AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 21 Abril 2011

 

La captura del Estado
Nadie se había atrevido a tanto, pero es que nunca antes nadie había sentido tanto desprecio por sus propias palabras
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 21 Abril 2011

ES típico de los finales de legislatura buscar una salida digna a los profesionales que han trabajado para el partido de gobierno. Un proceso habitual que hay que saber contener, porque tiene tendencia al gigantismo y puede llegar a desvirtuar al Estado, a capturarlo por interés partidista cuando el cambio de color político es inminente. Entonces se apodera de los funcionarios de partido y de sus compañeros de viaje una especie de horror vacui, una sensación de derribo que liquida precipitadamente la legislatura. Esto es lo que pasa en Andalucía pero se había conseguido evitar en el gobierno central hasta que alguien ha descubierto el botín de la renovación de los consejos de los organismos reguladores. El espectáculo está siendo tremendo, impropio de una economía madura y una sociedad democrática en la que las instituciones deberían de estar por encima de las personas. Que dos secretarios de Estado sean los candidatos oficiales a presidir las Comisiones Nacionales de Energía y del Mercado de las Telecomunicaciones dice mucho de la idea que tiene este gobierno de la independencia de estos organismos. Si tal es el descaro en estos nombramientos que llevan aparejado escrutinio público y cierto coste político, qué pasará en las designaciones ministeriales directas. Me temo que bien pueden parecerse a una república bananera.

Este gobierno prometió en las elecciones dotar de plena autonomía operativa, funcional, económica y personal a los reguladores económicos y ahora los utiliza como su finca particular para pagar favores. No lo hizo por capricho, sino por exigencia de los organismos internacionales que insistían que ésta era precisamente una de las reformas estructurales que aumentaría la productividad de la economía española. Toda la teoría y la evidencia empírica demuestran que cuando las tarifas públicas las fijan técnicos independientes y sin disciplina política, los servicios públicos son más eficientes, funcionan mejor y son más baratos. Pero el gobierno ha preferido ocupar los organismos reguladores, ponerlos a su servicio y utilizarlos en el cambalache político para asegurarse un año más de legislatura. La instrumentalización del Estado al servicio del partido gubernamental es una manifestación más de la degeneración democrática de esta legislatura, del deterioro institucional que quedará como un daño permanente de la gestión del presidente Zapatero.

Nunca antes nadie se había atrevido a tanto, pero es que nunca antes nadie había sentido tanto desprecio por sus propias palabras. Hace poco más de un mes que el gobierno aprobaba la ley de Economía Sostenible. Uno de sus objetivos era garantizar la independencia de los organismos reguladores. Establecía para los candidatos un mecanismo de audiencia pública en el Congreso, otro intento de copiar un procedimiento anglosajón y traspasarlo al sistema político español. Es obvio qué será un nuevo injerto fallido. Con estos candidatos es fácil imaginar cómo van a ser estas audiencias. La disciplina de voto se impondrá como un rodillo, ¡hay de aquél que ose disentir de su partido y se atreva a hacer preguntas inteligentes sin desvelárselas antes al candidato oficial! Los diputados saben bien con quien se juegan su futuro. Zapatero y sus ministros han vuelto a prestar un mal servicio al país. De un plumazo, literalmente, se han cargado la esperanza de contar con organismos independientes nutridos de profesionales competentes y con libertad de criterio. Será divertido oírles rasgarse las vestiduras cuando dentro de un año aproximadamente el PP cambie la norma y cese a todos los consejeros. Es lo que tiene vivir en un país periférico, que el riesgo regulatorio es muy elevado.

La amenaza islámica: El desafío español ante la amenaza musulmana
 Minuto Digital 21 Abril 2011

DOCUMENTOS ESPAÑA Y LIBERTAD:

Tenemos el derecho de combatir el islam que nos agrede, pero también tenemos la obligación de conocerlo para poder oponernos a él de manera eficaz.

Debemos rechazar cierto etnocentrismo que nos lleva a mirar las otras culturas con nuestros prejuicios occidentales. Hay que tomar el islam como un sistema en sí, en su coherencia y no prestarle, como se suele hacer, nuestros conceptos, nuestras metas, nuestra visión del mundo y de Dios. Esta visión etnocentrista está en parte en el origen de nuestra ceguera. A los ilusos que afirman que la amenaza islamista está sobredimensionada, que no hay conflicto con el islam, que los islamistas sólo llevan a cabo contra Occidente combates esporádicos y desordenados, hay que responderles que los islamistas nos hacen la guerra a su manera y no según los principios de nuestras escuelas militares.

La amenaza es real, los mismos islamistas no hacen un misterio de sus propósitos. El peligro de una islamización rápida y completa de España debe ser considerada con seriedad y realismo, pues el proceso está ya iniciado, y mucho más avanzado que lo que la mayoría de los españoles que tienen una vaga conciencia del problema piensan. España, por su situación geográfica, se encuentra en la frontera del islam como una marca y constituye por tanto la primera nación europea prometida a la islamización, que puede tener lugar, según profetizan los islamistas, en el siglo en curso. A esta situación de próximidad con el territorio físico del islam, hay que añadir ahora la entrada masiva de una población musulmana que llega para quedarse, que constituye la avanzadilla de las legiones aún por venir, la cabeza de puente de la invasión en marcha y que actúa ya como la quintacolumna del proyecto de conquista de España. Al enemigo no solamente lo tenemos enfrente, camina entre nosotros. El bárbaro que estuvo durante siglos acampado al pie de nuestros muros ya ha entrado en tropel en la ciudad por las puertas que insensatamente le hemos abierto de par en par.

La certeza de la definitiva victoria islámica descansa:

1) sobre el poderoso renacimiento del islam como fuerza política

2) sobre el crecimiento dramático de la población musulmana mundial y más particularmente de los países del Magreb, inacabable reserva humana en continuo desbordamiento sobre las naciones cristianas del norte del Mediterráneo, y sobre las previsiones demográficas concernientes a las comunidades islámicas en Europa y muy especialmente en España

3) sobre la decadencia de Europa en general, muy acentuada en España. La mayoría de los musulmanes consideran a España un país a conquistar, una tierra arrebatada a sus antepasados y que heredarán sus hijos, ya que no ven en España ni fuerza ni voluntad para oponerse a la conquista islámica.

