AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 11 Marzo 2011

 

11-M, siete años de investigación
A fecha de hoy, las víctimas siguen peleando por saber la verdad de la masacre.
Luis del Pino www.gaceta.es 11 Marzo 2011

En estos siete años de mentiras oficiales, la investigación periodística sobre el 11-M ha ido pasando por diversas fases. Muchísimas personas tuvieron desde el principio la sensación de que algo no cuadraba en lo que nos habían contado, pero nuestra percepción del atentado ha ido cambiando con el paso del tiempo.

Durante el primer año después de la masacre –coincidiendo más o menos con la época en que estuvo abierta la Comisión del 11-M en el Congreso– todos dimos por supuesto que los hechos básicos que nos habían expuesto eran ciertos: todos dimos por supuesto que los autores materiales del 11-M eran los islamistas que habían muerto pocas semanas después del atentado en la explosión del piso de Leganés. Las investigaciones se centraron, por tanto, en tratar de ver quién estaba detrás de esos autores materiales, es decir, quiénes eran los auténticos cerebros de la masacre.

Sin embargo, a partir del primer aniversario del 11-M, las cosas empezaron lentamente a variar, porque la filtración de los primeros tomos del sumario instruido por el juez Del Olmo nos permitió darnos cuenta de que había una multitud de detalles de la versión oficial que simplemente no encajaban. La cantidad de incongruencias en torno a todas las pruebas fundamentales del caso –y en especial en torno a la mochila de Vallecas y al extraño episodio del suicidio de Leganés– era tal, que quienes investigábamos la matanza empezamos a tener serias sospechas de que las pruebas del caso podían haber sido manipuladas.

Tuvieron que transcurrir todavía 15 meses para que nos diéramos cuenta de dónde estaba el origen del engaño. Fue a mediados de 2006 cuando nos percatamos de un hecho tan clamorosamente evidente que a todos se nos había pasado por alto: en el sumario del 11-M no existía ni una sola prueba conectada directamente con los escenarios del crimen. Nada más producirse el atentado, los trenes del 11-M habían comenzado a ser desguazados; es decir, las pruebas originales –las que hubieran permitido identificar a los verdaderos autores de la matanza– habían sido destruidas. En el sumario no había, por ejemplo, ningún listado de las muestras recogidas en los trenes; tampoco había ningún análisis químico de los focos de explosión. Y esas pruebas originales habían sido sustituidas por otra serie de pruebas colocadas, ninguna de las cuales tenía nada que ver con los trenes.

El juicio del 11-M, que comenzó a principios de 2007, fue a la vez un espaldarazo y una decepción. Constituyó un espaldarazo porque el tribunal se vio obligado a dejar caer alguna de las pruebas cuya falsedad habíamos denunciado los medios de comunicación. Asimismo, se pudo comprobar que todo el sumario del 11-M era un auténtico bluf: de las 116 personas detenidas por el 11-M, sólo una fue finalmente condenada como posible colocadora de las bombas. Y encima, las pruebas que había contra ella eran insostenibles. Por otro lado, el juicio constituyó una decepción, por cuanto el tribunal presidido por Gómez Bermúdez defraudó las esperanzas de llegar a conocer la verdad, dando por buenos otros aspectos de la versión oficial clamorosamente falsos. Después del juicio, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M y otras víctimas a título particular comenzaron –en vista de la desidia de las instancias oficiales– una larga lucha judicial por saber la verdad del 11-M; una lucha judicial en la que todas las instituciones públicas se pusieron de perfil. Y poco a poco fue quedando clara una cosa: sorprendentemente, ninguna fuerza política estaba interesada en remover el asunto.

Lo cual, lejos de disipar las dudas, lo único que hizo fue tornarlas más sombrías. Si fue un atentado de Al Qaeda, ¿por qué el Partido Socialista quería relegar el 11-M al cajón del olvido? Y si fue un atentado de ETA, ¿por qué el Partido Popular tampoco se atrevía a hablar del 11-M?

La respuesta, claro está, es que el 11-M probablemente no fuera ni una cosa, ni la otra. Ni ETA ni Al Qaeda. Sólo cabe entender el silencio clamoroso de la clase política desde el entendimiento de que el 11-M fue algo mucho más horrible que un simple atentado terrorista.

A fecha de hoy, las víctimas del 11-M siguen peleando por saber la verdad de la masacre y hay dos mandos policiales imputados por presunta manipulación de pruebas. Pero la ofensiva judicial está tropezando con las maniobras dilatorias de ese mismo Gobierno cuyo vicepresidente se atrevió a afirmar el 13-M: “España se merece un Gobierno que no mienta, un Gobierno que diga toda la verdad”. Hoy, séptimo aniversario de la masacre, la juez que investiga la ocultación de pruebas en el 11-M tomará declaración a varias decenas de Tedax para saber qué ocurrió con las muestras de los trenes. Tal vez logremos, por esa vía –volviendo a fijar nuestra vista en los escenarios del crimen– saber quién ordenó manipular las pruebas de aquel atentado. Ese sería un buen punto de partida para conocer, de una vez, quién perpetró la matanza.

*Luis del Pino es periodista y autor de ‘11-M: Golpe de régimen’.

Séptimo aniversario del 11-M
Luis del Pino Libertad Digital 11 Marzo 2011

Publicamos hoy en Libertad Digital, a modo de recordatorio, un resumen de las manipulaciones más significativas con las que se construyó la versión oficial de la masacre del 11-M. Se trata de un pequeño muestrario: estoy seguro de que a los lectores del blog se les ocurrirán muchos otros ejemplos, y de hecho les invito a ponerlas de manifiesto aquí, con la misma estructura que en el artículo: un pequeño párrafo explicativo, junto con un enlace a la noticia o al vídeo donde el lector pueda encontrar más información.

Si a fecha de hoy hemos conseguido que el 11-M no caiga en el olvido es, por supuesto, por la labor de unos pocos medios de comunicación. Pero todavía más importante que esa labor ha sido el papel de una parte de las víctimas, algunas de ellas encuadradas en la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M que dirige Angeles Domínguez y otras, como la familia Moris o la familia Gismero, que han estado impulsando acciones judiciales a título personal. Sin la perseverancia de esas víctimas, sin su insistencia en reclamar la verdad y en poner en evidencia a los poderes públicos, hubiera sido muy sencillo neutralizar la labor de los medios de comunicación independientes.

Hoy, Gabriel Moris publica en Libertad Digital un nuevo artículo "¿Qué ocurrió el 11-M?", dedicado al aniversario de la masacre. Los artículos de Gabriel tienen dos virtudes principales. La primera es que resulta difícil que los lean quienes han participado en los intentos de ocultación de la verdad del 11-M, sin que se les caiga la cara de vergüenza. Y la segunda es que Gabriel sabe encontrar siempre esa frase que resume a la perfección un aspecto del 11-M. Se pregunta hoy Gabriel "Sin la masacre del 11-M, ¿tendríamos en el 2011 la España que tenemos?".

Esta tarde, a las 18:00, se celebrará en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares un acto de conmemoración por el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y en recuerdo del atentado del 11-M. En el acto, organizado por Voces contra el Terrorismo, intervendrán, entre otros, Regina Otaola, José Antonio Ortega Lara, Francisco José Alcaraz y dos víctimas del 11-M: Javier Gismero y Gonzalo Villamarín.

La Asociación 11-M Verdad y Justicia y la Plataforma Ciudadana Peones Negros han preparado un nuevo vídeo contra el olvido, de cara al aniversario de la masacre. Les recomiendo que lo vean. Y que lo difundan. Porque la memoria de las víctimas es, cuando menos, tan importante como el conocimiento racional de los hechos. Este conocimiento, sin esa memoria, es inútil.

Mañana, en el programa Sin Complejos, dedicaremos tiempo a analizar en profundidad dónde están, a fecha de hoy, las investigaciones del 11-M. Contaremos en el programa con la presencia de Fernando Múgica. Si alguien quiere plantear alguna pregunta, puede dejarla aquí mismo, en el blog.

También habrá programa especial de Debates en Libertad, con Javier Somalo. En él repasaremos, mano a mano, qué se sabe sobre el 11-M y cuáles son las hipótesis existentes. Les recomiendo que no se lo pierdan.

séptimo aniversario de la masacre
Las mayores manipulaciones en la investigación del 11-M
Siete años después de la matanza, sigue habiendo puntos oscuros en torno a los pilares de la versión oficial.
LUIS DEL PINO Libertad Digital 11 Marzo 2011

¿Existe una conspiranoia en torno al 11-M? ¿Existen los conspiranoicos? ¿Hay realmente personas que mantengan teorías delirantes sobre la masacre, basadas en datos ridículos, para tratar de culpar del 11-M a unos inverosímiles autores? ¿Hay gente que, ante la imposibilidad de construir una teoría coherente, pretenda "explicar" el 11-M mediante un totum revolutum donde se mezcla todo y a todos, en una especie de conspiración universal?

¡Claro que sí! Desde hace siete años, ha habido personas y medios de comunicación que se han dedicado, sin sonrojarse, a atribuir el atentado del 11-M - el mayor atentado de la Historia de España - a un grupo de camellos de medio pelo que jamás había puesto antes un petardo en un cajero. Y, para atribuirles el atentado, nos han tratado de vender teorías delirantes, basadas en datos ridículos, según las cuales en la ideación y perpetración de la masacre habrían participado confidentes de la Policía, hindúes, musulmanes, católicos, confidentes de la Guardia Civil, radicales islamistas de al menos cinco países distintos, narcotraficantes de baja estofa, mineros asturianos esquizofrénicos, confidentes del CNI e incluso chóferes de embajada.

Por supuesto que hay conspiranoicos: son los defensores de una "versión oficial" mutante, que hace mucho tiempo que se cayó a pedazos.

A lo largo de estos siete años, los medios de comunicación independientes hemos ido poniendo sobre la mesa una serie inagotable de abrumadoras evidencias de manipulación, que dejan a las claras que la versión oficial del 11-M no resiste el más mínimo análisis racional. Les ofrecemos en estas páginas un pequeño muestrario de las manipulaciones más escandalosas que la investigación periodística ha ido poniendo de manifiesto.

1. El escamoteo de los trenes
Cuando se produjo el accidente del metro de Valencia en 2006, el convoy siniestrado se mantuvo guardado bajo una loneta durante dos años, para que las compañías de seguros pudieran realizar los peritajes que consideraran oportunos. En el 11-M, los vagones atacados comenzaron a ser desguazados ¡cuarenta y ocho horas después de la masacre!, destruyendo así los escenarios del crimen e impidiendo posteriores averiguaciones. Desaparecieron 90 toneladas de restos. Cuando en el juicio del 11-M se solicitó a la Policía que aportara las muestras guardadas, para poder realizar contra-análisis, sólo se pudieron aportar unas pocas decenas de pequeños fragmentos, de los que ni siquiera existe constancia de que provengan de los trenes del 11-M.

2. El escamoteo de los análisis
No sólo se escamotearon los escenarios del crimen. Si al menos se hubieran realizado análisis de los restos antes de destruirlos, contaríamos con la información necesaria para saber cómo eran las bombas del 11-M: qué explosivo se empleó, qué iniciadores y detonadores se usaron, cómo estaban confeccionadas esas bombas... Pero los trenes se comenzaron a desguazar ¡sin ni siquiera analizar apropiadamente los focos de explosión, para determinar el tipo de explosivo! Los restos de los focos de explosión nunca se llegaron a enviar a la Policía Científica, como era preceptivo. Esa es la razón de que las víctimas del 11-M se hayan querellado contra el responsable de que esos análisis no se llevaran a cabo: el entonces comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano.

