AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 3 Marzo 2011

 

El sistema circulatorio español
XAVIER PERICAY ABC 3 Marzo 201

ENTRE los muchos méritos de Andrés García de la Barga y Gómez de la Serna, más conocido por Corpus Barga, está el de haber alertado a su debido tiempo de los efectos que el auge de los regionalismos peninsulares, y muy especialmente el catalán, podía tener para el futuro de la Segunda República. Lo atestiguan los numerosos artículos que escribió en 1932 a raíz de la tramitación en las Cortes del llamado Estatuto de Nuria, en los que denunciaba el carácter reaccionario de cualquier nacionalismo y abogaba por superar el individualismo y la diversidad de España mediante el desarrollo económico y el fomento de una cultura común. Pero acaso lo más relevante de su pensamiento se halle en un pasaje de la conferencia que dictó el domingo 5 de febrero de 1933 en el teatro Alcázar de Madrid y que trataba de «La República y la Prensa». En ella, en una suerte de excurso y tras constatar que, lo mismo en la República que en la Monarquía, los partidos se habían organizado «de la manera más autónoma posible, con autonomía casi anárquica, en caciquismo los monárquicos y los republicanos en cabilas», Corpus decía lo siguiente: «(…) si suponemos a España organizada en regiones con Estatuto, en regiones autónomas, habrá que preguntarse qué va a ser la vida política española si no hay grandes partidos políticos, porque precisamente son los Estados federales los que necesitan de grandes partidos políticos, como en Alemania y Estados Unidos, puesto que los partidos políticos son en ellos el sistema circulatorio de la política general».

Por más que semejante afirmación pueda parecer a primera vista una perogrullada, ni lo era entonces ni lo es hoy. Un Estado federal —o un Estado autonómico como el que nos asiste, asimetrías aparte— tiene una tendencia manifiesta a la centrifugación. Se trata de algo constitutivo, inherente a su formación misma. De ahí que todo intento de ignorar esa querencia por lo particular de buena parte de nuestra clase política y de comportarse, pues, como si el caciquismo y las cabilas a que aludía Corpus hace cerca de ochenta años fueran agua pasada, no sea, al cabo, sino un modo de engaño —inocente, quizá, pero no por ello menos lesivo—. Y de ahí también que la solidez y la salvaguarda de ese Estado federal o autonómico requieran de una fuerza que actúe en sentido contrario, lo mismo de puertas adentro que de cara al exterior. Y quien dice una fuerza dice, claro, unos grandes partidos cuyo principal cometido consista en asegurar que el sistema circulatorio funcione, esto es, que el corazón bombee y que la sangre viaje por todo el cuerpo y regrese, sin mayores sobresaltos, al punto de partida.

Se me objetará que esos grandes partidos ya existen. Sin duda. Pero de su labor no se desprende, por desgracia, ese equilibrio tan necesario entre lo centrípeto y lo centrífugo. Aunque en grados dispares y con consecuencias sensiblemente distintas, tanto quienes gobiernan como quienes están en la oposición suelen regirse a menudo por los intereses de sus baronías territoriales. Y esos intereses, como es lógico, chocan las más de las veces con el llamado bien común, en la medida en que se limitan a buscar el provecho de una parte de los ciudadanos de este país —cuando no de una parte de una parte de una parte—. Para ceñirnos a la actualidad reciente: ¿cómo es posible que las grandes empresas españolas se hayan visto forzadas a crear una especie de «lobby» para, entre otras cosas, vender en el exterior la marca «España»? Más allá de lo loable de la iniciativa, ¿acaso no corresponde a nuestros representantes políticos, y en particular a quienes tienen responsabilidades de gobierno, vender dicha marca? ¿De qué sirven, si no, tantas reuniones internacionales, tantas cumbres transoceánicas y tantos viajes al extranjero de nuestros cargos públicos, estatales o autonómicos, a los que acompañan, por cierto, en no pocas ocasiones, nutridas delegaciones empresariales?

Pero es en lo tocante a la política interior donde ese desequilibrio adquiere unos tintes más preocupantes. Ejemplos los hay a miles, aunque tal vez uno de los más significativos sea el que atañe al cuerpo de funcionarios. En efecto, el progresivo adelgazamiento de la llamada Administración del Estado, resultante del largo e ininterrumpido proceso de transferencia de competencias a las Autonomías —proceso, por otra parte, sin marcha atrás posible, al menos hasta el momento—, ha tenido una serie de consecuencias, a cual más trascendente. Así, en todo cuanto afecta a la corrupción más o menos institucionalizada, no deja de resultar sorprendente la connivencia del estamento funcionarial. Entiéndase bien: no me estoy refiriendo al conjunto de los funcionarios de cada una de las administraciones donde el escándalo ha hecho mella; estoy seguro de que las excepciones abundan. Pero no es menos cierto que un cuerpo no tan apegado al territorio y su gente; un cuerpo aséptico, ajeno al infecto mercadeo de dádivas y poltronas; un cuerpo, en fin, con sentido de Estado, habría dado sin duda la voz de alerta mucho antes de que determinados asuntos pasaran a mayores.

Tomemos otro ejemplo: la educación. A estas alturas, hasta el optimista más ciego reconoce la dimensión del desastre español. Los resultados son los que son, y las comparaciones con el resto de Europa y del mundo desarrollado no producen sino bochorno. Ahora bien, que exista un consenso sobre el peritaje —realidad obliga— no significa que también exista sobre las causas del siniestro y los remedios que conviene aplicar. Así, sigue habiendo quien atribuye todos los males a la falta de tiempo. O a la escasez de dinero. Aunque justo es decir que, en contrapartida, cada vez son más los que imputan el desastre a la naturaleza del propio sistema y no ven otro modo de salir del agujero que mediante la implantación de reformas contundentes. Entre ellas —y en un primerísimo lugar por cuanto se trata del fundamento mismo del modelo aplicado en los países de referencia, o sea, en los que encabezan los distintos ránquines educativos—, están las que afectan al profesorado. No hace mucho, Eugenio Nasarre y Francisco López Rupérez, recogiendo un estado de opinión cada vez más proclive a una remoción drástica del actual sistema de selección y formación de los docentes de Primaria y Secundaria, esbozaban una propuesta de MIR educativo («Magisterio», 26 de enero de 2011) que, entre otros aspectos, ponía el acento a la creación de unos Centros Superiores de Formación repartidos por todo el Estado, que funcionarían atendiendo al principio de la libre concurrencia y en los que los graduados ingresarían por medio de una prueba homogénea de acceso. Como se ve, un planteamiento sensato y valiente, que no solo valora el esfuerzo, el talento y la vocación, en la medida en que tiende a premiar a los mejores, sino que encima posee un carácter inequívocamente nacional. Y cuyo desenlace no sería otro —transcurridos tres años y tras los consiguientes cursos de prácticas en un centro educativo y una postrera evaluación— que la obtención por parte del alumno de la condición de funcionario.

Pero, como se ha dicho, para que esas y otras propuestas sean posibles resulta indispensable que el corazón bombee como es debido. Y uno diría que, por desgracia, lleva ya mucho tiempo en estado de shock.

XAVIER PERICAY ES ESCRITOR

Zapatero
Turismo democratizador
Emilio Campmany Libertad Digital 3 Marzo 201

En Túnez deben de haberse quedado boquiabiertos y ojipláticos, en estado de aturdida estupefacción de ver lo que puede ocurrirles si, como les asegura que ya es inevitable Zapatero, finalmente se democratizan. "No sabéis cómo se puede disfrutar de la democracia. En mi caso, hasta he llegado a ser presidente del Gobierno". ¿Qué habrá querido decir? Siempre es difícil hacer la exégesis de las palabras de Zapatero, pero en este caso la misión es casi imposible. Puede haberse limitado a querer decir que, para disfrutar de la democracia, lo mejor es llegar a presidente del Gobierno. Pero más bien parece haber querido explicar que, en una democracia, es posible incluso que alguien como él llegue a tan alto cargo. Pero, entonces viene una ulterior pregunta. En un hecho tan fatal como es el tener que padecer semejante presidente ¿dónde está el disfrute? Quizá quería referirse a lo mucho que disfruta él porque no creo que estuviera pensando en lo mucho que disfrutaremos los demás cuando lo echemos, que algún día será.