Frente a una España aborregada considerada como un botín ofrecido a los predadores, el movimiento islamista cuenta con un plan. ¿En qué consiste ese plan?

-Evitar todo lo que pudiera provocar una reacción enérgica de los dirigentes españoles, anestesiar a las élites, las cuales por su parte se encargan de mantener al pueblo en la ignorancia de lo que ocurre. El reblandecimiento intelectual y el relajamiento moral imperantes en España es un factor decisivo en la concreción de ese plan. La invasión cuenta además con la colaboración de un ejército de renegados y colaboracionistas pagados o ad honorem.

-Favorecer la instalación en España de la mayor cantidad posible de musulmanes, provengan de donde provengan (Magreb, África subsahariana, Oriente Medio, Paquistán, etc…) y obtener para ellos los derechos de ciudadanía en el plazo más corto posible para influir en los procesos electorales mientras dure el sistema actual, antes del asalto final, momento en que la nacionalidad de “papel” ya no sea un elemento útil para esa conquista, que de pacífica (sin dejar de ser conflictiva en grado sumo) pasará a ser violenta si en esa etapa los españoles muestran alguna oposición resuelta al intento de someterlos al yugo islámico.

-Favorecer el adoctrinamiento del colectivo musulmán a través de la enseñanza religiosa, implantar el estudio del árabe y del Corán, imponer el uso del velo o pañuelo islámicos (hiyab, chador o cualquier otro trapo de la misma categoría), multiplicar la construcción de mezquitas y madrasas (escuelas coránicas), en suma: acostumbrar a los españoles al “hecho musulmán”, ponerlos ante una “nueva realidad”.

-Masificar a los millones de musulmanes que habrá pronto en España organizando su reunificación identitaria alrededor del islam, e impidiendo por todos los medios dejarlos a su libre albedrío para integrarse y aceptar los valores de la sociedad occidental.

-Obtener un estatus jurídico propio para los musulmanes, reivindicación en la que contarán con el apoyo de los multiculturalistas, tontos útiles de variado pelaje y demás “compañeros de viaje” del proyecto islamista.

Así empezarán a aparecer las primeras “manchas en la piel del leopardo”, y con los mismos métodos y las mismas complicidades esas manchas se agrandarán hasta cubrir la totalidad del territorio español. Este es el programa de la jihad para España. No pensemos que los islamistas nos propondrán una guerra abierta poniendo frente a frente a los combatientes. La conquista no será militar, pero tampoco será incruenta. Habrá atentados y episodios insureccionales cuando estos sean considerados necesarios para el avance de sus propósitos, pero la conquista no se llevará con un ejército tradicional, sino con esas muchedumbres de inmigrantes que entran a centenares de miles de cada año por nuestras indefendidas fronteras y con el inagotable fruto del fertilísimo vientre de sus mujeres.

No sabemos casi nada del islam, mientras que “ellos” lo saben todo de nosotros. El desconocimiento del islam se encuentra en el origen de ese islam soñado del pensamiento único, edulcorado por las fantasías multiculturalistas de una izquierda bobalicona y de una derecha llena de complejos que le va a la zaga. Este islam ideal, inocuo e incluso benéfico es en gran parte un producto de la mala conciencia de Occidente con respecto del mundo otrora sometido al colonialismo.

El pensamiento políticamente correcto, y por lo tanto cretino, repite incansablemente que el “islamismo radical” no es más que una excrecencia enfermiza limitada y episódica que puede ser erradicada. La verdad es que el islamismo no es ni más ni menos que el resurgimiento en la época contemporánea de la forma en que el islam ha prevalecido a lo largo de la historia, y que no ha cedido aquí o allá más que bajo la presión occidental: Reconquista española, reino franco de Jerusalén, Lepanto, colonización del norte de África por Francia, España, Italia y Gran Bretaña, dominio franco-británco de Oriente Medio (Siria y Libano por un lado y Palestina, Jordania e Iraq por el otro), guerras balcánicas de las potencias europeas y los pueblos cristianos de la zona contra el Imperio otomano hasta la expulsión final de Turquía de la península, guerras ruso-turcas con la conquista del Caúcaso por Rusia, etc….

Estamos siendo víctimas de una terrible intoxicación. Se nos presenta al islam como una “riqueza”, una “oportunidad”, se nos la quiere vender como una cultura de tolerancia, una religión compasiva, una civilización brillante, cuya incorporación a Europa sería deseable, positiva y benéfica, como si el mundo no tuviera ya detrás de sí una larga experencia y conocimiento de lo que es el islam y su bárbara estela de miserias y brutalidades sin cuento. Las lacras del islam nos son presentadas como la consecuencia de la herencia del colonialismo europeo, de la dominación occidental, de las injusticias de origen foráneo, nunca como la expresión de sus esencias más verdaderas. Según ese discurso, nuestra sería la culpa de su atraso, de sus regímenes corruptos, de sus gobiernos ineptos, de sus dinastías medievales, de su fracaso histórico, de su incapacidad de progresar, de su fanatismo secular. En pago de esa “deuda” Occidente debe “abrirse” al islam, reparar sus “fechorías” entregándose a la colonización islámica: someterse al pueblo de Alá, renunciar a su identidad y desaparecer.

El lavado de cerebro al que estamos diariamente sometidos nos quiere hacer creer que el fundamentalismo islámico, el “islamismo radical”, es una simple desviación que será pronto corregida, que el origen de este fanatismo y esa violencia es la pobreza y la injusticia… Sin embargo el islamismo no puede ser vencido ni con palabras ni con dinero. El fundamentalismo islámico no es tratable por el economisismo: las riquezas que han surgido en el siglo XX en Arabia Saudita y en otros lugares del orbe musulmán no han hecho retroceder la violencia y el fanatismo islámicos, por el contrario esa riqueza ha servido para su expansión. La ofensiva islamista no nace de la miseria sino de la frustración por el dominio perdido y las ansias de poder.

