AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 18 Febrero 2011

 

El tonto del Currin
Alfonso Ussía La Razón 18 Febrero 2011

El tonto del culo, reunido en una sola voz, «tontolculo», es una especie de tonto peligrosísima. Mas aún que el tonto con balcones a la calle, que es un tonto exhibicionista pero doméstico. El tontolculo no acostumbra a ser buena persona, y es metomentodo, correveidile, sesgado y bastante hijoputa. En Sudáfrica existe una versión del tontolculo denominado tonto del Currin, al que llamaremos de ahora en adelante tontolcurrin, en homenaje a Brian Currin, el presumible mediador y amigo de los terroristas de la ETA. El tontolcurrin es especie en peligro de extinción, por existir tan sólo un ejemplar vivo, precisamente, Brian Currin. Hace algunos años, se intentó en vano soltarlo en el maravilloso parque nacional Krügger con el fin de facilitar su cruce con una hembra de ñu y así contribuir a la supervivencia de su especie, pero el resto de los animales protestó airadamente y el proyecto no pudo realizarse. Se eligió al ñu como pareja del tontolcurrin porque se considera a este alcélafo de la sabana africana el más tonto de todos los alcéfalos del mundo. Un hijo de Currin y una ñu podría alcanzar un nivel de majadería sólo comparable al pájaro dodó de Isla Mauricio, ave que se extinguió por tonta en el siglo Dieciocho.

Después de muchas horas de estudio y preparación, desgraciadamente echadas a perder, y tras analizar las características y valoración de estupidez de las cuatro principales subespecies de ñu, el ñu de cola blanca, el ñu listado o azul, el ñu de barba blanca y el ñu de Nyassa –se deshechó al ñu de Cookson por su exclusiva localización en el valle de Luangwa, en Zambia–, se eligió al ñu de cola blanca para proceder a su apareamiento con Brian Currin, por ser el más abundante y el más merendado por los leones, leopardos, guepardos, hienas y chacales. Pero el plante de los animales del Krügger fastidió el proyecto y Brian Currin, el tontolcurrin, se tuvo que dedicar a la mediación con las bandas terroristas, y especialmente con la ETA, cuyos miembros, y lo escribo solicitando el perdón del socialista vasco Jesús Eguiguren, gran amigo de ellos, son los más parecidos en cuanto a la inteligencia se refiere, a los ñus de cola blanca.

El tontolcurrin viaja mucho, vive en hoteles de lujo, cobra por su actividad y en ese sentido no es tan tonto. Pero cuando abre la boca, el tontolcurrin deja ver toda la necedad que contiene su estructura aparentemente humana. Ahora ha declarado que «la Constitución española, adoptada en la época de Franco, no reconoce la autonomía de los vascos y catalanes». Semejante lección histórica nos ayuda a comprender la airada reacción de los animales del Parque Krügger cuando tuvieron noticia de la posible instalación de Brian Currin en sus pastos y sabanas. Y se comprende el prestigio que ha alcanzado entre los etarras, batasunos y demás grupos de la llamada «izquierda abertzale», incluyendo en ese apartado a personajes como Jesús Eguiguren, Joseba Eguíbar, y Pachi Ipurdimendi, fallecido en la última Tamborrada de San Sebastián al confundir su cabeza con el tambor y golpearse repetidamente en su chochola con el palo percutor.

Si Brian Currin ha llegado a la conclusión, tras detenidos estudios, de que la Constitución de 1978 no contempla las autonomías vasca y catalana y es obra de Franco, fallecido tres años antes, es perfectamente comprensible que se haya dedicado a mediar a favor del terrorismo de la ETA. Nos alegramos, y muy de veras, por los ñus de cola blanca.

Aniversario
El Faisán conecta con el 11-M
Gabriel Moris Libertad Digital 18 Febrero 2011

Durante los meses iniciales del año 2011, el faisán o el urogallo cantábrico ocupa casi toda la información sobre la fauna ibérica. El amigo Félix nos habría dado a todos más satisfacciones que los tratadistas actuales.

El chivatazo del bar Faisán, a todos los niveles –judicial, parlamentario e informativo–, ocupa el primer plano de la actualidad en algunos medios de comunicación. Se considera a veces como el asunto más grave ocurrido en democracia. En mi opinión es sólo un caso de la historia de las relaciones de amor y odio entre ETA y algunos partidos políticos de ámbito nacional y regional. Actualmente, esa situación se agrava porque la oposición, salvo actuaciones individuales, mantiene una actitud ambigua o de debilidad calculada. Los jueces, mimetizados con el Ejecutivo, propician la ocurrencia de casos como el aludido. En el ámbito policial quiero pensar que estamos ante casos aislados de personas que claudican por presión o ambición ante políticos sin principios que creen que el fin justifica los medios.

No me atrevo a presagiar el resultado de este incalificable escándalo pero, cualquiera que sea, habrá contribuido a enfangar la ciénaga en que malvivimos desde un 11 de marzo del que se van a cumplir siete años. Afortunadamente, el ave que dio nombre al escándalo seguirá exhibiendo su bonito plumaje para disfrute de todos.

Como cada año por estas fechas, el aniversario de la matanza de los trenes de cercanías ha suscitado comentarios y declaraciones que, sin ser motivo de plena satisfacción, pueden contribuir a sacar del olvido la masacre y a mantener la esperanza de conocer la verdad real y completa de lo ocurrido.

Durante estos días ha habido declaraciones dispersas y deslavazadas de algunos dirigentes políticos sobre el estancamiento de las investigaciones del 11-M: Javier Arenas ha manifestado que está pendiente de investigar la participación de ETA, dado que entre bandas terroristas existe una aceptación del monopolio territorial; González Pons afirmó que del 11-M se investigará hasta la "última molécula"; la presidenta de la Comunidad de Madrid dijo claramente que había pendientes investigaciones policiales y judiciales; el presidente del PP dijo que su partido aceptaría las resoluciones judiciales sobre el 11-M, pero la Audiencia Nacional permanece inactiva sobre este asunto desde la paupérrima sentencia del juez Gómez Bermúdez.

Sin ser optimista a raíz de las declaraciones citadas, he de manifestar mi extrañeza ante el mutismo que mantienen sobre el 11-M el resto de partidos del arco parlamentario. Resulta más llamativo si lo comparamos con el protagonismo que dan al entorno de ETA en el aspecto institucional e informativo.

Para colmo, se acaba de hacer público un comentario sobre el 11-M del jefe del Estado. Ante el lógico deseo de las víctimas por conocer la verdad de los atentados, el monarca les dijo que "lo tenían crudo". No quiero hacer ningún comentario a una frase que se califica por sí misma.

Las declaraciones de algunos policías en el caso Faisán han puesto en evidencia que hay algunos servidores del orden que también tuvieron un papel activo en el tratamiento de los atentados del 11-M. Después de lo que antecede, vuelvo a manifestar una vez más mi exigencia de que el 11-M se investigue a todos los niveles. Las declaraciones de unos y los silencios de otros son una prueba evidente de que el 11-M está por investigar y por juzgar.

