AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 16 Marzo 2011

 

EN TIERRA DE CABALLEROS
Zapatero, PNV y desvertebración de España
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 16 Marzo 2011

ZP y sus Barones
Zapatero está siendo una autentica pesadilla para los barones socialistas que concurren a elecciones autonómicas. Las encuestas obligan a los socialistas a esconderlo para que el batacazo electoral no sea un verdadero Tsunami.

En Zapatero concurren elementos claros de incoherencia, ignorancia y radicalismo que ponen en un grave compromiso al concepto de la socialdemocracia posibilista y moderada que el PSOE moderno trato de personificar en la España de los ochenta para atraer el voto del centro.

Sus excentricidades y forma de hacer política han dejado a la intemperie a la izquierda moderada. El separatismo lo mantiene en el poder, el PNV y CIU lo utilizan como un verdadero muñeco de trapo en beneficio de sus intereses, y de política internacional mejor no hablamos.

Lo preocupante, más que el futuro de Zapatero, es la consecuencia para España que este señor siga un día más en La Moncloa.

El PSOE debe tener su catarsis y reflexionar. La situación actual para el PSOE es dramática puede ocurrir que exceptuando Cataluña y País Vasco exista una mayoría del Partido Popular en toda España ocupando todos los parlamentos regionales.

Nacionalismo, PNV y ZP
Mientras tanto es necesario analizar como los independentistas del caviar tipo Pilar Rahola, Urkullu o Iñaki Anasagasti se deshacen en elogios hacia ZP. Y es que el separatismo así como todas las fuerzas que apoyan la devertebración de España tienen al elemento ideal en ZP, que junto a María Antonia Iglesias, Jesús Eguiguren o Iñaki Gabilondo se han convertido en la recua de pelotas de izquierda de un partido cuyo interés son ellos mismos y su ombligo.

El PNV es un participante curioso de esas fuerzas colaboradoras en la devertebración de España y hoy son los protagonistas de que ZP siga en la Moncloa. Gracias a Jesús Lainz y su libro Adiós España descubrí una carta de Joala (militante de primera hora del PNV y amigo personal de Sabino Arana) a Engracio de Aranzadi donde se explicaba cual era el verdadero interés ideológico de Sabino Arana en su nueva estrategia diseñada en la cárcel donde hablaba de volver al españolismo. Algunos historiadores han querido interpretar el cambio táctico de Sabino como un arrepentimiento por su ideología alucinada, pero sus compañeros de partido descifran en esta carta los intereses del cambio perfectamente.

Hoy que continuamente estamos asistiendo al cuestionamiento del estado autonómico es de interés leer esta carta escrita en la primera década del siglo XX (1903), para percibir el interés real del Nacionalismo vasco y el empeño por salvar a Zapatero incluso en perjuicio de los intereses del propio PSOE:

"… No es, pues, el camino actual el que nos ha de conducir al triunfo. Nuestra pequeñez seria siempre ante el grandor de nuestro enemigo, si las cosas siguen como hasta ahora. Y ahí está el quid de la cuestión; en esa desproporción entre ellos y nosotros. Y la solución solo está en que desaparezca esa desproporción. ¿Cómo? Dándole un plan político a España que lo divida en trozos mil haciéndole perder la cohesión que entre sus regiones existe. Y para ello se vale D. Sabino de un Programa titulado, al menos por ahora, vasco-españolista. Ese programa tendrá la virtud de disminuir las fuerzas del enemigo y de aumentar las nacionalistas (…)

¿Qué cómo? Pues deseando que el regionalismo prospere en nuestro País y cunda por España, estableciéndose pleitos y contiendas entre las diversas regiones o aislándose unas de otras de modo tal que no les importe la totalidad de España. ¿Y quiénes son los más interesados en que así suceda sino nosotros mismos? Por consiguiente, a la manera que hasta aquí hemos propagado el Nacionalismo vasco sin conseguir la suficiente unión, propaguemos ahora el regionalismo vasco-españolista para que sea engendrador de diez, veinte o mas regionalismos españoles y para que forme entre nosotros la deseada unión vasca que, fácilmente, por miras egoístas, habría de ser convertida en separatismo vasco (…)Empecemos nosotros a ser regionalistas, y al ver nuestro hermoso Programa (…) ha de cundir, también entre ellos, el mismo espíritu, y se nos ofrecerán coyunturas para ir intensificando mas y mas nuestro regionalismo hasta llegar a renegar de toda unión con las demás regiones españolas: y el poder que hoy nos opone y que hace imposible nuestra independencia, se vendría por los suelos (…)No son los españoles capaces de concebir un plan como lo será el vasco-españolista; demostrémosles, pues , y, además, incitémosles a que lo pongan en práctica: es decir; hagámonos españolistas para poder dejar de serlo algún día(…) Si conseguimos ese regionalismo español, no será menester que inculquemos doctrinas nacionalistas a los vascos; ellos de por si, por egoísmo y no por razones de raza y de historia, habrían de pretender el separatismo: ¿y que es, al fin, el Separatismo, en su último término, más que la independencia justa y lógica de este País, o sea el Nacionalismo? En sus fundamentos son diametralmente opuestos, pero en su finalidad (independencia) la misma cosa. ¡Muera, pues, el Nacionalismo, porque de su muerte surgirá el Separatismo y, por consiguiente, el Nacionalismo!"

La solución y la realidad. Mayor Oreja y Ortega y Gasset
Por todo lo anterior Mayor Oreja no dijo ninguna tontería cuando en 2010 declaro que: José Luis Rodríguez Zapatero "tiene un proyecto: una España irreconocible, una nación discutida y discutible en un sentido relativista. Eso es lo que Zapatero quería y quiere. Una España donde se destruyen los valores". Por este motivo, tiene "diversos puntos de encuentro" con ETA, cuyo objetivo "es una España destruida". "ETA y Zapatero no tienen el mismo discurso" pero tienen "varios puntos en común" y son "aliados potenciales"

La realidad es la que es y España hoy está moralmente decaída y arruinada económicamente.
España es una realidad histórica que tiene la ventaja de haber sido una de las grandes naciones con proyección universal, en la era de la globalización la marca España ha de constituirse en alza, el secreto que el próximo presidente de España debe cultivar para devolver la confianza a los españoles se resume en la siguiente frase de don José Ortega y Gasset : "El que sepa mantenerla unida y en orden puede hacer con la nación española grandes cosas".

Por ello las mentalidades nacionalistas, provincianas o caciquiles son un lastre para la proyección interior y global de la España de la pos-crisis que ya se adivina en el horizonte con la caída de ZP.

Siete años de hundimiento
José María Rotellar www.gaceta.es 16 Marzo 2011

El PSOE recibió la mejor herencia económica que han dejado nunca a un Gobierno.

