AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 25 Marzo 2011

 

El miedo del tirano
Gadafi ya está en la guerra total y, como un führer hundido, lucha por prolongar su existencia matando tanto como pueda
HERMANN TERTSCH ABC  25 Marzo 2011

ES cierto que la tragedia libia continúa. Que jóvenes campesinos y estudiantes, trabajadores y comerciantes entrados en años, maestros y funcionarios y otros muchos civiles de todas las edades, pertrechados con armas que apenas saben usar, luchan y mueren estos días defendiendo sus ciudades frente a las fuerzas de Gadafi, bien entrenadas y perfectamente armadas en arsenales repletos de armas europeas. También es cierto que matanzas inminentes, la pasada semana, se han evitado gracias a la intervención armada. El ejército del dictador ya sufre en esta guerra. Pero los ataques aliados no han sido todo lo eficaces que se esperaba. Y los rebeldes desesperan porque no les llega una ayuda que, cuando lo haga, puede resultar inútil para muchos. Voces rebeldes acusan a las fuerzas internacionales de falta de contundencia en sus ataques. Perciben que los militares extranjeros no sienten la urgencia. Que actúan según un plan preestablecido y que sus vidas no están entre las prioridades. Puede ser una percepción injusta. Pero hay que aceptársela a quienes van a morir, están heridos o ven caer a sus familiares víctimas de la superioridad militar de las fuerzas de Gadafi en ciudades asediadas. Por lo menos albergan la esperanza de que los aviones lleguen a tiempo. Y afortunadamente no saben que si fueran aviones españoles, no podrían hacer nada por salvarlos. Porque nuestro Gobierno no pierde ocasión de hacer el ridículo y les ha prohibido disparar a la soldadesca de Gadafi en tierra. Vamos a la guerra pero con la puntita nada más.

D Pero olvidemos hoy la flojera mental de nuestros gobernantes. Hablemos de una de las máximas gratificaciones que nos brinda el terremoto emancipador que recorre Oriente Medio y el norte de África. Después por supuesto de la mayor de todas, que es la felicidad en los rostros de las gentes que por primera vez en su vida son libres para expresar sus opiniones, deseos y esperanzas. Que son conscientes de que ellos, individuos tratados como siervos o animales, insignificantes siempre, han logrado romper los muros de la resignación y el miedo. Y que, desde ese instante y para siempre, suceda lo que suceda, han sentido ya la dignidad del sujeto libre. Quienes hemos tenido la suerte de ver ese bello orgullo en las miradas de las gentes cuando acaban de ser testigos de su propia gesta —en Europa oriental, ahora allí—, sabemos que hay ahí un salto cualitativo en la vida del hombre, de todos esos hombres que ya han luchado y luchan ahora en las calles de Libia, Siria, Bahrain o el Yemen. Pero la otra gran satisfacción no es otra que el espectáculo que supone la escenificación del miedo de los tiranos. En sus muchas formas y matices. Gadafi ya ha superado esa fase, en la que entraría con las primeras informaciones sobre las manifestaciones que se multiplicaban por todo el país hace un mes. Hoy ya está en la guerra total y, como un führer hundido, lucha por prolongar su existencia matando tanto como pueda. Otros dictadores menos sangrientos como Ben Ali y Hosni Mubarak no entendieron nada durante todas las semanas de revueltas, hasta que fue su entorno inmediato el que les expuso su soledad y su destino. Ahora le toca el turno a Bashir el Assad. Con su estado policial absoluto. Ayer sacó a su rostro amable, Buhaina Shaaban, a aplacar al pueblo. Asumió errores, prometió reformas, prosperidad y libertades. Angustia se notaba en el esfuerzo conciliador de este régimen canalla como pocos. Desde 1962, en estado de emergencia. Desaparecidos, torturas, ejecuciones, miedo total.

Ahora con prisas. Lo dicho, es un placer ver como tiemblan.

Por si acaso
Alfonso USSÍA La Razón 25 Marzo 2011

Es de esperar que el señor presidente de la Junta Islámica en Cataluña haya sido invitado, muy amablemente por supuesto, a declarar ante el juez. No por nada especial, sino por su cariñosa amenaza al presidente del Gobierno de España publicada en la «Web Islam» el pasado miércoles 23 de marzo. Don Abdennur Prado, que así se llama el sujeto, no ha sido excesivamente sutil en su escrito. Se muestra descontento con la participación de España en la guerra de Libia, y le ha advertido, más bien adelantado, a Zapatero de que «tendrá su 11-M».

Es de esperar que el Ministerio del Interior, el Fiscal y el juez hayan preguntado a don Abdennur Prado si ha ido de farol o tiene la convicción de que el atentado se va a producir. En tal caso, sería conveniente preguntarle, siempre que don Abdennur no se sienta incomodado, si conoce los planes, la identidad de los miembros de los comandos, y la fecha elegida para proceder a la masacre terrorista por su civilización aliada. No es por nada, pero siempre es mejor prevenir que curar, y con esta gente tan encantadora y nada fundamentalista, cualquier prevención es poca.

Aun tratándose de una fanfarronada, el escrito del simpático don Abdennur Prado, contiene una clara amenaza terrorista contra la ciudadanía con el presidente del Gobierno de España como excusa. Y mucho me temo, que una amenaza de esa índole, con base o sin ella, puede ser interpretada como un delito en nuestro Código Penal.

Con personas como don Abdennur hay que tener mucho cuidado. Se hace caso omiso a lo que dice y escribe, y el día menos pensado nos demuestra que tenía unos duples en sus manos y que de farol, nada. Lo malo es que esas demostraciones se certifican contando muertos y hospitalizando a los heridos. Don Abdennur nos tiene que explicar muchas cosas, mientras los ciudadanos nos intentamos explicar también cómo sujetos como don Abdennur pueden pasear por la calle con libertad y respeto. Porque ante una amenaza de semejante calibre, de no tener complejos aterrorizados ante los islamistas extremos, lo que habría que hacer con Abdennur, después de pasar por el despacho del juez, es ponerlo de patitas en Libia, en Siria, en Yemen o en Arabia Saudí, para que así se relacione con más facilidad con nuestros aliados de las civilizaciones, sector Al Qaeda, con el que se supone que don Abdennur intercambia algún tipo de información, a no ser que don Abdennur Prado sostenga sus amenazas en su inteligente intuición, el pálpito, eso que Plinio, el gran personaje de Francisco García Pavón, sentía cuando se acercaba al final de una investigación criminal.

Entiendo que con esta Junta Islámica hay que tener prudencia y mimo. Toda la furia y el desprecio oficial hacia los malvados cristianos que rezan y ponen la otra mejilla se transforma en comprensión y acojonamiento multicultural cuando los islamistas andan de por medio. Por ello no pido que la Policía lleve esposado al líder islámico en Cataluña ante el juez. Se puede hacer pupa en las muñecas. Hay esposas o grillos que hacen muchísima pupa. No pido, que en espera de que el juez lo reciba, sea encerrado en un calabozo. Nada de eso. Que aguarde en un salón confortable y bien alfombrado. ¿En qué cabeza cabe que un líder islámico radical sufra semejante humillación? Pero ya que ha amenazado al presidente del Gobierno con un atentado como el del 11 de marzo de 2004, que al menos el señor juez, con mucha cortesía, pueda formularle la siguiente pregunta. «¿Lo suyo va en serio o en broma?». Sin molestar ni ofender, claro está.

Los terroristas palestinos y el cántaro que va a la fuente
Rubén KaplanMinuto Digital 25 Marzo 2011

El viejo refrán “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe” se interpreta como que no se debe abusar de la paciencia de los demás. Este axioma es aplicable al accionar de los terroristas palestinos del Hamas, quienes ininterrumpidamente, desde que Israel se retiró de manera unilateral de la Franja de Gaza en 2005, disparan miles de cohetes y morteros al territorio hebreo ante la indolencia e inacción de la ONU y de la comunidad internacional.

La constante agresión por parte de los palestinos, alcanzó la semana pasada el grado paroxístico cuando el sábado 19 de marzo, en un lapso de 15 minutos, los terroristas de Hamas dispararon 54 proyectiles de mortero contra territorio israelí, hiriendo a dos civiles, provocando además daños materiales y obligando a los residentes a que permanecieran en sus casas o refugios. La mayoría de las granadas de mortero cayó en la región occidental del Negev (sur de Israel) en la zona de Eshkol y en los Consejos Regionales de Sdot en el Negev. El ataque artero, un inequívoco casus belli, merecería una respuesta militar y contundente de cualquier país que fuese el damnificado, salvo que éste sea Israel. Al Estado judío a diferencia de otras naciones, pareciera que le está vedado defender su suelo y proteger a sus habitantes.

Sin esperar autorización de nadie, la retaliación de Israel, no se hizo esperar. El lunes 21 de marzo, en una operación conjunta entre el IDF y la Agencia de Seguridad de Israel (ISA), un avión de la fuerza aérea israelí bombardeó dos túneles -de los que utilizan los terroristas para contrabandear armas e infiltrarse en territorio israelí para llevar a cabo ataques a sus ciudadanos- e hirió a un número de operativos del Hamas en la franja norte de Gaza.

Al día siguiente, en la tarde del martes 22 de marzo, fuego de alta trayectoria fue dirigido desde el norte de la franja de Gaza hacia la región occidental del Negev en Israel. Con toda lógica, el IDF respondió con morteros contra el sitio de lanzamiento en la franja de Gaza. Como consecuencia de la réplica por parte de Israel, que ejerce su legítimo derecho a defensa, los palestinos, cínicamente plañideros, denunciaron que además de varios muertos, entre las víctimas había niños heridos, los mismos que ellos usan como escudos humanos al lanzar misiles desde zonas populosas. Temerosos de una respuesta más contundente por parte de Israel, los terroristas, que son los que siempre atacan primero, anunciaron sin ruborizarse que harían una tregua en caso que el Estado judío cese con las hostilidades. Muchos países de la Unión Europea, como Francia, le piden a Israel que refrene su respuesta a los terroristas palestinos. El miércoles 23, la Torre Eiffel fue evacuada por el hallazgo de un paquete sospechoso en la base del famoso monumento. Es difícil imaginar la reacción del país galo, adalid del ataque a Libia, en caso que París sufriera atentados terroristas como Israel.

