AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 26  Mayo 2011

 

Otra visión de España
Pensar que Zapatero va a ser capaz de aprobar unas reformas duras e impopulares es un ejercicio onírico
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 26 Mayo 2011

HACÍA tiempo que España no estaba tan de moda. Desde los tiempos de los Nuevos Conquistadores, las empresas españolas que se convirtieron en multinacionales a golpe de privatizaciones en América Latina, la prensa internacional no nos dedicaba tanto espacio. Las razones no son las mismas. La toma de la Puerta del Sol ha despertado un interés desproporcionado y la «spanish revolution» ha eclipsado la auténtica revolución que se produjo el domingo, cuando el Partido Socialista perdió prácticamente todo su poder territorial. Llevo días intentando inútilmente explicar que África no empieza en los Pirineos y que cualquier parecido con el mayo del 68 parisino es pura nostalgia de senectud. Pero hay otra prensa internacional que se ocupa también con devoción impropia de España, quizá porque la partida europea se juega en este estadio. Esta prensa ha especulado ampliamente con las previsibles consecuencias de las elecciones en el necesario proceso de ajuste económico. La opinión mayoritaria es que el presidente Zapatero debería agotar la legislatura y aprobar las reformas que eviten un rescate español y el descarrilamiento del proyecto europeo. Con todo respeto, no hay mayor ciego que quien no quiere ver. No debería haberme sorprendido, pues es la misma ceguera con la que el Banco Central Europeo quiere ignorar la inevitable restructuración de la deuda griega, e irlandesa y portuguesa, apelando a una mezcla adicional de más ayuda y más ajuste, sin reparar en que esa medicina ya ha fracasado y ni el contribuyente europeo ni el de los tres países en cuestión están por la labor de continuar el tratamiento.

Así veo yo las cosas y así se las cuento. El Gobierno ha sido desautorizado clamorosamente en las urnas. El Partido Socialista está sin ideas, sin líder y sin mensaje. Dividido entre los modernos, que quieren reducir la sucesión a un concurso de belleza —unas primarias cuya experiencia es escasa pero desastrosa—, y los realistas, que piden un congreso refundacional para preparar al partido para un largo invierno. La oposición popular se siente fortalecida y dispuesta a asumir sus responsabilidades de gobierno y gestión de la crisis ahora que la salida socialdemócrata ha demostrado su valía. En este escenario, pedir un pacto de Estado es, más que miopía, estupidez.

Perdura una visión mesiánica de la situación española, aquella que confía ciegamente en la palabra del presidente Zapatero de acabar la legislatura y aprobar las reformas. Una visión que parece un cuento de hadas diseñado en aquella factoría de ilusiones a lo Walt Disney que fue en su día el palacio de la Moncloa. Zapatero puede dejar el viernes de ser secretario general. En todo caso, su poder en el partido es perfectamente descriptible. Pensar que en esas condiciones va a ser capaz de aprobar unas reformas duras, impopulares, que lesionen derechos adquiridos y prácticas establecidas como las que necesita la economía española para recuperar la senda de crecimiento y progreso social, es un ejercicio onírico. ¿A quién va a elegir defraudar?, ¿a esos mercados a los que buena parte de su partido califica de especuladores y culpa de la crisis, o a ese electorado perezoso que decía el ministro Blanco y que el domingo se sacudió la modorra para darle una sonora bofetada? Nunca dejaré de sorprenderme por la ingenuidad de algunos observadores internacionales y de muchos ricos y famosos. No me extraña que tengan debilidad por el presidente Zapatero: padecen su mismo síndrome de negación de la realidad.

Auditorías a fondo
Editoriales ABC 26 Mayo 2011

El vuelco electoral en el mapa autonómico permitirá valorar en su justa medida la pésima gestión de algunos dirigentes socialistas. Se anuncia, en efecto, la puesta en marcha de auditorías rigurosas que hagan aflorar facturas no computadas y otras irregularidades que pueden disparar el déficit oculto de las comunidades autónomas. El dinero público es sagrado, especialmente en tiempos de crisis. Hay que llegar hasta el fondo y exigir las responsabilidades pertinentes, porque la permanencia indefinida en el poder ha creado una sensación de impunidad que no es admisible en un Estado democrático.

Auditorías e intervención
Nota del Editor 26 Mayo 2011

Los profesionales de la política, en general, inútiles por definición, se llenan ahora la boca pidiendo auditorías, a costa de nuestro bolsillo y cuando estaban en la oposición se olvidaron de reclamar la transparencia y legalidad de la aplicación de los fondos, de nuestro dinero, repito, que tienen por obligación de asegurar unos funcionarios, opositores, que también pagamos con nuestro dinero, denominados interventores, que si no han cumplido con su trabajo, deben ser despedidos.

De todos modos, cualquier entidad pública que no tenga sus cuentas y expedientes a la vista, en internet, huele a podrida y después de juzgar a los que se han llevado el dinero, y mientran lo devuelven, tal entidad puede desaparecer y nos ahorramos dispendios futuros innecesarios.

Queeg en La Moncloa
César VIDAL La Razón 26 Mayo 2011

Seguramente, muchos de los que lean estas líneas recordarán aquella novela de Wouk que se titulaba «El motín del Caine» y que fue llevada al cine por un elenco extraordinario de actores entre los que se encontraba el mismísimo Humphrey Bogart. La acción era sencilla. El Caine era un dragaminas destinado en el frente del Pacífico y situado bajo las órdenes de un capitán llamado Queeg. Hasta ahí la acción no pasaba de lo trivial. El gran problema, sin embargo, era que Queeg era un peligroso psicópata y, al fin y a la postre, los oficiales a sus órdenes lo deponían para salvaguardar la seguridad del navío y de los tripulantes. Semejante acto, inusual, pero contemplado en las ordenanzas militares, derivaba en un juicio de guerra en el que todo parece desarrollarse en contra de los amotinados hasta que Queeg, interrogado como testigo, saca del bolsillo unas bolitas de metal y comienza a jugar compulsivamente con ellas. Aquel gesto, en apariencia sin relevancia, deja de manifiesto que Queeg es, en verdad, un loco especialmente peligroso para la gente situada a sus órdenes. Quizá durante años Queeg hubiera dado la apariencia de cumplir con sus funciones con mayor o menor fortuna, pero, al final, quedaba de manifiesto que no pasaba de ser un desequilibrado al que había que privar del mando y que lo único que cabía lamentar era que ese paso no se hubiera producido antes.

Las elecciones del 22-M dejaron de manifiesto que ZP es un capitán Queeg que llegó a La Moncloa hace siete años gracias al atentado terrorista más espantoso de la Historia de España. Su sobrecogedora enfermedad quedó de manifiesto cuando, esa noche, en lugar de anunciar su dimisión y la convocatoria de elecciones generales, se colocó delante de los micrófonos y, más alterado que Humphrey Bogart en la citada película, comenzó a jugar compulsivamente con sus bolitas preferidas. Nos dijo, a punto de romper a llorar, que la culpa de la crisis económica más espantosa que ha conocido España en siglos y de los cinco millones de parados no es suya. Al parecer, se trata de una desgracia semejante a los temporales a los que culpó Felipe II por el desastre de la Invencible.

Tampoco ha hecho nada malo él, que ha abierto las heridas cerradas hace décadas, que ha descoyuntado el orden constitucional con el estatuto de Cataluña, que ha realizado concesión tras concesión a la banda terrorista ETA, que ha encabezado una sectaria cruzada laicista, que se ha convertido en representante máximo de la cultura de la muerte y que, como logro máximo, puede esgrimir que los homosexuales contraigan matrimonio. Cualquiera que lo viera el domingo por la noche –pensara lo que pensara en los años anteriores– se dio cuenta de que ZP es una desgracia inconmensurable para el barco en el que manda y, para remate, para España, que no puede soportar casi un año más de su aciaga gestión. Ahora la única solución es que los oficiales de ese PSOE que conserva, gracias a ZP, los ayuntamientos de Cuenca y Zaragoza; la CC AA de Extremadura y la Diputación de Ciudad Real se quiten de encima al trastornado y a los que lo han servido como guardia de corps. Que lo hagan cuanto antes porque ni ellos, ni España pueden permitirse esperar un solo minuto más.

Dos patos cojos
J. M. RUIZ SOROA El Correo 26 Mayo 2011

Las elecciones nos han dejado, entre otras muchas cosas llamativas, la estampa de dos presidentes del gobierno en situación de cojera traumática y permanente. Aunque las causas no son idénticas, ni lo son las cuestiones implicadas en su próximo futuro, tanto Rodríguez Zapatero como Patxi López se despertaron el pasado lunes con un serio problema de legitimidad.

Naturalmente, ya sabemos que las elecciones eran las que eran y que allí no se votaba para los respectivos parlamentos y derivadamente para los correspondientes gobiernos. Esto es formalmente cierto, pero democráticamente insuficiente. Porque un gobierno no puede depender solo de la legalidad de su elección, sino que tiene también que estar atento a la conservación de su legitimidad. Dicho de otra forma, existe la legitimidad de origen y existe la legitimidad de ejercicio, y los resultados del domingo han puesto en cuestión la segunda para ambos presidentes. Para uno, el español, porque la votación se planteó de manera plebiscitaria (es la factura que pasa el bipartidismo estructural). Para el otro, el vasco, porque ha cambiado el tamaño del universo democrático de referencia.

El caso de José Luis Rodríguez Zapatero es, aunque en una primera visión parezca lo contrario, un caso de cojera de pronóstico más leve que el de nuestro lehendakari. Aunque solo sea porque, en último término, adelantar o no las elecciones generales en España es una decisión que implica una diferencia temporal muy pequeña. Ningún adelanto, si se decidiera, podría tener lugar antes del otoño, lo que comparado con la fecha normal supone unos tres o cuatro meses de diferencia. Por el contrario, en el caso del inquilino de Ajuria Enea hablamos de un par de años.

El problema de Rodríguez Zapatero, desde un punto de vista democrático, consiste en determinar el coste que puede suponer para el país en su conjunto el hecho de que se niegue a convocar elecciones anticipadas a pesar de la deslegitimación del proyecto político socialista. Anteponer a esa consideración el balance de coste/beneficio para el propio Partido Socialista y su futuro inmediato, como probablemente se esté haciendo, demuestra solo la hondura que tiene el mal del partidismo en nuestra práctica política.

