AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 27 Abril 2011

 

Síntomas de agonía
Editoriales ABC 27 Abril 2011
En fase terminal, dedicado a salvar los muebles de su propia casa, el Gobierno no puede ser la solución a una crisis que lo ha desbordado

REDUCIDO a simple apéndice de un PSOE cuya única estrategia pasa ahora por garantizar su propia supervivencia y evitar una hecatombe electoral, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ha convertido, por su inacción, en el principal obstáculo para la recuperación económica. A la conocida incapacidad del Ejecutivo para hacer frente a la crisis se suma desde hace meses la falta de iniciativa derivada de un calendario que le obliga a volcar sus ya escasas fuerzas en reflotar su marca partidista, como revela el discurso —enfocado contra la oposición, y no articulado para hacer frente a los graves problemas de españoles— de los principales portavoces gubernamentales. A falta de conocer la temida cifra de desempleo de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre, que se publica este viernes y que podría marcar un máximo históricos, el aluvión de malos datos subraya las dimensiones del desastre realimentado en los últimos años por Zapatero.

El desplome de la recaudación vía impuestos —que en los dos primeros meses del año de hundió un 35,3 por ciento respecto a 2010 como consecuencia de la parálisis que afecta a la actividad empresarial y del drama del empleo— hace imposible la reducción del déficit, que, según los datos difundidos ayer por Eurostat, se situó el año pasado en el 9,2 por ciento, lo que sitúa a España como el tercer país de la zona euro más deficitario, por detrás de Irlanda y Grecia, ya intervenidas. La publicación de estas y otras variables no hace sino poner negro sobre blanco un relato cuyo demoledor argumento percibe la sociedad sin necesidad de cifras, víctima de los estragos de una crisis que a lo largo de esta legislatura ha terminado con el bienestar de millones de españoles. En fase terminal, dedicado en exclusiva a salvar los muebles de su propia casa, el Gobierno socialista no puede seguir por más tiempo presentándose como solución a un problema para el que nunca ha tenido respuesta ni capacidad de reacción y del ya que se ha desentendido. Si algo queda de responsabilidad en el Ejecutivo, la convocatoria de elecciones anticipadas es la única respuesta ante una situación —sufrida por la sociedad y seguida con preocupación desde el exterior, donde se pasa factura a España a través de la deuda— que exige ideas claras, firmeza para llevarlas a cabo y, sobre todo, dedicación exclusiva. La agonía del Gobierno no puede arrastrar a todo un país al colapso.

Despilfarro
Sobrecoste autonómico en el último trienio
Jaime de Piniés Libertad Digital 27 Abril 2011

Tras un año desde la presentación del primer informe de la UPyD sobre, El coste del Estado Autonómico I, se detecta mucho más interés y atención sobre la necesidad de controlar el déficit público y el nivel de endeudamiento de las comunidades autónomas y de las Entidades Locales. El Fondo Monetario Internacional, el Banco de España, la Comisión Europea, la Sra. Merkel, las agencias de rating y hasta el Gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero se preocupan mucho más por estos temas que en el pasado. Pero lo cierto es que ninguna de estas entidades ha profundizado públicamente en el análisis del sobrecoste, definido comogasto público excesivo o innecesario para la prestación de los servicios sociales a los ciudadanos, ni como se podrían ahorrar ingentes cantidades, cada año, emulando las mejores prácticas.

Debido a este lento despertar, los Grupos de Economía y de Administración Pública de la UPyD han seguido profundizando en el estudio del sobrecoste, analizando con mayor detenimiento la externalización de los servicios autonómicos mediante empresas, fundaciones y consorcios. En particular, la estimación del sobrecoste se ha vuelto a realizar teniendo en cuenta el gasto público correspondiente al Capítulo IV (transferencias) de los Presupuestos, pero sólo incorporando aquellos epígrafes que representan gasto externalizado de los Capítulos I (Personal) y II (Gasto Corriente), excluyendo transferencias a otras administraciones públicas, familias, entidades sin ánimo de lucro o al exterior. Este desglose es posible con la información públicamente disponible para las comunidades autónomas; pero no es posible realizarlo, de momento, para las entidades locales.

Centrando el análisis en las comunidades autónomas, se ha aislado la externalización de los servicios asociado con el gasto personal y corriente. Este ejercicio supone revisar las estimaciones de sobrecoste directo, que solo tienen en cuenta el gasto personal y corriente directo.

Los detalles del nuevo informe de la UPyD se presentarán en unas pocas semanas, pero a modo de anticipo, e incluyendo la externalización de los servicios públicos a cargo de las comunidades autónomas, el sobrecoste estimado es enorme. Durante el último trienio (2008-2010), nos podríamos haber ahorrado 52.800 millones de euros, es decir, nos podríamos haber ahorrado más del 5% del PIB nacional si las comunidades autónomas hubieran seguido las prácticas más eficientes y sin menoscabar el servicio a los ciudadanos. Por otro lado, el informe delatará que en un periodo de profunda crisis económica, la nefasta costumbre de no aprender de las mejores prácticas de las comunidades autónomas más eficientes, ha llevado a incrementar el sobrecoste total anual en un 34% desde el año 2008 al 2010. En términos absolutos, Cataluña destaca como la autonomía donde se concentra la mayor cantidad de gasto público excesivo e innecesario en España, seguido por Andalucía y el País Vasco.