Plantear públicamente la problemática islámica en términos de análisis crítico es un tabú en el que participan la clase política y los medios de comunicación en su inmensa mayoría. Ambos tienen un sólo objetivo: mantener a la opinión pública en el letargo, impedir que el conocimiento cabal de lo que está ocurriendo lleve a la sociedad española a una toma de conciencia acertada y a una oposición activa al proceso de islamización en curso, que la clase política rechaza combatir y que la prensa de régimen se niega a denunciar. Para contrarrestar una realidad que va en sentido contrario a sus discursos, se han inventado un islam nuevo, moderado, inofensivo con el que se puede dialogar y llegar a acuerdos para “convivir en el respeto y en la armonía”. Pero el islam es de naturaleza fundamentalista y totalitaria, y no aspira a otra cosa que no sea la conquista total, el dominio absoluto. No puede haber entendimiento o acuerdo alguno con el islam, pues este es radicalmente incompatible con nuestro sistema y nuestros valores. Toda política “con” el islam es el camino al suicidio. De momento no aparece en el horizonte el menor signo de importancia de una reacción adecuada y una voluntad decidida de enfrentar esa amenaza que pesa dramáticamente sobre nuestros destinos.

España se está convirtiendo en una sociedad multiétnica y multicultural, etapa previa para la islamización completa. El país está balcanizado: es el estadio previo a la juxtaposición de comunidades étnicas y religiosas con su propio derecho y con destinos separados. Y al final, el enfrentamiento entre los invadidos y los invasores, cuyo desenlace verá la restauración nacional o el triunfo definitivo de nuestros enemigos.

El invasor avanza resuelto, mientras el pueblo español, caído al nivel de un rebaño de lobotomizados, babea absorto ante la televisión, berrea enronquecido en los estadios de fútbol o se arrastra alcoholizado entre los vómitos del botellón. Nosotros solamente esperamos que ante el desafío de una nueva Al-Ándalus, los españoles tengan el valor de luchar en una nueva Reconquista.

En castellano, también, porque es de ley
Julio Villacorta http://juliovillacortabcn.blogspot.com 21 Abril 2011

Hace ya algunos años la Asociación por la Tolerancia inició la campaña denominada “En castellano, también, por favor”. El título de esa campaña y el nombre de la asociación invitaba a que la sociedad catalana percibiera esa campaña desde su cara más amable. No se pretendía crispar la situación. Se pretendía llamar la atención sobre la marginación a la que se iba relegando la lengua castellana en Cataluña.

Mucho ha llovido desde aquellos años y no sólo no se ha rectificado sino que la ofensiva del catalanismo político se ha recrudecido. Hoy hemos de contemplar cómo Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, ha decidido recurrir la suspensión cautelar que ha dictado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de algunos artículos del Reglamento de Uso de la Lengua Catalana del Ayuntamiento de Barcelona. Es decir mantiene la actitud de “sostenella y no enmendalla”.

Por si no sobraran ejemplos, el catalanismo político, doctrina en la que se sitúa el alcalde Hereu y la totalidad de su partido, nos ofrece una demostración más de que no van a dar su brazo a torcer en el empeño de eliminar la lengua castellana--común española--del espacio público en Cataluña.

El catalanismo político ha iniciado una estrategia claramente insurreccional. Ni ha aceptado la sentencia del Tribunal Constitucional, ni acepta la decisión del Tribunal catalán. En Cataluña el estado de derecho se viene abajo.

Abandonados también por los distintos Gobiernos de la Nación, que a lo largo de estos años han doblado su rodilla ante las exigencias de los nacionalismos excluyentes; a los ciudadanos de Cataluña--y en concreto en este caso a los de Barcelona--sólo nos queda la posibilidad de la defensa individual, mientras no consigamos introducir en las instituciones democráticas de representación política aquellas fuerzas políticas que, como UPyD, reflejen y representen nuestros intereses.

Mientras la fuerza de los votos no lo hagan posible, la única alternativa será elevar una instancia a los distintos defensores del pueblo: el municipal, el autonómico y el nacional, en solicitud de defensa de nuestros derechos. Es más sencillo y más eficaz votar.

Andalucía tiene que comenzar de nuevo y redefinir su democracia
Francisco Rubiales Periodista Digital 21 Abril 2011

Al igual que la Unión Soviética de tiempos de Gorbachov no tenía remedio y tuvo que ser redefinida, la actual Andalucía socialista está tan dañada que tiene que someterse a una terapia drástica y dolorosa, empezar de nuevo a construir su sistema político, sufrir una profunda perestroika y hasta refundarse como sociedad de hombres y mujeres libres.

El dominio socialista, ejercido de manera implacable y casi sin oposición durante tres largas décadas, no sólo está agotado sino que ha contaminado tanto las instituciones y ha debilitado tanto el sistema que ya no le sirve a Andalucía una reparación profunda, ni siquiera un cambio de motor. El vehículo entero está inservible y tiene que ser sustituido por otro.

La contaminación andaluza es profunda y generalizada, con electos parecidos a los que produce la septicemia en un cuerpo enfermo. Están contaminados el gobierno, la sociedad, las grandes intituciones del Estado, las universidades, las empresas públicas, la convivencia, las costumbres, los sindicatos, la patronal, la clase empresarial, las instituciones financieras, la ciencia, la educación, la justicia y hasta miles de empresas privadas y de asociaciones culturales, recreativas, deportivas y de todo tipo. Ni siquiera se salva el tercer sector, el que funciona sin ánimo de lucro, porque también ha sido sometido y habituado a vivir de las odiosas subvenciones, cuyos efectos paralizantes y castrantes han matado el impulso vital andaluz.

Los escándalos de los falsos EREs, recientemnte descubiertos por una opinión pública que se siente sorprendida por la magnitud, alcance y vileza del robo perpetrado desde el sector público, que ha utilizado el dinero de todos para beneficiar a enchufados del partido y de los sindicatos sometidos, no es más que una parte minúscula del drama profundo de la corrupción andaluza, cuyas espeluznantes terminales empezarán a conocerse poco a poco, hasta que la ciudadanía descubra y asuma que ha vivido, sin darse cuenta, en una auténtica cochinera.

