AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 17 Febrero 2011

 

El gran enjuague
Un fondo opaco necesariamente tenía que ser para operaciones opacas. Ése es el verdadero escándalo
IGNACIO CAMACHO ABC 17 Febrero 2011

ES funcionario de carrera. Nivel alto en la escala administrativa de esa Junta de Andalucía cuyo Gobierno quiere colar de matute a veinte mil estampillados de las empresas públicas. En diciembre salió a la calle con otros cincuenta mil manifestantes a protestar contra la maniobra clientelista del griñanismo. «Y nos llamó fascistas un mocoso del PSOE que tendría pantalones cortos cuando algunos luchábamos por la autonomía de la que come sin merecerlo». Le pregunto por el escándalo de los ERES, pide otro café y se suelta como un torrente.

«Os estáis equivocando en los medios. Desenfocáis el núcleo del problema. Lo verdaderamente grave no es que hayan incluido en las prejubilaciones a hombres y mujeres de paja del PSOE y de la UGT; eso es la punta de la trama de financiación irregular que acabará saliendo si se investiga bien a los comisionistas y el rastro del dinero, pero el asunto nuclear es otro. Tiene que ver con la estructura administrativa que propicia el fraude. ¿Tienes tiempo?».

«Mira, el verdadero escándalo está en el procedimiento. Casi setecientos millones de euros entregados a una agencia pública para emplearlos sin control administrativo, sin fiscalización previa. Un fondo opaco que necesariamente tenía que ser para operaciones opacas. Sólo la idea en sí ya es irregular. Qué digo irregular: es una perversión. ¿Y sabes quién era el consejero de Economía y Hacienda, el que dirigía el presupuesto que contemplaba el trasvase? Sí, Griñán, el actual presidente que dice no haberse enterado de nada y que son cuatro pillos».

«Se trataba de financiar expedientes de crisis de determinadas empresas, las que ellos quisieran, porque al tratarse de dinero opaco lo podían manejar a su antojo con la complicidad sindical. Y lo manejaban a través de intermediarios del partido, claro, que son los que reparten comisiones y financiación turbia. Aquí está la otra pata del gran fraude: los despidos y jubilaciones subvencionadas tienen un procedimiento reglado, transparente, que no necesita comisionistas. Los utilizaban porque proponían expedientes que no habrían pasado control. Iban a las empresas en crisis, tantas como hay, y les decían: tienes problemas, por qué no te acoges a esto, yo lo gestiono. Los empresarios veían cielo abierto y cerraban los ojos; ¡les buscaban dinero público para echar a la gente! Todo iba como una seda, claro; los brokersllegaban con una aseguradora que pagaba las primas y luego ellos añadían unos cuantos nombres falsos a la lista de bajas incentivadas, a menudo fraudulenta también porque los sindicatos no sólo no chistaban, sino que participan en el enjuague a dos manos».

«Y ahora vuelvo al principio, a la opacidad deliberada del procedimiento: ¿tú crees que esto lo habrían consentido interventores oficiales y funcionarios de carrera? La pregunta crucial es a quién se le ocurrió la idea…y para qué. No lo olvides…»

Clima irrespirable
Sin banquillo y a punto de bajar a Segunda, del PSOE solo se puede esperar que se olvide de la pelota y castigue la espinilla
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 17 Febrero 2011

EL anticiclón de la semana pasada nos trajo contaminación. Afortunadamente la borrasca actual ha limpiado el aire. No ha pasado ni pasará lo mismo con el clima político. La proximidad de las elecciones, los resultados de las encuestas y algunos episodios judiciales (Gürtel, Faisán, Mercasevilla) han vuelto a tensar insoportablemente el debate político. Las comparecencias parlamentarias, las ruedas de prensa y los mítines de precampaña se han convertido en un ejercicio de hooliganismomonocorde: «Tú más». Mientras los aparatos de los partidos tiran de hemerotecas para ensuciar al contrario, la mayoría de analistas se rasgan farisaicamente las vestiduras y los ciudadanos nos vemos invadidos por una sensación de hastío. Vuelve el dóberman y la estrategia de la tensión, públicamente reconocida por Zapatero como conveniente a sus intereses. No debería el Partido Popular hacerle el juego.

Las elecciones —como los partidos de fútbol; aprendamos algo del viejo Raúl, que el martes en Valencia nos volvió a dar una lección— se ganan por desgaste del contrario, cierto, pero también y sobre todo por ilusión. Ilusión es lo que trajo Aznar a un centro derecha desolado por la larga agonía del felipismo; ilusión, reconozcámoslo, es lo que aportó el primer Zapatero a un centro izquierda harto de la prepotencia popular; ilusión es lo que tiene que aportar el candidato Rajoy a unos ciudadanos conscientes de que el país se halla en la peor crisis política, económica e institucional de la historia de la democracia. Para ganar puede bastar con que un PSOE perseguido por sus mentiras, errores y contradicciones indigne a sus rivales, aburra a los indecisos y expulse a su electorado. Nadie espera nada ya de Zapatero, ni siquiera los nacionalistas, que han apurado el jamón hasta hacerse daño con el hueso, ¿qué otra cosa es el déficit de Cataluña? Rubalcaba, su presunto sustituto, es mercancía gastada, adecuada quizá para las rebajas, pero no para liderar la nueva campaña de primavera. Sin banquillo y a punto de bajar a Segunda, del PSOE solo se puede esperar que se olvide de la pelota, entre al hombre y castigue la espinilla. Cuando Blanco considera a la derecha incompatible con la democracia no es un lapsus, es pura estrategia. Cuando en el arca propia no hay paño que vender, se hace publicidad negativa. Este Gobierno ha sido maestro en ello, pero tiene un problema con su historial de ocho años. Y con el programa oculto que el protectorado europeo le está obligando a aplicar.

La debilidad económica e internacional de España no va a cambiar con el triunfo de Rajoy, no nos hagamos falsas ilusiones. Pero puede cambiar la determinación y la autoridad moral para llevar adelante un programa que devuelva a este país el sentido común y la racionalidad económica. Se puede dejar de hacer estupideces, como multar a un empresario por usar el masculino como plural genérico o por rotular en la lengua oficial del país, pero al día siguiente los bancos no van a empezar a dar crédito, ni achicarse las colas en el INEM. Para esto hace falta devolver la ilusión y el crédito a la sociedad española. No conozco otra forma que la transparencia. Los ciudadanos no son muy diferentes de los mercados: entienden las cosas cuando se las cuentan y cuando las políticas aplicadas son coherentes y rigurosas. Saben que vienen tiempos duros y quieren hechos, compromiso. Si seguimos a gritos podemos acabar como Italia, donde el fenómeno Berlusconi representa el derrumbe institucional de los ochenta. Si todos los políticos son iguales, me quedo con el patrone. Los caciques siempre tuvieron buena acogida en sociedades desestructuradas.

Sucesión
Impacientes y atolondrados herederos
Emilio Campmany Libertad Digital 17 Febrero 2011

A veces se oye decir que Zapatero es un pésimo gestor. Y no es verdad. Para ser malo en algo es requisito indispensable ser antes ese algo. Quien no conduce no puede ser un conductor torpe y quien no cocina no puede ser un cocinero sin gracia. Como Zapatero no gestiona, difícilmente puede ser un mal gestor. Lo de Zapatero no es la gestión, es la política. Por eso, a él las críticas le importan un higo y las oye como el que oye llover. De hecho, de la gestión se ocupan sólo los asesores de Moncloa y los ministros, todos ellos malos y encima huérfanos de dirección.

Mientras, el presidente se ocupa de la política. La política entendida como una actividad encaminada a desarrollar un determinado proyecto. Pero desarrollar un proyecto exige conservarse en el cargo desde el que poder desenvolverlo. A esto, a veces, hay que dedicarle muchísimo tiempo, pero es indispensable hacerlo porque, si uno se dedica a los proyectos y olvida guarnecerse de los adversarios políticos, el cargo se pierde y con él toda oportunidad de aplicar ninguna política.

Normalmente, la vigilancia de la propia silla ocupa el ochenta por ciento de la actividad de un político, pero hay temporadas de crisis, ataques e incertidumbre en las que hay que dedicar el ciento diez por cien del tiempo a ver el modo de mantenerse donde uno está. Zapatero, tras haber podido hacer algunas cosas conforme a su proyecto, ahora se ve obligado a estar todo el rato pendiente de mantenerse en su butaca. Y hete aquí que damos con el mejor Zapatero, el hábil titiritero que logra que cada cual se mueva y comporte como su mano y sus dedos le ordenan.

Aparenta estar abatido por una fatiga que no puede padecer, y simula estar vencido y dispuesto a retirarse para provocar que asomen los más impacientes herederos, que hoy ya sabemos que son Bono y Rubalcaba. Cada vez que uno de ellos parece sentirse lo suficientemente fuerte como para dar un paso al frente, levanta el vuelo un faisán o se ilumina un ático y el postulante recibe un bastonazo que le hace agachar la cabeza. Entonces, quien de los dos se nota peor colocado se esfuerza más que nadie para que Zapatero aguante unos meses más, a ver si para entonces ha pasado la tormenta y su opción se ha recuperado. Restañadas las heridas, es el otro, que se siente ahora más débil, quien apuntala a Zapatero y se afana en alargar su mandato para dar ocasión a que llegue otra hora en la que sea su nombre el mejor colocado. Cuando Bono ríe, es Rubalcaba el del gesto serio. Y cuando éste enseña sus caballunos dientes tras una amplia sonrisa, es el otro quien tuerce el gesto y frunce el ceño. Los dos espabilados creen que tratan con un lerdo y no se dan cuenta de que es el estólido quien los maneja a ellos como si fueran marionetas. Contradiciendo a Forrest Gump, podría afirmarse que no es necesariamente tonto quien dice tonterías.

