AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 6 Junio 2011

 

“Creo saber qué hacer los próximos cuatro años”
@Roberto Centeno. El Confidencial  6 Junio 2011

La frase pronunciada por el nuevo jefe de gobierno “de facto” no tiene desperdicio. Sabe lo que tiene que hacer para salir de la crisis y, además, con más moral que el Alcoyano, piensa ganar las elecciones Es decir, un grado de cinismo y fantasía, que superan lo imaginable. Hombre, D. Alfredo, si sabía lo que había que hacer, ¿por qué no lo puso en práctica en los últimos tres años en los que ha cogobernado España junto a Zapatero? Claro que D. Alfredo piensa que los españoles somos tontos, y que la mentira, la demagogia y la ironía descalificadora es lo que más les va. Además, es que no sabe hacer otra cosa. De economía no tiene ni la menor idea y no quiere más medidas que le perjudiquen electoralmente; la reforma del mercado de trabajo, que aprobarán el viernes, será una chapuza infecta redactada por Méndez y Toxo

Pero, ojo con el personaje, no sólo no es un descerebrado como Zapatero, es además el jefe la Policía, donde 7.000 incondicionales nombrados a dedo le garantizan un grado de control y lealtad absolutas, nada que ver con el pardillo de Acebes, a quien destruyeron 90 toneladas de pruebas del 11-M delante de sus narices y ni se enteró. Pero sobre todo, es jefe de los servicios de inteligencia, sabe todo de todos, y no sólo lo sabe, es que también está dispuesto a utilizarlo sin contemplaciones, y en un país lleno de chorizos, mangantes y ladrones de guante blanco, tanto en la política, como en las empresas o los medios, eso tiene enorme valor. Muchos piensan que ha cometido un error y las encuestas así lo atestiguan con rotundidad, pero el cree poder darles la vuelta.

Rubalcaba es un hombre contradictorio. Para los que no le conocen y para los amigos, es una persona amoral, pero temible, capaz de cualquier cosa para llegar al poder. Para los que le conocen, sobre todo ex compañeros de Gobierno, es un enredador de corto recorrido, incapaz de diseñar una estrategia de futuro coherente, y con mucha menos solidez de la que se le atribuye. Felipe González, cuando era portavoz, ni se le ponía al teléfono. Recuerdan también que o él o sus apadrinados han perdido siempre las elecciones. En todo caso, lo indiscutible es que Rubalcaba, representa la vuelta al pasado, carece de propuesta de futuro alguna, pero tiene un plan diabólico que podría funcionar, basado en dos líneas de acción: la primera, movilizar al electorado socialista que no les votó el 22-M, y hacerse a la vez con el control de la calle aliado con el 15-M; la segunda reeditar el Frente Popular con comunistas, nacionalistas mercenarios, separatistas y filoterroristas, que para eso ha legalizado a esa banda de asesinos.

Para lo primero, piensa ir al enfrentamiento radical contra el PP, y movilizar la calle con el 15-M, cuyos líderes controla, como fuerza de choque contra el sistema, es decir, contra el PP y los banqueros, culpables de todos nuestros males, aplastar a los moderados y repetir el 13 y 14-M a gran escala. En lo segundo, cederá a separatistas y filoterroristas lo que haga falta, aunque destruya España, y con los mercenarios de CiU ya ha pactado que les dará los 1.500 millones que exigen porque sí, y si hay que parar el AVE a Extremadura se para, y que ahora no, pero en cuanto gane las elecciones (sic) les concederá el tributar por un cupo como el País Vasco, un saqueo de España tan brutal, que sería infinitamente mejor desde un punto de vista económico, conceder la independencia a Cataluña y vetar totalmente sus productos y sus empresas. Fiscalmente, las compras a las multinacionales de farmacia y alimentación radicadas en Cataluña no se sostendrían, sería mucho más rentable comprar directamente a las filiales europeas.

“Aznar es el culpable de la crisis con la Ley del Suelo, ¡decídselo a todos!”.
En línea con lo anterior, su primer acto como aspirante el pasado miércoles en Sevilla, ante cientos de militantes, afirmó con toda la mendacidad y el cinismo del mundo, “esta crisis no la ha fabricado el PSOE, nosotros solo nos la hemos comido, lo que vamos a hacer es demostrar que esto viene de Aznar con la Ley del Suelo, eso es lo que le tenéis que explicar a la gente”, y cuando los alcaldes le pedían dinero porque ya no podían pagar a los proveedores y pronto no podrán pagar las nóminas, les decía: “Os pido que aguantéis, ya llegará más dinero, pero quedan dos añitos duros”.

El segundo acto fue el viernes, su primer Consejo de Ministros como Jefe de Gobierno “in pectore”, donde lanzó un insólito ataque a los banqueros, a los que tilda de especuladores que juegan con el dinero de los ciudadanos, y se muestra dispuesto a meter en vereda a estos malvados capitalistas, algo realmente grandioso, ya que España había sido apercibida por Bruselas por ser el único país que no limitaba los escandalosos sueldos de algunos banqueros, ahora se hace y Rubalcaba se arroga el papel de defensor de los ciudadanos, con toda su cara. Y el tercer acto es culpar del crecimiento exponencial de la deuda, a las CCAA y Ayuntamientos del PP. El País explicaba el viernes que el 25 % de la deuda sanitaria es culpa de la Comunidad Valenciana, y ejemplos de despilfarro no le van a faltar.

Lo indiscutible es que Rubalcaba, representa la vuelta al pasado, carece de propuesta de futuro alguna, pero tiene un plan diabólico que podría funcionar

Y entre demagogia y promesas vanas, sin buscar solución de nada, España se encuentra de nuevo en manos de los dioses. Zapatero está prácticamente desaparecido, y cuando aparece como si fuera un zombie, vive en otra dimensión, ha perdido completamente, si es que alguna vez lo tuvo, el sentido de la realidad. “Dicen que mentí negando la crisis, engañando a los españoles, es completamente falso”, “la crisis del pepino se ha gestionado magníficamente”. Rubalcaba está de campaña buscando “amor y cariño”, pues como dijo Blanco, “todo el mundo le quiere”, hasta el Pato Donald ama a Rubalcaba. Y el resto del gobierno se encuentra ocupado a tiempo completo, en tratar de salvarse de la gran purga que se avecina.

