AGLI

Recortes de Prensa   Martes 22 Febrero 2011

 

Justicia tuerta
TOMÁS CUESTA ABC 22 Febrero 2011

ASÍ como hay cineastas absolutamente convencidos de que todas las dictaduras son de derechas porque la izquierda es incapaz del más mínimo desmán, existe una categoría de magistrados y fiscales en todas las instancias de la judicatura cuya argamasa es la creencia de que la corrupción es un fenómeno intrínsecamente de derechas, sin vuelta de hoja, redención o revisión posible. Para ellos, el trinque y el trile son excepciones en la izquierda y aspectos muy generalizados en la derecha, a cuyo cobijo, sostienen, se roba a manos llenas, sin pudor ni recato. Según esta corriente neozurda, casos como los eres andaluces, los chanchullos extremeños o los tejemanejes catalanes no entran en el capazo de la corrupción política, puesto que o son confirmaciones de la regla principal (la izquierda no roba, redistribuye) o bien montajes de la derecha política, mediática o sociológica. Maniobras, campañas y libelos que cuestionan patrimonios cristalinos, honras impolutas y trayectorias impecables. A la contra, la derecha es sospechosa por definición y por defecto. Tanto da que en el mapa de la corrupción en España la mayoría de los escándalos se correspondan con el área de influencia del PSOE y los nacionalismos.

Pese al peso de las pruebas, a pesar de las evidencias y contra la lógica misma de la Justicia, tanto en Cataluña como en Andalucía jueces y fiscales, salvo honrosas excepciones, se afanan en cribar las denuncias y tramitarlas por la vía del archivo, papelera o dilación. A estas alturas, interesa poco el mercadeo sevillano y aún menos el caso Palau o aquello de la operación Pretoria (con Prenafeta y Alavedra en papeles estelares), un ejemplo esférico de componenda transversal mediante la cual convergentes y tripartitos no conocen ni sus diferencias ni sus límites a la hora de hozar en los caudales públicos, hermanados por la patria y por un particular sentido de la redistribución de las rentas que el refranero doméstico acota en la sentencia de que el que parte y reparte se lleva la mayor y la mejor parte. Ni que decir tiene que los choros de la izquierda, que haberlos haylos y en abundancia, cuentan con una generosa aplicación de la presunción de inocencia que consiste en que ni condenados son culpables. Pelillos a la mar. Nada que ver con los casos de corrupción de derechas, una de cuyas singularidades es la alarma social, lo que se sustancia en que resulta a todas luces más grave dotarse de un fondo de armario que de un fondo de reptiles o andar por los bares dando el «queo» a la Eta, lo que es otra forma de corrupción, la moral, menos vistosa pero más consistente, de largo alcance y complejo seguimiento judicial.

Entre el doble rasero y el cambio de la venda de la Justicia por un parche pirata, la corrupción en España se entiende como un mal menor, una cuota inevitable del sistema, un viejo hábito de la derechona, un residuo literario de la tradición picaresca. Poca cosa siempre que el fulano tenga el carné del PSOE o del sindicato.

¿Qué es ultraderecha? ¿Y tú me lo preguntas? Ultraderecha... eres tú
Pepe Álvarez de las Asturias www.elsemanaldigital.com 22 Febrero 2011

Hemos llegado a un punto tan absurdo, que ahora apoyar a una madre, soltera o no, trabajadora o no, es un despreciable acto ultraderechista.

Este fin de semana, la tal Montserrat Tura (candidata barrida por Jordi Hereu en las primarias del PSC por la Alcaldía de Barcelona), ha ejercido una nueva demostración de ese "juego limpio" que ahora propugna el siempre transparente Rubalcaba en la lucha dialéctica del PSOE contra el PP. Ha dicho la susodicha Tura que el verdadero enemigo en las próximas municipales es "el nacionalismo conservador y la derecha cada vez más extrema del PP". O sea, nada nuevo. Ya se anunció en este mismo Malecón hace unos meses:

«La estrategia es así de simple: no se imaginan la de miles de veces que vamos a escuchar, de aquí a 2012, la palabra-consigna facha, fascista, extrema derecha, caverna, cinturón sanitario, derechona, falangistas, hijos de puta, asesinos y demás calificativos sin importancia. (…) Ya lo decía, en 1943, el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética: "Nuestros camaradas y miembros de las organizaciones amigas deben continuamente avergonzar, desacreditar y degradar a nuestros críticos. Cuando se vuelvan demasiado irritantes hay que etiquetarlos como fascistas o nazis. Esta asociación de ideas, después de las suficientes repeticiones, acabará siendo una realidad en la conciencia de la gente"».

Era algo tan previsible que, la verdad, decepcionaría no escucharlo cada día, cada hora, en cada mitin, en cada rueda de prensa o en cada entrevista-masaje en radio o televisión. Rubalcaba, Alonso, Chaves, Pepiño, Pajín, Wyoming, Buenafuente, Trueba... todos a una. De aquí a las Municipales, y sobre todo a las Generales, lo vamos a tener tan incrustado en las neuronas que algunos votantes y votantas hasta se lo van a creer. La excusa es lo de menos: ¿Fumas? ¡Facha!; ¿No dices todos y todas, candidatos y candidatas, mejores y mejoras (esto es verdad, lo juro)? ¡Fascista y machista!; ¿Dejas que tu hijo juegue al fútbol, aunque sea de portero? ¡Extrema derecha!; ¿Pasas de ir a ver Pa Negre porque te parece un coñazo? ¡Ultranacionalista español!; ¿Te bajas gratis canciones de Víctor Manuel? ¡Fascista pirata y ladrón! ¿Comes faisán en salsa? ¡Ultra y traidor a la patria!; ¿Vas a Misa los domingos y fiestas de guardar? ¡Cavernícola y pederasta! ¿Te borras del sindicato porque llevas un año en el paro y no hacen nada por ti? ¡Cerdo capitalista y además desagradecido! ¿Prefieres ver un capítulo repetido de "Madrileños por el mundo" que uno nuevo de "14 de Abril. La República"? ¡Pues doblemente facha, por esperanzista! ¿Ves diariamente los Clones de Intereconomía, y hasta te echas unas risas y alivias el estrés? ¡Ultraderechista crónico y homófobo irredento! ¿Lees asiduamente El Semanal Digital y encima ignoras qué carajo es elplural.es? ¡Fascista, asesino, malnacido y ultraignorante!