Lo que tendrían que hacer Bono y Rubalcaba es ponerse de acuerdo en matar al padre de una vez ya que, cuanto antes, mejor para todos, incluidos ellos. Y luego, batirse en duelo con las reglas de caballeros que suelen gastar en el PSOE, a sartenazo limpio y a quién Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. Sería un bello espectáculo.

Casta
La mala clase política
Jorge Vilches Libertad Digital 17 Febrero 2011

El lío de las listas socialistas de Madrid entre Tomás Gómez y Lissavetzky, ajustando cuentas por el fallido apartamiento del primero en las Primarias del PSM, deja otra vez al descubierto uno de los errores en la construcción de la democracia española. Y no estoy hablando de aquel ideal de Thomas Jefferson que aseguraba que el funcionamiento de los sistemas representativos tendía a la elección de los mejores para el desempeño de los cargos públicos. Y tampoco voy a hacer una comparación con los políticos de otros tiempos, en los que había gente sin capacidad pero en una densidad menor. Me estoy refiriendo a la configuración del grupo de los dirigentes políticos, de la mal llamada "clase política".

En los momentos de aguda crisis económica y social en el siglo XX ha sido frecuente el que las sociedades vuelquen sus críticas, sus frustraciones, sobre los políticos. En ellos se centra el origen y causa de los problemas, amén de considerarlos al margen de las consecuencias de los desastres por ellos producidos. Afloran entonces, como hoy en la situación española, tres claves para entender el desapego ciudadano hacia la "clase política": las prebendas, el sentido oligárquico y la corrupción.

La ciudadanía tiene la certeza de que los políticos son un grupo de personas que crea a expensas del erario público y a través de la ley, un conjunto de beneficios, de privilegios irracionales, que les sitúan injustamente por encima de aquellos a quienes dicen servir. Jubilaciones, prestaciones, dietas, compatibilidades profesionales, acumulación de cargos y sueldos, blindan legalmente a quienes hacen las leyes. Esto es más doloroso cuando los que desempeñan cargos públicos adolecen de forma más que evidente de una formación y experiencia que ampare esas dádivas, y que no soporta una comparación con el resultado que en la vida real del ciudadano común tienen años de estudio y prácticas.

El mismo concepto de "clase política", aparecido a principios del siglo XX de la mano del italiano Gaetano Mosca, marca el hecho de que se les considere un grupo aparte. La elección de los candidatos de los partidos y de los cuadros dirigentes responde a una dinámica ajena al servicio público, sino que se ajusta a la lucha por el poder dentro de la organización, tal y como dijera Robert Michels: es la vieja "ley de hierro de las oligarquías". Esto es lo que ha pasado en Asturias con Álvarez Cascos, y lo que está pasando en Madrid con Tomás Gómez y Lissaveztky. La sensación que dejan asuntos de este tipo es que lo que cuenta es el patriotismo de partido, la obediencia al líder del momento y el servicio a la organización. Las elecciones primarias no son vistas como el desarrollo lógico de la democracia, sino como la solución a un problema interno que evite la "guerra civil" y que, en consecuencia, debilite al Partido frente al Otro.

Y en tercer lugar, la corrupción. El ciudadano da por sentada la existencia de corruptos. Está en el ser humano y se ve como inevitable. Lo que descorazona es la impunidad, normalmente por la debilidad originada por la ley; sí, esa misma ley hecha por los políticos. Es el caso del fraude de Mercasevilla y el "fondo de reptiles", el mayor escándalo en Andalucía desde Juan Guerra por la cantidad de dinero, el alcance de la corrupción y la implicación de cargos de la Junta andaluza. Sin embargo, la sentencia más a pie de calle es que no les pasará nada.

Quizá, al tiempo que se piensa cómo organizar mejor la administración y la economía españolas, habría que modernizar la elección, y aumentar el nivel de exigencia en la competencia y responsabilidad de los que tienen en su mano el entramado administrativo y económico de nuestra democracia.

Abuso de poder
Editorial www.gaceta.es 17 Febrero 2011
José Bono, objeto de una nueva querella por presunto cohecho continuado.

El pasado 9 de febrero, la asociación Justitia et Veritas presentó ante el Tribunal Supremo una querella contra José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, por un presunto delito continuado de cohecho durante el desempeño de sus cargos como presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha y como ministro de Defensa, así como por falsificación de documentos públicos y, presumiblemente, por delito fiscal, querella que alcanza a su ex esposa Ana Rodríguez Mosquera, como presunta cooperadora necesaria de los referidos delitos.

La querella es impresionante por una doble razón, por la minuciosidad de los datos que aporta y por la claridad de su argumentación jurídica, que pone de manifiesto, con toda nitidez, algo que es fácil de percibir a primera vista, a saber, que resulta poco explicable el extraordinario incremento del patrimonio del citado político y que, en consecuencia, hay pie para pensar que esa habilidad para amasar una auténtica fortuna, por más que trate de ocultarse, hace pensar en que pueden estar presentes en la historia de este enriquecimiento una abundancia de fuentes no conformes ni con la legalidad ni con lo que se suele considerar una conducta decente.

La querella empieza por hacer un recuento exhaustivo de lo que se conoce públicamente como propiedad patrimonial de Bono y su familia, un conjunto de bienes que alcanza una valoración multimillonaria, enteramente fuera del alcance de las posibilidades de un político al uso que no tenga de partida, como Bono no tenía, un patrimonio de gran magnitud. El texto de la querella repasa con minuciosidad las sucesivas explicaciones y documentos que la familia Bono ha utilizado de manera oficial, conforme a lo estipulado en la legislación vigente, para dar cuenta de su situación patrimonial, poniendo de manifiesto, según la redacción del texto, las presuntas falsedades, ocultaciones, incoherencias y contradicciones que se encuentran tras una maraña de documentos confusamente explicativos, que se puede pretender que confundan al lego, pero que no alcanzan a dar razón suficiente de un enriquecimiento tan obvio como sospechosamente legítimo.

El texto de la querella se detiene ante algunos hechos extraordinarios en la vida económica de Bono, como una generosa abundancia de regalos, un insólito contrato de edición por unas memorias aún sin publicar, las sorprendentes permutas siempre beneficiosas para el patrimonio de la familia y un variopinto conjunto de circunstancias no menos sorprendentes. Todo ello habrá de ser considerado por el Supremo a la luz de la reciente sentencia, de 12 de mayo de 2010, que resolvió un recurso de casación interpuesto contra el sobreseimiento de la causa seguida contra el presidente de la Generalidad Valenciana, en la que se establece que “para el cohecho pasivo impropio basta con la aceptación de un regalo entregado en consideración a la función o cargo desempeñado”.

La querella va a servir para que podamos saber si las continuas protestas de inocencia de Bono tienen alguna base o si, por el contrario, aciertan quienes sostienen que, por depurada que sea la apariencia y la técnica del enriquecimiento ilícito, su conducta ha sido delictiva. Es escandaloso que un político en activo use de su poder para obtener ventajas de las que carecen el común de los mortales, para ocultar tras una demagogia populista una continuada conducta inspirada, por encima de todo, en la toma de decisiones que puedan conducir directamente al beneficio propio y al enriquecimiento familiar.

PSOE: todo vale
Román Cendoya www.gaceta.es 17 Febrero 2011

Está demostrado que los socialistas hacen cualquier cosa por el poder

Hubo un tiempo en el que la izquierda llamaba a la insumisión contra el servicio militar obligatorio y te ponía gratis los abogados. Entonces el PSOE no gobernaba. Anunciaba que cuando ellos llegaran al poder los ciudadanos disfrutaríamos de una sociedad ética y libre. Mintieron. Hoy, el PSOE está en el poder y, entre otras barbaridades, sanciona la insumisión con 145.000 euros. Ellos ordenan y prohíben. No les importa que miles de trabajadores se vayan al paro de verdad. Ninguno de los empresarios y empleados, víctimas de la Ley del Tabaco, recibirá una gratificación a través de un ERE falso. Robar y mentir, forma habitual de gobernar del PSOE.

Está demostrado que el PSOE hace cualquier cosa por el poder. Mentir y robar ha sido superado por acciones mucho más graves. Todo vale y el fin justifica los medios son las máximas que llevan practicando desde los tiempos de Felipe González. Alumno aventajado de esa escuela es Rubalcaba, al que se le ha cambiado la cara por la indigestión que le está causando El Faisán. Una instrucción bien hecha está poniendo en evidencia que, desde el Ministerio del Interior, se cometió un gravísimo delito de colaboración con banda armada. No sé por qué el PSOE siempre encuentra gente, incluso algún policía y juez, para delinquir con fines políticos. Garzón, por mucho documental hagiográfico que le haga la subvencionada Coixet, puede acabar imputado en otra causa más. Encubrimiento.

No sé por qué me sorprendo de que, después de colaborar con banda armada, algún chico de Rubalcaba haya intentado borrar las pruebas del chivatazo.

Si va a resultar que es una práctica habitual. Con este Gobierno se destruyeron los vagones, las principales pruebas del 11-M. Nada nuevo. Cuando gobernaba Felipe González se eliminaban los cuerpos del delito, las pruebas, enterrándolas en cal viva. PSOE: todo vale.