Han pasado ya siete años desde que Zapatero y los socialistas ganaron las elecciones de 2004. En pocos meses dieron un giro drástico, que se ha demostrado muy perjudicial para España. Ahora que estamos cerca de cumplir las dos legislaturas socialistas se puede comparar con un periodo de tiempo similar que muestre, en resultados, lo que ha significado para la economía española el mandato de Zapatero. Pues diferentes han sido las políticas empleadas por el Gobierno del PP entre 1996 y 2004 y las aplicadas por el PSOE.

Tras ocho años de Gobiernos presididos por José María Aznar y la aplicación de políticas de libertad económica, bajos impuestos, control del gasto y estabilidad presupuestaria, los socialistas recibían una España pujante, con cinco millones de empleos creados, las cuentas públicas saneadas, vigor exterior e interior y una sobresaliente confianza en nuestro país por parte de los mercados. Recibieron la mejor herencia económica que ha recibido nunca ningún Gobierno.

Ahora, van a entregar una España con casi cinco millones de parados, con un déficit abultado –y que sólo cumple el objetivo exigido por Bruselas en el plan de saneamiento español gracias a que la Comunidad de Madrid se mantiene en estabilidad presupuestaria–, dos años de caída económica y una situación de estancamiento, pérdida de poder adquisitivo y paro juvenil muy preocupantes.

Esa es la fotografía de estos siete años de socialismo, un hundimiento económico sin precedentes y que se puede consultar en www.fundacionfaes.org. Un desastre del que se puede salir con reformas, que deberá hacer otro Gobierno.

Metafísico Zapatero
El mensaje de Juan Roig es la síntesis de la realidad, aunque resulte incomprensible para un líder en las nubes
MANUEL MARTÍN FERRAND ABC 16 Marzo 2011

MUY bien pudiera ser que cuando Arthur Schopenhauer definió al ser humano como «animal metafísico» estuviera intuyendo —viéndole venir— a José Luis Rodríguez Zapatero. Las relaciones que con la realidad mantiene el jefe del Gobierno de España son, cuando menos, extrañas. Se apartan de los cauces tradicionales y lo mismo puede no advertir que nos llega una crisis tan demoledora como un tsunami que dar por resueltos problemas que ni tan siquiera han sido formulados. Ahora, en vísperas de la trascendente —para nosotros, crucial— reunión del Consejo Europeo prevista para los próximos días 24 y 25, el líder socialista se muestra especialmente inquieto. De momento, ha convocado para el día siguiente a tan singular reunión de rabadanes continentales a los grandes pastores de las empresas españolas y a quienes, sin serlo, suelen asimilarse como tales.

A quien debiera ser presidente del Gobierno de todos los españoles; pero suele encastillarse en el rencoroso desprecio que siente, y no disimula, frente a la derecha, le gusta codearse con empresarios. Antes de la Navidad ya se reunió con una cuarentena de ellos y salvo que, después de veinte siglos de no observancia, el secreto haya tomado en España carta de naturaleza, aquella reunión no tuvo más finalidad que recibir la pleitesía de los emprendedores que, por cuenta ajena o propia, impulsan la economía del país y crean el empleo que destruyen otras circunstancias y poderes. Los empresarios, mejores o peores son, aunque solo fuere por deformación profesional, referentes de la realidad y, a pesar de ello, Zapatero, una abstracción, reincide en convocarles a su vera. Eso debe tener truco.

Juan Roig, patrón de Mercadona y equivalente en la distribución a lo que es en el textil Amancio Ortega, no acudió a la convocatoria monclovita de noviembre a pesar de que era uno de los invitados. De entonces aquí ha dicho que «la crisis no ha acabado, lo peor está por llegar». Ignoro si Roig, que ha vuelto a ser citado por el presidente, acudirá a la convocatoria del día 26; pero su mensaje debiera estar presente en el orden del día. Es la síntesis de la realidad, aunque resulte incomprensible para un líder en las nubes. Es más, la única razón de tan singular asamblea sería que los convocados inquieran al convocante sobre sus intenciones de futuro. Por mucho que se proclame, ese no es un asunto de la privacidad presidencial. Nos afecta a todos y no en razón de la curiosidad, sino en la de la planificación y el interés. La metafísica no es prudente, ni conveniente, cuando van para cinco millones de parados tangibles y concretos, nada nebulosos.

Japón
Elogio y lecciones
GEES Libertad Digital 16 Marzo 2011

Ningún país del mundo saldría ni medio indemne de una catástrofe natural de la magnitud del terremoto que sufrió Japón el pasado viernes. El terremoto de 9.0 grados en la escala Richter, con las réplicas que aún hoy siguen sucediendo y el terrible tsunami posterior, ha tenido devastadoras consecuencias en la población, con una creciente cifras de víctimas y afectados. A todo ello hay que añadir la alarma que se ha producido por los problemas en varios reactores nucleares y que han generado una situación de desconcierto en la población, alimentando el morbo nuclear en el mundo occidental.

Es de resaltar que pese a una impresionante cobertura mediática, se está destacando poco la excelente preparación de Japón para este tipo de desastres que, de una forma ciertamente dramática, es un testimonio de como una sociedad civilizada y avanzada puede resistir los embates de la naturaleza. Es evidente que si este terremoto se hubiera producido en cualquier otra parte del mundo –incluida Europa– la cifra de víctimas hubiese sido cientos de veces superiores. Más allá de la geografía, lo cierto es que Holanda, Francia, España, Portugal o Italia quedarían literalmente arrasadas en situaciones parecidas.

Tradicionalmente, el pueblo japonés ha convivido a lo largo de su historia con factores naturales extremos. Ya sean terremotos, volcanes o tifones, el peligro y las consecuencias de una mala preparación están siempre presentes en la cotidianeidad japonesa. Cada año Japón sufre miles de temblores de variada intensidad y en general nunca es noticia que provoquen víctimas a pesar de que en muchos casos son comparables en magnitud a otros que en otros países causan miles de muertes.

Desde hace décadas la reglamentación de edificación es sucesivamente mejorada, haciéndola más estricta y más preparada para catástrofes de este tipo. Sólo un país con la prosperidad, la capacidad tecnológica y la visión de Japón puede poner en marcha este tipo de sofisticadas medidas. La ley obliga, por ejemplo, a que los edificios tengan zonas para absorber las ondas de vibración, a planes de evacuación a zonas públicas, a simulacros periódicos, etc. Tras el terremoto de Kobe de 1995, Japón incrementó de forma generalizada todas las medidas de seguridad en redes de transporte, de energía y en edificaciones civiles. En el año 2007 se implantó un sistema de alerta preventiva que avisa por televisión, radio, teléfono móvil o por alarmas en las calles, de temblores inminentes para que se activen los procedimientos previamente planificados en hogares, oficinas, escuelas y fábricas que permitieran minimizar las consecuencias. Se aumentó el número de refugios, se mejoraron los planes de evacuación y la formación a los ciudadanos y se reforzaron las líneas de transporte de energía.

