AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 20 Abril 2011

 

La justicia, el asesino Troitiño y la demagogia
Editorial Estrella Digital 20 Abril 2011

Hace unos días, cuando uno de los más sanguinarios e irredentos asesinos de ETA, Antonio Troitiño, quedaba en libertad nos preguntábamos para qué servía el Tribunal Constitucional que, con su sentencia de “cómputo de pena” había propiciado que, a falta de siete años de condena, se fuera sonriente a su casa de Amorebieta (Vizcaya).

Después de la alarma social generada por la excarcelación del terrorista, la Audiencia Nacional ha revocado la libertad de este sujeto condenado por 22 asesinatos, entre ellos los 11 del atentado de la plaza de la República Argentina de Madrid. El riesgo de fuga ha provocado una decisión de urgencia pues no estaba previsto que la Sala competente de la A.N. se reuniera antes del lunes. Existen muchos análisis que solo los más entendidos en la jurisprudencia constitucional y relativa a la lucha antiterrorista podrán explicar. Pero nadie habría entendido que, sin vulnerar los derechos que a todos nos asisten, hasta los terroristas, se repitiera la historia de De Juana Chaos, su compañero de comando y cómplice de las mismas muertes, viviendo a cuerpo de rey en Irlanda.

Aunque es asunto de juristas, y sería preciso entrar en la letra pequeña que, por la urgencia del análisis, resulta imposible, debemos agradecer que los magistrados de la Audiencia aplicaran el criterio del Supremo de restar las prisiones provisionales de cada una de las condenas del etarra a medida que se fueran cumpliendo. En definitiva, vuelven a hacerse las cuentas que había antes de que el Tribunal Constitucional metiera la pata. El malo volverá a la cárcel hasta enero de 2017 en las próximas horas, porque damos por hecho de que la Policía y Guardia Civil se habrán ocupado de evitar su fuga.

Así todos más tranquilos.
Pero, no obstante, duele mucho que algunos hayan querido hacer política con el terrorismo.

¿Pondremos alguna vez el freno a la demagogia?
Que nos lo digan nuestros políticos. Pero ya, por favor. 

¿Recuerdan el match Solbes-Pizarro?
¿Quién fue el verdadero patriota, el que decía la verdad o el que laocultaba?
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 20 Abril 2011

SI España no es Portugal, como repite machacona, regular e insistentemente el gobierno, ¿por qué la menor duda sobre la solvencia portuguesa dispara los intereses de nuestra deuda y el diferencial de nuestros bonos respecto a los alemanes? Pues porque, contra lo que nos dicen, la desconfianza se cierne sobre ambas y si bien la segunda está ya en el quirófano, nosotros seremos los siguientes a poco que se tuerzan las cosas. O sea, que vuelven a engañarnos y nosotros seguimos dispuestos a ser engañados, y cuando digo nosotros no me refiero sólo a los españoles, sino a los europeos en general, que aceptan el infundio. ¿Por qué? Pues por miedo. España es, en efecto, distinta a Portugal en un aspecto: el tamaño. Su economía es mucho mayor y requeriría cinco, seis veces más dinero para ser rescatada. Un dinero que la CE no tiene, por lo que prefiere no airear el problema, pedirnos que hagamos los deberes y rezar, pues la amenazada es ya ella.

En medio de esta mascarada, sólo Finlandia, como el niño de la fábula, se ha atrevido a decir que el rey va desnudo. Lo malo es que esto no es una fábula, es una realidad. Y lo que piensan esos finlandeses dispuestos a «no seguir pagando la fiesta de los holgazanes del sur», como ha sido su lema electoral, lo piensan cada vez más alemanes, daneses, holandeses y demás centro y noreuropeos. ¿Egoísta? Sí, pero en egoísmos, quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Lo más infame de este negro cuadro es la actitud de nuestro gobierno, intentando echar al PP las culpas de la situación. No es que el PP haya hecho mucho para remediarla, pero al menos viene diciendo que Zapatero se equivocaba. Y que sigue equivocándose. Va a hacer un año que Bruselas le advirtió que tenía que tomar medidas drásticas para enderezar su economía, pero aunque tomó algunas, las estructurales, como la reforma del sistema laboral y financiero, siguen sin hacer e incluso dice que no piensa hacerlas. ¿Va a tener que llamar otra vez Ángela Merkel a Obama, como hizo la madrugada del 9 de mayo de 2010, para que éste llamase a Zapatero y le recordase los deberes a cumplir, en vez de irse a China y andar de mítines electorales?

¿Recuerdan el debate Solbes-Pizarro en vísperas de las pasadas elecciones? ¿Quién fue entonces el verdadero patriota, el que decía la verdad o el que la ocultaba? Si Zapatero y su banda de mariachis, en vez de tomarse a cachondeo lo que Pizarro les decía —que la crisis era de verdad y que no estaban tomando las medidas oportunas— le hubieran hecho caso, estaríamos ya en el camino de la recuperación, como los países serios. Claro que la culpa es también nuestra por reírles la gracia. Una gracia que puede costarnos muy cara. A España y a Europa.

ZP=Ruina: regeneración y gasolineras
Alfonso Merlos El Semanal Digital 20 Abril 2011

Zapatero continúa noqueado y, de paso, noqueando al país.
El español medio no deja de preguntarse "¿cuál será la próxima que nos hará este gobierno?, ¿de qué manera pensará esta semana tocarnos las narices?"