Promoción cultural
Editoriales ABC 17 Febrero 2011

Es preciso que los poderes públicos sepan promocionar y difundir la cultura española

España es una potencia cultural de máximo nivel internacional. Es preciso, por ello, que los poderes públicos sepan promocionar y difundir tanto a los clásicos de las artes y las letras como a los creadores actuales. En este sentido, merece una valoración muy positiva el plan para impulsar nuestra cultura en los Estados Unidos, del que ayer informaba ABC. Además, el español es una lengua de comunicación universal y constituye un activo social y económico de primer orden en la primera potencia del mundo. Frente a la pérdida de tiempo y de dinero en muchas ocurrencias absurdas, hay que saludar con satisfacción esta iniciativa.

Presiones y mentiras
El Conciso www.gaceta.es 17 Febrero 2011

El Gobierno de Zapatero es un especialista en hacer lo que no se le pide y evitar lo que se espera de un Gobierno responsable.

Pospone, por visiones alicortas electorales o clientelares, las reformas necesarias que, sin embargo, anuncian cada poco. La llamada ley Sinde es uno de los ejemplos más acabados de la forma zapateril de hacer las cosas. España está a la cabeza de los países en los que menos se respeta la propiedad intelectual en la Red. Hace tiempo que las entidades de gestión y la embajada de los Estados Unidos (como han confirmado los cables de WikiLeaks) lo tenían como la primera de sus reclamaciones. La voracidad recaudatoria de la SGAE y compañía, sólo superada por su falta de transparencia, provocaron que se movilizaran miles de internautas contra el abuso del canon. Desde entonces, son grupos de presión activos cuya reacción puede suponer un costo electoral.

Como el asno de Buridán, los expertos electorales del PSOE han ido trampeando, sin decidirse, entre las presiones de los de la zeja y demás clientela cultureta y la opinión de buena parte de su electorado, sobre todo joven, que vive cada vez más en la Red. Con engaños a diestra y siniestra desde que llegaron al poder en 2004, sólo la presión ha conseguido que se tome una medida de tapadillo, y con evidente torpeza.

Lo lógico hubiera sido aprobar una nueva ley aprovechando el trabajo de la subcomisión parlamentaria de propiedad intelectual, donde se habían logrado acuerdos razonables. Pero se ha optado por el “como sea” zapateril.

A la chapuza legislativa del Gobierno (falta de tipificación, amenazas de corte de Internet, ausencia de garantías, deficiencias en la identificación del infractor…) se ha añadido la arrogancia de las entidades de gestión, añorantes de tiempos pasados en que todo lo podían, que se han dedicado a criminalizar a unos usuarios, llamándoles “piratas”. La mejor forma de acabar con la llamada piratería es favorecer las ofertas legales de contenidos, adaptando el modelo de negocio a los nuevos tiempos.

En los siete años de Zapatero, la derrota de la ley Sinde en el Congreso ha sido el mayor revolcón parlamentario socialista. Las presiones se han extremado y en el último momento el Gobierno ha cedido en el Senado en dos cuestiones más de imagen que de fondo. El problema continuará y se verá pronto la inutilidad de esta norma desdichada. Lo que no se entiende es qué gana el PP salvando la vida al PSOE y asociándose a este adefesio, cuando había mantenido una posición coherente y razonable, y el propio Mariano Rajoy estampó su firma contra el canon.

Una sutil advertencia
Francesc de Carreras La Vanguardia 17 Febrero 201

Catedrático de Derecho Constitucional de la UB

El diario El Mundo daba a conocer el domingo pasado que el Rey había tomado la iniciativa de reunirse, por separado y en privado, con cuatro ex presidentes del Tribunal Constitucional. Se supone que elmotivo de las entrevistas es la preocupación del Monarca por la actual situación del alto órgano jurisdiccional.

El Rey no tiene poderes políticos y su deber es permanecer neutral ante las disputas partidistas. Pero, como recordaba un breve comentario en el diario antes citado firmado por Secondat –pseudónimo que recordarán sin duda muchos lectores de La Vanguardia de los años sesenta–, “el Rey no es un simple espectador de lo que acontece en la escena política, sino el árbitro supremo”. En efecto, el artículo 56 de la Constitución establece que “el Rey arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones”.

Don Juan Carlos ha ejercido siempre esta delicada función con exquisita prudencia y una vez más así ha sido. ¿Cuál fue el tema de conversación entre el Rey y los ex presidentes del TC recibidos de forma sucesiva? Nadie lo sabe de cierto, aunque se supone: se trató, sin duda, del grave deterioro que está sufriendo una institución clave de nuestra democracia debido a los interesados manejos de los partidos, en especial, en el actual momento, de los dos grandes partidos estatales. El Rey no gobierna, pero modera y arbitra.

El profesor Tomás y Valiente, inolvidable ex presidente delTC salvajemente asesinado por ETA, sostuvo que en esta función moderadora y arbitral el Rey puede conjugar muchos verbos: “Escuchar, consultar, informarse, y puede después recomendar, sugerir, instar, aconsejar”. Creo que, de momento, el Rey ha conjugado los tres primeros y, muy sutilmente, ha insinuado a los responsables de la situación que, si hace falta, conjugará todos los demás. Todo ello sin desbordar sus funciones constitucionales, sino, precisamente, cumpliendo responsablemente con los deberes que la Constitución le impone. En efecto, cuando menos una institución, el Tribunal Constitucional, de forma reiterada no funciona de manera regular y los responsables del desaguisado siguen impasibles mirando hacia otro lado. Como dice Secondat, el árbitro puede sacar tarjeta roja.

Además, llueve sobre mojado. En los años en que ha estado pendiente la sentencia sobre el Estatut de Catalunya, el TC se ha convertido –con razón o sin ella, la mayoría de las veces sin ella– en la diana preferida de políticos y medios de comunicación. Pero ahora estamos en una fase distinta. Parecía que en diciembre pasado serían renovados todos los magistrados con mandato prorrogado: cumplió el Senado, que llevaba tres años de retraso, pero no el Congreso. Desde primeros de noviembre la Cámara Baja debe proponer a cuatro nuevos candidatos para sustituir a los actuales. No parece que haya prisa, la cuestión ha desaparecido de la agenda política y hasta se dice que la renovación no tendrá lugar hasta pasadas las elecciones generales, es decir, como mínimo hasta dentro de más de un año.

Dicho claramente, y repitiendo los mismos términos que empleó María Emilia Casas en su memorable discurso de despedida como presidenta del Constitucional: el retraso en los nombramientos es un incumplimiento grave de un inexcusable deber constitucional. Antes decíamos que el Rey, con el inteligente gesto de la semana pasada, cumple con los deberes que la Constitución le impone. Pues bien, el Congreso hace lo contrario: incumple con sus deberes a sabiendas.

Pero a este incumplimiento de los plazos se añade otro más de fondo que dura desde hace años: el procedimiento para la designación de magistrados no se adecua a las finalidades que la Constitución pretende. El complejo sistema de designación –cuyos rasgos básicos regula el artículo 159 de la Constitución– está encaminado a que losmagistrados sean juristas independientes y técnicamente cualificados para cumplir con la función que tiene encomendada un tribunal de esta naturaleza. Para conseguirlo, la designación se efectúa por tercios y los elegidos por las cámaras requieren una mayoría cualificada de sus 3/5 partes. Estas mayorías tan holgadas pretenden que los magistrados gocen de un respaldo lo más amplio posible entre todos los partidos con representación parlamentaria.

Pues bien, en realidad, el amplio respaldo se ha visto reducido, casi siempre, a cosa de dos, PSOE y PP, que entre ambos siempre superan la cualificada mayoría exigida. Además, estos partidos han convertido en costumbre una condición: el sistema de cuotas. Ello implica que cada partido designa libremente a sus candidatos sin acordar los nombres con el otro partido: el consenso, pues, se ha esfumado. Por ello ahora el PP acusa al PSOE de romper con esta costumbre al vetar a uno de sus candidatos. El acuerdo más amplio posible para designar magistrados ha sido sustituido por un sistema de cuotas cerradas con prohibición de veto: la finalidad constitucional ha sido claramente desvirtuada y es preciso volver a ella.

El Rey ha deslizado, astutamente, una sutil advertencia. El Congreso está más que avisado. Sólo falta que los responsables recojan el guante.

¿Revolución o involución?
POR JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 17 Febrero 2011

¿ESTAMOS ante la gran revolución que necesita el mundo árabe para modernizarse? Esa es la pregunta del millón, o billón, que nos hacemos todos. Sin que nadie, incluidos sus protagonistas, sea capaz de contestarla, tal vez por depender de los acontecimientos, aún en el alero. Pero no estaría de más que comenzáramos a analizarlos, para que no vuelvan a sorprendernos. Por lo pronto, hay que dejar sentado qué es una revolución. No un simple alzamiento contra los abusos, sino contra los usos, la definió Ortega. Es decir, un vuelco de los valores y estructuras de una sociedad. La substitución de la soberanía de un autócrata o de una casta privilegiada por la del pueblo. Medidas con tan estricta vara, revoluciones ha habido solo tres: la inglesa, del siglo XVII; la francesa, del XVIII, y la soviética, del XX. Las tres de inspiración occidental. Pues olvidaba decir, siguiendo también a Ortega, que la revolución es hija del idealismo griego. Por eso les cuesta tanto a las demás culturas asimilarla.

El mundo musulmán ha venido viviendo al margen de ella e incluso frente a ella. Sus «revoluciones» han sido siempre hacia atrás: una vuelta a la pureza del islamismo. Y, por si fuera poco, está formado por pueblos de civilizaciones tan antiguas o más que la nuestra —el Egipto de los faraones, el Irán de los persas, el Irak de Babilonia, la Siria de los Omeyas, la Turquía del Imperio Otomano—, reducidas a la condición de colonias por la formidable explosión europea del siglo XIX, lo que les ha creado un fondo de resentimiento. Hoy se han sacudido ese yugo, pero ¿pueden sacudirse el yugo de su pasado? ¿Puede darse en ellos la revolución, un producto occidental, ajeno a sus tradiciones?