Y todo ello se puso en marcha el viernes, y es lo que explica la diferencia con las consecuencias de un terremoto así en Haití, Irán, Turquía o China. Y es inevitable hacer comparaciones: la diferencia en número de muertos es la plasmación de la diferencia no sólo con países muy pobres, sino con gobiernos que no tienen ante quién responder por su preparación ante este tipo de siniestros.

Es cierto que en los últimos años Japón se ha asociado a un cierto pesimismo. Su economía ha cedido el segundo puesto mundial en favor de China. Lleva más de 15 años dando signos de debilidad, el país está con niveles de endeudamiento propios del tercer mundo, y su clase política ha sido un ejemplo de ineficacia e ineptitud que ha generado aun frustración colectiva en los últimos años. Con todo, es en momentos como estos cuando la verdadera medida de Japón y de sus ciudadanos se pone de manifiesto. Los sistemas de prevención funcionaron, las actuaciones y los procedimientos se siguieron y la población, formada y concienciada ha sabido reaccionar y asumir unas condiciones muy duras sin las quejas o incomprensiones de otros lugares. En Japón no ha habido ni habrá saqueos, no se protestará por cortes de luz y agua y la población aguantará con un civismo ejemplar todos los sacrificios y medidas que sean necesarios.

Con o sin terremoto, con o sin zonas arrasadas, Japón sigue siendo una potencia industrial de primer orden, y es un error estratégico olvidarlo. Seguirá siendo el país más próspero de Asia, con los niveles de bienestar más avanzados en la zona. Su planificación, su civismo y su alto desarrollo tecnológico le han permitido estar preparado mejor que ningún otro para este tipo de desastres, y salir mejor de ellos. La experiencia de los últimos días muestra que todos los países que están en zonas proclives a estos desastres deben tomar nota y no dejar al cortoplacismo político o a la improvisación la preparación ante este tipo de tragedias. Y sería bueno que el resto del mundo no se limitara a lamentar el trágico desastre ni a revolcarse en el morbo nuclear, sino que tomara ejemplo de una preparación, de una disciplina y de una capacidad de sacrificio que están detrás del éxito japonés.

Japón merece la empatía, la comprensión y la solidaridad por su trágica situación pero también la admiración y el elogiopor su ejemplar respuesta.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Jaque en el Golfo
Irán y Arabia Saudí han movido sus primeros peones. La partida ha comenzado
GABRIEL ALBIAC ABC 16 Marzo 2011

BAHRÉIN es un pequeño archipiélago de treinta y tres islas, algo menos de setecientos kilómetros cuadrados, unos setecientos mil habitantes (casi la mitad de ellos, trabajadores inmigrados), flotando sobre una enorme bolsa de gas natural y de petróleo. Nada demasiado original en un Golfo hecho de anacronía y dinero. Importa más, para entender lo que allí pasa, su ubicación estratégica: entre la cercana costa de la Arabia Saudí sunnita, a la cual lo une una imponente autopista colgante, y la no lejana costa oeste del Irán chiíta. Lo cual es saberse instalado entre dos trincheras. Aunque sea con opulencia. Nadie en ese pequeño reino feudal, que desde hace tres siglos pastorea monolíticamente el clan de los Al-Khalifah, ignora la cínica respuesta con que los saudíes acogieron en su día la hipótesis iraní de fabricar armas nucleares: «ellos pueden tardar un decenio en construir la bomba; nosotros, una semana en comprarla». Y todos saben que, en ese inevitable choque entre iraníes y saudíes, no quedará espacio alguno para la neutralidad en el Golfo Pérsico.

Quienes han querido jugar al confortable angelismo de los buenos sentimientos ante la matemática coordinación de los golpes de Estado, victoriosos (Egipto, para quedarse como estaba, pero con otro hombre más duro al frente) o bien de destino incierto (Libia, para quedarse como estaba, con el mismo caudillo delirante al mando), en el petrificado mundo político árabe, deberían reflexionar ahora sobre las dos únicas novedades que, de momento, han resultado tras esa confusa sacudida del tablero. Irán empezó moviendo ficha. Por primera vez desde la revolución islámica, su flota de guerra tiene paso expedito al Mediterráneo por Suez. Arabia Saudí respondió anteayer, instalando a su ejército y policía en el reino de Bahréin. En medio de la conmoción mundial que el cataclismo de Japón ha desencadenado, puede que ese despliegue militar haya pasado desapercibido al gran público. Es crítico, sin embargo. Porque, no sólo en Bahréin la popularidad del chiísmo amenaza seriamente a la casta política sunnita, reflejando así en su propio tablero la partida entre iraníes y saudíes; en Bahréin, sobre todo, está ubicado el comando central de la Quinta Flota de los Estados Unidos, esto es, el epicentro militar de una de las zonas más inestables del planeta.

La gran falla a punto de quebrarse en el Golfo Pérsico se llama Arabia Saudí. Mitológica tierra del Profeta, vetada a cualquier penetración no musulmana, que es allí, en rigor, un sacrilegio. Regida por una de las castas más corruptas e incompetentes que haya conocido la política moderna. Inerte en esa obscena amalgama de opulencia petrolera y sacralidad feudal que veta obstinadamente su acceso normal a la historia. Habrá quienes se sigan empeñando en no querer abrir los ojos; habrá quienes quieran atribuir a súbita inspiración democrática, o aun libertaria, el rítmico derrumbe del castillo de naipes norteafricano; quienes prefieran la lírica humanitaria al frío análisis de las determinaciones geográficas, políticas, religiosas. Pero la voluntad de ceguera ni un átomo cambia en los hechos. Irán y Arabia Saudí han movido sus primeros peones. La partida ha comenzado.

Intervención contra Gadafi
La ONU y Libia
Julián Schvindlerman Libertad Digital 16 Marzo 2011

El coronel Gaddafi ha lanzado una fuerte contraofensiva contra posiciones rebeldes. Ciudades estratégicas y otras han sido recapturadas por las fuerzas leales al régimen. Tanques y aviones fueron enviados a reprimir a los manifestantes que clamaban por la libertad. Periodistas foráneos fueron secuestrados y torturados. Ya hay un cuarto de millón de refugiados en Túnez, Egipto, Argelia y Nigeria. Según el New York Times, Gaddafi tiene decenas de miles de millones de dólares en efectivo en Trípoli para financiar la feroz represión, limitando así el impacto del embargo. El mundo libre estudia sus opciones más duras –creación de zona de exclusión aérea, intervención militar– pero, mientras la situación para los libios es cada vez más dramática, no se decide a actuar.

