AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 1 Junio 2011

 

La tentación de la tierra quemada
Manuel Muela*. El Confidencial  1 Junio 2011

Los resultados electorales del pasado 22 de mayo han desarbolado al partido del Gobierno, que es uno de los tres pilares del régimen de la Transición. Los otros dos pilares son los nacionalistas vascos y catalanes, que mantienen y/o acrecientan su poder, y el Partido Popular, cuya victoria le ha convertido en el instrumento de muchos millones de españoles para buscar alguna salida a la crisis española. Pero, como es tradicional en esta democracia sui géneris, la partidocracia vuelve a las andadas: los perdedores, ignoran el mensaje de los votantes, y los ganadores, observan complacidos los problemas internos de sus adversarios. Mientras tanto, muy pocos parecen preocupados por el Gobierno, por llamarle de algún modo, que permanece en manos de unos responsables sin apenas respaldo político y, lo que es peor, sin proyecto alguno que no sea el de permanecer y el de incrementar las dificultades de quienes les sucedan.

El jefe del Ejecutivo, que, con su constante presencia en la campaña electoral, convirtió las elecciones en un plebiscito sobre sus políticas, hace caso omiso de su hundimiento político y el del partido que le sustenta, y dedica sus mejores afanes a controlar el desbarajuste de los correligionarios, amenazando, de paso, a los ingratos ciudadanos que le han negado su apoyo, también a los que se lo han dado, con permanecer el tiempo que le resta de mandato para hacer las famosas reformas, o mejor dicho recortes sociales, de las que todo el entramado político y mediático habla desde hace un año y que, desde luego, no pasan por acometer los cambios político-constitucionales y económicos que necesita España, atenazada por un Estado hipertrófico que, con su ineficacia, tiene paralizado al país. Su partido, el PSOE, asiente y todo lo fía a que otro candidato, absolutamente corresponsable de las políticas rechazadas, reste vigor a la presunta victoria de los oponentes. En la mejor tradición franquista se mantiene la proscripción del término dimitir, porque eso son rarezas de las democracias decadentes de allende los Pirineos.

Todos se afanan ahora en buscar el mejor acomodo en la nueva situación, cuyo espectáculo de pactos y acuerdos causa, en la mayoría de los casos, sonrojo, cuando no auténtica indignación. Hasta donde se pueda, se evitará reconocer el resultado electoral y el mensaje que se deriva del mismo, y que, en mi opinión, no es que España se haya pasado en bloque a la derecha -si es que se puede hablar con propiedad de derecha e izquierda en la política española-, más bien creo que los españoles han utilizado el voto, que es de lo poco que les queda, para manifestar su repudio a los gobernantes, usando de forma instrumental las listas del Partido Popular. Eso explica el derrumbe histórico en regiones que parecían blindadas ante cualquier cambio. El uso que hagan de ello los populares es harina de otro costal, teniendo en cuenta que forma parte principal de un sistema con escasas posibilidades de regeneración.

El resultado electoral no significa que España se haya pasado en bloque a la derecha, si no que los españoles han utilizado el voto, que es de lo poco que les queda, para manifestar su repudio a los gobernantes

Se quiera reconocer o no, España se ha quedado sin Gobierno; durante meses se va a intentar cabalgar sobre las inercias, procurando entretener la atención con las idas y venidas de los políticos y de quienes les jalean. Que nadie espere de los gobernantes desahuciados por el voto actuaciones que denoten esfuerzo en pro del interés público. Los otros, de momento, tienen la tarea del análisis y del estudio de la situación financiera de aquellas administraciones, cuya gestión asumirán. El compendio de ello puede ser una representación teatral de la que resulte que nuestros males sean mayores que los conocidos o, simplemente intuidos, con escaso margen de maniobra para encararlos con los mimbres carcomidos del sistema.

Hay quienes piensan que la presión exterior moverá las aspas del molino español. Puede ser, pero hace ya meses que la parálisis se ha adueñado de España y los acreedores parecen resignados a esperar, eso sí, aprovechando para elevar los intereses de nuestras deudas, como están haciendo con Grecia y Portugal, con la convicción de que la Unión Monetaria Europea, sin prisa pero sin pausa, seguirá saliendo al paso de los desaguisados de sus miembros. En esa línea, asistiremos próximamente al divertimento de unos nuevos test de estrés de la banca europea, en los que casi nadie cree, olvidando que la prueba de estrés la tenemos a diario en la depresión económica y en la imposibilidad de que los países más endeudados puedan cumplir sus obligaciones. Por eso, quizá fuera aconsejable hacer la prueba de estrés a la propia Unión Monetaria y a su Banco central, el Banco Central Europeo.

La realidad es que se ha iniciado un paréntesis en la política nacional que algunos creen que se cerrará tras el verano y otros que durará hasta la próxima primavera. Es difícil pronosticar una u otra hipótesis. Conociendo a nuestros clásicos, pienso que durará mientras el cuerpo aguante bajo el lema de que “el que venga detrás que arree”. Ojalá me equivoque.

*Manuel Muela es economista

Política a pie
El problema de muchos políticos no consiste en que vayan en coche oficial, sino en que no miran por la ventanilla
IGNACIO CAMACHO ABC 1 Junio 2011

A un joven ex ministro le oí una vez la confesión angustiada de que al dejar el poder sufrió un ataque de estrés porque no sabía dónde aparcar en el centro de Madrid. Padeció un bloqueo emocional; no estaba preparado para volver a ser una persona corriente. Y es que el problema de muchos políticos no consiste en que vayan siempre en coche oficial, sino en que no miran por la ventanilla. Ocultos tras los cristales tintados se pierden el latido de la calle, el pulso de la gente, la belleza del paisaje y el flujo mismo de la vida. Han dejado de escuchar y han renunciado a vivir la experiencia cotidiana de aquellos a quienes representan. Esos a los que obligan a ir andando por el centro de las ciudades que ellos transitan por carriles reservados. Esos que abarrotan los autobuses en los que jamás suben los altos cargos. El coche oficial no es sólo un privilegio: es una barrera. Una valla móvil de separación entre la política y la realidad.