Tampoco ha estado mal el modo en que les ha contado su experiencia vital de la Transición: "Mirad, mi abuelo fue fusilado por Franco. Cuando yo cumplí 15 años, murió el dictador, y tres años después, a los 18, ya teníamos una Constitución". Para que supieran cuál es hasta ahora el final del viaje, podía haber añadido: "Y ahora, que acabo de cumplir 50, me paso la Carta Magna por el forro de mis caprichos y no veas lo que disfruto". Así, habría sabido el octogenario primer ministro tunecino Beji Caid Essebsi cómo acaba la historia.

Lo mejor ha llegado al final. Cuentan las crónicas que, con gran convicción nuestro presidente les ha aconsejado a los tunecinos "una nítida separación de poderes". Igualico, igualico que aquí. No sé si en Túnez saben de cómo Felipe González se las apañó para forzarle las costuras a la Constitución y establecer un sistema de control de los nombramientos de las altas magistraturas judiciales, de cómo Aznar prometió cambiar eso y no cambió nada y de cómo Zapatero usa y abusa del sistema. Pero, si están al cabo de la calle, habrán pensado en lo granítica que puede ser la faz del turista democratizador.

Menos mal que, antes de seguir avergonzándonos, el presidente se ha vuelto enseguida echando no sé cuántas toneladas de queroseno quemado a la atmósfera. Si llega a quedarse unas horas más y les endilga a los tunecinos todo su repertorio de sansiroladas, podrían haber concluido que quizá no fuera tan conveniente instaurar una democracia si ello había de incluir el riesgo de tener que padecer un presidente así todos los días del año durante quién sabe cuánto tiempo. En definitiva, si la visita llega a ser de tres días, habría sido contraproducente porque los tunecinos podían haberse sentido tentados de clamar por la vuelta de Zine El Abidine Ben Alí antes de arrostrar el riesgo de tener que padecer un similar alud de fatua verborrea durante años como aquí estamos aguantando.

Suárez ya no se acuerda de que fue presidente. Felipe González cree que nació para serlo y no acaba todavía de entender que no siga siéndolo. Aznar cree, probablemente con razón, que hasta ahora ha sido el mejor. Y Zapatero tendrá que jurarle a sus nietos que lo fue y ya veremos si llegan a creérselo. Cosas de la democracia.

PSOE
Lo que quede del PSOE
Jorge Vilches Libertad Digital 3 Marzo 201

Hay líderes políticos que marcan una época. Me refiero a esas personas cuya política es capaz de cambiar actitudes, comportamientos, visiones, interpretaciones y acciones sociales. Que sus decisiones generan elementos nuevos en la cultura política, o resucitan otros casi olvidados. No siempre esos líderes benefician a su país, y su paso es recordado como muy malo por sus coetáneos; lo que no evita que pasada una generación alguien resucite su figura como anclaje histórico para usarlo en su quehacer político.

Zapatero es uno de esos líderes políticos. Ha dedicado buena parte de su tiempo a reverdecer actitudes y planteamientos que con tino la Transición arrinconó. La cantinela de las dos Españas, los rencores guerracivilistas y el encaje de los nacionalismos en el Estado de las Autonomías han vuelto a ocupar desgraciadamente la mente de los españoles. Temas que parecían superados por el tiempo, que se podían citar sin tener que dar explicaciones de bandería o neutralidad, que se habían quedado para los libros de Historia, han circulado como moneda política de curso reciente.

A esto hay que sumar la impericia en las relaciones internacionales. Los años de Moratinos se recordarán como los de la vuelta al aislacionismo –cuando no al ridículo–, al tercermundismo pasado de los años sesenta y setenta, a aquel de los movimientos de liberación nacional y socialista, a los del antiimperialismo y antiamericanismo. La imagen moderna y el papel de España en el orden internacional se forjaron desde el primer Gobierno de Adolfo Suárez, una tarea que continuaron con acierto Calvo Sotelo, González y Aznar. Ahora, la Unión Europa, con Alemania a la cabeza, ha tenido que obligar a Zapatero a tomar medidas económicas para evitar la quiebra del país.

Y es que la inacción y los errores estratégicos del gobierno han ahondado la crisis económica. A nadie se le olvida que el Gobierno negaba hasta hace poco el que la crisis fuera a llegar a España, e incluso Zapatero decía que íbamos a adelantar a Francia e Italia. Mientras tanto, una legislatura y media, siguió el derroche.

Además, Zapatero implantó desde el inicio un modo de hacer política basado casi exclusivamente en oponerse a la oposición, en arrinconarla sea como sea para que no volviera al poder. Este estilo tan alejado de las formas en las que se han desenvuelto las democracias de nuestro entorno ha tenido el efecto contrario debido a todos los errores antes mencionados: el presentar al PP como la única alternativa sin que los populares tengan que esforzarse mucho. De ahí que Rajoy prefiera estar callado.

El resultado, ahora que todo parece tocar a su fin, es bastante claro: los candidatos socialistas a las municipales de mayo de este año tratan de evitar la presencia o la mención de Zapatero. Podría parecer traición, pero no es así porque en estos años el Presidente ha removido el PSOE a su imagen y semejanza, ascendiendo a sus fieles con independencia de su cualificación, y generando un reguero poblado de víctimas políticas, de gente que con buena intención se acercó a su gobierno y que desapareció de un día para otro.

El descontento interno y el desapego de la militancia se ha demostrado con la victoria en las elecciones primarias de los candidatos despreciados por la dirección del partido: en Madrid de Tomás Gómez, y en Barcelona de Jordi Hereu. Y el debate sucesorio cuando aún Zapatero no se ha ido ni lo ha anunciado no deja de ser una pequeña venganza, un ajuste de cuentas, un reparto de los restos.

¿Qué quedará del PSOE cuando pierda las elecciones y Zapatero tenga que irse? Ya hay quien habla desde dentro de reconstrucción del partido, como si todo se hubiera desmoronado. Muchas cosas habrán de cambiar, y para eso hará falta tiempo, ideas y gente nueva.

Revueltas
Zapatero en Túnez
Agapito Maestre Libertad Digital 3 Marzo 201

Nadie puede dar lecciones de lo que no sabe. Quien se ha cargado la Transición española no puede exportarla a Túnez. Zapatero ha querido dar una lección de democracia en Túnez, pero ha hecho el ridículo. Sus declaraciones han sido esperpénticas. Ridículas. No soportan una mínima crítica. Son increíbles, sobre todo, para los españoles demócratas y defensores de la pluralidad de opciones políticas; pues que empiezan a ser mayorías en las encuestas los que saben, y otros intuyen, que el único designio político serio de Zapatero durante estos años ha sido y es destruir la idea de reconciliación nacional que trajo la Transición del régimen franquista al sistema democrático.

En cierto sentido, ese proyecto ha sido realizado con creces a través de la aprobación de leyes de carácter ideológico, que o bien afectan a la cohesión interna de la nación o simplemente crean ira y rencor entre los españoles. En cualquier caso, son mayoría los españoles que tienen conciencia de que el espíritu democrático de la Transición, por desgracia, se lo ha cargado Zapatero con este tipo de leyes y decretos-leyes por un lado, y con un sectarismo y arbitrariedad a la hora de gobernar propio de república bananera por otro lado. Aquí no hay interpretación. Todo es comprobable. Cualquiera un poco avezado en política sabe que Zapatero ha roto con la Transición, es decir, con el espíritu de concordia, la búsqueda de la verdad y, especialmente, de hacer política con todos los adversarios políticos.

