AGLI

Recortes de Prensa   Martes 19 Abril 2011

 

En permanente deterioro
Editorial www.gaceta.es 19 Abril 2011

No deberíamos dejarnos hipnotizar por esta tensa calma que estamos viviendo ante las muy ciertas tempestades futuras. España continúa sin acometer las tres reformas imprescindibles que requiere su economía.

Es normal que, inmersos en un proceso de rendición ante la ETA o a un mes de unas elecciones autonómicas y municipales, otros asuntos, en especial cuando no son de acuciante actualidad, pasen a un segundo plano. Así ha sucedido durante los últimos días, por ejemplo, con la crisis económica: dado que no se han producido grandes noticias que supongan un notable empeoramiento con respecto a la depresiva situación de los últimos meses, se ha generado la engañosa imagen de que nos hemos estabilizado, de que hemos tocado un fondo del que poco a poco iremos saliendo.

Sin embargo, no deberíamos dejarnos hipnotizar por esta tensa calma que estamos viviendo ante las muy ciertas tempestades futuras. España continúa sin acometer las tres reformas imprescindibles que requiere su economía –saneamiento de la banca, austeridad del sector público y liberalización del mercado laboral– y ante semejante parálisis los desequilibrios continúan incrementándose. De hecho, aunque casi imperceptibles, durante los últimos días sí hemos asistido a cierta acumulación de malas noticias que afectan a estos tres flancos de nuestra economía que el desgobierno socialista lleva años negándose a atajar.

Para empezar, la morosidad bancaria asciende ya al 6,19%, el nivel más elevado desde 1995. Pero, a diferencia de entonces, hoy la cartera de préstamos de la banca –y por tanto su agujero– es seis veces mayor. El Gobierno lleva demasiado tiempo mareando la perdiz y ocultando, por conveniencia electoral, la factura real de recapitalizar nuestro sistema financiero. Esa incertidumbre, ese retraso en sanear sus cuentas, está impidiendo, por un lado, que los ahorradores extranjeros confíen e inviertan en España y, por otro, que la propia banca se decida de una vez a reconocer sus auténticas pérdidas y a liquidar en pública subasta los miles de pisos que acumula en su balance.

Son esos inmuebles que retienen bancos y sobre todo cajas los que, a su vez, están impidiendo que el reajuste en el sector de la construcción llegue a su fin. Los precios de las viviendas caen con demasiada lentitud (menos de un 5% en el último año), pese a que todos saben que están tremendamente inflados y que todavía hay más de un millón de viviendas sin vender. Un panorama ante el cual ningún promotor puede tener incentivos para construir ni una sola vivienda en España, tal como ilustra que el consumo de cemento siguiera hundiéndose en los tres primeros meses del año.

Si a lo anterior le sumamos que, debido a la renuencia gubernamental a suspender la corporativista regulación de la negociación colectiva, es comprensible que ya nadie dude –ni siquiera el propio Ministerio de Trabajo– de que el número de parados superará en breve los cinco millones. Una tragedia individual y colectiva que no hace más que complicar el objetivo de déficit al que se ha comprometido el Gobierno con Bruselas y los mercados. Si la gente no trabaja no sólo no paga impuestos sino que recibe subsidios de desempleo: menos ingresos y más gastos.

La libertad dignifica y es saludable; la esclavitud envilece y acorta la vida
Francisco Rubiales Periodista Digital 19 Abril 2011

Algunos estudios médicos recientemente publicados sostienen y demuestran con estadísticas que la libertad, al igual que la felicidad, es saludable y que en los países libres y felices existe menor incidencia de cáncer y de otras enfermedades letales y mayor esperanza de vida que en los paises sometidos. Ser libre, además de aportar dignidad, es muy saludable, mientras que la esclavitud envilece y genera enfermedades.

La libertad, descrita por muchos filósofos como el mayor bien del ser humano, junto con la vida, no se consigue por decreto o porque lo diga un político manipulador. La conquista de la libertad requiere un importante esfuerzo diario que comienza con la información. El derecho a informar y a ser informado es uno de los derechos fundamentales del hombre porque la información libre y veraz es la única puerta por la que se penetra en los ámbitos de la libertad. Sin conocer la realidad, el ser humano se convierte en fácil presa de manipuladores y sátrapas y nunca puede ser libre.

Si usted consume prensa libre y crítica con los poderes aprenderá a conocer la realidad en su plenitud podrá tomar decisiones correctas, con conocimiento de causa, y se sentirá una persona autónoma y cargada de dignidad y derechos, además de evitar ser engañado y manipulado. Pero si únicamente consume periodismo sometido, usted será un esclavo en construcción, preparado para ser adormecido, manipulado, engañado y esclavizado. La información adulterada aplasta, limita y fabrica esclavos, mientras que la libre eleva el espíritu y engrandece, abriendo el camino hacia la libertad.

Someterse al "pensamiento único" que se estimula desde el poder y militar en las filas de lo "políticamente correcto" es, además de triste, degradante y ajeno a la dignidad humana, poco saludable porque, además de comprar cada día un trozo de alma de esclavo, usted, probablemente, acortará su vida.

