejor que nunca sus trampas habituales no puede salirse con la suya. Hay trampa y hay cartón; y los dos Ejecutivos –el de Rodríguez Zapatero y el de López– no deberían dejarse llevar por una música que es la de siempre aunque el ritmo pueda parecer diferente.

Dicho lo cual, también tiene que quedar claro que los que queremos que la democracia prevalezca por encima de todo, no somos ni cenizos, ni negativos. Simplemente sabemos que nos jugamos mucho, que los etarras han engañado siempre, que sus franquicias han jugado con la ley y que la experiencia no engaña: la única posibilidad es el final real de ETA. Y para que ese final sea cierto y verdadero tienen que condenar los asesinatos del pasado, tienen que pedir perdón a las víctimas y tienen que aceptar las reglas de la libertad reconociendo que han jugado siempre a dinamitar esas reglas que ahora dicen abrazar. Nadie puede dudar que ante un final nítido de ETA, la democracia será generosa; pero esa generosidad sólo es posible cuando los etarras reconozcan el final del terrorismo y pidan perdón a las víctimas.

¿Están cambiando las cosas? ¿Intenta ETA enviar un mensaje de desaparición? ¿Trasladan la intención de entregar las armas? Puede ser. Da exactamente igual. Son tantos años de falsedades y mentiras que aquí sólo vale el final. Final total y completo. Sin matices. Y es que ese final pase lógicamente por el reconocimiento político, social, ético y moral de las víctimas del terrorismo. Si esa actitud general y pública ante las víctimas no se materializa, estamos ante una nueva farsa de ETA. Y además nuestra democracia se quedará endémicamente enferma. El final de ETA, lo queremos todos. Un final sin careta.

La misma cantinela
Carmen Gurruchaga  La Razón 8 Febrero 2011

La puesta de largo de los nuevos estatutos que la izquierda abertzale pretende convertir en aval para concurrir a los comicios municipales, contienen frases que suenan bien, pero que no pueden desviar la atención de los demócratas tanto como para no ver que falta lo más elemental: la condena a ETA y la exigencia de su desaparición. Herri Batasuna, nombre del primer brazo político, apoya las acciones de la banda desde 1978. Desde entonces, con distintos subterfugios y nombres, ha tratado de camuflar su vinculación con la banda.

Por suerte, hace una década, la Justicia sentenció que todo el entramado era el mismo perro (ETA) con distintos collares y Europa lo corroboró. Quienes llevamos años en esta profesión hemos escuchado la misma cantinela de ayer a Esnaola, Montero, Zabaleta e incluso Iruin, entre otros. También entonces hablaban del reconocimiento y reparación de «todas las víctimas de las múltiples violencias» habidas en Euskadi. Ahora proponen la expulsión de los militantes que justifiquen el terrorismo, porque podría acarrear la ilegalización; antes estaba prohibida la doble militancia. Como táctica para evitar detenciones entre los «políticos» quien «trabajaba» en ETA no podía hacerlo en HB y viceversa. Por eso, mientras exista ETA, Batasuna no puede ser legalizada. Si quiere ser creída que esté un tiempo a prueba; el suficiente para comprobar si se trata de una apuesta sincera por las vías exclusivamente políticas o es otra estratagema para poder concurrir a los comicios de mayo con todo lo que representa.

ETA va a estar en las urnas en mayo, y elegirá cómo
Pascual Tamburri ESD 8 Febrero 2011

La Ley de Partidos fue un gran éxito de la democracia española, que tardó mucho en llegar. Zapatero, en su agonía política, la va a dejar vacía de contenido y a los batasunos en sus escaños.

El lunes 7 de febrero el mundillo abertzale ha representado ante su público y para la prensa, en el Euskalduna de Bilbao, una ceremonia de unidad. Ante representantes del PNV, Aralar, Eusko Alkartasuna, IU y Alternatiba, los portavoces de la "izquierda abertzale" explicaron su intención de legalizar una nueva sigla. Quieren estar en las elecciones municipales y forales del 22 de mayo, y el resto de partidos apoyan su intento.