La gran mayoría de la prensa internacional, que ignoró oprobiosamente el asesinato de ribetes atroces de la familia Fogel en Itamar, y ni siquiera mencionó el degollamiento de una beba de 4 meses por parte de terroristas islámicos, ni el festejo de esta masacre en Gaza, diligentemente, cubrió la noticia del ataque del ejército israelí resaltando que entre los palestinos heridos se encontraban niños, sin ocurrírsele mencionar que éste fue en respuesta a los 54 misiles que lanzó el Hamas.

En la tarde del miércoles 23 de marzo, otro atentado terrorista palestino se produjo en Jerusalén, cuando un artefacto explosivo dejado en una cabina telefónica, próxima a una parada de ómnibus, provocó la muerte de una mujer y decenas de heridos. El luctuoso hecho, fue recibido con beneplácito por Hamas y la Jihad Islámica que los definieron como “una respuesta natural a los crímenes israelíes”. Periodistas palestinos en la Franja de Gaza dijeron a The Jerusalem Post que Hamas ha evacuado a la mayoría de sus edificios civiles y aumentado la seguridad en ese lugar como parte de medidas preventivas. Asimismo, los líderes de esas organizaciones terroristas pasaron cobardemente a la clandestinidad y desconectaron sus teléfonos celulares para no ser detectados por los israelíes.

Salam Fayyad, el Primer Ministro de la Autoridad Palestina (AP), que está negociando la unificación con el Hamas, dijo en una declaración que él “condena enérgicamente el ataque terrorista en Jerusalén, independientemente de la identidad de los autores.”Por su parte, Mahmoud Abbas el Presidente de la AP, quien se encuentra en una visita a Moscú, a través de su oficina en Ramallah, condenó la explosión de Jerusalén, aunque también denunció la muerte de nueve palestinos en la franja de Gaza un día antes por el IDF, omitiendo que fue en respuesta al ataque de Hamas.

El cántaro que va a la fuente, corre riesgo de romperse, por el incesante terrorismo del que es objeto Israel, que paga las consecuencias de no haber culminado eficazmente la necesaria “Operación Plomo Fundido”, aceptando el cese del fuego impuesto oportunamente por la ONU, EE.UU. y la UE . De todos modos, el Estado judío, que soporta la andanada de misiles durante años contra su territorio, si reacciona debidamente recibirá las críticas del mundo y de la prensa por el “delito” de defenderse.

Islamismo
Luces y sombras
GEES Libertad Digital 25 Marzo 2011

Mientras que para los yihadistas salafistas su papel en la arena mundial está claro –sólo prevén vencer o morir en su particular guerra total contra apóstatas y contra infieles–, los islamistas que juegan a la política, los moderados al decir de muchos, tienen ante sí oportunidades unos y dificultades otros, sobre todo en el escenario que ofrece el convulso mundo islámico actual.

En Egipto, los Hermanos Musulmanes que lidera Mohamed Badie están muy solicitados, siendo para cada vez más analistas los verdaderos ganadores del proceso iniciado el 25 de enero que logró desplazar del poder al presidente Hosni Mubarak. El regreso al país del predicador Yusuf Al Qaradawi, para algunos un predicador moderado y en realidad un radical con algunas pinceladas de moderación, y su baño de multitud en la Plaza Tahrir –al que siguió la emisión de una "fatua" condenando a muerte al Coronel Muammar El Gadafi y a los suyos– permite visualizar mejor a ese islamismo que está ahí aunque algunos no quieran verlo.

En Jordania, el Gobierno creó una Comisión de Diálogo Nacional el 14 de marzo, invitando a 52 personas para trabajar juntas en aras a diseñar reglas de funcionamiento político para el futuro. El rechazo a participar en ella de los cuatro islamistas del Frente de Acción Islámica invitados pone en evidencia a quienes se dicen actores moderados y constructivos para distinguirse de un islamismo radical que ha dado a luz a terroristas tan siniestros como Abu Mussab Al Zarqawi.

En Marruecos, los islamistas de Justicia y Caridad –ilegales pero tolerados como los Hermanos Musulmanes egipcios–, empiezan poco a poco a hacerse visibles en el proceso de protestas que se iniciara el 20 de febrero, pero lo hacen con prudencia para no provocar una reacción represiva por parte del régimen. La incorporación oportunista de los islamistas legales del Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD) a las movilizaciones más recientes –cuando ya prácticamente todos los actores políticos y sociales habían mostrado su presencia–, y para evitar que Justicia y Caridad les robe protagonismo, les pone en evidencia. Pero en cualquier caso unos y otros dan muestras de entreguismo según argumentan los yihadistas salafistas de Al Qaida del Magreb Islámico: el emir de este grupo llamaba a los manifestantes que acababan de hacer huir al presidente Ben Alí, el 14 de enero, a enviar a sus hijos a entrenarse con Al Qaida para luchar contra judíos, cruzados y sus aliados los servidores de regímenes represivos como el tunecino.

Pero si hay una formación islamista que está pasando dificultades en el contexto actual esa es el AKP de Recep Tayyip Erdogan y de Abdullah Gül, respectivamente primer ministro y presidente de Turquía. El pulso que desde su subida al poder en 2002 han mantenido estos dirigentes con las Fuerzas Armadas y con sectores laicistas y republicanos turcos habrá sido duro, indudablemente. Pero más lo va a ser ahora tener que compaginar su islamismo nunca ocultado –y de hecho están logrando hacer pasar leyes islamizadoras sin descanso– con su papel al frente de un Estado que es miembro de la OTAN y que mantiene aún una relación estrecha con Israel. Erdogan recibió en 2010, en Trípoli, de manos del jefe de Estado libio el Premio Gadafi a los Derechos Humanos, y ahora como miembro de la Alianza está dando pasos para comprometer a su país en un esfuerzo multinacional que quisiera rápido e inocuo pero que sólo es lo que puede ser. Por otro lado, el rebrote del terrorismo en suelo israelí va a reavivar a buen seguro las dificultades vividas en 2010 con motivo del affaire de la llamada "Flotilla de la Libertad" que desde Turquía salió para violar el embargo naval sobre Gaza.

Volviendo al principio de nuestro análisis para terminarlo, la confusión actual podrá servir tanto para dinamizar a los islamistas radicales como, de paso, para obligar a los que se presentan como moderados a mostrar sus cartas. siguen estando ahí, y ambos son un problema.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

La OTAN decide engañarse en Libia
Florentino Portero Libertad Digital 25 Marzo 2011

Tras una tensa semana en la que los aliados han tenido oportunidad de decirse todo lo que piensan unos de otros, una sana terapia que supuestamente ayuda a liberar estrés, el Consejo Atlántico ha logrado llegar a algo que parece un acuerdo, por lo menos en la visión que el gran Groucho Marx tenía de un acuerdo.

En Libia se están desarrollando tres acciones militares independientes:

* Hay un bloqueo naval que trata de llevar a efecto el bloqueo aprobado por el Consejo de Seguridad ¿Se está aplicando por igual a los dos bandos? No lo sé pero me temo que no. En cualquier caso los miembros de la Alianza Atlántica no tuvieron problema para asumir la misión como propia.

* Hay una zona de exclusión aérea desarrollada en el marco de lo dispuesto por el Consejo de Seguridad pero que no cuenta con el apoyo diplomático de todos los aliados. Alemania, por poner un significado ejemplo, se opone por considerarlo un acto de guerra, que lo es, y estar en contra de involucrarse en una guerra civil donde no se sabe quién es peor ni las consecuencias regionales que puede tener. Aún así Alemania estaba dispuesta a dejar hacer si la mayoría de los aliados lo deseaban. Quien no lo estaba era Francia, por el fundado temor a que desde el Consejo Atlántico trataran de controlar el conjunto de acciones aéreas, las propias de una zona de exclusión aérea y las que no lo son.

* Hay una campaña aérea en beneficio de los rebeldes, lo que implica una participación directa en una guerra civil que sólo puede finalizar positivamente si se logra un cambio de régimen. En esta operación han participado, por lo menos, franceses, británicos y norteamericanos. En contra han estado otros muchos, entre los que destacan Alemania y Turquía.

Por razones que no vienen al caso, Estados Unidos deseaba quitarse de encima la responsabilidad de dirigir la operación y endosarla a la OTAN, que para algo está. La bronca ha sido de antología y al final se ha llegado a un acuerdo que hace historia:

* La dirección política de la alianza, ahora rebautizada como grupo de Contacto para Libia, se sitúa fuera de la OTAN con el argumento de que participan estados ajenos a la Organización. La realidad es que ante la oposición interna es mejor sacarlo del Cuartel General en Bruselas.
* La OTAN se hará cargo de las misiones naval y de exclusión aérea, mientras que las acciones de combate contra los rebeldes correrán a cargo de sus protagonistas.

Conclusiones:
* La OTAN acepta comportarse como una agencia de servicios militares al servicio de un Directorio externo y en contra de la posición de muchos de sus miembros.

* La OTAN acepta engañarse a sí misma y al mundo, al comprometerse a establecer una zona de exclusión aérea a sabiendas de que algunos de sus miembros, Francia y el Reino Unido desde luego, lo van a violar en beneficio de una de las partes en la guerra civil.