Pero el récord, por ahora, lo ostenta con dudoso honor una tal Beatriz Sestayo, diputada gallega ella y portavoz de Servicios Sociales del PSG, que ha tenido los c… bueno, que ha tenido la desfachatez de exigir la retirada de una norma de la Xunta en apoyo a las familias por fomentar "el modelo familiar de la ultraderecha" y además "reproduce el discurso de la Conferencia Episcopal: que las mujeres están aquí para parir y, si tienen suerte, podrán trabajar". Y por si quedaban dudas, calificó estas políticas de "predemocráticas" y esta concepción de familia de "rancia y retrógrada" y que la Xunta busca que el papel de la mujer sea únicamente el de "reproductora y para cuidar mayores". ¡Con un par!

O sea, apoyar a las familias, a las mujeres embarazadas (solteras o casadas), a los mayores, a los niños (nacidos o no) y a los discapacitados, facilitar la adopción y la conciliación laboral es… ultraderechista, predemocrático, rancio, retrógrado, machista y esclavista. Pues vale.

Si no fuera porque tenemos las tasas de natalidad más bajas del mundo mundial, que tiembla el relevo generacional, que hemos invertido la pirámide de población y que esto se parece cada vez más a la China Comunista (no a la Capitalista de hoy, que esa mola un montón; ¿verdad, Pepiño, que ahora inauguras tiendas de chinos además de AVES?), si no estuviera en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos, además de nuestra ética y nuestro sentido común, y el mínimo respeto a la vida, sería incluso gracioso, por lo absurdo, por lo estúpido y por lo increíblemente sectario. Y si tenemos en cuenta que la familia, en estos tiempos de millones de parados, ha demostrado ser el mejor centro de acogida, la mejor guardería, el mejor banco, el mejor hospital, el mejor comedor social y, si me apuran, el mejor gabinete psicólogo, pues los comentarios de la señora o señorita Beatriz Sestayo son, cuando menos, tremendamente injusto.

Pero estamos en periodo electoral y el PSOE se la juega como no se la ha jugado nunca. Y claro, a falta de argumentos, vuelven el famoso doberman y aquel manoseado "¡que viene la derecha!", ahora transmutado en "ultraderechista el que se mueva". Pues nada, para que vean que los ultraderechistas no somos rencorosos (sí, soy ultraderechista: tengo tres hijos y tan feliz; y mi mujer, que es más ultraderechista que yo, querría ir a por el cuarto… pero el sueldo, que no es nada ultraderechista, nos lo niega), me despido con una romántica rima de Bécquer, en versión electoral. Dedicada a todos y todas los y las que, de aquí a las elecciones, vamos a ser tachados y tachadas de todo y toda menos de guapos y guapas.

¿Qué es ultraderecha? dices mientras clavas en mi pupila roja tu pupila azul. ¿Qué es ultraderecha? ¿Y tú me lo preguntas? Ultraderecha… eres tú.

El trágico final de Gadafi
Opinión ABC 22 Febrero 2011

LA suerte está echada para Gadafi. Uno de los más longevos dictadores del mundo está a punto de pasar a la historia como un eslabón más de la sacudida telúrica que recorre el mundo árabe. Sus llamamientos e intimidaciones o incluso sus bombardeos no han surtido el menor efecto entre la población alzada y si Libia se hunde en una guerra civil, como ha amenazado su hijo, será por la incapacidad de asumir la realidad por parte de un sátrapa del que nunca se supo bien si estaba en sus cabales. Precisamente porque el caso de Libia representa ya un eslabón cualitativamente más importante por sus dimensiones, su petróleo y sus grandes inversiones en determinados países europeos, sería necesario que la UE haga lo posible por acelerar este desenlace. Una guerra civil podría poner en puertas de Europa un caso de autodestrucción similar al de Somalia. Conjurar los riesgos de una avalancha migratoria o de una reacción encabezada por grupos integristas es muy difícil en estos momentos, y por ello lo que más le interesa a la UE es identificar a los partidarios de la democracia y apoyarlos con todas sus fuerzas. Para un diálogo reconciliador es demasiado tarde.

D La situación en Libia confirma la tesis de que después de lo que ha pasado en Túnez y, sobre todo, en Egipto nada podrá ser igual en el mundo árabe y musulmán. Cualquier gobernante de la región que piense que este es un temporal pasajero y pretenda que basta con esperar a que escampe puede encontrarse con una sorpresa desagradable en cualquier momento. Ni países ricos como Bahréin ni los sometidos al aislamiento más férreo, como Libia, están al margen de este vigoroso despertar de descontento que ha encontrado en las nuevas tecnologías cauces para organizarse y para saltar fronteras. Todos los que desde Occidente aplaudieron en su día a Gadafi o aceptaron sus excentricidades pueden comprobar a dónde ha conducido tanta complacencia. Del mismo modo, los que ahora se empeñen en preservar a gobernantes amigos aunque estos no se comprometan con verdaderas reformas democráticas podrían condenarlos a desaparecer. Decir que lo que sucede en Marruecos «forma parte del juego democrático» cuando ha habido cinco muertos en los disturbios no es hacerle un favor a la monarquía alauí, sino todo lo contrario.

El turno de Libia
La población acabó desentendiéndose de un líder que en demasiadas ocasiones se comportaba como un lunático. Gadafi es un excéntrico pero no está loco. Se comporta como un crío que quiere todos sus caprichos y los quiere ya
JUANJO SÁNCHEZ ARRESEIGOR El Correo 22 Febrero 2011

HISTORIADOR. ESPECIALISTA EN EL MUNDO ÁRABE

C aerá Gadafi esta noche? ¿O quizás en un par de días? Lo que parece seguro es que caerá. Pero, ¿por qué? ¿Acaso no era Libia un estado rico y progresista? Pues no. Libia, bajo la retórica del Estado de las masas -Yamahiriya en árabe-, es una implacable dictadura policíaca, dirigida desde hace 41 años por el coronel Gadafi, de 68 años. En teoría, la administración del país está en una compleja red de consejos y asambleas populares, pero como en la práctica este tinglado es inoperante, salvo quizás a nivel local, Gadafi gobierna de facto como dictador absoluto sin ostentar cargo alguno.