No estuvieron los representantes de Hamaika, la escisión de EA, ni los abertzales navarros de extrema izquierda de Batzarre, ni el PSOE, ni obviamente el PP ni UPN. Pero sí estuvieron todos los sindicatos vascos, incluyendo gentes de Comisiones Obreras aunque no de UGT. La verdad es que todos dan por hecho que los batasunos estarán donde ETA quiere que estén. Probablemente acierten.

La primera vía, el Ministerio del Interior
Presentar los estatutos del partido en el registro del Ministerio del Interior es algo más que un trámite formal: supone poner la pelota en el tejado de Alfredo Pérez Rubalcaba y, todo lo más, en manos de una judicatura por lo general dócil a la política en estas cosas. Por eso insistió el abogado de etarras Íñigo Iruin en que van a respetar el "canon de legalidad ordinaria y constitucional", configurado por el artículo 6 de la Constitución española, la ley orgánica de Partidos Políticos y la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Constitucional. Saben que el celo o la laxitud de Interior dependen de consideraciones políticas, pero que cuanto menores sean los flecos que se dejen menos probable será que tengan éxito otras reacciones desde fuera de los despachos del PSOE.

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha explicado que la legalización de Batasuna "no se va a resolver con una declaración jurídica más o menos hábil" ni "depende de unos nuevos estatutos". Según él, es necesario que de forma "irreversible, tajante y para siempre" condene la violencia y rompa con ETA. Traducido, eso quiere decir que el Gobierno y el Partido Socialista se reservan hasta el extremo de lo posible hacer legal o no este partido de extrema izquierda separatista. De un modo más que sospechoso, como y pasó en 2008, tenderá a suceder lo que más convenga al PSOE. Y además éste sabe que ahora la única vía no está en sus manos.

La segunda vía, una larga espera… aparente
El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, cree que debe dejarse concurrir a los batasunos si cumplen la Ley de Partidos. "Si cumplen como ellos se han comprometido, deben estar". ¿Y cómo se sabe eso? Porque ETA sigue existiendo, sus crímenes no se han castigado aún y no está claro que los neo-batasunos rechacen de verdad el terror…

El PSOE, capaz de decir todo y lo contrario de todo, ya ha dejado caer que la sinceridad democrática sólo se puede demostrar con el tiempo. ¿Y quién da y quita el tiempo? Nuevamente el Ministerio, o los jueces en su defecto. Con la ley en la mano, pueden alargarse los plazos y hacerse imposible que concurran con su sigla en mayo, permitiendo en cambio algunas candidaturas "blancas", como las de ANV, para consolidar su legalización después de las elecciones de 2011 pero antes de las de 2012. Sería una larga espera pero de final seguro y pactado. ETA sacrificaría temporalmente su presencia institucional pero blindaría su legalidad ante el retorno del PP al poder; y esto es importante, porque bien puede tocarles alguien como Jaime Mayor Oreja o María Dolores De Cospedal en Interior.

La tercera vía, EA
"Pese a todo lo que vamos a tener que ver a partir de mañana, estar en las elecciones van a estar. Y eso lo sabemos todos. Lo saben ellos, lo sabe el Gobierno español, lo sabe el PP y lo sabe toda la sociedad", palabra de Urkullu. ¿Tiene un palantir el presidente nacionalista? Más bien tiene ya alguna experiencia en estas cosas.

Hay una sensación general de que, en efecto, sucederá lo que al PSOE convenga y que eso es ahora mismo la legalización, retórica aparte. Pero es que además, tras la experiencia con ANV, los batasunos tienen un acuerdo de cooperación muy detallado con Eusko Alkartasuna. La vieja escisión del PNV, un partido con tres décadas de vida democrática y de presencia en las instituciones, está plenamente dentro de la legalidad. Pero desde 2008 se ha convertido en una formación independentista de izquierdas, en un intento de sobrevivir a su propia agonía. ¿Se atreverá alguien a plantear la legalidad de sus candidaturas o de su existencia si deciden dar cobertura jurídica a los batasunos, de cara a mayo? Urkullu sabe que Zapatero y Rubalcaba no van a hacer lo que no Aznar se atrevió a hacer.