Probablemente sean más de dos y más de tres los lectores de El Semanal Digital que al desplazarse por esas carreteras de España se han fijado en que en sitios bien visibles, llamando la atención del conductor, se pinta la inscripción "ZP=ruina". En spray rojo o negro, frecuentemente adornando los muros de construcciones abandonadas o semiderruidas, en bastantes ocasiones en los aledaños de gasolineras o áreas de descanso.

Quien firma estas líneas ha visto unas cuantas de esas inscripciones en Murcia o Albacete o Alicante o Valencia o Málaga. Son desde luego partes del territorio nacional a las que la onda expansiva del desgobierno socialista ha llegado con gran potencia y ha hecho mucha pupa.

La gente está hasta el flequillo. Y esto no tiene que ver con la ideología, ni con el carné, ni con la militancia, ni con el partido. Tiene que ver con que a la gente, en términos generales, no le gusta ni que le atropellen sus derechos, ni que se le cercenen sus libertades, ni que se le vacíen sus cuentas corrientes y sus libretas. O sea, a la gente no le gusta el zapaterismo llevado hasta sus más extremas y locas consecuencias.

Esto en términos generales, y luego capítulo aparte para ese suelo de siete millones de votantes socialistas que prefieren que esto se pudra antes que ver a la derecha gobernando. ¡Cuánto cainismo, cuanto catetismo y cuánta estupidez! ¡Así nos va!

Pero así no nos puede ir en el futuro. No, porque sepultado el modelo de bienestar del que disfrutábamos hace cuatro días, vamos derechos al suicidio. Y no, porque esto tiene remedio. Y la solución, que no llegará en menos de dos años como pronostica Mariano, pasa por darle la vuelta al calcetín: donde hay Estado poner sociedad, donde hay intervencionismo poner libertad, donde hay prohibicionismo poner iniciativa, donde hay bloqueo poner movimiento, donde hay enfrentamiento poner cohesión, donde hay estancamiento poner oportunidades. Donde hay traición poner lealtad. ¡Ahí es nada!

O sea, esto no va de nombres ni de siglas ni de personalismos. Esto va de cambio de mentalidad, de ideas. Hay que cambiar las malas por las buenas. Y esto no tiene que ver con que llegue un nuevo presidente del gobierno, tiene que ver con que los españoles sepamos renacer como hombres nuevos, más humildes, más laboriosos… y más listos.

Hay quienes desde la filosofía entendieron, como Federico Nietzsche, que la esperanza es el peor de los males porque prolonga el tormento del hombre. Pero como españoles estamos obligados moral y materialmente a alumbrar un tiempo de esperanza, con la certeza de que el tormento que podamos sufrir en ese alumbramiento será infinitamente inferior al que nos ha infligido quien por desgracia todavía duerme hoy en La Moncloa.

www.twitter.com/alfonsomerlos

Claro clarito como el agua clara
Alfredo Casquero El Semanal Digital 20 Abril 2011

Que la decisión del Gobierno de Zapatero con respecto a ETA está tomada de antemano solo sorprende al PP, cuya apuesta por la indefinición política y por la indefinición ideológica es evidente aunque nauseabunda. El mismo hombre, parapetado bajo quilos de cal y arena en la época de las torturas y asesinatos y secuestros del general González, se esconde ahora bajo las telas togadas y los barros predispuestos del servil Pumpido. El mismo a quien los destinos patrios le auguran no pocas jornadas estelares, y rutilantes ruedas de prensa en las que ejerce de Primer Ministro y del Único, es quien fuerza el Estado de Derecho cada vez que el PSOE lo necesita. En todas las etapas de la historia del PSOE ha existido esta singular figura, el "tuerceleyes", ocupado esencialmente en retorcer hasta el paroxismo la ley para beneficiar al partido.

La negociación con ETA, denunciada por Mayor Oreja, continúa. Los pasos dados hasta la fecha son tan claros como el agua clara. O tan turbios como los manejos de Rubalcaba en las cloacas del Estado. Y van encaminados en la misma dirección. Zapatero, el PSOE, Rubalcaba, han de llegar a las elecciones con la baza del engaño: ahora una ETA exánime, o como llegaron a las anteriores con una recuperación económica que no fue tal, o como accedió ZP a su primer Gobierno, subido en el tren de la muerte.

La complicidad de las altas esferas judiciales y de las seis televisiones nacionales a su servicio, y las autonómicas a sus órdenes, el afán de muchos periodistas de ocultar la verdad sobre una negociación que hiere de muerte el Pacto antiterrorista y ofende la dignidad de las víctimas, el silencio igualmente cómplice de la izquierda radical y los nacionalistas allanan el camino para el objetivo final: un final del terrorismo en el que ETA y el Estado se miren cara a cara, en el mismo plano, como si moralmente pudieran estar parejos. Será el fin de la superioridad de la ley sobre el crimen, la renuncia a la reparación moral a las víctimas.

El plan se cumple. Eguiguren abrió la negociación cuando el presidente no era tal. Las palabras, a pesar del bombazo en Barajas, dieron paso a los hechos, como confirman las actas de ETA, para vergüenza, si la tuviera, del mentiroso Rubalcaba. Ahora seguimos jugando a lo de ANV. Se anularán algunas, y pasarán las que a ETA interesa. El viceprimer ministro, Zapatero, pondrá carita de circunstancia, y el presidente, don Alfredo, mostrará ese durísimo rostro para indignarse por la escasa eficacia de los jueces. Todo está consumado.

ETA y el Gobierno del PSOE han hecho las paces.

Las mentiras del Gobierno
Javier Algarra www.gaceta.es 20 Abril 2011

Zapatero humilla a las víctimas del terrorismo y está dejando maltrecho el Estado de derecho.