Por eso el gesto de renuncia de los concejales madrileños de UPD tiene un interesante valor simbólico que trasciende la pequeña demagogia del ahorro. La austeridad no es tanto una cuestión de cifras como de principios. Para representar a los ciudadanos no se necesita un parque móvil. En España circulan demasiados vehículos de protocolo, bastantes más de los precisos y por supuesto muchos más de los que podemos mantener y pagar. Algunos ayuntamientos, como el de Málaga, tomaron hace tiempo la medida de prescindir de la mayoría de ellos y que se sepa ningún edil ha sufrido una merma funcional ni un menoscabo de su dignidad. En otros, Sevilla por ejemplo, se ha multiplicado la flota mientras se restringía el tráfico rodado al común de los ciudadanos. No se trata de que los ministros y los alcaldes vayan en metro, sino de evitar el abuso manifiesto de una nomenclatura de nivel medio que hace mucho tiempo que literalmente no pone los pies en el suelo. De director general para abajo es más que suficiente con la reserva de una plaza de aparcamiento.

Un antiguo alcalde de Montevideo solía decir que la ciudad es un libro que hay que leer con los pies. Nuestra dirigencia pública lee poco pero anda menos, y el resultado es que se aleja tanto del conocimiento intelectual como del práctico. Ha abandonado el roce, el diálogo, el aprendizaje. Sus integrantes se han construido para sí mismos una burbuja de confort y han perdido el anclaje con el conflicto diario de la existencia. Olvidan que hay hacer cola en los aeropuertos, que las tarifas de teléfono son caras, que muchos colegios no tienen plazas para los hijos y que a veces no quedan entradas para el teatro. O ignoran, como Zapatero, el precio de un café.

Es hora de volver a una política de a pie. La clase dirigente necesita un aterrizaje peatonal. No en la calle, sino en la vida.

Matar al loro
Es urgente matar al loro para que no sea necesario, en aras de su chocolate, bajar las pensiones de los ancianitos
MANUEL MARTÍN FERRAND ABC 1 Junio 2011

SEGÚN anuncia UPyD, el partido que lidera Rosa Díez, los cinco concejales de la formación que, encabezados por David Ortega, se disponen a tomar posesión de sus cargos representativos en el Ayuntamiento de Madrid renunciaron a los cinco coches oficiales que, uno por barba, les corresponde como ediles de la ciudad más endeudada de España. Además de celebrar un gesto de valor ético y rareza estética en nuestra despilfarradora vida política, la noticia me ha escandalizado notablemente. ¡Todos los concejales capitalinos tienen coche! Es decir, tienen conductor, o conductores, a su disposición y, sin introducir la amortización del vehículo que les corresponde, ello supone un gasto anual mínimo de 50.000 euros por persona, además de cuantas bicocas y gabelas hayan ido amontonando, con la mandanga bipartidista, a lo largo de los años.

Suele decirse, en un país en el que vale todo y en el que el poder y la oposición alcanzan fácil unanimidad en lo que respecta a sus retribuciones y privilegios, que eso del coche oficial es «el chocolate del loro». Y no lo es. En el orden de los principios, que es lo fundamental en una democracia no paródica, es algo importante. En lo económico, no se trata de nada baladí. En España tenemos hoy en los distintos planos de la Administración pública —nacional, regional, provincial y local— unos 35.000 coches públicos con sus correspondientes conductores, seguros, consumos y mantenimiento. La cifra es imprecisa, y pudiera ser mayor, porque nuestras Administraciones son opacas y no brilla el trabajo de la oposición de turno en cada una de ellas por pretender la transparencia detallada de los gastos; pero podríamos estar hablando de una cifra próxima a los 2.000 millones de euros anuales. En consecuencia, es urgente matar al loro para que no sea necesario, en aras de su chocolate, bajar las pensiones de los ancianitos.

En la medida en que los representantes de los nuevos partidos, como UPyD o FAC, implanten su presencia crítica en los órganos representativos para los que han sido elegidos puede producirse un efecto revulsivo que contribuya, aunque solo sea por el sonrojo de los ya instalados, a sanear viejos esquemas y presupuestos no exigentes con el gasto y, por ello, irrespetuosos con los ciudadanos que los proveen con su esfuerzo fiscal. Cuando los colchones eran de lana, resultaba imprescindible la figura del colchonero que, con una vara doblada en «L», por razones de higiene y de confort, apaleara la lana apelmazada por el uso. Por esa vía los pequeños se harán grandes después de conseguir matar a ese loro devorador de chocolate que tanto nos cuesta.

El retorno de los zombis
GABRIEL ALBIAC ABC 1 Junio 2011

PASADO ese momento vocinglero del navajazo en la tripa al colega inoportuno —a la colega—, ¿qué paisaje de intereses se abre ante el ejecutor Rubalcaba? Porque no puede decirse que sean claros sus motivos. Ni los de todos aquellos que en él ven salvación aún verosímil: la salvación de un partido que, en tierras más exigentes con sus electos, hubiera sido borrado hace bastante. Porque el saldo de este PSOE, el inventado a golpe de talonario tras la muerte del dictador, es una continuidad de atrocidades. Que culminaron en la locura de un presidente, éste de ahora, para dar cuenta de cuya andanza no hay más léxico funcional que el de los psiquiatras.

Con Zapatero fuera de sus cabales —o actuando como si lo estuviera, que es lo mismo—, Rubalcaba procedió a un asalto bien planificado. Ocupó el hueco. Sin que nadie se lo disputase. Y, más asombrosamente, sin que nadie —digo nadie— pareciera querer preguntarse por qué el presidente del Gobierno había desaparecido desde la primavera del año pasado. Hasta hoy, y a todos los efectos. No hubo una dimisión en el Gobierno. No hubo una resistencia. Parecían aceptar aquello como un accidente meteorológico más o menos desagradable. Hasta el día en que las elecciones del 22 de mayo pusieron en el escaparate lo que no debería haber sorprendido a ninguno: que el partido socialista estaba en saldo. Y que se enfrentaban todos ellos al riesgo más odioso: tener que trabajar para vivir, como el resto de los mortales. Entonces estalló la guerra. Duró sólo un par de días. El dispositivo de control trazado por el ministro del Interior en torno a sus colegas era ya infranqueable. Malos, pero no del todo tontos, optaron por rendirse. Y ofrecer al ganador sus buenos oficios. Blanco ha sido el paradigma, simplemente porque Blanco es la esencia intelectual y moral del socialismo español del siglo veintiuno.