Hay tres modelos para este cambio: el español, el de la Europa del Este y el de Irán. Seduce el español, por su suavidad y ausencia de derramamiento de sangre. Pero es el más difícil, al requerir una ancha clase media y un consenso entre las distintas fuerzas políticas para hacer el cambio. Algo que no se da hoy en el mundo árabe, donde la clase media es finísima y el consenso se limita a acabar con lo inmediato anterior, no hacia dónde ir. Tampoco sirve el modelo este-europeo. Aquellos países tienen una incipiente clase media, bien formada, y, sobre todo, ganas de unirse a Europa, a Occidente, cosa más que dudosa en el mundo árabe. En cuanto al modelo iraní, tuvo atractivo en un principio por lo que representaba de derribo de privilegios. Pero la rigidez del régimen islámico le ha ido haciendo perder glamour, sobre todo entre los jóvenes, y todo apunta a que aumentará esa tendencia.

Con lo que volvemos al punto de partida: ¿estamos ante la revolución que necesita el mundo árabe para modernizarse o ante una simple revuelta contra los abusos de sus dirigentes, que puede terminar en fundamentalismo islámico? A todos nos convendría lo primero, para que ese mundo no nos estalle bajo los pies. Lo malo es que una revolución no se reduce, como queda dicho, a corregir abusos, aprobar una nueva constitución y convocar elecciones. Esos pueblos ya han tenido elecciones y constituciones. Y el resultado ha sido gobiernos corruptos o clérigos inquisitoriales. Es mucho más fácil derribar un viejo régimen que levantar uno nuevo sobre la base de la libertad del ciudadano, entre otras cosas porque la libertad de cada uno está condicionada por la libertad de los demás. Un equilibrio inestable que solo se consigue con mucha práctica y más paciencia. Fíjense en lo que nos está costando a los españoles acostumbrarnos a ella, con un nivel económico muy superior al suyo. Sobre todo, cuando se comprueba que democracia no significa automáticamente prosperidad, que puede incluso significar empobrecimiento, al multiplicarse las reivindicaciones sociales y el desorden. La democracia no es barata, ni cómoda ni perfecta, como constatarán pronto las multitudes árabes.

Es una situación tan confusa como inquietante, ya que las dos grandes fuerzas en ese mundo, el ejército y el islamismo, parecen tocadas. La religión venía rigiendo todos los aspectos de su vida, hasta el punto de ser aquella una sociedad religiosa, con los clérigos como guías no solo espirituales, sino también terrenales, mientras los militares representaban, paradójicamente, la sociedad civil, con su cadena independiente de mandos, en estrecho contacto con sus colegas occidentales. Es como la única revolución digna de ese nombre en el mundo musulmán, la de Mustafa Kemal, en Turquía, que el actual gobierno islamista trata de atemperar, bajo la mirada atenta del ejército.

Pero de poco sirve que aquellos militares tengan planes modernizadores si se dejan arrastrar por la corrupción, como ha ocurrido en Egipto, lo que ha traído la presente crisis. Menos mal que no ordenaron disparar contra los manifestantes y obligaron a dimitir a Mubarak, pero ¿qué van a hacer cuando las demandas populares crezcan, las huelgas se multipliquen, las exigencias de castigo para los corruptos se alcen y la prosperidad no llegue? Pues las proclamas brillantes, como la del mariscal Tantauni: «La libertad del ser humano, el imperio de la ley, la fe en el valor de la igualdad, la democracia plural y la justicia social», no dan de comer. Más, pronunciadas por los mismos que apoyaron al régimen derribado. ¿O sigue siendo el mismo? Con el islamismo militante al acecho, listo para aprovechar el natural desencanto y una realidad mucho más sombría de lo imaginado en los gloriosos días de la protesta.

Pero tampoco hay que olvidar la X de todas las coyunturas históricas. Ese elemento inesperado que desbarata todas nuestras predicciones. Solemos basar estas en lo ocurrido en el pasado, que proyectamos al futuro. Pero el futuro se construye con elementos inéditos, que en este caso es la web, la red informática, que hace ocurrir todo en todas partes al mismo tiempo, acelerando los acontecimientos. ¿Qué impacto tiene en lo que está ocurriendo? Sabemos que estuvo en su origen, como detonante y propagadora, pero ¿continuará siéndolo o será apagada por uno de los dos grandes actores del drama, el ejército o el islamismo? No lo sé, ni creo que lo sepa nadie.

Pero que algo se mueve en el mundo musulmán tras siglos de inmovilismo es innegable, y eso solo es ya un acontecimiento histórico. Convendría aprovechar la oportunidad, que puede ser única, para aproximarnos a él, tras haber vivido siempre enfrentados. Para eso necesitamos tener en cuenta tanto los elementos conocidos de la situación como los nuevos que se están produciendo, esperar lo mejor y prepararnos para lo peor. Pero necesitamos sobre todo guiarnos por un principio hasta ahora desconocido en la política exterior: que en el mundo global en que vivimos sus intereses son también los nuestros, a saber, que la paz, el desarrollo y la justicia son un bien común, mientras la guerra, la miseria y la injusticia son las principales causas de nuestros males. Es tan ingenuo creer que la democracia va a florecer de un día para otro en el mundo islámico como cínico pensar que nos basta sustituir un dictador por otro para mantenerlo a raya. Nos interesa que tenga lugar en él una auténtica revolución, y el ejército es el que mejor puede garantizarla. Pero lo menos que podemos exigir a sus mandos es que no sean corruptos, ya que esa no sería una revolución, sino la más antigua e indigna de las contrarrevoluciones.

Es posible que esas masas de gentes nos digan a la postre que no quieren saber nada de nuestra democracia, que prefieren la suya, basada en el Corán, que incluso sigan considerándonos sus enemigos. Pero entonces ya no sería culpa nuestra que sigan viviendo en la miseria, la opresión y el pasado. Sería suya.

JOSÉ MARÍA CARRASCAL ES PERIODISTA

Violación en la plaza
La periodista Lara Logan fue rodeada por una turba de hombres enfebrecidos y violada brutalmente muchas veces
ALFONSO ROJO ABC 17 Febrero 2011

El comunicado de la CBS, corto y frío como un escalpelo, estremece. Cuenta que el 11 de febrero, el día que Mubarak fue destronado, la corresponsal Lara Logan estaba cubriendo el jolgorio de la Plaza Tahrir cuando fue rodeada por una turba de hombres enfebrecidos, separada a empellones de su equipo, violada brutalmente muchas veces y golpeada hasta el desmayo. Fue rescatada, al final, por una veintena de soldados alertados por varias mujeres y ahora se recupera en un hospital de Estados Unidos.

Lo primero que se le ocurre a uno es que para ser la Revolución de la Luz, como algunos la han bautizado poéticamente, la de Egipto ha tenido un prólogo bastante sombrío. No entro a juzgar, porque me produce vómito, el comportamiento de los facinerosos, que no eran unos pocos sino doscientos, pero creo que la actitud de la gente merece una reflexión.

¿Cómo es posible que algo así pueda suceder a la vista de todo el mundo, en medio de la multitud y con semejante saña? ¿Ser rubia, mujer, guapa y occidental va a ser también pecado?

No sería justo convertir la anécdota, por espantosa que sea, en categoría, pero resulta evidente que los protagonistas de la revuelta no eran solo blogueros, tuiteros y ejecutivos de Google, abrasados por el deseo de libertad y empeñados en tomar el destino en sus manos.

No hay epitafio sobre el régimen de Mubarak, donde no se afirme que Internet ha sido el arma más potente de la oposición, pero cada día tengo más dudas. Se pasa por alto que los secuaces del rais fueron capaces, en minutos, en la medianoche del 28 de enero, de cortar Facebook, Twitter, correo electrónico y «sms». Y que tuvieron seco al país cinco días. ¿Y si fue el Ejército, como en la Rumanía de Ceaucescu, quien manejo todos los hilos? Incluido el de internet.

La lucha actual mundial no es entre naciones, sino entre los pueblos y sus gobiernos
Francisco Rubiales Periodista Digital 17 Febrero 2011

Los mejores estrategas del poder mundial están asesorando al Ejercito egipcio para que venza a su pueblo en rebeldía. El modelo vigente de poder mundial, cuya esencia es "el dominio de unos pocos privilegiados, que se reparten la riqueza, sobre muchos sometidos, que se reparten la pobreza", está en peligro de ser derrotado, lo que ha generado alarma y pánico y en los grandes santuarios del poder mundial.

El siglo XXI se ha iniciado cargado de amenazas para el viejo sistema de sometimiento y control. Los pueblos del mundo, cansados de soportar a sinvergüenzas, ineptos y hasta asesinos en el poder, han empezado a rebelarse, cumpliéndose así dos vaticinios muy solidos y fundados: el primero es que la III Guerra Mundial sería la que enfrentase a los ciudadanos contra sus propios gobiernos, abusivos y predadores, y la segunda es que el siglo XXI será "el siglo de los ciudadanos", que se alzarán por fin contra los malos gobernantes y contra los muchos desmanes, abusos y crímenes cometidos por el poder político a lo largo del siglo XX, que fue "el siglo de los Estados y de los políticos".