La conclusión es meridionalmente clara. El primer paso que se tiene que dar para sacar España del atolladero económico en que se encuentra es racionalizar el gasto autonómico.

Señor Embajador
Señor Embajador de Francia: me dispongo a presentarme. No nos conocemos personalmente, y es posible que tenga usted una idea no del todo ajustada a mi realidad y sentimientos.
Alfonso Ussía La Razón 27 Abril 2011

Soy, desde la década de los setenta del pasado siglo, francófobo. En los setenta y ochenta del siglo XX, los españoles sufrimos excesivamente por culpa de la tolerancia de Francia con los terroristas de la ETA. Vivían en su gran nación – nadie puede negar su grandeza–, se paseaban libremente por ella y allí se adiestraban para asesinar en España. Por fortuna, todo cambió. Pero me quedó una resolana de rencor hacia Francia que se convirtió en una enfermedad crónica. He estado muchas decenas de veces en Francia. Admiro su Literatura, su Arte, su Arquitectura, sus tradiciones, su gastronomía, su «chauvinismo»… y especialmente, el patriotismo y el orgullo de ser franceses de sus gentes. Y usted se preguntará: ¿cómo admirando tanto de nosotros tanto nos rechaza? La respuesta no es otra que el sentimiento expuesto anteriormente. El sentimiento del dolor por la incomprensión hacia España, en unos años en los que nuestro esfuerzo por encontrar la libertad se tiñó de sangre inocente y no tuvimos el apoyo de quien la libertad ya había encontrado y disfrutado desde que superó las aristas de la Revolución.

Hoy he dejado de ser francófobo, y usted, señor embajador, tiene mucha culpa de ello. Y me siento más libre porque puedo proclamar, sin prejuicios ni prudencias, la infinita admiración que por Francia siempre he sentido, aunque haya reservado el reconocimiento. Usted, señor embajador Delaye, ha hecho un ejercicio de amistad sincera admirable. Hasta tal punto, que además de ser el mejor embajador de Francia en España, ha sido el mejor embajador de España en Francia. Usted nos ha ayudado a sentirnos orgullosos de nuestra cultura. Y usted, sin duda alguna, ha influido de manera decisiva para que Francia haya declarado «bien cultural» la Fiesta de los Toros, ese mismo «bien cultural» que los necios han despreciado en el nordeste español. Usted, señor embajador, se ha emborrachado del arte, del milagro, de la singularidad, de la literatura, la pintura, la poesía, la música que ha nacido en todo el mundo gracias a la Fiesta de los Toros. En Francia se ama y reverencia a la Fiesta en una amplia zona del suroeste, donde su afición es admirable. Antonio Ordóñez, el mejor torero que ha parido madre, dejó ordenado que la mitad de sus cenizas, la mitad de su cuerpo de torero grande, se esparcieran por la piel de la Camarga francesa.

Y usted, señor embajador, nos ha devuelto su amor con la fuerza irresistible de su amistad. No lo consideramos un buen amigo de España. Usted, que será francés, y a mucha honra, toda su vida, se ha ganado la consideración de español sin límites ni regateos. Culturalmente, usted nos representa mucho mejor que algún idiota reyezuelo local sostenido por la ignorancia que abre la puerta a los sentimientos nacionalistas. Usted y Francia les han dado una memorable lección a quienes renuncian a su identidad en busca de aldeas figuradas y obsesiones de ombligo. Y lo ha hecho con una enorme elegancia, tacto y humanidad. Hemos tenido en España algún embajador francés arrogante. Lo hemos olvidado. Usted entró de golpe en el corazón y el alma de España.

Permítame que me descubra y dibuje con todo respeto el vuelo de mi chambergo ante lo que usted representa. Es el gran embajador de una gran nación en otra nación que se ha empeñado en reducir su grandeza. Por lo que me toca, muchas gracias, embajador Delaye, compatriota en la Cultura.

25 años de sectarismo
Los fascistas de la lengua aprovecharon la efeméride para reclamar más subvenciones oficiales, una vez agotadas ya las recibidas sin justificación durante el mandato del bipartito.
Alfredo Aycart ABC Galicia  27 Abril 2011

Inadvertido salvo para los entregados a la causa del radicalismo y la imposición, se celebró el pasado miércoles el 25 aniversario de la llamada Mesa por la Normalización Lingüística, la plataforma de talibanes empeñados en expulsar el castellano de la sociedad gallega, empezando por unas aulas que se resisten a someterse a sus designios reduccionistas. Los fascistas de la lengua aprovecharon la efeméride para reclamar más subvenciones oficiales, una vez agotadas ya las recibidas sin justificación durante el mandato del bipartito.