Zapatero, desde que llegó a La Moncloa, estigmatizó a la oposición. Por eso, seguramente, resulta afectado, ridículo y esperpéntico todo lo que ha declarado en Túnez sobre el espíritu de construir una democracia entre todos. El cinismo de Zapatero no tiene solución. Sin embargo, mucho mejor no iría a los españoles, sin duda alguna, si los socialistas aprendiesen algunas lecciones de las revueltas de Túnez para expulsar al dictador. Aunque muchos siguen pensando que las insurrecciones de estos países son dirigidas por los ejércitos o los Hermanos Musulmanes, yo me atrevería a insistir que hay un espíritu político de carácter democrático en las revueltas. Por supuesto, no seré yo quien sobrevalore y acentúe la espontaneidad democrática de los comportamientos de las masas, en fin, de los miles y miles de personas que se han rebelado contra sus dirigentes; tampoco quiero caer en una institucionalización ingenua y optimista de esos movimientos sociales; pero, mientras tanto, es decir, mientras esperamos el desenlace de estas insurrecciones, tenemos que valorar lo que ha sucedido. Los hechos. Y ahí sí que Zapatero en particular, y los socialistas en general, tienen mucho que aprender.

Dos son las lecciones básicas que podemos extraer de las insurrecciones populares árabes contra sus despóticos Gobiernos, a saber, el mundo árabe no es sólo sumisión y Oriente tiene que ver mucho con Occidente. Insisto. Las revueltas han dejado claro, en primer lugar, la falsedad de esa visión del mundo árabe como algo inamovible al margen de sus "dirigentes" y de los ejércitos. Estas revueltas han pillado con las vergüenzas al aire a todos los "técnicos" de la política que creían imposible una vía liberal, genuinamente republicana, de movilización popular; por el contrario, el pueblo, cual sociedad civil desarrollada, ha protestado al margen de cualquier vanguardia política. No ha habido caudillaje previo a la movilización. Ha sido una auténtica rebelión del pueblo porque quiere participar en la gestión de los asuntos comunes. Públicos.

Se ha roto la visión del mundo árabe como un dilema: o "Hermanos musulmanes" o "Dictaduras ateas". El pueblo se ha rebelado contra los tiranos para dejar claro que los gobernantes sólo están de paso; esta lección política es de gran trascendencia para España: no soy capaz de imaginar en España al "pueblo" reivindicando control de reelección de gobernantes; tampoco veo posibilidad de grandes aglomeraciones ciudadanas exigiendo que haya cargos no reelegibles y rotación en los puestos políticos, y menos aún imagino una sociedad civil fuerte entonando el grito republicano de las revueltas árabes: desconfiemos sistemáticamente del poder. Sintamos horror a cualquier palabra que concentre poder.

El mudo árabe, pues, tiene vínculos con Occidente más fuertes de lo que un vulgar e ideológico orientalismo nos ha querido hacer creer en los últimos años a través de las instituciones socialistas. Esa es la segunda gran lección: el mundo árabe no es el idílico paraíso que ha perdido Occidente, representado por la danza de los siete velos y cosas así, sino que comparte con Occidente experiencias básicas como son la búsqueda de la libertad y la crítica de los Gobiernos despóticos.

LEER PARA CREER
Las frases más estúpidas de ZP
 Minuto Digital 3 Marzo 201

Pues va a ser que sí, que son ciertas. Son propiedad intransferible de nuestro querido ZP. Para echarse a temblar.

1º. “No son parados, son personas que se han apuntado al paro”.
2º. “Lo de que hay crisis es opinable”.
3º. “Mientras yo sea presidente no habrá trasvase del Ebro”.
4º. “Hoy estamos mejor que hace un año y dentro de un año estaremos mejor que hoy”
5º. “Estamos en la Champions League de la economía”.
6º. “La crisis de las hipotecas subprime no afectará a España, eso es cosa de EEUU”.
7º. “Haré del parlamento el centro de la politica nacional”.
8º. “España tiene el mejor sistema financiero de la comunidad internacional”.
9º. “Necesitamos que nuestros hijos reciban una buena educación para la ciudadanía para que vean el mundo en colores”.
10º. “UGT, necesito vuestro apoyo y vuestro cariño”.
11º. “Somos la 8ª potencia mundial, la envidia de Europa y pronto superaremos a Francia como ya hemos hecho con Italia”.
12º. “La derecha reacionaria nos ha llevado al capitalismo salvaje”.
13º. “España ha vuelto al corazón de Europa”.
14º. “Estoy muy de acuerdo (en multar a los establecimientos que no rotulen en catalán)”.
15º. “El cambio climático causa más muertes que el terrorismo internacional”.
16º. “El cambio climático es una de las causas de la recesión”.
17º. “EEUU sumió al mundo en la crisis y la Unión Europea le sacará de ella.”
18º. “La cuestión no es qué puede hacer Obama por nosotros, sino qué podemos hacer nosotros por Obama”
19º. “La próxima legislatura lograremos el pleno empleo en España. No lo quiero con carácter coyuntural, lo quiero definitivo”.
20º. “La crisis es una falacia, puro catastrofismo.”
21º. “La vuelta al crecimiento económico es inminente”
22º. “España no se rompe, está más unida que nunca”
23º. “España está a punto de salir de la crisis, si no lo ha hecho ya”
24º. “La Tierra no es de nadie, pertenece… al Viento”.

Orgía de improvisación
Editorial www.gaceta.es 3 Marzo 201

Una demostración más del optimismo indolente del presidente y de la inutilidad manifiesta de un Ejecutivo capaz de convertir cualquier ocurrencia en un decreto ley.

La ineptitud de la que viene haciendo gala el Gobierno de Rodríguez Zapatero desde que estalló la crisis, unida a la orgía de improvisación, está llevando el país a la ruina y a los españoles al paro. Ayer se daba a conocer que el número de personas sin trabajo registradas en las Oficinas de los Servicios Públicos de Empleo al finalizar el mes de febrero se ha incrementado en 68.260 personas en relación con el mes anterior, y en 168.638 (4,08%), en los últimos 12 meses. De este modo, el número total de parados se sitúa ya en 4.299.263 según datos de Trabajo, mientras que estaría en casi 4,8 millones con las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA). Un dato malo para los responsables del ministerio, pero no para Zapatero, para quien la cifra “no modifica la evolución que esperamos en los próximos meses. La economía debe generar empleo en el segundo semestre y las expectativas económicas van en la línea prevista”. ¿A qué línea se refiere? Porque lo único que hemos visto es crecer el paro.

Una demostración más del optimismo indolente del presidente y de la inutilidad manifiesta de un Ejecutivo capaz de convertir cualquier ocurrencia en un decreto ley, pero incompetente a la hora de crear un marco propicio para la creación de empleo. Sin criterio y sin prioridades, el Ejecutivo ha aparcado el problema del empleo y se ha sumergido en una especie de cruzada liberticida encaminada a aumentar la recaudación vía multas o impuestos, un espectáculo lamentable que en estos últimos días ha rayado en el delirio. Porque, ¿qué otra cosa es, si no, limitar la velocidad máxima en carretera a 110 km/h como medida de ahorro y al tiempo pedir a los españoles que ahorren menos y consuman más, como hizo el martes el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa?