¿Por qué hay que temer lo peor?
Jaime Mayor Oreja, en la manifestación del día 5 en Madrid, recordó algo esencial: ETA no se disolverá hasta alcanzar la independencia (sus objetivos), y matar no es para ellos más que un medio. Que Batasuna esté en las instituciones es clave para que continúe el "proceso de paz", y una necesidad para que los socialistas puedan capitalizar como un éxito la llamada "tregua". Y los nacionalistas, aunque en muchas cosas muy lejanos de los marxistas de ETA, no quieren rechazar la legalidad de sus hijos rebeldes, aunque en el fondo han estado muy cómodos sin ellos en los escaños.

ETA-Batasuna tiene varios caminos para llegar donde quiere, los escaños y las concejalías. Sólo con ellos podrá rentabilizar sus décadas de crímenes. Con ellos y con unos gobernantes dispuestos a transigir. Sólo cuando tengamos un Gobierno dispuesto a luchar por la victoria, orientado sólo a una paz con España vencedora y con los criminales cumpliendo íntegramente sus penas, estaremos tranquilos. Mientras tanto, temamos lo peor.

Incienso sobre ETA
TOMÁS CUESTA ABC 8 Febrero 2011

NO hay que ser precisamente un lince para concluir que los terroristas cuentan ya con las bendiciones gubernativas para regresar a las instituciones. Después de la cháchara del Rufi sobre el rechazo a la violencia, los del Faisán agitan el botafumeiro al paso alegre de la paz, por decir algo. Han perdido los que reclaman que haya vencedores y vencidos. Aunque prefiera las bombas, a ETA le ha bastado con un comunicado y una rueda de prensa para poner España patas arriba.

Lo de siempre desde 1977, en el que el contrasentido de la sombra de la serpiente planea sobre la política nacional. ETA ha sido y es el factor fijo, la referencia inevitable, hasta el punto de que a algunos les importa más el rebuzno de cualquiera matachín batasuno que la voz de las víctimas del terrorismo, las mismas que en vano esperan del Gobierno un alzamiento de ceja tras haber desbordado el centro de Madrid con una manifestación en contra de la legalización de Batasuna. Pues a ellos nada y toda la atención para los etarras, cuya carnavalada de ayer continúa hoy con la presentación de las nuevas siglas, sigue mañana con el registro de los estatutos de la formación y alcanzará el clímax con una marcha «Por la paz y la legalización» en la que participarán los indocumentados habituales; es decir, los autoproclamados mediadores internacionales. Y esto es lo que para el clan de los chivatos representa un paso crucial y hasta histórico en el fin de la violencia.

Pese a tratarse de este Gobierno y esa gente, no deja de sorprender que los paladines de la memoria, además de ciegos, sordos y mudos cuando se trata de las víctimas padezcan también una amnesia aguda respecto a los muertos. Hasta donde se sabe, los asesinos no han entregado las armas ni han pedido perdón.

Nada hay que se asemeje a la contrición y el propósito de enmienda. Hasta donde se ha visto, un fulano con apodo de mangante se chotea del Estado, equipara a jueces y policías con los asesinos de más de ochocientas personas y apunta vagamente que rechazarán la violencia de Eta «si la hubiera». O sea, que lo de ahora no cuenta, que la extorsión, el chantaje y la amenaza latente son deportes rurales. Y no sólo les vale el palique, sino que les jalean como si sólo les faltara un trámite menor para ser pacíficos demócratas de toda la vida. El enjuague no puede ser más rentable para los taliboinas. Sin soltar el arma ya han sentado al Gobierno, cuya irresponsabilidad puede alcanzar en este proceso cotas insospechadas. Y eso que les hemos visto de todo, desde negociar sobre las brasas de la T-4 hasta espantar faisanes.