Si hoy, por ejemplo, lee la prensa sometida, creerá que el socialismo español, una vez garantizada la retirada de Zapatero, se recupera y se convierte en alternativa real de un Partido Popular que parecía dirigirse hacia la victoria en las urnas, sin obstáculo alguno. Es la información dominante en una prensa cuyo interés máximo es reactivar el sistema y seguir manteniendo viva esa pugna a muerte entre los dos bandos de España, gracias a la cual ellos venden periódicos y ganan audiencia para sus noticieros de radio y televisión. Sin embargo, si usted lee prensa libre y crítica, como Voto en Blanco, podrá asomarse a otra tesis mucho más real y certera: los problemas de España no se solucionan alimentando el sistema o logrando una alternancia, sino realizando una auténtica revolución que elimine el poder desmesurado de los partidos políticos, la marginación del ciudadano y el exilio de la ética y la decencia. Descubrirá que la prensa sometida quiere que todo siga igual y que los cambios sean cosméticos, mientras que la prensa veraz le dirá que los cambios que se necesitan para crear una sociedad justa y decente son profundos y casi revolucionarios. Con un poco de suerte, también descubrirá que la información que abunda en la prensa sometida tiende a amedrentar al ciudadano y a inyectarle la necesaria dosis de miedo que les impida criticar al poder y cambiar los injustos fundamentos de la sociedad.

Otro ejemplo: si usted lee prensa controlada por el poder, creerá que Rajoy tiene un proyecto para gobernar España, pero si consume prensa libre e independiente sabrá que ese proyecto, si existe, es secreto y que los ciudadanos están siendo estimulados a votar al PP simplemente porque odian al PSOE, cuyo gobierno ha sido deleznable, sin que se les ofrezcan propuestas concretas, ni programas globales, ni ideas motrices.

Y así ocure con toda la actualidad. Cada hecho tiene un doble lectura: la libre y la esclava, la que conviene al poder y la que conviene al ciudadano.

Si la libertad dignifica y, además, es saludable, la esclavitud envilece y, además, acorta la vida.

Un último ejemplo: si usted sólo consume prensa mometida, creerá que vive en una democracia, pero si incursiona en los escasos medios libres que existen comprenderá que la democracia ha muerto en España y que ha sido sustituida, en silencio y a traición, por una oligocracia de partidos, que, sin la menor duda, es el régimen que nos gobierna en la actualidad.

Voto en Blanco

El balance
El germen socialista arraiga en el PP
Manuel Llamas Libertad Digital 19 Abril 2011

La deriva ideológica que está adoptando desde hace ya algún tiempo el Partido Popular en múltiples materias, incluida la económica, constituye una preocupación más que añadir a la difícil situación que atraviesa el país. La cúpula popular, la elite de políticos que aspira a sustituir a los socialistas en el Gobierno, ha ido interiorizando progresivamente clichés e ideas propias de un progresismo trasnochado como resultado de su ansiado viaje al centro político. Y lo peor de todo es que nada apunta a que se trate de una mera estrategia de marketing electoral a fin de atraer hacia sí desengañados votantes del PSOE. No obstante, algunos de sus líderes se encuentran de lo más a gusto y natural militando en un socialismo de facto.

Éste es el caso del vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, votante declarado de Felipe González en sus años de juventud. Cierto es que nadie es perfecto y que todo el mundo puede cometer errores, pero éste no parece ser el caso de González Pons quien, lejos de rectificar, mantiene un ideario netamente izquierdista pese a ocupar un alto cargo en el seno del PP. Así, por ejemplo, lejos de rechazar el famoso Plan E ideado por el Gobierno para impulsar obras públicas del todo inútiles en miles de municipios, Pons no cuestionó la cuantía del fondo, tan sólo su finalidad, al igual que Rajoy. También fue Pons el que criticó duramente al Gobierno por tratar de cerrar el grifo del crédito a los ayuntamientos en 2010 –cosa que al final no hizo, por cierto–, arguyendo que supondría la "miseria" para miles de trabajadores y empresas dependientes del maná público.

El mismo Pons que se declara fan de La Sexta, y el mismo que el pasado viernes cargó contra Telefónica por reducir plantilla y repartir bonus entre sus directivos, al igual que hizo Rubalcaba, Salgado, Valeriano Gómez o el propio Zapatero. En ese mismo discurso arengó a los jóvenes del PP empleando lemas e ideas extraídas de un panfleto anticapitalista, Indignaos, cuyo autor echa en falta el socialismo de la extinta URSS.

Pero Pons no es el único socialista declarado de la familia popular. Gallardón es el ejemplo práctico más plausible. Amante de los impuestos y del gasto público, el actual alcalde de Madrid llegó a disparar un 324% la deuda de la comunidad autónoma durante sus años de presidencia regional. Todo un récord, ni siquiera superado por el tripartito catalán de José Montilla. Su posterior gestión municipal habla por sí sola.

Camps no le anda lejos. La Comunidad Valenciana es la más endeudada del país con respecto a su PIB regional gracias a las certeras políticas económicas de su Gobierno, que en poco o nada tienen que envidiar a la expansión de estímulos fiscales impulsada por el tándem Zapatero-Salgado a nivel estatal.

Así está el PP, ni más ni menos: con responsables de comunicación amantes del socialismo teórico y gestores regionales encargados de poner en práctica tales medidas. Todo ello pone en duda la existencia de una alternativa política real al actual Ejecutivo socialista. No obstante, Pons, Gallardón y Camps, entro otros, son líderes de la máxima confianza de Mariano Rajoy, y éste ya invitó hace tiempo a liberales y conservadores a salirse del PP. Lo está consiguiendo, sin duda.

Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.

PP
Principios contra ETA
GEES Libertad Digital 19 Abril 2011

Más aún que la economía, el aspecto en el que la política del Partido Popular siempre se ha mostrado superior a la del PSOE ha sido la política antiterrorista. Empezando por sus intenciones: a diferencia de los socialistas, que siempre se han dirigido a sus votantes con medias verdades, palabrería hueca y cambios constantes de rumbo y opinión, el PP siempre ha transmitido confianza sobre sus intenciones acerca de la banda. Detención de miembros, encarcelación, endurecimiento de penas, expulsión del espacio público y deslegitimación de sus totalitarios fines han sido la espina dorsal de la lucha antiterrorista de este partido.