Gadafi subió al poder el 1 de septiembre de 1969, derribando mediante un golpe de estado incruento a la decrépita monarquía tradicional. La población exultaba de entusiasmo. Con ese entusiasmo, azuzado por una retórica incendiaria y respaldado por el dinero del petróleo, Gadafi se lanzó de inmediato a una política interior de drásticas reformas, más una política exterior extremadamente ambiciosa. Al principio todo esto se hizo con el beneplácito de las masas, pero nada salió bien. Libia quiso ir demasiado deprisa. Faltaba gente preparada; faltaban infraestructuras básicas, se desperdiciaron muchos recursos, se dio prioridad a proyectos de prestigio y sobre todo no existía retroalimentación entre el pueblo y las elites, debido a la naturaleza dictatorial y personal del nuevo régimen. Muchas iniciativas importantes eran el resultado de caprichos impulsivos de Gadafi, sin que ningún consejo de gobierno pudiese refrenarle, ofrecerle alternativas o avisarle de posibles problemas.

En el exterior, Libia fue siempre vista por todos como lo que realmente era, una potencia enana. Puede que tuviese mucho petróleo y un territorio extenso, mas del triple que España, pero su población era muy escasa - 3,2 millones en 1982 y 6,3 en la actualidad-, su industria inexistente y sus recursos naturales insignificantes, salvo el petróleo. Gadafi intentó compensar estas limitaciones buscando organizar alianzas o incluso uniones supranacionales entre Libia y otros países árabes. El fracaso de esta estrategia le llevó a una hostilidad cada vez mayor contra casi todos sus vecinos, pero la desproporción de fuerzas convertía en inviable cualquier confrontación directa, lo que empujó al régimen a una descomunal acumulación de armamentos y al terrorismo de estado como estrategia de uso general.

Ninguna de estas estrategias funcionó. Se pueden comprar muchas armas, pero si no se dispone de una mínima capacidad industrial, ese poder militar es una ilusión. Gran parte de los arsenales libios estaban formados por material totalmente obsoleto. Las pocas veces que las fuerzas armadas libias tuvieron que entrar en combate, fueron estrepitosamente derrotadas, incluso contra adversarios teóricamente muy inferiores, como los ugandeses o los chadianos. En cuanto al terrorismo, en muchas ocasiones parecía no existir plan alguno salvo el deseo rabioso de causar daños.

La población libia acabó desentendiéndose de un líder que en demasiadas ocasiones se comportaba como un lunático. Gadafi es un excéntrico pero no esta loco. Estamos hablando de un joven impulsivo que a los 26 años se ve catapultado al poder absoluto y cree que gracias al petróleo dispone de recursos ilimitados. No es tan extraño que se comporte con frecuencia como un crío inmaduro y consentido que quiere todos sus caprichos y los quiere ya. ¿Pero, entre tanto, qué desean sus compatriotas?

Los libios han estado subyugados mediante el palo, la zanahoria y el opio: el palo es una represión policial implacable, digna de la Alemania nazi o la Rusia soviética; pero por sí solo el palo nunca es suficiente. El opio es el lavado de cerebro permanente mediante el discurso demagógico revolucionario, repetido hasta la saturación en todo momento y en todo lugar, pero la población está inmunizada porque ya no se lo cree. La zanahoria es, obviamente, el petróleo.

El petróleo proporcionó el dinero para sostener todo el tinglado dentro y fuera del país, pero solo eso. Lo que la gente se resiste a comprender es que la riqueza del petróleo es una renta, y absolutamente nada más. Lo que importa es cómo se gasta uno esa renta. ¿Te limitas a vivir de ella, a fondo perdido, o la inviertes de una manera productiva? Gadafi escogió la segunda opción. Al cabo de 40 años, Libia no se ha industrializado ni modernizado en absoluto. España no tiene petróleo, pero nuestro PNB es 18 veces superior al libio porque disfrutamos de una economía industrial diversificada.

Algo si se ha hecho en Libia: Alfabetización total, educación superior, infraestructuras básicas, grandes obras publicas, etc, pero la economía no se ha diversificado en modo alguno. El resultado es que la gente recibe únicamente las migajas del pastel petrolífero. Por lo tanto, la zanahoria es muy raquítica, el opio ya no surte efecto, la esperanza de que las cosas cambien se ha desvanecido hace décadas, y solo queda el palo. Encima, Gadafi traiciona toda su retórica revolucionaria acomodándose con su antigua bestia negra, Occidente, mientras lo prepara todo para que su segundo hijo, Saif al Islam Gadafi, le suceda en el poder, como si la monarquía nunca hubiera sido derribada. ¿Y si muere Saif y hereda el trono su hermano Aníbal, un energúmeno impresentable que se comporta como un matón de taberna dondequiera que va?

Han pasado 22 años desde la sangrienta revolución rumana que derribó a Ceaucescu y 32 desde la caída del Sha de Irán. Ahora es el turno de Gadafi.

REVUELTAS EN EL MUNDO ÁRABE
Islam: Revolución sí, democracia, no
Rubén Kaplan Minuto Digital 22 Febrero 2011

Ratificando que el Islam y la democracia como se concibe en Occidente son irreconciliables y antagónicos, noventa predicadores y estudiosos islámicos de diferentes países musulmanes, Arabia Saudita, Yemen, Sudán, Bahrein, Kuwait y Líbano entre otros, emitieron una declaración conjunta donde alaban y dan su apoyo a las revoluciones populares que derrocaron a las dictaduras de Túnez y Egipto, a la par que fustigan a la democracia.

Al- Arabiya el canal de televisión en lengua árabe que transmite noticias las 24 horas desde Dubái, Emiratos Árabes Unidos, dio a conocer en su versión impresa online, la declaración -de la que obtuvo una copia- donde se transcribe parte del documento que criticó a Zein El Abedin Ben Ali y Hosni Mubarak, los ex presidentes de Túnez y Egipto, respectivamente, por humillar y arrastrar a sus pueblos a una situación de pobreza extrema. En el informe se vaticina que a partir de ahora se verá el “alumbramiento de una nueva era de justicia y libertad”. La declaración también señaló el papel de los otrora presidentes en la corrupción política, administrativa y financiera que prevalece en sus países, así como la tortura de prisioneros.