Estoy convencido de que mi posición ante este asunto no es compartida por muchas personas, incluso por víctimas del atentado, pero, mientras no nos programen la mente y el corazón, seguiré expresando con firmeza lo que pienso y exijo a los que adquirieron libremente el compromiso de salvaguardar nuestras vidas.

De rebajas
Joaquín Marco La Razón 18 Febrero 2011

Enero fue tradicionalmente, entre nosotros, mes de rebajas; aunque hay ciudades, países o autonomías que las adelantan a diciembre y, hasta el momento, era habitual que duraran más o menos un mes. Pero los tiempos de las rebajas han impregnado todo el calendario de la vida nacional y hasta de la internacional. Se ha rebajado hasta el significado de algunos conceptos.

¿Cómo ha de calificarse la revuelta egipcia en la que, parecía, que nos iba el futuro? Bien es verdad que se echó a un viejo militar que detentó el poder y la corrupción durante tres decenios.

Pero las reformas constitucionales serán tuteladas por aquel mismo ejército del que surgió el déspota que tanto protegieron los estadounidenses y europeos, ya que suponía, en teoría, el freno a los posibles desmadres del radicalismo islámico. ¿Debe ser entendida la operación y lo que se derive de ella como una revolución popular? El término se degradó y no parece probable que el momento histórico en el que con tantas dificultades nos movemos admita cambios sociales trascendentales, porque el radicalismo no conduce sino a otra forma de opresión. Ni siquiera la ya segunda potencia mundial, China, añora aquellos años del ínclito guarda rojo Mao, cuyo retrato, como el del Che en Cuba, forman parte de un paisaje antiguo. Lo que anda perturbando la mente de nuestros políticos profesionales y sus incondicionales es descubrir dónde se halla aquel centro democrático, que no UCD, equidistante de cualquier extremismo. Se ha recuperado, incluso, en el ámbito de la memoria histórica una tercera España que no simpatizaba ni de un bando ni del otro cuando los dos se dedicaban a helarles el corazón a tantos.

No cabe duda, sin embargo, de que existe en este país un centro u ombligo que cabe simplificar geográficamente en Madrid capital y cuyo resto se califica con desdén de periferia, aunque más discutible resulta adivinar lo que tanto preocupó en los años de la hoy tan cuestionada transición: la búsqueda de otro centro que no incomodara ni a la derecha ni a la izquierda del espectro político, si es que tales términos resultan todavía válidos. Pero en ello radica el próximo desafío electoral. Los votantes de las municipales y autonómicas no serán sólo los ya comprometidos militantes, sino la tercera España que ni siquiera combatió, a menos que se viera forzada a ello, en una terrible guerra civil que supuso un retraso histórico de casi medio siglo. Es muchas veces la gente del común la que observa y calla y deposita su voto con sensatez sin el ingrato deseo de hacer sangre, sino de buscar una salida al atolladero en el que siempre anda metida. El de ahora mismo es de órdago, porque el país entero está de rebajas, rebajado. Disminuyen los precios de los pisos, que ya se habían rebajado, y vuelven a rebajarse, de los productos, no sólo los de la poco creativa línea blanca, sino que es posible descubrir hasta automóviles con sustanciales descuentos y toda clase de artilugios que llenan los hogares que puedan permitírselo. Y bajan los salarios, que no el paro. Porque, puestos a rebajar, he aquí que hay comunidades, como Cataluña, que, entre nombramiento y nombramiento se ven obligadas a reducir un 10% sus presupuestos, aunque los funcionarios fueron ya castigados con la disminución de sus haberes y los pensionistas con una congelación que contrasta con el índice de precios al consumo: cada vez más pobres.

No recurramos al paro juvenil, al retorno de los emigrantes a sus países o a esta nueva emigración de jóvenes a países menos castigados o ya en plena recuperación. Alguien se felicitaba de todo ello, porque, apuntaba, dentro de unos decenios retornarán con más experiencia y sabiendo alemán. Advirtamos que ya vuelven a comprarse compañías –caso CEPSA, por ejemplo, por Abu Dhabi– que en otros tiempos hubiéramos considerado casi como agresiones a nuestro futuro energético, siempre dependiente. Pero el hoy no crea empleos. Y esto es lo que observa el centro social, que desconfía por naturaleza de la clase política, empeñada en hacer saltar la banca de los escándalos, cuando lo que desearía es que en sus campañas se le ofreciera confianza y soluciones. Zapatero, desandando lo andado, se está pasando de frenada y cree que su inmersión en las soluciones más impopulares han de favorecer la imagen de quien se inmola en bien de una comunidad. En cierto modo actúa como el terrorista islámico iluminado que desea acabar en el paraíso de las huríes. La socialdemocracia era centro, como lo fue, en su momento, la democracia cristiana. Pero los ejes vertebradores de la política europea de antaño se han decantado hacia la derecha. El centro es ahora centroderecha y este espacio está reservado. Rebajando el estado del bienestar –y en ello andamos– como exigió Alemania y ahora los EE UU, que pretende reducir su monstruoso déficit, se produce un deslizamiento que alcanza a todas las formaciones. El votante, si se le convence, tal vez hasta lo apruebe. Pero necesitado ya de tanto como tuvo, que va diluyéndose como azucarillo en el café, tratará de adivinar dónde reside aquel centro añorado que debería ofrecerle crecimiento económico, un buen pasar, un límite a los impuestos y hasta una corrupción tolerable. Más o menos.

Multiculturalismos
Quienes vengan han de integrarse, disolverse en la sociedad nacional
HERMANN TERTSCH ABC 18 Febrero 2011

EL primero de los actuales gobernantes europeos en reconocer públicamente el desatino y el desastre fue ella, Angela Merkel. Y se le echaron de inmediato encima todos los basiliscos de la «bienpensancia», los irredentos glosadores del «buen salvaje» y los defensores de la tolerancia hacia todo menos lo propio. «Un giro a la derecha», «vuelve el mensaje ultraderechista» o «retorno al supremacismo» fueron algunas de las perlas retóricas que recibieron con escándalo la declaración de quiebra del modelo del multiculturalismo hecha por la canciller alemana. Todos los sumos sacerdotes del relativismo cultural y moral clamaron contra el supuesto retroceso que supondría declarar en quiebra ese modelo, según ellos incuestionable, que viene a proclamar que toda idea, toda religión, toda forma de vida, toda costumbre y cultura son iguales de valiosas y defendibles y por tanto equiparables. La evidencia de que hay ideas mejores que otras, costumbres mejores y peores —y algunas claramente nocivas o peligrosas— y culturas incompatibles con nuestras libertades, ha sido reprimida implacablemente por una corrección política que ahora toca desmantelar. Los grandes países europeos ya han llegado a esta conclusión y se disponen ahora a tomar medidas para intentar mitigar el desaguisado. Y corregirlo después. Esta batalla cultural puede ser la más importante de este siglo sobre tierra europea. Merkel abrió el fuego. La han seguido el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro británico, David Cameron. Ambos han anunciado que se han de acabar los juegos sociales que, por pura pereza, dejación o veleidades ideológicas de décadas pasadas, asumieron valores traídos por la emigración que socavan los de la democracia occidental. Probablemente el más afectado de todos por la irracionalidad de este fenómeno que ya se prolonga más de medio siglo sea David Cameron. Las peculiaridades de la inmigración del Reino Unido como antigua potencia colonial son muchas. Son ya demasiado

evidentes los efectos desastrosos que sobre la cohesión de esta sociedad ha tenido la creación de guetos étnicos y religiosos. Su aislamiento cultural y la falta de toda exigencia de adaptación a los modelos de comportamiento y sistema de valores de la sociedad que los acogía han provocado un desapego de las nuevas generaciones de origen inmigrante que en vez de disminuir, aumenta. Cameron ha anunciado que se implantará la exigencia de aceptación de un código de conducta y el respeto a un sistema de principios. Para lo que es fundamental que toda la sociedad se implique. Abandonando la falsa tolerancia de la indiferencia. La sociedad que acoge dicta las normas.