Mientras tanto, los ingresos del Estado han caído un 11,9 %, y porcentajes muy superiores los de CCAA y Ayuntamientos donde el pago de las nóminas se hace cada vez más difícil. Pero eso no es nada comparado con lo que van a caer en los próximos meses, cuando las comparaciones se realicen con las enormes subidas de la recaudación por IVA del pasado año, el desplome de ingresos puede acercarse al 20 %. Y luego los gastos, eliminando el efecto de las transferencias por el nuevo modelo de financiación autonómica, que reduce las mismas a la mitad mientras aumenta la participación en los ingresos, han bajado solo un 6 %, y los de CCAA y Ayuntamientos no han parado de subir. La supuesta bajada de los déficit en la mitad de las grandes capitales es un puro camelo, en la mayoría es consecuencia de no reconocimiento de deudas – facturas al cajón- y ocultación del déficit en empresas públicas, consorcios y fundaciones, y en las CCAA donde los gastos reconocidos crecen un 5 % cuando deberían haber bajado un 7 % tal como habían presupuestado.

Recordaba Carlos Sánchez el miércoles que la variable clave de las cuentas publicas, es “la suma del déficit de caja y la variación neta de activos financieros, 32.000 millones de euros”, hoy son ya 36.000 millones, seis veces mas que el déficit en contabilidad nacional con el que Sra. Salgado pretende engañar una vez mas a los españoles, a los mercados y a los agentes económicos. Cuando lo comprometido con Bruselas era de 24.000 millones para todo el año, dicen en Economía sin que les tiemble la voz, que esto es solo por precaución, que han demandado más dinero del necesario para tener un colchón. Si fuera así solo sería una mala gestión de la tesorería, ¿a quién se le ocurre endeudarse para meter el dinero en un cajón?, pero no lo es, es incluso menos de lo necesario, se han transferido 18.000 millones del colchón al BdE que los necesita desesperadamente para evitar la debacle, y no solo eso sino muchísimo más. A lo que se añade el desplome de la balanza de pagos, cuya necesidad de financiación ha subido en el primer trimestre un 14,9 % más, hasta los 16.000 millones de euros.

Mariano propone un plan austeridad y Alfredo ‘se chotea’
D. Mariano llevaba seis meses sin nada importante que decir, pero el miércoles reunió a sus barones y baronesas, y después de una larga reunión con ellos, planteó un documento de siete hojas con recortes de casi todo, un buen comienzo aunque ahora hay que aplicarlo. Durante el almuerzo preguntaría, “¿es verdad que se paga a 600 días en la Sanidad?, ¡si lo sabrá Camps que estuvo todo el tiempo callado como un muerto! Feijóo diría: “Es verdad, se paga a 600 días”, y lo peor, cifraría en 15.000 millones la deuda sanitaria oculta. Ramón Bauzá el nuevo presidente de Baleares que es farmacéutico, explicó que a partir de septiembre ya no se podrá pagar a las farmacias, y ante los periodistas afirmaría que habrá graves dificultades para pagar los sueldos.

Pero Cospedal fue mucho más allá, al afirmar que “Castilla- La Mancha está en quiebra total, no puede pagarse la nómina a los 76.000 funcionarios y adeuda 2.000 millones”, mientras los socialistas no paran de destruir pruebas en los feudos perdidos, escondiendo y quemando papeles, como cuando los aliados entraron en la Alemania nazi en 1945. Y mientras tanto, Rubalcaba, el rey de la gracieta, ridiculiza el plan de austeridad de Rajoy, y afirma con toda su cara que “todas las autonomías cumplirán con el déficit”. Pero hombre, D. Alfredo, cómo puede tener usted tanta cara, se suponía que era más serio, ¿no le dijeron sus mercenarios aliados Mas y Lleida en la cena, que ellos no van a cumplir y que su déficit será al menos el doble del previsto?, y el camarada Griñán ¿no le dijo en Sevilla lo mismo?

Además, vuestro cuate MAFO, que ha cometido todas las tropelías imaginables por vosotros, acaba de afirmar que 9 de 17 autonomías no han cumplido los objetivos de déficit, y que o reducen drásticamente el gasto, eso que pretende Mariano y de lo que usted se chotea, o estamos acabados. Este va a ser el gran campo de batalla en las próximas semanas, afloramiento de deudas ocultas, posibilidad de no poder pagar las nominas en infinidad de lugares y lo más importante, ¿qué van a hacer los mercados cuando tomen conciencia?

El ‘déjà vu’ de los traspasos
Editorial www.gaceta.es  6 Junio 2011

Cuando ZP abandone el poder, dejará una España llena de problemas.

Cuando el PP llegó a Moncloa en 1996, los ordenadores carecían de memoria y las estanterías estaban vacías de expedientes, como si nadie hubiese hecho nunca nada, todo para borrar pistas, y no precisamente de los aciertos.

Los socialistas tienen alergia a la información: no quieren que se hable sino de lo que ellos vocean, de modo que eliminan lo que pueda dejar en evidencia sus arbitrariedades, su manera de saltarse los controles que indica la ley y aconseja la prudencia para evitar el latrocinio. Con este escamoteo, ocultan la información técnica que revela su forma de entender el buen gobierno, unos expedientes en que, por su exceso de confianza, han podido descuidarse y apuntar en la cabecera el nombre del adjudicatario antes de celebrar el concurso. Se repiten ahora esas escenas absolutamente impropias, porque los que dicen que el dinero público es de nadie se lo llevan todo, para que el poder legítimo tenga que navegar en tinieblas y tapar así sus fechorías. En Castilla-La Mancha se niegan a concertar el traspaso con la disparatada disculpa de que el PP inventa agujeros inexistentes. Es evidente que no van a dar facilidades para que se pueda saber con claridad cuál es el estado de cuentas en que dejan las instituciones. Las auditorías propuestas han levantado sarpullidos, pero se equivocará Rajoy si se deja llevar por una mal entendida responsabilidad de Estado y pasa página, porque no está el tendido como para atender delicadezas, y correrá el riesgo de que el público se malicie algo que más tenga que ver con el “hoy por ti, mañana por mí” que con la responsabilidad y el ánimo de salir adelante entre todos. Como decíamos ayer, no es el mal estado de nuestras cuentas lo que puede aumentar la alarma financiera en relación con España, sino la impresión de que el PP pueda tragar con prácticas contables que oculten la realidad, como se ha hecho en Grecia.

Esta propensión de los socialistas al ocultismo se volverá a producir en unos meses, a no ser que Rajoy se muestre inflexible, no consienta ni el más mínimo desliz y establezca una ejecutoria de transparencia, limpieza y rigor en esta clase de asuntos, algo que puede contribuir a que los ciudadanos restauren en parte la pésima imagen que tiene de los políticos.

