AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 16 Mayo 2011

 

Por qué votar socialista garantiza la propia ruina
Roberto Centeno. El Confidencial 16 Mayo 2011

Vamos de mal en peor, el deterioro económico y social crece día a día. La OCDE acaba de afirmar que las reformas de Zapatero no han mejorado sino que han empeorado la economía española, un agravamiento que se ceba especialmente en los pensionistas y la clase trabajadora, que ven cada día hundirse más y más su renta disponible. Los socialistas no tienen piedad para los más débiles, porque están convencidos de que les seguirán votando. Sin embargo, votar socialista el próximo día 22, o en cualquier otro momento, es garantizar la propia ruina. Siempre ha sido así cuando han gobernado, aunque esta vez han deteriorado de forma irreversible la economía y el bienestar de los españoles: nunca tan pocos hicieron tanto daño a tantos.

Los desastres del socialismo: la crisis del 33 y la del 96
La primera vez fue la crisis de 1933, que los “historiadores” izquierdistas cuentan fue debida a “la traición de empresarios y banqueros para sabotear la República”, cuando la realidad fue que el Gobierno de la República actuó con una incompetencia económica absoluta, su única preocupación, al igual que Zapatero con Aznar, fue como nos recuerda el profesor Velarde (1), la destrucción de los logros económicos de Primo de Rivera, los mayores de la primera mitad del siglo XX. Ortega y Gasset, en su discurso ante las Cortes Constituyentes en julio de 1931 afirmaría que “si el régimen hoy naciente no triunfa en la economía, no tiene porvenir”, y espantado por la ineptitud del Gobierno clamaría “es menester que encarguéis (la economía) a las personas más autorizadas que en España haya, y si no hay bastantes traedlas del extranjero”.

Marcelino Domingo, Ministro de Agricultura, del que Alcalá-Zamora decía que “estaba tan ayuno de preparación, que era incapaz de distinguir el maíz de las algarrobas”, con el mito republicano del “pan barato” decidió importar grandes cantidades trigo a finales de 1931 y cuando en 1932 este trigo estaba llegando se recogió la mayor cosecha en años, el exceso de oferta hundió los precios y sumió a los campesinos en el hambre y la miseria. El otro mito republicano, la “peseta fuerte”, sosteniendo un cambio artificial, dio la puntilla. En 1933 la izquierda perdió el poder, que recuperó tres años después en un clima prebélico latente, como adelantó en campaña el socialista Largo Caballero, espetando que “si no ganamos, iremos a la guerra civil”, con una caída de la renta per capita del 13% hasta julio tras las ocupaciones de tierras y fábricas.

La era González, después de una etapa expansiva entre 1986 y 1990, consecuencia de nuestra incorporación a la UE, desastrosamente negociada por las prisas de entrar, algo que hubiera sucedido en cualquier caso y a coste cero, “concluyó en catástrofe a causa de un considerable déficit del sector público, de una política monetaria restrictiva y, por ello, con altos tipos de interés, y de una peseta fuertemente sobrevalorada, y de las rigideces estructurales (1)”. Al término de esa época, la Seguridad Social bordeaba la quiebra, la industria quedó aniquilada por el desastre de la reestructuración siderúrgica, naval y textil, el paro superó el 23 % y los monopolios públicos fueron privatizados a precio de saldo… un expolio de dos billones de pesetas a los españoles.

“Una España arruinada, dividida y con ETA en las instituciones”
Pero este desastre quedaría empalidecido por Zapatero. No se me ocurre mejor resumen del mandato del presidente que el realizado por Esperanza Aguirre, que no solo nos ha llevado a una ruina económica sin precedentes, que tardará varias generaciones en superarse, también ha dividido España y ha sentado las bases de su destrucción, además de legalizar a una banda terrorista porque los socialistas buscan gobernar el País Vasco y Navarra donde la izquierda abertzale puede jugar un papel bisagra importante.

Pues si tanto le dolía ¿por qué en vez de recortar gasto social no recortó despilfarro autonómico y local, seis veces mayor que los 15.000 millones que cercenaría a los mas desfavorecidos?

Cuando Zapatero ganó las elecciones de marzo 2004 era evidente que el modelo de crecimiento era insostenible. Zapatero encargó a un indolente Pedro Solbes, que había completado el hundimiento económico de la era González y que logró sillón de Comisario de cuota en la UE, la cuadratura de un círculo imposible. Ya desde el principio, Zapatero se desentendió de la economía, mientras Solbes dormitaba, porque el crecimiento continuaba, aunque ni el uno ni el otro supieran por qué. Zapatero se dedicó a lo realmente le gustaba, a destruir toda la obra de Aznar, empezando por paralizar el Plan Hidrológico Nacional -un disparate histórico-, a reescribir la Guerra Civil -“durante el franquismo los españoles no éramos españoles, éramos apátridas”- y a negar a la nación mas vieja de Europa su condición de tal -“España es una realidad discutida y discutible”, sentenciaría-.

Los primeros avisos
Y como no podía ser de otra manera, los desequilibrios se agravaron hasta unos límites tales que han llevado al hundimiento irreversible de la nación. El primer aviso institucional del desastre que se avecinaba lo realizaron los inspectores del BdE a mediados del 96, alertando al Gobernador sobre los riesgos suicidas que estaban corriendo bancos y cajas inflando irresponsablemente la burbuja inmobiliaria. Solbes y Mafo no solo ignoraron la advertencia, en la primavera del 2007 animaron a las familias a seguir endeudándose, pues “cuanto más se endeuden mas ricos son, ya que los pisos solo pueden subir de precio”. Solo por esto, en cualquier país civilizado ambos habrían sido procesados. Zapatero derogaría también el modelo de financiación autonómica consensuado en 2002, realizando transferencias y cesiones absolutamente disparatadas, algo que ya por si solo nos llevará a la ruina, pero además destruyendo la cohesión nacional con un reparto inaceptable de las inversiones del Estado, Cataluña y Andalucía se apropiarían de más del 40% de las mismas.

La incompetencia absoluta del BdE han hecho que al menos un tercio del sistema financiero esté quebrado y que la falta de crédito este aniquilando al tejido productivo del país. El endeudamiento de España llega al 300% del PIB, el mayor del mundo desarrollado, el déficit por cuenta corriente en términos de PIB es aún el mas alto de los 42 países más importantes. La deuda pública total, no sólo la computable, llega al 100% del PIB, y sigue creciendo sin freno. El reparto de la riqueza es el más antisocial de Europa: un 90 % de las familias ha perdido renta real, un 60 % tiene problemas para llegar a fin de mes y un 23 % vive por debajo del umbral de la pobreza. La parte del trabajo en el PIB se ha hundido hasta el 46%, la cifra más baja desde que existen series estadísticas y la menor de toda Europa, frente al 57 % del PIB en 1970. El paro real asciende a 6 millones y Zapatero ha destruido a la generación más preparada de nuestra historia. Y el pasado abril, por primera vez en la historia, el paro y la inflación han hecho descender el gasto en alimentos, convirtiendo la cesta de la compra en una cesta de supervivencia.