Sarkozy ha sido aun más contundente. «Estamos pagando ahora la inexistencia de un gran debate nacional sobre la inmigración (…) en el siglo pasado. Con el Islam y la laicidad ocurre algo parecido. Es nuestro deber plantear estos problemas con claridad para evitar se conviertan en problemas podridos dentro de unos años». Sin duda va a ser el trato del islam en la sociedad laica occidental el problema capital. Y Sarkozy ya ha advertido que Francia no aceptará ninguna imposición musulmana en su sociedad. Otros deberíamos ir planteándonos esto con la misma claridad. Por el bien de todos y para ser justos con los inmigrantes que no deben albergar falsas expectativas. Quienes vienen a Europa buscando libertad, prosperidad o ambas cosas vienen huyendo de países y sociedades que carecen de lo uno y lo otro. No pueden pretender implantar aquí modelos de las sociedades fracasadas, pobres y cautivas de las que huyen. Quienes vengan han de integrarse, disolverse en la sociedad nacional. Quien no esté dispuesto a ello debe evitar venir. Sarkozy, Merkel y Cameron son conscientes de este problema. ¿Lo es alguien aquí?

PSOE
Plan C de Censura
Humberto Vadillo Libertad Digital 18 Febrero 2011

Pocas cosas añora tanto la izquierda como esa época dorada en la que supuestas limitaciones técnicas, una aplastante soberbia normativa y su habitual desparpajo intelectual le otorgaban un control casi absoluto de los medios de comunicación. Combinado con la hegemonía universitaria y con el apoyo del complejo artístico-intelectual no resulta extraño que el PSOE gobernara, lo raro es que dejara en algún momento de gobernar.

No es que la cosa haya mejorado mucho pero durante los últimos años los avances tecnológicos han logrado crear finas grietas de libertad en el grueso muro del progresismo. Cuando sólo había cinco cadenas de televisión era fácil lograr que todas y cada una de ellas suministrara socialismo torrefacto con sutiles variaciones aromáticas. Hoy, la televisión digital ha hecho mucho más difícil organizar el corralito y cadenas como Intereconomía o Veo7 se han sumado al desplante intelectual que desde algunas cadenas de radio, señaladamente esRadio, desde ciertos periódicos y desde innumerables trincheras interneteras se realiza al socialismo rampante y, como dicen en mi tierra, rampioso.

Una situación de incipiente libertad con la que naturalmente pretende acabar la izquierda, no sea que arraigue. Echa de menos la "izquierda reaccionaria" como la llama Horacio Vázquez Rial aquella Arcadia feliz en la que Polanco emitía su Ukase el lunes, Cebrián y Pradera publicaban el editorial el martes, que repicaba Gabilondo el miércoles y abría el Telediario el jueves para devenir Decreto-Ley en el Consejo de Ministros del viernes.

Lo curioso es que la izquierda sigue manteniendo una superioridad descomunal. De controlar el 95% de cuanto se emitía ha pasado a controlar quizá el 90%. Inaceptable para quien no desea ser sacado de su sopor dogmático, ni mucho menos, de su Corte de Versalles. Lo que apetece la izquierda es un mundo en el que como reclamaba Auguste Comte el intelectual se sitúe en la cúspide política para poder mediante sus opiniones regular la sociedad. Una sociedad que asuma silente y agradecida el credo ideológico que aquel le envía por medio de periodistas de partido convertidos en mulas de consignas.

Y por eso cualquiera que expresa una opinión discrepante está haciendo algo más que discrepar, está atentando contra ese orden sagrado y debe ser tratado con la severidad y público descrédito reservado a los herejes. El último ejemplo es la campaña realizada contra Xavier Horcajo por un comentario sin gracia pero sin la menor trascendencia. La reacción histérica de la izquierda busca en primer lugar silenciar al disidente y después crear un ambiente que justifique futuras campañas, multas y eventuales cierres contra el medio que ose amparar opiniones discordantes. Prueba de lo que digo es que esta misma semana Santiago Segura llamaba "cara de culo" a Leire Pajín en un acto al que asistía la misma ministra Sinde que organizó un intolerable boicot al Alcalde de Valladolid por palabras un orden de magnitud menos ofensivas (aunque, reconozcámoslo, también menos certeras) que las de Segura. Dado que atacar al actor no cumpliría objetivo político alguno la reacción a sus palabras ha sido nula.

Los socialistas, a un año de las elecciones, tienen en marcha un plan para "con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente, avisar silencio o amenazar miedo" a todos aquellos periodistas y medios que no resulten obedientes al poder. Cubrir de cagadas de titiritera paloma a cualquiera que ose abandonar las pretísimas filas es el principio, detrás vienen los cambios de frecuencia, el hostigamiento mediante multas y revisiones de licencias y la amenaza de instaurar un Consejo Audiovisual en toda España. Con ello sueña Rubalcaba aquellas noches plácidas en las que no sueña con faisanes. Una larga lista de fechorías entre las que sobresale el Antenicidio debería recordarnos como las gasta el socialismo cuando le tocan las cosas de comer

La unidad de Bélgica
Editorial ABC 18 Febrero 2011

El récord que ha batido Bélgica con su crisis política más larga no puede enorgullecer a nadie. El modelo federal belga debería ofrecer una administración más cercana a los ciudadanos, pero para ello tiene que basarse en la racionalidad y, sobre todo, en la lealtad con el proyecto común. En Bélgica hay hasta cinco administraciones superpuestas, y algunas trabajan ignorando abiertamente al resto del país. En ese laberinto, los nacionalistas flamencos han encontrado la manera de demostrar el colapso institucional del reino, bloqueando cualquier acuerdo constructivo que sirva para mantener la unidad del país.

Las grietas de Bélgica
Juan Oliver La Voz 18 Febrero 2011

L os 250 días de desgobierno belga se explican en una sola frase. La que contiene el artículo 99 de la Constitución: «El Gobierno tendrá tantos miembros de habla francesa como de habla neerlandesa». En un país con seis millones de flamencos neerlandófonos y 3,8 millones de valones francófonos, que solo pueden votar a candidatos de su propia lengua, esa sentencia garantiza problemas. Los flamencos siempre ganan las elecciones, pero deben negociar con los valones la composición del Gabinete federal, y su programa, sin que la Constitución prevea cómo desatascar desacuerdos como el actual.