La ocurrencia de limitar la velocidad máxima en autovías y autopistas como medida de ahorro es otra falacia del Ejecutivo, ya que con los motores actuales, en el mejor de los casos, se podrían conseguir ahorros de entre un 2% y un 3% y no del 10% ó 15%, como dice el Departamento de Miguel Sebastián. Pero el Gobierno sigue erre que erre y ahora baraja, junto a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), otra medida de ahorro consistente en poner una tasa por acceder en coche al centro de las ciudades al tiempo que estudia la posibilidad de limitar todavía más la velocidad en los cascos urbanos, pasando del máximo actual de 50 a 30 Km/h. Un auténtico disparate cuya justificación radica única y exclusivamente en la imperiosa necesidad de hacer caja por parte de todas las Administraciones Públicas pero, sobre todo, una intromisión inadmisible en la esfera privada, porque a quien le corresponde decidir qué hacer con su dinero es al propio ciudadano y no al Estado, cuyo deber, en todo caso, es hacer un uso racional y austero de los recursos del contribuyente. Pero esto es algo que no cuadra en este Gobierno inepto y despilfarrador, que tira de aviones para desplazarse a los mítines y pretende hacernos comulgar con la rueda de molino de la reducción de velocidad.

Así, mientras los miembros del Gobierno se afanan en alguna nueva ocurrencia, el jefe de esta cuadrilla de incompetentes se dedica a mendigar inversión y a buscar socios para las cajas entre los dictadores más indeseables del planeta. Para este viaje no hacían falta estas alforjas, aunque tal es el descrédito de Zapatero que quizás no le quede otra, ya que el capital europeo, que conoce el percal, anda atareado en deshacer posiciones por el temor a la lenta recuperación de la economía española. Este es el caso, entre otros, del Royal Bank of Scotland y de los fondos de inversión alemanes con intereses en el ladrillo, quienes no han dudado en huir ante la inseguridad jurídica. La pena es que no se vaya el Gobierno en lugar de que lo hagan los inversores.

Virtudes públicas
¿Cuánto duraría en Alemania un político que se dejara regalar trajes, se jubilara en falso o subvencionase a su hija?
IGNACIO CAMACHO ABC 3 Marzo 201

DE los alemanes tenemos mucho que aprender además de esa solidaridad laboral y esa vocación de esfuerzo que cada cuatro o cinco décadas les permite reconstruirse desde la catástrofe socioeconómica a que les conduce su principal defecto, que según Woody Allen es la tendencia a invadir Polonia cada vez que les hierve el agua del radiador. Quizá por ser la patria de Lutero y de Weber Alemania conserva un arraigado sentido de la ejemplaridad individual y de la ética de la responsabilidad, virtudes que ha trasladado de forma imperativa al ejercicio de la vida pública. Ninguna sociedad política es inmune a los vicios de corrupción, abuso de poder, sectarismo o simple fullería, pero lo que las diferencia es el modo de combatirlos y el hábito de depurar las conductas que se apartan del modelo de virtud democrática.

Así, el ministro de Defensa de Angela Merkel, una estrella emergente que apuntaba a la herencia del liderazgo democristiano, ha tenido que dimitir ante la evidencia de que había plagiado, como si fuese un hijo de Gadafi, ciertos párrafos de su tesis universitaria; el copypaste—tentación casi lógica en un tipo que se apellida Guttemberg— no sólo le ha puesto en la picota del escándalo sino que ha acarreado la fulminante retirada de su título de doctor. Pocas bromas gastan los teutones con la moralidad pública: en el anterior Gobierno de Schröeder renunció otro ministro por haberse apuntado en su tarjeta particular los puntos que acumulaba volando en viajes oficiales. Y eso que iba en línea regular, no en un Falcon de la Fuerza Aérea.

La culpa que ha costado el cargo a ambos dirigentes sería considerada una minucia risible en nuestra laxa conciencia política. De hecho resulta objetivamente menos grave que el asunto de los trajes de Camps, bastante menos que el de la hija de Chaves y muchísimo más leve que el descalzaperros de los ERES de Andalucía, por el que aún no ha caído ni un simple concejal. Compárese el criterio y evalúese cuánto duraría en Alemania un gobernante que se dejase regalar el vestuario por unos sospechosos de corrupción o que otorgara una subvención millonaria a la empresa de un familiar directo. Esto en los casos penalmente más dudosos, porque si alguien se apuntase allí a una jubilación que no le corresponde iría directamente a la penitenciaría federal.

¿Cuestión de sensibilidad? No exactamente: cuestión de ética individual, de integridad colectiva y de decoro social. Cuestión de delicadeza y escrúpulo con las formas que simbolizan la arquitectura democrática. Cuestión de concepto de honestidad como un valor superior al del pragmatismo, la ocasionalidad y el oportunismo. Cuestión de virtudes públicas que exaltan la dignidad y honradez de la función representativa y condenan sin paliativos ni eximentes cualquier atajo sectario o ventajista.

Armas españolas en el Magreb y Oriente Medio
MABEL GONZÁLEZ BUSTELO El Correo 3 Marzo 201

GREENPEACE ESPAÑA

Ante la violencia y la represión indiscriminada que el régimen de Gadafi ha desatado contra los manifestantes en Libia, el Gobierno español ha anunciado que se ha ordenado la apertura de un expediente para revocar las licencias vigentes de venta de material militar al país. Si se confirma, será una decisión positiva que cumple con la Ley 53/2007, que regula las ventas españolas de material de defensa, además de la legislación internacional. Y sentaría un importante precedente. Sin embargo, también abre un marco importante para los interrogantes.

Las organizaciones de la campaña Armas Bajo Control acaban de publicar el informe sobre las estadísticas de ventas españolas de material de defensa y doble uso correspondientes al primer semestre del año 2010. Los datos continúan con su tendencia al alza de los últimos años. Si al material de defensa se suma el de doble uso y el llamado 'otro material' (antidisturbios, etcétera), la cifra asciende a más de 800 millones de euros, un 83% más que en el mismo periodo del año anterior. Quizá sean datos buenos para la industria de la defensa pero son más que preocupantes desde una perspectiva de derechos humanos, paz y estabilidad.

El país que ahora sufre la violencia indiscriminada de su régimen, Libia, recibió material de defensa desde España por valor de 6,9 millones de euros en el primer semestre de 2010, correspondiente a las categorías 10 (aeronaves) y 15 (equipos de formación de imagen, una categoría que comprende, por ejemplo, las mirillas telescópicas). ¿Están siendo usadas estas armas para atacar a los manifestantes pacíficos que claman por el fin del régimen? ¿Lo están siendo armas enviadas desde Bélgica (como denuncian sus medios de comunicación), Italia, Alemania o Francia?

Cabe recordar, aunque el dato sea menos reciente, que en 2008 Libia recibió armas españolas por 3,8 millones de euros en la categoría de 'bombas, torpedos, cohetes y misiles'. Y en 2009 fue el destinatario de 12,7 millones de euros en material de doble uso, en la categoría 6 (equipos de telecomunicaciones). Las cifras son, como mínimo, preocupantes.

Pero los datos de ventas del primer semestre de 2010 no mencionan sólo a Libia. Otros países de la zona, algunos de ellos protagonistas de las noticias de las últimas semanas, también figuran entre los destinatarios. Egipto recibió casi 500.000 euros correspondientes a las categorías 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles) y 10 (aeronaves). Túnez recibió 778.000 euros en la categoría 4. Arabia Saudí recibió 1,5 millones de euros en la categoría 6 (vehículos terrestres) y 10, mientras Marruecos recibió aeronaves por valor de 1,1 millones de euros. Armas por más de medio millón de euros llegaron a Argelia (aeronaves).