Los socialistas administran lo de todos como si fuera suyo. No dejan de gritar que ellos son los solidarios y los justicieros, pero el patrimonio de sus líderes crece en muchos lugares de manera inexplicable. Castilla-La Mancha es un claro ejemplo de la estrecha relación que mantienen la ruina pública y la prosperidad privada de algunos. En Andalucía hay que sospechar otro tanto, a la vista del ingenio con el que andan tratando de torear a los jueces con los expedientes de los ERE delictivos, sometidos a restricciones ilógicas y que no presagian nada bueno.

Los órganos de control, parlamentarios y estatutarios, están habitualmente manejados por el mismo poder que deberían controlar, de modo que siempre pasa aquello de fuese y no hubo nada. Los cambios de Gobierno representan un oportunidad excepcionalmente valiosa para que los administrados se enteren de lo que vale un peine, y de lo que se llevan los comisionistas de tantos parabienes y mercedes. Rajoy se enfrenta ahora a una prueba de fuego que va a dar la medida de hasta qué punto está dispuesto a enderezar la marcha de una España que otros han enfilado hacia la bancarrota, aunque echando, como siempre, la culpa al empedrado financiero e internacional.

El emperador en pelota
César VIDAL La Razón  6 Junio 2011

Uno de los grandes dramas de la izquierda en España es que, fundamentalmente, resulta una encarnación del cuento conocido como el traje nuevo del emperador. A diferencia del socialismo de Tony Blair, que supo adaptarse a los tiempos permitiendo pensar que quizá la socialdemocracia sobreviva al 2025, en España el PSOE y el PCE llevan décadas dejando de manifiesto no sólo que carecen de soluciones para abordar los problemas contemporáneos sino que además cuentan con una carga intelectual ínfima, rancia y casposa.

Ningún historiador medianamente serio cree, por citar sólo algún ejemplo, que el PSOE fuera demócrata en los años treinta, ni que el Frente Popular defendiera la democracia ni que las Brigadas Internacionales eran espontáneos combatientes por la libertad llegados a España. Por el contrario, es indiscutible que en 1934, el PSOE se levantó en armas contra el Gobierno de la República; que el Frente Popular pulverizó la legalidad con auténtica fruición y que las BI eran un ejército de la Komintern impulsado y creado por el mismísimo Stalin.

En los últimos años, gracias a ZP y sus secuaces, no sólo se han negado esas realidades sino que además se ha emprendido una cruzada para salvar la imagen histórica de personajes como Negrín o Largo Caballero, denostados por sus propios compañeros del PSOE como sabe cualquiera que conozca las fuentes históricas. Por si fuera poco, se ha pretendido implantar desde el Gobierno una interpretación de los hechos que choca con la verdad histórica e incluso recurrir a la censura y al proceso penal, de los que no estén dispuestos a comulgar con ruedas de molino. Entre el miedo a los poderosos, el deseo de trepar en la administración, el ansia por enseñar en la universidad –aunque en España ni una sola se encuentre entre las doscientas primeras del mundo– la voluntad firme y resuelta de no quererse buscar líos y la alegría que debe dar cobrar subvenciones de la Memoria Histórica, pocos, muy pocos, se han atrevido a enfrentarse con esa situación.

Y entonces la Real Academia de la Historia decide publicar su Diccionario Biográfico. En términos generales, la obra es sólida y documentada y, precisamente, ese carácter riguroso ha dejado de manifiesto que filfas como la mal llamada Memoria Histórica o determinadas versiones de la Historia contemporánea impulsadas incluso desde medios que pagamos entre todos no son un buen traje sino un claro exponente de que el emperador está desnudo.

Titiricejas, autores oficiales, catedráticos de medio pelo que en Estados Unidos no llegarían ni a bedeles, subvencionados varios, medios de «agit prop» y ministras de cuota al unísono han puesto el grito en el cielo porque la impostura que han protagonizado durante años ha quedado más al descubierto que nunca. Incluso algunos han amenazado con querellarse contra la Academia de la Historia lo que, dicho sea de paso, constituye una muestra de moderación dado que sus camaradas de otros lugares y épocas recurrían al Gulag, la checa y el paredón para ocuparse de los que no se doblegaban ante la doctrina oficial. Sinceramente, yo comprendo tanta cólera. Debe de ser muy duro llevar años tratando de imponer la verdad oficial para que unos académicos que sólo se dedican a la Historia dejan de manifiesto que no llevas un traje de lujo sino que vas más en pelota que el emperador del cuento.

El PSOE manchego rompe las reglas
Editoriales ABC  6 Junio 2011

En Castilla-La Mancha se están superando todos los límites de la mala fe, hasta tal punto que la política puede dejar paso a los jueces

LA acusación del Partido Popular de que el Gobierno socialista en funciones de Castilla-La Mancha está destruyendo masivamente documentos existentes en dependencias oficiales se vio reflejada en las inequívocas fotografías que ayer publicó ABC. Esta denuncia coincide con la revelación, también por el PP, de la ruinosa situación económica de la administración castellano-manchega, que acumula mil millones de euros de pagos pendientes a ayuntamientos y decenas de millones en facturas a proveedores. La respuesta del Gobierno socialista en funciones ha sido lanzar una cortina de humo, con la suspensión del primer encuentro previsto para hoy con el PP para iniciar el traspaso de poderes.

El presidente castellano-manchego, José María Barreda, va a poner fin a su mandato con una cadena de despropósitos que demuestra algo peor que un mal perder.

Demuestra aparentemente lo mucho que tiene que ocultar el PSOE tras décadas de hegemonía absoluta y sin control en Castilla-La Mancha. Si ya había motivos de sobra para auditar las cuentas de esta comunidad, ese trajín con los documentos las multiplica, aparte de extender una sospecha de conducta ilícita que podría ser constitutiva de un delito de infidelidad en la custodia de documentos públicos, previsto por el artículo 413 del Código Penal y castigado con severas penas. Por tanto, no sería necesario que el PP llevara a los tribunales de Justicia su denuncia, recogida por ABC. El Ministerio Fiscal debería actuar de oficio e instar las acciones judiciales necesarias para evitar que continúe ese trasiego de documentos en bolsas de basura y, en todo caso, investigar la posible destrucción de documentos que denuncia el PP tras el 22-M.