Fueron escasos los cuatro años de Gobierno PSOE-BNG, en los que percibió centenares de miles de euros en ayudas para fomentar el aislamiento de quienes no comparten su consideración de la lengua como arma política. Otros cuarenta años serían igualmente insuficientes en una sociedad sosegada y moderna que transige con equivocada condescendencia, pero que rechaza por la vía de los hechos, sus veleidades dictatoriales. Lamentablemente, ni el reiterado fracaso, ni la repulsa social a sus planteamientos disuaden sin embargo a la Mesa que dirige Carlos Callón, incapaz de renunciar a sus designios autoritarios.

Que aproveche la celebración de su aniversario para lamentarse del desamparo institucional evidencia uno de los principios fundacionales de un movimiento anclado en el pasado: tiene que superar su incapacidad para la convicción con argumentos por la vía de las ayudas artificiales procedentes de fondos públicos. Que las subvenciones que reclaman para sus inexplicadas actividades procedan de los impuestos de los que no comparten en su mayor parte sus criterios fundamentalistas es sólo una contradicción menor en una plataforma concebida como uno de los instrumentos del ala más radical del BNG.

Y del nacionalismo más trasnochado se retroalimentan, aunque se definan con revelador cuidado como apartidistas. No es casual que cuente la Mesa entre sus propagandistas más beligerantes con el diputado Bieito Lobeira, el censor frustrado, tan dispuesto a imponer a los gallegos el idioma en el que deben enterrar a sus muertos como a obligarles a cambiar sus apellidos por imperativo legal. Se trata del diputado que espetó a los policías que intentaron identificarle el clásico «no saben con quién están hablando».

Se trata de una expresión y comportamiento que encajan a la perfección en las habituales actitudes de los seguidores de Callón, quien debiera aprovechar tan señalado aniversario para empezar a aclarar el destino y la oportunidad de los centenares de miles de euros con que regó su apología del sectarismo el Gobierno que presidía Emilio Pérez Touriño.

MEMORIA HISTÓRICA
Guernica y estafas históricas
Teresa Puerto Minuto Digital 27 Abril 2011

Uno de los capítulos más explotados por la gran Multinacional de la Mentira sobre la Guerra inCivil Española del ´36 es el dedicado al “bombardeo de Guernica”, episodio tan falseado como infinitamente repetido y pintado por los cuates de la cienciaficción guerracivilista …

Atendiendo el prestigio internacional de toda la rigurosa documentación del historiador y coronel de aviación Jesús Salas Larrazabal, se ha cifrado en menos de 130 vidas las que se perdieron en el bombardeo contra la población civil de Gernika por la aviación alemana. En opinión de dicho experto “el número de muertos máximo, por todos los conceptos, no sobrepasó el de 126. Eso, teniendo en cuenta, por ejemplo, a tres gudaris que murieron en Guernica en esas fechas y que se encontraban allí en función de que la villa albergaba un hospital de sangre. Se suspendió el tradicional mercado de los lunes, aunque, sin duda, algunos de los que habían acudido de las localidades próximas se quedaron a echar el día allí. Quizá por esa razón hay una veintena de cadáveres sin identificar”.

… “irónicamente, en Guernica se fabricaban bombas incendiarias del mismo tipo que las que la destruyeron. Había tres cuarteles de gudaris, uno por batallón; y existían siete refugios antiaéreos, prueba en sí mismo del reconocimiento de Guernica por parte de los defensores de su carácter militar… Guernica era objetivo militar”, naturalmente. (Guernica”.Salas Larrazabal, Jesús.-Rialp,, Madrid.1987) .

Pero lo más significativo del caso fue la falsa inmortalización del acontecimiento y la falsa leyenda nacida de él a partir de la superconocida TAUROMAQUIA, pintada por el comunista Pablo Picasso y metamorfizada en “un desastre de guerra” por sus cotizados pinceles : la Gran Multinacional de la Mentira se encargó de su marketing…

El “Guernica” de Picasso fue un gran timo : “una de las mayores mentiras de nuestra época “ según testimonio personal del socialista de Requena (Valencia), José Mª Sánchez Roda , Presidente de la Junta Delegada del Tesoro Artístico en la II República Española.

Según Sánchez Roda “El Guernica fue un cuadro de tauromaquia , encargado al comunista Picasso por una institución cultural mejicana para exaltar la fiesta de los toros poco antes de que comenzara la guerra civil española” .. “Por razones que desconozco , los mejicanos no liquidaron el importe pactado por la obra . Picasso guardó el cuadro y se olvidó de él. Cuando el Gobierno de la II República le encarga la realización de un cuadro alegórico del bombardeo de Guernica por la aviación nazi , el pintor hizo un collage con los materiales del cuadro que no vendió, hizo pequeños retoques y compuso la famosa obra pictórica “ (LEVANTE emv, 4/09/1997)

El avispado Picasso, tan roñoso en extremo como era , sacó la obra de la buhardilla , y no perdió la ocasión de meterle un timo al gobierno republicano, endilgándole una pieza sin valor histórico : “Joseph Renau , director general de Bellas Artes comentó, entonces, “el rostro” del artista aunque optaron por el silencio” …

Con el final del régimen de Franco y el regreso del “Guernica” hubo una oportunidad de hablar, pero para entonces el cuadro era ya un `mito´ y el símbolo de la restauración democrática en España . Y Sánchez Roda “no quiso aguar la fiesta” que supuso el regreso del cuadro.