Más allá de los datos de este periodo concreto, y si nos remontamos en el tiempo, siguen apareciendo datos preocupantes en relación con países envueltos ahora en situaciones de inestabilidad y con poblaciones que protagonizan protestas pacíficas contra sus respectivos regímenes. En 2008 Bahrein recibió 15,9 millones de euros en la categoría 4 y entre los destinatarios también figuraba, por ejemplo, Jordania.

Desde la campaña Armas Bajo Control, hace años que se viene reclamando al Gobierno que adopte las máximas precauciones y que lleve a cabo un monitoreo estricto (incluso involucrando a las embajadas), para garantizar que las armas que se venden desde aquí no sean usadas para cometer violaciones de los derechos humanos. Esto es especialmente relevante en una región que se caracteriza por la acumulación de una amplia gama de armas convencionales. La situación actual confirma esos temores y exige adoptar medidas urgentes.

La situación del Norte de África y Oriente Medio exige que se revisen, caso por caso, todas las transferencias y exportaciones, tanto aquellas ya autorizadas como las que están en proceso de autorización. En ningún caso deberían facilitarse armas, piezas, municiones ni apoyo técnico allí donde exista riesgo de que sean usadas para violar los derechos humanos. Ante el más mínimo riesgo, lo que debe hacerse es denegar las solicitudes y revocar aquellas que ya estén autorizadas. Y en el caso de Libia, hacer efectiva de manera inmediata la suspensión de las exportaciones.

España, igual que Europa y el resto del mundo occidental, han cerrado los ojos durante largos años ante los regímenes autoritarios de esta región y ante sus abusos en nombre de la 'estabilidad'. Regímenes que garantizaban materias primas a precios asequibles, colaboraban en el control de la migración, compraban armas y, al menos supuestamente, eran un freno para el islamismo. Ahora el tiempo de la hipocresía se ha acabado. Las poblaciones han dicho basta y es el momento de la verdad. Las armas que se venden desde aquí no deben suponer, en ningún caso, un riesgo para aquellos que pacíficamente reclaman libertad.

El Gobierno español debe ponerse manos a la obra inmediatamente y asumir sus responsabilidades en esta cuestión. Dispone de un instrumento poderoso: la ley que regula las ventas de armas y que establece en qué casos deben denegarse las exportaciones o suspenderse las ya autorizadas. Ahora sólo tiene que cumplir la ley.

La debilidad actual del español
FANNY RUBIO / JORGE URRUTIA El País  3 Marzo 2011

Durante muchos años no hubo defensa alguna del español. La lengua caminaba por su cuenta y ya sabemos que solo los ignaros en la materia (y en economía) sostienen que las lenguas se defienden solas. Se apoyaba únicamente en la fuerza de la demografía y en el empuje que podía darle un ejército de hispanistas, desde Bataillon a Michael, de Salomon a Macrì, de Vossler a Rossi, intelectuales de primera fila, que se jugaban su prestigio por demostrar que lo español era más que una cultura caída en la decadencia desde el siglo XVIII y cuya barbarie hubiera refrendado la crueldad de la Guerra Civil.

No se puede dejar que el futuro de nuestra lengua dependa solo de la fertilidad latinoamericana
A principios de los años ochenta, tal vez por influencia de la política alemana o de la francesa, que sabía bien aquello de que quien habla francés compra francés, el Gobierno de Felipe González puso en marcha el Instituto Cervantes, con la misión de defender la lengua española en el mundo. Alcanzó la institución a subirse al tren de la moda española que había logrado la Transición y se labraron así los cimientos de una labor que alcanzaría en poco tiempo éxitos evidentes.

Sin embargo, estos buenos inicios no fueron acompañados por una política coordinada y coherente en torno a la lengua. Unos probablemente mal entendidos compromisos con la defensa de las lenguas vernáculas nacionales distintas del español llevaron a una posición sin salida en la Unión Europea que, al reconocer como hablantes de lenguas propias a todos los habitantes de cuatro comunidades autónomas, no aceptaba su evidente bilingüismo, con el resultado de que el español se convirtió, por arte restrictivo de ese birlibirloque exclusivista que nuestro propio Gobierno aceptó, en una lengua europea no mayoritaria, con apenas 30 millones de hablantes. No puede ser lengua de trabajo, apenas si se traducen los documentos discutidos, se despidieron traductores y está en grave peligro de no ser, ni siquiera, lengua puente en los procesos de interpretación simultánea.

Esto explica, junto a otras razones técnicas y de oportunidad, el reciente varapalo recibido por nuestra lengua común e internacional en la oficina de patentes. Es el resultado de una política preocupada solo por la aritmética de Parlamentos y comisiones sin sopesar las consecuencias futuras de los acuerdos.

Mientras tanto, el Instituto Cervantes sufre las inquietudes de que nadie lo considere una institución del Estado que debe estar al margen de los vaivenes del Gobierno, cambia de criterio con frecuencia y no mantiene muchas de las estrategias que demostraron su idoneidad.

A la vez, el Ministerio de Asuntos Exteriores deja en manos de no especialistas, que lo mismo pueden ser cónsules generales o desempeñar cualquier otro cargo diplomático, la defensa de nuestra cultura en el mundo y del apoyo a las instituciones que buscan difundirla. La AECI, por su parte, confunde en un mismo saco recuperación arqueológica, ayuda al desarrollo, comercio justo, exposiciones de pintura y socorro alimentario.

Frecuentemente, y salvo casos honrosos de apoyo a la gestión personal, causa sonrojo la ausencia en cualquier capital del mundo de nuestros diplomáticos en actos culturales de importancia en los que son honrados o intervienen artistas, escritores o profesores españoles.

No se puede dejar que la lengua española dependa de la fertilidad de las poblaciones americanas. Mucho menos se puede presumir del crecimiento vegetativo de los hispanos en Estados Unidos, sin analizar sinceramente sus reales efectos para el uso y la sociología del lenguaje.

España no es el país con mayores hablantes de español. Esa posición le corresponde a México. Sin embargo, sí recae sobre ella la responsabilidad de una historia y de una cultura que aún lidera, por su potencia creativa, editorial y productora. Pero surgen constantemente obstáculos de parte de los propios organismos oficiales. La enseñanza del idioma español se ha degradado en los centros escolares, resulta triste en los medios de comunicación (en los que el léxico vulgar y malsonante es de uso continuo) y patético en el Parlamento de la nación.

Es preciso que los intelectuales del país tomen conciencia del abandono real en el que se ve hoy nuestro patrimonio lingüístico, que se busca disimular con actos y ceremonias oficiales absolutamente hueros. Nos vemos en la necesidad de reivindicar con Juan Ramón Jiménez los nombres exactos de las cosas, pero también defender la acción de aquellas personas que supieron plantear con lucidez, desde puestos que ofrecían esperanzas a la comunidad, la extensión y el fortalecimiento del español en el mundo.

Fanny Rubio es catedrática de la Universidad Complutense y fue directora del Instituto Cervantes en Roma. Jorge Urrutia es catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid y fue director académico del Instituto Cervantes.


Fitch cree que comunidades y ayuntamientos amenazan la consolidación fiscal
La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings considera que las comunidades autónomas y los gobiernos locales son "el mayor riesgo" al que se enfrenta la economía española para cumplir con sus objetivos de consolidación fiscal, y remarca que aportan "incertidumbre" al rendimiento final de las cuentas nacionales.
Comunidades y ayuntamientos ponen en peligro la consolidación fiscal
Londres - Ep La Razón 3 Marzo 201

"Dada su significativa proporción en el presupuesto general y su relativa falta de transparencia y retraso a la hora de informar sobre su ejecución presupuestaria, este sector añade un grado de incertidumbre al rendimiento final del Gobierno general", incide Fitch en un informe sobre la deuda soberana en la eurozona.