Homenajes a etarras, terroristas excarcelados, posibilidad de que los criminales se presenten a las elecciones amparados por siglas políticas. La deriva de Zapatero en su obsesión por pasar a la historia como el presidente que acabó con ETA está dejando maltrecho el Estado de derecho y humilladas a las víctimas que, a la postre, somos todos los españoles. Los ciudadanos siguen sin entender cómo los asesinos pueden ver reducidas sus condenas y salir a la calle, como en el caso de Troitiño, con apenas 13 meses de cárcel por cada una de las muertes.

De poco sirve que la banda haya demostrado que Mayor Oreja siempre tuvo razón, que sus treguas no son más que trampas, y que los periodos de cese de actividades son sólo etapas de avituallamiento en su objetivo de sembrar terror y muerte.

Resulta miserable que un Gobierno se guíe únicamente por sus intereses de partido para rendirse ante una banda terrorista que, en los últimos años, se ha visto seriamente golpeada por la brillante acción de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Aunque en ocasiones algún chivatazo político haya puesto en cuestión la honorabilidad de nuestros agentes. Los españoles nos merecemos un Gobierno que no nos mienta, y las últimas revelaciones del caso Faisán, las actas de ETA y las concesiones a los criminales, en un proceso de negociación mil veces negado que ahora se confirma como cierto, son evidencias de las falsedades que hemos tenido que escuchar.

El engaño es la peor herramienta que los dirigentes pueden emplear. Como dijo Nietzsche, lo preocupante no es la mentira en sí, sino la constatación de que ya no podremos creer a quien la utiliza. En el caso del Gobierno socialista, la única duda es saber en cuántos otros asuntos nos ha engañado y cuántas veces más está dispuesto a hacerlo. Debemos llevar cuidado: Zapatero y los suyos no son de fiar.

La 'superioridad moral' de la izquierda
Lo peor es que el buenismo suicida del centroderecha ha aceptado ese cuento.
Juan Van-Halen www.gaceta.es 20 Abril 2011

Siempre me ha pasmado la supuesta superioridad moral de la izquierda que se perdona a sí misma las mayores desviaciones e inmoralidades en la convicción de que sus acciones conducen inexorablemente al bien común, a la felicidad del pueblo. El fin justifica los medios.

La izquierda española ha escrito su historia desde esa cacareada superioridad moral que le lleva a creer que posee como una condición especial para que naturalmente deba gobernar. Y si no gobierna es como si se viviese un paréntesis de anormalidad. El socialismo ha estado y está en vanguardia de esa falacia. Cuando no se cumple retuerce la democracia y trata de conseguir –o de mantener– el Gobierno “sea como sea”. Las pruebas son numerosas.

Socialistas, comunistas, anarquistas y sindicalistas prepararon y ejecutaron la revolución de Asturias en octubre de 1934 contra el Gobierno legítimo de la República sencillamente porque en las elecciones del 19 de noviembre de 1933 habían ganado las fuerzas de centroderecha por más de dos millones de votos. Los desmanes duraron dos semanas y se produjeron dos mil muertos. En Cataluña el ahora reivindicado Lluís Companys proclamó el Estado catalán. El Gobierno suprimió la Generalitat.

Indalecio Prieto había organizado la llegada a la playa asturiana de Aguilar de un alijo de 18 toneladas de armas y municiones en el barco Turquesa. El ex ministro socialista ofreció pistolas y ametralladoras a Companys pero no llegaron a un acuerdo en el precio. El 1 de mayo de 1942, Prieto declaró en el Círculo Pablo Iglesias de México: “Me declaro culpable ante mi conciencia, ante el Partido Socialista y ante España entera, de mi participación en el movimiento revolucionario de octubre de 1934. Lo declaro como culpa, como pecado, no como gloria”.

El pretexto para la revolución de octubre fue que la izquierda, y singularmente los socialistas, amenazaron con movilizarse violentamente si entraban en el Gobierno ministros de la CEDA, que había ganado las elecciones. La amenaza de la izquierda convirtió a Lerroux en presidente del Gobierno desplazando al jefe de la fuerza más votada, que era Gil Robles. Pocos días después de entrar, al fin, en el Gobierno tres ministros cedistas estalló la anunciada revolución.

Salvador de Madariaga, ministro y embajador republicano, escribe en su obra España: “El alzamiento de 1934 es imperdonable. La decisión presidencial de llamar al poder a la CEDA era inatacable, inevitable y hasta debida desde hacía tiempo […]. Con la rebelión de octubre de 1934 la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936”.

La prensa de izquierdas había calentado el ambiente. Renovación, de las Juventudes Socialistas, escribe el 16 de septiembre: “También los obreros saben manejar las ametralladoras. Los obreros no esperan nada de las Cortes, de los republicanos. Lo esperan todo de la revolución social, del Partido Socialista”. El Socialista publicaba el 25 de septiembre: “Renuncie todo el mundo a la revolución pacífica, que es una utopía; bendita la guerra”. Y anuncia el 27 de septiembre: “[...] Atención al disco rojo. El mes que viene podría ser nuestro octubre (…). Tenemos nuestro Ejército a la espera de ser movilizado”. Y aún escribía el día 30: “[...] Nuestras relaciones con la República no pueden tener más que un significado: el de superarla y poseerla”.

Indalecio Prieto, con fama de moderado, anunció en el mitin del Cine Pardiñas el 4 de febrero de 1934 que “todos los órganos de la Administración habrán de ser intervenidos por comisarios del pueblo” e hizo un llamamiento para que “el proletariado se haga cargo del poder”.