¿Para qué tanto juego de masacre? Porque, en política, nadie despliega una estrategia tan costosa sin el proyecto verosímil de rentabilizarla. A estas alturas del juego, ser candidato electoral del PSOE es ponerse como víctima oblatoria para que la apisonadora de las urnas te pase por encima. La esperanza de ganar es cero. El riesgo de ser triturado, altísimo. ¿Qué puede aguardar un viejo profesional como Rubalcaba de su empeño por capitanear la deriva de su partido hacia el naufragio? ¿Qué pesadas inercias juegan sobre su maestría en sombras y alcantarillas para soñar que el reloj gire a la inversa, hasta aquellos dorados años de la impunidad perfecta, tras cuyo parapeto hizo fortuna el felipismo?

Muy pocos días antes de que un 11 de marzo cambiara irreversiblemente la historia de España, alguien cercano al clan felipista más estricto me explicaba el sacrificio de peón de 2008: Zapatero es un don nadie que durará poco; mejor que se pegue el bofetón electoral él y pague el coste; podremos pasar luego a las cuestiones serias y empezar de nuevo. Se equivocó en los tiempos. El don nadie fue propulsado a presidente. Y ejerció su disparate de siete años. Alguien logró infiltrarle a Rubalcaba. Alguien ha decidido que es la hora de volver a la casilla de salida. Puede que alguien haya olvidado que, en política, no hay tiempos reversibles.

Encuentros en la III fase
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 1 Junio 2011

«NO ha habido conspiración ni dedazos» declaró rotundo el candidato socialista en las próximas elecciones. ¡Menuda forma de empezar la carrera! Porque hubo, no una, sino dos conspiraciones y dos dedazos. Que se lo pregunten a Carme Chacón. Hubo conspiración de Zapatero para imponerla al candidato previsto y hubo conspiración de los barones socialistas para deshacer tal maniobra. Como hubo dedo del presidente apuntando a su niña favorita y hubo dedazo de la cúpula del partido apuntando a Rubalcaba. Esto, que ha visto todo el mundo y ha denunciado entre pucheros la damnificada, lo niega el interfecto sin inmutarse.

Si su arranque fue malo, la continuación fue peor. Nos habían dicho que iba a exponer su programa de gobierno y nos salió con galimatías de vendedor de feria: «La crisis fue (ese “fue” es impagable) una tormenta perfecta de tres fases. Resistimos la tormenta (nadie lo diría, viendo el panorama económico español) y cuando amaine (¿y si no amaina?) cambiaremos el rumbo (¿por qué no hacerlo ya, vista la situación?)». El resto de su «programa» fue una mezcla de chistera de ilusionista y mesa de trileros: «En esa tercera fase se irá a otro modelo productivo, pues la economía española está entre la primera y la segunda». Escapismo, manipulación, ganas de marear la perdiz. Si Zapatero nos anunciaba unos brotes verdes que nunca llegaron, Rubalcaba nos anuncia unos encuentros en la tercera fase que no se vislumbran por ninguna parte. Y no se vislumbran porque intenta vendernos una cosa y la contraria al mismo tiempo: el cambio y la continuidad. La cuadratura del círculo. «Cuando salgamos de la crisis —y dale con el cuando—, tendremos que cambiar muchas cosas.» ¡Pero, ¡hombre de Dios!, si de lo que se trata es de salir de la crisis, no de lo que hagamos después!, dan ganas de gritarle, a ver si se entera de que es muy posible que no lleguemos a esa famosa tercera fase, si seguimos por el camino que vamos, conducidos por quien «se siente corresponsable de todas las medidas tomadas por Zapatero», la única verdad que dijo.

Sólo le faltó decirnos que mantener la ley del aborto —una de las pocas cosas que especificó— va a crear puestos de trabajo, a no ser pensando en los españoles que dejen de nacer, y a casi tan largo plazo fue su otra apuesta, la educación e investigación, sin acordarse de que esos capítulos se han transferido a las autonomías y, encima, se han recortado sus presupuestos. Si esto es todo lo que Rubalcaba puede ofrecer, hacen bien jóvenes y parados en esperar sentados en sus acampadas. Expuesto, además, sin convicción, decisión ni brillantez. Y es que, metidos en la camelancia, Zapatero lo hace mucho mejor. Ya decían que el terreno de Rubalcaba está tras los bastidores. En la tercera fase, vamos.

El espectáculo de Rubalcaba ha comenzado.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Junio 2011

Por una vez, y sin que sirva de precedente, voy a tener que darle la razón al Sr. Pérez Rubalcaba. El PSOE siempre da el espectáculo. Aunque yo matizaría esa afirmación en que "los del PSOE siempre dan el espectáculo y causan bochorno sus actuaciones. Por supuesto que Rubalcaba se ha caracterizado durante su carrera política en la que no es un esprínter, sino un corredor marrullero de fondo, en dar muchas veces el espectáculo y en crispar a los ciudadanos con actuaciones tan ilegales como durante las fechas del 11 al 14 de marzo del 2004.

A este hombre hay que reconocerle una habilidad, que no virtud, y es la de mentir con total desfachatez y negar la evidencia aunque esta sea incuestionable. Un hombre que además nunca ha dudado de usar el poder para sus objetivos políticos. Porque ¿cómo se explica la frase de "lo sé todo de todos"?, solo con disponer de un sistema de seguimiento e interceptación de comunicaciones tan sofisticado como SITEL. Quizás sea por eso que lo que él considera el "afecto" que le tienen los militantes, sea más bien el miedo a enfrentarse con un enemigo de cuidado. Basta ver lo que ha pasado con Carma Chacón.