En el manifiesto de los predicadores y ulemas, en el que se omitió naturalmente señalar los atropellos análogos y aún mucho peores a los ciudadanos de los países islámicos regidos por la Sharia, se criticó el llamamiento de los revolucionarios para alcanzar democracias plenas. Los clérigos advirtieron que la democracia permite al pueblo tener la última palabra en los asuntos de sus países, hecho que conduce a la prevalencia de varias prácticas anti- islámicas

“En las democracias, la gente puede votar por las cosas que están prohibidas en el Islam como el establecimiento de burdeles, lo que permite la homosexualidad, el consumo de alcohol, y la usura, y la prohibición de la llamada para la oración o el velo.”

La alternativa, según ellos, es aplicar el concepto de la “shura”, (consulta para la toma de decisiones en las sociedades islámicas) sólo en los temas que son sancionados en el Islam, mientras que los asuntos prohibidos deben estar fuera de la cuestión.

Los signatarios de la declaración exhortaron a las mujeres de Túnez para volver al Islam después de la salida de Ben Ali, quien promovió la laicidad, y empezar a acatar el código de vestimenta islámico que fue prohibido por el depuesto presidente.

Existe un pensamiento extendido y erróneo de suponer que las justificadas revueltas en los países islámicos, cruel y ferozmente reprimidas y con cientos de muertos y heridos como vemos en los casos emblemáticos de Egipto Irán y Libia por ejemplo, conllevarán el advenimiento de sistemas democráticos cabales. En el caso del país africano bajo la férula del dictador Muamar al Gadafi desde hace 42 años, su hijo y heredero, Saif al Islam al Gadafi, formado en la London School of Economics de Gran Bretaña y supuesto demócrata, ordenó bombardear a su propio pueblo en Trípoli para sofocar la sublevación.

Por su visión miope de la naturaleza del Islam, Occidente se ilusiona con la irrupción de la democracia en los países islámicos. Lamentable y paradójicamente, el derrocamiento de las tiranías, coadyuvará al fortalecimiento de regímenes teocráticos y fundamentalistas.

La crisis Libia
FLORENTINO PORTERO ABC 22 Febrero 2011

Si los problemas de fondo que están detrás de la crisis generalizada en el norte de África son comunes, la forma de reconducir los acontecimientos varía y variará sensiblemente de unos estados a otros. No es lo mismo una monarquía enraizada en la sociedad, una institución legítima y querida, que una dictadura impuesta por la fuerza y que no ha satisfecho las expectativas creadas. No es lo mismo un régimen que ha tratado de establecer un estado de derecho que otro que sólo ha buscado garantizar una situación de poder.

En Túnez y Egipto vimos cómo el Ejército, una institución profesional con un claro sentido de servicio a la comunidad, se negó a hacer uso de la fuerza contra sus conciudadanos, cuando éstos denunciaban la corrupción y exigían una mayor representatividad. Esos ejércitos han sido la clave para entender por qué unos gobernantes han caído, cómo el orden público se ha mantenido a pesar de las complejas circunstancias y cómo se está definiendo un modelo de transición hacia algo que desconocemos.

Libia es el estado norteafricano donde el estado de derecho ha recorrido menos camino, por culpa del golpe de Estado que puso fin al reinado de Idris y dio comienzo a la experiencia enloquecida dirigida por Gadafi. Un «totum revolutum» que incluye islamismo, nacionalismo, socialismo, tercermundismo y, en especial, una sobredosis de esencia de ego. Un régimen profundamente antidemocrático responsable tanto de acciones terroristas como de desvelar la red islamista dirigida desde Pakistán para facilitar el acceso al armamento nuclear de buen número de países musulmanes.

El problema no sólo reside en cómo echar a Gadafi. Lo más difícil llegará después, cuando se intente levantar un nuevo estado. Los demócratas, de existir, lo tendrán difícil.

El payaso del terror
HERMANN TERTSCH ABC 22 Febrero 2011

A muchos les parecía ya un simple payaso inofensivo. Había abandonado aquellas ínfulas de líder revolucionario mundial que le llevaron a inundar occidente con petrodólares para promocionar su patético Libro Verde. Había renunciado al programa de armas químicas y biológicas que a finales del siglo XX todo buen sátrapa árabe creía tener que desarrollar para mayor gloria, capacidad de chantaje y efectividad criminal. Incluso aceptó reprimir su obsesión por apoyar a cualquier terrorismo que quisiera matar en Occidente. Y acabó revelando datos muy valorados por los servicios de información occidentales sobre las redes del terrorismo revolucionario socialista del pasado. En Europa todos estaban deseando perdonarle al esperpéntico caudillo nómada sus barrabasadas, desvaríos y crímenes. Como mayor productor de petróleo del norte de África, sus cerca de millón y medio de barriles diarios, dan para mucha inversión y negocio. En Londres, hasta Tony Blair se volcó en el esfuerzo de olvidar el pasado de Gadafi y se presentó en 2007 a besar al beduino, mientras los tribunales escoceses hacían piruetas legales para liberar al terrorista que quedaba preso por el terrible atentado del avión de la PANAM sobre la localidad de Lockerbie en el que murieron 259 pasajeros en vuelo desde Frankfurt a Nueva York. En muchas capitales europeas se dio la bienvenida al personaje, para muchos cada vez menos siniestro y más divertido. Se le abrieron los parques públicos para instalar sus «jaimas» y congregar a la prensa para presumir de escoltas tetonas color cobalto y de los nuevos caballos que viajaban con él. Nadie hacía demasiado caso a sus tediosas cantinelas megalómanas, pero todos están atentos y prestos cuando sacaba la pluma para firmar un proyecto o una concesión. Todos toleraban con infinita condescendencia las astracanadas del vejete revolucionario, como se aguantan las de Fidel Castro. Con buen humor y comprensión. Y por supuesto también las de sus hijos, que solían tener altercados en todas las capitales europeas por comportarse allí como lo hacían en casa.