Azaña, tan jaleado hoy, había escrito: “Nos encontramos padeciendo […] una política que ostenta un título falso, porque procede de una mixtificación electoral del año 1933”, refiriéndose a las elecciones que había ganado con holgura el centroderecha.

La izquierda cree en su superioridad moral, de modo que para ella vale todo. Al centroderecha se le discute su lugar bajo el sol. En esa línea histórica no debe extrañar la amnesia sobre la utilización del terrorismo por la izquierda en las vísperas electorales de 2004. O que el regalo no probado de unos trajes sea más atronador que los probadísimos ERE de Andalucía o los 10 millones de dinero público destinados a la empresa de la hija del ex presidente andaluz. O que se negase en su día el GAL y se niegue ahora el vergonzoso caso Faisán.

O que las actas internas de ETA sean creíbles cuando se trata de amparar una negociación y se consideren bazofia cuando desenmascaran al Gobierno socialista. O que se midan los daños colaterales de las guerras según las promuevan o no Gobiernos socialistas.

La izquierda cree que tiene una especie de derecho divino (o laico) a gobernar haga lo que haga. Y lo peor es que no pocas veces un buenismo suicida del centroderecha ha aceptado ese cuento o se ha resignado.

*Juan Van-Halen es académico correspondiente de la Historia y senador.

Nacionalismo
Cataluña es España
Pío Moa Libertad Digital 20 Abril 2011

El nacionalismo catalán (como el vasco), no es propiamente catalanista, sino antiespañol. Cataluña nunca ha sido una nación en el sentido propio de una comunidad cultural con un Estado, y no lo ha sido porque no ha querido serlo. Sólo a finales del siglo XIX apareció un nacionalismo que no podía basarse en la historia y que, por tanto, la inventó, tratando de crear mitos sugestivos basados en una mezcla de narcisismo y de victimismo. El narcisimo de ser "una raza superior" al resto de los españoles (ver el libro de Paco Caja), más "europea", más "culta" y más rica, y el victimismo de considerarse oprimidos, fuera por Castilla o por el "Estado español", como decidieron llamar a la nación española existente realmente desde Leovigildo y de la que siempre se habían sentido parte la inmensa mayoría de los catalanes.

Desde el primer momento, la táctica nacionalista, en Cataluña y en Vascongadas, consistió en provocar resentimientos y una literatura de odio y desprecio a España de la que he dado algunas muestras en Una historia chocante, pero que merecería por sí sola un buen estudio. El objetivo era doble: proclamarse los representantes genuinos de Cataluña y provocar, por reacción, un sentimiento de aversión en el resto de España, que, en círculo vicioso, empujara a muchos catalanes a identificarse con el nacionalismo. Hay que decir que en ello han tenido bastante éxito, debido a la ausencia de pensamiento político sobre el asunto en el resto de España, una carencia que, con pocas excepciones, pervive. Así, ha sido y sigue siendo muy frecuente en la prensa general referirse a los nacionalistas como "los catalanes" o aceptarlos como la auténtica encarnación de "Cataluña". La torpeza, como en relación con el PNV, ha sido increíble, y adquirió nuevas cotas en la Transición gracias a Suárez y a sectores de la UCD especialmente ineptos e ignorantes de la historia, que propiciaban esos nacionalismos con la creencia de que ellos eran propiamente la derecha en esas regiones (o que, con la misma naturalidad y en compañía del PSOE, proclamaban al orate Blas Infante "padre de la patria andaluza"). No debe olvidarse que fue sobre todo en Madrid donde los desmanes separatistas encontraron respaldo cuando Jiménez Losantos, Amando de Miguel y otros denunciaron los denunciaron.

La identificación de los nacionalistas y su demagogia con los catalanes en general está llevando a algunas personas en el resto de España a aceptar la secesión, e incluso animarla, pretendiendo que desde la Transición los males del país y los ataques a la libertad vienen inspirados por los Gobiernos autonómicos catalanes. Tal posición me parece irresponsable. Los males de Cataluña son los del conjunto del país, y no habrían llegado a tanto sin la colaboración o inhibición de los partidos "madrileños". En La Transiciónde cristal he explicado la generación de tales actitudes y no estaría de más un debate de cierta altura al respecto.


El pantano del PSC
José Domingo http://www.vozbcn.com  20 Abril 2011

El discurso de la diputada social-catalanista, Montserrat Tura (PSC), en el reciente debate de la proposición de ley sobre la independencia en el Parlamento autonómico de Cataluña ha pasado desapercibido y, vista la carga de profundidad que contenía, merecía más atención. Tras la decepción que ha supuesto la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía, el PSC considera que la Constitución no se ajusta a sus aspiraciones y defiende su reforma.

Vista la situación económica del país, no parece que el PSOE cuente con cuerpo suficiente para retomar el ciclópeo tema de la reforma constitucional. La revisión de la Constitución se aparcó en febrero de 2006 tras conocerse el dictamen que elaboró, por encargo del Gobierno, el Consejo de Estado. Este dictamen apuntaba en la dirección contraría a la pretendida por el socialismo catalán, abogaba por el reforzamiento de los principios de solidaridad e igualdad y de los mecanismos de cooperación y colaboración entre el Gobierno y las CCAA y de éstas entre sí.

El intento del Estatuto de Autonomía de reformar la Constitución por la puerta trasera se ha cerrado con un planchazo del Tribunal Constitucional del que todavía se resienten las narices nacionalistas. El juego de las mayorías parlamentarias y el fracaso del atajo inconstitucional diseñado entre los grupos catalanistas y el Gobierno, en manos de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), sólo permite la reforma de la estructura autonómica mediante la connivencia entre los dos grandes partidos españoles. El PSC se opone a ello, y su actual presidente en el Parlamento autonómico, Joaquim Nadal, ha advertido de que la reconsideración del proceso autonómico no se puede hacer mediante un acuerdo entre el PSOE y el PP.