¿El motivo? Pues que las Naciones Unidas aún no han autorizado el uso de la fuerza para preservar la paz y la seguridad en el país árabe y, en consecuencia, en la región. La OTAN, Estados Unidos y la Unión Europea esperan el aval legal del organismo, puntualmente de su Consejo de Seguridad. La Carta de la ONU garantiza la integridad territorial y la independencia política de las naciones, y contempla el uso de la fuerza en defensa propia o para la preservación de la paz y la seguridad global. El Consejo está integrado por cinco miembros permanentes (Estados Unidos, Rusia, China, el Reino Unido y Francia) y otros diez miembros no permanentes (actualmente: Alemania, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Colombia, Gabón, India, El Líbano, Nigeria, Portugal y Sudáfrica). La adopción de una resolución sustantiva requiere el apoyo de nueve de sus quince miembros y la ausencia de veto por parte de los países-miembro permanentes.

Es importante entender entonces que cuando hablamos del aval de la ONU, estamos refiriendo a la autorización de estos quince países y no de los casi doscientos que integran el organismo. Vale decir que el destino del pueblo libio está en manos de la opinión ilustrada de unos pocos gobiernos. A esto comúnmente se denomina "la opinión de la familia de las naciones", una caracterización demasiado grandiosa que no refleja la realidad. El problema crucial radica en el poder de veto de los permanentes. China y Rusia se oponen a que el Consejo autorice el uso de la fuerza contra Libia. Ello implica que el Consejo está paralizado. Si Washington y sus aliados decidieran actuar fuera del marco de la ONU, lo harían en el ámbito de la ilegalidad. En la observación del profesor de derecho en la Universidad de California en Berkeley, John Yoo, esto da lugar a una situación extraña: aquellas naciones que aceptan la responsabilidad elevada de mantener la paz y la democracia en el mundo se convierten en violadores de la ley internacional. Estados que protegen a regímenes autoritarios como el de Trípoli, actúan en conformidad con la ley.

La credibilidad de la ONU en este sentido puede también ser cuestionada por su propio récord institucional en relación a Libia. A pesar de que esta nación árabe ha estado bajo el poder del tirano Gaddafi por más de cuatro décadas, Libia ha sido siempre aceptada como una nación respetable en su burocracia. En fecha tan reciente como el período 2008-2009, Libia figuró como miembro no-permanente el Consejo de Seguridad. En mayo del 2010, 155 países de la Asamblea General votaron a favor de la incorporación de Libia al Consejo de Derechos Humanos, del que acaba de ser suspendida (no expulsada) a partir de las revueltas. El CDH, establecido en 2006 en reemplazo de la desacreditada Comisión de Derechos Humanos, ha emitido alrededor de cincuenta resoluciones condenatorias de países en los últimos cinco años; ni una sola de ellas fue emitida contra la Libia de Gaddafi.

A comienzos del presente año, el CDH publicó su reporte cuatrimestral sobre la situación de los derechos humanos en Libia como parte de una revisión universal periódica. El reporte cosechó elogios hacia Libia por parte de Sudán, Siria, Palestina, Corea del Norte, Arabia Saudita, Birmania, Cuba, Venezuela y, sorpresivamente, también de Polonia, Australia y Canadá. No menos insólito es que la delegada de Gaddafi ante la ONU en Ginebra, Najat Al-Hajjaji, ha tenido asiento desde el año 2005 en el "Grupo de Trabajo sobre el uso de mercenarios como método de violación de los derechos humanos"; o que en abril del 2009 haya presidido el comité planificador de la Conferencia Mundial contra el Racismo de la ONU; o que en el 2003 haya sido electa como presidenta de la CDH. (Durante la 59 sesión de la CDH tuve la oportunidad de dirigirle unas palabras: "Sra. Presidenta, el derecho a la auto-determinación no es el derecho a tener su propio dictador". Como era de esperarse, el mensaje no tuvo gran impacto en la embajadora).

En septiembre de 2009, Gaddafi dio un discurso de 100 minutos de duración ante la Asamblea General en el cual tildó de "consejo del terror" al Consejo de Seguridad. Hoy debe estar arrepentido. Gracias a la inacción del mismo, el coronel puede seguir masacrando impunemente a su propio pueblo.
Julián Schvindlerman es escritor y comentarista político. Autor de "Tierras por Paz, Tierras por Guerra".

El TC anula el artículo del Estatuto que daba la competencia exclusiva del Guadalquivir a Andalucía
El Tribunal Constitucional (TC) ha anulado el artículo 51 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, que regula la competencia sobre la cuenca del río Guadalquivir, al considerar que es inconstitucional.
Madrid - Efe La Razón 16 Marzo 2011

El TC ha admitido así parcialmente el recurso presentado por la Junta de Extremadura en 2007 contra el Estatuto andaluz al considerar que, al afectar la cuenca del Guadalquivir a varias regiones, su competencia es estatal.

El artículo ahora anulado establecía que "la Comunidad Autónoma de Andalucía ostenta competencias exclusivas sobre las aguas de la cuenca del Guadalquivir que transcurren por su territorio y no afectan a otra Comunidad Autónoma".

El pleno del TC, que ha adoptado esta decisión por unanimidad, ha avanzado hoy el fallo en un comunicado mientras que la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Javier Delgado Barrio, será notificada en los próximos días.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura presentó el recurso en junio de 2007 contra los artículos 43, 50.1 a), 50.2 y 51 de la Ley Orgánica 2/2007, de 19 de marzo, de Reforma del Estatuto de Autonomía para Andalucía.

El recurso se fundamentó en un informe del Consejo Consultivo de Extremadura que consideraba que el artículo 51 establecía las competencias exclusivas de Andalucía sobre la cuenca del Guadalquivir a pesar de que la Constitución determina en su artículo 149.1.22 las competencias exclusivas del Estado en las cuencas ubicadas en varias comunidades.

Según la Junta extremeña, el citado artículo "altera el régimen constitucional de distribución de competencias, por lo que rompe el bloque de constitucionalidad. Se produce una alteración constitucional al redefinir el reparto de poder en materia de agua, se limita el ámbito de decisión del legislador estatal y se ataca el principio de la unidad de cuenca hidrográfica y del ciclo hidrológico".

El TC ha declarado la inconstitucionalidad del artículo 51 pero rechaza la pretensión de la Junta de Extremadura respecto a los otros artículos recurridos.

Entre ellos, desestima el recurso contra al artículo 43 del Estatuto andaluz, que hace referencia al alcance territorial y a los efectos de las competencias.

La Junta de Extremadura también recurrió el artículo 50.1.a), por eliminar la expresión "cuando las aguas transcurran únicamente por Andalucía" en referencia al desempeño de competencias y el 50.2, por considerar que incluía competencias ejecutivas andaluzas sobre facultades de policía de dominio público hidráulico establecidas en la legislación estatal.

Mas también impone el catalán a los inmigrantes para renovar los permisos
Los ayuntamientos examinarán a los extranjeros para comprobar su 'esfuerzo de integración'
 www.lavozlibre.com 16 Marzo 2011

Madrid.- Catalán (y sólo catalán) en la consulta médica, en las aulas, en las tiendas, en la documentación oficial... y también ahora será un "requisito muy determinante" para que los inmigrantes renueven sus permisos de residencia y puedan realizar la reagrupación familiar.