Suprimir el artículo 99 ayudaría a formar Gobierno, es verdad, pero no resolvería el problema de fondo. Porque hace años que el debate político en Bélgica dejó de rotar sobre el eje izquierda-derecha para bascular en la dialéctica de la escisión. Una opción que, según las encuestas, solo gusta a una minoría en ambas regiones, pero que la mayoría no descarta como posibilidad factible en su horizonte vital. Es esa desmoralización social galopante, y no las leyes, la que está agrietando al país.

CATALUÑA
Albert Rivera: “Hablar español no es un error a corregir”
Minuto Digital 18 Febrero 2011

El diputado autonómico de Ciudadanos, además, ha exigido a la máxima responsable de las escuelas en Cataluña que adapte el sistema escolar a la nueva situación legal, tras las sentencias del Tribunal Supremo que establecen y obligan a la Consejería de Enseñanza a que tanto español como catalán sean lenguas vehiculares de las escuelas.

Albert Rivera ha acusado a la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, de querer “hacer ingeniería social” en las escuelas de Cataluña marcando con un punto rojo a los niños que hablan español, incluso fuera de las aulas. El diputado autonómico y presidente de Ciudadanos ha recriminado a Rigau que se hagan este tipo de cosas “en un sistema democrático”.

Durante la primera comparecencia de la consejera de Enseñanza en la Comisión correspondiente en el Parlamento autonómico, Rivera ha recordado a Rigau el caso de un niño de una escuela de Sitges (Barcelona) que, con solo 5 años, fue marcado en las notas con una pegatina de color rojo no ‘participar en conversaciones utilizando la lengua vehicular del centro’. En este sentido, el diputado autonómico le ha indicado a la consejera que “hablar español no es un error a corregir”. Rivera se ha puesto una pegatina roja en la solapa de la chaqueta.

Por eso, Rivera, en su turno de palabra, le ha recriminado a Rigau que esté ignorando las sentencias judiciales y le ha recordado que “está contra las cuerdas” porque, en este tema, “no hay debate, es un derecho, es sentencia, es ley y se ha de cumplir”.

**********************+

Ilegalización de Sortu, ya
* El Editorial La Razón 18 Febrero 2011

Los informes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional sobre Sortu han confirmado lo que era una evidencia sólo negada por los ingenuos o los malintencionados. Lo han hecho con una batería de pruebas que demuestran que la nueva marca proetarra es una continuación de Batasuna y que, por tanto, incumple la Ley de Partidos. Los documentos y datos aportados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han sacado a la luz el iceberg que escondía a duras penas el protagonismo activo en este proceso de las caras batasunas de siempre.

Los Rufi Etxeberria, Iñigo Iruin, Joseba Permach, Tasio Erkizia o Marian Beitialarrangoitia han sido y son representantes de un colectivo dependiente y sumiso a las órdenes de ETA. Sus discursos tampoco han sido sustancialmente distintos a los que han desarrollado en cada ocasión que se han jugado la presencia en unas elecciones o cuando la coyuntura terrorista así lo ha demandado. Su rechazo de la violencia no ha sido otra cosa que una argucia por imperativo legal para burlar la norma, pero ni existió condena de ETA, ni de su historia ni de sus asesinatos.

Al contrario, fueron y son justificados como actos imprescindibles para alcanzar las metas. Como olían y hablaban como batasunos, debían de ser batasunos. Una lógica aplastante que la Guardia Civil y la Policía, en un impecable y rápido trabajo, han sostenido documentalmente con textos de la banda terrorista, que prueban que Sortu es un «instrumento de Batasuna» al servicio de ETA. La banda había planeado con detalle el proceso con una nueva marca que pudiera concurrir a las elecciones.

Además, los informes policiales ponen el acento en la abrumadora presencia de portavoces, dirigentes e incluso alcaldes y concejales de los distintos sucedáneos de Batasuna, ya ilegalizados. Y van, además, un paso más allá para adelantarse a los futuros movimientos del entramado terrorista cuando concluyen que el acuerdo estratégico de Batasuna y EA «no puede considerarse ajeno a ETA». Después de las aportaciones de la Guardia Civil y de la Policía, pensamos lo mismo que cuando los proetarras y la propaganda nacionalista, con la colaboración impagable de aliados como Jesús Eguiguren, deslizaron el mensaje de que la izquierda abertzale se había distanciado para siempre de ETA y que el terrorismo tocaba a su fin. Entonces, defendimos que se trataba de la enésima maniobra tramposa y hoy insistimos en que es una estratagema para burlar la Ley, lo que ha sido refrendado por los hechos.

El Gobierno, superada la fase dubitativa y peligrosa, ha anunciado que Sortu no podrá ser legal y los tribunales disponen de la suficiente carga inculpatoria para que el caso no admita duda. Sortu debe ser ilegalizado cuanto antes para que el Estado de Derecho no se distraiga y esté atento a los nuevos planes de ETA para participar en los comicios. Todos ellos deben fracasar mientras no se dé la única condición que demostraría que estamos en una nueva etapa: la rendición de la banda y la asunción de sus responsabilidades, incluida la condena a su historia. Sólo así será creíble que no hay tutela de los pistoleros.

ETA
Consecuencias de la legalización
GEES Libertad Digital 18 Febrero 2011

Vayan someramente algunas de las consecuencias y consideraciones que probablemente tenga la entrada de Sortu u otra lista etarra en las instituciones. En primer lugar, quien debe presentar las pruebas a la Justicia para la ilegalización es el Ministerio del Interior. Es decir, que es Rubalcaba de quien depende el primer paso. Si él no quiere, no habrá ilegalización, ni de Sortu ni de lo que venga detrás. No es la justicia de la que depende la ilegalización; es la justicia, sólo si Rubalcaba hace su trabajo.

En segundo lugar, ya en 2006 se presionó y se forzó el trabajo de las FSE para lograr contra su criterio que ANV se colara en las instituciones. Ello creó tensiones entre Guardia Civil y

Policía Nacional, y entre los policías de Rubalcaba y el resto de uniformados. El ejemplo más claro es el "caso Faisán", pero también el "caso verificaciones". Ahora, la legalización de Sortu por las presiones de Interior traerá consigo antes y después tensiones y divisiones en las FCSE.

En tercer lugar, la consecuencia de introducir a Sortu en las instituciones y su posible control en algunos ayuntamientos será la deslegitimación de los principios sobre los que se asientan, como ya ocurre en Cataluña, donde las instituciones se han vuelto arietes contra derechos y libertades fundamentales.

En cuarto lugar, y en cualquier caso, la entrada de Batasuna supondrá una progresiva degeneración en el funcionamiento de parlamentos y ayuntamientos, que en algunos casos puede suponer su desestabilización. No se trata ya de la relación con ETA, sino de normal funcionamiento institucional, logrado tras la expulsión de la kale borroka política.

En quinto lugar, que Sortu consiga espacio implicará un aumento de la conflictividad social asociada a la recuperación de liberados capaces de reactivar la agitación social. Así como la salida de ETA de las instituciones supuso un golpe a su estructura callejera, el regreso tendrá un negativo impacto en el orden público. La calle volverá a ser suya.