Pese a las renuncias en política exterior, regeneración institucional o liberalización económicas que pregona el nefasto "liberalismo simpático" al que tanta influencia se le supone, nadie ha dudado hasta ahora de la firmeza de Rajoy ante ETA, y de la convicción en que en Génova 13 con el terrorismo de ETA no se juega, no se hace electoralismo y no se hace política. Porque se trata, a fin de cuentas, de la lucha en defensa de España y de las libertades de los españoles, lucha encarnada en las víctimas que física o moralmente, han dado la vida por todos. Y que exige una paz con vencedores y vencidos. Principios, vaya.

Por eso resulta comprensible el creciente desconcierto que ante el comportamiento de la dirección del PP crece entre afiliados, simpatizantes y votantes. Las últimas informaciones, que desvelan la connivencia de algunos responsables populares con las maniobras negociadoras del Gobierno con ETA, son de una gravedad extrema e inauditas en el partido. Porque descontando la connivencia ideológica, que es lo que mueve a Zapatero a negociar una y otra vez con ETA –según quedó nítidamente claro en su mitin del domingo en Durango–, la actitud de algunos responsables del PP sólo se explica en clave electoral y partidista, que explica que se esté oyendo en el PP una cosa y la contraria con igual convicción y al mismo tiempo, poniendo una vela a sus militantes y otra a los editorialistas de El País.

Estas actitudes no sólo desconciertan y espantan a su base social por transmitir mensajes contradictorios y medias verdades –justo la reprobable actitud socialista ante sus votantes–, sino que provoca que en los últimos meses el PP esté viendo erosionada su legitimidad como único partido capaz de vencer a ETA, mezclando y equiparando su brillante política antiterrorista entre 1996 y 2004, con los oscuros tratos que Rubalcaba y Zapatero llevan a cabo respecto a ETA.

Bien hizo Rajoy la semana pasada en recordar a los socialistas que a diferencia de ellos el Partido Popular nunca negoció con ETA. Pero haría mejor si recuperase la confianza ciega de sus votantes en la actitud del PP respecto a ETA, desautorizando unas actitudes de connivencia con el Gobierno que al margen de su reprobable aspecto moral afectan a uno de los pilares ideológicos y sociales del PP, el que le da cohesión además: la defensa de España y de los muertos por defenderla.

A ver si al final, por querer ganar unas elecciones, vamos a perder un partido.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Pasado siniestro
J. A. Gundín La Razón 19 Abril 2011

Durante todos estos años, desde que volvió a España disfrazado con el peluquín de demócrata, Santiago Carrillo ha gozado de la benevolencia de la gente, incluidos no pocos conservadores que sobrevaloraron su contribución a la Transición y su papel como domador de un PCE que los niños españoles imaginaban con cuernos y rabo. El Rey le otorgó el beneficio de la reconciliación y, tras él, muchos españoles hicieron lo mismo con el deseo de pasar la página más terrible de nuestra historia.

Nada habría alterado tal estado de cosas si no fuera porque el Gobierno de Zapatero decidió escarbar en las heridas con una Ley de Memoria Histórica irresponsable e inútil. El espíritu que anima a esa ley se puso de manifiesto cuando Carrillo cumplió 90 años, en 2005. En aquella ocasión, el Gobierno le hizo un regalo muy especial: retirar la estatua ecuestre de Franco situada en Nuevos Ministerios a la hora precisa en que se celebraba en un restaurante cercano una cena de agasajo con destacados dirigentes socialistas.

De ese modo, Carrillo pudo asistir como testigo privilegiado al desmontaje nocturno del monumento franquista y cobrarse la venganza póstuma dándole gran lanzada al moro muerto. Entre los que soplaron aquella noche las velas de cumpleaños estaba Garzón, el juez que rechazó investigar a su amigo por la matanza de Paracuellos al interpretar correctamente que la Ley de Amnistía de 1977 impedía volver sobre la brutal masacre de 2.500 inocentes, por más que Carrillo hubiera tenido participación principal.

Paradójicamente, aquella impecable decisión judicial se ha vuelto contra su autor y es la prueba de que prevaricó al querer enjuiciar más tarde otros episodios de la Guerra Civil y del franquismo. Pero, como digo, nadie habría revuelto la basura que acumula la biografía de Carrillo de no ser por los nietos tarambanas del guerracivilismo. Y lo que sale a la luz es una historia siniestra de miserias y asesinatos. No sólo Paracuellos, como afirma el nada sospechoso Paul Preston. Carrillo aún no ha refutado la gravísima acusación del socialista Jorge Semprún según la cual mandó asesinar a varios dirigentes comunistas en pleno estalinismo; y tampoco ha desmentido el testimonio del histórico comunista Enrique Líster, que le imputa otros crímenes atroces de personas de su entorno cercano. Lo único que ha acertado a replicar Carrillo es que en aquellos años de plomo «no podíamos incurrir en angelismos». Este es el «héroe» al que no pocos socialistas desmemoriados le cantan el cumpleaños feliz.