La fase presente de la lucha por el control del mundo no se está librando entre las naciones, como había ocurrido hasta hoy, sino dentro de cada nación y en todo el mundo, enfrentando a los ciudadanos oprimidos contra sus opresores, que se encuentran atrincherados en el Estado, una forma novedosa e innovadora de lucha, que ha estallado porque los ciudadanos han descubierto que el principal problema mundial son los malos políticos y porque ya les resulta imposible soportar tanta opresión, injusticia, corrupción, abuso e indignidad de los poderes públicos.

Los sucesos de Egipto sirven de laboratorio, anticipo y modelo de lo que ocurrirá en muchos otros países a lo largo de este siglo. Ambas partes están aprendiendo de la experiencia y acumulando saber para mejorar sus estrategias y tácticas.

En la última etapa del combate egipcio, el Ejército ha dado un Golpe de Estado, una reacción tan desesperada como lógica, cuyo fin es detener y desactivar la revolución popular.

El Estado egipcio, como todos, está integrado por tres grandes bloques: los partidos, los poderes del Estado, con el gobierno al frente, y las fuerzas armadas. El pueblo no es Estado porque los poderosos hace mucho que decidieron expulsarlo. Durante los días de la rebelión cívica, el Estado egipcio ha retrocedido sin parar, haciendo concesiones al movimiento popular, atemorizado ante el empuje de las masas indignadas. El Estado ha tenido que sacrificar piezas valiosas para sobrevivir y ha arrojado por la borda al octagenario Mubarak, a muchos miembros del gobierno, al parlamento y a la misma Constitución. Sólo quedan las fuerzas armadas, la última playa y el último gran reducto del poder, dueño de las armas y capaz de liquidar a su propio pueblo para evitar que el orden opresivo e injusto que domina el mundo sea derrotado. El Ejército egipcio se ha quedado como dueño solitario del Estado, sin legalidad alguna que sustente su poder, sólo amparado en la fuerza bruta, frente a los odiados ciudadanos rebeldes, un rebaño que siempre ha sido secretamente despreciado y odiado por el poder real.

El Ejército egipcio es el mismo régimen, pero ahora vestido con uniforme. Es el heredero de Mubarak y el custodio último de una filosofía mundial que ha tomado el poder y que se sustenta en el engaño, la opresión, la desigualdad y la injusticia.

Las estrategias desplegadas por el poder en Egipto son archiconocidas en la historia de las revoluciones. Cuando las multitudes se rebelan, el poder recurre a todas las artimañas posibles, legales o ilegales, abiertas u ocultas, incluso a las más siniestras, para defender sus posiciones de privilegio y dominio. El Ejército, que está en estos momentos asesorados por los mejores estrategas del poder mundial, conscientes de que no pueden perder la batalla del poder porque entonces el engaño reinante en el mundo entero podría caer, victima de una intensa reacción en cadena, sabe que el tiempo juega en su contra y que el actual "statu quo" sólo durará hasta que los líderes populares descubran que esos uniformados mimetizados como amigos no tienen voluntad alguna de cambiar las cosas y que su único objetivo es reinstaurar la opresión y el dominio sobre las masas.

Ahora es el tiempo del engaño y de los trucos. Desde el poder se harán más concesiones y todo parecerá que ha cambiado, desde el estilo del poder a los escenarios, sin olvidar los discursos, las promesas y hasta las costumbres y las vestimentas, pero en realidad no cambiará nada sustancial. Será como en la célebre obra el Gatopardo, donde había que cambiarlo todo para que todo siguiera igual.

La clave de la victoria reside ahora en el tesón y en la lucidez del pueblo Egipcio, que tiene dos opciones: o resiste hasta que el enemigo sea definitivamente derrotado, o sucumbe a los engaños y promesas, como desean todos los poderes del mundo, abandonando su voluntad de resistencia y entregando de nuevo la soberanía a un poder que, aunque parezca distinto, será el mismo de siempre, depredador, camaleónico, injusto, dispuesto a todo con tal de acumular riqueza y poder, de esquilmar a los débiles para beneficiar a la brutal cofradía de los privilegiados.

Si quiere vencer, el pueblo tiene que seguir en la lucha, minando la unidad del ejercito, muy deteriorada y podrida por la corrupción, abriendo grietas en la estructura jerárquica, desenmascarando a los tiranos camuflados ante la opinión pública, plantando cara al gansterismo mundial.

La lucha egipcia es apasionante, no sólo porque está poniendo en riesgo la estructura mundial del verdadero poder, sino porque es uno de los primeros capítulos de la revolución mundial de los oprimidos, que, cansados de soportar a ganster que roban,engañan, manipulan y hasta asesinan al frente de sus estados, quieren imponer decencia y justicia en el planeta. Es la revolución de los indignados, de los humildes y oprimidos contra "la casta".

Nota: si alguien no entiende la lucha mundial de los indignados, que mire ESTE VÍDEO... y la entenderá.:
http://www.youtube.com/watch?v=n8-WBvEfdH8&feature=p
Voto en Blanco

Egipto, Irán y el tiro por la culata
Rubén Kaplan Minuto Digital 17 Febrero 2011

La presurosa adhesión de la República Islámica de Irán a las multitudinarias protestas de gran parte de la población egipcia ,que culminaron con el golpe militar embozado, que derrocó al el ex presidente Hosni Mubarak, actuó como un bumerán contra el país persa, que fue escenario de la concentración de una miríada de manifestantes opositores (que fueron atacados con fiereza) al régimen del Ayatolá Jamenei y del presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Indignados por el doble rasero del régimen teocrático, que apoyó la sublevación popular en Egipto mientras reprime brutalmente a sus propios ciudadanos, miles de iraníes, muchos de los cuales eran hombres mayores que acudieron junto a sus esposas e hijos, se congregaron en Teherán y otras 30 ciudades de Irán cantando consignas y portando pancartas con la leyenda “muerte al dictador”. Cabe consignar que hace poco más de una semana, Irán alababa las manifestaciones callejeras en Egipto, calificándolos de una revolución islámica que estaba imitando a la del ayatolá Jomeini en 1979.

Al igual que en las protestas por las elecciones fraudulentas del 2009, que duraron varios meses y donde murieron decenas de personas y miles fueron encarceladas, las temibles fuerzas para-policiales “Basij”, desplazándose en motos, fueron partícipes de la represión que en principio causó la muerte de una persona y decenas de heridos. En virtud de la censura que impera en Irán, no se precisó el lugar de la capital donde se registraron los incidentes y sólo se consignó que las víctimas fueron atacadas con armas de fuego. En ocasión de los comicios tramposos referidos anteriormente, las autoridades iraníes arrestaron a cientos de personas acusadas de conspirar con fuerzas extranjeras para tratar de derribar al régimen. Muchas de ellas fueron juzgadas y condenadas a diferentes penas de prisión y, en algunos casos, a la pena capital.

Luego de un período de ostracismo por la implacable persecución de la que es objeto, la oposición iraní emergió, difundiendo un comunicado a través de la página web Kaleme.org,- consustanciada con el líder reformista Mir Hussein Mousavi- en el que instaba a la población a manifestarse en el centro de Teherán en apoyo de Túnez y Egipto, acto prohibido por el régimen en una grosera dicotomía. En la convocatoria, los opositores criticaban, además, la “hipocresía” del régimen iraní, que ha apoyado públicamente los alzamientos en el norte de África al tiempo que impide las manifestaciones en su propio territorio. Prueba de ello, es que en esta oportunidad, la oposición iraní denunció que un número indeterminado de personas fueron igualmente arrestadas en la ciudad de Isfahan, en el centro del país, y en Teherán, donde se produjeron enfrentamientos entre efectivos de las fuerzas de seguridad y manifestantes.

Testigos en el lugar de los acontecimientos declararon que estos últimos, que se habían reunido sigilosamente en la famosa plaza Azadi- cercana a la Torre del mismo nombre desde cuyo mirador posibilita ver con amplitud la ciudad capital de Teherán- fueron dispersados por gases lacrimógenos y balas de salva y plomo. Como consecuencia de los disturbios, como es de rigor, Irán procedió al arresto de numerosas personas. Entre los detenidos se encontraba el Cónsul de España en Teherán, Ignacio Pérez Cambra, quien fue privado de su libertad por cuatro horas, hecho que el país ibérico considera que viola el Convenio de Viena que regula las relaciones diplomáticas entre los países. El Cónsul, fue arrestado en la puerta de su propia Embajada, sin cargos formales, tras haber estado, junto al Embajador, en la zona en que se desarrollaban las manifestaciones convocadas por la oposición al régimen iraní, algo que las autoridades españolas consideran forma parte de sus obligaciones inherentes al cargo.

La hipocresía y doble discurso del gobierno de Irán se manifiesta en muchas de sus actitudes y políticas. Cualquier disconformismo o protesta legítima en su país, lo atribuye a la insostenible teoría de la conspiración que tiene como brazo ejecutor a EE.UU. y a la “Entidad Sionista” como eufemísticamente denomina al Estado de Israel ,que se empecina en desconocer y al que reiteradamente amenaza con destruir.

El martes 15 de febrero, en la televisión estatal, el líder supremo iraní ayatolá Ali Jamenei, tras un encuentro que mantuvo el presidente Mahmoud Ahmadinejad con su homólogo turco Abdullah Gul -de visita en el país persa- elogió al Gobierno de Turquía por haberse distanciado de Israel. “Los cambios en la situación política de Turquía, sobre todo tomando distancia del régimen sionista ha llevado a este país más cerca del mundo islámico”. Las relaciones carnales entre iraníes y turcos, no fueron óbice para que Abdullah Gul, en el segundo día de su visita oficial a Teherán aceptase una invitación de los manifestantes a unirse a ellos. Pero cuando se disponía a viajar en un convoy para saludar a la multitud, Ahmadinejad ordenó al servicio de Seguridad que impidiese el contacto de Gul con la gente, aunque implicase un malestar y fricción diplomática con Ankara. El presidente turco según informó Debkafile, desistió de su intención, pero la tensión entre él y su par iraní se palpaba cuando se dirigían a una conferencia conjunta al final del día.