Asi fabrica sus deliriums la izquierda mitómana, Gran Multinacional de la Mentira.

www.teresafreedom.com

Corrupción
El Greco y España
Agapito Maestre Libertad Digital 27 Abril 2011

Reitero que sobre la corrupción no está dicho todo. Siempre hay algo que no ha sido expresado, estudiado y conceptualizado. El sistema "democrático" español está corroído por esa lacra. De Norte a Sur y de Este a Oeste de España nada se entiende sin la corrupción. La corrupción ha dejado la democracia en "suspenso". Arruinada. Es menester que nadie se haga de nuevas con el próximo caso o con el más viejo. La corrupción está por encima, o mejor, es la base del sistema político de España. Por eso, precisamente, hemos de estar siempre atentos. La corrupción es el cáncer de la democracia. El último toque de atención viene, una vez más, de la UE.

El Consejo de Europa tiene un órgano encargado de controlar la corrupción que es conocido por el nombre del Greco (Grupo de Estados contra la Corrupción). Anualmente, entre otros cometidos, emite un informe especial sobre la situación de la corrupción en la UE. Nunca España ha salido bien parada en esos informes. Tampoco en el último publicado, el día 1 de abril, pueden hallar los políticos algún dato relevante para sacar pecho. Todos ellos son revolcados. Suspendidos. Son incapaces de dar cuenta (eso significa también logos en griego) de los bienes comunes, de las propiedades del Estado, de los que son depositarios por la gracia de los ciudadanos.

Aunque el Greco es un organismo políticamente correcto, o sea, se atiene a estándares más o menos tópicos sobre este trágico asunto, sus datos son muy útiles para quienes consideramos que la corrupción en España es, en verdad, algo más que el robo de los bienes públicos que llevan a cabo algunos políticos. Naturalmente, la sustracción y utilización de los bienes públicos para el enriquecimiento privado es grave, gravísimo, pero es aún más terrorífico que el sistema político entero se fundamente en la corrupción. No se trata, como vengo manteniendo hace ya años, de un sistema de enriquecimiento, más o menos inmoral, de las castas políticas, sindicales y empresariales, sino que, sobre todo, es un metasistema sin el que es imposible comprender el funcionamiento del sistema político, económico y social.

¿Cuál es el principal dato que nos suministra este informe del Greco que pueda avalar mi concepto de la corrupción? La financiación de los partidos políticos españoles es oscura, falaz e imposible de controlar por ninguna agencia estatal o europea. La financiación de los partidos políticos españoles es la base de la corrupción en España. Según el informe del Greco, España no cumple ninguna de las seis recomendaciones que ya le dio el año pasado. Es un escándalo del que la casta política pasa de puntillas. Tres datos bastan para hacerse cargo de la importancia del informe: en primer lugar, las cuentas de las agrupaciones locales de los partidos, especialmente en los municipios de más 20.000 habitantes, son imposibles de controlar; el asunto es gravísimo, sobre todo si pensamos en cuenta que el 25% de los ingresos de los partidos provienen de sus sedes locales. En segundo lugar, apenas existe información sobre las fundaciones vinculadas a los partidos ni tampoco sobre las deudas de los partidos con las entidades de crédito.

En fin, en tercer lugar, al Tribunal de Cuentas del Reino de España le resulta casi imposible cruzar sus datos con el Banco de España; no me extraña que el Tribunal de Cuentas esté maniatado, si consideramos que el Banco Oficial tiene de gobernador a un hombre de partido.

Un cuadro del Greco
IGNACIO CAMACHO ABC 27 Abril 2011

EL Greco le ha hecho un retrato a la política española y la ha sacado más bien enfermiza y poco favorecida, con cara pálida, gesto tramposo y aspecto de estar podrida por dentro. Además de un pintor excelso cuya obra cumbre cuelga paredaña con el despacho toledano de José María Barreda, el GRECO es el acrónimo del Grupo de Estados contra la Corrupción, organismo del Consejo de Europa dedicado a analizar lo que su propio nombre indica. Por segunda vez en dos años dicho observatorio ha pintado un cuadro inquietante de las finanzas de nuestros partidos, que salen perfiladas por su lado más siniestro y borroso: gastos desmedidos, ingresos opacos, deudas galopantes, cuentas sin auditar y un sospechoso compadreo de créditos bancarios y cancelaciones dudosas. Todo ello rodeado de esperanzadoras promesas de regeneración que nunca pasan del plano de la retórica.