Si algo caracteriza la buena fe y la lealtad democrática es la transparencia en los cambios de gobierno, la colaboración de los equipos salientes con el partido ganador. La destrucción de documentos oficiales —no de papeles sin relevancia administrativa o financiera— es un hecho sumamente grave, que pone al Gobierno socialista en funciones de Castilla-La Mancha bajo una sospecha que debe ser despejada conforme a los procedimientos del Estado de Derecho. Era previsible que la salida del poder iba a ser traumática para los socialistas y que no la harían fácil. Pero en Castilla-La Mancha se están superando los límites de la mala fe, hasta tal punto que la política puede que tenga que dejar paso a los jueces.

os minutos basura
Encuestas inmóviles, Gobierno latente y economía estancada; los minutos basura del mandato huelen a otoño electoral
IGNACIO CAMACHO ABC  6 Junio 2011

HUELE a otoño electoral. Por más que Ru-balcaba, en flagrante ejercicio de presidente de hecho, se haya metido en prospecciones con los nacionalistas para sondear las posibilidades de agotar la legislatura, los socialistas hablan ya con naturalidad en privado de elecciones en octubre o noviembre. El Gobierno está en estado de vida latente, sin actividad ni pulso. Los presupuestos de 2012 ya no importan porque todo el mundo sabe que Rajoy los modificará si gana con un decreto urgente de congelaciones de gasto, y el deseo de Zapatero no cuenta porque la derrota de mayo y la proclamación del nuevo candidato lo han convertido en figura decorativa. Su poder se ha vuelto nominal en estos minutos-basurade un mandato que acabará, simplemente, cuando lo decida Don Alfredo.

La decisión del co-presidenteva a depender, en esencia, de tres factores. Uno, la evolución de la economía y del empleo a la vuelta del verano. Dos, la posibilidad de consumar el llamado «final de ETA», el regalo de despedida con que sueña Zapatero. Y tres, el signo de las encuestas. El primero pinta pesimista. El segundo es una incógnita tan cerrada como todo lo que se esconde en el oscuro mundo del terrorismo. Y el tercero aún tendrá que decantarse; hasta dentro de tres meses no habrá indicios mínimamente estables sobre el impacto del candidato en la opinión pública. Por ahora no se detecta «efecto Rubalcaba» alguno, ni siquiera como novedad efervescente; la ventaja del PP permanece inalterable y con tendencia a agrandar la brecha. El electorado de la izquierda parece preso de una fuerte crisis de desencanto.

El punto clave es el panorama socioeconómico. Para aguantar diez meses el Gobierno necesita emprender más reformas, siquiera cosméticas, que eviten la presión de los mercados financieros. Cualquier avance por ese camino, por ligero que sea, chocará con los intereses electorales del PSOE. La intención dominante es no volver a apretar ninguna tuerca que duela a los ciudadanos, y eso puede ser imposible si la situación financiera europea se vuelve crítica o hipersensible por culpa del fiasco griego. El verano garantiza un alivio del paro tanto como el otoño un nuevo desplome por cese de los contratos temporales. En los niveles intermedios del Gobierno crece la sensación de que el nuevo curso empezará mal, con agobios de dinero público, y hay poca confianza en el crecimiento. Mientras más tiempo, más problemas.

Queda el asunto de ETA. Para Zapatero es la única posibilidad de salir con algo en las manos que no sea un doloroso fracaso, y para Rubalcaba una baza personal importante aunque su efecto electoral resulte bastante limitado. Ambos saben que no pueden esperar a la banda y tendrán que evaluar sus propios tiempos con el reloj en contra. La legislatura, en todo caso, está agotada; ya no habrá movimientos significativos. Si hay que apostar, apuesten por elecciones en otoño. Pero, como diría Rajoy, no se jueguen más de un euro.

La España imposible de Rajoy
Carlos Sánchez. El Confidencial  6 Junio 2011

Dicen que Mariano Rajoy está tranquilo. Muy tranquilo. Probablemente, demasiado tranquilo. Habla con Rato, con Fernando Becker, con Pizarro, con Guindos y con Francisco González. Y hasta ha aprendido a decir Salvador Alemany en catalán. Sigue convencido de que su estrategia pasa por dejar que el Gobierno se suicide, y en eso está. Mientras eso ocurre, machaca una y otra vez con la idea de la austeridad fiscal. Obviamente necesaria, pero insuficiente.

Se equivoca Rajoy si piensa que sólo con recortes España saldrá de la crisis. Hace falta una nuevo arquitectura institucional que pasa por una revisión a fondo de la Constitución, para lo cual, sin duda, es necesario un gran pacto con el PSOE. Y desde luego deseable con CiU. El PNV es un verso suelto y hará lo que le convenga electoralmente en cada momento. Si algo ha demostrado la historia de España en los dos últimos dos siglos es que sólo cuando se han hecho reformas legislativas de calado -y no meros ajustes del gasto público mediante la imposición de techos presupuestarios- este país ha salido adelante. Zapatero ha demostrado mejor que nadie que el voluntarismo político sólo conduce a la ruina. Ayuda a ganar elecciones (como en 2008), pero destruye país. Reformar no es exactamente lo mismo que recortar, aunque lo parezca.

Ocurrió en los primeros años de la Transición y más tarde con la incorporación de España a la Unión Europea. Pero desgraciadamente ese empuje modernizador se ha ido apagando. Ni siquiera el primer Gobierno del PP, con un fuerte impulso renovador, fue capaz de articular un nuevo modelo productivo.

Es verdad que la situación en 1996 era angustiosa -un 22,7% de paro inmediatamente antes de las elecciones-, pero la pujanza de la marca España durante la década prodigiosa tiene que más que ver con la existencia de unas circunstancias económicas excepcionales (relacionadas con la incorporación a la unión monetaria y el acceso al dinero barato y abundante) que con el nacimiento de un tejido productivo eficiente y competitivo. Y mucho menos con la creación de una nueva cultura económica destinada a poner en valor el trabajo y la iniciativa individual.

Como alguien dijo, el euro es un paraguas que te protege de las inclemencias y hasta de las tormentas financieras, pero hay que saber aguantar su formidable peso bajo la lluvia.

Se necesitaría una España y media para cumplir los estatutos de autonomía que de forma caprichosa e infantil (y hasta irresponsable) ha aprobado el parlamento

Para lograr ese objetivo no hay más remedio que poner al día la Constitución. Recortar el gasto público sólo es un parche o una solución a la desesperada si, en paralelo, no se avanza hacia un Estado federal con el objetivo de hacer coherentes los gastos con los ingresos. Es ridículo seguir pensando que la Administración central recauda y luego reparte los ingresos entre las comunidades autónomas mediante transferencias, lo que produce clientelismo político. Y hasta chantaje parlamentario. El Consejo de Política Fiscal y Financiero es, en este sentido, un órgano inservible en su actual configuración.