Lo que habría que analizar con seriedad son otras cuestiones, tales como: el impacto de la imagen de un Gobierno deslegitimado y sin fuerza en el crédito exterior de España; si convocar elecciones anticipadas -cosa normal en el mundo europeo democrático en situaciones como la nuestra- nos va causar perjuicio o beneficio en nuestra reputación (vivimos tiempos de administración de una confianza escasa); si el presidente va a ser capaz de gobernar con la rotundidad que exige el tiempo de reformas imprescindibles cuando su partido está pensando en las próximas elecciones y en recuperarse por la izquierda, lo que deja poco espacio a reforma alguna; si el precio de los pactos parlamentarios para sacar adelante sus medidas de gobierno y sus presupuestos sería soportable por la estructura del Estado, porque esos precios van a ser elevados -de nuevo, la confianza cotiza cara-.

El caso del lehendakari Patxi López es distinto, porque el problema no es tanto su gestión de gobierno y su capacidad futura para seguir gobernando con regularidad -que siguen garantizadas por los populares-, como ese que gráficamente se describe como el asunto de 'la foto'. Sucede que su legitimidad de origen ha dejado de coincidir con la legitimidad que se deriva inapelablemente de la ampliación del campo de la representación política y que tal modificación del universo total de votantes ha traído consigo un dato novedoso: una mayoría muy elevada del electorado actual es claramente opuesta a su gobierno. Cierto que si los nuevos votantes no estuvieron antes es por su culpa (podían haber renunciado a la violencia años antes), pero el hecho político actual se impone en democracia a su explicación histórica: ahora están, el Parlamento vasco no es ya una foto mínimamente válida de la sociedad vasca.

Apelar al formalismo, como se hace desde las filas socialistas y populares, no hará sino socavar día a día, como una gota malaya, su imagen democrática ante la sociedad. No hay argumento formal que justifique una desviación tan grave en la representación política durante un tiempo tan largo como dos años. La democracia es también capacidad de escucha y de respuesta en tiempo real por parte de los gobernantes ante las demandas sociales. Y al igual que el lehendakari se manifestaba dispuesto a recibir y a escuchar a los voceros del 15-M, debería oír el mensaje que la sociedad ha enviado el domingo. No hacerlo nos perjudicará a todos, a la larga también a su partido.

España, rehén del PSOE
Aana Samboal www.gaceta.es 26 Mayo 2011

El mercado laboral es incapaz de crear puestos de trabajo.

No podría convocar elecciones anticipadas ni pedir la confianza del Congreso aunque quisiera –que no quiere– porque, hoy por hoy, es rehén del PSOE. Sin estrategia, sin programa y sin candidato sería un suicidio. Su partido es lo último que ha hecho saltar por los aires en su visionaria huida hacia delante. Sería un serio inconveniente si estuvieran en la oposición, pero al ser la formación que sustenta al Gobierno de España es un gravísimo problema que nos atañe a todos. No podemos permitírnoslo, pero el país entero tendrá que esperar a que los socialistas resuelvan sus cuitas internas.

No sólo ZP es el responsable. Lo son todos en la medida en que, mientras cosechaba votos y puestos de trabajo para afiliados y simpatizantes, le han permitido hacer y deshacer a su antojo, haciendo saltar uno a uno todos los consensos básicos forjados en décadas de democracia. Bien harían los aspirantes a sucederle, sean del partido que sean, en comenzar a trabajar para salvar el desastre que deja su herencia envenenada. En la economía, un mercado laboral viciado a base de años de subvenciones que es incapaz de crear puestos de trabajo. En lo que atañe a la separación de poderes, garantía última del Estado de derecho, ahí queda una Justicia colonizada por intereses partidistas en la que el PP ha cooperado activamente.

Peor aún es la bomba de relojería que deja activada sobre el modelo territorial. La legitimación de Bildu con buenas palabras y sentencia del Constitucional incluida y las crecientes ansias independentistas de un nacionalismo catalán envalentonado gracias al Estatuto que les ha regalado no han comenzado a dar más que leves dolores de cabeza. Pero, además, con el Pacto del Tinell, ZP inauguró una nueva forma de hacer política que ha desterrado el debate y la confrontación de ideas en busca de la demonización y destrucción del adversario. Primero fueron “antipatriotas”. Después “mentían como bellacos”. Por último, se convirtieron en “la derecha más extrema”. La primera tarea será la de recuperar los usos y costumbres propios de una democracia.

La segunda catarsis
Frenesí conspirativo en el PSOE. Entre ataques de cuernos y ajustes de cuentas se fragua una asonada de coroneles
IGNACIO CAMACHO ABC 26 Mayo 2011

Era de esperar: tras la catarsis de los ciudadanos, al zapaterismo le toca ahora sufrir la del partido. El fracaso en las urnas ha evaporado el liderazgo y plantea con toda su crudeza la lucha por el poder interno, que tal vez pronto sea casi el único que les quede a los socialistas. Tras el desalojo de las autonomías y los grandes municipios el horizonte perfila una nueva derrota y el Gobierno no sirve de mucho consuelo porque es un barco a la deriva con un timonel fantasma, al que algunos están pensando ya en tirar por la borda. Zapatero es como un personaje de «Los otros»: está políticamente muerto pero aún no lo sabe porque nunca ha sido un intérprete atinado de la realidad. Para hacérselo ver, y por si acaso al zombi le queda alguna capacidad ejecutiva, se está formando una cola de gente dispuesta a rematarlo.

Lo de la refundación programática e ideológica es un rollo macabeo; eso se dice siempre en todos los partidos cuando sufren un varapalo. A la nomenclatura socialista le importa ahora sobre todo el control de la operación sucesoria y consideran que el presidente, por mucho que se encastille en su mando nominal, ya no está legitimado para dirigir la hoja de ruta. El cainismo se ha apoderado del ambiente y planea sobre la organización como una ola de ceniza volcánica. Los barones autonómicos y la vieja guardia recelan de las primarias porque saben que, tras un descalabro como el sufrido, el estado de ánimo de la militancia es propicio para cualquier sorpresa. Rubalcaba teme que sean el instrumento de una maniobra contra él, y harto de evasivas empieza a sospechar que Zapatero quiere jugársela después de haberlo utilizado para apuntalarse. Entre ataques de cuernos y de nervios, rencores cruzados y amagos de ajustes de cuentas está creciendo la idea de que la candidata real del líder es Carmen Chacón, y hay prisa por cerrarle el paso. Pero la petición de un congreso no es solamente una cuestión de procedimiento: implica la renuncia de la dirección actual, la liquidación efectiva del zapaterato. Si eso ocurre equivaldría a una suerte de pustchpor cooptación, a una asonada de coroneles.

El problema consiste en que si el presidente no es capaz de sostener su posición en el partido no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir al frente del Gobierno, y su deseo de culminar mandato quedaría sepultado por la afrenta de una destitución interna. Estos días hay un frenesí de llamadas y reuniones, un trajín conspirativo que mueve el propósito de llegar al comité federal en posición de ventaja. En esa reunión va a haber tantas navajas que los asistentes deberían pasar bajo el arco de metales. Pero algunos son capaces hasta de apuñalar al líder con un abrecartas. De cartas de dimisión, claro.

La derrota
FÉLIX MADERO El Correo 26 Mayo 2011

Qué fue del talante y qué del talento? Doy por hecho que los lectores son conscientes de la situación y el momento delicado. También Zapatero. No debe de ser para él un alivio abrir estos días los diarios; el que no le llama cadáver lo señala como zombi del socialismo; un problema para los suyos, para España y para sí mismo, aunque esto último el afectado nunca lo llega a saber. Me cuesta mucho, y más desde que sabemos que Zapatero es pasado, hablar del presidente. La derrota lo ha colocado frente a un espejo que, como si fuera aquel que Valle-Inclán vio en el Callejón del Gato, deforma la realidad. Esa distorsión permite que tres días después del hundimiento electoral se presente en el Congreso y utilice palabras como confianza o seguridad. Todo el mundo sabe que los espejos deformes llevaron a Valle al esperpento, Zapatero no lo puede saber porque el esperpento se ha instalado en él como norma: desde ahí ha mandado, ha nombrado, ha legislado, ha pasteleado con ETA, banqueros y dictadores; desde ahí ha negado y desde ahí ha llamado bellacos a los españoles que notan que cada día sus recortes los hacen más pequeños. Pero no se va. ¿Cómo ha llegado el hombre que más poder ha tenido en el PSOE de la democracia a esta situación? Creo que solo hay una razón: no ha entendido al país que le ha tocado dirigir. Dirigir, sí, que no gobernar. Pero, ya digo, no se va.

En las historietas de Tintín, el reportero utiliza una expresión para ponerse en marcha: «No echemos raíces aquí». La democracia se funda sobre la idea de que el poder corrompe y la única receta para evitar la oxidación del político es la provisionalidad. Las raíces terminan por destruir el endeble suelo democrático. Pocos llegan al cargo con la intención de perpetuarse en él. Pero, al revés que el buen vino, el tiempo casi nunca mejora a un cargo político. Por eso reconforta escuchar que Guillermo Fernández Vara tiene hecha la maleta por si toca mudanza. No me alegraría su marcha, no se confundan. Lo digo porque si algo significa ese concepto tan repetido de 'normalidad democrática', ese algo es que los cambios se produzcan sin dramatismos. Normalidad es que un presidente de Extremadura diga que él se va a la oposición sin más problemas si no tiene los apoyos necesarios. A la oposición? o a su casa, porque él es médico y tiene una salida de la política. El gesto es impecable. Me fío de los políticos que tiene vida después de la política. Por cierto, cuando Zapatero se vaya, ¿adónde irá? Malditas sean las palabras que sirven para hacer preguntas cuya respuesta esconde su propio enunciado.

Un proyecto de ingeniería social
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 26 Mayo 2011

EL anuncio de Rodríguez Zapatero de que no se presentará a la reelección como candidato de su partido a la presidencia del Gobierno y su desastre electoral no despejan las dudas sobre la continuidad de su proyecto político, al menos hasta la convocatoria de elecciones generales. Ahora de lo que se trata es de si el PSOE persiste o no en él.

Varias han sido y son las interpretaciones sobre la empresa política y la índole intelectual y moral, valga la exageración, de Zapatero. Entre ellas, el «buenismo», el «pensamiento Alicia», la improvisación permanente, la ausencia de proyecto, la ingenuidad utópica. Algunas aciertan, pero solo en parte. En realidad, sea obra suya o no, y más bien cabe conjeturar lo segundo, existe un proyecto político muy bien definido y, en gran parte, consumado. Sus consecuencias quizá solo en parte serán reversibles.