La victoria de Zapatero
La política implica también la defensa de unos valores y de unos principios.
Oscar Elía www.gaceta.es 19 Abril 2011

Un error clásico de la derecha española es considerar que gobernar significa únicamente gestión y buena administración. No es así: la política implica también la defensa de unos valores, de unos principios y de una manera determinada de entender el hombre, el país y el mundo. Pero la tentación de la neutralidad en estos temas siempre ha acompañado al liberalismo. Al progresismo le afecta el vicio contrario: el desinterés por el bienestar material de sus sociedades. La historia de la izquierda durante los dos últimos siglos ha sido la del abandono de la economía por aspectos puramente morales, culturales o ideológicos. Así hemos llegado a la degradada izquierda antimarxista actual. A Zapatero, expresión tragicómica de este socialismo posmoderno, nunca le ha interesado la economía. Ni ha mejorado la vida material de los españoles ni lo ha pretendido.

Tampoco lo ha ocultado: en diversas ocasiones ha manifestado que su interés está en cambiar moral e ideológicamente la sociedad española. Su forma de sentir y de pensar acerca de sí misma, del país y del mundo que nos rodea. Su proyecto consiste en cambiar sus valores y principios, no en enriquecerla. Tras ocho años de zapaterismo, este proyecto goza de buena salud. La educación de los niños, progresista, pertenece menos a los padres y más al Estado. La sanidad ha incorporado prácticas abortistas y eutanásicas, impuestas a los médicos. Las libertades más sencillas de los españoles –comer, fumar, conducir– son reguladas ya por la Administración. Y pequeñas élites izquierdistas –homosexuales, laicistas, ecologistas– han sido reconocidas como representantes de la mayoría natural española.

Las arcas están vacías, pero todo indica que el PP volverá a llenarlas como en 1996, porque en eso se centra su proyecto. Para la izquierda sólo queda esperar que el proyecto progresista reanude en otra legislatura con más vueltas de tuerca. Así que, en estas circunstancias, ¿acaso no puede Zapatero legítimamente cantar victoria?

Así no es de extrañar que la prima de riesgo de nuestra deuda vuelva a dispararse por encima de los 230 puntos básicos con respecto a alemana: un encarecimiento tremendamente inquietante en unos momentos en los que los mercados crediticios parece que van a tener que digerir, de acuerdo con la propia prensa helena, la suspensión de pagos de Grecia. Puede que España no sea ni Grecia ni Portugal, pero la desnortada política de este Gobierno, a base de bloquear las imprescindibles reformas y de permitir que se deteriore la economía, está logrando que nos vayamos pareciendo cada vez más.

Energía y comunidades
Hermenegildo Altozano www.gaceta.es 19 Abril 2011

Algunas regiones han encontrado un filón para nuevos hechos imponibles.

La energía es uno de los sectores industriales más sensibles a las decisiones políticas. Su condición de servicio esencial ha servido de justificación tradicional para que el regulador intervenga en esta actividad con mayor intensidad que en otras actividades esenciales. Esa intervención se pone de manifiesto en una hipertrofia normativa y en una discusión bizantina sobre las competencias del Estado y de las comunidades autónomas. Desde la aprobación de la Ley del Sector Eléctrico (1997) y la Ley del Sector de Hidrocarburos (1998) las modificaciones del marco regulatorio exceden con suficiencia los dos centenares e imponen al regulado la dificultad añadida de que muchas de esas modificaciones se escamotean en normas pensadas para otras finalidades. Si no fuera por algunas iniciativas privadas, determinar cuál es la norma aplicable se convertiría en una labor tan exigente como encontrar un incunable en el archivo de Simancas. Algunas comunidades han encontrado en una interpretación extensiva de sus competencias en materia de energía (principalmente el régimen de las energías renovables) un filón para identificar nuevos hechos imponibles cuya constitucionalidad ofrece bastantes dudas. Como las necesidades de financiación son proporcionales a la ineficiencia de las Administraciones, las periféricas –autonomías y ayuntamientos– han desarrollado un particular instinto depredador sobre cualquier actividad que genere riqueza. Basta con que se despliegue con cierto éxito una actividad productiva para que aparezca un tributo nuevo que las grave, muchas veces con ese pretexto tan rancio e inicuo de pretender una “distribución equitativa de la riqueza”.

Galicia y Cataluña, por citar dos autonomías con Gobiernos de distinto signo, han optado por trocear sus territorios en zonas eólicas y por convocar concursos para adjudicar las instalaciones futuras. De este modo, los promotores deben sujetarse a los criterios de las autoridades autonómicas y no a los principios de la libertad de empresa, que es lo que proclama la Ley del Sector Eléctrico. No importan ni el incidente de Fukushima ni la convulsión en el Magreb ni el alza del precio del petróleo ni la creación de riqueza y empleo. Ni la proyección internacional. Parece que lo que toca es encontrar pretextos para meter las narices tributarias en las libres iniciativas empresariales. Tal vez porque se trata de una fuente de energía que no se agota.

educación
3.000 alumnos vascos podrán sumarse a la enseñanza trilingüe
Hay escuelas de Guipúzcoa que han solicitado participar con hasta 12 aulas de Primaria, e institutos con 7 grupos de ESO
MARTA FDEZ. VALLEJO | BILBAO. El Correo 19 Abril 2011

Medio millar de alumnos participan este curso en el programa de enseñanza trilingüe en escuelas e institutos vascos. En septiembre se podrían sumar hasta 2.800 estudiantes más, de cuarto curso de Primaria y primero de Secundaria. El interés que ha despertado en la escuela pública esta segunda fase del ensayo del trilingüismo y la posibilidad que ha dado Educación de que cada centro presente más de dos aulas por curso ha permitido multiplicar casi por seis el número de escolares que tendrán la oportunidad de estudiar asignaturas en euskera, castellano e inglés.