En sexto lugar, los miembros de Batasuna que el Gobierno ha reconocido son etarras sin arrepentir. Más aún, buscan insistentemente escenificar que esto no es una rendición, y el Gobierno lo ha aceptado. Los problemas de legitimar esta actitud en relación con las víctimas son evidentes, porque las segundas convivirán con unos etarras sin arrepentir y sin propósito de enmienda que se ven políticamente triunfadores.

En séptimo lugar, lo mismo ocurre con los presos de Rubalcaba, históricos de la banda que apoyan la negociación a cambio de privilegios. Se trata de asesinos sin arrepentir y que nunca pedirán perdón a sus víctimas, pero que se agarran a la posibilidad de que el Gobierno acorte sus penas. De cumplirse esto, las víctimas se encontrarán con los asesinos de los suyos en un plano de inferioridad. De debilidad, porque el Gobierno se posiciona del lado de éstos presos.

En octavo lugar, la recuperación de espacio institucional supondrá evidentemente más dinero para el entramado etarra. Aunque no vaya a parar a actividades terroristas, sí lo irá a la organización de actos callejeros y a llenar las arcas de organizaciones afines.

En noveno lugar, los miembros de Sortu no son sólo dirigentes de Batasuna: sino de ETA. Si el Gobierno no actúa contra la marca etarra, favoreciendo por omisión su recuperación, incumplirá el Pacto por las Libertades que el PP deberá romper de inmediato. La unidad antiterrorista –inexplicablemente no se rompió en 2006– se romperá del todo.

En décimo lugar, todo lo anterior dejará al PP una herencia explosiva que le causará problemas: etarras en la calle, instituciones desestabilizadas, más agitación callejera y las víctimas soliviantadas. Y lo peor de todo, la constancia de que el PSOE se ha situado al margen de cualquier posibilidad de diálogo para derrotar a ETA. La mal disimulada oposición socialista a las reformas del Código Penal y la Ley del Menor en el año 2000 y a la Ley de Partidos generó suspicacias. Los pactos con ETA que culminaron en Loyola supusieron la confirmación de que un pacto para acabar con la banda desde el Estado de Derecho era imposible. Y ahora tenemos la confirmación: entre la derrota de ETA y su salvación incorporándola a la sociedad, el PSOE se queda con lo último, siendo un lastre en la lucha antiterrorista ¿Cómo confiar en él a partir de ahora?
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Vuelta a las andadas
Regina Otaola Libertad Digital 18 Febrero 2011

Si tan equivocado está Jaime Mayor Oreja en su tesis sobre la existencia de negociaciones con los terroristas etarras no entiendo cómo los socialistas entran en cólera cada vez que él habla de este tema. Los socialistas podrían decir que Jaime está equivocado y a otra cosa mariposa. Pero no, solamente le descalifican, que es la forma de mostrar que no se tienen argumentos de verdad. Junto a él, descalifican además a los miles de ciudadanos que se manifestaron el día 5 de febrero. Nos llaman "rampantes" y otras lindezas por el estilo.

En todo este asunto la transparencia y claridad por parte de los responsables gubernamentales han brillado por su ausencia. Quieren que demos por buenas excarcelaciones aberrantes y otras actuaciones también aberrantes, incluido o sobre todo el caso Faisán. Que callemos y dirijamos la mirada hacia otro lado, al lado que quieren los gobiernos del PSOE. Y no lo vamos a hacer. Muchos miles de ciudadanos pensamos que Jaime Mayor está en lo cierto y que otros, como ya he dicho hasta la saciedad, sólo quieren acabar con ETA "como sea".

Escucho también a tertulianos muy sesudos y a otros individuos decir que el gobierno vasco lo está haciendo de cine, y que el gobierno de Zapatero lo está haciendo también de cine. Y viendo todo lo que hay alrededor, como la posible legalización de Sortu o las otras gateras que tengan preparadas los batasunos para estar en las próximas elecciones, me pregunto qué informaciones manejan para hacer esas afirmaciones contra toda evidencia, porque desde mi punto de vista lo que afirman es que la negociación con los terroristas es la única salida válida. Si opinan así, que lo digan abiertamente. Que no oculten el grave escándalo del chivatazo policial, que lo justifiquen si es que hay que seguir negociando la salida política a ETA "como sea".

Ahora también va a estar de cine el hecho de que el gobierno vasco indemnice a los etarras muertos bajo la consideración de "víctimas de vulneración de derechos humanos en el contexto de la violencia política". Sólo aceptar esta frase es como para afearles la conducta. Y estoy completamente en desacuerdo con ese reconocimiento porque significa que a quien en un Estado democrático ha optado por socavar ese mismo Estado a través del terror, ahora, se le reconoce un derecho a indemnización. Pero lo harán, verán Vds. como lo harán. Y triste gracia tiene además que con nuestro dinero, el de todos, tengamos que pagar a quienes han hecho que nuestra vida durante todos estos años haya sido menospreciada, vilipendiada, reducida prácticamente a la clandestinidad. Esto sí que ha sido una auténtica proscripción de las formaciones democráticas.

En conclusión, creo que ya podríamos decir a estas alturas: "En mi nombre no; y con mi dinero, menos". Dirán que estamos locos, pero los que nos oponemos seguimos siendo al cabo personas que decimos lo que opinamos porque estamos en nuestro derecho a hacerlo y porque además es un asunto en el que hemos sido la parte damnificada, aterrorizada, con unos derechos fundamentales vulnerados sistemáticamente. Para que ahora se nos haga presentar como los que no quieren la paz, la armonía y la convivencia que venden los socialistas como compromisos asumidos por los terroristas.

Exactamente igual que en la pasada legislatura. Ahora, como predijo Mayor, están avanzando en la segunda parte de la negociación y ya no vale mirar para otro lado. Los que defienden el Estado de Derecho deben seguir defendiendo que se haga justicia.

Embajadas catalanas
José Antonio VERA La Razón 18 Febrero 2011

He criticado muchas veces en estas páginas la política de derroche en gastos del anterior Gobierno tripartito de Cataluña, particularmente en materia identitaria, con generosidad de subvenciones para colectivos que no producen y sólo se dedican a la propaganda independentista, el fomento de los Països Catalans y a imprimir octavillas, panfletos, libelos, revistillas y cultureta soberanista en general incluido en radio y televisión. Emplearon tanto dinero en estas historias que se han comido buena parte del que tenían para las cosas importantes de verdad, como la sanidad y la educación. También gastaron sin freno en «política exterior», en construir Cataluña fuera de España, abriendo embajadas políticas, compitiendo con el Estado, viajando Carod Rovira casi tanto o más que el ministro de Exteriores, y repartiendo unos fondos que no tenían para fomentar el uso de las lenguas indígenas en Ecuador y otros países hispanoamericanos. Una política que, como es lógico, Carod hacía en lengua española, el denostado idioma del Reino que le paga y al que tanto odia, pues es el mejor instrumento para entenderse en el mundo, con nada menos que 450 millones de personas.