La Generalitat de Cataluña avanzó ayer que los inmigrantes deberán acreditar sus conocimientos de la lengua autonómica para poder avalar su "esfuerzo de integración" en la sociedad catalana, en los expedientes de arraigo, reagrupación familiar y renovación del permiso.

El Govern se reunirá en breve con las principales entidades municipalistas de la comunidad para explicarles este asunto y diseñar una estrategia conjunta. El objetivo es que sean los ayuntamientos los que examinen a los extranjeros de catalán y emitan los correspondientes certificados autonómicos.

Según apuntó el portavoz del Gobierno de Artur Mas, Francesc Homs, pretenden dejar claro que para integrarse es obligatorio "conocer" el catalán.

Para lograr su meta, el Ejecutivo de CiU tendrá que forzar al límite la Ley de Acogida aprobada en abril de 2010 por el tripartito y que ya determinaba el catalán como lengua prioritaria en los cursillos de integración de inmigrantes.

Pese al empeño de Mas por imponer el catalán a los inmigrantes, es el Gobierno central el que tiene la última palabra a la hora de decidir si alguien puede obtener o renovar su permiso. Además, esta ley ya se enfrentó a un recurso en el Tribunal Constitucional por parte de la defensora del pueblo María Luisa Cava de Llano debido a la preferencia lingüística del catalán sobre el castellano

Tumban el reglamento del uso del catalán en la Diputación de Gerona
La decisión del TSJC se basa en su carácter excluyente con el castellano
Ep www.lavozlibre.com 16 Marzo 2011

Gerona.- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido cautelarmente varios preceptos del reglamento del uso del catalán en la Diputación de Gerona, como ya hizo con los reglamentos del Ayuntamiento de Barcelona y de la Diputación de Lérida en octubre.

La decisión del alto tribunal se basa en la "sustancial identidad" de estos artículos con algunos de los preceptos ya declarados nulos en los otros reglamentos y considera que imponen directamente el uso preferente del catalán.

Se trata de preceptos que contemplan, entre otros, la obligación de realizar las actuaciones internas de la Diputación en catalán, que los impresos que utilicen los diversos órganos se hagan en esta lengua, así como los rótulos indicativos de oficinas y despachos.

El TSJC considera que todos estos artículos contienen mandatos concretos y específicos cuyo significado excluyente del castellano "es claro y manifiesto" e impiden una interpretación distinta a la de su significado literal.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguró este martes en rueda de prensa que la suspensión "da la razón" a los que piden que el reglamento regule la utilización de las dos lenguas oficiales y no una sobre la otra algo que, precisamente, ha destacado que defiende su programa electoral.

Soraya no descarta un recurso
El PP acusa a Artur Mas de atacar el castellano: "No debe consentirse"
El anuncio de la Generalidad de primar el conocimiento del catalán en los inmigrantes ha provocado las quejas del PP, que no descarta un recurso.
p. montesinos Libertad Digital 16 Marzo 2011

El Partido Popular se ha envuelto en la bandera de la libertad lingüística después de que ayer el Gobierno de Artur Mas anunciara que el conocimiento del catalán será un requisito "muy determinante" para poder certificar el nivel de integración de los inmigrantes.

A través de dos de sus portavoces más autorizados, Esteban González Pons y Soraya Sáenz de Santamaría, los populares han denunciado esta nueva marginación del castellano exigiendo al Ejecutivo regional que la lengua común también sea "elemento de arraigo".

"Cuando hay dos lenguas oficiales no debe consentirse que sólo se tenga en cuenta una", se quejó el vicesecretario de Comunicación, en declaraciones en los pasillos del Congreso. Una idea que machacó con insistencia para concluir que "la libertad debe estar por encima de cualquier otra consideración cuando atendemos a personas de fuera".

En términos parecidos se pronunciaba, pocos minutos después, la portavoz del Grupo Popular. Lo hacía tras arengar a los diputados que concurrirán a las elecciones del 22-M, con quienes mantuvo una reunión -después inmortalizada con una foto de familia- en la que les marcó la línea a seguir.

"Lo que debería de fomentarse fundamentalmente es el conocimiento del castellano, primero porque es un deber y además porque es una fórmula de integración", afirmó Sáenz de Santamaría, para quien la integración "incluye derechos y deberes como al conjunto de los españoles".

Preguntada, en el escritorio de la Cámara Baja, sobre qué iniciativas tomará el PP, la portavoz se mostró cauta habida cuenta de que el anuncio de la Generalidad todavía no tiene forma de Ley. En caso de que tal extremo se produjese, según advirtió, la formación que preside Mariano Rajoy no descarta presentar un recurso.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Doble-lenguaje a la enésima potencia
Regina Otaola Libertad Digital 16 Marzo 2011

La situación actual en España es alarmante debido a que Zapatero es nuestro tsunami particular, empecinado en llevarnos a la ruina económica, social y política. Es inaudito que todavía siga ostentando el cargo de presidente del Gobierno un inepto de tales dimensiones, pero yo no hablaría sin embargo de "falta de valentía" como hace Eguiguren. Más bien creo que la ignorancia es audaz.

Ahora, volvemos a presenciar la farsa de distintos socialistas, portavoces o no, hablando simultáneamente a todas horas de Sortu y Batasuna y ETA, para decir una cosa y la contraria, y en ocasiones hasta oímos al mismo portavoz diciendo una cosa y la contraria. Ahora resulta además que Patxi López, considerado hace no tanto la gran esperanza blanca, no está tanto por "el cambio" o por lo menos no sin Sortu legalizada y de vuelta en las instituciones como sucesora de ANV, que todavía está de hecho porque el actual Gobierno vasco no se dignó siquiera a instar al Gobierno central la disolución de los ayuntamientos gobernados por los batasunos.

Ahora toca, como en todo el período que va desde la defenestración de Redondo Terreros al asesinato de Isaías Carrasco, que Patxi López vuelva a la matraca oficial de Eguiguren acerca de lo "irreversible" de esta farsa de "proceso" que mantienen los socialistas con ETA y el PNV de por medio. Luego dice el ministro de Justicia acerca de Sortu que "si fuera ETA estarían en la cárcel", como si todos los etarras ya estuvieran a buen recaudo entre rejas o como si la mayoría de los que aparecen como miembros de Sortu no hubieran sido procesados y condenados por formar parte de ETA. ¿A quién quieren engañar?