Nada que no supiésemos, por supuesto, pero tampoco nada que se pueda ocultar a una mirada objetiva y sin contaminar por la red de intereses que domina la partitocracia española. El informe del GRECO irrumpe de forma muy clarificadora en un debate electoral dominado por la presencia en las candidaturas autonómicas y locales de numerosos implicados en tramas corruptas, y viene a demostrar que la clase política tiene poco interés real en depurar un sistema envilecido por la falta de transparencia y un indulgente autoamparo. Los partidos son máquinas de gastar inmunes a los principios de austeridad y de igualdad de oportunidades, y utilizan el poder para un turbio tráfico de favores administrados discrecionalmente según la muy habitual ley del embudo. Chulean al Tribunal de Cuentas, se autoadjudican subvenciones, olvidan pagar los créditos y como todo dinero les parece poco recurren a intermediarios inescrupulosos para organizar mecanismos de financiación paralela. Cuando la sociedad les demanda —tímidamente, por cierto— un mínimo de decencia a sus dirigentes sólo se les ocurre pedir más fondos públicos; ni por asomo les sobreviene la posibilidad de reducir el despilfarro, de someterse a una regulación de cuotas y donaciones o de depender de sus simpatizantes a través de porcentajes del IRPF.

El origen de la corrupción está en esa codicia corporativa más que en las manos largas de algunos desaprensivos que no podrían enriquecerse sin prestar servicios a las organizaciones que de un modo u otro los amparan. Por eso la tolerancia y la renuencia a adoptar medidas regeneradoras; ni los mismos dirigentes llegan a saber hasta dónde alcanzan las responsabilidades en un sistema tan degradado. Se limitan a reprocharse mutuamente escándalos en la confianza de que los de unos compensan los de los otros. Y a tirar para adelante ocultando las miserias, aunque de vez en cuando venga un Greco y los retrate a todos juntos con las manos sucias y la sonrisa falsa.

Papá leía «Mein Kampf»
Papá era nazi.Y él fue siempre un buen hijo. Aunque papá lo juzgarano muy listo
GABRIEL ALBIAC ABC 27 Abril 2011

PAPÁ era nazi. Y él fue siempre un buen hijo. Aunque papá lo juzgara no muy listo. No perdió nunca ocasión de propagar la apología del Holocausto. Y fue —¿cómo negarlo?— enternecedor escuchar sus sentidas palabras de advertencia al Pontífice Romano en su visita de 2001: «Los judíos intentan matar los principios de las religiones celestes con la misma mentalidad con la que mataron y torturaron a Jesucristo». Todos supieron que el heredero Bashar iba a estar a la altura legendaria de Hafez Al Assad. Sólo había que darle una oportunidad. Ahora. A golpe de artillería y de blindados, Bashar Al Assad reverdece hoy viejas glorias de su estirpe. La aniquilación de la ciudad sunita de Hama en 1982 marcó el récord de asesinatos por unidad de tiempo en la familia. Por el momento. Bombardeo aéreo y artillería pesada contra población civil, a lo largo de 27 días: veinticinco mil muertos. Civiles, por supuesto. Una hazaña bélica. Sobre Bashar —segundón de papá, sólo heredero tras la muerte de Bassel, el hijo predilecto— recae ahora la pesada responsabilidad de hacer pequeñas las glorias del padre. Le queda aún un buen trecho. Pero las tres centenas largas de manifestantes liquidados por tanques e infantería sugieren un excelente ritmo de partida.

Nuestro amigo Bashar no desmerece su linaje. Puede que tal convicción fuera motivo de la prioridad que le diera la diplomacia española nada más verlo sentado en el sillón del padre. Intercambio de visitas oficiales, exaltaciones marxianas (fracción Groucho) de su inequívoca apuesta por la democracia… ¡La de cosas que hemos oído en estos diez años! ¡La de entrecomillados que uno puede ir sacando de ese antídoto de la idiotización que son las hemerotecas…! Prueben a hacer un par de búsquedas en Google, nuestros curiosos lectores. Dándoles el nombre del dictador sirio y el de un par de políticos españoles: los que más gordos les caigan, da lo mismo color, cargo o ideología. Verán qué risa.

El poder es artesanía «de tiempo y circunstancia», repetía el más clásico de aquellos que, en el siglo XVI, inventaron en Europa la política. Pero, a Europa, Bashar vino tan sólo a aprender oftalmología, allá por los lejanos tiempos en que papá lo miraba entre piedad y desprecio. Hafez Al Assad pudo asesinar cuanto le vino en gana, sin pagar jamás por ello, no por especial favor celeste. Había —es más prosaico— un guerra mundial que, bajo el sarcástico nombre de «Guerra Fría», permitía a sus fieles peones consumir, del todo gratis, sangre ajena. Quienes supieron hacer uso de aquel pulso de medio siglo blindaron despotismos inatacables. Delincuentes como Sadam o Castro, como Videla o Bokassa, como Assad o Arafat, son ridículas marionetas de un Gran Juego cuyos hilos movían otros menos risibles.

Se acabó aquello. Si Assad hijo se empecina en ejercer el oficio carnicero con igual exhibicionismo que su padre, su cita con la Parca estará sellada. Más nos valdría a todos: a los sirios, sobre todo. Pero eso solo no basta. Ni tras el fin de Gadafi se alzará el paraíso en Trípoli, ni tras el batacazo del segundón de papá Al Assad se adivinan tiempos felices para Siria. Papá leía Mein Kampf. Los que vienen, no conocen más libro que El Libro.