Son los Gobiernos regionales quienes deben disponer de sus propios recursos mediante tributos autonómicos en el marco de una política tributaria coordinada y, al mismo tiempo, competitiva. Asegurando un mínimo de bienestar para el conjunto del país. Y, en todo caso, incluyendo el concepto de equilibrio fiscal en la propia Constitución -y no sólo en leyes de estabilidad presupuestaria- bajo un régimen sancionador.

Paradojas autonómicas
La mayoría lo desconoce, pero lo cierto es que la revisión de los Estatutos de autonomía ha creado una situación paradójica. Como ha puesto de relieve este estudio del investigador Vicente Cucarella, si cada comunidad pudiera hacer realidad lo que ha incorporado en su respectivo Estatuto respecto de la inversión del Estado en su territorio (modelo catalán), la suma sería equivalente al 146% del PIB español. O dicho en otros términos, se necesitaría una España y media para cumplir los estatutos de autonomía que, de forma caprichosa e infantil (y hasta irresponsable), ha aprobado el parlamento. Como se ve, un absurdo intelectual que sólo puede corregirse con la vuelta la racionalidad.

No sólo en relación al modelo autonómico. También respecto del actual modelo de diálogo social, más amortizado que un Ford Escort, que decía el otro día un lector de este periódico. No da más de sí, y eso explica en buena medida la parálisis que sufre España cada vez que hay que hacer reformas. El último ejemplo, la reforma de la negociación colectiva.

Lo primero que debe hacer Rajoy es olvidarse de dejar en manos de sindicatos y empresarios las reformas que necesita este país. La llamada concertación social tuvo justificación durante los primeros años de la Transición, y evidentemente que dio sus frutos, pero hoy es simplemente inútil. Empresarios y sindicatos deben volver a los tajos, a los centros de trabajo, y dejar que el parlamento legisle, incluso con autonomía respecto del poder ejecutivo. La existencia de diputados con brazos de madera es una antigualla que este país no se puede permitir.

Rajoy tiene las manos libres. Incluso ha sabido esquivar el abrazo del oso con el que le obsequian algunos medios de comunicación preparados para hacer caja tras un hipotético triunfo del PP

Rajoy cuenta con una ventaja. Al contrario que Rodrigo Rato, no se ha rodeado de una camarilla que está al acecho para asaltar el poder. Habla con unos y con otros, pero a nadie le ha prometido nada. Ni siquiera una cartera. Tiene las manos libres. Incluso ha sabido esquivar el abrazo del oso con el que le obsequian algunos medios de comunicación preparados para hacer caja tras un hipotético triunfo del PP.

No le gustan las moquetas, y esa es una buena señal en una España acostumbrada a pactar cuestiones de Estado en los cenáculos de poder. No es casualidad que el único sector económico en el que este país es líder a nivel mundial sea el de las concesionarias, lo cual refleja la capacidad de influencia –y hasta de medrar- de algunos prebostes de la economía.

Rajoy ha hecho una cosa inteligente, que es volver al despacho. Algo que se agradece en un país en el que se confunde el liderazgo político con la capacidad y la soltura para comentar la actualidad política ante los periodistas. El caso de Rubalcaba es de libro.

APR -o Alfredo, como prefieran- habla y habla sin parar y no dice nada. Su logomaquia no tiene límites. Ha convertido los consejos de ministros en una tertulia, pero sin una idea brillante. Se apoya sólo en chascarrillos y en gracietas de medio pelo, pero no hay altura intelectual por ningún lado. Lo que dijo el pasado viernes sobre la reforma del sistema financiero que ese mismo día aprobó el Gobierno demuestra su escasa predisposición a la lectura. Ni siquiera a las referencias del Consejo de Ministros.

Él mismo lo ha reconocido recientemente. El día en que fue elegido candidato fue el primero que habló en un comité federal de su partido, algo que dice todo del personaje. La vuelta al despacho de los dirigentes políticos -aunque no sea oval- es, sin duda, la mejor opción para un país en crisis. Y lo peor que puede hacer ahora Rajoy es cambiar sus paseos por el monte de Aravaca por moquetas y falso tronío. Muchos lo van a intentar.
http://decigarrasyhormigas.com/2011/04/04/estatutos_autonomia_inversion_estado/

Andalucía
El griñanismo, enfermedad terminal del zapaterismo andaluz
Pedro de Tena Libertad Digital  6 Junio 2011

La sublevación de Almería, que sucede a la de Cádiz y ya veremos qué otras, es el síntoma decisivo del griñanismo, la enfermedad terminal del zapaterismo andaluz. José Antonio Griñán, si continúa en el cargo que ya lo veremos, será el protagonista de la primera derrota política del socialismo andaluz en la tierra inventora del régimen social-despótico erigido por Manuel Chaves desde 1990. ¿Por qué zapaterismo? Porque Griñán siempre ha sido el hombre aceptado por Zapatero para rellenar el hueco dejado por el felipismo prisaico (Chaves es felipismo y Prisa) como escalón para ascender en el control del socialismo andaluz. Griñán, fíjense, llegó incluso a fintar a favor de Carme Chacón, pero ahora ve cómo la clava Rubalcaba. No es que Griñán no sea del viejo aparato, que lo es. Es que ha querido ser distinto.

En eso ha mostrado su soberbia, una de las claves de su situación. Manuel Chaves, no muy brillante pero sí humilde, conocía sus limitaciones y las aceptaba con naturalidad. Él era un hombre de Felipe y ha sido leal siempre. Desde 1990 pudo construir un régimen tejiendo la tía de araña con parsimonia y paciencia ayudado por Gaspar Zarrías y Luis Pizarro. Andalucía seguía postergada, subdesarrollada y condenada al desempleo y la divergencia, pero el arrinconamiento de la oposición, a derecha e izquierda, le permitía ganar sin hacer gran cosa. Incluso nada de nada.

Pero llegó José Antonio, Griñán Martínez por más señas, y pretendió dejar su impronta en la historia de Andalucía y de España. Finalmente, lo va a conseguir, pero no como imaginaba. Defenestró a Pizarro y a Zarrías, empezó a desbaratar el artificio de equilibrios del PSOE andaluz, provocó una revuelta de funcionarios como jamás se ha visto, se rodeó de incapaces sin trayectoria ni experiencia salvo en el improperio y el insulto y para los andaluces, simboliza la crisis, el paro, el despilfarro y, ahora, el desmadre político interno. Como decimos en el Sur peazo de cacho de troso de político.