Llegados a este punto, hasta es posible que Otegui y Ternera vuelvan a sentarse juntos en el Parlamento vasco; que ETA controle las arcas de cientos de ayuntamientos y que los terroristas se conviertan en honorables inspectores de la Hacienda vasca. El viejo sueño de la mafia, el blanqueo político y la legalización de sus «negocios», está a punto de hacerse realidad.

La misma cara de ETA
Román Cendoya www.gaceta.es 8 Febrero 2011

El presidente no ha utilizado el verbo derrotar cuando se refiere a los terroristas.

La mal llamada por Rubalcaba, el polimini de Interior, izquierda abertzale, ETA según la Justicia, se ha puesto otra vez de largo y ha presentado los papeles con los que espera le permitan ir a las elecciones a disfrutar de los bienes del Estado al que pretende destruir. Las reacciones que se están produciendo ante esta presentación son repugnantes. A los terroristas se les sigue considerando sujeto político. El debate que se ha abierto es tan triste –por lo que supone– como el momento de la película El discurso del rey, cuando el rey Jorge V va a hacer pública, a través de la BBC, la declaración de guerra contra la Alemania nazi de Hitler. En ese momento, la angustia del primer ministro, del cardenal, de su familia y de todas las autoridades del país es si lo podrá decir y no que van a una guerra con las desastrosas consecuencias que eso suele tener. Aquí, la tensión está en si lo que dicen es suficiente o no para presentarse a las elecciones. Y lo realmente serio sería qué más podemos hacer para derrotar al terrorismo. El problema es que el presidente del Gobierno no ha utilizado en siete años, ni una sola vez, el verbo derrotar cuando se refiere a los terroristas de ETA.

Gracias a Rubalcaba, Txusito y todos los que hacen política con los terroristas, estos han descubierto que conseguir lo que uno quiere del Estado es cuestión de papeleo. Un formulario de arrepentimiento por aquí, unos estatutos por allá y a Nanclares de la Oca o a los ayuntamientos. Toda la vida con la parabellum y la goma-2 y resulta que el chollo es… el papeleo. Que son los mismos terroristas con marca nueva, ponga lo que ponga en el papel, salta a la vista viendo los personajes que han hablado y han estado sentados. Rufi Etxeberria, Permach, Moreno –Iker, resiste, que ETA pronto sacará otro comunicado– Iruin, Goroizelaia, Alvárez, Petrikorena, Barrena, Beitialarrangoitia… ¿Hace falta algo más para saber que no se pueden presentar? No son otra cara de ETA, son la misma cara de ETA.

El valor de la ley
El propósito entonces es romper de modo definitivo con toda «dependencia», a efectos de contribuir con el resto de organizaciones políticas al fin de toda violencia, «y en particular la de la organización ETA». Impecable
ANTONIO ELORZA El Correo 8 Febrero 2011

Desde hace tiempo, se trataba de lograr la cuadratura del círculo, necesaria para la supervivencia política de la izquierda abertzale. Antes e inmediatamente después de Lizarra, la cohesión de los seguidores era mantenida ante la expectativa de que el poderío militar de ETA doblegara la resistencia del Estado o empujase como en el citado pacto al PNV a abrazar sin reservas una estrategia soberanista a corto plazo. Más tarde la ficción de las dos mesas de Otegi hizo creer de nuevo en que cabía una aproximación a los objetivos de ETA con Batasuna como interlocutor formal del Estado y la organización terrorista como protagonista real. El fracaso de Loyola reveló lo erróneo de tal apreciación: aun detrás aparentemente de la cortina ETA no renunciaba a dirigir la representación y su rigidez sofocaba cualquier atisbo de pragmatismo. Entre tanto tenían lugar hechos decisivos. Frente a las agobiantes profecías de los defensores de la 'equidistancia', la victoria en el combate abierto desencadenado por ETA correspondió a los defensores del Estado de derecho, gracias por supuesto a la cooperación policial ofrecida por Sarkozy, tanto desde su cartera del Interior como luego al frente de la República francesa. Y como es bien sabido, la tan denostada Ley de Partidos cumplía con su papel, justamente reconocido en Estrasburgo: impedir que siguiera funcionando un partido político legal imbricado en una organización terrorista.