Lo cierto es que los socialistas están a lo mismo, al unísono, y la estridencia de sus presuntas diferencias sobre el fin de ETA no sirve más que para seguir sembrando confusión en la opinión pública acerca de la existencia de esta segunda fase de negociación política con los terroristas. Ya sabemos de siempre cómo piensa el PNV al respecto, aunque luego procure distanciarse del radicalismo cuando la estrategia frentista les pasa factura. También sabemos cómo piensa Eguiguren y cómo piensa Zapatero, para quien su "proceso de paz" es uno de los grandes logros de la anterior legislatura. Blanco y en botella. Deberíamos saber también a estas alturas de qué va Patxi López, que cuando tocaba hablar con Otegui se prestó, cuando tocaba disimular para recibir el apoyo del PP se prestó, y ahora, que por lo visto toca ponerse de parte de "la izquierda abertzale" de cara a las municipales en vez de apoyar a las víctimas de ETA, ¿qué puede pensarse que va a hacer? Prestarse.

Es de un gran cinismo, en consecuencia, hablar de que Patxi López no sigue ahora la política de Zapatero, cuando hasta hace no tanto resulta que intentaban vendernos que Patxi López era poco más o menos que el garante del Pacto Antiterrorista frente a los devaneos del presidente. De hecho, también se ha realizado la misma operación de marketing con el ministro del Interior respecto al presidente, y si Zapatero amenazaba con "la paz" su propio ministro Rubalcaba se mostraba "inflexible" con ETA.

Francamente, ya no sé si son tremendamente pérfidos o irreversiblemente pérfidos.

El PSOE se pelea por ETA
Editorial www.gaceta.es 16 Marzo 2011

Está bastante claro que no hay un cisne negro (ETA) y un cisne blanco (Sortu), sino una misma alimaña bicéfala.

La duda es si cabe aplicar el mismo esquema al PS de Euskadi y al PSOE a juzgar por las aparentes contradicciones que presenta su actitud frente a la legalización del partido proetarra para concurrir a las elecciones de mayo. ¿Estamos ante un reparto de papeles entre Ferraz y los socialistas vascos? ¿O es sólo esquizofrenia electoral?

De una parte, tenemos al Gobierno deteniendo etarras y estableciendo la línea roja al subrayar que Sortu no será legal hasta que ETA no desaparezca. Y de otra, al PSOE vasco desmarcándose de Zapatero (Patxi López en Público negando que Sortu sea ETA) o incluso presionándole mediante el chantaje emocional (Eguiguren en El País reprochando a Zapatero su “falta de valentía” respecto a la legalización del partido proetarra). No nos extraña a estas alturas que el presidente del PSE y artífice de la negociación en la anterior legislatura afirme que “Batasuna ha optado por el adiós a las armas”. Lo sorprendente es el zigzag del lehendakari (que como nos acabamos de enterar estuvo en el punto de mira telescópica del comando Otazua). Salvo que se explique por lo de siempre: los votos. Temen en el PSE una posible vía de agua electoral en su hueste más radical y batasunizante (que la hay, singularmente en Guipuzcoa) y por eso guardan distancias ahora respecto a Ferraz en su postura ante Sortu. El desmarque tiene pues mucho de marketing electoral, pero en el fondo, también de brote esquizofrénico. Porque el test de limpieza de sangre de Sortu ante la Sala 61 del Supremo pone a Zapatero frente a sus contradicciones.

El propio Jesús Eguiguren da una pista en su artículo de El País al decir que a Zapatero se “le descalifica” porque “apostó por la paz en la legislatura anterior […]como si lo que ocurre ahora no fuese una especie de epílogo de lo que ocurrió entonces”. El caso Faisán, tener localizado a Ternera y no detenerlo, o la excarcelación de Usabiaga son varios indicios que avalan la tesis del epílogo.

Pero los socialistas no pueden dar la impresión de que se burlan del Estado de derecho y ante la inminencia de la decisión del Supremo se ven obligados a defender la legalidad. Máxime después de los esclarecedores informes de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado. De ahí que Ferraz presione lo suyo, abroncando a un personaje como Eguiguren, que les saca los colores, defendiendo a Zapatero y haciendo rectificar al ministro Caamaño. De decir que “Sortu no es ETA”, el titular de Justicia se ha puesto jesuítico y ha empezado a hacer distingos entre el plano político y el jurídico, para matizar su afirmación. Tiene toda la razón Sáenz de Santamaría al reprochar su falta de rigor a quien como notario mayor del reino debería ser menos frívolo. Los bandazos de Caamaño demuestran que en este asunto tan grave la brújula del PSOE anda loca tras las conveniencias coyunturales.

Frente a la calculada ambigüedad de los socialistas, la oposición debería ser mucho más clara con el blanqueamiento de los proetarras. Se echa en falta por parte de líderes como Basagoiti mayor contundencia y estar menos pendiente de la conveniencia política que de los principios. El líder del PP vasco debería tomar nota de la tenacidad del diputado Gil Lázaro en poner contra las cuerdas al Gobierno por el caso del chivatazo, sin miedo a llamar al faisán faisán.

El patriota
Alfonso Ussía La Razón 16 Marzo 2011

Lo ha dicho Jesús Eguiguren, el presidente del PSE. Cuando habla Jesús Eguiguren a servidor se le taponan las cocochas. Nos ha hablado de patriotismo. Eguiguren es el mismo que ha reconocido lo bien que se lo pasa y la buena sintonía que mantiene con Otegui o «Ternera» cuando comparten unos potes y recuerdan anécdotas de su juventud. Entre las anécdotas más significativas de la juventud de «Josu Ternera» destaca la de ordenar la comisión del atentado con coche-bomba junto al cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza. Doce muertos, entre ellos, cinco niñas, hijas de guardias civiles, que se disponían a ir al colegio. Anécdotas, sucedidos, camaradería.

Jesús Eguiguren nos ha querido dar una lección de patriotismo. Lo que no sabemos es a qué Patria se refiere. Ha dicho que todos aquellos que entorpezcan la legalización de «Sortu» son antipatriotas. Me han llamado de todo en esta vida pero me faltaba este insulto. Soy un profundo antipatriota. No sólo no deseo la legalización de «Sortu» sino que aspiro a que el peso de la ley caiga sobre muchos de sus dirigentes. No se pasa de proetarra a bondadoso y pacífico ciudadano en apenas dos meses. Eguiguren ha establecido que son antipatriotas muchos millones de españoles. Para Eguiguren, hay en España muchos más antipatriotas que patriotas como él, defensor de una Patria que aún no está del todo definida. Y siguiendo el extraño giro de su partido –el PSOE en versión vasca–, se ha sumado a una patriótica solicitud. Que las víctimas del terrorismo sean generosas con «Sortu» y su buena predisposición. Curiosa petición patriótica. Las víctimas del terrorismo de la ETA no han podido ser más generosas de lo que han demostrado ser. Justicia y no venganza. Eso es generosidad y civismo. Pero el patriota quiere más. Quizá que el hijo de un inocente asesinado por la ETA se abrace públicamente con Rufino Echevarría, o Tasio Esquicia, o Usabiaga, el cuidador de madres, o el mismo «Ternera». En ese caso, el hijo del asesinado se convertiría inmediatamente en un patriota como Eguiguren.