Empresarios que suplican babosamente subvenciones, cargos públicos con historiales laborales falseados, miles de enchufados que cobran de empresas que jamás han pisado, cientos de empresas públicas innecesarias creadas por la Junta sólo para poder endeudarse más, colocar a los amigos y escapar de los escasos y débiles controles que todavía subsisten, institciones que, en democracia, deberían funcionar libremente, pero que han sido ocupadas y controladas por el partido gobernante, sentando a políticos en sus consejos o ejerciendo un férreo control a través de las subvenciones, concursos publicos trucados y concedidos a dedo a empresas amigas, oposiciones trampeadas para que las ganen los amigos del partido o los enchufados de los sindicatos, listas de "disidentes" a los que se les niegan las subvenciones y los contratos públicos solo porque critican el poder establecido, comisiones ilegales, financiación ilegal, urbanismo pirata, ley desigual, jueces amigos del poder a los que se entregaban casos para que se juzgaran con benevolencia y mil tropelías corruptas, muchas de ellas contrarias a la Constitución, a la decencia y, sobre todo, a la democracia, formal el cuerpo enfermo de la Andalucía actual, ya irreparable y necesitado de cirugia invasiva a vida o muerte.

Hay fenómenos en Andalucía que sólo son percibidos por los extranjeros. Ni siquiera los españoles son capaces de captar todo el alcance del desastre. Uno de esos fenómenos es la abrumadora, agobiante y asfixiante presencia del gobierno andaluz en la sociedad, una presencia que lo abarca todo, desde la economía a la televisión, desde la cultura a la misma convivencia. Para encontrar un gobierno tan denso y afincado en la sociedad habría que remontarse a cómo vivían las repúblicas soviéticas en tiempos de Breznev.

La mayoría de los empresarios andaluces, acostumbrados a babear ante el poder, a vivir de las subvenciones y a no asumir riesgos, tiene que ser sustituida por empresarios verdaderos. La clase política andaluza tambien es democráticamente inservible, inclueyndo a una oposición de derecha que no es capaz de plantear la regeneración del tejido andaluz podrido porque no le conviene y porque se parece demasiado al partido en el poder,

El drama andaluz tiene una gravedad sobrecogedora porque la región está acorralada en un callejón sin salida. La sustitución de Griñan por Arenas, del PSOE por el PP, no garantiza el cambio que Andalucía necesita con urgencia. Los empresrios babosos y adictos a las subvenciones no van a desaparecer, ni lo políticos corruptos, ni las comisiones ilegales, ni los sindicalistas mercenarios, ni los representantes empresariales aficionados al dinero público, ni las empresas públicas inútiles, ni los miles de enchufados que ordeñan a las administraciones sin aportar nada, ni los alcaldes indecentes, ni los políticos abandonarán los consejos de instituciones y empresas que son la columna vertebral de la sociedad civil y que, en democracia, necesitan ser independientes del Estado, ni siquiera garantizará que desaparezcan los recaudadores de los partidos, ni la corrupción, ni la financiación ilegal, ni el amiguismo, el nepotismo, el enchufismo y otros muchos males y secuelas del inmenso cáncer andaluz.

Andalucía no necesita ya una perestroika, ni siquiera un cambio en la cúspide del régimen, sino una democracia verdadera, algo desconocido e inédito en esta hermosa tierra del sur.

Nota del autor:
Estoy seguro de que algunos considerarán este análisis axagerado y demasiado radical. Lo mismo ocurrió cuando publiqué mi libro Políticos, los nuevos amos. Sin embargo, todos los que entonces criticaron ese libro por sus análisis radicales, hoy me dicen que la realidad me ha dado la razón y que aquellos planteamientos que entonces parecían osados y radicales, hoy se han quedado cortos.

Hablemos dentro de un año sobre este artículo y revisémoslo entonces. seguro que habrá sido pasmosamente superado por la realidad.

Voto en Blanco

El PP defenderá en el Supremo el bilingüismo
Ahora el Ayuntamiento, que gobierna Jordi Hereu (PSC), ha anunciado que recurrirá la decisión ante el Supremo para que permita la aplicación del reglamento.
X. G. Barcelona www.gaceta.es 21 Abril 2011

El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, llevará la defensa del bilingüismo en el Ayuntamiento hasta el Tribunal Supremo.

El reglamento del ayuntamiento de la capital catalana establece que el catalán es la única lengua de relación con los administrados. Este reglamento está en suspenso después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dictase un auto de medidas cautelares a instancias del PP. Ahora el Ayuntamiento, que gobierna Jordi Hereu (PSC), ha anunciado que recurrirá la decisión ante el Supremo para que permita la aplicación del reglamento.

Alberto Fernández Díaz, justificó su personación ante el Supremo “para defender el bilingüísmo en Barcelona”. Para el líder del PP de Barcelona, el reglamento municipal “va en contra de la libertad lingüística porque discrimina una lengua sobre otra”. El PP considera que “es necesario garantizar el derecho de los ciudadanos a ser atendidos por la administración municipal de forma bilingüe”. También propugna que todos los documentos, comunicaciones, notificaciones e impresos del Ayuntamiento se redacten en las dos lenguas oficiales.

El Ayuntamiento argumenta que el TSJC aplicó incorrectamente la jurisprudencia cuando suspendió el reglamento de usos lingüísticos.

Desbarajuste español: miles de ayuntamientos para repetir miles de disparates
Nota del Editor 21 Abril 2011

España resulta ingobernable. Con diecisiete autonosuyas cometiendo toda tipo de disparates y con miles de ayuntamientos haciendo lo mismo. Que un ayuntamiento pueda permitirse el lujo de hacerse un reglamento, en vez de tener un reglamento único para todos los ayuntamientos de España, indica el grado de estupidez que han alcanzado los profesionales de la política que viven a costa de España.Que haya que ir al Tribunal Supremo para recurrir estos disparates, indica que la irresponsabildad de los profesionales de la política y la ineficacia de los tribunales es insuperable (solo hasta que llegó ZP, que consiguió sobrepasarles).