La caída de Mubarak fue recibida con alborozo por Irán, ya que consideraba al ex presidente egipcio uno de los principales aliados de Estados Unidos en Medio Oriente, además de ser una valla a la pretensión hegemónica islámica de Irán en la región. Los mayores enconos contra Egipto fueron sin duda el tratado de paz que suscribió el Presidente Anwar el-Sadat con Israel en 1978 y el asilo político concedido al depuesto Sha de Irán.

El 6 de octubre de 1981, el asesinato del presidente Anwar el-Sadat por parte de la Yihad egipcia en el transcurso de un desfile militar en El Cairo fue ejecutado por radicales islámicos. Los responsables del asesinato fueron inmediatamente detenidos: los hermanos Tarek y Abud Al Zomor, pertenecientes al movimiento integrista Al Yihad, recibieron la pena de cadena perpetua. El principal acusado, Jaled Eslambuli, quien fue condenado a muerte, tiene una calle con su nombre en Teherán como premio al magnicidio que cometió.

Cataluña
Instan a la Real Academia Española a que se desmarque de las declaraciones de su director a favor de la inmersión
Tolerancia solicita a los académicos que hagan ‘cuanto esté en su mano para desligar la institución’ de las recientes declaraciones de su director, ya que constituyen ‘tomar partido por una opción política determinada’.
Redacción www.vozbcn.com 17 Febrero 201

La Asociación por la Tolerancia ha solicitado a los miembros de la Real Academia Española (RAE) que hagan ‘cuanto esté en su mano para desligar la institución’ de las recientes declaraciones de su director, José Manuel Blecua, en las que se posicionaba a favor de la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán, algo que, para la entidad, constituye ‘tomar partido por una opción política determinada’.

‘Como no se les escapa, las palabras del señor Blecua tienen una importante carga política (como opinión personal, pero que no puede ser desvinculada de su posición en la RAE) que, ante todo, perjudica a la necesaria neutralidad de la institución y va en contra de las personas que, amparadas por la Constitución y exigiendo ejercer todas sus libertades como ciudadanos, han elegido expresarse en lengua castellana también en Cataluña y que desean ejercer como padres la potestad de elegir en qué lengua son educados sus hijos’, señalan en una carta enviada a los académicos.

Los nacionalistas ‘utilizan’ los argumentos de Blecua
La entidad advierte de que diferentes formaciones nacionalistas en Cataluña están utilizando las palabras de Blecua como ‘argumentación’ para aprobar mociones municipales de rechazo a las sentencias del Tribunal Supremo que instan a la Generalidad a ‘adaptar su sistema de enseñanza’ para ‘que el castellano sea reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria’.

Y pone como ejemplo un pleno del Ayuntamiento de Castelldefels (Barcelona) en el que se apeló al director de la RAE, produciéndose una ‘desautorización moral que suponía que las opiniones del más alto representante institucional de la lengua española fueran utilizadas como argumento de autoridad por quienes la atacan’, indica Tolerancia.

Los promotores evitan la inmersión para sus hijos
La asociación denuncia que ‘en boca de los nacionalistas radicales ocuparán un lugar de honor, como aval principalísimo, las declaraciones del director de la RAE, unas declaraciones que –en nuestra modesta opinión– poco tienen que ver con la tarea de fijar, limpiar y dar esplendor al idioma’.

Y recuerda que ‘los propios promotores de esa política excluyente, como los señores Montilla o Mas dejan patente su valoración al escolarizar a sus hijos, pretendiendo –lógicamente– lo mejor para ellos, en centros docentes privados donde no rige la inmersión lingüística, con el objeto de que sean académicamente competentes en una lengua tan importante a nivel mundial como la española. En un alarde de generosa entrega, dejan para los hijos del populacho el monolingüismo en catalán’.

Mario Conde presenta la Fundación Civil, "un foro en defensa de la libertad"
El empresario asegura que no tiene la intención de crear un partido político. Pretende "despertar a la sociedad y promover la participación ciudadana".
M. L. Alonso. Madrid www.gaceta.es 17 Febrero 2011

Mario Conde presentó ayer en Madrid ante un auditorio abarrotado los ejes que rigen la Fundación Civil, un movimiento que nace con la intención de convertirse en un foro social “en defensa de la libertad, el humanismo y la sociedad civil”.

El propósito final de esta asociación no es avanzar hacia la creación de un partido político, aseguró Conde, sino impulsar la participación ciudadana para "interceder en favor de todos" en las decisiones que toman los legisladores. “No queremos suplantar a nadie, queremos ser nosotros”, explicó el empresario, en cuya intervención hizo especial hincapié en la necesidad de modificar la Ley Electoral y simplificar los procedimientos para que la influencia de las iniciativas populares sea una realidad.

El abogado afirmó que lejos de lo que algunos apuntan, él no tiene “ningún afán de protagonismo” y que lo único que ha impulsado la formación de este movimiento es “despertar” a la sociedad del letargo en el que se encuentra y también a la “clase política endogámica”. “Si nos organizamos al final los partidos políticos tendrán que escucharnos”, aseveró Conde.

Financiación de partidos
Los aplausos fueron más intensos en el momento en el que Conde elevó al foro la necesidad de que los partidos políticos “se financien con personas que quieran hacerlo y no con cargo a los Presupuestos Generales del Estado”, “igual que determinados movimientos sindicales”. Simplificar la estructura del Estado y avanzar en una unión de municipios que sirva para eliminar cargos innecesarios es otra de las medidas por las que aboga esta Fundación.

Recuperar las competencias en materia de educación, sanidad, política fiscal y relaciones internacionales es también una de las propuestas de este foro, que pretende convertirse en un ágora en la que todos los ciudadanos tengan un espacio para dialogar y llegar a consensos sobre cuestiones clave para el futuro de la sociedad.

Otro de los miembros del patronato de esta fundación, el catedrático Merino, resumió el objetivo principal de la Fundación Civil con una elocuente frase: “Democracia es participación”. Esa es la primera premisa sobre la que se asienta esta organización.

En su mente desde 1993
Pero este movimiento no es espontáneo. Mario Conde ha admitido en varias ocasiones que esta idea le rondaba desde el año 1993. La primera piedra de este proyecto surgió tras la publicación de su blog, que más tarde se convirtió en un foro en Internet que comenzó a aglutinar a centenares de personas y de ahí surgió esta iniciativa popular, que según Mario Conde debe ayudar a combatir “el miedo” y crear “una conciencia social basada en convicciones”.
Sin duda, la frase pronunciada ayer por el empresario que más entusiasmo levantó entre el público asistente al acto fue: “Nada es imposible”.

Sus señorías se ajustan los 'pinganillos' en el Senado
 www.gaceta.es 17 Febrero 2011

El presidente de la Junta de Extremadura ha defendido que un ciudadano de una comunidad en la que existen dos lenguas cooficiales "tiene el derecho de poder hablar en las dos" pero tiene la "obligación" de se le entienda. "Porque su derecho termina donde empieza el mío", ha indicado el presidente autonómico.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha confesado que sintió "vergüenza" cuando en el Senado se pusieron en marcha los "pinganillos" de traducción simultánea porque parecía un "mundo irreal" y porque los ciudadanos "no" lo entienden.

Vara ha defendido que "nunca más" puede volver a repetirse esta situación y ha advertido de que "cada día" va a "costar más" que los ciudadanos entiendan a los políticos, quienes van a "conseguir que la gente acabe no yendo a votar".

"Porque somos capaces de plantear cosas que no tienen nada que ver ni con el desarrollo ni con el progreso ni con la España de las autonomías", ha apostillado.

"Yo me escondí aquel día, estaba presente y me hubiese bajado del escaño para que no me vieran, porque me daba vergüenza", ha dicho el presidente extremeño en una ponencia organizada en Mérida por el Club de Debate de 'Iniciativa +1' y 'Empresa y Finanzas'.

Fernández Vara ha criticado que se haga y se defienda "con una absoluta naturalidad" la utilización de la traducción simultánea para permitir que el uso de varios idiomas.

Ha defendido que un ciudadano de una comunidad en la que existen dos lenguas cooficiales "tiene el derecho de poder hablar en las dos" pero tiene la "obligación" de se le entienda. "Porque su derecho termina donde empieza el mío", ha indicado el presidente autonómico.

"Yo tengo derecho a que yo lo entienda a usted; usted habla en su idioma, en el que sólo es suyo, y luego habla en el que es de los dos, pero yo no me pongo un pinganillo para escucharlo a usted", ha enfatizado Vara, quien se ha referido a esta cuestión tras apuntar la necesidad de "arreglar" de "una vez por todas" cuestiones que están "limitando" la libre circulación de personas en España "por la vía de hecho".

Ha subrayado que "no hay que solo hacer las cosas sino parecerlas", por lo que "nunca más podremos ver la imagen de dos españoles hablando a través de un pinganillo" porque "eso no es posible".

"Dos ciudadanos del mismo país no pueden hablar a través de traducción simultánea, eso es imposible, porque los ciudadanos ya no lo entienden", ha concluido Vara su disertación sobre este asunto durante su ponencia en el Hotel Velada de Mérida.