La naturaleza del proyecto consiste en la transformación moral radical de la sociedad. No se trata de un ingenuo u oportunista improvisador. Está orientado por el relativismo ético, pero acaso se trate de algo aún peor. El relativismo es quizá el medio, pero no el fin. Este fin es más la inversión de la jerarquía natural de los valores que su mera disolución. Al cabo, se trata, en muchos casos, de que lo inferior ocupe el lugar de lo superior, y lo malo el de lo bueno. Si estoy en lo cierto, se trata de un proyecto de ingeniería social, es decir, de conformación de la sociedad a la medida de los valores (o contravalores) del Gobierno. Ignoro si todo su partido lo respalda, aunque lo dudo, pero lo cierto es que los discrepantes son o escasos o silentes.

Los ejemplos son notorios. La crisis económica, solo en este sentido providencial, no ha hecho sino aminorar la intensidad del desmán. La nómina es conocida, aunque demasiadas veces se mire hacia otro lado, como si no se quisiera ver la realidad. La nueva legislación del aborto ha transformado un delito en un derecho de la mujer, solo limitado por un plazo arbitrario. La nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, que muy probablemente contraviene el derecho de los padres a elegir la educación religiosa y moral de sus hijos, entraña una usurpación del Gobierno, cuya misión es garantizar el ejercicio del derecho a la educación, pero no determinar su contenido antropológico y moral. La regulación de la experimentación con embriones y la reproducción asistida asesta un golpe decisivo a la dignidad de la vida. Algo más renuente se encuentra, aparentemente, el Ejecutivo sobre la legalización de la eutanasia. Ha elegido, de momento, una vía vergonzante: la regulación de los cuidados paliativos y la «concesión» de un nuevo derecho: el derecho a la muerte digna. Como si hasta ahora el encarnizamiento terapéutico fuera una exigencia legal y la práctica médica no se preocupara de la administración de los cuidados paliativos; como si la legislación actual nos condenara al deber de una muerte indigna. La consideración como matrimonio de las uniones legales entre personas del mismo sexo ha destruido la concepción tradicional del matrimonio y la familia. La legislación sobre la «memoria histórica» entraña una ruptura de la concordia nacional y un agravio al derecho a la libertad de investigación y de expresión. Y ya está preparado el proyecto de ley de no discriminación e igualdad de trato, de naturaleza totalitaria.

Estos son los elementos principales de este proyecto de ingeniería social, que persigue la modelación de la sociedad y sus costumbres a los dictados del poder político. Un poder que, por cierto, nunca ha obtenido la mayoría absoluta, que sí lograron González y Aznar. Sus raíces ideológicas quizá se encuentren, si es que se encuentran en algún lugar, en el nihilismo derivado del posestructuralismo francés. Y su objetivo es el combate contra el cristianismo y el liberalismo (y no cabe olvidar a este último). Todo proyecto de ingeniería social es enemigo de la libertad. Este lo es también del cristianismo, y, más concretamente del catolicismo. Se trata de derruir los fundamentos católicos de la sociedad española, por más que se invoque solo la aconfesionalidad del Estado y la libertad religiosa.

Y, de manera solo aparentemente paradójica, se ataca a la libertad mientras se reconocen «nuevos derechos». Por lo demás, los derechos no son creaciones ni concesiones del Gobierno, como si se tratara de un nuevo señor feudal democrático que dispensa derechos a sus vasallos agradecidos. Los derechos solo se reconocen y garantizan, pero no se crean. Además, esta apoteosis de los derechos los convierte en enemigos de la libertad. Y no es extraño. Kant afirmó que tener un derecho es tener la capacidad de obligar a los demás. Todo derecho entraña deberes y obligaciones para uno mismo y para los demás. Desde el aborto al aire limpio. Si abortar, contra todo derecho y razón, se convierte en un derecho, generará obligaciones para el personal de la Sanidad y, en general, para toda la sociedad. Si uno tiene derecho a no aspirar humo de tabaco ajeno, se limitará necesariamente el derecho a fumar en espacios públicos. Y así podríamos continuar con otras limitaciones a la libertad, unas justificadas y muchas no, en el nombre de los derechos Los deberes se cobran así su venganza, y el dispensador de derechos se convierte en generador de cargas y obligaciones.

Quizá no exista un síntoma más rotundo de que un gobierno se desliza por la pendiente que conduce al totalitarismo que su pretensión de erigirse en autoridad espiritual. Y esto se manifiesta en su designio de que las leyes por él aprobadas, no por cierto las aprobadas por la oposición cuando estaba en el poder, constituyen la única y verdadera moral exigible a todos. Todo gobernante autoritario pretende que su Derecho se convierta en moral. No quiere rivales. El poder temporal pretende suplantar hoy al poder espiritual. Y esto solo es posible cuando el poder espiritual está vacante.

Ortega y Gasset afirmó en La rebelión de las masas que Europa se había quedado sin moral. Parece que seguimos así, pues, si la hubiera, no podría fabricarla a su antojo el Gobierno. Al final del segundo volumen de La democracia en América, afirmó Tocqueville que las naciones democráticas de sus (nuestros) días no podían evitar la igualdad de condiciones en su seno, pero que de ellas dependía que la igualdad condujera a la libertad, la civilización y la prosperidad, o al despotismo, la barbarie y la miseria. De nosotros, me refiero a los españoles, depende, pero mucho me temo que hayamos emprendido el camino equivocado. Pero el futuro no está determinado, y podemos cambiar el rumbo. Mas conviene advertir que no se trata solo de un cambio de Gobierno, con ser este necesario y urgente, sino de algo mucho más profundo y difícil: la restauración de la moral. Por eso, el único modo de combatir el proyecto de ingeniería social consiste en emprender otro proyecto alternativo de regeneración intelectual y moral. La política, imprescindible, vendrá después y de suyo. Están en juego la libertad, la civilización y la prosperidad.

IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ES CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA DEL DERECHO

Chachón
Política militante y crisis socialista
Agapito Maestre Libertad Digital 26 Mayo 2011

La militancia, por desgracia, se impondrá a la democracia en el seno del PSOE. No sé, en verdad, si habrá elecciones primarias para seleccionar a un candidato a las elecciones generales o un Congreso extraordinario. Nadie lo sabe. Tampoco podría excluir que hubiera primarias a la vez que se convoca un Congreso extraordinario de los socialistas. Nadie puede saberlo. Pero tengo muy claro una cosa: el PSOE sabe hacer ideología militante; se prepara para conquistar el poder, incluso antes de haberlo perdido. El PSOE es un partido hábil. Es un partido dispuesto a abrirse ideológicamente en canal, incluso abrazar ahora la socialdemocracia, antes que perder el poder.

Cualquier cosa puede pasar, pero, por favor, nadie adelante juicios sobre la muerte de los socialistas. El PSOE, reitero, es un partido de poder; antes que perderlo, hará cualquier cosa. Nunca se fragmentará el PSOE. A pesar de que actualmente nadie lidere el partido, con un presidente de Gobierno interino y derrotado, busca ya un liderazgo fuerte y un programa para parar la sangría de votos de las próximas generales. He ahí su mejor ganancia: convierten la crisis, la derrota en las urnas, en el comienzo de una recuperación del partido. El PSOE, pues, no se divide. Trata de recomponerse y volver a cerrar filas. Es lo que mejor saben hacer: cerrar filas. Es la militancia. Nunca la palabra militancia ha tenido un sentido literal. El ejemplo es la ministra de Defensa renunciado a dar una batalla democrática.

No hay riesgo de unidad del partido, como dice Carme Chacón, precisamente porque gente como ella prefiere negarse a sí misma antes que a su partido. Esa actitud, por supuesto, nada tiene que ver con una convicción democrática, sino con un afán de poder por el poder, o peor, fanatismo ideológico. Es mérito partidista, pues, de los socialistas, después de haber perdido el poder autonómico y municipal, replantearse radicalmente todo, excepto el unitarismo del partido. Horror. Sí, sí, el PSOE, antes de haber sido derrotado en las generales, ha iniciado su proceso de recuperación. Eso se llama hacer política militante.

Es un partido leninista a la vieja usanza. No tiene un proyecto nacional en sus estatutos, entre otras razones porque es un partido federal. Por eso, el principal problema que ahora le viene encima es bregar con algo que les resulta ajeno, a saber, la nación. Ésta, sí, las sociedad le ha castigado, pero, desgraciadamente, antes que hacerse cargo del castigo prefieren cerrar filas. He ahí el dramático destino de un partido a la vieja usanza. He ahí, por otro lado, la base donde debería forjar su poder el PP: dialogar y recoger aquello que el PSOE desprecia.

Chachón
Míster Faisán y la Doctora Burrianes
Pío Moa Libertad Digital 26 Mayo 2011

Pocas cosas podrían definir mejor la degradación abismal a que ha llegado la política española que la contienda por el liderazgo del PSOE entre Míster Faisán, el colaborador y chivato de la ETA, y la señora Burrianes, también colaboradora, antiespañola y falsa doctora, una pequeña estafadora al pueblo español. Estafa comenzada con aquello de los "cien años de honradez". Tales son los líderes que es capaz de dar el partido más nefasto de la historia española desde finales del siglo XIX, un partido con una marca imbatible de guerracivilismo, corrupción, terrorismo y colaboración con el terrorismo.

Es fácil tomar lo anterior como expresión de un enfado más o menos o menos justificado, pero básicamente injusto por subjetivo. Nada más falso. He documentado y fundamentado un largo pliego de acusaciones basadas en hechos reales desde Los orígenes de la Guerra civil o Los mitos de la guerra hasta La Transiciónde cristal. Y los he resumido en decenas de artículos. Se trata de un partido corrupto e intensamente corruptor, y el mero hecho de que la oposición haya pasado por alto cuanto ha venido ocurriendo demuestra a su vez una seria quiebra de la democracia española. Ante la imposibilidad de rebatir las acusaciones, los socialistas han optado por atacar de mil formas al mensajero, mientras que la mayoría de la derecha ha optado por el silencio y el boicot. Pero no por ello dejan los hechos de existir y tener efectos.

La Doctora Burrianes parece que ha cedido ante Míster Faisán alegando "generosidad" (¿qué entenderá por generosidad esa señora?), presionada sin duda por Rodríguez y otros que tienen puestas más esperanzas en Faisán que en ella para salvar lo salvable. Ninguno de ellos se preocupa en absoluto de si están preparados para dirigir a España. Al contrario, deprecian de tal modo a su país que creen que es este el que debe "estar preparado" para asumir a semejantes estadistas.

Esta gente ha traído al país una triple corrupción intelectual, económica y sexual, que dificulta mucho la reacción saneadora. Se hacen inevitables tanto la indignación ante tales personajillos y sus pretensiones como cierto pesimismo ante la abulia de la opinión pública. En mi blog he señalado:"Frente a las fechorías de los dos grandes partidos y los separatistas debiera haber surgido un movimiento cívico o un partido con un programa democrático. Ha salido, en cambio, la banda de memos de Sol. Y el triunfo de la ETA en Vascongadas". Triunfo debido, entre otros, a Faisán, Burrianes y Rodríguez. ¿O me equivoco?