Pues ahí tienen al payaso viejete y a sus hijos. Aviones de combate libios disparaban contra la población concentrada en manifestaciones por la capital, Trípoli. Partes del ejército aun leales hacían fuego desde blindados y carros de combate contra todo lo que se movía en diversos barrios y otras ciudades del país. En Benghasi, la capital de la región oriental, la matanza de varios centenares de civiles desarmados no han impedido que la insurrección se haya hecho con el control al menos parcial de las calles. Pero la orgía de sangre no hacía sino empezar. Mercenarios extranjeros recorren las calles allí y en otras localidades dedicados a causar el mayor número posible de víctimas entre los ciudadanos desarmados. El régimen cuenta con mercenarios desde hace tiempo por su falta de confianza en un ejército siempre movido por obediencias tribales. Pero ayer llegaban noticias alarmantes de la llegada de vuelos de más mercenarios que el régimen habría contratado para una guerra total. Es la que había anunciado su hijo Saif Gadafi, el segundo, muy viajado y pulido en universidades europeas. Fue en un discurso televisado en la madrugada que recomiendo ver. Porque ni en su traducción simultánea al inglés pierde el terrorífico mensaje del que juega con la maldad y el miedo pero ya en lucha por la supervivencia propia. Hiela la sangre. Exige sumisión y obediencia. Y amenaza con ríos de sangre, con hambre, con larga guerra civil. Y advierte que lucharán hasta el último hombre, hasta la última bala. El tsunami de la juventud arrastra ahora a uno de los personajes más siniestros del muy concurrido escenario árabe. Ya no hay vuelta atrás. Pero el payaso ya ha decidido que dejará en su hundimiento un paisaje de espanto.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Intereses creados
Nuestras mal diseñadas autonomías son un mal con el que, sospechamos, tendremos que convivir siempre
andrés freire ABC Galicia 22 Febrero 2011

DICE la leyenda que la primera máquina de escribir la inventó un polaco, y que así se entiende la extraña disposición de las letras en el teclado. La historia real, según parece, es bien distinta: las primeras máquinas eran, como cabría esperar, bastante deficientes. De ahí que, si alguien escribía demasiado deprisa, las letras se atascaran. Por consiguiente, los constructores diseñaron un teclado que deliberadamente dificultaba la escritura rápida mediante la extraña dispersión de las letras claves. Sin embargo, una vez resueltos los problemas técnicos, se dieron cuenta de que el problema era ya otro: todo el mundo había aprendido a escribir con el teclado primigenio, de modo que resultaba imposible de cambiar. En consecuencia, más de 100 años después, cuando las máquinas de escribir han desaparecido, sustituidas por ordenadores, la distribución de las letras sigue fiel al errado diseño inicial.

Esta historia viene a cuento de las dificultades con las que está tropezando el gobierno en su esfuerzo por reformar el entramado autonómico. Las autonomías parecen, cada vez más, entes indomables sobre los que el gobierno central carece de control. El gobierno limita el número de plazas de funcionario, y llega Andalucía e ignora el tope. La justicia dice (¡al fin!) que el régimen lingüístico de la enseñanza catalana no se ajusta a derecho, y las autoridades políticas deciden ignorar la ley, con la anuencia del gobierno central, sin que pase nada. Las cajas traspasan fronteras pero obedecen a su respectivo conselleiro. El ministerio de Hacienda pone límites al endeudamiento autonómico, y tras reunión de Mas con Zapatero, estos límites de deuda desaparecen sin que el gobierno quiera evitarlo.

Un ejemplo aún más sorprendente: una directiva europea obliga a los distintos estados a liberalizar los horarios comerciales. Hete aquí, sin embargo, que el pequeño comercio es un lobby poderoso en muchas autonomías. Por consiguiente, y sin perturbarse un segundo, las autoridades autonómicas deciden legislar un horario que, a despecho de las directivas europeas, es todavía más restrictivo hoy que hace una década. ¿Quién les va a obligar a seguir la ley? Nadie, pues las autonomías no existen para Europa, y las sanciones comunitarias al estado les resbalan y resultan ajenas. Además, ya nadie se engaña. Los presidentes autonómicos son celosísimos guardianes de su poder.

Hoy que sufrimos una crisis voraz y destructiva, nos percatamos de los errores de diseño cometidos hace 30 años. Los esfuerzos por reformar esa turbia maraña de intereses que defienden las autonomías resultan infructuosos. De ahí que sospechemos que, al igual que las deslavazadas letras del teclado, nuestras mal diseñadas autonomías son un mal con el que tendremos que convivir siempre.

Optimismo del pesimismo
Nota del Editor 22 Febrero 2011

Esto de los teclados no es lo que parece, pues algunos utilizan la disposición QWERTY, y otros la AZERTY, y luego están las variantes nacionales como la ñ, ç, etc. y todo esto referido a los que utilizamos el alfabeto, pues aún quedan por ahí miles de millones de seres humanos que no lo utilizan (chino, japonés, etc.). Para conseguir optimizar la posición de las teclas con la frecuencia y secuencia de uso también tenemos el teclado Dvorak, que algunos han intentado utilizar, pero, despúes de tantos años de uso, y la incompatibilidad con los tradicionales, parece que no ha cuajado.

Hasta ahí el pesimismo, pero si miramos al futuro, está claro que el reconocimiento de voz (como sistema de entrada rápido, económico y fiable) está al caer y al fín podremos (podrán) prescindir del teclado y de su molesto murmullo cuando es otro el que lo produce.

Con las autonomías sucede lo mismo, hemos sufrido, sufrimos sus desmanes, estamos en la pendiente pesimista, cada vez peor, cada vez más resulta el problema más irresoluble, pero mirando al futuro inmediato, vemos que para poder remontar el vuelo rasante (y nos podremos dar con un canto en los dientes), no queda más remedio que desmontarlas, desmontar el tinglado que dilapida todos los recursos de los ciudadanos, y volver al estado central que permite la optimización de una gran parte de los recursos, al estado euopeo que permite la optimización de otra parte de los recursos y a otros niveles para completar el círculo.

Así que, ánimo que el tinglado autonómico está en sus últimas (¡ aunque hay ver cómo muerde !), desaparecerán el enorme disparate de la imposiciòn de las lenguas regionales y todos sus malévolos efectos, especialmente en los niños que son inoculados con ellas en contra de su voluntad, la de sus padres, el sentido común y los más elementales derechos humanos y constitucionales.