AVANCE ISLÁMICO EN EUROPA
Los Musulmanes se apoderan de Francia
Julio C. Andrade Minuto Digital 17 Febrero 2011

Parece que los musulmanes se están apoderando de Francia. A la hora de la oración islámica, una concurrida calle de un mercado en el norte de Paris, a pocos pasos de la Basílica Sacré Coeur, se bloquea por hombres que en plena vía se inclinan hacia la meca para dirigir oraciones a Allah.

El musulmán, a cualquier país que fuera, quiere imponer su forma de vestir, su religión, sus comidas, y a veces parece olvidar el refrán que dice: “Al país que fueras haz lo que vieras.” El problema es que están convencidos de que el resto del mundo que no sea musulmán está equivocado en todo.

En un reportaje publicado por BBC mundo, Gerardo Lissardy afirma que la comunidad musulmana en Francia alcanza los seis millones de personas y sus tradicionales oraciones de los viernes ahora tienen lugar en una veintena de espacios públicos en toda Francia.

Estas oraciones al aire libre permitidas por las autoridades francesas han sido fuente de controversia recientemente entre los ciudadanos franceses.

Desde el Frente Nacional se afirma que este fenómeno es una prueba de que los musulmanes se están apoderando de Francia y convirtiéndose en una fuerza invasora.

En Francia, donde el Islam es la segunda mayor religión, después del católicismo, un 42% de la población ve el Islam como una amenaza a la identidad nacional.

En otras palabras, parecería que los musulmanes quieren hacer un país dentro de otro país que se llama Francia.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Jugar a la pelota en castellano
Esto está llegando demasiado lejos. No quiero vivir en una sociedad donde los profesores vigilan que los niños no hablen castellan en el patio
ALBERT RIVERA ABC Cataluña 17 Febrero 2011

Esta semana hemos conocido, a través de la campaña Cataluña bilingüe, escuela bilingüe que C,s puso en marcha hace dos meses, la última barbaridad del régimen talibán lingüístico que tenemos instalado en la Generalitat. Unos padres han denunciado que en un colegio público de Sitges, a la hora de evaluar a un alumno de 5 años, se le ha suspendido en el apartado de lenguaje verbal —para que lo entiendan los chicos de P-5 se hace simbólicamente con un pegatina roja en forma de semáforo— por hablar en castellano en la hora del recreo. Es decir, la conselleria de educación, antes regida por el socialista ErnestMaragall y desde enero por la convergente Irene Rigau, en cumplimiento de la ley de educación de Cataluña cuyo texto dice que la única lengua vehicular en la escuela inclusive en el patio debe ser el catalán —hoy ya inconstitucional en materia lingüística después de la sentencia del TC sobre el Estatut—, ha decidido evaluar a los alumnos, entre otras cosas, de la lengua que hablan en el patio, a modo de comisarios lingüísticos, para «corregir» la mala conducta de hablar con los amigos la lengua oficial de su país, la lengua mayoritaria de los catalanes y además su lengua materna.

Los nacionalistas ya no se conforman con violar el derecho constitucional a recibir una educación bilingüe en Cataluña reconocido por el TC y el TS en diversas sentencias, ahora incluso amonestan con un «gomet» rojo a quien habla castellano jugando a pelota o a policías y ladrones.

Esto está llegando demasiado lejos. No quiero vivir en una sociedad donde los profesores vigilan que los niños no hablen castellano en el patio, donde se crean oficinas de delación lingüística para multar un millón de euros a los comerciantes que rotulan exclusivamente en la lengua oficial del estado, donde TV3 subtitula películas en castellano al catalán o donde se multe a los cines que no ofrezcan un 50 % de salas dobladas al catalán -aunque éstas se queden vacías-. Mientras esto pasa, tenemos que escuchar a los nacionalistas reclamar con cinismo que en el senado se use pinganillo para mostrar la España plurilingüe. Para ellos España es plurilingüe, cosa evidente, pero Cataluña debe ser monolingüe.

Y es por uno de estos motivos por el que desde Ciutadans, con el apoyo de centenares de padres y madres, hemos decidido llevar a los tribunales al gobierno Mas y a su consellera de educación que desacatan las sentencias judiciales que les obliga a suprimir la inmersión obligatoria en catalán e instaurar un sistema de convivencia lingüística bilingüe. Empieza otro año la pre-inscripción escolar, ahora con las justicia en contra, y siguen implantando el modelo monolingüe a sabiendas de que es ilegal. Vamos a llegar hasta el final para que, como dicen las sentencias y nuestra campaña, una sociedad bilingüe, tenga una escuela bilingüe.

Cataluña
Mucha más escuela en catalán
Sobre la necesidad de abrirle, aunque sólo sea un poquito, la puerta al castellano en las escuelas podía tener uno constancia con sólo ver la ceremonia de los Goya,
e. rodíguez marchante ABC Cataluña 17 Febrero 2011

Desde que el Supremo dictó sentencia sobre la prohibición de excluir el castellano como lengua vehicular, junto al catalán, de la educación en los colegios, han surgido al parecer varias plataformas con el fin de defender la escuela exclusivamente en catalán, ya que puede correr peligro todo el equilibrio educativo actual. Este movimiento de piezas bélicas ha de ser lo que hace unos años se llamó «guerra preventiva»; es decir, por si acaso. Y ha de ser por si acaso, porque hoy por hoy sacar una pancarta por la escuela exclusivamente en catalán es como sacar una pancarta por la prohibición del toro bravo o a favor del carril-bici. No sólo se imparte exclusividad y prohibición, también se imparte pancartismo.

Sobre la necesidad de abrirle, aunque sólo sea un poquito, la puerta al castellano en las escuelas podía tener uno constancia con sólo ver la ceremonia de los Goya, donde, con mucha justicia, resultó vencedora una película catalana y casi todos sus intérpretes. Las enormes cualidades de «Pa negre», de Agustí Villaronga, permitió a varios de sus protagonistas salir al escenario y decir allí sus agradecimientos y alegrías…, y no me referiré ya a los más adultos, que allá penas y lamentos, sino a los dos más jóvenes, en edad escolar, y que ganaron los premios a la mejor actriz revelación y al mejor actor revelación, Marina Comas y Francesc Colomer, especialmente este último, para el que significó un auténtico suplicio expresarse en un castellano rudimentario ante los presentes y los telepresentes… Al escucharlo (está en su derecho y en el de su familia el de expresarse de modo tan elemental y pobre en la otra lengua oficial de su país), no da precisamente la impresión de que tengan que aflorar muchas pancartas con la leyenda de «en defensa de la escuela en catalán», sino más bien la contraria, o una que diga «un poquito de escuela en castellano», no vaya a ser que los llame algún día Almodóvar para rodar en La Mancha.

Batasuna: de la boina a la corbata
Con una falsa respetabilidad, suspira por una democracia que ha pisoteado sin piedad.
Javier López www.gaceta.es 17 Febrero 2011

Podríamos decir que el trayecto que pretende recorrer Batasuna o “Etasuna”, al decir de Eduardo García Serrano, es el que va de una boina a una corbata, con todo mi respeto hacia ambas prendas, pero me sirve el simbolismo.

Batasuna vuelve a darnos el tostón con su legalización y ahora han dejado en casa la boina y se han puesto corbata, han entrado de lleno en las sutilezas dialécticas del nacionalismo encorbatado, donde no todo es lo que parece ni se dice todo lo que se quiere decir, o mejor, se ocultan (según el día, la hora y las conveniencias) las verdaderas intenciones y las auténticas querencias en un mar de convencionalismos democráticos plasmados en unos estatutos reglamentariamente constitucionales que nos han presentado como si del bálsamo de Fierabrás se tratara.

Una ceremonia de la confusión, un baile de máscaras, un tira y afloja eterno e insoportable: ese es el nacionalismo al que ahora se quieren apuntar los batasunos. Dicen que aceptan la democracia, que repudiarán cualquier muestra de violencia, que representan el sentir de la izquierda abertzale. El problema es que no se desmarcan del proyecto racista y totalitario al que han dado cobertura política hasta ayer, la tiranía a la que han sometido durante 40 años al pueblo, que no piden perdón a sus víctimas, que no se arrepienten de la violencia pasada, que no garantizan a los 200.000 exiliados vascos que puedan volver a casa.

Falla que todo huele más a estrategia política para recuperar espacios de poder y subvenciones españolas (por cierto), que a convicción profunda. Rechina demasiado el mensaje de esta izquierda abertzale que, por lo demás, ya está representada en el Parlamento vasco por otros partidos que también se reclaman de izquierdas y nacionalistas vascos. Resultan muy poco creíbles estos nuevos batasunos con corbata aunque hayan guardado la boina en casa, esa noble boina vasca que ellos han deshonrado tanto.

La democracia y España no pueden sucumbir ante ellos. No vale esa cierta ingenuidad (ciertamente impostada) del lehendakari Patxi López: “Ojalá el Tribunal Supremo los declare legales”. ¿Alguien se podría imaginar al Partido Nazi declarado legal tan sólo con una simple operación de maquillaje en sus estatutos internos? Aquí estamos hablando de lo mismo. Racismo, totalitarismo… No todas las ideas son respetables, por más que adapten sus estatutos al marco constitucional.

Se percibe, ya digo, algo de impostura entre algunos dirigentes del socialismo vasco, una auténtica pena. No quiero hablar del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, con su calificativo de VIP para referirse al terrorismo etarra en comparación con el islamista. Tal aseveración no pasaría de ser una payasada si no constituyera una aberración y una ofensa para las víctimas. Pero lo malo es lo del lehendakari y sus indisimulados deseos de que ese partido, al que han llamado Sortu, sea declarado legal. Al menos Patxi López debería tener la delicadeza de consensuar estos mensajes con el partido que le está permitiendo gobernar.