3. Los perros holgazanes
¿Por qué se destruyeron los escenarios del crimen, sin ni siquiera analizar cuál era la composición de las bombas? No hace falta ser muy mal pensado para sospechar que eso permitía hacer aparecer fuera de los trenes pruebas manipuladas, con las que poder construir una versión oficial adecuada. La primera de esas pruebas apareció en la propia mañana del 11-M, en Alcalá de Henares: una furgoneta Kangoo que nos dijeron que había sido utilizada por los terroristas. Al llevar esa furgoneta al complejo policial de Canillas, aparecieron en ella varios detonadores y un resto de cartucho de Goma2-ECO. Sin embargo, esa furgoneta había sido examinada en Alcalá de Henares por dos perros distintos, sin que esos perros detectaran en ella la presencia actual o pasada de explosivos. ¿De dónde salió entonces el explosivo?

4. La furgoneta fantasma
La lógica nos dice que en esa furgoneta no había ningún resto de explosivo aquella mañana, en Alcalá de Henares. Por eso no lo olieron los perros. Sin embargo, en el complejo policial de Canillas apareció un resto de explosivo en esa furgoneta. ¿De dónde salió ese trozo de Goma2-ECO? La respuesta quizá nos la dé un hecho muy llamativo: entre la hora real de llegada de esa furgoneta al complejo policial de Canillas y la hora "oficial" de entrada, hay una discrepancia de una hora. Es decir, aquella furgoneta estuvo desaparecida durante una hora a efectos oficiales. Tiempo más que suficiente, por supuesto, para meter en ella lo que a uno le apetezca. Por ejemplo, un resto de cartucho de Goma-2 ECO.

5. La mochila surgida de la nada
La segunda de las pruebas aparecidas fuera de los trenes es la denominada "mochila de Vallecas", que fue "encontrada" dieciocho horas después de la masacre, también en dependencias policiales: concretamente, en la comisaría de Puente de Vallecas. Nos dijeron que se trataba de una bomba sin estallar procedente de los trenes. ¿Pero cómo llegó esa bomba a una comisaría? Nadie vio esa supuesta bomba en las estaciones, nadie la vio durante el extraño recorrido que supuestamente realizó por Madrid y ni siquiera figura en el propio inventario que se realizó en la comisaría de Puente de Vallecas. Y, sin embargo, a pesar de no haber ni el más mínimo testimonio ni evidencia documental que la ligara con los trenes, la Justicia la dio por buena como prueba y a partir de un teléfono móvil encontrado en su interior se comenzaron a realizar detenciones y se construyó toda la versión oficial de la masacre.

6. La bomba imposible
Las evidencias de que esa mochila de Vallecas es otra prueba falsa más son abrumadoras. En esa mochila había 10 kilos de dinamita, medio kilo de clavos y tornillos usados como metralla, un detonador y un teléfono móvil. Se supone que el funcionamiento de esa bomba era el siguiente: al llegar la hora programada, se activaba la alarma del teléfono, lo que hacía actuar el detonador. Sin embargo, los experimentos de laboratorio realizados en Libertad Digital demostraron que aquel teléfono no daba ni la mitad de la corriente requerida para garantizar la explosión del detonador.

7. La metralla que no aparece
El dato que más contundentemente demuestra la falsedad de la mochila de Vallecas es que esa bomba "aparecida" en una comisaría contenía metralla terrorista, en forma de clavos y tornillos. Si las bombas que estallaron en los trenes del 11-M hubieran sido como la mochila de Vallecas, entonces obligatoriamente habrían tenido que aparecer clavos y tornillos en los cuerpos de las víctimas del 11-M. Sin embargo, la forense que coordinó las autopsias de las víctimas del 11-M dejó claro públicamente que en aquellas autopsias no aparecieron ni clavos, ni tornillos. Por tanto, las bombas de los trenes no podían ser como la mochila de Vallecas.

8. El libro de caja falsificado
¿De dónde salió ese teléfono que se encontró en la mochila de Vallecas? Pues nos dicen que se vendió en la tienda de unos hindúes, los cuales fueron detenidos durante la jornada de reflexión de las elecciones de 2004, para ser puestos en libertad pocas semanas después. ¿Cómo se pudo demostrar que esos hindúes habían vendido ese teléfono? Pues gracias al libro de caja de su tienda. Sin embargo, el análisis de los documentos aportados al sumario permitió demostrar, más allá de toda duda razonable, que aquel libro de caja había sido falsificado a posteriori del 11-M.

9. El imposible viaje a la mina
¿Y la Goma2-ECO que contenía la mochila de Vallecas? ¿De dónde salió? Pues nos dicen que tres marroquíes viajaron a Asturias el fin de semana del 28 al 29 de febrero de 2004 y se trajeron un par de cientos de kilos de explosivos. ¿De dónde los sacaron? Pues de una mina asturiana, a la que fueron de noche para sustraer los explosivos, gracias a las indicaciones de un ex-minero. Sólo hay un pequeño problema: aquel fin de semana se produjo la mayor nevada del siglo, y es absolutamente imposible que aquellos tres marroquíes hubieran podido, ellos solos, encontrar la mina en mitad de un monte cubierto de nieve, tal como confirmó ante el tribunal del 11-M uno de los funcionarios de la Guardia Civil que acudió a declarar como testigo en el juicio.

10. Los suicidas educados
La mochila de Vallecas era entonces una prueba falsa, que sirvió para dos cosas: para engañar a la opinión pública acerca de la composición de las bombas del 11-M y para comenzar a detener falsos culpables y construir una versión oficial del atentado. Unas semanas después de la masacre, la Policía rodeó en un piso de Leganés a algunos de los presuntos autores materiales de la matanza (a los que se había llegado a partir de las pruebas encontradas en la mochila) y éstos se suicidaron, haciendo estallar el piso. Resulta sorprendente que aquellos terroristas islámicos no se suicidaran en los trenes del 11-M, en contra de su costumbre. Todavía más sorprendente es que se suicidaran varias semanas después de la masacre, en un piso de Leganés. Pero lo más sorprendente de toda aquella historia de suicidio colectivo es que esos feroces terroristas de Leganés esperaron disciplinadamente durante varias horas a que la Policía desalojara ocho bloques de viviendas, antes de hacerse volar por los aires. ¿Se le ocurre a alguien alguna explicación para tan educado comportamiento en unos islamistas suicidas?

11. Llamadas imposibles
Para convencer a la opinión pública de que en aquel piso de Leganés se habían hecho volar unos terribles terroristas islámicos, se nos dijo que esos "suicidas" habían realizado una serie de llamadas de despedida a sus familiares en Marruecos y en Túnez. Sin embargo, es imposible que esas llamadas se realizaran desde aquel piso que voló por los aires, por la sencilla razón de que ¡uno de los teléfonos utilizados para hacer esas llamadas seguía activo meses después de que el piso explotara!

12. El falso testamento
Para convencernos del carácter suicida de los que volaron en el piso de Leganés, se nos dijo también que uno de aquellos "suicidas" había dejado un testamento dirigido a su familia. Sin embargo, también se pudo demostrar que aquel testamento no era más una falsificación burda. Tan burda, ¡que alguien había añadido una firma en caracteres occidentales a una carta escrita por un marroquí a su familia en Marruecos y que estaba escrita y firmada, como es natural, en árabe!

13. Las no autopsias
¿Pero acaso no hubiera sido fácil demostrar si aquellos supuestos terroristas encerrados en el piso de Leganés se habían suicidado o no? ¿No habría bastado con realizar las correspondientes autopsias, para ver de qué habían muerto? Claro que sí. El único problema es... que esas autopsias no se llegaron a realizar, contraviniendo la propia Ley de Enjuiciamiento Criminal. Incluso se llegó a impedir durante días que la Policía Científica accediera a los cadáveres.

14. La estafa de las detenciones
Todo el sumario del 11-M no es más que una monumental estafa, destinada a convencer a la opinión pública de que el 11-M fue un atentado islamista y de que las autoridades habían investigado y demostrado convenientemente el asunto. Sin embargo, la realidad es que a lo largo de la instrucción del sumario se detuvo, en efecto, a 116 personas... de las que sólo tres resultarían finalmente condenadas por el 11-M. De las tres, uno de ellos es un confidente policial asturiano, el otro es un camello de medio pelo y el tercero (el único al que se acusa de colocar una bomba) no tiene ni la más mínima relación comprobada con ninguno de los restantes acusados que se sentaron en el banquillo.

15. Los improbables testigos
La historia del único condenado por colocar una bomba del 11-M, Jamal Zougham, resulta de lo más curiosa. Se le detuvo en plena jornada de reflexión de las elecciones de 2004, por haber vendido, supuestamente, la tarjeta utilizada en el teléfono encontrado en la mochila de Vallecas. Sin embargo, se le terminó condenando por otra cosa distinta: por colocar una bomba en el tren. Y es que, con posterioridad a su detención, aparecieron hasta ocho testigos que decían haber visto a Zougham con una mochila en los trenes de la muerte. Sólo hay un problema: si los ocho testigos dijeran la verdad, ¡ese marroquí tendría que haber estado en cuatro trenes simultáneamente, cosa evidentemente imposible! ¿Cómo solventó el asunto el tribunal del 11-M? Pues muy fácil: quedándose con tres de los testimonios e ignorando las contradicciones que esos testimonios presentan.

16. El terrorista gimnasta
Las investigaciones periodísticas demostraron, asimismo, que la Policía ocultó al juez del 11-M datos que apuntaban a la inocencia de Jamal Zougham. Por ejemplo, que la noche anterior al atentado, ese marroquí no estaba preparando ninguna bomba, sino haciendo tranquilamente ejercicio en un gimnasio de la Plaza Elíptica de Madrid.

17. La casa del islamista
¿Dónde se supone que se montaron las bombas del 11-M, según la versión oficial? Pues nos dicen que se montaron la noche anterior al atentado en un chamizo de Morata de Tajuña, que habría sido alquilado por los terroristas meses antes del 11-M. ¿Y quién era el dueño de esa casa? Pues era un matrimonio de origen sirio y se da la circunstancia de que el marido estaba cumpliendo condena desde antes del 11-M por pertenencia a Al Qaeda. O sea, que según la versión oficial, el 11-M fue un atentado de Al Qaeda, preparado en la casa de un miembro de Al Qaeda. Cuadra bastante, ¿verdad? Bueno, pues resulta que al miembro de Al Qaeda en cuya casa nos dicen que se montaron las bombas del 11-M... ¡ni siquiera le llegaron a imputar durante la instrucción del sumario! Ni tampoco a su mujer, que era quien había formalizado aquellos contratos de alquiler.

11-M: La vergüenza que no cesa
EDITORIAL Libertad Digital 11 Marzo 2011

Siete años después de la masacre del 11-M, la única verdad incuestionable es el sufrimiento de las víctimas, un dolor multiplicado por el abandono, el olvido, la exclusión y el aislamiento a los que han sido sometidas por el Gobierno y por la oposición, por casi todas las instancias judiciales e institucionales, por la mayoría de los medios de comunicación y por quienes tendrían que investigar y llegar hasta el fondo de la mayor matanza terrorista de la historia de Europa.

La enfermiza y delictiva obsesión por tapar con un manto de obsceno silencio todo aquello que tenga que ver con el 11-M constituye el mayor escándalo político, judicial y moral de la democracia y pone al descubierto la catadura de quienes llegaron al poder a rebufo de la tragedia y de quienes con el objetivo de recuperarlo pagan el peaje de un mutismo vergonzoso.

El hecho de que en coincidencia con el séptimo aniversario una juez haya llamado a declarar a todos los componentes de los Tedax es una prueba más que evidente de que la historia judicial del 11-M dista mucho de haber concluido. Es un factor que puede procurar consuelo a quienes padecen las secuelas del atentado, pero también muestra hasta qué punto de deterioro ha llegado la Justicia en España, algunos de cuyos más ínclitos representantes parecen juramentados en un siniestro pacto con políticos y policías para ocultar pruebas, indicios, relaciones, autores, causas y consecuencias de la masacre.