El resto es de sobra conocido. Cada vez más cercado, el colectivo abertzale había conseguido colar ayuntamientos enmascarados en las últimas elecciones. Difícilmente iba a lograrlo ahora. Y sobre todo a la impotencia de ETA se unía el rechazo mayoritario de los vascos, radicales incluidos, a la violencia, léase terrorismo. La única baza seguía siendo la fidelidad de los seguidores, pero ninguna fidelidad política se encuentra blindada ante la sucesión de frustraciones, y además contaba el progreso de Aralar. ETA mostró una vez más su anquilosamiento mental en el último comunicado. Desde ahí no llegaba la solución. Así que la izquierda política abertzale se vio forzada a dar un giro sustancial a su discurso, y lo ha dado.

La tradición en los textos radicales y de ETA es de inversión de significados ('alternativa democrática' por terrorismo selectivo) o de ambigüedad calculada ('permanente' como engaño por definitiva o irreversible), y la cuidadosa medición de las palabras se observa asimismo en los textos de Rufi Etxeberria y de Íñigo Iruin en el Euskalduna. En el discurso del primero, el rechazo y la oposición a la violencia incluye a ETA de manera inequívoca, si bien no lo hace de manera frontal. Solamente al ser ETA el único referente citado se salva el peligro de la condena genérica o dual de anteriores comunicados, con una coletilla que además difumina el rechazo a la organización: «Y eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones». Sobre todo el texto precisa que no sólo se trata de las manifestaciones de violencia (terror) clásicas, sino asimismo de las formas accesorias e imprescindibles, como sería el impuesto revolucionario.

La intervención de Iruin, pegada explícitamente a los requerimientos de la Ley de Partidos, refuerza la declaración anterior. El protagonista ideológico coincide con Batasuna, en cuanto que el nuevo partido independentista retoma sus miembros, pero para «emprender una nueva vía», conforme ampara la Ley. La exigencia de «condena o rechazo del terrorismo» es atendida por cuanto «la toma de postura frente a la violencia de ETA se ha convertido en un problema constituyente». El propósito entonces es romper de modo definitivo con toda «dependencia», a efectos de contribuir con el resto de organizaciones políticas al fin de toda violencia, «y en particular la de la organización ETA». Impecable. Completan el cuadro la referencia a la reparación a las víctimas (eso sí, algo genérica), al Convenio Europeo de Derechos Humanos y el «rechazo de quienes fomenten, amparen o legitimen los actos de terrorismo», comprendida la expulsión de quienes con su conducta se impliquen o favorezcan la acción terrorista.

Por buscar una referencia clásica, nos encontramos formalmente con la transformación de las erinias o furias en euménides, deidades benévolas de la Orestiada, episodio que se completa con el cambio de denominación, que ahora podría generar algo parecido a Izquierda Democrática Abertzale. Con los antecedentes de que disponemos, la desconfianza es de rigor. También lo es acatar la servidumbre de la ley: los radicales se colocan de modo explícito en el terreno del rechazo al terror, y ETA es designada. Y resulta obvio que el ingreso real de la izquierda abertzale en el área democrática contribuiría a un desgaste ulterior de ETA y a una normalización de nuestra vida política. Queda pendiente solo el tema de la continuidad, de organización o de personas, con consecuencias opuestas. No obstante, el cambio está ahí.