El martes pasado con una desvergüenza sin precedentes, Zapatero afirmó que “miente como un bellaco quien diga que he recortado ayudas sociales”. ¡Patético! Solo hace un año anunció en el Congreso el mayor recorte de derechos sociales de la Democracia, afirmando con toda su cara que “era al que más le dolía hacerlo, pero era necesario”. Pues si tanto le dolía ¿por qué en vez de recortar gasto social no recortó despilfarro autonómico y local, seis veces mayor que los 15.000 millones que cercenaría a los mas desfavorecidos? ¿Por qué no eliminó los pagos millonarios a UGT y CCOO por trabajos que pueden hacer mejor los funcionarios públicos, de los que sobran más de dos millones? Incluso ahora, ante este escenario, la ministra de Defensa y aspirante a liderar el PSOE se atreve a decir que pronto “pasaran cosas maravillosas”. Realmente, están convencidos que estamos alelados y no les falta razón, porque el 22 muchos votaran socialista.

Y así las cosas, el Gobernador del BdE falta a la verdad por segunda vez con las cifras de PIB justo antes de unas elecciones, para ayudar a los socialistas, como hizo en febrero 2008 diciendo que España, al contrario que el resto del mundo, estaba creciendo y no había ninguna crisis, engaño que sería clave en la victoria de Zapatero. Con todas las grandes empresas y entidades financieras, el corazón de nuestro sistema económico, con resultados mucho peores en España que hace un año -los ingresos cayeron entre un 5-15% y el Ebitda (resultado bruto operativo) entre un 10-20% en el primer trimestre-, cómo se puede tener la desvergüenza de afirmar que el crecimiento ha sido positivo. Si fuera cierto es que muchas otras habrían tenido resultados excelentes. Entonces, Sr. Gobernador, por qué no nos las presenta, quiénes son las afortunadas. Con todos los indicadores de actividad y demanda experimentado caídas generalizados, con la tasa de inflación haciendo estragos en la renta real disponible de las familias y, por tanto, en el consumo, cómo puede subir el PIB. No estamos creciendo al 0,3 ni al 0,2 %, estamos cayendo al 4% o más y el Gobernador miente de nuevo para ayudar electoralmente a los socialistas.

Y termino, la situación de España es un sistema piramidal, donde con menos riqueza se incrementa el peso de las deudas. Pero ningún esquema Ponzi se mantiene mucho tiempo, el BCE acaba de advertirnos que los mercados están a punto de perder la paciencia. “Después del 22-M se desatará el infierno sobre España; recortes de gastos inimaginables hoy, aumento de impuestos y de precios de los servicios, un empobrecimiento brutal de las familias para que pueda pagarse la deuda pública y la de las entidades financieras” (2). Por ello, parafraseando a Machado y al profesor Niño-Becerra, creo que el mejor resumen es: españolito que vienes al mundo, te guarde Dios; deuda, paro y socialismo van a helarte el corazón.

(1) “Cien años de economía española”, Juan Velarde.
(2) Santiago Niño-Becerra, Catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull.

La máquina de colocar
El debate territorial ha desaparecido en la campaña porque las autonomías son los agentes del clientelismo
IGNACIO CAMACHO ABC 16 Mayo 2011

EL modelo autonómico dejó de funcionar hace tiempo, pero es intocable. Después de pasarse varios años discutiendo en mayor o menor medida la necesidad de reformarlo, reconducirlo o como mínimo embridar el gasto desbocado de las autonomías, los grandes partidos lo han declarado tema tabú en estas elecciones que ventilan el poder en trece comunidades. De repente ha desaparecido el debate, que estaba hasta hace bien poco en la agenda inmediata del ajuste del déficit. Y sigue estando, claro, sólo que los gabinetes de campaña han prohibido mencionarlo; no se ganan votos prometiendo apretones de cinturón. Por eso en los mítines se habla —se grita, más bien— del paro, de la extrema derecha, de los culpables de la crisis, de Bildu, de los sondeos, de la corrupción, y se llama a votar en clave nacional pero está vetado mencionar uno de los problemas esenciales de la nación, que es el diseño territorial del Estado. En las elecciones autonómicas no se puede tratar el asunto de las autonomías.

Al fondo de este chocante silencio está el papel fundamental de los poderes regionales como agentes principales del clientelismo político. Las comunidades autónomas son el primer aparato de colocación de España, una fábrica de cargos públicos a pleno rendimiento, y también el primer distribuidor de recursos, subvenciones, licencias de actividad y contratos de obras o de servicios. Su máquina de gastar resulta imprescindible para el funcionamiento de un tejido partidista basado en la capacidad de aglutinar lealtades mediante el reparto de favores entre afiliados y simpatizantes. El PP y el PSOE se han convertido de hecho en confederaciones de estructuras territoriales que ejercen de verdaderos califatos y determinan con su peso específico la elección de los líderes nacionales. Y en el caso de los nacionalismos, autonomía y partido forman una simbiosis elemental, conceptualmente indisoluble hasta el punto de que fuera del poder peligra la supervivencia misma de la organización. Los gobiernos que salgan de las urnas el domingo controlarán una inmensa porción del gasto público, que es el combustible de la política.

Todos los participantes en las elecciones saben que será necesario un recorte en esa nómina hipertrofiada, que habrá que podar organigramas, reducir cargos y ajustar plantillas, pero confían en minimizar su parte de la rebaja y en todo caso no están dispuestos a asumir sus costes de antemano. Aunque en la mayoría de los casos han renunciado a prometer inversiones que no podrán acometer, lo que de ningún modo aceptan es que se adelante el debate sobre la propia estructura del modelo que garantiza sus cuotas de liderazgo. Ése será un debate para las generales, y probablemente tan estéril como hasta ahora porque en España ya no hay poderes nacionales libres de la condición de rehenes de sus virreinatos.

Una Justicia degenerada
Editorial www.gaceta.es 16 Mayo 2011

Este escándalo no es más que una simple gota dentro del cenagal en el que se ha convertido la Administración de Justicia en España.

Un Estado de derecho, como su nombre indica, es un Estado donde el poder político se halla sometido a la Justicia que imparten unos tribunales independientes. Si quienes están encargados de confeccionar las leyes no se rigen por ellas en idénticos términos a los del resto de ciudadanos, los gobernantes dejan de ser un cuerpo de representantes al servicio del pueblo y pasan a ser una casta parasitaria dedicada a subyugarlo.

En España, el PSOE ha venido subordinando la Administración de Justicia a sus muy particulares y privativos intereses desde hace 30 años. Durante los mandatos de Felipe González se produjo, al guerrista grito de “Montesquieu ha muerto”, el asalto al Tribunal Constitucional y al Consejo General del Poder Judicial, amén del férreo control de otros órganos como la Fiscalía o la Abogacía general del Estado, los cuales, incluso según nuestra Carta Magna, deben ser dependientes jerárquicamente del Ejecutivo. Así se confeccionaron unas instituciones al servicio del partido gobernante que Zapatero ha sabido exprimir hasta su última gota: durante sus dos legislaturas, el Tercer Poder se ha colocado al servicio de la deconstrucción nacional de España, de la paz sucia con ETA, de la persecución de la oposición y de los medios de comunicación díscolos y de la protección de la corrupción socialista.

De ahí que el trato de favor recibido por Blanca Conde-Pumpido, sobrina del ínclito Cándido, en la instrucción del caso Malaya sea sólo una manifestación más de la endémica y sistémica corrupción que padece nuestra Justicia. Por desgracia, a pocos españoles les sorprenderá ya que, pese a la existencia de claros indicios de que Julián Muñoz benefició económicamente a la empresa de Blanca Conde-Pumpido, ni la Fiscalía ni Interior hayan dado orden de investigar lo sucedido.