Por todo lo anterior, creo de justicia reconocer el esfuerzo que está haciendo la nueva Generalitat por reconvertir la «diplomacia catalana» en simple acción exterior en materia de política económica, transformando las embajadas de Rovira en oficinas comerciales redimensionadas, recortadas en dotación de personal y enfocadas básicamente al fomento de la exportación. Nada que objetar a este planteamiento, similar al existente en la época de Pujol, cuando las oficinas eran comerciales y culturales, con delegados de rango inferior al de director general, y funcionaban además en sintonía con los consulados y embajadas de España y la UE. Que la Generalitat intente colocar los productos catalanes por el mundo es completamente lógico, y nada creo que debamos objetar al respecto. Que eso se haga concentrando sedes, uniendo oficinas comerciales con culturales y demás, es normal, porque no están los tiempos para dispendios.

Lo de ahora es sentido común, lo de antes con Carod, regalando un millón de euros para el fomento de la lengua «shuar» entre los miembros de esta comunidad ecuatoriana (doce familias en total), era algo que no lo entendían ni los indígenas a los que se dio el dinero. De hecho, incluso en el Ecuador le llovieron las críticas al vicepresidente del tripartito «porque este tipo pendejo (sic) lo que quiere es que nos quedemos en la selva». Carod se recorrió casi 40 países en cuatro años, y fue particularmente generoso en el reparto de fondos para el fomento en América de lenguas distintas al español. Una política tan descabellada como derrochadora, impropia de un país en crisis, con casi cinco millones de parados y de una autonomía arruinada por excederse en gastos adscritos a la denominada «economía de la secesión».

Por eso me parece bien este viraje de Mas, a quien he criticado por sus veleidades secesionistas. Ahora creo que acierta reconduciendo una política que no sólo era ruinosa, sino además «ridícula».

Aunque la mona se vista de seda
Nota del Editor 18 Febrero 2011

Si las cataloembajadas eran una cara estupidez, las catalocámaras son otra estupidez, porque por la misma razón, también serían necesarias las riojacámaras y las madricámaras y las vallecámaras y las sánchezcámaras, rodríguezcámaras y demás. Es lo mismo que la propaganda de las autonomías, por esa razón todas deberían hacer propaganda y seguidamente todos los ayuntamientos y los barrios y las comunidades de vecinos.

Al servicio de ETA.
Cayetano González Periodista Digital 18 Febrero 2011

Los informes que la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía han elaborado en torno a "Sortu", la nueva marca con la que ETA pretende presentarse a las próximas elecciones municipales, ponen blanco sobre negro lo que muchos ciudadanos sospechaban: que no es más que una estratagema de la banda terrorista para poder estar en los próximos comicios y conseguir con ello dos cosas imprescindibles para seguir subsistiendo: dinero y poder.

"El partido político Sortu es una iniciativa que tiene vinculación con lo planteado por ETA y su posterior desarrollo por la estructura dirigente de Batasuna y que ha sido ejecutada bajo su control directo", asegura de forma taxativa el informe elaborado por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y que el Ministerio del Interior ha remitido a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado para que sean estos dos organismos los que con ellos soliciten al Tribunal Supremo la ilegalización de la nueva marca de ETA. Además, los informes sostienen que la banda terrorista concertó con Batasuna la vuelta a la política para la consecución de sus objetivos independentistas y para lograr la unión de todos los partidos -el llamado "polo soberanista"- que aspiran a esa independencia de Euskadi.

Vistos los informes policiales, extraña más el tono ciertamente comprensivo de las palabras pronunciadas por algunos dirigentes socialistas -Marcelino Iglesias, el lehendakari Patxi López y hasta el propio Zapatero- en las horas posteriores a la presentación por parte de Rufino Etxeberría y de Iñigo Iruin de la nueva marca de ETA. Algunas voces socialistas dieron toda la impresión de que estuvieran deseando esa legalización de "Sortu" casi con más entusiasmo que los propios promotores. Algo en lo que el ministro del Interior fue mucho más cauto y prudente, quizás porque conoce mejor, esa es su obligación, lo que realmente se cuece por dentro en ese mundo sórdido.

A la espera de lo que dictamine el Tribunal Supremo y en su caso el Tribunal Constitucional, todos sabemos que los terroristas tendrán pensado un plan "b" e incluso un plan "c", que bien podía ser intentar colarse en las instituciones en las listas de otros partidos políticos legalizados -ahí está Eusko Alkartasuna- o a través de plataformas o agrupaciones electorales. Es deber del Gobierno seguir muy vigilante para que eso no ocurra y eso por varios motivos. Porque si ETA lo consigue, estaremos ante una derrota en toda regla del Estado de Derecho. Y sobre todo, porque "Sortu" o cualquier otro intento de disfraz es esencialmente incompatible con el sistema democrático, ya que el proyecto ideológico que encarna es en sí mismo totalitario y está contaminado por un pasado de treinta y tres años de connivencia con la violencia. Treinta y tres años en los que no han condenado ni uno solo de los 858 asesinatos cometidos por ETA.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cuando Tejero abre informativos
www.vozbcn.com  18 Febrero 2011

‘Me importa un rábano si la consejera de Enseñanza quiere mucho o poco a Cataluña, me la trae al pairo si el presidente de la Generalidad sueña con las montañas nevadas de Montserrat como fondo para el nacimiento de una nación. El Dioni también tenía un sueño y acabó entre barrotes por no reparar en el pequeño detalle de robar para conseguirlo. Unas y otras pasiones son estupendas para cada cual, pero todas han de remitirse a la ley’.
Antonio Robles www.vozbcn.com

Con voz de plomo, sentencia: “Buen día, son las dos, nuevo golpe del Tribunal Constitucional contra Cataluña; el Tribunal paraliza la ley de consultas”. La presentadora de Catalunya Ràdio, Victòria Vilaplana, abrió los informativos de las dos de la tarde como si las tropas franquistas acabaran de entrar por la Diagonal. Una manipulación intolerable de la decisión del Tribunal Constitucional (TC), un desprecio por la audiencia difícil de calibrar y un posicionamiento contra las leyes democráticas que nos rigen a todos. Una mentalidad propia de culturas etnocentristas y totalitarias.

Victòria Vilaplana, presentadora del informativo del mediodía de Catalunya Ràdio y Catalunya Informació.
La periodista, en su infinita deformación democrática, toma a Cataluña como escudo para resistirse a la ley y consagrar el delito. No, señora Vilaplana, el TC no da golpes contra Cataluña, como no da golpes contra el País Vasco la Audiencia Nacional cada vez que condena a un asesino de ETA. Sólo señala el delito y condena al culpable. En el caso que nos ocupa, ni siquiera eso, sólo ha admitido a trámite un recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra la Ley de Consultas populares aprobada por el Parlamento autonómico.

¡Entérese! La misión de los tribunales en un sistema democrático no es ir en contra de los sueños particulares de cada cual, sino garantizar que las leyes se cumplan y se apliquen sin esperar que el partidismo ideológico de uno o de millones de ciudadanos lo consideren un agravio contra sus convicciones. Sean estas las que fueren, incluidos los sueños independentistas que usted profesa y que para otros catalanes quizás sean insufribles pesadillas.