Por si fuera poco, no sigue aquella obra de misericordia que subrayaba Borges consistente en pedir perdón a los hijos por morir tan despacio. Signado por la enfermedad terminal del zapaterismo, que también ha infectado a Rubalcaba, otro sobrao de la política, Griñán va a morir (políticamente) despacio, y con él todo el puñado de indignantes que hoy forman la oligarquía socialista andaluza, a menos que salga un Bruto (o Bruta) y acabe con la escena.

GARGANTA PROFUNDA
Rosa Díez, de farol en su lucha contra las prebendas de los políticos
El Semanal Digital  6 Junio 2011

UPyD se ha marcado un tanto al querer acabar con el dispendio del consistorio madrileño en tanto coche oficial. Nada que objetar si no fuera por aquello de "la viga en el propio ojo".

En la Carrera de San Jerónimo no hay noticias sobre la negativa de Rosa Díez a subirse al coche oficial cada vez que le toca ejercer de portavoz del Grupo Mixto.

Estuvo ocurrente Unión, Progreso y Democracia al renunciar sus cinco concejales en el Ayuntamiento de Madrid a los coches oficiales que les corresponden. Será por aquello de dar ejemplo, aunque el ahorro de la iniciativa no sacará a la corporación del bache. En todo caso, bienvenida sea. Siempre es de agradecer que los políticos se aprieten el cinturón.

Y sin embargo, nadie se chupa el dedo. O, al menos, no lo hacen en el Congreso donde la líder de UPyD, Rosa Díez, ocupa un escaño. En la Carrera de San Jerónimo no hay noticias sobre su negativa a subirse al coche oficial cada vez que le toca ejercer de portavoz del Grupo Mixto. En efecto, Díez, junto a los diputados de BNG, UPN, Nafarroa Bai, y Coalición Canaria tienen a su disposición un vehículo de la cámara cuando asumen mes a mes su condición de portavoz del resto de los minoritarios adscritos al mismo grupo.

Rosa Díez hubiese podido abstenerse de su propia iniciativa en el Ayuntamiento de Madrid, pero a decir de fuentes parlamentarias consultadas por Garganta Profunda, no lo ha hecho. A eso se le llama ver la paja en el ojo ajeno, pero ser incapaz de ver la viga en el propio. En todo caso, eso no inhabilita a los suyos para dar ejemplos de austeridad. Al contrario.

'Infidelidad en la custodia de documentos'
Barreda, denunciado por destruir informes clave para el traspaso de poderes a Cospedal
Manos Limpias presentará hoy un escrito en la Fiscalía General por el que le acusa de infidelidad en la custodia de documentos. Arenas censura la falta de “ejemplo” de los socialistas castellanomanchegos.
D. C y M. L. A. Madrid www.gaceta.es  6 Junio 2011

Los socialistas castellanomanchegos, que llevaban en el poder 28 años, están cada vez más nerviosos tras la debacle electoral del pasado 22-M. Sus presuntas actuaciones intentando romper documentos comprometidos en la gestión económica de la Junta de Castilla-La Mancha les delatan. ¿De qué tienen miedo? El Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias presentará hoy un escrito en la Fiscalía General del Estado en el que denuncia al ex presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, por “ordenar presuntamente la destrucción de informes y documentos tanto en papel como informatizados antes de proceder al traspaso de poderes”.

Según se desprende de la denuncia, la presunta conducta delictiva de Barreda está encuadrada en el artículo 413 del Código Penal que está dentro del capítulo referido a la infidelidad en la custodia de documentos y de la violación de secretos. Este precepto señala que “la autoridad o funcionario público que, a sabiendas, sustrajere, destruyere, inutilizare u ocultare, total o parcialmente, documentos cuya custodia le esté encomendada por razón de su cargo incurrirá en la pena de prisión de uno a cuatro años”. Además, también se le castigará con “inhabilitación especial para empleo o cargo público por un tiempo de tres a seis años”.

Según el sindicato, “la infidelidad en la custodia de documentos ha servido al socialista Barreda para tapar otras conductas delictivas como malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, prevaricaciones y negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y autoridades”.

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, señaló a este diario: “Hay constancia de que el presidente en funciones de Castilla-La Mancha ha dado órdenes a las empresas que tienen el dominio informático para la destrucción de documentos”. Por tanto, “el máximo responsable es Barreda, la orden no ha podido partir de un consejero cualquiera”, apuntó.

Según la denuncia, el bien jurídico protegido es “la seguridad en la custodia y en el tráfico documental”. Además, de “la reserva o el secreto como instrumentos necesarios para que la Administración Pública pueda desempeñar su función social”. En definitiva, “Barreda ha llevado a comunidad autónoma a la quiebra más absoluta al no respetar las reglas de la transparencia de una Administración que debe actuar defendiendo los intereses generales de los ciudadanos y no los particulares de los gestores”, subrayó Bernad.
Medidas cautelares

En otro orden de cosas, la denuncia solicita al Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, la adopción urgente de medidas cautelares. Concretamente la “intervención de todo el soporte informático de la empresa que tenía contratado el dominio de la Junta de Castilla-La Mancha”. El objetivo es “evitar la destrucción de pruebas del Gobierno socialista”.

Otro de los puntos que el Colectivo Manos Limpias describe en la denuncia se refiere a que el “Gobierno de Barreda estaba en connivencia con el ex presidente de la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha, Juan Pedro Hernández Moltó, que era el instrumento que utilizaba para sus fines ilícitos”.
En este sentido, “la entidad financiera se vaciaba para la concesión de créditos a promotores afines al presidente en funciones y avalar expedientes de recalificación de suelos”, razona la denuncia. Además, según la legislación vigente, “hay obligación de conservar, archivar y custodiar los documentos administrativos durante 20 años”.

Para el secretario general de Manos Limpias, “la corrupción ha anidado y ha adquirido carta de naturaleza en las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE”.

Quiebra total
Por otra parte, hoy se producirá una reunión informal del Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha en funciones, a la que acudirán todos los consejeros salientes para estudiar si se suspenden definitivamente las reuniones que se estaban llevando a cabo con el PP para preparar el traspaso de poderes. Así lo aseguró ayer el consejero de Presidencia en funciones, Santiago Moreno. A esta reunión no asistirá Barreda.

Moreno afirmó que se van a analizar las acusaciones de los populares de los últimos días en las que han dicho que la Junta está en “quiebra total” y en las que han insistido en decir que “no tienen nada que ver con la realidad” y que “no se sustentan en documentos ni hechos reales”, según informa Europa Press.