En cuanto a lo de "la extinción paulatina de la banda", refiriéndose a ETA supongo que será proque ya han conseguido sus objetivos "militares" de obtener paz por territorios. Y en cuanto a "la normalización de la situación" y "que estamos acercándonos a un escenario de paz", son literalmente frases que se pueden encontrar en los últimos zutabes de ETA y es el lenguaje clásico de los terroristas. ¿Qué situación es la que se va a normalizar si ETA no ha abandonado las armas, y sus representantes se niegan a condenar sus actos?¿Es normalizar el que ETA haya vuelto a las Instituciones democráticas para manejar cientos de millones de euros sin control?¿Es normalizar el que los ciudadanos vuelvan a estar a merced de estos terroristas con el control sobre sus bienes, sus datos personales y todo tipo de información sensible?

Y por otro lado, ¿Cómo se atreve a decir lo del escenario de paz?¿Qué clase de guerra hay? La única paz que existe es la que se consiga cuando ETA desaparezca y sus integrantes y quienes les apoyan, incluidos los del chivatazo, estén en la cárcel pagando por sus crímenes terroristas. Parece que el Sr. Rubalcaba ha terminado por quitarse la máscara, quizás influenciado por el sentimiento de euforia que le produce saberse con tanto poder en su partido y que tiene las manos libres para dar la vuelta a la tortilla, como ya consiguió en aquellas vergonzosas jornadas de marzo del 2004.

Es preocupante que el PP siga sin reaccionar, no ya por su actitud tan contemplativa de los últimos cuatro años, sino por creerse que todo está ganado tras los resultados de estas elecciones parciales autonómicas y municipales. No es así y mi consejo es que deben guardarse de los idus de marzo y protegerse de la que se avecina, que, conociendo al personaje, Rubalcaba, es como para apretarse los machos y esperar lo peor. Por desgracia, Rajoy no es contrincante para este avezado superviviente político.

Movimiento 15-M
Meditación sobre Sol
Agapito Maestre Libertad Digital 1 Junio 2011

Nunca ha sido fácil hacer un buen uso de las pasiones, especialmente si pertenecen al género de las llamadas pasiones políticas. He ahí el ejemplo de la movida española de los indignados del 15-M, que ha pasado de ser una fuente de inspiración de protesta democrática, sensata y verosímil contra un régimen político mortecino, a una mascarada ideológica para esconder vicios mentales de una vieja y vulgarísima extrema "izquierda" llena de estulticia intelectual. Por fortuna, los mejores que había en Sol ya se marcharon. Sólo queda la espuma. Permanece una pequeña muchedumbre que hace mal, mucho mal, como diría Descartes, por poseer un bien que no merecen.

La indignación, la ira y la rabia son pasiones valiosas en la medida que están fundamentadas sobre una opinión política, sensata y ajustada a la realidad, unos argumentos sólidos, capaces de enfrentarse a la injusticia de modo proporcionado con el mal causado, y un juicio político, basado en el contraste de muchos pareceres. La pasión de la indignación, esa especie de odio o aversión que la naturaleza ha puesto en cada uno de nosotros con mayor o menor abundancia, contra los que hacen algún mal, sea del tipo que sea, desaparece si perdemos de vista al causante concreto de mal. Eso es, exactamente, lo que ha sucedido en la movida de Sol.

Quienes se han plantado en Sol, sin otro "fundamento" que reclamar una justicia universal contra todos los males de la humanidad, son unos impostores, o peor, gente que se autoengaña cobardemente y, sobre todo, son criminales de una de las principales pasiones del ser humano: la indignación, rabia, ira u odio que sentimos por naturaleza contra los que hacen algún mal. Eso es, repito, lo que yo siento ante los concentrados de la Puerta del Sol: indignación. Me siento indignado con ellos porque poseen un bien que no han merecido, a saber, participar en el proceso político de creación de bienes en común sin ninguna limitación, o sea, sin atender que su ocupación de un espacio público era simbólica o se convertía, directamente, en una agresión al resto de ciudadanos que viven en ese lugar.

Mis amigos de Sol, sí, los kiosqueros, los pasteleros, los camareros, los joyeros, los loteros y otros tantos profesionales del sector servicio se sienten maltratados. Los perroflautas han machacado sus negocios. En fin, mientras que la indignación de los comerciantes y ciudadanos de Sol está justificada, entre otras razones, porque el causante del mal está bien delimitado, la indignación de los acampados allí es pura filfa. En efecto, la indignación fundamentada sobre una abstracción, por ejemplo, sobre un sentimiento de injusticia universal, es, en verdad, un engaño. Una manera de asesinar una de las grandes pasiones políticas de todos los tiempos.

Cuando los del 15-M salieron a la calle indignados por la corrupción, o por la falta de representatividad democrática de nuestro sistema político, fueron vistos con simpatías por millones de ciudadanos que compartían esa pasión. La ocupación de un espacio público para convertirlo en un foro político de carácter simbólico fue bien visto por la inmensa mayoría de los ciudadanos. Sin embargo, la ocupación material e ininterrumpida de ese ámbito público por unos cuantos individuos, que incluso reconocen no representarse a sí mismos, tiene que ser vista como una agresión. ¿Qué hacer ante el agresor? Defenderse. O sea, o Rubalcaba los desaloja o diremos que está colaborando con los delincuentes.

Valle de los Caídos
Demoliciones y Derribos ZP
Pablo Molina Libertad Digital 1 Junio 2011

Lo primero que hay que aclarar a los más despistados es que con la ley conocida como de la Memoria Histórica, aprobada en diciembre de 2007, el conjunto monumental del Valle de los Caídos está fuera de la legalidad vigente, por lo que el Gobierno está perfectamente facultado para demolerlo hasta su base si así lo considera oportuno en aras de "la reparación de la injusticia padecida por las víctimas de la represión franquista" o de la lucha "por la democracia y los derechos humanos", por utilizar la jerga empleada por el parlamento para justificar ese disparate leguleyo. Con dejar un trozo de la cripta habilitado para decir misa, es más que suficiente para cumplir con el precepto específico fijado en el artículo 16 de esta ley que, por si alguien no lo recuerda, fue aprobada prácticamente por unanimidad de las Cortes españolas, con 304 votos a favor, 18 abstenciones y tan sólo 3 votos en contra.