Nueva izquierda abertzale
EDITORIAL El Correo 8 Febrero 2011

La antigua Batasuna deberá ofrecer más garantías sobre su vocación democrática

La presentación a cargo de Rufi Etxeberria y de Iñigo Iruin de los objetivos políticos y de los argumentos jurídicos en los que la izquierda abertzale basa su iniciativa de convertirse en un nuevo partido representa un paso a destacar en el parsimonioso camino de la extinta Batasuna para volver a las instituciones y dejar atrás su trayectoria connivente con el terrorismo. Un paso dado en el último momento para intentar concurrir a los comicios del próximo 22 de mayo, y sobre cuya suficiencia deberán pronunciarse el Tribunal Supremo y en su caso el Constitucional, dado que probablemente la Fiscalía General y la Abogacía del Estado procedan a impugnar la inscripción de la nueva formación.

En el fondo la izquierda abertzale solicita un voto de confianza respecto a su voluntad de actuar por vías pacíficas y democráticas, y lo hace a sabiendas de que son muchos los ciudadanos que recelan de su disposición a rectificar. Etxeberria e Iruin trataron ayer de conectar con sus seguidores asegurándoles que el proyecto histórico de la izquierda abertzale continúa en pie, al tiempo que intentaban persuadir a los poderes del Estado y al resto de la opinión pública sobre la irreversibilidad de su adiós a las armas, especialmente sobre su convicción de que la tregua no tiene vuelta atrás. Dos empeños imposibles de conciliar, puesto que la integración democrática de la izquierda abertzale depende de que rompa con su pasado, evitando toda reivindicación exitosa del mismo.

Los estatutos de la nueva formación ofrecen una novedad tanto en su dimensión política como en cuanto a su alcance jurídico cuando señalan que el funcionamiento del nuevo partido tratará de «impedir su instrumentalización por organizaciones que practiquen la violencia» o por partidos disueltos por «su connivencia con ella». Se trata del reconocimiento de que la Ley de Partidos y las sentencias de ilegalización a que dio lugar tenían su fundamento, y del compromiso de que «los vínculos de dependencia» del pasado no se reproducirán en la nueva formación.

Por su parte, el portavoz más significado de la izquierda abertzale, Rufi Etxeberria, anunció que el nuevo partido «rechaza y se opone a la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones». A pesar de que soslayara condenar retrospectivamente el terror que segó la vida de más de ochocientas personas, tales términos resultan novedosos en tanto que pueden suponer un emplazamiento dirigido a los activistas de la banda, aunque su propósito inmediato sea contar con un «contraindicio» ante los tribunales. Pero el problema que tal manifestación implica en el plano jurídico es que elude considerar la propia existencia de ETA como una violencia latente que coarta la libertad y amenaza la seguridad de miles de ciudadanos. Una carencia que, de no ser remediada por la izquierda abertzale, estará presente en las deliberaciones judiciales.

A la espera de conocer la literalidad de los estatutos del nuevo partido, todo indica que sus dirigentes deberán perseverar en el perfeccionamiento de las garantías que sus promotores ofrecieron ayer. La izquierda abertzale se equivocaría si interiorizase su presentación del palacio Euskalduna de Bilbao como el esfuerzo máximo que puede realizar para asumir las reglas de juego de la democracia. Los matices que ha de añadir a sus manifestaciones de ayer deben abundar no en el sostenimiento de su horizonte independentista sino en su compromiso con la libertad y sus normas; no en la renuncia genérica del uso de la violencia sino en el reconocimiento del daño causado por el terrorismo; no en el pronóstico sobre la irreversiblidad del proceso sino en la explícita llamada a ETA para que abandone las armas de una vez y para siempre. Independientemente de las resoluciones que adopten los tribunales, estas son las demandas que los partidos, las instituciones y la mayoría de los ciudadanos trasladan a la izquierda abertzale para reconocerla como nueva.

Artur Mas, a lo suyo
Maite Nolla Libertad Digital 8 Febrero 2011

Si tan mal están las cosas, que se dejen de gobernadores civiles de la Generalitat.