Todos celebramos el pacto PSE-PP como uno de los acontecimientos más dichosos en la historia de la actual democracia, lo celebramos aunque por el camino se quedaran valiosísimos dirigentes de los populares vascos que se habían batido el cobre en defensa de España y la democracia en los peores años del terrorismo de las bombas y los tiros en la nuca, o del terror callejero impuesto en las calles vascas por los cachorros de ETA. Pero el pacto ahora corre peligro. Sin duda, el socialismo vasco de Patxi López (no así el representado en su día por Redondo Terreros) vislumbra un horizonte más deseable caminando de la mano de una Batasuna reconvertida que de un Partido Popular que siempre produce sarpullidos en este sector del PSE. En una palabra, en la ensoñación de Eguiguren (secundada por Patxi López) mejor es un bloque social-independentista al estilo del configurado en Cataluña por el Tripartito que un bloque constitucional como en el que ahora se encuentran y que tan importante debería ser para la normalización del País Vasco y, digo bien, normalización, porque normalizar una comunidad no es someterla a un proyecto nacionalista de manera obligatoria como pretenden los nacionalistas en su extraño concepto de normalidad, sino respetar la libertad de sus gentes.

En las tierras vascas, Patxi López juega con al menos dos barajas, como quieren hacer ahora los batasunos, que siguen con su flequillo y su boina aunque pretendan colarnos su mercancía demasiado averiada con los aires de esa falsa respetabilidad encorbatada y bien peinada que clama y suspira por una democracia que han pisoteado sin piedad. Da la impresión de que López, sabedor de que el PNV nunca más volverá a ser su aliado tras lo ocurrido en las últimas autonómicas, pretende ir sembrando la futura alianza con el nacionalismo de izquierdas. El año que viene son las elecciones al Parlamento vasco y, como los acontecimientos sigan en la órbita actual, en ese momento pueden quedar truncadas muchas ilusiones que depositamos en aquel pacto que comenzó a curarnos del sarampión nacionalista que cubría con los colores de la ikurriña hasta el último puente sobre la ría del Nervión.

*Javier López es periodista.

Presidente viademocratica.org
Sociovergüenza ‘made in Catalonia’
Pablo Barranco Schnitzler Minuto Digital 17 Febrero 2011

¡ El Tripartit ha muerto ! ¡ Viva la sociovergüenza ! ¿Hasta cuándo nos seguirán tomando por idiotas?

En noviembre de 2010, el fracasado Tripartit nos decía que acumulábamos una deuda de sólo 3.344 millones de €. Total, cuatro duros. Y se pregunta uno: ¿para qué pusieron entonces en circulación los bonos made in Catalonia?

Sólo unos días más tarde, el Molt Honorable José Montilla le traspasaba al Molt Honorable Artur Mas, aparte de los poderes, una deuda de 3.845 millones de €. Caray, decíamos algunos, pues sí que ha crecido el niño en tan poco tiempo. Pinta feo el asunto de las pelas.

En plena cuesta de enero de 2011, el ya aposentado Govern descubre que la deuda, ¡oh, sorpresa!, llega hasta los 7.552 millones de €, y le echa la culpa al Govern de su antecesor. Que si las escapadas secretillas a Perpignan, las limousinas tuneadas, el mantenimiento de las pseudoembajadas en el extranjero, los viajecitos pagados para visitar a tribus africanas y muchos otros gastillos “de bolsillo” que ni conocemos ni conoceremos nunca. Si antes pintaba feo, ahora ya es una sensación de indignación la que recorre el cuerpo de todo buen catalán.

Una vez más, aparece el aparato del PSC para tranquilizarnos: que Mas (“más de lo mismo”), exagera. Que no son 7.552 millones de €, hombre, que sólo son 7.200 millones de €. Menos mal, porque sin esta corrección a la baja habríamos estado al borde del colapso financiero. Pero una vez más (y van…), el PSC nos ha salvado, después de este cambio radical la cosa cambia. SOLO debemos 7.200 millones de €, esto está chupado. Venga, si todos arrimamos el hombro, conseguiremos pagar…los sueldos de los funcionarios el mes que viene. ¿Y luego qué? ¿La nada?

Y estábamos precisamente ocupados con nuestras cavilaciones cuando una fría y nebulosa mañana de febrero nos levantamos, encendemos la radio y, ¡tierra trágame!, resulta que NECESITAMOS 11.662 MILLONES DE EUROS para que esto no se vaya al garete. Y lo está comunicando el Govern de la Generalitat, no es un vudú de las estrategias financieras el que lo dice. Esto es inaudito. Esto no hay quien lo arregle. En sólo 3 meses la cifra oficial se ha casi ¡cuatruplicado! Efectivamente, nos siguen tomando por idiotas. Vaya cara más dura.

La historia tiene un colofón kafkiano: el mismo día nos tenemos que enterar por boca del PSC que es todo mentira, que “sólo” necesitamos 8.788 millones de €. Según el PSC, claro, porque a los pocos minutos salta otra vez la alarma desde Madrid: según la ministra Salgado, el actual Govern tiene razón, nos hacen falta urgentemente 11.662 millones de €.

Esta historia, real como la vida misma, sería para echarse a reír si no fuera porque Catalunya y España se encuentran actualmente a la cola de Europa en casi todos los baremos: el empleo, la educación, la productividad, las ayudas sociales a los que realmente se las merecen y muchas cosas más. Mientras tanto, el nuevo Govern sigue haciendo el ridículo: pretenden salvar la crisis con una reducción de gastos en las administraciones de un 9%. Patético. Hay que coger la sartén por el mango y ventilarse al 50% de los inútiles a todos aquellos que siguen cobrando sueldazos a cambio de no hacer absolutamente nada

La situación es inaguantable, pero no sólo en Catalunya. Junto a la nuestra, las otras dos Comunidades más endeudadas son Madrid y Valencia, ambas gobernadas por el PP, ese que a partir de 2012 dice que solucionará de golpe todos nuestro problemas. A esto hay que añadir la ciudad de Madrid, que, al igual que Catalunya, por subirse a la montaña rusa de la especulación, la gestión nefasta y la corrupción, está metida en un oscuro túnel financiero del que no sabe cómo salir.

Por tanto, ni socialistas, ni convergentes ni populares, van a coger el toro por los cuernos. Son incapaces de llevar adelante dignamente una gestión austera y realista, con sacrificios demostrables y no medidas de marketing político.

Con toda la honradez y humildad, desde el equipo humano de Vía Democrática, intentaremos empezar a arreglar desde algunos ayuntamientos esta situación caótica, de la que los únicos culpables son los políticos que, durante muchos años, se han llenado los bolsillos de manera indigna y rastrera.

EDUCACIÓN | En centros plurilingües
Los alumnos valencianos podrán elegir la lengua en que responden los exámenes
* Con independencia de si la asignatura se imparte en valenciano o castellano
Europa Press | Valencia El Mundo 17 Febrero 2011

La Conselleria de Educación propone que en los centros que formen parte de la red plurilingüe los alumnos puedan elegir si quieren realizar las pruebas oficiales en valenciano o castellano, con independencia de la lengua en la que se imparta la asignatura.

Así se establece en el borrador de la orden que establece la red de centros plurilingües que ha presentado este jueves la administración a los sindicatos en una Mesa Técnica.

En concreto, el documento señala que "en los centros pertenecientes a la red plurilingüe, con independencia del idioma en que se imparta cada una de las áreas, materias o módulos en las distintas enseñanzas, el alumnado tendrá derecho a realizar las pruebas de evaluación de carácter parcial o final en castellano o en valenciano, decisión que adoptará exclusivamente el propio alumno o alumna".

De igual modo, la orden -aplicable a los centros públicos y privados concertados- explica que esta red estará constituida por aquellos centros docentes de la Comunidad que oferten en su propuesta curricular para las distintas enseñanzas autorizadas al menos un área, materia o módulo no lingüístico en un idioma extranjero, preferentemente en inglés.

Los centros pertenecientes a este colectivo se caracterizarán por "la coexistencia y convivencia en el currículo de las dos lenguas oficiales de la Comunidad Valenciana y de, al menos, una lengua extranjera".

Asimismo, se destaca que "la propuesta plurilingüe deberá adaptarse a la persona y a sus diferencias individuales, reconociendo las potencialidades de cada uno y sus necesidades específicas". "Desde este planteamiento, se velará por el respeto no sólo a las necesidades del alumnado, sino también a sus intereses, sus deseos y su aspiración a lograr un desarrollo pleno e integral que posibilite el máximo grado de capacitación lingüística", advierte.

Distintivo 'visible'
Los centros que deseen formar parte de la red deberán dirigir su solicitud a la Dirección General de Ordenación y Centros Docentes. Si finalmente se incorporan, la Conselleria distinguirá a los centros con un distintivo específico que se colocará "en lugar visible".

Tras conocer el contenido del borrador, el Sindicat de Treballadors i Treballadores de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV-Iv) ha exigido su retirada por que al permitir que el alumnado pueda realizar las pruebas de evaluación en cualquier lengua oficial "atenta gravemente contra los programas lingüísticos que han funcionado desde la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià del año 1983 porque los desvirtúan y no garantizan en absoluto el objetivo de adquirir las mismas competencias lingüísticas en las dos lenguas oficiales".

Para el sindicato, esta nueva "agresión" se añade a la pretensión de la Conselleria de modificar los programas de incorporación progresiva para limitar las materias que se imparten en valenciano a la propia asignatura y, como máximo, a otra, cuando hasta ahora se pueden extender a más materias. Esta modificación pasará el próximo lunes pasará por la Permanente del Consejo Escolar de la Comunidad Valenciana.

Recortes de Prensa   Página Inicial