Jamás he llegado a ubicar correctamente en el mapa la Patria de estos socialistas vascos. Sí la de Nicolás Redondo, o Buesa, e incluso creía haber encontrado la Patria de Pachi López, pero sus últimas declaraciones me indican que puedo estar equivocado. Pero nunca he encontrado en mapa alguno la Patria de Jesús Eguiguren, que por desgracia, no es la misma que la mía y la de una apabullante mayoría de españoles. Si oponerse a la legalización de un partido político estrechamente ligado con la ETA representa una postura antipatriótica, que venga Eguiguren y nos ofrezca su versión del patriotismo. No queremos en nuestras instituciones democráticas a cómplices de asesinos. No queremos en nuestras instituciones democráticas a terroristas. No queremos en nuestras instituciones democráticas a quienes aún no han pedido perdón por ensangrentar España durante cuarenta años. No queremos creernos el súbito cambio de actitud de esa pandilla de indeseables, incapaces de condenar los crímenes de mil inocentes y las ruinas morales y anímicas de sus familias. Tiene que pasar mucho tiempo para que las cloacas del entorno del terrorismo puedan ver la luz. Mucho tiempo sin la ETA, sin Batasuna y sin «Sortu». Algunas generaciones. Los antipatriotas, según Eguiguren, somos muchos millones de españoles que tenemos una Patria, un Estado de Derecho y una Constitución que nos garantiza la libertad. Se llama España. Si Eguiguren es de otra Patria, que se la busque por donde le apetezca, y si la encuentra, que la disfrute. Sin insultar.


Independentismo: ¿por amor, o por interés?
Jesús Royo Arpón www.lavozlibre.com 16 Marzo 2011

Los catalanistas últimamente están que se salen. Han descubierto el filón del 'expolio fiscal', y lo están explotando a fondo. Mediante el argumento de que "España nos roba" esperan aumentar el techo actual de adictos a sus tesis. Y tiran la caña en el caladero de los obreros castellanohablantes, que aunque no votan nacionalista ni ponen la senyera por Sant Jordi y se entusiasman con los goles de la Roja, son celosos del bienestar que han amasado en toda una vida de trabajo, y no están dispuestos a dejarse robar por nadie. Este zafio mangoneo no es nuevo: de hecho es el argumento de siempre, pero que antes se revestía de identidad, raza, lengua, historia, manera de ser, cosmovisión y otras zarandajas. Ya no es por nada de eso. Ahora van directos de cara a la pela: ¿hay algo más catalán, y a la vez más universal? En multitud de radios locales, en tertulias más bien friquis y en vídeos colgados de youtube están difundiendo la matraca de siempre: que los catalanes -formales, trabajadores, europeos- estamos pagando la insolvencia, el desbarajuste y la juerga permanente de los españoles. Y como eso lo dice gente con títulos universitarios, y lo dice frente a la cámara y sin mover un músculo, al final se llegan a hacer creíbles: por aquello de que una mentira repetida mil veces pasa a ser verdad, verdad de la buena.

Vean los disparates que dice, por ejemplo, David García en un blog de 'La Vanguardia': "España roba a Catalunya 60 millones de euros al día. [...] Los estudiantes catalanes reciben sólo el 5% de todas las becas del estado y los estudiantes de Madrid reciben el 58%. [...] La renta per cápita anual de los catalanes aumentaría en unos 2.400 euros al año si tuviésemos seguridad social propia. [...] El Ministerio de Cultura gasta anualmente por cada español 47 euros y por cada catalán sólo 5 euros. [...] Cataluña sería 7 veces más rica si fuera independiente, como dijo el Premio Nobel de Economía Aplicada en la UB el pasado mes de mayo. [...] Uno de cada tres años el Ministerio de Fomento no invierte nada de nada en Catalunya. [...] Cada año nos roban 20.000.000.000 de euros (11% del PIB), siendo así la región del mundo que sufre más déficit por parte de su gobierno. [...] En Catalunya sólo se invierte un promedio del 12% del PIB español anual pese a aportar el 22% del mismo PIB español. [...] España es un mal negocio".

Dejemos de lado ese premio Nobel de Economía Aplicada, que podría encajar perfectamente en un discurso de Cantinflas, y me suena a timador del tocomocho, como el Tony Leblanc de las películas de los sesenta. Ante un discurso así, lo primero que se te ocurre es que los catalanes debemos ser todos tontos de remate. No se entiende cómo no nos hacemos todos andaluces, con lo bien que viven ellos, siempre de feria con su vinito y dando palmas. Y todo gratis, que los catalanes pagan.

La cosa es muy sencilla. Si hay expolio fiscal, sólo puede ser: primero, porque los catalanes damos más, o dos, porque recibimos menos. Y ambas cosas son falsas. Los catalanes pagamos exactamente igual que el resto de españoles, cada uno según su renta. Y el reparto del pastel autonómico se hace de acuerdo a unos criterios fijados por ley ogánica (la LOFCA). El resto es la obra del gobierno votado democráticamente, que rinde cuentas ante las urnas. No puede haber mayor garantía contra la arbitrariedad ni la discriminación de un territorio. Ah, eso sí: todos se quejan del reparto, todos sienten que los demás se están llevando la parte del león. Es lo más normal del mundo. En España -en el resto de España, quiero decir- es normal quejarse de que los catalanes se lo llevan todo, porque saben chantajear bien al gobierno de turno. O sea: un discurso aburrido y tontorrón, totalmente esperable.

Entonces, los del "España nos roba", lo que pretenden es: o bien que los catalanes paguemos menos que los demás, cosa más bien imposible, o que nos den más que al resto: mejores carreteras, mejores hospitales. ¿Que por qué? Porque somos catalanes, naturalmente, y nos lo merecemos: ¿les parece poco?

Caamaño dixit: Sortu no es ETA y Sortu es ETA
Antonio Javier Vicente GilPeriodista Digital 16 Marzo 2011

Nuestro ministro de Justicia es un mákina, como dicen ahora. Un buen día se levanta y descubre el secreto más recóndito del arcano de ETA y muy ufano él nos lo trasmite para que no sigamos en la oscuridad más absoluta sobre quién es de ETA y quién no. Se colocó y puso el huevo, que consistía en afirmar que el que no esté en la cárcel no es de ETA. Seguro que soñó la noche anterior con la gallina que cruzaba la carretera y se le hizo la luz, si lo que no tiene plumas no es gallina, el que no está en la cárcel no es de ETA.

Cierto que Caamaño el mákina dijo, según recogen los medios que Sortu no es ETA porque si fuera ETA estarían todos en la cárcel. Sus palabras planteaban un problema grave, ya que durante años hemos sabido que Batasuna y sus franquicias son ETA, pues así lo sentenció el Tribunal Supremo, y sin embargo los miembros de Batasuna y sus franquicias siguen por ahí fuera de la cárcel y muchos en los ayuntamientos vascos donde los metieron ZP y sus adláteres.