Mis recomendaciones al movimiento Spanish Revolution
Daniel Lacalle*. El Confidencial 26 Mayo 2011

He pasado casi una semana intercambiando tuits con integrantes y simpatizantes del movimiento Democracia real Ya. Debo reconocer que ha sido una experiencia muy enriquecedora y de la que he aprendido mucho. Empecé, como tantos, con grandes sospechas, entre mensajes de nacionalización de la banca, anarquía y algún que otro insulto.

Debo confesar que lo que me llevó a comenzar el diálogo hasta bien entrada la madrugada de los últimos días fue la duda de la imparcialidad del movimiento, ya que cuando gobierna la izquierda los protestantes atacan al “sistema”, ente difuso e impersonal, y cuando gobierna la derecha las protestas van dirigidas específicamente a personas con nombre, apellidos y carnet de identidad. Ese punto de “solidaridad en la desgracia” hacia gobiernos de un lado y otro a los que los suyos y sus simpatizantes les presuponen siempre buena intención y superioridad moral. Tuvieron mala suerte, qué se le va a hacer. La culpa es del “sistema”. Vaya por Dios.

Pues bien, a medida que intercambiaba ideas con los twiteros se estableció un diálogo francamente interesante y revelador. Gente muy preparada, frustrada pero cabal y con espíritu constructivo. El verdadero germen de lo que puede ser el futuro. Allá van mis recomendaciones, con humildad. Tómenlas como una simple aportación desde mi respeto y mi cariño:

.- Si preocupa la dictadura de los mercados, no a la deuda. Reclamar más subsidios y más gasto solo va a generar más dependencia de los mercados, que tienen la mala costumbre de exigir que se les repague su préstamo y que se le remunere un interés adecuado. Una economía endeudada solo genera dependencia. Si todas las empresas y tecnologías que defienden viven de subsidio, no florecen, sobreviven, y el beneficio que generan para sí mismas es directamente proporcional a la pérdida que usted percibe en su bolsillo. Los subsidios excesivos crean pereza, y por muy bienintencionados que sean son un fondo perdido, que genera gasto, más deuda, y mayor empobrecimiento.

.- Menos impuestos, más derechos. Menos impuestos para las rentas bajas y medias. Financiar al Estado pagando impuestos en exceso en las nóminas para luego “devolver” la renta es regalar dinero. Hagan que el Estado no tenga la tentación de gastar insosteniblemente. Den más renta disponible a las familias, que han demostrado ser capaces de gestionar la crisis mucho mejor que cualquier gobierno, capitalista o comunista. Creen riqueza para que la Seguridad Social se capitalice, no incrementar el agujero y taparlo con parches de gasto.

.- Contra los supuestos excesos de las grandes corporaciones, crear empresas. Creen cooperativas. Monten empresas. Salgan del círculo del subsidio, que les hace más dependientes. Usen el talento para crear su propio futuro. No es imposible.

.- El fracaso no existe. No le tengan miedo. Vean la crisis como una oportunidad. El Estado les ha convencido de que no pueden tener éxito si no son funcionarios, o empleados de una enorme corporación. El miedo al fracaso les ha llevado a la esclavitud del sistema que critican. En España el 80% del sistema bancario es estatal, manejado por sindicatos y políticos. En el año 2007, cuando se le echaba la culpa al capitalismo feroz de la crisis, más del 74% del sistema bancario mundial estaba controlado por los Estados. El Estado acaparando un 57% de la economía ha generado esta situación. Más Estado no les va sacar de ella.

.- Tomen el reto de hacer un movimiento realista y verdaderamente apolítico. Curioso ver que lo primero que ha hecho el movimiento es juntarse en asambleas populares. Algo que gente tan despreciable e inteligente en su maldad como Castro, Videla o Chávez vendían como “democracia”. Juntar a un grupo, separarlo en mini-grupos, debatir, volver a separarlo y cuando han decidido lo que acuerda el grupo más pequeño, liderado por un “moderador”-comisario, gritar a una “el pueblo ha decidido”. ¿Les suena a algo? ¿Juntas bolivarianas tal vez?

.- Colectivismo, ¿para qué? Si es cierto, como dicen, que los modelos del pasado hay que cercenarlos porque no funcionan, recuerden que el modelo que ha demostrado fracasar de manera más clara y con peores consecuencias para el pueblo en los últimos cien años es el del colectivismo y estatalismo. Aprendan del pasado para no repetirlo, ni el de los últimos diez años ni el de los últimos cien.

.- Centren su movimiento en el individuo. La persona. Gente llena de talento, de capacidad, de ilusión, asustada y frustrada, es cierto, a la que le dicen que nunca van a poder conseguir nada. Esas personas pueden y deben demostrar que son líderes. Creen líderes económicos, tecnológicos, que revolucionen el país. Si no crean lideres, se rodearan de jefes de negociado.

.- Salgan fuera. El 70% de la población activa trabaja a menos de 30kms de donde nació. Tomen riesgo, como hicieron nuestros abuelos y bisabuelos, que crearon riqueza y empleo. El futuro es la tecnología y el valor de la capacidad intelectual. Desarróllenlo. Conviértanse en líderes globales. ¿Por qué puede un señor en un garaje de Iowa o en Israel crear una empresa líder que ayude a mejorar el mundo y ustedes no? Claro que pueden.

.- No hay derechos adquiridos. El modelo del avestruz de evitar mirar al mundo y asumir que tenemos unos derechos adquiridos que les negamos a los trabajadores de Asia, África o América solo crea miedo y error. Busquen su ventaja competitiva, que la tienen, su activo intelectual y su capacidad de adaptación a un mundo complejo, y aprovéchenlo. Los sindicatos no están para crear trabajo, sino para mantener el de sus afiliados, aunque sea a costa de los demás. Sospechen de quien les ofrece el futuro mirando al siglo XIX.

Y ante todo mucha suerte. Un abrazo.

*Daniel Lacalle es gestor de Hedge Funds

Los indignados y los acampados
Francesc de Carreras La Vanguardia.com 26 Mayo 2011

Catedrático de Derecho Constitucional de la UB

Desde hace casi dos semanas, en plazas céntricas de las capitales de toda España, empezando por la Puerta del Sol y la plaza de Catalunya, están acampados millares de ciudadanos debatiendo sobre una de las varias dimensiones del término política, probablemente la más noble: los problemas de los ciudadanos, de los gobernados. No están debatiendo sobre los problemas de los gobernantes como tales, de cómo se accede y se conserva el poder, según la famosa distinción de Maquiavelo en El Príncipe. A lo más, en relación con el poder político, el debate gira en torno a cómo se ejerce y, sobre todo, ya que se habla de futuro, a cómo debería ejercerse.

No es necesario decir que este término, el de política, es uno de los más desacreditados de nuestra sociedad. Cánovas del Castillo, cuando se estaba redactando las Constitución española de 1876, dijo con su característica ironía y sarcasmo que quizás en el artículo primero de dicha carta magna debería constar esta definición: “Son españoles aquellos que no pueden ser otra cosa”. Pues bien, es probable que hoy en día muchos españoles, en nada de acuerdo con la pesimista expresión de Cánovas, suscribirían algo parecido aplicado a los políticos: “Son políticos… aquellos que no pueden ser otra cosa”.

La frase, como toda generalización, es injusta. Ahora bien, con el actual panorama, ateniéndonos a lo que se deduce tras leer periódicos, escuchar la radio y ver la televisión, es también un juicio natural y comprensible: nuestra endogámica clase política, imperturbable ante las críticas y nada dispuesta a rectificar, se la merece. Las plazas se llenan cada día por esta razón, aunque no es la única, también hay otra: la situación económica y el paro. De todo esto se discute en las plazas, allí se hace política en el mejor sentido de la palabra.

Cuestión distinta es el nivel del debate, aunque creo se trata de un problema menor. ¿Alguien puede pensar que unos simples ciudadanos, generosos y bienintencionados, dispuestos a emplear su tiempo en cuestiones ajenas a sus estricto intereses individuales, pueden encontrar las más rigurosas soluciones a cuestiones complejas en las que no se aclaran ni los mejores especialistas? No se trata, por el momento, de encontrar soluciones sino sólo de formular preguntas, exactamente de formular las preguntas, aquellas que previamente es imprescindible seleccionar para estar en condiciones de resolver luego los problemas.

En esto, en la formulación de las preguntas, el run-run que llega de lo que se discute en estas plazas públicas hace pensar que se acierta de lleno. Los temas que se plantean coinciden con las preocupaciones que se tratan entre amigos, en la familia, en el trabajo, en los bares y cafés: ¿por qué los poderes públicos están salvando, con el dinero de los contribuyentes a las instituciones financieras, principales responsables de la crisis, de tal forma que, al final, acaben estas instituciones siendo sus principales beneficiarias del asunto?; ¿por qué las leyes facilitan cada vez más que los principales responsables del mal funcionamiento de las instituciones democráticas, es decir, los partidos políticos, sean cada vez más invulnerables al control, estén cada vez más blindados con el objetivo de monopolizar el ámbito de los público en detrimento de la libre y efectiva participación de los ciudadanos?

A lo primero se suele responder que el sistema financiero es a la economía como el sistema sanguíneo al cuerpo humano: si no se facilita su funcionamiento el colapso es total e inevitable. Ahora bien, en el caso de que ello sea cierto, que quizás lo es, ¿no estará el sistema financiero abusando de su posición para obtener ventajas desproporcionadas e injustas? En cuanto al problema político, sobre el cual tengo mayores conocimientos, la solución sólo pasa por unos dirigentes de partidos con la altura de miras suficiente como para tomar decisiones que no respondan a sus propios intereses corporativos si no al interés general, al buen funcionamiento de sistema democrático, a una auténtica integración de los ciudadanos en las instituciones. Sólo la fe del carbonero permite esperar esto de nuestros políticos, pero torres más altas han caído y de esperanza también se vive. Quizás estemos en una situación límite y vean los partidos que renunciar a sus privilegios e inmunidades les puede suponer más ventajas que inconvenientes, en definitiva, que desbloqueando la situación pueden ser premiados con el voto ciudadano.

En todo caso, los acampados, a pesar de ser muchos, comparados con los votantes son pocos, incluso poquísimos. Pero no todos los indignados están acampados. Esto es lo que deberían interiorizar los políticos. Los indignados no son la suma de los acampados, los votantes en blanco o nulo y los abstencionistas. Son muchos más. Muchos que votan, desde hace tiempo, al mal menor, tapándose la nariz y a regañadientes. Los indignados son tantos que si formaran un partido arrasarían. Antes que ello se produzca –y no hagamos bromas, la historia del siglo XX, en Alemania y en Italia, debe ser una permanente lección– la clase política española debe rectificar.