Paz sin escoltas
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 22 Febrero 2011

Este fin de semana, el lehendakari, Patxi López, expresaba su confianza de que los comicios que se celebrarán el mes de mayo sean los últimos en los que el amplio catálogo de cargos públicos amenazados tenga que acudir a las urnas con escolta. El deseo del presidente del Ejecutivo vasco recuerda un rumor que se difundió en las navidades de 2004 entre militantes del PSE guipuzcoano según el cual Jesús Eguiguren había manifestado en una sede socialista que «el año que viene (por 2005) no hará falta llevar escolta».

Hace unos días, el propio Jesús Eguiguren afirmaba que el día 7, fecha en la que se presentaron los estatutos de Sortu, «fue el primer día de la paz en Euskadi». No muy distinta es la idea que subyace detrás de la afirmación de Joseba Egibar de que el día 7 «la izquierda abertzale declaró el final de ETA». No se tiene noticia, sin embargo, de que ni ellos ni otros cargos políticos hayan renunciado a los servicios de protección que se ven obligados a llevar a causa de la amenaza etarra.

El terrorismo sigue siendo una realidad del presente para todos aquellos que tienen que vivir protegidos por agentes de seguridad por formar parte de colectivos situados en el punto de mira de la banda. Los escoltas son el termómetro de la falta de paz y de libertad que padece mucha gente en el País Vasco.

Para estas personas, y para otras muchas, la amenaza de ETA no es un futurible, como el eventual rechazo de Sortu a un atentado de la banda, sino una vivencia cotidiana. La mera existencia de ETA y su historial de atentados pasados, aquellos que Batasuna y sus herederos se resisten a condenar, constituyen para una parte importante de la población vasca una amenaza real para el presente que no se disipa por el hecho de que el grupo terrorista haya anunciado un parón temporal en sus ataques. Sólo el hecho de que ETA lleve más de dieciocho meses sin cometer atentados en territorio español por causas ajenas a su voluntad les permite vivir con más tranquilidad que en otras épocas y con menos angustia que en momentos pasados.

Algunos desde las filas de la izquierda abertzale y otros que actúan como analistas o intérpretes de los movimientos de ETA y de su mundo vaticinan el final de facto del grupo terrorista, pero la propia banda se ha cuidado mucho de confirmar que esté dispuesta a poner fin a su trayectoria terrorista. Al contrario, la tregua del 10 de enero ha venido acompañada de explicaciones en las que ratifica la validez de la violencia y su confianza en el empleo de las armas como instrumento para forzar la voluntad del Estado y como método más eficaz para conseguir lo que llaman liberación nacional. Así pues, sólo cuando ETA confirme que renuncia a la «estrategia político militar» y sus palabras se vean corroboradas por los hechos se podrá datar el inicio de la paz en Euskadi.

La generación mejor formada de la historia… del PSOE
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 22 Febrero 2011

El PSOE se renueva... o muere. Los nombres de sus listas demuestran sus miedos y sus objetivos. No se han arrepentido de su política más sectaria, y apuntan a la educación como prioridad.

Tiempo de listas, tiempo de conflictos. Los grandes y pequeños partidos preparan sus candidaturas municipales, regionales y forales, y los conflictos internos se multiplican. Faltan menos de 100 días para un 22 de mayo que repartirá suerte y desgracia, y que dará cargos y gloria… a los primeros de alguna lista. Es el momento de analizar cómo son las listas que se van conociendo, pues éstas ayudan a comprender qué buscan, qué temen y a qué apuntan los dirigentes de los distintos partidos.

El comité regional del PSOE navarro ya ha elaborado la candidatura al Parlamento que encabeza Roberto Jiménez, y en ella desaparecen cuatro de los doce parlamentarios que desde 2007 PSN. Otras cuatro personas las sustituyen. Como ninguna encuesta da a los de Zapatero más de doce escaños en Navarra, y de hecho casi todas les dan menos, saber quiénes son esas doce personas ayuda a entender qué quiere el PSOE después de mayo. Algo muy importante porque en la legislatura que termina los socialistas han apoyado a UPN en la aprobación de los presupuestos imponiendo sus propios gustos. ¿Cuáles serían esos gustos, desde ahora?

El análisis-trampa de los abertzales
Los nacionalistas vascos se están fijando en que ¿el 98%? de los candidatos socialistas son de Pamplona o de la Ribera, con una escasa presencia del Norte de la provincia. Criterio de análisis por lo menos interesado, si no sesgado y, si cualquier otro lo hubiese dicho, punto menos que xenófobo. Al fin y al cabo, siendo toda Navarra un distrito único (y no de los más grandes, porque no es Badajoz, ni de los más poblados, porque no es Madrid) corresponde a los ciudadanos de todo el territorio elegir la lista que prefieran. Y por supuesto que hay votantes fidelísimos del PSOE que son vascoparlantes nativos, o que viven camino del Cantábrico o del Pirineo (ya es tradicional que los socialistas venzan en Castillonuevo, y no habrá municipio más metido en la vida pirenaica que ése, el menos poblado de Navarra), pero la pureza democrática de la elección no puede cifrarse en el origen de los candidatos sino en la libertad de los electores.

Naturalmente los abertzales preferirían un PSOE más abiertamente decidido a pactar en mayo con ellos. Pero no deja de ser curioso que se pretexten dudas sobra la calidad de origen para pretender dar a los abertzales el "control de calidad" sobre el PSOE. ¿Qué PSOE les sirve? Uno que quiera aún más imposición del vascuence, que se someta a sus dictados, que opte por pactar con ellos y que siga callando sobre las décadas de coacción violenta en gran parte de la provincia en perjuicio de todas las candidaturas que no podían presentarse sin riesgo para la vida y hacienda de los que osaban romper el veto. No, si por algo no puede ser condenado el PSOE es por esto.

Tampoco es que dé grandes seguridades: simplemente espera los resultados para venderse al mejor postor, y pensando más en los intereses de Ferraz, que es quien manda. Nada oculto ya, y nada que reprochar. Nada imposible tampoco.

Arriba, parias de la Tierra… y víctimas de la LOGSE
Un dato más sustantivo sobre la lista socialista es el relativo a su formación académica. Entre los doce primeros nominados hay siete licenciados (tres en Derecho, dos en Filosofía pura, una en Psicología, una en Sociología), una ingeniera, algunos diplomados y demás y hasta tres doctores. La primera pregunta es si esta exhibición de títulos está por encima de la media o no; la segunda es si tales títulos, sin entrar en cuestiones personales, se corresponden con una verdadera formación de calidad; y la tercera debería ser si gobernar mejor Navarra pasa ahora y necesariamente por tener gobernantes (si es que los del PSOE lo llegan a ser) más laureados.