La creación el pasado viernes de un panel de expertos "ad hoc" para determinar el futuro del Valle de los Caídos es sólo la primera fase de un proceso que tiene como fin su desaparición física, porque la damnatio memoriae impuesta por el Gobierno no conoce excepciones, ni siquiera aquellas de carácter piadoso como ese monumento, símbolo de la reconciliación entre los españoles de los dos bandos de la Guerra Civil que Zapatero, cuyo rencor histórico no conoce límites, ha intentado pervertir desde el primer momento por todos los medios en aras de legitimar su proyecto político.

La moral hemipléjica de los socialistas les impide aceptar la realidad histórica que en tan mal lugar les deja, de ahí el empeño en desmantelar su reflejo monumental. Sólo así cabe entender que una norma administrativa como la Orden Ministerial que da publicidad al acuerdo sobre el futuro del Valle de los Caídos, incluya expresiones tan vergonzosamente alejadas del lenguaje jurídico al uso como la que explica que el Valle de los Caídos es un símbolo "de la Guerra Civil, de la dictadura franquista y del nacional-catolicismo de la época" (sic), para a continuación apelar a una curiosa "conciencia colectiva" que exigiría convertir Cuelgamuros en "un lugar de afirmación de la convivencia, la democracia y los derechos humanos, a la vez que de rechazo de la violencia, la guerra y las dictaduras".

Desde luego no lo dirán por las guerras de Afganistán o Libia, en las que nuestro ejército está involucrado por mandato de ese mismo parlamento que quiere hacer del Valle de los Caídos un parque temático contra los conflictos armados, ni por las dictaduras de Venezuela o Cuba, todo un modelo político de referencia para el mismo Gobierno que va a convertir a los benedictinos del Valle en animadores socioculturales que cuenten a los visitantes lo malas que son las dictaduras... pero sólo si son de derechas.

Pronto sabremos qué es lo que los expertos progresistas nombrados por el Gobierno han propuesto hacer con el Valle de los Caídos. Son capaces de ordenar su demolición o incluso algo mucho más drástico: trasladar allí la acampada de indignados de la Puerta del Sol. La solución en unos meses.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Tribunales
Si son acusados de colaborar con ETA, la Fiscalía se opondrá y pedirá que el caso vaya a Irún
La Audiencia Nacional procesará a los imputados del «caso Faisán»
El «caso Faisán», relacionado con un supuesto chivatazo a ETA que abortó una operación antiterrorista contra el «aparato de extorsión» de la banda en mayo de 2006, entra en un momento decisivo.
Madrid - F. Velasco / R. Coarasa www.lavozlibre.com 1 Junio 2011

A la espera de resolver algunos recursos de las defensas y práctica de determinadas diligencias, la instrucción de la causa por el juez Pablo Ruz no puede, al menos en teoría, demorarse mucho tiempo más. Al tramitarse por el procedimiento de sumario, sólo puede concluir con auto de procesamiento o sin procesamiento, pero sin que el juez pueda acordar el sobreseimiento, ya que éste – tanto si es libre como provisional– sólo puede acordarlo la Sala de enjuiciamiento. En este sentido, todas las fuentes jurídicas consultadas coincidieron en señalar que la instrucción acabará con el procesamiento de los tres imputados.

Hasta el momento, el panorama más sombrío pesa sobre el inspector José María Ballesteros, quien reconoció que se encontraba en el bar Faisán cuando se produjo el chivatazo, pero que no tuvo participación alguna en esos hechos. La Fiscalía y el juez Ruz tienen serias dudas sobre ello y, de hecho, fue el Ministerio Público quien pidió que se le impusiesen medidas cautelares consistentes en presentaciones quincenales en el juzgado más próximo a su domicilio, solicitud a la que accedió el instructor y confirmó posteriormente la Sala de lo Penal.

El jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamiés, está igualmente imputado, y, en principio, las acusaciones entienden que existen motivos que justifican su procesamiento. El juez Ruz avaló las conclusiones del equipo investigador, dirigido por el actual comisario Carlos Germán, quien vinculó a Pamiés en los hechos, algo que el afectado ha negado con rotundidad. Con los datos existentes, las fuentes consultadas tampoco tienen dudas de que Pamiés será finalmente procesado.

Más dudas existían respecto al ex director general de Policía, Víctor García Hidalgo, a quien el equipo investigador apuntaba como la persona que ordenó el chivatazo. Sin embargo, su procesamiento parece un poco más cerca después del auto en el que el juez Ruz decidía archivar provisionalmente la investigación abierta después de que dos etarras fueran detenidos con el móvil del entonces director de la Policía, Víctor García Hidalgo, anotado en una cartulina.

En esa resolución, el instructor acordó también incorporar parte de las actuaciones («determinados informes policiales y actuaciones judiciales») al sumario en el que investiga el supuesto chivatazo policial que alertó a ETA, en mayo de 2006, de una operación contra su «aparato de extorsión» Según Ruz, contienen «elementos de imputación penal» respecto al ex director de la Policía y la medida está justificada por los «elementos de conexidad» existentes entre ambas investigaciones, una medida que complica aún más su horizonte judicial.

El juez Ruz no tiene obligación de pedir informes a las partes antes de decidir si procesa a los imputados del «caso Faisán». No es preceptivo, pero es una potestad que el magistrado sí puede ejercer antes de resolver al respecto. Si el instructor finalmente da traslado a las partes (además de la Fiscalía, la AVT y la asociación Dignidad y Justicia), la Fiscalía dejará claro en su informe que la Audiencia Nacional no es competente en este asunto. Y es que para el Ministerio Público los imputados no habrían cometido un delito de colaboración con ETA (que lleva aparejadas penas de entre cinco y diez años de prisión), al no compartir en ningún caso los fines de la organización criminal, sino únicamente el de revelación de secretos (castigado con hasta cuatro años de cárcel).

En ese supuesto, al desaparecer el delito de terrorismo que justifica la competencia del juez Ruz, la investigación pasaría a manos de los juzgados de Irún, competentes por el principio de territorialidad (el lugar donde se produjo el supuesto soplo policial).Si el magistrado opta finalmente por procesar a alguno o a los tres imputados en la causa, la hipótesis más probable, su decisión puede ser recurrida por las partes en reforma ante el propio Ruz y en apelación ante la Sección Segunda de lo Penal, presidida por el magistrado Fernando García Nicolás, que según fuentes jurídicas se inclinaría por el procesamiento por colaboración con ETA, aunque no por unanimidad.