En este contexto y bajo esas condiciones, Libertad Digital reafirma y renueva su compromiso de mantener viva la llama del recuerdo y dedicar todos los esfuerzos posibles al esclarecimiento de unos hechos cuya secuencia dramática comenzó el 11 de marzo de 2004 y aún no ha concluido.

11-M
Siete años no bastan
Cristina Losada Libertad Digital 11 Marzo 2011

Siete años desde aquel día aciago y no son suficientes. No lo son para borrar por completo de la memoria la conmoción, el espanto, el dolor, las preguntas sin respuesta. Pero tampoco para recordar como es debido a las víctimas directas, a los inocentes –siempre es inocente la víctima del terrorismo– muertos en los trenes, a los heridos, a los que perdieron hijos, hermanos, padres, amigos y conocidos. Ni han bastado siete años para que fragüe en la conciencia de la nación. ¿Nación? España se dividió entonces como en otras ocasiones amargas, que así devinieron momentos crepusculares, instantes en los que el fiel de la balanza se inclina no sólo por la fuerza bruta de los hechos, sino por el comportamiento que emerge en ese trance, por el modo en que se le hace frente. Nada está escrito, no estaba predeterminado, pero volvió a suceder y sucede aún.

Las ceremonias para rendir homenaje a las víctimas, acogerlas y acoger lo ocurrido en la historia y la memoria colectivas, han ido menguando, adelgazando de peso institucional, hasta que han aparecido relegadas a la condición de actos locales. Al menos, Madrid no olvida, cómo podría. Todavía meses después del atentado, se percibían la pesadumbre y un silencio cabizbajo que ahogaba el natural bullicio urbano. Pero incluso a los siete años, minimizados y todo, los actos sirven para marcar distancias. De un lado, Manjón y los suyos inauguran "su" monumento y hacen gala de hostilidad hacia la parte y el partido contrarios. Del otro, los demás hacen sus ofrendas en compañía de pocos representantes institucionales, a tenor de lo anunciado. Aquel mundo de la cultura que tanto buscó y encontró el primer plano durante unos días que debieron ser de llanto y fueron de odio, ha elegido la fecha para dedicarla a Garzón, otro guión para la misma película. Mismos protagonistas y el director que anunció a la prensa internacional que el Gobierno Aznar estaba dando un golpe de Estado. Un cine en blanco y negro.

Vaya panorama, siete años después. Pero qué poco ha cambiado. Es, sin embargo, lo que cabe esperar cuando se carga la culpa de un atentado sobre un Gobierno y se muestra así, con pasmosa naturalidad, la disposición a someterse al terror. De esa indignidad que fue instigada por unos y compartida por tantos, este tenso olvido de muchos.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

7 años
¿Qué ocurrió el 11-M?
Gabriel Moris Libertad Digital 11 Marzo 2011

El día 11 se cumple el séptimo aniversario de la masacre que segó 193 vidas inocentes y cambió el curso vital de más de 2000 supervivientes. Creo que aún queda alguna víctima en estado de coma. No puedo dejar de citar a las víctimas que, sin viajar en los trenes, arrastramos de por vida la pérdida de nuestros seres queridos e incluso el impacto emocional de la matanza organizada.

Siempre que escribo sobre este tema me resulta inevitable manifestar mi agradecimiento a todas las personas e instituciones que, de cualquier forma, han trabajado por paliar los efectos de la tragedia o por contribuir a que la verdad y la justicia se abran paso en el laberinto creado para impedirlas.

En el aniversario de 2011, si prestamos atención a los medios de comunicación, en general, o a las instituciones del Estado, podemos sentir la sensación de que el 11-M fue algo que tuvo lugar en el pasado, pero sin la importancia suficiente como para incluir en la "memoria histórica". Si analizamos los comentarios sobre lo que ocurrió o las hipótesis sobre los hechos, o sobre la sentencia, e incluso sobre la verdad y la justicia pendientes, podemos encontrar respuestas de lo más variopintas que podamos imaginar; todas ellas salpicadas de intereses políticos o del desinterés general. El aspecto humanitario, el moral, el ético e incluso el aspecto de estricta justicia no forman parte de los lugares comunes en que, de pasada, se aborda este tema. Yo siento una gran tristeza cuando, con cierta frecuencia, al oír algún comentario al respecto, determinados interlocutores rehúyen hablar del tema o lo consideran "agua pasada" e imputada a unos yihadistas que no existen ni cumplen condena.

En la situación de olvido y utilización de nuestro dolor, de que somos objeto las víctimas, creo que nada sería más de nuestro agrado que el poder conocer con precisión quién o quiénes, por qué, para qué y cómo cometieron el crimen de lesa humanidad. La derivada de ello sería el ajusticiar a todos los actores. En los atentados de los trenes de cercanías hay además un añadido a la parte nuclear: los que, después del atentado, impidieron y siguen impidiendo la investigación y por ende todo atisbo de conocimiento de la verdad.

La competencia exclusiva de la investigación la tienen los poderes Ejecutivo y Judicial. No me consta que de forma autónoma o colegiada existan acciones en curso para aclarar plenamente tanto los atentados como la actuación subsiguiente durante las dos legislaturas derivadas del 11-M. ¿Piensan que con una sentencia, sin autores, está saldado el crimen más horroroso de España y de Europa? ¿Quién puede temer a que la verdad del 11-M se conozca plenamente? Supongo que sólo los autores tienen interés en el encubrimiento de los hechos. El Estado, por el contrario, además del deber de descubrir y castigar a todos los culpables, por acción u omisión, adquirió voluntariamente el compromiso de respetar y hacer cumplir la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El derecho a la vida, mancillado y no defendido el 11-M, creo que es la gran deuda pendiente del mismo para con las víctimas.

Puede resultar esclarecedor para los razonamientos anteriores el citar algunos hechos probados ocurridos entre la fatídica fecha y el séptimo aniversario:

* La desaparición inmediata de los vagones explosionados. Ello debe ser objeto de investigación y castigo según la ley.
* Las ropas de los fallecidos, buena muestra para la investigación del crimen, fueron incineradas en la planta de Valdemingómez sin autorización de los familiares.

* Las amenazas de colocación de artefactos en Alcalá de Henares, al aparecer la Kangoo, ni se publicaron ni se investigaron. Igual podemos decir de los hechos de Leganés.

* La querella presentada por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M contra Sánchez Manzano, está paralizada desde el año pasado. Interior es responsable de aportar la información requerida por la juez que instruye el caso. Curiosamente el actual titular de Interior exigía conocer la verdad de los hechos el 13-03-2004.

* Siete años después sólo hay un condenado por su presencia en los trenes.
* Evidentemente parece incompleta la lista de autores materiales.

Los mal llamados autores intelectuales están pendientes de investigación. Nada se sabe de, al menos, tres de los supuestos huidos, que, según la propia versión, participaron en el 11M. ¿Cómo es posible que nadie informe de las acciones para encontrarlos? Por citar sólo un ejemplo: ¿Qué fue de Said Berraj?

Creo que los ejemplos citados, incompletos, pueden ilustrar el contenido de la reflexión.

Alguien podrá rebatir mis observaciones en estas fechas tan tristes para nosotros y para muchas personas de ley, pero, como siempre, acepto cualquier verdad probada que pueda mitigar nuestro dolor. Reto, desde este medio, a cualquier representante de nuestro Estado de Derecho a que me demuestre que el 11-M es un caso instruido total y correctamente, juzgado íntegramente y con sentencia que explique plenamente un crimen de tal magnitud y de tan graves consecuencias.

Permítanme dos preguntas para terminar mis reflexiones.
Los que olvidan y guardan silencio sobre el 11-M, ¿acaso saben la verdad sobre el crimen desde su planificación hasta su ejecución? Entonces, no entiendo su actitud.

Sin la masacre del 11-M, ¿tendríamos en el 2011 la España que tenemos? Los monumentos, las medallas, las ayudas... sin Verdad y Justicia, son objetos de conmiseración hacia las víctimas, cuando no elementos de mercadotecnia a cambio del silencio.

Las víctimas y las personas de bien seguro que seríamos menos infelices si llegáramos a conocer lo ocurrido. Al menos yo lo creo así.

11-M
Abogado de parte
Emilio Campmany Libertad Digital 11 Marzo 2011

Juan Jesús Sánchez Manzano tiene hoy un problema que no tenía ayer. Cuando el abogado de uno tira, como estrategia de defensa, del insólito recurso de solicitar que su defendido sea imputado por un delito más grave de aquel del que en principio se le acusa, uno debería plantearse si ese abogado le está realmente defendiendo a él. Por eso, quizá Manzano debería preguntarse si a ese abogado suyo lo está pagando él o lo está pagando otro. Y si lo está pagando otro, debería hacerse una pregunta ulterior, si lo que está defendiendo ese abogado son sus intereses o los de quien paga.

Porque esta sorprendente estrategia, si tanta benevolencia esperan de los jueces de instrucción de la Audiencia Nacional, podía haberse adoptado desde el principio. Sin embargo, no fue así. Se recurre a ella ahora, cuando Interior, ante las amenazas de la juez, ha empezado a aflojar la información que se le estaba solicitando. Dicho de otra manera, Interior no está dispuesto a arriesgar una acusación de obstrucción a la Justicia por defender a Sánchez Manzano. Y ese, precisamente ese es el momento en que su abogado clama por trasladar lo actuado a la Audiencia Nacional. Lógicamente, cabe esperar que el abogado, antes de dar tan chocante paso, haya hablado con su representado y le haya explicado que allí, en la Audiencia Nacional, le van a tratar con más cariño. Y lo más probable es que quien era responsable de los Tedax cuando el atentado del 11-M lo haya creído.

Pero, yo, si fuera él, no estaría tan seguro. Los jueces de la Audiencia Nacional pueden tener, y a veces de hecho tienen, cierta tendencia a mostrarse comprensivos con las cuestiones que puedan poner contra las cuerdas al Estado. Pero, cuando piensan en el Estado, lo ven encarnado en sus más altas figuras, no en un comisario. Si todo ha de quedar en una condena a Manzano por una actuación negligente constitutiva de delito, allí no va a encontrar mayor comprensión de la que pueda hallar en la Plaza de Castilla.

Cuando además el abogado amenaza a la juez con la misma suerte de Garzón, del que hay que recordar que todavía no ha sido condenado, da la impresión de que lo hace para defender a otros, no a Manzano, que ya no puede evitar que sus subordinados testifiquen acerca de las muchas muestras que aquel fatídico día recogieron y que luego, bajo la custodia del comisario, desaparecieron. Lo que a su vez implica que, en la Plaza de Castilla o en la Audiencia Nacional, Manzano tendrá que explicar qué fue de aquel cúmulo de vestigios que desaparecieron sin que hasta hoy nadie haya dado ninguna explicación.

No estaría de más que Manzano recordara la suerte final que, con ocasión de la investigación de los crímenes del GAL, corrieron tantos que estuvieron defendidos por magníficos abogados pagados por otros. Y que lo natural es que el abogado defienda los intereses de quiénes le pagan. Incluso en el caso de que Manzano pagara los honorarios, debería preguntarse si no hay otros redondeando la minuta. Por lo tanto, un consejo: asegúrese de que su abogado es en efecto el suyo. Y, si no está seguro, cambie rápidamente de letrado antes de que sea demasiado tarde.

TRISTE RECUERDO
Los grandes ausentes dejan en el olvido a las víctimas del 11-M
El Semanal Digital 11 Marzo 2011

Siete años después de la tragedia, la división de los partidos y asociaciones y destacadas ausencias empañaron los homenajes a los fallecidos y heridos en los atentados de 2004.