Las guerras "progresistas"
Francisco RubialesPeriodista Digital 25 Marzo 2011

Las guerras progresistas no son "guerras" sino "operaciones". La palabra "guerra" está prohibida para ellos, a pesar de que la Historia demuestra que el "progresismo" fue, junto con la religiones, el causante de los mayores dramas bélicos y matanzas de la Humanidad. Las guerras progresistas son tan hipócritas que se autoenvuelven en un patético manto humanitario que sólo reconoce víctimas "colaterales".

Algunos se extrañan de que los progresistas vayan a la guerra, pero, si se analiza la Historia, se descubre los progresistas son, junto con los fanáticos religiosos, los tipos más belicosos del género humano. Stalin esgrimía el "progreso" cuando invadió Polonia, cuando masacró a la oficialidad polaca y cuando después ocupó toda la Europa del Este, imponiendo a sus ciudadanos el "progresismo" esclavo comunista. Hasta las ejecuciones de Paracuellos, de las que tanto sabe Santiago Carrillo, se hicieron amparadas en el progreso.

La guerra de Libia es la típica guerra progresista moderna. Lo ha dicho The New York Times cuando hace días publicó «A Very Liberal Intervention». Lo han dicho también el español Pepiño Blanco y la ministra Chacón, la "esperanza blanca" del socialismo español. Ahora no esgrimen la defensa de Occidente, ni ponen el énfasis en la propagación de una democracia en la que creen bastante poco. La justificación es ahora humanitaria y acuden a la guerra para salvar civiles, pero lo hacen matando civiles (efectos colaterales) e imponiendo la libertad con bombas.

La ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, ha defendido que la intervención militar en Libia "no es exactamente una guerra". El grupo PRISA, editor del diario "El País", una especie de "biblia" de la "progresía" española, ha prohibido a sus redactores llamar "Guerra" a la intervención armada en Libia. Estos progresistas demuestran, una vez más, que carecen de ideología y que su único fuerte es la propaganda engañosa.

La realidad es que las guerras progresistas y las conservadoras, las religiosas, las neocom y todas las guerras de la Historia, son parecidas y todas tienen la rapiña y el reparto del botín como fines sustanciales.

La Inquisición quemaba herejes para incautarse de sus bienes y lo mismo hicieron nazis y bolcheviques con opositores, judíos y burgueses. La revolución Cubana, medio siglo después de su triunfo, todavía sigue vendiendo bienes incautados a la burguesía de los tiempos de Batista.

La guerra progresista no necesita de provocaciones, ni de causas que reclamen venganza, como el 11 S o el avance de Al Qaeda. A los progresistas, para tomar las armas, les basta esgrimir la existencia de un pueblo explotado y en peligro de ser masacrado.

Las guerras progresistas tienen su punto débil en las contradicciones profundas que infectan su filosofía. "Esto no es Las Azores", afirma Pepiño Blanco para defender la Guerra de Zapatero, pero olvida que Zapatero siempre negó la guerra como medio para solucionar cualquier tipo de conflicto. También Obama, pontífice del progresismo occidental, está envuelto en un mar de contradicciones y ahora olvida lo que repitió hasta la saciedad en su campaña: "La democracia no puede imponerse a punta de pistola".

Se esfuerzan en demostrar que la guerra de Libia es justa, mientras que la de Irak fue injusta, pero la verdad es que se parecen demasiado: detrás está el petróleo; pretenden derribar a un dictador antes apoyado y protegido por Occidente; no esta nada claro que la mayoría de los ciudadanos rechazaran las dictaduras de Sadam Hussein y de Muamar el Gadafi.

La verdad, una vez despojada de propaganda y engaños miserables, es que tanto Obama como Zapatero han cedido a las presiones de las grandes empresas e intereses que reclaman botines de guerra para expandir las economías y que uno y otro han terminado aceptando la utilización de la fuerza militar para defender la hegemonia y el futuro del Occidente próspero. La defensa de los oprimidos, de la libertad y de la democracia son sólo excusas baratas.

Quien lo dude, que le pregunte a Zapatero donde está su democracia cuando se resiste a abandonar el poder, a pesar de que tiene más rechazo popular en España (80 por ciento, según las encuestas) que el que tiene Gadafi en su país o el que tuvieron el tunecino Ben Alí y el egipcio Hosni Mubarak, antes de ser expulsados ¿Quien defiende a los jóvenes parados españoles, más numerosos que los de cualquier dictadura árabe, de sus malos gobernantes que les están llevando hacia la pobreza y la desesperación? ¿Quién libera a los ciudadanos españoles de la corrupción pública galopante que corroe la nación? La España de Zapatero ha burlado todas las reglas básicas de la democracia, desde la separación de poderes al imperio de una ley que no es igual para todos, y sólo conserva de ese sistema la alternancia en el poder con una derecha que también cree más en la partitocracia que en la verdadera democracia.

Voto en Blanco

PSOE
Ni incompetentes tienen
José Antonio Martínez-Abarca Libertad Digital 25 Marzo 2011

En el PSOE actual no hay nadie que dé el mínimo no ya para gobernar, sino ni siquiera para ser presentado en sociedad. Si unas madres normales se enteraran de que sus hijos están saliendo ("se hablan", que se decía antes) con esos tipos y tipas socialistas de los que se habla ahora para dirigir España, les pondrían un detective privado para saber qué andan perpetrando. Si Rubalcaba puede ser el candidato ideal, el símbolo de lo excelso de ese partido, quiere decirse que en el PSOE es peor lo que ha quedado fuera de la cárcel que lo que metimos hace unos años en la trena de Guadalajara.

Lo más presentable del PSOE o está muerto o ha sido purgado, no nunca ha existido. O es fruto de una engorrosa confusión. Ahora se trata de elegir, si es que finalmente en el PSOE dejan elegir, entre lo pésimo y lo no tan tranquilizador. Suenan, para sustituir al peor presidente de la historia de la democracia parlamentaria mundial, los nombres de una enemiga del país que pretende presidir (la ventaja es que ya no habría relativismo alguno, ni la nación española sería un concepto discutido y discutible, sino destruido y destruible), el de un campanero manchego capaz de ordenar que reescriban el Nuevo Testamento para figurar en él, y un organismo sexagenario superviviente de épocas remotas que se alimenta sólo de aire viciado, roba el aliento de la gente decente cuando ésta duerme y huye de la luz. Qué tres patas para un banco. Si es que antes de las generales no salen un par de ellas más.

Ojalá fuese verdad eso de que cualquiera puede hoy ser presidente de Gobierno. Preferiríamos a cualquiera, que siempre sería infinitamente mejor que lo que hay. Es la diferencia entre los países serios y éste: el mismo cartel electoral donde dicen que va a salir Rubalcaba serviría en esos países serios, poniéndole de frente y de perfil, despeinado y ojeroso, para poner, en las comisarías, el número de identificación de sus antecedentes. En el PSOE nada es nunca lo que dicen. Aseguraban lo de sus "cien años de honradez" pero en realidad, sin duda llevados por la impaciencia, no habían juntado dos temporadas seguidas sin caer del otro lado del Código Penal; Zapatero se presentó a las primarias de su partido diciendo que venía de parte de la London School of Economics cuando en realidad nos venía con un resentido recado del abuelo; y ahora presentarían al parecer como "candidato de la renovación" a un prejubilado que en las ruedas de prensa debe reprimir sus bostezos porque a través de ellos y al fondo se ve un sótano menos recomendable que el del "monstruo de Amstetten".

En lo de la socialista "igualdad por abajo" se suponía que no había por qué descender al agujero de irás y no volverás. ¿Es que han cerrado las agencias andaluzas de promoción del flamenco para que de ellas no surjan ya candidatas y candidatos algo menos espeluznantes que los tres que hoy ilusionan a la masa sociológica de izquierdas? Y quien dice las agencias andaluzas de promoción del flamenco dice cualquier otro de los viveros de talentos socialistas. Como por ejemplo esas asombrosas empresas vinculadas al "chavismo" sureño donde superdotados amigos del Régimen
trabajan a pleno rendimiento y satisfacción, según los datos que figuran en Trabajo y a efectos de cobro, desde la exacta fecha de su nacimiento. ¿No van a ser capaces unos fenómenos así de conducir un país? Sería preferible que en el PSOE se conformasen con sacar a su próximo candidato a gobernarnos de entre su gente más apta: los que no han trabajado nunca mejor que los que se han dedicado a cosas inconfesables, los que no se sabe por qué están ahí antes que aquellos de los que sí se sabe, los que no tienen ningún mérito conocido frente a los que tienen una carrera detrás de la que hubiésemos querido no conocer nada. Al fin y al cabo, se trataba de que no hubiese ninguna diferencia entre la clase política y lo más vulgar de la sociedad que los elegía. Pero en el PSOE se les deben haber acabado los simplemente incompetentes, porque, para presentar lo que sea a las elecciones, ya están removiendo a ver qué encuentran en su pozo ciego.
abarca@libertaddigital.tv

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Manifestación 9A: 'POR LA DERROTA DEL TERRORISMO: ETA FUERA DE LAS ELECCIONES'
www.avt.org 25 Marzo 2011

Las víctimas del terrorismo rechazamos la presencia de ETA en las elecciones del próximo 22 de mayo, bajo cualquier subterfugio o disfraz. ETA no puede concurrir a las urnas ni bajo las siglas de un partido nuevo, ni a través de agrupaciones electorales, ni empotrada en ningún partido legal. No aceptamos ni el plan A de Sortu, ni el plan B de las agrupaciones, ni el plan C de Eusko Alkartasuna y los autodenominados "polos soberanistas".