Pese a todo, reconoce el "compromiso político" que existe en España con la consolidación fiscal, como demuestra que el Gobierno central haya superado los objetivos fiscales marcados para 2010 y haya mostrado su voluntad de adoptar medidas fiscales adicionales para cumplir la reducción de déficit marcada para 2011 en caso de que sea necesario.

En este sentido, la agencia de calificación crediticia señala que, aunque España entró en la crisis financiera con superávit público y un endeudamiento inferior al de otros países, su posición de fortaleza fiscal se ha deteriorado rápidamente.

Reformas estructurales
Así, cree que las reformas estructurales mejorarán las perspectivas de crecimiento a medio plazo y la flexibilidad, aunque reconoce que el proceso de "desapalancamiento" del sector privado y la austeridad fiscal implicarán que la recuperación económica será "relativamente débil y frágil".

Respecto al sistema financiero, señala que, a pesar de que el núcleo del sector bancario, dominado por el Santander y el BBVA, es "relativamente fuerte", las preocupaciones por el coste potencial de recapitalizar y reestructurar las cajas de ahorros "pesa en el mercado" y en la evaluación del rating de España.

Así, advierte de que un coste de reestructuración del sector superior a los 23.000 millones de euros estimados por Fitch en julio de 2010 o un aumento del coste fiscal derivado de la recapitalización de las cajas tendría "implicaciones negativas" para la calificación soberana de España.

Más medidas
Por otra parte, la agencia se muestra más critica con la recuperación de la economía portuguesa, que está "menos avanzada" que en otros países, como demuestra su aún elevado déficit por cuenta corriente y la elevada dependencia del sector bancario del apoyo del Banco Central Europeo.

En su opinión, es "bastante probable" que el Gobierno portugués se vea obligado a adoptar "medidas adicionales" para cumplir con el "ambicioso" objetivo de reducir el déficit presupuestario en 2011 hasta el 4,6% del PIB, aunque considera que la solvencia del país no corre peligro en el medio plazo gracias a su actual estrategia de consolidación.

Asimismo, advierte de que, pese a que la estrategia de financiación de Portugal está funcionando hasta la fecha, si la próxima cumbre de la Unión Europea decepciona a la hora de adoptar una "estrategia global" para hacer frente a la crisis de deuda soberana en la zona euro, el Gobierno podría ver como se cierra su acceso a los mercados, con implicaciones negativas para su calificación.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Sortu, el señuelo que el PSE no quería ver
EDITORIAL Libertad Digital 3 Marzo 201

Si a alguien le quedaba alguna duda sobre la validez de la tregua de la ETA, puede ir despejándola desde ya mismo. Es, como ya se advirtió en su momento, una trampa, una simple estratagema para ganar tiempo, reorganizarse y acceder de nuevo a una porción de poder municipal en las elecciones de mayo. Nada que no supiésemos ya pero que, gracias a la detención de dos terroristas en Bilbao y Galdácano, puede servir para refrescar la memoria de los olvidadizos. En cuanto la banda hubiese conseguido sus objetivos, estos dos individuos se habrían puesto a funcionar atentando, según se desprende de la investigación, contra un juez vizcaíno y un agente de la Ertzaintza.

La ETA, por lo tanto, está muy lejos de haber declarado una tregua, y esto debería hacer que ciertos socialistas vascos como Jesús Eguiguren se sonrojasen de vergüenza. Una vez hecho esto no estaría de más que revisasen su opinión sobre Sortu, la penúltima marca inventada por los terroristas para concurrir a las elecciones. Sería una noticia casi tan buena como la que nos ha regalado el Tribunal Supremo al admitir a trámite la demanda contra esta formación de perfil, como mínimo, filoetarra.

La abogacía del Estado considera que Sortu es la sucesora de Batasuna, ilegalizada hace ya casi una década después de que los jueces considerasen probado que aquel partido no era más que un órgano de la banda terrorista cuyo cometido era copar las instituciones democráticas a través de las urnas. Nos encontraríamos, pues, con la enésima reedición de un partido que es ilegal no por sus ideas, sino por su vinculación con una banda terrorista.

Que el Tribunal Supremo actúe es una buena noticia, pero no deberíamos confiarnos. Tal vez lo de Sortu no sea más que un señuelo para distraer y, en paralelo, aparezca otra formación que, esta sí, consiga sortear los impedimentos legales. No sería la primera vez que algo así sucede. Coincidiendo con las municipales de 2007 los proetarras presentaron dos partidos distintos: EHAK y ANV, que terminó haciéndose con un buen número de concejalías gracias a la pasividad selectiva de la Fiscalía General del Estado. Meses después, cuando se probó que compartía caja de financiación y que había desviado cerca de 1,5 millones de euros a Batasuna, fueron ilegalizadas de manera fulminante. Pero ya era tarde. Los concejales –y algunos alcaldes– siguieron ahí.

Aún estamos a tiempo de evitar que vuelva a producirse algo tan lamentable como lo que sucedió hace cuatro años. No hay que bajar la guardia y actuar de inmediato. Ellos ni perdonan ni se despistan, el Estado de Derecho tampoco debería de hacerlo.

Los dividendos de la paz
ETA y sus 'brazos políticos' han estado ahí violando los derechos humanos.
Arturo Moreno www.gaceta.es 3 Marzo 201

No hace falta remontarse a nuestra Guerra Civil para hablar de la Memoria Histórica, ya que hay una circunstancia muy relevante, reciente y cercana que ha condicionado muy negativamente, nuestra convivencia en paz y en libertad a lo largo de más de 40 años. No es otra que el terrorismo de ETA. Nunca deberíamos olvidarlo, pero a veces uno tiene la sensación de que el alud de acontecimientos actuales reduce nuestra realidad relegando asuntos, también cruciales, de cuya adecuada resolución depende no sólo el futuro de la nación sino saldar de forma limpia, digna, justa y con honor el daño causado por los terroristas y las organizaciones políticas que les han amparado.
ETA ha perdido. Ahora quiere negociar su estatus, su pretensión es una plena reinserción en la vida pública, simple y llanamente porque ni puede actuar ni parece que tenga hoy ninguna utilidad el hacerlo. Las fuerzas de seguridad, la justicia, la cooperación internacional y el avance de la tecnología les han acorralado. Su aislamiento social se ha acrecentado; la realidad carcelaria les ha ayudado a reconocerse en el fracaso; la bancarrota financiera y la falta de rendimiento político de sus cruentas acciones les han llevado a la evidencia.

Se trata, por lo tanto, de una reconversión oportunista, táctica, sin otra alternativa, gradualista, es decir, con margen para cesiones, para lograr su objetivo de estar en la vida pública. Porque nadie les ha oído una condena por los 900 muertos ni un reconocimiento ni arrepentimiento del mal hecho, ni una sincera imploración de perdón a las víctimas y a la sociedad, ni una explícita petición a ETA para que entregue las armas y se disuelva.

Al final, ha ganado la superioridad moral del Estado de derecho y los valores políticos que fundamentan la democracia. Durante todo nuestro transcurrir democrático, ETA y sus brazos políticos han estado ahí, violando los derechos humanos, mofándose del Estado de derecho, impidiendo el ejercicio de las libertades básicas de los ciudadanos, atentando contra el derecho a la vida, destruyendo económicamente el País Vasco, descapitalizándolo humanamente, condenando a muchos vascos a un forzado exilio y por lo tanto, convirtiéndose en los enemigos de la historia, el progreso y el futuro de su pueblo.