Y es que, repetimos, este escándalo no es más que una simple gota dentro del cenagal en el que se ha convertido la Administración de Justicia en España. Ahí está la cacería judicial de Gürtel; ahí está la convalidación del abiertamente inconstitucional Estatuto de Cataluña; ahí está el polvo del camino de ANV o de Bildu con el que, entonces y ahora, se han estado manchando numerosas togas en aras de facilitar la rendición gubernamental ante la ETA; ahí está la marginación y persecución de honrados y diligentes jueces como Javier Gómez de Liaño, Ferrín Calamita o Francisco Serrano por no someterse a los dogmas oficiales de la progresía; o ahí están los jueces estrella que, como Baltasar Garzón, son más políticos que magistrados y que, incluso apartados de la carrera judicial, siguen enredando y emponzoñando el correcto funcionamiento de nuestras instituciones.

En nuestro país es harto frecuente que a los políticos se les llene continuamente la boca acerca de la necesidad de promover una “regeneración democrática”. No es que no estemos de acuerdo con que la política deba volverse mucho más transparente, abierta, limitada y fiscalizada de lo que lo es ahora. Pero lo cierto es que de nada servirán todas estas proclamas y proyectos de regenerar la democracia mientras una de sus patas esenciales, la Justicia, se encuentre completamente degenerada. Sin una Administración de Justicia independiente que pueda perseguir y castigar por igual tanto a cualquier ciudadano anónimo como al mismísimo presidente de Gobierno –no digamos ya a la sobrina del fiscal general–, nunca lograremos erradicar la opacidad, la endogamia y los abusos de poder. Y mientras estos vicios sigan caracterizando a nuestra clase política, no levantaremos cabeza ni como nación, ni como economía ni como sociedad.

Aguantando lo que nos echen
Prívese a un pueblo del sentido natural de la justicia y podrá hacerse de él una manada de alimañas o un rebaño de borregos
JUAN MANUEL DE PRADA ABC 16 Mayo 2011

AL maestro Andrés Amorós le sorprende que el público de la feria de San Isidro no se encrespe y soliviante como antaño; y lanza al aire esta pregunta afligida: «Si muchos disculpan la sentencia de Bildu o los huecos discursos de Zapatero, ¿cómo no van a ser tolerantes en Las Ventas?». Esta conversión del pueblo español, bendecido por una gravedad honda que relampagueaba de santa ira ante el atropello, en ciudadanía pastueña que se encoge de hombros mientras ve desfilar ante sus narices las más flagrantes injusticias, es una de las señas más pavorosas de la ingeniería social que se ha perpetrado entre nosotros. No creo que se trate de una metamorfosis sobrevenida de la noche a la mañana, sino el fruto de un largo proceso que hunde sus raíces en la destrucción de los vínculos naturales que sustentaban el tejido social y en la sustitución de tales vínculos por relaciones de dependencia con el poder establecido, cuyas arbitrariedades y abusos son aceptados con una suerte de estólido fatalismo, como ocurre siempre que los pueblos venden su primogenitura por un plato de lentejas. Una vez consumada esa cesión, cuando las lentejas faltan, al pueblo ya no le quedan fuerzas ni siquiera para quejarse (no digamos para rebelarse), por la sencilla razón de que ha dejado de ser pueblo, para convertirse en ciudadanía amorfa y desvinculada, ciudadanía sin mística ni ascética, ciudadanía gregaria, impotente al esfuerzo vital y dispuesta a comulgar con ruedas de molino, temerosa de que, faltando las ruedas de molino, no tenga otra cosa que echarse al coleto. Y que, llegado el caso, suplica su ración de ruedas de molino, creyendo que así reclama sus «derechos».

En esta conversión del pueblo español en ciudadanía esclavizada, cloroformizada, dispuesta a aguantar lo que le echen, desempeña un papel primordial la pérdida del sentido natural de la justicia, que no consiste sino en «dar a cada uno lo suyo». Prívese a un pueblo del sentido natural de la justicia y lo mismo podrá hacerse de él una manada de alimañas que un rebaño de borregos; y en pastorear al borrego, como en aguijonear a la alimaña, se cifran las mañas políticas de hogaño, que han alcanzado un raro y nunca visto nivel de perfección mediante el control omnímodo de la propaganda. A un pueblo sin sentido natural de la justicia puedes convertirlo en alimaña, dándole lo que no le pertenece, mediante la fórmula buenrollista de la «extensión de derechos»: puedes satisfacer sus caprichos, saciar sus apetitos, colmar sus caprichos de chiquilín emberrinchado; puedes darle, incluso, «derecho a matar» y «derecho a morir» muy dignamente. Y una vez convertido el pueblo en alimaña, puedes despojarlo de lo que es suyo sin temor, como a un borrego: puedes recortarle los sueldos, escamotearle las pensiones, condenarlo al despido libre para mantener apaciguada a la plutocracia. ¡Y ay del bellaco que se atreva a denunciarlo!

Y a un pueblo que ha extraviado el sentido natural de la justicia nada más sencillo que privarlo de los instrumentos de que dispone para corregir las arbitrariedades y abusos del poder. Así debe interpretarse el propósito de cepillarse la figura de la acusación popular, que no es sino el residuo enojoso de un tiempo en que la legitimación última de la justicia descansaba sobre la gravedad honda de un pueblo que relampagueaba de santa ira ante los atropellos. ¡Pone la carne de gallina pensar que aún queden bellacos que se resistan a comulgar con ruedas de molino!

www.juanmanueldeprada.com

Campaña
Antigallardonismo
Emilio Campmany Libertad Digital 16 Mayo 2011

El gallardonismo parte de la base de que España es de izquierdas. Ergo, es imposible ganar elecciones en España desde la derecha. Por tanto, es necesario hacer política de izquierdas y dorarle la píldora a los nacionalistas para, contando con los votos de la derecha, arañar aquí y allá votos de electores de izquierda y de nacionalistas y configurar así una mayoría victoriosa. Se llama gallardonismo porque es Alberto Ruiz Gallardón quien ha elevado esta estrategia al estado de arte. Para los electores del PP la cuestión es: y si es para hacer política de izquierdas, ¿para qué queremos que gane el PP?

Rajoy se ha gallardonizado. Luego, el PP que pudiera vencer en las elecciones de 2012 lo hará para gallardonear en el Gobierno. A principios de 2009, pedí a los electores gallegos del PP que no votaran a Feijóo para desprestigiar al gallardonismo. No me hicieron caso ante la tesitura de tener que soportar cuatro años más a Touriño. Así que será el Rajoy gallardonado quien encabece el PP en 2012 sin que nada que razonablemente pudiera ocurrir en las elecciones del día 22 pueda impedirlo.

No obstante, sí hay un resultado que podría, si no matar, al menos herir al gallardonismo. Así ocurriría si, en Madrid capital, Esperanza Aguirre, la candidata del PP a presidir la Comunidad y antigallardonita en estado puro, saca a Alberto Ruiz Gallardón, el candidato al Ayuntamiento, cuantos más votos, mejor. Tal hecho demostraría que el gallardoneo no es tan rentable electoralmente como su inventor preconiza y obligaría a Rajoy a revisar su gallardonizada estrategia.

Pero, aunque no valiera para eso, serviría para algo mucho más importante en el caso de que se produjeran en 2012 alguno de estos escenarios. Imaginen que Rajoy pierde o, aun ganando, quien forma Gobierno es el PSOE aliándose con los nacionalistas. Habría que buscar a otro líder que lo sea de la oposición y Gallardón será el primer nombre en venir a la boca, sobre todo si logra su propósito de ser el número dos de la lista de Madrid. Sus posibilidades para tal caso quedarían francamente disminuidas si se hubiera demostrado tener mucho menos tirón electoral que Esperanza Aguirre.