En cualquier caso, los nuevos alcaldes y presidentes autonómicos del PP que en la próxima semana comenzarán a tomar posesión de sus cargos, temen encontrarse las arcas públicas vacías y “pufos por todas partes”. “¿Qué tiene que ocultar de su gestión para obsesionarse con la destrucción de documentos?”, se pregunta un dirigente regional del partido. Un portavoz popular en Castilla-La Mancha asegura que el gran lastre de esa posible destrucción de documentación provoca un problema a largo plazo, pues si los nuevos gobernantes no conocen la realidad de los Gobiernos locales, la gestión será insostenible.

Desde la sede nacional del PP, su vicesecretario de Política Local y Autonómica, Javier Arenas, echó ayer en cara a los socialista su supuesto mal hacer en el traspaso de poderes. El también presidente del PP andaluz criticó al PSOE (extendiendo la denuncia a todo el partido, no sólo al de Castilla-La Mancha) por no saber “dar ejemplo en el tránsito de las funciones hacia los nuevos gobernantes” y recordó que sus alcaldes siempre han tenido una actitud “intachable” e “impecable” cuando les ha tocado a ellos dejar el poder.

Arenas se remontó a las generales de 2004 y, tras apuntar que él mismo se encargó del traspaso entre el Gobierno de José María Aznar y el de José Luis Rodríguez Zapatero, explicó que ellos sí consultaron “todo lo que se hacía desde el día siguiente de las elecciones a quienes habían ganado” y confió en que se haga así “en todas las corporaciones locales y provinciales”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Bildu y su "normalización"
Regina Otaola www.gaceta.es  6 Junio 2011

Estamos a cinco días de la constitución de los ayuntamientos y todavía no sabemos a ciencia cierta quién va a gobernar en Guipúzcoa.

Estamos a cinco días de la constitución de los ayuntamientos y todavía no sabemos a ciencia cierta quién va a gobernar en Guipúzcoa. El PNV sigue envuelto en esa ambigüedad que le caracteriza mientras mercadea con un defenestrado Zapatero para que la agonía de España siga su curso hasta el 2012. Mientras, los guipuzcoanos se preguntan qué va a pasar aquí porque la verdad es que están realmente asustados ante la posibilidad, cada día más real, de Gobiernos municipales y forales integrados por independentistas filoetarras totalitarios.

Hay miedo, mucho miedo y no es para menos sobre todo en aquellos lugares donde gobiernen con mayoría absoluta. Empresarios no afines a Bildu, que son la mayoría, jóvenes emprendedores, padres de familia con hijos pequeños, jubilados, etc., se están planteando la posibilidad de salir de un lugar que puede convertirse en un infierno por la falta de libertad y por la abundancia de ideología independentista “normalizadora”. Digo “normalizadora” porque es el término que los nuevos batasunos utilizan para describir un País Vasco gobernado por ellos, con los presos en la calle, hablando todos en euskera, idioma que quieren convertir en la lengua nacional, oficial y prioritaria, mientras aparcan proyectos innovadores y pretenden la vuelta a una economía primaria, con distribución de tierras a bajo coste y en las empresas menos horas de trabajo con un sueldo fijo alto y todas las garantías sociales, que de eso ya se encarga LAB. Es decir, nada distinto a lo que han hecho hasta ahora en sus feudos municipales pero con una nueva herramienta en caso de gobernar la Diputación: la posibilidad de aprobar normas forales de obligado cumplimiento.

Ante este panorama considero que es una irresponsabilidad del PNV escudarse en una hipotética incomprensión por parte de su electorado si arrincona a Bildu y forma Gobiernos estables con PSE y PP. Esta estabilidad será mejor comprendida por sus votantes y por la mayoría de los guipuzcoanos que apuestan por la libertad, la prosperidad y el libre comercio, porque su electorado no va a entender que permita un retroceso sin parangón de este territorio a manos de una minoría sectaria que ha simpatizado tradicionalmente con el chantaje terrorista.

Esta reticencia nos hace preguntarnos: ¿Cómo es posible que el mismo PNV que mantiene al Gobierno del PSOE no quiera aquí formar Gobiernos estables con ellos y el PP, con el que también querrán pactar cuando gane las Generales? ¿Es que tienen miedo a Bildu? ¿Tienen miedo a que esos que se autodenominan “demócratas” y al mismo tiempo no son capaces de condenar a ETA se las hagan pasar canutas? ¿Qué fuerza les atribuye el PNV? La única que se me ocurre es que todavía tienen la convicción de que la banda terrorista ETA ni ha sido derrotada ni ha entregado las armas. Sigue controlando el “proceso” para que la “normalización” siga su curso hasta que decidan que es suficiente. Lo que significa que para “normalizarnos” a todos necesitan aún mantener su amenaza.

*Regina Otaola es alcaldesa de Lizarza.
 
sumamos, ¿ganamos todos?
En Navarra se dan otras circunstancias para la formación de Gobiernos “transversales”.
Jaime Ignacio del Burgo www.gaceta.es  6 Junio 2011

Los partidos tienen la sana costumbre de enviar su propaganda electoral a los ciudadanos con la sana intención de recabar su voto. Los candidatos aparecen con su mejor sonrisa y hacen un gran esfuerzo para ofrecer en píldoras claras y concisas su programa. Esta práctica permite a los electores decidir su voto con pleno conocimiento de causa.

Ocurre que “los políticos” padecen a veces una súbita amnesia al día siguiente de las elecciones, sobre todo cuando las urnas no permiten a ningún partido formar Gobierno en solitario y se hace imprescindible llegar a acuerdos poselectorales.

El famoso bipartidismo –del que tanto se abomina ahora– en Navarra nunca ha existido. Es cierto que desde 1983 los Gobiernos han pivotado sobre dos grandes partidos. Pero siempre han necesitado el apoyo de otras formaciones para gobernar en coalición o mediante pactos parlamentarios.

En las elecciones del 22-M, UPN ha conseguido el mayor número de escaños, pero no son suficientes para formar Gobierno. La llave de la gobernabilidad –palabreja que en los momentos poselectorales adquiere especial relevancia– la tiene el PSN-PSOE, cuyos resultados no han sido precisamente como para tirar cohetes. Y aquí surge el primer problema, porque a los regionalistas se les tilda de “conservadores” y los socialistas se autoproclaman “progresistas”. Dos concepciones difíciles de armonizar a juzgar por lo que ocurre en la mayor parte de España.