La cuestión, no obstante, podría abocarse al Pleno de la Sala de lo Penal si así lo decidiera su presidente, Javier Gómez Bermúdez, o la mitad de sus integrantes. En la práctica, y cuando existe división sobre un tema concreto (como sería el caso) esa posibilidad suele plantearla el presidente de la Sección a través de un oficio remitido al presidente de la Sala de lo Penal, como una manera de forzar una resolución por consenso. De todos modos, esa decisión de la Sección Segunda en ningún caso condicionaría el futuro enjuiciamiento (por una posible contaminación del tribunal), ya que de juzgar el «caso Faisán» se encargaría, según fuentes jurídicas, la Sección Tercera, presidida por el juez Alfonso Guevara, que también presidió el tribunal que acordó dejar en libertad a Troitiño por una interpretación errónea de la doctrina relativa al doble cómputo de la prisión preventiva. Un día después, la sección dio marcha atrás y ordenó sin éxito su busca y captura.

Profesora de la Universidad Rey Juan Carlos
El análisis. Motivos del delito de colaboración
Pilar Zamorano Moreno www.lavozlibre.com 1 Junio 2011

¿Qué requisitos de tipo penal se tienen que dar para que los implicados sean acusados de colaboración con ETA?
–En cuanto a la tipicidad objetiva, se trata de un delito común, por no exigir ninguna característica específica del sujeto activo, que consiste en ayudar, favorecer o colaborar con las actividades o con las finalidades del grupo terrorista. En cuanto a la tipicidad subjetiva, resulta especialmente trascendente la naturaleza dolosa del delito, lo que supone conocer que se colabora o favorece la actividad de la banda criminal y querer hacerlo (conocimiento y voluntad), sin que esta circunstancia pueda negarse porque el sujeto lo haga con finalidad «no terrorista». Al respecto, el art. 576 del Código Penal se refiere a la colaboración con ETA, no exigiéndose ninguna especial finalidad terrorista para considerar la conducta atípica.

¿Qué penas hay para colaboración terrorista y revelación de secretos?
–La colaboración se recoge en el artículo 576 y prevé una pena de 5 a 10 años. La revelación de secretos por la que se incoó sumario en el «Faisán» es la prevista en el artículo 417 CP que prevé penas de multa de 12 a 18 meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público.

¿Qué tendría que ocurrir para que la Audiencia deje de ser competente en el caso?
–Que no se persiguiese un delito de terrorismo.

¿Se podría aplicar el atenuante de dilación indebida?
–No parece previsible la valoración de la atenuación de dilaciones indebidas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Pulgas y serpientes
Alfonso Ussía www.lavozlibre.com  1 Junio 2011

Las pulgas han invadido el campamento de los que no hacen nada. Las serpientes se han adueñado de las tierras vascas. Urkullu, el tiro –nunca mejor escrito–, por la culata. Los acampados en Sol han dejado de interesar. Son los tostones de Sol.

Las serpientes se mueven. Ha vuelto el terror y la amenaza a muchas localidades de las provincias vascongadas. Como si en los límites territoriales del País Vasco hubieran abierto centenares de cajones repletos de ofidios.

Los responsables de la apertura tienen nombre y apellidos. Pascual Sala, Eugeni Gay, Elisa Pérez Vera, Luis Ignacio Ortega, Pablo Pérez Tremps y Adela Asúa Batarrita. Ocupan un lugar preferente en las páginas negras de nuestra libertad. Quizá les interese conocer a Carlos García, que ocupa un lugar de honor en las páginas heroicas de nuestra convivencia.

Carlos García era concejal del Partido Popular en Bilbao. Se presentó en Elorrio, una localidad vizcaina gobernada por ANV hasta el pasado 22 de marzo. Pagó de su bolsillo la campaña electoral, sobreactuada de insultos y amenazas. Quizá les interese a esos seis lamentables personajes saber que los apoderados de «Bildu» mostraban en los colegios electorales fotografías de terroristas etarras estampadas en sus camisetas. Carlos García, con tesón y valentía ha conseguido un acta de concejal de Elorrio. Tiene la llave de la gobernación del áspero municipio. Seis concejales del PNV, seis de «Bildu» y él. Carlos sabe que se juega la vida. Lo ha asumido. Entre serpientes.

Las pulgas sólo pican, y gustan de la mugre y la suciedad. Las serpientes han matado a mil inocentes y volverán a hacerlo cuando les llegue el dinero de los municipios y las diputaciones. De ser justos, que no lo son, los seis magistrados del Tribunal Constitucional que han abierto las cajas de las víboras enroscadas en el hacha, harían bien en prescindir cada uno de un escolta y encomendarles la seguridad de Carlos García. Aquí en Madrid, y después del favor concedido, ellos no necesitan que los cuiden. De ello se encargan sus favorecidos.

Pero Carlos García, que va a apoyar, aunque no lo merezca, al PNV, y va a alejar de los proetarras la alcaldía de Elorrio, necesitará esos seis escoltas como mínimo para poder desarrollar la labor que sus votantes le han encomendado. Quizá les interese a los magistrados anteriormente relacionados, saber que los votantes del PP y del PSE en muchas localidades vascas no podían elegir libremente su papeleta en el colegio electoral, y tenían que llevarla desde su casa. No creo que les interese conocer a Carlos García, pero podría ofrecerle toda suerte de datos y hechos acontecidos que podrían avergonzarlos.

Gracias a esos seis encantadores magistrados, «Bildu» va a controlar los impuestos, las cuentas corrientes y los domicilios de los contribuyentes vascos. Pulgas en Madrid que no pican a Rubalcaba ni a la Delegada del Gobierno y serpientes enroscadas en mil hachas ensangrentadas en el País Vasco. No dejen pasar la ocasión, señores magistrados y llamen a Carlos García. Él les contará con ejemplar sencillez las nefastas y terribles consecuencias de su decisión. Verán a un hombre como la copa de un pino que lucha en soledad por defender la libertad y la democracia en la tierra de los vascos. Resulta emocionante su palabra. Ejemplar. Grandiosa. Ya que no las serpientes, les deseo que al menos, les pique alguna pulga.