He escuchado muchas veces de quien de esto sabe que para gobernar Navarra demasiados estudios no son buenos. Cada uno pensará lo que quiera, y supongo algo será distinto que en una Navarra que ha cambiado, en la que el contenido real y la importancia social de unos estudios universitarios se ha devaluado brutalmente, las cosas no son hoy como podían ser en 1870, en 1910, en 1931 o en los años 70 y 80 del siglo XX. La cuestión está de todos modos abierta, porque de las urnas sólo han salido dos presidentes licenciados al tiempo de su investidura (los doctores Del Burgo y Alli), y aquello no fue exactamente una balsa de aceite.

Roberto Jiménez tiene un perfil más tradicional de político de la Diputación Foral, no ya por su origen microgeográfico sino por la intensidad de su formación previa. Dudo bastante que vaya a presidir nada ahora mismo, pero es muy interesante ver la cantidad de personal educativo o relacionado con la educación que ha incluido en puestos de salida en su lista. No se trata sólo de la preparación de estas personas, sino también de qué significa su presencia ahí: un interés, una vez más, del PSOE por la educación, que durante décadas ha regulado y gestionado a su gusto e imponiendo su gusto y que, al parecer, espera seguir haciendo en Navarra por las buenas o por las malas.

Por mal que vayan las cosas, serán parlamentarios electos, y quizás decisivos, personas que comparten la visión socialista de la educación, y que tratarán de proseguir con su imposición entre nosotros. Será parlamentario, si el Faisán lo permite, el doctor Jorge Urdánoz Ganuza, que conoce bien como docente (y antes como alumno) la enseñanza concertada pamplonesa, después la UNED y luego otras Universidades de prestigio antes de asesorar al actual Gobierno. Será parlamentario mi amigo el profesor doctor Román Felones Morrás, a quien nadie podrá reprochar falta de titulación ni falta de experiencia, ni mucho menos falta de mano izquierda en las formas; pero aún ahora vivimos consecuencias de decisiones que se tomaron hace veinte años siendo él consejero del ramo en Pamplona. Será parlamentario un incombustible Pedro Rascón Macías, hasta el pasado viernes el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos –mayoritaria en la pública navarra, aunque queda explicar cómo y por qué. Probablemente sea parlamentaria María Victoria Arraiza Zorzano, doctora en Sociología por la UPNA y licenciada en Psicología, es inspectora del departamento de Educación y profesora de la UNED en Tudela. Puede ser parlamentaria Berta Miranda Ordobas, profesora asociada de la UPNA (lógicamente) y vinculada muy prosopográficamente a unos cuantos recovecos de la enseñanza foral.

Si echan ustedes cuentas, son cinco de doce los directamente vinculados a la educación, sin que se les conozcan discrepancias de envergadura con la línea oficial de su partido, que por desgracia ha sido desde 1985 y sin excepción vigente la línea oficial del Ministerio. Jiménez ya lo dijo: "Hemos buscado a los mejores para las áreas que consideramos estratégicas, como educación o empleo".

Si el PSOE de Jiménez puede gobernar o condicionar un Gobierno hará lo que siempre ha hecho: fomentar el igualitarismo a la baja, dar por buenos sin reflexión los dogmas de la secta pedagógica, imponer el laicismo y el adoctrinamiento, afirmar una uniformidad inexistente, mirar con desconfianza toda medida de atención real y efectiva a la diversidad de los discentes, imponer las bondades universales del vascuence, aumentar el gasto sin mejorar los resultados, convocar oposiciones(-basura) más fáciles para que empuñen la tiza quienes quieran los sindicatos de clase y no los mejores, aprobar alumnos sin los conocimientos mínimos del nivel y conseguir que los miembros de muchas Apymas no sepan siquiera a qué confederación pertenece la suya ni cuál es su programa general. Todo esto y mucho más es el PSOE, el de la LODE, el de la LOU, el de la LOGSE, el de la LOE. Todas las leyes que nos han convertido en ese paraíso de la igualdad (teórica) y de la mediocridad (práctica) que somos si nos comparamos. ¿Nos gusta? Es fácil, votemos a estos caballeros (y damas) o a quien quiera pactar con ellos (y ellas) cediendo precisamente en este punto, que es precisamente la clave del futuro de Navarra.

Un futuro socialista, o un futuro de calidad. Las dos cosas, a la vez, no parecen ser posibles en España.

Lo que se pudo controlar y no se hizo
Ernesto Ladrón de Guevara Minuto Digital 22 Febrero 2011

Decir, a estas alturas, que LAB es el sindicato que forma parte del entorno poliédrico de Batasuna-ETA no es una novedad, y por tanto sobra mencionarlo por evidente.

Estos días atrás se celebraron elecciones sindicales en el sector público del sistema educativo vasco.

El resultado ha sido el siguiente: LAB ha subido de 65 a 80 delegados, STEE-EILAS, que es un sindicato que jamás ha pronunciado una expresión contraria a ETA, ha elevado su representación de 54 a 60 delegados. Por otra parte, CCOO ha bajado de 67 a 51 delegados, perdiendo nada menos que 16 de ellos. El resto de los sindicatos se ha mantenido más o menos igual. Como conclusión la correlación de fuerzas sindicales queda así: Sindicatos nacionalistas (independentistas), incluyendo a ELA: 71 % de representación. Fuerzas sindicales afines al mundo llamado “izquierda abertzale”: 50 % de la representación.

Bien es verdad que la abstención ha llegado al 50 % y que cabe deducir que el profesorado que no acudió a las urnas no pertenece al mundo radical y por eso no se moviliza, lo que sobrerrepresenta la presencia del mundo abertzale en las mesas de negociación. La lectura de ese abstencionismo puede ser muy variada, pero da la muestra de la decepción existente con los sindicatos de ámbito estatal por su dependencia de las subvenciones y su falta de autonomía en la toma de decisiones, así como demasiada subordinación al partido gobernante en Moncloa, y su progresivo desprestigio.