De hecho, el medio centenar de centros públicos que ha solicitado incorporarse al proyecto de la consejería de Isabel Celaá a partir de septiembre suman 145 grupos de Primaria y Secundaria, frente a los 26 actuales. Hay escuelas como la de Amara Berri, en San Sebastián, que han presentado 12 aulas de Primaria para que participen en la enseñanza trilingüe. Y algunos institutos, como el centro donostiarra Usandizaga-Peñaflorida, superan la media docena de líneas de Secundaria.

El número definitivo de centros públicos que se sumarán el próximo curso a los 16 que trabajan ya este modelo dependerá de la solidez de los programas que diseñen y de los recursos disponibles, por lo que la cifra aún está abierta. Un colegio que incorpora un aula al proyecto recibe 2.000 euros y un 'tercio' de profesor -en número de horas-; si son dos, medio profesor y 3.000 euros. Si dedican más de tres líneas los recursos crecen.

Los responsables de Educación tienen ahora por delante la tarea de estudiar las propuestas de las 30 escuelas de Primaria y 17 institutos de Secundaria que han apostado por el modelo trilingüe. «Lo mismo que se ha exigido unos mínimos a la red concertada se pide también a la pública», comentaron desde el departamento.

El departamento destaca, además, que los centros que han pedido participar componen una muestra «significativa» ya que hay un gran «equilibrio» entre los tres territorios, entre escuelas grandes y pequeñas, y de áreas urbanas y rurales.

La consejera Celaá reiteró ayer que el trilingüismo está «absolutamente aceptado» en la sociedad vasca» y que tiene «el respaldo» de las familias. Aclaró que no se trata de «una opción ideológica». «En este modelo caben todos los diseños de proyectos lingüísticos», dijo.

TE DOY PUBLICIDAD INSTITUCIONAL A CAMBIO DE...
El presidente gallego, Feijóo, se gasta más de un millón de euros en ‘comprar’ noticias
 Minuto Digital 19 Abril 2011

La Junta de Galicia pagó durante 2010 1,3 millones de euros a nueve periódicos locales para que incluyeran noticias favorables a la Administración autonómica.

¿Comprar noticias? ¿Ceder espacio en los medios de comunicación para publireportajes con apariencia de noticias, siempre favorables a las instituciones?

El Gobierno autonómico presidido por el popular Alberto Núñez Feijóo rechazó a principios de noviembre de 2010 regular mediante una ley autonómica la publicidad institucional porque no era “el momento adecuado en vísperas de las municipales”. Ahora se ha sabido que durante el año pasado pagó 1.329.612 euros por difundir informaciones favorables de tres consejerías: Mar, Economía e Industria y Trabajo, y una secretaría general, la de Emigración.

La empresa de comunicación que más fondos recibió de la Junta a través este tipo de convenios fue la Corporación Voz de Galicia, editora de La Voz de Galicia, que ingresó 269.005,28 euros gracias a dos acuerdos firmados con la Consejería del Mar, dirigida por Rosa Quintana, por 149.000 euros, y la de Trabajo, dirigida por Beatriz Mato, por 120.005,28 euros.

La Región, con 257.508,56 euros, le sigue al grupo de La Voz de Galicia. Con Trabajo firmó un convenio por 27.508,56 euros, con Industria otro de 150.000 euros, y un tercero de 80.000 euros con la Secretaría General de Emigración.

También recibió dinero de la Junta de Galicia el grupo Editorial Compostela, editor de El Correo Gallego, que se vende con El Mundo, tras firmar tres acuerdos por 243.000 euros. El Progreso de Lugo se llevó 211.067,36 euros. Faro de Vigo, 152.259 euros. Lérez Ediciones, impresora del Diario de Pontevedra, 70.009,33 euros. La Opinión de A Coruña, 58.274, 92 euros. Y Rías Baixas Comunicación, editora de Atlántico Diario, 50.000 euros; así como la Editorial La Capital, el grupo propietario de El Ideal Gallego, con 17.986 euros.

Estos acuerdos son compatibles con la publicidad institucional que la Junta publica en todos los medios de comunicación y cuya contratación directa se lleva a cabo por otro cauce distinto al del convenio a dedo. Para la publicidad institucional se tiene en cuenta la difusión de cada uno de los periódicos.

Desde la Administración autonómica, según publica El País, se defienden estas subvenciones encubiertas por la finalidad de ‘promover un mayor reconocimiento social de los ámbitos en los que [se] tiene competencias’, por ‘informar y difundir las líneas de actuación que desarrolla esta entidad a favor de los gallegos en el exterior [en el caso de Emigración]‘ y por ‘establecer las líneas de colaboración‘ entre distintas consejerías y los diarios agraciados, para ‘dar a conocer los planes, actuaciones e iniciativas’ de las consejerías.


**********

Terrorismo
Claves para derrotar a ETA
Ignacio Cosidó Libertad Digital 19 Abril 2011

No hay mayor riesgo en este momento para la política antiterrorista que dar por finiquitada a ETA antes de que sea derrotada. Lamentablemente la organización terrorista no parece dispuesta a anunciar su disolución, ni a entregar las armas, ni a poner a sus pistoleros a disposición de la Justicia, ni a pedir perdón a sus víctimas, ni a renegar de su actividad terrorista. Podemos hablar, siempre con prudencia, del debilitamiento de la banda terrorista gracias a la eficaz acción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a la excelente colaboración francesa. Pero la rendición incondicional de la banda no parece un escenario plausible hoy por hoy. Y si ETA no se rinde, no quedan más opciones que derrotarla, deteniendo a todos y cada uno de sus componentes, interceptando todos y cada uno de sus depósitos de armas y acabando con cualquier espacio de impunidad para los terroristas. La alternativa a esa derrota es claudicar ante ella, ofreciéndole un precio político por dejar de matar. Es evidente que solo la primera opción, la derrota de ETA, constituye una forma asumible democrática y moralmente de acabar con el terrorismo, especialmente si queremos salvaguardar la memoria de sus victimas y la dignidad de toda la sociedad.