Las víctimas del terrorismo consideramos ofensiva y grave la complacencia, incluso la euforia y "esperanza", con las que destacados dirigentes de distintos partidos políticos nacionales han saludado la última trampa electoral de ETA. La vuelta de Batasuna a las instituciones sería un paso terrible, en la peor dirección, porque liquidaría la esperanza de derrotar a ETA.

Las víctimas del terrorismo denunciamos el doble discurso de quienes proclaman su firmeza contra el terrorismo, pero no hacen todo lo que pueden y deben para conseguir la derrota efectiva de ETA. Reclamamos menos retórica y más claridad; menos cálculo y más determinación.

Las víctimas del terrorismo consideramos especialmente alarmantes los intentos de endosar en exclusiva a los tribunales de Justicia la responsabilidad de impedir la presencia de ETA en las elecciones. La responsabilidad primera es del Gobierno, porque es el Gobierno quien debe aportar las pruebas necesarias para frenar los planes de ETA. Ahí están los precedentes: cuando ha habido voluntad política, ETA ha fracasado. Cuando esa voluntad ha faltado, ETA ha conseguido eludir la Ley.

Las víctimas del terrorismo rechazamos también, los apaños penitenciarios que tienen por objetivo reducir el tiempo en prisión de los asesinos de ETA. Condenamos la perversa política del "palo y la zanahoria" que hurta a las víctimas, sin contar con ellas y bajo engaño, su principal derecho: la Justicia. No aceptamos que ningún terrorista salga a la calle por la puerta de atrás de Nanclares de Oca y exigimos el cumplimiento íntegro y efectivo de todas las condenas.

Por último, las víctimas del terrorismo consideramos imprescindible una defensa activa de los valores constitucionales y democráticos de la Justicia y la Libertad. La sociedad española no puede aceptar la impunidad política ni penal de los terroristas porque ello supondría renunciar a la consideración de España como un "régimen de derechos y libertades", según la definición del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Dicho Tribunal sentenció que la ilegalización de Batasuna era una "necesidad social imperiosa". Hoy, la necesidad social imperiosa es mantener a Batasuna fuera de la legalidad.

Por todo ello, las víctimas del terrorismo convocamos a los ciudadanos a una manifestación el próximo 9 de abril en Madrid a las 17.00 en la Glorieta de Bilbao contra la vuelta de ETA a las instituciones y contra la salida de los terroristas de la cárcel. El apoyo firme y lúcido de los ciudadanos es la fuerza más importante con la que contamos las víctimas. Gracias a ese apoyo, logramos impedir gravísimos retrocesos en la lucha contra el terrorismo. Con ese apoyo, podemos conseguir ahora la derrota definitiva de ETA. Está en nuestras manos. Juntos, podemos salvaguardar la dignidad de nuestra democracia y conquistar la libertad para todos.

Estas son las asociaciones que se han adherido a la llamada de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) para estar presentes en la Manifestación "POR LA DERROTA DEL TERRORISMO: ETA FUERA DE LAS ELECCIONES" el próximo 9 de abril: Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Asociación Dignidad y Justicia, Fundación Miguel Ángel Blanco, Asociación Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo (AFCSEVT), Asociación Gallega de Víctimas del Terrorismo (AGAVITE), Asociación Riojana de Víctimas del Terrorismo (ARVT), Asociación Murciana de Víctimas del Terrorismo (AMUVITE), Asociación Ayuda a Víctimas del 11-M (AAV11M), Voces Contra el Terrorismo, Fundación Gregorio Ordóñez, Fundación DENAES, Foro de ERMUA, Plataforma La Rosa Blanca, España y Libertad, Asociación Víctimas Contra el Terrorismo de la Región de Murcia, Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE), Foro Liberal, Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Confederación Española de Policía (CEP), Asociación de Ayuda a Víctimas del Terrorismo y Pro Derechos Humanos (AAVTyPDH), Asociación para la Defensa de las Libertades y Derechos Civiles (LyDC), Fundación Unidad +Diversidad, Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Unión Federal de Policía (UFP) , la Unión Suboficiales de la Guardia Civil (USGC),Asociación por la tolerancia y Sindicato Trabajadores Nacional Sindicalista.

Día y hora: 9 de abril de 2011 a las 17:00
Lugar: Glorieta de Bilbao en Madrid

Manifestación 9A
AUTOBUSES PARA ASISTIR A LA MANIFESTACIÓN DEL 9 DE ABRIL
Las víctimas del terrorismo han convocado a toda la ciudadanía española para la Manifestación "Por la derrota del terrorismo: ETA fuera de las elecciones", convocada por la AVT, que tendrá lugar en Madrid el próximo 9 de abril a las 17:00 horas. Para esta convocatoria, la AVT pondrá a disposición de los ciudadanos autobuses procedentes desde todos los rincones de España, de modo que puedan sumarse a las víctimas del terrorismo.
Para contactar e informarte sobre el horario y la salida de los autobuses desde tu zona puedes dirigirte a los teléfonos 968 27 23 90 ó 91 594 07 99
También puedes descargar aquí directamente la documentación necesaria para asistir a la Manifestación del 9 de abril:
http://www.avt.org/manifestacion-9A/Formulario%20MANIFESTACION%20AVT.pdf
Los autobuses para acompañar a las víctimas del terrorismo en la Manifestación del próximo 9 de abril saldrán desde las siguientes ciudades (pendientes de confirmar nuevas localizaciones en función de la demanda):   www.avt.org

ETA lo volverá a intentar
El Editorial La Razón 25 Marzo 2011

La decisión del Tribunal Supremo contra Sortu ha sido una victoria del Estado de Derecho y una derrota significativa de ETA. La Sala 61 asumió la contundencia de las pruebas aportadas por la Guardia Civil y la Policía Nacional para concluir que la nueva marca no era más que un intento de Batasuna para colarse en las elecciones. Las demandas de la Fiscalía y del Abogado del Estado establecían conexiones directas entre Batasuna y Sortu y ponían de manifiesto que su rechazo a la violencia no había sido otra cosa que una argucia para burlar la Ley, aunque no existió condena a ETA ni de su historia ni de sus asesinatos. Sortu siempre fue un instrumento al servicio de la estrategia de la banda.

La primera intentona ha sido frenada, y lo celebramos porque cada trampa de ETA frustrada nos acerca más a su derrota definitiva. Sin embargo, y por desgracia, estamos lejos del escenario final. Ni siquiera está garantizado que un sucedáneo de Batasuna no concurra a las elecciones forales y locales. El veredicto del Supremo es positivo, pero contiene elementos inquietantes.

El hecho de que el fallo no fuera aprobado por unanimidad –a diferencia de las anteriores ocasiones, en que se ha pronunciado sobre la ilegalización de formaciones proetarras– no es baladí. Que saliera adelante por nueve votos contra siete, con tres votos particulares, o lo que es lo mismo, que la Sala se partiera casi en dos, introduce confusión y provoca perplejidad en un asunto con una carga probatoria concluyente.

La fractura de la Sala es además un aviso con vistas a la suerte del recurso de Sortu ante un Tribunal Constitucional con una nítida mayoría progubernamental, el perfil de buena parte de los magistrados del Supremo que se opusieron a las tesis del Gobierno. En principio, la resolución sobre Sortu del Alto Tribunal no se conocerá antes de las elecciones del 22-M si la tramitación es «normal». En caso contrario, habría que pensar en un proceso excepcional fuera de la razón jurídica, que alimentaría conjeturas escandalosas. En el plano político, ciertas interpretaciones del socialismo vasco invitan a la desconfianza.

 A los Eguiguren y Elorza, claramente alineados con Sortu, se suma una corriente, incluso en el Gobierno vasco, que edulcora el discurso de la exigencia y lo sustituye por el de la mano tendida, y que debería ser reprendida por el PSOE. El Gobierno y el PP tienen que mantener la firmeza de este primer envite hasta el final, y ambos están obligados a no equivocarse ante el seguro plan B de ETA que, como adelantó LA RAZÓN, contempla que Batasuna alcance las instituciones a través de las listas de EA.

La reciente reforma de la Ley Electoral otorga herramientas para anular una candidatura «contaminada», por lo que no debería haber problema si existe voluntad. Que ETA se mantenga fuera de las instituciones es una cuestión de justicia que fortalece a la democracia. Quienes cuestionan este principio no sólo dan la espalda a las víctimas, sino que favorecen la estrategia de los terroristas, que pretenden destruir la democracia desde su interior. El Estado de Derecho sólo debe esperar la derrota y disolución de la banda. Es la única garantía de una nueva época.

Sortu y los togados perfileros
Será de desear que, cara al posible recurso al Constitucional, los socialistas no enreden
CARLOS HERRERA ABC 25 Marzo 2011

SORTU sigue ilegalizada y bien ilegalizada. De hecho y en puridad no es que fuera ilegal, es que no se le ha permitido el acceso a la legalidad electoral, con lo que todos los intentos de los abogados del sello Iruín, incluidos flamantes catedráticos sevillanos, se han quedado en eso, en intentos de tomar el pelo a la autoridad y a todos los españoles. Ha considerado la Sala 61 del Supremo que la palabrería estatutaria de los cómplices de ETA no es más que retórica cosmética y que, con esos baúles viejos, no se puede viajar en democracia. El problema estriba en que, por vez primera, la decisión de la Sala no ha sido unánime, lo cual quiere decir varias cosas: una de ellas es que fiscalía y abogacía del Estado podrían haber hecho mejor su trabajo, otra que los abogados de Sortu y su repugnante equipo de asesores han hilado con finura para poder confundir a magistrados de vario pelaje y otra más que esos mismos jueces son fácilmente impresionables por las declaraciones y tonterías que durante estos días han ido soltando por doquier elementos tan significados como el lehendakari López, el ínclito Eguiguren y el ministro Caamaño. En consecuencia, será de desear que, cara al posible recurso al Constitucional, la fiscalía y la abogacía se apliquen y que los socialistas, a ser posible, no enreden, cosa esta última ciertamente difícil habida cuenta la tendencia natural de los de la rosa y el capullo a dormir con su propio enemigo.