Prevaricación anticonstitucional
Editorial www.gaceta.es 26 Mayo 2011

La ETA más debilitada y desacreditada de todos los tiempos disfrutará de más plataformas de financiación, información y propaganda que nunca.

Disfrutar de una Justicia independiente es una condición indispensable del Estado de derecho y de las sociedades libres. Al cabo, la Justicia es la garantía última de que los derechos individuales sean respetados y sus violaciones castigadas. De ahí que suponga una excelente noticia que, según ha anunciado María Dolores de Cospedal, el PP planee llevar en su programa electoral la modificación del sistema de elección de los miembros del Tribunal Constitucional y del CGPJ.

Sin embargo, por positiva e ilusionante que sea esta propuesta, llega tarde para solucionar muchos de los entuertos de la actual Justicia teledirigida por el Gobierno. En concreto, llega tarde para evitar que Bildu, esa marca blanca de Batasuna –es decir, de la ETA–, vaya a estar presente en las instituciones vascas y navarras.

La felonía del sector progresista del Tribunal Constitucional –que en definitiva, es la felonía del Gobierno de Zapatero–, consistente en revocar la sentencia del Supremo que impugnaba todas las listas de Bildu, ha permitido a los proetarras alcanzar las más altas cotas de poder institucional de su historia: siete escaños en el Parlamento navarro y 1.183 concejalías que podrían otorgarle el Gobierno de hasta 118 ayuntamientos y la Diputación Foral de Guipúzcoa. Una tragedia nacional y democrática en toda regla que colocará a parte de nuestras instituciones –y de las personas jurídicas de ellas dependientes, como las cajas de ahorros o las empresas y fundaciones públicas– al servicio de la extorsión terrorista.

La ETA más debilitada y desacreditada de todos los tiempos disfrutará de más plataformas de financiación, información y propaganda que nunca. El impuesto revolucionario, al que la banda criminal afirmó renunciar hace unas semanas, se sustituirá por sueldos, dietas y subvenciones a los cargos electos y al entorno etarra. Los mismos españoles a quienes los terroristas llevan décadas matando y asesinando serán quienes sufragarán sus delictivas fechorías. La responsabilidad de este despropósito está claramente acotada: los seis magistrados del Constitucional que blanquearon las listas de Bildu y el partido político, el PSOE, que los colocó en sus cargos y les orientó en su voto. Contra ellos, la propuesta del PP llega tarde; probablemente evite que en el futuro se repitan ilegalidades de este calibre, pero no servirá para enmendar las pasadas.

Sin embargo, ello no significa que los ciudadanos debamos quedarnos de brazos cruzados; ni siquiera que nuestra única protesta deba restringirse a la moción en las urnas del pasado 22 de mayo. Aun cuando padezcamos una Justicia ultrapolitizada, todavía existen magistrados honrados que tratan de desempeñar de la mejor manera posible su trabajo; de ahí que sea nuestra obligación como ciudadanos denunciar la manifiesta prevaricación de los miembros del Constitucional.

Afortunadamente, así lo ha entendido la parte más dinámica y decente de nuestra sociedad: los colectivos de víctimas y otras asociaciones cívicas. Hoy, Voces contra el Terrorismo, Manos Limpias, Hazte Oír, Denaes y Libertad e Identidad presentarán una querella –respaldada por la AVT, Dignidad y Justicia y la Fundación Gregorio Ordóñez– contra los magistrados progresistas del Constitucional por haber dinamitado la separación de poderes e invadido competencias del Supremo con tal de conseguir que la ETA estuviera presente en las elecciones. Por el bien de todos, incluyendo el Estado de derecho, esperemos que esta acción popular prospere y que quienes se han convertido en el felpudo de los terroristas paguen por sus delitos.

Sí hay novedad, señora baronesa
Si de verdad ZP quisiera hacerle un favor al PSOE se iría ya, renunciando a perpetuarse vía Chacón.
Joaquín Leguina www.gaceta.es 26 Mayo 2011

Ya se vio la noche del desastre que Rodríguez Zapatero y sus amigos (nunca hubo en España tamaño nepotismo en partido alguno desde la Restauración hasta la fecha) no estaban dispuestos a realizar un solo ejercicio de autocrítica. En lugar de asumir responsabilidades y dar paso a otra etapa, el domingo por la noche Zapatero le echó la culpa al empedrado y añadió que él sigue. Si de verdad ZP quisiera hacerle un favor al PSOE –con o sin adelanto electoral– se iría ya, olvidándose de la pretensión de heredarse a sí mismo a través de Carme Chacón mediante unas primarias. Mientras los turcos rodeaban Constantinopla, los dirigentes cristianos discutían acerca de los genitales de los ángeles. Ante parejas circunstancias, el PSOE anuncia primarias.

Lo ratificó al día siguiente el vicetodo, José Blanco: “La culpa de esta derrota la tiene únicamente la crisis y ni un solo voto socialista ha ido a parar al PP”. Dos axiomas de los cuales los partidarios de la matemática variable pretenden extraer un solo teorema: “No hay nada que cambiar”… y una vez que se vaya la crisis, como ya escribió Bécquer: “Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar…” y poco importa que la realidad sea tozuda, ellos lo son mucho más. Y a uno, en su optimismo antropológico, sólo le queda recordar los versos de Quevedo:

“¿No ha de haber un espíritu valiente? / ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? / ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?”.

¿Y qué siente la militancia del PSOE? Tengo para mí que –aparte de los paniaguados, que no sé cuántos son– la gente normal del PSOE lo que quiere es que Zapatero y sus viudas se vayan a sus casas.

¿Será alguien capaz de hablar sin lengua de madera en el Comité Federal convocado para el sábado? ¿No habrá nadie dispuesto a decirle al rey que está desnudo? Existirá algún justo –pienso yo– que quiera recitarle, si no completa, una parte de la ya recordada aquí Epístola satírica y censoria contra las costumbres presentes, y muy concretamente estos versos:

“No he de callar por más que con el dedo, /Ya tocando la boca o ya la frente, / silencio avises o amenaces miedo”.

Y parece que sí, que algo se mueve en las hoy agitadas aguas del PSOE. No podía ser de otra manera, pues ha llegado la hora de la verdad, de decir la verdad, pues el silencio ya no será –como hasta ahora– cobardía o seguidismo. El silencio en el interior del partido es, desde el domingo pasado, traición o suicidio.

Lo ha escrito Ignacio Camacho –uno de los analistas que más calado tienen al personaje–: “Zapatero ha perdido en todas partes, incluidas las comunidades tradicionalmente más enfeudadas como Extremadura y Castilla-La Mancha, y ha recibido un terminante correctivo en los territorios clave donde Zapatero cimentó sus dos victorias electorales: Cataluña y Andalucía. Ninguna de estas señales catastróficas, sin embargo, ha merecido una asunción de responsabilidad al uso democrático. Incapaz de una autocrítica responsable, descargó sobre la crisis socioeconómica la explicación de la derrota y se agarró al calendario preestablecido para tratar de ganar un tiempo del que hace mucho que dejó de ser dueño. Tampoco se le ha oído al presidente una palabra sobre la intranquilizadora situación desencadenada en el País Vasco por su penúltima maniobra aventurerista: la legalización de Bildu”.

He recurrido a estas certeras palabras prestadas porque si escribiera lo que yo pienso de ZP podría sonar a desbarre, a vendetta personal, y no es el caso. El primero en hablar –y bastante claro– ha sido Patxi López, pidiendo un congreso extraordinario, es decir, reclamando la salida inmediata de la cúpula zapaterista.

Sin embargo, la propuesta de López deja abiertas algunas importantes incógnitas. En primer lugar, el tiempo (¿no convendría tomarse las cosas con más calma?). El PSOE tiene que tomar, al menos, dos iniciativas: a) analizar los fiascos cometidos durante la última década y b) tratar de cómo repintar los blasones y recuperar un discurso serio, solvente y creíble… y eso no se hace de un día para otro. Por otro lado, la propuesta de López, que, seguramente, cuenta con el apoyo de otros líderes regionales, nada dice acerca de la situación en que quedaría el Gobierno. ¿No sería mejor ir a una nueva investidura con otro candidato que no fuera Zapatero?

Un nuevo presidente que, a mi juicio, no tendría problemas para sacar adelante la investidura (los diputados nacionalistas no sumarían sus votos a los del PP para decir no) y que podría formar un Gobierno más pequeño en número de carteras y compuesto por personas de reconocido prestigio profesional y social. Un Gobierno que enviara a la sociedad un mensaje de solvencia. Un Gobierno que concluyera la legislatura sin los bandazos y las ocurrencias propias del zapaterismo… Claro que también se pueden convocar ya elecciones, pero mucho me temo que, en las actuales circunstancias, unas elecciones, por ejemplo, en octubre y con el actual Gobierno, llevarían a cosechar unos resultados desastrosos para el PSOE.

*Joquín Leguina es escritor.

Movimiento 15-M
La oportunidad es calva, sólo tiene un pelo
Tom Hagen Libertad Digital 26 Mayo 2011

Es justo reconocer que el rápido desarrollo y protagonismo que ha cobrado el movimiento civil Democracia Real YA nos ha sorprendido a todos, aunque ya hayamos tenido precedentes similares.

Ante el mismo, que en estos momentos protagonizan desde colectivos próximos a la izquierda (lo cual es lógico, dado su mayor activismo), a ciudadanos de las más diversas tendencias, el centro derecha español lo ha acogido con escepticismo, cuando no con franca hostilidad. Razón no les falta, puesto que una lectura superficial de las circunstancias llevan al ala derecha de la política a la mayor de las desconfianzas, en parte debido a los precedentes, como fue el 11-M de 2004.

Por ello, mientras el movimiento civil va ganando fuerza, la izquierda trata de arrimar el ascua a su sardina, especialmente IU, que en esto tiene poco que perder y sí mucho que ganar, junto con los partidos minoritarios; mientras, el PSOE se coloca de perfil, ya que ni puede intentar anexionarse el movimiento, dado que una inmensa mayoría los consideran precisamente el enemigo a batir, como tampoco colocarse enfrente, puesto que eso significaría su tumba política. Si el PSOE estuviera en la oposición, podría capitalizar rápidamente esta movilización, pero ser el Gobierno les incapacita para ello. Por si fuera poco, han derrochado todo su capital político y desmovilizado a su electorado a base de traicionar su propio ideario, escandalizar a propios y extraños con tramas de corrupción bananeras, a lo que hay que sumar un proceso de sucesión de incierto final.