Este viernes se conmemoraba el séptimo aniversario de uno de los más macabros episodios de la Historia de España, los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid que acabaron con la vida de 192 personas y dejaron más de 2.000 heridos.

Una cita ineludible para políticos y ciudadanos, para no abandonar en el olvido a las víctimas, en la que no estuvieron presentes ni el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en Bruselas junto con la ministra de Economía, Elena Salgado, para tratar el conflicto de Libia y planear nuevas medidas anticrisis, ni el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, aún de baja por enfermedad.

A primera hora de la mañana, se celebraba en la Puerta del Sol el primero de los homenajes organizados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Con el Réquiem de Mozart sonando de fondo, los alumnos de la Academia de Policía, junto a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, el presidente del PP, Mariano Rajoy, y los portavoces parlamentarios de PP, David Pérez, PSOE, Maru Menéndez, e IU, Gregorio Gordo, portaban una corona de laurel para depositar bajo la placa en recuerdo a los fallecidos y heridos en las explosiones de los trenes de Cercanías y a los que participaron en los rescates. Este viernes, el mensaje de la fachada de la Real Casa de Correos adquiría un sentido aún más especial y simbólico: "Que el recuerdo de las víctimas y del ejemplar comportamiento del pueblo de Madrid permanezca para siempre".

Decenas de familiares, asociaciones de víctimas –como la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, María Ángeles Pedraza, que criticó la ausencia de Zapatero, y la de la asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, María Ángeles Domínguez-, la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarcel, representantes de todos los cuerpos que atendieron y socorrieron a los afectados, y anónimos, quisieron estar presentes en una de las conmemoraciones institucionales más tristes de este día, marcada por el peso de las ausencias.

La ofrenda floral y los homenajes, que se sucedieron por toda la Comunidad de Madrid y en distintos puntos de la geografía española, continuaron en la estación de Cercanías de El Pozo -donde estalló ese fatídico día una de las bombas- para inaugurar, tras cinco minutos de silencio, el conjunto arquitectónico creado por el arquitecto José María Pérez González, Peridis, para el recuerdo de las víctimas. Peridis, acompañado por Gallardón, fue el único que intervino para explicar que su obra es "un grito colectivo al silencio y el olvido".

Este 2011, el resto de los actos-homenaje fueron convocados independientemente por las asociaciones de víctimas del 11-M –divididas por las peticiones de que se reabra el caso- y sin la celebración de ningún acto aglutinador convocado por un Gobierno ausente, ya que ni siquiera el presidente se encontraba en en España.

Zapatero como problema
José Antonio VERA La Razón 11 Marzo 2011

Lo que ocurre es que el país está postrado. El desánimo es general no porque la gente se deprima o tenga tendencia natural a la depresión, sino porque el entorno es lúgubre y las perspectivas no ayudan al optimismo. Intenta una vez más Zapatero inyectarnos adrenalina asegurando que se va a empezar a crear empleo «a partir de este mes, con toda seguridad», pero los ciudadanos reciben la noticia con escepticismo porque ya antes nos dijeron lo mismo varias veces (los famosos brotes verdes) y lo único que vemos es tierra quemada.

El país está deprimido y los socialistas también. Deprimidos y divididos. No hay cosa que hagan que no les salga mal, la última particularmente sangrante para los ciudadanos, porque nadie entiende la reducción de la velocidad a 110 km/hora.

Los socialistas están desanimados y por eso se han cargado el mitin de Vistalegre. Los candidatos no quieren aparecer junto a Rodríguez Zapatero porque entienden que la imagen de su líder lastra sus posibilidades electorales. Tomás Gómez no tenía ningún interés en fotografiarse junto al presidente del Gobierno en la Plaza de Toros de Carabanchel. Gómez quiere ir por libre e incluso ha decidido que los autobuses de su caravana de campaña sean blancos en vez de rojos. Decisión insólita como lo es el hecho de que Barreda le haya pedido expresamente a la Ejecutiva Federal que Zapatero no aparezca por Castilla-La Mancha.

En el partido de la calle Ferraz son conscientes de que el problema hoy se llama Zapatero y andan inventando explicaciones para justificar que el líder supremo no vaya a algunas regiones y no aparezca en determinados mítines. Y entre esas explicaciones está la de que se trata de unos comicios municipales o autonómicos, y que por tanto los problemas a abordar han de ser estrictamente locales o regionales. Estrategia llamada a fracasar porque todos sabemos que los Ayuntamientos están mal porque carecen de fondos del Estado para gestionar sus proyectos, y que las comunidades están arruinadas como consecuencia de la situación general del país.

Pero el problema es Zapatero y los barones socialistas quieren ganar las elecciones de mayo. La cuestión es que para lograrlo ellos creen que necesitan quitarse de encima la imagen perjudicial del jefe del Ejecutivo. Se preguntan los barones: «¿A quien beneficia que ZP siga?». Respuesta unívoca: al PP y a Rajoy. Por eso están apretando en Ferraz para lograr que Zeta anuncie la sucesión el 26 de marzo o el próximo 2 de abril, como muy tarde. Si lo hace en esas fechas aún creen que pueden estar a tiempo de reconducir la situación y de luchar con un mínimo de garantías para vencer en sus respectivas circunscripciones. Si no es así, si junto a ellos o detrás de ellos los ciudadanos siguen percibiendo la figura de Zetapé, entienden que será imposible conseguir un resultado positivo el próximo 22 de mayo. Por eso han suspendido Vistalegre. Porque la imagen de Zapatero está por los suelos y nadie quiere aparecer con él, y mucho menos en un mitin.

Cría barones
*Maite Nolla www.gaceta.es 11 Marzo 2011

Al antizapaterismo, los candidatos socialistas lo llaman ahora “regionalización”.

Con lo que ha sido Zapatero y ahora tiene que soportar que no le quieran ver ni en foto. Igual se pensaron los Barreda y demás que su silencio cuando Zapatero decidió sentar en el Consejo de Ministros a Leire Pajín o a Bibiana Aído les eximía de alguna responsabilidad. O que su justificación cobarde de los juegos de ingeniería nacional y social de Zapatero no iba a tener ninguna consecuencia para ellos cuando las cosas vinieran mal dadas. Y ahora vienen mal dadas y no quieren saber nada de él. Cría barones.

Al antizapaterismo sobrevenido, los candidatos socialistas a las elecciones de mayo lo han llamado “regionalización”, que es un horrendo palabro para intentar salvar los muebles hipotecados. Si eso es así en el resto de España, en Cataluña se multiplica por tres. En Cataluña, los actuales alcaldes socialistas no sólo se ven obligados a negar cualquier relación con Zapatero; a su lista de lastres deben añadir la herencia del tripartito y que si pudieran se presentaban sin las siglas del PSC. Vamos, que tanto Jordi Hereu en Barcelona como Ballesteros en Tarragona o Ángel Ros en Lérida agradecerían una marca blanca para estas elecciones.

Y es que pese a que Zapatero ha sido un chollo para el nacionalismo catalán, la opinión única sigue repitiendo eso de que no ha cumplido con Cataluña, lo cual no deja de ser una gran mentira; repetida muchas veces, eso sí, pero una mentira. Además, el Gobierno de CiU está siendo lo suficientemente astuto para que no se olvide al tripartito y sus hazañas. Y si la crisis, Zapatero y el legado de Montilla no fueran poco, las siglas PSC se han convertido en una carga igual que las anteriores. El sector nacionalista del PSC, responsable directo de la derrota de noviembre, ha enloquecido de forma definitiva hasta el punto de que personajes como Obiols están por la ruptura y han dicho en público que el PSOE no es su partido y que su partido es el PSC. Ahora sólo falta ir a determinados barrios de Barcelona, de Tarragona y de Lérida a explicarlo; ánimo.

*Maite Nolla es abogada.

Zapatero como programa
Por mucho que el PSOE reprograme su campaña no podrá eludir el debate sobre la retirada de Zapatero
IGNACIO CAMACHO ABC 11 Marzo 2011

NI avances autonómicos ni servicios municipales: el verdadero programa electoral del PSOE va a ser la retirada de Rodríguez Zapatero. El debate sobre la más que probable renuncia del presidente se ha convertido en el tema único de la campaña, y tanto si la anuncia antes de las elecciones como si permanece en silencio será inevitable que el asunto monopolice el debate político. De momento ya ha obligado a José Blanco a modificar el diseño de la estrategia del partido, disparando las especulaciones al suprimir el tradicional mitin masivo de Vista Alegre; pero por mucho que los socialistas intenten reprogramar sus planes no podrán eludir la cuestión que en estos momentos absorbe el interés político. Les guste o no están atados a esa decisión que condiciona por completo su futuro y no la van a poder esconder con una campaña de perfil bajo centrada en los candidatos territoriales.

Si Zapatero continúa sin revelar su decisión hasta el 22 de mayo el PSOE va a sufrir un bombardeo de concentración sobre la figura de su líder, convertido en un sparringde la oposición, y los ciudadanos irán a las urnas en el estado de cabreo o de decepción que reflejan las encuestas; tanto la ira como el desencanto garantizan un fuerte voto de castigo capaz de aplastar el tirón de los mejores aspirantes locales, que ahora mismo contemplan con frustración resignada la posibilidad de compartir mítines con el detestado presidente envuelto en una atmósfera de interinidad brumosa. A todos les aliviaría sobremanera el anuncio anticipado de retirada para aflojar la presión de una campaña agónica en la que resulta utópico esquivar una realidad que la sociedad tiene bien presente. El inconveniente de esa hipótesis reside en que dejaría la cuestión sucesoria, resuelta o no, en el eje del debate con toda su inevitable alharaca mediática y política, pero a día de hoy se trata de un mal menor para las agobiadas huestes de la socialdemocracia. De un modo o de otro, las elecciones autonómicas y municipales están condenadas a solaparse bajo el endiablado ruido de la escena nacional.

Los partidarios de una renuncia anticipada, que son clara mayoría en el partido, arguyen además que el presidente reforzaría la independencia de su criterio si comunica la decisión antes de la jornada electoral, en la medida en que no parecería consecuencia de la previsible derrota. Es un argumento sensato pero en este proceso la lógica objetiva no parece un elemento válido de análisis. Todo depende en exclusiva del propio Zapatero y eso no es exactamente una garantía de coherencia. En ese marco de incertidumbres, presunciones y atisbos, la campaña socialista es un trayecto a ciegas en el que los dirigentes habrán de conducir con los ojos vendados sabiendo que hay un camión de gran tonelaje atravesado de forma irreversible en medio de la carretera.

Zapatero
El debate sucesorio
Agapito Maestre Libertad Digital 11 Marzo 2011

No todo está dicho sobre el debate sucesorio que hay en el PSOE. Los medios de comunicación son muy críticos con Zapatero. Pocos son los que apuestan por él; yo también soy de esa opinión de que este hombre acabará marchándose. El problema es cuándo, por lo tanto, yo no descarto que quiera agotar la legislatura. Tres argumentos maneja Zapatero para agotar la legislatura. En primer lugar, Zapatero no está al margen del partido como han dado a entender algunos editorialistas; por el contrario, Zapatero es un hombre de partido. No hará nada sin contar con Rubalcaba, Bono y Blanco.

El debate sucesorio, pues, está abierto, entre otros motivos, porque Zapatero no está sólo. Hay un partido con una historia dura y cerrada. Ese partido, sin duda alguna, decide. No hay contradicción entre el partido y Zapatero como creen algunos. El retórico enfrentamiento entre el PSOE y Zapatero es un juego, una maniobra, del propio partido a las que se prestan los medios de comunicación. Editorializar sobre un enfrentamiento entre el partido y Zapatero es humo. Nada. Es desconocer por completo la historia del PSOE y su cerrazón leninista. El PSOE maneja un segundo argumento para que Zapatero agote la legislatura: por un lado, esperan que la economía mejore a finales de años y eso lo puede dar un respiro; y, por otro lado, creen que la presión del Ejecutivo sobre ETA pudiera terminar en un comunicado de la banda criminal anunciando el "alto definitivo".