La vieja rivalidad entre dos tribunales como el Supremo y el Constitucional y la indisimulada tendencia de éste último a pellizcarle el escroto al primero, hace temer que, en el plazo debido, puedan corregir la decisión de mantener fuera de la ley a estos avatares de ETA. Dependerá, tal vez, de a qué sector del PSOE hace caso Pascual Sala, presidente del máximo tribunal español. Si atiende los ruegos —de parafernalia un tanto amanerada y cursi— de los vasquistas Elorza, López o Eguiguren, el TC es capaz de franquear el paso a esta formación de indeseables no a estas elecciones municipales pero sí a las próximas autonómicas vascas, donde volveríamos a toparnos con el viejo problema del cortoplacismo político español: Sortu restaría votos al PNV y aumentaría las posibilidades electorales de PSE, pero volvería a interrumpir un proceso racional y eficaz de laminado y desgaste del mundo etarra. Desde la primera y absurda amnistía que puso en la calle de la Transición a cientos de asesinos de ETA —a los que hubo que volver a detener porque volvieron a asesinar— hasta cada uno de los gestos absurdos de buena voluntad y papanatismo de la política española, se ha engordado al monstruo por el incomprensible mecanismo de no impedirle la alimentación. Resultaría demasiado cruel que ahora que está a punto del fallecimiento por inanición, algún cretino bienintencionado le acercase un plato bien despachado de cargos públicos, con sus sueldos y sus prebendas.

Desgraciadamente, nos los habremos de encontrar en listas de alquiler que pondrán a su servicio maleantes de la política como los repugnantes majaderos de Ezquer Batúa o Eusco Alkartasuna, lo cual será difícil de evitar. Pero que pudieran hacerlo sujetos a los que todos hemos conocido cuando babeaban con los asesinatos de ETA en una lista que no condena el pasado de la banda ni lamenta siquiera los cerca de mil muertos habidos estos cincuenta años, es un escarnio a la gente decente que el TC debe, a todas luces, impedir. Roguemos, pues, que no se pongan de perfil, tendencia taurina de la que son tan partidarios algunos togados.

Entre la legalidad y la credibilidad
El planteamiento jurídico de Sortu (unos estatutos impecables) era bueno, pero la puesta en escena lo ha estropeado: desde hace dos meses sucedía lo mismo, que en cada episodio se veía demasiado la mano del diseñador
J. M. RUIZ SOROA El Correo 25 Marzo 2011

El Tribunal Supremo se ha pronunciado por mayoría aplastante; y salvo para aquellos que tienen siempre a mano y a su favor una explicación conspirativa de la historia y que hablan ahora de 'decisión política', 'contaminada' o 'ideologizada', lo cierto es que su pronunciamiento era más que previsible después del planteamiento y desarrollo del corto proceso judicial seguido en este caso.

En el fondo, la decisión del litigio dependía sobre todo del enfoque que prevaleciera para describir lo que se discutía, es decir, de la habilidad de las partes para imponerle al tribunal su respectiva forma de 'contar' el problema en juego. Sortu describía la cuestión como una de legalidad estricta: lo que hay que ver es si nuestro proyecto político cumple con los requisitos jurídicos mínimos para ser legalmente admisible, porque si los cumple nos ampara la presunción de constitucionalidad. El Estado la describía, en cambio, como una cuestión de credibilidad: no se trata de la letra del proyecto que presentan, decía, sino de que esas personas no son creíbles cuando lo presentan, nos están intentando engañar (fraude de ley).

La táctica procesal de Sortu ha sido congruente con su enfoque del caso: no queremos vista pública, prueba oral ni alegaciones, porque para resolver este caso basta con el examen de los estatutos presentados y la aplicación de la norma jurídica, venía a decir: los hechos contextuales no son relevantes. Era una táctica muy arriesgada, porque si el tribunal adoptaba el enfoque del Estado y se centraba en la credibilidad de las personas, entonces su propia conducta hablaba en su contra: quien quiere que le crean está deseando tener ocasiones para convencer al público, quien no quiere hablar tiene algo que ocultar.

El abogado del Estado fue especialmente hábil y convincente para llevar la cuestión al terreno de la credibilidad. «Son los mismos de siempre y no han cambiado más que de manera táctica o cosmética». Por varias razones: primero, porque su discurso es tan medido, tan avaro, tan tacaño en su rechazo de la violencia que denota que está calculado. Segundo, porque la evolución e inflexión de la izquierda abertzale que se nos presenta es demasiado perfecta para ser real; no es creíble que un viraje como ese, una inversión del rumbo desde apoyar a la violencia a rechazarla, se efectúe con una unanimidad total, sin disensiones, sin fracciones, sin una palabra de crítica de ETA. Esto es 'unanimidad a la búlgara': 'Res ipsa loquitur', la realidad habla por sí misma.

A partir de este momento, la propuesta procesal de Sortu no podía ya ignorar el flanco de la credibilidad, tenía que taponar las vías de agua que le habían abierto. Por eso terminaba diciendo «fíense de nosotros», consciente de en qué terreno se estaba jugando el partido al final. Pero, según parece, ahí topaba con sus propios límites, puesto que no fue capaz de ampliar su rechazo global a la violencia mediante manifestaciones más contundentes y claras sobre ETA y su pasado. Con lo que caía en la contradicción entre lo que pedía («confíen en nosotros») y las señales que emitía («pero no les doy más pruebas de mi veracidad porque no puedo»).

Tampoco fue buena idea, creo, recurrir a argumentos pragmáticos para apuntalar su sinceridad: «Es mejor para ustedes creernos y legalizarnos, porque así se avanza en la erradicación de la violencia». Dejando de lado que el argumento es reversible, su mismo planteamiento denota falta de sinceridad en el proponente: lo que los jueces querían es ser convencidos personalmente mediante hechos, no que se les dijera lo que les convenía creer. Ya piensan ellos solos.

Una valoración puramente objetiva arrojaría entonces una conclusión provisional: el planteamiento jurídico (unos estatutos impecables) era bueno, pero la puesta en escena lo ha estropeado: desde hace dos meses sucedía lo mismo, que en cada episodio siempre se veía demasiado la mano del diseñador. Cuanto mejor era el argumento, más envarado sonaba.

Ahora queda el recurso al Tribunal Constitucional que, por su propia naturaleza y composición, es más proclive a un enfoque predominantemente legalista de la cuestión implicada. Vale, pero además no le vendría mal a Sortu un poco más de soltura y capacidad para salirse del guión si quiere ganar el partido. El movimiento se demuestra andando, la autonomía personal se demuestra yendo más allá de lo pautado y siendo capaz de improvisar fuera de guión. ¡Atrévanse!

El TC lava más blanco
Editorial www.gaceta.es 25 Marzo 2011

ETA y su entorno han perdido una batalla frente al Estado de derecho, al haber vetado la Sala del 61 del Supremo su inscripción como partido.

ETA y su entorno han perdido una batalla frente al Estado de derecho, al haber vetado la Sala del 61 del Supremo su inscripción como partido. Pero empañan esta derrota la falta de unanimidad de los jueces –con tres votos discrepantes–, algo inusual por parte del Supremo en este tipo de asuntos, y el más que previsible portillo que puede encontrar Sortu en el Constitucional. Con el agravante de que la falta de unanimidad del Supremo puede servir en bandeja al TC el blanqueamiento de los proetarras.

Los corifeos del Gobierno explican las discrepancias de los jueces por la solidez de las alegaciones de Sortu en su condena a la violencia etarra. Sin embargo, los informes de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado –nada sospechosos– dejaban bien claro que Sortu y ETA eran los mismos perros con distintos collares. Lo que sí puede contribuir a explicar la ausencia de unanimidad son las presiones a favor de la legalización ejercidas desde el socialismo. No sólo el previsible Eguiguren sino también el ambiguo Patxi López o un confusísimo Caamaño que primero dijo que Sortu no era ETA para matizar luego sus palabras, demostrando la falta de rigor exigible en un ministro de Justicia.

En cualquier caso, el veto del Supremo no es más que el primer round de una encarnizada batalla. A ETA y sus satélites les queda un segundo asalto en el Tribunal Constitucional, o una “última estación”, –como dice el portavoz peneuvista Erkoreka, tan deudor de la terminología de sacristía–. El nacionalista sabe de lo que habla porque el PNV está presionando al Alto Tribunal para que dé luz verde a la formación proetarra. Y la composición del TC –7 jueces progresistas frente a 4 conservadores– permite augurar lo peor. Máxime con un presidente como el prosocialista Pascual Sala. Si María Emilia Casas dio muestras de sectarismo al frente del Tribunal, su sucesor se lleva la palma, con una carrera que incluye la presidencia del Supremo en los años de hierro del felipismo (1990-1996).

La prueba del nueve va a ser la celeridad con la que el Alto Tribunal resuelva el recurso de Sortu contra la ilegalización. En principio, esos tiempos suelen ser amplios, cuestión de meses, pero si, como sostienen fuentes consultadas por LA GACETA, la decisión se toma antes del 18 de abril, fecha tope de la proclamación de las candidaturas electorales, ya podemos anticipar que los proetarras se habrán salido con la suya. Si el TC corre es porque le interesa dar luz verde a Sortu –no tendría sentido emitir el fallo después de las elecciones–. Lo cual constituiría un escandaloso contrastre respecto a la lentitud de tortuga con la que el Alto Tribunal se tomó el Estatuto de Cataluña. El incierto filtro del TC –sumado a la posibilidad de que los proetarras usen a Eusko Alkartasuna como caballo de Troya– produce la sensación inevitable de que la farsa está pactada.