"Normalización" subvencionada
Camps premia con dinero público la erradicación social del castellano
En lo relativo a los ataques a la lengua común de los españoles, las comunidades del PP tienen poco que envidiar a las nacionalistas.
Pablo Molina Libertad Digital 27 Abril 2011

La comunidad autónoma valenciana imita a su vecina del norte en el programa de inmersión lingüística para imponer en este caso el valenciano como única lengua de la esfera pública. La diferencia con Cataluña es que Valencia no lo hace bajo la amenaza de la multa o la sanción administrativa sino a través de un mecanismo mucho más sugestivo, especialmente en tiempos de crisis económica: la subvención.

En efecto, a raíz del mensaje indignado de un lector de nuestro periódico, pequeño empresario madrileño ubicado en Castellón, hemos podido comprobar que Francisco Camps regala dinero de todos los valencianos a aquellos emprendedores que se dobleguen voluntariamente a erradicar el castellano en su actividad empresarial. Para ello tienen que rotular exclusivamente en la lengua vernácula sus comercios, tanto en el exterior como dentro de las dependencias del negocio, donde todos los mensajes deberán estar escritos únicamente en valenciano.

Los vehículos de la empresa tampoco podrán contar con ningún mensaje en español, si es que el empresario quiere trincar la subvención que Camps le ofrece para "normalizar" el uso del valenciano en su territorio. Otro de los requisitos para poder optar a estas subvenciones es la erradicación del castellano de cualquier documentación administrativa o técnica de la empresa, así como en las páginas web de que disponga, que deberán tener su página de inicio escrita en la lengua vernácula.

Se trata, según la declaración de intenciones de la orden por la que se convocan anualmente estas ayudas, de que la sociedad civil participe en la "reafirmación y consolidación de la identidad colectiva"(sic), exhortación tribal que perfectamente podría suscribir cualquier partido nacionalista, y que el gobierno de Francisco Camps utiliza con toda naturalidad para justificar la depredación del bolsillo ciudadano al objeto de acabar con la presencia de la lengua común de todos los españoles en la esfera pública, fin último que el gobierno valenciano del Partido Popular comparte asimismo con cualquier otra formación nacionalista.

El gobierno de Valencia quiere que los pequeños empresarios "sean parte activa de la normalización del uso social del valenciano", aunque de momento con escasa suerte a tenor de la cuantía económica destinada a tan dudoso fin. "Sólo" 227.500 euros hay previstos para este reparto, señal de que el buen juicio del empresariado castellonense, valenciano y alicantino hace que sus titulares prefieran no participar en este auténtico chantaje utilizando el dinero precisamente de sus clientes. Al menos esa es la situación de momento, porque es bien sabido que el dinero fácil entregado por los políticos puede llegar a ser muy, pero que muy sugestivo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Gobierno se lo pone difícil al Supremo
EDITORIAL Libertad Digital 27 Abril 2011

A muchos les podría parecer irrelevante o bizantina la negativa del Gobierno y su dependiente Fiscalía a instar la ilegalización de Bildu, cuando, al mismo tiempo, han solicitado al Tribunal Supremo la impugnación de todas y cada una de sus listas electorales. Ojalá así fuera, pero desde un punto de vista estrictamente procesal no es lo mismo en absoluto: al hacerlo de esta segunda forma, Gobierno y Fiscalía han vuelto a alterar, absurda o dolosamente, el objeto de la controversia judicial, al tratar la Ley de Partidos como una "ley de listas" o una "ley de candidaturas". Con ello tratan de forzar al Tribunal Supremo a considerar, no si Bildu es el medio con el que Batasuna ha tratado de burlar su ilegalización –cosa que los cuerpos y fuerzas de seguridad ya han acreditado– sino si lo son todas y cada una de sus candidaturas, cosa que no exige la Ley de Partidos y que, dado su alto nivel de blanqueamiento, no se puede probar en todos y cada uno de los casos.

De esta forma, Gobierno y Fiscalía han invertido el procedimiento y la lógica acorde a la letra y al espíritu de la Ley de Partidos, al tiempo que hacen mucho más pesada la carga de la prueba. Y es que, según la Ley de Partidos, articulo 9.3.c, bastaba detectar en alguna lista electoral personas que fueron terroristas o que formaron parte de partidos ya declarados ilegales, para que el Tribunal Supremo pudiese declarar ilegal toda la formación política a la que dicha lista pertenece, siempre y cuando –funesto y decisivo artículo 11– la Fiscalía y la Abogacía del Estado así se lo hubiesen solicitado al Alto Tribunal. El problema –insistimos– es que no lo han hecho y que, por el principio de congruencia, el contenido declarativo de una sentencia no puede conceder nada "extra petita", esto es, nada que no se le haya pedido. Lo más que se le pide hacer al Supremo, tal y como el ministro Caamaño ya le ha exigido públicamente, es "explorar una a una" las candidaturas de Bildu y limitarse a impugnar aquellas en los que encuentre motivos por los que la ley permitiría, en realidad, impugnar a toda la formación política a la que pertenecen.