Por su parte, el PP está más perdido que un pulpo en un garaje, todavía no han superado el trauma del 11-M y de nuevo una movilización imprevista les cortocircuita la calculadora de unas elecciones donde esperaban cosechar el capital electoral que les aúpe a la Moncloa en el 2012. Las carencias del Partido Popular, en franco retroceso de unos meses para aquí, se revelan en toda su crudeza: un líder flojo, sin pegada, opositor político profesional, sin capacidad para controlar su propio partido, donde corruptos imputados se integran en las listas ante su impotencia, que progresivamente dilapida su capital electoral, con torpezas imperdonables como las cometidas con las víctimas del terrorismo.

Enfrentado a un futuro incierto, sin programa, atrapado por el corsé de sus corruptelas y pactos, ve con auténtico terror un resultado no previsto en las urnas. Por lo tanto, ha optado por lo único que puede hacer, enfrentarse a este movimiento civil, aunque hay que reconocerle más visión que el PSOE, puesto que en el fondo intuyen el peligro que para la casta política puede llegar a tener este movimiento.

De igual manera que Democracia Real YA tuvo un antes y un después del 15 de Mayo, donde se consolidó, ayudado por la torpeza de los desalojos. De nuevo van a enfrentar importantes retos, entre los cuales figuran los siguientes:

Comenzar a proyectar mensajes y demandas concretas, que le ayuden a aglutinar en su entorno a la mayor cantidad de colectivos y tendencias políticas.
Superar la prueba de fuego del 22 de mayo: si con posterioridad a esta fecha se diluyen en el silencio, les darán la razón a aquellos que los critican por considerarlos un montaje para movilizar a la izquierda en las urnas y mitigar el desastre que se avecina para el PSOE.
El día 23 de mayo empezará una nueva fase para DRY, consolidarse como movimiento de la sociedad civil, sabiendo que la siguiente meta son las elecciones generales, una dura batalla en la que el objetivo será poner contra las cuerdas a la casta política y financiera de este país, obligándolos a atender las demandas que la sociedad española lleva intentando hacer llegar a los que supuestamente son sus representantes.

El 23 de mayo de 2011 dará o quitará razones; por otra parte, DRY debe de ser consciente de la necesidad de empezar a responder a las preguntas formuladas por parte del resto de la sociedad, dado que en función de las respuestas, obtendrá diversas adhesiones.

Es un gran reto llegar a consolidar un proyecto que aglutine a una mayoría en este país, pero en eso consiste la esencia de la democracia, ponerse de acuerdo en asuntos comunes, convenciendo con razones, cediendo en ciertos puntos, para lograr aceptación en otros. Llevamos tanto tiempo sin una democracia real en España que ya se nos ha olvidado cómo funciona.

¿Es posible un programa de renovación que aglutine a los demócratas desde la izquierda hasta la derecha? En mi opinión es posible, siempre y cuando nos centremos en lo que nos une (un modelo político verdaderamente representativo, estricto control por parte de la sociedad de los asuntos públicos, la necesidad de regenerar nuestro sistema político, como base para regenerar nuestro necrotizado sistema económico, someter al escrutinio público las corruptelas y latrocinios acometidos en estos años por parte de la casta política y su amiguetes), y no perderse en discusiones bizantinas en torno a lo que nos separa.

Si este movimiento se consolida, mediante la prueba de su continuidad, el centro derecha de este país no puede cometer el error de mantenerse al margen: está obligado, si de verdad se consideran demócratas, a hacer llegar sus propuestas, aportar el necesario equilibrio y reflexión que caracteriza a esta tendencia política, que a su vez precisa del empuje y el idealismo de la izquierda. En el balance entre ambas fuerzas se sitúa el juego democrático en cualquier nación moderna, como el enfrentamiento ciego caracteriza a las naciones atrasadas.

En este factor reside la causa de los escalofríos que circulan por la columna vertebral de los grandes partidos, un escenario de pesadilla (para ellos, no para los ciudadanos), en que una pinza hebrea de la izquierda y la derecha no alineada les fuerce por las malas a un proceso de Transición, sin leyes de punto final tras las que protegerse.

Observemos los acontecimientos desde la serenidad y la reflexión: veamos hacia dónde conduce esto, pero que no renunciemos a quedarnos al margen de la oportunidad que la Historia y la Política nos brinda a cada ciudadano de expresar sus ideas y propuestas.

"EL PP HA TRAICIONADO A SUS VOTANTES"
Albert Rivera: “El PP hará posible que Barcelona tenga un alcalde independentista”
 Minuto Digital 26 Mayo 2011

En una rueda de prensa, Rivera ha señalado que estamos ante una nueva etapa en la política catalana, que ha calificado como Majestic II, en referencia al acuerdo entre el PP y CiU en 1996 que llevó a Aznar a La Moncloa. “No son solo novios que se ven a escondidas, sino que ya son pareja de hecho e, incluso, matrimonio“, ha asegurado, y ha augurado que “parece que irán al altar, después de haberlo negado” durante la campaña electoral, “volviendo a traicionar a sus electores”.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha reprochado al PP que, “paradójicamente”, puede que haga posible que Barcelona tenga su primer alcalde independentista de la historia, si finalmente se produce un acuerdo explícito o implícito entre Alberto Fernández Díaz y Xavier Trias. “Seguramente si se lo dicen a sus electores seguramente no estarían muy de acuerdo, pero esta es la realidad”, ha añadido.

Rivera ha denunciado que el apoyo del PP a CiU supondrá también un apoyo a la supresión del impuesto de sucesiones para las rentas más altas, lo que implicarán “una rebaja de ingresos” en un momento de “recortes sociales”. Para Ciudadanos, la alternativa a esta política pasa eliminar administraciones innecesarias, como las diputaciones o los consejos comarcales, mientras algunas formaciones están “encantadas de la vida” por repartirse los cargos entre sus militantes.

Rivera también ha instado a CiU a abrir una ponencia para desarrollar una ley electoral autonómica, y se ha posicionado a favor de un adelanto de las elecciones generales para antes de final de año, ya que “la situación económica en España es insostenible y crítica”, y que los partidos concreten sus propuestas para superar la crisis.

el 34% en cataluña y andalucía
Las CCAA gestionan 2.400 empresas públicas
Las autonomías cuadriplican el número de entidades empresariales en la última década, mientras crece la deuda y se resiente el control.
D. SORIANO Libertad Digital 26 Mayo 2011

Las comunidades autónomas acumulan casi 2.400 empresas públicas. Son casi 150 por región y su número da una idea del grado de descontrol que han alcanzado este tipo de entidades, que los gobiernos de todo signo político crean a discreción para cualquier actividad que se les pase por la cabeza (las hay que poseen fincas agrícolas, que gestionan medios de comunicación o incluso que representan orquestas de música clásica).

De esta manera, una parte importante de los presupuestos públicos se destina a estos organismos, que no tienen el mismo grado de control por parte de la intervención pública que los órganismos administrativos puros. Además, sus trabajadores pueden ser contratados de forma casi discrecional, sin seguir los procesos obligatorios para los funcionarios. Y se puede intervenir en numerosos sectores de la economía sin necesidad de una disposición legal. No todas las empresas públicas serán creadas con esta finalidad, pero es evidente que son el caldo de cultivo ideal del clientelismo y la corrupción. Los últimos escándalos en Andalucía son un gran ejemplo de lo fácil que es caer en prácticas irregulares.

No sólo las autonomías han creado empresas públicas. También la administración central y los municipios se han lanzado con fruición a esta tarea en los últimos años. Pero son las regiones las que han perfeccionado el método. Más de la mitad de las más de 4.000 empresas públicas que hay en España dependen de los gobiernos autonómicos. Eran 2.386 en julio de 2010, según datos del Ministerio de Economía, frente a las 1.752 de siete años antes (un incremento del 36%).

Cataluña: la primera de la clase
Y dentro de las autonomías, nadie se ha distinguido más en el curioso arte de crear empresas públicas que los gobiernos catalán y andaluz. De esta manera, cuando el pasado otoño Artur Mas llegó a la presidencia de la Generalidad se encontró con 451 empresas públicas, la cifra más alta de España, que acumulaban una deuda equivalente al 4% del PIB regional. No todas las entidades fueron creadas por el tripartito, puesto que en 2003 Cataluña ya era la región que más empresas públicas tenía, con 347, pero el Gobierno de José Montilla se ha esforzado en mantener esta tendencia, tanto en el número total como en lo que hace referencia a la deuda.

De esta manera, casi una de cada cinco empresas públicas dependientes de las 17 autonomías es catalana. Y el 45% de los 17.000 millones de deuda que acumulan dichas entidades también les corresponde a las entidades que a partir de ahora gestionará Mas. Además, hay un dato curioso (o quizás no tanto): entre enero y junio de 2010 las comunidades crearon 31 empresas públicas. De ellas, 22 fueron ideadas en Cataluña. Es decir, que el tripartito utilizó sus últimos meses en el Gobierno para aumentar aún más, y en nada menos que 22 entidades, su ya extensa colección de entes públicos.

Andalucía: la herencia de Chaves
No mucho mejor es el panorama en Andalucía. Después de tres décadas de control socialista, la segunda región más pobre de España tiene 369 empresas públicas (por comparar, son más del doble de las que posee Madrid).

Ésta será una de las más pesadas herencias que ha dejado Manuel Chaves a su sucesor José Antonio Griñán, y que éste traspasará a Javier Arenas si el popular es capaz de ganar al PSOE en la próxima convocatoria electoral. En estos momentos, el 15% de las empresas públicas españolas es andaluza.

Baleares: la incógnita
Si los casos de Andalucía y Cataluña son escandalosos por las cifras absolutas, lo que ocurre en las Islas Baleares sorprende por su cantidad relativa. Una comunidad pequeña, con una población de poco más de un millón de habitantes y con un PIB equivalente al 4% del total nacional, tiene más empresas públicas que Madrid.

De hecho, es la tercera región con más entes de estas características, tras Cataluña y Andalucía. Y sus 173 entidades acumulan una deuda del 2,6% del PIB regional. En 2003, sólo tenía 111 empresas, con una deuda del 0,3% del PIB, por lo que su crecimiento es el más acusado entre las 17 autonomías en los últimos años.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Por el bien del Partido.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 26 Mayo 2011

La derecha de este país, centrada en este anodino PP no sabe aprovechar la gran oportunidad que ha significado el resultado abrumador de la derrota del PSOE. Lejos de haber reaccionado como dije ayer para "acabar la faena" exigiendo el adelanto de las elecciones generales, se limita a una sesión de control descafeinada , como "de resaca" tras la euforia de lo que creen un gran triunfo. Ese es un error que puede salirles demasiado caro, aunque quien pierde realmente es España .