Para derrotar a ETA nada es más esencial en este momento que impedir a los terroristas volver a las instituciones democráticas del País Vasco o Navarra. Quienes abogan por la rehabilitación política de los terroristas, como el presidente del Partido Socialista en Euskadi, Jesús Eguiguren, defendido por Zapatero, no quieren en realidad la derrota del terrorismo, sino un final pactado de la violencia que de solución a un supuesto conflicto político vasco.

Frente a ellos, nuestra posición debe ser firme: mientras ETA exista, Batasuna ni ninguna de sus formas debe participar en las urnas. En un momento de debilidad criminal de la banda, su exclusión de la democracia resultaría letal para la supervivencia de la organización terrorista. Este lunes la coalición Bildu presenta 300 candidaturas a otros tantos municipios. No vale la postura de ponerse de perfil echando toda la responsabilidad a jueces y fiscales, como hace Rubalcaba. La primera responsabilidad para que el brazo político de ETA quede excluido de las elecciones del 22 de mayo es del Gobierno de España. Si el Gobierno no toma la iniciativa y no aporta las evidencias que demuestren la conexión entre esta plataforma electoral y Batasuna, será imposible lograr que los cómplices de los terroristas no se cuelen en las urnas. Sería un error imperdonable.

La segunda condición es hacer peder a los terroristas cualquier esperanza de poder obtener rédito político alguno por sus crímenes o por el hecho de abandonar su actividad criminal. Cualquier proceso de diálogo o negociación debe estar excluido expresamente de la política antiterrorista. No ceder al chantaje terrorista no es solo una exigencia política y moral de toda democracia, sino el mejor desincentivo para cualquier terrorista presente o futuro.

La última condición es mantener una política penitenciaria que haga a los terroristas pagar por sus crímenes. La política de diferenciar entre terroristas buenos y terroristas malos no sólo tiene un recorrido muy limitado, sino que supone una afrenta insoportable para las victimas del terrorismo. Quienes empuñen una pistola, faciliten unos explosivos o realicen cualquier apoyo a los terroristas, deben tener la certeza de que pagará en prisión duramente por su crimen. Esa certeza es la mejor arma disuasoria de la democracia frente a quiénes pretenden destruirla.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

Eguiguren sigue en Oslo
El pacto de suspensión de la actividad represora es clave para comprender el vergonzoso chivatazo.
Jaime Ignacio del Burgo www.gaceta.es 19 Abril 2011

Reitera Rubalcaba que estamos en el principio del fin de la banda terrorista. O sea, que de un momento a otro veremos a Josu Ternera salir de su madriguera enarbolando bandera blanca. Nos pide un acto de fe en el Gobierno. El problema reside en que su credibilidad está bajo mínimos. Es el mismo que en 1999, para erosionar al PP, dijo aquello de que “el PSOE nunca se sentará a negociar con Josu Ternera”.

Hagamos memoria. En marzo de 2006, ETA decretó un alto el fuego permanente. Tres meses después, en el zaguán del Congreso, el presidente Zapatero leyó una declaración autorizando la apertura de conversaciones con la banda terrorista y la formación de una mesa para negociar, sin límites y sin exclusiones, un nuevo marco político para Euskal Herria.

Pues bien, lo que no dijo el presidente es que a lo largo de 2005, con su expresa autorización, el dirigente socialista vasco Jesús Eguiguren negociaba con Josu Ternera la solución final del conflicto vasco. Ocultó asimismo que en Oslo, a finales de año, se habían pactado todos los detalles, incluso un texto de tres párrafos de gran calado político, que tanto ETA como Zapatero debían insertar en sus respectivos comunicados, como así ocurrió.

En contrapartida al cese de las hostilidades, el Gobierno había pactado con ETA suspender la actividad represora del Estado. Esto es clave para comprender el vergonzoso chivatazo del bar Faisán. Si el 5 de mayo de 2006 se hubieran producido las detenciones del aparato de extorsión de ETA, la negociación habría encallado antes de la declaración del zaguán, que tuvo lugar el 29 de junio. Es verdad que días antes Grande-Marlaska había conseguido su objetivo. Por eso, los comisionados del Gobierno se vieron obligados a jurar a Josu Ternera y compañía que esta vez no habían podido evitar la acción de la justicia, pero que el chivatazo demostraba la voluntad del Gobierno de cumplir lo pactado.

A lo largo de 2006, representantes del PSE, PNV y Batasuna encontraron cobijo en el santuario de Loyola para tratar de alcanzar un amplio consenso político. En el Congreso, Rubalcaba negó la existencia de tal negociación, pero el 31 de octubre hubo fumata blanca, aunque cuando el Gobierno y la dirección del PSOE conocieron lo pactado se echaron atrás, mientras Batasuna, por orden de ETA, endurecía sus condiciones. A Zapatero le temblaron las piernas. El Partido Popular y las víctimas del terrorismo habían logrado movilizar a la ciudadanía. El 31 de diciembre ETA atentó contra la T-4, con dos víctimas mortales.

Ese mismo día, Zapatero anunció el fin de las conversaciones. Este fue otro gran engaño, pues poco después volvieron a las andadas. Permitieron a ANV presentarse a las elecciones y Eguiguren ofreció a Ternera, entre otras cosas, garantizar la unidad territorial de Euskal Herria, mediante la creación de un órgano común permanente que eludiera lo establecido en la disposición transitoria cuarta de la Constitución. Pero no hubo acuerdo. Días después de las elecciones de 2007, ETA anunció la ruptura del alto el fuego. También Rubalcaba negó una y otra vez en el Congreso que Navarra estuviera en la mesa de negociación.