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Escandalosa excarcelación y previsible fuga
EDITORIAL Libertad Digital 21 Abril 2011

La prematura excarcelación, primero, y la previsible fuga, después, del etarra Anton Troitiño constituye uno de los capítulos más bochornosos en el largo historial de despropósitos e incompetencias que nos ha brindado nuestra Administración de Justicia.

Primero, la Audiencia Nacional dictó una providencia que puso en libertad a este autor de 27 asesinatos tras cumplir sólo 24 años de reclusión, sobre la base de que el tiempo que había pasado en prisión preventiva se le debía descontar, no a los cientos de años de condena que habia acumulado por sus muchos asesinatos, sino al limite de 30 años de prisión efectiva que marca la ley.

A pesar de que una modificación del Código Penal de 2010 no tuvo por objetivo más que declarar errónea dicha interpretación, el fiscal no planteó objeción a la prematura excarcelación hasta al día siguiente de haberse producido. Para colmo, la Fiscalía no acompañó su tardía solicitud de revocación de puesta en libertad con la petición de medidas especiales de vigilancia. Y no lo hizo sobre la incoherente base de que no se pueden adoptar este tipo de medidas una vez que el preso ha sido puesto en libertad tras haber cumplido su condena, pues lo contrario atentaría contra sus derechos. La incongruencia de semejante argumentación es evidente desde el mismo momento en que la Fiscalía estaba planteando en su recurso, precisamente, que la condena no debería considerarse cumplida hasta el 17 de enero de 2017.

Para colmo, una vez que la Audiencia Nacional, forzada por el Supremo, admitió su error, dictó una eurorden con groseros errores de forma, reconocidos este miércoles por el propio Rubalcaba, y que han desorientado a las fuerzas policiales en Francia, lugar donde se cree que se ha refugiado el etarra. A los errores en el ámbito de la Justicia, se ha de sumar también la incompetencia de Interior al no ordenar la vigilancia del etarra mientras los tribunales reconsideraban su puesta en libertad. Rubalbaba ha tenido la desfachatez de justificar semejante pasividad diciendo que hacer lo contrario habría sido "ilegal". Y eso no los dice el ministro de Sitel y el ministro del "chivatazo" a ETA, obviando, al mismo tiempo, que la policía, sin restringir sus movimientos, tenía innumerables motivos que justificaban la vigilancia de quien tantos incentivos tenía para fugarse y eludir la acción de la Justicia. ¿Es de recibo, por otra parte, que la policía francesa haya sometido a vigilancia al abogado francés de Troitiño y no lo haya hecho la policia española con el propio terrorista?

Aunque esta escandalosa como previsible fuga, que se suma a la de Ternera o la de De Juana Chaos, lleve a muchos a pensar en una posible complicidad con la banda, y no tanto en la incompetencia gubernamental, es evidente que esta última debe saldarse con una cadena de dimisiones de quienes la han hecho posible. En primer lugar, el CGPJ debe proceder inmediatamente contra los magistrados que indebidamente dictaron la prematura puesta en libertad del etarra. El ministro de Justicia debe dar cuenta, asimismo, del injustificable comportamiento de la Fiscalía. Pero es el ministro de Interior, tal y como hizo el ex ministro Asunción con la fuga de Roldán, el que debería presentar su inmediata dimisión. El problema está en que Rubalcaba acumula ya casi tantos motivos para haber cesado ya de su cargo como años de condena ha acumulado el etarra que se ha fugado.

¿Una fuga inocente?
Editorial www.gaceta.es 21 Abril 2011

Se le ha escapado, en primer lugar, al Tribunal Constitucional, cuyo garantismo favorece al criminal. Su doctrina del doble cómputo de las penas preventivas (2008) fue la que permitió excarcelar al matón.

La saga-fuga del etarra Troitiño ha puesto de relieve dos evidencias a cuál más inquietante: la negligencia de los jueces y el desbarajuste doctrinal de una jurisprudencia contradictoria. El carnicero de la República Dominicana ha tomado a título de inventario la Justicia, aprovechándose de un Estado de derecho que parece tener más agujeros que un queso gruyer. Estado gruyer, porque ninguno de los tres poderes se libra de responsabilidad en estos seis días de impunidad y de bochorno. Troitiño se les ha escapado un poco a todos.

Se le ha escapado, en primer lugar, al Tribunal Constitucional, cuyo garantismo favorece al criminal. Su doctrina del doble cómputo de las penas preventivas (2008) fue la que permitió excarcelar al matón. Un delincuente con condenas que suman más de 2.000 años salió de chirona seis años antes de lo que le correspondía, merced a esa interpretación.

Se le ha escapado, en segundo lugar, a los jueces de la Sala Tercera de la Audiencia Nacional, con Alfonso Guevara a la cabeza, al aplicar la citada jurisprudencia. Una decisión que se han visto obligados a revocar seis días después, al tener en cuenta una sentencia reciente del Supremo, que establece que la cifra desde la que se deben descontar los días de prisión es la del total de condenas. Este baile de criterios genera inseguridad jurídica. Igual que genera inseguridad el manejo de los tiempos. En este sentido, el etarra también se le ha escapado a Gómez Bermúdez, presidente de la Sala Penal de la Audiencia, cuya decisión de no reunir el pleno hasta el día 25, para estudiar el recurso de la Fiscalía contra la excarcelación, le ha proporcionado a Troitiño un tiempo precioso para tomar las de Villadiego...

No menos grave es la negligencia de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que no solicitó al juez medidas especiales de vigilancia, a pesar de que reconocía la gravedad del caso, pues había interpuesto un recurso contra la excarcelación. Lo cual abona la sospecha de que el Ministerio Público actuó de cara a la galería, cuando no le quedaba más remedio, ante la alarma social suscitada. Quizá nos equivoquemos pero encaja con la calculada ambigüedad del Departamento de Conde-Pumpido y esta, a su vez, encaja con el contexto de negociación del Gobierno con ETA. ¿Alguien puede creerse, a estas alturas de la película, que sea inocente la fuga de Troitiño? Máxime con los precedentes de otros asesinos evadidos e impunes –y lo que es peor, localizados– como De Juana Chaos y Josu Ternera.