O sea, que las palabras de Caamaño dejaban claras dos cosas, una que mentía y otra que andaba haciéndole el caldo gordo a la ETA con esas disquisiciones bizantinas. Alguien debió hacer ver al ministro mákina el tipo de huevo que había puesto y le sugirieron que se lo comiese, y a ello se lanzó. Solo que se le gripó el motor de la mákina y en lugar de comerse el huevo puso otro aún más esperpéntico.

Según aparece por ahí en los periódicos, para arreglar la puesta de su primer gran huevo jurídico, dijo que Sortu es “es una derivada, una secuela de un partido ilegalizado, que es Batasuna, y no cumple los requisitos para ser legalizada”, todo eso en dos días.

Resumiendo, nuestro ministro de Justicia dice un día que Sortu no es ETA, para arreglarlo dice después que Sortu es Batasuna, pero dado que Batasuna es ETA al final el ministro está diciendo que Sortu es ETA. Por tanto si el ministro de Justicia dice primero que Sortu no es ETA y la prueba es que no están en la cárcel pero luego afirma que Sortu es ETA y no hace nada para meterlos en la cárcel, está haciendo una torta como un pan, algo muy propio de estos mandangas que nos gobiernan.

Tanta confusión solo beneficia a los terroristas. La pregunta es, ¿porqué el PSOE, que tan bien domina las técnicas de agitación y propaganda (agit-prop), está generando tanta confusión sobre el tema de Sortu, con unos, como Eguiguren, diciendo que es trigo limpio, otros como el ministro Caamaño diciendo que Sortu no es ETA y otros como Caamaño y más diciendo que Sortu es ETA? La respuesta es fácil, porque les interesa.

Legalizar Sortu por patriotismo o la debilidad del PSE
José Antonio Zarzalejos. El Confidencial 16 Marzo 2011

Será difícil leer -todo es posible- un artículo más disparatado que el que ayer apareció en el diario El País firmado por Jesús Eguiguren, presidente del Partido Socialista de Euskadi (Pulso firme y mano tendida). Lo de menos, a mi juicio, es que acuse al presidente del Gobierno de “falta de valentía” por no inscribir directamente a Sortu en el registro de partidos políticos, atribuyéndole el propósito de “no molestar a la derecha”. Al fin y al cabo, Eguiguren es compañero de partido de Rodríguez Zapatero, quien siguió sus consejos fielmente en el llamado -y descalabrado- “proceso de paz” con ETA. Tampoco es relevante que los socialistas salgan en comandita -incluidos los vascos cuyo jefe de filas, Patxi López se mostró el domingo extremadamente comprensivo con Sortu en una errada entrevista en el diario Público- porque si no defienden a su secretario general y presidente del Gobierno, su situación política podría alcanzar las más altas cotas de patetismo en muy poco tiempo.

El gran disparate del artículo de Eguiguren consiste en su argumentación: a Sortu hay que legalizarlo por “patriotismo”. El guipuzcoano no se recata de calificar la política española en relación con la izquierda abertzale pro etarra como “la peor imaginable” y de motejar a la oposición de “inmisericorde”. Dando un paso más allá, afirma con toda facundia que “comprendo que la derecha olvide el patriotismo, lo suyo es patrioterismo, pero la izquierda no puede dejar de ser patriota”.

Eguiguren es un político de rara encarnadura ideológica -se dice que encabeza el llamado socialismo vasquista- cuya razón de ser en la vida pública parece consistir en la redención de la izquierda abertzale cómplice de la banda terrorista ETA. En su ya larga trayectoria en el PSE y en la política vasca no ha dejado de cruzar mensajes con los batasunos y los dirigentes etarras, de compartir elucubraciones con ellos, de reunirse con sus líderes más prominentes y de sembrar un mensaje de conmiseración hacia las víctimas pero de holgura ética hacia los victimarios.

Eguiguren no es un hombre con maldad. Es peor: percibe iluminaciones anticipadoras desde hace ya mucho tiempo que propenden a no cumplirse jamás. No obstante, persiste, porque su misión en el escenario público no es otro que augurar una y otra vez, a tiempo y a destiempo, que esta vez es la buena, que la izquierda abertzale pro etarra quiere dar esquinazo a ETA y que la banda terminará, antes o después, por dejar definitivamente las armas.

Eguiguren, con otros socialistas -quizás los menos- se resisten a admitir que el éxito en la lucha antiterrorista arranca de manera decisiva de la Ley de Partidos de 2002, de la ilegalización de Batasuna y de la presión policial

Le conozco hace demasiado tiempo; he leído demasiados de sus escritos y libros; le he escuchado tantas veces que, más que irritación, Eguiguren me produce una cierta compasión. Y si López le defiende -y está bien que lo haga por imperativo caritativo- lo mejor sería que le aconsejase un apartamiento discreto y un descanso en sus desvelos protectores hacia aquellos que no dudaron en asesinar a un buen número de sus correligionarios, desde Enrique Casas a Fernando Buesa. Porque ha de tener en cuenta el PSE que si la última ratio de su presidente es apelar al patriotismo para que se legalice a Sortu, es que ha entrado en una fase personal laberíntica. Porque, ¿a qué patriotismo se refiere Eguiguren? La primera de todas las patrias es la libertad y justo a esa amenazan Sortu, la izquierda abertzale pro etarra que le arropa y la banda terrorista que dirige al uno y a la otra.

ETA, una excrecencia del franquismo
Pero hay algo más: freudianamente, Eguiguren expresa el sentir de una determinada izquierda para la que ETA no deja de ser una excrecencia del franquismo, de tal manera que hasta tanto no se produzca un “arreglo” entre la organización criminal y el Estado, la “anomalía” etarra denunciará una insuficiencia democrática radical. Se da así una convergencia con el nacionalismo que podría suscribir por entero las tesis del presidente del PSE.

Eguiguren, con otros socialistas -quizás los menos- se resisten a admitir que el éxito en la lucha antiterrorista arranca de manera decisiva de la Ley de Partidos de 2002, de la ilegalización de Batasuna y de la presión policial, un despliegue que, guste o no admitirlo, se produjo bajo la inspiración del Gobierno del Partido Popular. No es por eso gratuito que López flaquee ante Sortu el domingo y que Eguiguren publique ayer su disparate apelando al “patriotismo”. Son las vísperas de la deliberación de la Sala del 61 del Tribunal Supremo y quieren hacerle llegar sus particulares alegaciones frente al “patrioterismo” de la derecha.

Y es que la izquierda española y el nacionalismo vasco en sus distintas versiones -desde la democrática a la radical- entraron en un amancebamiento político e ideológico hace ya décadas que se basó -y continúa- en la intolerancia hacia la derecha española. El artículo del presidente del PSE es un testimonio de ello.

Recortes de Prensa   Página Inicial