Cabe un segundo escenario aun más atemorizador. Que un Rajoy ganador por mayoría simple sea incapaz de forjar una alianza con los nacionalistas y éstos se muestren dispuestos a apoyar, en cambio, un Gobierno presidido por Gallardón. La única forma de evitar semejante desastre es dando a los gerifaltes del PP dispuestos a oponerse el argumento de que Gallardón no tiene tirón electoral.

El día de la bestia
El trueque de paz por tierra nunca ha generado paz, sino más guerras.
Rafael Bardají www.gaceta.es 16 Mayo 2011

Todo el mundo se alegra de que los palestinos tengan por fin un Gobierno de coalición. Pero el acuerdo entre Hamás y Fatah ya ha surtido dos efectos perniciosos. El primero, un nuevo chantaje de los llamados palestinos moderados. Así, Mahamud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, anda susurrando por las capitales europeas su “apoyen mi declaración unilateral de independencia, como hicieron en su día con Kosovo, porque si no, los de Hamás me comen”. Lo de siempre, vamos: o yo o el terror.

El segundo, que los ilusos de siempre en Europa, genéticamente en brazos de los palestinos, ya van augurando que los de Hamás se moderarán con el ejercicio del poder y que hay que empezar a dialogar con ellos. Como si no supiéramos lo que Hamás ha hecho en estos años de su violento Gobierno en Gaza.

Hay que recordar lo que lo políticamente correcto quisiera olvidar: que la bestia, bestia es. O más castizo, por mucho que se vista con la piel de cordero, el lobo sigue siendo un lobo. Y su naturaleza manda y le hace indomesticable. Hamás es Hamás, un grupo terrorista cuyo objetivo declarado es acabar con Israel. Si los palestinos permiten que no sólo controle Gaza sino que entre en el Gobierno de Cisjordania, no estarán eligiendo la paz, sino la confrontación. No estarán eligiendo la libertad, como sus camaradas tunecinos y egipcios, sino una nueva tiranía.

Con la excepción de la izquierda española, siempre tan desnortada, sólo Hamás se ha sentido apesadumbrada por la desaparición de Bin Laden. Su líder, Ismail Haniyeh, ha condenado la pérdida “de ese gran guerrero árabe” y ha vuelto a llamar a la revolución contra judíos, impíos e infieles.

Muchos ansían ver la paz entre israelíes y palestinos y creen que si Israel cede más suelo, se llegará más fácilmente a ella. Pero si hay algo que la historia nos enseña es que el trueque de paz por tierra nunca ha generado paz, sino más guerras. Lo único que se puede cambiar es paz por paz y justo eso es lo que Hamás no quiere.

Buscando el enfrentamiento contra Israel
EDITORIAL Libertad Digital 16 Mayo 2011

La inmensa mayoría de analistas internacionales venían pronosticando desde hacía meses que las revueltas internas en los países árabes terminarían degenerando en un conflicto militar, más o menos abierto, contra Israel. Las causas, básicamente, eran dos: por un lado, las revueltas estaban demostrando que el victimismo islamista consistente en culpar de todos los males del mundo a Israel carecía de base, en tanto en cuanto la Primavera Árabe no tenía su origen en el odio hacia el Estado hebreo sino en la exigencia de reforma de las autocracias gobernantes; por otro, la debilidad de los propios gobiernos ante las manifestaciones callejeras aconsejaba buscar un enemigo exterior que desviara el foco de atención.

Finalmente, parece que estamos asistiendo a un inicio de las hostilidades por parte de Siria, donde la autocracia de los Assad ha estado tambaleándose durante los últimos meses. Así, en el día de ayer, miles de palestinos cruzaron la frontera israelí por tres zonas distintas –la frontera siria, la libanesa y la gazatí– ocasionando alrededor de diez muertos. No es que los problemas fronterizos con Israel sean algo excepcional, pues ser un islote de libertad y democracia en medio de un océano de dictaduras no facilita precisamente una convivencia pacífica con los vecinos. Sin embargo, el hecho de que los conflictos se hayan producido simultáneamente en tres fronteras y que, al menos una de ella, la del Golán, se encuentre fuertemente controlada por el ejército sirio, sugiere la existencia de una cierta coordinación entre las autoridades de los tres territorios –Siria ejerce una poderosa influencia en el Líbano; y su aliado Irán la ejerce en Gaza a través de Hamás– para apuntalar el régimen de los Assad en estos momentos de zozobra.

Como cabía esperar, el primer ministro Netanyahu ya ha avisado de que harán todo lo posible para defender su soberanía de esta nueva agresión. Una advertencia cuyo sentido deriva del genuino derecho a la legítima defensa, pero que no obstante será recibida con críticas y reproches por parte del resto del resto del mundo (siempre más interesado en favorecer la avanzadilla del islamismo que en defender los valores occidentales en la zona). Nada a lo que, por otro lado, no esté acostumbrado Israel, salvo por un decisivo detalle: en esta ocasión, Estados Unidos podría alejarse definitivamente de su tradicional aliado y abrazar la causa palestina.

Obama está convencido de que será muy beneficioso para la zona que los Hermanos Musulmanes gobiernen Egipto y que una coalición entre Hamás y Al Fatah se sitúe al frente de un nuevo Estado palestino. A buen seguro que Israel no se amilanará ante la traición de la primera potencia mundial –pues les va la supervivencia con ello–, pero en esa coyuntura de completo aislamiento, será más necesario que nunca que todos aquellos que tenemos muy claro quiénes son el bueno y los malos en el conflicto de Oriente Medio les expresemos nuestra solidaridad y comprensión. Al cabo, por causas muy distintas a las que apunta la progresía, en Oriente Medio está en juego algo más que el futuro de Israel.

Regeneración solicita la incapacitación de Gallardón por prodigalidad
Enrique de Diego. Periodista Digital  16 Mayo 2011

La candidata del partido Regeneración a la alcaldía de Madrid, Carmen Klecker ha presentado ante la Fiscalía un escrito para que se inicien los trámites pertinentes para incapacitar al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón por prodigalidad. Esa figura del Código Civil se aplica a quienes no pueden gobernarse por sí mismos y asumen deudas desmedidas, de forma que con impunidad e irresponsabilidad ponen en grave riesgo el patrimonio, bien familiar, bien empresarial, bien institucional.

El partido Regeneración considera que "es público y notorio que el alcalde del Ayuntamiento de Madrid ha generado una deuda de más de 7.800 millones de euros", superando "con creces el límite de endeudamiento que establece la Ley de Haciendas Locales y la Ley de Bases del Régimen Local, cuyo tope está en el 110% de los ingresos ordinarios y él lo ha superado en el 175%".

Ese endeudamiento desmedido "ha provocado una falta de pago a proveedores, originando la quiebra de muchas empresas de servicio". Mientras, "ha estado despilfarrando en gastos suntuarios, como el Palacio de Cibeles", en la cesión gratuita de edificios municipales al tiempo que procede a "alquilar otros edificios con costes desproporcionados y sin control", además de "la contratación de una legión de asesores".

Regeneración considera que la prodigalidad de Gallardón ha llegado al nivel de que "la deuda del Ayuntamiento de Madrid supera la suma de la deuda de todos los ayuntamientos de España", lo que ha llevado "a una quiebra de la entidad".