En cualquier caso, ninguno de esos argumentos sería definitivo para permanecer en el poder. Hay uno más fuerte y poderoso. Me refiero a la indolencia de los españoles ante las barbaridades cometidas por su casta política en general, y por el gobierno de Zapatero en particular. El presidente del Gobierno conoce mejor que nadie en España lo que he llamado, en otras ocasiones, indefensión aprendida.

El PSOE maneja a la perfección este síndrome. La actuación del PSOE en su historia ha sido decisiva para crearlo. No se trata de un síndrome para definir a fanáticos. La cosa es más grave. En verdad, millones y millones de habitantes han olvidado el significado de vivir erguidos. De hecho, no es que les guste más o menos vivir arrastrados, sino que ya no parecen tener espina dorsal. Ojo, amigos, que no hablo del nihilismo político de periodistas y votantes, sino de gente que no quiere defenderse de su casta política. Se trata de gente que ha tirado, definitivamente, la toalla. En efecto, son mayoría los españoles que han aprendido a vivir como perros. Han aprendido a vivir indefensos. Desde el 11-M, los españoles han perdido la imaginación, la capacidad crítica, la memoria, la inteligencia y, en fin, todo aquello que al hombre lo hace hombre, porque el miedo, el terror al peligro, es, como decía Daniel Defoe, diez mil veces más terrorífico que el peligro mismo.

Aquí cuesta indignarse. A lo sumo nos cabreamos, pero, al final, todo vuelve a su ser; Stephane Hessel, el autor francés de ¡Indignaos!, aquí escribiría: ¡Arrastraos, levantaos! El "arrastrao" es peor, bastante más peligroso, que un nihilista. Es alguien que se niega a ser ciudadano. Sí, sí, la ciudadanía en más que un concepto jurídico, es sobre todo una forma de vida moral. Es el comportamiento de los seres libres. Exactamente eso es lo que parece haber desaparecido en España. Ha desaparecido la capacidad de indignarse de los españoles ante el fraude, el engaño y, sobre todo, la corrupción moral e intelectual de este Gobierno.

¡He ahí el motivo clave que maneja Zapatero para aguantar toda la legislatura!

Treinta años sin derechos lingüísticos
‘El ‘Manifiesto’ fue un texto premonitorio a la vez que recatado, hace treinta años no era factible aventurar que Cataluña dispondría de un régimen jurídico que ampara multas lingüísticas y somete a un control férreo a las relaciones privadas entre los particulares’.
José Domingo www.vozbcn.com 11 Marzo 2011

El día 12 de marzo se cumplirán treinta años de la publicación del Manifiesto por la igualdad de los derechos lingüísticos en Cataluña, popularmente conocido como el Manifiesto de los 2.300 por ser este el número de personas que lo suscribieron en un primer momento.

La recuperación de la democracia llevó al reconocimiento de la España plural y a la cooficialidad lingüística en las CCAA con diversos idiomas. En Cataluña, el Estatuto de Autonomía de 1979 aprobó una alambicada fórmula que declaraba al catalán como lengua propia y oficial de Cataluña y al castellano también oficial por su condición de lengua del Estado español. Esta definición ya daba pistas de que la voluntad de los nacionalistas catalanes no era tanto crear las condiciones que permitieran llegar “a la igualdad plena respecto a los derechos y deberes de los ciudadanos de Cataluña” como disponía el Estatuto, sino avanzar hacía el monolingüismo institucional en catalán.

La entidad cívica que preside Domingo organiza, este sábado, un homenaje a los promotores y firmantes del 'Manifiesto de los 2.300'.

Las primeros pasos de Jordi Pujol (CiU) en 1980 evidencian que la política lingüística va a ser una de las claves que sustentarán su proyecto de construcción nacional. Recién constituido el Gobierno autonómico de CiU, se publica el decreto sobre la normalización del uso del catalán en los órganos de la Administración de la Generalidad de Cataluña y se crea la Dirección General de Política Lingüística de la Generalidad.

Traspasadas las competencias del Estado a Cataluña en materia de educación, los efectos sobre los derechos de los docentes son inmediatos: se obliga a los profesores interinos y contratados a reciclarse en Didáctica de la Lengua y Cultura Catalanas y el nuevo baremo para la contratación de estos profesores otorga la máxima puntuación a quienes residen en Cataluña y dominen el catalán. Por su parte, los profesores procedentes de otras provincias solo podrán concursar a plazas en Cataluña de preescolar y primera etapa de EGB si acreditan el conocimiento del catalán.

En ese contexto, surge el Manifiesto entre un grupo de sindicalistas y de profesores de instituto y de universidad que tiene entre sus primeros veinte firmantes a Amando de Miguel, Carlos Sahagún, Federico Jiménez Losantos y Santiago Trancón. El Manifiesto proclama que ninguna razón democrática justifica el propósito de convertir al catalán en la única lengua oficial de Cataluña y expresa su oposición a que el castellano desaparezca de la esfera oficial porque la mitad de la población de Cataluña tiene a este idioma como lengua propia.

Partiendo del principio de realidad social bilingüe, exige los derechos de una comunidad lingüística y cultural para los castellanohablantes, entre los que figura el de recibir la enseñanza en la lengua materna. Los firmantes del documento defendían una concepción pluralista y democrática, no totalitaria, de la sociedad catalana, sobre la base de la libertad y el respeto mutuo.

El hecho de que muchos de los firmantes se hubieran comprometido con la oposición al franquismo y hubieran sufrido penas de prisión no les libró de la demonización. La propaganda nacionalista convirtió a demócratas intachables en golpistas, reaccionarios y anticatalanes por defender la libertad de usos lingüísticos y el bilingüismo institucional. De la noche a la mañana son calificados como ocupantes e invitados a abandonar Cataluña. La presión mediática y política, acompañada de la aparición de la organización terrorista Terra Lliure, dio su fruto y miles de residentes, entre ellos muchos profesores, se fueron de Cataluña, lo que facilitó el proceso de sustitución lingüística.

El Manifiesto fue un texto premonitorio a la vez que recatado, hace treinta años no era factible aventurar que Cataluña dispondría de un régimen jurídico que ampara multas lingüísticas y somete a un control férreo a las relaciones privadas entre los particulares.

José Domingo es presidente de Impulso Ciudadano

¿Es verosímil que Libia se convierta en una nueva Somalia?
«Una apertura del sistema político libio debería reducir la radicalización yihadista. Pero si las aspiraciones de cambio no se ven satisfechas, el descontento y la frustración pueden llevar a una ulterior radicalización de jóvenes que perciban como inútiles las movilizaciones de protesta»
FERNANDO REINARES ABC 11 Marzo 2011

EN los años setenta y ochenta del pasado siglo, las autoridades libias patrocinaban actividades terroristas en Oriente Medio y Europa Occidental. Desde los años noventa, han combatido con determinación, fundamentalmente por razones de interés propio, a elementos relacionados con el yihadismo global que se desenvolvían en el interior de su país. Pero su comportamiento en relación con otras expresiones de terrorismo islamista o aparentemente islamista continuó siendo oscuro. Libia atraviesa ahora por una conflictividad en cuyo desencadenamiento ningún grupo u organización yihadista parece haber tenido papel relevante alguno, pese a que Muamar el Gadafi haya culpado a Al Qaeda de la situación. Sin embargo, el deterioro de la misma es susceptible de producir condiciones favorables para que determinados actores del yihadismo global extiendan tanto sus redes como sus prácticas de violencia por aquel territorio norteafricano.

Interés por aprovecharse de circunstancias propicias en Libia no va a faltar entre los adalides del terrorismo yihadista. Desde hace años, buena parte del liderazgo de Al Qaeda ha estado y está compuesto por libios. Ahí están nombres tan prominentes entre sus dirigentes, alguno de ellos capturado o abatido recientemente, como Abu Faraj al-Libi, Anas al-Libi, Atiya Abdalrahman, Abu Yahya al-Libi, Abu Layth al-Libi o Abdullah Said. Estos proceden en su mayoría del Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL), formado hacia mediados de los noventa por libios que durante la década precedente habían combatido en Afganistán, donde la organización contó con campos de entrenamiento hasta el otoño de 2001. Perseguidos en su país, terminaron por buscar refugio en las zonas tribales de Pakistán. En noviembre de 2007, arrogándose la capacidad de decidir por el conjunto de la organización, anunciaron que el GICL se unía a Al Qaeda.

Pero esta fusión no fue aprobada por los líderes de grupo, entonces presos en cárceles libias, quienes renunciaron a la violencia contra el régimen y la población libia en 2009. En marzo de 2010, estos dirigentes del GICL y unos dos centenares de sus miembros, que se encontraban internados en un penal de Trípoli, fueron excarcelados. Muchos más seguían encerrados cuando los disturbios se generalizaron en las ciudades libias, y puede inquietar lo que ocurra con ellos en una situación de autoridad estatal muy débil o inexistente que tenga implicaciones sobre el mantenimiento del control en las prisiones y llegase a permitir su huida. Al igual que la de otros tantos centenares de libios internos en las mismas después de haber tomado parte en la campaña de terrorismo yihadista desarrollada por la extensión territorial de Al Qaeda en Irak junto con otros grupos afines.

Debería preocuparnos si el abandono de la violencia y la desradicalización de aquellos exdirigentes y antiguos militantes del GICL es reversible en un contexto político distinto. Tuve ocasión de conversar con Abu Abdullah al-Sadeq, máximo responsable de dicha organización, y otros dos miembros de su directorio, en Trípoli, el día de su excarcelación, hace un año. Era evidente que habían adquirido un compromiso de no beligerancia con el régimen de Gadafi, a través de una iniciativa patrocinada por su hijo Saif al-Islam, y que llevó a las autoridades libias a adoptar una retórica y algunas prácticas simbólicas de afirmación religiosa que contrastaban con la trayectoria de base secular característica de las élites del país. Pero los términos de ese compromiso difícilmente serían aplicables a un posible Gobierno libio que, por el modo en que sea establecido o el contenido de sus políticas, entiendan como no islámico.

Además, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que en numerosos comunicados se ha referido con hostilidad al régimen y la persona de Gadafi, cuenta con un pequeño pero significativo elenco de militantes libios y absorbió una partida, la de la antigua Brigada de los Mártires, de la cual dispondría en el interior mismo del territorio de Libia. Una eventual caída de los umbrales de protección y seguridad interior dentro de Libia o en el control de la fronteras con Argelia, Nigeria y Chad al sur del país, como resultado de un colapso de las mermadas instituciones oficiales o de una desintegración estatal, proporcionaría a AQMI acceso potencial a un amplio rango de blancos contra los que atentar de los cuales no dispone, si exceptuamos a los transeúntes occidentales que ocasionalmente secuestra con propósitos de financiación, en las zonas del Sahara y del Sahel hacia las que se ha ido desplazando.

Asimismo, en Libia hay numerosos individuos, establecidos sobre todo en localidades del nordeste del país, donde las revueltas contra el régimen de Gadafi han sido intensas y exitosas, que fueron terroristas o se adiestraron para serlo en Irak. Un estudio del Combating Terrorism Center de West Point, sobre 700 extranjeros implicados en actividades terroristas relacionadas con Al Qaeda en ese último país entre agosto de 2006 y agosto de 2007, basado en fichas incautadas durante una operación contrainsurgente llevada a cabo por tropas de la coalición internacional junto a la frontera sirio-iraquí, ofrece datos reveladores. Después de los saudíes, los libios eran el segundo contingente más numeroso de todos ellos, y Libia, el país que proporcionaba más militantes por cada millón de habitantes, en su mayoría registrados explícitamente como voluntarios para ejecutar atentados suicidas.