Muchas personas en estos años han perdido su vida, inútil e irremediablemente. Nos queda su testimonio, su ejemplo, la lección de su malograda libertad arrancada fieramente “como un árbol carnal, generoso y cautivo”. Honremos la memoria de esas personas como objeto prioritario y aglutinante, por la justicia y también como referente de un discurso razonable y convincente, sin exhibiciones pero claro, atento a la memoria, a la verdad, a la justicia y a la democracia. Para los nacionalistas, una paz justa y digna que honre a las víctimas, a la democracia y al Estado de derecho nunca será un fin en sí mismo. Su fin político es la independencia, el Estado vasco. Ahora gestionarán con frialdad el nuevo escenario político en términos de poder y de evaluación de las distintas probabilidades. La irrupción de la izquierda abertzale les obligará a radicalizar discursos y alianzas. Su objetivo compartido es muy claro: imponer, no integrar, una mayoría nacionalista en Euskadi que someta a sus dictados a toda la sociedad. La alternativa justamente es la defensa del pluralismo de la sociedad vasca, la convivencia democrática, en igualdad de derechos de todos los ciudadanos independientemente de sus ideas y sentimientos. No es tiempo de plegar las banderas.

Los partidos políticos no nacionalistas y especialmente muchos de los movimientos cívicos que se formaron para defender el derecho a la vida, la democracia y las libertades frente a ETA (Basta ya, Gesto por la paz o Foro de Ermua entre otros) así como los distintos medios de comunicación y diferentes sectores sociales, tienen el deber de alentar el debate, de defender la pluralidad constitutiva de la sociedad vasca, de alertar de la fractura de la sociedad y del peligro de sometimiento de esta a una hipotética mayoría nacionalista.

No olvidar, ser leales a la memoria, nos da la experiencia para actuar. Porque esta situación tiene un gran riesgo, la banalización del mal, la trampa del lenguaje. Los que han sido derrotados podrían ahora alimentar la confusión y la amnesia, intentando etiquetar a los que no están dispuestos a ceder a las intenciones de los hasta ahora violentos y de sus aliados. Es decir, que los demócratas que se oponen a su legalización porque no obtienen garantías de aceptación de toda la legalidad, sean catalogados de prohibicionistas por los antidemócratas y por lo tanto se les caricaturice como los malos de la película. Faltaría más que los hipotéticos dividendos de una paz, que sólo será así si es justa y digna, recayeran en lugar de en toda la sociedad vasca en los que han creado odio y sembrado de terror y crímenes el País vasco y España.

Por eso es hora de tomar la palabra, del discurso coherente, de una narración convincente de lo que ha pasado en estos años, de recordar la barbarie de ETA. Es el tiempo de la memoria, como dijo Edmund Burke: “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”. No es este un país ni es tiempo para incomparecencias.

*Arturo Moreno es abogado.

Ley de Partidos
¿Participa el Gobierno en el pacto Batasuna/EA?
Guillermo Dupuy Libertad Digital 3 Marzo 201

Que ETA ha diseñado la alianza estratégica entre Batasuna y Eusko Alkartasuna para tratar de sortear la previsible ilegalización de Sortu es algo que ha venido a confirmar la documentación incautada a los seis miembros de Ekin detenidos hace escasas semanas y que ha sido revelada en el auto de encarcelamiento dictado por el juez Fernando Grande Marlaska.

En cualquier caso, el interés de los proetarras por servirse de las siglas de Eusko Alkartasuna era ya algo público y notorio, por lo menos desde junio de 2010, momento en que los proetarras y el partido fundado por Carlos Garaicoetxea firmaron un pacto de bases.

La cuestión que, desgraciadamente, tenemos el derecho y el deber de plantearnos es si ese plan B de los proetarras cuenta con la aprobación del Gobierno de Zapatero, tal y como así ocurrió en el pasado con los planes B que supusieron tanto el PCTV y ANV.

Cuando hablo de "visto bueno" del Gobierno a que ETA burlara, mediante planes B, la Ley de Partidos, no lo digo únicamente como deducción de su bochornosa negativa a instar, en tiempo y forma, la ilegalización de ambas formaciones proetarras ante el Tribunal Supremo. Me refiero a que el Ejecutivo de Zapatero así lo consensuó y acordó con la propia dirección de ETA: me refiero a que "Gómez Benítez negoció con ETA la impunidad de Jarrai y PCTV", tal y como decía un olvidado titular del diario El Mundo del 3 de marzo del pasado año. Me refiero también –y ojo a la fecha– al aun más olvidado titular de portada del 24 de mayo de 2007 de ABC que decía que "el Gobierno trató con ETA en abril las candidaturas de ANV para las elecciones de mayo".

Los proetarras se colaron en las instituciones pero fue el Gobierno de Zapatero el que le entregó la llave. Y es que, de la misma forma que la ilegalización de los burdos señuelos de Aukera Guztiak y de Abertzale Sozialisten Batasuna facilitó que el Gobierno acordara la entrada de PCTV y ANV, la previsible ilegalización de Sortu no nos debe hacer ignorar el bochornoso silencio del Gobierno y de la Fiscalía ante los acuerdos de los proetarras y Eusko Alkartasuna.

BILINGÜISMO | Estudio de la Universidad de Santiago de Compostela
Dos idiomas pueden coexistir en armonía
Teresa Guerrero | Madrid El Mundo 3 Marzo 2011

¿Es posible que dos lenguas convivan en armonía en una región? Si echamos un vistazo a la situación de algunas comunidades bilingües en el mundo, la respuesta más frecuente sería 'depende'. Y es que la normalidad con la que los ciudadanos de algunas zonas bilingües se expresan en sus dos idiomas contrasta con los enfrentamientos y las polémicas que la causa linguística genera en algunos sectores de la población o en regiones en las que se percibe que una lengua está siendo impuesta a la otra.

Un modelo matemático desarrollado por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela también ofrece un 'depende' por respuesta. Según su investigación, que este jueves publica 'New Journal of Physics', dos lenguas pueden coexistir pacíficamente si se cumplen dos factores: que los dos idiomas sean parecidos y que tengan un estatus similar. Si esto es así, la competición entre dos idiomas no lleva inevitablemente a la desaparición de uno de ellos, como otro estudio previo había sugerido.

Jorge Mira, director del departamento de Física Aplicada de la Universidad de Santiago y autor principal de esta investigación, utilizó el gallego y el castellano para elaborar su modelo matemático. Los resultados, asegura en conversación telefónica con EL MUNDO.es, muestran que en Galicia es "perfectamente posible" la convivencia de los dos idiomas.

'Distancia entre lenguas'
Pero, ¿qué hacen un experto en electromagnetismo y un investigador de física de partículas desarrollando modelos matemáticos sobre el bilingüismo? Todo comenzó por pura curiosidad, explica Mira. En 2003, los investigadores Abrams y Strogatz publicaron un artículo en la revista 'Nature' en el que "llevaron a cabo un análisis muy novedoso sobre la dinámica de la evolución del número de hablantes de dos lenguas cuando convivían en el mismo espacio".

La conclusión del estudio de Abrams y Strogatz es que cuando dos lenguas están en contacto, una de ellas acaba imponiéndose a la otra. A Mira, que vive en Galicia, le sorprendió el resultado de esta investigación: "Mirando con detalle este trabajo, vi que las lenguas que habían utilizado en su estudio (inglés-galés, inglés-gaélico y español-quechua) eran completamente diferentes en su naturaleza". Y es que el catalán y el castellano son dos lenguas diferentes, pero mucho más parecidas entre ellas que, por ejemplo, el castellano y el chino. Así surgió el concepto de "distancia entre lenguas". "Pensé que ese parecido que hay entre algunas lenguas posiblemente se podía computar", añade.

"Se trata de un concepto que responde a la intuición. Por ejemplo, entre el japonés y el castellano hay una distancia mucho mayor que entre el catalán y el castellano. Faltaba ponerle un número", explica.