Regeneración rememora también que "es público y notorio que una apuesta personal del alcalde fue la presentación de la candidatura a las Olimpiadas del año 2016 a sabiendas de que se trataba de una apuesta imposible. Ello generó pérdidas millonarias para el erario municipal".

En la denuncia se considera que "puede haber un delito de malversación de caudales públicos", así como que conduce a la figura de prodigalidad y a la tipología médica conocida como ‘megalomanía', estado psicopatológico caracterizado por los delirios de grandeza, poder, riqueza u omnipotencia.

Según la denuncia de Regeneración, "el incremento disparatado de la deuda implica una gravísima degeneración de la democracia, que conlleva tomar decisiones de empobrecimiento para generaciones futuras que no han podido votar", de modo que es un acto de tiranía.

"Comprendemos que no hay precedentes de una decisión de incapacitación por prodigalidad hacia un político, pero establecemos la convicción de que esta medida es clave para la regeneración de las democracia y que en el futuro este gravísimo delito deberá estar claramente tipificado en el ordenamiento legal y elevado a principio constitucional".

TRAS LAS ELECCIONES
CCAA y ayuntamientos planean miles de despidos
CCAA y Ayuntamientos preparan un aluvión de EREs tras los comicios del próximo 22 de marzo debido a la insostenibilidad de sus administraciones.
LIBRE MERCADO Libertad Digital 16 Mayo 2011

Una de las alternativas que han tomado las administraciones públicas, en su mayoría sobredimensionadas, para atajar la crisis que atraviesan es la convocatoria de un aluvión de expedientes de regulación de empleo (ERE) tras las elecciones autonómicas y municipales que tendrán lugar el próximo 22 de mayo.

Según informó el diario El Mundo este domingo, el motivo principal que ha hecho que se aplacen estos recortes es la inminencia de las elecciones con el objetivo de evitar el aumento del paro. Aunque el Ministerio de Trabajo ha anunciado que se va a oponer a los ERE, son las consejerías de cada autonomía las que tendrán que aprobar su reducción de plantilla y los partidos políticos preparan ya con los sindicatos los expedientes de regulación que afectarán a las miles de empresas públicas creadas por CCAA y ayuntamientos.

Tanto PP como PSOE han reconocido que los ingresos ya no dan más de sí y que hay que "echar números" sobre el "la dimensión del gasto en personal". Los sindicatos, por su parte, consideran que no es posible el despido colectivo o individual por causas objetivas (económicas, organizativas, técnicas o de producción) en las administraciones, y aseguran que el declive de las entidades publicas podría corregirse con los presupuestos siguientes.

La emisión de bonos patrióticos por parte de las CCAA, la deuda oficial de ayuntamientos y autonomías y el exceso de cargos públicos en sus administraciones (por ejemplo, en Mainoma, Badajoz, hay un trabajador municipal por cada 23 vecinos) son las causas de que entidades locales y regionales puedan perder uno de sus privilegios más preciados, poseer un puesto de trabajo intocable.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

BILDU en plena campaña gracias al TC de España
Vicente A.C.M. Periodista Digital 16 Mayo 2011

No sé si los seis magistrados del Tribunal Constitucional que votaron a favor de la legalización de BILDU, estarán durmiendo tranquilos y con su conciencia en paz. Lo dudo. Una vez más, las manifestaciones que se suceden en el País Vasco y Navarra, así como los ataques a los "enemigos" de la doctrina abertzale al más puro estilo mafioso y terrorista, son las mejores pruebas para certificar la aberración jurídica y moral que esos representantes de una Justicia degradada han cometido.

Y es que desgraciadamente, gracias a estos personajes, ETA está en camino el próximo domingo 22 de recuperar altas cotas de poder y de financiación, sobre todo en Bizkaia y Gipuzkoa. Y lo que es peor, acceso ilimitado a información para ejercer la presión terrorista e imponer su ley, eliminando cualquier signo de libertad y de oposición a sus objetivos independentistas. Para ello, contará con la servicial colaboración del PNV y la comprensión de la izquierda PSE y Ezker Batua.

Me pregunto si en ese momento será cuando el PPV del Sr. Basagoiti decida dejar de apoyar al Gobierno de Patxi López y le obligue a convocar nuevas elecciones en el País Vasco. Ya ha sido bastante vergonzante la actitud de mantener el apoyo a pesar de las declaraciones del Urkullu y del propio López sobre el tema de la legalización de BILDU . Ya ha sido bastante mezquino mantener hipócritamente lo que se sabe que está unilateralmente roto. Los votantes del PPV que tuvo en sus filas a Gregorio Ordoñez, a María San Gil y dónde aún milita Regina Otaola, no se merecen a la actual cúpula directiva y han sido literalmente traicionados.

Tras esta inmunda sentencia del TC, no queda esperanza para el País Vasco. Tan solo hay que esperar a ver el ritmo que toma la "hoja de ruta" y en qué momento se planteará la secesión de el País Vasco y la anexión de Navarra. Con BILDU, PNV y la complicidad del PSE, no creo que se demore demasiado. La insumisión, la extorsión al Estado y la presión internacional, volverán a ser las armas de quienes nunca han renunciado a que ETA siga existiendo como garante de un proceso imparable hacia la independencia.

Todo eso se lo debemos agradecer a esos seis magistrados "progresistas", al PSE, - PSOE y al Gobierno del Sr. Zapatero al que personalmente le sugeriría que no escoja León para su retiro, sino que se traslade al País Vasco donde seguro que vivirá en paz y harmonía y podrá hacer proselitismo de su "alianza de civilizaciones" entre la española y la euskaldun.

Bildu, PSOE… ¿la misma mierda?
Óscar Rivas. Minuto Digital 16 Mayo 2011

Que los hijos de puta de ETA vayan a estar de nuevo presentes en las instituciones vascas, hay que agradecérselo a unos cuantos tipos del PSOE que demuestran ser, al menos, tan jodidamente cabrones como aquellos. No pretendo ser radical. Pero si acuñamos el término en su sentido más estricto, la raíz del problema no reside, tanto en la pretendida acción política de una banda que, por terrorista, bajo ningún modo pretende ser política, como en la traición de una banda política que, tras cuarenta años de deconstrucción, ha transformado un sistema que aspiraba a ser democrático, en un régimen a la medida de su concepción totalitaria de la existencia.

En cuanto a la escoria peneuvista –vaya con todo mi cariño- solemos escuchar que son los mismos perros que los batasunos, aunque con distinto collar. Mentira. Si acaso son peores. Ellos fueron quienes en este caso prendieron la mecha. Como casi siempre. Quienes afirmen lo contrario, o se equivocan, o pretenden equivocarnos. Sus valedores aseguran que los del PNV no matan. Cierto. Que su trayectoria es impecablemente democrática. No tan cierto. Sin embargo, ¿qué hubiera sido de los que matan, si los que no lo hacen no hubieran velado por aquellos desde sus escaños? Pues que hace años que estarían criando malvas. Fijaros en el papelón de Eusko Alkartasuna, el viejo cisma peneuvista. Ahí los tenéis: bailándoles hoy el aurresku a los batasunos. Dejémonos de hipocresías. Con o sin Bildu, los etarras siempre tendrían a quienes salvaguardaran sus intereses; explícita o implícitamente; sobre el tapete o bajo cuerda; con serpientes enroscadas… o con faisanes. Aunque no por ello debemos dejar de rebelarnos.