Libia, con todo, no es la Somalia que, fracasada como Estado, derivó en un espacio sin ley ni orden controlado en buena medida por Al Shabaab, la organización asociada con Al Qaeda. Su estructura socioeconómica es muy diferente. Tanto las tasas de urbanización como de renta per cápita son las mayores del Norte de África. El país estaba clasificado entre los de índice de desarrollo humano alto, mayor que la media del mundo árabe y mucho más elevado que el del conjunto del África Subsahariana. Además, los rebeldes libios han enarbolado y enarbolan banderas que evocan la independencia nacional y la monarquía previas al golpe de Estado de 1969. Aunque los gritos de ¡Alá es grande! sean habituales, no han exhibido enseñas propias del universo simbólico del yihadismo global sino otras que sugieren referentes muy distintos, denostados en la propaganda del salafismo yihadista en general y de Al Qaeda en particular.

Una apertura del sistema político libio debería reducir la radicalización yihadista en segmentos de su población. Pero si las aspiraciones de cambio no se ven suficientemente satisfechas a un relativamente corto plazo, el descontento y la frustración pueden llevar a una ulterior radicalización de jóvenes que perciban como inútiles las movilizaciones de protesta. Añádase a esto el arsenal de armas que circula entre la gente. En relación con ello y con posibles oportunidades para el yihadismo, los efectos de una intervención militar extranjera son potencialmente ambivalentes. Por una parte, la presencia de soldados estadounidenses o europeos en suelo libio puede enardecer a los yihadistas dentro y fuera del país. Por otra, la ausencia de apoyo occidental a los rebeldes puede suscitar resentimiento y radicalización. Sean cuales fueren las decisiones que se adopten en este sentido, habrán de tener en cuenta la verosimilitud de un escenario yihadista en Libia tras el enfrentamiento civil.

FERNANDO REINARES ES CATEDRÁTICO EN LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS. INVESTIGADOR PRINCIPAL DEL REAL INSTITUTO ELCANO

11-M: las lagunas empañan los homenajes a las víctimas
Siete años después de la masacre, sigue habiendo muchos puntos sin esclarecer
 www.lavozlibre.com 11 Marzo 2011

Madrid.- ¿Cómo y quiénes custodiaron los restos de las pruebas de los atentados? ¿Quiénes colocaron realmente las mochilas en los trenes? ¿Quiénes fueron los autores intelectuales de la masacre? ¿Pretendían influir en el resultado electoral? ¿Por qué empezaron a desguazar los vagones sólo 48 horas después de los atentados? ¿A qué respondía destruir los escenarios del crimen sin analizar las muestras de las bombas?.... La sentencia judicial sobre el 11-M dejó muchas lagunas que siete años después, siguen sin resolverse.

Este viernes, entre dudas y sospechas, los 192 fallecidos y casi 2.000 heridos en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid serán recordados este viernes con numerosas ofrendas florales y actos de homenaje en los que, sin embargo, tanto las asociaciones de víctimas como los representantes políticos estarán divididos.

A diferencia de años anteriores en los que los aniversarios de los atentados se han conmemorado con un gran acto institucional que unía a toda la sociedad -que el año pasado se celebró en el Congreso a instancias de la Fundación de Víctimas del Terrorismo-, este año cada asociación e institución ha organizado sus propios homenajes que dividirán a sus representantes.

La jornada comenzará a las 9 horas con la tradicional ofrenda floral de la Comunidad de Madrid presidida por su presidenta, Esperanza Aguirre, en la sede regional de la Puerta del Sol, en cuya fachada está colocada una placa en recuerdo de las víctimas y de los madrileños que ese día ayudaron a atenderles.

Ya a las 10.30 horas, el Ayuntamiento de Madrid ha organizado un acto de inauguración del monumento de la estación de Cercanías de El Pozo, donde estalló una de las bombas, que estará presidido por el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón. A este acto también acudirán el candidato socialista a la Alcaldía, Jaime Lissavetzky, y la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza.

La inauguración de esta obra no está exenta de polémica, ya que la presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, ha acusado al Consistorio madrileño de convocar el acto "unilateralmente" sin contar con sus propuestas ni compromisos previos.

Por ello, la inauguración estará dividida y, a la del Ayuntamiento, se suma otro acto a las 19 horas en el que estarán presentes los miembros de esta asociación de víctimas junto con la Asociación de Vecinos del Pozo del Tío Raimundo y Artistas Plásticos sin Fronteras. También tiene previsto asistir el portavoz y candidato de IU a la Alcaldía de Madrid, Ángel Pérez.

El monumento está realizado en piedra, agua y flores e incluye también la exposición de 30 obras donadas por Artistas Plásticos sin Fronteras en un muro de la estación, que estará recubierto de piedra.

192 CAÑOS 'COMO 192 LÁGRIMAS'
El cuerpo central es un megalito de piedra que simboliza la eternidad, con una fuente compuesta por 192 caños "como 192 lágrimas", según Peridis. Además, el conjunto está rodeado por bancos y flores rojas, concretamente 'sevillanas', para que el monumento tenga vida y las personas puedan disfrutar de él.

En el proyecto se incluye además la mejora del paisaje urbano del entorno de la estación y la instalación de paneles fotovoltaicos para generar la energía necesaria para la iluminación y el movimiento de las lágrimas de agua. En total, ha costado 650.000 euros con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad (FEES).

Manjón también asistirá a las 10.30 horas al tradicional acto que celebran los sindicatos Comisiones Obras y UGT en la estación de Atocha junto a la Unión de Actores. Además, tendrán lugar diversos actos de recuerdo en distintas localidades afectadas por los atentados, como Coslada o Alcalá de Henares.

Como en años anteriores, el Bosque del Recuerdo situado en el Parque del Retiro también será escenario de un emotivo homenaje a los 192 fallecidos, representados por otros tantos árboles en memoria de cada uno de ellos.

Este acto, organizado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), consistirá en una ofrenda floral a las 12 horas y la lectura de un manifiesto por las víctimas "en defensa de la verdad, memoria, dignidad y justicia". Además, se guardará un minuto de silencio en memoria de todas ellas.

El colectivo de víctimas presidido por Ángeles Pedraza ha organizado también actos de recuerdo en otras 17 ciudades de la geografía española en recuerdo y memoria de todas las víctimas de atentados terroristas.

Además, la plataforma 'Voces contra el Terrorismo' ha organizado una jornada de recuerdo en Alcalá de Henares a las 18 horas de este viernes en la que intervendrán, entre otros, su presidente y ex presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, la alcaldesa de Lizartza, Regina Otaola, y el ex funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

También, siguiendo la tradición de años anteriores, una comitiva de víctimas saldrá a las siete de la mañana de la plaza de la estación de Alcalá de Henares y viajará en tren a lo largo del Corredor del Henares, parándose en cada estación para realizar una ofrenda floral a las víctimas y terminando en la calle Téllez.

DÍA EUROPEO EN BRUSELAS
El 11 de marzo es también el día europeo de víctimas del terrorismo, por lo que la Comisión Europea junto a la Red Europea de Asociaciones de Víctimas del Terrorismo (NAVT) han organizado una jornada en Bruselas que será inaugurada por la Comisaría de Interior, Cecilia Malmström.

La sesión contará también con la presencia y participación del coordinador de la UE en materia antiterrorista, Gilles de Kerchove, y expertos de distintos países europeos en materia de prevención de radicalización y terrorismo participarán activamente en los paneles programados junto a los representantes de las asociaciones de victimas del terrorismo europeas.

Además, durante el transcurso del evento podrá verse un video conmemorativo realizado por NAVT en colaboración con las Asociaciones de Víctimas Europeas integradas en la RED, junto con el documental nominado al Oscar 'Killing in the Name'.

Por parte española asistirán distintos representantes de algunas de las asociaciones que integran NAVT como la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, la Fundación Gregorio Ordóñez, AVT, COVITE, y la Federación Autonómica de Asociaciones de Víctimas del terrorismo.

INTERIOR HA INDEMNIZADO A LAS VÍCTIMAS CON 314,3 MILLONES DE EUROS
El sumario del 11-M sigue abierto siete años después de los atentados
Carlos Fonseca. EC 11 Marzo 2011

Siete años después de los atentados del 11-M, el juez Eloy Velasco aún mantiene abierta la causa en previsión de que aparezcan nuevas pruebas que impliquen a otras personas. Cerrado el capítulo de indemnizaciones, la masacre de los “trenes de la muerte” tiene como únicos “flecos” pendientes la celebración de dos juicios contra seis presuntos colaboradores de los autores materiales de los atentados.

La Justicia cerrará formalmente el 11-M el próximo 3 de junio. Ese día está previsto que concluya la vista oral contra Zohair Khadin, Djilali Boussini, Nasreddine Ben Laidne y Adbelkrim Lebchina, que escondieron en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) y ayudaron a escapar a seis de los autores de los atentados. Los tres primeros están acusados de integración en banda armada y el último de colaboración.

Este mismo mes, concretamente los días 24, 25, 28, 29 y 30, se celebrará la vista contra Moutad Almallah Dabas, extraditado a nuestro país desde Inglaterra en noviembre de 2005, acusado también de colaboración. Moutad es hermano de Mohannad, detenido en nuestro país por su vinculación con los hechos. Un último implicado ha sido procesado recientemente por el juez Velasco, que debe decidir si le juzga junto a los cuatro primeros o bien abre una causa distinta.

El Ministerio del Interior cerró hace ya año y medio el capítulo de indemnizaciones a las familias de los 192 fallecidos y los 1.927 heridos por importe de 314 millones de euros, según información del propio departamento. La Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, que dirige José Manuel Rodríguez Uribes, ha resuelto 3.444 solicitudes de indemnización.

Un trabajo ingente por la existencia de 16 nacionalidades distintas entre los afectados, lo que ha obligado a consultar la legislación sucesoria de sus países de origen para identificar a los beneficiarios de los pagos. Interior tiene identificadas a otras 236 personas que resultaron heridas leves o muy leves y que pese al tiempo transcurrido no han presentado ninguna solicitud.

Otras ayudas a las víctimas
Además de las indemnizaciones, el ministerio ha destinado 91.600 euros en ayudas para becas a los heridos en edad escolar o para los hijos de los fallecidos; ha financiado con 772.919 euros las obras de reconstrucción de las viviendas de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés afectadas por la explosión provocada por algunos de los autores de los atentados, que decidieron inmolarse para no ser detenidos, y 1.727.176 euros en el realojo de los vecinos durante las obras.

La dirección de apoyo a las víctimas ha acompañado a 332 heridos y familiares de fallecidos en 58 sesiones del juicio del 11-M; ha realizado 366 visitas hospitalarias, 264 más a domicilio, 5.971 entrevistas y atendido 32.200 consultas telefónicas. Finalmente, ha concedido 3,3 millones de euros a las entidades que desarrollan programas de atención a las víctimas.

José Manuel Rodríguez Uribes manifestó a este diario que para el día de hoy están previstos distintos actos conmemorativos en las estaciones de El Pozo, donde el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, inaugurará un monumento, Atocha y en el parque del Retiro. A última hora de la tarde se celebrará un concierto en recuerdo de las víctimas a cargo de la Asociación de Inmigrantes en España.