Durante la etapa Aznar, quedó claro que la fórmula más eficaz para liquidar a ETA era la triple receta: colaboración con Francia, tenaza judicial y desmantelamiento del entramado financiero y político de los asesinos. Las dos primeras han surtido efecto en el descabezamiento y acorralamiento de la banda, pero de poco sirven si no se culmina con la tercera, privando a los gánsteres de coartada política. Poder municipal es dinero. Y eso es lo que intenta desesperadamente la banda mediante su blanqueamiento electoral.

Del Constitucional depende ahora que los proetarras no se salgan con la suya dejando el regusto amargo de la impunidad. Nos tememos lo peor.

Que lo demuestren con hechos
Si estuvieran de verdad contra la violencia de ETA la condenarían en su conjunto, no selectivamente, como hacen
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 25 Marzo 2011

ES fácil imaginar por dónde va a salir la izquierda abertzale y su coro de plañideras ante la sentencia del Tribunal Supremo sobre Sortu: que por haber discrepado tres de los diez y seis magistrados de la Sala, el veredicto no es totalmente legal, cuando las sentencias de los tribunales son como los resultados de los partidos de fútbol: el que mete más goles gana. Y aquí, han sido trece los jueces que han dicho que Sortu no puede ser legalizada, por tres que han dicho que puede. O sea, goleada.

No sólo claro, sino también lógico. No voy a repetir aquí los argumentos de la Fiscalía, corroborados por las Fuerzas de Seguridad y la Abogacía del Estado, de que Sortu es una continuación de Batasuna, como Batasuna era una rama de ETA. Los encontrarán ustedes en las páginas de información, aparte de saltar a la vista. Sin que su proclamado «compromiso contra la violencia, incluida la de ETA», les sirva de coartada, por la sencilla razón de que tanto Eta como el entorno abertzale no se consideran violentos, sino victimas de la violencia del Estado español, contra la que invocan legítima defensa. Algo que realizan en múltiples actividades, empezando por la ayuda a los presos etarras, para ellos las víctimas de esa violencia estatal. Si estuvieran de verdad contra la violencia de ETA la condenarían en su conjunto, no selectivamente, como hacen. Quiero decir que la condenarían en todos los tiempos —pasado, presente y futuro—, en todos sus modos —directa e indirecta— y con todas sus consecuencias, aunque ello les supusiera aceptar la parte de culpa que les corresponde en la tragedia vasca con su tardanza en adoptar la postura que dicen haber tomado. Pues no hay duda de que si ETA ha podido asesinar, herir, robar, extorsionar y secuestrar durante tantos años, ha sido por sentirse respaldada por aquella parte del electorado vasco que no se recataba en mostrar su apoyo a la banda terrorista cuando campeaba a sus anchas y que ahora recoge velas al ver que se encuentra contra la pared.

Son culpas que no han reconocido todavía. Y mientras no lo reconozcan, no pueden pedirnos que confiemos en su palabra, ya que podemos estar, no ante un «compromiso contra la violencia», como aseguran, sino ante un «compromiso para seguir dando oxígeno» a la banda. La mejor forma de convencernos de que van de veras, de que no están poniendo en práctica un fraude de ley —utilizar la ley para violarla— sería que aceptaran la sentencia del Tribunal Supremo sobre ellos, aunque no les guste. Que es lo que hacen los demócratas. Pero ya verán ustedes como no lo hacen. Como se buscan toda clase de triquiñuelas para saltarse esa sentencia. Con ayuda, naturalmente, de cuantos en mayor o menos grado, creen que ETA es parte la solución del problema vasco, cuando es su primer y último problema.

La esquizofrenia lingüística del PSOE
Roberto Blanco Valdés La Voz 25 Marzo 2011

S i cualquiera de ustedes buscase en el reglamento del Congreso la norma que obliga a los diputados a expresarse en castellano se llevaría una sorpresa. ¿Por qué? Porque esa norma no figura en ninguno de sus 207 artículos. La explicación es muy sencilla: desde que en 1982 se aprobó tal reglamento, nadie ha considerado necesario poner por escrito lo que se había dado hasta ahora casi unánimemente por supuesto: que los diputados deberían expresarse en la lengua común de todos ellos.

A esa conclusión conduce la previsión del artículo 3.º de la Constitución -que el castellano es la lengua oficial del Estado-, del que se deduce que ha de serlo también la de sus instituciones; pero a ella lleva sobre todo el sentido común, según el cual sería pintoresco que sus señorías hubieran de entenderse con traducción simultánea pudiendo hacerlo en una lengua que todos hablan con soltura.

De hecho, esa es la gran diferencia entre la situación lingüística de España y la de otros Estados plurilingües, como Bélgica o Suiza: que estos carecen de una lengua común que permita el mutuo entendimiento de sus comunidades. No parece que caminar hacia ese horizonte plagado de problemas sea un avance, sino más bien todo lo contrario: un obvio retroceso.

Que, pese a todo, los nacionalistas lo persigan, resulta coherente con sus postulados ideológicos: sean de CiU, del BNG o, incluso, ¡del PNV! (muchos de cuyos militantes desconocen el euskera), todos parten de que España no será un país normal hasta que funcione lingüísticamente como Bélgica o Suiza.

Lo que resulta, por el contrario, incomprensible, es que a esa reivindicación se haya sumado el Partido Socialista, cuyo oportunismo explica su posición esquizofrénica: apoyar en el Senado lo que rechaza en el Congreso. En el fondo, el oportunismo socialista nace de la ingenua previsión de que los nacionalistas se conformarán con la mano cuando todo el mundo sabe que dársela es la mejor forma de que acaben exigiendo el brazo entero. La posición del PSOE tiene, además, un efecto perverso adicional: que, con una increíble demagogia, convierte en españolistas furibundos a quienes rechazan lo que los propios socialistas (Felipe González, Alfonso Guerra, Solana o Maravall... o Rubalcaba) consideraron siempre un disparate.

Si este artículo lo escribiese, digamos, un vallisoletano o un abulense, podría quizá manipularse para tratar de presentarlo como una diatriba contra las lenguas regionales. Pero, por si hubiera alguna duda, lo escribe un estradense, hijo, nieto y bisnieto por línea paterna de gallegohablantes y gallegohablante él mismo desde niño. No: no escribo contra el gallego, que, al igual que el castellano, es una de mis lenguas, sino contra el entreguismo irresponsable del zapaterismo a las absurdas exigencias de los nacionalistas.

Golpes bajos
¡Vaya con el oasis catalán! ¿De quién se está hablando? Algunos lo intuyen. Pero, lo que se dice saberse, no se sabe. Nadie da nombres. Nadie cita a nadie
miquel porta perales ABC Cataluña 25 Marzo 2011

Nos habían dicho que en Cataluña las cosas eran distintas. Que nosotros no éramos como ellos, que aquí nunca ocurrirían las cosas que allí —lean España— ocurren. Nos engañan. Nosotros somos como ellos y aquí ocurre lo mismo que allí. Precisemos: nuestros políticos son como los demás. Es decir, algunos políticos de aquí se comportan como algunos de allí.

El «asunto del tres por ciento», el «caso Pretoria», el «caso Palau», el «caso Hotel Palau», así como la escasa transparencia en la adjudicación de algunas licencias en el Raval barcelonés, evidencian que el oasis catalán no es precisamente un remanso de paz. Y ahora resulta que en el palmeral catalán florecen también los golpes bajos: un currículo hinchado de la vicepresidenta del Govern —un error de transcripción, dice la señora a la manera del tripartito— que provoca una durísima interpelación parlamentaria, un político de su partido que la defiende acusando a un notario de haber cometido graves irregularidades en el ejercicio de su labor, un político —de profesión notario— que achaca a otro político cosas tan graves como el cobro de comisiones, la venta de enmiendas de leyes a grupos de interés, la concesión de cargos a amantes y ex amantes o la financiación con fondos públicos de su extensa y variada vida sexual. ¡Vaya con el oasis catalán! ¿De quién se está hablando? Algunos lo intuyen.

Pero, lo que se dice saberse, no se sabe. Nadie da nombres. Nadie cita a nadie. Nadie va al Juzgado a denunciar lo que proceda. Nadie quiere exponerse a las consecuencias penales que pudieran desprenderse de sus declaraciones. Pero, el golpe bajo está ahí. El «caso del currículo hinchado», así como las reacciones que ha provocado, muestra que en todas partes —Cataluña incluida— se cuecen las mismas habas. Otro torpedo en la línea de flotación del hecho diferencial catalán. Otro paso en el desprestigio de la política y el político. Mientras tanto, la crisis sigue ahí.

El origen político del sintagma “lengua propia”
Juan Julio Alfaya gallegos-hispanohablantes.blogspot.com 25 Marzo 2011

El sintagma “lengua propia” apareció por vez primera en un texto jurídico de Cataluña en 1933, en el artículo tercero del Estatuto de Régimen Interior de Cataluña, aprobado por el Parlamento de Cataluña el 25 de mayo de 1933, que en su artículo tercero establecía: «La lengua propia de Cataluña es la catalana».

A partir de la creación del Estado de las Autonomías, basado en la Constitución española de 1978, el término aparece en casi todos los estatutos de autonomía de las comunidades bilingües de España.

En Cataluña
En 1979 el catalán es definido como lengua propia de Cataluña en el artículo 3.1 del Estatuto de autonomía de Cataluña de 1979.