Y dado que éste es, en cierto modo un particular homenaje a la basura ¿cómo olvidar a quienes en última instancia, con su cobardía, han permitido que la libertad cediera su espacio a la iniquidad? Paradójicamente, lo han perpetrado en nombre de la justicia. Pero la realidad es que los cuervos que fallaron a favor de Bildu han acreditado una conciencia tan oscura como el color de la toga que gastan. Lo digo porque siempre he pensado que la justicia para serlo tiene que ser ciega; que no puede obedecer a intereses particulares, y mucho menos atender a colores partidistas. Si esto es así, por qué escuchamos entonces que los seis jueces que fallaron en nombre de Bildu eran progresistas. ¡Imaginad hasta dónde llega su amor al progreso que, si están donde están, es por obra y gracia del PSOE! Al punto de asegurar las malas lenguas que el fallo, más que por los jueces, ha sido dictado por quienes les dan de comer. ¡Si hasta se da por hecho que hubo contactos previos! De ser así ¿de qué justicia estamos hablando?

Afirmaba Erns Junger que no podemos evitar que nos escupan, pero sí que nos manoseen. Me temo que al pueblo español lo están manoseando demasiado. Terroristas, nacionalistas, pesoistas… Qué más da. A mi modo de ver, si unos y otros interactúan, es porque unos y otros se necesitan. ¿Acaso –ahí va mi pregunta- no son la misma mierda? Y pensar que hay a quien a esta farsa todavía la llama democracia. Ja.

ETA: la depredación
Gabriela Bustelo www.gaceta.es 16 Mayo 2011

España es el único país del mundo que financia su propio terrorismo.

No a todo el mundo le gusta el cine de miedo. Pero todos los españoles, nos guste o no, vemos a diario una película de terror llamada ETA, que empezó en 1958 y no ha terminado. De los protagonistas de esa siniestra película sabemos quiénes son, qué opinan, cómo se justifican, cómo viven, qué estrategias usan, qué armas prefieren. Durante años los asesinos etarras han empleado el victimismo para venderse como luchadores por la libertad de un pueblo oprimido. Esa cínica propaganda es un doble juego en el que ellos, los asesinos, dicen ser también las víctimas. Entre tanto, las verdaderas víctimas, los centenares de españoles asesinados sorpresiva y cobardemente por ellos, parecían no existir.

Hoy las cosas están cambiando. En la manifestación organizada este sábado en Madrid por Voces contra el Terrorismo, las asociaciones de víctimas han gritado juntas contra ETA. Ortega Lara, que pasó casi dos años secuestrado en un zulo etarra, criticó con dureza la decisión del Tribunal Constitucional de legalizar Bildu, la última máscara política del entramado etarra.

España es el único país que financia su propio terrorismo. En su recién publicado libro ETA, SA, Mikel Buesa nos habla de la economía depredadora de los terroristas: subvenciones, indemnizaciones, gastos en seguridad policial, pérdidas materiales. Y ahora que van a estar en las instituciones políticas, la financiación será directa. El hecho de que en la Universidad Complutense exista una cátedra de Economía del Terrorismo, que dirige Buesa, indica hasta qué punto la ETA sabe no sólo matarnos, sino también depredarnos. Al militante del PSOE Fernando Buesa lo asesinó la ETA hace ocho años junto al escolta Jorge Díez. En su libro Mikel Buesa recuerda a su hermano Fernando y nos exige “afrontar la reclamación de justicia que, día tras día, presentamos los que hemos sido víctimas del terrorismo”. Los depredadores de la ETA han dado un paso más. Cuanto más nos quitan, menos tenemos nosotros.

Dos tazas
José Antonio VERA La Razón 16 Mayo 2011

Bildu se presentará a las elecciones y no habrá recursos que valgan ni más camelancias como hasta ahora. La decisión política del Gobierno era que ETA volviera a las instituciones y eso ya está conseguido con creces, por mucho que Alonso diga que se va a estudiar si lo del etarra con la pancarta de Bildu puede dar pie a la ilegalización de la coalición alkarto-batasuna.

No hay nada que hacer porque todo fue una farsa montada para engañar al Partido Popular y para aparentar lo que no era ante los votantes socialistas. Y lo que viene ahora es más de lo mismo pero en doble ración. O sea, dos tazas. Bildu+Sortu. Los argumentos esgrimidos para favorecer a Bildu deben valer para que el Tribunal Constitucional diga que Sortu tiene todo el derecho del mundo a concurrir a las elecciones. No a las municipales del próximo domingo, pues eso es matemáticamente imposible, pero sí a las generales de 2012 o a las autonómicas cuando toquen. Así ya tendremos al mundo de ETA plenamente legalizado, integrado y dispuesto a seguir usando los ayuntamientos y parlamentos democráticos en beneficio de la banda, sin haberse arrepentido de nada. Zapatero ya puede irse satisfecho y Rubalcaba aspirar a sucederle en el trono con la satisfacción del deber cumplido. Ver para creer.

La sentencia
La valoración de las pruebas es subjetiva, sobre todo cuando de indicios se trata.
José Luis Manzanares www.gaceta.es 16 Mayo 2011

La sentencia de actualidad, aunque con efectos permanentes en el tiempo, es la del Pleno del Tribunal Constitucional legalizando las listas de la coalición Bildu para concurrir a las próximas elecciones locales del País Vasco y Navarra. La decisión no era fácil porque estaba sobre la mesa el regreso de ETA, o de Batasuna, o del entorno de una y otra, si no fueran la misma cosa, a las instituciones de ambas comunidades autónomas. Y todos sabemos lo que para la lucha contra la organización terrorista supuso darle también la batalla en los ámbitos municipal y autonómico. Pero una cosa es sospechar fundadamente que ETA se encuentra detrás de la iniciativa y otra poder acreditarlo con seguridad absoluta.

Ocurre, además, que si ya el problema de fondo se prestaba a diversas soluciones en la valoración de las pruebas, se le han sumado las vicisitudes del proceso ante la Sala del artículo 61 del Tribunal Supremo y luego, por vía de amparo, ante la Sala Segunda y el Pleno del Tribunal Constitucional. Son muchos los españoles que ponen en tela de juicio –nunca mejor dicho– la independencia judicial cuando el caso tiene un marcado componente político. No vale cerrar los ojos a la realidad. Es quizá ese recelo, por encima incluso del retraso endémico de nuestros tribunales, la razón principal del lamentable puesto que aquellos ocupan en el aprecio popular. Las encuestas son tan tozudas como los hechos.

Deslindados así los dos aspectos de la cuestión, conviene examinarlos por separado. La sentencia de la Sala del artículo 61 del Tribunal Supremo optó por la ilegalización de todas las listas de Bildu. Las pruebas presentadas por la Fiscalía y la Abogacía del Estado llevarían, indiciaria pero convincentemente, a la conclusión de que ETA pretendía volver a las instituciones a través de personas interpuestas. Varios magistrados se pronunciaron, sin embargo, a favor de la legalidad de las listas por considerar que no se había dado el paso desde las sospechas, por consistentes que fueran, hasta las pruebas. Después, en el Pleno del Tribunal Constitucional, las dos posiciones se invirtieron. La mayoría hizo suyos los argumentos de los discrepantes del Tribunal Supremo, mientras que los votos contrarios se apoyaron en los argumentos antes utilizados para la ilegalización.