Nuevamente, el papel del PSC en el auca catalana es el de envenenar el terreno mediante la confusión. En las últimas elecciones autonómicas los socialistas se presentaron como el dique para detener la independencia y ahora algunos de sus miembros, Toni Comín y Joan Ignasi Elena, retornan a un discurso indefinido que alberga la alianza de su peculiar forma federalista con los independentistas. Las grietas que contribuyen a abrir son tan grandes que pueden llegar a reventar el pantano constitucional.

Es el momento de lo contrario. España precisa de una estabilidad institucional que sólo es posible a través del acuerdo de los dos grandes partidos nacionales sobre el diseño autonómico. La existencia de un fuerte sentimiento nacionalista en Cataluña y el País Vasco y, en menor medida, en Galicia y las Islas Canarias, es innegable pero la estructura del Estado no debe depender prioritariamente de la voluntad de los grupos separatistas, sino de aquellos que defienden la viabilidad de la Nación española.

Por ello, el nuevo marco estatutario que ha quedado definido a raíz de las recientes sentencias del Tribunal Constitucional debe replantearse retomando el espíritu de los acuerdos autonómicos de 1981 entre el PSOE y la UCD o de 1992 entre el PSOE y el PP. Por cierto, este último dio lugar a la Ley Orgánica 9/1992 que en su exposición de motivos declara que el desarrollo de la estructura territorial del Estado se concibe ‘como una cuestión que afecta a su esencia misma y que, por tanto, debía ser objeto de un consenso fundamental entre las diversas fuerzas políticas que expresan el pluralismo político en nuestras Cortes Generales‘.

La aprobación del Estatuto de Autonomía de Cataluña ha sido desestabilizadora porque rompió, por primera vez, la dinámica del consenso fundamental entre las dos grandes formaciones nacionales en materia autonómica. Es imprescindible recuperarla.

José Domingo es presidente de Impulso Ciudadano

La normalización lingüística y el Ayuntamiento de Ibiza
http://gallegos-hispanohablantes.blogspot.com Juan Julio Alfaya 20 Abril 2011

En vista del hecho de que no está prohibido el uso de castellano y para crear un sentimiento de comunidad entre los ciudadanos, sería aconsejable publicar los anuncios en ambas lenguas. [...] Me parece que la administración de Vila no obedece parte de la ley de normalización lingüística ya que no pone a la disposición de los visitantes de la oficina de atención al ciudadano todos los impresos en castellano, sólo en catalán.

Wolfgang Kremer | Ibiza
Martes, 19 de abril de 2011

Con mi comprensión y respeto para el patrimonio de nuestras islas creo que entiendo bien las intenciones de los padres de esta ley del año 1986. No se puede criticar a nadie en este sentido. Sin embargo, estoy dudando sobre la aplicación rigurosa de la ley por las autoridades. En general, la ley no prohíbe el uso de la lengua castellana y ordena el uso de ambas lenguas.

Me refiero únicamente al Ayuntamiento de Vila. Con una población de más del 30 por ciento no catalano-parlantes, el uso del catalán como única lengua en los anuncios y actos municipales no sirve para una administración eficiente. Aparte de los anuncios recientes del censo electoral y, una vez al año, el anuncio del cobro de los impuestos, los castellano-parlantes están excluidos de importantes informaciones del Ayuntamiento regularmente publicadas en los diarios.

En vista del hecho de que no está prohibido el uso de castellano y para crear un sentimiento de comunidad entre los ciudadanos, sería aconsejable publicar los anuncios en ambas lenguas. En vísperas de la temporada turística, con muchos turistas llegando con sus mapas de la ciudad escritos en castellano, tenemos que tener en cuenta que van a encontrar dificultades para localizar los sitios que buscan.

Bien, según la ley, los nombres de las calles deben estar escritos en catalán pero la ley no reclama la sustitución de los letreros castellanos por los letreros catalanes. ¿Por qué no hay ambos y facilitar la vida a nuestros visitantes? Además debo repetir mi crítica realizada ante la señora alcaldesa durante la reciente reunión de nuestra asociación de vecinos.

Me parece que la administración de Vila no obedece parte de la ley de normalización lingüística ya que no pone a la disposición de los visitantes de la oficina de atención al ciudadano todos los impresos en castellano, sólo en catalán.

Buscando una ordenanza general en la web del Ayuntamiento he encontrado 17 ordenanzas generales con todos los títulos de la agrupación escritos en catalán y en castellano. Pero en nueve de ellas, sólo los títulos de las mismas están en castellano y en catalán. El texto en sí, sólo en catalán. ¿Cumplen los requisitos legales estas nueve ordenanzas? Creo que al menos son dudosas.