El PSOE ha tenido la habilidad de focalizar el debate en el tema sucesorio y en una pretendida división interna. Otra farsa que solo ha buscado afianzar el poder de quien ya se ve como Presidente del futuro Gobierno tras el abandono de Zapatero. Todo es una estrategia de distracción para que los ciudadanos olviden pronto la debacle y sobre todo el que ETA vuelve a las Instituciones exclusivamente por la voluntad del Gobierno de España del Sr. Zapatero, su Ministro de Interior Sr. Rubalcaba y la docilidad de los magistrados designados por el PSOE en el Tribunal Constitucional.

Nunca ha habido intención de celebrar unas primarias, porque la experiencia les ha demostrado que no pueden dejar en manos de los militantes del partido la decisión de lo que más conviene. El comité Federal, es decir la cúpula de los barones y familias de influencia, ya tienen decidido quién va a ser el sucesor y ese, para desgracia de España, no es otro que Rubalcaba, bueno D. Alfredo Pérez Rubalcaba, ex portavoz del Gobierno del GAL, Ministro de Interior en cuyo mandato han ocurrido asuntos tan turbios como SITEL y el soplo a ETA del Bar Faisán.

Un personaje que se ha jactado de "saber todo de todos". Un personaje que ha sido protagonista de sucesos tan vergonzosos como las trabas continuas a las propuestas del PP en el proceso de la Comisión de investigación del 11M, o las últimas para el esclarecimiento de las responsabilidades en el "chivatazo a ETA". Eso sin olvidar su decidida participación en la liberación de etarras tan sanguinarios como de Juana Chaos y Troitiño, ambos evadidos a la acción de la Justicia.

Por ahora, Zapatero ha perdido su apuesta personal y hoy Carma Chacón ha escenificado la derrota total de es grupillo de "nueva vía" y la pérdida de poder del PSC. Solo queda Patxi López que ve su futuro bien negro tras los resultados electorales y el seguro adelanto electoral en el País Vasco con BILDU y quizás SORTU para terminar de avergonzar a los demócratas. Pero este sábado, su intento de rebelión será sofocado en el Comité Federal y tendrá que hacer como Chacón, dar no uno, sino dos pasos atrás. Todo sea por el bien del Partido ¿no, Sr. Rubalcaba?

22-M
¿Crisis económica o de Estado?
Antonio Robles Libertad Digital 26 Mayo 2011

Los resultados electorales del 22-M nos han arrojado a una cruda realidad: ¿crisis económica o crisis de Estado? Las dos cosas, aunque la primera es un paréntesis entre opulencias y tiene solución, mientras que la segunda puede acabar con un desmoronamiento del orden constitucional actual y quién sabe si con amputaciones territoriales. Este temor ya no es una hipótesis: Bildu y PNV, ERC y CiU sacan rentabilidad electoral de su postura insurreccional contra el orden constitucional de España.

Sólo un partido nacional sin complejos ni dependencias podría evitar esa deriva, pero tal partido no ha existido, o si existía no ha triunfado en estas elecciones. A priori, esa labor podría ser desempeñada únicamente por tres formaciones políticas: PSOE, PP y UPyD. Ninguna de las tres, vistos los resultados y por razones distintas, está en condiciones, hoy por hoy, de evitarla, o en su defecto, de desempeñarla.

Veamos: el PSOE actual es irrecuperable para tales menesteres; se ha encamado tanto con los nacionalistas que ha hecho de tales pactos la única vía de acceso al poder, y ha disculpado tanto su ideología soberanista que ha acabado por formar parte genuina de su ser. El contraste con históricos como Joaquín Leguina nos señala la profundidad de la intoxicación.

No presenta mejor currículo el PP. Su prioridad es gobernar. España y el bienestar de los españoles sólo son medios, no fines; gobernar es su auténtico fin. Ni con mayoría absoluta se atrevería a devolver la educación al Estado por no molestar a CiU, o a plantear la reforma electoral. Inútil esperar altruismo nacional de un partido que cuantas veces tuvo ocasión cambió soberanía por moqueta.

El tercer partido con capacidad y voluntad para frenar el desmoronamiento de la nación española es UPyD. Sin embargo, de las 13 comunidades que elegían gobierno autónomo, sólo en Madrid obtuvo representación. Su triunfo rotundo en Madrid resalta el fracaso, por contraste, con el resto de España. UPyD nació para ser un partido nacional, no para regionalizar su fuerza en una comunidad. Tal limitación sería repetir la impotencia de C’s, que nació para romper el bipartidismo en España y ha acabado enquistándose en Cataluña. Es condición indispensable para llegar a ser partido nacional alcanzar representación en el Congreso de los Diputados y en cada uno de los parlamentos regionales, sobre todo en aquellos donde hoy se está cuestionando a la misma España; o sea, en Cataluña, País Vasco y Galicia. En Cataluña el fracaso en las autonómicas del 2010 fue premonitorio, pero evitable. Fracasó UPyD, pero no el proyecto, pues C’s concentró todo el voto que comparte con UPyD. De haber ido juntos, UPyD estaría hoy en el Parlamento de Cataluña al menos con tres diputados. Es de suponer que de haber llegado a un acuerdo con C’s, posiblemente se hubiese llegado a los cinco.

La fuerte implantación de Bildu, y el descaro soberanista de CiU, nos han dejado una evidencia: hoy en España ya no sólo se debaten proyectos ideológicos diversos; acaban de entrar en la disputa democrática los fundamentos mismos del Estado y la existencia territorial de España. Las complicidades del PSOE con los nacionalistas, el pragmatismo del PP con la derecha catalanista y la autosuficiencia de UPyD no son la mejor garantía para defender los intereses comunes de los españoles ni para evitar la desintegración territorial de España. Desespera la escasa generosidad y empatía entre los partidos nacionales en asuntos de Estado.

Querella criminal por prevaricación contra los seis magistrados del TC que permitieron a Bildu concurrir a las elecciones
www.nacionespanola.org  26 Mayo 2011

DENAES, Manos Limpias, Hazte Oir, Voces contra el Terrorismo y Asociación Libertad e Identidad son los impulsores de dicha querella

Santander, 26 de mayo de 2011

La Fundación DENAES, para la Defensa de la Nación Española, conjuntamente con el Sindicato Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias, la Plataforma ciudadana Hazte Oir, la Asociación de Víctimas del Terrorismo Voces Contra el Terrorismo y la Asociación Libertad e Identidad, han interpuesto ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo una querella criminal por presuntos delitos de prevaricación judicial contra los seis Magistrados del Tribunal Constitucional, Pascual Sala Sanchez, Eugenio Gay Montalvo, Elisa Perez Vera, Pablo Perez Tremps, Adela Asua Batarrita y Luis Ignacio Ortega Alvarez, que aprobaron el pasado 5 de mayo la legalización de la coalición proetarra "Bildu-EA-Alternativa" estimando el Recurso de Amparo presentado por dicha coalición, y anulando en consecuencia la sentencia dictada el día 1 de mayo por la Sala Especial del Tribunal Supremo.

Dicha querella se interpone en el ejercicio de la "acción popular" y con el pleno convencimiento por los querellantes de que la actuación de los referidos Magistrados atenta gravemente al ordenamiento legal vigente, habiéndose extralimitado estos en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales, conculcando la propia jurisprudencia del TC, vulnerando los límites constitucionales de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, violando las competencias del Tribunal Supremo en cuanto a la valoración de la prueba al actuar como una segunda casación que no existe, e incurriendo en suma en el delito de prevaricación judicial previsto y penado gravemente en el articulo 446.3º del código penal, al haber dictado una resolución a todas luces injusta e ilegal a sabiendas de que lo era; lo que fue puesto de manifiesto en la citada sentencia por el resto de Magistrados del Pleno del Constitucional que emitieron cinco votos discrepantes denunciando la actuación ilegal de sus compañeros, y que por tanto, serán citados en calidad de testigos de lo ocurrido.

La gravedad de la presunta prevaricación cometida por los Magistrados querellados ha tenido consecuencias dramáticas en las pasadas elecciones Autonómicas y Municipales del 22 de mayo, en las que la coalición Bildu, como instrumento político al servicio pleno de la banda terrorista E.T.A. ha logrado introducir en muchos Ayuntamientos y Diputaciones Forales a sus candidatos, con lo que estos tendrán acceso a información privada de los ciudadanos, datos oficiales, percibiendo cuantiosísimos recursos económicos que redundaran en el fortalecimiento de la estrategia política secesionista y de extorsión de la banda criminal, y todo ello, podría haberse evitado simplemente con que los citados seis Magistrados hubiesen cumplido con su obligación de acatar la Ley, lo que por motivos ajenos a esta no han hecho.

La Fundación DENAES y el resto de asociaciones de movimientos cívicos querellantes, confía plenamente en que el Tribunal Supremo, como máximo órgano de la jurisdicción ordinaria del Estado, ejerza con independencia y profesionalidad la alta misión que tiene encomendada por el pueblo español, y exija las responsabilidades penales correspondientes a quienes han cometido unos delitos de la máxima gravedad, sin importarles las nefastas consecuencias que para la lucha antiterrorista suponía legalizar a la nueva franquicia de E.T.A.

Más información: www.nacionespanola.org

«Que se pasen los del TC a conocer a los de Bildu»
Carlos Elorrio, concejal del PP en Elorrio, tiene en su mano evitar la alcaldía de Bildu
ITZIAR REYERO / BILBAO ABC 26 Mayo 2011

Carlos García (PP) tiene en su mano el «cambio» en Elorrio

A Carlos García (Bilbao, 1977) le provoca risa que le llamen el «gudari de las libertades». Pero su condición de único concejal del PP en Elorrio, el mayor feudo proetarra de Vizcaya, permitirá que el PNV sume el escaño necesario para arrebatar a Bildu la alcaldía, ahora bajo dominio de ANV. «Estaban muy creciditos, pero no me va a temblar el pulso ante las coacciones», avisa. «La defensa del derecho a la vida y la libertad es ahora lo prioritario», afirma. [13NEGR-JUST]

—¿Qué pedirá a la candidata del PNV a cambio de su apoyo?
—En principio, lo fundamental es desalojar a Bildu, los herederos de ANV, de la alcaldía. Le exigiré que suprima los 37.000 euros anuales de subvenciones que hasta ahora ha destinado el ayuntamiento a los presos de ETA para pagar sus facturas de teléfono móvil y comprarse pantalones de marca. A cambio, propondré ayudas sociales para los vecinos y, por ejemplo, la primera ambulancia para el pueblo.