Entre Bildu y el PP
Editoriales ABC 1 Junio 2011

El encuentro de ayer entre representantes del Partido Socialalista de Euskadi y Bildu no es razón para la sorpresa. Si los socialistas vascos negociaron con la Batasuna ilegal durante la tregua de ETA entre 2005 y 2007, con mayor motivo lo harán con una formación avalada por el Constitucional y cuya presencia en las instituciones fue defendida por Patxi López antes del 22-M. Tampoco debe mover a la extrañeza que, tras la reunión, ambas partes se mostraran dispuestas al entendimiento. El socialismo vasco nunca ha renunciado a un escenario en el que la mayoría nacionalista fuera sustituida por una mayoría de izquierda, similar a la fórmula del tripartito catalán con ERC. La degradación de la política vasca avanza de manera imparable con la legitimación de Bildu en todos los órdenes, incluso con expectativas de pactos con un partido, el PSE, que gobierna en el País Vasco con el apoyo del PP.

Pese a pactar en el Congreso una treintena de enmiendas a la ley Integral de Víctimas del Terrorismo, donde se incluye el compromiso del Estado de perseguir «la derrota definitiva, incondicional y sin contrapartidas» de ETA, los socialistas parecen empeñados —al menos en el País Vasco— en contravenir los valores de la unidad contra el terrorismo, porque regalar a Bildu una fotografía de normalidad democrática es un grave error y una deslealtad al PP. Las explicaciones formalistas del encuentro con Bildu son tan mendaces como las que ofreció el PSE cuando en 2006 se reunió con la «izquierda abertzale», también teledirigida por ETA. Fue el actual ministro del Interior y precandidato socialista, Pérez Rubalcaba, quien afirmó que «Bildu está en la estrategia de ETA». Por eso convendría saber qué piensa él y hasta dónde van a llegar los socialistas vascos con este acercamiento a Bildu, porque están llevando el pacto con el PP a un punto crítico.

Cataluña / AJUSTE DE IDEAS
El PSC y la solución de Rubalcaba
Dice Rubalcaba que él sabe cómo arreglarlo, que sólo necesita unos cuantos meses. Lo que está claro es que el PSC, en estado catatónico, no formará parte de la solución
MARÍA ANTONIA PRIETO ABC Cataluña 1 Junio 2011

De hecho, en otro tiempo, Alfredo Pérez Rubalcaba habría sido un gran candidato del PSC-PSOE en Cataluña, sobre todo en el área metropolitana que, al fin y al cabo, es la que cuenta... o la que contaba. Lo habría sido si en Cataluña quedaran bases socialistas tan ingenuas como para dejarse engatusar y si en el PSC hubiera algo parecido a una dirección política con cierto instinto de supervivencia electoral.

Rubalcaba —como Felipe González, Alfonso Guerra o Josep Borrell— pertenece a esa raza de políticos inteligentes, de lengua viperina y perversos hasta decir basta, que campaña electoral tras campaña electoral, en estadios y cosos abarrotados, fueron capaces de convocar a la militancia del cinturón industrial a espectaculares sesiones de trance colectivo gracias a su dominio de la empatía. Para una militancia entregada al PSOE, azuzada entonces por Montilla, Sala, Corbacho, de Madre y cuantos «españolistas» en el PSC han sido, aquellos rituales antinacionalistas y «antipeperos» constituían el contrapunto balsámico a la tabarra intelectual de los Obiols y compañía, que pretendían entretener al público de Nou Barris con citas de Italo Calvino. Pasqual Maragall era entonces el hombre puente, el único dirigente del PSC catalán y catalanista capaz de adentrarse con éxito en el terreno —y en la militancia— del PSOE.

Maragall se fue sin dejar sucesor; los Obiols y compañía siguen aburriendo hasta a las piedras; los antiguos «españolistas» —que renegaron del PSOE para someterse a los dictados de un partido independentista y de una minoría ecologista— se resisten a desalojar sus aposentos, y la militancia del PSOE se ha entregado a la abstención, al PP e incluso a la xenófoba PxC.

Así está el patio socialista en Cataluña. Dice Rubalcaba que él sabe cómo arreglarlo, que sólo necesita unos cuantos meses. Lo que está claro es que el PSC, en estado catatónico, no formará parte de la solución. Si apenas contaba para el PSOE cuando podía presumir de cuenta de resultados, su debilidad actual sólo le permite asistir como convidado de piedra a la planificación de su propio futuro. Sociovergente impenitente, no es difícil imaginar cómo pretende resolver Rubalcaba la «relación compleja entre Cataluña y el resto de España». Ya se puede poner Montilla todo lo estupendo que quiera con los presupuestos de la Generalitat y con la oposición dura al Gobierno de Mas, que ya sabemos cómo se las gasta el PSOE de Rubalcaba cuando se le acaban los miramientos.

El solar de la vergüenza
Los nacionalistas han estado, por motivos ideológicos y partidistas, más cerca de los verdugos que de las víctimas,
ALBERT RIVERA ABC Cataluña 1 Junio 2011

El domingo pasado asistí al acto de homenaje a las víctimas del atentado en la casa cuartel de la Guardia Civil en Vic, el día en el que se cumplían 20 años de aquella masacre terrorista en nombre de la independencia del País Vasco. A aquel acto, al que asistieron no más de cien personas, con una decena de Guardias Civiles y Mossos d'Esquadra entre ellos, no acudió ni un solo consejero de la Generalitat, ni el alcalde de Vic, ni un solo portavoz parlamentario. En aquel solar se volvió a perpetrar un atentado emocional 20 años después: dejar a las víctimas de ETA sin el amparo, apoyo, ni el cariño de los principales representantes públicos. Y curiosamente, los ausentes eran los mismos partidos que salieron a criticar al TS por ilegalizar a Bildu y a presionar al TC con una resolución de la mayoría del Parlamento pidiendo que los batasunos participasen en las urnas.