Se puede vivir con esta ley de normalización lingüística si ésta es una normalización de verdad, pero no una discriminación encubierta de la lengua castellana. La ley marca las directivas básicas. Exceder estas mínimas directrices para el bienestar de todos los ciudadanos debe ser posible por circunstancias sociolingüísticas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Estado de Derecho contra ETA
Editoriales ABC 20 Abril 2011

ETA, con distintos disfraces, ha logrado casi siempre acudir a las urnas. Y ya va siendo hora de poner fin a esta burda maniobra

SI aceptamos que la lógica de las cosas puede ser distinta de la lógica jurídica, Bildu —la unión electoral de EA, Alternatiba (escindidos de IU) y «abertzales independientes» (Batasuna con apariencia de legalidad)— obligará a la Sala 61 del Supremo a una ardua labor para detectar entre las trescientas listas que concurrirán a las elecciones del 22-M a los candidatos proetarras. Ahora bien, Bildu es fruto del «Acuerdo estratégico entre fuerzas políticas independentistas», firmado, entre otros, por Rufino Echevarría, miembro de Batasuna, que es una formación ilegalizada por formar parte de ETA. Lo que se ha producido no es más que la aplicación del plan B etarra, una vez frustrado el plan A de Sortu, tumbado por el Supremo en una ajustada votación indiciaria del papel que la izquierda judicial está desempeñando en este ceremonial de la confusión. Pendiente el recurso de Sortu ante el Constitucional, Batasuna/ETA ya tiene en marcha una segunda vía, con la colaboración de EA, que ha prestado su vientre de alquiler a «independientes» de la denominada «izquierda abertzale», nomenclatura que trata de ocultar lo obvio: que los «independientes» de la «izquierda abertzale» tienen una dependencia total de Batasuna, que es la que maneja los hilos de la estrategia para buscarle las vueltas al Estado de Derecho. Frente a esta burda maniobra, la Fiscalía y la Abogacía del Estado han preferido impugnar las listas de Bildu que consideren fraudulentas, en función de los datos recabados por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, en lugar de impugnar a la neonata Bildu como coalición electoral.

Argumentos favorables a la segunda opción no faltan, ni pruebas que certifiquen que Batasuna es la madre nutricia de «abertzales independientes», por lo que habrá que convenir que por mucho que Fiscalía y Abogacía del Estado se dispongan a emprender una ardua labor de búsqueda de listas contaminadas, el tiempo juega a favor de ETA, por lo que sería deseable que la Fiscalía impugnara la totalidad de las listas, sin diferenciar unas de otras. Entre el 29 y el 30 de abril, la Sala Especial del 61 del Tribunal Supremo deberá resolver las impugnaciones y Bildu podrá recurrir la decisión del TS ante el Constitucional, que, a su vez, tiene como fecha límite para resolver el próximo 20 de mayo, a 48 horas de las elecciones. Da la sensación de que los resortes del Estado de Derecho se mueven a veces con desesperante parsimonia mientras ETA/Batasuna avanza rápidamente hacia su objetivo de estar presente en las elecciones. De una u otra manera, ETA, con distintos disfraces, ha logrado casi siempre acudir a las urnas. Y ya va siendo hora de poner fin a esta burda maniobra. No es una cuestión baladí, porque la democracia no puede ser sorteada por una banda terrorista.

¿Repetir con Bildu lo que se hizo con ANV?
EDITORIAL Libertad Digital 20 Abril 2011

De confirmarse la noticia de que el Gobierno no instará, a través de la Fiscalía General del Estado, la ilegalización de Bildu, sino que se limitará a la impugnación de algunas listas de esta coalición que considere contaminadas por Batasuna, asistiremos al mismo proceso fraudulento mediante el cual los proetarras lograron burlar con ANV la Ley de Partidos hace ahora cuatro años.

Recordemos que, siguiendo un guión previamente pactado por la dirección de ETA y los representantes del Gobierno durante la tregua terrorista de la primera legislatura de Zapatero, el fiscal general del Estado, en un primer momento, simuló firmeza en la salvaguarda de la Ley de Partidos instando la ilegalización de una formación que apenas disimulaba su pretensión de ser la continuadora de la ilegalizada Batasuna: Abertzale Sozialisten Batasuna. Esto mismo ha hecho ahora el mismo Fiscal General del Estado instando ante el Supremo la ilegalización del burdo señuelo (o plan A) que ha constituido Sortu.

Paralelamente, sin embargo, se supo que ETA/Batasuna tenía un plan B para colarse en las instituciones mediante una formación entonces legal como era la durmiente formación de ANV. Sin embargo, la Fiscalía General del Estado, tal y como se habían comprometido los emisarios del Gobierno ante la propia dirección de ETA, se negó a instar la ilegalización de ANV en su conjunto, y se limitó a impugnar solamente aquellas listas de este partido en las que figuraban las personas más conocidas del entorno etarra. La sentencia del Tribunal Supremo aprobó las impugnaciones de esas listas, no sin antes incluir un "obiter dicta" o consideración complementaria a la misma, que abierta y duramente reprochaba al Gobierno y a la Fiscalía que no hubieran instado la ilegalización de ANV en su conjunto como proceso de ejecución de la sentencia de ilegalización de HB-EH-Batasuna. Y es que, aunque los magistrados del Supremo dejaban de manifiesto que encontraban razones para poder ilegalizar la formación proetarra en su conjunto, también indicaron que no lo podían hacer por no haber sido objeto del recurso de la Fiscalía. Ciertamente, por el principio de congruencia, el contenido declarativo de una sentencia no puede conceder nada "extra petita", esto es, nada que no se le haya pedido.

A pesar de que fue esa negativa de la Fiscalía a instar la ilegalización de ANV en su conjunto la que permitió a los proetarras colarse en las instituciones en las elecciones de 2007, ahora el Gobierno y la Fiscalia vuelven a repetir la jugada. Y eso, a pesar también de que, entonces como ahora, la normativa por la que debería velar la Fiscalía no es una "ley de candidaturas" o "ley de listas", sino una ley de partidos, que afecta tambien a una coalición de los mismos, tal y como Herri Batasuna fue y lo es ahora Bildu. Esta ley es muy clara al señalar en su artículo 12. 1.b que "se presumirá fraudulenta y no procederá la creación de un nuevo partido político o la utilización de otro ya inscrito en el Registro que continúe o suceda la actividad de un partido declarado ilegal y disuelto".