"los culpables están en la cárcel"
El Gobierno echa más tierra sobre la investigación en el aniversario del 11-M
"Los hechos han sido juzgados, los culpables condenados, no hay más que decir", sentencia Ramón Jáuregui.
KETTY GARAT Libertad Digital 11 Marzo 2011

Rueda de prensa inusualmente corta e inusualmente temprana. A las 13:30 horas, el ministro de Presidencia se ponía el traje de Portavoz del Gobierno para comparecer en Moncloa tras el Consejo de Ministros, ante la ausencia de Alfredo Pérez Rubalcaba. El cierre de su intervención inicial consistía en una declaración oficial del Ejecutivo por el aniversario del 11-M. "Hoy se cumplen siete años del más terrible atentado en la historia de nuestro país", decía Jáuregui, que mandaba "una muestra de afecto y solidaridad del Gobierno a las víctimas", por las que pedía "recuerdo y solidaridad" de toda la sociedad por "una cuestión de respeto, dignidad y justicia". Y aseguraba: "El Gobierno las tiene y las tendrá siempre muy presentes".

Sin embargo, ningún miembro del Gobierno ha asistido hoy a ninguno de los actos conmemorativos que se han celebrado esta mañana en Madrid. Un asunto por el que le preguntaba Libertad Digital en el turno de preguntas: "¿Qué explicación da el Gobierno de la ausencia del equipo ministerial?".

"Vamos a ver", comenzaba Jáuregui, "entre los varios actos que había convocados esta mañana el Gobierno ha estado en todos con diferentes representaciones: de la delegación del Gobierno o del ministerio del Interior"

"No había una representación diferente porque el Gobierno estaba reunido en el Consejo de Ministros". El Portavoz del Gobierno 'sustituto' añadía además que "es previsible que en el acto de la tarde la ministra Leire Pajín represente al Gobierno. La diferencia puede establecerse en que en la mañana estábamos reunidos en Consejo de Ministros y en la tarde no". Pero no explicaba por qué no acudirán los otros ministros del Gobierno de España al acto de la tarde, ya que la reunión del Consejo de Ministros, ya concluida, les permite su asistencia.

El Gobierno piensa, pero no dice, que el 11-M es un caso cerrado
El ministro de Presidencia también respondía a otra pregunta de LD sobre si piensa que el 11-M es un caso cerrado, ante las peticiones de las víctimas y la declaración de los tedax. "Conviene recordar a todos los españoles que los culpables fueron juzgados, condenadospor sentencia firme y están pagando sus responsabilidades y culpas en la cárcel". Sin embargo, Jáuregui se permitió asegurar que "Interior y el Gobierno colaborará con cualquier línea de investigación que sea necesaria"a pesar de que "los culpables han sido declarados culpables por una sentencia firme y penan sus culpas en la cárcel. No tengo nada más que decir", repitió cerrando cualquier posibilidad de una repregunta.

Chaves, presidente en funciones, evita comparecer
Ningún otro medio de comunicación ha vuelto a preguntar en el coloquio del Consejo de Ministros por el 11-M. Un reunión del Consejo que ha estado marcada por las ausencias de los números uno, dos y tres del Ejecutivo, en el aniversario del 11-M.José Luis Rodríguez Zapaterose encuentra en Bruselas en la reunión extraordinaria del Consejo; Elena Salgado, de viaje oficial en Nueva York; y Alfredo Pérez Rubalcaba, continúa convaleciente. Por orden de jerarquía gubernamental, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, ha sido el que ha presidido el Consejo de Ministros, aunque ha evitado comparecer en la rueda de prensa posterior. Algo que ha despertado el interés de los periodistas ante el escándalo de los EREs en Andalucía.

Su sustituto hoy, Ramón Jáuregui, ha confirmado que el vicepresidente "se está recuperando muy bien y le tendremos con nosotros en muy poquitos días". Fuentes de presidenciaaseguran que "Rubalcaba vuelve al trabajo el próximo lunes".

SE CELEBRARÁ ESTE SÁBADO
El CEU se niega a albergar el acto de aniversario del 'Manifiesto de los 2.300'
Ni al Ateneo barcelonés, ni a la Universidad CEU San Pablo parece preocuparles el aumento de la represión lingüística en Cataluña.
LIBERTAD DIGITAL 11 Marzo 2011

Primero, fue el Ateneo quien decidió despreciar abiertamente el acto de aniversario del 'Manifiesto de los 2.300', y ahora se suma al veto la Universidad San Pablo CEU de Barcelona. La asociación ‘Impulso Ciudadano’, organizadora del acto "por los derechos lingüísticos" ha explicado a Libertad Digital los motivos esgrimidos por la Universidad: "Dijeron que no consideraban adecuado en la línea del CEU, autorizar actos de contenido político, o que pudieran entenderse como contenido político", relató su presidente José Domingo.

A pesar de estos vetos, el acto sigue adelante para este mismo sábado. Se celebrará a las 11:30 en el centro cívico barcelonés Fort Pienc, cuya ubicación más detalles pueden consultar aquí. El homenaje, constará de tres partes diferenciadas: en primer lugar se proyectará un documental sobre la represión lingüística catalana; para dar paso a la presencia de los firmantes que valorarán los trabajos con el documento. También se abordará un análisis político y sociológico sobre la situación de aquellos momentos, y de la actual; todo ello en formato de tertulia.

Varias personalidades de la política han confirmado su asistencia al aniversario, como el candidato a la alcaldía del PP, Alberto Fernández Díaz, o la vicesecretaria del PP, María Llanos de Luna. Por parte de UPyD acudirá su candidato a la alcaldía barcelonesa, Manuel De Prado, y Ciutadans asistirá el secretario de relaciones Institucionales Nito Foncuberta. Además, acudirán diversas organizaciones y movimientos cívicos.

La represión lingüística que se está sufriendo en Cataluña, pone de relieve la necesidad de que la sociedad se movilice en contra de una represión de consecuencias devastadoras. Lo cual, demuestra la permanente actualidad de el Manifiesto de los 2300, realizado en 1981 en Barcelona y firmado por intelectuales y profesionales que por entonces vivían y trabajaban en Cataluña. Entre ellos estaba Federico Jiménez Losantos, actual director de Es la Mañana de Federico, en esRadio. El manifiesto expresaba su preocupación por la situación cultural y lingüística de Cataluña y criticando el "manifiesto propósito de convertir el catalán en la única lengua oficial de Cataluña" a costa del marginar el castellano de los espacios oficiales y públicos.

Los firmantes del manifiesto pedían ya entonces que se garantizara el derecho de los padres a elegir si querían que su hijo fuera escolarizado en catalán o en castellano. En cualquiera de los dos casos, los firmantes apuntaban que los colegios deberían impartir también la otra lengua, y los estudiantes deberían acabar su vida escolar con el conocimiento escrito y hablado de ambas.

La ruta del odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo
Fernando J. Vaquero Oroquieta  11 Marzo 2011

429 páginas
13 x 25 cms. con solapas
PVP 21,15€ (sin IVA)
ISBN 978-84-96764-90-3
Colección Libros Abiertos

Son muchas las preguntas que suscita la existencia del terrorismo entre nosotros; constituyendo una de las principales preocupaciones de las mujeres y hombres de la sociedad actual.

¿Por qué existe el terrorismo? ¿Los terroristas son, acaso, locos o psicópatas? ¿Existe alguna relación entre el terrorismo y los totalitarismos? ¿Y con los genocidios del siglo XX? ¿El terrorismo también deriva inevitablemente de las religiones? ¿Es legítimo negociar con ETA? ¿Qué puede hacer la sociedad civil frente al terrorismo?

Reseña en prensa: http://www.editorialsepha.com/n/len/0/ent/405/la-ruta-del-odio-en-alerta-digital

Pídalo en su librería o adquiéralo en
http://www.editorialsepha.com/n/len/0/prd/372/la-cruzada-antitabaco-vista-por-los-infieles. Sin gastos de envío.

Para asociaciones y colectivos precios especiales. Pago contra reembolso, sin gastos de envío:
De 11 a 20 ejemplares: 10% de descuento
De 21 a 30 ejemplares: 20% de descuento
De 31 a 40 ejemplares: 30% de descuento
De 41 a 50 ejemplares: 40% de descuento
A partir de 51 ejemplares: 50% de descuento

Otros 15 títulos sobre terrorismo sujetos a las mismas condiciones: http://www.editorialsepha.com/n/len/0/bup/Terrorismo/tip/1

Editorial Sepha
Tel. (+34) 952 228 462
www.editorialsepha.com

*******************
Cataluña
Respaldo parlamentario al delito
Guillermo Dupuy Libertad Digital 11 Marzo 2011

¿Se imaginan el revuelo político, mediático y judicial que se produciría en cualquier país civilizado del mundo si un parlamento regional osara respaldar la comisión de un delito, encaminado además a la declaración de independencia de una parte del territorio nacional? Pues eso es exactamente lo que acaba de perpetrar el parlamento catalán, con la oposición de PSC, PP y Ciutadans, al sacar adelante una moción de apoyo a las consultas secesionistas como la que se produjo el pasado mes de abril en Barcelona.

Aquí, sin embargo, la noticia pasará tan desapercibida como pasó con respecto al acuerdo por el que el PSC favoreció con su abstención la investidura de Mas; esto es, el compromiso de CiU de seguir perpetrando un delito de desobediencia como es el de hacer caso omiso a las sentencias del Tribunal Supremo y del Constitucional que defendían el derecho de los catalanes a una educación en castellano.

De nuestra meliflua clase política y mediática no cabe esperar una reacción proporcional a la gravísima naturaleza de estos hechos, que no son ciertamente nuevos. Como mucho, y en el mejor de los casos, se limitarán a un pequeño comentario sobre el "contrasentido" que constituye el hecho de que una institución democrática se dedique a fomentar iniciativas ilegales. Y ahí se quedarán.

Tampoco nos podemos consolar con la oposición a esta resolución del PSC y del PPC: la negativa de los socialistas catalanes no nos debe hacer olvidar su respaldo, antes mencionado, a que las sentencias del Supremo y del Constitucional no se cumplan en Cataluña. Hay que recordar, además, que fueron los socialistas, encabezados por Zapatero los que, por contentar a sus aliados secesionistas y favorecer la tregua de ETA, derogaron el artículo 506 bis del Código penal, que elevaba las penas a las autoridades que, sin competencias para ello, convocasen refrendos como el que quería celebrar Ibarretxe y como los que ahora se celebran impunemente en Cataluña.

Tampoco es mucho más edificante o esperanzadora la oposición del PP. Su representante no sólo no ha hecho la menor critica intelectual, como la que, desde el punto de vista democrático, merece un falso y contradictorio derecho como es el de la autodeterminación, sino que se ha limitado a quitar importancia a la ilegal resolución aprobada sobre la base de que "carece de efectos jurídicos". Menuda memez. Eso faltaba, que la vulneración de la ley tuviera capacidad para modificarla.

El hecho, sin embargo, es que lo que está quedando sin efecto práctico alguno es el artículo 149.1.32 de nuestra Constitución que señala claramente que "el Estado tiene competencia exclusiva de la autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum". Su efecto está resultando tan nulo como el del vigente articulo 506 de nuestro código penal, relativo a la "usurpación de atribuciones", que textualmente dice que "la autoridad o funcionario público que, careciendo de atribuciones para ello, dictare una disposición general o suspendiere su ejecución, será castigado con la pena de prisión de uno a tres años, multa de seis a doce meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a doce años".

Y es que lo que está resultando ser papel mojado no es la ilegal resolución parlamentaria a favor de consultas secesionistas que prohíbe la ley; tampoco lo es la no menos ilegal inmersión lingüística que cercena el derecho de los catalanes a educarse en castellano. Lo que queda sin efecto alguno es la propia ley, nuestro propio ordenamiento jurídico. Y prueba de ello es que las ilegales consultas secesionistas se producen y seguirán produciendo de la misma forma que el español, lengua materna de la mayoría de los catalanes, es y seguirá siendo ilegalmente apartado de las escuelas catalanas.