Troitiño se le ha escapado, en fin, a una clase política que tras 40 años de terrorismo no ha articulado criterios legislativos sólidos para que los asesinos paguen por sus delitos, cumpliendo las penas sin atajos ni subterfugios. Es decir, la culpa también es de los legisladores. Unos por otros, la casa sin barrer. Los jueces alegan que se limitan a cumplir la ley y los políticos se dedican a colgarse medallas cuando se trata de detener terroristas y a encogerse de hombros cuando se producen escándalos como el de Troitiño. Como ayer Rubalcaba, que calificó al etarra de “ciudadano con todos los derechos”. Atrapados en legalismos contraproducentes, jueces y legisladores emulan la torpeza burocrática de los detectives Hernández y Fernández de Tintín, mientras los criminales se carcajean de las víctimas.

Lo más grave del esperpento del evadido es que no es un caso aislado. De ahí las razonables dudas sobre el carácter inocente de la desaparición. De ahí que nos preguntemos qué hará el Constitucional que debe decidir sobre la excarcelación de decenas de revientanucas más, al resolver sobre los recursos de presos etarras que sostienen que el cómputo de la doctrina Parot vulnera sus derechos. ¿Defenderá el Alto Tribunal la Constitución o perpetuará el esperpento, activando una amnistía encubierta, en vísperas del blanqueamiento de los terroristas? ¿Favorecerá a los asesinos o a los asesinados?

Inadmisible enredo judicial
EDITORIAL El Correo 21 Abril 2011

Los más altos órganos jurisdiccionales deben evitar nuevos 'casos Troitiño'

Era perfectamente previsible que la puesta en libertad del etarra Antton Troitiño, tras cumplir 24 años de cárcel por 22 asesinatos, iba a causar alarma social, indignación y, de rebote, un perjuicio a la lucha antiterrorista. Finalmente, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional -la misma que lo excarceló, al aplicarle la doctrina del Constitucional del doble cómputo de la prisión provisional- acabó rectificando y ordenando su vuelta al correccional. El terrorista, obviamente, ya se había encargado de poner tierra de por medio.

La vía abierta para esa enmienda ha sido la publicación, este pasado lunes, de una sentencia del Supremo referida a otros dos etarras en la que los períodos cumplidos de prisión provisional se restaban a cada una de las condenas y no al total de la pena impuesta. De ahí que los magistrados de la Audiencia se reunieran de nuevo el martes para revisar su decisión y, prácticamente de madrugada, restablecer el cómputo anterior, según el cual, Troitiño debería permanecer en prisión hasta enero de 2017.

Los tres jueces que componen esa Sección explican en el nuevo auto que su cambio de criterio se debe precisamente a que el Supremo «completó» su doctrina con el fallo hecho público el lunes. En estos tiempos de efervescencia preelectoral es muy difícil que este episodio no genere un cruce de acusaciones en el seno de la clase política, para lo que, sin embargo, no hay ninguna justificación. En cuanto a las Fuerzas de Seguridad del Estado, difícilmente podrían haber hecho algo, sin transgredir la ley, por mantener controlado a un hombre que había quedado en libertad. Por todo ello, esta vez hay que elevar la mirada hacia los principales órganos jurisdiccionales, cuya rivalidad está en el origen de tan gran descoordinación, para exigirles una mayor unidad de acción que evite episodios similares.

Cadena de despropósitos
Editoriales ABC 21 Abril 2011

Ahora lo importante es que Troitiño ingrese en prisión y se evite así una humillación al Estado, aunque el problema de fondo sigue sin resolverse

LA fuga de Antonio Troitiño, cuyo paradero es una incógnita tras haber sido supuestamente localizado en Francia, es el remate de una cadena de despropósitos incomprensibles en un sistema legal que debería estar preparado para la lucha antiterrorista. Aunque la Audiencia Nacional revocara el pasado lunes, de manera urgente y sin el Pleno de su Sala de lo Penal, la excarcelación de este etarra, el rastro que ha dejado el paso de Troitiño por los tribunales de Justicia en los últimos días ha sido tan vergonzoso que exige aclaraciones y responsabilidades. En un primer momento se dio por hecho que la Audiencia excarceló a Troitiño por aplicación de una sentencia del Tribunal Constitucional, causa de esta situación. En tres años, y hasta la sentencia conocida el pasado lunes, la Sala Segunda del Supremo no introdujo matices a la doctrina constitucional, sino que la aplicó en sus propios términos, descontando la prisión provisional del plazo máximo de cumplimiento de la condena, y no de cada una de las penas impuestas al delincuente o terrorista, que es el criterio que acaba de fijar. Por su parte, los magistrados de la Audiencia que excarcelaron a Troitiño pudieron haber optado por esta segunda interpretación, que era la defendida desde 2010 por el Pleno de su Sala de lo Penal y que habría supuesto para este etarra seis años más de prisión. Y, finalmente, no era necesario esperar al lunes de Pascua para resolver el recurso del fiscal, como se había previsto inicialmente.

Ahora lo importante es que Troitiño sea entregado a España, ingrese en prisión y se evite así una humillación al Estado y a las víctimas. Legalmente no era posible imponerle medidas cautelares porque, hasta ayer, no tenía cuentas pendientes con la Justicia. Pero, dicho esto, el Gobierno y la Fiscalía deben actuar con la máxima eficacia, realizando las gestiones necesarias para que la orden europea de detención y entrega dictada por la Audiencia se ejecute cuanto antes. Aun así, quedará pendiente lo más importante, y es que el TC corrija definitivamente su doctrina de 2008. Es importante porque tiene pendiente también varios recursos contra la «doctrina Parot». En ambos casos —«doctrina Parot» y cómputo múltiple de la prisión provisional— está en juego la permanencia en prisión hasta treinta años de etarras condenados a penas centenarias por delitos de sangre. Con Troitiño en prisión se enmendará un error, pero el problema de fondo sigue sin resolverse.