En el País Vasco
En el País Vasco, el artículo 6.1 de su Estatuto de Autonomía (Ley Orgánica 3/1979, de 18 de diciembre), define al vascuence como “lengua propia del Pueblo Vasco”: “El euskera, lengua propia del Pueblo Vasco, tendrá como el castellano, carácter de lengua oficial en Euskadi, y todos sus habitantes tienen el derecho a conocer y usar ambas lenguas”.

En Galicia
En 1981 aparece en el artículo 5.1 del Estatuto de autonomía de Galicia y en 1983 en la Ley de Normalización Lingüística. En ambos documentos el gallego es definido como lengua propia de Galicia. Artículo 5.1: “La lengua propia de Galicia es el gallego”.

He aquí un comentario esclarecedor sobre la “lengua propia” de Galicia:
Dicen que el gallego es la lengua propia de Galicia. Pues yo no estoy totalmente de acuerdo, ya que la lengua propia de una persona es la que ella prefiere para expresarse, que suele coincidir con la que se mama, motivo por el cual en Galicia hay gente que prefiere el castellano, mientras que otra prefiere el gallego. Por lo tanto las dos son propias de los gallegos. Otros aluden a motivos históricos, remontándose a un imaginario momento en el que el gallego sería la única lengua de Galicia, en cuyo caso sería la lengua propia en el siglo XIII, pero no en el XXI que es en el que vivimos.

Además, hasta donde yo sé, en Galicia nunca se dio una situación de monolingüismo social galegofalante, porque el gallego siempre compartió espacio con otras lenguas como el latín y el castellano, por ejemplo en la enseñanza se seguía usando el latín aunque el pueblo ya no lo usaba. Y es precisamente en este espacio donde nunca el gallego tuvo implantación, ya que con posterioridad el castellano fue la lengua de la enseñanza.

Desde la Edad Media el gallego compartió espacio con el castellano aunque no era lengua oficial. Por otra parte hay quien alega que es la lengua que se originó aquí, mientras que el castellano se originó fuera. Es este un argumento muy relativo pues el gallego se originó en una determinada zona de Galicia (puede que en el Norte) y se extendió al resto. Por lo que el “resto” (los del Sur) fácilmente podrían alegar que no es de ellos.

El castellano se originó a las afueras de Burgos y La Rioja, por lo que los de Ponferrada fácilmente pueden alegar que no es de ellos porque no se originó allí. Esta teoría se cae por su peso porque en aquel momento ambas zonas pertenecían al mismo reino, ya que Galicia formó parte de los reinos de Asturias, León y Castilla, por lo que se trataría de dos lenguas originadas en el mismo territorio.

Además, por qué nos quedamos en el siglo XIII y no elegimos otro. Si nos remontamos un par de siglos más nos encontraríamos con el gallego-portugués, un idioma puente entre el latín y el gallego que luego, evolucionando, daría lugar al gallego y al portugués, con lo que podríamos decir que el portugués procede de Galicia. ¿Deja el portugués de ser lengua propia de Portugal porque se originó en España? Si nos remontásemos a otro siglo podríamos encontrarnos que en Galicia su lengua propia era el latín. Si hurgamos en la historia con una lupa encontramos de todo, por lo que sobre cualquier cosa y su contraria encontraríamos justificación para las dos.

Lo realmente importante es el concepto “lengua oficial”, ya que el concepto de “lengua propia” es tan hueco como el de “lengua sagrada”. Nuestro ordenamiento jurídico-lingüístico nace de la Constitución del 78, no antes, y entonces decidimos democráticamente qué lenguas serían oficiales y su ámbito. En aquel momento pudimos poner como oficial la lengua que nos diese la gana, ya que nosotros éramos los responsables. Nos queda una interpretación como lengua propia si conceptuamos que la lengua gallega es exclusiva de Galicia, al igual que consideramos la TVG como la televisión propia de Galicia, ya que la TVE lo es de toda España, pero de ninguna forma significa que la TVE no sea de Galicia. De igual manera podríamos considerar la Policía Autonómica como cuerpo policial propio de Galicia, pero sin dejar de considerar a la Guardia Civil como que no es nuestra. Las lenguas oficiales de Galicia son el gallego y el castellano, (que es el concepto importante) y las propias también son el gallego y el castellano. No sé sí estáis de acuerdo conmigo.
Nostrus, 24 febrero 2010
Publicado en el Foro de Galicia Bilingüe y en Xornal.com

En las Islas Baleares
En el caso de las Islas Baleares la situación es más complicada, pues en 1983, el artículo 3 de su Estatuto de Autonomía define al catalán como “lengua propia” de las islas: “La lengua catalana, propia de las Islas Baleares, tendrá, junto con la castellana, el carácter de idioma oficial, y todos tienen el derecho de conocerla y utilizarla”.

¿Por qué digo que la situación es más complicada en las Islas Baleares? Porque puestos a defender “lenguas propias”, el mallorquín (mallorquí), aunque considerado como una variante dialéctica del catalán, es mucho más propio de la isla de Mallorca que el catalán. Lo mismo podríamos decir del menorquín con respecto a Menorca, del ibicenco (eivissenc) con respecto a Ibiza y del formenterense (formenterer) con respecto a Formentera. El menorquín es parecido al mallorquín, pero todavía más al ibicenco, conservando sin embargo numerosos anglicismos como “xoc” (tiza, derivado del inglés “chalk”; en catalán se dice “guix”).

En Navarra
En Navarra, en la Ley Orgánica 13/1982, de 10 de agosto, de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral, dice el artículo 9: “9.1. El castellano es la lengua oficial de Navarra. 9.2. El vascuence tendrá también carácter de lengua oficial en las zonas vascoparlantes de Navarra”. El vascuence, pues, todavía no es definido como “lengua propia”, sino como oficial en las zonas vascoparlantes. Pero el artículo 2.1 de la Ley Foral 18/1986, de 15 de diciembre, del Vascuence es muy interesante, pues no habla de “lengua propia”, en singular, sino de “lenguas propias”, en plural: “2.1. El castellano y el vascuence son lenguas propias de Navarra y, en consecuencia, todos los ciudadanos tienen derecho a conocerlas y a usarlas”. Y es que ése es, a mi modo de ver, el enfoque exacto: el de los hablantes, no el del territorio. Si los navarros hablan el castellano y el vascuence, ambas son lenguas propias de Navarra. Lo mismo se podría decir de las Islas Baleares, Cataluña, Galicia, País Vasco o Valencia.

Desde el punto de vista de los hablantes, lo correcto en una comunidad bilingüe o multilingüe es hablar de “lenguas propias”, pues las lenguas existen porque existen las personas que las hablan. No hay lengua viva sin hablantes. Abstraer la lengua de sus hablantes es un gravísimo error que enturbia y confunde todo el panorama lingüístico de una comunidad o región.

En Asturias
En Asturias, la ley 1/1998, de 23 de marzo, de uso y promoción del bable/asturiano, define a éste como “lengua tradicional” de Asturias, pero no como “lengua propia”.

En Aragón
La Ley de Lenguas de Aragón de 2009 se llama en realidad Ley de uso, protección y promoción de las lenguas propias de Aragón. Tiene de inexacto que los idiomas aragonés y catalán sean “lenguas propias originales e históricas” de la Comunidad Autónoma de Aragón, pues el catalán sólo se habla en La Franja de Poniente (La Franja del Ponent), pero no en todo Aragón. Es más acorde con la realidad el artículo 9.2 de la Ley Foral del Vascuence que determina que “El vascuence tendrá también carácter de lengua oficial en las zonas vascoparlantes de Navarra”. No se amplía aquí el vascuence a toda Navarra simplemente porque no es verdad. Lo mismo se puede decir del catalán con respecto a Aragón: en Aragón existen zonas limítrofes con Cataluña en las que se habla el catalán, pero éste no es una lengua que se hable en todo el territorio aragonés, sino en una determinada zona del mismo. Como siempre ocurre, en las zonas limítrofes existe un intercambio lingüístico cuando a ambos lados se hablan lenguas diferentes.

En Valencia
Todavía más complicado es el caso de Valencia que merece ser tratado aparte.

Sin mazurcas en el Hórreo
Alfonso de la Vega ABC Galicia 25 Marzo 2011

Cuando la crisis y su devastación institucional, social y económica avanzan crece la opinión liberal que considera a los parlamentos regionales redundantes o perjudiciales. Que con su incontinencia de leyes, normas, regulaciones, canonjías, otro sí digo en la España al borde de la quiebra contribuyen más a su ruina que a la recuperación con todo su folclore nostálgico de un arrumbado mundo de fueros, derechos de pernada política, peajes que dificultan la libre circulación de personas, empresas y mercancías, amén de fomentar la ignorancia ombliguista, el fracaso escolar o el caciquismo. Y eso que según se nos dice “gobernar es administrar”.

Esta impresión se ve confirmada cuando se observa a qué dedican el tiempo sus señorías.
Un tal deputado Lobeira Domínguez, Bieito, figura del despotismo sin ilustrar del Bloque -Pelouro en gallego- acaba de chivarse a la seño que el diario ABC es muy malo porque no quiere pasar por el aro de escribir en español con faltas de ortografía. Para el nacionalista resulta que escribir en español a ser posible con corrección y decencia es un insulto a la imaginada patria gallega. La seño, bien porque está un poco “acoxoná” por los modales demostrados en anteriores ocasiones por la banda del señorito Lobeira, o bien por extraños complejos freudianos que le animan a ofrecerse a su secuestrador, parece dispuesta a sacrificar la gramática y cualquier otra virtud privada o pública que haga falta para que no se diga que es menos galleguista de espíritu puro y pensamientos elevados que el acusador o “acusica, la rabia te pica”.