El Gobierno justifica su negativa a instar la ilegalización de Bildu en su conjunto asegurando que la Ley de Partidos "no permite impugnar coaliciones" de partidos. En primer lugar, ya nos dirá el ministro Caamaño de dónde se saca semejante aseveración. Es cierto que la ley no habla expresamente de "coaliciones", pero no es menos cierto que en su artículo12. 1.b advierte que "se presumirá fraudulenta y no procederá la creación de un nuevo partido político o la utilización de otro ya inscrito en el Registro que continúe o suceda la actividad de un partido declarado ilegal y disuelto". Es evidente que a la luz de este artículo es mucho más pertinente tratar indistintamente los partidos y las coaliciones de partidos como posible medio de fraude de ley, que no hacerlo, una a una, con sus candidaturas o listas. Más aun cuando el primer instrumento que ETA utilizó para estar presente en las instituciones, Herri Batasuna, no fue originalmente un partido político sino una coalición de partidos.

En cualquier caso, es el Tribunal Supremo, y no el Gobierno, el que debería decidir si la Ley permite o no ilegalizar coaliciones. Desgraciadamente, sin embargo, lo que sí que dice la Ley de Partidos es que sólo la Fiscalía y la Abogacía del Estado pueden solicitar su juicio sobre este y los demás puntos. Lo que también sabemos es que el Tribunal Supremo ya reprochó hace cuatro años al Gobierno en consideración obiter dicta –o consideración complemetaria a la sentencia– que no le pidiese la ilegalización de ANV en lugar de la impugnación de sólo alguna de sus listas, tal y como el Alto Tribunal tuvo que limitarse a hacer. También entonces el Gobierno había justificado su bochornosa negativa a instar la ilegalización de ANV en su conjunto diciendo que no prosperaría sobre la base que "no hay por dónde cogerlos". Luego se supo no sólo que el Supremo no compartía ese juicio, sino que el Gobierno había previamente consensuado con la propia ETA esta artera forma de burlar la ley durante el mal llamado "proceso de paz".

Ahora no sabemos si esta nueva negativa de los organismos dependientes del Gobierno a instar la ilegalización del medio en su conjunto con el que ETA quiere permanecer en las instituciones obedece a un nuevo acuerdo inconfesable. Si no es así, desde luego lo parece. En cualquier caso, esperemos que el Tribunal Supremo no se sienta esta vez atado con las listas y que las arranque todas ellas de raíz, pues en su raíz está el acreditado deseo de los proetarras de burlar, nuevamente, la Ley de Partidos.

Bildu: ¿cesión o jugada?
Editorial www.gaceta.es 27 Abril 2011

Es, sin duda, una buena noticia que la Abogacía y la Fiscalía del Estado hayan decidido impugnar ante el Supremo todas las candidaturas de Bildu, porque es un paso decisivo para impedir el acceso de las marcas proetarras a las instituciones y, sobre todo, al dinero de las arcas municipales. Y lo es por un doble motivo.

En primer lugar, porque implica que la Abogacía del Estado se ha rendido a la evidencia, constatada por los informes policiales, según los cuales no son las listas sueltas sino la coalición íntegra la que está en la estrategia de ETA, tal como subrayaba Dolores de Cospedal. Por esa razón, la Abogacía presenta una demanda contra la totalidad de las listas.

Y en segundo lugar, porque también implica una victoria política del PP. El primer partido de la oposición lanzó un órdago contra el Gobierno, amenazando con romper el Pacto Vasco y el acuerdo antiterrorista si el Ejecutivo no impugnaba el conjunto de las listas, en lugar de limitarse a hacerlo parcialmente, una a una. Tal pretensión tenía plena lógica jurídica: no puede ser más clara la doctrina de la Ley de Partidos (art 12.1.b). Y ante el ultimátum político, el Gobierno no ha tenido más remedio que ceder ante la presión y activar la impugnación total de la marca proetarra.

Claro que lo que aparentemente es una derrota política puede convertirse en una maniobra electoral de un Gobierno, avezado en hacer de la necesidad virtud. En el quid prodest? (¿a quién aprovecha?) de la impugnación de Bildu, los socialistas consiguen que no se hable de tan pringoso y, sobre todo, impopular tema en una campaña electoral que se presenta especialmente adversa para ellos. El partido se quita de encima el sambenito de patrocinador de proetarras, que puede restarle votos, singularmente al PSE en las municipales vascas, y neutraliza así el demoledor efecto Troitiño. No le interesa que en la agenda de mítines figuren los coqueteos con ETA y sí, por ejemplo, los trajes de Camps.

Queda, eso sí, la incógnita de la más que probable negociación. ¿Puede permitirse el lujo de entorpecer el salto de los proetarras a las instituciones un Gobierno que se reúne con terroristas y deja abierta la jaula para que escapen carniceros con 22 asesinatos? Siempre cabe la posibilidad de que la Sala del 61 del Supremo, que tiene la última palabra, rechace la impugnación de algunas listas; y, en el peor de los casos (para los proetarras), siempre queda el cartucho del Tribunal Constitucional, que puede resolver los posibles recursos de amparo a favor de las candidaturas, antes del 5 de mayo. Es decir, que el caso Bildu no está cerrado y no es descartable que, a pesar de todo, el brazo político y blanqueado termine concurriendo a los comicios. Pase lo que pase, el Gobierno queda bien, porque no es él el que toma la decisión final sobre la impugnación.