En definitiva, que es la propia configuración nacional de España como Estado de Derecho lo que está quedando sin efecto alguno. Y de esa quiebra, no sólo son responsables los nacionalistas.

Sortu, sobran las palabras
Pedro de HoyosPeriodista Digital 11 Marzo 2011

A mí siempre me ha parecido una tontería exigir a Herri Batasuna o a cualquiera de sus cabezas mutantes que condenara el terrorismo. No he euzkadi 2podido entender el empeño de nuestras autoridades en exigir unas palabras que siempre pueden resultar vanas o falaces y que en cualquier caso son rápidamente arrastradas por el viento.

Ahora Sortu ha “rechazado” los últimos acontecimientos terroristas en el País Vasco y con ello ha puesto un poquito más difícil su ilegalización. Sin duda va a ser ilegalizada, pero sus palabras dan argumentos a sus seguidores y enfebrecidos fans, no hay más que leer, con guantes y mascarilla, “Públiko” y las opiniones de sus lectores digitales.
sortu
Sortu puede perfectamente hoy decir una cosa que suene agradable a los oídos de los jueces y mañana pasar a ETA una lista de los vecinos del pueblo y sus posesiones, por ejemplo. O puede pasarle un tanto por ciento del sueldo de sus concejales. Tenemos amplia experiencia en pagar a nuestros asesinos, sus armas y sus confidentes con nuestros propios impuestos.

ETA acabará cuando ya no queden jóvenes vascos que deseen sumarse a sus filas, bien por presión policial o por decisión política, no porque lo diga con bondadosa sonrisa, ante micrófonos, cámaras y jueces, el portavoz de guardia. Lo que diga Sortu siempre será dicho con la boca pequeña, todos sabremos que en realidad piensan lo que piensan y que en cuanto puedan harán con la información y los dineros que reciban lo que siempre han hecho.

Mientras tanto los alocados chavales que quieran sumarse a la banda asesina van a seguir haciéndolo… hasta que la policía les pare los pies, como acaba de suceder en Francia ayer. Pero se seguirán enrolando en esa banderabanda de tontos de capirote con pistolón al hombro porque el ambiente en el que viven les incita a ello, porque saben que Sortu es sólo una comedia con un fin determinado. El fin siempre justifica los medios y si hay que mentir para conseguir la independencia del País Vasco ¿van a arredrarse aquellos que no tienen empacho en matar?

Nacionalismo grupuscular
MIQUEL PORTA PERALES ABC Cataluña 11 Marzo 2011

Durante los años sesenta y setenta del pasado siglo, para explicar el proceso de unión y escisión de la izquierda, se popularizó el siguiente sarcasmo: «la izquierda se fortalece depurándose». Algo parecido ocurre ahora en Cataluña con el nacionalismo grupuscular. Ya saben: ese nacionalismo populista —Solidaridat, Reagrupament y otras fuerzas de tono aún menor— que exalta el sentimiento nacional catalán y fustiga todo lo español. Ese nacionalismo parlanchín y salvapatrias que propone una independencia que, milagrosamente, resolvería en quince días todos los problemas que padecen los catalanes.

Más allá de la teoría y práctica de ese independentismo apresurado que, en dos días, quiere hacer de Cataluña el próximo Estado de la UE, existen los intereses más prosaicos. De ahí las uniones y escisiones a las que me refería antes. ¿Por qué ERC acepta a Joan Laporta y a Reagrupament en sus listas municipales? Porque teme no alcanzar el cinco por ciento para seguir cuatro años más en el Ayuntamiento de Barcelona. Por lo demás, a modo de propina, ERC rompe el subgrupo parlamentario de Solidaritat en el Parlament al fichar a Joan Laporta. ¿Por qué Joan Laporta y Reagrupament colaboran con ERC? Ambos necesitan pactar con quien les puede dar poder y visibilidad. No cabe descartar que Laporta —fantasioso como es— tenga in mente la posibilidad de llegar a la cúpula de una ERC que tiene la costumbre de devorar periódicamente a sus líderes. Por cierto, ¿qué hará Laporta cuando ERC siga aprovechándose de su imagen? El nacionalismo grupuscular —decía— se fortalece uniéndose y depurándose. Y lo que también se fortalece, esta vez a la carta —ahí está la clave del proceso—, es la supervivencia y el ego de algunos políticos que, en dos meses, podrían engrosar las listas del Servei Català d'Ocupació.

Mikel Oroz, jefe de explosivos de ETA, Iban Saez de Jauregui y Urko Labaca, los otros tres detenidos
Mikel Oroz Torrea, alias 'Peru', detenido ayer en Francia, es uno de los hombres fuertes del aparato logistico-militar de ETA tras el arresto en mayo de 2010 de Mikel Carrera Sarobe, 'Ata', y a sus 31 años cuenta con gran experiencia y conocimientos en la fabricación y transporte de material explosivo, lo que le ha llevado ha ser considerado el jefe de explosivos de la banda.
Madrid - Efe La Razón 11 Marzo 2011

Nacido en Pamplona en abril de 1979 y en paradero desconocido desde hace algo más de dos años, tuvo un largo recorrido en la violencia callejera y su paso por los distintos comandos le obligó a huir a Francia tras sufrir un ataque de ansiedad y dejar abandonada su pistola.

'Peru' ha ido ascendiendo en el escalafón de la banda tras los continuos golpes policiales hasta asumir la responsabilidad de los explosivos dentro del aparato logístico militar junto a Alejandro Zobarán Arriola, alias 'Xarla'.

Mikel Oroz Torrea, junto con el jefe de 'comandos' Mikel Carrera Sarobe, se encontraba en un segundo escalón dentro de la estructura de ETA tras los hermanos Eneko e Ibon Gogeaskoetxea --este último detenido el 28 de febrero del pasado año-- e Iratxe Sorzábal, jefa de la estructura política de la banda.

El ascenso de Oroz en el banda terrorista ha sido paralelo al de su compañero Alejandro Zobaran, alias 'Xarlas', otro conocedor del campo de explosivos.

Según un auto del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, Mikel Oroz Torrea se encontraba en febrero de 2010 en paradero desconocido y bajo su dirección ordenó formar un talde a Faustino Marcos Alvarez, en compañía de Alejandro Zobaran, dedicado fundamentalmente a elaborar material explosivo.

Esta última información aparece en un auto dictado por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 mediante el que acuerda el ingreso en prisión provisional de Marcos Alvarez, detenido el 16 de febrero de 2010 en un tren en Portbou (Gerona).

Fábrica de pentrita en Portbou
Gran parte de las recientes actividades de Mikel Oroz, 'Peru', se han conocido gracias a las declaraciones prestadas a la Policía por el presunto etarra Faustino Marcos que intentó montar, bajo las órdenes de Oroz, una fábrica de pentrita en Cataluña y fue detenido en la estación de Portbou (Cataluña), cuando acudía a cumplir la misión que le había encomendado Oroz, durante una de las paradas rutinarias que se realizan en la estación para controlar la inmigración ilegal y realizar un cambio de vías.

Según esta declaración, en 2008, tras la detención en mayo de Francisco López, 'Thierry', y de Ainhoa Ozaeta, 'Kuraia', Oroz visitó a Marcos para ordenarle montar un taller de fabricación de pentrita en una piso en la localidad de Bussy (Francia), desarticulada en febrero de 2010.

Junto a 'Peru' también actuaba Alejandro Zobarán, 'Xarla', que era el encargado de realizar los pagos en metálico en la cuenta del propietario de la vivienda alquilada. En el taller de Bussy se encontró un zulo en el que los terroristas escondían cordón detonante con más de 7 kilos de este tipo de Pentrita, un bidón de plástico azul de 150 litros de capacidad que contenía dos bolsas de plástico, con la anotación 'Tximista'. El contenido total ascendía a 196,2 metros de cordón detonante, con un peso total de 7,28 kilogramos.

Oroz era el encargado de citarse, una vez al mes, con personas que le facilitaban el explosivo y le entregaban el dinero y las sustancias necesarias para hacer la pentrita. El laboratorio estuvo operativo hasta el momento en que el etarra lo trasladó, en agosto de 2009, a otra vivienda y asignó a Marcos dos juegos de documentaciones falsificadas francesas y tres españolas.

Faustino Marcos recibió finalmente órdenes de Oroz para que fuese a España como 'liberado' con el objetivo de crear otro laboratorio en Cataluña. En el momento de la detención, portaba documentación falsa, 6.000 euros así como un ordenador portátil, cinco lápices USB, dos discos duros externos, y varios CD's y DVDs que aportaron numerosa información a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

El arma que llevaba era un revólver Smith-Wesson calibre 38, y además poseía 13 cartuchos. La documentación falsa consistía en tres DNIs españoles y dos Cartas de Identidad francesas.

Iban Saez de Jauregui y Urko Labaca
Los otros detenidos ayer en una casa rural en el norte de Francia son Urko Labaca e Iban Saez de Jauregui, arrestados junto a los cabecillas del aparato militar de ETA, Alejandro Zobarán, alias 'Xarla' y Mikel Torre, alias 'Peru', han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Urko Labaca fue el máximo responsable de Segi en San Sebastián. La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decretó el 28 de junio de 2010 una orden internacional de búsqueda y captura contra él al no haberse presentado en un juicio en el que estaba procesado junto a otros 17 acusados por formar parte de la organización juvenil ilegalizada que presuntamente cometieron acciones de 'kale borroka' en San Sebastián.

Por ello, el fiscal de la Audiencia, Luis Barroso, solicitaba ocho años de prisión para cada uno. Este grupo fue detenido entre el 30 de octubre y el 4 de diciembre de 2007, en una operación que pretendía esclarecer los ataques de 'kale borroka' en San Sebastián desde 2005. Entre los actos de kale borroka que se les imputaba había quemas de autobuses, cortes de tráfico, disturbios y enfrentamientos con la Ertzaintza y lanzamientos de cócteles molotov y botellas de pintura contra edificios públicos.

La Generalitat impuso 205 multas lingüísticas por 182.525 euros
El Partido Popular catalán ha reclamado de nuevo al ejecutivo catalán que "suprima las multas lingüísticas" al considerar que son "discriminatorias" y una "vergüenza" democrática, y que en 2010 supusieron más de 180.000 euros correspondientes a 205 multas, según ha informado el Departamento de Empresa y Empleo.
Barcelona - Efe La Razón 11 Marzo 2011

El diputado y secretario general del PPC, Jordi Cornet, se ha referido hoy a esta cuestión tras recibir su grupo en la cámara catalana una respuesta parlamentaria con los datos actualizados de las sanciones correspondientes a 2010, durante el cual se impusieron "205 multas lingüísticas a empresas por una valor de 182.525 euros".

El PPC había solicitado a la Generalitat una respuesta por escrito sobre este tema, que la ha sido remitida por el titular de la consellería de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena.

Con estas cifras en la mano, los populares han reclamado de nuevo al ejecutivo catalán que "rectifique" y "suprima las multas lingüísticas" con el argumento de que estas sanciones son un "sinsentido", "discriminatorias" y una "vergüenza" democrática.

Por otro lado, Cornet ha acusado al PSC de ser el "principal instigador de las multas lingüísticas" aunque, ha dicho, ahora los socialistas catalanes "renieguen" de sus propias políticas a dos meses de las elecciones municipales.

"Son los responsables de que las multas lingüísticas se hayan multiplicado exponencialmente en los últimos siete años", ha aseverado Cornet, quien ha recordado que durante los dos gobiernos del tripartito el valor de las sanciones ascendió a 900.000 euros.

******************* Sección "bilingüe" ***********************


Recortes de Prensa   Página Inicial