Indignación y bochorno
FÉLIX MADERO El correo 21 Abril 2011

La Justicia es demasiado importante como para que solo sepan de ella los jueces. Ellos la aplican, la administran y la hacen inextricable siempre que la ocasión invita a aquellos que no somos jueces a intentar entender en qué consiste. Ellos, jueces y magistrados, son los guardianes y equilibran la balanza; sentencian ciegos y con el entendimiento ciego en algunas ocasiones. La Justicia es tan importante que permite a aquellos que estamos fuera criticarla, condenarla, aborrecerla para finalmente asumirla cuando ya no queda otro remedio. No, no estoy diciendo que hay una Justicia en los tribunales y otra en la calle. Digo que la calle a veces no entiende a los jueces que tienen entre sus muchas obligaciones y responsabilidades la de hacerse entender.

Los ciudadanos, los lectores de periódicos, las víctimas, los propios etarras, sus defensores, los sortus y bildus no somos profesionales de la Justicia, pero todos -tan diferentes, pero tan lógicos en su propia lógica-, sabíamos que la excarcelación de Troitiño seis años antes de lo debido podría terminar en fuga. ¿No lo sabían los tres magistrados que lo sacaron de la cárcel? Salió de prisión con 70 euros en el bolsillo y tomó un taxi.

Hubo quienes, enterados de que la Audiencia podría revocar la libertad de Troitiño, conminaron a los magistrados para que se reunieran el mismo día en que la alarma social se colaba en las radios, en las calles y en personas que sin conocimientos de Derecho entendían que algo no funcionaba.

Cuesta creerlo, pero aún más entenderlo. Cuesta explicarlo y, desde luego, no hay forma de justificarlo. Hoy es Troitiño, pero ayer fueron Josu Ternera y De Juana Chaos. La Justicia es un cachondeo, dijo un alcalde andaluz. Y ahí sigue, la Justicia, digo, que el alcalde se fue aburrido. Solo queda abono para la inseguridad jurídica en un país que ya tiene demasiadas inseguridades. Y desconfianzas. De poco sirve a las víctimas del terrorismo que les digan que ha sido una sentencia del Supremo conocida hace dos días la que ha hecho que los tres magistrados rectificaran su primera decisión. Qué pena, dirán a los familiares de los asesinados por Troitiño: no se enfaden hombre, ha sido una lástima que los jueces no conocieran antes el trabajo del Supremo. Y una vergüenza. La que uno siente cuando ve a los jueces que lo dejaron en libertad dictar ahora una orden de busca y captura. ¿He dicho pena, he dicho vergüenza? No, bochorno. Y mucha indignación.

Fugas con ayuda
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 21 Abril 2011

Nadie a estas alturas sabe qué ha sido del fugitivo Iñaki de Juana Chaos. No se sabe si continúa en Irlanda sirviendo pintas bajo la protección de las redes del IRA o si lo que sirve son arepas en algún boliche de la Venezuela chavista. El antiguo miembro del 'comando Madrid' puso tierra por medio cuando un Juzgado de la Audiencia Nacional le abrió una nueva causa tras su puesta en libertad.

Esté donde esté, seguro que su paradero no preocupa a la mayor parte de los miembros de ETA, que no le tienen demasiada simpatía. José Antonio López Ruiz 'Kubati', envió desde la cárcel de Algeciras una carta a la dirección de ETA con advertencias sobre De Juana: «Cuidado con este tío, porque está lleno de odio, y ese odio está dirigido hacia algunos amigos, normalmente a los que son leales a la Organización. Pronto saldrá a la calle, por ello os remarco que andéis con cuidado con él». Kubati informaba que «la mayoría de las veces (De Juana) le hace críticas muy dolorosas a la Organización y también a algunos militantes (en su «punto de mira» estamos Mikel Antza, José Urrutikoetxea y yo)».

Tampoco debería ser preocupación de las víctimas el paradero del etarra teniendo en cuenta que la causa judicial abierta es muy débil y que es harto probable que termine en libertad. En esas condiciones mejor que viva al otro lado del mar que en San Sebastián, donde el riesgo de encontrarse por la calle con víctimas del terrorismo o personas amenazadas es muy alto.

Para algunos etarras el tiempo de la fuga se ha diferenciado poco del tiempo de prisión. Un miembro del 'comando Matalak', huido después de ser excarcelado por haber agotado sin juicio la máxima prisión preventiva, explicaba en una carta su poco azarosa vida tras la huida: «1995 nos ponen en libertad y huimos. 1995 a 1999 escondido en pisos. 1999-2000 asegurando el alojamiento de otros compañeros huidos, saliendo una hora cada dos días para hacer las compras. 2000-2003 en el sitio y la situación en la que me encuentro. En total, 12 años escondido y solamente en los dos últimos he podido tener visitas de familia. Esta situación acaba con cualquiera». Tan harto estaba que escribió esa carta a la dirección de ETA para pedir la baja en la banda terrorista.

Desde hace años ETA tiene un departamento específico, denominado BITA, que se dedica a preparar fugas de las cárceles. Los euros invertidos en esa estructura son el dinero más tontamente gastado por la banda etarra porque hasta ahora no ha conseguido organizar ni una sola huida. La última fuga de una cárcel tuvo lugar el 7 de julio de 1985 cuando Mikel Antza logró sacar de Martutene a Iñaki Pikabea y Joseba Sarrionaindia.

En el último cuarto de siglo, en España, los únicos etarras que han logrado darse a la fuga son los que se han aprovechado de los errores judiciales. Sebastián Etxaniz huyó por una de esas excarcelaciones s equivocadas en 1995, el mismo año en que se fugaron tres miembros del 'comando Matalak' porque los tribunales no fueron capaces de juzgarles una sola vez en cuatro años a pesar de que fueron pillados 'in fraganti' colocando una bomba.

Fugarse, dicen, es la primera obligación de cada preso, pero no deberían contar para ello con la ayuda de los errores judiciales, como ha contado Antton Troitiño.

Rajoy y las listas de Bildu
Román Cendoya www.gaceta.es 21 Abril 2011

Para recibir votos es muy necesario explicar antes cómo se van a utilizar.

Troitiño se ha escapado. Otro terrorista más que, gracias a los experimentos con sangre de políticos y jueces, queda injustamente en libertad. Lo mismo que Alkalde, Ternera y de Juana. Esta especial tendencia a repetir los hechos, a favor de los terroristas, aumenta mi preocupación respecto a la más que probable presencia De representantes de ETA en los ayuntamientos. Se está repitiendo con Bildu lo mismo que con ANV.