Y mientras ¿qué hacen los bizarros explotadores de la franquicia gallega del PSOE? Pues también se dedican a arreglar el país, como no podía ser menos. Han convertido el Diario del parlamento de la rúa del Hórreo en una especie de la Cárcel de papel de la añorada La Codorniz. Pero sin Pitigrilli o Álvaro de la Iglesia, ni viñetas a colorines que lo harían más ameno y divertido.

Sentido del humor que no falte sobre todo ahora que ya apenas nos va quedando qué comer gracias a los desvelos de sus señorías. Un ejemplo. En el número 433 de 18 de marzo pasado a un deputado que dice llamarse Lage Tuñas, José Manuel, le ha entrado una pertinaz diarrea inquisitorial: 314 de sus 342 páginas están ocupadas por preguntas repetidas relativas a los costes de los coches oficiales de altos cargos y cargas. Un facilón corta y pega informático con especial fijación o manía persecutoria por la consellería de sanidade, la de los genéricos que intenta acotar los despilfarros con dinero público de la Pajín.

El ejemplar de autos continúa con otra pregunta de un trío de próceres y próceras del socialismo acerca de un estacionamiento de autobuses en Portomarín.

De la página 318 a la final, la aburrida prosa oficial navega por el tenebroso y proceloso océano de las contrataciones administrativas en este caso consumos internos de la benemérita institución parlamentaria autonómica gallega.

¿Cuántos euros de deuda soberana española con sus correspondientes intereses a pagar por españolitos que vienen al mundo, no ya con un pan bajo el brazo sino con su parte de deuda en el chupete, nos cuestan los efectos del Diario y las ocurrencias de nuestros deputados y deputadas? Solo Merkel y Botín lo saben.

Begoña Folgar (La Coruña): 'A mi hijo le impiden a gritos utilizar un libro en castellano'
Esta madre gallega denuncia la imposición lingüística y el trato discriminatorio que sufre su hijo de seis años en un centro público
Andrés Ramos www.lavozlibre.com 25 Marzo 2011

Begoña Folgar (La Coruña): 'A mi hijo le impiden a gritos utilizar un libro en castellano' Begoña Folgar (La Coruña): 'A mi hijo le impiden a gritos utilizar un libro en castellano'

Madrid.- Se llama Begoña Folgar y, como ella misma afirma, es “gallega de pura cepa”. Forma parte de la asociación Galicia Bilingüe, que trata de acabar con la “imposición lingüística” que existe en esta comunidad autónoma, y desde hace unos cuantos años lleva luchando para que sus hijos, ahora de seis y doce años, puedan estudiar en castellano.

Este jueves, junto a la presidenta del colectivo, Gloria Lago, Begoña Folgar ha denunciado en una rueda de prensa celebrada en Santiago de Compostela el trato discriminatorio que sufre su hijo pequeño, al que, según asegura, la profesora le impide utilizar su libro de texto de Conocimiento del Medio en castellano y le obliga, “a gritos”, a utilizar fotocopias en gallego.

-. ¿Cuál es el caso que han querido dar a conocer en la rueda de prensa celebrada este jueves?
-. Queríamos denunciar mi caso particular con mi hijo de seis años. Resulta que le están impidiendo utilizar el libro de Conocimiento del Medio en castellano, gritándole y discriminándole. Cada vez que intenta utilizar su libro, la profesora le da una fotocopia del libro en gallego para poder seguir la clase.

-. ¿A qué tipo de colegio asisten sus hijos?
-. A un centro público.

-. ¿A qué cree que se debe lo que está ocurriendo con su hijo?
-. Tal y como ha explicado Gloria Lago (la presidenta de Galicia Bilingüe), el hecho de que no se puedan llevar los libros de texto que uno escoja se debe a intereses editoriales que no obedecen a razones pedagógicas.

-. Desde el punto de vista de la legalidad, ¿cómo está la situación respecto a este asunto?
-. Hay un decreto de plurilingüismo que aprobó el Gobierno actual por el cual los padres pueden escoger en qué idioma queremos que estudien nuestros hijos. El reparto de los idiomas lo ha hecho la Xunta de Galicia y, lamentablemente, no existe esa paz lingüística que el presidente pregona por todos los sitios.

-. Tras la llegada a la Xunta de Galicia de Alberto Núñez Feijóo, ¿nota que se haya producido algún cambio en materia de libertad lingüística?
-. Muy ligeramente. Podemos decir que seguimos sin libertad.

-. Hace dos años nos contaba que los problemas para utilizar libros en castellano los tenía su hijo mayor…
-. Tengo dos hijos y es una cosa absurda lo que me está ocurriendo. Mi hijo de doce años, que está en 6º de Primaria, lleva su libro de Conocimiento del Medio en castellano, pese a que el decreto dice que debe ser en gallego. Ahora, más o menos no está encontrando demasiadas trabas. Sin embargo, el pequeño tiene seis años y es el que no está pudiendo usar su libro en español, porque le gritan y le obligan a trabajar con fotocopias en gallego. Es el único de la clase al que le pasa esto, los demás trabajan con su libro en gallego.

-. ¿Por qué cree que los otros padres no hacen lo mismo?
-. Por desconocimiento puro y duro y por miedo a represalias. Por miedo a que sus hijos sean los diferentes y por falta de solidaridad con el resto de padres

'EL NIÑO VA A CLASE CON TENSIÓN'
-. Su hijo tiene sólo seis años pero… ¿se da ya cuenta de la situación que está viviendo?
-. Tiene esa ingenuidad de los seis años, pero sí que es verdad que padece bastante tensión por este tema. Nuestras conversaciones en casa giran mucho en torno a si la profesora le quitó el libro y, quieras que no, va a la clase con tensión. La semana pasada me contó incluso que había soñado que la profesora le quitaba el libro de las manos. El niño vive esto como una afrenta.

-. ¿El resto de sus compañeros le dicen algo sobre que sea el único en utilizar fotocopias?
-. Son pequeñitos, pero en una ocasión uno de los compañeros le preguntó que por qué trabajaba con fotocopias y no con el libro como los demás y él le contestó que porque la profesora no le dejaba por estar en español. La profesora les vio hablando y le dijo que trabajaba con fotocopias porque su madre no le quería comprar el libro en gallego.

-. ¿Hasta dónde está dispuesta a llevar su lucha?
-. Administrativamente he hecho todo lo que estaba en mis manos. Desde septiembre hasta aquí presenté más de cinco escritos. La dirección del centro me contesta que el niño está obligado a llevar el libro en gallego, igual que la jefa territorial de educación. Incluso he acudido al consejero de Educación, al que fui a buscar a una conferencia y me prometió hacer todo lo que estuviese en su mano. Evidentemente, no lo ha hecho porque aquí estoy. Todo esto estÁ ocurriendo porque la Xunta lo ampara y no corrige esta situación.

Homeschooling
La Xunta persigue a las familias que educan en casa
Laura Mascaró Libertad Digital 25 Marzo 2011

Mientras la Xunta de Galicia se congratula por la aprobación del Anteproyecto de Ley de Apoyo a la Familia y la Convivencia, los homeschoolers temen por la repercusión negativa que ésta pueda tener sobre su ya de por sí delicada situación legal. Cuando se publicó el borrador del Anteproyecto, me reuní (junto con otras madres que educan en casa) con la secretaria general de Bienestar Social, Doña Susana López Abella, quien nos atendió muy amablemente y pareció interesarse sinceramente por el pliego de alegaciones que le presentamos en nombre del colectivo de familias que educan en casa. Al día siguiente, nos reunimos con los portavoces parlamentarios del PP de educación y de servicios sociales quienes, a su vez, se comprometieron a presentar nuestra propuesta como enmienda en caso de que fuera rechazada en la fase de alegaciones.

¿En qué afecta esta ley a los homeschoolers gallegos?

El artículo 52 establece que la falta de escolarización habitual del menor se considera "situación de desamparo". Hasta la fecha, la falta de escolarización había tenido la consideración de "riesgo de desamparo", lo cual implicaba que las autoridades competentes debían investigar si existían otros indicios de desamparo o no. Al eliminar la condición de "riesgo", esta ley da vía libre a los servicios sociales gallegos para que retiren la custodia del menor no escolarizado y asuman su tutela de forma temporal o definitiva. Además, esta ley añade a otras situaciones de desamparo la condición de que "esta situación implique un daño físico o psíquico al menor" pero, quizás por desidia o quizás de forma intencionada, el legislador ha omitido esta condición en el supuesto de la falta de escolarización.

La actual configuración del reparto competencial permite la existencia de profundas desigualdades entre comunidades autónomas y, quizás, obligará a las familias homeschoolers a cambiar su residencia en función de la legislación de cada autonomía. Por un lado, el PP del País Vasco solicitó, en 2008, la comparecencia de los representantes del colectivo homeschooler ante el parlamento autonómico. En Cataluña, por su parte, la nueva ley de educación incluyó, en julio de 2009, la modalidad de educación no presencial de forma "excepcional". Habrá que ver en qué se traduce esta "excepcionalidad" cuando se desarrolle la ley pero, de momento, los residentes en Cataluña tienen la tranquilidad (relativa) de que la ley les ampara. Mientras tanto, también en julio de 2009, la consejería de Educación de Andalucía emitía una circular en la que se equiparan la educación en casa y el absentismo. En diciembre de 2010, el Tribunal Constitucional denegó el derecho de unos padres a educar a sus hijos fuera del sistema de educación presencial. Sin embargo, tanto las fiscalías de menores como los juzgados de instrucción van decretando los archivos de cada uno de los expedientes abiertos a familias que optan por el homeschooling al no encontrar suficientemente probada la existencia del tipo penal de abandono de familia.

La incoherencia y la descoordinación de las administraciones de este país dejan a las familias en una situación de absoluta inseguridad jurídica lo que, a su vez, lleva a que se incoen procesos judiciales dignos de Kafka.



Recortes de Prensa   Página Inicial