Si finalmente los proetarras quedan fuera de juego, los socialistas tratarán de sacar tajada electoral, armándose de argumentos y de imagen para demostrar que la lucha antiterrorista es sincera. Un plan B perfectamente compatible con el maquiavelismo de un pirómano bombero como el superministro Rubalcaba.

Todo ello puede explicar que los mismos socialistas que hasta el lunes acusaban a Rajoy de azuzar “a los portavoces más radicales” y sólo contemplaban actuar contra las listas contaminadas, pero no contra el conjunto de la coalición, se avinieran finalmente a la impugnación total, como anunció ayer el propio Rubalcaba horas antes de que se conociera la decisión de la Abogacía del Estado.

Rockefeller Plaza
maría jesús cañizares ABC Cataluña 27 Abril 2011

Catalanas y catalanes, entendiendo por este gentilicio —Jordi Pujol «dixit»—, todo aquel que vive y trabaja en Cataluña: ¡Indignaos!. O lo que es lo mismo, «Indigneu-vos!», tal como aconseja el alemán Stéphane Hessel en su libro, el más vendido durante la Diada de Sant Jordi en la categoría de no ficción, tanto en catalán como en castellano. Hay motivos más que suficientes para indignarse y luchar contra la indiferencia, el más reciente, el enésimo llamamiento a la unidad del presidente Artur Mas para enfrentarse a ese enemigo exterior llamado Estado, en este caso para reclamar los 1.450 millones del fondo de competitividad y distraer así la atención de la pertinaz crisis y de los recortes en servicios básicos. En su momento —Mas lo sabe—, el Estatuto de Autonomía y el nuevo sistema de financiación también dieron lugar a propuestas de frente común que se saldaron con una mini-declaración de intenciones que no aguantó los efectos del puente aéreo.

¡Indignaos más todavía! al saber que, pese a los apuros económicos de la Generalitat, hay «embajadas» catalanas para rato y que el ex becario Andrew Davis, que ha sobrevivido al cambio de gobierno como delegado del gobierno catalán en Nueva York, entretiene sus días y su sueldo de 80.000 euros anuales anunciado cursos de catalán para niños de entre 3 y 11 años que se imparten, estén atentos, en la sede del Instituto Cervantes de la Gran Manzana. Cabe preguntarse de qué sirve que el Institut Ramon Llull tenga sede también en Nueva York, concretamente en la misma planta del exclusivo One Rockfeller Plaza donde tiene despacho el amigo Andrew, cuyos mecenas de ERC se habían hartado de criticar la gestión del Cervantes.

Hablando de duplicidades ¡indignaos de nuevo!, pues hay quien asegura que la resistencia a acometer la tan necesaria y reclamada por la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, reducción de empresas públicas, consorcios o agencias dependientes de la Generalitat responde al ruego, literal o figurado, del consejero de Empresas y Empleo, Francesc Xavier Mena, de evitar que la actual lista de parados engorde con el personal eventual y altos cargos que ahora trabajan para esos organismos satélites.

denuncia de gb ante la fiscalía
Un instituto gallego colabora con una asociación que homenajea a presos por terrorismo
La asociación de Gloria Lago ha denunciado a un grupo independentista por enaltecer terrorismo y su colaboración con un instituto.
libertad digital 27 Abril 2011

Tal y como atestigua un escrito remitido a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Orense por la propia Galicia Bilingüe, la organización presidida por Gloria Lago ha denunciado diversas campañas vía web de naturaleza extremista que pueden tener responsabilidad penal de la asociación cultural Aguilhoar, con sede en Guinzo de Limia.

Se trata de homenajes y exaltación de personas detenidas o encarceladas por la comisión de graves actos violentos como la colocación de "artefactos explosivos y relacionadas con grupos terroristas como los GRAPO o Resistencia Galega".

En la denuncia, se incluye la colaboración del Instituto de Xinzo, el IES Lagoa, con el colectivo. Les acusan de fomentar a través de su Equipo de Dinamización Lingüística que los alumnos acudan a actividades organizados por la asociación. En uno de sus locales, ubicado en Xinzo, se desarrollan actividades de promoción del gallego.

Pese a ello, el proyecto lingüístico del Instituto ha obtenido la máxima puntuación de calidad y la mejor dotación económica otorgada por la Xunta de Galicia.

Entre los materiales aportados en la denuncia, Galicia Bilingüe señala una carta de solidaridad con presos "políticos" e independentistas gallegos del colectivo, así como diversas exposiciones y actividades a favor de los mismos. La denuncia viene complementada con diversos documentos fotográficos que demuestran que éstas tuvieron lugar en los términos que describe la asociación de Gloria Lago.

El grupo también intentó reventar una manifestación de Galicia Bilingüe, y la organización aporta pruebas fehacientes de ello, como también de diversas amenazas al grupo, contra cuyas actividades promocionaban el uso de la violencia.

Recortes de Prensa   Página Inicial