Que Gobiernos de Zapatero, donde manda Rubalcaba, hagan este tipo de cosas es normal. La novedad está en el apoyo que el PP de Génova, con Rajoy a la cabeza, está prestando al método para colarlos. No apoyan recurrir a Bildu como coalición sino a todas sus listas electorales, lo que es garantía de que algunas pasen. El recurso a la coalición tenía más que asegurada la ilegalización por jurisprudencia. Que en Bildu figuren EA, Aralar y los escindidos de IU formando una coalición electoral en torno a Batasuna, tal y como consta en la estrategia de ETA, sólo supone que partidos democráticos han decidido convertirse en instrumentos de ETA. Y la responsabilidad penal de lo que les suceda es suya por aceptar ser lo que no se debe ser. Parte del PP lo sabe pero la línea oficial no. ¿Tiene algo que ver que el representante del PP ante Rubalcaba sea Federico Trillo, el hombre que está injustamente judicializado por el Yak-42? ¿Cómo Rajoy mantiene en ese importante puesto a una persona con esa fragilidad? ¿La actitud de Rajoy es el resultado de sus entrevistas discretas con Urkullu para asegurarse el apoyo de los nacionalistas en caso de una victoria precaria? Si el Gobierno juega a eso, la oposición debería tener otra política. Pero con Rajoy, en muchos casos, lo que no hay es política. Sólo espera.

Para recibir votos es muy necesario explicar antes cómo se van a utilizar. Lo que está haciendo con Bildu es un pésimo precedente. No puede ser que sepamos más de la vida de Rajoy en hoteles que de sus propuestas políticas.

¿Catalanizar al PSOE?… ¡ESPAÑOLIZAR AL PSC!
Pepe Castellano http://agorasocialista.wordpress.com 21 Abril 2011

Según leo en el digital La Voz de Bcn, el Sr. Navarro, que trabaja como Alcalde de Terrassa, manifestaba ayer: “Quiero catalanizar el PSOE” a lo que me gustaría responder mediante el presente texto que os ruego publiquéis en nuestro Blog.

Para empezar, decir al Sr. Navarro que existen docenas de grandes razones como para que la inmensa mayoría de los militantes del PSOE no deseemos que nos catalanice, negativa que sin duda también comparten los dirigentes socialistas de todos los demás territorios de España. Le recordaré algunas de esas razones:La deslealtad institucional y la gran traición perpetrada por las cúpulas del PSC desde el momento mismo en el que se firmaba la unidad del socialismo catalán como se demuestra durante todos estos años en los que han practicado políticas cada vez más parecidas a las del nacionalismo y más alejadas del proyecto socialista, políticas especialmente inmorales en materias como la complicidad o, peor aún, el protagonismo de los cargos públicos del PSC en la marginación de la lengua de la mayoría de los catalanes y común con el resto de los españoles, imponiendo el monolingüismo del catalán en la enseñanza, las instituciones y en todos los ámbitos dominados por los componentes del partido único catalán (CiU, PSC, IC-V y ERC).

La indecencia política que supone el estar alardeando continuamente de que el PSC es un partido diferente del PSOE cuando lo cierto es que se envían delegados a los congresos de nivel federal, se debate y acuerdan todas las políticas en pié de igualdad con los delegados del resto de España, se exigen puestos en el Comité Federal, en la Ejecutiva Federal etc. y, cuando se llega al gobierno, se exigen cuotas de Ministros, Subsecretarios, etc.

La cantinela de nunca acabar reivindicando un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados, a sabiendas de que reglamentariamente y sin el acuerdo con el PP eso no es posible y, peor aún sabiendo que eso amenazaría con dejar al PSOE en minoría frente a los diputados de la derecha española y de partidos nacionalistas como CiU, el PNV, ERC e incluso el mismísimo PSC, todo ello ocultando que a un menguado grupo parlamentario del PSC en Madrid, al PSOE le correspondería allí mismo un grupo mucho mayor y, aquí en el Parlament, podríamos tener un grupo de veinte o treinta diputados del PSOE, tal vez el segundo en importancia en la cámara catalana.

El penoso proceso en el que se ha gestado, aprobado y desarrollado el nuevo Estatuto, especie de constitucioncilla con la que se ha pretendido reformar por la puerta de atrás la Constitución Española de 1978, estatut hecho por los dirigentes del régimen catalanista a favor del nacionalismo periférico y en contra de la mayoría no nacionalista de catalanes a los que se pretende reducir a la condición de ciudadanos de segunda categoría, actuaciones éstas que no sólo no menguaron sino que se mantuvieron e incrementaron durante los gobiernos de Maragall y Montilla.

La actitud golpista de los dirigentes del catalanismo, que se niegan a aceptar la sentencia del Tribunal Constitucional y a aplicarla modificando las leyes declaradas inconstitucionales, todo ello con el apoyo expreso de las élites del PSC.

Con ese panorama, no solamente es absolutamente rechazable la propuesta del Sr. Navarro de catalanizar el PSOE sino que, contrariamente a las desviaciones nacionalistas del PSC y en base a la realidad plural de la ciudadanía catalana y al perfil sociológico y político de la inmensa mayoría de la militancia y del electorado socialista en Cataluña, lo que hace falta urgentemente es españolizar al PSC para que, sin dejar de ser un partido catalán, se abandone el campo del nacionalismo que, a partir de la reciente debacle electoral amenaza con dejar al PSC fuera del gobierno de la Generalitat por otros veintitantos años en los que, eso sí, gobernarían sus correligionarios nacionalistas de Convergencia i Unió con los que tantos intereses y políticas han compartido desde 1980 y vienen compartiendo en la actualidad.

Nota del Blogger: José Castellano es Secretario de la Junta Directiva de Ágora Socialista. Fue miembro de la Federación Socialista Catalana y, como tal, co-fundador del PSC-PSOE de cuya dirección formó parte durante muchos años. Posteriormente, hastiado de la deriva nacionalista, abandonó el PSC para volver a afiliarse directamente al PSOE.

Recortes de Prensa   Página Inicial