Ni su idea ni usted son Cataluña, ni yo represento la ley ni usted tiene derecho de pernada para forzarla a sus deseos. Por eso es la ley, porque nos transciende en el ideal de justicia ornada en normas. Aunque sea incapaz de verlo, lo que usted ha hecho no se diferencia en nada de la mentalidad de un talibán. Del mismo modo que los peces son incapaces de apreciar la humedad que los envuelve, la atmósfera nacionalista en la que usted recrea su trabajo le impide tomar conciencia de tal integrismo. Puedo entender que tome mis apreciaciones como intolerables. ¡Se consideran tan maltratados! Pero aunque los contenidos y los fines sean muy diferentes a los de los talibanes, su forma de ejercerlos parten de una mentalidad tan autosuficiente, como el integrismo de ellos.

Podrá ser preferible o no que el Estado sea el único con competencias para autorizar o no referendos, pero mientras la Constitución así lo disponga y los magistrados del Alto Tribunal así lo interpreten, todos los españoles, incluida usted, ha de respetar tal redactado sin intentar manipular a sus oyentes. Porque si usted considera que defender esa legalidad constitucional es un golpe contra Cataluña y utiliza un medio público para incitar a rechazar la ley, usted se sitúa fuera de la ley. Ni más ni menos que cualquier golpista, que en su afán redentor de patrias, basa en la fuerza, su derecho a redimir constituciones enteras. No es usted mejor, se lo aseguro. Sus altos ideales catalanistas no hacen más legítimos sus desplantes contra la Constitución, sólo más peligrosos, porque no hay nada más peligroso que la buena conciencia o la total inconsciencia ante las propias acciones.

Y no contenta con la dramatización en la apertura de sus informativos, recrea el último disparate del consejero de Interior y máximo responsable de los Mossos d’Escuadra, Felip Puig, a propósito de esa paralización de las consultas independentistas: “Si este país [por Cataluña], democráticamente, está de acuerdo hacia dónde queremos ir no habrá Tribunal Constitucional ni Constitución que nos pare”. ¿El cumplimiento de la ley depende entonces, para el señor Puig, de la fuerza que pueda tener para derribarla? ¿Es eso lo que nos está diciendo? ¿Qué diferencia existe entonces entre la fuerza militar de un Tejero con tricornio, de la fuerza de un independentista armado con hoces y mitos en medios de comunicación e instituciones?

Ya está bien de tanto prevaricador consentido. Ya está bien de utilizar la bandera para justificar cualquier abuso. Si al dueño de un restaurante de Málaga se le multa con 140.000 euros y se le cierra el local en un santiamén por querer fumarse la ley contra el tabaco, no hemos de consentir ni un minuto más que nuestros responsables políticos incumplan las sentencias de los tribunales.

Me importa un rábano si la consejera de Enseñanza quiere mucho o poco a Cataluña, me la trae al pairo si el presidente de la Generalidad sueña con las montañas nevadas de Montserrat como fondo para el nacimiento de una nación. El Dioni también tenía un sueño y acabó entre barrotes por no reparar en el pequeño detalle de robar para conseguirlo. Unas y otras pasiones son estupendas para cada cual, pero todas han de remitirse a la ley.

Y después se ofenden si se les insinúa la denominación de esa actitud en el código penal.

Antonio Robles es portavoz de UPyD Cataluña

NEUROLOGÍA | Reunión científica en Washington
Las ventajas de ser bilingüe
María Valerio | Madrid El Mundo  18 Febrero 2011

Hace décadas que los investigadores indagan en los efectos que tiene en el cerebro humano el conocimiento de dos lenguas distintas. En la última reunión de la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS según sus siglas en inglés), que acaba de comenzar en Washington (EEUU), el bilingüismo tampoco ha pasado desapercibido.

Varias investigaciones presentadas en Washington, en el contexto de una jornada sobre '¿Qué nos dice el bilingüismo sobre nuestro cerebro?', echan por tierra décadas en las que se temía que aprender dos lenguas podía crear confusión en el cerebro, sobre todo en el caso de los niños.

Uno de los estudios procede de los laboratorios de la Universidad de Granada, donde los profesores María Teresa Bajo y Pedro Macizo han trabajado con varios voluntarios que hablaban perfectamente tanto español como inglés (aunque no habían crecido necesariamente entre ambas lenguas).

Tras medir su tiempo de respuesta y actividad cerebral ante una pregunta, los investigadores observaron que las personas bilingües son capaces de activar dos idiomas al mismo tiempo, incluso en situaciones en las que sólo necesitan uno. Como explica su univeridad en una nota de prensa, el blingüismo no sólo mejora la atención sino que también es entrena la memoria de estas personas, como si fuese una especie de 'gimnasia mental'.
Desde la infancia

Más sorprendente es el hallazgo de Nùria Sebastián-Gallés, de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. En sus trabajos con varios niños de cuatro, seis y ocho meses, criados en hogares donde se hablaba indistintamente el catalán o el castellano, detectó que los pequeños bilingües son inculso capaces de discernir entre dos idiomas que no conocen.

A los pequeños se les pusieron varios vídeos sin sonido en los que aparecían personas hablando en inglés o francés (dos idiomas desconocidos en el hogar de los bebés). Incluso aunque nunca habían escuchado dichas lenguas, los investigadores aseguran que los niños fueron capaces de distinguirlas únicamente por las expresiones faciales de quienes aparecían en el vídeo. Una evidencia, a su juicio, de que el bilingüismo amplia la capacidad perceptiva del cebrebro.
Otras ventajas

Aunque como ha reconocido en el mismo foro Judith Kroll, de la Universidad de Pensilvania (EEUU), todas estas ventajas no significan que las personas bilingües sean más inteligentes, ni que aprendan mejor. En su caso, sus hallazgos muestran que son, eso sí, personas 'multitarea', capaces de procesar varias tareas al mismo tiempo y despreciar rápidamente la información irrelevante que percibe su cerebro.

Recientemente, un estudio sobre el mismo tema publicado en la revista 'Neurology' por Elen Byalistok (de Toronto) mostró que usar dos lenguas cada día conseguía retrasar una media de cuatro años la aparición de Alzheimer. Y aunque las mayores ventajas se observaron en las personas que usabanambas lenguas a diario, la investigadora canadiense destaca que incluso practicar en verano esa segunda lengua aprendida en el colegio puede ser beneficioso contra la demencia.

Cambiar de un idioma a otro, explicaba Byalistok, parece ser un estímulo para el cerebro, de manera que éste se fabrica una especie de 'reserva cognitiva'. Su siguiente paso va a ser comprobar si, además de una mejora cognitiva, el bilingüismo también provoca cambios físicos en la estructura del cerebro.

Cataluña
Victimismo nacionalista, aunque la realidad sea otra y desmonte su tesis
Minutos después de entrevistar al vicepresidente del TC, Eugeni Gay, en el mismo programa de TV3, se defiende que en el resto de España se menosprecia a los catalanes.
Redacción www.vozbcn.com 18 Febrero 2011

El victimismo nacionalista mantiene que el conjunto de los españoles menosprecian o penalizan a los catalanes por nacer o considerarse catalanes. Dirigentes políticos y creadores de opinión realizan, cada día, declaraciones en la misma dirección, para abonar el victimismo que tan buenos frutos políticos ha dado a algunos. La confusión entre lo ‘catalán’ y lo ‘nacionalista’ es habitual e intencionada.