Tampoco había que ser una fuera de serie del análisis político para saber que detrás de la creación, engorde y mantenimiento del nuevo ataque de la España cavernícola a Cataluña estaba la insostenible situación económica de la Generalitat a la que los nacionalistas de todo signo nos habían llevado.

Oriol Pujol lo exageró un poco, pero eso es lo que quiso decir cuando afirmó que el Gobierno de Mas no podía pagar las nóminas. Ustedes pueden alegar, con razón, que, si tan mal están las cosas, pues que se dejen de embajadas y de gobernadores civiles de la Generalitat en Madrid, que hay uno, por si no lo sabían.

Es más, ahí está, como símbolo de lo que ha sido el tripartito, el aeropuerto de Lérida; una obra exclusivamente pública que programa vuelos de viernes a domingo para compañías subvencionadas y en el que, con gran dolor de nuestro corazón, la Generalitat se ha visto obligada a cancelar el ridículo vuelo a Barcelona porque la cifra de ocupación era del cuatro por cien. Es decir, de cada cien plazas, noventa y seis iban vacías. Pero el problema tiene mucho más fondo; si bien podemos pensar que Artur Mas va a Madrid a pedir y hacerse la víctima acuciado por las deudas, lo cierto es que el nacionalismo catalán llama a la puerta de Zapatero para pedir que cumpla lo que prometió.

Eran otras épocas, pero el Estatuto, su financiación y su programa de inversiones nacen del impulso –irresponsable, eso sí– de Zapatero. Es más, cuando el Constitucional decide pulir lo que ya había limado el Congreso, Zapatero se compromete con Montilla a sortear lo poco que la sentencia había reconducido. Y ahora, que le ha dado por presumir de reformista furibundo ante la señora Merkel, le piden que cumpla con todo aquello a lo que se comprometió. ¿Por qué Mas tiene que recortar el gasto o reducir las inversiones si en el Estatuto de Zapatero pone otra cosa? Zapatero ha querido ser un ingeniero social y nacional, y con las dos cosas ha fracasado.

*Maite Nolla es abogada.

ETA
Ángeles Pedraza: “Es penoso que tras 50 años de asesinatos sigamos reivindicando lo mismo”
Minuto Digital 8 Febrero 2011

En declaraciones a los medios antes de reunirse con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, Pedraza ha señalado que “la formación de este partido es una burla macabra” hacia “las víctimas y hacia la democracia”.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha calificado este martes de “burla macabra” la presentación de la nueva marca con la que la izquierda abertzale pretende presentarse a las próximas elecciones autonómicas, Sortu, y ha exigido al Ejecutivo central que impugne la formación aplicando la Ley de Partidos.

Por ello, ha exigido al Ejecutivo de la Nación que “lo impugnen totalmente, porque aunque la última palabra la tienen los tribunales, por la experiencia se sabe que cuando hay voluntad política, Batasuna no está en las instituciones”. “Hay gobiernos que no han tenido esa voluntad y hemos visto que estaban en los ayuntamientos y en todas las instituciones”, ha apostillado.

“No aceptamos esto. El Gobierno tiene que ser claro y contundente, dar firmeza a la sociedad, y no puede permitir que esta gente siga ahí. Hay algo que es muy claro: la izquierda abertzale es Batasuna, y Batasuna es ETA; lo ha dicho el Tribunal Supremo (TS), no las víctimas. Y si Batasuna es ETA, asesinos y colaboradores no pueden estar en las instituciones”, ha exigido.

Por último, ha señalado que esta historia se repite “continuamente” y que precisamente ahora que se cumplen los 30 años de la constitución de la AVT, “las reivindicaciones son las mismas de hace 30 años: que no se legalicen, que no haya reducción de penas…”. “Es penoso que, tras 50 años de asesinatos, sigamos reivindicando lo mismo. Estamos un poco hartos y esto tiene que acabar”, ha zanjado.