Pero en Navarra –y también en el País Vasco– se dan otras circunstancias para la formación de Gobiernos “transversales”. Las diferencias ideológicas quedan aparcadas porque existen poderosas razones para alcanzar pactos que en condiciones normales podrían considerarse contra natura. En la comunidad vasca, la unión de socialistas y populares vino impuesta por la necesidad de defender la libertad y el marco constitucional. Entre nosotros, la transversalidad se asienta en la Constitución y el Amejoramiento del Fuero, marco de convivencia que ha de ser defendido frente a quienes anhelan la anexión de Navarra y la independencia de la sedicente nación euskalherríaca. Esta coincidencia en asunto tan capital ha permitido hasta ahora suavizar las aristas entre “conservadores” y “progresistas” y acordar políticas comunes.

En esta ocasión, en las filas socialistas las ideas no están nada claras. Al menos es lo que parece cuando el secretario general del PSN dice que todas las opciones están abiertas, lo que quiere decir en román paladino que no descarta un acuerdo con los nacionalistas, aunque para ello necesite el apoyo explícito de Bildu.

Algunos piensan que esta ambigüedad no pasa de ser una estrategia para sacarle la hijuela a UPN en las negociaciones para la formación del futuro Gobierno. Es posible. Pero por si no fuera así, he vuelto a ojear la propaganda electoral del PSN y no encuentro razones para semejante indefinición. Es verdad que en la carta que nos dirigió a los electores, el candidato socialista sostiene que en Navarra “hay una mayoría social de progreso”. Para que, “por fin”, esa supuesta mayoría pudiera verse representada en el Gobierno foral, pedía el voto para su partido. Pero, a renglón seguido, el candidato se mostraba muy orgulloso de la labor realizada por los socialistas en la pasada legislatura: “Somos la comunidad autónoma con un mayor crecimiento del PIB” y con “un mayor aumento de la productividad”. Luego el pacto con UPN no ha sido un impedimento para las aspiraciones de esa mayoría social de progreso.

Para remachar el clavo, hacía una defensa encendida del acuerdo con UPN: “Celebramos no haber suscrito el pacto con NaBai en 2007. Porque el tiempo nos ha dado la razón. Los socialistas tomamos sin duda la mejor decisión para Navarra”. Y por si fuera poco, proclamaba: “Somos diferentes del nacionalismo vasco porque estamos con la Constitución y con el Amejoramiento. Porque nuestra realidad institucional es España”.

¿Qué es lo que ha cambiado de la noche a la mañana? Para que la Presidencia recaiga en el candidato socialista tendría que liderar una gran coalición con los nacionalistas de NaBai e IU y sumar de manera explícita los votos de Bildu. Con sus nueve escaños, sería un Gobierno rehén de sus propios socios. Unos compañeros de viaje que sustentan postulados radicalmente distintos a los del PSOE en lo que se refiere a la identidad navarra y a su inserción en la nación española. Sin olvidar las enormes diferencias que les separan de los nacionalistas en asuntos esenciales para el desarrollo de Navarra. ¿Acceder al poder al frente de un multiforme conglomerado de cinco partidos, que necesitaría además el apoyo parlamentario de los “antisistemas” de Bildu, es lo mejor para nuestra tierra?

Antes de tomar su decisión, los socialistas deberían repasar su propia oferta electoral. Cruzar la frontera del constitucionalismo es la peor manera de configurar un Gobierno de progreso para Navarra. “Si sumamos ganamos todos”, rezaba el eslogan socialista. ¿Con cualquier sumando?

*Jaime Ignacio del Burgo es ex diputado por Navarra y abogado.

conflicto institucional
El Constitucional declara 'insumiso' al juez que vigila a los presos de ETA
Denuncia que hace oídos sordos a su doctrina y no razona las respuestas a las quejas de los reclusos
MELCHOR SÁIZ-PARDO | MADRID. El Correo  6 Junio 2011

El Constitucional ha dicho basta. La corte ha abierto un conflicto institucional nada menos que con el magistrado central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, que supervisa el cumplimiento de penas de todos los terroristas, grandes narcotraficantes y menores. Sin paños calientes, acusa por escrito de insumisión al juez José Luis Castro Antonio, quien desde hace cinco años -asegura el tribunal- se niega por sistema a seguir sus órdenes para que razone y argumente sus respuestas, siempre negativas, a las quejas de los reclusos terroristas, que invocan la vulneración de su derecho a la tutela judicial efectiva.

La actitud de Castro Antonio ha provocado ya una riada de fallos del Constitucional, que otorgan el amparo a miembros de ETA en prisión que habían interpuesto quejas por recibir sanciones penitenciarias. Entre ellos figuran José Antonio López, 'Kubati, Iñaki Pujana o José Luis Álvarez Santacristina. El hartazgo de la corte es tal que la Sala Primera abronca en una reciente sentencia al juez, al que acusa de «incurrir en una negativa manifiesta del deber de acatamiento de la doctrina del Tribunal Constitucional» y le insta a aceptarlo. Este llamamiento, explican fuentes judiciales, es un ultimátum porque varios magistrados ya piden llevar la rebeldía de Castro ante el Consejo General del Poder Judicial.

Hasta en otras siete ocasiones el alto tribunal ha reprendido a Castro por su poco interés en responder cuando los terroristas recurren a su juzgado para quejarse por castigos disciplinarios. Según el Constitucional, el juez utiliza desde 2006 la misma «respuesta estereotipada» a los recursos: «Las alegaciones contenidas en el escrito del recurrente no aportan hechos, razones o argumentos distintos a los ya expuestos en el recurso de alzada, sino que contienen una interpretación subjetiva y diferente de los hechos o la valoración jurídica que se hacen en el auto recurrido, por lo que procede su desestimación».

El magistrado, insiste el tribunal, viene «vulnerando» de manera «reiterada» derechos fundamentales de los etarras, a pesar de los llamamientos del Constitucional, que hace hincapié «en el carácter especialmente lesivo del derecho a la tutela judicial que implica el uso de formularios estereotipados cuando en ellos no se da respuesta a las pretensiones de las partes». «Esa práctica -agrega el Constitucional- es especialmente condenable» para un juzgado de vigilancia penitenciaria, «ya que implica una dejación de funciones en la salvaguarda de los derechos fundamentales de los presos». El tribunal afirma que ni las «deficiencias estructurales u organizativas» o «el abrumador trabajo» no pueden ser excusa para que se produzca de manera reiterada una «lesión constitucional».

Recortes de Prensa   Página Inicial