Desde que, hace un año, los herederos de Batasuna firmaron con el partido que fundara Carlos Garaicoechea un "pacto de bases", ya se pudo detectar claramente las intenciones de llevar a cabo ese matrimonio de conveniencia. Más recientemente, la documentación incautada a seis miembros de Ekin y revelada en un auto de encarcelamiento dictado por el juez Grande-Marlaska, apuntaba a que ETA había diseñado la alianza estratégica entre Batasuna y Eusko Alkartasuna para tratar de sortear la previsible ilegalización de Sortu. Este mismo lunes, se ha hecho público el documento "Herri Akordioa", donde tanto EA, Alternatiba como Batasuna firmaron el texto que dictaría la forma de configurar las listas de cara a las municipales. Fue firmado en marzo y con ello se garantizaría el papel esencial de Batasuna en la creación de Bildu.

Es por tanto Bildu en general, y no determinadas listas o candidatos en particular, el cauce por el que se pretende dar continuidad o sucesión a la actividad de un partido ya ilegalizado. Y, por tanto, debería ser su ilegalización el medio por el que el Tribunal Supremo ejerza la competencia que la ley le asigna para impedirlo. Lo demás son ganas, tal y como pasó hace cuatro años, de dejar que sigan instalados en las instituciones.

Ya estamos un poquito peor, gracias
Javier Quero www.gaceta.es 20 Abril 2011

ZP, procure que su retribución no se calcule con arreglo a sus méritos. Por qué se llama Generalidad si sólo mira por la particularidad.

No sé dónde se colocará Zapatero cuando por fin deje la presidencia del desgobierno, pero le daré un consejo: vaya donde vaya, procure que su retribución no se calcule con arreglo a sus méritos. De hacerlo así, en pocos meses deberá dinero a la empresa.

Andamos tan entretenidos entre la Semana Santa, los Madrid-Barça y, en menor medida, por saber detrás de qué papeleta se parapeta ETA, que no caemos en que seguimos cayendo. La prima de riesgo disparada, la Bolsa desplomada y el desempleo desbocado. Somos como ese enfermo crónico pero humorado que, cuando se le pregunta cómo se encuentra, sonríe y responde “pues ya me encuentro un poquito peor, gracias”.

El editorial de LA GACETA de ayer señalaba que “no es de extrañar que nuestra deuda vuelva a dispararse por encima de los 230 puntos básicos con respecto a alemana”. Ya ven, cuando se intenta describir nuestra situación económica faltan palabras. La omisión del “la”, que amén de artículo es nota musical, demuestra que cualquier carencia se nota y si se resuelve tarde se da la nota. Dicen que España no es Grecia ni es Irlanda ni es Portugal. Puede que España ya no sea ni España.

El otro mal dato es el de la morosidad de los bancos, un 6,95%, el mayor porcentaje desde 1995, con la diferencia de que hoy el dinero prestado por la banca es seis veces más. El mejor epitafio para un banquero es “me las pagarás algún día”, pero no es menos cierto que, como afirmaba un tal Gerald Hurst, “uno de los misterios del comportamiento humano es que hombres y mujeres adultos estén dispuestos a firmar documentos que no leen, a instancias de vendedores a los que no conocen y que les obligan a pagar unos artículos que no necesitan con dinero que no tienen”.

Somos alegres en el gasto. Incluso los catalanes, tradicionalmente enemigos del despilfarro, están cambiando. Artur Mas prometió reducir la barbaridad que el tripartito gastó en viajes. En 2010 esa cantidad fue de 4.100.000 euros. El Gobierno de CiU acaba de adjudicar a una agencia de viajes 4.300.000 euros para idéntico menester. Y ello, unos días después de subir el sueldo a los delegados territoriales del Govern catalán. Eso sí, una de las condiciones imprescindibles para adjudicar el contrato es que la agencia encargada de los viajes oficiales emplee el catalán en sus comunicaciones. Nunca entenderé por qué se llama Generalidad a una institución que sólo mira por la particularidad.

Barça-Madrid: el separatismo catalán contra España
Javier Orrico Periodista Digital 20 Abril 2011

El Barça es más que un club porque cada vez que juega contra el Madrid castizo de los españoles del pueblo llano (aunque ellos pretendan hacerlo contra un Real Madrid que encarnaría la Nación institucional e histórica), lo hace contra España. Para derrotar y humillar a España, para cobrarse pequeñas revanchas contra su devenir de imperio frustrado, contra su fracaso para el Estado propio que nunca han alcanzado por su propia cobardía.

Y eso lo saben todos los catalanes, los nazionalistas y los que desde allí tienen que soportarlos. Y para los que una derrota barcelonista suele ser, paradójicamente, un descanso de la euforia hipócrita a que se lanzan sus paisanos hasta el siguiente episodio de pragmatismo, siempre consistente en gritar contra España mientras se la desangra comercialmente o se la somete a un nuevo episodio de chantaje.

Y todo eso es lo que también intentan ignorar, pero ya no pueden, los que llamaremos los catalinos, esa nueva especie de españoles fanáticos de todas las Castillas que han encontrado una vía de compensación de sus resentimientos personales alzándose contra sí mismos, y aplaudiendo y jaleando al catalanismo futbolístico que los desprecia más que a ninguna otra cosa. Ya se lo dijo Laporta a Fernández Vara con extrema claridad al llamarle imbécil por ser barcelonista sin ser catalán.