Los 'bilingüistas' aprovechan la reciente sentencia del Supremo
http://politica.e-noticies.es/ 8 Febrero 2011

El presidente de la plataforma Convivencia Cívica Catalana, Francisco Caja, ha asegurado que "el Departament de Ensenyament se ha convertido en un delincuente. Delinque por haber dictado una resolución arbitraria expresamente en materia de preinscripción escolar", ya que el impreso de 2010 y en 2011 "son iguales". Caja se basa en la reciente sentencia del Supremo contra la inmersión lingüística.

Por ello, la plataforma presentará una querella criminal contra la persona que firma esta resolución que es la directora general de atención a la Familia y Comunidad Educativa, Meritxell Ruiz Isern.

Caja considera que Ruiz Isern ha cometido "un delito de prevaricación", pero ha advertido de que la consejera de Ensenyament, Irene Rigau, "deberá resolver el recurso. En caso de que lo desestime, ella también incurrirá en un delito de prevaricación".

El presidente de Convivencia Cívica Catalana ha manifestado que Rigau "ha perdido la cabeza. Directamente ha apoyado una resolución que sabe que es injusta. No hay dudas cuando el Supremo dice que es un modelo contrario al espíritu y la letra de la Constitución ".

El delito de prevaricación, según el artículo 404 del Código Penal conlleva una pena de inhabilitación de 7 a 10 años

curiosa iniciativa
En euskera desde la cuna
El Gobierno vasco regala a los padres de los recién nacidos libros y un CD con cuentos, poesías y nanas en lengua vasca
M. JOSÉ CARRERO | BILBAO. El Correo 8 Febrero 2011

No hay mejor método para aprender un idioma que familiarizarse con él cuanto antes. El Gobierno vasco ha hecho caso de esta principio pedagógico y ha puesto en marcha una curiosa iniciativa para sensibilizar a los padres sobre la importancia de hablar en euskera a los bebés desde que están en la cuna.
El programa se llama 'Bularretik mintzora' y fue presentado ayer por la consejera de Cultura, Blanca Urgell, y el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, en el hospital de Cruces. Todos los recién nacidos en la red de Osakidetza se irán a casa con un regalo. Se trata de un CD-libro con nanas, canciones, juegos, cuentos y poesías en euskera. Además, se entregará a los padres material didáctico básico sobre la importancia de trabajar la lectura y las canciones desde el mismo instante del nacimiento del bebé, así como información sobre lecturas y música en euskera.

Para llevar a cabo este proyecto, la viceconsejería de Política Lingüística cuenta con la colaboración de con la asociación Galtzagorri, que recibirá 147.162 euros. Cuando el bebé cumpla cuatro años, la familia recibirá en su domicilio un segundo CD-libro con nuevas poesías, canciones y cuentos más acordes a la edad del pequeño.

«Vamos por buen camino»
Según Blanca Urgell, 'Bularretik mintzora' es una iniciativa que busca «fomentar la transmisión familiar del euskera. Consideramos que mediante este proyecto podremos dar un paso más hacia esa meta». La consejera de Cultura resaltó el hecho de que un total de 855.000 personas conozcan ya la lengua vasca. «Vamos por buen camino, pero necesitamos aumentar el número de vascohablantes y, al mismo tiempo, fortalecer el uso del euskera entre ellos. En ese sentido, el material que presentamos ofrece la posibilidad de pronunciar las primeras palabras, desde el primer día, en euskera».

Por su parte, el consejero Rafael Bengoa dejó por un rato su faceta de máximo responsable de la gestión sanitaria en Euskadi para resaltar la importancia de la lectura con el fin de fomentar en los más pequeños hábitos de vida saludable, «ya que la salud no se limita únicamente al bienestar físico», enfatizó. Añadió, en este sentido, que leer «estimula el desarrollo intelectual, emocional, social y lingüístico de los niños». Y si es en más de un idioma, todavía mucho mejor.
 


 

Recortes de Prensa   Página Inicial