Hay que decirlo bien alto y bien claro: los nacionalistas han estado, por motivos ideológicos y partidistas, más cerca de los verdugos que de las víctimas, más cerca de los que destruyen el estado de derecho y la democracia española que de los que mueren por defender nuestras libertades o por ser hijos o familiares de nuestros servidores públicos. El hecho de que en aquella ciudad una placa de pocos centímetros —instalada hace dos años en uno de los laterales del terreno donde estaba la casa-cuartel— sea lo único que recuerda la memoria de los diez asesinados y 44 heridos, es el símbolo de cómo la Cataluña oficial ha actuado durante 30 años frente a ETA y su entorno: legitimando y apoyando la presencia de los brazos políticos de ETA en las instituciones y mirando hacia otro lado frente a la barbarie terrorista cuando tenía lugar en Cataluña. Pretendiendo esconder y olvidar las matanzas de ETA lo que han conseguido es enterrar la memoria de nuestros muertos y, con ello, la dignidad de nuestras instituciones.

Albert Rivera es presidente de Ciutadans.

Educación
El decreto se contrapone al modelo monolingüe impuesto en Cataluña
Los escolares valencianos serán trilingües a partir del curso 2012-2013
Los escolares valencianos recibirán sus clases en castellano, valenciano e inglés de manera equilibrada. Así lo afirmó el conseller de Educación de la Generalitat Valenciana, tras anunciar un nuevo decreto para los centros de la Comunitat.
La nueva línea entraría en vigor en el curso 2012-2013, aunque requerirá un periodo de adaptación de 6 años
Valencia - N. C. www.lavozlibre.com 1 Junio 2011

Este nuevo proyecto docente desarrollará una única línea, para los colegios públicos y concertados, que integrará las dos lenguas oficiales de la Comunitat, castellano y valenciano, y la lengua extranjera, es decir, el inglés. Basado en el ya establecido en la comunidad autónoma de Galicia, pretende alcanzar así el equilibrio trilingüístico en esta región.

Esta iniciativa, impulsada por el Gobierno valenciano, se contrapone al sistema adoptado por la enseñanza catalana. Un modelo monolingüe donde la lengua de inmersión es el catalán, por lo que al castellano apenas le queda hueco en el currículum escolar y los alumnos reciben sólo entre dos y tres horas semanalas de esta lengua. De esta manera, la Comunitat Valenciana fomenta la cohabitación lingüística entre sus dos lenguas oficiales, cumpliendo así lo establecido por la norma básica estatal.

Asimismo, el planteamiento de este modelo, que fue presentado durante la celebración de las II Jornadas de Plurilingüismo organizadas por la Conselleria de Educación, permite que los escolares elijan la lengua en la que quieren examinarse, y lo hace abriendo la puerta a un idioma extranjero que, en la mayoría de los casos, es el inglés. En este sentido, entraría en vigor, previsiblemente, en el curso 2012-2013, tras ser analizado por los diferentes órganos consultivos de la Generalitat Valenciana. Además, recoge que la implantación de este sistema se hará de forma paulatina, alcanzando finalmente el 33 por ciento de las materias impartidas en cada una de las lenguas.

Una de las novedades de sistema es la que obliga a los centros a no impartir menos de un tercio en castellano y valenciano, ni más de un tercio en inglés, aunque el proceso requerirá un periodo de seis años de adaptación. Por otra parte, regula el plurilingüismo a través de dos elementos únicos. El primero de ellos es el Programa Plurilingüe Inicial (PPI), caracterizado por la presencia equilibrada de las lenguas cooficiales, así como la impartición de, al menos, una lengua extranjera. Además, plantea un segundo Programa Avanzado (PPA) , que es voluntario, en el que un área, materia o módulo no lingüístico se desarrollará, preferentemente en un idioma foráneo como es el inglés.

Cuestionario popular
El apoyo a este decreto se cimienta en el resultado obtenido por el Partido Popular en las pasadas elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo, y en una encuesta elaborada por la Generalitat a finales de 2010, en la que se recogía que el 57,8 por ciento de la población prefería que la enseñanza se llevara a cabo en igual proporción en castellano y valenciano. El dato más llamativo del cuestionario era el que ponía de manifiesto que solo el 1,2 por ciento de los preguntados exigía una educación pública exclusivamente en valenciano.

Galicia Bilingüe lamenta que Camps emule a Feijóo con su modelo lingüístico
La Generalitat planea eliminar la educación en legua materna

 www.lavozlibre.com 1 Junio 2011

Madrid.- Coincidiendo con la visita a Valencia del consejero de Educación de la Xunta de Galicia, Jesús Vázquez, la Generalitat Valenciana anunció este lunes la eliminación de las líneas de enseñanza que permitían a muchos alumnos estudiar en lengua materna.

Para Galicia Bilingüe, el Decreto que las autoridades educativas de Galicia “venden” como equilibrado implica, en realidad, la imposibilidad de elegir la lengua en la que se estudian asignaturas fundamentales para la formación de los alumnos y no permite ejercer el derecho a recibir la primera enseñanza en lengua materna como recientemente sentenció el Tribunal Supremo en relación a Cataluña.

En la práctica, además, la pretendida libertad para realizar los exámenes en cualquiera de las dos lenguas no se puede llevar a cabo ya que no se permite, por ejemplo, en el caso de alumnos castellano hablantes el uso de libros en español y a partir de ahora no se editarán libros de Matemáticas o Física y Química en gallego.

Para esta asociación, los términos en los que ha defendido el Decreto gallego el consejero Jesús Vazquez son "sorprendentes". "A pesar de los 4500 profesores insumisos que se niegan a impartir ninguna asignatura en español, a pesar de los múltiples recursos contra el Decreto y, aunque su contenido difiere radicalmente de las promesas electorales de elección de lengua con las que Feijóo ganó las elecciones, el consejero gallego sostiene que el Decreto se ha implantado sin problemas e incluso que es “aplaudido por la sociedad gallega”", sostiene.

En este momento existen líneas en cada lengua cooficial en el País Vasco, Navarra y hasta ahora también en Valencia. Galicia Bilingüe, como asociación defensora de un sistema europeo de elección de lengua en la enseñanza, considera "un retroceso que en lugar de perfeccionar el modelo existente, éste se suprima, y lamenta que desde Galicia se exporten estos malos ejemplos".


Recortes de Prensa   Página Inicial