Con tales antecedentes, analicemos los últimos acontecimientos. ETA no ha cometido ningún asesinato desde mediados de 2009. Se cumple así el requisito previo para cualquier proceso negociador como es la ausencia de violencia.

Por otra parte, ETA exige que la negociación política se haga a través de una mesa de “agentes políticos, económicos y sindicales de Euskal Herria”, algo aceptado por el propio Zapatero. No es casualidad que el 25 de septiembre de 2010, EA, Aralar, Alternatiba y Abertzalen Batasuna formalizaran el llamado Acuerdo de Guernica, que aboga por la doble mesa de negociación.

En esta legislatura, los nacionalistas se habían mostrado muy críticos con Zapatero. Pero cambiaron de postura y en diciembre de 2010 Urkullu selló un pacto de apoyo al agónico presidente hasta 2012. ¿Le daba así tiempo de enhebrar un nuevo intento negociador?

El 10 de enero de 2010, ETA decretó un alto el fuego permanente, general y verificable. ¿Fue una decisión unilateral de la banda o en virtud de un nuevo acuerdo con el Gobierno? Lo cierto es que Josu Ternera sigue libre, De Juana Chaos está en paradero desconocido (Venezuela) y no cesan los escandalosos acercamientos y excarcelaciones de presos.

La vuelta a las instituciones de la izquierda abertzale es otra condición sine qua non para un nuevo proceso. El juego de Sortu-Bildu se asemeja a lo que ocurrió con el Partido Comunista de las Tierras Vascas y después con ANV. El Gobierno aparentó una irreductible firmeza para evitar que Batasuna o sus franquicias pudieran presentarse a las elecciones de 2007. Sortu no estará en las de mayo. Pero todo parece indicar que sí estarán Alternatiba y los “independientes abertzales”, escondidos bajo el paraguas de Eusko Alkartasuna. Por otra parte, siete magistrados de la Sala del 61 del Tribunal Supremo proclives al Gobierno se han encargado de allanar el camino para que el Tribunal Constitucional levante la ilegalización de Sortu. Así lo espera Eguiguren.

Con los proetarras en las instituciones, Sortu legalizado y ETA en tregua estaríamos ante un escenario similar al que condujo a la negociación de 2006. Quien conozca la realidad vasca sabe muy bien que la rendición no está en el horizonte de ETA. Por todo ello, da la impresión de que Eguiguren sigue en Oslo. Sería bueno que Zapatero y Rubalcaba explicaran –con verdad– por qué estamos en el principio del fin de ETA.

*Jaime Ignacio del Burgo es ex diputado del PP y abogado.

Bildu…el papel celofán
Sabían que hay una empresa llamada BILDU SL? Pues sí. Está cerca de Ermua y se dedica al envasado y embalaje de material.
Ketty Garat www.gaceta.es 19 Abril 2011

Sabían que hay una empresa llamada BILDU SL? Pues sí. Está cerca de Ermua y se dedica al envasado y embalaje de material. Sí, al envoltorio. Curiosa semejanza con el Bildu político, el envoltorio de Batasuna-ETA. Mañana las juntas electorales harán públicas las 300 candidaturas que presentaron ayer: los nombres blancos. La mal llamada izquierda abertzale, es decir, ETA, retaba ayer al Gobierno a impugnar sus listas “inventándose las pruebas”. Y eso, días después de calificar de “incidente” el tiroteo de ETA contra un gendarme francés, de no condenarlo, de evitar pronunciarse por el último zutabe de ETA… Lógico, ya que el boletín interno de la banda confirma que no es Batasuna la que fuerza los pasos del aparato militar (inaceptable expresión para hablar de unos asesinos), sino que ambos constituyen la misma estrategia de supervivencia que califica de “ensoñación” la derrota policial. Si los pasos fuesen reales, si hubiera una ruptura entre el brazo político y el armado, ¿por qué los abertzales que buscan escaños rinden honores a pistoleros como Sagardui, alias Gatza, tras su salida de prisión? ¿Por qué utilizan las mismas consignas de ETA? Que si gudari, que si la lucha del pueblo y adelante con la pelota… o sea, con el terrorismo.

Claro que no son los únicos que no condenan el tiroteo de los terroristas. Jesús Eguiguren les justificó así: “Tienen que andar y comer”. Lo más lamentable es que estas palabras las suscribe Zapatero al prestarle su apoyo y reconocimiento como un “luchador de la paz”. Les suena, ¿no? Rubalcaba, que permitió a ANV entrar en las instituciones y les dejó quedarse cuando fue ilegalizada, dice ahora que pondrá “dos lupas” sobre las listas electorales para que nadie burle la ley. Pero el envoltorio de ETA es tan transparente como el papel celofán. No hacen falta dos lupas. Ni tan sólo una. La clave está en no mirar para otro lado… pero ya sabemos que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

*Ketty Garat es periodista.

Conflicto
La Torre de Babel del Senado sale cara: 71.700 euros por sólo doce días
Sólo 30 de los 87 senadores de comunidades bilingües han usado idiomas diferentes al castellano
 www.lavozlibre.com 19 Abril 2011

Madrid.- 71.700 euros por doce días. Es el precio que ha pagado el Senado por las traducciones simultáneas. Tres meses después de la irrupción de los pinganillos en la Cámara Alta, el bagaje es el siguiente: sólo 30 parlamentarios de los 87 procedentes de comunidades bilingües han usado este costoso servicio. Ni siquiera llegan a los 34 parlamentarios que impulsaron la medida.