Estatus de un idioma
En 2005, Mira desarrolló un sistema de ecuaciones diferenciales en las que introdujo varios parámetros: la distancia entre lenguas y el estatus, que indica la percepción que los hablantes tienen sobre las ventajas de una lengua. Por ejemplo, el estatus del gallego ha variado enormemente en el último siglo. "Ha pasado de ser una lengua proscrita, utilizada mayoritariamente por la población más pobre, a estar prácticamente equiparada con el castellano".

Los datos más actuales del Instituto gallego de Estadística son del año 2000 e indican que un 20% de la población habla sólo castellano, un 15% se expresa sólo en gallego y aproximadamente el 60% de la población es bilingüe.

Los autores del estudio aplicaron este sistema de ecuaciones a los datos históricos disponibles sobre la población que hablaba en castellano y gallego (los registros más antiguos son de finales del siglo XIX). La cifra que obtuvieron sobre la distancia entre ambas lenguas, es decir, sobre su parecido, fue del 80%.

Mira recuerda que los resultados de esta investigación, publicados poco antes de las elecciones autonómicas de 2005, tuvieron eco en la campaña electoral gallega, en la que el asunto lingüístico suele ser uno de los temas estrella.

"Nos faltaba el siguiente paso. Una vez que comprobamos que el modelo funcionaba queríamos comprobar si el sistema era matemáticamente estable y podía servir para predecir qué iba a ocurrir en el futuro". Ahora, los investigadores han logrado demostrar que "el sistema es estable. Dos lenguas pueden coexistir en el mismo ámbito siempre y cuando se den una serie de condiciones: que haya un valor mínimo de similitud y estatus entre las lenguas.
Limitaciones del modelo

Una de las limitaciones del modelo, señala Mira, es que el estatus puede variar en el tiempo, como ha ocurrido con el gallego. Este dato se obtuvo a partir de la información disponible desde 1875, por lo que sólo sería un promedio ya que el estatus real del gallego en la actualidad sería superior. Según Mira, el estatus del castellano seguramente seguiría algo por encima. Otra limitación del estudio es que no tiene en cuenta las variables derivadas de inmigración, la emigración o las tasas de nacimiento y mortalidad.

El investigador explica que, según su modelo, para que una lengua sobreviva en una comunidad bilingüe en la que el estatus de los dos idiomas está equilibrado, su similitud con el otro idioma no debe ser inferior al 40%. Sin embargo, si el estatus de una de las lenguas es muy superior, el porcentaje que indica la similitud tendría que ser más alto para que la lengua más débil sobreviviera (por encima del 75%, dependiendo del estatus).

De momento, el autor no ha aplicado su modelo al catalán o al euskara. Este último es un idioma completamente distinto al castellano por lo que, según este sistema matemático, "uno de los dos idiomas sería el vencedor" y se impondría al otro. Sin embargo, Jorge Mira prefiere no entrar en este caso ya que considera que su modelo es sólo una propuesta y habría que tener en cuenta también la influencia de la actividad política antes de determinar si una lengua está en riesgo de desaparecer.

Sin embargo, el investigador confiesa sentirse muy atraído por el caso belga, un país prácticamente dividido lingüísticamente entre flamencos y valones: "Me gustaría estudiar la coexistencia entre el francés y el neerlandés", afirma.

Su modelo matemático podría ser útil para ayudar a poner en marcha estrategias lingüísticas en zonas en conflicto aunque el objetivo inicial de su estudio fue satisfacer su propia curiosidad: "Para mí es casi una afición", señala este físico. Y cita a Galileo: "La naturaleza es un libro escrito en lenguaje matemático".

Modelos
Nota del Editor 20 Marzo 2011

Con la carencia energética y los físicos de la Univrsidad de Santiago dedicados a las gilipolleces de los nacionalistas.

Un modelo matemático es una simplificación de la forma que uno quiera ver cualquier cosa. Si uno quiere ver que dos idiomas pueden convivir, pues escribe las ecuaciones y ya está. Solo tiene que elegir las que le interesen y calzarles los parámetros que le convengan. Si quiere ver como conviven los dos idiomas, sólo tiene que mirar a su alrededor, en la propia universidad, donde el castellano está proscrito. Si quiere ver como dos lenguas muy distintas pueden convivir, va de viaje a cualquier barrio chino de cualquier ciudad y lo puede comprobar in situ sin tener que elaborar modelo alguno. Si quiere ver lo contrario, va a Bélgica y lo tiene bien clarito

Aquí seguimos dejando constancia de los atropellos y no puede demostrar lo indemostrable.

La Sala del 61 del Tribunal Supremo ha admitido hoy a trámite la demanda del Gobierno contra Sortu y ha acordado dejar en suspenso los trámites para su inscripción en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior, tal y como prevé la Ley de Partidos.
El TS admite la demanda contra Sortu y suspende su inscripción como partido
Madrid - Efe La Razón 3 Marzo 201

Así lo ha acordado la sala especial del Supremo tras reunirse durante dos horas y menos de cinco horas después de que el abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, registrara en el Alto Tribunal la demanda, en la que sostiene que el rechazo al terrorismo de la nueva marca abertzale es "cosmético" y que forma parte de una estrategia de la que ETA es "motor" y actor principal.

En una providencia notificada hoy, la Sala del 61 también da traslado de la demanda a la Fiscalía y a Batasuna -ya que ésta se presenta como un incidente de ejecución de la sentencia que ilegalizó a esta formación- y emplaza a Sortu para que pueda personarse en el procedimiento y formular las alegaciones que estime procedentes.

La Sala del 61 ha acordado comunicar al Ministerio del Interior la admisión a trámite de esta demanda a los efectos previstos en los artículos 4.2 y 5.6 de la Ley de Partidos, que establece que su admisión determina la suspensión automática del plazo de veinte días previsto para inscribir como partido político a Sortu.

Además, se ha nombrado como ponente de este procedimiento al magistrado Carlos Lesmes y se ha decidido comunicar a las partes la composición de la sala especial.

"Es la izquierda abertzale-Batasuna la que se presenta", ha explicado a los periodistas tras presentar la demanda De Fuentes Bardají, quien ha hecho hincapié en que "el complejo ETA-Batasuna utiliza tácticamente Sortu como medio de estar en las elecciones y, por lo tanto, en las instituciones locales y forales a partir de mayo".

La demanda en la que el Gobierno, a través de la Abogacía General del Estado, pide al TS que prohíba la inscripción de Sortu sostiene que el único propósito del complejo ETA-Batasuna desde las últimas elecciones es acceder "como sea" a un "instrumento partidario legal" que les permita volver a las instituciones.

Rechazo "cosmético"
La Abogacía General del Estado, tras analizar los informes elaborados por la Policía y la Guardia Civil, concluye que ese rechazo estatutario del terrorismo es "cosmético, retórico e instrumental, no real", y que no es suficiente para demostrar que se han roto totalmente los vínculos con el mundo etarra.

La demanda incluye entre otros indicios que acreditarían que la formación está al servicio de ETA, cinco "conexiones directas" con la banda terrorista.

Entre ellas, figuran la aparición en los documentos intervenidos al dirigente etarra Ibon Fernández Iradi, "Susper", del nombre de una de las promotoras de Sortu "como persona que ha estado en conversaciones para entrar en ETA" o el hecho de que otro de los promotores sea titular de una cuenta bancaria utilizada para el depósito de fondos destinados a ayudar a presos de la banda.

La Sala del 61 está integrada por los presidentes de las cinco salas del Supremo, Juan Antonio Xiol (Civil), Juan Saavedra (Penal), Ángel Calderón (Militar), Gonzalo Moliner (Social) y José Manuel Sieira (Contencioso-Administrativo) y por el presidente del Supremo, Carlos Dívar. Además, la forman los magistrados más antiguos y más modernos de cada Sala.


Recortes de Prensa   Página Inicial