Todo se explicaría en términos exclusivamente jurídicos. La valoración de las pruebas es tarea muy subjetiva, sobre todo cuando de indicios se trata, y los recursos están, precisamente, para reconsiderar lo decidido. Lo malo, lo que acrecienta el malestar ciudadano en esta ocasión, al igual que en otras, es que la posición de los magistrados estaría condicionada por su presumible adscripción política según el partido que determinó el nombramiento. Y esa intromisión política en el Poder Judicial, a través del Legislativo, inexistente en los primeros escalones de la judicatura, pero ya real hasta cierto punto para el Tribunal Supremo, carecería de todo contrapeso o filtro en el Tribunal Constitucional.

Debe señalarse, no obstante, que el previsible sentido de aquellos votos no necesitaría de presiones externas. Como es lógico, los políticos habrán optado por aquellos candidatos que compartían su concepción del mundo y de la vida. Esta influirá después, inevitablemente, en la aplicación e interpretación de las leyes. El problema de fondo consiste en la politización del Consejo General del Poder Judicial con repercusión en los nombramientos de magistrados del Tribunal Supremo y de otros altos cargos de la jurisdicción ordinaria, y en la elección de los magistrados del Tribunal Constitucional conforme al sistema de cuotas. La politización del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional atenta contra la base misma del Estado de derecho: la división de poderes. Algo quizá más peligroso que el propio terrorismo.

Claro que estas líneas pueden sonar a música celestial. Lo cierto es que son los asesinos y no sus víctimas quienes celebran la sentencia del Tribunal Constitucional. Y también lo es que hemos retrocedido años en la lucha contra ETA, que mal pueden existir otras pruebas para la ilegalización además de las presentadas en este caso, que la Ley de Partidos Políticos se convierte así en bellas palabras, y que el aire en algunos municipios vascos y navarros volverá a ser irrespirable. Creo que me adelanto al pensamiento del lector.

*José Luis Manzanares es ex magistrado del Tribunal Supremo y ex vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial.

Bienvenida
MAITE PAGAZAURTUNDÚA EL Correo 16 Mayo 2011

La niña de seis años confesó a su madre que había una niña que pegaba: 'Uxue, la que pega', dijo, y se acuñó el epíteto, que parecía asignado a una sombra, porque en el parque había otra Uxue y a ésta la llamaba 'Uxue, la que no pega'.

Años más tarde, lejos, contó que había sentido miedo de 'Uxue, la que pega', pero que también sentía miedo de que sus propios padres supieran quién era la que pegaba y de que hubieran intervenido en el asunto. Le aterrorizaban las posibles represalias, porque calculaba que la dosis de violencia sería mayor. Por eso, añadió, se refería a la que pegaba como si no pegara, y se sometió a ella sumisamente. «Uxue pegaba y mandaba» concluyó. La que pegaba, pegaba para mandar.

Los totalitarios políticos conocen estos mecanismos de amenazar con violencia para tener poder, para mandar. Las filigranas del lenguaje ofrecen las coartadas para subordinarse. Y algunos días son gloriosos para tejer la tela de araña de la dominación moral. Un día de mayo de 1999 fue muy solemne y muy bonito. Arnaldo Otegi y Josu Ternera suscribieron un acuerdo en el que reiteraban su «apuesta inequívoca por las vías exclusivamente políticas y democráticas para la solución del conflicto de naturaleza política existente en Euskal Herria». Hablaron de un escenario de ilusión y esperanza y de que desaparecieran «todo tipo de acciones y reacciones vulneradoras de derechos individuales y colectivos».

El miembro de ETA, ahora fugado, Josu Ternera fue recibido en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco con una destacada perla de la lengua española: «Es positivo que una persona que en el pasado tuvo una relación en negativo con los derechos humanos forme parte de esa comisión». Las palabras de unos y otro son dignas de preciosos comentarios de texto, pero los conmilitones de los apostadores por las vías exclusivamente democráticas cometieron más asesinatos y coaccionaron más. De hecho, sus adversarios ideológicos viven bajo escolta policial desde hace diez largos años, pero el cebo de las palabras mágicas de los totalitarios sigue ejerciendo su sortilegio en nuestra sociedad.

El tribuno que recibió a Josu Ternera antaño, aspirante a liderar los destinos de los vascos en breve, expresó hace pocos días la intención de alcanzar «la normalización, la convivencia democrática y política en Euskadi». Estuvo gallardo porque avisó firmemente de que si había más atentados y Bildu no se pronunciase al respecto, «será porque ha andado engañando y será toda la sociedad la que le pase por encima».

Podría haber concluido añadiendo: Bienvenida, una vez más al corro, Uxue, la que no pega.

Quieren imponer el euskera en Navarra y País Vasco
Bildu - ETA tendrá 800 concejales: estos son los responsables (Fotos de los seis magistrados del TC)
Los proetarras apuestan por la “euskaldunización de toda la ciudadanía”. Enmarcan estas propuestas en la “construcción nacional”. Caamaño considera “infames” las críticas del PP a los magistrados del TC.
S. P. Madrid www.gaceta.es 16 Mayo 2011

En materia cultural, Bildu lo tiene claro. La coalición fagocitada por el brazo político de ETA se ha marcado como objetivo imponer el euskera tanto en el País Vasco como en Navarra. Así, los cerca de 800 concejales que puede lograr esta formación el próximo domingo trabajarán en esa línea, tal y como consta en los programas y como anuncian en todos sus mítines los candidatos blanqueados por los seis magistrados progresistas del Tribunal Constitucional.

Especialmente reveladores son los planes de Bildu para el Parlamento de Navarra. Entre las 16 propuestas de la coalición para la Comunidad Foral aparecen dos encuadradas en un mismo apartado, el dedicado al vascuence. “Nueva ley basada en la oficialidad del euskera: el euskera como lengua propia de Nafarroa será oficial y prioritario en toda Nafarroa”, reza una propuesta. “Se garantizará la euskaldunización de toda la ciudadanía”, añade la siguiente. Más claro, el agua.

Sin ir más lejos, ayer mismo la número tres en la candidatura de Bildu al Parlamento de Navarra, Aitziber Sarasola, aseguró que promoverán en la Cámara foral “una nueva ley que recoja la oficialidad del euskera en todo el territorio de Navarra”, porque la actual Ley del Vascuence ha quedado “retrasada” y “no responde para nada a lo que la sociedad navarra está pidiendo”.

Según indicó Sarasola, Bildu quiere que su ley “dé preferencia” al vascuence frente al castellano, para que “pueda sobrevivir y podamos vivir en euskera”. En este sentido, la cabeza de lista de Bildu al consistorio pamplonés, Eva Aranguren, se comprometió a impulsar “una nueva ordenanza del euskera que garantice los derechos de los euskaldunes también en la capital navarra”. “El euskera debe estar presente en todas las calles, en total igualdad respecto al castellano”, recalcó.

Asimismo, Bildu ya ha prometido dedicar en cada municipio del País Vasco al menos el 2% del presupuesto al fomento del euskera y de “la cultura euskaldún”. Además, incluyen este tipo de propuestas dentro del “cambio social” y la “construcción nacional”. Estas iniciativas, que se resumen como la apuesta decidida por conseguir que el vascuence sea la lengua predominante en la presunta Euskal Herria, son históricamente habituales de la izquierda abertzale afín a la banda criminal.
Diputación

Todas las encuestas que se van publicando otorgan grandes resultados a Bildu. Incluso, podrían lograr las mejores cifras de la historia para las diferentes máscaras electorales de Batasuna. Ya se da por hecho que la coalición superará ampliamente los 200.000 votos entre el País Vasco y Navarra, lo que le reportaría casi 800 concejales y unas 60 alcaldías, en las que podría controlar hasta 400 millones de euros al año. Además, cabe la posibilidad de que Bildu se haga con la Diputación de Guipúzcoa, con lo que los fondos en sus manos serían aún mayores.