—¿Cree que su voto al PNV será útil?
—Estoy convencido de que en lo fundamental, como es la defensa de la libertad y contra el terrorismo, sí estaremos de acuerdo porque ellos han sufrido en sus propias carnes la coacción y la amenaza de los proetarras. También compartimos la defensa del proyecto del Tren de Alta Velocidad. Frente a un ayuntamiento que ha apoyado a quienes asesinan a los empresarios del AVE vasco o ponen bombas en su trazado, colaboraremos y facilitaremos que estas obras se lleven a cabo y reviertan en riqueza y empleo para los vecinos.

—¿Teme represalias?
—No. Por desgracia, para mí el miedo está superado después de haber vivido situaciones complicadas como tener a «Txeroki» de vecino o que un «comando» de ETA tuviese las llaves de mi portal. Después de estas cosas, no me va a temblar el pulso cuando tenga que votar o tomar decisiones, por muchas amenazas, gritos o intentos de coacción que hagan los señores de Bildu.

—¿Qué les diría a los jueces del TC que han avalado su legalización?
—Les invitaría a que se pasen por aquí el día de la investidura, el 11 de junio, para ver lo demócratas que son los de Bildu.

—¿Cómo han vivido la campaña?
—Han arrancado nuestros carteles, puesto pegatinas sobre nuestras caras y amenazado a candidatos del PP. Los de Bildu estaban muy creciditos, pero han pasado de la euforia al chasco después de ver cómo su último escaños pasaba a mí.

Pilar Elías: «Solo quien vive aquí sabe bien qué supone lo de Bildu»
«Le voy a decir al concejal socialista que su jefe Zapatero es el culpable de lo que ha ocurrido, de que ahora estemos en manos de estos»
BLANCA TORQUEMADA ABC 26 Mayo 2011

- Después de cuatro legislaturas como edil del PP en Azcoitia, esta vez no ha salido reelegida. ¿Adónde ha ido a parar la treintena de votos que le han faltado?
-He estado investigando y he visto que son de gente que, con miedo de que por Bildu desapareciera el PNV, le ha votado. Pero no ha servido para nada. ¡Y ahora estos! Ufff... Me temo que todo el dinero va ir a las fiestas , a las choznas, a pagar viajes a las cárceles. Ya verás nuestros impuestos a dónde van a ir.

-Y el etarra que asesinó a su esposo ahí sigue, a sus anchas, instalado debajo de su casa...
-Hombre, claro, con su cristalería. Ya sabes lo que pasó con el local, que el juez Gómez Bermúdez quedó en que me comunicaría cuándo iba a salir a subasta, pero se olvidó o se hizo el olvidadizo, no sé. Se asistió a la subasta, pero tarde, y fue la mujer del etarra la que pujó. Y se quedó con él por lo mínimo.

-Día a día se sigue tropezando con este sujeto.
-A ver... Y encima, hasta hace poco plantaba la furgoneta delante del portal, no se podía ni salir, hasta que yo le dije al ayuntamiento que no había derecho. Ya, por fin, han puesto de esos pivotes para que no se pueda subir a la acera.

-Soporta con admirable entereza tantos tragos amargos.
-Me ha tocado vivir de todo. Los peores años creo que fueron cuando estuvieron los de HB, porque hubo uno que era del comando que mató a mi marido. En estas elecciones Bildu ha sacado ocho, y el PNV de trece que tenía ha bajado a cinco. Están que no dan crédito. ¡Se han quedado en la calle! Y ahora estamos en manos de estos.

-Sus caras le sonarán.
-Son los mismos de siempre, aunque hayan puesto al frente a otros. Son ellos, y eso lo sabía el Gobierno. Esto ha sido una jugarreta, y lo demuestra el hecho de que el día de la votación los socialistas desaparecieron del mapa. Solamente vinieron a recoger los escrutinios.

-En ese ambiente irrespirable, ¿se plantea echar el cierre a su piso de Azcoitia?
-De ninguna manera. En mi casa y en mi pueblo seguiré.

-¿Qué hará a partir de ahora?
-De momento, hasta el día 11 somos concejales, y luego tengo proyectos, porque también me dedico mucho a las víctimas del terrorismo, estoy en Covite. Además, sigo en el partido. Ahora hay que analizar los resultados, ver dónde se ha hecho bien y dónde no, porque empieza la campaña de las generales y vamos a tener trabajo. Eso sí, cuando vea al concejal socialista de Azcoitia, a mi amigo Miguel, se lo voy a decir bien clarito: «Vaya faena nos ha hecho tu jefe Zapatero, con esto nos ha jubilado y a ti casi te deja también en la calle». Porque... ¿quién es el culpable de lo que ha ocurrido? Pues su jefe.

-¿Qué espera de la nueva y negra situación?
-Lo de Bildu ha sido una primera parte, y ahora veo venir la segunda. Antes de largarse Zapatero va a sacar de las cárceles a toda la gente, a los de Nanclares de la Oca, que son casi todos etarras. Hay uno, Lizarralde, que es el del comando que asesinó a Ramón, y que ya sale de la cárcel de lunes a viernes, pese a que está condenado por tres asesinatos y cinco robos a mano armada. Y todo porque es el famoso que dice que ha pedido perdón a las víctimas en una carta que tiene el juez. Pero a mí ese señor no me ha pedido perdón.

-¿Alberga alguna esperanza de que Bildu sirva para civilizar a los batasunos?
-La gente dice: «Bueno, Bildu igual es otra cosa», pero el que no vive aquí no sabe lo que pasa. En las capitales se respira, pero en los pueblos profundos donde está la cuna de la ETA esto es lo que tenemos. Hemos retrocedido a los ochenta, como quien dice. ¡Y que no pase nada! Frente a eso, mantengo el ánimo, siempre lo he tenido. Y te juro que nadie me lo va a quitar.

En la batalla del coraje y la dignidad
ETA asesinó en 1980 a Ramón Baglietto, simpatizante de UCD, pero no logró ensuciar su memoria, gracias al coraje de su esposa, Pilar Elías, que, tras sacar adelante a sus hijos, decidió dar la batalla de la dignidad como candidata del PP en un medio hostil, con riesgo de su vida. Ha sido durante cuatro legislaturas concejal en Azcoitia, su pueblo, donde sufre en su mismo edificio la vecindad del etarra que mató a su marido, además de las bajezas miserables de algún otro vecino («¡Deja ya en paz a los muertos!»). Ahora se ha quedado a unos pocos votos de repetir como edil, pero no desiste: «Seguiré luchando».

Dos nuevas sentencias del Supremo (y ya van cinco) avalan el castellano en las aulas
Apoyan el derecho de los padres recurrentes a que sus hijos reciban las clases en la lengua que deseen
Europa Press www.lavozlibre.com26 Mayo 2011

Madrid.- Dos nuevas sentencias del Tribunal Supremo (TS) obligan a la Generalitat catalana a introducir el castellano como lengua vehicular de la enseñanza, tras estimar el recurso de dos familias de la plataforma Convivencia Cívica Catalana (CCC) contra un fallo del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

Los fallos de la sección cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS estiman parcialmente los recursos contra sendas resoluciones -de 2005 y 2007- de la Consejería de Enseñanza y declara el derecho de los recurrentes "a que el castellano se utilice también como lengua vehicular en el sistema educativo" de Cataluña.

Obligan a la Generalitat a "adoptar cuantas medidas sean necesarias" para adaptar el sistema de enseñanza a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC), que también considera el castellano como lengua vehicular en las aulas.

Asimismo, establece el derecho de los niños de Infantil y en el primer ciclo de Primaria a recibir las clases en la lengua que reclamen los padres y a que se pregunte "por la lengua habitual a los padres o tutores de los niños preinscritos" en centros públicos.

Todas las comunicaciones, circulares y documentación oral y escrita que envíen la escuela y Enseñanza debe ser en castellano, añade el fallo.

El presidente de la entidad CCC, Francisco Caja, afirmó recientemente que, ante la pasividad que a su juicio demuestra la Generalitat, la consejera Irene Rigau y el presidente del Govern, Artur Mas, deberían ser procesados por prevaricación y por desobediencia a la autoridad: "Si es necesario, que lleven a la cárcel a todos y cada uno".

"Esta broma de la inmersión ha durado más de 17 años, y es grave", aseguró Caja, para quien el Govern, si es demócrata, debe resignarse y aceptar que este modelo es contrario a la Constitución española.

El despilfarro del día
Camps subvenciona el uso del valenciano... ¡en Argentina!
La normalización lingüística de los dialectos vernáculos no conoce fronteras. El valenciano, por ejemplo, ya ha cruzado el Atlántico.
Pablo Molina Libertad Digital 26 Mayo 2011

En los periodos de tiempo que le deja su trabajo de limpieza, fijación y esplendor del valenciano, la Academia Valenciana de la Lengua se dedica también a repartir subvenciones, naturalmente por cuenta de la Generalidad Valenciana y con cargo al dinero que previamente ha sido recaudado friendo a impuestos a los ciudadanos levantinos.

Las formas de esquilmar las arcas públicas para financiar asuntos que a nadie preocupan son muy variadas, como recogemos en esta sección a diario, pero lo del Ejecutivo de Camps con el valenciano supera con creces incluso a los sarpullidos nacionalistas de su correligionario gallego Núñez Feijóo.

Sólo hay que ver las subvenciones que la "Acadèmia Valenciana de la Llengua" ("Academia Valenciana de la Lengua" para los que no entienden el valenciano) acaba de repartir al objeto de promocionar y difundir esa lengua regional y, sobre todo, el ámbito en el que van a desarrollarse esos programas de promoción, porque ya no se trata solamente de normalizar lingüísticamente a los residentes en Castellón, Valencia o Alicante, sino también a los argentinos, o al menos los que se dejen.

La explicación es que a estas subvenciones han concurrido las sociedades valencianas esparcidas por el extranjero, con el compromiso de que además de difundir las bondades gastronómicas de la paella o la espectacularidad de las Fallas, promuevan también el uso de la lengua valenciana en sus respectivos ámbitos.

Seis casas valencianas en Argentina se van a llevar sendas subvenciones para extender el uso del valenciano en Mendoza, Córdoba, Rosario o Buenos Aires, que por el norte recibirán el apoyo inestimable de otra casa regional, en este caso en Brasil.

El nombre de la institución valenciano-brasileira que ha trincado la pasta no tiene desperdicio: Centre Valencià La Senyera de Sao Paulo. Ahí queda eso.

Recortes de Prensa   Página Inicial