Este viernes, en Els Matins, programa matinal de TV3, se ha visto un ejemplo más del sutil victimismo nacionalista. El ex director de El Periódico, hermano de Joaquim Nadal, presidente del PSC en el Parlamento autonómico, y ahora colaborador de La Vanguardia ha asegurado, entre otras cosas, que: “Hemos entrado en una España en la que el origen, digan lo que digan, es sospechoso y es definitivo; no es tanto por lo que piensan como por el origen que tienen“.

Estas declaraciones de Rafael Nadal, curiosamente, se han escuchado minutos después de que en ese mismo programa se entrevistara al vicepresidente del Tribunal Constitucional (TC), Eugeni Gay. No está nada mal, la segunda autoridad del TC, un catalán. Desde el ámbito nacionalista se acostumbra a mezclar, deliberadamente, las posiciones políticas de los partidos nacionalistas (o independentistas) con la posición general de los ciudadanos de Cataluña. Mezclar Cataluña con la idea nacionalista, ese es uno de los objetivos.

Sin embargo, la realidad no solo desmiente la tesis nacionalista -este viernes defendida por Nadal- sino que sitúa, la actual época, en una de las mejores y de mayor proyección de ciudadanos de Cataluña en el resto de España. Evidentemente, valorados por su capacidad y profesionalidad, independientemente de sus ideas. Hace unos días lo ponía de manifiesto un reportaje publicado en los diarios del grupo Vocento, a raiz del éxito en los Goya de una película no solo producida en Cataluña sino que rodada en catalán, lo que pone en evidencia el victimismo nacionalista.

Por diferentes motivos, pero ni uno el origen, personajes como Andreu Buenafuente, Joan Rosell, Jaume Roures, Isidre Fainé, Gemma Nierga, Carles Francino, Julia Otero, Àngels Barceló, Albert Boadella, Estopa, Macaco, Josep Maria Pou, Ferran Adrià, Juanjo Puigcorbé, Custo Dalmau, Valentí Puig, Mario Gas, Carlos Latre, Valentín Fuster, Eudald Carbonell, Carme Chacón, Jorge Fernández Díaz, María Jesús Figa, Susanna Griso, María Casado, Josep Maria Flotats, Montserrat Caballé, Jaime Alguersuari, Ignasi Guardans, Ignacio Vidal-Folch, Albert Montagut, Ricardo Bofill o Eduard Punset, entre una lista interminable de ciudadanos, triunfan en sus respectivas profesiones. Todos son catalanes. Y algunos, incluso, nacionalistas.

Cataluña
El Síndic denuncia que las señales de tráfico en catalán vulneran las leyes y suponen una discriminación lingüística
Ribó considera que hay que evitar todo tipo de discrminación e indefensión de la ciudadanía y que, en los casos en que esta situación se pueda producir, se adopten las medidas oportunas para que se utilicen las dos lenguas oficiales.
Redacción www.vozbcn.com 18 Febrero 2011

El informe anual del Síndic de Greuges reconoce que las señales de tráfico en Cataluña no cumplen la normativa legal y suponen una discriminación lingüística.

El Síndic de Greuges considera probado que se discrimina lingüísticamente a los ciudadanos de Cataluña. El último informe anual del Síndic -defensor del pueblo autonómico-, presentado este viernes a la presidenta del Parlamento autonómico, constata que las señales de tráfico que están únicamente en catalán suponen, además de una vulneración de la ley, ‘vulnerar el principio de igualdad constitucionalmente establecido’.

Según recoge el informe anual de la actuación de 2010, el Síndic deja constancia de que la información complementaria de las señales de tráfico está redactada únicamente en lengua catalana, y advierte de que esto ‘puede contravenir la legislación estatal básica en materia de tráfico en los preceptos en los que son aplicables’ en toda España.

Rafael Ribó, en el informe que se ha hecho público este viernes, destaca y recuerda que el artículo 56 de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, aprobada en 1990, y modificada en 2009, ‘determina que las indicaciones escritas de las señales se han de expresar al menos en el idioma español oficial del Estado‘, queja que ya recogió LA VOZ DE BARCELONA de un usuario que había sido multado por el Ayuntamiento de Barcelona.

‘Evitar cualquier discrminación por razón de lengua’
El informe aclara que el Estatuto de Autonomía de Cataluña determina que las administraciones autonómicas deben utilizar normalmente el catalán y que, tanto español como catalán, son lenguas oficiales de Cataluña, por lo que ‘hay que evitar cualquier discriminación por razón de lengua en la información complementaria de las señales de tráfico’.

En definitiva, tal y como se cita en el estudio, el Síndic advierte de que el significado complementario de los pictogramas ‘redactado únicamente en lengua catalana’ hace que los ciudadanos ‘queden indefensos’. Así, ‘el Síndic considera que hay que evitar todo tipo de discrminación e indefensión de la ciudadanía y que, en los casos en que esta situación se pueda producir, se han de adoptar las medidas oportunas para que en la información complementaria de los pictogramas se utilice, además de la lengua propia, el castellano’.

Ribó ha presentado este viernes el balance del año del Síndic, que ha recibido, en 2010, 6.095 quejas (de 31.344 personas que se han puesto en contacto con el organismo), de las que el 10,98% están relacionadas con la lengua, la cultura o la educación. En rueda de prensa, el ex máximo dirigente de ICV ha señalado que “los recortes preupuestarios y la descoordinación administrativa vulneran los derechos de las personas” y ha criticado que no se esté aplicando correctamente la Ley de Dependencia o que algunos ayuntamientos pongan trabas al empadronamiento de las personas.

Los cursos de euskera del lehendakari costarán 40.000 euros este año
Se desarrollarán entre marzo y diciembre y serán dirigidos por el Euskaltegi Ulibarri de Bilbao
EFE | VITORIA El Correo 18 Febrero 2011

Los cursos de euskera del lehendakari, Patxi López, costarán al Gobierno vasco entre marzo y diciembre de este año un total de 40.235 euros. La formación corresponderá a la academia de euskera Euskaltegi Ulibarri, con sede en Bilbao, según consta en la propuesta de resolución de la adjudicación del contrato. El año pasado el lehendakari también siguió cursos de euskera a través de este mismo centro de enseñanza y el coste de las clases fue algo inferior, 36.600 euros (de abril a diciembre).

López compagina su cargo de lehendakari con el aprendizaje de euskera, igual que hizo el anterior lehendakari, Juan José Ibarretxe, que finalmente consiguió ser un presidente autonómico bilingüe. El coste de las clases de euskera del lehendakari suscitó las críticas el año pasado por parte de grupos como el PNV o UPyD, que reprocharon a López que hubiera reconocido en unas declaraciones públicas que hacía "piras" de sus clases de lengua vasca.

En un pleno de control, López aclaró a estos grupos que sus ausencias estaban motivadas por actos, reuniones o viajes oficiales propios de su cargo, y que siempre trataba de recuperarlas. En cuanto al elevado coste de las clases, una media de 60 euros diarios, dijo que éste se debía a que el profesor debe tener disponibilidad para acomodar el horario de las clases a su agenda.


Recortes de Prensa   Página Inicial