Este es el fenómeno más extraordinario de los últimos años -sólo semejante, y no por casualidad, al de los que lanzan loores a Z, al peor gobernante que hayamos tenido nunca, al que ha hundido a España en la miseria y el ridículo-, el de los españoles que ensalzan al que les muestra el culo y se caga en su himno, lo que les da a estos enfrentamientos Madrid-Barcelona el carácter de Guerra Civil metafórica y absurda que el separatismo ha impulsado desde Barcelona al atribuir a los seguidores madridistas la defensa de un supuesto fascismo connatural al alma castellana, cuando en verdad la extrema derecha -como ocurre en todos los países del mundo y lo acabamos de ver en Finlandia- va ligada a los nacionalismos xenófobos del tipo catalán. Sorprende ver que los partidos separatistas flamencos belgas, por ejemplo, sean considerados unánimemente neonazis, y sin embargo en 'Espanya' se empeñen en presentarnos al catalanismo, la extrema derecha en toda la plenitud de sus rasgos europeos, como fuerzas políticas progresistas. O así está el progresismo, entonces.

Durante estas dos semanas lo que va a enfrentarse son dos ideas contrapuestas: la de la Nación constitucional para todos, la igualdad ante la ley, la convivencia democrática sin privilegios, la historia compartida y la esperanza de un futuro posible, frente al separatismo egoísta que exige privilegios, que chantajea, que se presenta santurrón y humilde, hipócrita siempre, cuando esconde, como Guardiola, el del pequeño país al Norte -y lo sabemos bien los que los conocemos-, el odio y la ira contra todo lo que suponga España.

Y, alrededor, ese coro inconcebible de españoles borrachos de estupidez, que saldrá mañana a las calles a celebrar que la peor Cataluña se cisca en ellos. En los xarnegos, en los 'mursianus', en los castellans, en aquellos por cuya causa se quejaban los hijos de doña Marta Ferrussola y don Jordi Pujol de que no podían bajar al parque porque los niños eran tots castellans: pobretes, colonos, gentuza oliveña de las Españas.

El fútbol es sólo la excusa. Y si a alguien le importó alguna vez el resultado más que ninguna otra cosa en el mundo, aunque hoy vengan vestiditos de amantes de la 'pilota', fue a ellos. Precisamente, porque contra España el resultado siempre es más que un resultado: son los segadores que vuelven eternamente a rehacer la Historia que perdieron.

Y no nos queda ya más que un pastor lusitano.

euskera
La Korrika de la «unidad»
Los organizadores, la coordinadora AEK, resaltan que en esta edición se ha dejado «la ideología en casa» en favor del euskera
MARTA FDEZ. VALLEJO | BILBAO. El Correo 20 Abril 2011

La Korrika de la «cohesión social», de la «unidad». De esa forma describieron ayer los organizadores, la coordinadora de enseñanza de euskera AEK, esta 17 edición de la Korrika, que finalizó el pasado domingo en San Sebastián tras recorrer durante 10 días un itinerario de 2.500 kilómetros que comenzó en Treviño.

Los responsables de AEK calificaron de «espectacular» la participación popular en esta última edición de la marcha de apoyo al euskera, en la que se batieron récords de seguimiento y de apoyos. El número de personas que corrieron durante estos diez días a favor del euskera se cuentan por decenas de miles, aunque los organizadores no pueden dar una cifra concreta por la dificultad que entraña contabilizarlos. Recordaron que la página web oficial de la Korrika ha recibido 138.000 visitas estos días y que se sumaron 9.300 seguidores en Facebook.

Los impulsores de la iniciativa se mostraron también muy satisfechos con la celebración de una veintena de 'korrikas' en diferentes ciudades como Berlín, Sidney o Bruselas, entre otras. Resaltaron también que, por primera vez, se pudo seguir la carrera en directo a través de ETB3, y que la «repercusión» en los medios de comunicación superó todas las previsiones.

Junto con la elevada participación, AEK valoró como uno de los principales éxitos de este año la imagen de «cohesión social» en apoyo al euskera que se ha dado en las calles. «Hemos dejado en casa la ideología de cada uno, parte importante de la vida de cada uno, en favor de algo más amplio que nos une, que es el euskera», opinaron ayer los portavoces. Señalaron que en esta edición se ha registrado una presencia de participantes de muy diferentes sectores y que las pancartas o los lemas se han centrado en el apoyo a la lengua vasca. Los organizadores destacaron que el ejemplo que «ha dado el pueblo vasco de unión» en torno al euskera «debe trasladarse a otros ámbitos sociales».

'Euskalakari'
La iniciativa de respaldo a la lengua vasca ha recibido las adhesiones durante estos días de numerosas entidades y sectores sociales y políticos. Han portado su testigo representantes tan diversos como la consejera vasca de Cultura, la socialista Blanca Urgell, o miembros de la izquierda abertzale, del sindicato CC OO, junto con políticos de numerosas formaciones.

Los organizadores destacaron que el lema de este año 'Maitatu, ikasi, ari, euskalakari' -Amar, aprender y utilizar el euskera- se ha cumplido y debe ser «el camino a seguir» en el futuro. El término 'euskalakari', que designa a una persona que habla mucho en euskera, es el modelo a imitar, detallaron. Este término es una creación del bertsolari Igor Elortza.

La Korrika finalizó con una multitudinaria fiesta en San Sebastián el pasado domingo tras recorrer durante 10 días un itinerario de 2.500 kilómetros, que comenzó en Treviño y culminó en el Boulevard donostiarra. Esta iniciativa tiene el doble objetivo de concienciar a la población sobre el uso del euskera y de recaudar fondos para los centros de enseñanza de la coordinadora AEK.

Recortes de Prensa   Página Inicial