Como ya reveló este diario, Bildu no sólo apuesta por el euskera. Una de sus medidas estrella presentadas ante el Parlamento foral es la creación de un “órgano institucional” que lleve a la articulación de un “Estatuto de autonomía” común para “los territorios de Araba, Gipuzkoa, Bizkaia y Nafarroa” y que debería pasar el filtro de un referéndum. Una propuesta similar, en el fondo y la forma, a la que Batasuna-ETA acordó con el PSE y el PNV en las conversaciones de Loyola durante el mal llamado proceso de paz.

Y, entre tanto, ayer el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, tildó de “infame” lo que “se ha hecho” con los magistrados del Tribunal Constitucional tras la resolución que permite la presencia de Bildu en las próximas elecciones municipales –en velada alusión al Partido Popular, aunque sin haber citado su nombre– mediante el “ataque furibundo de quienes creen que su opinión tiene que ser lo que digan las sentencias, y si no dicen las sentencias lo que ellos piensan, entonces no vale el Estado de derecho”, informó Europa Press.

“Ha sido ciertamente infame”, insistió Caamaño a preguntas de los medios antes de un encuentro con miembros del campo jurídico en Vigo. “Si algo hay importante en un Estado democrático, y algunos por desgracia lo olvidan, es respetar las reglas de juego que todos nos damos”, remarcó.

Al respecto, el titular de Justicia quiso insistir en que el Ejecutivo central “ha hecho todo lo que tenía que hacer con la ley en la mano” en relación con la situación legal de Bildu, ya que “ha sido el Gobierno de España el que ha recurrido, no otros, pidiendo la ilegalización de Bildu”, a lo que agregó que “parece que las cosas se van perdiendo en su horizonte”.
Un solo voto

“Quiero recordar que el Tribunal Supremo dio el visto bueno a Bildu por un solo voto de la Sala del 61; por tanto, por favor no volquemos toda la responsabilidad sobre el Tribunal Constitucional, que hizo lo contrario, pero también por un solo voto”, subrayó, al tiempo que expresó que “no se pueden cuestionar las instituciones democráticas del Estado”.

En referencia a la manifestación convocada por Voces contra el Terrorismo el sábado en Madrid contra la presencia de Bildu en las urnas, Francisco Caamaño aseguró que “respeta todas las opiniones”, ya que “este es un Estado democrático”. Como ayer dio cuenta este diario, miles de personas se manifestaron en la plaza de la República Dominicana de Madrid, donde clamaron contra el Gobierno y contra los magistrados por haber permitido que Bildu esté en las urnas.

Actualidad
Rajoy ordenó que no acudieran líderes del PP a la protesta de las víctimas
El presidente del PP sólo quiere que se hable de crisis y paro en la campaña
JAVIER FERNÁNDEZ www.lavozlibre.com 16 Mayo 2011

Madrid.- El líder del PP ha dado instrucciones para que solamente se hable de crisis y de paro. En el PSOE se conforman con no perder Extremadura y Castilla-La Mancha. Si se conservan estas comunidades autónomas, preparan una campaña mediática que hable de victoria electoral y de movilización del voto de izquierda para las próximas Elecciones Generales

La convocatoria de las víctimas del terrorismo contra Bidu provocó primero desconcierto y después malestar en la sede del Partido Popular, en la madrileña calle Génova. Entendían que la convocatoria de Pedraza, Alcaraz y Portero, en mitad de la campaña, desviaba el discurso político y la atención. Los estrategas de Génova no querían y siguen sin querer que se hable de otra cosa que no sea crisis, crisis y más crisis. Volver al discurso contra ETA, según las mentes que diseñan la campaña 'popular', hablar de Bildu, ETA, negociación... desvirtúa los cimientos del discurso fijado antes de la decisión del Tribunal Constitucional sobre la legalización de la izquierda 'abertzale': el objetivo es claro, paro, paro y más paro.

La estrategia le ha llevado hasta ahora al PP a ganar las encuestas de manera determinante. Desde Génova no quieren que nada altere estos movimientos. Por este motivo, tras la convocatoria inmediata de las víctimas cuando se conoció la decisión del Constitucional, las llamadas desde el PP, indirectas, a las asociaciones de víctimas se multiplicaron. Primero, para conocer sus intenciones y si estaban dispuestas a llegar hasta el final y después para tratar de convencerles para que aplazaran su decisión de convocar un acto ciudadano; que no era bueno una convocatoria de este perfil en medio mitad de la campaña electoral, que podía ser utilizada por el PSOE...

Pero las víctimas no quisieron entender de política y mantuvieron un acto que se celebró el sábado y al que acudieron varios miles de personas. Pero no lograron que fuera una gran concentración, un acto multitudinario. Desde el PP se optó por no dar la batalla. Públicamente se dijo que cada uno podía hacer lo que le diera la gana. Ya recordaban desde Génova que estábamos en campaña y que la gran mayoría de los dirigentes tenían actos. Pero el equipo de Rajoy no dejó puertas entreabiertas. Salvando a Mayor Oreja y a los 'populares' que le rodean, Rajoy no quería ver en la plaza de la República Dominicana a sus primeros espadas.Y así lo trasladó. De hecho, como recordaron durante la concentración las propias víctimas, no había nadie que representara a las siglas del Partido Popular. Hacían cuentas. Las víctimas recordaban que cuando hace apenas dos semanas se trataba de una manifestación preventiva contra Bildu, la presencia popular fue mayoritaria y también de UPyD. Recordaban a Cospedal, González Pons, Basagoiti, Mato, Trillo, Granados, Rosa Díez... El sábado, Mayor Oreja, Cayetana Álvarez de Toledo e Ignacio Astarloa. Ni el PP ni UPyD. Ni siquiera su prensa amiga. Algunos de los diarios que habitualmente dan hasta demasiada cobertura a estas protestas cifró la presencia de la manifestantes en centenares, bastantes menos de los que publicaba incluso 'El País', que hablaba de miles de manifestantes.

Y es que llegados a este punto de la batalla electoral, tanto el PP como el PSOE tienen marcada su propia estrategia. Y si la de los populares es no meterse en charcos, hablar solamente de paro y economía y esperar a que los socialistas se caigan por sus propios errores, en el PSOE se siguen manejando día a día las encuestas internas que no parecen ser tan malas como las que vienen publicando los medios de comunicación y el propio CIS. Pepiño, el verdadero jefe de los socialistas en estos momentos, ya les ha dicho a sus colegas que la guerra no está perdida. Su diagnóstico es claro: manteniendo Extremadura y Castilla-La Mancha podemos darnos por satisfechos. Precisamente las encuestas socialistas apuntan a empate técnico en estos momentos en dichas comunidades y de aquí al próximo domingo puede suceder de todo. Si al final se cumplen los pronósticos de Blanco, el dirigente socialista ha dado ya las pertinentes instrucciones para poner en marcha una campaña mediática que ponga en valor los resultados del PSOE. Y en este terreno juega un papel relevante el consejero socialista en RTVE, el periodista Miguel Ángel Sacaluga, de quien se dice controla los informativos del Ente Público a su entero antojo. También se apoyaría en 'El País', la SER y el periódico 'Público' para movilizar al electorado socialista de cara a las próximas Elecciones Generales que decidirán quién gobierna en La Moncloa.


Recortes de Prensa   Página Inicial