Desde el pasado 18 de enero -día que se estrenó la medida-, se han celebrado seis plenos distribuidos en doce días. El catalán, el euskera, el valenciano y el gallego sólo se han usado durante las mociones, como estipula la normativa. En este tiempo, se han debatido 36 mociones durante unas 27 horas.

El Senado cuenta con un equipo de siete traductores (dos por idioma y uno para el valenciano) que han ido traduciendo lo que algunos senadores pronunciaban en sus lenguas para que el resto lo comprendiera. Según informa 'El Mundo', este servicio ha costado un total de 71.700 euros, es decir, unos 2.000 euros por moción debatida, cuya duración es de aproximadamente 45 minutos.

Entre todos los senadores nacionalistas, han sido los catalanes quienes más han hecho uso del servicio: 21 de los 24 parlamentarios de esta región. Del resto, sólo tres senadores de Baleares (de siete), tres gallegos (de 19), dos vascos (de 19) y un valenciano (de 17) han optado por expresarse en los idiomas cooficiales.

El PP y UPN consideran que la Torre de Babel del Senado es "un despilfarro" y "un ridículo a nivel mundial". Para otros, como el PSC o ERC, supone reconocer la pluralidad lingüística de España.

La lengua viva
Sobre el vascuence
Amando de Miguel Libertad Digital 19 Abril 2011

Digo el vascuence, y no el eusquera o el euskara, porque es un idioma al que concedo una gran dignidad y una gran significación para todos los españoles. Por eso mismo, cuando escribo en castellano, digo el francés o el inglés. El vascuence es un idioma que me fascina, quizá porque sea un supérstite de los idiomas que hablaban nuestros antepasados prerromanos en Iberia y en el Norte de África. "Idioma" quiere decir precisamente lo nuestro. No puede ser casual el parentesco entre "ibero", "Ebro", "beréber" y "bárbaro". Lo que no admito es que se intente desplazar el español o el francés en las tierras donde todavía se habla el vascuence. El francés o el español son lenguas de comunicación internacional; el vascuence no lo es, pero eso no quita para que se deba cultivar sin subvenciones. Mis dos escritores favoritos, Pío Baroja y Miguel de Unamuno, fueron dos vascos que elevaron el castellano a una gran categoría literaria.

Ana Alfageme Gorostiaga me señala que en su familia de origen se perdió naturalmente el vascuence mucho antes de Franco. El abuelo Gorostiaga procede de un pueblo vizcaíno llamado Ereño. Doña Ana se alegra de que se haya conservado la <ñ>, una letra tan española. Mi opinión es que la mejor forma de que se conserve o se renueve el vascuence es no imponerlo políticamente.

Pedro Ugarte me riñe porque mi comentario sobre el vascuence "está lleno de prejuicios". Me precisa que la letra <ñ> se ha eliminado de los nombres comunes en vascuence, si bien se conserva en los nombres propios. Será un prejuicio, pero no entiendo esa discriminación.

Son varios los libertarios que me señalan que la letra <c> no ha desaparecido oficialmente del vascuence. Me alegro de mi error al creer que sí había sido eliminada. Aunque me siglo planteando cómo es que en los "modelos" educativos del País Vasco se dice que son el A, el B y el D. Es decir, no hay modelo C. Misterios.

Vuelve Pere Campos a su discurso insultante, despreciativo. Ahora me echa en cara mi ignorancia respecto al vascuence. La verdad es que no soy ni siquiera euskaldunberri. Mi ácido comunicante no se cree que mi investigación sobre el uso de la lengua vasca en Álava haya sido censurada por razones políticas. No creo mucho en las conspiraciones, pero sí en un clima político dominante que puede llevar a muchas formas de censura. Don Pere o don Pedro entiende que no debemos protestar contra la censura los que estamos a todas horas en los medios de comunicación. Sin embargo, no me verán ustedes salir en TVE o en El País y medios afines. Se ríe don Pere o don Pedro de mi predicción de que el vascuence va a perecer en pocos años. Pero mi vaticinio se basa en que el vascuence se impone desde la esfera oficial. Eso es un error si se quiere que la lengua tenga vitalidad. Por la misma razón me opongo a que el español o castellano sea declarada la lengua oficial de los españoles nada menos que en la Constitución. Las lenguas, como las comidas o las formas de vestir o de divertirse, deben ser opciones personales sin ningún tipo de imposición oficial. A mí me interesan las lenguas como siento curiosidad por las formas de comer o de vestir. Lo que me interesa es la vida cotidiana de mis compatriotas. Por eso mismo ahora escribo novelas. El final de una intervención suele ser lo que verdaderamente quería decir el interviniente. Este es el final del comentario de don Pere o don Pedro: "Y lo más gracioso de todo: que usted provoca envidia en los que le critican". No es cierto que yo diga eso. Lo que sostengo es que el tipo de personas que me insultan, como don Pere, lo que demuestran es envidia. Los que me critican son otro tipo de personas; son las que admiro porque me enseñan.

Debo advertir que esta seccioncilla no me permite ampliar mis opiniones. Bastante tengo con replicar a algunos de los corresponsales. El espacio que me dan (o que me tomado) resulta limitadísimo. Es lógico que así sea. Si desean seguir mis opiniones al ritmo de la actualidad les sugiero que se asomen a mi Facebook o me escuchen y me lean en los medios que acogen gentilmente.
Contacte con Amando de Miguel


******************* Sección "bilingüe" ***********************


Recortes de Prensa   Página Inicial