¿Qué sucede en la Comunidad Autónoma Vasca para tener un profesorado sostenido con los impuestos de los ciudadanos que tiene un sesgo tan sumamente radical?. Cabe pensar sobre las consecuencias de que los niños vascos estén en las manos “educadoras” de quienes no sólo no abominan ETA sino que están de una u otra manera en la órbita ideológica o estratégica de quienes forman el círculo social del filoterrorismo independentista. Es verdad que en términos absolutos ese profesorado no representa más del 30 % del profesorado, pero aún así es alarmante, máxime cuando su representación institucional va a suponer la mayoría absoluta en las mesas sectoriales donde se van a tratar los temas de planificación educativa.

¿Qué valores puede impartir un profesorado que no abomina de métodos excluyentes y sectarios, que busca arrinconar a los que no pasan por sus planteamientos ultranacionalistas? ¿Qué educación para la ciudadanía se puede desarrollar a partir de paradigmas excluyentes con los que se divide a los seres humanos en dos grupos: los afines para el logro de la independencia y los demás a expulsar del sistema? Esos sindicatos no se cansan de insultar al profesorado no euskaldun, por muchos apellidos autóctonos y raigambre en el territorio que tengan? Mi caso concreto es el de ser profesor nacido en Álava, con todos los ancestros con este origen, sin tener antecedentes de habla euskaldun. ¿Debo marcharme según ellos de la tierra en la que nací, donde he vivido durante mis sesenta años de existencia? ¿Soy un estorbo en el sistema educativo aún teniendo tres títulos universitarios, uno de ellos el doctorado en ciencias de la educación -todos ellos adquiridos mientras trabajaba y con mi dinero particular-, y treinta y nueve años de antigüedad en la enseñanza? Pues dicen que sí. ¿Quién sobra, yo o los que adoctrinan a los alumnos en la orientación separatista y manipulan la verdad histórica y cultural?

Nada más proclamarse los resultados han hecho declaraciones en plan chulesco diciendo que se vaya la señora Celáa, Consejera de Educación, o que gire en ciento ochenta grados sus políticas. Como si los electores que han posibilitado el actual gobierno vascongado no tuviéramos ni arte ni parte en la definición política del actual status quo gobernante. Esto define por sí sólo el concepto democrático de las cosas que tiene esta representación.

La cuestión es quién ha permitido que las cosas lleguen a este grado, pues algunos lo veníamos advirtiendo desde hace más de dos décadas, clamando en el desierto sobre lo que se veía venir. En mi libro “Educación y Nacionalismo” dedico un capítulo a la estrategia nacionalista de invadir las plantillas del profesorado con un comisariado político que actuara de cuña para aculturar a la población en los nuevos “valores” independentistas. Me he cansado de avisar sobre los riesgos de permitir que el mundo nacionalista actúe utilizando a la escuela como herramienta para la formación del espíritu nacionalista, como es evidente a todas luces, reproduciendo el denostado modelo franquista de escuela nacional. Y no tanto por las consecuencias de la unidad española, a todas luces ya rota, sino por la aberración que contiene la manipulación de las conciencias y el estrechamiento de la cosmovisión vital que supone el poner orejeras sobre las mentes adolescentes, fuente de empobrecimiento y de anorexia intelectual.

Hay responsables de todo esto, y no son precisamente los nacionalistas en exclusiva.

Cataluña
El Gobierno catalán no permitirá que TV3 se debilite pese a su alto coste
Mas y Camps se reunirán el 20 de abril para hablar del intercambio de emisiones
MARÍA JESÚS CAÑIZARES / BARCELONA ABC Cataluña 22 Febrero 2011

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, ha defendido la televisión autonómica y asegura que, pese a las críticas sobre su enorme coste -más de 300 millones de euros al año- y la tendencia al "café para todos" que, en su opinión, también se aplica en este terreno, no consentirá que se cuestione un modelo que considera prioritario. "No podemos consentir que, como país, nuestra televisión se debilite. Otras comunidades ven sus intereses cubiertos con otras cadenas privadas. Nosotros no",ha dicho. La Generalitat ha decidido autorizar a TV3 la contratación de los derechos de emisión de los partidos de fútbol de la UEFA Champions League durante las temporadas 2012-2013, 2013-2014 y 2014-2015, por un importe máximo de 15 millones de euros. Una medida que, según Homs, demuestra esa apuesta por una televisión de calidad y la negativa del ejecutivo autonómico a eliminar la publicidad de TV3, tal como hizo TVE.

Por otro lado, el 20 de abril se reunirán los presidentes de las comunidades catalana y valenciana, Artur Mas y Francisco Camps, para tratar el intercambio de las emisiones autonómicas tras y el corredor mediterráneo. El encuentro tendrá lugar en Valencia. "Con la pistola en el hecho no se puede ir por la vida, pero la voluntad del gobierno es llegar a un acuerdo. Si se crea un clima de confianza mutua, se puede lograr", ha explicado Homs, tras la decisión del ejecutivo valenciano de suspender las emisiones de TV3 en su territorio. Además de la vía institucional, ha dicho Homs, está la intervención del Gobierno español mediante la recogida de firmas para impulsar una Iniciativa Legislativa Popular que apoyaría al menos CiU y ERC. En la reunión también se hablará del corredor mediterráneo.

El Gobierno ha decidido impulsar el Plan Estretégico del Turismo 2011-2015, sector que da trabajo a 400.000 personas. Se pretende situar la marca "Cataluña" en los mercados internacionales. Los conflictos en los países árabes, ha dicho Homs, puede ser una ocasión interesante para el turismo catalán "Con toda la prudencia y sin ánimo de desear el malo ajeno, la próxima temporada puede ser positiva para nuestro país". Incluye este plan la modernación de las infraestructuras y la profesionalización del sector.

Tal como anunció CiU, el ejecutivo catalán encargará mediante concurso público una auditoría externa de las cuentas de la Generalitat, que cuenta con un presupuesto de 1,2 millones de euros.El próximo 1 de marzo, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Duran Lleida, volverá a estar presente en la reunión del Gobierno catalán para tratar sobre los traspasos pendientes y la conflictividad institucional.

Entre los nombramientos destaca el de Susanna Bouis, ex delegada del Gobierno en Cataluña durante el mandato de José María Aznar, como directora general de Función Pública.

Recortes de Prensa   Página Inicial